Autobiografía de

Benvenuto Cellini




Soneto introductorio

Este relato de mi vida turbado de dolor escribo,
    Dar las gracias al Dios de la naturaleza, que transmitió
    Mi alma a mí, y con atención quedó más tiempo disponible
    Eso buzos acciones nobles que he sacado a la luz.
-Fue Sometió a pesar de mi cruel fortuna:
    Virtud Vida gloria inconmensurable porque ha hecho
    Tal gracia vale belleza se mostrará a través de mí
    Que pocos pueden rivalizar, ninguno me superan bastante.
Sólo me duele cuando entiendo
    Lo que yo he pasado un tiempo precioso en la vanidad-
    El viento que llevare los pensamientos del hombre frágil de distancia.
Sin embargo, dado que el remordimiento no se vale, estoy contento,
    Como erst vine, Benvenuto a ir un día,
    Aquí, en la flor de la Toscana de esta hermosa tierra.

 .

 




I

Todos los hombres de calidad todo lo que quisieron ser , que han hecho algo de excelencia, o que pueden parecerse correctamente excelencia, debe , si se trata de personas de la verdad y la honestidad , para describir su vida con su propia mano, pero no debe intentar tan bien una empresa hasta que han pasado la edad de cuarenta años . Este deber se produce a mi propia me importa ahora que estoy viajando más allá del plazo de cincuenta y ocho años y estoy en Florencia, la ciudad de mi nacimiento. Muchas cosas adversas pueden Recuerdo , como sucederá con todos los que viven en nuestra tierra, y de esas adversidades ahora estoy más libre que en cualquier período anterior de mi carrera - o mejor dicho, me parece que me gusta más el contenido del alma y la salud del cuerpo que nunca lo hice en años pasados. También puede traen a la mente algunos productos agradables y algunos males incalculables , que, cuando dirijo mi mirada hacia atrás, sembrar el terror en mí, y asombro que debería haber llegado a esta edad de cincuenta y ocho años, en el que , gracias a Dios , todavía estoy viajando prósperamente adelante.

II

Es cierto que los hombres que han trabajado con algún programa de excelencia, ya han dado el conocimiento de sí mismos a la mundo, y esto por sí solo debería ser suficiente ellos, me refiero al hecho de que que han demostrado su hombría y ha logrado renombre. Sin embargo, uno debe necesidades viven como los demás, y por lo que en una obra como ésta habrá siempre puede encontrar ocasión para alardear natural, que es de los buzos clases , y la primera es que el hombre debe hacer saber a otros que dibuja su linaje de personas de valía y más antiguo origen .

Me llamo Benvenuto Cellini , hijo del Maestro Giovanni, hijo de Andrea , hijo de Cristofano Cellini , mi madre era Madonna Elisabetta , hija de Stefano Granacci ; ambos padres ciudadanos de Florencia . Se encuentra escrito en las crónicas realizadas por nuestros antepasados de Florencia, a los hombres de antaño y de credibilidad , como Giovanni Villani escribe, que la ciudad de Florencia fue evidentemente construida en imitación de la bella ciudad de Roma , y algunos restos de la Coliseo y los baños aún se pueden rastrear . Estas cosas están cerca Santa Croce . El Capitolio era el lugar donde ahora está el Mercado Viejo . la Rotonda es todo , que fue hecho para el templo de Marte, y es ahora dedicado a nuestro San Juan. Que por lo tanto es era , puede muy bien ser ven , y no se puede negar , pero dichos edificios son mucho más pequeños que los de Roma. El que los hizo construidas , según ellos, era Julio César , en concierto con algunos nobles romanos , que , cuando Fiesole había sido asaltado y llevado , criado en una ciudad en este lugar, y cada uno de ellos tomó en la mano para levantar uno de estos notables edificios .

Julio César tuvo entre sus capitanes un hombre de más alto rango y el valor , que se llamaba Fiorino de Cellino , que es un pueblo cerca de dos millas de distancia de Monte Fiascone . Ahora bien, esto Fiorino tomó hasta su camarote bajo la colina de Fiesole , en la planta donde Florencia se ubica actualmente , con el fin de estar cerca del río Arno , y por la comodidad de las tropas. Todos esos soldados y otras personas que tenía que ver con el dicho capitán , que se utiliza entonces para decir : " Vamos a ir a Fiorenze ; " así porque el dicho capitán fue llamado Fiorino , como también por el lugar que había elegido para su cuarto era por naturaleza muy rica en flores. Tras la fundación de la ciudad, por lo tanto, ya que este nombre golpeó Julio César como justo y conveniente, y dada por las circunstancias , y viendo , además, que las propias flores traen buen augurio , nombró el nombre de Florencia de la ciudad. Deseaba además de pagar su valiente capitán este cumplido , y él lo amó aún más por haberlo dibujado de un lugar muy humilde , y por la razón que tan excelente el hombre era una criatura de su propia . El nombre que se enteró de los inventores y investigadores de tales etimologías aducen , como que Florencia es fluye en el Arno , no puede sostener , pues que Roma está fluyendo a el Tíber , Ferrara está fluyendo en el Po , Lyons está fluyendo en la Saone , París está fluyendo en el Sena, y sin embargo, los nombres de todos Estas ciudades son diferentes, y han llegado a ellos por otros medios. [1]

Así pues nos encontramos, y por lo tanto creemos que descendemos de un hombre de valor. Por otra parte, nos encontramos con que hay Cellini de nuestras acciones en Ravenna, que la mayor parte antigua ciudad de Italia, donde también un montón de gente amable. En Pisa también hay algunos, y no tengo ellos descubierto en muchas partes de la cristiandad, y en este estado También existe la raza, los hombres se dedican a la profesión de las armas, porque Hace no muchos años, un hombre joven, llamado Luca Cellini, un imberbe juventud, luchó con un soldado de la experiencia y un hombre muy valeroso, llamado Francesco da Vicorati, que había luchado con frecuencia antes de combate singular. Este Luca, por su propio valor, con la espada en la mano, venció y mató a él, con tanta valentía y con altivez que movido los folclórica para preguntarse, que esperaban todo lo contrario cuestión, por lo que la gloria que en el rastreo de mi descendencia de hombres de valor.

En cuanto a los honores fútiles que he adquirido para mi casa, en las condiciones conocidas de nuestros actuales modos de vida, y a través de mi arte, aunque la misma no son cuestiones de gran momento, Voy a relatar estos en su tiempo y lugar adecuado, teniendo mucho más orgullosos de haber nacido humilde y, habiendo puesto un poco de fundación honorable para mi familia, que si hubiera nacido de gran linaje y había manchado o overclouded que por mi base cualidades. Así que voy a hacer un comienzo diciendo cómo plugo Dios debía nacer.

III

Mis antepasados ​​habitaron en Val d ' Ambra, donde poseían grandes fincas , y vivían como pequeños señores , en el retiro, sin embargo, en cuenta de las facciones en pugna a continuación . Todos eran hombres dedicados a las armas y de la valentía notable . En ese momento uno de sus hijos , la más joven , que se llamaba Cristofano , despertó una gran pelea con algunos de sus amigos y vecinos. Ahora los jefes de la las familias de ambos lados tomaron parte en ella , y el fuego se encendió parecido a ellos tan amenazantes que sus casas eran como a perecer totalmente , a los ancianos sobre esta consideración , de acuerdo con mi propia antepasados ​​, quitan Cristofano , y los otros jóvenes con los que el riña comenzó también se despidió. Ellos enviaron a su joven a Siena. Nuestro popular envió Cristofano a Florencia , y allí se compró para él una pequeña casa en la Via Chiara , cerca del convento de S. Orsola , y ellos también han comprado para él algo muy buena propiedad cerca del Ponte a Rifredi . Dicho Cristofano tomó esposa en Florencia, y tuvo hijos e hijas , y cuando todas las hijas había sido en porciones apagado, los hijos , después de la muerte de su padre , dividido lo que quedaba . La casa en la Via Chiara con algún otro menudencias cayeron a la parte de uno de dichos hijos , que tenían el nombre de Andrea . Él también tomó esposa, y tuvo cuatro hijos varones. La primera fue llamado Girolamo , el segundo Bartolomeo , el tercero Giovanni, quien fue después mi padre, y el cuarto Francesco . Esta Andrea Cellini fue muy bien versado en la arquitectura, como lo era entonces practicado y vivido por ella como su comercio. Giovanni , que fue mi padre, prestar más atención a lo que cualquiera de los otros hermanos . Y como Vitrubio dice , entre otras cosas , que alguien que desea practicar muy bien el arte debe tener algo de música y buena dibujo, Giovanni, cuando él había llegado a dominar el dibujo, comenzó a dar vuelta a su mente a la música, y junto con la teoría aprendieron a reproducir la mayoría excelentemente en la viola y la flauta , y ser una persona de hábitos estudiosos , dejó su casa, pero rara vez .

Tenían por vecino en la casa de al lado a un hombre llamado Stefano Granacci , que tenía varias hijas , todas ellas de notable la belleza. Como agradó a Dios, Giovanni notó una de estas chicas que fue nombrado Elisabetta , y se encontró con tal gracia delante de él, que le pidió en matrimonio. Los padres de ambos estar bien conocer a través de su vecindario cercano , que era fácil de hacer este partido , y cada pensamiento que había muy bien arreglado su asuntos . En primer lugar los dos hombres buenos viejos acordado la matrimonio , y luego comenzaron a discutir la dote, que llevó a una cierta cantidad de diferencia de usar , porque Andrea dijo Stefano : " Mi hijo Giovanni es el joven más valiente de Florencia, y de toda Italia para arrancar , y si hubiera querido antes de tenerlo casado , Yo podría haber adquirido uno de los más grandes dotes que la gente de nuestra rango ponerse en Florencia: " con lo cual Stefano respondió : " Usted tener mil razones de su lado , pero aquí estoy , con cinco hijas y el mayor número de hijos, y cuando se haga mis cálculos , este es tanto como posiblemente me lo puedo permitir . " Giovanni , que había sido escuchando un rato sin ser vistos por ellos, de repente interrumpió y dijo : " ¡Padre mío , he buscado y amado a esa chica y no su dinero. La mala suerte de los que tratan de llenar sus bolsillos por el la dote de su esposa! Como usted ha jactado de que yo soy un hombre de tales partes , ¿no cree usted que voy a ser capaz de mantener a mi esposa y satisfacer sus necesidades , incluso si recibo algo por debajo de la porción que le gustaría conseguir? Ahora tengo que hacerte comprender que la mujer es mía, y usted puede tomar la dote por ti mismo " . En este Andrea Cellini , quien era un hombre de temperamento más bien torpe, creció un poco enojado , pero después de unos días Giovanni llevó a su esposa , y nunca se le preguntó por otra parte con ella.

Ellos disfrutaron de su juventud y el amor a través de casados ​​dieciocho años, ¿ siempre deseando enormemente a ser bendecidos con hijos. Al final de esta vez la esposa de Giovanni abortó de dos niños a través de la impericia de los médicos. Más tarde ella estaba de nuevo encinta, y dio a luz a una niña , a quien llamaron Cosa, después de que la madre de mi padre. [diminutivo de Niccolòsa] Al final de dos años que fue una vez más con infantil, y la medida en que esos anhelos a los que las mujeres embarazadas son tema, ya la que prestan mucha atención , eran ahora exactamente el mismas que las de su anterior embarazo, hicieron sus mentes que iba a dar a luz a una hembra como antes, y de acuerdo a insistir el niño Reparata , después de que la madre de mi madre. Sucedió que dio a luz en una noche de Todos los Santos , después de la día festivo , a las cuatro y media , precisamente , en el año 1500 . [ 2 ] La partera, que sabía que estaban esperando una niña , después de que ella tenía lavado el bebé y lo envolvió en la sábana blanca más hermosa , vino en voz baja a mi padre Giovanni y le dije : "Te traigo un presente bien , como que no anticipa. " Mi padre, que Fue un verdadero filósofo , caminaba arriba y abajo, y respondió : " Lo que Dios me da siempre es querido para mí ", y cuando él abrió los pañales, que vio con sus propios ojos un hijo varón inesperado. Uniendo las palmas de sus manos viejas , él las levantó con los ojos a Dios, y dijo: " Señor , te doy gracias Ti con todo mi corazón ; este regalo es muy querido para mí ; , que sea el Benvenuto " . Todas las personas que estaban allí le dijeron con alegría lo que el nombre del niño debe soportar. Giovanni no tendría ningún otro contesta que " Déjalo Biembenido ; " [ Benvenuto es Biembenido ] y por lo tanto resolvieron , y este nombre me fue dado en el Santo Bautismo , y por que todavía estoy viviendo con la gracia de Dios.

IV

ANDREA CELLINI estaba todavía vivo cuando yo tenía unos tres años de edad , y él había pasado su centenario . Un día que había estado alterando un cierta conducto correspondiente a una cisterna , y no emitida desde un gran escorpión no percibidas por ellos , que se deslizó por debajo de la cisterna al suelo , y slank de distancia por debajo de un banco . Yo lo vi, y corrió hasta ella , y puso las manos sobre ella. Era tan grande que cuando lo tuve en mis manos pequeñas , es sacado de la cola de un lado, y en el otro de empuje sucesivamente ambas bocas . [pinzas del escorpión ] Se relacionan que Me encontré en la alta alegría a mi abuelo , gritando : "¡Mira , abuelo , a mi lindo cangrejo " . Cuando reconoció que la criatura era un escorpión , que estaba a punto de caer muertos por el gran miedo que tenía, y la ansiedad acerca de mí. Él convenció y me suplicó que lo entregaré , pero cuanto más le rogó-, el más apretado I estrechó , llorando y diciendo que no le daría a cualquiera . mi padre, que también estaba en la casa , corrió al oír mis gritos , y en su estupefacción no podía pensar en cómo prevenir la venenosa animales de matarme. En ese momento sus ojos se encontraron por casualidad a caer sobre un par de tijeras , y así , mientras que calma y me acaricia , se cortó la cola y la boca fuera . Después, cuando el gran peligro había sido por lo tanto evitado , tomó la ocurrencia de un buen augurio .

Cuando tenía alrededor de cinco años, mi padre se encontraba en una sótano - cámara de nuestra casa, donde se habían lavado y donde un buen fuego de roble aún ardía , tenía una viola en su mano, y estaba jugando y cantando a solas junto al fuego. la tiempo era muy frío. Fiesta para mirar al fuego , vio en el medio de las llamas más candentes una pequeña criatura como un lagarto , que lucía en el núcleo de los carbones más intensas . Convertirse al instante consciente de lo que era la cosa , que tenía mi hermana y me llamó , y apuntando a nosotros, los niños , me dio una gran bofetada , que me hicieron aullar y llorar con todo mi Podría. Entonces él me tranquilizó con buen humor , y le habló de la siguiente manera : " Mi hijito querido , yo no soy tú llamativo para cualquier mal que que has hecho, pero sólo para que te recuerde que ese lagarto que que se ve en el fuego es una salamandra , una criatura que nunca tiene ha visto antes por cualquiera de los que tenemos creíble información ". Diciendo esto, me besó y me dio algunas piezas de dinero.

V

Mi padre comenzó a enseñarme a jugar con la flauta y cantar por Observo , por Sin perjuicio de que era de esa tierna edad cuando el pequeño los niños están acostumbrados a tomar pasatiempo en silbidos y los juguetes , que tenía una aversión inexplicable para ello, y tocó y cantó sólo por obedecer él. Mi padre, en aquellos tiempos formó órganos maravillosos con tubos de madera, espinetas el más justo y más excelente que podría entonces ser visto, violas y laúdes y arpas de los más bellos y perfectos construcción . Él era un ingeniero, y tenía destreza maravillosa en fabricación de instrumentos para la reducción de los puentes y de los molinos de trabajo, y otras máquinas de ese tipo . En el marfil fue el primero que llevó a cabo realmente bien. Pero después de que él se había enamorado de la mujer que estaba destinado a convertirse en mi madre , tal vez lo que los unió fue esa pequeña flauta, pues a ella le prestó más atención de la que era adecuado - le rogó por los pífanos de la Señoría que desempeñar en su compañía. Por consiguiente, él lo hizo durante algún tiempo para divertirse a sí mismo, hasta que por insistencia constante que le indujo a convertirse en un miembro de su banda. Lorenzo de Medici y su hijo Pietro , que tenía una gran simpatía por él, percibe más adelante que él era dedicándose enteramente al pífano , y fue descuidando su fina talento de ingeniería y su bella arte . Así que lo tenían retirado de ese puesto. Mi padre tomó esta muy enfermo, y le pareció al que le habían hecho un gran pesar . Sin embargo, de inmediato reanudado su arte, y formado un espejo, sobre un codo de diámetro, de hueso y marfil, con figuras y el follaje de gran acabado y gran diseño. El espejo estaba en la forma de una rueda . En el centro era el espejo ; alrededor había siete piezas circulares , en cuales eran las Siete Virtudes , talladas y unidas de marfil y negro hueso . Todo el espejo , junto con las virtudes , se colocó en equilibrio, de modo que cuando la rueda giraba , todas las virtudes se trasladaron , y tenían pesas en los pies que los mantenían en posición vertical. La posesión de algún conocimiento de la lengua latina , puso una leyenda América en la ronda de su espejo , a este efecto " Hacia donde la rueda de la fortuna gira, la Virtud se mantiene firme sobre sus pies : "

Rota sum: semper, quoquo me verto, stat Virtus.

Rueda soy ", siempre, tan bien como yo, vuelvo, posición como potencia

Poco después de esto, obtuvo su lugar de nuevo entre los pífanos. Aunque algunas de estas cosas sucedió antes de que yo naciera, mi familiaridad con ellos me ha movido a dejarlos aquí. en esos días los músicos de la Señoría eran todos ellos miembros de los oficios más honorables, y algunos de ellos pertenecían a la mayores gremios de seda y lana, [los gremios estaban dividos en mayores y menores desde la edad media] y esa fue la razón por la que mi padre no desdeñó a seguir esta profesión, y su jefe deseo con respecto a mí siempre fue que debía convertirse en un gran intérprete en la flauta. Por mi parte, nunca más descontentos sentí que cuando él eligió hablar conmigo acerca de este esquema, y para decirme que, si me gustaba, él discernido en mí esas aptitudes que yo podría convertirse en el mejor hombre del mundo.

VI

Como ya he dicho , mi padre era el siervo fiel y unido amigo de la casa de los Medici , y cuando Piero fue desterrado , se le confió muchos asuntos de la mayor posible importancia . Después, cuando el magnífico Piero Soderini fue elegido , y mi padre continuó en su cargo de músico, Soderini , percibiendo su maravilloso talento, empezó a emplear en muchos asuntos de gran importancia como ingeniero . Mientras Soderini permaneció en Florencia, [de 1502 a 1511] mostró la mayor buena voluntad para mi padre, y en esos días, siendo todavía de tierna edad , mi padre había llevado a mí , y me hizo realizo en la flauta , yo solía jugar agudos en concierto con los músicos del palacio antes de la Señoría , a raíz de mis notas , y un bedel me solía llevar a su hombros . El Gonfaloniere , es decir, Soderini , a quien ya he mencionado, tuvo mucho placer en hacerme la charla , y me dio confites , y solía decir a mi padre : " Maestro Giovanni, además de la música , enseñar al niño esas otras artes que hacen que tanto . honra " A lo que mi padre respondió : " No quiero que practique cualquier arte, sino tocar y componer , porque en este profesión espero poder hacer de él el hombre más grande del mundo , si Dios prolonga su vida. " A estas palabras uno de los antiguos consejeros respuesta hecha : "¡Ah! Maestro Giovanni, hacer lo que el Gonfaloniere te dice ! por qué debería nunca convertirse en algo más que una buena músico? "

Así pasó algún tiempo, hasta que el Medici volvió. [1512] Cuando se llegado, el cardenal, que después se convirtió en el Papa León, recibió mi padre muy amablemente. Durante su exilio los scutcheons que estaban en el palacio de los Médicis había tenido los cojones borrados, y una gran cruz roja pintada sobre ellos, que era el soporte de la Comuna. [3] Por consiguiente, tan pronto como regresaron, la cruz roja era rasguñado hacia fuera, y en el scutcheon las bolas rojas y la dorada campo fueron pintadas de nuevo, y terminó con una gran belleza. mi padre, que poseía una sencilla vena de la poesía, le inculcó por naturaleza, junto con un cierto toque de profecía, que fue sin duda, un regalo divino en él, escribió estos cuatro versos bajo la dichos brazos de los Medici, cuando fueron descubiertos a la vista:-

Estas armas, que tienen tanto tiempo de la vista se pusieron
Debajo de la santa cruz, ese símbolo mansos,
Ahora levante su cara contenta gloriosa, y buscar
Con manto sagrado de Pedro que se vista.

Este epigrama fue leído por toda Florencia. Pocos días después, El Papa Julio II. muerto. El cardenal de Médicis fue a Roma, y fue elegido Papa en contra de las expectativas de todos. él reinó como León X, que generoso y gran alma. Mi padre lo envió sus cuatro versos proféticos. El Papa envió a decirle que venga a Roma, porque esto sería a su favor. Pero no tenía ganas de ir; y así, en lugar de la recompensa, su lugar en el palacio fue tomado de él por Jacopo Salviati, a elección del hombre como Gonfaloniere. [ningún registro lo da como Gonfaloniere] Esta fue la razón por la que comencé orfebre; después de lo cual pasé parte de mi tiempo en aprender que el arte, y la parte en jugar, muy en contra de mi voluntad.

Note 3. Las armas de los Medici eran "o, seis bolitas gules, tres, dos, uno. "El agujero florentino Comuna, "Argent gules cruzados.”

VII

Cuando mi padre me habló de la manera que he descrito más arriba , me le rogó que me deje dibujar un cierto número fijo de horas en el día , todo el resto de mi tiempo me daría a la música, sólo con la vista de la satisfacción de su deseo. A esto él me dijo: " Así a continuación , se toma placer en jugar ? " A lo que yo respondí: " No, " porque que el arte parecía demasiado de base en comparación con lo que tenía en mi propia mente . Mi buen padre, impulsado a la desesperación por esta idea fija de lo mío, me ha puesto en el taller del Cavaliere El padre de Bandinello , que se llamaba Miguel Ángel , un orfebre de Pinzi di Monte, y un excelente maestro en ese artesanía. [ 1 ] No tenía ni distinción de nacimiento que sea, pero era el hijo de un carbonero . Esto no es culpa de Bandinello , que tiene fundada el honor de la familia , aunque sólo lo había hecho con honestidad ! Como quiera que sea , no tengo porque ahora hablar de él . Después de que me había estado allí unos días , mi padre me llevó lejos de Miguel Ángel , al verse incapaz de vivir sin tenerme siempre bajo sus ojos . En consecuencia , para mi descontento , me quedé en música hasta que llegué a la edad de quince años . Si tuviera que describir todos las cosas maravillosas que me han ocurrido hasta ese momento , y todos los los grandes peligros a mi propia vida que me encontré , me deberían asombrar a mi lectores ; pero , con el fin de evitar la prolijidad , y que tiene mucho a relacionarse , voy a omitir estos incidentes.

Cuando llegué a la edad de quince años , me puse contra mi la voluntad del padre, para el oficio de orfebre con un hombre llamado Antonio, hijo de Sandro , conocido comúnmente como el Marcone orfebre. Él era un artesano más excelente y una muy buena persona para arrancar, de alto espíritu y franco en todos sus caminos . Mi padre lo haría No dejes que me dan los salarios como los demás aprendices , por tener retomado el estudio de este arte de complacer a mí mismo, que me deseaba disfrutar de mi capricho para dibujar al máximo. Así lo hice de buena gana ; y ese maestro honesto mío tomó maravilloso deleite en mi actuaciones. Tuvo un único hijo, un hijo de puta , a quien le dio a menudo sus órdenes, con el fin de evitarme . Mi gusto por el arte era tan grande, o , puedo decir con verdad , mi sesgo natural, tanto uno como el otra , que en pocos meses me puse al corriente del bien , o mejor dicho , la mejor artesanos jóvenes en nuestro negocio , y comenzaron a cosechar los frutos de mi labores . No lo hice , sin embargo , el abandono de gratificar mi buen padre de vez en cuando al jugar en la flauta o corneta . Cada vez que oía yo, yo solía hacer sus lágrimas caen acompañadas con suspiros de embutición profunda de satisfacción. Mi devoción filial a menudo me hizo darle esa alegría, e inducido la que finja que me gustó mucho la música también.

Note 1. Baccio Bandinello, el escultor, y un gran rival de Cellini, como se verá en las páginas siguientes, fue nacido en 1487, y recibió el honor de la caballería de Clemente VII y Carlos V. La posteridad ha confirmado la opinión de Cellini de Bandinello como artista, porque sus obras son gruesas, pretencioso, e incapaz de dar placer a cualquier persona de refinado inteligencia.

VIII

En ese momento yo tenía un hermano , dos años menor , un joven de audacia extrema y fiero temperamento. Él después se convirtió en uno de los grandes soldados en la escuela de que Giovannino en general maravillosa de 'Medici , padre del duque Cosimo . [ 1 ] El muchacho estaba a punto catorce años y dos años mayor . Un domingo por la noche, justo antes caída de la noche , él se encontraba, entre la puerta de San Gallo y la Porta a Pinti , en este trimestre llegó a batirse en duelo con un joven compañero de veinte más o menos. Ambos tenían espadas , y mi hermano trató tan valientemente que , después de tener mal lo hirió , él estaba sobre el punto de dar seguimiento a su favor. Hubo un gran multitud de personas presentes , entre quienes se encontraban muchos de los parientes del adversario . Al ver que la cosa iba mal para su propio hombre , pusieron mano a sus hondas, a un paso de una de que golpeó a mi pobre hermano en la cabeza. Cayó al suelo en una vez desmayado . Se da la casualidad de que yo había estado en el lugar solo y sin armas , y que había hecho todo lo posible para que mi hermano fuera de la contienda por el que lo llamaba : " Hacer apagado; que has hecho lo suficiente . "Mientras tanto, la suerte quiso que , él se cayó , ya que tengo dijo , medio muerto a la tierra. Subí corriendo a la vez, cogí la espada y se paró frente a él, que lleva el peso de varios estoques y un lluvia de piedras . Yo nunca fui de su lado hasta que unos soldados valientes provenía de la puerta de San Gallo y me rescató de la multitud furiosa ; se maravillaron mucho , al mismo tiempo , para encontrar tanto valor en tan joven chico.

Entonces me llevé a mi hermano a casa por muerto , y fue sólo con gran dificultad que volvió en sí de nuevo. Cuando se curó , los Ocho , que ya había condenado a los adversarios y desterrado ellos por un período de años , nos enviaron también al exilio durante seis meses a una distancia de diez kilómetros de Florencia. [ 2 ] Le dije a mi hermano : " Ven conmigo ", y por lo que nos despedimos de nuestro pobre padre, y en vez de darnos dinero , porque él no tenía ninguno , él ha impartido sobre nosotros su bendición. Fui a Siena , con el deseo de buscar una cierto hombre digno llamado Maestro Francesco Castoro . En otra ocasión, cuando me había escapado de mi padre , fui a esta buena hombre , y se quedó un rato con él , trabajando en el comercial de orfebre hasta que mi padre me mandó llamar de nuevo . Francesco , cuando lo alcancé , me reconoció de inmediato , y me dio trabajo por hacer Mientras tanto, ocupada , puso una casa a mi disposición durante todo el tiempo de mi estancia en Siena. En esta me movía, junto con mi hermano, y yo mismo se aplica a la mano de obra para la espacio de varios meses . Mi hermano había adquirido los rudimentos de América , pero seguía siendo tan joven que aún no podía saborear el sabor de empleo virtuoso , pero pasó su tiempo en disipación ,

Note 1. Cellini se refiere a la famosa Giovanni delle Bande Nere, que fue muerto en un enfrentamiento en Lombardía, en noviembre de 1526, por las tropas imperialistas que marchan al saqueo de Roma. Su hijo Cosimo, después del asesinato del duque Alessandro, estableció el segundo Dinastía de los Médicis en Florencia.

Note 2. El Ocho, o Gli Otto, eran una magistratura en Florencia conoce de los asuntos que afectan a la paz interna de la ciudad.

IX

EL CARDENAL DE 'MEDICI, que después se convirtió en Papa Clemente VII., Nos había recordado a Florencia a la súplica de mi padre. [1] Un cierto discípulo de mi padre, movido por su propio mala naturaleza, sugirió al cardenal que debía enviarme a Bolonia, con el fin de aprender a jugar bien de un gran maestro allí. El nombre de este maestro era Antonio, y él era en realidad un digno el hombre en el arte del músico. El cardenal dijo a mi padre que, si él me envió no me daba cartas de recomendación y apoyo. Mi padre, muriendo de alegría ante tal oportunidad, me envió, y yo estar ansiosos de ver el mundo, fui de buen grado.

Cuando llegué a Bolonia, me puse bajo un cierto Maestro Ercole del Piffero, y comenzó a ganar algo por mi oficio. En el Mientras tanto, yo solía ir todos los días a tomar mi clase de música, y en una unas semanas hicieron progresos considerables en que el arte maldito. sin embargo Hice aún mayor en mi oficio de orfebre, porque el Cardenal haberme dado ninguna ayuda, me fui a vivir con un boloñés iluminador que fue llamado Scipione Cavalletti (su casa estaba en la calle de Nuestra Señora del Baraccan), y mientras que no me dediqué yo a dibujar y trabajar para una Graziadio, un Judio, con quien ganado considerablemente.

Al cabo de seis meses volví a Florencia, donde ese compañero de Pierino , que había sido alumno de mi padre, fue en gran medida mortificado por mi regreso. Para complacer a mi padre, me fui a su casa y jugó la corneta y la flauta con uno de sus hermanos , que fue nombrado Girolamo , varios años más joven que el dicho Piero , un joven muy digno y muy por el contrario de su hermano . en uno de esos días mi padre llegó a la casa de Piero oírnos jugar, y en éxtasis en mi rendimiento , exclamó : " lo haré sin embargo, usted hará un maravilloso músico contra la voluntad de la totalidad o una uno que puede desear para prevenir mí. " Con este Piero respondió: y dijo la verdad : " Tu Benvenuto conseguirá mucho más honrar y ganancias si se dedica al comercio de los orfebres que de esta tubería. "Estas palabras hicieron que mi padre enojado, viendo que yo también tenía la misma opinión que Piero , que voló en una rabia y gritó ante él: " Bien sabía yo que era usted, que pone obstáculos en el camino de mi deseo acariciado , eres el hombre que me había expulsado de mi lugar en el palacio , pagarme coincidiendo con que la ingratitud negro que es la recompensa habitual de grandes beneficios . Te tengo promoví , y usted tiene me destituido ; Me enseñó a jugar con todo el poco arte que tienes, y tú eres prevenir a mi hijo obedecer , pero tener en cuenta estas palabras de Profecía: no años o meses , he de decir, pero sólo unas pocas semanas se pasar antes de esta ingratitud sucia de los suyos que se sumergirá en . ruina " A estas palabras respondió Pierino y dijo : " Maestro Giovanni , la mayoría de los hombres, cuando sean mayores de edad, se vuelven locos al mismo tiempo , y esto ha sucedido a usted. Yo no soy maravillado de ella, porque la mayor liberalidad has despilfarrado toda su propiedad, sin reflexionar que sus hijos tenían necesidad de ella. Me importa hacer todo lo contrario, y para dejar a mis hijos para mucho de lo que ellos serán capaces de socorrer a los suyos. " Para mi este padre contestó : " No está mal árbol jamás dio buen fruto , sino todo lo contrario , y te digo además que eres malo , y que su los niños se volverán locos y mendigos , y se estremecen limosna a mi hijos virtuosos y ricos ". Entonces salimos de la casa , murmurando palabras de cólera en ambos lados. Yo había tomado mi parte de padre, y cuando entramos en la calle juntos, Yo le dije que estaba dispuesto a tomar venganza por los insultos amontonado sobre él por ese canalla , siempre me permite dar yo hasta el arte del diseño . Él respondió : "Mi querido hijo, también en mi época era un buen dibujante , pero para la reconstrucción, después de dichos trabajos estupendos , y por el amor de mí , que soy tu padre, quien te engendró y educado e implantado tantos honorable talentos en que , en aras de la recreación , digo , ¿no es cierto prometer a veces para tomar en sus manos su flauta y que seductora corneta , y jugar con ellos a su antojo , invitando a la alegría de la música? "Yo prometí que lo haría , y de muy buena gana por el amor de su amor. Entonces, mi buen padre dijo que tan excelentes como partes que poseía sería el mayor venganza que podría tomar por los insultos de sus enemigos.

No es un mes entero se había completado después de esta escena antes de que el hombre Pierino pasó a ser la construcción de una bóveda en una casa de la suya, que él tenía en la Vía dello Studio; y estando un día en una habitación de la planta baja por encima de la bóveda que se estaba haciendo , junto con mucha compañía en torno a él , se quedó a hablar de su viejo maestro , mi padre. Mientras que la repetición de las palabras que él le había dicho acerca de su ruina, apenas habían escapado de sus labios que el piso donde él estaba de pie (ya sea porque la bóveda había sido mal construido , o bien a través de la enorme poderío de Dios, que no lo hace siempre hay que pagar el sábado ) de pronto dio paso . Algunas de las piedras y los ladrillos de la bóveda , que cayeron con él, se rompió las dos piernas . Los amigos que estaban con él , permaneciendo en la frontera de la bóveda rota tomó nada de malo , pero quedaron asombrados y llenos de admiración , sobre todo a causa de la profecía que había repetido sólo con desprecio a ellos. Cuando mi padre se enteró de esto, tomó su espada y fue a ver al hombre. Allí, en presencia de su padre , que se llamaba Niccolaio da Volterra , un trompetista de la Señoría , dijo, "O Piero , mi querido discípulo , estoy profundamente entristecido por su mala suerte , pero si te acuerdas de que era sólo un corto hace tiempo os advertí de ello; . y tanto como yo dije , vendrá a pasar entre sus hijos y los míos " Poco después, los ingratos Piero murió de esa enfermedad. Dejó una esposa de mal carácter y un hijo, que al cabo de algunos años vino a mí para pedir limosna en Roma . Le di algo, así , ya que es mi naturaleza ser caritativo , como también porque me acordé de lágrimas estado feliz que celebró Pierino cuando mi padre habló esas palabras de la profecía , a saber , que los hijos de Pierino deben vivir a desear auxilio de su hijos virtuosos propios . Por esto quizás ya es ahora , dijo , pero que, ninguno jamás se ríe de los pronósticos de un hombre digno que él ha insultado de manera ilícita; porque no es el que habla , no, pero la misma voz de Dios a través de él .

Nota 1 . Este cardenal y Papa fue Giulio , un hijo natural de Giuliano, hermano de Lorenzo de ' Medici , que había sido asesinado en la conspiración de los Pazzi , año 1478. Giulio vivió para convertirse en el Papa Clemente VII . , Sufrir el saqueo de Roma en 1527 , y para hacer que el concordato con Carlos V en Bolonia en 1529/30 , que se instaló durante tres siglos el destino de Italia. Vamos a escuchar mucho más de él de Cellini en el curso de esta narración .

X

Todo esto mientras yo trabajaba como orfebre , y fue capaz de ayudar a mi buen padre. Su otro hijo , mi hermano Cecchino , tuvo , como ya he dicho antes, se instruyó en los rudimentos de las letras latinas . Era el deseo de nuestro padre para que yo, el mayor, un gran músico y compositor, y él, el más joven, un gran jurista y aprendió . No pudo , sin embargo , poner en vigor las inclinaciones de nuestra naturaleza , que me dirigió a las técnicas de diseño , y mi hermano, que tenía una buena persona y elegante , a la profesión de las armas . Cecchino , siendo todavía un muchacho, regresaba de su primera lección en la escuela de la estupenda Giovannino de 'Medici . El día en que llegó a su casa , me pasó a estar ausente , y él, estando en la falta de ropa adecuada , busqué a nuestras hermanas, que , desconocido para mi padre, le dio una capa y doblete de la mina , tanto nuevos como de buena calidad. Debo decir que, además de la ayuda que di a mi padre y mis excelentes y honestos hermanas , que había comprado esa ropa guapos de mis propios ahorros. Cuando me enteré de que me habían engañado , y mi ropa tomado de mí , y mi hermano de quien debería haber recuperado ellos se había ido, le pregunté a mi padre por qué sufrió tan gran mal que se me hizo , viendo que yo siempre estaba listo para que le ayuden . Me contestó que yo era su hijo bueno , pero que la otra , que él creía haber perdido , se había encontrado de nuevo , y también que era un deber , más aún, un precepto de Dios mismo , que el que tiene debe dar al que no tiene, Y que por amor del cual lo debemos soportar esta injusticia , porque Dios me aumentaría en todas las cosas buenas . Yo, como un joven sin experiencia, repliqué en mi pobre padre afligido, y tomando los restos miserables de mi ropa y dinero, fui hacia una puerta de la ciudad . Como yo no sabía qué puerta me iniciaría en el camino a Roma , llegué a Lucca, Lucca y de Pisa alcancé .

Cuando vine a Pisa (yo estaba cerca de dieciséis años de edad en el momento ) , me detuve cerca del puente medio, por lo que se llama la piedra de los pescados , en la tienda de un orfebre , y empecé con atención para ver lo que era el maestro aproximadamente . [ 1 ] Él me preguntó quién era yo, y cuál era mi profesión. Le dije que trabajé un poco en el mismo oficio como el suyo. Este buen hombre me pidió que entrara en su tienda, y al mismo tiempo me dio trabajo que hacer, y dijo lo siguiente : " . Su buen aspecto me hace creer que eres un joven honesto decente " Entonces él me dijo que fuera de oro , plata y piedras preciosas , y cuando se terminó el trabajo del primer día , me llevó por la tarde a su casa, donde moraba respetable con su hermosa esposa e hijos. Pensando en el dolor que mi buen padre puede estar sintiendo por mí, yo le escribí que estaba residiendo con un hombre muy excelente y honesto, llamado Maestro Ulivieri della Chiostra , y estaba trabajando con él en muchas cosas buenas de la belleza e importancia . Le pedí que tened buen ánimo , porque eso me incliné sobre el aprendizaje , y esperado por mis adquisiciones para traerlo de vuelta a la vez beneficios y el honor en poco tiempo . Mi buen padre contestó la carta a la vez en palabras como éstas : " Mi hijo, el amor que te doy es tan grande, que si no fuera por el honor de nuestra familia, que por encima de todas las cosas que yo considero , me he puesto inmediatamente fuera de ti, porque de hecho parece como estar sin la luz de mis ojos , cuando no te veo todos los días , como solía hacer. Voy a hacer mi negocio para completar la formación de mi casa hasta la honestidad virtuosa , ¿te haces tuyo para adquirir la excelencia en el arte , y sólo me hubiera gustado que recuerdes estos cuatro simples palabras , obedecerlos , y nunca dejarlos escapar su memoria :

En cualquier casa donde estar ,
No robar , y vivir honestamente " .

Nota 1 . El pez piedra o Pietra del Pesce , era el mercado en el muelle donde el pescado traído desde el mar hasta el Arno a Pisa se utiliza para la venta.

XI

Esta carta cayó en las manos de mi amo Ulivieri , y lo leyó desconocido para mí . Posteriormente confesó que había leído, y añadió : "Así que , mi Benvenuto , su buena apariencia no me engaña, como una carta de su padre , que ha llegado a mis manos me da seguridad , lo que demuestra que él es un hombre la honestidad y el valor de notable . Considérese luego de estar en casa aquí, y como si en la casa de su propio padre " .

Aunque me alojé en Pisa , fui a ver el Campo Santo , y allí me encontré con muchos hermosos fragmentos de la antigüedad, es decir , los sarcófagos de mármol. En otras partes de Pisa También vi muchos objetos antiguos , que estudié con diligencia cada vez que tenía días u horas libres del trabajo del taller. Mi amo, que se complacía en venir a visitarme en la pequeña habitación que me había asignado, observando que pasé todo mi tiempo en ocupaciones estudiosos , comenzó a quererme como un padre . Hice un gran progreso en el año en que estuve allí, y completé varias cosas bellas y valiosas en oro y plata , que me inspiraron con una ambición decidida a avanzar en mi arte.

Mi padre , mientras tanto , siguió escribiendo ruegos lastimeros que debo regresar a él, y en cada letra me hizo una oferta para no perder la música que él me había enseñado con tanto apuro. En esta , de repente me di por vencido todos quieren volver con él , de modo Cuánto odio que la música maldita , y me sentí como si en verdad estuviera en el paraíso todo el año me alojé en Pisa, donde nunca he jugado la flauta .

Al final del año, mi maestro Ulivieri tuvo ocasión de ir a Florencia , con el fin de vender ciertos restos de oro y plata que se le ha ; y la medida en que el mal aire de Pisa me había dado un poco de fiebre , fui con el ahorcamiento fiebre todavía sobre mí, en compañía de mi amo , de vuelta a Florencia. Allí mi padre lo recibió muy afectuosamente , y amorosamente le rogó , desconocido por mí, no insistir en llevarme de nuevo a Pisa. Estuve enfermo unos dos meses , durante los cuales mi padre me había muy amablemente tratados y curados , repitiendo siempre que le parecía un millar de años hasta que llegué bien de nuevo , con el fin de que pudiera oírme tocar un poco. Pero cuando él me habló de la música, con sus dedos en el pulso , al ver que tenía algún conocimiento de la medicina y el aprendizaje América , sintió que cambiar tanto si se acercaba a ese tema , que a menudo estaba como loca y dejó a mi lado en las lágrimas . Cuando me di cuenta de lo mucho que estaba decepcionado , yo pedí una de mis hermanas me traiga una flauta , pues aunque la fiebre nunca me dejó, ese instrumento es tan fácil que no me dolió que yo juegue en él , y lo usé con tales la destreza de las manos y la lengua que mi padre venga de repente sobre mí, me bendijo una y mil veces , exclamando que mientras yo estaba lejos de él me había hecho grandes progresos, como él pensaba , y él me pidió para ir hacia adelante , y no sacrificar de modo multar a un logro.

 

XII

CUANDO me había recuperado mi salud , regresé a mi viejo amigo Marcone , el digno orfebre , quien me puso en el camino de ganar dinero, con el que me ayudó a mi padre y nuestro hogar. Por aquel tiempo se llegaron a Florencia un escultor llamado Piero Torrigiani , [ 1 ] que llegó desde Inglaterra , donde había residido muchos años , y tener intimidad con mi señor, que todos los días a visitar a su casa, y cuando vio mis dibujos y las cosas que yo estaba haciendo , me dijo: "He venido a Florencia para llevarme muchos jóvenes conmigo , para llevar a cabo y ejecutar una gran obra de mi rey , y quieren algo de mi propia florentinos para ayudarme. Ahora que veo tu trabajo y tus diseños son dignos y de un escultor más que de un orfebre . Y ya que tengo que realizar una gran pieza de bronce, yo al mismo tiempo te convertirá en un artista rico y capaz " Este hombre tenía una personalid espléndida y un espíritu muy arrogante , con el aire de un gran soldado más que de un escultor , sobre todo en lo que respecta a sus gestos vehementes y su voz resonante , junto con el hábito que tenía de fruncir las cejas , lo suficiente como para asustar a cualquier hombre de coraje. No dejaba de hablar todos los días sobre sus hazañas galantes entre esas bestias de los ingleses .

En curso de la conversación pasó a hablar de Miguel Ángel Buonarroti, dirigido a la misma por un dibujo que había hecho de un dibujo de aquel pintor más divino. [2] Este dibujo fue la primera obra maestra que Miguel Ángel exhibió, en prueba de su talento estupendo. Lo hizo en competencia con otro pintor, Lionardo da Vinci, que también hizo un dibujo, y ambos estaban destinados para el salón del consejo en el palacio de la Signoría. Representaban la toma de Pisa por los florentinos , y nuestro admirable Lionardo habían elegido para representar una batalla de caballos , con la captura de algunas normas , como divina un estilo como podría posiblemente imaginar. Michel Agnolo en su dibujo retrata una serie de soldados de a pie , que , siendo la temporada de verano, se había ido a bañarse en Arno. Él los llamó en el mismo momento se dio la voz de alarma, y los hombres todos corren desnudos a las armas ; tan espléndido en su acción que nada sobrevive del antiguo o del arte moderno que toca el mismo punto de excelencia elevado , y como ya tengo dicho , el diseño de la gran Lionardo era en sí admirablemente hermosa . Estos dos cartones de pie , uno en el palacio de los Médicis , el otro en el salón de actos del Papa. Mientras permanecieron intactos, fueron la escuela del mundo. A pesar de lo divino Miguel Ángel en la vida posterior terminó la gran capilla del papa Julio , [ Nota: La Capilla Sixtina en el Vaticano. ] que nunca se levantó a mitad de camino a la misma altura del poder; su genio nunca después alcanza a la fuerza de los primeros estudios .

e Westminster. Desde Inglaterra se fue a España , donde modeló una estatua de la Virgen por un gran señor . Al no recibir el pago que esperaba , rompió su trabajo en pedazos , ¿por cuál acto de sacrilegio la Inquisición lo envió a la cárcel, donde murió de hambre a la muerte en 1522. Esa es al menos la leyenda de su fin.

Nota 2 . Los dibujos animados a la que Cellini aquí alude fueron realizados por Michel Angelo y Lionardo para la decoración de la Sala del Gran Consiglio del Palazzo Vecchio en Florencia. Sólo las sombras de ellos permanecen hasta hoy , una parte de Michel Angelo , grabado por Schiavonetti , y una transcripción de Rubens a partir de Lionardo , llamada la Batalla de la Norma.

XIII

Ahora vamos a volver a Piero Torrigiani , que , con mi dibujo en la mano, dijo lo siguiente : "Este Buonarroti y yo solíamos , cuando éramos jóvenes , entrar en la Iglesia del Carmine, a aprender dibujo de la capilla de Masaccio . [ 1 ] Era costumbre de Buonarroti bromear con todos los que fueran llegando allí, y un día, entre otros, cuando estaba molesto conmigo , y estando más enojado que de costumbre, y apretando el puño , le di tal golpe en la nariz, que sentí hueso y cartílago romperse como galleta debajo de los nudillos , y esta marca mía se llevó con él a la tumba " [ 2 ] Estas palabras engendré en mí tal odio en este hombre , ya que siempre estaba mirando a las obras maestras. del divino Miguel Ángel , que a pesar de que sentí el deseo de ir con él a Inglaterra , ahora nunca ya podría soportar la vista de él .

Todo el tiempo estuve en Florencia , estudié la noble manera de Michel Agnolo , y desde este nunca he desviado . Por ese tiempo , contraje una amistad cercana y familiar con un muchacho amable de mi misma edad , que también estaba en el oficio de orfebre. Fue llamado Francesco , hijo de Filippo , y nieto de Fra Lippo Lippi , que la mayor parte excelente pintor . [ 3 ] A través de la relación sexual juntos, tal amor creció entre nosotros que , de día o de noche, nunca nos habíamos alojado aparte . La casa donde vivía estaba todavía lleno de los excelentes trabajos que su padre había hecho , con destino en varios libros de dibujos de su mano, y tomadas de las mejores antigüedades de Roma. La visión de estas cosas me llenó de entusiasmo y pasión , y por dos años o por ahí que vivió en la intimidad. En ese momento yo formé una plata bajorrelieve del tamaño de la mano de un niño pequeño. Fue pensado para el cierre de la correa de un hombre , porque ellos fueron luego llevados tan grande como eso. Grabé en él un nudo de hojas en el estilo antiguo , con figuras de niños y otras máscaras de gran belleza. Esta pieza que hizo en el taller de uno Francesco Salimbene , y en su ser exhibidos con el comercio , los orfebres me elogió como el mejor joven artesano de su arte.

Había una Giovan Battista , de apellido Il Tasso , un tallador de madera , precisamente de mi misma edad, que un día dijo a mí que si yo estaba dispuesto a ir a Roma , él debe ser feliz de unirse a mí. [ 4 ] Ahora teníamos esta conversación juntos inmediatamente después de la cena , y yo estar enojado con mi padre por la misma razón de edad de la música, dijo a Tasso : " . Usted es un compañero de las palabras, no hechos" Él respondió : "Yo también han llegado a la ira con mi madre ; . y si tuviera dinero suficiente para que me llevara a Roma , no habría marcha atrás para cerrar la puerta de ese pequeño taller miserable que yo llamo mío " a estas palabras , le contesté que si eso era todo que lo mantuvo en Florencia que tenía suficiente dinero en los bolsillos , para llevarnos tanto a Roma. Hablando de este modo y caminar hacia adelante, nos encontramos en la puerta de San Piero Gattolini sin darse cuenta de que habíamos llegado hasta allí , con lo cual dije : "Amigo Tasso , esto es obra de Dios que hemos llegado a esta puerta sin que usted o que yo lo notara que estábamos allí, y ahora que estoy aquí , me parece que he terminado la mitad de la jornada " y así, unánimes , que persigue nuestro camino juntos, diciendo: " Oh , ¿qué harán nuestros viejitos decir esta noche. ? "Luego hicimos un acuerdo de no pensar más acerca de ellos hasta que llegamos a Roma. Así que nos atamos nuestros delantales a nuestras espaldas , y trudged casi en silencio a Siena. Cuando llegamos a Siena, Tasso dijo (porque se había herido sus pies ) que no iba a ir más lejos , y me pidió que le prestara dinero para volver . Hice la respuesta: "Yo no debería tener suficiente la izquierda para ir hacia adelante, usted debe de hecho haber pensado en esto al salir de Florencia , y si es a causa de sus pies que eludir el viaje , nos encontraremos con un caballo de regreso a Roma, que le prive de la excusa "En consecuencia Alquilé un caballo, . y al ver que no contestaba , me dirigí hacia la puerta de Roma. Cuando supo que estaba firmemente resuelto a seguir, murmurando entre dientes , y cojeando , así como pudo , llegó detrás de mí muy lentamente ya una gran distancia. Al llegar a la puerta , sentí lástima por mi compañero , y esperé a que él, y lo llevé a la grupa , diciendo : " ¿Qué dirían nuestros amigos hablar de nosotros por la mañana , si , después de haber dejado de Roma, que no habíamos desplumar a ? ir más allá de Siena " Entonces el buen Tasso dijo que hablé la verdad , y como él era un tipo agradable , se echó a reír y cantar , y de esta manera, siempre cantando y riendo, viajamos todo el camino a Roma. Yo tenía diecinueve años años, entonces , por lo que tuvo el siglo .

Cuando llegamos a Roma, me puse bajo un maestro que era conocido como Il Firenzuola . Su nombre era Giovanni, y él venía de Firenzuola en Lombardía , un artesano más poder en grandes jarrones y plato grande de ese tipo . Le mostré una parte del modelo para el cierre de la que yo había hecho en Florencia en Salimbene de . Le complacía en extremo , y dirigiéndose a uno de sus jornaleros , un florentino llamado Giannotto Giannotti , que había pasado varios años con él, se dijo lo siguiente : " Este hombre es uno de los florentinos que saben algo, y tú eres uno de esos que no saben nada "Entonces me di cuenta de que el hombre , y me volví a hablar con él, . para antes de ir a Roma , a menudo fue a reunir , y había sido camaradas muy íntimas. Él estaba tan difundida por las palabras de su amo arrojó a él, que él dijo que él no me reconoció ni sabía quién era yo , con lo cual me enojé , y gritó : "¡Oh Giannotto , ustedes que fueron una vez tenga mi amigo - a si no hubiéramos estado juntos en tales y tales lugares, y atraídos , y comimos , y bebido, y dormimos en la compañía a su casa en el campo ? No quiero a dar testimonio de mi parte a esta noble hombre , su maestro , porque espero que mis manos son tales que sin la ayuda de ustedes van a declarar qué tipo de compañero que soy. "

Nota 1 . La Capilla del Carmine , pintado al fresco por Masaccio y algún que otro artista, posiblemente, Filippino Lippi , sigue siendo el monumento más importante de la florentina sobreviviente arte desde el período anterior a Rafael.

Nota 2 . Los retratos de perfil de Michel Angelo Buonarroti confirman esta historia. Muestran el puente de la nariz doblada en un ángulo, como si se hubiera roto .

Nota 3 . Fra Filippo Lippi fue un monje carmelita, cuyos frescos en Prato y Spoleta y pinturas al óleo en Florencia y en otros lugares se encuentran entre las obras más geniales de la pre -Rafaelita Renacimiento. Vasari narra sus aventuras amorosas con Lucrezia Buti, y Robert Browning ha dibujado un retrato inteligente de él en sus "Hombres y Mujeres ". Su hijo, Filippo o Filippino , fue también un pintor capaz , algunos de cuyos mejores trabajos sobrevive en el Strozzi Capilla de S. Maria Novella en Florencia, y en la Iglesia de Santa María Sopra Minerva en Roma.

Nota 4 . Tasso fue un artista capaz , mencionado tanto por Vasari y Pietro Aretino . Se puso de pie alto en el favor del duque Cosimo de ' Medici , que llevó a su opinión sobre el trabajo de otros artesanos.

XIV

Porque así me había hablado, Firenzuola , que era un hombre de espíritu caliente y valiente, se volvió hacia Giannotto , y le dijo : " Usted vil canalla , no te da vergüenza de tratar a un hombre que ha sido tan íntima a un camarada con usted ? de esta manera "y con el mismo movimiento de la sensación rápida , se enfrentó a todo el año y me dijo: " Benvenuto a mi taller , y haz como has prometido , deje que sus manos declaran lo que el hombre que eres. "

Él me dio una muy fina pieza de la placa de plata para trabajar en un cardenal. Era una pequeña caja oblonga , con copia del sarcófago de pórfido ante la puerta de la Rotonda . Al lado de lo que he copiado , me enriqueció con tantas máscaras elegantes de mi invención, que mi amo se fue de mostrar a través del arte, y jactándose de que tan bien un pedazo de trabajo se había salido de su tienda. [ 1 ] Era alrededor de la mitad de un codo de tamaño, y fue construida de modo que sirva para un salero en la mesa . Esta fue la primera ganancia que toqué en Roma, y parte de él me envió para ayudar a mi buen padre , y el resto seguí para mi propio uso , que viven en ella , mientras yo andaba estudiando las antigüedades de Roma, hasta que mi dinero no , y tuve que volver a la tienda para el trabajo . Battista del Tasso , mi camarada, no se quedó mucho tiempo en Roma, pero regresó a Florencia.

Después de llevar a cabo algunas nuevas comisiones , lo tomé en mi cabeza , tan pronto como los había terminado , para cambiar mi amo , a quien efectivamente habían preocupado en hacerlo por un cierto Milanese , llamado Pagolo Arsago . [ 2 ] Mi primer maestro , Firenzuola , tuvo una gran disputa acerca de esto con Arsago , y abusó de él en mi presencia ; después de lo cual tomé discurso en defensa de mi nuevo amo. Le dije que yo había nacido libre , y libre, me refiero a vivir , y que no había ninguna razón para quejarse de él , mucho menos de mí , ya que algunas pocas coronas de los salarios eran todavía debido a mí, también yo decidí ir , como un jornalero libre , donde me agradó , sabiendo que hice mal a nadie . Mi nuevo amo a continuación, poner en con sus excusas , diciendo que él no me había pedido que viniera , y para que yo le gratificar devolviendo con Firenzuola . A esto yo le respondí que yo no era consciente de hacer mal esta última de cualquier manera, y como yo había completado sus comisiones , elegí para ser mi propio maestro y no el hombre de los demás, y que el que quería que yo me debo pedir de mí mismo . Firenzuola gritó : "Yo no pretendo que mendigar de ti mismo , yo he hecho con vosotros, no te muestres más a mi local . " Le recordé el dinero que me debía . Él me rió en la cara; en la que me dijo que si yo sabía cómo usar mis herramientas en la artesanía , así como lo había visto , yo podría ser tan hábil con la espada en reclamar el pago justo de mi trabajo. Mientras estábamos intercambiando estas palabras , un anciano que pasó para llegar , llamado Maestro Antonio, de San Marino. Él era el principal de los orfebres romanos , y había sido maestro de Firenzuola . Al escuchar lo que tenía que decir , que me llevó un buen cuidado de que él debe entender , de inmediato abrazó mi causa, y ordenó Firenzuola pagarme . La disputa con cera caliente, porque era un espadachín Firenzuola admirable , mucho mejor de lo que era un orfebre . Sin embargo, la razón se hizo escuchar , y yo retrocedí mi causa con el mismo espíritu , hasta que me yo pagué . En el curso del tiempo Firenzuola y yo nos hicimos amigos, ya petición suya yo nos quedamos padrino de uno de sus hijos .

Nota 1 . Uso de Cellini de la palabra arte para el arte u oficio de los orfebres se corresponde con "el arte " como el usado por los escritores ingleses a principios de este siglo. Ver la autobiografía de Haydon , passim .

Nota 2 . El italiano es sobbillato , lo que podría también traducirse engatusó o instigado . Pero Varchi , contemporáneo de Cellini, le da a este verbo la fuerza de usar la presión y aburrido hasta que alguien siente la necesidad de hacer algo.

XV

Fui en el trabajo con Pagolo Arsago y gané una buena cantidad de dinero, la mayor parte de los cuales yo siempre envié a mi buen padre. Al cabo de dos años , previa petición de mi padre , volví a Florencia, y me puse una vez más bajo Francesco Salimbene , con el que gané mucho, y tomé dolores continuos para mejorar en mi arte . Renové mi intimidad con Francesco di Filippo , y aunque yo era demasiado dado a placer , debido a que la música maldita, nunca me he olvidado de dedicar algunas horas del día o de la noche para estudiar. En ese momento yo formé un Corazo'n - llave de plata ( chiavaquore ) , mientras que entonces era llamado así . Esta era una faja de tres pulgadas de ancho , lo que antes se hacía para las novias , y fue ejecutado en medio relieve , con algunas pequeñas figuras en la ronda. Fue un encargo de un hombre llamado Raffaello Lapaccini . Yo estaba muy mal pagado , pero el honor que me trajo valía mucho más que la ganancia que podría haber hecho justicia por ella. Tener en este tiempo ha trabajado con muchas personas diferentes en Florencia , yo había llegado a conocer a algunos hombres dignos entre los orfebres , como por ejemplo, Marcone , mi primer maestro, pero también se encontró con otros reputados honestos , que hicieron todo lo posible a la ruina mí, y me robaron groseramente . Cuando me di cuenta de esto, me fui de su compañía, y los mantuve a los ladrones y negro - guardias. Uno de los orfebres , llamado Giovanbattista Sogliani , amablemente me acomodó con parte de su tienda, que se situó en el lado del Mercado Nuevo , cerca de la orilla del Landi . No terminé de varias piezas bonitas, y nos dio buenas ganancias , y fue capaz de darle a mi familia de mucha ayuda. Esto despertó la envidia de los hombres malos entre mis antiguos amos , que fueron llamados Salvadore y Michele Guasconti . En el gremio de los orfebres tuvieron tres grandes tiendas, y condujeron un próspero comercio . Cuando tenga conocimiento de su mala voluntad contra mí, me quejé a ciertos compañeros dignos , y comentó que deberían haber estado satisfecho con los latrocinios que practicaron en mí bajo el manto de bondad hipócrita . Esta llegando a sus oídos , amenazaron con hacerme urgentemente arrepiento de esas palabras, pero yo, que no sabía qué era el color del miedo, les prestaron poca o ninguna atención .

XVI

Sucedió un día que yo estaba apoyado en una tienda de uno de estos hombres , que me llamó , y comenzó a reprocharle parte , en parte, la intimidación . Yo le respondí que habían cumplido con su deber por mí , yo debería haber hablado de ellos lo que se habla de hombres buenos y dignos , pero como lo habían hecho el contrario , deberían quejarse de sí mismos y no de mí. Mientras estaba allí de pie y hablando , uno de ellos, llamado Gherardo Guasconti , su primo , después de haber sido tal vez poner a la altura de ellos, poner en espera a una bestia de carga pasaba . [ 1 ] Fue una carga de ladrillos . Cuando la carga me alcanzó , Gherardo empujó con tanta fuerza en mi cuerpo que yo estaba muy lastimado . Volviendo de repente todo el año y al verlo reír , le asestó un golpe tal en el templo que se cayó , aturdido, como muerto . Entonces me enfrenté ronda a sus primos , y dijo : "Esa es la manera de tratar a los ladrones cobardes de su especie ", y cuando querían hacer un movimiento sobre mí , confiando en sus números , I, cuya sangre era ahora muy arriba, establecido manos a un pequeño cuchillo que tenía, y grité : " Si uno de ustedes sale de la tienda, dejar que la otra carrera por el confesor , porque el doctor no tendrá nada que hacer aquí. " Estas palabras tan ellos asustados que ni uno solo se agitó para ayudar a su primo. Tan pronto como me había ido , los padres y los hijos corrieron a la Ocho, y declaró que los había asaltado en sus tiendas con la espada en la mano, algo que aún no se había visto en Florencia. Los magistrados me habían convocado. Me presenté ante ellos, y empecé a reprender y clamen a mí , en parte , creo , porque me vieron en mi capa , mientras que los otros estaban vestidos como ciudadanos en el manto y la capucha , [ 2 ], sino también porque mis adversarios tenían ido a las casas de los magistrados , y que había hablado con todos ellos en privado, mientras que yo, sin experiencia en la materia, no había hablado con ninguno de ellos , confiando en la bondad de mi causa . Le dije que , después de haber recibido tal indignación y el insulto de Gherardo , y en mi furia haber sólo le dio un cuadro en el oído, no pensé que merecía una reprimenda tan vehemente . Apenas tuve tiempo de terminar el cuadro de palabra , antes Prinzivalle della Stufa , [ partidario de los médici] , que fue uno de los ocho, me interrumpió diciendo : " . Usted le dio un golpe , y no un cuadro , en la oreja " La campana fue peldaño y estábamos todos ordenados a cabo , cuando Prinzivalle habló así en mi defensa a sus jueces hermano : " Mark, señores , la simplicidad de este pobre joven , que ha acusado a sí mismo de haber dado una bofetada , bajo la impresión de que esto es de menor importancia que un golpe , mientras que una caja en la oreja en el Nuevo Mercado conlleva una multa de veinticinco coronas , mientras que un golpe cuesta poco o nada. Él es un joven de talento admirables , y mantiene a su familia pobre con su trabajo en gran abundancia ; Dios quiera que nuestra ciudad tenía un montón de este tipo , en lugar de la actual escasez de ellos. "

Nota 1 . El italiano es appostò passassi che Una soma . El appostare verbo tiene el doble significado de asechanzas y arreglando algo a propósito . Las palabras de Cellini pueden significar , causó una bestia de carga al pasar.

Nota 2 . Varchi dice que un hombre que anduvo con solamente su manto o capa por día , si no fuera un soldado, tenía la reputación de un hígado enfermo. Los ciudadanos florentinos en este momento todavía llevaban el antiguo vestido de civil del vestido largo y campana llamada lucco .

 

XVII

Entre los magistrados aquí gente de radicales con capuchas levantados , que habían sido influenciados por las súplicas y las calumnias de mis oponentes , ya que todos ellos pertenecían al partido de Fra Girolamo , y estos hombres habría tenido me ha enviado a prisión y castigados sin demasiadas cerrar un ajuste de cuentas. [ 1 ] Pero la buena Prinzivalle puso fin a eso . Así que me condenó a pagar cuatro medidas de harina , que iban a dar como limosna al convento de la Murate . [ 2 ] me llamaron de nuevo , y me ordenó que no hablara una palabra so pena de su descontento , y para llevar a cabo la sentencia que había pasado. Entonces, después de darme otra severa reprimenda , nos enviaron al canciller , yo murmurando todo el tiempo : "Fue una bofetada y no un golpe ", con la que salimos de la Ocho estallar de risa. El rector nos ataba sobre sobre libertad bajo fianza en ambos lados , pero yo sólo fue castigado por tener que pagar las cuatro medidas de harina . Aunque en ese momento me sentí como si me hubieran masacrado , envié a uno de mis primos , llamado Maestro Annibale , el cirujano , el padre de Messer Librodoro Librodori , deseando que fuese una fianza para mí. [ 3 ] Se negó a venir , lo que me hizo tan enojado, que , echando humo por la furia y la inflamación como un áspid , tomé una decisión desesperada . En este punto se puede observar cómo las estrellas no hacen tanta influencia como forzar nuestra conducta. Cuando reflexioné sobre las grandes obligaciones que esta Annibale adeudaba a mi familia , mi rabia creció hasta tal punto que , volviéndose enteramente al mal, y ser también de naturaleza un tanto colérico , esperé hasta que los magistrados habían ido a cenar , y cuando yo era solo, y observó que ninguno de sus agentes me estaban viendo , en el fuego de mi ira, me fui al palacio, corrí a mi tienda, cogí un cuchillo y corrí a la casa de mis enemigos , que estaban en casa y compran juntos. Los encontré en la mesa , y Gherardo , que había sido la causa de la pelea, se arrojó sobre mí . Yo lo apuñaló en el pecho , atravesando jubón y jubón de principio a fin a la camisa , sin embargo rozando su carne o él haciendo el menor daño posible en el mundo. Cuando sentí que mi mano entra, y oí la ropa de lágrimas , pensé que lo había matado , y verlo caer golpeó el terror a la tierra , grité : " Traidores , este día es el día en que me refiero a asesinarte . todos " Padre , madre y hermanas , pensando que el último día habían venido, se arrojaron sobre sus rodillas , gritando por misericordia con todas sus fuerzas ; pero viendo que no ofrecieron resistencia, y que se le extendía por muertos a la suelo, pensó que también basar una cosa a tocarlos. Corrí asalto por la escalera , y cuando llegué a la calle, me encontré con todo el resto de la casa, más de doce personas , una de ellas se habían apoderado de una pala de hierro , otro de un tubo de hierro grueso, uno tenía un yunque, algunos de les martillos y algunos garrotes . Cuando llegué entre ellos, furioso como un toro loco , me lancé cuatro o cinco a la tierra, y caí con ellos yo mismo , con el objetivo continuamente mi daga ahora en uno y ahora en otro. Los que se quedaron en posición vertical recorrían las dos manos , con toda su fuerza , dándole mí con martillos , garrotes , y el yunque , pero puesto que Dios no interviene en algún momento gracias a Dios , Él lo que ordenó que ni ellos ni yo hicimos ningún daño el uno al otro . Sólo perdí mi gorra , en el que mis adversarios incautaron , aunque habían huido de él antes, y golpearon a él con todas sus armas. Luego , buscaron entre sus muertos y heridos , y vieron que ni un solo hombre resultó herido.

Nota 1 . Cellini llama a estos magistrados arronzinati cappuccetti , un término que corresponde a nuestras cabezas redondas . El partido democrático o anti- Médicis en Florencia en ese momento , que se adhirió a los principios republicanos de Fra Girolamo Savonarola , se distinguieron por el uso de las largas colas de las capuchas retorcidos y volvió la cabeza . Cellini muestra sus simpatías mediceas utilizando este término despectivo , y por la mención de honor que hace de Prinzivalle della Stufa

Nota 2 . Un convento de monjas cerca immured .

Nota 3 . La palabra que hemos traducido masacrados anterior es Assassinato . Ocurre con frecuencia en italiano de este período, e indica la extremidad del mal y la indignación .

XVIII

Me fui en la dirección de Santa Maria Novella , y tropezando contra Fra Alessio Strozzi , quien por cierto yo no sé, yo rogué este buen fraile por el amor de Dios para salvar mi vida , desde que había cometido un gran fallo . Él me dijo que no tienen miedo , porque había hecho yo todo pecado en el mundo, yo estaba todavía con la máxima seguridad en su pequeña celda.

Después de aproximadamente una hora , las ocho , en una reunión extraordinaria , causó una de las prohibiciones más terribles que jamás se escucharon de ser publicado en mi contra , anunciando fuertes sanciones contra los que me debería dar refugio ni saber dónde estaba yo, sin tener en cuenta para realizar o a la calidad de mi protector . Mi pobre padre afligido fue a los ocho , se tiró de rodillas , y oró por la misericordia para su hijo joven desafortunado. Entonces uno de esos tipos radicales , sacudiendo la cresta de su retorcido campana , se levantó y se dirigió a mi padre con estas palabras insultantes : [ 1 ] " Levántese de ahí, y vete a la vez, porque mañana vamos a enviar a su hijo a . el país con las lanzas " [ 2 ] Mi pobre padre tenía todavía el espíritu de responder : " . lo que Dios haya ordenado, que vas a hacer , y no una jota o poco más " Whereto el mismo hombre le respondió que por cierto Dios había ordenado como había hablado . Mi padre dijo : " Los me consuela el pensamiento de que usted no sabe a ciencia cierta ", y dejar que su presencia , él vino a visitarme , junto con un joven de mi edad , llamado Pierro di Giovanni Landi - amamos unos a otros como si nosotros hubiésemos sido hermanos .

Bajo su manto el muchacho llevaba una espada de primer nivel y una espléndida cota de malla , y cuando me encontraron , mi valiente padre me contó lo que había sucedido , y lo que los magistrados le habían dicho . Luego me dio un beso en la frente y en los dos ojos , y me dio su abundante bendición, diciendo : " Que el poder de la bondad de Dios será tu protección ", y llegar a mí la espada y la armadura , él me ayudó con sus propias manos para poner en ellos . Luego agregó : " Oh , mi buen hijo, con estas armas en tu mano quizá harás ya sea en vivo o morir. " Pier Landi , que estaba presente, mantuvo derramando lágrimas , y cuando él me había dado diez coronas de oro , que le pidió que se retire algunos pelos de la barbilla , que fueron los primeros en bajar de mi virilidad . Frate Alessio me disfrazó como un fraile y me dio un hermano lego ir conmigo . [ 3 ] Salir del convento , y que sale de la ciudad por la puerta del Prato , me fui a lo largo de las paredes hasta la Piazza di San Gallo. Entonces subí la pendiente de Montui , y en una de las primeras casas allí me encontré con un hombre que se llama Il Grassuccio , el propio hermano de Messer Benedetto da Monte Varchi . [ 4 ] Me arrojé la ropa a mi monje , y se convirtió una vez más a un hombre. Luego montamos dos caballos, que estaban esperando allí para nosotros , y nos fuimos por la noche a Siena. Grassuccio volvió a Florencia , buscó a mi padre, y le dio la noticia de mi escape seguro . En el exceso de su alegría , parecía un millar de años con mi padre hasta que se reúna el miembro de los Ocho que lo había insultado , y cuando se encontró con el hombre , dijo: "Nos vemos , Antonio, que era Dios ¿quién sabía lo que tenía que pasar a mi hijo, y no a ti mismo " a lo que el compañero respondió :" ¿ Sólo le dejes otra vez en nuestras garras " y mi padre :" ¡ voy a pasar mi tiempo para agradecer a Dios que Él ha rescatado él desde que el destino " .

Nota 1 . Un di Queli arrovellati scotendo la Cresto dello arronzinato cappuccio . Véase más arriba , p . 31 . Los demócratas en el día de Cellini fueron llamados a Florencia Arrabbiati o Arrovellati . En los días de Savonarola este apodo se había dado al partido ultra - Médicis o Palleschi .

Nota 2 . Lanciotti . Existen algunas dudas acerca de esta palabra . Pero significa claramente hombres armados con lanzas , a disposición de la Señoría .

Nota 3 . Un converso , un encargado de los monjes.

Nota 4 . Benedetto da Monte Varchi fue el célebre poeta , erudito e historiador de Florencia , más conocido como Varchi . Otro de sus hermanos era un médico de gran reputación en Florencia. Ellos continuaron durante toda la vida de Cellini a vivir en condiciones de intimidad con él .

XIX

AT Siena Esperé a que el correo a Roma, que después me uní , y cuando pasamos por la Paglia , nos encontramos con una noticia de mensajería en libros del nuevo Papa , Clemente VII . A mi llegada a Roma, me fui a trabajar en el taller del maestro orfebre Santi . Estaba muerto , pero un hijo suyo continuó el negocio . No trabajó él mismo, pero confió todas sus comisiones a un joven llamado Lucagnolo de Jesi , un país hermano , que cuando aún era niño había entrado en servicio de Santi . Este hombre fue corta pero bien proporcionado , y era un artesano más hábil que cualquiera a quien yo había conocido con hasta ese momento; notable para instalaciones y excelente en el diseño. Ejecutó gran plato único : es decir , los floreros de la máxima belleza , tazones , y tales piezas. [ 1 ] Tener ponerme a trabajar allí , empecé a hacer un poco de candelabros para el obispo de Salamanca , un español . [ 2 ] Ellos estaban ricamente perseguidos , por lo que ese tipo de trabajo admite. Un alumno de Raffaello da Urbino llama Gian Francesco , y comúnmente conocida como Il Fattore , fue un pintor de gran capacidad , y de estar en términos de amistad con el obispo , él me presentó a su favor , por lo que obtuve muchas comisiones de ese prelado , y se ha ganado considerables sumas de dinero. [ 3 ]

Durante ese tiempo fui a dibujar, a veces en la capilla de Miguel Ángel , ya veces en la casa de Agostino Chigi de Siena , que contenía muchas pinturas incomparables de la mano de ese gran maestro de Raffaello . [ 4 ] Esto lo hizo en los días de fiesta , porque la casa estaba entonces habitada por Messer Gismondo , el hermano de Agostino . Ellos empenachados sí mismos excesivamente cuando vieron los jóvenes de mi clase que vienen a estudiar en sus palacios. La esposa de Gismondo , notando mi presencia frecuente en esa casa - que era una dama tan cortés como podría ser, y de una belleza sorprendente - se acercó a mí un día, miró mis dibujos, y me preguntó si yo era un escultor o un pintor ; a quien le dijo que yo era un orfebre . Ella comentó que dibujé demasiado bien para un orfebre , y habiendo hecho una de sus doncellas de espera traer un lirio de los mejores diamantes engastados en oro , se lo mostró a mí, y me pidió que valoro . Yo valoraba que en 800 coronas. Luego dijo que casi me había dado en el blanco , y me preguntó si me sentía capaz de poner las piedras muy bien. Me dije que debía mucho como para hacerlo, y comencé antes de que sus ojos para hacer un pequeño bosquejo de ella, trabajando todo el mejor por el placer que tomé en la conversación con tan encantadora y agradable una dama . Cuando hubo terminado el boceto, otra dama romana de gran belleza se unió a nosotros , que había sido anteriormente, y ahora de descender a la planta baja, preguntó Madonna Porzia lo que estaba haciendo allí. Ella respondió con una sonrisa : "Yo estoy divirtiendo viendo este joven digno en su dibujo , él es tan bueno como él es guapo . " Yo tenía en ese momento adquirió un poco de seguridad, mezclados , sin embargo , con un poco de timidez honesto ; así que me sonrojé y le dije : La dama , también ligeramente sonrojada , dijo: " Tal como soy, señora, voy a estar siempre más dispuestos a servirle . ": " tú sabes bien que yo quiero que me sirvas ; " y llegar me la azucena , me dijo que se lo quite , y me dio además veinte coronas de oro que tenía en su bolso , y ha añadido: " Ponme la joya a la manera que usted ha esbozado , y guardar para mí la edad de oro en la que se ahora se establece " en esta la dama romana observó : " . . Si yo estuviera en el cuerpo de aquel joven , que debería ir fuera sin pedir permiso " Madonna Porzia respondió que virtudes rara vez están en casa con los vicios, y que si lo hacía de tal cosa , debo desmentir enérgicamente mis buenas miradas de un hombre honrado. Entonces volviéndose , cogió la mano de la dama romana , y con una agradable sonrisa , dijo : " Adiós, Benvenuto . " Me alojé en un corto periodo de tiempo en el dibujo que estaba haciendo , que era una copia de un Jove de Raffaello . Cuando lo terminé y salió de la casa, me puse a hacer un pequeño modelo de cera, con el fin de mostrar como la joya se vería cuando se terminó . Esto me llevó a Madonna Porzia , a quien encontré con la misma mujer romana. Ambos estaban muy satisfechos con mi trabajo, y me trataron tan amablemente que , siendo un tanto envalentonado , le prometí a la joya debe ser dos veces mejor que el modelo. De acuerdo con ello me puse manos a la misma, y en doce días que terminé en la forma de una flor de lis , como he dicho anteriormente, adornando con pequeñas máscaras , los niños y los animales, exquisitamente esmaltados , con lo que los diamantes que formaban el lirio se duplicó con creces en efecto .

Nota 1 . Cellini llama a este grosseria .

Nota 2 . Don Francisco de Bobadilla. Llegó a Roma en 1517, estaba encerrado con Clemente en el castillo de Sant'Angelo en 1527 , y murió en 1529 , después de su regreso a España .

Nota 3 . Este pintor , Gio . Francesco Penni , apodado Il Fattore , ayudó a Rafael en sus frescos romanos y era muy querido por él. Junto con Giulio Romano completó las Estancias imperfecta del Vaticano.

Nota 4 . Cellini aquí alude a la Capilla Sixtina y de la Villa Farnesina , en Trastevere , construido por el banquero de Siena, Agostino Chigi . Fue aquí que Rafael pintó su Galatea y toda la fábula de Cupido y Psique .

XX

Mientras trabajaba en esta pieza, Lucagnolo , de cuya habilidad antes de que yo he hablado , mostró un considerable descontento , me decía una y otra vez que yo podría adquirir más ganancias y el honor ayudándole a ejecutar plato grande , como lo había hecho en primero . Le hice a responder que, siempre que he elegido , siempre debo ser capaz de trabajar en grandes piezas de plata , sino para que ese tipo de cosas en el que yo estaba ahora comprometido no se encargaron todos los días , y fuera de su puesta no menos honor que gran plato de plata , también hubo más beneficio que se hizo por ellos. Él me rió en la cara, y dijo : " Espera y verás , Benvenuto , porque en el momento en que haya terminado ese trabajo tuyo , me apresure a haber terminado este jarrón , que tomé en la mano cuando se hizo la joya , y entonces la experiencia os enseñará qué beneficio voy a obtener de mi vaso, y lo que se obtiene de su ornamento " le respondí que estaba muy contento de hecho entrar en un concurso de este tipo con tan buen artesano como él, porque. al final mostraría quién de nosotros estaba equivocado . En consecuencia , tanto el uno y el otro de nosotros , con una sonrisa burlona en los labios , se inclinó la cabeza en sombría seriedad al trabajo , que ambos eran ahora deseoso de llevar a cabo , de modo que después de unos diez días , cada uno había terminado su tarea con gran delicadeza y habilidad artística .

Lucagnolo de fue una gran pieza de plata , que se utiliza en la mesa del Papa Clemente , en la que él la arrojó lejos trocitos de hueso y la corteza de diversas frutas , mientras que comer ; un objeto de ostentación y no por necesidad . El jarrón fue adornada con dos asas finas , junto con muchas máscaras , pequeños y grandes , y las masas de follaje encantador , en tan exquisito estilo de la elegancia como se podía imaginar ; al ver que me dijo que era el más hermoso jarrón que nunca puse los ojos en . Pensando que me había convencido , Lucagnolo respondió : " Su trabajo me parece no menos bella , pero pronto nos percibir la diferencia entre los dos. " Entonces él tomó su vaso y se lo llevó al Papa , que estaba muy complacido con él , y ordenó de inmediato que se debe prestar a la tasa ordinaria de dicho plato grande. Mientras tanto, me llevé la mía a Madonna Porzia , quien lo miró con asombro, y me dijo que ahora que había superado mi promesa. Entonces ella me pidió que pido mi recompensa lo que me gustaba , porque le parecía mi desierto era tan grande que si yo anhelaba un castillo que apenas me podía recompensar , pero puesto que no estaba en sus manos para otorgar, añadió riendo que debe pedir lo que estaba en su poder . Le respondí que la mayor recompensa que podía desear para mi trabajo fue haber satisfecho su señoría . Luego , sonriendo a mi vez , e inclinándose hacia ella, me despedí , diciendo que quería ninguna recompensa más que eso. Se volvió hacia la dama romana y dijo : " . Usted ve que las cualidades que discernir en él están acompañados por las virtudes , y no los vicios " Ambos expresaron su admiración , y luego Madonna Porzia continuó : "Amigo Benvenuto , ¿has oído nunca dijo que cuando los pobres dan a los ricos , el diablo se ríe ", le contesté :" ¿ Muy cierto ! y, sin embargo , en medio de todas sus angustias , me gustaría esta vez para verlo reír ", y como me despedí , me dijo que esta vez no tenía voluntad de otorgar a él que el favor .

Cuando volví a la tienda, Lucagnolo tenía el dinero para su florero en un paquete de papel , y en mi llegada gritó : " . Venid y comparar el precio de la joya con el precio de mi placa ", le dije que tenía que dejar las cosas como estaban hasta el día siguiente , porque esperaba que así como mi trabajo en su tipo no era menos relevante que la suya, así que debería ser capaz de mostrarle un precio bastante igual para él.

XXI

Al día siguiente , Madonna Porzia envió un mayordomo de ella a mi tienda , que me llamó, y poniendo en mis manos un paquete de papel llena de dinero de su señora, me dijo que ella no elige el diablo debe tener su todo reír a : por el cual ella dio a entender que el dinero enviado a mí, no estaba todo el pago merecido por mi industria , y otros mensajes fueron añadí digno de tan cortés a una dama. Lucagnolo , que ardía de comparar su paquete con la mía, irrumpió en la tienda , y luego en presencia de doce oficiales y algunos vecinos , deseosos de contemplar el resultado de este concurso , se apoderó de su paquete, con desprecio exclamando " Ou ! ou " tres o cuatro veces, mientras que vertió su dinero en el mostrador con gran estruendo . Eran veinticinco coronas en giulios , y le pareció que el mío sería cuatro o cinco coronas di moneta . [ 1 ] Yo , por mi parte , aturdido y sofocado por sus gritos , y por el aspecto y las sonrisas de los que estaban allí , primero se asomó en mi paquete , y luego, después de ver que no contenía nada más que el oro, me retiré a un extremo del mostrador , y , manteniendo mis ojos bajos y sin hacer ningún ruido en absoluto , lo levanté con las dos manos de repente por encima de mi cabeza, y vacié como una tolva de molino. [ 2 ] Mi moneda era el doble que la suya, lo que provocó los espectadores , que habían fijado sus ojos en mí con un poco de burla, a la vuelta de repente a él y decir : " Lucagnolo , piezas de Benvenuto , siendo todo de oro y dos veces más muchos como el tuyo , crea un efecto mucho más fino "Pensé que con toda seguridad que , lo que los celos y qué vergüenza, Lucagnolo habría caído muerto sobre el terreno; . y aunque tomó la tercera parte de mi ganancia, desde que era un jornalero ( pues tal es la costumbre del comercio , dos tercios de caer al trabajador y un tercio de los maestros de la tienda), pero la envidia desconsiderado tenido más poder en él que la avaricia : se debe de hecho haber trabajado bastante para otro lado , que ser el hijo de un campesino de Jesi . Maldijo su arte y los que lo enseñó él, prometiendo que a partir de entonces él nunca trabajaría en un plato grande , sino dar toda su atención a las baratijas de prostíbulos , ya que estaban tan bien pagados . Igualmente enfurecido por mi parte, le contesté , que cada pájaro cantaba su propia nota , que hablaba a la manera de las casuchas que vino de , sino para que me atreví juro que yo debería tener éxito con facilidad en la toma de su madera lubberly , mientras que lo haría nunca tener éxito en mis baratijas burdeles . [ 3 ] Así me lancé fuera en una pasión, diciéndole que pronto lo iba a demostrar que hablé la verdad . Los transeúntes declararon abiertamente en contra de él , sujetándolo por un patán , como de hecho lo fue , y yo por un hombre , como lo había demostrado a mí mismo .

Nota 1 . Scudi di Giuli y escudos di moneta . El Giulio era una moneda de plata de 56 céntimos italianas. El escudos di moneta valía 10 giulios . Cellini fue pagado en coronas de oro , que tenían un valor mucho más alto . El Escoda y el ducato en esta época fueron contados en [ 7 ] liras , la lira a 20 sueldos .

Nota 2 . El paquete fue en forma de embudo , y Cellini vierte las monedas desde el extremo ancho .

Nota 3 . Las dos frases del argot traducidas anteriormente son bordellerie y coglionerie .

XXII

SIGUIENTE día , fui a agradecerle Madonna Porzia , y le dije que su señoría había hecho lo contrario de lo que ella dijo que lo haría , por que mientras yo quería hacer reír al diablo , le había hecho una vez más negar a Dios . Los dos nos reímos gratamente en esto, y ella me dio otras comisiones para el trabajo fino y sustancial.

Mientras tanto , me las ingenié , por medio de un alumno de Raffaello da Urbino, para obtener una orden del obispo de Salamanca para uno de los grandes vasos de agua llamados acquereccia , que se utilizan para adornos para colocar en los aparadores . Quería una pareja formada de igual tamaño , y uno de ellos le confió a Lucagnolo , el otro para mí. Giovan Francesco , el pintor ya he mencionado, nos dio el diseño . [ 1 ] De acuerdo con ello me puse la mano con maravillosa de buena voluntad a este pedazo de placa , y acomodaron con una parte de su taller por un milanés llamado Maestro Giovan Piero della Tacca . Después de haber hecho mis preparativos , calculé la cantidad de dinero que debería necesitar para ciertos asuntos de la mía, y envié todo el resto para ayudar a mi pobre padre .

Dio la casualidad que justo cuando este se estaba pagando a él en Florencia, se topó con uno de esos radicales que estaban en el Ocho en el momento en que me metí en ese pequeño problema allí. Era el mismo hombre que él había abusado tan groseramente , y que juró que sin duda debe ser enviado al país con las lanzas . Ahora este hombre tenía algunos hijos de muy mala moral y reputación , por lo cual mi padre le dijo: " Las desgracias puede ocurrir a cualquiera , especialmente a los hombres de humor colérico cuando se encuentran en el derecho , así como me pasó a mi hijo, ¡pero el resto de su vida dan testimonio de cómo virtuosamente lo he planteado . Quiera Dios , para su bienestar , que sus hijos puede actuar ni peor ni mejor hacia usted que el mío hacer para mí. Dios me vuelve capaz de criarlos como lo he hecho ; . Y donde mi propio poder no pudo llegar , -Fue Él quien los rescató , en contra de sus expectativas , de sus manos violentas " A la salida del hombre, él me escribió todo esto historia , rogándome por el amor de Dios para la práctica de la música , a veces, con el fin de que no podría perder el logro bien que él me había enseñado con tanto apuro. La carta para desbordó con expresiones de afecto paternal tierno , que me conmovió hasta las lágrimas de piedad filial , resolver , antes de morir, le gratificar con creces lo que se refiere a la música. Así Dios nos concede esas bendiciones legales que pedimos en la oración , sin dudar.

Nota 1 . Es decir, Il Fattore . Véase más arriba , p . 34 .

XXIII

MIENTRAS estaba empujando hacia delante el jarrón de Salamanca, que tenía sólo un pequeño niño como ayuda , a quien había tomado en la súplica de los amigos , y la otra mitad en contra de mi propia voluntad , para ser mi trabajador . Fue alrededor de catorce años de edad, llevaba el nombre de Paulino , y era hijo de un burgués romano , que vivió en el ingreso de sus bienes. Paulino fue el mejor educado, el más honesto , y el niño más hermoso que he visto en toda mi vida. Sus maneras modestas y las acciones , junto con su belleza superlativa y su devoción a mí mismo , criados en mí como un gran afecto por él como el pecho de un hombre puede tener . Este amor apasionado me llevó muchas veces a deleitar el muchacho con la música , porque he observado que sus características maravillosas , que por complexión llevaban un tono de melancolía modesta , se iluminaron , y cuando llevé a mi corneta , irrumpieron en una sonrisa tan encantadora y tan dulce , que no me maravillo de las historias absurdas que los griegos han escrito sobre las deidades del cielo. De hecho, si mi hijo hubiera vivido en aquellos tiempos , probablemente habría vuelto la cabeza aún más . [ Gli Arebbe fatti più uscire de ' gangheri ; habría tomado ellos aún más fuera de las bisagras. ] Él tenía una hermana , llamada Faustina , más hermoso , verdaderamente creo yo , que Faustina acerca del cual los viejos libros de chismes que sí. A veces me llevaba a su viña, y , hasta donde yo puedo juzgar , se me ocurrió que un buen padre de Paulino me habría acogido como un hijo-en- ley. Este asunto me llevó a jugar más de lo que yo estaba acostumbrado a hacer.

Sucedió entonces que uno Giangiacomo de Cesena , un músico en la banda del Papa , y un muy excelente intérprete , enviaron palabra a través de Lorenzo , el trompetista de Lucca , que ahora está en el servicio de nuestro duque , para preguntar si yo estaba dispuesta a ayudar ellos al del Papa Ferragosto , jugando soprano con mi corneta en algunos motetes de gran belleza seleccionado por ellos para esa ocasión . A pesar de que tenía el mayor deseo de terminar el jarrón que había comenzado , sin embargo , ya que la música tiene un encanto maravilloso de su propia , y también porque deseaba complacer a mi anciano padre , he consentido en unirse a ellos. Durante ocho días antes de la fiesta practicamos dos horas al día juntos , y luego en el primero de agosto fuimos al Belvedere, y mientras el Papa Clemente estaba en la mesa , jugamos los motetes cuidadosamente estudiados tan bien que su Santidad protestó que nunca había oído la música más dulce ejecutado o con una mejor armonía de las partes . Mandó llamar a Giangiacomo , y le preguntó de dónde y cómo había adquirido una corneta para soprano tan excelente, y preguntó sobre todo quién era yo. Giangiacomo le dijo mi nombre en su totalidad. Con lo cual el Papa dijo : "¿ Así que , entonces, él es el hijo del Maestro Giovanni " Al ser aseguré que era, el Papa expresó su deseo de tenerme en su servicio a las otras los bandsmen . Giangiacomo respondió : " Más bienaventurado padre , no puedo fingir por la certeza de que obtendrá él, por su profesión, a la que se dedica con asiduidad , es la de un orfebre , y trabaja en ella milagrosamente bien, y gana por que es mucho más . lo que él podía hacer por jugar " a lo que el Papa añadió : " Yo soy el mejor inclinado a él ahora que lo encuentre poseedor de un talento más de lo que esperaba. Ver que obtiene el mismo salario que el resto de ustedes , y dile de mi parte a unirse a mi servicio, y que voy a encontrar trabajo suficiente por el día para que él haga en su otro comercio " Luego extendiendo su mano, él . le dio cien escudos de oro de la cámara en un pañuelo , y dijo : [ La Cámara Apostólica era Hacienda romano. ] " dividen estos para que pueda tomar su parte . "

Cuando Giangiacomo dejó el Papa , él vino a nosotros, y relacionado con detalle todo lo que el Papa había dicho , y después de dividir el dinero entre los ocho de nosotros , y por darme mi parte , me dijo : "Ahora me voy a has inscrito entre nuestra compañía ", le contesté : " . . Deje pasar el día ; mañana te daré mi respuesta : "Cuando los dejé , me fui meditando si debía aceptar la invitación , ya que no pude pero sufren si yo abandoné los estudios nobles de mi arte. La noche siguiente, mi padre se me apareció en un sueño, y me suplicó con lágrimas de afecto más tierno , el amor y la de Dios , para entrar en este compromiso . Me pareció que le contesté que nada me induciría a hacerlo. En un instante, él asumió tan horrible aspecto que me asusta de mi ingenio , y gritó : "¡ Si no lo hace , usted tendrá la maldición de un padre, pero si lo hace, puede que usted esté siempre bendecido por mí " Cuando desperté , me encontré , por mucho miedo , de tener yo inscrito . Entonces le escribí a mi anciano padre , diciéndole que la noticia, que tanto le afectó de alegría extrema que un súbito ataque de la enfermedad lo llevó , y casi lo llevó al borde de la muerte . En su respuesta a mi carta , me dijo que él también había soñado casi lo mismo que yo tenía.

XXIV

Sabiendo ahora que había gratificado deseo honesto de mi padre, me puse a pensar que todo iba a prosperar conmigo a un final glorioso y honorable. En consecuencia, me puse con la industria infatigable a la realización del jarrón que había comenzado a Salamanca. Ese prelado era un hombre muy extraordinario, extremadamente rica , pero difícil de complacer. Envió a diario para aprender lo que estaba haciendo , y cuando su mensajero no me encontraba en casa , rompió en furia , diciendo que iba a tomar el trabajo de mis manos, y darlo a los demás hasta el final. Esto vino de mi esclavitud a la que la música maldita. Aún así he trabajado con diligencia día y noche, hasta que, cuando me había traído mi trabajo a un punto en el que podría ser exhibido , presenté a la inspección del Obispo . Esto por lo que aumentó su deseo de verlo terminado que lo sentía que había mostrado . Al final de tres meses, lo tenía listo , con pequeños animales y el follaje y las máscaras , tan bella como uno podría esperar para ver . Tan pronto como fue hecho de lo que yo lo envié por mano de mi trabajador, Paulino , para mostrar que el artista pueda Lucagnolo , de los que he hablado anteriormente. Paulino , con la gracia y la belleza que le pertenecía a él , dijo lo siguiente : " Messer Lucagnolo , Benvenuto me manda decir que él ha enviado a mostrar sus promesas y su madera , esperando a cambio de ver desde que sus baratijas . " Este mensaje dado, Lucagnolo tomó el vaso y lo examinó detenidamente , y luego le dijo a Paulino : " muchacho Fair , dile a tu amo que él es un gran artista y capaz , y que le ruego que sea dispuesto a que me para un amigo, y no participar en alguna otra cosa "La misión de ese muchacho virtuoso y maravilloso me causó la mayor alegría ; . y luego el vaso fue llevado a Salamanca , quien ordenó que se valora . Lucagnolo participó en la valoración, estimación y lo elogió por encima de mi propia opinión. Salamanca , levantando el vaso , lloró como un verdadero español : "Juro por Dios que voy a tomar el tiempo en pagarle como él se ha quedado en lo que es . " Cuando me enteré de esto, me puse en extremo , y se redujo a maldiciendo a toda España y todo el que deseó lo mejor a ella.

Entre otros bellos adornos , este jarrón tenía un mango, hecho de una sola pieza , con más delicado mecanismo , que, cuando fue tocado un resorte, se puso de pie encima de la boca de ella. Si bien el prelado un día fue ostentosamente exhibiendo mi jarrón para ciertos caballeros españoles de su séquito , sucedió que uno de ellos , al monseñor de dejar la habitación, comenzó aproximadamente a trabajar el mango, y como el gentil resorte que movió no podía soportar su violencia gamberro , que se rompió en la mano. Consciente de lo mal que había hecho, él pidió al mayordomo que estaba a cargo de la goma del Obispo para llevarlo a la maestra que lo había hecho , para que él a reparar , y se comprometió a pagar a qué precio -preguntó él, con tal de que se establece en los derechos en el una vez . Así que el vaso llegó una vez más en mis manos , y me prometió ponerla sin demora a fin , que de hecho lo hice. Fue traído a mí antes de la cena , y a los veintidós dos el hombre que lo trajo devuelta , todo en un sudor , porque había corrido todo el camino, Monseñor habiendo volvió a preguntar por él para mostrar a otros caballeros. [ 1 ] El mayordomo, entonces, sin darme tiempo a pronunciar una palabra, gritó : " . Rápido, rápido , llevar el jarrón " Yo, que quería actuar en el ocio y no renunciar a él, le dije que no lo hice quiero ser tan rápido. La porción - hombre se metió en una rabia tal que él hizo como que iba poner una mano a su espada , mientras que con la otra se amenazó con romper la tienda abierta . A esto yo puse fin a la vez con mi propia arma , utilizando con el mismo lenguaje de espíritu , y diciendo : "Yo no voy a darle a usted ! Ve y dile a Monseñor , vuestro señor , que yo quiero el dinero para mi trabajo antes de dejar que se deje esta tienda. "Cuando el compañero vio que no podía obtenerla por fanfarrón , cayó a mí la oración, como se reza en la Cruz, declarando que si yo sólo dejarlo, él se encargaría yo debería pagar. Estas palabras no me hacen te apartes de mi propósito , pero yo seguí diciendo lo mismo . Por fin , desesperado de éxito, él juró que venir con los españoles lo suficiente como para trocear . Luego se echó a correr , mientras que yo, que inclina a creer en parte en su ataque asesino , decidí que iba a defenderme con valentía . Así que me dio un poco de arma admirable listo , que he usado para juego de disparos , y murmuré para mis adentros : " . Quien me roba mi propiedad y el trabajo puede tomar mi vida también , y Benvenuto " A pesar de que llevaba en este debate en mi propia mente , una multitud de españoles inscritos, encabezados por su mayordomo , quien, con la temeridad testarudo de su raza, los invitó a entrar y tomar el vaso y me dan una buena paliza. Al oír estas palabras , les mostré el cañón de mi arma, y se preparó para disparar , y clamé a gran voz : " Judios renegados , traidores , ¿es así que uno se rompe en las casas y comercios de nuestra ciudad de Roma? Ven como muchos de ustedes como ladrones como , una más cerca de pulgada a esta ventanilla , y te vuelo todos los sesos con mi arma " . Entonces me di la boca del cañón hacia su mayordomo , y haciendo como si me descargarla , gritó : " y tú gran ladrón, que están incitando ellos , quiero decir que matarte primero . " Dio una palmada espuelas a la jaca en el que viajaba , y emprendió la huida precipitada . La conmoción que estábamos haciendo despertado a todos los vecinos , que venían hacinamiento ronda , junto con algunos caballeros romanos que acertó a pasar , y gritó : "No , pero matar a los renegados , y vamos a estar a tu lado . " Estas palabras tuvieron el efecto de asustar a los españoles en buena serio . Se retiraron , y se vieron obligados por las circunstancias a relacionar todo el asunto a Monseñor . Siendo un hombre de orgullo desmedido , que calificó los miembros de su casa , tanto por haber cometido un acto de violencia, y también porque , después de haber comenzado , no se habían ido adelante con ella . En esta coyuntura, el pintor , que había estado interesado en el asunto , entró, y el obispo le pidió que vaya y me dice que si yo no me llevé el vaso a la vez , haría picadillo a mí, pero si lo traje , que tendría que pagar su precio hacia abajo. Estas amenazas fueron tan lejos de mí aterrador , que yo le mandé decir que iba inmediatamente a poner mi caso ante el Papa .

Mientras tanto, su ira y el miedo se calmaron ; tras lo cual , siendo garantizada por algunos nobles romanos de alto grado que el prelado no me haría daño , y tener la seguridad de que yo debería ser pagado , yo mismo armado con un gran puñal y mi buen abrigo de correo, y yo betook a su palacio , donde se había elaborado toda su casa . Entré , y Paulino seguí con el vaso de plata . Era igual que pasa a través del zodiaco , ni más ni menos , porque uno de ellos tenía la cara del león , otra la del escorpión, un tercio del cangrejo. Sin embargo , pasamos adelante a la presencia del cura pícaro , que brotaba un torrente de ese lenguaje , ya que sólo los sacerdotes y los españoles tienen a su disposición . A cambio nunca Alcé los ojos para mirarlo , ni respondía palabra por palabra. Eso pareció aumentar el ardor de su ira, y haciendo que el papel que se ponga delante de mí, él me mandó a escribir un reconocimiento en el sentido de que yo había sido ampliamente satisfecho y pagado en su totalidad . Entonces levanté mi cabeza, y me dijo que debía estar muy contento de hacerlo cuando yo había recibido el dinero. Furia del Obispo continuó aumentando ; amenazas y recriminaciones eran arrojada sobre , pero por fin el dinero fue pagado , y escribí el recibo. Entonces salí , me alegro de corazón y de muy buen humor .

Nota 1 . Los italianos contada tiempo desde la puesta del sol hasta el atardecer , contando veinticuatro horas . Veinte y dos fue , por tanto, dos horas antes del anochecer. Una hora de la noche fue una hora después de caer la noche, y así sucesivamente. Por este sistema de ajuste de cuentas , está claro que las horas varían con la temporada del año , y si no sabemos el mes exacto en el que tuvo lugar un acontecimiento , no podemos traducir cualquier hora en términos de nuestro propio sistema.

 

XXV

Cuando el Papa Clemente escuchó la historia - que había visto el vaso antes, pero no le fue mostrada como mi trabajo - expresó mucho placer y habló con gusto en mi alabanza , diciendo públicamente que se sentía muy favorablemente hacia mí. Esto hizo Monseñor Salamanca , que se arrepientan que había intimidó sobre mí , y con el fin de compensar nuestra disputa , envió el mismo pintor para informarme que tenía la intención de darme grandes comisiones . Le contesté que yo estaba dispuesto a llevar a cabo , pero que debería requerir a pagar por adelantado. Este discurso también llegó a oídos del Papa Clemente , y lo hizo reír a carcajadas. Cardenal Cibo estaba en la presencia , y el Papa le narró toda la historia de mi disputa con el obispo . [ 1 ] Luego se dirigió a uno de los suyos , y le ordenó que fuera en mí el suministro con el trabajo para el palacio . Cardenal Cibo me mandó llamar , y después de algún tiempo pasado en agradable conversación , me dio la orden para un gran jarrón , más grande que Salamanca . Asimismo obtuve comisiones del cardenal Cornaro , y muchos otros de la Santa Escuela , especialmente Ridolfi y Salviati , todos ellos me mantienen bien empleado , por lo que he ganado un montón de dinero. 2

Madonna Porzia ahora me aconsejó abrir una tienda de la mía. Esto lo hizo, y nunca dejó de trabajar para que el excelente y amable señora, que me hizo extremadamente bien , y por cuyos medios tal vez fue que vine a hacer una figura en el mundo.

Contraje estrecha amistad con el señor Gabbriello Ceserino , en ese momento Gonfaloniere de Roma, y ejecutado muchas piezas para él. Uno, entre el resto , es digno de mención . Fue una gran medalla de oro para pegarlos en el sombrero. Grabé sobre ella Leda con su cisne , y siendo muy complacido con la mano de obra , me dijo que quisiera tenerlo valorado , para que yo fuese pagado correctamente. Ahora, dado que la medalla fue ejecutada con una habilidad consumada , los tasadores del comercio establecieron un precio mucho más alto en él de lo que había pensado. Por lo tanto, me quedé con la medalla, y no tengo nada para mis dolores. El mismo tipo de aventuras que pasó en este caso como en el de jarrón de Salamanca. Pero pasaré esos asuntos brevemente , para que no me impiden de decir las cosas de mayor importancia .

Nota 1 . Innocenzio Cibo Malaspina , Arzobispo de Génova, y sobrino de Lorenzo de ' Medici . Él era un prelado de gran riqueza y un gran mecenas de las artes y las letras.

Nota 2 . Marco Cornaro era hermano de Catalina , la reina de Chipre. Obtuvo el sombrero en 1492. Niccolò Ridolfi fue un sobrino de León X Giovanni Salviati , hijo de Jacopo se mencionó anteriormente , también fue un sobrino de León X , quien le dio el sombrero en 1517.

XXVI

DESDE estoy escribiendo mi vida, debo de vez en cuando divergen de mi profesión con el fin de describir con brevedad, si no en detalle , algunos incidentes que no tienen relación con mi carrera como artista. En la mañana del día de San Juan me encontraba cenando con varios hombres de nuestra nación , pintores , escultores , orfebres , entre los más notables de los que se encontraba Rosso y Gainfrancesco , la pupila de Raffaello . [ 1 ] Los había invitado sin restricciones o ceremonia en el lugar de nuestro encuentro, y estaban riendo y bromeando , como es natural, cuando una multitud de hombres se reúnen para celebrar una fiesta en tan gran festival. Sucedió que un joven arrogante - luz de cerebro pasaron; él era un soldado de Rienzo da Ceri , que , al oír el ruido que estábamos haciendo , dio rienda suelta a una serie de sarcasmos insultantes sobre el pueblo de Florencia. [ 2 ] Yo, que era el anfitrión de esos grandes artistas y hombres de valía, tomando el insulto para mí , salí en silencio y sin ser observado , y subí a él. Debo decir que tenía un punk de su allí, y estaba pasando con sus estúpidas ribaldries para divertir a ella. Cuando lo conocí , le pregunté si él era el compañero de erupción que hablaba mal de los florentinos . Él respondió de inmediato : "Yo soy ese hombre . " En esta Levanté la mano , le golpeó en la cara, y le dije : " . Y yo soy ese hombre " Entonces cada uno de nosotros elaboramos nuestras espadas con el espíritu , pero la refriega apenas había comenzado cuando una multitud de personas que intervinieron , que en vez tomó mi parte que no, oyendo y viendo que yo estaba en la derecha.

Al día siguiente, un reto para pelear con él me trajo , que acepté de muy buena gana , y dijo que esperaba completar este trabajo mucho más rápido que los de la otra arte que practiqué . Así que fui a la vez para hablar con un viejo fino llamado Bevilacqua, que tenía fama de haber sido el primer espada de Italia, por haber peleado más de veinte duelos serios y siempre había salido con honor. Este excelente hombre era un gran amigo mío , que me conocía como artista y también se había preocupado de intermediario en ciertas peleas feas entre mí y los demás. Por consiguiente, cuando se había enterado de mi negocio , me respondió con una sonrisa : "Mi Benvenuto , si usted tenía un romance con Marte, estoy seguro de que vendrías con honor, porque a través de todos los años que yo te he conocido , no tengo nunca visto injustamente tomar hasta una pelea. " consintió, pues, a ser mi segundo , y repara con la espada en la mano al lugar señalado , pero no hubo derramamiento de sangre , de mi oponente hizo el asunto , y me vino con mucho crédito fuera del asunto . [ 3 ] No voy a añadir más detalles , porque a pesar de que sería muy interesante a su manera , me gustaría mantener el espacio y palabras para mi arte , que ha sido mi aliciente principal para escribir como lo estoy haciendo , y sobre la que tendré que sólo hay mucho que decir .

El espíritu de rivalidad honorable me impulsó a intentar alguna otra obra maestra , que debe ser igual , o incluso superar , las producciones de aquel artesano capaz , Lucagnolo , a quien he mencionado. Todavía no lo hice en esta cuenta el abandono mi propia arte de la joyería , y por lo tanto el uno como el otro me entretejido tanto beneficio y más crédito , y en dos de ellos continué para producir cosas de originalidad marcada. No había en ese momento en Roma un artista muy capaz de Perugia llamado Lautizio , que trabajó sólo en un departamento, donde fue el único y sin igual en todo el mundo . [ 4 ] Debe saber que en Roma cada cardenal tiene un sello , sobre el que está grabado el título , y estos sellos se hacen tan grandes como la mano de un niño de unos doce años de edad , y , como ya he dicho, el el título de cardenal está grabado en el sello junto con un gran número de figuras ornamentales . Un artículo bien hecho de la clase se vende a un centenar o más de un centenar de coronas. Este excelente trabajador, como Lucagnolo , despertó en mí cierta rivalidad honesta , aunque el arte que practica es mucho alejada de las otras ramas de oro - herrería , y, en consecuencia Lautizio no era experta en hacer otra cosa que los sellos. Le di a mi mente a la adquisición de su arte también , aunque me pareció muy difícil , y , unrepelled por el problema que se me dio , yo seguí con celo en la senda del beneficio y mejora.

Había en Roma otra más excelente artesano de la capacidad , que era milanés llamado Messer Caradosso . [ 5 ] Él se ocupó de otra cosa que pequeñas medallas cinceladas , hechas de placas de metal, y cosas tales parecidos . He visto algunas de sus paxes en medio relieve, y algunos cristos una palma de longitud forjado de las más finas planchas de oro , tan exquisitamente hecho de que yo lo estimaba el más grande maestro de esa clase que jamás había visto , y le envidiaba más que todo el descansar juntos. También había otros maestros que trabajaron en medallas talladas en acero , que se pueden llamar los modelos y los verdaderos guías para aquellos que aspiran a monedas al caer en el estilo más perfecto. Todas estas diversas artes que me propongo con la industria incansable de aprender .

No debo omitir el exquisito arte del esmalte , en el que nunca he conocido un solo excel guardar un florentino , nuestro paisano , llamado Amerigo . [ 6 ] No lo sé, pero estaba muy familiarizado con sus obras maestras incomparables . Nada en cualquier parte del mundo o por el artesano que he visto, se acercó a la belleza divina de su mano de obra. Para esta rama también me dediqué con todas mis fuerzas , aunque es muy difícil , sobre todo a causa del fuego , que , después de mucho tiempo y problemas gastado en otros procesos , se ha de aplicar en el último, y no pocas veces trae el conjunto de ruina . A pesar de sus grandes dificultades , me dio tanto placer que me parecía a ellos como la recreación , y esto vino de un don especial que el Dios de la naturaleza depositado en mí , es decir , un temperamento tan feliz y tan excelente partes que yo era libre capaz de lograr cualquier cosa que me gustó a tomar en la mano . Los distintos departamentos de arte que he descrito son muy diferentes el uno del otro , por lo que un hombre que se destaca en uno de ellos, si se obliga a los demás, casi nunca se logra el mismo éxito , mientras me esforzaba con todo mi poder para ser igualmente versado en todos ellos , y en el lugar adecuado demostraré que alcancé mi objetivo .

Nota 1 . Día de San Juan fue el gran Festival de Florencia , en la que todos los gremios fueron en procesión con desfiles por la ciudad. Del pintor florentino , Rosso II , o Maitre Roux, esta es la primera mención de Cellini . Se fue a Francia en 1534, y murió una muerte oscura allí en 1541.

Nota 2 . Esta Rienzo, Renzo , o Lorenzo da Ceri , era un capitán de aventureros o Condottiere , que contrató sus fuerzas mercenarias a pagadores . Defendió Crema para los venecianos en 1514, y conquistó Urbino por el Papa en 1515. Después luchó por los franceses en las guerras de Italia . Vamos a escuchar más de él de nuevo durante el saqueo de Roma.

Nota 3 . El italiano, dal mio restando avversario , parece significar que el oponente de Cellini propuso un alojamiento, se disculpó , o se quedó el duelo en un momento determinado .

Nota 4 . Ver de Cellini Treatise Oreficeria , cap. vi . , para más detalles acerca de este artista.

Nota 5 . Su verdadero nombre era Ambrosio Foppa . El apodo Caradosso se dice que ha pegado a él como consecuencia de un español llamándole la Llevar - cara en su propia lengua. Él acuñó monedas de León X , y que posee unas excelentes retratos medallón por su mano.

Nota 6 . Para él , consulte Oreficeria de Cellini .

XXVII

En ese momento , mientras todavía era un joven de unos veintitrés años, no rabió una plaga de este tipo de violencia extraordinaria que muchos miles de personas murieron de ella todos los días en Roma. Algo aterrorizado ante esta calamidad , comencé a tomar ciertas diversiones , mientras mi mente sugirió, y por una razón que voy a relatar la actualidad . Me había formado un hábito de ir en los días de fiesta de los edificios antiguos, y la copia de partes de ellos en cera o con el lápiz , y puesto que estos edificios son ruinas , y las ruinas albergan innumerables palomas , se me vino a la cabeza para usar mi arma en contra de estas aves. Así pues, evitar todo comercio con la gente, en mi terror de la peste, solía poner una escopeta en mi niño hombro de Pagolino , y él y yo salí solo a las ruinas , y muchas veces nos llegaba a casa cargado con una carga de las palomas más gordos . No me importó para cargar mi arma con más de una sola bola , y así fue, de pura habilidad en el arte que me llena dichas bolsas pesadas. Yo tenía una escopeta que había hecho a mí mismo, por dentro y por fuera era tan brillante como cualquier espejo. También usé para hacer un muy buen tipo de polvo , en hacer que descubrí procesos secretos , más allá de cualquier que aún no han sido encontrados , y en este punto, con el fin de ser breve , voy a dar , pero uno en particular , que asombrará buena disparos de cada grado . Esto es , que cuando cargué mi arma con el polvo que pesa una quinta parte de la pelota , se llevó a doscientos pasos a quemarropa . Es cierto que el gran deleite que tomé en esta feria puja ejercicio me retire de mi arte y los estudios , sin embargo, de otra manera me dio más de lo que me privó de , al ver que cada vez que salía de tiro regresé con mucho mejor salud, debido a que el aire libre era un beneficio para mi constitución . Mi temperamento natural era la melancolía, y mientras yo estaba tomando estas diversiones , mi corazón saltó de alegría , y me pareció que podía trabajar mejor y con mucha más maestría que cuando me pasé todo mi tiempo en el estudio y el trabajo manual. De este modo, mi arma, al final del juego, me puso de pie más en el resultado de la pérdida .

También fue la causa de mi toma de conocimiento de ciertos cazadores después de curiosidades , que siguieron en la pista [ 1 ] de los campesinos lombardos que solían venir a Roma para cultivar los viñedos en la temporada apropiada. Mientras que cava la tierra , que con frecuencia se presentaron las medallas antiguas, ágatas , crisopacios , cornalina , y camafeos , también a veces joyas, como, por ejemplo , esmeraldas , zafiros , diamantes y rubíes . Los campesinos solían vender cosas de este tipo a los comerciantes para una bagatela , y muy a menudo , cuando los conocí , remuneración de este último varias veces el número de coronas de oro como lo habían dado giulios por algún objeto. Independientemente de los beneficios que hice por este tráfico , que era por lo menos diez veces, que me llevó también a las relaciones agradables con casi todos los cardenales de Roma. Sólo voy a referirme a algunos de los más notables y los más raros de estas curiosidades . Llegó a mis manos , entre muchos otros fragmentos , la cabeza de un delfín casi tan grande como un buen tamaño boleta de frijol . No sólo era el estilo de esta cabeza de gran belleza , pero aquí ahora la naturaleza había superado el arte , porque la piedra era una esmeralda de tan buen color, que el hombre que lo compró a mí por decenas de coronas vendió de nuevo a cientos después de configurarla como un anillo en el dedo . Voy a mencionar otro tipo de joya , lo que fue un magnífico topacio , y aquí el arte igualó la naturaleza , sino que era tan grande como un gran avellana , con la cabeza de Minerva en un estilo de la belleza inconcebible. Recuerdo otra piedra preciosa, diferente de éstos , sino que era un cameo , grabado con Hércules vinculante Cerberus de la triple garganta; tal era su belleza y la destreza de su mano de obra , que nuestro gran Miguel Ángel protestó que nunca había visto nada tan maravilloso . Entre muchas medallas de bronce , obtuve una en la que era una cabeza de Júpiter. Fue el más grande que se había visto en su vida , el jefe de la ejecución más perfecta, y tenía en el reverso un muy buen diseño de algunas pequeñas figuras en el mismo estilo. Yo podría ampliar con más detalles sobre esta curiosidad , pero me abstendré por miedo a ser prolijo .

Nota 1 . Velette Stavano alle . Quizás acechaba .

XXVIII

Como he dicho anteriormente, la plaga había estallado en Roma ; pero aunque tengo que volver un poco sobre mis pasos , yo no , por lo tanto deberá abandonar el camino principal de mi historia. No llegó a Roma un cirujano de la más alta fama , a quien llamaban Maestro Giacomo da Carpi . [ 1 ] Este hombre capaz , en el curso de su otra práctica, emprendió los casos más desesperados de la llamada enfermedad francés. En Roma este tipo de enfermedad es muy parcial a los sacerdotes , y en especial a los más ricos de ellos . Cuando , por lo tanto , Maestro Giacomo había hecho sus talentos conocidos , que profesaba a hacer milagros en el tratamiento de estos casos por medio de ciertas fumigaciones ; pero él sólo llevó a cabo una cura después de estipular por sus honorarios , que no contaba por decenas , sino por cientos de coronas . Él era un gran conocedor de las técnicas de diseño . Chancing para pasar un día antes de mi tienda, vio una gran cantidad de dibujos que yo había puesto sobre el mostrador, y entre ellos había varios diseños para los pequeños vasos en un estilo caprichoso , que yo había esbozado para mi diversión . Estas vasijas eran de una manera muy diferente a cualquier que se había visto hasta ese momento . Estaba ansioso de que yo debería terminar uno o dos de ellos para él en plata, y esto lo hizo con la plena satisfacción , al ver que se adaptan exactamente mi propia fantasía . El cirujano inteligente me pagó muy bien , y sin embargo, el honor que los jarrones me trajeron valía cien veces más , por los mejores artesanos de oficio de orfebre declararon que nunca habían visto algo más hermoso o mejor ejecutada.

No bien había terminado yo los que les mostró al Papa , y al día siguiente después de que betook mismo lejos de Roma. Él era un hombre de mucho aprendizaje , que solía discurrir maravillosamente sobre la medicina . El papa de buena gana le hubiera tenido a su servicio, pero él respondió que no iba a tomar el servicio con cualquiera en el mundo, y que quien tenía necesidad de él podría venir a buscarlo. Era una persona de gran sagacidad , y lo hizo con cuidado para salir de Roma , porque no muchos meses después, todos los pacientes que había tratado creció tan enfermos que eran cien veces peor que antes de venir . Él sin duda habría sido asesinado si hubiera detenido. Mostró mis pequeños jarrones con varias personas de calidad ; entre otros , al excelentísimo duque de Ferrara, y fingió que les había llegado de un gran señor , en Roma , por contar esta noble que si quería curarse , debe darle esos dos jarrones , y que el Señor le había respondido que eran antiguos, y rogaron a él para pedir cualquier otra cosa que puede ser que sea conveniente para él dar , a condición de que sólo él lo dejaría aquellos , pero , según su propia cuenta , Maestro Giacomo hizo como que no emprendería la cura , así que se los llevó .

Me dijeron que esto por Messer Alberto Bendedio en Ferrara, que con gran ostentación me mostró algunas copias de barro que poseía uno de ellos. [ 2 ] Entonces me reí, y como he dicho nada , Messer Alberto Bendedio , que era un hombre arrogante, montó en cólera y le dije : " Usted está riendo de ellos , ¿verdad? Y yo te digo que durante los últimos mil años no ha nacido un hombre capaz de mucho como copiarlos. "Entonces , sin importarle para privarlos de tan eminente reputación , mantuvo silencio , y les admiraba estupefacto silencio. Se me dijo en Roma por muchos grandes señores , algunos de los cuales eran mis amigos, que la obra de la que he estado hablando era , en su opinión, de la excelencia maravillosa y genuina antigüedad, con lo cual , envalentonado por sus alabanzas , revelé que yo les había hecho . Como ellos no lo creerían , y como yo quería demostrar que yo había dicho la verdad , me vi obligado a aportar pruebas y hacer nuevos dibujos de las vasijas , porque mi palabra por sí sola no era suficiente , ya que el maestro Giacomo había insistido astutamente sobre llevándose los viejos dibujos con él. Por este trabajito me gané una buena cantidad de dinero.

Nota 1 . Giacomo Berengario da Carpi fue, de hecho , un gran médico , cirujano, y el estudiante de anatomía. Él se dice que ha sido el primero en utilizar el mercurio en la cura de la sífilis, una enfermedad que asolaba Italia después del año 1495. Acumuló una gran fortuna , que , cuando murió en Ferrara alrededor de 1530 , legó al duque allí.

Nota 2 . Véase más adelante, libro II. Cap. viii . , para una relación completa de este incidente en Ferrara.

XXIX

LA PLAGA fue arrastra desde hace muchos meses , pero hasta ahora había logrado mantener a raya , porque aunque varios de mis compañeros estaban muertos , sobreviví en la salud y la libertad. Ahora es por casualidad , una noche que un compañero íntimo mío trajo a casa a cenar a una prostituta llamada Bolognese Faustina . Ella era una muy buena mujer , pero unos treinta años de edad , y ella tuvo con ella un poco de la porción chica de trece o catorce años . Faustina que pertenece a mi amigo , yo no la habría tocado por todo el oro del mundo , y aunque ella declaró que estaba locamente enamorado de mí, que se mantuvo firme en mi lealtad . Pero después de que habían ido a la cama , me robaron la pequeña porción - niña, que fue toda una dama dulce, y ¡ay de ella si su señora había sabido de él! El resultado fue que disfruté de una noche muy agradable, mucho más a mi satisfacción que si hubiera pasado con Faustina . Me levanté a la hora de romper el ayuno , y me sentía cansado, pues había viajado muchas millas esa noche, y estaba queriendo tomar el alimento , cuando un dolor de cabeza de trituración se apoderó de mí ; varios forúnculos aparecido en mi brazo izquierdo , junto con una esmeralda que mostró sí más allá de la palma de la mano izquierda , donde se une la muñeca. Todo el mundo en la casa estaba en estado de pánico , mi amigo, la vaca y el becerro , todos huyeron. Al quedarse solo allí con mi pobre aprendiz , que se negó a abandonarme , me sentí ahogado en el corazón , y me decidí a ciencia cierta que era un hombre muerto.

Justo en ese momento el padre del muchacho pasó, que fue médico del cardenal Iacoacci , [ 1 ] y vivió como miembro del hogar del prelado . [ 2 ] El niño gritó : " . Venga , padre, y ver Benvenuto ; él está en la cama con alguna indisposición sin importancia " sin pensar en lo que podría ser mi queja , el médico se acercó a la vez, y cuando se había sentido mi pulso , que vio y sintió lo que era muy contrario a sus propios deseos. Volviéndose a su hijo, le dijo : "¡Oh, traidor de un niño , me has arruinado , ¿cómo puedo aventurar ahora a la presencia del cardenal ? " Su hijo hizo la respuesta: " ¿Por qué , padre, este hombre a mi amo vale mucho . más de todos los cardenales en Roma " Entonces el doctor se volvió hacia mí y dijo : " Ya que estoy aquí, voy a mi consentimiento para el tratamiento de usted. . Pero de una cosa sólo te advierto , que si ha disfrutado de una mujer, que están condenados " A esto yo contesté : " Lo hice esta misma noche " Él respondió : " . ? ¿Con quién , y en qué medida " [ 3 ] dije : " Ayer por la noche , y con una chica en su vencimiento inicial. " Sobre esta , viendo que había hablado tontamente , él se apresuró a añadir : " Bueno, considerando que las llagas son tan nuevos , y aún no han comenzado a oler mal , y que los recursos se toman a tiempo , usted no tiene por qué ser demasiado miedo, porque yo tengo buenas esperanzas de curación de usted. "Cuando él había prescrito para mí y se ha ido , un muy querido amigo mío , llamado Giovanni Rigogli , entró, que cayó a compadecerse de mi gran sufrimiento y también mi deserción de mi compañero , y le dijo : " . Sed de buen ánimo , mi Benvenuto , para que nunca deje a su lado hasta que veo ha restaurado a la salud ", le dije él no venir demasiado cerca , ya que todo había terminado conmigo. Sólo yo le rogué que ser tan amable de tomar una cantidad considerable de coronas, que yacían en una pequeña caja cerca de mi cama, y cuando Dios había considerado oportuno sacarme de este mundo, para enviarlos a mi pobre padre , escribiendo agradablemente con él , de la manera yo también había hecho , en la medida que la temporada espantoso de la peste permitido. [ 4 ] Mi querido amigo declaró que no tenía ninguna intención de dejar a mí, y que pasara lo que pasara , en la vida o la muerte, él sabía muy bien cuál era su deber para con un amigo . Y así nos fuimos por la ayuda de Dios, y los remedios admirables que había utilizado comenzamos a trabajar una gran mejora , y pronto me vino bien salir de esa enfermedad terrible.

El dolor estaba todavía abierto, con un tapón de pelusa en su interior y un yeso por encima , cuando fui a montar en un poni salvaje. Estaba cubierto de pelo de cuatro dedos de largo, y era exactamente tan grande como un oso bien desarrollado , de hecho se parecía a un oso. Me monté sobre él a visitar al pintor Rosso, que entonces vivía en el país, hacia Civita Vecchia , en un lugar del conde Anguillara de llamada Cervetera . Encontré a mi amigo, y él estaba muy contento de verme , con lo cual yo dije : Él se echó a reír , abrazó y me besó , y le rogué "Yo he venido a hacerte lo que le hiciste a mí hace tantos meses . " yo por el amor del conde de guardar silencio . Me quedé en ese lugar alrededor de un mes , con mucho contenido y alegría , disfrutando de buenos vinos y excelente comida, y nos trataron con la mayor amabilidad por el Conde ; todos los días solía cabalgar sola por la orilla del mar , donde me desmonté , y llenó mis bolsillos con todo tipo de piedras, conchas de caracoles y conchas marinas de gran rareza y belleza.

En el último día (para después de esto me fui allí no más) fui atacado por una banda de hombres, que se habían disfrazado , y desembarqué de un corsario morisco. Cuando pensaban que me habían topado con un cierto pasaje, donde parecía imposible que yo debería escapar de sus manos , monté de repente mi pony , resolvió ser asados o hervidos vivos en ese pase peligroso , ya que tenía pocas esperanzas de evadirse a uno u otro de estos destinos , [ 5 ] pero, como Dios ha querido , mi caballo, que era el mismo que he descrito anteriormente, dio un salto increíblemente amplio , y me llevó fuera de la seguridad , para lo cual estoy totalmente de gracias a Dios . Le conté la historia del Conde , y corrió a los brazos , pero vimos las galeras de salir a mar. Al día siguiente después de que regresé de sonido y con buen ánimo a Roma.

Nota 1 . Probablemente Domenico Iacobacci , quien obtuvo el sombrero en 1517.

Nota 2 . A stava provisione sua , i . e. , estaba en pago regular del Cardenal.

Nota 3 . Quanto . Quizá deberíamos leer quando - cuando ?

Nota 4 . Vamos ancora io avevo fatto secondo l' usanza che promettava sofocar ' stagione arrabbiata . No estoy seguro de que he dado el sentido correcto en el texto anterior . Leclanché interpreta las palabras de este modo : " que yo también había ido de acuerdo con la costumbre de esa temporada terrible ," i. e. , había muerto de la peste. Pero creo que la versión en mi sentido es más cierto tanto para el italiano y el estilo especial de Cellini .

Nota 5 . I. e. , Para escapar o bien ser ahogado o tiro.

XXX

LA PLAGA tenía en ese momento casi se extinguió , por lo que los supervivientes , los que estaban reunidos con vida , se regocijaron con gran placer en su mutua compañía . Esto llevó a la formación de un grupo de pintores , escultores y orfebres, lo mejor que había en Roma , y el fundador de la misma fue un escultor con el nombre de Miguel Ángel . [ 1 ] Él era un sienés y un hombre de gran capacidad , que podía defenderse contra cualquier otro trabajador en ese arte , pero, por encima de todo, él era el compañero más divertido y el buen hombre cordial en el universo. De todos los miembros del club, que era el mayor, y sin embargo, el más joven de la fuerza y el vigor de su cuerpo. A menudo nos reunimos , por lo menos dos veces a la semana . No debo dejar de mencionar que nuestra sociedad contaba Giulio Romano , el pintor , y Gian Francesco , ambos celebraron los alumnos de los poderosos Raffaello da Urbino.

Después de muchas y muchos alegres reuniones , le pareció bien a nuestro digno presidente de que para el domingo siguiente hay que reparar a cenar en su casa, y que cada uno de nosotros deben estar obligados a llevar consigo a su cuervo ( tal era el apodo de Miguel Ángel dio a las mujeres en el club), y que a quienes no trajeron uno debe ser sconced mediante el pago de una cena a toda la compañía . Aquellos de nosotros que no tenía familiaridad con las mujeres de la ciudad , se vieron obligados a purvey mismos en no poca molestia y el gasto , con el fin de aparecer sin vergüenza en ese distinguido festividad de artistas. Había contado con estar bien provisto de una mujer joven de gran belleza , llamado Pantasilea , que estaba muy enamorado de mí , pero me vi obligado a renunciar a ella a uno de mis amigos más queridos , llamado Il Bachiacca , que en su lado había sido, y seguía siendo , sobre la cabeza y las orejas en el amor con ella. [ 2 ] Este intercambio excita una cierta cantidad de la ira de amante, porque la señora , al ver que la había abandonado en primera súplica del Bachiacca , se imaginó que tenía en ligero estima el gran afecto que ella me dio a luz. Con el transcurso del tiempo de un incidente muy grave surgió de este malentendido , a través de su deseo de vengarse de la afrenta que había puesto sobre ella , de lo cual hablaré más adelante, en el lugar adecuado .

Bueno, entonces, la hora se acercaba casi cuando tuvimos que presentarnos ante esa compañía de los hombres de genio , cada uno con su propia cuervo , y yo todavía estaba desprovista , y sin embargo me pareció que sería una estupidez al fracaso de una bagatela como alocada ; [ 3 ] , pero lo que sobre todo pesaba en mi mente era que yo no elegí a prestar la luz de mi rostro en aquel ilustre esfera a algunos miserables espantapájaros penacho - arrancado . Todas estas consideraciones me hicieron concebir un truco agradable, para el aumento de la alegría y la difusión de la alegría en nuestra sociedad.

Después de haber tomado esta decisión , envié un mozalbete de dieciséis años, que vivía en la casa contigua a la mía , era el hijo de un herrero español . Este joven dio su tiempo a los estudios latinoamericanos , y era muy diligente en su búsqueda . Él llevaba el nombre de Diego , tenía una hermosa figura , y una tez de maravilloso brillo ; los contornos de la cabeza y la cara eran mucho más hermosas que las de la antigua Antinoo : A menudo los había copiado , ganando así mucha honra de las obras en el que he usado . El joven no tenía conocidos, y era , por tanto, bastante desconocida, vestida muy enfermo y negligencia ; todos sus afectos se fija sobre esos maravillosos estudios de su . Después de llevarlo a mi casa, yo le rogué que me dejara matriz en la ropa de la mujer que me había causado a ser expuesto . Él cumplió fácilmente , y los puso en una sola vez , mientras que añadí nuevas bellezas a la belleza de su rostro por la forma elaborada y estudiada en la que me vestía su cabello . En sus oídos coloqué dos pequeños anillos, fijados con dos perlas grandes y limpias; los anillos estaban rotas , sino que sólo recortan sus oídos , que parecían como si hubieran sido traspasado. Después me envuelto el cuello con cadenas de oro y joyas preciosas , y adornado sus bellas manos con anillos. Entonces lo tomé de una manera agradable por un oído y le dibujé antes de un gran espejo. El muchacho , miraba a sí mismo, gritó con una explosión de entusiasmo : " ¡Cielos! es que Diego ", le dije : " Eso es Diego , de quien hasta el día de hoy nunca he pedido ningún tipo de favor , pero ahora sólo ruego Diego que ver conmigo el placer en una cosa inofensiva , y es esto - lo quiero ? venir en esas mismas ropas a cenar con la compañía de artistas de lo cual él ha oído a menudo me hablo . " el joven, que era honesto , virtuoso y sabio, comprobó su entusiasmo , se inclinó con los ojos en el suelo, y se quedó un rato en silencio. Luego, con un movimiento repentino y alzando su rostro y dijo : "Con Benvenuto iré yo; ahora vamos a empezar . "

Me envolví la cabeza en una gran clase de la servilleta , que se llama en Roma un paño del verano , y cuando llegamos al lugar de reunión , la empresa ya había montado, y todo el mundo se acercó a saludarme. Miguel Ángel se había colocado entre Giulio y Giovan Francesco . Levanté el velo de la cabeza de mi belleza , y entonces Miguel Ángel , que, como ya he dicho , era el compañero más humorístico y divertido en el mundo, puso sus dos manos , el uno de Giulio de y el otro sobre Gian Francesco hombros , y tirando de ellos con toda su fuerza , les hizo inclinan , mientras él , de rodillas sobre el suelo, clamó por misericordia, y llamó a toda la gente con palabras como éstas : "He aquí , vosotros de qué tipo son los ángeles del paraíso ! pues aunque se les llama ángeles , aquí veréis que no son todos del sexo masculino " Luego, con una voz fuerte , añadió. :

"Ángel hermoso, ángel mejor ,

Sálvame tú, hacer que me has bendecido " .

Tras esto, mi encantadora criatura se rió y levantó la mano derecha y le dio una bendición papal, con muchas palabras agradables para arrancar. Así Miguel Ángel se puso de pie , y dijo que era la costumbre de besar los pies del Papa y las mejillas de ángeles, y una vez hecho este último a Diego , el muchacho se sonrojó profundamente , que inmensamente mejorado su belleza.

Cuando esta recepción había terminado, nos encontramos toda la habitación llena de sonetos , que cada uno de nosotros había hecho y enviado a Miguel Ángel , Mi muchacho comenzó a leerlos y leerlos todos en voz alta con tanta gracia , que sus encantos infinitos se acentuaron más allá los poderes del lenguaje para describir . Luego siguió la conversación y refranes ingeniosos, sobre la que no voy a ampliar , por eso no es asunto mío , sólo una palabra inteligente debe ser mencionado , ya que se hablaba por ese admirable pintor Giulio , quien , mirando a su alrededor con sentido [ 4 ] en su ojos en los que estaban allí , y se fijaron especialmente en las mujeres , se volvió hacia Miguel Ángel y dijo : " Mi querido Miguel Ángel , su apodo del cuervo muy bien se adapta a esas señoras a día , aunque yo juro que son algo menos justo que los cuervos por el lado de uno de los más hermosos pavos reales que de fantasía podría haber pintado "

Cuando se sirvió el banquete y lista , y nos íbamos a sentarse a la mesa, Giulio pidió permiso que se le permita situarnos . Esto va a conceder , tomó a las mujeres de la mano, y todos ellos dispuestos en el lado interno , con mi justo en el centro , luego se coloca a todos los hombres en el exterior y yo en el medio , diciendo que no había honor demasiado grande para mis desiertos ; . Como trasfondo de las mujeres, no se extendió una espaldera de jazmines naturales de belleza completo , [ 5 ], que partió sus encantos, y en especial de Diego , a tan gran ventaja , que las palabras fallarían para describir el efecto . Entonces todos nos pusimos a disfrutar de la abundancia de la mesa bien amuebladas de nuestro anfitrión . La cena fue seguida por un breve concierto de música deliciosa , las voces se unen en armonía con los instrumentos , y por cuanto que estaban cantando y jugando en el libro , mi belleza rogaron que se le permitiera cantar su parte . Realizó la música mejor que casi todos los demás, que asombrara la empresa que Giulio y Miguel Ángel bajaron el tono antes de bromas , cambiándola por términos muy pesadas - de sobria admiración sincera .

Después de la música terminó, un cierto Aurelio Ascolano , [ 6 ] notable por su don como un poeta de improvisación , comenzó a ensalzar las mujeres en la elección de las frases de exquisita cumplido. Mientras cantaba , las dos chicas que tenían mi belleza entre ellos nunca dejaron de parlotear . Uno de ellos relacionados con la forma en que había salido mal , y el otro el mío le preguntó cómo había pasado con ella, y que eran sus amigos, y cuánto tiempo se había establecido en Roma , y muchas otras preguntas por el estilo. Es cierto que , si yo me pongo a describir tales episodios risibles , pude relacionar varias cosas extrañas que luego se produjeron a través de los celos de Pantasilea en mi cuenta , pero ya que no forman parte de mi diseño , les pasa brevemente . Por fin la conversación de esas mujeres sueltas vejado mi belleza , a quien habíamos bautizado Pomona por el momento , y Pomona , queriendo escapar de su charla tonta, volvió inquieta en su silla , primero a un lado y luego hacia el otro . La hembra traída por Giulio se le preguntó si se sentía indispuesto . Pomona respondió que sí, que ella pensó que era un mes más o menos con un niño , lo que les dio la oportunidad de sentir su cuerpo y descubrir el sexo real de la supuesta mujer. Entonces rápidamente se retiraron sus manos y se levantó de la mesa , profiriendo palabras tan trasluchada como son comúnmente dirigida a los jóvenes de la belleza eminente . Toda la habitación sonó la risa y el asombro , en medio de los cuales Miguel Ángel , asumiendo un aspecto feroz , gritó de autorización para infligir a mí la penitencia que él creyera conveniente . Cuando esta se concedió , me levantó en alto en medio de la algarabía de la empresa, gritando: " ¡Viva el señor ! viva el señor ! " y ha añadido que este era el castigo que merecía por haber jugado tan bien un truco. Así terminaron que la mayoría agradable cena - fiesta, y cada uno de nosotros volvió a su propia vivienda al cierre del día .

Nota 1 . Este escultor llegó a Roma con su compatriota Baldassare Peruzzi , y fue empleado en el monumento del papa Adriano VI . , Que se ejecuta con la ayuda de Tribolo .

Nota 2 . Había dos artistas en esta época de apellido Bachiacca , los hijos gemelos de Ubertino Verdi , llamados respectivamente Francesco y Antonio . Francesco fue un excelente pintor de la miniatura del petróleo -pictures ; Antonio el primer bordador de su edad. El aludido aquí es probablemente Francesco .

Nota 3 . Mancare di una sìpazza Cosa. La Cosa pazza puede ser la cena - fiesta o el cornacchia .

Nota 4 . Virtuosamente . Cellini usa la palabra virtuoso en muchos sentidos , pero siempre más con referencia al intelectual que las cualidades morales . Denota el genio, la capacidad artística , la fuerza masculina, & c .

Nota 5 . Un tessuto di gelsumini naturali e bellissimi . Tessuto es propiamente algo tejida , una tela , y no estoy seguro de si Cellini no significa que las mujeres tenían a sus espaldas un tapiz que representa jazmines de una manera natural.

Nota 6 . Probablemente Eurialo d' Ascoli , un amigo de Caro , Molza , Aretino .

XXXI

Sería demasiado largo describir en detalle todas las muchas y diversas partes del trabajo que he ejecutado para una gran variedad de hombres . En la actualidad sólo necesito decir que me dediqué con diligencia sostenida y la industria para adquirir el dominio de las diversas ramas del arte que enumeré un corto tiempo atrás. Y así seguí trabajando incesantemente en todos ellos , pero como no hay oportunidad se ha presentado hasta ahora para describir mis actuaciones más notables , voy a esperar para reportarlos en su lugar antes de mucho tiempo . El escultor sienés , Miguel Ángel , de los cuales yo recientemente he estado hablando , era en ese momento de hacer el monumento del fallecido Papa Adriano . Giulio Romano fue a pintar por el marqués de Mantua. Los otros miembros del club al refugiarse en diferentes direcciones , cada uno a su propio negocio , por lo que nuestra compañía de artistas era poco menos que totalmente roto .

Cerca de este tiempo cayó en mis manos algunos pequeños puñales turcos , el mango y la hoja de estas dagas era de hierro , y también lo fue de la vaina. Ellos fueron grabados por medio de instrumentos de hierro , con un follaje en el estilo turco más exquisita , muy cuidadosamente rellenados con oro . La vista de ellos agitó en mí un gran deseo de probar mi propia habilidad en esa rama , tan diferente de los otros que practiqué , y encontrar que lo logré a mi satisfacción , yo ejecutado varias piezas . La mía era mucho más hermosa y más duradera que la de Turquía , y ello por diversas razones. Una era que me corté mis surcos más profundos y con zanjas más anchas en el acero , porque esto no es habitual en el trabajo de Turquía . Otra fue que los arabescos de Turquía sólo se componen de arum deja unos girasoles pequeños ; [ 1 ] y, aunque estos tienen cierta gracia , no el rendimiento de manera duradera un placer como los patrones que utilizamos . Es cierto que en Italia tenemos varias maneras de diseñar follaje ; los lombardos , por ejemplo, la construcción de modelos muy hermosas copiando las hojas de briony y la hiedra en curvas exquisitas , que son muy agradables a la vista, los toscanos y los romanos hacer una mejor elección , ya que imitan las hojas de acanto , comúnmente llamada llevar- pie, con sus tallos y flores , se encrespa en diversas líneas onduladas , y en estos arabescos uno puede excelentemente bien insertar las figuras de pequeñas aves y diferentes animales, por el cual se muestra el buen gusto del artista. Algunos consejos para las criaturas de este tipo se pueden observar en la naturaleza entre las flores salvajes , como, por ejemplo, en los complementos de los dragones y algunas pocas otras plantas , que deben ser combinadas y desarrolladas con la ayuda de imaginaciones extravagantes por dibujantes inteligentes. Tales arabescos son llamados grotescos por los ignorantes . Han obtenido este nombre de grutescos entre los modernos a través de ser encontrado en ciertas cavernas subterráneas en Roma por los estudiantes de la antigüedad , lo cual cavernas eran antes las cámaras , baños calientes , armarios para el estudio , los pasillos, y los apartamentos de la misma naturaleza . El curioso descubrir en esos lugares ( ya que el nivel de la tierra poco a poco se ha elevado mientras que han permanecido por debajo , y dado que en Roma estos cuartos abovedados son comúnmente llamados grutas ) , que ha seguido de que la palabra grotesca se aplica a los patrones que han mencionado. Pero este no es el término correcto para ellos , ya que los antiguos, que se deleitaban en la composición de los monstruos de cabras , vacas y caballos , llamados estos híbridos quiméricos por el nombre de los monstruos , y los artífices modernos de quien hablo , formado a partir de el follaje que se copian los monstruos del mismo tipo que , por lo tanto para ellos el nombre propio es monstruos , y no grotescos . Bueno, entonces , he diseñado modelos de este tipo , y los llené con oro, como ya he mencionado , y que eran mucho más agradables a la vista que el turco.

Sucedió entonces que encendí en algunos frascos o pequeñas urnas antiguos llenos de cenizas , y entre las cenizas eran unos anillos de hierro con incrustaciones de oro ( para los antiguos también se utiliza ese arte ) , y en cada uno de los anillos se estableció una pequeña camafeo de concha. Al aplicar a hombres de saber , me dijeron que estos anillos fueron usados como amuletos por gente deseosa de permanecer con la mente inquebrantable en cualquier circunstancia extraordinaria , ya sea de buena o mala fortuna. Sobre esto , a petición de algunos nobles que eran mis amigos, se comprometieron a fabricar algunos anillos insignificantes de este tipo , pero yo los hechos de acero refinado , y después de que habían sido bien grabada y con incrustaciones de oro, que producían un efecto muy bonito , y en ocasiones un solo anillo me trajo más de cuarenta coronas , sólo en pago por mi trabajo.

Era costumbre en aquella época a llevar pequeñas medallas de oro, sobre la cual cada hombre noble o de calidad tenían algún dispositivo o la fantasía de su propio grabado , y éstos fueron usados en la tapa. De esas piezas que hice muchísimos, y me parecieron muy difícil de trabajar. Ya he mencionado el artesano admirable Caradosso , que utiliza para hacer este tipo de adornos , y ya que había más de una figura en cada pieza , le preguntó por lo menos cien coronas de oro por su cuota. Siendo esto así , no obstante , debido a que sus precios eran tan altos, pero porque trabajaba muy lentamente -I comenzó a ser empleado por algunos nobles , para las cuales , entre otras cosas, que hice una medalla en la competencia con ese gran artista, y tenía cuatro cifras, en la que me había gastado una infinidad de trabajo. Estos hombres de la calidad , cuando compararon mi pieza con la del famoso Caradosso , declararon que el mío era de lejos el mejor ejecutados y más hermoso, y le pidió que le pregunte lo que me gustaba como la recompensa de mi mal, pues desde que les había dado tal satisfacción perfecta , quisieron hacer lo mismo por mí . Le contesté que mi mayor recompensa y lo que más deseaba era haber rivalizado con las obras maestras de tan eminente artista , y que si sus señorías pensé que tenía , me reconocí a mí mismo para ser más ampliamente recompensado . Con esto me despedí , y de inmediato me envió un presente como muy liberal, que estaba muy contento , de hecho allí creció en mí tan gran espíritu para hacerlo bien, que a este evento atribuí lo que después se relaciona de mi progreso.

Nota 1 . Gichero , maculatum arum y clizia , el girasol.

XXXII

Me veré obligado a divagar un poco de la historia de mi arte , a menos que tuviera que omitir algunos incidentes molestos que han sucedido en el transcurso de mi carrera con problemas. Uno de ellos , que estoy a punto de describir , me ponen en el riesgo más grande de mi vida. Ya he contado la historia de un club de los artistas y de las aventuras absurdas que sucedieron a causa de la mujer a la que he mencionado, Pantasilea , el que sentía por mí que el amor falso y exagerado . Ella estaba furiosa furioso debido a que el truco agradable por el cual me trajo Diego a nuestro banquete , y ella juró vengarse de mí. ¿Cómo lo hacía se confunde con la historia de un joven llamado Luigi Pulci , quien acababa de llegar a Roma. Él era el hijo de uno de los Pulcis , que habían sido decapitados por incesto con su hija , y el joven poseía extraordinarias dotes para la poesía junto con beca Latin sonido , escribió así , fue agraciada en los modales , y de la belleza personal sorprendente , sino que acababa de salir al servicio de algún obispo, cuyo nombre no me acuerdo , y fue contaminada a fondo con una enfermedad muy peligroso. Mientras él aún era un muchacho y de vivir en Florencia , se utilizan en ciertos lugares de la ciudad para reunirse durante las noches de verano en las calles públicas , y él, ubicándose entre los mejores de los improvisadores , cantaron allí. Sus recitales eran tan admirable, que la divina Miguel Ángel Buonarroti, el príncipe de los escultores y de pintores, se fue , siempre supo que iba a ser , con el mayor entusiasmo y deleite para escucharlo . Había un hombre llamado Piloto, un orfebre , muy hábil en su arte , que, junto a mí , se unió Buonarroti en estas ocasiones. [ 1 ] Por lo tanto conocido surgió entre mí y Luigi Pulci , y así , al cabo de muchos años , él vino , en la difícil situación desgraciada que he mencionado , para darse a conocer a mí otra vez en Roma, me suplicando por el amor de Dios para ayudarlo. Trasladado a la compasión por sus grandes talentos , por el amor de mi patria y por mi propia ternura natural del corazón , lo llevé a mi casa , y lo hizo médicamente tratada de tal modo que, al ser , sino un joven , pronto recuperó su la salud . Mientras todavía estaba persiguiendo su curación , nunca omitió sus estudios , y yo le proporcionó libros de acuerdo a los medios a mi disposición. El resultado fue que Luigi , reconociendo los grandes beneficios que había recibido de mí, muchas veces con las palabras y las lágrimas me regresado gracias , protestando de que si Dios nunca debe poner buena fortuna en su camino , él me recompensará por mi bondad. A esto yo le respondí que yo no había hecho por él tanto como yo deseaba , pero sólo lo que pude, y que era el deber de los seres humanos para ser mutuamente útiles. Sólo le sugerí que debía pagar el servicio que le había prestado por hacer lo mismo a alguien que podría tener la misma necesidad de él como lo había tenido de mí.

El joven en cuestión comenzó a frecuentar la corte de Roma , donde pronto encontró una situación, y se inscribió a sí mismo en la suite de un obispo, un hombre de ochenta años que llevaba el título de gurgensis . [ 2 ] Este obispo tenía un sobrino llamado Messer Giovanni : él era un noble de Venecia , y el dicho Messer Giovanni hizo alarde de maravillosa apego a los talentos de Luigi Pulci , y con el pretexto de estos talentos , trajo a él como familiares a sí mismo como su propia sangre carne. Luigi haber hablado de mí, y de sus grandes obligaciones para mí, con Messer Giovanni , este último expresó su deseo de conocerme . Así entonces aconteció , que cuando tuve a una cierta tarde invitó a esa mujer Pantasilea a cenar , y había reunido a un grupo de hombres de las piezas que fueron mis amigos, justo en el momento de sentarse a nuestra mesa, Messer Giovanni y Luigi Pulci llegó, y después de algunos discursos gratuitos , ambos se mantuvo a cenar con nosotros. La ramera desvergonzada , paseando su mirada en la belleza de la joven , comenzó a la vez para poner sus redes para él ; percibir que, cuando la cena había llegado a su fin de acuerdo, tomé Luigi a un lado, y le conjurado , por los beneficios , dijo que me debía , a tener nada que ver con ella. A lo que él respondió : " ¡Dios mío , Benvenuto ! qué entonces me tomas por un loco " repliqué : " No para un loco, pero para un joven ", y yo le juré por Dios :" Yo no doy a esa mujer la menor idea , pero por su bien yo debe ser lo siento si a través de ella se llega a romper el cuello " . tras estas palabras se comprometió y oró a Dios, para que , si alguna vez , sino que hablaba con ella , podría en el momento de romper su cuello. Creo que el pobre muchacho juró a Dios con todo su corazón , porque se rompió el cuello, como diré en la actualidad . Messer Giovanni mostró signos demasiado evidentes de amarlo de manera deshonrosa , pues empezamos a notar que Luigi tenía nuevos trajes de seda y terciopelo cada mañana, y se sabía que se abandonó por completo a los malos cursos . Él descuidó sus finos talentos , y fingió no ver o reconocer mi, porque una vez que lo había reprendido , y le dijo que estaba dando su alma a los vicios falta , lo que haría que se rompa el cuello , como lo había prometido .

Nota 1 . Piloto, de los cuales vamos a escuchar más adelante , fue una figura prominente en la sociedad florentina de los artistas , y un bromista celebrado. Vasari dice que un joven de la que había hablado mal de él asesinó . Novelle de Lasca , Le Cene , debe ser estudiado por aquellos que buscan una visión de esta curiosa Bohemia del siglo XVI.

Nota 2 . Girolamo Balbo , de la familia noble veneciana , obispo de Gurck , en Carintia.

XXXIII

EMPRESA Messer Giovanni compró su favorito un caballo negro muy fino, por el que pagó 150 coronas. La bestia fue admirablemente entrenados para la mano , para que Luigi podía ir todos los días a Caracole alrededor de los alojamientos que Pantasilea prostituta. A pesar de que tomé nota de esto, yo no le prestó atención, sólo comentar que todas las cosas actuaron como su naturaleza impulsó , y mientras tanto le di toda mi mente para mis estudios. Sucedió un domingo por la noche que nos invitaron a cenar junto con el escultor sienés , Miguel Ángel , y la época del año era verano . Bachiacca , de quien ya he hablado, estaba presente en la fiesta , y que había traído consigo a su antiguo amor , Pantasilea . Cuando estábamos en la mesa , se sentó entre yo y Bachiacca , pero en el centro mismo del banquete se levantó, y se excusó en el pretexto de la necesidad natural, diciendo que ella iba a regresar rápidamente . Nosotros, mientras tanto, seguimos hablando muy agradablemente y bebiendo , pero ella seguía siendo un ausente inexplicablemente largo tiempo. Sucedió que , manteniendo los oídos abiertos , me pareció oír una especie de risitas moderado en la calle de abajo . Tenía un cuchillo en la mano , que yo estaba usando para mi servicio en la mesa. La ventana estaba tan cerca de donde yo estaba sentado , que , por más que en aumento , pude ver a Luigi en la calle, junto con Pantasilea ; y oí Luigi diciendo : " ¡Oh, si ese diablo Benvenuto sólo nos vio , ¿no deberíamos simplemente ! atraparlo " ella respondió : " . no temas, sólo escuchar el ruido que están haciendo , somos el último que están pensando en " al oír estas palabras , después de haberlos hecho tanto bien , me levanté de un salto desde la ventana , y tomó Luigi por el cabo , y ciertamente yo entonces debería haberlo matado con el cuchillo que sostenía , pero que él estaba montando un caballo blanco , al que batió espuelas , dejando su capa en mis manos , con el fin de preservar su vida . Pantasilea echó a correr en dirección a una iglesia vecina . La compañía en la cena se levantó de inmediato y bajó, me suplicaba en un cuerpo que se abstengan de poner a mí mismo y les incomodar para una prostituta . Les dije que yo no la he dejado mover por ella , pero que yo estaba decidido a castigar al joven infame , que demostró lo poco que me miraba . Por consiguiente yo no ceder ante las protestas de aquellos hombres ingeniosos y dignos , sino que tomó la espada , y se fue sola hacia Prati : - la casa donde estábamos cenando , diría yo , de pie cerca de la puerta de Castello , que llevó a Prati . [ 1 ] Caminando por tanto, sobre el camino de Prati , yo no había ido mucho antes de que el sol se ponía , y me volvió a entrar en la misma Roma a un ritmo más lento. Había caído la noche , la oscuridad se había encendido , pero las puertas de Roma todavía no estaban cerradas .

Hacia dos horas después de la puesta del sol , caminé a lo largo de hospedaje Pantasilea , con la intención , si Luigi Pulci estaban allí , de hacer algo para el descontento de ambos. Cuando escuché y vi que nadie más que una pobre sirvienta llamada Canida estaba en la casa , me fui a guardar mi capa y la vaina de la espada , y luego regresé a la casa, que estaba detrás de la Banchi en el río Tíber. Sólo se extendía frente a un jardín que pertenece a un posadero llamado Romolo . Fue rodeado por una gruesa cerca de espinas , en la que me escondí , en posición vertical , y esperar hasta que la mujer regresó con Luigi . Después de mantener el reloj de un rato allí, mi amigo Bachiacca arrastró hasta mí; ya sean dirigidos por sus propias sospechas o por el consejo de los demás , no puedo decir. En voz baja que me llamó : "Gossip " (para lo que utilizamos para nombrar a nosotros mismos por diversión ), y entonces él me rogó por el amor de Dios , con las palabras que siguen, con lágrimas en el tono de su voz : " . Estimado chisme , yo ruego que no lesionar a esa pobre chica , ella , al menos, se ha equivocado en ningún sabio en este asunto -no , en absoluto " Cuando me enteré de lo que estaba diciendo , me respondió : " Si usted no toma . fuera de ti mismo ahora, en esta primera palabra que pronuncio yo traigo mi espada aquí abajo sobre la cabeza " abrumado por el miedo , mi pobre chisme se pone enfermo de repente con el cólico , y se retiró a aliviar a sí mismo aparte , de hecho , no podía comprar obedecer la llamada. Hubo un glorioso cielo de estrellas, que arrojan buena luz para ver . De repente, yo era consciente de que el ruido de muchos caballos ; que venían hacia mí desde un lado y el otro. Resultó ser Luigi y Pantasilea , al que asistieron un cierto Messer Benvegnato de Perugia , que fue Chamberlain al papa Clemente , y seguido por cuatro capitanes valientes de Perugia , con algunos otros soldados valientes en la flor de la juventud y en total contado , había más de doce espadas . Cuando entendí el asunto, y no vi a volar, hice todo lo posible para agacharse en el seto. Pero las espinas pinchaban y me duelen, me incitar a la locura como un toro , y yo habíamos resuelto medio para dar un salto y arriesgar mi escape . En ese momento, Luigi , con su brazo alrededor del cuello de Pantasilea , se escuchó el llanto : " Tengo que besar una vez más , aunque sólo sea para insultar a ese traidor Benvenuto . " En ese momento , molesto como estaba por las espinas , y se irrita por el joven hombre de palabras , salté hacia atrás, levantó la espada en lo alto, y le grité en la parte superior de mi voz : "¡ todos ustedes son gente muerta" mi golpe cayó sobre el hombro de Luigi , pero los sátiros que lo adoraba , había preparado su persona redonda con costas de correo y defensas villanos tales - como ; todavía el golpe cayó con fuerza aplastante . Virar a un lado, la espada golpeó Pantasilea completo en la nariz y la boca. Tanto ella como Luigi se arrastraba por el suelo, mientras que Bachiacca , con sus pantalones abajo a los talones , gritó y salió corriendo. Luego me volví a los otros con audacia con mi espada, y esos tipos valientes , al oír una conmoción repentina en la taberna , pensé que había un ejército proveniente de un centenar de hombres , y aunque sacaron sus espadas con el espíritu, sin embargo, dos caballos que habían tenido susto en el tumulto echados en tal desorden que un par de los mejores pilotos fueron arrojados , y el resto huyó . Yo , al ver que el asunto estaba resultando bien , para mí, corrí tan rápido como pude , y me vine con el honor de la participación , que no quería tentar a la fortuna más que era mi deber . Durante este bullicio , algunos de los soldados y capitanes mismos herido con sus propias armas , y Messer Benvegnato , chambelán del Papa, fue pateado y pisoteado por su mula . Uno de los funcionarios también, que habían sacado su espada, cayó junto a su amo, y lo hirió gravemente en la mano . Enloquecido por el dolor , juró más fuerte que todo lo demás en su jerga de Perusa , gritando : " Por el cuerpo de Dios , yo me haré cargo de que Benvegnato enseña Benvenuto cómo vivir. " Él después encargó uno de los capitanes que estaban con él ( tal vez más valiente que los demás, pero con menos aplomo , como ser, sino un joven ) a buscarme . El tipo vino a visitarme en el lugar de la jubilación ; ese fue el palacio de un gran señor Napolitano , que se había familiarizado conmigo en mi arte , y habían tomado además un lujo para mí debido a mi aptitud física y mental para la lucha , a lo que mi señor mismo fue personalmente bien inclinado. Así, entonces , la búsqueda de mí mismo hizo gran parte de , y es precisamente en mi elemento , me dio como respuesta al capitán como creo que debe haber hecho él sinceramente se arrepienten de haber venido a buscarme . Después de unos días , cuando las heridas de Luigi , y la prostituta , y el resto estaban sanando , este gran señor Napolitano recibió propuestas de Messer Benvegnato , porque la ira del prelado se había enfriado , y se proponía ratificar la paz entre mí y Luigi y los soldados , que tenían personalmente nada en contra de mí, y sólo querían conocerme . De acuerdo con mi amigo el noble respondió que él me traería donde eligieron a nombrar , y que él estaba dispuesto a efectuar una reconciliación . Se estipuló que las palabras no deben boca en boca a ambos lados , viendo que tendría mucho a su favor , era suficiente para ir a través de la forma de beber juntos e intercambiando besos , sino que por su parte se comprometió a hacer hablar , y se comprometió a resolver el asunto a su honor . Esta disposición se llevó a cabo . El jueves por la noche, mi protector me llevó a la casa de Messer Benvegnato , donde todos los soldados que habían estado presentes en ese desconcierto estaban reunidos , y ya sentados a la mesa . Mi noble asistieron treinta compañeros valientes , todos bien armados , circunstancia que Messer Benvegnato no había previsto . Cuando entramos en el vestíbulo, que caminar primero , yo después , él habló en estos términos: " Dios te salve , señores, hemos venido a verte, y Benvenuto , a quien amo como mi propio hermano , y estamos listos para hacer lo que te propongas " Messer Benvegnato , al ver la sala llena de una multitud de hombres tales , gritó : " . . es sólo la paz , y nada más , te pedimos de ustedes " Por consiguiente, él prometió que el gobernador de Roma y su catchpoles me deberían dar ningún problema . Luego hicimos la paz, y yo regresamos a mi tienda, donde yo no podía quedarme una hora sin que sea noble napolitano venir a verme o enviar por mí.

Mientras tanto Luigi Pulci , ya recuperado de su herida, montó cada día sobre el caballo negro que fue tan bien entrenado para el talón y con freno . Un día, entre otros, después de que hubiera llovido un poco, y él estaba haciendo su corbeta caballo justo antes de la puerta de Pantasilea , se resbaló y cayó , con el caballo sobre él . Su pierna derecha estaba rota corta fuera en el muslo, y después de unos días murió allí en alojamientos de Pantisilea , descargando así el voto que ha registrado con tantas ganas al Cielo. Aún así puede ser visto que Dios cumple en cuenta lo bueno y lo malo, y da a cada uno lo que se merece .

Nota 1 . La Porta Castello fue la puerta llamada después de que el Castillo de San Angelo . Prati , hasta donde he podido averiguar , era un espacio abierto entre el Borgo y el puente de San Angelo . Con el fin de conseguir dentro de la propia Roma , Cellini tuvo que pasar una segunda puerta . Su propio alojamiento y la casa de Pantasilea estaban en el cuarto de la Bianchi, ¿dónde están ahora la Via Giulia y Via de ' Banchi Vecchi .

XXXIV

Todo el mundo estaba en guerra . [ 1 ] El papa Clemente había enviado para conseguir algunas tropas de Giovanni de Médicis, y cuando llegaron , hicieron tales disturbios en Roma, que estaba enfermo de estar en las tiendas abiertas. [ 2 ] En esta cuenta me retiré a una buena casa cómodamente detrás de la Banchi , donde trabajé para todos los amigos que había adquirido. Desde que produje algunas cosas de mucha importancia en aquel periodo , no necesito perder el tiempo en hablar de ellos. Tomé mucho placer en la música y diversiones de la clase . A la muerte de Giovanni de Médicis en Lombardía , el Papa, en el consejo de Messer Jacopo Salviati , desestimó las cinco bandas que él había contratado , y cuando el condestable de Borbón sabía no había tropas en Roma , empujó a su ejército con el mayor energía a la ciudad . El conjunto de Roma sobre esta voló a los brazos . Me pasó a tener intimidad con Alessandro , hijo de Piero del Bene , que , en el momento de los Colonna entró en Roma , me había pedido para proteger su palacio. [ 3 ] En esta ocasión más grave , por lo tanto , él me rogó para alistar cincuenta camaradas para la protección de la dicha casa al ponerme a su capitán , como lo había sido cuando llegó los Colonna . Así que recogí cincuenta jóvenes de la más alta valor, y tomamos nuestras cuartos en su palacio , con buen sueldo y excelentes citas.

El ejército de los Borbones ya había llegado ante las murallas de Roma, y Alessandro me rogó que fuera con él para hacer un reconocimiento . Así que nos fuimos a uno de los hombres más resueltos en nuestra empresa , y en el camino de un joven llamado Cecchino della Casa unió a nosotros. Al llegar a las paredes por el Campo Santo , pudimos ver que el famoso ejército, que estaba haciendo todo lo posible para entrar en la ciudad . Sobre las murallas , donde tomamos nuestra estación a varios jóvenes yacían asesinados por los sitiadores , la batalla continuaba allí con desesperación, y allí estaba la niebla más densa imaginable. Me volví a Alessandro y le dije : " Vamos a ir a casa tan pronto como nos sea posible , pues no hay nada que hacer aquí , se ve que los enemigos van en aumento , y nuestros hombres están en vuelo . " Alessandro , en estado de pánico , gritó : " Ojalá que nosotros hubiéramos nunca vienen aquí! " y se convirtió en el más loco prisa para volar. Lo llevé hasta un tanto bruscamente con estas palabras : "Ya que me has traído hasta aquí , debo realizar alguna acción digna de un hombre ", y dirigir mi arcabuz donde vi la tropa más gruesa y más apretadas de la lucha contra los hombres , apunté exactamente en aquel a quien le comenté a ser más alto que el resto , la niebla me impedía tener la certeza de si estaba a caballo oa pie. Luego me volví hacia Alessandro y Cecchino , y les ordenó que descargan sus arcabuces , mostrándoles cómo evitar ser golpeado por los sitiadores . Cuando habíamos disparado dos rondas cada uno, me arrastré cautelosamente hasta la pared, y la observación en el enemigo una confusión más extraordinario , he descubierto después de que uno de nuestros disparos habían matado el condestable de Borbón , y por lo que he aprendido , posteriormente , fue el hombre a quien tuve notó por primera vez por encima de las cabezas de los demás. [ 4 ]

Dejar de nuestra posición en las murallas , cruzamos el Campo Santo , y entramos en la ciudad de San Pedro , y luego saliendo exactamente en la iglesia de Santo Agnolo , llegamos con la mayor dificultad a la gran puerta del castillo , por los generales Renzo di Ceri y Orazio Baglioni herían y masacrando a todo el mundo que abandonó la defensa de las paredes. [ 5 ] En el momento en que habíamos llegado a la gran puerta , parte de los foemen ya había entrado en Roma, y que ellos tenían en la retaguardia . Los castellano habían ordenado el rastrillo en bajar , con el fin de hacer que se despejaron un poco de espacio , y esto nos permitió cuatro para entrar. En el instante en que entré, el capitán Pallone de Médicis me reclamó como de la Casa Pontificia , y me obligó a abandonar Alessandro , que yo tenía que hacer , muy en contra de mi voluntad. Subí a la torre del homenaje , y en el mismo instante el Papa Clemente entró por los pasillos en el castillo , se había negado a abandonar el palacio de San Pedro antes, siendo incapaz de creer que sus enemigos efectuar su entrada en Roma. [ 6 ] Después de haber entrado en el castillo de esta manera, les adjunto mi mismo a ciertas piezas de artillería, que estaban bajo el mando de un bombardero llamado Giuliano Fiorentino. Inclinándose allí contra las almenas , el infeliz podía ver su pobre casa siendo saqueado , y su esposa e hijos indignado ; temiendo a golpear a su propia gente , no se atrevió a descargar el cañón, y arrojando el fusible ardiendo en el suelo , lloraba como aunque su corazón se rompería , y rasgó sus mejillas con ambas manos. [ 7 ] Algunos de los otros bombarderos se comportaban de la misma manera ; lo cual visto , tomé uno de los partidos , y tiene la ayuda de un par de hombres que no fueron superados por sus emociones . Apunté algunas rótulas y falconetes en los puntos donde vi que sería útil , y mató con ellos un buen número de enemigos . Si no hubiera sido por esto , las tropas que vierten en Roma esa mañana, y marchaban directamente sobre el castillo, posiblemente, podría haber entrado en ella con facilidad, ya que la artillería les estaba haciendo ningún daño. Seguí disparando bajo la mirada de varios cardenales y señores, que me mantuvo bendición y me da la más cordial aliento . En mi entusiasmo me esforcé por lograr lo imposible ; baste que era yo el que salvó el castillo por la mañana, y llevó a los otros bombarderos de nuevo a su deber. [ 8 ] He trabajado duro todo ese día , y cuando llegó la noche, mientras el ejército marchaba hacia Roma a través del Trastevere , el Papa Clemente nombrado un gran noble romano llamado Antonio Santacroce ser capitán de todos los artilleros . Lo primero que hizo este hombre iba a venir a mí, y que me haya recibido con la mayor amabilidad , me colocó con cinco finas piezas de artillería en el punto más alto del castillo, a la que el nombre del Ángel pertenece especialmente . Esta eminencia circular gira alrededor del castillo, y las encuestas tanto Prati y la ciudad de Roma. El capitán puso a mis órdenes suficientes hombres para ayudar en el manejo de mis armas , y habiendo visto a mí, pagamos por adelantado , me dio raciones de pan y un poco de vino, y me rogó que seguir adelante como lo había comenzado. Yo estaba tal vez más inclinado por naturaleza a la profesión de las armas que a la que yo había adoptado , y yo tomé tal placer en sus deberes que los despedí mejores que las de mi propio arte . Llegó la noche , el enemigo había entrado en Roma , y que estaban en el castillo (especialmente yo, que siempre han tenido el placer de vistas extraordinarias ) se quedó contemplando la escena indescriptible de tumulto y la conflagración en las calles de abajo . Las personas que estaban en otro sitio , pero donde estábamos, no podría haber formado el menos imaginación de lo que era . Yo , sin embargo , ponerme para describir la tragedia , pero voy a contentarme con la continuación de la historia de mi propia vida y las circunstancias que pertenecen propiamente a la misma.

Nota 1 . La guerra había estallado en 1521 entre Carlos V y Francisco I , que perturba toda Europa e involucró a los Estados de Italia en complicaciones graves. En el momento en el que abre este capítulo , el ejército imperialista bajo el condestable de Borbón estaba marchando sobre Roma en 1527.

Nota 2 . Estas tropas entraron en Roma en octubre de 1526. Ellos fueron disueltas en marzo, 1527.

Nota 3 . Cellini aquí se refiere al ataque hecho en Roma por la gran casa Ghibelline de Colonna , encabezada por su capitán, jefe, Pompeo , en septiembre de 1526. Tomaron posesión de la ciudad y se fueron Clemente en el Castillo de San Angelo, donde lo obligaron a estar de acuerdo con los términos que favorecen la causa imperial. Era costumbre que los caballeros romanos para contratar bravi para la defensa de sus palacios en que se esperaba ningún tipo de perturbación extraordinaria , como, por ejemplo, de las vacaciones de la silla papal .

Nota 4 . Todos los historiadores del saqueo de Roma están de acuerdo en decir que los Borbones fue muerto a tiros mientras se coloca las escaleras contra las obras exteriores , cerca de la tienda de Cellini menciona . Pero el honor de disparar el arcabuz que lo trajo no se puede asignar a ninguno en particular . Muy diferentes historias eran actual sobre el tema . Ver Gregorovius , Stadt Rom . , Vol . viii . p . 522 .

Nota 5 . Por Renzo di Ceri ver arriba . Orazio Baglioni , de la familia principesca semi - Perugian , fue un distinguido Condottiere . Posteriormente, obtuvo la capitanía de la Bande Nere , y murió combatiendo cerca de Nápoles en 1528. Orazio asesinado a varios de sus primos con el fin de adquirir el señorío de Perugia. Su hermano Malatesta se comprometió a defender a Florencia en el asedio de 1530, y vendió la ciudad por traición a Clement.

Nota 6 . Giovio , en su Vida del Cardenal Próspero Colonna, relata cómo acompañó a Clemente en su huida desde el Vaticano hasta el castillo. Al pasar algunas partes abiertas de la galería , arrojó su manto de violencia y la tapa de un Monsignore sobre el blanco robaron del Pontífice , por temor a que podría ser disparado por los soldados en las calles de abajo .

Nota 7 . La pequeña autobiografía de Raffaello da Montelupo , un hombre en muchos aspectos se asemeja a Cellini, confirma esta parte de la narrativa de nuestro autor . Es una de las piezas más interesantes de la evidencia con respecto a lo que sucedía en el interior del castillo durante el saqueo de Roma. Montelupo fue también un artillero , y mandó dos piezas.

Nota 8 . Este es un caso de exageración de Cellini . Hizo más que servicio de terrateniente , sin duda. Pero no podemos creer que , sin él, se habría tomado el castillo.

XXXV

Durante el curso de mi práctica de artillería , que nunca me intermitencias durante todo el mes pasado por nosotros asediado en el castillo, me encontré con un gran número de accidentes muy llamativas , todos ellos dignos de estar relacionados. Pero ya no me importa ser demasiado prolijo , o exponer a mí mismo fuera de la esfera de mi profesión , omitiré la mayor parte de ellos, sólo tocar sobre aquellos que no puedo así el abandono, que deberá ser la menor cantidad en número y las más notable . El primero que viene a la mano es la siguiente: Messer Antonio Santacroce me había hecho venir desde el Ángel , con el fin de disparar contra unas casas en el barrio, donde algunos de nuestros sitiadores habían visto entrar. Mientras yo estaba disparando , un cañonazo me llegó , que golpeó el ángulo de una almena , y se llevó lo suficiente como para ser la causa por la que no sufrió lesiones. Toda la masa me golpeó en el pecho y me dejó sin aliento . Yo estaba tendido en el suelo como un muerto , y pude escuchar lo que los espectadores estaban diciendo. Entre todos ellos, Messer Antonio Santacroce lamentó enormemente , exclamando : " ¡Ay, ay ! . hemos perdido el mejor defensa que teníamos " , atraídos por el alboroto , uno de mis compañeros se acercó corriendo , él fue llamado Gianfrancesco , y fue un músico , pero fue mucho más natural dado a la medicina que a la música. En el lugar se fue volando , llorando por una escalinata de los mejores vinos griegos . Luego hizo una baldosa al rojo vivo , y echó sobre él un buen puñado de ajenjo, después de lo cual roció el vino griego , y cuando el ajenjo fue bien empapado , se puso sobre mi pecho , justo donde el hematoma era visible para todos . Tal era la virtud del ajenjo que inmediatamente recobré mis facultades dispersas. Yo quería empezar a hablar , pero no lo conseguí , porque algunos soldados estúpidos habían llenado la boca con tierra , imaginando que , al hacerlo, que me estaban dando el sacramento , y de hecho eran más como me han excomulgado , ya que pude con dificultad vienen a mí mismo otra vez , la tierra me hace más daño que el golpe. Sin embargo, me escapé de ese peligro, y volví a la rabia y la furia de las armas de fuego , persiguiendo mi trabajo allí con toda la habilidad y el entusiasmo que pude reunir .

El Papa Clemente , por ello, había enviado a exigir ayuda del duque de Urbino , que estaba con las tropas de Venecia, que encargó el enviado para decirle a su Excelencia que el Castillo de San Angelo enviaría a todas las noches tres balizas desde su cumbre acompañado de tres descargas de cañón tres veces repetido, y que mientras se continuó esta señal, que podría dar por sentado que el castillo no había cedido . Fui acusado de encender las balizas y disparando los cañones para este fin , y todo esto mientras me señaló mi artillería por día en los lugares donde el mal se podía hacer. El Papa, en consecuencia , comenzó a mirar con aún mayor a favor, porque vio que yo descargué mis funciones de forma inteligente ya que la tarea demandaba . La ayuda del duque de Urbino [ 1 ] nunca llegó ; sobre los que , ya que no es asunto mío, voy a hacer más comentarios .

Nota 1 . Francesco Maria della Rovere , duque de Urbino, al mando de un ejército considerable como general de la Iglesia , y ahora estaba actuando para Venecia. ¿Por qué se efectúa ninguna desviación , mientras que las tropas imperiales estaban marchando sobre Roma, y por qué se retrasó para aliviar la ciudad, nunca se explicó adecuadamente. Folk atribuyó su conducta impotente en parte a la lentitud natural en la guerra , y en parte a su odio por la casa de los Medici . León X le había privado de su ducado , y lo ha dado a un príncipe de los Médicis . Es a esto que Cellini probablemente se refiere en la frase cautelosa que termina el capítulo.

XXXVI

Mientras yo estaba en el trabajo sobre esa tarea diabólica mío , vino de vez en cuando para que me vean algunos de los cardenales que fueron invertidos en la fortaleza, y con mayor frecuencia el cardenal de Ravenna y el cardenal de ' Gaddi . [ 1 ] A menudo les dije que no a mostrarse, ya que sus gorras rojas desagradables dieron una marca justo para nuestros enemigos. De los edificios vecinos, como la Torre de ' Bini , corrimos un gran peligro cuando estaban allí , y al fin lo habíamos encerrados fuera , y ganó así su profunda animadversión . Con frecuencia me recibí visitas también de lo general , Orazio Baglioni , que fue muy bien afectado hacia mí. Un día, mientras estaba hablando conmigo, notó algo en el futuro en un lugar para beber fuera de la Porta di Castello , que llevaba el nombre de Baccanello . Esta taberna tenía para firmar un sol pintado entre dos ventanas, de un color rojo brillante. Las ventanas están cerradas , Signor Orazio concluyó que un grupo de soldados estaban de juerga en la mesa sólo entre ellos y detrás del sol. Entonces él me dijo: " Benvenuto , si usted piensa que usted podría golpear esa pared , estuvo a un codo del sol con su demi- cañón de aquí , creo que estaría haciendo una buena carrera de negocios, ya que hay una gran conmoción allí, y los hombres de tanta importancia deben probablemente dentro de la casa . " Le respondí que me sentía muy capaz de dar en el sol en su centro, pero que un barril lleno de piedras, que estaba de pie cerca de la boca del cañón de la pistola , podría ser eliminado por el choque de la descarga y la explosión de la artillería . Se reincorporó a : "No pierdas el tiempo , Benvenuto . En primer lugar , no es posible, en el que está de pie , la explosión del cañón debe bajarla , e incluso si fuera a caer, y el mismo Papa que había debajo , el daño no sería tan grande como usted se imagina . Fuego, entonces, sólo el fuego! "Tomar más pensaba en ello, me llamó la atención el sol en el centro, exactamente como me dijo que debería . El contenedor se desprendió , como predije , y caí con precisión entre el cardenal Farnese y Messer Jacopo Salviati . [ 2 ] Se podría muy bien haber salido corriendo los cerebros de los dos, a excepción de que sólo en ese mismo momento Farnese reprochaba Salviati con haber provocado el saqueo de Roma , y mientras se encontraban separados entre sí para intercambiar comentarios insultantes , mi gaviones cayó sin destruirlos. Cuando oyó el alboroto en el patio de abajo , buen Signor Orazio salió corriendo a toda prisa , y yo , metiendo el cuello hacia adelante , donde el barril había caído, escuchó algunas personas que dicen : " No sería un mal trabajo de matar a ese artillero ! " en esto me volví dos falconetes hacia la escalera , con la mente resuelta a dejar incendio en el primer hombre que intentó subir. La casa del cardenal Farnese tiene que haber recibido la orden de ir y yo hacer un poco de daño , en consecuencia he preparado para recibirlos , con un fósforo encendido en la mano. Reconocer algunos de los que se acercaban , dije en voz alta : "Ustedes, los patanes perezosos , si no embala a partir de ahí , y si , sino el hijo de un hombre de entre vosotros se atreve a tocar la escalera , tengo dos cañones cargados , que te dejarán en polvo. Ve y dile a la cardenal que estaba actuando en el orden de los oficiales superiores , y que lo que hemos hecho y estamos haciendo es en defensa de los sacerdotes , [ 3] y no hacerles daño "Hicieron de distancia, . Y luego vino el señor Orazio Baglioni , en ejecución. Le pedí que un paso atrás , de lo contrario yo lo mataría , pues sabía muy bien quién era. Retrocedió un poco, no sin cierto espectáculo de miedo, y gritó : "¡ Benvenuto , Yo soy tu amigo " A esto yo contesté : " . Señor, ven , pero vienen solos , y entonces ven como quieras " el general, que era un hombre de poderosa orgullo, se detuvo un momento, y luego dijo con enojo: " . tengo un buen presente para no volver a subir , y que haga todo lo contrario de lo que yo pretendía hacia usted ", le contesté que así como me pusieron ahí para defender a mis vecinos , que era igualmente capaz de defenderme también. Él dijo que iba a ir solo, y cuando llegó a la parte superior de las escaleras , sus rasgos eran más descompuesto que pensé razonable. Así que seguí mi mano sobre mi espada , y me quedé mirándolo de reojo . Tras esto, se echó a reír , y el color regresa a la cara, me dijo con la manera más agradable : "Amigo Benvenuto , te llevará tan grande el amor que yo tengo en mi corazón para dar , y en el bien de Dios vez que os hará una prueba de ello . Quiera Dios que había matado a esos dos bribones ; . Para uno de ellos es la causa de todo este problema, y tal vez llegará un día cuando el otro se encontrará la causa de algo peor aún " Luego me rogó , si se debe pedir , no quiere decir que él estaba conmigo cuando me disparé , y para el resto pedí me confiad . La conmoción que el asunto hizo fue enorme, y duró un largo rato. Sin embargo , no voy a extenderme sobre ello más lejos, sólo añadiré que estaba dentro de una pulgada de vengar a mi padre en Messer Jacopo Salviati , quien le había gravemente heridos, según las quejas de mi padre. Así las cosas, sin querer le di al compañero de un gran susto. De Farnesio no diré nada aquí , porque va a aparecer en su lugar lo bien que hubiera sido si lo hubiera matado .

Nota 1 . Benedetto Accolti de Arezzo, arzobispo de Rávena en 1524 , obtuvo el sombrero en el año 1527 , tres días antes del saqueo de Roma . Él fue un distinguido hombre de letras. Niccolò Gaddi fue creado cardenal en el mismo día que Accolti . Vamos a escuchar más de él en las páginas de Cellini .

Nota 2 . Alessandro Farnese , Decano del Sacro Colegio , y después el Papa Pablo III . De Giacopo Salviati ya hemos oído , p . 14 .

Nota 3 . Loro preti . Tal vez sus sacerdotes .

XXXVII

Seguí mi negocio de artillero , y cada día realicé una hazaña extraordinaria , por lo que el crédito y el favor que adquirí con el Papa era algo indescriptible. Nunca pasó un día, pero lo que mató a uno u otro de nuestros enemigos en el ejército sitiador . En una ocasión el Papa estaba caminando alrededor del torreón circular, [ 1 ] cuando observó un coronel español en el Prati , reconoció al hombre por ciertas indicaciones , al ver que este oficial había sido anteriormente en su servicio , y mientras que él fijó sus ojos en él, se paraba de hablar de él. Yo , por encima por el ángel, no sabía nada de todo esto, pero percibí un compañero allí, ocupándose de las trincheras con una lanza en su mano , él estaba vestido completamente en color rosa , y así , el estudio de lo peor que yo podría hacer contra él, he seleccionado un gerifalte que tuve a la mano , es una pieza de artillería más grande y más largo que un giro y el tamaño aproximado de un demiculverin . Esto lo vació , y se carga de nuevo con una buena carga de polvo fino mezclado con el tipo más grueso , y luego me apunté exactamente en el hombre de rojo , elevando prodigiosamente , porque un pedazo de ese calibre no se podía esperar para llevar cierto en tales una distancia . Disparé , y me golpeé hombre exactamente en el medio . Se había atado su espada al frente, [ 2 ] para la arrogancia , después de un camino los españoles tienen , y mi bola , cuando se le ocurrió , se rompió la hoja, y se podía ver el tipo de corte en dos mitades justas . El Papa , que esperaba nada de este tipo, deriva gran placer y el asombro de la vista , tanto porque le parecía imposible que uno debe apuntar y dar en el blanco a una distancia tal , y también porque el hombre fue cortado en dos , y él no podía comprender cómo esto sucede . Él me mandó llamar , y le preguntó al respecto. Le expliqué que todos los dispositivos que había utilizado en la cocción , pero le dije que por qué el hombre se redujo a la mitad, ni él ni yo podíamos saber. Sobre mis rodillas Entonces le rogué que me diera la gracia de su bendición para que el homicidio , y para todos los otros que había cometido en el castillo en el servicio de la Iglesia . En ellas el Papa , levantando la mano , y haciendo un gran cartel abierto de la cruz sobre mi rostro, me dijo que él me bendijo , y que él me dio el indulto para todos los asesinatos que jamás había perpetrado , ni nunca debería perpetrar , en el servicio de la Iglesia Apostólica . Cuando lo sentí , me fui en lo alto, y nunca me había alojado disparen hasta el límite de mi poder, y pocos eran los tiros de la mina que no alcanzaron su objetivo. Mi dibujo , y mis estudios finos en mi oficio y mi arte encantador de la música, todos fueron tragados en el fragor de que la artillería , y si tuviera que referirse en detalle todas las cosas espléndidas que hice en ese trabajo infernal de la crueldad, debo hacer del mundo una pausa y asombro. Pero , de no ser demasiado prolijo y pasaré de ellos otra vez. Sólo tengo que decirle a algunos de los más notables , que son , por así decirlo , obligados sobre mí .

Para empezar entonces: meditando día y noche lo que podía hacer por mi parte, en defensa de la Santa Iglesia, y después de haber dado cuenta de que el enemigo cambió la guardia y desfiló a través de la gran puerta de Santo Spirito , que estaba dentro de un rango razonable , que acto seguido dirigido mi atención a ese punto , sino que teniendo a disparar hacia los lados , no podía hacer el daño que me hubiera gustado , aunque yo maté a un buen porcentaje cada día. Esto indujo a nuestros adversarios , cuando vieron a su paso cubierto por mis armas , para cargar el tejado de cierta casa una noche con treinta gaviones , que obstruían la visión que antes disfrutaba . Tomando una mejor idea de lo que había hecho de toda la situación , ahora me di todos mis cinco piezas de artillería directamente sobre los gaviones , y esperé hasta la hora de noche , cuando cambiaron la guardia. Nuestros enemigos , pensando que estaban a salvo , se encendieron en una mayor facilidad y en un cuerpo más cerca de lo normal, con lo cual me prendí fuego a mis cerbatanas , [ 3 ] No sólo hice lanzo en pedazos los gaviones que se interponían en mi camino , pero , lo que era mejor, por aquella explosión maté a más de treinta hombres . Como consecuencia de esta maniobra , que repetí dos veces, los soldados fueron arrojados a tal desorden , que está , por otra parte , gravado con el botín de ese gran saco , y algunos de ellos deseosos de disfrutar de los frutos de su trabajo , que muchas veces mostró una mente para el motín y tomarse a sí mismos fuera de Roma . Sin embargo , después de llegar a un acuerdo con su capitán valeroso , Gian di Urbino, [ 4 ] que estaban obligados en última instancia , por su inconveniencia excesiva, para tomar otro camino cuando cambiaron la guardia. Les costará cinco kilómetros de marcha, mientras que antes no tenían , pero menos de un kilómetro . Después de haber logrado esta hazaña , me suplicaba con favores prodigiosos por todos los hombres de la calidad que se invirtieron en el castillo. Este incidente fue tan importante que me pareció que así relacionarlo , antes de terminar la historia de las cosas fuera de mi arte , el cual es el verdadero objeto de mi escritura : en verdad, si yo quería adornar mi biografía con la materia, que debería tener demasiado que contar. Sólo hay una mayor circunstancia que, ahora que la ocasión ofrece , propongo grabar.

Nota 1 . El Mastio o cuerpo principal del Mausoleo de Adriano , que fue convertido en una fortaleza en la Edad Media .

Nota 2 . S'aveva messo La Spada dinanzi . Tal vez se lleva su espada frente a él .

Nota 3 . Soffioni , el cañón ser como tubos para soplar el fuego hacia arriba.

Nota 4 . Este capitán era un español , que jugó una cifra muy considerable en la guerra , distinguiéndose en la captura de Génova y la batalla de Lodi, en 1522, y después en calidad de teniente general al príncipe de Orange. Sostuvo Nápoles contra Orazio Baglioni en 1528 , y murió antes de Spello en 1529.

XXXVIII

I SHALL skip over some intervening circumstances, and tell how Pope Clement, wishing to save the tiaras and the whole collection of the great jewels of the Apostolic Camera, had me called, and shut himself up together with me and the Cavalierino in a room solo. [ 1 ] Este Cavalierino había sido un novio en el establo de Filippo Strozzi , que era francés , y una persona de la natalidad más baja , pero ser un siervo más fiel , el Papa le había hecho muy rico, y confió en él como él. Así que el Papa, el Cavaliere, y yo , confinados juntos , pusieron delante de mí las tiaras y joyas del ajuar , y su Santidad me ordenó tomar todas las gemas de sus engastes de oro . Esto lo hizo en consecuencia ; después las envueltos por separado en trozos de papel y les cosía en los revestimientos de la Papa de la ropa y del Cavaliere . Entonces me dieron todo el oro , que pesaba alrededor de 200 libras , y me invitó a fundirlo tan secretamente como pude . Me acerqué al ángel , donde tuve mi alojamiento, y se pudo bloquear la puerta con el fin de estar libre de interrupciones. Allí construí un pequeño proyecto de alto horno de ladrillos, con una olla bien grande , en forma de un recipiente abierto , en la parte inferior de la misma , y tirar el oro sobre sus brasas , se hundió poco a poco a través y se dejó caer en la sartén. Mientras que el horno funcionaba nunca lo dejé de ver cómo molestar a nuestros enemigos , y como sus trincheras estaban a menos de un tiro de piedra justo debajo de nosotros , yo era capaz de infligir daños considerables en ellos con algunos misiles inútiles , [ 2 ] de los cuales había varios montones , formando la vieja munición del castillo. Elegí una giratoria y una falconete , que eran los dos un poco dañado de la boca del cañón , y los llené con los proyectiles que he mencionado. Cuando me despedí de mis armas, que se precipitaron hacia abajo como un loco , ocasionando todo tipo de travesuras inesperadas en las trincheras. De acuerdo con ello seguí estas piezas siempre va al mismo tiempo que el oro estaba siendo fundido , y un poco antes de las vísperas noté que alguien viene a lo largo del margen de la zanja a lomo de mula . La mula trotaba muy rápidamente , y el hombre estaba hablando con los soldados en las trincheras. Tomé la precaución de descargar mi artillería justo antes de que llegara justo enfrente , y así , hacer un buen cálculo, me golpeé la marca . Uno de los fragmentos le hirió en la cara , y el resto se dispersa en la mula , que cayó muerto. Un gran alboroto se levantó de la zanja ; abrí fuego con mi otra pieza, haciéndolas gran daño . El hombre resultó ser el Príncipe de Orange, que fue llevado a través de las trincheras en cierta taberna en el barrio , a donde en poco tiempo todo el jefe popular del ejército se unieron .

Cuando el Papa Clemente se enteró de lo que había hecho , envió de inmediato a llamar a mí, y le preguntó a la circunstancia . Conté todo, y agregó que el hombre debe haber sido de la mayor consecuencia , debido a la posada a la que se lo llevaron fue invadido inmediatamente por todos los jefes del ejército , hasta el momento , al menos, lo que pude juzgar . El Papa, con un instinto sagaz , enviado por Messer Antonio Santacroce , el noble que , como he dicho , era el jefe y comandante de los artilleros . Él le pidió que ordene todos nosotros los bombarderos para señalar nuestras piezas , que eran muy numerosos , de una masa sobre la casa , y se descargue a todos juntos en la señal de un arcabuz de ser despedido . Juzgó que si matamos a los generales, el ejército , que ya estaba casi a punto de romperse , tomaría vuelo . Tal vez Dios había escuchado las oraciones que mantienen continuamente haciendo , y la intención de deshacerse de ellos de esta manera de esos canallas impíos .

Ponemos nuestro cañón en el orden en el comando de Santacroce , y esperamos a la señal. Pero cuando el cardenal Orsini [ 3 ] se dio cuenta de lo que pasaba adelante , comenzó a protestar con el Papa, protestando que la cosa de ninguna manera debe suceder , al ver que estaban a punto de concluir un alojamiento, y que si los generales fueron asesinados , la chusma de las tropas sin un líder sería asaltar el castillo y completar su ruina total . En consecuencia, podrían de ninguna manera permitir que el plan del Papa para llevarse a cabo . El pobre Papa , en la desesperación , viéndose asesinados tanto en el interior del castillo y por fuera, dijo que él los dejó para arreglarlo. Por esto, nuestros pedidos fueron derogadas , pero yo, que se irritó contra la correa, [ 4 ] , cuando yo sabía que iban a venir y vuelta a presentar ofertas a dejar de disparar, deja incendio uno de mis demi- cañones , y llegaron a un pilar en el patio de la casa , alrededor de la cual vi a una multitud de personas de agrupamiento . Este tiro hizo tal daño al enemigo que era como para haber hecho a evacuar la casa. Cardenal Orsini era absolutamente por haberme colgado o poner a la muerte , pero el Papa tomó mi causa con espíritu. Las altas palabras que se cruzaron entre ellos, aunque sé muy bien lo que eran , no aquí se relacionan , porque hago ninguna profesión de escribir la historia . Es suficiente para que yo ocupo de mis propios asuntos.

Nota 1 . Este personaje no puede ser identificado . El Filippo Strozzi mencionado como habiendo sido su maestro fue el gran rival del despotismo de los Médicis , que se suicidó en la cárcel después de la derrota de Montemurlo en 1539. Se casó a una edad temprana con una hija de Piero de Medici .

Nota 2 . Passatojacci .

Nota 3 . Franciotto Orsini fue educado en la casa de su pariente Lorenzo de ' Medici . Siguió la profesión de las armas , y se casó , pero después de perder a su esposa tomó las órdenes , y recibió el sombrero en 1517.

Nota 4 . Io che no potevo mirar Mosse alle .

XXXIX

Después de que había fundido el oro , lo llevé al Papa , quien agradeció a mí cordialmente por lo que había hecho, y pedí el Cavalierino darme veinticinco coronas , pidiendo disculpas a mí por su incapacidad para darme más . Se firmaron unos días después los artículos de la paz. Fui con trescientos compañeros en el tren de Signor Orazio Baglioni hacia Perugia , y allí quería hacerme capitán de la compañía , pero no estaba dispuesto por el momento, diciendo que quería ir primero a ver a mi padre , y para redimir a la prohibición de que todavía estaba en vigor en mi contra en Florencia. Signor Orazio me dijo que él había sido nombrado general de los florentinos , y Sir Pier Maria del Lotto , el enviado de Florencia, estaba con él , a los que especialmente me recomendó como su hombre. 1

Con el tiempo llegué a Florencia en compañía de varios compañeros . La peste hacía estragos con furia indescriptible. Cuando llegué a casa, encontré a mi buen padre, que pensaba que ya sea que debo haber perdido la vida en el saqueo de Roma , o de lo que debería volver a él un mendigo. Sin embargo , estoy totalmente derrotado tanto estas expectativas , porque yo estaba vivo , con un montón de dinero, un compañero que esperar de mí, y un buen caballo . Mi alegría de saludar al anciano era tan intenso , que, aunque él abrazó y me besó, me pareció que tenía que morir en el acto. Después de haber narrado todas las diabluras de ese saco terrible , y le había dado una buena cantidad de coronas que había ganado por mi vida militar , y cuando nos habíamos intercambiado nuestras muestras de cariño , él se fue a la Octava de redimir mi prohibición. Dio la casualidad de que uno de esos magistrados que me condenaron , era ahora de nuevo un miembro de la junta directiva . Era el mismo hombre que había dicho tan desconsideradamente a mi padre que quería decir que me marchar al campo con las lanzas . Mi padre tuvo la oportunidad de dirigirse a él con algunas palabras de significados , con el fin de marcar su venganza , confiando en la gracia que Orazio Baglioni me mostró .

Cuestiones de pie por lo que le dije a mi padre cómo Signor Orazio me había nombrado capitán, y que yo debería comenzar a pensar en alistar mi compañía. A estas palabras, el pobre viejo estaba muy perturbado , y me rogó por el amor de Dios no convertir mis pensamientos para tal empresa , aunque sabía que debería estar en forma para esta o aún un mayor negocio , y agregó que su otro hijo, mi hermano , ya era un soldado más valiente , y que yo debía seguir el noble arte en la que había trabajado tantos años y con tanta diligencia del estudio. Aunque me prometí a obedecerle , reflexionó, como un hombre de buen sentido , que si el señor Orazio llegó a Florencia , no podía retirar mi mismo del servicio militar , en parte porque yo había pasado mi palabra , así como por otras razones; Por lo tanto, pensado en un buen recurso para echarme , y me habló de la siguiente manera : " ¡Oh , mi querido hijo , la plaga en esta ciudad se está librando con la violencia inmitigable , y siempre estoy imaginando va a volver a casa infectada con él. Recuerdo que , cuando era un hombre joven, que me fui a Mantua , donde fui recibido muy amablemente , y me quedé allí varios años. Ruego y mande, por el amor de mí, hacer las maletas fuera e ir para allá , y yo tendría que hacer esto a día en lugar de por la mañana " .

Nota 1 . Pier Maria di Lotto de S. Miniato fue notario florentino Signoria. Él recogió los restos de la Bandle Nere , y los entregó a Orazio Baglioni , quien se las ingenió para escapar de S. Angelo de seguridad a Perugia.

XL

Yo siempre había tenido el placer de ver el mundo , y que nunca había estado en Mantua, fui allí de muy buena gana . Por el dinero que había traído a Florencia , salí de la parte superior con mi buen padre , con la promesa de ayudarlo siempre que yo podría ser , y él confiado al cuidado de mi hermana mayor . Su nombre era Juan de la Cosa , y ya que ella nunca le importó a casarse , ella fue admitida como una monja en Santa Orsola , pero ella dejó de tomar el velo , con el fin de mantener la casa para nuestro viejo padre, y para cuidar de mi hermana menor, que estaba casada con uno Bartolomeo , un cirujano. Así pues, salir de casa con la bendición de mi padre, me monté mi buen caballo y monté sobre él a Mantua .

Sería demasiado largo describir ese pequeño viaje en detalle. Todo el mundo está a oscuras sobre la peste y la guerra, que tuvo la mayor dificultad para llegar a Mantua. Sin embargo , al final, llegué allí, y miré alrededor para el trabajo que hacer , que obtuve de un Maestro Niccolò de Milán , orfebre del duque de Mantua. Una vez resuelta esta manera a trabajar, me fui después de dos días para visitar Messer Giulio Romano , que la mayor parte excelente pintor , de quien ya he hablado, y mi muy buen amigo. Me recibió con las caricias más tiernas , y puso muy enfermo que yo no había desmontado en su casa. Vivía como un señor , y la ejecución de una gran obra para el duque fuera de las puertas de la ciudad , en un lugar llamado Del Te. Era una tarea inmensa y prodigiosa , como puede todavía , supongo, ser visto por aquellos que van allí . [ 1 ]

Messer Giulio no perdió el tiempo en hablar de mí con el duque en términos de la alabanza más cálido . [ 2 ] Ese príncipe me comisionó para hacer un modelo de un relicario , para contener la sangre de Cristo , que tienen allí , y diles fue traído por Longino . Luego se volvió hacia Giulio, pidiéndole que me suministra con un diseño para ello. A tal Giulio respondió : " Mi señor, Benvenuto es un hombre que no tiene de bocetos de otras personas, como su Excelencia será muy bien en condiciones de juzgar cuando veáis su modelo . " Me puse mano a la obra, e hizo un dibujo para el relicario , bien adaptado para contener la redoma sagrada. Entonces hice un pequeño modelo de cera de la cubierta. Este fue un Cristo sentado , apoyando su gran cruz en alto con la mano izquierda, mientras él parecía inclinarse en contra de ella , y con los dedos de su mano derecha parecía estar abriendo la herida de su costado . Cuando terminó , le agradó al duque tanto que colmó favores a mí, y me dio a entender que me iba a tener en su servicio con nombramiento como debería permitirme vivir en la opulencia.

Mientras tanto , yo había pagado mi deber para con el cardenal a su hermano , quien le rogó al duque para que yo haga el sello pontificio de su señorío muy reverendo . [ 3 ] Este empecé , pero mientras yo estaba trabajando en eso me llamó la fiebre quartan . Durante una visita de esta fiebre Fui lanzado en el delirio , cuando me maldije Mantua y su amo y el que nos alojamos allí a su propio gusto . Estas palabras fueron reportados al duque por el orfebre milanés , que no había omitido a notar que el duque quería contratarme . Cuando el príncipe escuchó los desvaríos de mi enfermedad , voló en una pasión en mi contra , y yo estar de mal humor con Mantua, nuestro mal sentimiento era recíproco. El sello fue terminado después de cuatro meses , junto con varias otras piezas pequeñas que hice para el duque con el nombre del cardenal . Su Reverencia me pagó bien, y me invitó a regresar a Roma, a la maravillosa ciudad donde habíamos hecho conocido.

Abandoné Mantua con una buena suma de coronas , y llegué Governo , donde los más valientes Giovanni general había sido asesinado. [ 4 ] Aquí tuve una ligera recaída de la fiebre , que no interrumpa mi viaje, y que viene ahora a su fin , nunca volví en mí otra vez . Cuando llegué a Florencia , esperaba encontrar a mi querido padre, y llamando a la puerta , una mujer jorobada en una furia mostró su cara en la ventana , ella me llevó con un torrente de insultos , gritos que la vista de he aquí un consumo a ella. A esta bruja deforme grité : "¡Ho! dime, jorobado cruz de grano , ¿no hay otra cara de ver aquí, pero su rostro feo " " No, y la mala suerte. " Adónde le contesté en voz alta : " En menos de dos horas puede que [ 5 ] nunca nos vex más ! " Atraídos por esta disputa , un vecino sacó la cabeza , de la que me enteré de que mi padre y toda la gente de la casa habían muerto de la peste. Como yo había adivinado en parte puede ser que sea así, mi dolor no era tan grande como lo que habría sido. La mujer me dijo después que sólo mi hermana Liperata había escapado, y que se había refugiado con una dama piadosa llamada Mona Andrea de ' Bellacci . 6

Me tomé mi camino desde allí a la posada, y me encontré por casualidad un muy querido amigo mío , Giovanni Rigogli . Desmontaje en su casa , se procedió a la plaza, donde recibí la inteligencia de que mi hermano estaba vivo, y fuimos a buscarlo a la casa de un amigo suyo llamado Bertino Aldobrandini . En la reunión , hicimos demostraciones de afecto más apasionado ; porque ya había oído que yo estaba muerto, y yo había oído que él estaba muerto , y así nuestra alegría por abrazar unos a otros era extravagante. Luego estalló en un ataque de la risa en voz alta , y le dijo : " Ven, hermano , voy a llevarte a donde estoy seguro de que nunca imaginaría ! . Usted debe saber que yo he dado a nuestra hermana Liperata de nuevo en el matrimonio, y ella lo sostiene para absolutamente seguro de que estás muerto " En el camino nos dijimos el uno al otro todas las maravillosas aventuras que habíamos conocido con el , y cuando llegamos a la casa donde nuestra hermana vivió , la sorpresa de verme viva la arrojó a un desmayo , y cayó sin sentido en mis brazos. De no haber estado presente a mi hermano , su mudez y la incautación repentino deben haber hecho su marido imaginar que era alguien diferente a un hermano - como de hecho al principio lo hizo. Cecchino , sin embargo , ha explicado las cosas, y se ocupó de ayudar a la mujer desmayada , que pronto vienen a . Entonces, después de derramar algunas lágrimas por el padre , hermana, marido y un hijo pequeño a quien ella había perdido , comenzó a obtener la lista la cena , y durante nuestra reunión feliz toda esa noche hablamos nada más acerca de la gente muerta, sino que discurrió alegremente sobre bodas . Así, pues , con alegría y con gran placer nos llevamos nuestra cena - fiesta a su fin.

Nota 1 . Este es el famoso Palazzo del Te, fuera de los muros de Mantua. Todavía sigue siendo el principal monumento del genio versátil de Giulio Romano .

Nota 2 . Federigo Gonzago Fue en este momento marqués de Mantua. Charles V erigió su feudo en un ducado en 1530.

Nota 3 . Ercole Gonzaga , creado cardenal en 1527. Después de la muerte de su hermano , el duque Federico , que gobernó Mantua durante dieciséis años como regente de sus sobrinos , y se hizo famoso como mecenas de las artes y las letras. Él murió en Trento en 1563 al presidir el Consejo de allí, en el pontificado de Pío IV .

Nota 4 . Giovanni de Medici , llamado Delle Bande Nere .

Nota 5 . I. e. , Su rostro feo.

Nota 6 . Carpani afirma que entre mayo y noviembre 1527 cerca de 40.000 personas murieron de la peste en Florencia.

XLI

ON the entreaty of my brother and sister, I remained at Florence, though my own inclination led me to return to Rome. The dear friend, also, who had helped me in some of my earlier troubles, as I have narrated (I mean Piero, son of Giovanni Landi)-he too advised me to make some stay in Florence; for the Medici were in exile, that is to say, Signor Ippolito and Signor Alessandro, who were afterwards respectively Cardinal and Duke of Florence; and he judged it would be well for me to wait and see what happened. [1]

En ese momento llegaron allí en Florencia una de Siena , llamado Girolamo Marretti , que había vivido mucho tiempo en Turquía y era un hombre de viva inteligencia. Él vino a mi tienda, y me encargó hacer una medalla de oro para ser usados en el sombrero. El tema era que se Hércules desgarrador la boca del león . Mientras trabajaba en esta obra, Miguel Ángel Buonarroti vino muchas veces a verlo. Había pasado los dolores infinitos en el diseño, por lo que la actitud de la figura y la feroz pasión de la bestia fueron ejecutados en un estilo bastante diferente de la de cualquier artesano que había intentado hasta entonces dichos grupos. Esto, junto con el hecho de que la rama especial de arte era totalmente desconocido para Miguel Ángel , hizo el divino maestro dar tales alabanzas a mi trabajo que me sentí muy inspirada para mayor esfuerzo. Sin embargo , me pareció poco más que hacer , pero la joya de establecimiento , y aunque gané más así que en cualquier otra forma , sin embargo, yo no estaba satisfecho , porque yo fain he sido empleado en una tarea superior a la de colocación de las piedras preciosas.

En ese momento me reuní con Federigo Ginori , un joven de un espíritu muy elevado . Él había vivido algunos años en Nápoles, y está dotado de grandes encantos de la persona y presencia, había sido el amante de una princesa napolitana. Quería tener una medalla de hecho , con Atlas que lleva el mundo sobre sus hombros , y se aplica a Michel Agnolo para un diseño . Miguel Ángel hizo esta respuesta: " Ve y encuentra a un joven orfebre llamado Benvenuto , sino que le servirá admirablemente , y, ciertamente, no estar en necesidad de los bocetos por mí . Sin embargo , para evitar que su pensamiento que quiero ahorrarme la molestia de tan ligera un asunto , con mucho gusto le esbozar algo, pero mientras tanto, hablar con Benvenuto , y le permitirá también hacer un modelo , él puede entonces ejecutar el mejor de los dos diseños ". Federigo Ginori vino a mí, y me dijo lo que quería, la adición al mismo de cómo Miguel Ángel me había elogiado , y cómo había sugerido que debería hacer un modelo de cera mientras él se comprometió a entregar un bosquejo . Las palabras de ese gran hombre para mí alentados , que me puse a trabajar a la vez con entusiasmo en el modelo , y cuando lo terminé , un pintor que era íntimo con Miguel Ángel , llamado Giuliano Bugiardini , me trajeron el dibujo del Atlas . [ 2 ] En la misma ocasión le mostré Giuliano mi pequeño modelo en cera, que era muy diferente de dibujo de Miguel Ángel , y Federigo , en concierto con Bugiardini , de acuerdo en que debo trabajar en mi modelo. Así que me llevé en la mano, y cuando Miguel Ángel , mirando, se me ponía por las nubes . Esta era una figura, como ya he dicho , cincelado en un plato de oro, Atlas tuvo el cielo sobre su espalda , hecho de una bola de cristal , grabado con el zodiaco en un campo de lapislázuli . Toda la composición produce un efecto indescriptiblemente bella , y en virtud del mismo corrió la leyenda Summa tulisse juvat ! [ 3 ] Federigo era tan completamente complacido de que él me pagó muy generosamente . Aluigi Alamanni Fue en ese tiempo en Florencia . Federigo Ginori , quien disfrutó de su amistad, le llevó a menudo a mi taller , y por medio de esta introducción se hizo muy íntimo juntos. 4

Nota 1 . Me permito recordar a mis lectores que los tres Medici de la casa gobernante eran ahora ilegítimo. Clemente VII era hijo bastardo de Giuliano, hermano de Lorenzo el Magnífico. Ippolito , el cardenal , era el bastardo de Giuliano , duque de Nemours, hijo de Lorenzo el Magnífico. Alessandro era el bastardo reputado de Lorenzo , duque de Urbino, nieto de Lorenzo el Magnífico. Alessandro se convirtió en duque de Florencia, y después de envenenar a su primo , el cardenal Ippolito , fue asesinado por un primo lejano , Lorenzino de 'Medici . De esta manera, se extinguió la línea masculina de Lorenzo el Magnífico.

Nota 2 . Este pintor fue el alumno de Bertoldo , un hombre de modales sencillos y de cierta excelencia en su arte. La galería en Bolonia tiene un hermoso ejemplar de su pintura. Miguel Ángel deleitó en su sociedad .

Nota 3 . Cellini dice Summam .

Nota 4 . Este fue el poeta didáctico agradable Luigi Alamanni , quien tuvo que volar desde Florencia después de una conspiración contra el cardenal Julio de Médicis en 1522. Nunca pudo reconciliarse con la tiranía de los Médicis , y finalmente se refugió en Francia, donde fue honrado por François I. Murió en Amboise en 1556.

XLII

PAPA CLEMENTE ahora había declarado la guerra a la ciudad de Florencia, que acto seguido se puso en estado de defensa , y la milicia está organizando en cada barrio de la ciudad , yo también recibió órdenes para servir a mi vez . Proporcioné a mí mismo con un traje rico, y andaban con la más alta nobleza de Florencia , quien mostró un deseo unánime de luchar por la defensa de nuestras libertades . Mientras tanto, los discursos que son habituales en estas ocasiones se realizaron en todos los barrios ; [ 1 ] los hombres jóvenes se reunieron más de lo que era su costumbre , y en todas partes , pero tuvimos un tema de conversación .

Sucedió que un día, a eso del mediodía , que una multitud de hombres altos y becarios jóvenes lujuriosos , el primero en la ciudad , se reunieron en mi taller , cuando una carta de Roma se puso en mis manos. Venía de un hombre llamado Maestro Giacopino della Barca. Su verdadero nombre era Giacopo della Sciorina , pero lo llamó della Barca en Roma, ya que no dejaba un ferry sobre el río Tíber , entre el Ponte Sisto y Ponte Santo Agnolo . Era una persona de gran talento , que se distingue por sus bromas y sorprendente conversación, y que antes había sido un diseñador de patrones para los tejedores de tela en Florencia . Este hombre era íntimo con el Papa, que tuvo el gran placer de oírle hablar . Al ser un día dedicado a la conversación, que se refirieron a la bolsa y la defensa del castillo. Esto me trajo a la mente del Papa , y él habló de mí en los términos más altos , y agregó que si sabía dónde estaba yo, que debería estar contento de hacerme volver . Maestro Giacopo dijo que yo estaba en Florencia , con lo cual el Papa ordenó al hombre escriben y me dicen para volver a él. La carta que he mencionado fue en el sentido de que yo debería hacer bien si retomé el servicio de Clemente , y que esto era seguro para llegar a mi favor.

Los hombres jóvenes que estaban presentes tenían curiosidad por saber lo que contenía la carta , por lo cual me escondí tan bien como pude. Luego le escribí al Maestro Giacopo , rogándole por ningún medio , ya sea para bien o para mal, que me escriba de nuevo. Sin embargo, él se volvió más obstinado en su officiousness , y me escribió otra carta , redactada de manera tan extravagante , que si se hubiera visto , me habría metido en serios problemas. La sustancia de la misma era que el Papa me obligó a venir a la vez , con ganas de emplearme en el trabajo de la mayor importancia; además, que si quería actuar correctamente , debo vomitar todo, y no para oponerse a un Papa en el partido de los radicales liebres - brained . Esta carta, cuando lo leí , me puso en un susto , que me fui a buscar a mi querido amigo Piero Landi . Directamente él fijó los ojos en mí , preguntó qué accidente que me había pasado tan trastornado . Le dije a mi amigo que era casi imposible para mí explicar lo que había en mi mente , y lo que me estaba causando este problema , solo le he mandado a tomar las llaves que le di , y para devolver las gemas y el oro en mis cajones para tales y tales personas, cuyos nombres se encontraría inscrita en mi memorándum -book , seguidamente, le rogó a recoger los muebles de mi casa, y tener en cuenta que con su habitual bondad amorosa , y en pocos días él debe escuchar dónde estaba. El joven prudente , adivinando quizás muy cerca de cómo estaba el asunto, respondió : " Mi hermano , sigue tu fui rápidamente, a continuación, escribir a mí, y no tienen más cuidado con tus cosas . " Hice lo que me aconsejó. Él era el amigo más leal , el más sabio , el más digno , el más discreto , el más cariñoso que he conocido . Salí de Florencia y me fui a Roma, y desde allí le escribí .

Nota 1 . Fecesi quelle orazioni . Puede significar " las oraciones se ofrecían . "

XLIII

A mi llegada a Roma, [ 1 ] He encontrado varios de mis antiguos amigos , por quien fui muy bien recibido y amablemente entretenido . No se perdió tiempo antes de que me puse a trabajar en las cosas que me han traído beneficios, pero no eran lo suficientemente notable para ser descrito . No era un buen hombre de edad, un orfebre llamado Raffaello del Moro , que tenía considerable reputación en el comercio , y era para arrancar un muy buen muchacho . Me rogó que dar su consentimiento para entrar en su taller, diciendo que tenía algunas comisiones de importancia que, sobre la que los altos beneficios podrían ser buscados , así que aceptó su propuesta con buena voluntad .

Habían transcurrido más de diez días, y yo no me había presentado al Maestro Giacopino della Barca. Me reunión de un día por accidente , me dio una calurosa bienvenida , y me preguntó cuánto tiempo había estado en Roma . Cuando le dije que había estado allí unos quince días , él se lo tomó muy mal , y dijo que yo mostré poca estima por un Papa que le había obligado a escribir con urgencia tres veces para mí. Yo, que había llevado a su persistencia en el asunto aún más enfermo, no respondió , pero tragó mi irritación . El hombre , que sufría de un flujo de palabras , comenzó uno de sus largos hilos , y siguió hablando , hasta que al final, cuando lo vi cansado , me limité a decir que él me podría traer al Papa cuando él tuvo a bien . Él respondió que en cualquier momento iba a hacer por él , y yo, que siempre estaba listo . Así que tomamos el camino hacia el palacio . Fue un jueves Santo , y cuando llegamos a los apartamentos del Papa, que es conocido allí y me espera , estábamos a la vez admitidos.

El Papa estaba en la cama , que sufre de una ligera indisposición , y tenía con él Messer Jacopo Salviati y el arzobispo de Capua . [ 2 ] Cuando el Papa puso sus ojos en mí, se alegró . Besé sus pies, y luego, como humildemente como pude acercarme a él, y que entienda que yo tenía cosas de importancia para pronunciar . En esto él hizo un gesto con la mano , y los dos prelados se retiró a una distancia de nosotros . Comencé de inmediato a hablar: " Beatísimo Padre , desde el momento de la bolsa hasta esta hora , nunca he sido capaz de confesar o para comunicarse , porque ellos me niegan la absolución. El caso es el siguiente. Cuando me fundió el oro y trabajé en la desconexión de esas joyas , su Santidad ordenó la Cavalierino darme una recompensa modesta para mis trabajos , de los cuales he recibido nada, pero por el contrario, más bien me ha pagado con el abuso . Cuando luego me subí a la cámara de donde había fundido el oro , y se lavan las cenizas , encontré alrededor de una libra y media de oro en pequeños granos como mijo -semillas , y en la medida en que no tenía dinero suficiente para llevar a casa respetable , yo pensaba que iba a aprovechar esta , y darle de nuevo cuando la oportunidad se debe ofrecer. Ahora estoy aquí , a los pies de su Santidad, que es el único verdadero confesor. Les suplico que me hagas el favor de concederme indulgencia , para que yo pueda ser capaz de confesar y comunicarse, y por la gracia de su Santidad recuperar la gracia de mi Señor Dios. " Ante esto, el Papa , con un suspiro casi imperceptible , recordando tal vez sus antiguos ensayos , habló de la siguiente manera : " Benvenuto , estoy totalmente de creer lo que me dices , sino que está en mi poder para absolver de cualquier acto impropio que pueda haber hecho, y lo que es más , tengo la voluntad. Así, entonces , hablar con franqueza y confianza perfecta , porque si se hubiera tomado el valor de toda una tiara, estoy dispuesto a perdonarte " Entonces le respondí : " . Tomé nada , Beatísimo Padre , pero lo que tengo . confesó , y esto no equivalía al valor de 140 ducados , para eso era la suma que he recibido de la Casa de Moneda en Perugia, y con ella se fue a casa para consolar a mi pobre padre " , el Papa dijo : " Tu padre ha sido como virtuosa , buena y digna de un hombre que nunca nació, y usted no ha degenerado de él. Lamento mucho que el dinero era tan poco , pero como usted dice que era, te hago un regalo de él, y le doy mi perdón completo . Asegure a su confesor de esto, si no hay nada más en tu conciencia la que me preocupa. Después, cuando se han confesado y comunicado , deberá presentas a mí otra vez, y será a su ventaja. "

Cuando me separé de la Papa , Messer Giacopo y el arzobispo se acercó , y el Papa les habló en los más altos términos imaginables acerca de mí , él dijo que había confesado y me absolvió , luego se encargó el arzobispo de Capua para enviar para mí y preguntarle si tenía alguna otra necesidad más allá de esta cuestión , dándole permiso completo a me absolverá ampliamente , y le hace una oferta, por otra parte, me tratan con la mayor amabilidad.

Mientras se alejaba con el Maestro Giacopino , me preguntó muy inquisitivamente lo que fue la conversación cerrar y larga que había tenido con su Santidad . Después de que él había repetido la pregunta más de dos veces , le dije que yo no quería decírselo, porque eran cuestiones con las que no tenía nada que hacer, y por lo tanto él no tiene por qué ir en preguntarme. Luego me fui a hacer lo que se había acordado con el Papa , y después de los dos festivales habían terminado , volví a presentarme ante su Santidad . Me recibió incluso mejor que antes , y dijo : " Si hubieras llegado un poco antes a Roma , habría encargado a restaurar mis dos tiaras , que fueron tirados en pedazos en el castillo. Estos, sin embargo , con la excepción de las joyas , son objetos de escaso interés artístico , así que voy a emplear en un pedazo de los más grandes en consecuencia, en la que será capaz de mostrar todos sus talentos. Es un botón para hacer frente de mi sacerdote , que tiene que ser hecho redondo como una zanjadora , y tan grande como un poco de zanjadora , un tercio de un codo de ancho . En esto me quiero que representa a un Dios Padre en medio relieve , y en el medio para configurar ese magnífico diamante grande , que lo recuerde , junto con varias otras joyas de gran valor . Caradosso me empezó a hacer una, pero no la terminó , quiero el suyo para hacer de forma rápida , para que pueda disfrutar del uso de un poco de tiempo. Ve , pues, y me hacen un modelo muy bien. "Tenía todas las joyas que me muestran , y luego me fui pitando [ 3 ] para ponerme a trabajar.

Nota 1 . Cellini ha sido severamente gravados por dejar Florencia en esta coyuntura y tomar el servicio bajo el pontificado de Clemente , el opresor de sus libertades. Su propia narrativa admite un cierto sentido de la vergüenza. Sin embargo, debemos recordar que él nunca tomó ninguna decidió participar en la política , y pertenecía a una familia de las simpatías de los Medici . Su padre sirvió Lorenzo y Piero , su hermano era un soldado de Giovanni delle Bande Nere y el duque Alessandro . Muchos más excelentes florentinos estaban convencidos de que el gobierno de los Médicis fue beneficiosa , y un artista tenido ciertamente más que esperar de él que de la República .

Nota 2 . Nicolas Schomberg , un sabio dominico y discípulo de Savonarola , hizo arzobispo de Capua en 1520. Él era un ministro fiel y capaz de Clemente . Pablo III le dio el sombrero en 1535 , y murió en 1537.

Nota 3 . Affusolato . Lit . , Recto como un huso.

XLIV

Durante el tiempo en que Florencia fue asediada , Federigo Ginori , para quien hice esa medalla de Atlas , murió de tuberculosis , y la medalla de vino en las manos de Messer Luigi Alamanni , quien , después de un rato , se lo llevó a presentar en persona a Francis , rey de Francia, acompañado por algunos de sus propios mejores composiciones. El rey estaba sumamente encantados con el regalo, con lo cual Messer Luigi le dijo a su majestad tanto sobre mis cualidades personales , así como de mi arte , y habló tan favorable , que el Rey expresó su deseo de conocerme.

Mientras tanto, yo empujé mi modelo para el botón hacia adelante con toda la diligencia que pude, construir exactamente del tamaño que la propia joya debía tener . En el comercio de los orfebres que despertó considerable celos entre los que pensaban que eran capaces de hacer coincidir ella. Un cierto Micheletto acababa de llegar a Roma , [ 1 ] fue muy inteligente al cornalinas grabado , y era, además , un joyero más inteligente, un hombre viejo y de gran celebridad . Había sido empleado en tiaras del Papa , y mientras yo estaba trabajando en mi modelo , se preguntó mucho que yo no había aplicado a él, siendo como era un hombre de la inteligencia y de gran crédito con el Papa. Por fin , cuando vio que yo no iba a venir a él, él vino a mí y me preguntó lo que estaba a punto . " Lo que el Papa me ha ordenado ", le contesté . Luego dijo : " El Papa me ha comisionado para supervisar todo lo que se está haciendo por su Santidad . " Yo sólo le respondí que iba a pedir al Papa , y luego debo saber qué respuesta debo darle. Él me dijo que yo debía arrepentirse y salir en la ira , tuvo una entrevista con todos los maestros del arte , sino que deliberaron sobre el asunto, y acusados de Michele con la conducta de todo el asunto. Como era de esperar de una persona de su talento , él ordenó más de treinta dibujos a realizar, todos difieren en sus detalles , por la pieza que el Papa había encargado .

Habiendo ya acceder a su Santidad el oído , él tomó en su consejo otro joyero, llamado Pompeo , un milanés , que estaba en el favor del Papa , y en relación con Messer Traiano , el primer chambelán de la corte ; [ 2 ] estos dos juntos , a continuación , comenzó a insinuar que habían visto mi modelo, y no creo que me hasta una obra de tal importancia extraordinaria . El Papa respondió que él también tendría que ver, y que si luego me encontró no aptos para el propósito, él debe mirar alrededor para uno que estaba en forma. Ambos puesto en que tenían varios diseños excelentes listo , a lo que el Papa hizo respuesta, que estaba muy contento de oír, pero que no le importaba a mirarlas hasta que yo había terminado mi modelo ; después, lo haría tomarlos todos en cuenta al mismo tiempo.

Después de unos días terminé mi modelo, y se lo llevó al Papa una mañana, cuando Messer Traiano me hizo esperar hasta que él había enviado a Micheletto y Pompeo , la licitación se apresuren y llevar a sus dibujos. A su llegada nos presentaron , y Micheletto y Pompeo inmediatamente desenrollaba sus papeles, que el Papa inspeccionado. Los dibujantes que habían sido empleados no estaban en el oficio de joyero, y por lo tanto , no sabían nada acerca de dar su justo lugar a las piedras preciosas , y los joyeros , de su lado, no les había mostrado cómo , pues debo decir que un joyero , cuando tiene que trabajar con cifras , necesariamente tiene que entender el diseño , de lo contrario no puede producir nada digno de mirar , y así resultó que todos ellos habían atrapado ese famoso diamante en el centro del pecho de Dios Padre . El Papa, que era un excelente conocedor , observar este error, aprobado de ninguna de ellas , y habiendo mirado alrededor de las diez , arrojó el resto hacia abajo, y me dijo que estaba de pie a una distancia : " Ahora muéstrame . su modelo, Benvenuto , para que yo pueda ver si se ha cometido el mismo error que esos tipos "Yo se adelantó y abrió una pequeña caja redonda , con lo que uno hubiera pensado que una luz del cielo había herido los ojos del Papa. Gritó en voz alta : " Si hubieras estado en mi propio cuerpo , que no podría haber hecho mejor , ya que esto demuestra . Esos hombres allí han encontrado el camino correcto para avergonzar a sí mismos! " Una multitud de grandes señores apremiantes ronda, el Papa señaló la diferencia entre mi modelo y los dibujos. Cuando él había elogiado suficientemente que , los otros que estaban aterrorizados y estúpida delante de él, se volvió hacia mí y me dijo : "Yo no soy más que miedo de una cosa, y eso es de suma importancia. Amigo Benvenuto , cera es fácil de trabajar en , la verdadera dificultad es ejecutar esta en oro " Para esas palabras le respondí sin vacilar momento : " Beatísimo Padre , si yo no trabajo diez veces mejor que el modelo , déjelo . se acordaron de antemano que usted me paga . " Al oír esto , los nobles hicieron un gran revuelo , gritando que estaba prometiendo demasiado. Entre ellos se encontraba un eminente filósofo , que habló a mi favor : "A partir de la multa fisonomía y la simetría corporal que he observado en este joven , predigo que va a lograr lo que él dice, y creo que incluso va a ir más allá de ella . "El Papa puso en : " Y esta es mi opinión también " Entonces llamó a su chambelán , Messer Traiano , y le pidió que trae quinientos ducados de oro de la cámara. .

Mientras esperábamos por el dinero, el Papa volvió una vez más a mirar en el ocio en el dispositivo diestro que había empleado para combinar el diamante con la figura de Dios Padre. Me había puesto el diamante exactamente en el centro de la pieza , y por encima de ella Dios Padre se me mostró sentado , apoyado noblemente en una posición de lado , [ 3], que hizo una composición perfecta , y no interferir con el efecto de la piedra. Levantando su mano derecha, que estaba en el acto de dar la bendición. Debajo del diamante que tenía lugar tres hijos, que , con sus brazos levantados , apoyaban la joya. Uno de ellos, en el medio, estaba en un completo alivio , los otros dos en medio relieve . A su alrededor me puse una multitud de querubines , en diversas actitudes , adaptado a las otras gemas . Un manto ondulaba con el viento alrededor de la figura del Padre, de entre los pliegues de los cuales querubines se asomó , y hubo otros ornamentos , además de que hicieron un efecto muy bonito. La obra fue ejecutada en estuco blanco sobre una piedra negro . Cuando llegó el dinero, el Papa me lo dio con su propia mano , y me suplicó en los términos más ganadoras para dejar que lo tenga terminado en sus propios días , y agregó que esto debería ser una ventaja para mí .

Nota 1 . Vasari llama a este grabador eminente de gemas Michelino .

Nota 2 . Messer Traiano Alicorno .

Nota 3 . En la ONU svolto Modo bel certo . Eso significa : se desviaron, no frente al espectador .

XLVTomé el dinero y el modelo de la casa , y estaba en la mayor impaciencia por comenzar mi trabajo. Después de haber trabajado diligentemente durante ocho días , el Papa envió un mensaje de uno de sus eunucos , un gran señor de Bolonia, que yo iba a venir a él y traer lo que había conseguido en la mano. En el camino , el chambelán , quien era la persona más amable educado en la corte romana , me dijo que el Papa no sólo quería ver lo que estaba haciendo , sino también la intención de que me confiaría con otra tarea de la más alta consecuencia , que era , de hecho, para amueblar las hileras de el dinero de la Casa de Moneda , y me pidió que armarme de antemano con la respuesta que debería dar , en una palabra , él me deseó que estar preparados, y por lo tanto había hablado. Cuando entramos en la presencia , no perdí tiempo en la exhibición de la placa de oro, sobre la cual había aún como tallada nada más que mi figura de Dios Padre , pero esto , aunque sólo en el rough , mostró un estilo más grande que la de la modelo de cera . El Papa considera que con estupefacción , y exclamó : " . A partir de este momento en adelante voy a creer todo lo que dice " Entonces me carga con muestras de favor , agregó : " Es mi intención de darle a otra comisión, la cual , si se siente competente para ejecutarla , no tendré menos de corazón que esto, o más " . él procedió a decirme que él deseaba hacer troqueles para la acuñación de su reino , y me preguntó si yo había intentado alguna vez mi mano en este tipo de cosas , y si tuviera el coraje de intentar ellos. Le respondí que de coraje para la tarea que tenía no faltan , y que yo había visto cómo se hacían los moldes , pero que yo no había hecho nunca ninguna . No estaba en la presencia de un cierto Messer Tommaso , de Prato, su Santidad Dataría ; [ 1 ], y este hombre , que es un amigo de mis enemigos , puesto en : " Beatísimo Padre , los favores se ducha a este joven ( y que por la naturaleza tan extremadamente overbold ) son suficientes para hacer que te prometen un mundo nuevo. Ya le has dado una gran tarea , y ahora , mediante la adición de un mayor , usted es como para hacerlos chocan juntos. " El Papa, en una rabia , se volvió contra él , y le dijo que se metiera en sus propios asuntos. Entonces él me mandó a hacer el modelo para una amplia doblón de oro, sobre la cual él quería un Cristo desnudo con las manos atadas , y la inscripción de Ecce Homo , el revés era tener un Papa y el emperador en el acto junto de apuntalar un cruz que parecía caer , y esta leyenda : Unus spiritus et fides Una erat en eis .

Después de que el Papa había ordenado esta moneda guapo, Bandinello el escultor se le ocurrió , él todavía no se había hecho un caballero , y , con su presunción acostumbrada embozado en la ignorancia, dijo : " Para estos orfebres uno debe hacer dibujos para esas cosas finas como eso. " me volví a él en un momento, y gritó que no quería que sus dibujos para mi arte , pero que esperaba que antes de mucho tiempo para dar su arte algunos problemas con mis dibujos. El Papa expresó su gran satisfacción por estas palabras, y volviéndose hacia mí , dijo : " . Vaya entonces, mi Benvenuto , y dedícate con el espíritu de mi servicio, y no prestan atención a la cháchara de estos compañeros tontos "

Así que me fui , y muy rápidamente hizo dos troqueles de acero; luego Pisé una moneda en oro, y un domingo después de la cena tomó la moneda y las matrices para el Papa, que , cuando vio la pieza, se quedó asombrado y muy satisfecho , no sólo por mi trabajo le gustó demasiado , pero también debido a la rapidez con la que yo había realizado él. Para la mayor satisfacción y asombro de su santidad , yo había traído conmigo todas las viejas monedas , que en otros tiempos habían sido hechas por los hombres capaces que sirvieron Papas Giulio y Leo , y cuando me di cuenta de que lo mío le agradó mucho mejor , me llamó la adelante de mi pecho un paciente, [ 2 ] en la que yo rezaba para el puesto de sello - master [ 3 ] en la Casa de Moneda . Este lugar era la pena de seis coronas de oro al mes , además de los troqueles , los cuales fueron pagados a razón de un ducado de tres por el Maestro de la Casa de la Moneda . El Papa tomó mi patente y se la entregó a la Dataría , diciéndole que no perder tiempo en el envío de la empresa. El Dataría comenzó a poner en el bolsillo , diciendo : " . Beatísimo Padre , Su Santidad no debería ir tan rápido , que son asuntos que merecen una reflexión " A lo que el Papa respondió : "Yo he oído lo que usted tiene que . decir , dame acá esa patente " Él lo tomó, y lo firmó de inmediato con su propia mano , y luego, dándole la espalda, ha añadido: " Ahora, no tiene una respuesta izquierdo; ves que lo enviará a la vez, para este es un placer , y los zapatos de Benvenuto valen más que los ojos de todos los otros tontos "Así que, después de agradecer a su Santidad , volví , que alegran sobremanera , a mi trabajo. .

Nota 1 . Su nombre completo era Tommaso Cortese . El Papal Datario era el secretario jefe de la oficina de solicitudes, peticiones y patentes. Su título se deriva de su ser su deber de fijar el Datum Romae a los documentos. Los honorarios de esta oficina, que también fue llamado Datario , trajeron grandes ingresos al Papado .

Nota 2 . Propio Moto. Cellini confunde su petición con el instrumento , que probablemente había elaborado listo para la firma .

Nota 3 . Maestro delle stampe zecca della , i . e. , el artista que hizo los troqueles.

XLVI

Yo seguía trabajando en el taller de Rafael del Moro . Este buen hombre tenía una hija muy hermosa joven , en relación con el cual él tenía diseños en mí , y yo, cambiando a parcialmente consciente de sus intenciones , estaba muy dispuesto , pero, mientras que caer tales deseos , he hecho ninguna demostración de ellos : en el contrario , estaba tan discreto en mi comportamiento que le hizo preguntarse . Sucedió, pues, que la pobre chica fue atacada por un trastorno en la mano derecha, que se comió en los dos huesos pertenecientes al dedo meñique y el siguiente. [ 1 ] Debido a la falta de cuidado de su padre, que había sido tratado por un curandero - médico ignorante, quien predijo que la pobre niña quedaría mutilada en el conjunto de su brazo derecho , si aún nada peor sucediera . Cuando me di cuenta de la consternación de su padre, yo le rogué que no creer todo lo que este médico ignorante había dicho. Él contestó que no tenía ningún conocimiento de los médicos o los cirujanos , y me suplicó , si sabía de una, para llevarlo a la casa. [ 2 ] que envié a la vez durante un cierto Maestro Giacomo de Perugia, un hombre de gran habilidad en la cirugía , que examinó a la pobre chica . [ 3 ] Ella estaba terriblemente asustada por haber adquirido cierta idea de las predicciones del curandero , y que, a mi médico inteligente declaró que ella sufriría nada de importancia , y estaría muy bien poder usar su mano derecha , y también que , aunque los dos últimos dedos debe seguir siendo algo más débil que los otros, esto no tendría ningún inconveniente en absoluto con ella. Así comenzó su tratamiento, y después de unos días , cuando él iba a extraer una porción de los huesos enfermos , su padre me llamó y me rogó que estar presente en la operación. Maestro Giacomo estaba utilizando algunos instrumentos de acero grueso , y cuando observé que estaba haciendo poco más y al mismo tiempo estaba infligiendo dolor severo en el paciente , le rogó que parar y esperar media de un cuarto de hora para mí. Corrí a la tienda, e hice un poco de arrancar el cuero cabelludo de hierro de acero, extremadamente delgada y curva; cortaba como una navaja de afeitar . A mi regreso , el cirujano usó, y se puso a trabajar con tan gentil una mano que no sentía dolor, y en poco tiempo la operación había terminado. Como consecuencia de este servicio, y por otras razones , el buen hombre concebido por mí todo el amor , o más , como lo había hecho durante dos hijos varones , y , mientras tanto, él atendió a la cura de su hermosa hija.

Yo estaba en términos de la más estrecha intimidad con uno Messer Giovanni Gaddi , que era secretario de la cámara, y un gran conocedor de las artes, aunque no tenía conocimiento práctico de cualquiera . [ 4 ] En su casa había un cierto Messer Giovanni , un griego de aprendizaje eminente , Messer Ludovico de Fano, no menos distinguido como un hombre de letras, Messer Antonio Allegretti , y Messer Annibale Caro , [ 5 ] en ese momento en su temprana hombría. Messer Bastiano de Venecia, una más excelente pintor, y me ingresaron en su sociedad , y casi todos los días nos encontramos juntos en compañía de Messer Giovanni . [ 6 ]

Consciente de esta intimidad , el digno orfebre Raffaello dijo Messer Giovanni : " Buen señor , usted me conoce , y ahora me quiero casar a mi hija a Benvenuto , y puede pensar en una mejor intermediario de su adoración. Así que he venido a desear su ayuda, y para pedir que nombre para ella como dote de mis bienes como usted puede pensar adecuado. " El hombre mareado apenas se deja que mi buen amigo terminar lo que tenía que decir , antes de poner en bastante al azar : "Hable más en ello , Raffaello , que son más lejos de su objeto de enero a partir de las moras . " el pobre hombre , completamente desalentado , miró a su alrededor a la vez para otro marido para su niña , mientras ella y la madre y todos los la familia vivió en un mal humor conmigo. Como yo no sabía la causa real de esta - Me imaginaba que me estaban pagando con la misma moneda bastardo por las múltiples atenciones que había mostrado ellos - que concebí la idea de abrir un taller en mi propio barrio. Messer Giovanni me dijo nada hasta que la muchacha estaba casado , lo que ocurrió en unos pocos meses .

Mientras tanto , he trabajado con asiduidad en el trabajo que estaba haciendo por el Papa, y también en el servicio de la Casa de la Moneda , que su Santidad había ordenado otra moneda , por el valor de dos carlins , en la que se estampará su propio retrato , mientras que lo contrario llevaba una figura de Cristo sobre las aguas, tendiéndole la mano a S. Pedro, con esta inscripción Quare dubitasti ? Mi diseño ganó tales aplausos que cierto secretario del Papa , un hombre de talento más grande , llamado Il Sanga , [ 7 ], fue trasladado a esta observación: " Su Santidad puede presumir de tener una moneda superior a cualquiera de los antiguos en todo . su gloria " , el Papa respondió : " Benvenuto , por su parte, puede presumir de servir a un emperador como yo, que es capaz de discernir su mérito " seguí a mi gran pieza en oro, mostrando con frecuencia al Papa . que estaba muy ansioso por verlo, y cada vez que expresa una mayor admiración.

Nota 1 . Ossicina che seguitano il dito , & c . Probablemente metacarpiano huesos.

Nota 2 . Che avviasse gnene .

Nota 3 . Giacomo Rastelli era natural de Rimini , pero era conocido popularmente como de Perugia , ya que había residido mucho tiempo en esa ciudad. Él era un famoso cirujano bajo varios Papas hasta el año 1566, cuando murió en Roma , el setenta y cinco años de edad.

Nota 4 . Giovanni Gaddi de la familia florentina fue apasionadamente unido a los hombres del arte y de las letras. Sin embargo, parece haber sido algo desagradable en el trato personal , porque incluso Annibale Caro, que debe mucho a su patrocinio , y vivió durante muchos años en su casa, nunca llegó a ser unido a él. Veremos cómo trataba a Cellini durante una fiebre.

Nota 5 . Algunos poemas de Allegretti de sobrevivir. Él era un hombre de marca en la sociedad literaria de la época. Giovanni Greco puede haber sido un Vergezio Giovanni , quien presentó el duque Cosimo con algunos caracteres griegos de exquisito acabado . Ludovico de Fano es mencionado como un excelente latinista . Annibale Caro fue uno de los más destacados escritores de la prosa y el verso italiano en el Renacimiento tardío . Él pasó la última parte de su vida al servicio de la Farnesi .

Nota 6 . Messer Bastiano es el célebre pintor Sebastián del Piombo , nacido 1485, muerto 1547.

Nota 7 . Battista Sanga , un romano , secretario Gianmatteo Giberti , el buen arzobispo de Verona, y luego a Clemente VII . Él era un gran latinista , y uno de esos eclesiásticos que sinceramente desean una reforma de la Iglesia. Murió envenenado, a una edad temprana .

XLVII

Mi hermano , en este periodo , fue también en Roma , sirviendo duque Alessandro , a quien el papa había conferido recientemente el Ducado de Penna . Este príncipe tenía en su servicio de una multitud de soldados , compañeros dignos , educados para el valor en la escuela de aquel famoso general de Giovanni de Médicis , y entre ellos estaba mi hermano , a quien el duque estima como altamente como el más valiente de ellos. Un día mi hermano se fue después de la cena a la tienda de un hombre llamado Baccino della Croce en el Banchi , que frecuentaban todos los hombres de armas. Él se dejara caer sobre un sofá, y estaba durmiendo . En ese momento, el guardia del Bargello pasaron; [ 1 ] que iban a llevar a la cárcel un tal capitán Cisti , un lombardo , que también había sido miembro de la tropa de Giovanni , pero no estaba en el servicio del duque . El capitán, Cattivanza degli Strozzi , acertó a estar en la misma tienda; [ 2 ] y cuando Cisti alcanzó a verlo , le susurró : "Te iba a traer a esas coronas que le debía , y si los quieres , ven por ellos antes de ir conmigo a la cárcel. "Ahora Cattivanza tenía una forma de poner a sus vecinos para que el empuje , no queriendo arriesgar su propia persona. Por lo tanto, encontrar allí a su alrededor varios mozos de la mas alta atrevido, con más ganas que apto para tan grave una empresa , se les pidió que alcancen capitán Cisti y obtener el dinero de él, y si el guardia se resistió, dominar a los hombres , siempre y cuando tenido agallas suficientes para hacerlo.

Los jóvenes eran más que cuatro, y los cuatro de ellos sin barba . El primero se llamaba Bertino Aldobrandi , otro Anguillotto de Lucca , no puedo recordar los nombres de los demás. Bertino había sido entrenado como un alumno de mi hermano , y mi hermano se sentía el amor más sin límites para él. Así pues, fuera de trazos los cuatro muchachos valientes , y llegó con el guardia del Bargello - más de cincuenta policías , picas , arcabuces contar , y dos - mano Espadas . Después de unas palabras sacaron sus armas , y los cuatro chicos para acosaron al guardia, que si el capitán Cattivanza había mostrado , pero su rostro , sin tanto como el dibujo, que sin duda han puesto toda la manada en fuga . Pero retraso estropeado todo , porque Bertino recibido algunas heridas feas y cayó , al mismo tiempo, Anguillotto también fue herido en el brazo derecho, y no poder usar su espada, se levantó de la refriega , así como fue capaz . Los demás hicieron lo mismo. Bertino Aldobrandi fue levantada del suelo gravemente herido .

Nota 1 . El Bargello fue el jefe de policía o sheriff en las ciudades italianas. Yo le llamo Bargello siempre en mi traducción , ya que cualquier equivalente Inglés sería engañoso . Él hizo la obra gruesa de la vigilancia de la ciudad, y fue consecuencia de una marca para todos los hombres de espíritu que no le gustaba que se mantienen en orden. Giovio , en su Vida de cardenal Pompeo Colonna, bastante grave relata cómo era la mayor ambición de los jóvenes romanos de espíritu de asesinato del Bargello . Menciona , en particular , un tal Pietro Margano , que había adquirido una gran fama y popularidad matando al Bargello de su época , uno Cencio , en el Campo di Fiore. Este hombre se convirtió en un proscrito , y fue acogida favorablemente por el cardenal Colonna, entonces en guerra con Clemente VII .

Nota 2 . Su nombre de bautismo era Bernardo . Cattivanza era un apodo . Luchó valientemente por Florencia en el sitio.

XLVIII

Mientras que estas cosas estaban sucediendo , estábamos todos en la mesa , porque esa mañana habíamos cenado más de una hora más tarde de lo habitual. Al oír el alboroto , uno de los hijos del anciano , el mayor, se levantó de la mesa para ir a ver la pelea . Fue llamado Giovanni , y le dije : " Por amor de Dios , no te vayas! En estos asuntos siempre es cierto que perder, aunque no hay nada que ganar " Su padre habló como finalidad : " . ! Reza , hijo mío , no te vayas " Pero el muchacho, sin hacer caso a nadie, corrió por el escaleras. Al llegar a la Banchi , donde fue el gran partido de práctica , y al ver Bertino levantada del suelo , corrió hacia la casa, y se encontró con mi hermano Cecchino en el camino, que le preguntó qué le pasaba . Aunque algunos de los que estaban allí firmaron a Giovanni no decirle Cecchino , gritó como un loco cómo fue que Bertino Aldobrandi había sido asesinado por la guardia . Mi pobre hermano dejó escapar un bramido que se podría haber oído diez kilómetros de distancia. Luego se volvió hacia Giovanni : " ¡Ay de mí ! pero ¿podría decirme cuál de esos hombres lo mató por mí? " [ 1 ] Giovanni dijo que sí , que era un hombre que tenía una gran espada de dos manos , con una pluma azul en su capó. Mi pobre hermano corrió por delante , y después de haber reconocido el homicidio con las señales , se lanzó con todo su tablero y el espíritu en el medio de la banda, y antes de que su hombre podría convertirse en guardia, él corrió a la derecha a través de los intestinos , y con la la empuñadura de la espada lo empujó al suelo. Luego se volvió hacia el resto con tal energía y audacia , que su brazo estaba en el punto de poner toda la banda a la fuga , si no hubiera sido que , mientras que rueda alrededor de huelga un arquebusier , este hombre disparó en defensa propia , y pulsa el valiente compañero desafortunado joven encima de la rodilla de la pierna derecha . Mientras yacía tendido sobre el suelo, los policías se apresuraron fuera en el trastorno lo más rápido que pudieron , no sea un par de mi hermano debe llegar a la escena .

Al darse cuenta de que el tumulto no fue amainando , yo también levanté de la mesa, y ceñir sobre mi espada - para todo el mundo llevaba una continuación - Fui al puente de Sant ' Agnolo , donde vi a un grupo de varios hombres reunidos. En mi venida y ser reconocido por algunos de ellos, que dieron paso delante de mí, y me mostraron lo que menos de todas las cosas deseaba ver , aunque me hizo poderoso prisa para ver el espectáculo . En el instante en que no sabía Cecchino , ya que llevaba puesto un traje diferente de la ropa de aquella en la que últimamente lo había visto . En consecuencia , él me reconoció por primera vez , y dijo : " Muy queridos hermanos , no te molesta por mi tumba accidente , sino que es sólo lo que se podría esperar en mi profesión : hacer que me quité de aquí de una vez, para no tener más que unas pocas horas de vida . " me habían familiarizado con todo el evento , mientras hablaba, en breves palabras que convienen esas ocasiones . Así que le contesté : "Hermano, esto es el dolor más grande y el mayor juicio que podría pasar a mí en todo el curso de mi vida. Pero tener buen ánimo , pues antes de perder de vista lo que hizo la travesura, verás a ti mismo vengaron por mi mano " Nuestras palabras de ambos lados fueron el significado , pero de los más cortos . .

Nota 1 . Oime , saprestimi tu dire che di quelli me I'ha morto ? El yo es tan enfático , que, a pesar de que hace mal Inglés , he conservado en mi versión .

XLIX

El guardia estaba ahora a unos cincuenta pasos de nosotros, porque Maffio , su oficial , había hecho algunos de ellos vuelven a llevar hasta el cabo de mi hermano muerto . En consecuencia , rápidamente me recorrí ese espacio corto , envuelto en mi capa, que había apretado a mi alrededor , y se acercó con Maffio , a quien debo más ciertamente he asesinado, porque había un montón de gente alrededor , y había heridas mi camino entre ellos. Con la rapidez de un rayo, que había dibujado la mitad de mi espada de la vaina , cuando Berlinghier Berlinghieri , un joven de las grandes audacias y mi buen amigo, se arrojó desde atrás sobre mis brazos , tenía otros cuatro compañeros de como el riñón con él , quien clamó a Maffio : " Vete, porque este hombre aquí solo te estaba matando! " Me preguntó : " ¿Quién es él ? ", y respondió : " . hermano propia al hombre que se ve allí" Sin esperar a oír más , se apresuró a Torre di Nona , [ 1 ] y dijeron : " . Benvenuto , le impidió en contra de su voluntad , pero lo hicieron por su bien , ahora vamos a ir a socorrerle que debe morir en breve " en consecuencia, dio la vuelta y volví a mi hermano , a quien a la vez había transportado a una casa . Los médicos que fueron llamados en consulta , lo trataban con medicamentos , pero no podían decidir que amputarle la pierna , lo que podría tal vez lo han guardado.

Tan pronto como su herida se había vestido , duque Alessandro apareció y muy afectuosamente le saludó . Mi hermano todavía no había perdido el conocimiento , de modo que le dijo al duque : " Mi señor , esto sólo me duele , que su Excelencia está perdiendo un siervo de los cuales usted puede encontrar quizá los hombres más valientes en la profesión de las armas , pero ninguno más . amorosamente y fielmente dedicado a su servicio lo que he sido " el duque le pidió que haga todo lo posible para mantener con vida , por lo demás, bien sabía que era un hombre de valor y coraje , él se volvió hacia sus ayudantes , pedidos que vean que el mozo valiente faltó nada .

Cuando se fue , mi hermano perdió la sangre tan copiosamente , porque nada se puede hacer para detenerlo, que se fue con la cabeza, y siguió delirando toda la noche siguiente , con la salvedad de que una vez, cuando quisieron darle la comunión , dijo: " Usted habría hecho bien en que me confiese delante , ahora es imposible que yo recibiera el sacramento divino en este marco ya en ruinas , sino que será suficiente si yo participo de la misma por la virtud divina de la vista, por el que . ésta lo transmitirá a mi alma inmortal , que sólo ora a Él por misericordia y perdón "Después de haber hablado así , el anfitrión fue elevado ; pero en seguida volvió a caer en los mismos desvaríos delirantes como antes, derramando un torrente de las más terribles delirios y imprecaciones terribles que la mente del hombre puede imaginar ; ni tampoco dejar de una vez toda la noche hasta que amaneció .

Cuando el sol apareció sobre nuestro horizonte , se volvió hacia mí y me dijo : "Hermano, yo no quiero quedarme aquí más tiempo, para estos compañeros terminarán por obligarme a hacer algo tremendo , que puede hacer que se arrepientan de la molestia que tienen me ha dado " . Luego se echó las dos piernas - la extremidad lesionada habíamos encerrado en una pesada caja y hecha como si fuera a arrojarlo sobre el lomo de un caballo. Dando la vuelta cara a mí, gritó tres veces " ¡Adiós, adiós ! ", Y con la última palabra que el espíritu más valiente falleció.

A la hora apropiada, hacia el anochecer , había lo enterró con la debida ceremonia en la iglesia de los florentinos , y después me erigido a su memoria un monumento muy guapo de mármol , sobre la cual os hice trofeos y banderas para ser tallado . No debo dejar de mencionar que uno de sus amigos le habían preguntado quién era el hombre que lo había matado , y si podía reconocer , a lo que él respondió que podía, y le dio a su descripción . Mi hermano , de hecho, intentó evitar que esto viene a mis oídos , pero lo tengo muy bien grabada en mi mente , como se verá en la secuela. 2

Nota 1 . La Torre di Nona fue una de las principales cárceles de Roma , que se utiliza sobre todo para los criminales condenados a muerte.

Nota 2 . Varchi , en su Storia Florentina , lib . xi . , da un breve relato de la muerte de Cecchino Cellini en Roma , mencionando también Bertino Aldobrandi , en el intento de venganza que él perdió la vida .

L

Volviendo al monumento, que debería relacionarse que ciertos hombres famosos de las letras , que conocían a mi hermano , compuesto para mí un epitafio , que me decía que el joven noble se lo merecía. La inscripción decía así : -

" Francisco Cellino Florentino , qui quod en teneris annis ad Ioannem Medicem Ducem plures Victorias retulit et signifer fuit , facile documentum dedit quantæ fortitudinis et Consilii vir Futurus erat , ni Crudelis fati archibuso transfossus , quinto aetatis lustro jaceret , Benvenutus frater posuit . Obiit mueren xxvii Maii MD.XXIX " .

Él tenía veinticinco años de edad , y como los soldados lo llaman Cecchino del Piffero , [ 1 ] es su nombre real es Giovanfrancesco Cellini , quería grabar la primera, por el cual se le conocía comúnmente , en los escudos de armas de la familia . Este nombre luego me había cortado en caracteres antiguos de calidad , todos los cuales estaban rotas excepto el primero y el último. Me preguntaron por los sabios que habían compuesto ese hermoso epitafio , por tanto, yo usé estas cartas rotas , y mi respuesta fue , porque el maravilloso marco de su cuerpo estaba en mal estado y los muertos , y la razón por la cual la primera y la última se mantuvo todo estaba , que el primero debe simbolizar el gran regalo que Dios le había dado, a saber , de un alma humana , se inflama con su divinidad, la cual nunca ha despuntado , mientras que el segundo representa la gloriosa fama de sus acciones valientes . La idea dio satisfacción, y puesto que varias personas han hecho uso de mi dispositivo . Cierre al nombre que tenía el escudo de nosotros Cellini tallado sobre la piedra , alterando en algunos detalles . En Ravena , que es una ciudad más antigua , existen Cellini de nuestro nombre en la calidad de la muy honorable alta burguesía, que cargan con un león rampante o sobre un campo de azur , sosteniendo un lirio gules en su pata dexter, con una etiqueta en jefe y tres pequeños lirios o . [ 2 ] Estas son las verdaderas armas de la Cellini . Mi padre me enseñó un escudo como la nuestra, que sólo tenía la pata, junto con los demás rodamientos , pero yo preferiría seguir a los del Cellini de Ravenna , que he descrito anteriormente. Ahora, para volver a lo que hice para ser grabado en la tumba de mi hermano : era la pata del león, pero en lugar de un lirio , me hizo el león sostener un hacha, con el campo de la scutcheon descuartizado , y me puso el hacha en exclusiva que puede ser que no sea omiso a la venganza de él.

Nota 1 . Es decir, Frank , el hijo del Fifer .

Nota 2 . Creo Cellini entiende aquí para escribir "en un jefe argent una etiqueta de cuatro puntos y tres lirios gules . " Ha engañado a los brazos de este modo en un Estado miembro . de la Biblioteca Palatina . Ver Leclanche , p . 103 , véase también Piatti, vol . i . p . 233 y Plon , p . 2 .

LI

Fui en aplicar a mí mismo con la máxima diligencia en la orfebrería para el botón del Papa Clemente . Estaba muy ansioso por tenerlo, y se utiliza para enviar para mí dos o tres veces a la semana , con el fin de inspeccionar , y su deleite en el trabajo siempre aumenta . A menudo iba a reprender y regañar , por así decirlo, para el gran duelo en el que la pérdida de mi hermano me había hundido , y un día, observándome más abatido y fuera del recorte de lo que era correcto , él exclamó en voz alta : " Benvenuto , oh! No sabía que estabas loco. Ha hecho más que aprendido que no hay remedio contra la muerte ? Uno podría pensar que estabas tratando de correr tras él " Cuando salí de la presencia , continué trabajando en la joya y las matrices [ 1 ] para la Casa de la Moneda ; . Pero también me llevó a ver el arquebusier que le disparó a mi hermano , como si que había sido una chica con la que estaba enamorado . El hombre que antes había estado en la caballería ligera , pero después se había unido a los arcabuceros como uno de los cabos del Bargello , y lo que el aumento de mi rabia era que él había usado estas palabras jactanciosas : "Si no hubiera sido por mí, que mató a ese valiente joven, el menos poco de retraso habría dado lugar a su poniéndonos a todos en fuga con un gran desastre. "Cuando vi que la fiebre causada por siempre al verlo por mí fue privando de sueño y el apetito, y me fue llevando poco a poco a lo siento difícil situación , superé mi repugnancia a tan baja y no del todo loable una empresa, e hice mi mente para arriba una noche para librarme del tormento. El tipo vivía en una casa cerca de un lugar llamado Torre Sanguigua , al lado de la presentación de una de las cortesanas más de moda de Roma , llamado Signora Antea . Acababan de dar las veinticuatro años, y estaba de pie en la puerta de la casa , con su espada en la mano , después de haber resucitado de la cena. Con gran dirección robé a él, sosteniendo una gran daga Pistojan , [ 2 ] y le asestó un golpe -back mano , con la que tuve la intención de cortar la cabeza limpiar , pero cuando se dio la vuelta de repente , el golpe cayó sobre el punto de su hombro izquierdo y se rompió el hueso. Él se levantó , dejó caer su espada , medio aturdido con el gran dolor, y dieron a la fuga . Seguí después , y en cuatro pasos lo alcancé , cuando levanté la daga por encima de su cabeza, que él tenía en la mano muy baja, y lo golpeé en la espalda exactamente en la unión de la nuca - hueso y el cuello . El puñal entró en este punto tan profundo en el hueso, que, a pesar de que he usado todas mis fuerzas para sacarla, no fui capaz . Por tan sólo en ese momento cuatro soldados con espadas desenvainadas saltaron de alojamiento de Antea , y obligados me puse manos a mi propia espada para defender mi vida. Dejando el puñal entonces , he hecho fuera , y temiendo que podría ser reconocido , se refugió en el palacio del duque Alessandro , que estaba entre la Piazza Navona y la Rotonda . [ 3 ] A mi llegada , le pregunté a ver al duque ; quien me dijo que si yo estaba solo , necesito sólo guardar silencio y no tienen más ansiedad, pero para ir a trabajar en la joya que el Papa había preparado su corazón encendido, y estancia de ocho días en interior. Él dio este consejo la forma más segura , porque los soldados ya habían llegado , que interrumpió la realización de mi obra , sino que llevan a cabo la daga en la mano , y fueron relatando cómo sucedió el asunto, y el gran problema que tuvieron que sacar el arma de la cuello y - hueso de la cabeza del hombre, cuyo nombre no sabían . Justo en ese momento Giovan Bandini se acercó, y les dijo . [ 4 ] " Ese puñal es mío, y yo se lo prestó a Benvenuto , que estaba decidido a vengar a su hermano. " Los soldados fueron profusos en sus expresiones de pesar por haberme interrumpido , a pesar de mi venganza había sido ampliamente satisfechos.

Más de ocho días transcurridos , y el Papa no enviaron para mí según su costumbre . Después me llamó a través de su chambelán , el noble Bolognese ya he mencionado , que me dejó , a su manera modesta , entender que su Santidad sabía todo , pero estaba muy bien inclinado hacia mí, y que yo sólo tenía que ocuparme de mis trabajos y guardar silencio. Cuando llegamos a la presencia , el Papa lanzó de manera amenazante una mirada hacia mí, que la simple mirada de sus ojos me hizo temblar . Posteriormente , al examinar mi trabajo su rostro se aclaró , y me empezó a alabar sin medida , diciendo que había hecho una gran cantidad en un breve periodo de tiempo . Luego , mirándome a la cara , añadió : " Ahora que ya está curado , Benvenuto , mire cómo usted vive. " [ 5 ] Yo, que entendió su significado , prometió que lo haría. Inmediatamente después de esto, abrí una muy buena tienda en el Banchi , frente a Rafael, y no terminé la joya después de un lapso de unos pocos meses .

Nota 1 . Ferri . He traducido esta palabra muere ; pero parece que : todos los instrumentos acuñación , stampe o ser conii los dados apropiados .

Nota 2 . Pugnal Pistolese , sino que fue en los tiempos en el sentido de un machete .

Nota 3 . Es decir, el Panteón.

Nota 4 . Bandini lleva un nombre distinguido en los anales de Florencia . Sirvió duque Alessandro en asuntos de mucha importancia , pero después él traicionó los intereses de su señor , el duque Cosimo , en una embajada a Carlos V en 1543. Parece que entonces había estado jugando en las manos de Filippo Strozzi , para lo cual delito pasó quince años en un calabozo. Ver Varchi y Segni , también de Montazio Prigionieri del Mastio di Volterra , cap. VII .

Nota 5 . Esto era indicio del Papa a Cellini que estaba al tanto del asesinato que acababa de cometer .

LII

El Papa me había enviado todas esas piedras preciosas , excepto el diamante , que fue empeñada a ciertos banqueros genoveses por alguna urgente necesidad que tenía de dinero. El resto estaban en mi custodia , junto con un modelo del diamante. Yo tenía cinco excelentes jornaleros , y además de la gran pieza , yo estaba comprometido en varios trabajos , de modo que mi tienda contenía característica de mucho valor en joyas , piedras preciosas y el oro y la plata. Mantuve un perro lanudo , muy grande y hermoso , que el duque Alessandro me dio , la bestia era el capital como un perro perdiguero , ya que él me trajo todo tipo de aves y caza le disparé , pero también se desempeñó admirablemente para un perro guardián. Y aconteció que, como era natural, a la edad de veintinueve años, que yo había tenido en mi servicio a una muchacha de gran belleza y de la gracia , a quien he usado como modelo en mi arte , y que también era complaciente de sus favores personales que me . Siendo éste el caso, yo ocupaba un apartamento lejos de las habitaciones de mis obreros , así como en la tienda , y esta comunicada por un pequeño pasillo oscuro con la habitación de la criada. He utilizado con frecuencia para pasar la noche con ella , y aunque yo duermo tan a la ligera como siempre pero lo hizo al hombre sobre la tierra , y sin embargo , después de la indulgencia en el placer sexual, mi sueño es a veces muy profundo y pesado.

Así que por casualidad una noche , porque hay que decir que un ladrón , con el pretexto de ser un orfebre , había espiado a mí, y puso los ojos en las piedras preciosas , e hizo un plan para robar. Pues bien, este hombre entró en la tienda, donde se encontró una cantidad de pequeñas cosas en oro y plata. Se dedicó a la ruptura determinadas cajas abiertas para llegar a las joyas que había notado , cuando mi perro saltó sobre él, y lo puso a muchos problemas para defenderse con su espada. El perro , incapaz de enfrentarse a un hombre armado , corrió varias veces a través de la casa, y se precipitó en las habitaciones de los oficiales , que habían quedado abiertas a causa del gran calor. Cuando se dio cuenta de que no prestaron atención a sus ladridos fuertes , arrastró sus ropas de cama fuera , y cuando todavía no oyeron nada , sacó primero uno y luego otro por el brazo hasta que los despertó , y , ladrando furiosamente , corriendo delante de mostrarles dónde quería que fueran. Por fin se hizo evidente que se negaron a seguir, para los traidores , cruz a ser molestado , lanzaron piedras y palos contra él , y esto se puede hacer bien , porque yo les había ordenado mantener durante toda la noche una lámpara encendida allí, y en al final, cerró sus cuartos apretados , de modo que el perro , abandonando toda esperanza de ayuda de este tipo de sinvergüenzas , partió solo de nuevo en su aventura . Corrió hacia abajo, y no encontrar al ladrón en la tienda, voló tras él. Cuando llegó a él, le arrancó la capa de su espalda . Hubiera ido duro con el compañero que no había pedido ayuda a algunos sastres , rogándoles por el amor de Dios que lo salvara de un perro rabioso , y ellos , creyendo lo que dijo, saltó y se dirigió al perro con muchos problemas.

Después de la salida del sol mis obreros entraron en la tienda, y vieron que se había roto abierto y todas las cajas se estrelló . Comenzaron a gritar en la parte superior de sus voces : " ¡Ah, pobre de mí ! Ah , ¡ay de mí ! " El clamor me despertó , y salí corriendo en pánico. Apareciendo así delante de ellos, se pusieron a gritar : «¡Ay de nosotros! porque hemos sido robado por alguien que ha roto y dado todo por la borda ! " Estas palabras forjado con tanta fuerza en mi mente que no me atrevía a ir a mi pecho grande y mirar si todavía tenía las joyas del Papa. Tan intensa fue la ansiedad, que me parecía perder mi vista , y les dijeron que ellos mismos tienen que abrir el cofre , y ver cómo muchas de las gemas del Papa estaban desaparecidos . El compañero eran todos ellos en sus camisas , y cuando , al abrir el pecho , vieron las piedras preciosas y mi trabajo con ellos, tomó el corazón de alegría y gritó : " No hay ningún daño hecho ; su pieza y todas las piedras está aquí , pero el ladrón nos ha dejado desnuda a la camisa , porque la noche anterior, en razón de que el calor abrasador, nos tomó nuestra ropa en la tienda y los dejó aquí "Recuperación de mis sentidos , di gracias a Dios , y dijo : . "Ve y haceos nuevos trajes de ropa , yo te lo pagaré cuando oigo en el ocio como todo lo que pasó. " Lo que me causó más dolor, y me hizo perder el sentido, y se asustan - tan contraria a mi verdadera naturaleza - fue el temor No podré, popular debe fantasía que había triunfado una historia del ladrón para robar las joyas. Ya se había pagado al papa Clemente por uno de sus funcionarios de mayor confianza , y por otros, es decir, por Francesco del Nero , Zana de ' Biliotti su contable , el obispo de Vasona , y varios de esos hombres : [ 1 ] " ¿Por qué , muy bienaventurado padre , ¿usted confía gemas de ese vasto valor a un joven , que es todo fuego, más apasionado de armas que por su arte, y aún no los treinta años de edad? " El Papa pidió en respuesta si cualquiera de ellos sabían que yo había hecho nada para justificar tales sospechas . Whereto Francesco del Nero , su tesorero , respondió : [ 2 ] " No, Beatísimo Padre , porque él todavía no ha tenido la oportunidad . " Hacia dónde se reunió con el Papa : " Yo lo considero como un hombre completamente honesta , y si he visto con mis propios ojos un crimen que había cometido , no debe creer " Este fue el hombre que [ 3 ] me causó el mayor tormento . , y que de repente se le ocurrió antes de mi mente.

Después de decirle a los jóvenes a que proveerse de ropa limpia , me llevé a mi pieza, junto con las gemas , poniéndolos así como pude en sus lugares apropiados , y me fui a la vez con ellos al Papa. Francesco del Nero ya le había dicho algo de la molestia en mi tienda, y había puesto las sospechas en su cabeza. Así pues, tomando la cosa bastante mal que de lo contrario , él lanzó una mirada furiosa sobre mí, y gritó con arrogancia : "¿Qué has venido a hacer aquí ? ¿Qué es arriba " " Aquí están todas sus piedras preciosas , y no uno de ellos falta . " Al oír esto, el Papa despejado , y él dijo : " . Así pues, de nada " le mostraron la pieza, y mientras él inspeccionaba él, le relaté la historia del ladrón y de mi agonía , y lo que había sido mi mayor problema en el asunto. Durante este discurso, que muchas veces se dio la vuelta para mirarme de forma pronunciada en los ojos, y Francesco del Nero siendo también en presencia , esto parecía hacerle medio siento que él no había adivinado la verdad. Por fin , rompiendo a reír en la larga historia que estaba contando , me despidió con estas palabras: "Id , y mirad por ser un hombre de bien , como de hecho sé que eres. "

Nota 1 . De estas personas , podemos rastrear el obispo de Vasona . Él era Girolamo Schio o schedo , natural de Vicenza , el agente confidencial y confesor del Papa Clemente VII . , Que obtuvo la sede de Vaison en el condado de Aviñón en 1523 , y murió en Roma en 1533. Su sucesor en el obispado fue Tomaso Cortesi , el Dataría , mencionado anteriormente.

Nota 2 . Varchi ofrece un relato muy feo de este hombre, Francesco del Nero , quien fue apodado el CRA del Piccadiglio , en su Historia de Florencia, libro iii . "En toda la ciudad de Florencia , nunca nació , a mi entender, un hombre de tal irreligión o de esta sórdida avaricia . " Giovio confirma la declaración.

Nota 3 . Fu Questo che quello . Esto puede ser neutro : Esta fue la circunstancia que .

LIII

Yo seguía trabajando asiduamente en el botón , y al mismo tiempo trabajado por la Casa de Moneda , cuando ciertas piezas de moneda falsa en el extranjero llegaron en Roma , sellado con mis propias matrices. Ellos fueron llevados inmediatamente al Papa , quien , al oír cosas en mi contra , dijo a Giacopo Balducci , el Maestro de la Casa de la Moneda , "Toma todos los medios en su poder para encontrar al criminal , porque estamos seguros de que Benvenuto es un hombre honrado . "Ese traidor de un maestro , siendo , de hecho, mi enemigo , respondió : " . qué Dios , beatísimo Padre , que puede resultar como usted dice , porque tenemos algunas pruebas contra él " Ante esto, el Papa se dirigió al Gobernador de Roma, y le ordenó que ver él encontró al malhechor . Durante esos días, el Papa envió para mí, y que conduce con precaución en la conversación al tema de las monedas, me preguntó en el momento apropiado : "¿ Benvenuto , en caso de tener el corazón de acuñar moneda falsa " A esto yo le respondí que pensaba que podría hacerlo mejor que todos los sinvergüenzas que dieron sus mentes a tal trabajo vil ; para los becarios que ejercen oficios lascivos de ese tipo no son capaces de ganar dinero , ni son hombres de mucha capacidad . Yo, por el contrario, con mis pobres ingenio podía ganar lo suficiente para mantenerme con comodidad , porque cuando me puse los troqueles para la Casa de la Moneda , cada mañana, antes de la cena me puse al menos tres coronas en el bolsillo , lo que fue el pago habitual que los troqueles , y el Maestro de la Casa de Moneda me guardaba rencor , porque le hubiera gustado tenerlos más barato , por lo tanto, lo que ganaba con la gracia de Dios y el mundo, me bastaba , y por acuñar moneda falsa que no debería haber hecho tanto . El papa muy bien percibe mi deriva , y mientras que antes había dado órdenes de que no vean que no vuela de Roma , ahora se les dijo que mirara bien y tengan ninguna atención a mí, si él estaba mal dispuesto para mí enfadar , y de esta manera correr el riesgo de perder mí. Los funcionarios que recibieron estas órdenes eran ciertos empleados de la Cámara , que hicieron la búsqueda adecuada , como era su deber , y pronto encontraron el pícaro . Era un estampador en el servicio de la Casa de la Moneda , llamado Cesare Macherone , y un ciudadano romano. Junto con este hombre que detectaron un metal -fundador de la Casa de Moneda . 1

Nota 1 . La palabra en Cellini es ovolatore di zecca .

LIV

En ese mismo día , ya que estaba pasando por la Piazza Navona, y tuve mi multa retriever conmigo, sólo cuando llegamos frente a la puerta del Bargello , mi perro voló ladrando con fuerza en el interior de la puerta a un joven , que había sido detenido en el traje de un hombre llamado Donnino ( orfebre de Parma, y un ex alumno de Caradosso ) , bajo la acusación de haberle robado. El perro se esforzó tan violentamente romper el compañero en pedazos, que los policías fueron trasladados a la piedad . Dio la casualidad de que él estaba suplicando su propia causa con audacia y Donnino no había pruebas suficientes para apoyar la acusación , y lo que era más , uno de los cabos de la guardia , un genovés , fue un amigo del padre de la joven. El resultado fue que , lo que con el perro y con esas otras circunstancias , estaban a punto de lanzar su prisionero. Cuando se me ocurrió , el perro había perdido todo temor a la espada o varas, y estaba volando una vez más en el joven , por lo que me dijo que si yo no he llamado la bestia fuera lo iban a matar . Lo sostuve la espalda, así como pude , pero justo en ese momento el individuo , en el acto de reajuste de su capa , deja caer algunos paquetes de papel de la capucha , que Donnino reconoció como su propiedad. Yo también reconocí un pequeño anillo ; tras lo cual llamé . "Este es el ladrón que se coló en mi tienda y le quitó , y por lo tanto mi perro lo sabe ; " entonces me solté al perro, que voló de nuevo al ladrón . En esta becario ansiaba por misericordia , prometiendo devolverle todo lo que él poseía de la mía. Cuando me había asegurado el perro, se procedió a restaurar el oro y la plata y los anillos que le había robado a mí, y veinticinco coronas , además. Entonces gritó una vez más para mí por lástima. Le dije que hiciera las paces con Dios , por lo que debería hacer ni bien ni mal . Así que volví a mi negocio , y unos días después, Cesare Macherone , el falso acuñador , fue ahorcado en la Banchi frente a la Casa de la Moneda , su cómplice fue enviado a las galeras , el ladrón genovés fue ahorcado en el Campo di Fiore , en tanto que permanecieron en una mejor reputación como un hombre honesto de lo que había disfrutado antes .

LV

Cuando casi había terminado mi pieza, no sucedió ese terrible inundación que inundó toda Roma . [ 1 ] esperé a ver qué pasaba , y el día era poco menos que gasta, para los relojes dieron veintidós y el agua fueron subiendo formidablemente . Ahora el frente de mi casa y la tienda se enfrentó al Banchi , pero la parte de atrás estaba a varios metros de alto, porque se volvió hacia Monte Giordano , en consecuencia , me bethinking primero de mi propia seguridad y en el siguiente lugar de mi honor, llené mis bolsillos con las joyas , y le dieron el oro pieza bajo la custodia de mis obreros , y luego descendieron descalzo de las copias de las ventanas , y se metieron así como pude hasta llegar a Monte Cavallo. No busqué Messer Giovanni Gaddi , secretario de la Cámara , y Bastiano Veneziano , el pintor . A la primera me confió las piedras preciosas , para mantener en condiciones de seguridad : tenía la misma consideración por mí como si yo hubiera sido su hermano. Unos días más tarde, cuando se pasó la furia del río , regresé a mi taller , y terminé la pieza con tan buena fortuna , a través de la gracia de Dios y mi propia gran industria , que se llevó a cabo como el mejor maestra que había sido Has visto alguna vez en Roma. [ 2 ]

Cuando luego me llevé al Papa , él era insaciable en mí alabar , y dijo : " Si yo fuera un emperador , pero rica, daría mi Benvenuto tanta tierra como sus ojos podían estudiar , sin embargo, siendo hoy en día , pero los potentados quiebra necesitados , nos será en todo caso, le diere pan suficiente para satisfacer sus deseos modestos " . dejé que el Papa corre hasta el final de su rhodomontade , [ 3 ] y luego le pedí a cabo una de macero , que resultó estar vacía. Respondió que me otorgase algo de mucha mayor importancia. Le rogué a su Santidad para otorgar esta cosita sobre mí mientras tanto por medio de arras . Él se echó a reír , y dijo que estaba dispuesto, pero que él no quería que yo sirvo, y que tengo que hacer algún arreglo con los otros maceros pueden quedar exentos . Él les permitiría a través de mí un cierto favor , para lo cual ya se habían solicitado , a saber , el derecho de recuperar sus cuotas en la ley. Esto fue consecuencia hace, y la oficina que de macero me llevó en poco menos de 200 coronas al año. 4

Nota 1 . Esto se llevó a cabo los días 8 y 9 de octubre 1530 .

Nota 2 . Esta famosa obra maestra fue preservado en el Castillo de San Angelo , durante el Gobierno Papal de Roma. Fue llevado a cabo en Navidad, Pascua , y el día de S. Pedro.

Nota 3 . Quella sua Smania di parole .

Nota 4 . Cellini recibido este mensaje entre los Mazzieri (quien caminaba como bedeles ante el Papa ) el 14 de abril de 1531. Él dimitió en favor de Pietro Cornaro de Venecia en 1535.

LVI

Continué trabajando para el Papa , la ejecución de ahora uno poco y ahora otro , cuando él me encargó el diseño de un cáliz de que se supere la riqueza . Así que hice tanto en dibujo y modelo para la pieza. El último fue construido de madera y cera . En lugar de la parte superior de costumbre, me formé tres figuras de un tamaño razonable en la ronda , sino que representan la Fe , la Esperanza y la Caridad. En correspondencia con esto, en la base de la copa, había tres historias circulares en bajo relieve . Uno de ellos era la Natividad de Cristo, el segundo de la resurrección, y la tercera S. Pedro crucificado cabeza abajo , porque así lo habían recibido comisión. Aunque yo tenía este trabajo en la mano, el Papa era a menudo el placer de verlo , por lo cual , la observación de que su Santidad nunca había pensado otra vez de darme nada, y sabiendo que un puesto en el Piombo estaba vacante , pedí esto una noche . El Papa bueno , bastante inconsciente de sus extravagancias a la terminación de la última pieza , me dijo: " Ese puesto en el Piombo vale más de 800 coronas al año, así que si yo te lo di , usted pasaría su tiempo en rascándose la panza , [1] y su magnífica artesanía se perdería , y yo debería cargar con la culpa ", le contesté de inmediato como así: " . los gatos de un buen ratón raza mejor cuando están de grasa que morirse de hambre , y los hombres igualmente honestos que poseer algún talento, ejercerlo a significado mucho más noble cuando se tienen los medios para vivir en abundancia , por lo cual los príncipes que impartan dicho popular con competencias , deje que su aviso de la toma Santidad , están regando las raíces del genio , porque el genio y talento, en su nacimiento , vino a este mundo magra y costrosa , y su Santidad también debe saber que nunca le pregunté por el lugar con la esperanza de conseguirlo. Demasiado feliz que tengo a ese puesto miserable de macero . Por otro construí pero castillos en el aire. Su Santidad le irá bien , ya que no te importa darle mi, para otorgar en un hombre de talento que se lo merece , y no en algún ignorante gordo que va a gastar su tiempo rascándose la barriga , si se me permite citar a su santidad ' propias palabras . Siga el ejemplo de Papa Giulio ilustre memoria , quien recibió un oficio de la misma clase a Bramante , que más admirable arquitecto " .

Inmediatamente después de terminar este discurso , hice mi arco, y me fui en una furia . Entonces Bastiano Veneziano el pintor se acercó y dijo : " Beatísimo Padre , que tu Santidad estar dispuesto a conceder a uno que trabaja asiduamente en el ejercicio de un cierto talento , y como su Santidad sabe que soy diligente en mi arte , te suplico . para que pueda ser más digno de ella "El Papa respondió : " ese demonio Benvenuto no tolerará reprimenda . Me inclino a darle a él, pero no es derecho a ser tan arrogante con un Papa. Por lo tanto yo no sé bien lo que debo hacer " El obispo de Vasona entonces subió, y lo puso en una palabra para Bastiano , diciendo : " Beatísimo Padre , Benvenuto es pero el joven , y una espada le hace mejor que un fraile de . levita . Deje que su Santidad le dan al lugar a esta persona ingeniosa Bastiano . . Algún tiempo u otro que usted será capaz de otorgar a Benvenuto algo bueno, tal vez más adecuado para él que esto sería " Entonces el Papa dirigiéndose a Messer Bartolomeo Valori , le dijo : " La próxima vez que conozcas a Benvenuto , hágale saber a partir mí que fue él quien consiguió que la oficina en el Piombo para Bastiano el pintor , y añadir que él puede contar con obtener el siguiente lugar considerable que cae ; . mientras tanto que mire a su comportamiento, y terminar mis comisiones " [ 2 ]

La siguiente noche, dos horas después de la puesta del sol , me encontré con Messer Bartolomeo Valori [ 3 ] en la esquina de la Casa de Moneda , él fue precedida por dos antorchas , y que iba a toda prisa al Papa , que había mandado llamar . En mi quitándome el sombrero , se detuvo y me llamó e informó de la manera más amigable todos los mensajes que el Papa me había enviado . Le contesté que yo debería completar mi trabajo con mayor diligencia y aplicación de cualquier embargo que había intentado , pero sin la menor esperanza de tener alguna recompensa alguna del Papa. Messer Bartolommeo me reprendió , diciendo que esta no era la manera en la que uno debe responder a los avances de un Papa . Le respondí que yo debería estar loco para responder de otro modo - loco si me he basado mis esperanzas en tales promesas , ser seguro de conseguir nada . Así que salí y me fui a mi negocio.

Messer Bartolommeo debe haber informado de mis discursos audaces al Papa , y tal vez más de lo que había dicho realmente , porque su Santidad esperado más de dos meses antes de ser enviado a mí , y durante ese tiempo nada me habría inducido a ir fuera de lugar en el palacio . Sin embargo, él se moría de impaciencia por ver el cáliz, y encargó a Messer Ruberto Pucci en prestar atención a lo que iba . [ 4 ] Ese buen hombre justo vino a visitarme todos los días , y siempre me dio una palabra bondadosa , que regresé . El tiempo estaba dibujando nigh ahora por el Papa a viajar hacia Bolonia , [ 5 ] así que al fin, viendo que yo no tenía la intención de llegar a él , hizo Messer Ruberto manda que yo traigo mi trabajo , para que pudiera ver lo que estaba recibiendo en . En consecuencia , lo tomé , y haber mostrado , como la propia pieza demostró , que la parte más importante se terminó , le rogué que me avanzar quinientos escudos , debido en parte , y en parte porque quería el oro para completar el cáliz. El Papa dijo: "Ve , adelante en el trabajo hasta que esté terminado. " Respondí , como me despedí , que iba a terminar si él me pagó el dinero. Y así me fui .

Nota 1 . Grattare il corpo , que he traducido rascas la barriga , es equivalente a girar los pulgares.

Nota 2 . La oficina del Piombo en Roma era una oficina en la que sellos de plomo como apéndices a los Bulls y los instrumentos del Estado. Se mantuvo durante mucho tiempo en manos de los cistercienses , pero también solía ser conferida a los laicos , entre los cuales se encontraban Bremante y Sebastiano del Piombo . Cuando este último obtuvo, descuidó su arte y se entregó a " rascándose la barriga ", como Cellini predijo .

Nota 3 . Bartolommeo o Baccio Valori , fervoroso adepto de los Medici, jugaron un papel importante en la historia florentina . Fue comisario de Clemente al príncipe de Orange durante el asedio . Después, sintiéndose mal pagado por sus servicios , se unió a Filippo Strozzi, en su oposición a la regla de los Médicis , y fue decapitado en 1537 , junto con su hijo y un sobrino .

Nota 4 . Roberto Pucci fue otro de los partidarios de los Medici devotos que permanecieron fieles a sus colores. Se sentó entre los cuarenta y ocho senadores de Alessandro , y fue nombrado cardenal por Pablo III . en 1534.

Nota 5 . El 18 de noviembre de 1532, Clemente fue al encuentro de Carlos V en Bolonia, donde , en 1529 , él ya le había dado la corona imperial.

LVII

Cuando el Papa se fue lejos a Bolonia, que dejó el cardenal Salviati como legado de Roma, y le dio comisión para impulsar el trabajo que yo hacía adelante , y agregó : " Benvenuto es un compañero que estima sus grandes talentos , pero un poco , y nos menos; mira a ella luego de que usted mantenga siempre le va , para que pueda encontrar el cáliz terminó en mi regreso " .

Esa bestia de un cardenal envió para mí después de ocho días , oferta traerme la pieza hacia arriba. Por esto me fui con él sin la pieza. Apenas había mostrado mi cara, que le gritó : "¿Dónde está esa cebolla - guiso de los tuyos? [ 1 ] ¿Lo tienes listo ", le respondí :" ¿ . O más monseñor reverendo, yo no tengo mi estofado de cebolla listos , ni voy a hacer que sea listo , si no me das las cebollas para confeccionar con " A estas palabras, el cardenal , que se parecía más a un burro que un hombre, se volvió más feo a la mitad de lo que era , naturalmente , y querer a la vez de reducir la cuestión a corto , gritó : " te voy a enviar a una galera , y entonces tal vez ' . ll tener la gracia [ 2 ] para seguir con su trabajo " las costumbres bestiales del hombre me hizo una bestia demasiado , y me replicó : " Monseñor , me envía a galeras cuando me he hecho actos dignos de ellos, pero para mi presente laches , rompo mis dedos en sus galeras : y lo que es más , te digo que , sólo por ti, yo no pondré la mano más a mi pieza. No envíe por mí otra vez , porque yo no voy a aparecer , no, no , si me convocas por la policía. "

Después de esto , el buen cardenal intentó varias veces para hacerme saber que debo seguir trabajando y que le trajera lo que estaba haciendo para mirar. Yo sólo dije que sus mensajeros : " Di a Monseñor que me debe enviar las cebollas , si él quiere que yo tenga mi guiso preparado. " Tampoco le di alguna vez cualquier otra respuesta, de modo que él levantó la comisión en la desesperación.

Nota 1 . Cipollata . Literalmente , una muestra de cebollas y calabazas ; metafóricamente , un lío , galimatías .

Nota 2 . Arai di grazia di . No estoy seguro de si me he dado el tono adecuado de significado en el texto anterior. Puede significar : Se le permitirá .

LVIII

EL PAPA regresó de Bolonia, y se envía a la vez para mí, ya que el cardenal había escrito lo peor que pudiera de mis asuntos en sus despachos . Él estaba en el más caliente imaginable rabia, y me invitó a venir al instante con mi pieza. Obedecí . Ahora, mientras el Papa se alojaba en Bolonia, que había sufrido un ataque de la inflamación en los ojos , tan doloroso que escasea podría seguir viviendo para el tormento , y esta fue la razón principal por la que no había llevado a cabo mi trabajo. El problema era tan grave que me esperaba por cierto a quedar sin mi vista , y yo no había contado hasta la suma sobre la que yo podría subsistir , si yo fuera ciego de por vida. A la manera de la Papa , me di la vuelta en mi mente lo que debo poner adelante a disculparme por no haber sido capaz de avanzar en su trabajo . Pensé que mientras él estaba inspeccionando el cáliz , yo podría decirle de mis vergüenzas personales. Sin embargo , no he podido hacerlo , porque cuando llegué a la presencia , él estalló en trozos grandes en mí: " Ven aquí con tu trabajo , ¿por terminado? " Mostré ella, y su temperamento naciente, exclamó: "En la verdad de Dios yo te diga , tú que haces que sean los que tu negocio para mantener a nadie en lo que se refiere , que , si no fuera por las buenas costumbres y el orden, te hago tiraron junto con tu trabajo allí por las ventanas. "En consecuencia, cuando me di cuenta de que el Papa se había convertido en nada mejor que una bestia feroz , mi ansiedad jefe era cómo podía manejar a retirarse de su presencia . Así , mientras que él continuó la intimidación , me metí la pieza por debajo de mi capa, y murmuré para mis adentros : " . El mundo entero no podría obligar a un hombre ciego de ejecutar cosas como estas" Alzando la voz aún más alta, el Papa gritó : " Ven aquí , ¿qué qué dices ? " me alojé en dos mentes , sea o no para lanzarse a toda velocidad por la escalera , y luego tomé mi decisión y me tiré sobre mis rodillas , gritando lo más fuerte que pude, porque tampoco había dejado de gritar : "Si un infirmidy me ha cegado , estoy obligado a seguir trabajando ? " Él replicó : " usted vio lo suficientemente bien como para hacer su camino hasta aquí , y yo no creo una palabra de lo que dices . " yo le respondí , me di cuenta de que había caído un poco la voz : " . Deje que su Santidad consultad a su médico, y encontrará la verdad " él dijo:" Entonces, ho! . voz baja , al ocio oiremos si lo que dices es tan " Entonces , dándose cuenta de que él estaba dispuesto a dar a escucharme , añadí : " Estoy convencido de que la única causa de este gran problema que me ha pasado es el cardenal Salviati , porque él me envió inmediatamente después de la salida de su santidad " , y cuando me presenté , él llamó a mi trabajo un guiso de cebollas , y me dijo que me enviaría de terminarla en una galera , y tal fue el efecto sobre mí de sus palabras pícaros , que en mi pasión que sentía mi cara en llamas, y un calor tan insoportable atacó a mi ojos que no podía encontrar mi propio camino a casa . Dos días después, las cataratas se redujeron en ambos ojos ; Estoy totalmente perdido mi vista, y después de la salida de su santidad " no he sido capaz de trabajar en absoluto."

El aumento de mis rodillas , salí de la presencia sin más licencia. Fue después me informó que el Papa ha dicho : " Uno puede dar comisiones , pero no la prudencia para realizarlas. No se lo dije al cardenal que ir tan brutalmente acerca de este negocio . [ 1 ] Si bien es cierto que él está sufriendo de los ojos , de la que voy a obtener información a través de mi médico , uno debe dejar espacio suficiente para él. " Un gran señor , íntimo con el Papa, y un hombre de piezas muy distinguidos , pasó a estar presente. Preguntó quién era yo, el uso de términos como estos : "La mayoría Padre bendito , perdón si me pongo una pregunta. He visto que te rindes a la vez y al mismo tiempo a la ira más caliente que he observado , y luego a la compasión más cálido , así que le ruego a Su Santidad que me diga quién es el hombre , porque si él es una persona digna de ser ayudado , yo le puedo enseñar un secreto que le puede curar de esta enfermedad " , el Papa respondió : " . él es el artista más grande que ha nacido en su propia embarcación , un día , cuando estamos juntos , les voy a mostrar algo de su maravillosa trabaja, y el hombre mismo se inicie, . y seré contento si podemos ver el camino hacia hacer algo para ayudar " Tres días después de esto, el Papa envió para mí después de la hora de cenar , y me pareció que el gran señor en presencia . A mi llegada , el Papa tuvo mi frente - botón trajo , y yo , mientras tanto, sacó mi cáliz. El noble dijo , mirando a ella, que nunca había visto una pieza más estupenda de trabajo. Cuando llegó el botón , todavía estaba más atónito , y mirándome a la cara , añadió : " El hombre es joven, creo yo , para ser tan capaz en su arte , y aún así lo suficientemente apto para aprender mucho . " luego me preguntó cuál era mi nombre. Yo le respondí : " . Mi nombre es Benvenuto " Él respondió : " Y Benvenuto he de estar este día para ti. Tome la flor -de- luces , tallo , flor , raíz, juntos, entonces decoct ellos a fuego flojo , y con el líquido bañar los ojos varias veces al día ; que sin duda va a curar de esa debilidad , pero ves que purga primero , y luego seguir adelante con la loción . " el Papa me dio algunas palabras amables , y por eso se fue medio satisfecho.

Nota 1 . Che mettessi mazza tanta .

LIX

Es cierto en verdad que yo había conseguido la enfermedad , pero creo que lo cogí de ese joven criada bien que yo guardaba cuando fue robado de mi casa. El mal francés , porque era eso, se quedó en mí más de cuatro meses inactivo antes de que se mostró , y luego rompió a lo largo de todo el cuerpo en un instante . No era como lo que comúnmente observa , pero me tapó la carne con ciertas ampollas del tamaño de seis peniques , y de color de rosa . Los médicos no lo llamaría el mal francés , aunque yo les dije por qué pensé que era eso. Fui a tratar a mí mismo de acuerdo con sus métodos, pero no obtuvieron ningún beneficio. Por fin , a continuación , resolví en tomar la madera , en contra del consejo de los primeros médicos en Roma , [ 1 ] y la tomé con la disciplina y reglas de abstinencia que se podría pensar en más escrupuloso , y al cabo de unos días , percibí en mí una gran modificación . El resultado fue que al final de cincuenta días me curé y sana como un pez en el agua.

Algún tiempo después me trató de reparar mi salud destrozada , y con este punto de vista me encaminó a mí mismo a disparar cuando el invierno entró Esa diversión , sin embargo , me llevó a exponerme al viento y al agua, y para permanecer en el pantano - tierras ; de modo que, después de unos días , me caí de un centenar de veces más enfermo de lo que había sido antes. Me pongo de nuevo bajo las órdenes de los médicos, y asistí a sus direcciones, pero crecí siempre peor . Cuando la fiebre cayó sobre mí , me decidí a tener que recurrir de nuevo a la madera , pero los médicos lo prohibió , diciendo que tomó si con la fiebre en mí , no debería tener una semana de vida . Sin embargo , me hizo decidirme a desobedecer sus órdenes , observé la misma dieta que antes había adoptado , y después de beber la decocción de cuatro días, estaba totalmente librado de la fiebre. Mi salud mejoró enormemente , y mientras yo estaba siguiendo esta cura , yo seguí trabajando siempre en los modelos de la cáliz. Debo añadir que , durante el tiempo de que la estricta abstinencia , produje cosas más finas y más exquisita invención que en cualquier otro período de mi vida . Después de cincuenta días se restableció mi salud , y yo continué con el máximo cuidado para mantenerlo y confirmarlo. Cuando por fin me atreví a relajar mi dieta rígida , me encontré a mí mismo como totalmente libre de esas enfermedades, como si hubiera nacido de nuevo. A pesar de que se complacieron en la fortificación de la salud que tanto anhelaba , sin embargo, nunca dejado de trabajo , tanto el cáliz y la Casa de la Moneda tenían ciertamente como gran parte de mi atención como se debía a ellos ya mí mismo.

Nota 1 . Es decir, Guiacum , llamado por los italianos legno santo .

LX

Sucedió que el cardenal Salviati , que, como he relatado , entretuvo a una vieja hostilidad contra mí, había sido nombrado Legado de Parma. En esa ciudad un cierto Milanese orfebre llamado Tobbia , fue tomado por falsa acuñación , y condenado a la horca y la hoguera. Representaciones en su favor, por ser un hombre de gran capacidad , se hicieron con el cardenal , quien suspendió la ejecución de la sentencia , y le escribió al Papa , diciendo que el mejor orfebre en el mundo había llegado a sus manos , condenado a muerte por acuñar moneda falsa, sino que él era un buen hombre simple, que podría alegar en su excusa de que él había tomado consejo con su confesor, y que había recibido , como él dijo , de él permiso para hacer esto . A esto, añadió : " . Si envía para este gran artista a Roma, su Santidad hará bajar la arrogancia de su Benvenuto favorito, y estoy bastante seguro de que el trabajo de Tobbia te va gustar mucho más que su " El Papa en consecuencia enviado para él a la vez , y cuando el hombre llegó , nos hizo tanto aparecemos delante de él, y puesto en marcha cada uno de nosotros para proporcionar un diseño para el montaje de un cuerno de un unicornio, el mejor que se había visto en su vida , y que había sido vendido por 17.000 ducados de la cámara . El Papa pretende darle al rey Francisco , pero primero quería que establece rico en oro, y nos ordenó hacer bocetos para este propósito. Cuando terminaron , los llevamos al Papa. La de Tobbia fue en la forma de un candelabro , el cuerno está atrapado en ella como una vela , y en la base de la pieza que había introducido los jefes de un diseño muy pobre cuatro pequeños unicornios . Cuando vi la cosa , no podía contener la risa suavemente en mi manga. El Papa se dio cuenta de esto, y exclamó : "Aquí , muéstrame tu dibujo ! " Era la cabeza de un solo unicornio, proporcionado en tamaño a la bocina. Yo había diseñado la mejor cabeza imaginable , porque yo lo tomé en parte por el caballo y en parte de la despedida de soltero , enriqueciéndola con fantástica melena y otros ornamentos. Por consiguiente, no bien se ve , que cada uno decide a mi favor. Hubo, sin embargo , presente en la competición ciertos caballeros milaneses de la primera consecuencia , que dijo : " Beatísimo Padre , Su Santidad está enviando este magnífico presente en Francia ; complacer a reflexionar que los franceses son gente sin cultura, y no entender la excelencia de la obra de Benvenuto ; píxides como ésta de Tobbia de se adapte a su gusto así , y estos también se pueden acabar más rápido. [ 1 ] Benvenuto se dedicará a completar su cáliz, y obtendrá dos piezas hechas en el mismo tiempo ; . Además, este pobre hombre , a quien tú has traído a Roma, tendrá la oportunidad de ser empleado " El Papa, que estaba ansioso por obtener su cáliz , de muy buena gana adoptó el consejo de los señores de Milán .

Al día siguiente , por lo tanto , encargó Tobbia para montar el cuerno del unicornio, y envió a su Maestría en el armario para hacer una oferta que acabe el cáliz. [ 2 ] Le respondí que nada en el mundo que yo deseaba más que para completar el hermoso trabajo que había comenzado , y si el material había sido otra cosa que el oro , podría muy fácilmente haber hecho yo mismo , pero que sea de oro , su deber Santidad dame algo de metal , si él quería que yo termine con mi trabajo. A lo que el cortesano vulgar respondió : " Zounds ! . no le pida al Papa por el oro, a menos que quieras que lo llevara en una furia tal como será tu ruina ", le dije : " Oh , mi buen señor , ¿su señoría por favor que me diga cómo se puede hacer pan sin harina? . Aún así , sin el oro este pedazo de la mía no se puede acabar " El Maestro del Armario, tener una idea de que yo había hecho un tonto de él , me dijo que debe informar todo lo que había hablado con su Santidad , y esto lo hizo . El Papa voló en una pasión bestial, y juró que esperar para ver si yo estaba tan loco como para no terminarlo. Más de dos meses pasaron de este modo , y aunque yo había declarado que no le daría un golpe a la cáliz, que no lo hicieron , pero siempre fueron a trabajar con el mayor interés . Cuando él percibió que no iba a traerlo , comenzó a mostrar descontento real, y protestó que él me iba a castigar de una manera u otra .

Un joyero de Milán al servicio del Papa estaba presente cuando estas palabras fueron dichas . Fue llamado Pompeo , y estaba estrechamente relacionada con Messer Trajano , el sirviente más favorecida del Papa Clemente . Los dos hombres llegaron , en un entendimiento común , y le dijeron : A lo que el Papa respondió: " " No, " Si su Santidad llegara a privar a Benvenuto de la Casa de Moneda , tal vez él lo tiene en la cabeza para completar el cáliz. " dos cosas malas que sucedería : la primera, que debería estar enfermo serví en la Casa de la Moneda , que me preocupa mucho, y en segundo lugar, que debería sin duda no conseguir el cáliz "Los dos Milanese, observando el Papa indispuesto hacia mí, por fin, hasta ahora prevaleció. que me privó de la Casa de Moneda , y se lo dio a una joven de Perusa , comúnmente conocida como Fagiuolo . [ 3 ] Pompeo vino a informarme que Su Santidad había tomado mi lugar en la Casa de Moneda de distancia, y que si yo no terminé el cáliz, que me iba a privarme de otras cosas además . Yo respondí : "Dile a su Santidad que ha privado a sí mismo y no me de la Casa de Moneda , y que él va a hacer lo mismo con respecto a esas otras cosas de las que habla , y que si él quiere conferir el cargo en mí otra vez , nada me inducirá a aceptar que " el hombre sin gracia y la mala suerte se fue como una flecha para encontrar el Papa y reportar esta conversación ; . añadió también algo de su propia invención . Ocho días más tarde, el Papa envió el mismo hombre para decirme que no se refería a que yo terminara el cáliz, y quería que se lo devuelvan precisamente en el punto en que ya me había traído. Le dije a Pompeo : "Esto no es como la Casa de la Moneda , que estaba en su poder de quitar , pero quinientos escudos que recibí pertenecen a Su Santidad , y estoy listo para regresar ellos, la pieza en sí es mío, y con lo que voy a hacer lo que creo mejor . " Pompeo corrió a reportar mi discurso , junto con algunas palabras mordaces que en mi justa ira que había disparó a sí mismo.

Nota 1 . La palabra que yo he traducido píxides es ciborii , vasos para la celebración de la Eucaristía.

Nota 2 . El Maestro del armario era en ese momento Giovanni Aleotti . No necesito recordar a mis lectores que Guardaroba o guardarropa era el apartamento en un palacio donde se almacenaban armas, placa , muebles y ropa. Veremos , cuando venimos al servicio de Cellini bajo duque Cosimo , que los príncipes pasaron gran parte de su tiempo en este lugar.

Nota 3 . Vasari menciona una Girolamo Fagiuoli , que floreció en este período, pero lo llama un boloñés .

LXI

Después de un lapso de tres días en un jueves, me llegó dos chambelanes favoritos de su Santidad , uno de ellos está vivo ahora , y un obispo , fue llamado Messer Pier Giovanni, y era un oficial del armario , y el otro podría reclamar nacimiento noble , pero su nombre se me ha escapado . Al llegar se hablaba de la siguiente manera : El hath Papa nos envió . Benvenuto , y puesto que no ha elegido para cumplir con su solicitud en términos sencillos , sus órdenes son ahora que, o bien usted debe darnos su pieza, o que usted debe tomar a la cárcel " Entonces yo les veía muy alegre en el rostro. , respondiendo : " señores , si yo fuera a dar a la obra de su Santidad, deben dar lo mío y no el suyo , y en la actualidad no tengo ninguna intención de hacerle este regalo . La he traído hacia delante con gran trabajo , y no quiero que se vaya a las manos de alguna bestia ignorante que lo destruirá sin ningún problema . " Mientras yo hablaba de este modo , el orfebre Tobbia estaba de pie junto , que incluso con soberbia me pidió para los modelos también de mi trabajo. Lo que yo respondí , con palabras dignas de un bribón tal, no necesito aquí repetirse. Entonces, cuando los caballeros, los Chamberlain , me mantuvieron instando a hacer rápidamente lo que quería hacer, yo les dije que estaba listo . Así que tomé mi capa , y antes de salir de la tienda, me dirigí a una imagen de Cristo , con reverencia solemne y gorra en la mano , rezando para que de este modo : "¡Oh clemente y eterno , justo y santo , nuestro Señor , todas las cosas que tú hicieren son conforme a tu justicia , el cual no hubiere pares en la tierra. Tú sabes que yo he alcanzado exactamente la edad de treinta años , y que hasta esta hora nunca fui amenazado de prisión para cualquiera de mis acciones. Ahora que es tu voluntad que yo debería ir a la cárcel , con todo mi corazón yo te doy las gracias por esta dispensación. " En ellas me di la vuelta a los dos chambelanes , y dirigí a ellos con una mirada bajando cierto que tengo: " Un hombre de mi calidad merecía ningún catchpoles más malo que sus señorías : colocarme entre usted y tomarme como su prisionero donde quieras "Esos dos señores, con los modales más perfectos , se echó a reír , y me puso entre ellos, y por eso se fue . , hablando amablemente, hasta que me llevaron al gobernador de Roma, al que llamaban Il Magalotto . [ 1 ] Cuando lo alcancé (y el Procurador Fiscal estaba con él , tanto que me espera ) , chambelanes del Papa , sin dejar de reír , le dijo al gobernador : " Le damos a usted esta preso , ahora ve usted toma el buen cuidado de él. Estamos muy contentos de haber actuado en el lugar de sus agentes , por Benvenuto nos ha dicho que esta es su primera detención , se lo merecía ningún catchpoles de la estación inferior de lo que somos " Inmediatamente después de que nos deja , buscaron el Papa ; . Y cuando que minuciosamente se hubieran referido a toda la materia , hizo en un primer momento como si fuera a dar paso a la pasión, pero luego ha colocado el control sobre sí mismo y se rió, porque hubo después en presencia ciertos señores y cardenales, mis amigos , que habían abrazado calurosamente mi causa .

Mientras tanto , el gobernador y el fiscal estaban en mí, en parte, la intimidación , en parte expostulating , en parte, dar consejos, y diciendo que era única razón por la que un hombre que ordenó el trabajo de otro debe poder retirarla en su elección, y de cualquier manera que él pensó mejor . A esto yo le respondí que tal procedimiento no se justificaban por la justicia , ni podía un acto el Papa lo tanto , para que un Papa no es de la misma naturaleza que ciertos príncipes tiranos mezquinos , que tratan a su gente tan mal como puedan , sin tener en cuenta la ley o la justicia , y por lo que un Vicario de Cristo no puede cometer cualquiera de estos actos de violencia. En ellas el Gobernador , asumiendo su estilo policial - judicial de amenazar y acoso escolar , comenzó a decir: " . Benvenuto Benvenuto , se le va a hacer que te trato como se merece " " Usted me va a tratar con honor y cortesía, si . deseen actuar como merezco " Teniendo yo de nuevo , gritó : " Envía a la obra de inmediato y no esperar a un segundo orden ", le respondí : " . Mis señores , me conceden el favor de que se les permita . decir cuatro más palabras en mi defensa " el fiscal , que era un agente mucho más razonable de la policía que el Gobernador, se volvió hacia él y dijo : " Monseñor , supongamos que dejamos que lo diga un centenar de palabras, si a él le gusta : mientras abandona el trabajo , eso es suficiente para nosotros "Hablé : " . Si alguno te gusta nombre había ordenado un palacio o una casa que se construirá , podría con justicia decirle al maestro constructor : ' no quiero a seguir trabajando en mi casa o palacio -, y después de pagarle su trabajo, él tendría el derecho de despedirlo . Del mismo modo , si un noble dio comisión para una joya de mil coronas " valor a establecer , al ver que el joyero no le servía de acuerdo a su deseo, él podría decir:" Devuélveme mi piedra ; porque yo no lo hago quiere que su trabajo " Sin embargo, en un caso de este tipo ninguna de esas consideraciones aplicables ; . no hay ni casa ni joya aquí, nadie me puede mandar más allá de que yo debería devolver los quinientos escudos que he tenido. Por lo tanto , monsignori , hacer todo lo que puedes hacer , porque usted no conseguirá nada de mí más allá de los quinientos escudos . Ve a decir esto al Papa. Sus amenazas no me asustan en absoluto; . Porque yo soy un hombre honesto, y se paran en ningún temor de mis pecados " El Gobernador y el Fiscal se levantaron y dijeron que iban al Papa, y deben volver con las órdenes que debo hacerlo pronto aprender a mi costa . Así que me quedé allí bajo vigilancia. Caminé arriba y abajo de un pasillo grande , y eran cerca de tres horas de distancia antes de que regresaron de la Papa. En ese tiempo la flor de nuestra nación entre los comerciantes vino a visitarme , me implora a no persistir en luchar con un Papa, por esto podría ser mi ruina . Yo les respondí que yo había hecho mi mente bastante bien lo que yo quería hacer.

Nota 1 . Gregorio Magalotti era romano . El Procurador Fiscal fue entonces Benedetto Valenti . Magalotti se dice que ha cumplido su oficina con extrema severidad , y haber corrido grandes riesgos de su vida en consecuencia .

LXII

Tan pronto como el gobernador regresó , junto con la Procuraduría , desde el palacio , que me mandó llamar , y le habló en estos términos: " Benvenuto , estoy ciertamente lamento volver del Papa con comandos tales como que he recibido , usted o bien debe producir el cáliz sobre el presente , o mirar a sus asuntos. "Entonces le respondí que" en la medida en que nunca tuve a la hora que se cree un santo Vicario de Cristo podía cometer un acto injusto , así que me gustaría verlo antes de que . me lo creía , por lo que hacer todo lo posible que pueda " el Gobernador unido : " Tengo que informar de un par de palabras más desde el Papa a usted, y luego voy a ejecutar las órdenes que me dieron . Él dice que usted debe traer su trabajo para mí aquí , y que después de que yo lo he visto puesto en una caja y sellado, que debe llevarlo a él. Se compromete su palabra de no romper el sello , ya regresar la pieza a usted intacto. Pero hay algo que él quiere que se haga, a fin de preservar su honor en el asunto. " A cambio de este discurso, le contesté , riendo, que yo de muy buena gana renunciar a mi trabajo en la forma en que se ha mencionado, porque lo que debería se alegrarán de saber con certeza lo que la palabra de un Papa era realmente vale la pena .

En consecuencia, he enviado a mi pieza, y haber tenido que selló como se describe, se lo dio a él . El Gobernador reparado de nuevo para el Papa, que tomó la caja , de acuerdo con lo que me dijo el propio gobernador , y se volvió varias veces acerca . Entonces le preguntó al Gobernador si había visto la obra , y él respondió que no tenía , y que había sido sellado en su presencia, y añadió que le había parecido una pieza muy admirable. Entonces el Papa dijo : " Así dirás a Benvenuto que los Papas tienen autoridad para atar y desatar cosas de mucho mayor consecuencia que esto, " y al hablar de este modo abrió la caja con un poco de enojo , quitándose la cuerda y los sellos con los que se hizo arriba. Después se pagó una atención prolongada , y, como posteriormente me enteré , lo mostró a Tobbia el oro -smith , la cual ha muchos elogios sobre ella. A continuación, el Papa le preguntó si se sentía igual a la producción de una pieza en ese estilo. A su decir sí , el Papa le dijo a seguirlo exactamente , y luego se volvió hacia el gobernador y le dijo : " Vea si Benvenuto dará para arriba , porque si lo hace, se le pagará el valor fijo en él por los hombres de conocimiento en este arte , pero si él es realmente prisa por llevar a él mismo , le permitió nombrar un cierto tiempo ; . y si usted está convencido de que él significa para hacerlo, le permitirá tener todas las comodidades razonables se puede pedir " El Gobernador respondió : " beatísimo Padre , sé que el carácter violento de este joven , así que déjame tener autoridad para darle una calificación de sonido después de mi propio estilo . " el Papa le dijo que hiciera lo que quisiera con palabras, aunque estaba seguro de que sería empeorar las cosas , y si por fin se podía hacer otra cosa , que me ordene tomar las quinientas coronas a su joyero, Pompeo .

El gobernador volvió, me mandó llamar a su gabinete , y echando una de las miradas de su Catchpole , comenzaron a hablar de la siguiente manera : " Papas tienen autoridad para desatar y atar todo el mundo, y lo que hacen es ratificar inmediatamente en el cielo. . Ahí tienes a tu cuadro y, a continuación , que se ha abierto e inspeccionado por su Santidad " yo alcé mi voz a la vez, y dijo:" . Doy gracias a Dios que ahora que he aprendido y puedo informar de lo que la fe de los Papas está hecho de " a continuación, el gobernador lanzó fuera en palabras de intimidación brutal y gestos , pero la percepción de que no llegaron a nada , renunció a su intento tan desesperado , y habló en un tono algo más suaves después de esta manera: " Benvenuto , lo siento mucho que estés tan ciego a su propio interés , pero ya que es así, ir y tomar las quinientas coronas, cuando se considere conveniente, a Pompeo " llevé a mi pieza de más , se fue , y llevó a las coronas de Pompeo en el instante. . Lo más probable es que el Papa había contado con alguna falta de dinero o de otra oportunidad que me impide traer tan considerable suma de una sola vez , y estaba ansioso de esta manera a repiece el hilo roto de mi obediencia. Cuando entonces vio Pompeo que venía hacia él con una sonrisa en los labios y el dinero en la mano , él profundamente lo calificó , y se lamentó de que el asunto había salido tan . Luego dijo : " Ve a buscar a Benvenuto en su tienda , y tratarlo con todas las atenciones de las que su naturaleza ignorante y brutal es capaz, y decirle que si él está dispuesto a terminar esa pieza para un relicario para contener el Corpus Domini , cuando yo camino en procesión , lo voy a permitir que las comodidades que quiere con el fin de completarlo ; . única condición de que él sigue trabajando " Pompeo vino a mí, me llamó fuera de la tienda , y colmada de mí las caricias más empalagosos de un burro [1], la presentación de informes de todo el Papa había ordenado . No perdí tiempo en responder que " el tesoro más grande que podía desear en el mundo era de recuperar el favor de tan gran Papa , que se había perdido a mí, no precisamente por mi culpa , sino por culpa de mi enfermedad abrumadora y la injusticia de los hombres envidiosos que se complacen en hacer travesuras , y puesto que el Papa tiene un montón de servidores , no dejar que se envíe redondear de nuevo, si valoras tu vida ... o mejor dicho, mira con cuidado por su seguridad. No dejaré , de noche o de día, de pensar y de hacer todo lo posible en el servicio del Papa , y tener esto muy en cuenta , que cuando se han reportado estas palabras a su Santidad , nunca de ninguna manera lo entrometa con el menor de mis asuntos , porque yo haré a reconocer sus errores por el castigo que se merecen " el tipo relacionado todo al Papa , pero en términos mucho más brutal de lo que yo hubiera utilizado ; . y así quedó el asunto durante un tiempo mientras yo asistía de nuevo a mi tienda y los negocios.

Nota 1 . Le più isvenevole Carezze d' Asino .

LXIII

TOBBIA el orfebre trabajó por su parte en el ajuste y la decoración del cuerno del unicornio. El Papa , por otra parte , lo comisionó para iniciar el cáliz en el modelo que había visto en la mía. Pero cuando Tobbia vino a mostrarle lo que había hecho , estaba muy descontenta , y en gran medida ha lamentado que él había roto conmigo , culpando a todos los trabajos del otro hombre y la gente que los había introducido en él, y en varias ocasiones Baccino della Croce llegó desde que me dijera que yo no debo descuidar el relicario . Le respondí que yo supliqué a Su Santidad que me deja respirar un poco después de la gran enfermedad que había sufrido, y de la que yo no estaba aún enteramente libre , y agregó que iba a dejar en claro que lo que todas las horas en que yo podía trabajar se debe gastar en su servicio. De hecho yo había empezado a hacer su retrato, y estaba ejecutando una medalla en secreto. Me formé los troqueles de acero para la estampación de esta medalla en mi propia casa, mientras yo mantuve un socio en mi taller , que había sido mi aprendiz y llamaron Felice .

En ese momento, como es costumbre de los hombres jóvenes , que había caído en el amor con una chica siciliana , que era sumamente hermosa . En ella cada vez más claro que ella me devolvió el afecto, su madre percibe cómo estaba el asunto y comenzó a sospechar de lo que podría suceder . La verdad es que me había organizado para fugarse con la niña durante un año a Florencia , sin que su madre , pero ella , recibiendo el viento del este , salió de Roma en secreto una noche, y se fue en dirección a Nápoles. Ella dio que ella se había ido por Civita Vecchia, pero ella realmente pasó Ostia . Los seguí a Civita Vecchia, e hice una multitud de cosas locas para descubrir ella. Sería demasiado largo para narrar todos en detalle , basta con que yo estaba a punto de perder mi ingenio o de morir . Después de dos meses me escribió que estaba en Sicilia, muy infeliz. Yo mientras tanto se entregaba a mí mismo en todos los placeres hombre puede pensar, y había participado en otra historia de amor , sólo para ahogar el recuerdo de mi verdadera pasión.

LXIV

Pasó por una variedad de accidentes singulares que me hice íntimo con un sacerdote siciliano , que era un hombre de genio muy elevada y bien instruido tanto en letras latinas y griegas . En el curso de la conversación un día nos llevaron a hablar sobre el arte de la nigromancia ; a propósito de la cual me dijo: A esto, el sacerdote respondió: " A lo largo de toda mi vida he tenido el más intenso deseo de ver o aprender algo de este arte. " : " . un alma fuerte y un firme debe tener el hombre que se dispone a tal empresa " me contestó que de la fuerza y la firmeza de alma que debería tener suficiente y de sobra , siempre he encontrado la oportunidad. Entonces el sacerdote dijo : "Si tienes el corazón para atreverse , voy a satisfacer su curiosidad con creces . " En consecuencia acordamos intentar la aventura.

El sacerdote una tarde hizo sus preparativos, y ordenó a encontrar un compañero , o no más de dos. Invité Vincenzio Romoli , un muy querido amigo mío , y el sacerdote tomó con él un nativo de Pistoya , que también cultivó el arte negro . Fuimos juntos al Coliseo , y allí el sacerdote , después de haber vistió con túnicas de nigromante , comenzamos a describir círculos en la tierra con las mejores ceremonias que se puedan imaginar . Debo decir que él nos había hecho traer perfumes preciosos y fuego , así como medicamentos de olor fétido . Cuando se completaron los preliminares , hizo la entrada en el círculo , y que nos lleva de la mano, nos presentó uno por uno dentro de él. Luego asignado nuestras varias funciones ; al nigromante , su camarada , él dio el pentáculo para sostener y los otros dos de nosotros tuvimos que cuidar el fuego y los perfumes , y entonces comenzó sus encantamientos . Esto duró más de una hora y media , cuando aparecieron varias legiones , y el Coliseo estaba todo lleno de demonios. Yo estaba ocupado con los perfumes preciosos , y cuando el sacerdote percibe en lo que los números estaban presentes , se volvió hacia mí y me dijo : " Benvenuto , les pregunte algo. " Llamé a ellos para mí reunirme con mi siciliana Angélica. Esa noche se obtuvo ninguna respuesta, pero me gustó la mayor satisfacción de mi curiosidad en esos asuntos. El nigromante dicho que tendríamos que ir por segunda vez, y que debía obtener la plena realización de mi petición, pero él me deseaba llevar conmigo a un niño de la virginidad pura.

Elegí uno de mis compras- muchachos , que era de unos doce años , e invitó Vincenzio Romoli nuevo, y también tomé un cierto Agnolino Gaddi , que era un amigo muy íntimo de ambos. Cuando llegamos de nuevo al lugar de la cita , el nigromante hizo sólo las mismas preparaciones , con asistencia de los mismos y aún más impresionantes detalles. Entonces él nos introduce en el círculo, que había reconstruido con el arte más admirable y sin embargo, las ceremonias más maravillosas. Posteriormente nombró mi amigo Vincenzio a la orden de los perfumes y el fuego , y con él Agnolino Gaddi . El siguiente puesto en mi mano el pentáculo , que él manda que yo vuelvo hacia los puntos que se indica , y bajo el pentáculo Sostuve el niño, mi obrero . Ahora el nigromante empezó a pronunciar esas invocaciones terribles , llamándome por mi nombre en una multitud de demonios que son capitanes de sus legiones , y éstos le convocado por la virtud y la potencia de Dios, el increado , Living , y Eterno , en frases del hebreo, y también de la lengua griega y latina , de tal manera que en un corto espacio de tiempo todo el coliseo estaba lleno de un ciento por uno a todos los que habían aparecido en la primera ocasión. Vincenzio Romoli , junto con Agnolino , tendía al fuego y amontonó sobre las cantidades de perfumes preciosos. En el consejo del nigromante , que volvió a exigir a reunirse con Angélica. El hechicero se volvió hacia mí y dijo : " ¿Oyes lo que han respondido , para que en el espacio de un mes en el que habrá de dónde está? " Luego, una vez más , me rogó que se mantenga firme por él, debido a que las legiones eran mil veces más que él había convocado , y eran los más peligrosos de todos los habitantes del infierno , y ahora que se habían asentado lo que pedí , nos cual debía ser cortés con ellos y despedirlos con suavidad. Por otro lado , el niño, que estaba debajo del pentáculo, chilló de terror que un millón de los hombres más feroces pululaban alrededor y que nos amenaza . Dijo , además, que cuatro enormes gigantes habían aparecido , que estaban luchando por abrirse camino en el interior del círculo. Mientras tanto, el nigromante , temblando de miedo , seguía haciendo su mejor con persuasiones suaves y blandos para despedirlos . Vincenzio Romoli , que tembló como una hoja de álamo temblón , cuidaba de los perfumes. Aunque yo estaba tan asustado como el resto de ellos , he tratado de demostrar que es menos , y se los inspiró con maravillosa valentía ; pero la verdad es que me había dado a mí mismo por muerto cuando vi el terror del nigromante . El chico se había metido la cabeza entre las rodillas , exclamando : " . Así es como voy a encontrar la muerte , ya que somos sin duda los hombres muertos " Otra vez le dije : " Estas criaturas son inferiores a nosotros , y lo que ves es sólo humo y sombra , de modo que luego levante sus ojos "Cuando él los había criado gritó : " . todo el Coliseo se encuentra en llamas y el fuego avanza sobre nosotros ; "entonces que cubre su rostro con las manos , gimió una vez más que estaba muerto , y que él no pudo soportar el espectáculo más largo. El nigromante apeló a mi apoyo, me suplicaba que se mantenga firme por él, y para tener assafetida arrojada sobre sus brasas , así que me di la vuelta para Vincenzio Romoli , y le dije que para que la fumigación a la vez. Mientras pronunciar estas palabras miré Agnolino Gaddi , cuyos ojos estaban comenzando desde sus órbitas en su terror , y que estaba más que medio muerto, y le dije : " Agnolo , en el tiempo y lugar como este no debe ceder al miedo , pero hacer lo máximo para agitarse a nosotros mismos; . , por lo tanto , un aumento de una sola vez , y arrojar un puñado de que assafetida sobre el fuego " Agnolo , en el momento en que se trasladó a hacer esto , vamos a volar una volea como de su recámara , que era mucho más eficaz que la assafetida . [ 1 ] El niño, despertado por el gran hedor y el ruido, levantó la cara pequeña , y el oír me hagas reír, se armó de valor y dijo que los demonios estaban tomando en fuga tempestuosa . Así permanecimos así hasta los matinbells comenzaron a sonar . Entonces el chico nos dijo una vez más que , pero pocos se quedaron y los que estaban a una distancia . Cuando el nigromante había concluido sus ceremonias , puso fuera de la túnica de su asistente, y empacó un gran paquete de libros que había traído con él , y luego, todos juntos, hemos emitido con él desde el círculo, acurrucándose lo más cerca que pudo para unos a los otros , especialmente el chico , que había entrado en el medio, y tomado el nigromante por su vestido y me por el manto . Durante todo el tiempo que íbamos hacia nuestras casas en el Banchi , él seguía diciendo que dos de los demonios que había visto en el Coliseo fueron brinco delante de nosotros , saltando ahora a lo largo de los tejados y ahora en el suelo. El nigromante me aseguró que , a menudo como había entrado círculos mágicos , nunca había encontrado con un asunto tan grave como este . También trató de persuadirme para que le ayuden en la consagración de un libro, por medio del cual debemos extraer la riqueza inconmensurable, ya que podríamos llamar a los demonios que nos muestre dónde estaban los tesoros , de la cual la tierra está llena , y después de este sabio que debe convertirse en el más rico de la humanidad : los romances como el mío no eran más que las vanidades y locuras sin consecuencias. Yo le respondí que si yo fuera un latinista debo estar muy dispuestos a hacer lo que él sugirió . Continuó persuadirme con el argumento de que la erudición latina no tenía importancia , y que, si quería , podía haber encontrado un montón de buenos latinistas , pero que nunca se había reunido con un hombre de alma tan firme como la mía , y que yo debe seguir su consejo . Comprometido en esta conversación , llegamos a nuestras casas, y cada uno de nosotros soñamos toda la noche de los demonios.

Nota 1 . Fece Una istrombazzata di coregge estafa tanta abundanzia di merda .

LXV

Como estábamos en la costumbre de reunirse todos los días , el nigromante me mantuvo instando a participar en su aventura. En consecuencia , le pregunté cuánto tiempo le tomaría , y en el que tendría que ir. A lo que él respondió que podemos obtener a través de ella en menos de un mes , y que la localidad más conveniente para el propósito era el monte de Norcia , [ 1 ] un maestro de su arte en el hecho había consagrado como un libro bastante cerca de Roma, en un lugar llamado la Badia di Farfa , pero él se había reunido con algunas dificultades allí, que no ocurrirían en las montañas de Norcia , los campesinos también de ese distrito son personas de fiar, y tienen un poco de práctica en estos las cosas, de manera que en caso de apuro que son capaces de hacer una valiosa ayuda .

Este brujo sacerdotal me conmovió por sus convicciones de que estaba bien dispuesto a cumplir con su petición , pero me dijo que quería primero terminar las medallas que estaba haciendo por el Papa. Yo había confiado lo que estaba haciendo por ellos a solas con él , rogándole que mantener mi secreto. Al mismo tiempo, nunca dejé de preguntarle si creía que yo reuniré a mi siciliana Angelica a la hora señalada , porque la fecha se acerca, y me pareció singular que he oído nada de ella . El nigromante me dijo que estaba seguro de que debo encontrarme a mí mismo donde estaba, ya que los demonios nunca rompen su palabra cuando prometen , como lo hicieron en esa ocasión , pero él me mandó mantener los ojos abiertos , y estar en la mirada hacia fuera contra algún accidente que pudiera ocurrir a mí , a este respecto , y poner restricción sobre mí que soportar algo contra mi inclinación , para que pudiera discernir una gran e inminente peligro en ella : así sería para mí si yo fui con él a consagrar la libro, ya que esto evitaría el peligro que me amenazaba , y nos haría tanto más afortunado .

Estaba empezando a anhelar la aventura más que él , pero le dije que un cierto Maestro Giovanni de Castel Bolognese acababa de llegar a Roma, muy ingenioso en el arte de hacer medallas de la clase que hice en acero, y que tenía sed para nada más que para competir con él y tomar al mundo por sorpresa con un poco de la gran obra maestra , que yo esperaba que aniquilar a todos los enemigos de la mina por la fuerza del genio y no la espada . [ 2 ] El hechicero de su lado continuó exhortando : " No, os lo ruego , Benvenuto , ven conmigo y rehuir un gran desastre que veo inminente sobre ti. " Sin embargo, yo había hecho mi mente para arriba , venga lo que , para terminar mi medalla , y ahora estábamos acercando al final del mes. Estaba tan absorto y enamorado de mi trabajo que yo no pensé más en Angelica , ni nada por el estilo , pero di todo mi ser a la altura.

Nota 1 . Este distrito de los Apeninos central siempre fue famosa por las brujas, los envenenadores , y así sucesivamente . El Farfa se menciona a continuación es un pueblo de las colinas de Sabina .

Nota 2 . Gio . Bernardi había estado en el duque de servicio de Ferrara. Giovio lo llevó a Roma, donde fue patrocinado por el Cardenales Salviati y De ' Medici . Hizo una famosa medalla de Clemente VII . , Y era un Pontificia macero . Murió en Faenza en 1555.

LXVI

Sucedió un día, cerca de las horas de las vísperas , que tenía que ir a una hora inusual para mí de mi casa a mi taller , pues debo decir que este último estaba en el Banchi , mientras yo vivía detrás de la Banchi , y se fue rara vez a la tienda , todo mi negocio allí me dejó en las manos de mi pareja , Felice . Al haber estado poco tiempo en el taller, me acordé de que tenía que decir algo a Alessandro del Bene . Así que me levanté , y cuando llegué a la Banchi , conocí a un hombre llamado Ser Benedetto , que era un gran amigo mío . Él era un notario , nacido en Florencia, hijo de un hombre ciego que dice oraciones sobre las calles de la limosna , y una de Siena por la raza. Este Ser Benedetto había estado muchos años en Nápoles, después él se había establecido en Roma, donde se tramita el negocio por algunos comerciantes de Siena de la Chigi . [ 1 ] Mi pareja tuvo una y otra vez le pidió algunos dineros que debían presentarse para ciertos pequeños anillos confiado Ser Benedetto . Ese mismo día , de reunirse con él en el Banchi , exigió su dinero en lugar más o menos , como era su costumbre . Benedetto estaba caminando con sus maestros , y , molesto por la interrupción, le reprendió fuertemente, diciendo que serían servidos por alguien más , a fin de no tener que escuchar como ladridos . Ser Benedetto hizo lo mejor que pudo para excusarse , juró que había pagado el orfebre , y dijo que no tenía poder para frenar la furia de los locos . Los sienés tomaron sus palabras mal , y lo despidió en el acto. Dejarlos , corrió como una flecha a mi tienda , probablemente para vengarse de Felice . Dio la casualidad de que justo en el medio de la calle que nos conocimos. Yo, que había escuchado nada del asunto , lo saludé muy amablemente , según mi costumbre, a la que la cortesía , respondió con insultos . Entonces lo que el hechicero había dicho brilló a la vez en mi mente , y refrenar a mí mismo , así como pude , en la manera que él me mandó, me contestó : " Bueno hermano Benedetto , no vuela en una rabia conmigo, porque yo te he hecho ningún daño , ni sé nada de estos asuntos de la suya . Por favor, vaya y terminar lo que tiene que ver con Felice . Él es muy capaz de darle una respuesta adecuada ; . Pero en la medida en que no sé nada de eso , usted está equivocado abusar de mí de esta manera, especialmente en lo que usted sabe muy bien que yo no soy el hombre que aguantar insultos " Él repliqué que yo sabía todo, y que él era el hombre para hacerme soportar una carga más pesada que eso, y que Felice y yo éramos dos grandes sinvergüenzas . En ese momento una multitud se había reunido en torno a escuchar la pelea. Provocado por sus palabras feas , me agaché y cogí un trozo de barro porque había llovido - y lo lanzó con un movimiento rápido y sin premeditación en su rostro. Agachó la cabeza, por lo que el barro le golpeó en el centro del cráneo. Había una piedra en ella con varios ángulos agudos , uno de los cuales golpeándolo , cayó aturdido como un muerto : después de lo cual todos los que estaban allí , al ver la gran cantidad de sangre , juzgaron que estaba realmente muerto .

Nota 1 . Los EM. tiene Figi , pero esto es probablemente un error del amanuense .

LXVII

Cuando aún estaba tirado en el suelo , y la gente se disponía a llevárselo , Pompeo el joyero pasaba. El Papa lo había mandado llamar para dar órdenes sobre algunas joyas . Al ver el tipo en una situación tan miserable , preguntó quién lo había golpeado , en la que le dijeron : " Benvenuto hizo, pero la criatura estúpida traído sobre sí . " Tan pronto como llegó a Pompeo al Papa que él comenzó a hablar : " Beatísimo Padre , Benvenuto tiene este mismo momento asesinado Tobbia ; lo vi con mis propios ojos. " por esto el Papa en una furia ordenó al gobernador , que estaba en la presencia , para tomar y pasar el rato conmigo a la vez en el lugar donde el homicidio se había cometido , y agregó que él debe hacer todo lo posible para atraparme , y no aparecer de nuevo ante él hasta que él me había colgado .

Cuando vi el desafortunado Benedetto tendido en el suelo , pensé de inmediato del peligro en que estaba, teniendo en cuenta el poder de mis enemigos , y lo que podría derivarse de este desastre. Making off , me refugié en la casa de Messer Giovanni Gaddi , secretario de la Cámara , con la intención de preparar tan pronto como sea posible para escapar de Roma. Él, sin embargo , me aconsejó que no sea tan de prisa , ya que podría llegar tal vez que el mal no era tan grande como me imaginaba , y llamando a Messer Annibal Caro , que vivía con él, le pedí que ir para obtener información.

Mientras se hacían estos arreglos , un caballero romano apareció , que pertenecía a la casa del cardenal de Médicis, y había sido enviado por él. [ 1 ] Teniendo Messer Giovanni y me aparte , nos dijo que el cardenal había informado a él lo que dijo el Papa , y que no había manera de ayudarme a salir de la raspadura , sino que sería mejor para mí a rehuir la primera furia de la tormenta por el vuelo , y no a mí mismo riesgo en cualquier casa en Roma. A la salida de este caballero , Messer Giovanni me miró a la cara , como si estuviera a punto de llorar, y dijo : " ¡Ay de mí ! ¡Ay de mí! No hay nada que pueda hacer para ayudar a usted ", le contesté :" . Por medio de Dios , voy a ayudar a mí solo , y sólo le pido que ponga uno de sus caballos a mi disposición " Ellos ya habían ensillado un caballo negro turco , el más fina y el mejor en Roma. Monté con un arcabuz en el arzón de la silla , terminó en disposición de disparar , si fuera necesario . [ 2 ] Cuando llegué a Ponte Sisto , me encontré con el conjunto de la guardia del Bargello allí, el caballo y el pie. Así que , haciendo de la necesidad virtud , puse mi caballo con valentía a un trote largo , y con la gracia de Dios, que es de alguna manera imperceptible para ellos, pasaba libremente a través . Entonces, con toda la velocidad que pude, tomé el camino de Palombara , un feudo de mi señor Giovanbatista Savello , de donde me envió el caballo de nuevo a Messer Giovanni, sin embargo, pensando que así le informen dónde estaba. [ 3 ] El Señor Giovanbatista , después muy amablemente me entretiene dos días me aconsejó que me retire y ve hacia Nápoles hasta que la tormenta soplaba sobre . Por lo tanto, darme compañía, él me puso en el camino a Nápoles.

Durante el viaje, conocí a un escultor que conozco , que iba a San Germano para terminar la tumba de Piero de Médicis en Monte Cassino. [ 4 ] Se llamaba Solosmeo , y él me dio la noticia de que en la misma noche de la pelea , el Papa Clemente envió a uno de sus chambelanes para preguntar cómo Tobbia iba. Encontrarlo en el trabajo, sanos y salvos , y sin siquiera saber nada sobre el asunto, el mensajero regresó y le dijo al Papa, que se volvió a Pompeo y le dijo : " Usted es un bueno para nada sinvergüenza , pero te prometo que así usted ha agitado una serpiente hasta que pican , y servirle bien! " Entonces se dirigió al Cardenal de Médicis, y le encargó cuidar de mí , y agregó que él debe ser muy triste que me deje resbalar entre los dedos. Y así Solosmeo y yo fuimos en nuestro camino cantando hacia Monte Cassino , con la intención de continuar nuestra jornada de allí en compañía hacia Nápoles.

Nota 1 . Ippolito de 'Medici era un cardenal , muy en contra de su inclinación natural. Cuando fue como legado papal a Hungría en 1532 , asumió los aires y el estilo de un Condottiere . Sus celos de su primo Alessandro condujo a su muerte prematura por envenenamiento en 1535.

Nota 2 . El arma era una arquebuso un Ruola , que tenía una rueda para cagarla .

Nota 3 . Un pueblo en el Sabina , al norte de Tivoli . Giov . Battista Savelli , de una gran casa romana , era un capitán de caballería en el servicio papal después de 1530. En 1540 entró al servicio del duque Cosimo , y murió en 1553.

Nota 4 . Este escultor Antonio Solosmeo de Settignano . El monumento erigido a Piero de 'Medici ( se ahogó en el Garigliano , 1504 ) en Monte Cassino es de ninguna manera una brillante pieza de arte florentino . Piero era el hijo exiliado de Lorenzo el Magnífico , y los Medici, cuando recuperaron su principado , erigido este monumento a su memoria, el empleo de Antonio da San Gallo, Francesco da San Gallo y una napolitana, Matteo de ' Quaranta . El trabajo se inició en 1532. Solosmeo desprende de este pasaje en Cellini haber tomado la ejecución de la vuelta.

LXVIII

CUANDO Solosmeo había inspeccionado sus asuntos en Monte Cassino, reanudamos nuestro viaje , y habiendo llegado a una milla de Nápoles, nos encontramos con un posadero , quien nos invitó a su casa , y dijo que había estado en Florencia muchos años con Carlo Ginori [1]; y añadió, que si ponemos hacia su posada, que trataría con nosotros muy amablemente , por la sencilla razón de que los dos nos quedamos florentinos . Nos dijeron que él con frecuencia que no queríamos ir a él . Sin embargo , mantuvo que pasa, a veces por delante y otras detrás , repitiendo constantemente que tenía que nos detengamos en su hostería . Cuando esto comenzó a aburrirme , me pregunté si me podía decir nada sobre una mujer siciliana llamada Beatriz, que tenía una hermosa hija llamada Angélica, y ambos eran cortesanas . Si lo toma en la cabeza que yo le estaba abucheando , clamó : " Dios envió a todas las travesuras cortesanas y como favor de ellos! " Luego se puso las espuelas a su caballo y se alzó como si estuviera decidido a dejarnos. Me sentí un poco de placer por haber librado a mí mismo de una manera tan justa de que el culo de un posadero , y sin embargo yo era más bien el perdedor que el ganador , por el gran amor que me aburro Angelica había vuelto a mi mente , y mientras yo estaba conversando , no sin suspiros de algún amante , sobre este tema con Solosmeo , vimos el hombre que regresa a nosotros al galope. Cuando se elaboró , dijo: "Dos o quizás hace tres días una mujer y una niña regresó a la casa de mi barrio , tenían los nombres que usted ha mencionado , pero si son los sicilianos no puedo decir . " Yo le respondí : " Tal poder sobre mí tiene ese nombre de Angélica, que ahora estoy decidido a poner a su posada " .

Nos montamos en todo junto con el anfitrión de la mina a la ciudad de Nápoles, y descendimos en su casa. Minutos parecían años para mí hasta que yo puse mis cosas en orden , lo que hice en un abrir y cerrar de ojos , y luego me fui a la casa, que no estaba lejos de la posada , y hallaron allí mi Angélica , quien me recibió con infinita demostraciones de la pasión más ilimitada . Me quedé con ella desde evenfall hasta la mañana siguiente , y disfrutó tanto placer como nunca lo había hecho antes ni después , pero , mientras que beber en profundidad de esta delicia, se le ocurrió a mi mente cómo es exactamente en ese día del mes de vencimiento , que había sido profetizado en el círculo nigromántica por los demonios . Así que todo hombre que entra en relación con aquellos espíritus pesan bien los peligros incalculables he pasado por !

Nota 1 . A Gonfaloniere de la República en 1527.

LXIX

Resulta que tengo en mi bolso un diamante , que mostré sobre uno de los orfebres , y aunque yo no era más joven, mi reputación como un artista capaz era tan conocido , incluso a Nápoles que me dieron la bienvenida más cálida . Entre otros , hice amistad con un más excelente compañero, un joyero, Messer Domenico Fontana por su nombre. Este buen hombre salió de su tienda para los tres días que pasé en Nápoles , ni siquiera salí de mi empresa, pero me mostré muchos monumentos admirables de la antigüedad en la ciudad y su los Alrededores . Por otra parte , me llevó a presentar mis respetos al Virrey de Nápoles, que le había dejado saber que él quisiera verme. Cuando me presenté a su Excelencia, me recibió con mucha honra, [ 1 ] y mientras estábamos intercambiando cumplidos , el diamante que he mencionado le llamó la atención . Me hizo lo muestro a él, y me rogó , si me separé con ella , para darle la negativa . Habiendo tomado la piedra , me ofrecí de nuevo a su Excelencia , y agregó que el diamante y que estaban a su servicio. Luego dijo que el diamante le pareció bien , pero que debería ser mucho más satisfecho si tuviera que quedarme con él , sino que haría que esos términos con mí como me haría sentir satisfecho. Hablamos muchas palabras de cortesía en ambos lados , y luego llegar a los méritos del diamante, su Excelencia me mandó sin dudarlo nombrar el precio con que me han apreciado él. En consecuencia dije que valía la pena exactamente doscientas coronas. Se reincorporó a que en su opinión no había sobrevaluado ella, pero que desde que me había propuesto , y él me conocía por primera artista en el mundo , no tendría el mismo efecto cuando se monta por otro lado . A esto yo le dije que no había puesto la piedra, y que no estaba bien establecido , su brillo era debido a su propia excelencia , y que si yo fuera a montarlo de nuevo , podría hacer que se muestre mucho mejor de lo que lo hizo. Entonces me puse en miniatura a los ángeles de sus facetas, la tomé desde el anillo , limpié un poco, y se lo entregó al virrey . Encantado y maravillado , me escribió un cheque [ 2 ] para las doscientas coronas que había exigido .

Cuando regresé a mi alojamiento , encontré cartas del cardenal de Médicis, en la que me dijo que volver a toda prisa a Roma, y desmontar sin demora en el palacio de su señorío muy reverendo . Leí la carta a mi Angélica , quien me rogó con lágrimas de afecto , ya sea para permanecer en Nápoles o para llevarla conmigo . Yo le respondí que si ella estaba dispuesta a venir conmigo , yo le daría a ella manteniendo los doscientos ducados que había recibido del virrey . Su madre nos percibir en esta conversación cercana , se acercó y le dijo : " Benvenuto , si quieres llevar a mi hija a Roma, me deja una suma de quince ducados , para pagar por mi mentira -in , y luego viajará después . "Le dije a la vieja bruja que yo de muy buena gana dejarla treinta si ella me diera mi Angélica. Hicimos el trato, y Angélica me rogó que por su bata de terciopelo negro , debido a que el material era barato en Nápoles. Acepté todo, enviado por el terciopelo , instalé su precio y pagué por él , y luego la anciana , que me pensaba sobre la cabeza y las orejas en el amor, rogué para un vestido de tela fina para sí misma , así como otros gastos para su hijos, y un buen poco más dinero de lo que había ofrecido . Me volví hacia ella con un aire agradable y dijo : Ella respondió que no lo era; acto seguido le dije que lo que no era suficiente para ella sería más que suficiente para mí , y " Mi querida Beatriz , ¿estás satisfecho con lo que ofrecí ? " haber besado a Angélica, nos separamos , ella con lágrimas , y yo con la risa, y en seguida me fijamos para Roma.

Nota 1 . El virrey español fue en este momento Pedro Álvarez de Toledo, Marqués de Villafranca , y el tío del famoso duque de Alba . Gobernó Nápoles durante veinte años , desde 1532 en adelante.

Nota 2 . Mi FECE Polizza Una. A Polizza era un pedido de dinero, prácticamente idéntica a nuestra cheque.

LXX

Salí de Nápoles por la noche con mi dinero en mi bolsillo, y esto lo hizo para evitar ser puestos sobre o asesinados , como es el camino , pero cuando llegué a Selciata , [ 1 ] que tuve que defenderme con gran dirección y corporal destreza de varios jinetes que salieron para asesinarme . Durante los días siguientes, después de salir de Solosmeo a su trabajo en Monte Cassino , llegué una mañana para el desayuno en la posada de Adanagni ; [ 2 ], y cuando estaba cerca de la casa, me tiro algunas aves con mi arcabuz . Un pico de hierro, que estaba en la cerradura de mi mosquete , arrancó la mano derecha. Aunque la herida no era de ninguna consecuencia, parecía ser así, ya que sangraba abundantemente . Al entrar en la posada , puse mi caballo , y ascendió a una gran galería , donde encontré a un grupo de caballeros napolitanos justo en el punto de sentarse a la mesa , sino que tenía con ellos una joven de calidad, los más hermosos que he vi . En el momento en que entré en la habitación , fui seguido por una joven sirvienta hombre muy valiente mío celebración de una gran partidaria en la mano. La visión de nosotros, nuestros brazos , y la sangre , inspirados esos caballeros pobres con tal terror , sobre todo porque el lugar era conocido por ser un nido de asesinos , que se levantaron de la mesa y pidió a Dios en una situación de pánico para protegerlos. Me eché a reír y le dije que Dios los había protegido ya , por que yo era un hombre de defenderlos contra quien intente hacerles daño . Entonces les pedí algo para vendar la mano herida , y la encantadora señora sacó un pañuelo ricamente bordado en oro , con el deseo de hacer un vendaje con él. Me negué , pero ella arrancó el trozo por la mitad, y de la manera más dulce envuelto mi mano hacia arriba con los dedos. La compañía por lo tanto tener la confianza recuperada , cenamos juntos muy alegres , y cuando terminó la comida , todos montados y se fue junto . Los caballeros, sin embargo, no eran aún muy a gusto , así que me dejaron en su astucia para entretener a la dama , mientras seguían a corta distancia por detrás . Monté a su lado en un bonito caballo mío, haciendo señas a mi siervo que debía tener algo aparte , que nos dio la oportunidad de discutir las cosas que no se venden por el boticario . [ 3 ] De esta manera viajé a Roma con el mayor placer que he tenido .

Cuando llegué a Roma, me desmonté en el palacio del cardenal de Médicis, y habiendo obtenido una audiencia de Su Señoría Reverendísima , mis respetos , y le di las gracias calurosamente por mi recuperación . Entonces le rogué que me salvo de prisión , e incluso de una multa , si eso fuera posible . El cardenal estaba muy contento de verme , me dijo que estar en temor ; luego se volvió hacia uno de sus caballeros , llamado Messer Pier Antonio Pecci de Siena, ordenándole que decirle al Bargello que no me tocara . [ 4 ] Él entonces le preguntó cómo el hombre iba en cuya cabeza había roto con la piedra. Messer Pier Antonio respondió que estaba muy enfermo, y que probablemente sería aún peor , porque cuando se enteró de que iba a volver a Roma, él juró que iba a morir a servirme una mala pasada . Cuando el cardenal oyó esto, estalló en un ataque de risa , y gritó : " El hombre no podría haber tenido una mejor manera que esta para hacernos saber que había nacido un sienés . " Después de que él se volvió hacia mí y dijo : "Para nuestra reputación y su cuenta, se abstienen de estos cuatro o cinco días a partir de ir sobre la Banchi , después de eso ir a donde quieras, y vamos a los necios mueren por su propia voluntad."

Fui a casa y puse a terminar la medalla que había comenzado , con la cabeza del Papa Clemente y una figura de la Paz en el reverso. La figura era una mujer delgada , vestida con ropajes muy delgada , se reunieron en la cintura, con un poco de la antorcha en la mano, que se estaba quemando un montón de brazos unidos como un trofeo . En el fondo había mostrado parte de un templo, donde fue encadenado discordia con una carga de grilletes . En torno a ella se pasó una leyenda en estas palabras : Clauduntur belli Portae . [ 5 ]

Durante el tiempo que yo estaba terminando esta medalla , el hombre a quien había herido se recuperó , y el Papa mantienen incesantemente preguntando por mí . Yo, sin embargo , evitaba visitar el cardenal de Médicis , porque cada vez que me mostré mi cara antes de él, su señoría me dio un poco de comisión de importancia , lo que me impidió trabajar en mi medalla hasta el final. En consecuencia Messer Pier Carnesecchi , que era un gran favorito del Papa de , se comprometió a mantenerme a la vista, y me dejó con habilidad entiendo lo mucho que el Papa desea mis servicios. [ 6 ] Le dije que en pocos días les probaría a su Santidad que su servicio nunca había sido descuidada por mí .

Nota 1 . Ponte a Selice , entre Capua y Aversa .

Nota 2 . Anagni, donde Bonifacio VIII . estaba indignado a la muerte por los partisanos franceses de Felipe el Hermoso .

Nota 3 . I. e. , Privada y sentimental.

Nota 4 . Esta Pecci pasó al servicio de Caterina de ' Medici . En 1551 se planeó retirar Siena de la española a la causa francesa, y fue declarado rebelde .

Nota 5 . La medalla fue acuñada para celebrar la paz en la cristiandad entre 1530 y 1536.

Nota 6 . Pietro Carnesecchi fue uno de los mártires del libre pensamiento en Italia. Adoptó opiniones protestantes , y fue decapitado y quemado en Roma , agosto de 1567.

LXXI

No muchos días habían pasado antes, mi medalla está terminando , me pegué el sello de oro, plata y cobre. Después de haber demostrado que es Messer Pietro , de inmediato me presentó al Papa. Fue en un día de abril después de la cena , y el clima muy fino , el Papa estuvo en el Belvedere. Después de entrar en la presencia , puse mis medallas junto con las matrices de acero en su mano. Los tomó , y reconociendo al mismo tiempo su dominio del arte, miró Messer Pietro en la cara y dijo: " Los antiguos nunca tuvieron esas medallas hechas por ellos como ellos. "

Mientras él y los demás estaban inspeccionando ellos , ocupando ahora las matrices y ahora las medallas en sus manos , empecé a hablar como sumisamente como pude : " Si un poder superior no había controlado el trabajo de mis estrellas desfavorables , y ha obstaculizado que con los que me amenazaron con violencia , su Santidad , sin culpa suya o la mía , habría perdido un siervo fiel y amoroso. Debe , muy bienaventurado padre , se permitirá que en los casos donde los hombres están arriesgando todo en un tiro , no está mal para hacer lo que ciertos hombres pobres y simples suelen decir , que nos dicen que debemos marcar siete veces y corte una vez . [ 1 ] Su Santidad recordará cómo la lengua maliciosa y la mentira de mi peor enemigo tan fácilmente despertó su ira, que ordenó el gobernador para que me llevaron en el acto y ahorcado , pero no tengo ninguna duda de que cuando se había dado cuenta de el acto irreparable por el cual se habría hecho daño a ti mismo , es separar a partir de que un siervo como incluso ahora su hath Santidad dijo que es , estoy seguro , lo repito, que , delante de Dios y del mundo, te habrías sentido no trivial punzadas de remordimiento . Excelentes y virtuosos padres, y maestros de calidad, como , no debe permitir que su brazo con furor descienda sobre sus hijos y sirvientes con tanta prisa desconsiderado , al ver que la posterior arrepentimiento de nada les servirá . Pero ahora que Dios ha anulado las influencias malignas de las estrellas y me salvó de su Santidad , humildemente te pido otra vez no dejarse tan fácilmente se agitó a la rabia contra mí " .

El Papa había dejado de mirar a las medallas y ahora estaba escuchando atentamente lo que dije. Había muchos nobles de la mayor consecuencia presentes , que le hizo sonrojarse un poco, como si fuera por vergüenza , y sin saber de qué otra manera liberarse de este enredo , dijo que no podía recordar haber dado tal orden. Cambié la conversación con el fin de cubrir su vergüenza . Su Santidad comenzó a hablar de nuevo de las medallas, y le preguntó qué método había utilizado para acabar con ellos tan maravillosamente , grandes como lo fueron , porque nunca se había encontrado con piezas antiguas de ese tamaño. Hablamos un poco sobre este tema , pero no es muy fácil que puede ser que no empiece otra conferencia más agudo que el último , alabó mis medallas , y dijo que le dio la mayor satisfacción , pero que él quisiera otra inversa realizado de acuerdo con un fantasía de su propia , si fuera posible para acabar con ellos con dos modelos diferentes. Le dije que era posible hacerlo . Luego, su Santidad me encargó el diseño de la historia de Moisés cuando golpea los temas de rock y el agua de él , con este lema: Ut Bibat populus . [ 2 ] Por fin , agregó : " Ir Benvenuto , usted no la ha terminado antes de que haya proporcionado para su fortuna. " Después de haber tomado la licencia , el Papa proclamó ante toda la compañía que él me daría lo suficiente para vivir adineradamente sin la necesidad de trabajar por nadie más que él. Así que me dediqué por completo a la elaboración de este revés con el de Moisés en él.

Nota 1 . Segnar sette e tagliar UNO . Un proverbio deriva posiblemente de la tala de árboles , o, como algunos comentaristas interpretan , a partir de los puntos planteados por los escultores en su mármol antes de que bloquean la estatua fuera .

Nota 2 . La medalla conmemora un profundo pozo hundido por Clemente en Orvieto.

LXXII

Mientras tanto, el Papa se puso enfermo , y sus médicos pensaba que el caso era peligroso. De acuerdo con mi enemigo empezó a tener miedo de mí , y contrató a algunos soldados napolitanos a hacer conmigo lo que él temía que podría hacer con él. [ 1 ] Por lo tanto, tuve muchos problemas para defender a mi pobre vida. Con el transcurso del tiempo, sin embargo , terminé la inversa , y cuando lo llevé al Papa , lo encontré en la cama en un estado deplorable . Sin embargo , me recibió con la mayor amabilidad, y deseaba inspeccionar las medallas y los troqueles. Mandó llamar a los espectáculos y las luces , pero no pudo ver nada con claridad. Entonces empezó a hurgar con sus dedos en ellos, y habiéndolos sintió un corto tiempo , él fue a buscar un profundo suspiro , y dijo a sus asistentes que estaba muy preocupada por mí, pero que si Dios le devolvió la salud que haría todo bien .

Tres días después, el Papa murió, y yo me quedé con todo mi trabajo perdido , sin embargo, me armé de valor y me dijo que estas medallas me habían ganado tanta celebridad, que cualquier Papa que fue elegido sería darme trabajo que hacer, y Por ventura me traiga mejor fortuna . Así me animé y me puse corazón en mí mismo, y enterrado en el olvido todas las lesiones que Pompeo me había hecho. Luego de poner en mis brazos y ceñir la espada , me fui a San Piero , y besé los pies del Papa muerto, no sin derramar lágrimas. Después volví a la Banchi a mirar en la gran conmoción que siempre sucede en tales ocasiones.

Mientras yo estaba sentado en la calle con varios de mis amigos , Pompeo pasó, con la presencia de diez hombres muy bien armados , y cuando llegó justo enfrente , se detuvo , como si fuera a un pretexto contra mí mismo. Mis compañeros , hombres jóvenes valientes y aventureros, por señas me sacaré mi espada, pero se me pasaron por la mente que si me llamó , un terrible mal podría implicar para las personas que eran totalmente inocentes. Por lo tanto, he considerado que sería mejor si yo pongo mi vida para arriesgarse solos. Cuando Pompeo había estado allí el tiempo suficiente para decir dos Ave Marías , se rió burlonamente en mi dirección , y apagarse, sus compañeros también se echó a reír y meneó la cabeza , con muchos otros gestos insolentes . Mis compañeros querían empezar la pelea a la vez, pero les dije con vehemencia que yo era perfectamente capaz de llevar a cabo mis peleas a su fin por mí mismo, y que no tenía ninguna necesidad de los luchadores más gruesos de lo que era , de modo que cada uno de ellos podría importar su negocio. Mis amigos se enojaron y se fueron murmurando . Ahora bien, había entre ellos mi compañero más querido , llamado Albertaccio del Bene , el propio hermano de Alessandro y Albizzo , que ahora es un hombre muy rico en Lyon. Era el joven más temible que jamás he conocido , y el más alto espíritu , y me encantó que me gusta a sí mismo , y de tal manera que era muy consciente de que mi paciencia no había sido inspirado por falta de valor , sino por el valor más atrevido , porque él me conocía hasta el fondo de mi naturaleza , tomó mis palabras y me rogó que le favorezca la medida en que se le asocie conmigo mismo en todo lo que quería hacer . Yo le respondí : "Querido Albertaccio , más querido para mí por encima de todos los hombres que viven , el tiempo es muy probable que venga cuando daréis me ayuda; pero en este caso , si me quieres , no me ocupo de mí, pero mira a su propio negocio, e ir a la vez como nuestros otros amigos , por ahora no hay tiempo que perder. " Estas palabras fueron pronunciadas en un suspiro .

Nota 1 . El significado de esto es que, si Clemente murió, Cellini habría tenido su oportunidad de venganza durante la anarquía que siguió a una vacante de la sede papal .

LXXIII

En el mientras tanto mis enemigos habían avanzado lentamente hacia Chiavica , ya que el lugar se llamaba , y habían llegado al cruce de varios caminos , yendo en diferentes direcciones , pero la calle en la que la casa de Pompeo paró fue la que conduce directamente a la di Campo Fiore. Algunos negocios u otra le hicieron entrar en la tienda del boticario que se sitúa en la esquina de Chiavica , y allí se quedaron un rato transacciones ella. Yo acababa de ser dicho que él se había jactado del insulto que le pareció que había puesto sobre mí, pero sea como fuere , era para su desgracia , porque precisamente cuando me acerqué a la esquina , cuando salía de la tienda y su bravi había abierto sus filas y lo recibió en medio de ellos . Dibujé una pequeña daga con un borde afilado , y rompiendo la línea de sus defensores , puse mis manos sobre su pecho con tanta rapidez y frialdad , que ninguno de ellos fue capaz de impedir que yo . Luego me apunté a golpearlo en la cara , pero el miedo le hizo volver la cabeza redonda , y le apuñaló justo debajo de la oreja. Sólo le he dado dos golpes , ya que él cayó muerto de piedra en el segundo . No tenía intención de matarlo , pero como dice el refrán, los golpes no son tratados por medida. Con mi mano izquierda me armé de nuevo la daga , y con mi mano derecha saqué mi espada para defender mi vida. Sin embargo , todos los bravi corrió hacia el cadáver y no tomó ninguna medida contra mí, así que volví sola a través Strada Giulia , teniendo en cuenta la mejor manera de ponerme en condiciones de seguridad .

Había caminado unos trescientos pasos , cuando Piloto del orfebre , mi buen amigo , se acercó y dijo : "Hermano, ahora que el daño hecho , tenemos que ver a salvarte. " Me respondió : " Vayamos a Albertaccio del casa de Bene , sino que está a sólo unos minutos desde que le dije que pronto debería haber necesidad de él " Cuando llegamos allí, Albertaccio y me abrazó con afecto inconmensurable ; . y pronto toda la flor de los hombres jóvenes de la Banchi , de todos naciones excepto los milaneses , vinieron crowding in , y todos y cada uno hizo ofrecimiento de su propia vida para salvar la mía . Messer Luigi Rucellai también envió con maravillosa prontitud y cortesía para poner sus servicios a mi disposición , al igual que muchos otros grandes folklórica de su puesto , porque todos estuvieron de acuerdo en bendecir a mis manos , [ 1 ] a juzgar que Pompeo había hecho yo también grande e imperdonable una lesión, y maravillándose de que me había puesto al día con él tanto tiempo.

Nota 1 . Tutti d' accordo millas benedissono le mani . Esto equivale a la aprobación de la obra de Cellini en el asesinato de Pompeo .

LXXIV

CARDENAL CORNARO , al enterarse del asunto, envió treinta soldados , con el mayor número de partidarios , picas y arcabuces , que me lleven con el debido respeto a sus aposentos . [ 1 ] Esto lo hizo sin respuesta ; después de lo cual acepté la invitación , y se fue con ellos, mientras que más de la mayor cantidad de hombres jóvenes me aburren empresa. Mientras tanto , Messer Traiano , relativa y primera chambelán de Pompeo al Papa, envió una milanesa de alto rango de cardenal de Médicis , dándole noticia de la gran crimen que había cometido , y pidiendo a su señoría reverendísimo castigarme . El cardenal replicó en el acto : " Su crimen de hecho hubiera sido estupendo si no hubiera cometido este uno menor ; gracias Messer Traiano de mí para darme esta información de un hecho del que no había oído antes. " Luego se volvió y en presencia del noble dije al obispo de Frulli , [ 2 ] su señor y conocimiento íntimo : " . Buscar diligentemente después de mi amigo Benvenuto , quiero ayudar y defenderlo , ya aquel actos contra ti mismo actúa contra mí mismo " el noble milanés volvió , tanto desconcertado , mientras que el obispo de Frulli venir a visitarme en el palacio del cardenal Cornaro . Presentándose al Cardenal , que relató cómo el cardenal de Médicis había enviado para Benvenuto , y quería ser su protector . Ahora cardenal Cornaro que tenía el temperamento delicado de un oso , montó en cólera , y le dijo al obispo que estaba tan bien capaz de defenderme como cardenal de Médicis . El Obispo , en respuesta , rogó que se le permitiera hablar conmigo sobre algunos asuntos de su patrón que no tenían nada que ver con el asunto. Cornaro le había mandado hacer para ese día como si él ya había hablado conmigo.

Cardenal de Médicis estaba muy enojado . Sin embargo , me fui a la noche siguiente , sin el conocimiento de Cornaro , y bajo buena escolta , a él mis respetos . Entonces le pedí que me conceda el favor de dejarme donde estaba, y le dije a la gran cortesía que Cornaro me había mostrado , añadiendo que si su señoría reverendísimo me sufrió para mantenerse , debería ganar un amigo más en mi hora de la necesidad , de lo contrario su señoría podría disponer de mí exactamente como mejor le pareciera . Él me dijo que hiciera lo que me gustaba , así que regresó al palacio de Cornaro , y unos días después, el cardenal Farnese fue elegido Papa . 3

Después de que él había puesto los asuntos de mayor importancia en el orden, el nuevo Papa envió a mí, diciendo que él no quería que nadie más a la huelga de sus monedas. A estas palabras de su Santidad un caballero muy familiarizado con él en privado , llamada Messer Latino Juvinale , respuesta hizo que yo estaba en la clandestinidad por un asesinato cometido en la persona de uno Pompeo de Milán, y establecidos lo que se podría argumentar para mi justificación en las condiciones más favorables . [ 4 ] El Papa respondió : " Yo no sabía nada de la muerte de Pompeo , pero un montón de provocación de Benvenuto , así que vamos a un salvoconducto sea a la vez hace fuera de él, con el fin de que pueda ser colocado en la seguridad perfecta . " Un gran amigo de Pompeo de , que también era íntimo con el Papa, se encontraban por allí , era un Milanese , llamada Messer Ambrogio . [ 5 ] Este hombre dijo : " . En los primeros días de su pontificado no fuera así para conceder indultos - de este tipo" , el Papa se dirigió a él y le respondió: " Usted sabe menos acerca de estos asuntos que yo. Sepan entonces que hombres como Benvenuto , único en su profesión, estar por encima de la ley; ? Y cómo mucho más que él , entonces , que recibió la provocación que he oído hablar de " Cuando mi salvoconducto había sacado , me empezaron a la vez de servir él, y fue tratada con la máxima favor.

Nota 1 . Este fue Francesco , hermano del cardenal Marco Cornaro . Recibió el sombrero en 1528 , mientras que aún un laico, y el Obispado de Brescia en 1531.

Nota 2 . Este fue Francesco , hermano del cardenal Marco Cornaro . Recibió el sombrero en 1528 , mientras que aún un laico, y el Obispado de Brescia en 1531.

Nota 3 . Pablo III . , Elegido 13 de octubre 1534 .

Nota 4 . Latino Giovenale de ' Manetti fue un poeta latino y un hombre de aprendizaje humano, muy estimado por sus contemporáneos.

Nota 5 . Ambrogio Recalcati . Fue durante muchos años el secretario de confianza y agente diplomático de Pablo III .

LXXV

MESSER LATINO JUVINALE vino a llamar a mí , y me dio la orden de atacar las monedas del Papa. Esto despertó a todos mis enemigos , que comenzaron a mirar a su alrededor cómo me deben obstaculizar , pero el Papa , percibiendo su deriva , los reprendió , e insistió en que debía seguir trabajando . Tomé las matrices en la mano, el diseño de un S. Pablo, rodeado con esta inscripción : electionis Vas. Esta pieza de dinero dio mucha más satisfacción que los modelos de mis competidores , por lo que el Papa prohibió a cualquier otra persona a hablar con él de las monedas , ya que él me deseaba sólo para tener que ver con ellos. Esto me animó a dedicarme con espíritu imperturbable a la tarea , y Messer Latino Juvinale , que había recibido las órdenes del Papa , que se utiliza para presentarme a su Santidad . Tenía mucho de corazón a recuperar el puesto de estampador de la Casa de Moneda , pero en este punto el Papa tomó consejo, y después me dijo primero que debo obtener el perdón por el homicidio , y esto debería obtener en el día del santo Maries ' en de agosto hasta el Caporioni de Roma. [ 1 ] Puedo decir que es habitual cada año en esta fiesta solemne para otorgar la libertad de los doce bandidos a estos oficiales . Mientras tanto, él prometió darme otro salvoconducto , lo que me debe tener en la seguridad hasta ese momento.

Cuando mis enemigos sabiendo que eran totalmente incapaces de idear los medios para mantenerme fuera de la Casa de Moneda , recurrieron a otro expediente . El fallecido Pompeo había dejado tres mil ducados como dote a una hija ilegítima de su , y se las ingenió que cierto favorita del señor Pier Luigi , hijo del Papa, debe pedir su mano en matrimonio por medio de su amo. [ 2 ] De acuerdo con el partido salió , pero este hombre era un chaval país insignificante , que había sido criado por su señoría , y como la gente dice , él consiguió muy poco del dinero, ya que su señoría le puso las manos sobre ella y tenía la mente para usarlo. Ahora, el marido de la chica, para complacer a su esposa, le rogó al príncipe de tenerme alzado, y le prometió hacerlo cuando la primera oleada de mi favor con el Papa había muerto. Las cosas estaban tan cerca de dos meses , el sirviente siempre demandando por la dote de su esposa , el maestro lo dejó con pretextos , pero asegurando a la mujer que lo haría sin duda la venganza del asesinato de su padre. Obtuve una idea de estos diseños , y sin embargo yo no omito presentarme con bastante frecuencia a su señoría , que hizo alarde de tratarme con gran distinción . Había , sin embargo , decidió hacer una u otra de las dos cosas - ya sea para que me asesinaran , o para que me llevaron por el Bargello . Por consiguiente, él encargó un cierto pequeño diablo de un soldado corso a su servicio para hacer el truco tan hábilmente como pudo ; [ 3 ] y mis otros enemigos , con Messer Traiano a la cabeza de ellos, prometido al compañero de una recompensa de cien coronas . Les aseguró que el trabajo iba a ser tan fácil como chupar un huevo fresco . Al ver a su parcela , que andaban con los ojos abiertos y con una buena asistencia , el uso de una capa inferior y brazaletes de correo, por la que había obtenido el permiso .

El corso , influenciado por la avaricia, esperaba ganar la suma total de dinero sin riesgo , y se imaginó a sí mismo capaz de llevar el asunto a través de solos. En consecuencia , un día después de la cena , me había enviado en el nombre del señor Pier Luigi . Me fui a la vez , ya que su señoría había hablado de querer pedir varios jarrones grandes de plata. Dejando mi casa a toda prisa , armado, sin embargo, como de costumbre , me dirigí rápidamente a través de Strada Giulia hacia el Palazzo Farnese , sin esperar a conocer a nadie a esa hora del día. Yo había llegado al final de la calle y estaba haciendo hacia el palacio , cuando , mi costumbre de ser siempre de convertir las esquinas de ancho , observé el corso se levanta y toma su puesto en medio de la carretera. Estar preparado , no estaba en absoluto desconcierto , pero seguí en mi guardia, y el ritmo un poco de relajamiento , acercarme a la pared , con el fin de dar a los compañeros un gran rodeo . Él por su parte se acercó a la pared , y cuando ya estábamos a poca distancia el uno del otro , lo percibido por sus gestos que él tenía en su mente para hacerme mal , y hablar conmigo a solas por lo tanto , pensé que debería tener éxito . En consecuencia, comencé a hablar y le dije : " soldado valiente , si hubiera sido de noche, usted podría haber dicho que me había confundido , pero ya que es un día completo , usted sabe lo suficientemente bien lo que soy. Nunca he tenido nada que ver con usted, y nunca te lastimé , pero debe estar bien dispuesto a serviros a vosotros . " Él respondió de una manera alto espíritu , sin embargo, haciendo espacio para mí pasar , que él no sabía lo que estaba diciendo . Entonces le contesté. "Sé muy bien lo que quiere y lo que está diciendo , pero el trabajo que usted ha tomado en la mano es más peligroso y difícil de lo que imaginas , y puede por ventura llegar por el camino equivocado para usted. Recuerde que tiene que ver con un hombre que defenderse de un centenar , y la aventura está en no se estima por hombres de valor como usted " Mientras tanto, yo también estaba buscando negro como un trueno , y cada uno de nosotros había cambiado de color . . Folk también se reunió alrededor de nosotros, ya que había quedado claro que nuestras palabras no significaban espadas y dagas . Luego , al no tener el espíritu para poner las manos sobre mí, gritó : " Nos encontraremos otra vez. " Me respondió : " Yo siempre estoy encantado de conocer hombres honestos y los que muestran a sí mismos como tales . "

Cuando nos despedimos , me fui al palacio de su señoría , y encontré que no había mandado llamar . Cuando regresé a mi tienda, el corso me informó , a través de un amigo íntimo suyo y el mío, que yo no necesito estar en guardia contra él , ya que él deseaba ser mi buen hermano , pero que debía ser mucho más sobre mi Protéjase contra los demás, viendo que estaba en el mayor peligro , para la gente de mucha consecuencia había jurado a tener mi vida. Envié a darle las gracias, y seguí el mejor puesto de observación que pude. No muchos días después , un amigo mío me informó que el señor Pier Luigi había dado órdenes estrictas de que yo debería ser tomado esa misma noche . Me dijeron que esto a los veinte años ; después de lo cual hablé con algunos de mis amigos, que me aconsejó que fuera a la vez. La orden había sido dada durante una hora después de la puesta del sol , en consecuencia a los veintitrés años que dejé en el post de Florencia. Parece que cuando el corso mostró que no había arrancar lo suficiente como para hacer el negocio como lo había prometido , señor Pier Luigi por su propia autoridad dio órdenes para que me llevaron , sólo para detener la boca de la hija de Pompeo , que siempre estaba pidiendo a gritos saber donde su dote se había ido. Cuando él no podía complacerla en este asunto de la venganza en cualquiera de los dos planes que había formado , le bethought de otro , que se relaciona en su lugar apropiado .

Nota 1 . Le Sante Marie . Así que la fiesta de la Asunción se llama en Florencia, porque la devoción se paga en ese día a las distintas imágenes de la Virgen esparcidos por la ciudad. El Caporioni de Roma eran , al igual que los concejales , guardianes de los distritos en que se dividía la ciudad .

Nota 2 . Pier Luigi Farnese, hijo bastardo de Pablo III , fue creado sucesivamente Gonfaloniere de la Iglesia , Duque de Castro , Marqués de Novara, y por último duque de Parma y Piacenza en 1545. Fue asesinado en Parma por sus propios cortesanos en 1547. Él era un hombre de costumbres infames , muy apto para las altas dignidades que le son conferidos .

Nota 3 . Che la più che facessi Poteva Netta .

LXXVI

Llegué a Florencia en su momento, y mis respetos para el duque Alessandro , quien me recibió con extraordinaria amabilidad y me presionó para permanecer a su servicio. Había entonces en Florencia un escultor llamado Il Tribolino , y éramos chismosos , pues había permanecido padrino de su hijo. [ 1 ] En el curso de la conversación , me dijo que un cierto Giacopo del Sansovino , su primer maestro , había enviado a él, y mientras que él nunca había visto a Venecia, y debido a las ganancias que esperaba , estaba muy contento de ir allí. [ 2 ] En su me preguntan si yo hubiera estado alguna vez en Venecia, le dije que no , lo que hice que me invitan a que lo acompañara , y yo estaba de acuerdo . Así que le dije a Duke Alessandro que quería primero en ir a Venecia , y que después volvería a servirle . Exigió una promesa formal de este efecto , y me ordenó presentarme antes de irme de la ciudad. Al día siguiente , después de haber hecho mi preparación , me fui a tomar una licencia del duque , a quien encontré en el palacio de los Pazzi , en ese momento habitado por la esposa e hijas del Sr. Lorenzo Cibo . [ 3 ] Después de haber enviado un mensaje a su Excelencia que he querido partió para Venecia con su buena licencia , Signor Cosimino de Médicis, ahora duque de Florencia, regresó con la respuesta que tengo que ir a Niccolò de Monte Aguto , que daría me cincuenta coronas de oro , que su Excelencia otorgó a mí en señal de su buena voluntad , y después tengo que volver para que le sirvan .

Tengo el dinero de Niccolò , y luego fui a buscar Tribolo , a quien encontré listo para comenzar , y él me preguntó si me había obligado a mi espada. Yo le respondí que un hombre a caballo a punto de tomar un viaje no debería obligar a su espada. Dijo que la costumbre estaba tan en Florencia , ya una cierta Ser Maurizio luego ocupó el cargo , que era capaz de poner a S. Juan Bautista en el bastidor para cualquier pecadillo sin importancia . [ 4 ] De acuerdo con ello se tenía que llevar a la propia espada obligado hasta se aprobaron las puertas . Me reí de esto, y por lo que puse en camino , uniéndose a la mensajería a Venecia, que fue apodado Il Lamentone . En su compañía , viajamos a través de Bolonia , y llegó una noche en Ferrara. Allí nos detuvimos en la posada de la plaza , que Lamentone fue en busca de algunos exiliados florentinos , para llevarlos cartas y mensajes de sus esposas. El duque había dado órdenes de que sólo el servicio de mensajería podría hablar con ellos , y nadie más , so pena de incurrir en el mismo destierro como lo habían hecho . Mientras tanto , ya que era un poco más allá de la hora de veintidós años , Tribolo y yo fuimos a ver al duque de Ferrara regresar de Belfiore, donde había estado en un partido de la justa . Allí nos encontramos con un número de exiliados, que nos miraban como si quisieran hacernos hablar con ellos. Tribolo , que era el hombre más timorato que he conocido , no paraba de decir : " . No mires a ellos o hablar con ellos , si es que quiere volver a Florencia" Así que nos alojamos, y vio el regreso de Duke ; después , cuando recuperamos nuestra posada , encontramos Lamentone allí. Al caer la noche apareció Niccolò Benintendi , y su hermano Piero , y otro hombre de edad, a quien creo que fue Jacopo Nardi , [ 5 ] junto con algunos compañeros jóvenes , quienes comenzaron de inmediato a pedir la noticia de mensajería, cada hombre de su propia familia en Florencia. [ 6 ] Tribolo y mantenidos a distancia , con el fin de evitar hablar con ellos. Después de haber hablado un rato con Lamentone , Niccolò Benintendi [ 7 ] dijo : "¿ Conozco a esos dos hombres allí muy bien, ¿cuál es la razón por la que se dan esos aires bestiales , y no quiere hablar con nosotros" Tribolo les rogaba que lo sostenga mi lengua , mientras Lamentone les dijo que no teníamos el mismo permiso que él tenía. Benintendi replicó que era una tontería idiota, y agregó que " Pox tomar ellos", y otras flores bonitas del habla. Entonces levanté la cabeza tan suavemente como pude, y le dije : " Estimados señores , que son capaces de hacernos daño grave , mientras que no podemos hacer cualquier tipo de asistencia , y aunque haya arrojado palabras a nosotros, que estamos muy lejos de merecer , no nos referimos a esa cuenta para entrar en una rabia con usted. " Entonces viejo Nardi dijo que había hablado como un hombre joven digno que yo. Pero Niccolò Benintendi gritó : "Yo chasquear los dedos en ellos y el duque ". [ 8 ] Yo le respondí que estaba equivocado con nosotros, ya que no teníamos nada que ver con él o sus asuntos. Antiguo Nardi tomó nuestra parte, diciendo Benintendi claramente que él estaba equivocado , lo que le hizo ir en insultos murmurando . En esta ordené hacerle saber que yo podía decir y hacer cosas que a él no le gustaría , por lo que sería mejor ocuparse de sus negocios, y estemos a solas. Una vez más gritó que él chasqueó los dedos al duque ya nosotros, que estábamos todos un montón de burros . [ 9 ] , le contesté , dándole la mentira directa y dibujo mi espada. El viejo deseo de ser primero en la escalera , cayó por unas escaleras , y todo el resto de ellos llegó acurrucados tras él. Corrí hacia adelante, blandiendo mi espada a lo largo de las paredes con furia , y gritando : "¡ Voy a matarlos a todos ", pero me cuidé bien de no hacer ningún daño , ya que podría haber hecho con demasiada facilidad. En medio de este tumulto el posadero gritó ; Lamentone exclamó: " ¡Por el amor de Dios , celebrar ! " Algunos de ellos exclamó : "¡Oh , mi cabeza !" Otros, en definitiva, "Déjame salir de aquí. " fue una confusión indescriptible ; parecían una manada de cerdos . Entonces el anfitrión salió con una luz, mientras yo retiré el piso de arriba y puse mi espada en su vaina. Lamentone dijo Niccolò Benintendi que se había portado muy mal . El anfitrión le dijo: "Es tanto como la vida vale la pena dibujar espadas aquí , y si el duque llegara a enterarse de su reyerta , él te habría ahorcado . No voy a hacer para que lo que se merece , pero ocupo nunca se lo muestras a ti mismo de nuevo en mi posada, o será peor para ti " Nuestro anfitrión y luego se acercó a mí , y cuando empecé a hacer lo mis excusas . él no sufriría que diga una palabra, pero me dijo que él sabía que yo estaba totalmente en lo cierto, y me invitó a estar en guardia contra esos hombres sobre mi viaje.

Nota 1 . Niccolò de ' Pericoli , florentino , que consiguió el apodo de Tribolo en su infancia , fue un escultor de cierta distinción . Trabajó en los bajorrelieves de San Petronio en Bolonia, y ayudó a Miguel Ángel da Siena para ejecutar la tumba de Adriano VI . en Roma. Posteriormente fue empleado en la escultura de la Santa Casa de Loreto . Él también hizo un excelente bronzework para las villas de los Medici en Cestello y petraja . A lo largo de su vida Tribolo sirvió a los Medici , y durante el asedio de Florencia en 1530 , construyó un modelo de corcho de la ciudad por Clemente VII . Nacido 1485, muerto 1550.

Nota 2 . Esta es la famosa Giacopo Tatti , quien tomó el apellido de su artista de su maestro , Andrea da Monte a Sansovino . Sus obras en Florencia, Roma y Venecia son justamente famoso . Murió en 1570, noventa y tres años de edad.

Nota 3 . Un hermano del Cardenal , y el propio Marqués de Massa.

Nota 4 . Ser Maurizio tenía derecho Canciller, pero realmente supervisó la magistratura penal de Florencia. Varchi y Segni ambos hablan de él como duro y cruel en el desempeño de su cargo.

Nota 5 . Jacopo Nardi fue el excelente historiador de Florencia, un fuerte partidario anti- Médicis , que se exilió en 1530.

Nota 6 . He traducido la palabra brigata por familia por encima , porque me parece Cellini en una de sus cartas alusivas a su familia como la brigatina mia .

Nota 7 . Niccolò Benintendi , que había sido miembro de los Ocho en 1529 , fue exiliado por los Medici en 1530.

Nota 8 . El argot florentino es Io ho en culo loro e il duca .

Nota 9 . Un monte di asini .

LXXVII

Después de haber cenado, un hombre- barca apareció y se ofreció a llevarnos a Venecia. Le pregunté si quería que nos den el barco para nosotros , él estaba dispuesto , y así que hicimos nuestro trato. Por la mañana nos levantamos temprano, y montamos nuestros caballos para el puerto, que está a pocas millas de distancia de Ferrara. Al llegar allí, nos encontramos al hermano de Nicolás Benintendi , con tres compañeros , esperándome. Tenían entre ellos dos lanzas , y yo había comprado un lucio stout en Ferrara. Al estar muy bien armado para arrancar , no estaba en absoluto asustada, como Tribolo era , que gritó : " ¡Dios nos ayude ! . esos tipos están esperando aquí para asesinarnos " Lamentone volvió hacia mí y dijo : " Lo mejor que puedes hacer es volver a Ferrara , porque veo que el asunto es probable que sea feo, por amor de Dios , Benvenuto , hacer . no arriesgar la furia de estas bestias loco " a lo que respondí : " ¡Caminemos , pues Dios ayuda a aquellos que tienen el derecho de su lado , y veréis cómo voy a ayudarme a mí mismo . ¿No es este barco contratado por nosotros? " " Sí , " dijo Lamentone . "Entonces vamos a permanecer en él sin ellos , a menos que mi hombría me ha abandonado . " Puse las espuelas a mi caballo, y cuando estaba a menos de cincuenta pasos , desmontó y marcharon audazmente adelante con mi pica. Tribolo detuvo detrás , todo acurrucado sobre su caballo , mirando la imagen misma de las heladas. Lamentone , el mensajero , por su parte , se hinchaba y resoplando como el viento. Ese era su costumbre habitual , pero ahora lo hicieron más de lo que solía, estando en duda cómo este asunto diabólico terminaría . Cuando llegué al barco, el capitán se presentó y dijo que esos caballeros florentinos querían embarcarse en él con nosotros, si yo estaba dispuesto . Yo le respondí : " El barco se dedica para nosotros y nadie más , y me duele el corazón que no soy capaz de tener su compañía. " Al oír estas palabras de un hombre joven y valiente de la familia Magalotti habló : " Benvenuto , le haremos poder tenerlo " a lo que yo respondí : " . Si Dios y mi buena causa, junto con mi propia fuerza de cuerpo y mente , poseen la voluntad y el poder , no debe hacerme capaz de tener lo que . digo " diciendo salté a la barca, y el punto de inflexión de mi lucio en su contra, ha añadido: " . te voy a mostrar con esta arma que no soy capaz " Deseando demostrar que hablaba en serio , Magalotti luego agarró su propia y vino hacia mí. Salté sobre la borda y le pegué un golpe tal que , si no se hubiera caído hacia atrás, debo de haber atravesado el cuerpo. Sus compañeros , en lugar de ayudarlo , volvieron a volar , y cuando vi que podía matarlo , en vez de golpear , me dijo : " Levántate , hermano , tomar sus armas y se van. Les he mostrado que no puedo hacer lo que yo no quiero , y lo que tenía el poder de hacer que no he elegido hacer " Entonces llamé para Tribolo , el barquero , y Lamentone embarcarse ; . Y así que se puso en marcha para Venecia. Cuando nos habíamos dado diez millas en el Po , avistamos a esos jóvenes , que se habían metido en un bote y nos atrapados , y cuando estaban al lado, ese idiota Piero Benintendi cantamos a mí : "Ve tus caminos en esta ocasión , Benvenuto , nos encontraremos en Venecia " " establecidos con tiempo entonces, " le grité , en su momento llegamos a Venecia, cuando solicité a un hermano de . " para que yo vengo, y cualquier hombre me puedo cumplir donde enumera . " el cardenal Cornaro , rogándole que adquirir para mí el favor de que se les permita llevar armas. Él me aconsejó que lo hiciera sin dudarlo , diciendo que el peor riesgo que corría era que yo podría perder mi espada.

LXXVIII

POR CONSIGUIENTE me ceñiré a mi espada, y me fui a visitar a Jacopo Sansovino del , el escultor , que había enviado para Tribolo . Me recibió muy amablemente y nos invitó a cenar , y nos quedamos con él. En curso de la conversación con Tribolo , él le dijo que no tenía trabajo para darle en este momento, pero que él podría llamar de nuevo . Al escuchar esto, me eché a reír y le dije gratamente Sansovino : " . Su casa está muy lejos de la suya, si tiene que llamar de nuevo " Poor Tribolo , todo en consternación, exclamé : "Tengo su carta aquí , que usted escribió a mándame ir . " Sansovino reincorporó que los hombres de su especie , los hombres de valía y genio, eran libres de hacer eso y más cosas además . Tribolo se encogió de hombros y murmuró : " Paciencia , paciencia, " en varias ocasiones. Acto seguido , y sin relación con la copiosa cena que Sansovino me había dado , me tomé la parte de mi camarada Tribolo , porque él estaba en lo cierto . Durante todo el tiempo en la mesa de Sansovino nunca había dejado de parlotear acerca de sus grandes logros , abusando Miguel Ángel y el resto de sus compañeros escultores , mientras que él se jactaba y se jactó a sí mismo a los cielos . Esto por lo que me había molestado que ni un solo bocado que comí había probado bien , pero me abstuve de decir más que estas dos palabras : " Messer Jacopo , hombres de la pena actuar como hombres de valía , y los hombres de genio , que producen las cosas bellas y excelente, brille mucho mejor cuando otras personas les alaban que cuando cuentan con tanta confianza de sus propios logros. "Sobre esta él y me levanté de la mesa que sopla desde el vapor de nuestra cólera . El mismo día , pasando a pasar cerca del Rialto , conocí a Piero Benintendi en compañía de algunos hombres , y la percepción de que iban a recoger una pelea conmigo , me convirtió en una botica hasta que la tormenta soplaba sobre . Después me enteré de que el joven Magalotti , a quien le mostró que la cortesía , los había reprendido duramente , y por lo tanto la relación terminó .

LXXIX

Pocos días después, nos propusimos en nuestro regreso a Florencia. Nos quedamos una noche en un lugar de este lado Chioggia, los de la izquierda , en dirección a Ferrara. Aquí el anfitrión insistió en ser pagado antes de que nos fuimos a la cama , y en su propio camino, pero cuando observé que era la costumbre en todas partes más que pagar por la mañana, él respondió : "Yo insisto en ser pagado durante la noche, y en mi propio camino. "Me replicó que los hombres que querían todo a su manera debe hacer un mundo a su manera , ya que las cosas se han gestionado de forma diferente aquí . Nuestro anfitrión me dijo que no fuera a molestar a su cerebro , porque estaba decidido a hacer lo que le había dicho. Tribolo quedó temblando de miedo, y me dio un codazo a guardar silencio , para no hacer algo peor para nosotros, así que les paga en la forma en que ellos querían, y después nos retiramos a descansar. Habíamos , tengo que admitir que , las camas de capital , la mayoría de los nuevos de cada particular, y tan limpio como podría ser. Sin embargo no he tenido un poco de sueño , porque yo seguía pensando en lo que pude vengarme . En un momento se me vino a la cabeza de prender fuego a su casa , en otro para cortar las gargantas de cuatro hermosos caballos que tenía en la cuadra , vi muy bien que era fácil para mí hacer todo esto , pero lo que pude no veo cómo era fácil asegurar yo y mi compañero. Por fin me decidí a poner mis cosas y mi camarada de a bordo del barco , y así lo hice. Cuando el remolque de los caballos habían sido aprovechados al cable , pedí al pueblo que no revuelva antes de regresar , ya que había dejado un par de zapatillas en mi dormitorio. De acuerdo con ello volví a la posada y llamé a nuestro anfitrión, quien me dijo que no tenía nada que ver con nosotros, y que podamos ir a Jericó. [ 1 ] Había un mozo de cuadra desigual sobre , la mitad de un sueño, quien gritó a mí: " El maestro no se movería para complacer al Papa , porque él tiene una moza en la cama con él , a quien ha estado esperando este mientras que la larga " . Entonces él me preguntó por una propina , y le di unas cuantas monedas de cobre de Venecia , y le dijo que hiciera la barcaza - hombre espera a que había encontrado mis zapatillas y volvió . Subí las escaleras , saqué un pequeño cuchillo tan afilado como una navaja de afeitar , y corté las cuatro camas que he encontrado allí en cintas . Tuve la satisfacción de saber que había hecho un daño de más de cincuenta coronas. Entonces corrí hasta el barco con algunas piezas de los cubrecamas [ 2 ] en mi bolsa, y pedí el barquero se inicia de inmediato y sin demora. No habíamos ido mucho antes de mi chisme Tribolo dijo que había dejado atrás algunas pequeñas correas que pertenecen a su saco de viaje , y que se debe permitir que volver a por ellos. Le respondí que no tenía por qué tomar el pensamiento de un par de pequeñas correas , ya que podría hacer él como muchos otros grandes como a él le gustaba . [ 3 ] Me dijo que siempre estaba bromeando , pero que en realidad tiene que volver a sus correas. Entonces empezó ordenando el barquero que parar, mientras yo seguía ordenándole que seguir adelante. Mientras tanto, yo informé a mi amigo qué tipo de truco que había jugado a nuestro anfitrión , y le mostré como muestras de los cubrecamas y otras cosas , que lo arrojaron en un susto temblor que rugió al barquero : " En contigo, en con usted, tan rápido como puedas! " y nunca creído a salvo hasta que llegamos a las puertas de Florencia .

Cuando llegamos allí, Tribolo dijo : " Vamos a atamos nuestras espadas hacia arriba, por el amor de Dios, y para mí jugar no más de tus juegos , te lo ruego , porque todo este tiempo me he sentido como si mis entrañas estaban en la olla . "Yo hice la respuesta: " Gossip Tribolo , no es necesario atar su espada , para que usted nunca ha desatado él; " y esto que he dicho al azar, porque ni una sola vez había visto actuar el hombre en ese viaje. Cuando oyó el comentario , miró a su espada y gritó: "¡ En el nombre de Dios , hablas verdad! Aquí está ligado , al igual que yo arreglé antes de irme a mi casa. " Mi chismes consideró que había sido un mal compañero de viaje con él, porque me molestaba afrentas y yo defendí contra gente que se nos han hecho daño. Pero consideré que había actuado una parte mucho peor en lo que respecta a mí por no venir en mi ayuda en esos pellizcos . Que lo juzgue entre nosotros que se destaca por y no tiene ningún interés personal en nuestras aventuras .

Nota 1 . E che noi andassimo al burdel .

Nota 2 . Sarge . Sargia se interpreta sopraccoperta del letto .

Nota 3 . El italiano de correas , coregge , tiene un doble sentido , en la que interpreta a Cellini .

LXXX

Apenas me había desmontado que fui a visitar a Duke Alessandro , y le dio las gracias en gran medida por su presente de los cincuenta escudos , diciéndole a su Excelencia que yo siempre estaba dispuesto a servirle de acuerdo a mis habilidades. Me dio órdenes a la vez a la huelga muere por su invención , y el primero que hice fue una pieza de cuarenta sueldos , con la cabeza del duque en un lado y San Cosme y San Damián, en el otro. [ 1 ] Esto fue en la plata, y le dio tanta satisfacción que el duque no dudó en decir que eran las mejores piezas de dinero en la cristiandad. Lo mismo se dijo de todo Florencia y todo el que los vio. En consecuencia le pregunté a su Excelencia que me hacer citas , [ 2] y que me conceda los alojamientos de la Casa de Moneda . Él me invitó a quedarme en su servicio , y le prometió que me iba a dar más de lo que yo exigí . Mientras tanto , dijo que había encargado el Maestro de la Casa de la Moneda , un tal Carlo Acciaiuoli , y que yo podría ir con él por todo el dinero que quería . Esto me pareció ser cierto, pero saqué mi dinero de manera discreta, que siempre tenía algo que mi crédito , de acuerdo a mi cuenta.

Entonces hice las hileras de un giulio ; [ 3 ] que tenía San Giovanni de perfil, sentada con un libro en la mano, más fino en mi juicio, que todo lo que yo había hecho , y en el otro lado estaban los escudos de armas de Duke Alessandro . Siguiente hice las hileras de medias giulios en la que me llamó la atención la cara llena de San Giovanni in pequeña . Esta fue la primera moneda con una cabeza en toda la cara en tan delgada una moneda de plata que aún no se había visto . La dificultad de la ejecución se hace notoria sólo a los ojos de aquellas que son pasado - maestros en estas artesanías . Después me hizo las hileras de las coronas de oro , lo que la corona tenía una cruz sobre un lado con algún pequeño querubín , y por otro lado los brazos de su Excelencia .

Cuando me había azotado estas cuatro clases , le rogué al duque para hacer mis citas y me asigne los alojamientos que he mencionado, si estaba contento con mi servicio. Me dijo muy amablemente que estaba bastante satisfecho , y que me iba a conceder mi petición . Mientras hablábamos de este modo , su excelencia estaba en su armario, mirando una pequeña pistola notable que él había sido enviado desde Alemania . [ 4 ] Cuando se dio cuenta de que yo también prestará especial atención a este bonito instrumento , lo puso en mis manos , diciendo que él sabía la cantidad de placer que tomé en tales cosas, y agregó que podría elegir para arras de sus promesas de un arcabuz a mi propio gusto de la armería , exceptuando sólo esta pieza , era muy consciente de que debo encontrar cosas de mayor belleza, y no menos excelente, hay . Tras esta invitación , acepté con agradecimiento , y cuando me vio mirando a su alrededor , le ordenó a su Maestría en el armario , un cierto pretino de Lucca, a dejarme tomar lo que quisiera . [ 5 ] Entonces él se fue con las palabras más agradables a la partida, mientras yo me quedaba , y eligió el arcabuz más fino y mejor que he visto , o ha tenido , y lo llevó de vuelta conmigo a casa.

Dos días después me traje algunos dibujos que su Excelencia había encargado de orfebrería que quería darle a su mujer, que era en ese momento todavía en Nápoles. [ 6 ] Yo le pregunté de nuevo para resolver mis asuntos . Entonces su Excelencia me dijo que él quisiera yo primero para ejecutar el dado de su retrato en estilo fino , como lo había hecho por el Papa Clemente . Empecé en la cera , y el duque di órdenes , mientras yo estaba en el trabajo sobre él, que cada vez que iba a tomar su retrato, que debería ser admitido . Percibiendo que tenía un largo trozo de negocio en mis manos , me envió para un determinado Pietro Pagolo de Monte Ritondo , en el barrio romano , que había estado conmigo desde su niñez en Roma. [ 7 ] Lo encontré con una Bernardonaccio , [ 8 ] un orfebre , que no lo tratan bien , así que me lo llevé de allí , y le enseñé minuciosamente cómo acuñar monedas de esos troqueles. Mientras tanto , fui a hacer el retrato del duque , y muchas veces lo encontré durmiendo la siesta después de la cena con la que Lorenzino suyo, que después lo asesinó , y ninguna otra empresa, y mucho me maravillé de que un duque de ese tipo mostró tanta confianza por su seguridad . 9

Nota 1 . Estos eran los patronos especiales de la familia Médicis , siendo médico- santos.

Nota 2 . Che millas fermassi provvisione Una.

Nota 3 . El Giulio era una moneda de 56 céntimos italianos o 8 crazie toscano , que en Florencia también fue llamado barile o gabellotto , porque la suma debía pagarse en concepto de derechos sobre un barril de vino.

Nota 4 . Véase más arriba , p . 120 , por el significado correcto de armario.

Nota 5 . Messer Francesco de Lucca , de apellido Il pretino .

Nota 6 . Margarita de Austria, hija natural de Carlos V, fue finalmente se casó en 1536 con Alessandro de 'Medici .

Nota 7 . Pietro Pagolo Galleotti , muy elogiado por Vasari por su habilidad artística.

Nota 8 . Quizás Bernardo Sabatini.

Nota 9 . Este es el famoso Brutus toscano que asesinó a Alessandro . Era descendiente de Lorenzo de ' Medici , hermano de Cosimo , Pater patriae , y el tío de Lorenzo el Magnífico.

LXXXI

Sucedió en este tiempo Ottaviano de Médicis, [ 1 ] que a todas luces había conseguido que el gobierno de todo en sus propias manos, favoreció el viejo maestro de la Casa de Moneda en contra de la voluntad del duque . Este hombre se llamaba Bastiano Cennini , un artista de la escuela anticuada , y de poca destreza en su oficio. [ 2 ] Ottaviano mezcló sus estúpidos muere con la mía en la acuñación de piezas de la corona . Me quejé de esto al duque , quien , al ver cómo estaba el asunto, se lo tomó muy mal , y me dijo : " . Ve, di esto a Ottaviano de Médicis, y le mostrará cómo es " [ 3 ] no perdí el tiempo, y cuando ya había señalado el daño que le habían hecho a mis bellas monedas, me contestó , como el burro que él era : " . nos elija que sea así ", le contesté que no debe ser tan , y que yo no elija que sea así . Él dijo: " Y si el duque le gusta que sea así ? " Me respondió : " . No me conviene, porque la cosa no es ni justo ni razonable" Él me dijo que me fuera yo , y que yo debía tener ninguna golondrina de esta manera , incluso si me echó . Luego volví al duque , y en relación a toda la desagradable conversación entre Ottaviano de Médicis y de mí, suplicando a Su Excelencia no permitir que las bellas monedas que había hecho para él para ser echado a perder , y pidiendo permiso para salir de Florencia. Él respondió : " Ottaviano está demasiado presumiendo : tendrás lo que deseas , porque esta es una lesión ofrecido a mí mismo. "

Ese mismo día , que era un jueves , me recibió desde Roma un salvoconducto completo del Papa , con el asesoramiento de ir allí a la vez y obtener el perdón de la fiesta de Nuestra Señora a mediados de agosto , con el fin de que podría borrar a mí mismo de las sanciones adjuntar a mi homicidio. Fui al duque , a quien encontré en la cama , porque me dijeron que estaba sufriendo la consecuencia de una orgía . En poco más de dos horas de terminar lo que era buscado por su medalla de cera , y cuando se lo mostré a él, le agradó extremadamente . Luego expuse el salvoconducto me envió a la orden del Papa , y le contó cómo su Santidad me había recordado a ejecutar ciertas piezas de trabajo, por esta razón me gustaría recuperar mi equilibrio en la bella ciudad de Roma, que no impediría mi atención a su medalla . La respuesta mitad Duke hecho con ira : " Benvenuto , haz lo que yo deseo : permanecer aquí , voy a ofrecer a sus citas , y te daré las moradas en la Casa de Moneda , con mucho más de lo que se puede pedir , ya que sus peticiones son sólo justa y razonable. ¿Y quién crees que va a ser capaz de golpear las hermosas troqueles que usted ha hecho por mí " Entonces le dije : " Señor mío , he pensado en todo , porque yo tengo aquí un alumno mío, un joven romano quien tengo enseñado el arte , sino que servirá VE muy bien hasta que regrese con su medalla de acabado , para permanecer por siempre en su servicio. Tengo en Roma un taller abierto, con jornaleros y un negocio bastante , tan pronto como tengo mi perdón , voy a dejar toda la devoción de Roma [ 4 ] a un alumno mío allí, y volveré , con su Excelencia de buena permiso, en su caso. " Durante esta conversación, el Lorenzino de 'Medici quien yo he mencionado anteriormente estaba presente, y de nadie más . El duque firmó con frecuencia a él que él debería unirse a presionarme para quedarse, pero Lorenzino nunca dijo nada excepto: " . Benvenuto , que haría mejor en permanecer donde usted está ", le contesté que quería por todos los medios recuperar mi control sobre Roma. Él no respondió, pero continuó mirando al duque con miradas muy malos . Cuando terminé la medalla de mi agrado, y lo cerró en su cajita , me dijo al duque : "Mi señor, ruega dame tu buena voluntad , porque yo haré de ti una medalla mucho más fina que la que yo hecho por el Papa Clemente . Es razonable que debería ya que fue el primero que he hecho. Messer Lorenzo aquí me va a dar algo de exquisito inversa , ya que es una persona aprende y del más grande genio " A estas palabras Lorenzo respuesta pronto hizo : " . He estado pensando en otra cosa sino en cómo doy un digno reverso de su Excelencia . " el duque se rió un poco , y mirando a Lorenzo , dijo:" . Lorenzo , se le entregará a la inversa , y hará lo que aquí y no se irá " Lorenzo lo hizo subir a una, diciendo : " Lo haré hacerlo lo más rápido que pueda, y espero poder hacer algo que hará toda la maravilla del mundo. " el duque , que lo tenía a veces por un tonto y algunas veces por un cobarde, se dio la vuelta en la cama, y se rió de su jactancia , palabras . Me despedí sin más ceremonia, y los dejé solos. El duque , que no creo que realmente iba , no dijo nada más . Después, cuando él sabía que yo no estaba , envió a uno de sus siervos , que me alcanzó en Siena, y me dio cincuenta ducados de oro con un mensaje del duque que debo tomar y utilizarlos para su propio bien , y debe devolver tan pronto como sea posible ", y de Messer Lorenzo tengo que decirle que él está preparando una marcha atrás admirable por esa medalla que usted quiere hacer . " Yo había dejado instrucciones completas para Petro Pagolo , el romano antes mencionado, cómo tuvo que utilizar las matrices , pero como se trataba de un asunto muy delicado , él nunca tuvo éxito en el empleo de ellos. Permanecí acreedor a la Casa de la Moneda en un asunto de más de setenta coronas en cuenta las matrices datos por mí .

Nota 1 . Esta Ottaviano no era descendiente de cualquiera de Cosimo o Lorenzo de ' Medici , pero a partir de un anciano, aunque menos ilustre , rama de la gran familia . Se casó con Francesca Salviati , la tía del duque Cosimo . A pesar de un gran mecenas de las artes y amigo íntimo de MA Buonarroti, que no era popular, debido a su lugar de honor .

Nota 2 . Cellini elogia a este hombre , sin embargo, en el prefacio a la Oreficeria .

Nota 3 . Mostragnene . Esta es quizás equivalente a mostraglielo .

Nota 4 . Tutta la divozione di Roma . No es muy claro lo que esto significa exactamente . Tal vez " todo el afecto y la reverencia que tienen para la ciudad de Roma", o simplemente " todos mis lazos en Roma . "

LXXXII

En el viaje a Roma que llevaba conmigo ese apuesto arcabuz que el duque me dio , y muy de mi propio placer , lo usé varias veces por el camino, realizando hazañas increíbles por medio de ella . La casita que tenía en Strada Giulia no estaba lista , así que desmonté en la casa de Messer Giovanni Gaddi , secretario de la Cámara , a cuya custodia me había comprometido , al salir de Roma, muchos de mis brazos y otras cosas que me importaba . Así que yo no elegí a posarse en mi tienda, pero mandé a Felice , mi pareja y tengo que pusiera mi pequeña vivienda inmediatamente en excelentes condiciones . Al día siguiente, me fui a dormir allí, después de bien proporcionando a mí mismo con la ropa y todas las cosas necesarias , ya que tenía la intención de ir y dar las gracias al Papa por la mañana siguiente.

Tuve dos jóvenes sirvientas muchachos , y debajo de mi alojamiento vivía una lavandera que cocinaba muy bien para mí. Esa noche me entretuvo varios amigos en la cena, y después de haber pasado el tiempo con gran placer , me dirigí a la cama. La noche casi había terminado, de hecho , era más de una hora antes del amanecer , cuando oí un furioso que golpea en la puerta de la casa , accidente cerebrovascular subsiguiente golpe sin un momento de pausa . Por consiguiente , llamé a mi siervo anciano, Cencio [ 1 ] ( que era el hombre que tomé en el círculo nigromántica ) , y le pedí que ir a ver quién era el loco que golpeó tan brutalmente a esa hora de la noche. Mientras Cencio Fue en esta misión , encendí otra lámpara , porque yo siempre tengo uno por mí en la noche , y luego me apresuré para pasar una excelente cota de malla por encima de mi camisa, y por encima un poco de ropa que me puse al corriente de forma aleatoria. Cencio volvió y exclamó : " Dios mío, maestro ! es el Bargello y toda su guardia , y él dice que si no te abres a la vez , se va a eliminar la puerta abajo . Tienen antorchas , y mil cosas además con ellos ", le contesté :" ¡ Diles que estoy El amontonar la ropa puesta , y saldrá a ellos en mi camisa "Pensando que se trataba de una trampa tendida a asesinarme , como lo había hecho . antes se había hecho por el señor Pier Luigi , cogí una excelente daga con la mano derecha y con la izquierda tomé el salvoconducto , y luego corrí a la parte de atrás - ventana, que daba a los jardines , y no vi más que treinta policías , por lo cual yo sabía que no podía escapar a ese lado. Hice los dos muchachos van delante , y les dije a abrir la puerta exactamente cuando yo lo ordenaba hacerlo. Luego, tomando una actitud de defensa, con el puñal en la mano derecha y el salvoconducto en mi izquierda , me gritó a los muchachos : " No tengas miedo, pero abierto ! " El Bargello , Vittorio , y los oficiales saltaron al interior de una vez , pensando que podrían poner fácilmente las manos sobre mí, pero cuando me vieron preparado de esta manera a recibirlos, que cayó hacia atrás , exclamando : "¡ tenemos un trabajo serio en la mano aquí " Luego me tiró el salvoconducto que les , y dijo : " Lee esto ! y ya que no me pueden embargar , no me refiero a que tú me toques " . Bargello en este ordenó a algunos de sus hombres a arrestarme , diciendo que iba a mirar hacia el salvoconducto después. En ellas he presentado mis brazos audazmente , llamando en voz alta : "Que Dios defiende la derecha! O me escaparé de sus manos con vida, o bien tomarse un cadáver " La sala estaba abarrotada de hombres ; ! Hacían como que han de recurrir a la violencia ; me puse en guardia contra ellos, por lo que el Bargello vio que no sería capaz de tenerme , excepto en la forma en que dije. Por consiguiente, él llamó a su secretario , y mientras que el salvoconducto que se está leyendo , que mostró signos de dos o tres veces que él quería decir para que me aseguré de sus oficiales , pero esto no tuvo ningún efecto de sacudir mi determinación . Por fin se dieron por vencidos el intento, tiraron mi salvoconducto en el suelo, y se fueron sin su premio.

Nota 1 . I. e. , Vincenzio Romoli .

LXXXIII

Cuando regresé a la cama , me sentía tan nervioso que no podía conciliar el sueño de nuevo. Mi decisión estaba tomada de dejar la sangre tan pronto como se hizo de día . Sin embargo , le pedí consejo de Messer Gaddi , y se refirió a un médico compatriota desgraciado que empleó , [ 1 ] que me preguntó si yo había tenido miedo . Ahora, basta con considerar lo que un médico prudente era , después de haber narrado una ocurrencia de que la gravedad , para mí hacer esa pregunta ! Era un fribbler vacío , que mantuvo perpetuamente riéndose de nada en absoluto. Simpering y risitas , entonces, él me invitó a beber una buena taza de vino griego , mantengo mi espíritu , y no tener miedo. Messer Giovanni, sin embargo, dijo : "Maestro, un hombre de bronce o de mármol puede tener miedo en esas circunstancias. ¡Cuánto más uno de carne y hueso " El curandero respondió : " . Monseñor , no somos todos hechos después de que el mismo patrón ; este hombre no es un hombre de bronce o mármol , sino de hierro puro " Luego le dio una de su sentido risas , y poniendo sus dedos en mi muñeca , dijo: "Feel aquí , lo que no es el pulso de un hombre, sino de un león o un dragón . " En este , I, cuya sangre le latía en las venas , probablemente mucho más de lo que ese tonto de un médico había aprendido de su Hipócrates o Galeno, supo de inmediato la gravedad de mi situación , sin embargo, deseando no añadir a mi inquietud y con el daño que ya había tomado , me hizo ver que tenía de buen humor. Mientras esto ocurría , Messer Giovanni había ordenado la cena , y todos nos sentamos a comer en compañía. Me acordé de que Messer Ludovico de Fano, Messer Antonio Allegretti , Messer Giovanni Greco, todos ellos hombres de la más fina erudición y Messer Annibal Caro , que era entonces muy joven , estaban presentes. En la mesa de la conversación giró por completo de mi acto de audacia . Insistieron en oír toda la historia una y otra vez desde mi aprendiz Cencio , que era un joven de talento superlativo , valentía y belleza personal extrema. Cada vez que él describió mi comportamiento agresivo , dejándose caer en la actitud que había asumido, y repitiendo las palabras que yo había usado , llamó a algún detalle fresco a mi memoria. Ellos le preguntaban si había tenido miedo , a lo que él respondió que deberían preguntarme si yo había tenido miedo , porque se sentía precisamente el mismo que yo tenía.

Toda esta cháchara se le hizo molesto para mí , y como todavía me sentía muy agitada, me levanté al fin de la mesa , diciendo que quería ir a buscar ropa nueva de seda azul y esas cosas para él y para mí, y agregó que tuve la intención de caminar en procesión después de cuatro días en la fiesta de la Virgen , y significó Cencio llevar una antorcha encendida blanca en la ocasión. En consecuencia me despedí , y tenía el corte de tela azul, junto con una chaqueta guapo de sarcenet azul y un poco de doblete de la misma , y yo tenía una chaqueta y el chaleco similar hecha por Cencio .

Cuando estas cosas se habían cortado , fui a ver al Papa , quien me dijo que hablara con Messer Ambruogio , porque él había dado órdenes de que debía ejecutar un pedazo grande de la placa de oro . Así que me fui a buscar a Messer Ambruogio , que había oído todo el asunto del Bargello , y había estado en concierto con mis enemigos que me traiga de vuelta a Roma , y había reprendido el Bargello por no imponer las manos sobre mí. El hombre se excusó diciendo que no podía hacerlo en la cara del salvoconducto que me contuve . Messer Ambruogio ahora comenzó a hablar de la comisión del Papa , y me invitó a hacer dibujos de ella, diciendo que el negocio debe ser puesto de inmediato en tren. Mientras tanto, la fiesta de Nuestra Señora vino ronda. Ahora bien, es costumbre que los que consigan un indulto en esta ocasión para entregarse a la cárcel, con el fin de evitar hacer lo que volví al Papa , y le dije a Su Santidad que yo estaba muy dispuesto a ir a la cárcel , y que yo le rogó que me conceda la gracia de la dispensa . El Papa respondió que tal era la costumbre , y que tengo que seguirlo. Entonces me volví a caer sobre mis rodillas , y le di las gracias por el salvoconducto que me había dado , diciendo al mismo tiempo que debía volver con él para servir a mi Duque de Florencia , que me estaba esperando con tanta impaciencia . Al oír esto, el Papa se dirigió a uno de sus sirvientes confidenciales y dijo : " . Deje Benvenuto obtener su gracia sin la cárcel, y ver que su proprio moto está hecha en debida forma " Tan pronto como el documento había sido elaborado , su Santidad lo firmó , sino que luego se registró en el Capitolio ; después, en el día señalado, caminaba en procesión muy honorablemente entre dos caballeros, y así tengo claro por fin.

Nota 1 . Posiblemente Bernardino Lilii de Todi.

LXXXIV

Habían pasado cuatro días , cuando fui atacado por la fiebre violenta asistido por el frío extremo , y teniendo a mi cama , me hizo decidirme que yo estaba seguro de morir . Tuve los primeros médicos de Roma llamados , entre los que se encontraba Francesco da Norcia , un médico de gran edad , y de la mejor reputación en Roma. [ 1 ] les dije lo que creía que era la causa de mi enfermedad, y le dije que yo había querido dejar que la sangre, sino que se me había aconsejado en contra de ella , y si no era demasiado tarde , yo les rogué que me sangran ahora . Maestro Francesco respondió que no iba a estar bien para mí dejar la sangre entonces, pero que si lo hubiera hecho antes, me debería haber escapado sin daño ; en la actualidad tendrían que tratar el caso con otros remedios . Así que empezaron a mí médico tan enérgicamente como pudieron , mientras crecí diaria de mal en peor con tanta rapidez , que al cabo de ocho días, los médicos desesperaban de mi vida, y le dijeron que yo fuese regalé cualquier capricho que tuve que hacerme sentir cómoda . Maestro Francesco añadió : "Mientras haya aliento en él, me llaman a todas horas , porque nadie puede adivinar lo que la naturaleza es capaz de trabajar en un joven de este tipo y, además, si debe perder la conciencia , administrar estos cinco remedios , uno tras otro , y enviar para mí, porque vendré a cualquier hora de la noche , yo más bien le salvaría que cualquiera de los cardenales en Roma " .

Cada día Messer Giovanni Gaddi vino a verme dos o tres veces, y cada vez que él tomó una u otra de mis guapos escopetas , cotas de malla , o espadas , el uso de palabras como éstas : " Eso es una cosa hermosa, que otro está todavía más guapo ", y lo mismo con mis modelos y otras menudencias , de modo que al final él me llevó salvaje con fastidio. En su compañía vino un cierto Matio Franzesi [ 2 ] y este hombre también parecía estar esperando con impaciencia mi muerte , no precisamente porque él heredaría nada de mí , sino porque deseaba lo que su maestro parecía tener tanto en el corazón.

Felice , mi compañero , estuvo siempre a mi lado , lo que hace los mayores servicios que es posible que un hombre diera otra . Naturaleza en mí fue completamente debilitado y deshecho , yo no tenía la fuerza suficiente como para ir a buscar el aliento si me dejó , y sin embargo mi cerebro quedó tan clara y fuerte como lo había sido antes de mi enfermedad. Sin embargo, aunque mantuve mi conciencia, un terrible anciano solía venir a mi cama , y hacer como si me arrastraría por la fuerza en un barco enorme que tuvo con él. Esto hizo que me llamo a mi Felice acercarse y perseguir ese viejo maligno de distancia . Felice , el cual me amó más cariñosamente , corrió llorando y gritando : " ¡Fuera de aquí , viejo traidor ; vosotros me habéis robado de todo lo bueno que tengo en este mundo. " Messer Giovanni Gaddi , que estaba presente , y luego empezó a decir: " el pobre hombre está delirando , y tiene sólo unas pocas horas de vida " su compañero , Mattio Franzesi , comentó : " . ha leído a Dante , y en la postración de su enfermedad esta aparición se ha aparecido a él " [ 3 ] y luego añadió entre risas : " . Vete, pícaro , y no te molestes en nuestro amigo Benvenuto " Cuando vi que se estaban burlando de mí , me volví a Messer Gaddi y dijo : " Mi querido señor, sé que no estoy delirando , y que es cierto que este viejo me está dando molestia , pero lo mejor que puedes hacer por mí sería conducir ese miserable Mattio de mi lado , que se está riendo en mi aflicción, después, si su señoría se digna visitar de nuevo , déjame ruego que vengas con Messer Antonio Allegretti , o con Messer Annibal Caro , o con algún otro de sus amigos consumados , que son personas de muy diferente de inteligencia y discreción de la bestia . " Entonces Messer Giovanni dijo Mattio en broma a tomarse a sí mismo fuera de su vista para siempre, sino porque Mattio siguió riendo , la broma se volvió hacia ferviente , por Messer Giovanni no mirara a él de nuevo, pero envió a Messer Antonio Allegretti , Messer Ludovico , y Messer Annibal Caro. A la llegada de estos hombres dignos , me sentí reconfortado mucho, y he hablado bastante con ellos un rato, sin embargo, no sin frecuencia instando Felice para conducir el anciano de distancia. Messer Ludovico me preguntó qué era lo que parecía ver , y cómo se formó el hombre . Mientras yo lo retrató con precisión en las palabras, el viejo me tomó del brazo y me arrastró violentamente hacia él. Esto me hizo gritar para la ayuda , porque me iba a lanzar bajo escotillas en su barco horrible . Al decir la última palabra , me caí en una terrible desmayo , y parecía estar hundiéndose en el barco. Dicen que durante ese desmayo me arrojé sobre y echo malas palabras en Messer Giovanni Gaddi , a saber , que vino a robar a mí, y no de cualquier motivo de la caridad, y otros insultos de la clase , lo que le llevó a ser mucho más avergonzado. Más tarde, me dicen que quedé quieto como un muerto , y después de esperar por mí más de una hora , pensando que estaba creciendo frío, me dejaron por muerta. Cuando regresaron a casa , Mattio Franzesi fue informado , que escribió a Florencia para Messer Benedetto Varchi , mi muy querido amigo, que me habían visto morir a tal y tal hora de la noche tal . Cuando se enteró de la noticia, que el hombre más completo y mi querido amigo componen un soneto admirable sobre mi supuesto , pero no es real la muerte, las que se informará en su debido lugar .

Más de tres largas horas pasaron, y sin embargo yo no recuperaron la consciencia. Felice haber utilizado todos los recursos previstos por el maestro Francesco , y viendo que yo no he venido a , corrió a toda prisa a la puerta del médico, y golpeó tan fuerte que lo despertó , e hizo que se levantara , y le suplicó con lágrimas a llegado a la casa , porque él pensó que estaba muerto . Whereto Maestro Francesco , que era un hombre muy colérico, le respondió : "Hijo mío, ¿para qué crees que debería ser si venía ? Si él está muerto , estoy más triste de lo que eres. ¿Te imaginas que si tuviera que venir con mi medicamento pude soplar aire a través de las tripas [ 4 ] y traerlo de vuelta a la vida por ti? " Pero cuando vio que el pobre joven se iba llorando , él lo llamó espalda y le dio un aceite con el que unge mis impulsos , y mi corazón , diciéndole que se pellizque mis pequeños dedos y dedos de los pies muy bien , y enviar a la vez que lo llamara si debo revivir. Felice tomó su camino, e hizo lo que el Maestro Francesco había ordenado . Era día casi brillante cuando , pensando que tendrían que abandonar la esperanza , dieron órdenes para tener mi mortaja hecha y me lave . De pronto recuperé la conciencia , y llamé a Felice para ahuyentar el anciano en el momento , que mantuvo atormentarme . Quería enviar por Maestro Francesco , pero yo le dije que no lo hiciera , pero al acercarse a mí , porque ese viejo le tenía miedo y se fue a la vez. Así que Felice se acercó a la cama, lo toqué , y me pareció que el anciano se retiró enfurecida ; así que le rogó que no me dejara por un segundo.

Cuando el maestro Francesco apareció , él dijo que era su deseo más querido para salvar mi vida , y que nunca en toda su vida había visto una mayor fuerza en un hombre joven que yo. Luego se sentó a escribir, y se me ha recetado perfumes , lociones , unciones , yesos , y un montón de otras cosas preciosas . Mientras tanto, yo vine a la vida por medio de más de veinte sanguijuelas aplicadas a mis nalgas, pero con mi cuerpo presentaba a través , con destino , y la tierra a polvo . Muchos de mis amigos se subieron a contemplar el milagro del hombre muerto resucitado , y entre ellos gente de la primera importancia .

En su presencia , declaré que la pequeña cantidad de oro y dinero que tenía , tal vez algunos ochocientas coronas, lo que con el oro , plata, joyas y dinero en efectivo , se debe dar por mi voluntad de mi pobre hermana en Florencia, llamado Mona Liperata ; todo el resto de mi propiedad , armaduras y todo, además , me dejó a mi querida Felice , junto con cincuenta ducados de oro , con el fin de que pudiera comprar el luto. Ante esas palabras Felice arrojó sus brazos alrededor de mi cuello, protestando que no quería nada , pero para mí tener a su antojo viva con él. Entonces le dije : " Si quieres que viva , me toca como lo hacía antes , y amenazan el viejo, porque él tiene miedo de ti. " Al oír estas palabras algunos de los populares estaban aterrorizados , a sabiendas de que yo no estaba delirando , pero hablando con el propósito y con todos mis ingenios . Así, mi desgraciado enfermedad fue arrastrando , y me dieron muy poco mejor. Maestro Francesco , que más excelente hombre , se produjo cuatro o cinco veces al día ; Messer Giovanni Gaddi , que se sentía avergonzado, no me visite de nuevo. Mi hermano -en-ley , el marido de mi hermana, llegó , sino que vino desde Florencia por la herencia , pero como era un hombre muy digno , se alegró sobremanera haber encontrado con vida . La visión de él me hizo mucho bien , y me empezó a acariciar a una, diciendo que sólo había venido a cuidar de mí en persona , y esto lo hizo durante varios días. Luego le mandé lejos , teniendo casi seguro esperanza de mi recuperación . En esta ocasión dejó el soneto de Messer Benedetto Varchi , que se ejecuta de la siguiente manera : 5

"¿Quién , Mattio , rendimiento de nuestro alivio del dolor ?
¿Quién será prohibir la triste costa de lágrimas?
¡Ay! Es cierto que en sus años de juventud
Nuestro amigo tiene volado , y nos dejó aquí a la pena.

" Él ha ido al cielo, que era el jefe
De los hombres de reconocido prestigio en los ámbitos inmortales de arte ;
Entre los poderosos muertos no tenía compañeros,
Tierra ni verá su similar, en mi creencia.

O sprites suave ! si el amor todavía influir los bienaventurados ,
Mira hacia abajo en él tú aquí amor hiciste , y la vista
Estas lágrimas que lloran la pérdida de mi , no tu gran bien .

"No visites tú mirada en su beatitud
¿Quién hizo nuestro universo, y findest verdadera
La forma de Él tu habilidad para los hombres expresó " .

Nota 1 . Francesco Fusconi , médico de los Papas Adriano VI . , Clemente VII . , Y Pablo III .

Nota 2 . Franzesi fue un poeta italiano inteligente. Sus Capitoli burlesque se imprimen con los de Berni y otros.

Nota 3 . Inferno , iii . , Los versos sobre Caronte.

Nota 4 . Io ali soffiare Possa en culo .

Nota 5 . Este soneto es tan insípida , tan falso al verdadero lugar de Cellini en el arte , por lo falso a lo lejos del carácter santo de aquel hombre, que preferiría haber disminuido su traducción , si no hubiera observado que es un buen ejemplo de esa técnica y insinceridad convencional que estaba invadiendo Italia en esta época. Varchi era realmente lo siento al escuchar la noticia de la muerte de Cellini , pero por su genuina emoción que encontraron vehículos espurias de expresión . Cellini , mientras tanto, tenía derecho a premio , ya que se le reveló lo que la amistad estaba dispuesto a pronunciar después de su fallecimiento.

LXXXV

Mi enfermedad había sido de tal naturaleza muy grave que parecía imposible para mí para lanzar apagado. Ese hombre digno maestro Francesco da Norcia redobló sus esfuerzos, y me trajo todos los días remedios frescos , tratando de recuperar la fuerza a mi desgraciada marco unstrung . Sin embargo, todos estos esfuerzos fueron aparentemente insuficiente para superar la obstinación de mi mal , por lo que los médicos estaban en la desesperación y en su ingenio ' termina qué hacer. Me atormentaba la sed, pero se había abstenido de beber durante muchos días de acuerdo a las órdenes de los médicos. Felice , quien pensó que había hecho maravillas en mí la restauración , no se apartaba de mi lado. Ese viejo dejó de dar tanta molestia, sin embargo, a veces se me apareció en sueños.

Un día Felice había salido de las puertas , y me dejó bajo el cuidado de un joven aprendiz y una sirvienta llamada Beatrice . Le pregunté al aprendiz de lo que había sido de mi muchacho Cencio , y lo que era la razón por la que nunca lo había visto en la asistencia en mí. El muchacho respondió que Cencio había sido mucho más enfermo de lo que era , y que estaba incluso a punto de morir . Felice les había dado órdenes de no hablar conmigo de esto. Al conocer la noticia , me sentí sumamente afligido , entonces llamé a la camarera Beatrice , una chica Pistojan , y le pedí que me trajera un gran cristal - enfriador de agua que se encontraba cerca , lleno de agua clara y fresca . Corrió a la vez, y me lo trajo completo ; le dije que lo puso en mis labios , y agregó que si ella me dejó tomar un proyecto de acuerdo al contenido de mi corazón , me gustaría darle un nuevo vestido. Esta dama me había robado algunas pequeñas cosas de cierta importancia , y en su temor a ser detectados, ella habría estado muy contento si me hubiera muerto . En consecuencia se permitió el doble que yo tome tanto como pude del agua, por lo que en buen serio me tragué más de un frasco lleno. [ 1 ] Luego cubrí , y empecé a sudar, y caí en un sueño profundo . Después de haber dormido una hora aproximadamente, Felice llegó a casa y preguntó al niño cómo me iba. Él respondió : "No lo sé. Beatrice le trajo esa nevera llena de agua, y él ha bebido casi la totalidad de ella . No sé ahora si está vivo o muerto. "Dicen que mi pobre amigo estaba a punto de caer al suelo , por lo que afligía era él para oír esto. Después se tomó un palo feo y comenzó a golpear la porción de la muchacha con todas sus fuerzas , gritando : "¡Ah! traidora , lo has matado para mí entonces "Mientras Felice fue devanándome y ella gritaba , yo estaba en un sueño ; ? Pensé que el viejo hombre sostenía cuerdas en su mano, y mientras él se preparaba para atarme , Felice había llegado y golpeado él con un hacha , por lo que el anciano huyó exclamando : " . Déjame ir , y te prometo no volver por un largo tiempo " Beatrice , mientras tanto, se había encontrado con mi habitación gritando en voz alta . Esto me despertó, y me gritó : " Déjala en paz , tal vez , cuando ella significaba para mí hacer daño, ella me más buena de lo que eran capaces de hacer con todos sus esfuerzos. Ella de hecho puede haber salvado mi vida, así que me echan una mano , porque he sudado , y hazlo rápido " Felice recuperó su ánimo , secas y me hizo sentir confortable , . Y yo, siendo consciente de una gran mejoría en mi estado , comenzó a tener en cuenta en la recuperación.

Cuando el maestro Francesco apareció y vio mi gran mejora , y la sirvienta en las lágrimas , y el aprendiz corriendo de aquí para allá , y Felice risas, de todo este disturbio le hizo pensar que algo extraordinario debe haber pasado , que había sido la causa de mi enmienda. Justo en ese momento el otro médico , Bernardino, puesto en su apariencia, que al comienzo de mi enfermedad había negado a sangrar. Maestro Francesco , que el hombre más capaz , exclamó: "¡ Oh , el poder de la Naturaleza ! Ella sabe lo que necesita , y los médicos no saben nada "Ese tonto , Maestro Bernardino, respuesta hecha , diciendo : " . Si hubiera bebido otra botella que habría sido curado en el lugar " Maestro Francesco da Norcia, un hombre de edad. y grande autoridad , dijo: " eso habría sido una terrible desgracia, y quiera Dios que puede caer sobre ti! " Luego se volvió hacia mí y me preguntó si yo podría haber bebido más agua. Yo le respondí : " No, porque yo había templado completamente mi sed . " Luego se volvió hacia el Maestro Bernardino, y le dije : " Mire usted cómo la naturaleza ha tomado precisamente lo que quería, ni más ni menos . De la misma manera que ella estaba pidiendo lo que quería cuando la pobre joven le suplicó que le sangrar. Si usted supiera que su recuperación dependía de su forma de beber dos botellas de agua , ¿por qué no lo dijiste antes? A continuación, podría haber jactado de su curación . " Al oír estas palabras el curandero miserable malhumorado partió , y nunca mostró su cara otra vez .

Maestro Francesco entonces dio órdenes que debía ser removido de mi habitación y llevó a una de las colinas que hay en Roma. El cardenal Cornaro , cuando se enteró de mi mejoría , me había transportado a un lugar de la suya en Monte Cavallo. La misma noche me llevaron con grandes precauciones en una silla, bien envuelto y protegido del frío. Apenas había llegado al lugar que yo empecé a vomitar , durante el cual se produjo a partir de mi estómago un gusano peludo alrededor de un cuarto de un codo de largo : los cabellos eran largos , y el gusano era muy feo, salpicado de diversos colores , verde , negro y rojo. Siguieron y mostró al médico , quien dijo que nunca había visto nada parecido antes, y después comentó a Felice : "Ahora cuidar de su Benvenuto , porque él se cura . No le permita cualquier irregularidad , pues aunque se ha escapado esta vez , otro trastorno ahora sería la muerte de él. Usted ve su enfermedad ha sido tan grave , que si lo hubiéramos traído la extrema unción , podríamos no haber llegado a tiempo . . Ahora sé que con un poco de paciencia y tiempo vivirá para ejecutar más de sus bellas obras " Luego se volvió hacia mí y dijo : " Mi Benvenuto , ser prudente , no cometer excesos , y cuando usted está bastante recuperado , le ruego que me una Madonna con su propia mano hacer , y siempre voy a pagar mis devociones a ella por su bien . "Esto me prometió hacerlo , y luego le preguntó si sería seguro para mí viajar tan lejos como para Florencia. Me aconsejó que esperar a estar más fuerte, y hasta que pudo observar cómo la naturaleza trabaja en mí.

Nota 1 . Un fiasco , la celebración de más de un cuarto .

LXXXVI

Cuando ocho días habían ido y venido, mi enmienda fue tan leve que la vida misma se convirtió casi en una carga para mí , de hecho había sido más de cincuenta días en ese gran sufrimiento. Así que hice mi mente , y me preparé para viajar. Mi querido Felice y yo fuimos hacia Florencia, en un par de paio di ceste; [algún carro pésimo,  , llega a Florencia 9/11/1535 por carta de Varchi a Bembo], y como yo no había escrito , cuando llegué a casa de mi hermana, ella lloró y se rió de mí en un solo aliento. Ese día muchos amigos vinieron a verme , entre otros Pier Landi , que era el mejor y más querido amigo que he tenido . Al día siguiente vino una Niccolò da Monte Aguto , que también era un gran amigo mío . Ahora que había oído el duque dice : " . Benvenuto habría hecho mucho mejor que morir, porque se ha llegado a poner su cabeza en una soga, y yo nunca lo perdonará " En consecuencia , cuando Nicolás llegó, me dijo con desesperación : " ¡Ay! mi querido Benvenuto , ¿qué has venido a hacer aquí ? ¿No sabes lo que has hecho para desagradar al duque ? He oído jurar que estabas metiendo la cabeza en un cabestro "Entonces le respondí : " Niccolò , recordar a Su Excelencia que el Papa Clemente quería hacer tanto para mí antes, y tan injustamente , le digo que mantener el ojo en . mí, y me dio tiempo para recuperarse , y luego voy a mostrar a Su Excelencia de que he sido el más fiel servidor que tendrá jamás en toda su vida, y por cuanto algún enemigo debe haberme servido a esta mala pasada a través de la envidia, que espere hasta que llegue bien , porque yo voy a continuación, ser capaz de dar cuenta de mí mismo , como le pondré maravilla " .

Esta mala pasada me había sido hecha por Giorgetto Vassellario de Arezzo, [Giorgio Vasari] el pintor ; acaso en recompensa por los muchos beneficios que le hice. Yo lo había albergado en Roma y pagado sus gastos , mientras que él había puesto toda mi casa patas arriba , porque el hombre estaba sujeto a una especie de costra seca, que siempre tenía  el hábito de rascarse con las manos. Sucedió, que puesto, a dormir en la misma cama con un excelente trabajador, llamado Manno , que estaba a mi servicio, cuando se puso a rascarse, rasgó la piel de una de las piernas de Manno con sus garras sucias, con las uñas las cuales nunca hacía por cortar. Dicho Manno dejó  mi servicio, y se inclinó decididamente por matarlo. Deshice la pelea, y después conseguí que Giorgio entrara en la casa del cardenal de los Médicis, y continuamente le ayudé. Para estos pagos, que entonces, le dijo al duque Alejandro que había abusado de su Excelencia, y que había alardeado, que quise ser el primero en saltar sobre las paredes de Florencia, con sus enemigos  los exiliados. Estas palabras, como supe después, salieron de los labios de Vasari ese galantuomo, [ironicamente] Ottaviano de Médicis, que quería vengarse de la irritación del duque contra él, a causa de la acuñación (#) y mi salida de Florencia. Yo, siendo inocente del delito falsamente atribuido a mí, sentí miedo por lo que sea. En tanto que el médico pudo, Francesco da Monte Varchi asistir a mi curación con gran habilidad. Había sido llevado allí, por mi muy querido amigo Luca Martini,(Autor de piezas burlescas famosas) que pasó la porción más grande de los días conmigo.

 

LXXXVII

Durante este tiempo me había enviado mi compañero devoto Felice, de regreso a Roma, para cuidar de nuestro negocio allí. Cuando pude levantar mi cabeza un poco del cabezal, que estaba al final de quince días, a pesar de que yo era incapaz de caminar sobre mis pies, yo mismo me había llevado al palacio de los Médicis, y puesto sobre la pequeña terraza superior. Allí me sentaron a esperar hasta que el duque pasó . Muchos de mis amigos en la corte se acercó a saludarme , y expresaron su sorpresa de que hubiera sufrido el inconveniente de ser llevado de esa manera, estando tan destrozado por la enfermedad,  dijeron que yo debería haber esperado hasta que estuviera bien, y luego hubiera visitado el duque. Una multitud de ellos reunidos, todos mirándome como una especie de milagro, no sólo porque se habían enterado de que yo estaba muerto,  más porque tenía la mirada de un hombre muerto. Entonces públicamente, delante de todos, les dije cómo algunos canallas malvados habían dicho a mi señor el duque que me había jactado de querer ser el primero en escalar paredes de su Excelencia , y también que yo había abusado personalmente, por lo cual yo no tenía el corazón de vivir o morir hasta haber purgado a mí mismo de esa infamia, y se enteró de que era el bribón audaz que había pronunciado esas calumnias en mi contra. A estas palabras, un gran número de esos señores vino a mi alrededor, expresando una gran compasión por mí, uno decía una cosa, unos a otros, y yo les dije que nunca me iría de allí antes de que supiera quien me había acusado. Luego de estas palabras, el maestro Agostino , sastre del duque, se abrió paso a través de todos estos señores, y dijo : " . Si eso es todo lo que quieres saber, lo sabréis, en este mismo momento "

Giorgio el pintor, a quien ya he mencionado, apareció justo después, y el Maestro Agostino exclamó : "El hombre que le acusó , ahora sabrás por tí mismo si es cierto o no." ferozmente como pude, sin poder salir de mi asiento, le pregunté Giorgio si era verdad que me había acusado. Negó que fuera así, y que él nunca había dicho nada por el estilo. El Maestro Agostino replicó : " Usted se ahorca - pájaro! ¿no sabes que todos sabemos que es cierto? " Giorgio siguió lo más rápidamente que pudo, repitiendo que él no me había acusado. Entonces, después de un corto tiempo, el duque llegó por allí; después de lo cual tuve yo, que levantarme ante su Excelencia, y él se detuvo. Le dije que yo había llegado a él de esa manera con el único fin de aclarar mi carácter. El duque me miró, y se maravilló aún de que estuviera vivo; después él me pidió que pusiera atención en ser un hombre honesto y de recuperar mi salud.

Cuando llegué a casa, Niccolò da Monte Aguto vino a visitarme y me dijo que me había escapado de uno de los peligros más terribles en el mundo, en contra de todas sus expectativas, pues había visto  mi ruina escrita con tinta indeleble; Ahora tienes que darte prisa en ponerse bien, y después tomarte una licencia en Francia, porque mi peligro provenía de un cuarto y un hombre que era capaz de destruirme. Luego dijo: "Cuidado ", y agregó: "¿No sabes Lo descontento has dejado a ese bribón Ottaviano de Médicis? " Yo le respondí que no había hecho nada que le desagrade, pero que me había herido, y le conté toda la historia de acerca de la Casa de la Moneda. Repitió: "Procura por lo tanto, tan pronto como puedas, estar de buen ánimo, porque no verá su venganza ejecutada antes de lo esperado. " Yo con la mejor atención a mi salud, le di consejos a Pietro Pagolo sobre estampar las monedas, y luego se fue haciendo mi camino a Roma, sin decir una palabra al duque ni a nadie.

LXXXVIII

Cuando llegué a Roma, y había disfrutado de la compañía de mis amigos de un rato , empecé medalla del duque. En unos pocos días terminé la cabeza en acero, y fue la mejor obra de la clase que yo había producido nunca. Al menos una vez cada día me vino a visitar una especie de tonto llamado Messer Francesco Soderini . [ Había sido desterrado en 1530 como un enemigo a la casa de los Médicis . ] Cuando vio lo que estaba haciendo , se utiliza con frecuencia para exclamar : "¡Ay, bárbaro ! usted quiere que inmortalizan ese tirano feroz ! Nunca se ha hecho algo tan exquisito, que demuestra nuestro enemigo inveterado y su amigo fiel , y sin embargo el Papa y él ha tenido dos veces en mente para colgar , sin culpa suya o no. Ese fue el Padre y el Hijo , ahora ten cuidado con el Espíritu Santo " Estaba firmemente convencido de que el duque Alessandro era el hijo del papa Clemente. Messer Francesco utiliza también para decir y jurar por todos sus santos que , si pudiera, me habría robado las hileras de esa medalla . Le respondí que había hecho bien en decírmelo , y que iba a tener tanto cuidado de ellos que nunca debería verlos más .

He sido enviado ahora a Florencia para solicitar Lorenzino que me iba a enviar el reverso de la medalla . Niccolò da Monte Aguto , a quien yo había escrito , le contestó , diciendo que había hablado con ese filósofo melancolía loco Lorenzino por ella, él había respondido que él estaba pensando día y noche en otra cosa , y que iba a terminar tan pronto ya que fue capaz . Sin embargo , yo no estaba para establecer mis esperanzas sobre su revés, pero mejor me había inventar uno de mi propia cabeza, y cuando lo terminé , yo podría traer sin dudarlo al duque , pues esto sería una ventaja para mí .

Compuse el diseño de un revés que me parecía apropiada , y apreté el trabajo adelante a mi mejor capacidad. No siendo , sin embargo , aún recuperado de esa terrible enfermedad, me di a la relajación frecuente por salir en expediciones escopetas con mi amigo Felice . Este hombre no tenía ninguna habilidad en mi arte , pero ya que estábamos constantemente día y noche juntos , todo el mundo pensó que era un artesano de primera clase. Siendo esto así , como él era un tipo de mucho humor , a menudo nos reíamos juntos sobre el gran crédito que había ganado. Su nombre era Felice Guadagni ( ganancia ), que le hizo decir en broma : " . Yo sería llamado Felice Ganancia poco si no me hubieras permitido adquirir dicho crédito que puedo decir que soy ganancia mucho ", le contesté que hay dos formas de ganar : la primera es que por lo que uno gana para sí mismo, la segunda, que por lo que se gana para terceros; así que lo elogió mucho más por el segundo que el primero, ya que él había ganado para mí mi vida.

A menudo organizamos este tipo de conversaciones ; pero recuerdo uno en particular en el día de la Epifanía, cuando estábamos juntos , cerca de La Magliana . ¡Eso estuvo cerca al caer la noche, y durante el día me había disparado a un buen número de patos y gansos , y luego, casi como lo había hecho mi mente para nada más disparar ese momento, estábamos regresando rápidamente hacia Roma. Llamando a mi perro por su nombre , Barucco , y no verlo frente a mí , me di la vuelta y me di cuenta de que el animal bien entrenado estaba señalando algunos gansos que se habían instalado en una zanja. Por lo tanto, me desmonté a la vez, tengo mi escopeta preparada, y en un rango muy largo traje dos de ellos hacia abajo con una sola bola . Nunca he usado para disparar con más de una pelota, y era por lo general capaz de golpear mi marca a doscientos codos , que no se puede hacer por otras formas de carga. De los dos gansos , uno era casi muerto , y el otro , aunque gravemente herido , estaba volando sin convicción. Mi perro recupera a uno y me lo trajo , pero notando que el otro era el buceo a la zanja , me dio un salto adelante para atraparlo. Confiando en mis botas , que entró en lo alto de la pierna , me puse un pie hacia adelante , sino que se hundió en el suelo cenagoso , y así , a pesar de que tengo el ganso , el maletero de mi pierna derecha estaba llena de agua . Levanté mi pie y dejar que el agua corra hacia fuera , y luego, cuando me había montado , nos apresuramos a Roma. El frío, sin embargo , era muy grande , y sentí que mi congelación pierna, así que le dije a Felice : " . Tenemos que hacer algo para ayudar a esta etapa , porque yo no sé cómo soportarlo más " La buena Felice , sin mediar palabra, saltó de su caballo , y la recolección de algunos cardos y pedazos de palo, comenzó a hacer fuego . Yo mientras tanto estaba esperando , y puse mis manos entre las de mama -plumas de los gansos , y los sentí muy cálido . Así que le dije que no hacer el fuego, pero llené mi bota con las plumas de la gallina , y fui inmediatamente tanto reconfortado que recuperé la vitalidad.

 

LXXXIX

Subimos , y recorrimos rápidamente hacia Roma , y cuando ya habíamos llegado a un cierto eleva suavemente - noche suelo habíamos caído ya - mirando en la dirección de Florencia, ambas con una sola respiración , exclamó en el más absoluto asombro : "¡Oh Dios del cielo ! ¿cuál es la gran cosa que uno ve allí en Florencia ? " Se parecía a un enorme rayo de fuego, que brillaba y repartió extraordinario brillo .

Le dije a Felice : " . Seguramente oiremos mañana que algo de gran importancia ha sucedido en Florencia" Como nos montamos en Roma, la oscuridad era extrema , y cuando llegamos cerca de la Banchi y nuestra propia casa, mi caballito que estaba pasando en un preámbulo a una velocidad furiosa. Ahora que los días que habían tirado un montón de yeso y azulejos rotos en el medio de la carretera, que ni mi caballo ni yo percibidos . En el paso de fuego a la bestia corrió hacia ella, pero en el cual desciende sobre la otra cara se volvió una voltereta completa . Tenía la cabeza entre las piernas , y fue sólo a través del poder de Dios mismo que me escapé ileso. El ruido que hicimos llevó a los vecinos fuera con luces , pero yo ya había saltado a mis pies, y así, sin volver a montarlo , que corrió a su casa , riendo haber salido ileso de un accidente ocurrido suficiente para romperme el cuello .

Al entrar en la casa , me encontré con algunos amigos míos no , a quién, mientras estábamos cenando juntos, le conté las aventuras de caza de la jornada y la aparición diabólica del haz de fuego que habíamos visto . Ellos exclamaron : " ¿Qué vamos a escuchar por la mañana que este portento ha anunciado ? ", Le contesté : "Algunos revolución sin duda debe haber ocurrido en Florencia. " Así que cenaron agradablemente , y tarde al día siguiente llegó la noticia a Roma de Duke la muerte de Alessandro . [ 1 ] Tras esto, muchos de mis conocidos me acercó y me dijo : " . Tenías razón en conjeturar que algo de gran importancia había ocurrido en Florencia" En ese momento, Francesco Soderini parecía correr a lo largo sobre un mulo desgraciado que tenía, y riendo todo el manera como un loco. Él me dijo: "Este es el reverso de la medalla de ese tirano vil que su Lorenzino de 'Medici que prometió . " Luego añadió : " Usted quería inmortalizar los duques para nosotros, pero nos referimos a no tener más duques ", y acto seguido me burlaba , como si yo hubiera sido el capitán de las facciones que hacen duques . Mientras tanto, una cierta Baccio Bettini , [ 2 ] que tenía una gran cabeza fea como un almud, se acercó y me empezó a bromear en el mismo por los duques , diciendo en voz alta : "Tenemos dis - disputaron ellos, y no tendrá ningún más de ellos , y que eras para hacerlos inmortales para nosotros " con muchas otras ocurrencias tediosas de la misma clase ! . Perdí mi paciencia en este sentido, y les dije : "Ustedes, tontos ! Soy un pobre orfebre , que sirven a todo el que me paga , y que me están abucheando como si fuera un partido de líder. Sin embargo, esto no hará que me eché en sus dientes la codicia insaciable , idiotcy , y bueno-para - nada de sus predecesores. Pero esta respuesta que hará a todos sus burlas estúpidas ; . Que antes de dos o tres días en el más largo han pasado , usted tendrá otra duque, quizás mucho peor que el que ahora le ha dejado " [ 3 ]

Al día siguiente Bettini me vino a la tienda y dijo : "No hay necesidad de gastar dinero en los correos , porque no sabéis las cosas antes de que sucedan . ¿Qué espíritu les dice a usted " Entonces él me informó de que Cosimo de ' Medici , hijo de Signor Giovanni, fue hecho duque ; ? Pero que ciertas condiciones se había impuesto a su elección , que lo obstaculicen de patear hasta los talones en su propio placer . Ahora tenía mi oportunidad para reírse de ellos, y dijo: "Esos hombres de Florencia han establecido un joven sobre un caballo fogoso ; próxima han abrochado espuelas sobre sus talones, y poner la brida libremente en sus manos, y le resultó en un magnífico campo , lleno de flores y frutas y todas las cosas maravillosas ; siguiente le han convidados no cruzar ciertos límites indicados : ahora dime, tú, que no es que él puede detener , pero cada vez que tiene la mente para cruzar ellos? Las leyes no pueden ser impuestas a Aquel que es el maestro de la ley. " Así que me dejaron solo, y me dieron ninguna otra molestia . [ 4 ]

Nota 1 . Alessandro fue asesinado por su primo Lorenzino en Florencia el 5 de enero de 1537.

Nota 2 . Bettini era un amigo íntimo de Buonarroti y mecenas importante de las artes.

Nota 3 . Este intercambio de elogios irónicos testimonio de fuertes inclinaciones de los Medici de Cellini , y también a la sagacidad con que juzgó a la situación política.

Nota 4 . Cellini sólo dijo la verdad en esta ocasión , por Cosimo pronto expulsado por la escalera que lo había elevado a la soberanía , y se mostró como el dueño absoluto de Florencia. Cosimo fue electo duque en el 9 de enero de 1537.

XC

Ahora comencé a asistir a mi tienda, e hizo algunos negocios , no obstante de gran momento, porque todavía tenía que pensar en mi salud, que aún no ha sido creada después de esa grave enfermedad que había sufrido . Acerca de este tiempo, el emperador regresó victorioso de su expedición contra Túnez, y el Papa envió para que yo tome mi consejo sobre el presente de honor que estaba en condiciones de darle. [ 1 ] Le respondí que me parecía más apropiado para presentar su Majestad Imperial con un crucifijo de oro , por lo que casi había terminado un adorno muy al propósito, y que confiere el más alto honor a su Santidad y yo. Yo ya había hecho tres pequeñas figuras de oro en la ronda, de un palmo de alto , que eran los que yo había comenzado para el cáliz del Papa Clemente , en representación de la Fe , la Esperanza y la Caridad. A estos añadí en cera lo que estaba deseando para el sótano de la cruz. Llevé el conjunto al Papa, con el Cristo en cera, y muchas otras decoraciones exquisitas que le dio la satisfacción completa. Antes de que me despedí de Su Santidad , nos habíamos puesto de acuerdo en todos los detalles , y se calcula el precio de la obra.

Esta fue una noche cuatro horas después de caer la noche, y el Papa había ordenado Messer Latino Juvenale para ver que no tenía dinero pagado a mí mañana siguiente. Esta Messer Latino , que tenía una muy grande rociada del necio en su composición , lo bethought de proporcionar al Papa con una nueva idea , que era , sin embargo , totalmente de su propia invención . Así que alteró todo el que había sido arreglado , ya la mañana siguiente , cuando fui por el dinero, me dijo con su arrogancia habitual brutal : "Es nuestra parte para inventar, y los suyos para ejecutar , antes de salir el Papa ayer por la noche que pensamos . de algo muy superior " a estas primeras palabras respondí , sin que él pueda proceder más lejos : " ni usted ni el Papa se le ocurre nada mejor que un pedazo de lo que Cristo hace una parte , por lo que puede seguir con las tonterías de su cortesano hasta que no tienen más que decir. "

Sin pronunciar una palabra , me dejó en una rabia y trató de que el trabajo dado a otro orfebre. El Papa, sin embargo, se negó, y me mandó a buscar a la vez, y me dijo que había hablado bien , pero que querían hacer uso de un libro de horas de Nuestra Señora , que fue iluminado maravillosamente , y le había costado al cardenal de ' Medici más de dos mil coronas. Ellos pensaron que esto sería un regalo apropiado a la emperatriz , y que para el emperador les después hacen lo que yo había sugerido , que era de hecho un regalo digno de él, pero ahora no había tiempo que perder, ya que se esperaba que el emperador en Roma, en aproximadamente un mes y medio. Quería que el libro que se encuentra en una caja de oro macizo , ricamente trabajado , y adornado con joyas valoradas en cerca de seis mil coronas. Por consiguiente, cuando me fueron dadas las joyas y el oro , comencé el trabajo , y conducirlo rápidamente hacia adelante, dentro de unos días lo trajeron a tal belleza que el Papa se sorprendió , y me mostró los más destacados signos de favor , concediendo a al mismo tiempo que esa Juvenale bestia debe tener nada que ver conmigo.

Casi me había traído mi obra hasta su finalización cuando el emperador llegó, y numerosos arcos de triunfo de gran magnificencia fueron erigidos en su honor. Él entró en Roma con pompa extraordinaria , la descripción de lo que dejo a los demás, ya que me refiero a tratar de esas cosas que se refieren sólo a mí mismo . [ 2 ] Inmediatamente después de su llegada , le dio al Papa un diamante que había comprado por doce mil escudos . Este diamante de la Papa ha comprometido a mi cuidado , me ordena hacer un anillo a la medida de su santidad ' dedo , pero primero él me quería llevar el libro en el estado al que yo había avanzado él. Lo tomé en consecuencia , y él estaba muy contento con él , y luego le pidió a mi consejo sobre la disculpa que podría hacerse razonablemente al emperador para la condición inconclusa de mi trabajo. Le dije que mi indisposición proporcionaría una excusa de sonido , ya que su Majestad , viendo lo delgado y pálido que estaba, iba a creer muy fácilmente y aceptarlo. A lo que el Papa respondió que estaba de acuerdo con la sugerencia , pero que debo agregar en la parte de su Santidad , cuando presenté el libro al Emperador, que lo presente de mí mismo hice . Entonces él me dijo en detalle cómo tenía que comportarse , y las palabras que tenía que decir. Estas palabras le repetí al Papa , preguntándole si quería que yo entregue a ellos de esa manera. Él respondió : " . Usted absolver a sí mismo a la admiración si tenía el coraje para hacer frente al emperador como usted me está dirigiendo " Entonces me dijo que tenía el valor de hablar con mucha más facilidad y libertad para el emperador , al ver que el emperador estaba vestido como yo, y que yo debía parecer estar hablando con un hombre formado , como yo , lo que no era el caso cuando me dirigí a su Santidad , en quien veía yo una deidad muy superior , tanto en razón de sus adornos eclesiásticos , que arrojar cierta aureola a su alrededor, y al mismo tiempo debido a la dignidad de su santidad "de venerable edad ; todas estas cosas inspiradas en mí más asombro que la Majestad Imperial . A estas palabras el Papa respondió : "Ve , mi Benvenuto , tú eres un hombre de capacidad ; qué nos honramos , y estará bien para usted. "

Nota 1 . Cellini regresa al año 1535, cuando Carlos V llegó en noviembre de Túnez .

Nota 2 . La entrada en Roma se llevó a cabo 06 de abril 1536 .

 

XCI

 

EL PAPA ordenó a dos caballos turcos, que habían pertenecido al Papa Clemente , y eran los más hermosos que jamás llegó a la cristiandad. Messer Durante, [ 1 ] a su chambelán , hicieron una oferta para llevar a través de las galerías bajas del palacio, y allí les dan al Emperador , repitiendo ciertas palabras que Su Santidad le dictó . Los dos nos fuimos juntos, y cuando llegamos a la presencia del Emperador , los caballos hicieron su entrada a través de esas salas con tanto espíritu y un carro tan noble que el Emperador y cada uno fueron golpeados con asombro. Acto seguido , Messer Durante avanzó de una manera tan sin gracia , y pronunció su discurso con gran parte de la jerga de Brescia , murmurando sus palabras otra vez en su boca, que nunca vio ni oyó nada peor , de hecho el emperador no pudo contenerse y le sonreía. Yo mientras tanto ya se había descubierto mi pieza , y la observación de que el Emperador había vuelto sus ojos hacia mí con una mirada muy amable , me avanzado a la vez y dijo: "La Sagrada Majestad , nuestro santísimo Padre , el Papa Paolo , envía este libro de la Virgen como regalo a su Majestad, el que está escrito en la mano de un empleado de feria , e iluminado por el maestro más grande que alguna vez profesó que el arte , y esta rica cubierta de oro y joyas es sin terminar, ya que aquí he aquí que , por la razón de mi enfermedad : por tanto su Santidad , junto con el libro, me presenta también , y me concede a su Majestad a fin de que yo pueda completar el trabajo , ni esto por sí solo , pero todo lo que usted puede tener en su mente para ejecutar siempre y cuando la vida me queda , voy a realizar a su servicio " a esto, el emperador respondió : " El libro es aceptable para mí , y tú también , pero te deseo completarlo para mí en Roma, cuando esté terminado , y tú eres . restaurado a la salud, llevarlo conmigo y venir a verme "Después, en el curso de la conversación , él me llamó por mi nombre, lo que me pregunto , porque no hay palabras habían sido retirados en el que se produjo mi nombre ; . y me dijo que él había visto que la atadura del Papa Clemente de Cope , en la que yo había obrado tantas figuras maravillosas. Seguimos hablando de esta manera una media hora todo , tocando diversos temas artísticos y agradables , y luego, ya que me parecía que yo mismo había absuelto con más honor que yo esperaba, me tomé la ocasión de una ligera pausa en la conversación hacer que mi arco y retirarse. El emperador se le oyó decir : " . Deje quinientos escudos de oro recibirán de inmediato a Benvenuto " La persona que les hizo subir preguntó quién era el hombre del Papa que había hablado con el Emperador. Messer Durante acercó y me robó mis quinientos escudos . Me quejé con el Papa , quien me dijo que no tuviese pena, que él sabía todo lo que había sucedido , y lo bien que me había llevado a cabo a mí mismo para hacer frente al emperador , y del dinero que sin duda debe obtener mi parte .

Nota 1 . Messer Durante Duranti , Prefecto de la cámara en tiempo de Paulo III , quien le dio el sombrero en 1544, y el Obispado de Brescia después.

XCII

Cuando regresé a mi tienda, me puse mi mano con diligencia para terminar el anillo de diamantes , sobre la cual se enviaron los cuatro primeros joyeros de Roma para consultar conmigo. Esto se debía a que el Papa había sido informado de que el diamante se ha establecido por el primer joyero del mundo en Venecia , fue llamado Maestro Miliano Targhetta , y el diamante de ser algo delgada, el trabajo de establecer que era demasiado difícil de ser tratado sin gran deliberación. Yo estaba muy complacido de recibir estos cuatro joyerías, entre los cuales era un hombre de Milán llamado Gaio . Él era el burro más presuntuoso en el mundo , el que sabía menos y que pensaba que conocía a la mayoría , los otros eran artesanos muy modestos y capaces . En presencia de todos nosotros esta Gaio comenzó a hablar , y dijo : " la hoja de Miliano debe ser preservado , y para hacer eso , Benvenuto , que deberá quitarse su gorra ; [ 1 ] porque así como dar a los diamantes un tinte es el más delicado y lo difícil en el arte de la joyería , por lo que es Miliano el mayor joyero que jamás haya existido , y este es el diamante más difícil de teñir . " le respondí que era todo la mayor gloria para mí competir con tan capaz en un maestro en un excelente ejemplo profesión. Después me dirigí a los otros joyeros y le dije : "Mira ! Estoy manteniendo la hoja de Miliano , y veré si puedo mejorarlo con algunos de mi propia fabricación; . Si no, vamos a teñir con el mismo que se ve aquí "Ese culo Gaio exclamó que si he hecho una lámina de esa que con mucho gusto quitarse la gorra a la misma. A lo que respondí : " . Suponiendo entonces que hago mejor, que merecerá dos arcos " "Por supuesto que sí" , dijo él , y empecé a componer mis hojas .

Tomé los muy grandes dolores en la mezcla de los tintes , el método de hacer lo que voy a explicar en el lugar adecuado . [ 2 ] Es cierto que el diamante en cuestión ofrecía más dificultades que otras que antes o después, han llegado a mis manos , y el papel de aluminio de Miliano fue hecho con verdadera habilidad artística . Sin embargo , eso no me consternación , pero después de haber agudizado mi ingenio arriba , tuve éxito , no sólo en la fabricación de algo tan bueno , pero en superarlo con diferencia. Luego , cuando vi que lo había superado , me fui a punto de superar a mí mismo, y produje una lámina de nuevos procesos que estaba muy lejos mejor que lo que yo había hecho con anterioridad. Entonces envié para los joyeros , y primero me Tinted el diamante con papel de Miliano : luego me limpié bien y tintado que de nuevo con la mía. Cuando se lo mostré a los joyeros, uno de los mejores de entre ellos , que se llamaba Raffael del Moro , tomó el diamante en su mano y le dijo a Gaio : " . Benvenuto ha superado a la lámina de Miliano " Gaio , dispuestos a creer, tomó el diamante y dijo : " . Benvenuto , este diamante es por valor de dos mil ducados más que con el papel aluminio de Miliano " repliqué : " . Ahora que he superado Miliano , vamos a ver si puedo superar mi mismo " Entonces yo les rogué que me esperara un rato , se acercó a un pequeño gabinete, y después de haber teñido el diamante de nuevo sin ser visto por ellos , regresó y se lo mostró a los joyeros. Gaio estalló a la vez: " Esta es la cosa más maravillosa que he visto en el curso de toda mi vida. . La piedra es más de dieciocho mil coronas pena , mientras que nosotros valoramos que en apenas doce mil "los otros joyeros volvieron hacia él y dijo : " Benvenuto es la gloria de nuestro arte , y es sólo por que debemos quitarse las gorras de . él ya sus hojas "Entonces Gaio dijo : " . iré a decirle al Papa , y me refiero a adquirir para él mil coronas de oro para el ajuste de este diamante "En consecuencia se apresuró al Papa y le dijo a la totalidad historia, con lo cual su Santidad envió tres veces en ese día para ver si el anillo se terminó .

A los veintitrés tres Tomé el anillo al palacio , y ya que las puertas estaban siempre abiertas para mí , levanté la cortina suavemente , y vi al Papa en audiencia privada con el marqués del Guasto . [ 3 ] El marqués debe haber estado presionando algo en el Papa que no estaba dispuesto a llevar a cabo , porque le oí decir : "Yo digo que no , sino que es mi negocio de permanecer neutral , y nada más. " Yo se retiraba como más rápido que pude , cuando el Papa me llamó , así que entré en la habitación , y presenté el anillo de diamantes, en la que él me llevó a un lado , y el marqués se retiró a una distancia . Mientras observa el diamante, el Papa me dijo al oído : " . Benvenuto , comenzar una conversación conmigo sobre un tema que les parezca importante , y no deja de hablar , siempre y cuando el Marqués permanece en esta sala " Y tomó a subir y hacia abajo, y la ocasión de hacer para mi ventaja , yo estaba muy contento con el discurso con él en los métodos que había utilizado para teñir la piedra. El marqués se quedó de pie, aparte , apoyado en un trozo de tapiz , y ahora él se balanceó sobre en un pie, ahora por el otro. El tema que había elegido al discurso sobre la era de tal importancia que , si se tratan completamente , que podría haber hablado de ello al menos tres horas . El Papa se entretuvo a tal grado que se le olvidó la molestia de los Marqueses de pie allí. Me sazonado lo que tenía que decir con aquella parte de la filosofía natural que pertenece a nuestra profesión , y así haber hablado de cerca a una hora , el marqués se cansó de esperar y se fue echando humo. A continuación, el Papa concedió a mí las caricias más familiares que se puedan imaginar , y exclamó : " Ten paciencia , mi querido Benvenuto , porque yo le dará una mejor recompensa por sus virtudes que los mil escudos que Gaio me dice que su trabajo vale la pena . "

En esta me despedí , y el Papa me alabé en presencia de su familia , entre los que se encontraba el compañero Latino Juvenale , a quien he mencionado anteriormente. Este hombre , después de haber convertido en mi enemigo , asiduamente se esforzó por hacer que me duele , y darse cuenta de que el Papa habló de mí con tanto afecto y calor , puso en su palabra : "No hay duda de que Benvenuto es una persona de muy notable genio , pero mientras cada uno está naturalmente obligado a sentir más la buena voluntad de sus propios compatriotas que para otros , sigue siendo uno debe considerar maduramente idioma que es justo y conveniente para usar cuando se habla de un Papa . Él ha tenido la audacia de decir que el Papa Clemente de hecho era el soberano más guapo que nunca reinó , y no menos talentoso , sólo que la suerte siempre estuvo en contra de él, y él dice que su santidad es todo lo contrario , que la tiara parece llorar por furia sobre la cabeza , para que usted verá como un haz de paja con la ropa puesta , y que no hay nada en ti excepto la buena suerte " Estas palabras, comunicados por un hombre que conocía a la mayoría de manera excelente cómo decir ellos , tenían tal fuerza que . ganado crédito con el Papa. Lejos de haberlas pronunciado , esas cosas nunca habían entrado en mi cabeza. Si el Papa hubiera podido hacerlo sin perder el crédito, sin duda habría tenido una feroz venganza sobre mí, pero al ser un hombre de gran tacto y talento , hizo una demostración de apagarlo con una carcajada. No obstante que albergaba en su corazón un profundo sentimiento de venganza contra mí, de lo que no tardó en ser consciente , ya que ya no tenía el mismo acceso fácil a sus aposentos como antes, pero encontré la mayor dificultad en la adquisición de audiencia. Como he tenido desde hace muchos años ha sido familiarizados con las costumbres de la corte romana , he pensado que alguien me había hecho una mala pasada , y en la realización de indagaciones diestros , me dijeron que la totalidad, pero no el nombre de mi calumniador . No me podía imaginar quién era el hombre ; tenía yo , pero él se enteró , mi venganza no habría sido medido en peso troy. 4

Nota 1 . En el Oreficeria Cellini da cuenta de cómo se hacían y se aplican estas láminas . Ellos se componen de pasta , y se colorean con el fin de mejorar el efecto de piedras preciosas , en particular los diamantes .

Nota 2 . Oreficeria , cap. i .

Nota 3 . Alfonson d' Avalos, sucesor y heredero de la famosa Ferdinando d' Avalos , marqués de Pescara. Actuó durante muchos años como virrey español de Milán.

Nota 4 . Io arei ne fatte Vendette un misura di carbone .

XCIIIYo seguía trabajando en mi libro, y cuando lo terminé me llevé al Papa, que estaba en buena verdad que no pueda disociar elogiando muchísimo. Le rogué que me enviara con ella al Emperador, como lo había prometido . Él contestó que él haría lo que él creía conveniente, y que yo había realizado mi parte del negocio. Así que se dio la orden de que debería estar bien pagado . Estas dos piezas de trabajo, en la que yo había gastado más de dos meses, me llevó en quinientos escudos : el diamante me pagaban ciento cincuenta coronas y no más , el resto me fue dada para la portada del libro, que, sin embargo , valía más de mil, que se enriquece con multitud de figuras, arabescos, esmaltados y joyas . Tomé lo que pude conseguir e hice mi mente hasta abandonar Roma sin permiso. El Papa por su parte envió mi libro al Emperador de la mano de su nieto Signor Sforza. [ 1 ] Al aceptarlo, el emperador expresó su gran satisfacción , y le preguntó de inmediato para mí. Joven Signor Sforza , que había recibido sus instrucciones, dijo que había sido impedido por una enfermedad de venir . Todo esto se me informó .

Se hicieron mis preparativos para el viaje a Francia , y me hubiera gustado ir solo , pero no pudo a causa de un muchacho en mi servicio llamado Ascanio . Estaba de muy tierna edad , y el más admirable siervo en el mundo. Cuando lo llevé había dejado un antiguo maestro , llamado Francesco , un español y un orfebre . No me gustaba mucho que lo llevara , para no entrar en una pelea con el español , y le dije a Ascanio : " . Yo no quiero tener que , por temor a ofender a tu amo " Él ideó que su amo me debe escribir una nota informándome que yo era libre de llevarlo . Así que había estado conmigo algunos meses , y desde que llegó a nosotros tanto delgado y pálido de cara, le llamábamos " el viejito ; " de hecho casi me creí que era uno , en parte porque él era tan bueno siervo, en parte porque era tan listo, que parecía poco probable que tenga tanto talento a los trece años , que afirmó que su edad es . Ahora, para volver al punto desde el que empecé , mejoró en persona durante esos pocos meses , y la obtención de carne, se hizo el joven más guapo de Roma. Siendo el excelente siervo que he descrito , y que muestra maravillosa aptitud para nuestro arte , sentí un cálido afecto y paternal para él, y le seguía vestida como si hubiera sido mi propio hijo. Cuando el niño percibe la mejora que había hecho, se estima que un buen pedazo de la suerte que había llegado a mis manos , y él utiliza con frecuencia para ir a agradecer a su antiguo maestro , que había sido la causa de su prosperidad. Ahora bien, este hombre tenía una mujer joven y guapo a la esposa , quien le dijo: " Surgetto " (que era lo que le llamaban cuando vivía con ellos) , " ¿qué has estado haciendo para llegar a ser tan guapo? " Respondió Ascanio : " Madonna Francesca , es mi maestro que me ha hecho tan guapo, y mucho más buena para arrancar " a su manera rencorosa pequeña ella lo tomó muy mal que por Ascanio debería hablar tan , . y que no tiene reputación de castidad , ella se las ingenió para acariciar al muchacho tal vez más que era bastante decente , lo que me doy cuenta de que empezó a visitarla con más frecuencia que de costumbre había sido.

Un día Ascanio llevó a golpear a uno de nuestros pequeños shopboys , que , cuando llegué a casa después de salir de las puertas , se quejó a mí con lágrimas que Ascanio le había zarandeado sin ninguna causa . Al oír esto, le dije a Ascanio : "Con o sin causa , nos vemos nunca golpea cualquiera de mi familia, o de lo contrario va a hacer que te sientas como puedo golpear a mí mismo . " El boca en boca las palabras conmigo, lo que me hizo saltar en él y darle la paliza más severa con los puños y los pies que nunca había sentido . Tan pronto como él se escapó de mis garras , se escapó sin capa o sombrero, y durante dos días no sabía dónde estaba, y tomó ningún cuidado para encontrarlo. Después de ese tiempo un caballero español , llamado Don Diego, vino a hablar conmigo. Él era el hombre más generoso del mundo . Yo había hecho , y estaba haciendo algunas cosas para él, que nos habían llevado bien familiarizado . Me dijo que Ascanio había vuelto a su viejo maestro , y me preguntó si yo pensaba que adecuado , que le enviara la capa y caperuza que yo le había dado . Entonces le dije que Francesco había portado mal , y al igual que un compañero bajo de raza , porque si él me había dicho , cuando Ascanio fue primero de espaldas a él , que él estaba en su casa, debe de muy buena gana haberle dado salir , pero ahora que lo había mantenido dos días sin que me informaba , estaba resuelto que no debería tenerlo , y dejar que cuidar que no me puse los ojos sobre el muchacho en su casa. Este mensaje fue reportado por Don Diego, pero sólo hizo Francesco risa . A la mañana siguiente vi Ascanio trabajando en algunas bagatelas en el alambre al lado de su amo. Al pasar se inclinó a mí, y su maestro casi me rió en la cara. Envió de nuevo a pedir a través de Don Diego si no le daría la espalda Ascanio la ropa que había recibido de mí, pero si no, no le importaba , y Ascanio no debería querer para la ropa. Cuando escuché esto , me dirigí a don Diego y le dije : " Don Diego , señor, en todas sus relaciones usted es el hombre más liberal y digno que he conocido , pero que Francesco es todo lo contrario de ti, él no es nada mejor que un renegado sin valor y sin fondos . Dile de mi parte que si no trae Ascanio aquí mismo a mi tienda antes de la campana de vísperas, yo seguramente matarlo , y decirle a Ascanio que si no se cierra esa casa a la hora señalada para su amo , voy a tratar lo tanto de la misma manera. " Don Diego no respondió, pero se fue e inspiró tal terror en Francesco que no sabía qué hacer consigo mismo . Ascanio mientras tanto había ido a buscar a su padre, que había venido a Roma de Tagliacozzo , su lugar de nacimiento , y este hombre también , cuando se enteró de la fila , asesorado Francesco traer Ascanio de nuevo a mí . Francesco dijo Ascanio : "Vayan en su propia cuenta , y tu padre irá contigo . " Don Diego puso en : " Francesco , preveo que algo muy grave va a suceder , usted sabe mejor que yo lo que un hombre es Benvenuto ; tomar al muchacho de vuelta con valentía , y voy a ir contigo " me había preparado , y se paseaba arriba y abajo de la tienda esperando a que sonara el vísperas ; . mi decisión estaba tomada de hacer uno de los hechos más sangrientos que tuve alguna vez intentado en mi vida. Justo en ese momento llegó Don Diego, Francesco , Ascanio , y su padre , a quien yo no conocía . Cuando Ascanio entró , yo miraba a toda la empresa , con ojos de rabia, y Francesco , pálida como la muerte, empecé así: " Mira, yo he traído Ascanio , a quien yo mantuve conmigo , sin pensar que yo debería ofenderte. " Ascanio añadió humildemente : " Señor, perdóname , yo estoy a su disposición aquí, para hacer lo que ordenará " Entonces le dije : " ¿Has venido a trabajar el tiempo que me prometiste " Él respondió que sí , y que . ? quería decir que nunca me dejes. Entonces me volví y le dije al shopboy había golpeado para entregarle el bulto de ropa , y le dijo : " . Estas son todas las prendas que te di ; llevar con ellos su alta, y vaya donde quiera " Don Diego se quedó asombrado en este , que era todo lo contrario de lo que había esperado , mientras que Ascanio con su padre me suplicó que perdonar y llevarlo de regreso . Por lo pregunte quién era el que hablaba por él , dijo que era su padre, a quien, después de muchos ruegos , me respondió : " Porque tú eres su padre , por su bien yo lo llevaré de vuelta . "

Nota 1 . Sforza Sforza , hijo de Bosio , conde de Santa Fiore, y de Costanza Farnesio, hija natural del Papa. Era un joven de dieciséis años en esta época.

XCIV

Me había formado la resolución, como ya he dicho , un poco hacia atrás, para ir hacia Francia , en parte porque vi que el Papa no me mantenga en la misma estima como antes, mi fiel servicio que ha sido mancillado por la lengua que miente , y también porque tenía miedo de que los que tenían el poder me podría desempeñar algún truco peor. Así que yo estaba decidido a buscar mejor fortuna en un país extranjero , y deseaba abandonar Roma sin compañía o licencia. En la víspera de mi partida proyectada, le dije a mi amigo fiel Felice hacer uso libre de todos mis efectos durante mi ausencia , y en el caso de mi no volver ; le dejé todo lo que poseía. Ahora había un obrero Perugian a mi servicio , que me había ayudado en esas comisiones por el Papa , y después de pagar su salario , que le dijo que debía dejar mi servicio. Me rogó en respuesta a dejarlo ir conmigo, y dijo que iba a venir a sus propias expensas , si dejara de trabajar para el rey de Francia, sin duda sería mejor para mí tener los italianos por mí, y , en particular, tales personas como yo sabía que eran capaces de darme asistencia. Sus ruegos y argumentos me convencieron de llevarlo en el viaje de la manera que él propuso . Ascanio , quien estuvo presente en este debate , dijo , medio llorando : " . Cuando me llevaste de vuelta , dije que deseaba permanecer con ustedes mi vida, y por lo que tengo en mi mente para hacer " le dije que nada en el mundo me haría mi consentimiento , pero cuando vi que el pobre muchacho se disponía a seguir a pie, que contrató a un caballo para él también , poner una pequeña maleta en la grupa , y yo cargado con el equipaje mucho más inútil de lo que debería así, no se . 1

Desde casa viajé a Florencia, de Florencia a Bolonia, de Bolonia a Venecia, y desde Venecia a Padua. Allí, mi querido amigo Albertaccio del Bene me hizo salir de la posada para su casa, y al día siguiente fui a besar la mano de Messer Pietro Bembo , que todavía no era cardenal . [ 2 ] Él me recibió con marcas de la más cordial afecto que podría ser otorgado a cualquier hombre , y luego de pasar a Albertaccio , dijo: "Quiero Benvenuto se quede aquí , con todos sus seguidores , aunque se trate de un centenar de hombres , hacer entonces tu mente , si quieres Benvenuto también , para estar aquí conmigo , porque yo no quiero decir elsewise de que pueda obtener de él . " en consecuencia yo pasamos una visita muy agradable en la casa de ese señor más logrado . Él tenía una habitación preparada para mí , que habría sido demasiado grande para un cardenal , y siempre insistió en que me pusiera mis comidas junto a él. Más tarde , comenzó a insinuar en términos muy modestos que debía en gran medida como yo para tomar su retrato. Yo, que no deseaba otra cosa en el mundo más , preparé un poco de yeso blanco como la nieve en una pequeña caja , y me puse a trabajar de inmediato . El primer día me pasé dos horas y horas en mi modelo, y bloqueé la hermosa cabeza de aquel hombre eminente con tanta gracia de manera que su señoría estaba bastante asombrado. Ahora, sin embargo , era un hombre de profunda erudición y sin rival en la poesía, que no entendía nada en absoluto acerca de mi arte , lo que le hizo pensar que había terminado cuando apenas había comenzado , por lo que no pude hacerle comprender lo que es un mucho tiempo que se tardó en ejecutar una cosa de ese tipo a fondo. Por fin he decidido a hacerlo tan bien como pude , y para pasar el tiempo necesario en ella , pero como llevaba la barba corta al estilo veneciano , me costó mucho trabajo en el modelado de la cabeza a mi propia satisfacción. Sin embargo , lo terminé , y juzgué sobre el espécimen más fino que había producido en todos los puntos relacionados con mi arte. Grande fue el asombro de Messer Pietro , que concebí que debería haber completado el modelo de cera en dos horas y el acero en diez años, cuando se encontró con que empleé doscientos en la cera, y luego estaba pidiendo autorización para continuar con mi viaje hacia Francia. Esto lo arrojó mucha preocupación , y me imploró al menos para el diseño del reverso de la medalla , que iba a ser un Pegasus cercado con una corona de mirto . He realizado mi tarea en el espacio de unas tres horas, y le di un buen aire de elegancia . Él era extremadamente contentos , y dijo : " Este caballo me parece diez veces más difícil de hacer que el pequeño retrato en el que ha otorgado tanto trabajo . No puedo entender lo que hizo un trabajo como " De todos modos , él me seguía rogando para ejecutar la pieza en acero, exclamando : " Por amor de Dios , lo hacen , sé que , si lo desea, usted lo conseguirá rápidamente terminado. . "Le dije que yo no estaba dispuesto a hacerlo allí , pero prometí , sin dejar de tener en la mano siempre que yo podría dejar de funcionar.

Mientras este debate se está llevando en la que fui a negociar por tres caballos que yo quería en mis viajes , y él se hizo cargo de una guardia secreta debe ser mantenido durante mis actuaciones , porque tenía gran autoridad en Padua , por lo cual , cuando le propuse a pagar por los caballos , que eran a costar quinientos ducados , su dueño contestó : " Ilustre artista , te hacen un regalo de los tres caballos. " le respondí : "No sois vosotros los que les dan de mí, y del generoso donante no puedo aceptar que , siendo yo he sido incapaz de hacerle entrega de cualquier espécimen de mi oficio " . El buen hombre dijo que , si no me los tomo, que debería obtener ningún otro caballo en Padua, y debería tener que hacer mi viaje a pie. Al que volví a la magnífica Messer Pietro , que afectó a ignorar el asunto, y sólo me rogó con señal de la bondad de permanecer en Padua. Esto era contrario a mi intención, hace bastante que había resuelto exponer , por lo que tuve que aceptar los tres caballos , y con ellos empezamos nuestro viaje.

Nota 1 . Él salió de Roma , Abril 1, 1537.

Nota 2 . No necesito decir que este es el Bembo que gobernó sobre la literatura italiana como un dictador desde el reinado de León X en adelante. Él era de una casa noble de Venecia ; Paul III . Le Cardinal realizado en 1539. Él murió , setenta y siete años de edad, en 1547.

XCV

Elegí el camino a través de los Grisones , el resto de los pases sean nocivos a causa de la guerra. Cruzamos las montañas del Alba y Berlina , era el 8 de mayo, y la nieve sobre las dejarán en las masas . [ 1 ] En el mayor peligro de nuestras vidas conseguimos superar esos dos cordilleras alpinas , y cuando se les había atravesado , nos detuvimos en un lugar que , si mal no recuerdo, se llama Valdista . Allí tomamos por trimestres, y al caer la noche no llegamos a un mensajero florentino llamado Busbacca . Yo había oído hablar de él menciona como un hombre de carácter y capaz en su profesión , pero no sabía que había perdido esa reputación por sus picardías . Cuando me vio en la hostelería, se dirigió a mí por mi nombre , dijo que se iba de negocios de importancia a Lyon, y rogó reunió a prestarle el dinero para el viaje. Me dijo que no tenía dinero para prestar , pero que si le gustaba acompañarme , me volvería a pagar sus gastos por lo que Lyons . El bribón lloró, y me engatusó con una larga historia, diciendo : " . Si un mensajero pobres empleados en asuntos de importancia nacional se ha quedado corto de dinero, es el deber de un hombre como tú para que le ayuden " Luego agregó que él llevaba cosas de la mayor importancia de Messer Filippo Strozzi , [ 2 ] y mostrarme un estuche de cuero para una taza que tenía con él, me susurró al oído que poseía una copa de plata que contenía joyas por valor de muchos miles de ducados , junto con cartas de gran consecuencia , enviados por Messer Filippo Strozzi . Le dije que debía dejar que me oculté las joyas sobre su propia persona , que sería mucho menos peligroso que lleva en la copa , él podría renunciar a eso para mí, y , su valor es probablemente cerca de diez coronas , lo haría suministrándole veinticinco en la seguridad . A estas palabras el mensajero respondió que iba a ir conmigo , ya que no podía hacer otra cosa, para renunciar a la copa no sería a su honor .

En consecuencia nos impactó el trato, así que , y tomando caballo mañana siguiente, llegamos a un lago entre Valdistate y Vessa , sino que está a quince kilómetros de largo cuando uno alcanza Vessa . El contemplar los barcos en ese lago tomé miedo ; porque son de madera de pino , de no gran tamaño y hay gran espesor , sin apretar juntos, y ni siquiera campal. Si no lo hubiera visto cuatro caballeros alemanes , con sus cuatro caballos, se embarcan en una de la misma especie como la nuestra, que nunca debería haber puesto el pie en ella y, de hecho debo mucho más probable dado vuelta de la cola , pero cuando vi su liebre - brained imprudencia , lo llevé en la cabeza que esas aguas alemanas no se ahogarían folk, como los nuestros , en Italia. Sin embargo, mis dos jóvenes seguían diciendo a mí: " . Benvenuto , sin duda es peligroso para embarcarse en esta nave con cuatro caballos ", le contesté : " Usted cobardes , ¿no observa como estos cuatro señores han tomado el barco antes que nosotros, y van en camino de la risa ? Si este fuera el vino , como de hecho ' tis agua , debo decir que iban alegremente a ahogarse en ella, . Pero como es más que agua , sé muy bien que no tienen más placer que tenemos en ahogarse allí " El lago tenía quince kilómetros de largo y unos tres de ancho; en un lado se alzaba una montaña muy alta y cavernoso , por otra parte de la tierra plana y cubierta de hierba. Cuando nos habíamos ido a unos seis kilómetros , comenzó a irrumpir en el lago, y los remeros nos pidió que le ayudara en el remo , lo que nos hizo un tiempo. Hice gestos y los dirigí a nosotros aterrizar en la otra orilla , nos dijeron que no era posible, porque no había profundidad del agua para el barco , y había bancos de arena que hay , lo que haría que se vaya a pedazos y nos ahogan ; y todavía seguían instándonos a ayudarlos. Los barqueros gritaban uno a otro , pidiendo ayuda. Cuando los vi por lo tanto consternado , siendo mi caballo un animal inteligente , arreglé la brida en el cuello y tomé el final de la soga con la mano izquierda . El caballo , al igual que la mayor parte de su especie, no siendo carente de razón, parecía tener un instinto de mi intención, por haber dado la cara hacia la hierba fresca , me refería a que él debe nadar y yo tras de él . Justo en ese momento una gran ola rompió sobre el barco. Ascanio chilló : " Misericordia, mi padre, sálvame ", y quiso arrojarse sobre mi cuello . De acuerdo con ello , puse la mano a la pequeña daga , y les dije que hicieran lo que les había mostrado , al ver que los caballos podrían salvar sus vidas, así como yo también la esperanza de escapar a la mía por el mismo medio , pero que si se trató de saltar sobre mí , debo matarlo. Así que nos fuimos hacia adelante varias millas en este gran peligro de nuestras vidas.

Nota 1 . He conservado la ortografía de Cellini de nombres en este viaje . Pasó las montañas Bernina y Albula , descendió el valle del Rin hasta Wallenstadt , viajó por Weesen y probablemente Glarus a Lachen y Zurich , de allí a Solothurn , Lausana , Ginebra, Lyon.

Nota 2 . Filippo Strozzi fue líder del partido anti- Médicis , ahora en el exilio. Cayó en manos de duque Cosme , el 1 de agosto en este año de 1537 .

XCVI

Cuando habíamos llegado a la mitad del lago , encontramos un poco de terreno llano donde podíamos aterrizar , y vi que los cuatro caballeros alemanes ya habían llegado a la costa allí, pero en nuestra deseen desembarcar , los barqueros oiríamos nada de la misma. Entonces le dije a mis jóvenes : "Ahora es el momento de demostrar de qué pasta estamos hechos , de modo que dibujar sus espadas , y la fuerza de estos compañeros que nos pusieron en la orilla. " Esto lo hizo, sin embargo, no sin dificultad, porque ellos ofrecen una tenaz resistencia . Cuando por fin llegamos a la tierra , tuvimos que escalar esa montaña por dos millas , y que era más problemático que levantarse una escalera. Yo estaba completamente vestido con correo, con grandes botas , y una pistola en mi mano, y estaba lloviendo como si se abrieron las fuentes de los cielos. Esos demonios, los señores alemanes , lo que lleva a sus pequeños caballos por la brida , logra milagros de la agilidad , pero nuestros animales no estaban a la empresa, y que estallan con la fatiga de hacerlos ascender la colina de dificultad. Habíamos subido un poco , cuando el caballo de Ascanio , un excelente animal de la raza húngara, hizo un paso en falso . Iba a unos cuantos pasos antes de que el servicio de mensajería Busbacca a quien Ascanio había dado su lanza para llevar por él. Bueno , el camino era tan malo que el caballo tropezó, y continuó luchando hacia atrás, sin ser capaz de recuperar el equilibrio , hasta que él se pegó en la punta de la lanza , que ese pícaro de un mensajero no tenía el ingenio para mantener fuera de su camino. El arma pasó a través de la garganta , y cuando mi otro trabajador fue a ayudarlo, su caballo también , un animal de color negro , se deslizó hacia el lago , y se aferró por algún arbusto que ofreció , pero un ligero apoyo. Este caballo llevaba un par de alforjas que contenían todo mi dinero y otros objetos de valor . Grité al joven para salvar su propia vida, y dejar que el caballo se vaya al diablo . La caída fue más de una milla de la pendiente escarpada por encima de las aguas del lago. Justo debajo del lugar nuestros barqueros habían ocupado su puesto , de modo que si el caballo se cayó , se habría llegado precisamente en ellos. Estaba delante de toda la empresa, y esperamos para ver el caballo sumergirse de cabeza , parecía seguro de que tenía que ir a la perdición. Durante este le dije a mis jóvenes : " Estar bajo ninguna preocupación ; salvemos nuestras vidas, y damos gracias a Dios por todo lo que sucede. Sólo estoy apenado para esa pobre Busbacca , quien empató su copa y sus joyas por valor de varios miles de ducados en arzón del caballo , pensando que el lugar más seguro . Mis cosas no son más que unos pocos cientos de coronas , y yo en ningún temor de que , si solo me dan la protección de Dios "Entonces Busbacca gritó : " . . Yo no siento por mi propia pérdida, pero para el tuyo " " Bueno ", dije yo a él , " ¿estás arrepentido de mis bagatelas , y no para todo el que la propiedad de los tuyos? " él respondió : " te voy a decir en nombre de Dios , en estas circunstancias, y en el punto de peligro que hemos llegado , la verdad debe ser hablado. Sé que las tuyas son las coronas , y son tan de buena sooth , sino para que el caso en el que me dijo que yo tenía tantas joyas y otras mentiras , eso es todo lleno de caviar " Al oír esto, no pude contener la risa ; . Mis jóvenes también se rió , y se puso a llorar. El caballo se desprendió por sí misma un gran esfuerzo a la hora que habíamos dado por perdido . Así que, sin dejar de reír , convocamos a nuestras fuerzas , y nosotros inclinamos a hacer la subida. Los cuatro caballeros alemanes , después de haber ganado la parte superior antes de nosotros, enviados por alguna gente que nos dio la ayuda . Así, por fin llegamos a nuestro alojamiento en el desierto. Aquí , siendo calado hasta los huesos , fatigado y hambriento , que estábamos más agradablemente entretenidos , nos secamos nosotros mismos, tomamos el descanso, y satisfacen nuestra hambre , mientras que ciertas hierbas silvestres se aplicaron al caballo herido . Ellos nos señalaron la planta en cuestión , de los cuales los setos estaban llenos , y nos dijeron que si la herida se mantiene continuamente conectado con sus hojas , la bestia no sólo se recuperaría , pero nos serviría simplemente como si hubiera sufrido ninguna lesión . Se procedió a hacer lo que les aconseja . Luego agradeció a tener esos señores , y sintiéndonos completamente renovado, abandonamos el lugar, y viajamos en adelante, dando gracias a Dios por salvarnos de tan grandes peligros .

XCVII

Llegamos a un pueblo más allá de Vessa , donde pasamos la noche , y oímos un vigilante por todas las horas que cantan muy agradablemente , porque todas las casas de esa ciudad está construida en madera de pino , fue sólo el negocio de la atalaya para advertir a la gente contra el fuego. Los nervios de Busbacca habían sido bastante agitado por las aventuras del día , en consecuencia , cada hora , cuando el vigilante cantó , gritó en sueños : Eso fue por el susto que había tenido , y además, él " Ah Dios, me estoy ahogando ! " había emborrachado en la noche, porque él se sentaba borracheras con todos los alemanes que estaban allí ' ya veces gritaban : "Me estoy quemando ", y, a veces : " me estoy ahogando ", y otras veces pensaba que estaba en el infierno , y torturado con ese caviar suspendido alrededor de su garganta.

Esta noche era tan divertido que resultó todos nuestros problemas en una carcajada . Por la mañana nos levantamos con el tiempo muy bien, y nos fuimos a cenar en un pequeño lugar llamado Lacca sonriendo . Aquí obtuvimos un excelente entretenimiento y , a continuación, comprometidos guías, que regresaban a una ciudad llamada Surich . El guía que nos atendió fue por la orilla de un lago dyked , no había otro camino , y el propio dique estaba cubierto de agua, por lo que el becario imprudente resbaló y cayó junto con su caballo bajo el agua. Yo, que no era sino un par de pasos detrás de él , se detuvo a mi caballo , y esperaron para ver el burro de salir del agua. Así como si nada hubiera pasado , comenzó a cantar de nuevo , e hizo señales para que la siguiera . Me separé de la mano derecha, y conseguí a través de algunas coberturas , por lo que mis jóvenes y Busbacca tomo de esa manera. El guía le gritó en alemán que si la gente de aquellas partes me vio me iban a poner a la muerte. Sin embargo , pasamos por delante, y escapamos de que otra tormenta.

Así que llegamos al Surich , una ciudad maravillosa , brillante y pulido como una pequeña joya. No descansamos un día entero, luego a la izquierda con tiempo una mañana, y llegamos a otra ciudad feria llamada Solutorno . Desde allí llegamos a Usanna , desde Usanna a Ginevra , de Ginevra de Lione , siempre cantando y riendo. En Lione I descansado cuatro días, y tenía mucho cópula agradable, con algunos de mis amigos allí , también me pagué lo que había gastado en Busbacca ; después me puse en el camino a París. Este fue un viaje muy agradable , excepto que cuando llegamos a Palissa [ 1 ] un grupo de partícipes intentó asesinarnos , [ 2] y fue sólo por el gran coraje y la dirección que tenemos libre de ellos . Desde ese punto en adelante viajamos a París sin el menor problema en el mundo. Siempre cantando y riendo , llegamos a nuestro destino de manera segura .

Nota 1 . La Palice .

Nota 2 . Cellini, en el relato de su segundo viaje francés, explica que estas Venturieri eran un equipo notable de bandoleros muy atrevidas en la provincia lionés .

XCVIII

DESPUÉS de tomar algún descanso en París, fui a visitar al pintor Rosso, que estaba al servicio del rey. Pensé para encontrar en él a uno de los amigos más sinceros que he tenido en el mundo , ya que en Roma le había hecho los mayores beneficios que un hombre puede conferir a otro . A medida que estos se pueden describir brevemente , no aquí omitiré su mención , con el fin de exponer la poca vergüenza de tanta ingratitud . Mientras estaba en Roma, entonces, siendo un hombre dado a murmuraciones , hablaba tan mal de las obras de Raffaello da Urbino , que los alumnos de este último estaban muy resueltos a asesinarle . De este peligro lo salvé al mantener una estrecha vigilancia sobre él día y noche . Una vez más, las cosas malas dichas por Rosso ante San Gallo, [ 1 ] que el excelente arquitecto, causaron este último para conseguir el trabajo tomado de él que había adquirido con anterioridad por él desde Messer Agnolo da Cesi , y después de este San Gallo utilizó su influencia para enérgicamente contra el que él debe haber sido llevado al borde de la inanición , no se me había compadecido de su condición y le prestó algunas decenas de coronas para vivir en . Así pues, no se canceló , y sabiendo que él llevó a cabo el empleo bajo el rey , que iba, como he dicho , a burcarlo . Yo no sólo esperaba que se descargue su deuda , sino también para que me mostrase favor y me ayudara a mi entrada en servicio de ese gran monarca .

Cuando Rosso puso sus ojos en mí, su rostro cambió de repente, y exclamó: "Benvenuto , usted ha tomado este largo viaje a grandes cargos a su pérdida , sobre todo en este tiempo , cuando los pensamientos de todos los hombres están ocupados con la guerra, y no con las bagatelas de nuestra profesión." le respondí que yo había traído suficiente dinero para que me llevara de regreso a Roma , ya que había llegado a París, y que éste no era el rendimiento adecuado para los dolores que había sufrido por él, y que ahora comenzaba a creer lo que dijo el Maestro Antonio da San Gallo de él . Cuando trató de convertir el asunto en broma, en esta exposición de su vileza, le mostré la carta de cambio por valor de quinientas diademas de Ricciardo del Bene . A continuación, el bribón se avergonzó, y quería detenerme casi a la fuerza , pero se rió de él , y tomó mi permiso en la empresa de un pintor a quien encontré allí. Este hombre se llamaba Sguazzella : ( Andrea Sguazzella, un alumno de Andrea del Sarto, quien se fue con él a Francia y se estableció allí); . él también era un florentino . Fuimos a alojarnos en su casa, con tres caballos y tres sirvientes, a tanto por semana. Me trató muy bien, y fue incluso mejor pagado por mí, a cambio .

Después busqué audiencia del Rey , a través de la introducción de su tesorero , Messer Giuliano Buonaccorti . [ 3 ] me encontré , sin embargo , con considerables retrasos , debido , ya que no sabía entonces , a los esfuerzos denodados Rosso hizo en contra de mi admisión a Su Majestad . Cuando Messer Giuliano se dio cuenta de esto, él me llevó en seguida a Fontana Bilio , [ 4] y me llevó a la presencia del rey, que me concedió una hora de audiencia muy graciosa . Desde que era entonces el punto de partir hacia Lyons, dijo Messer Giuliano a llevarme con él , y agregó que en el viaje que podríamos hablar de algunas obras de arte de su Majestad tenía metido en la cabeza a ejecutar. En consecuencia , he seguido el tribunal , y en la manera en que yo entré en una estrecha relación con el cardenal de Ferrara, que no tenía en ese período obtuvo el sombrero. [ 5 ] Todas las noches solía mantener largas conversaciones con el Cardenal, en el curso de la cual su señoría me aconsejó permanecer en una abadía de los suyos en Lyons, y hay que atenerse a sus anchas hasta que el rey regresó de esta campaña , y agregó que que iba a Grenoble, y que debería disfrutar de todas las comodidades en la abadía .

Cuando llegamos a Lyon ya estaba enfermo, y mi mozo Ascanio había tomado una fiebre quartan . Los franceses y su corte se cultivan tanto molesta a mí, y me contaron las horas hasta que pude encontrarme de nuevo en Roma. Al ver mi ansiedad de volver a casa , el Cardenal me dio dinero suficiente para hacer de él un lebrillo de plata y una jarra . Así que tomamos buenos caballos , y pusimos nuestras caras en dirección a Roma , pasando por el Simplon , y viajando por algún tiempo en compañía de algunos franceses ; Ascanio preocupado por su quartan , y yo por una fiebre lenta que me pareció bastante imposible para despistarnos. Había , además, tengo mi estómago fuera de servicio hasta tal punto , que por espacio de cuatro meses, ya que verdaderamente creo yo , casi no comí un pan en la semana , y grande fue mi anhelo de llegar a Italia , deseando morir allí en vez de en Francia.

Nota 1 . Antonio da San Gallo, uno de los mejores arquitectos del Renacimiento tardío .

Nota 3 . Un exiliado florentino mencionado por Varchi .

Nota 4 . Fontainebleau. Cellini siempre escribe lo que el anterior.

Nota 5 . Ippolito d'Este, hijo de Alfonso , duque de Ferrara , el arzobispo de Milán, a la edad de quince años , el cardenal en 1539 , pasó gran parte de su vida en Francia .

XCIX

Cuando nos habíamos cruzado las montañas del Simplon , llegamos a un río cerca de un lugar llamado Indevedro . [ 1 ] Fue amplio y muy profundo , atravesado por un puente largo y estrecho y sin murallas. Esa mañana una helada blanca gruesa había caído , y cuando llegué al puente, a caballo antes que el resto , me di cuenta de lo peligroso que era , y le pidió a mis siervos y hombres jóvenes desmontar y llevar sus caballos. Así que conseguí a través sin accidente, y monté en hablar con uno de los franceses , cuya condición era la de un caballero. El otro , que era un escribano , un poco rezagada por detrás , burlándose del caballero francés y yo porque nos habíamos estado tan asustado por nada en absoluto en cuanto a dar a nosotros mismos la molestia de caminar. Me di la vuelta, y al verle en la mitad del puente , le rogué que venir con suavidad , ya que el lugar era muy peligroso. El compañero , fiel a su naturaleza francesa, gritó en francés que yo era un hombre de espíritu pobre , y que no había peligro alguno. Mientras pronunciaba estas palabras , e instó a su caballo , el animal de repente se deslizó por el puente , y cayó con las piernas en el aire cerca de una gran roca que había allí. Ahora bien, Dios es muy misericordioso con frecuencia locos , así que las dos bestias , humana y equina , hundió junto a una piscina de ancho de profundidad, donde ambos tenían, descendieron por debajo del agua. Al ver lo que había pasado , me puse a correr a toda velocidad, revueltos con mucha dificultad a la roca, y colgando de ella , se apoderó de la falda del vestido del escribano y tiró de él hacia arriba, porque aún estaba sumergida bajo la superficie. Había bebido su vientre lleno de agua, y estaba en un tris de ser ahogado. Entonces , en él sus ojos fuera de peligro, felicité al hombre en mi haber sido el medio de rescate de su vida. El compañero a esto me respondió en francés, que no había hecho nada , las cosas importantes a salvar eran sus escritos , por valor de muchas decenas de coronas , y estas palabras que parecían decir con ira , chorreando agua y escupiendo el tiempo. Entonces , me di la vuelta a nuestros guías , y les pedí para ayudar a la bestia , y agregó que iba a verlos pagados. Uno de ellos con gran dirección y sin problemas se dedicó a los negocios , y recogió todos los escritos del compañero , para que él no perdió a uno de ellos : el otro guía se negó a molestarse por la prestación de cualquier tipo de asistencia .

Debo aquí para decir que habíamos hecho un bolso , y que llevé a cabo la parte del pagador . Así que, cuando llegamos al lugar que he mencionado , y habíamos cenado , saqué unas monedas de la bolsa común y les di a la guía que le ayudó a sacar del agua. Entonces el compañero gritó que yo podría pagar de mi propio bolsillo, no tenía intención de dar al hombre más de lo que se había acordado por sus servicios como guía . En esto me respondí con un lenguaje insultante . Entonces el otro guía, que no había hecho nada , se acercó y exigió ser recompensado también . Le dije que el que había llevado la cruz mereció la recompensa . Él gritó que él no me iba a mostrar una cruz lo que debería hacer me arrepiento . Le respondí que me enciende una vela en esa cruz , que debería , yo esperaba , hacen que él sea el primero en llorar su necedad. El pueblo estábamos en laico en la frontera entre Venecia y los alemanes. Así que el guía salió corriendo para traer la gente juntos, y vino , seguido por una multitud, con un venablo en la mano. Montado en mi buen corcel , bajé el cañón de mi arcabuz , y volviéndose a mis camaradas , grité : " En el primer disparo que haré ese tipo abajo , no te lo mismo con tu deber , porque estos son los salteadores de caminos , que han utilizado este . pequeño incidente que idear nuestro asesinato " el gerente en cuya casa habíamos cenado llamado uno de los líderes , un anciano imponente , y le rogó que poner fin al desorden , diciendo : " Este es un joven muy valiente, que puede cortarlo en pedazos , pero él ciertamente matar a muchos de ustedes , y tal vez se escapará de sus manos después de hacer todo el daño que es capaz de " Así siguieron las cosas se calmaron , y el anciano , su líder, me dijo: " . Vete en paz, y no tendría mucho que presumir de en contra de nosotros , incluso si usted tenía un centenar de hombres para hacer una copia de "Reconocí la verdad de sus palabras , y de hecho había hecho a la idea de morir en medio de ellos . por lo tanto , cuando no hay más insultos fueron emitidos en mí, yo negué con la cabeza y exclamó : " . ciertamente debería haber hecho todo lo posible para demostrar que no soy estatua, sino un hombre de carne y de espíritu " Entonces reanudamos nuestro viaje , y esa noche , a las el primer alojamiento que volvió en sí, se establecieron nuestras cuentas juntos. No me despedí para siempre de esa bestia de un francés , que queda en términos muy amistosos con el otro, que era un caballero. Después llegué a Ferrara, con mis tres caballos y ninguna otra compañía .

Después de haber desmontado , me fui a la corte para pagar mi reverencia al duque , y ganar su permiso para partir mañana siguiente para Loreto. Después de haber esperado hasta dos horas después de caer la noche, su Excelencia apareció . Besé sus manos , él me recibió con mucha cortesía , y ordenó que el agua debe ser llevado para que me lavo las manos antes de comer. Para este cumplido Hice una respuesta placentera : " Excelentísimo señor , ahora es más de cuatro meses en los que he comido sólo lo suficiente para mantener la vida en común , sabiendo , por tanto, que no podía disfrutar de los manjares de su mesa real , me quedaré y hablar con usted , mientras que su Excelencia se cenaba , de esta manera vamos a tener tanto más placer que si yo fuera a cenar con ustedes " por lo tanto, entramos en una conversación , y prolongó durante las siguientes tres horas . . En ese momento me despedí , y cuando volví a la posada , encontré una más excelente comida preparados, porque el duque me había enviado las placas de su propio banquete , junto con un poco de vino famoso . Habiendo ayunado dos horas completas más allá de mi hora habitual para supping , caí con buen apetito , y esta fue la primera vez desde hace cuatro meses que me sentí el poder o la voluntad de comer.

Nota 1 . Probablemente el Doveria en el Valdivedro .

C

DEJANDO Ferrara en la mañana , fui a Santa María de Loreto , y de allí , después de haber cumplido mis devociones , proseguí el viaje a Roma. Allí me encontré con mi más fiel Felice , a quien abandoné mi antigua tienda con todos sus muebles y pertenencias , y abrí otra , mucho más grande y más espacioso , junto a Sugherello , el perfumista . Pensé para seguro que el gran rey Francisco no me habría recordado. Por lo tanto acepté encargos de varios nobles , y , mientras tanto, comencé una jofaina y jarro ordenada por el cardenal de Ferrara. Tuve una multitud de obreros , y muchas cosas grandes en la mano en oro y plata.

Ahora el arreglo que había hecho con ese obrero Perugian [ 1 ] era que él debe escribir todo el dinero que había sido desembolsado en su cuenta , sobre todo para la ropa y otros artículos diversos buzos , y éstos , junto con los gastos de viaje , ascendió a unos setenta coronas. Estuvimos de acuerdo en que debía cumplir la deuda mediante pagos mensuales de tres coronas , y esto él era muy capaz de hacer, ya que ganó más de ocho a través de mí . Al cabo de dos meses, el bribón largó de mi tienda , y me dejó en la estacada con una masa de negocio en mis manos, y diciendo que él no tenía la intención de pagarme un centavo más . Yo estaba decidido a obtener reparación, pero dejé convencer para ello por el camino de la justicia . En un primer momento pensé en la poda de un brazo de su , y seguramente que debería haber hecho, si mis amigos no me habían dicho que era un error , siendo así que no pierda mi dinero y tal vez también Roma por segunda vez, por cuanto los golpes no se puede medir , y que con el acuerdo que tenía de su yo podría en cualquier momento haberlo tomado . Escuché sus consejos , aunque me hubiera gustado llevar a cabo el asunto con mayor libertad. Como cuestión de hecho, yo lo demandó ante el auditor de la cámara, y gané por el palo , y en consecuencia de dicho Real Decreto , por el que esperé varios meses , le había echado en la cárcel . Al mismo tiempo me sentí abrumado con grandes comisiones , entre otros , tenía que suministrar todos los adornos de oro y joyas de la esposa del señor Gierolimo Orsino , padre del señor Paolo, que ahora es el yerno de nuestro duque Cosimo . [ 2 ] Estas cosas casi había terminado , sin embargo, otros de la mayor consecuencia siempre ibas a venir pulg empleé ocho trabajadores personas , y ha trabajado día y noche junto a ellos , en aras igualmente de la honra y de la ganancia .

Nota 1 . En su Ricordi Cellini llama al hombre Girolamo Pascucci .

Nota 2 . Él era duque de Bracciano , padre del duque Paolo , que se casó con Isabella de ' Medici , y la asesinó antes de su segundo matrimonio con Vittoria Accoramboni . Ver mi Renacimiento en Italia , vol . VI .

CI

MIENTRAS estaba comprometido en la persecución de mis asuntos con tanto vigor , llegó una carta enviada a toda prisa a mí por el cardenal de Ferrara , que se desarrolló de la siguiente manera : -

" Benvenuto , nuestro querido amigo , - Durante estos últimos días los más rey cristiano mención aquí hizo de ti , y dijo que le gustaría a usted tener en su servicio. Whereto respondí que me habías prometido , siempre te he mandado llamar para servir a su Majestad , que vendrías a la vez. Su Majestad luego respondió : "Es mi voluntad que la provisión para el viaje , de acuerdo con sus méritos , le debe ser enviado ; ' y de inmediato ordenó su almirante de hacerme un pedido de mil coronas de oro en el tesorero de Hacienda. El cardenal de ' Gaddi , que estuvo presente en esta conversación , avanzó de inmediato, y le dijo a su Majestad que no era necesario hacer estas disposiciones , al ver que él te había enviado el dinero suficiente , y que ya estaban en el viaje . Si, pues , como creo probable, los hechos son bastante contrario a esas afirmaciones del cardenal Gaddi , me responda sin demora a la recepción de esta carta , pues yo se comprometen a recoger el hilo caído, y tiene el dinero prometido que dará por este magnánimo rey " .

Ahora que el mundo tome nota , y toda la gente que habita en ella, lo que potencia estrellas malignas con ejercicio fortuna adversa sobre nosotros los seres humanos ! No había hablado dos veces en mi vida a ese pequeño tonto de un cardenal de ' Gaddi , ni puedo pensar que él quería decir con este engreimiento de su hacerme ningún daño, pero sólo a través de aturdimiento y locura sin sentido , para que parezca como si él también llevó a cabo los asuntos de los artistas , a quienes el rey fue deficiente, bajo su propia supervisión personal , tal como lo hizo el cardenal de Ferrara. Pero después él era tan estúpido como para no decirme nada sobre el asunto; elsewise , lo cierto es que mi deseo de proteger un maniquí tonta de reproche, aunque sólo sea por el bien de nuestro país , me habría hecho descubro alguna excusa para reparar la torpeza de su tonta vanidad .

Inmediatamente después de la recepción de la carta del Cardenal Ferrara, le contesté que alrededor del cardenal de ' Gaddi no sabía absolutamente nada, y que aunque él había hecho insinuaciones de ese tipo a mí, que no debería haber salido de Italia sin informar a su señoría muy reverendo . También me dijo que tenía más que ver en Roma que en cualquier época anterior , pero que si su muy cristiana Majestad hizo signo de mi querer , una palabra suya, comunicada por tan gran príncipe como su señoría reverendísimo , sería suficiente para ponerme en camino al lugar , dejando todas las otras preocupaciones que tomaran su oportunidad.

Después de haber enviado mi carta , el traidor , el obrero de Perusa , ideó un pedazo de malicia en mi contra , que sucedió a la vez , debido a la avaricia del Papa Paolo da Farnese , pero también mucho más a la de su bastardo , que era entonces llamado duque de Castro. (Nombrado en 1537) El tipo en cuestión informó a uno de los secretarios del señor Pier Luigi que , después de haber estado conmigo como obrero desde hace varios años , estaba familiarizado con todos mis asuntos , de la fuerza de la que dio su palabra al señor Pier Luigi que yo valía más de ochenta mil ducados , y que la mayor parte de esta propiedad consistía en joyas, joyas que pertenecieron a la Iglesia, y que los había robado en Castel Sant ' Angelo , durante el saqueo de Roma , y que lo único que tenían que hacer era para cogerme en el lugar con el secreto.

Dio la casualidad de que yo había estado en el trabajo una mañana, más de tres horas antes del amanecer , en el ajuar de la novia que he mencionado , y luego, mientras se estaba abriendo mi tienda y salió , me puse mi capa de ir al extranjero y tomar el aire . Dirigir mis pasos por el Strada Giulia, me convertí en Chiavica , y en esta esquina Crespino , el Bargello , con todas sus alguaciles , hecha por mí, y dijo : " . Usted está prisionero del Papa ", le contesté : " Crespino , que han confundido con su hombre. " " No, " dijo Crespino , " usted es el artista Benvenuto , y te he conocido bien , y tengo que llevarte al Castillo de Sant ' Angelo, donde los señores van, y los hombres de logros, su . pares "sobre que cuatro de sus oficiales bajo - precipitaron sobre mí, y habrían tomado por la fuerza un puñal que yo llevaba , y algunos anillos que llevaba en el dedo , pero Crespino los reprendieron : " No es un hombre de vosotros le tocará : es más que suficiente si se realiza con su deber , y ver que no se me escapa " Entonces él se acercó, y me rogó con palabras de cortesía a entregar mis armas. . Mientras estaba ocupado en hacer esto, se me ocurrió que exactamente en ese mismo lugar que yo había asesinado Pompeo . Ellos me llevaron inmediatamente al castillo, y me encerraron en una cámara superior de la torre del homenaje . Esta fue la primera vez que he olido una prisión hasta la edad entonces tuve de treinta y siete años.

 

CII

SIGNOR Pier Luigi , hijo del Papa, había también considerado el gran suma para la cual fue acusado , por lo que rogó la reversión de la misma desde su santísimo padre, y le pidió que él podría tener el dinero a nombre de sí mismo. El Papa accedió a esta voluntad , y agregó que ayudaría a su recuperación. En consecuencia, después de haberme mantenido ocho días enteros en la cárcel , me enviaron a examen , con el fin de poner fin a ser posible al asunto . Fui convocado a una de las grandes salas del castillo papal, un lugar de mucha dignidad. Mis examinadores fueron, en primer lugar, el Gobernador de Roma, llamado Messer Benedetto Conversini de Pistoya , [ 1 ] que más tarde se convirtió en obispo de Jesi , en segundo lugar , el Procurador Fiscal, cuyo nombre he olvidado, [ 2] y , en tercer lugar , el juez en los casos penales , Messer Benedetto da Cagli . Estos tres hombres comenzaron a primera a interrogarme en términos suaves , que luego cambiaron a las palabras de considerable dureza y la amenaza, al parecer porque yo les dije : " Señores , es más que una media hora desde que usted ha sido molestarme con preguntas sobre fábulas y ese tipo de cosas , por lo que uno puede decir con verdad que está parloteando o parlotear , por parloteo me refiero a hablar sin razón, por el parloteo me refiero a decir cosas sin sentido : por lo tanto, le ruego que me digas lo que realmente es lo que quieres de mí, y que me deje oír de tus labios discurso razonable, y no parloteos o tonterías "En respuesta a estas palabras , el gobernador , que era un Pistojan , ya no podía ocultar su temperamento furioso, y empezó : " . Usted hablo con mucha confianza , o más bien demasiado arrogante , pero déjame decirte que yo traigo su orgullo por menor que un perro de aguas por las palabras de la razón oiréis de mí, estos serán ni los parloteos ni tonterías , como lo tienen, pero formarán una cadena de argumentos para responder a lo que usted se verá obligado a gravar la suma de sus ingenios . Entonces él comenzó a hablar de la siguiente manera : "Sabemos a ciencia cierta que usted estaba en Roma, en la época en que esta ciudad infeliz estaba sujeto a la calamidad de la bolsa , en ese momento usted estaba en este castillo de Sant ' Angelo, y se emplearon como bombardero . Ahora ya eres un joyero y orfebre de profesión, el Papa Clemente , está familiarizado previamente con usted, y que tiene por lo que nadie más de su profesión, que ponía en sus consejos secretos , y te hizo desarmar todas las joyas de sus tiaras, mitras y anillos ; después, tener confianza en usted, él le ordenó coserlos en su ropa . Mientras tanto, comprometido , que secuestra , desconocido para su Santidad , una parte de ellos , por el importe de ochenta mil coronas. Esto nos ha sido contada por uno de sus trabajadores , a los cuales usted revelado el asunto en su camino jactancia . Ahora, le digo francamente que hay que encontrar las joyas , o su valor en dinero , después de que se dará a conocer que " .

Nota 1 . Obispo de Forlimpopoli en 1537 , y de Jesi en 1540.

Nota 2 . Benedetto Valenti .

CIII

Cuando escuché estas palabras , no pude contener de estallar en una gran carcajada , y luego , después de haber reído un rato , le dije : "¡Gracias a Dios que en esta primera ocasión , cuando se ha complacido a su divina majestad encarcelarme , no deben ser encarcelados por alguna locura , ya que la costumbre es por lo general con los jóvenes . Si lo que dices fuera verdad , yo corro ningún riesgo de tener que someterse a los castigos corporales , desde que se suspendió la autoridad de la ley durante la temporada. De hecho , podría excusarme diciendo que, como un siervo fiel, que había retenido tesoro para esa cantidad para la Iglesia sagrada y Santa Sede Apostólica , a la espera hasta que pude restaurarlo a un buen Papa , o bien a aquellos que podrían requerir que de mí, como, por ejemplo, es posible , si esto fuera cierto el caso "Cuando yo había hablado hasta el momento, el Gobernador furioso ¿no Permítanme concluir mi argumento , pero exclamó en un arranque de furia : " . Interpretar el asunto como que más le guste , Benvenuto , sino que es suficiente para nosotros haber encontrado la propiedad que habíamos perdido, . más rápido posible , si usted no desea que utilicemos otras medidas que las palabras "Entonces ellos comenzaron a levantarse y salir de la cámara; pero yo los detuve , gritando : "Mis señores , mi examen no ha terminado ; traer eso a su fin, y luego ir a donde usted elija. " Ellos volvieron a sentarse en un temperamento muy enojado , haciendo como si no tenían la intención de escuchar una palabra de lo que dije, y al mismo tiempo un medio aliviado, [ 1 ] como si hubieran descubierto todo lo que querían saber. Entonces comencé mi discurso , en este sentido : " Usted debe saber , señores míos , que ahora es unos veinte años desde que vine por primera vez a Roma, y nunca he sido enviado a la cárcel aquí o en otro lugar. " En esto que Catchpole de un gobernador llamado fuera : "¡ y sin embargo, de haber matado a los hombres lo suficiente aquí ", le contesté : " son ustedes los que dicen , y no yo, pero si alguien vino a matar, sacerdote como tú, que defendería a sí mismo , y si usted lo mató , la santidad de la ley abrazarte justificada. Por lo tanto vamos a continuar mi defensa , si lo deseas reportar el caso al Papa , y para mí juzgar justamente. Una vez más te digo que he sido un forastero en esta maravillosa ciudad de Roma durante casi veinte años, y aquí he ejercido mi arte en asuntos de gran importancia . Sabiendo que este es el asiento de Cristo , me entretuve la creencia razonable de que cuando un príncipe temporal intentó infligir a mí una lesión mortal , podría recurrir a esta silla santa y para este Vicario de Cristo, en la confianza de que él luego, mantener mi causa . ¡Ay de mí ! a donde estoy ahora vaya? ¿Qué príncipe es ahí que me protegerá de este asesinato infame ? ¿No era su negocio, antes de que me llevaste , para averiguar lo que había hecho con esos ochenta mil ducados ? ¿No era su deber de inspeccionar el registro de las joyas , que han sido inscritas cuidadosamente por esta Cámara Apostólica a través de los últimos 500 años ? Si hubieras descubierto algo que falta en ese disco , entonces usted debería haber incautado todos mis libros juntos conmigo mismo. Yo les digo con certeza que los registros, en la que se escriben todas las joyas del Papa y de la regalía, deben estar perfectamente en orden, usted no encontrará allí falta un único objeto de valor que perteneció al Papa Clemente que no ha sido minuciosamente observó . La única cosa de la clase que se me ocurre es la siguiente: Cuando ese pobre hombre papa Clemente quería hacer un acuerdo con los ladrones del ejército imperial , que habían robado a Roma e insultado a la Iglesia , una cierta Cesare Iscatinaro , si mal no recuerdo su nombre , llegó a negociar con él, [ 2 ] y que tiene casi concluido el acuerdo , el Papa en su extremidad , para mostrar al hombre un poco de señal del favor , dejar caer un diamante de su dedo , lo que le valió unas cuatro mil escudos , y cuando Iscatinaro agachó para recogerlo, el Papa le dijo que lo guardara por su bien. Yo estaba presente en estas transacciones , y si el diamante de la que hablo faltar , os lo he dicho dónde iba , pero tengo la firme convicción de que se encuentra aún presente en señalar el registro. Después de esto usted puede ruborizarse en su tiempo libre , por haber hecho tal injusticia cruel para un hombre como yo , que ha realizado tantos servicios honorables para la silla apostólica. Quiero que sepas que , pero para mí, la mañana, cuando las tropas imperiales entraron en el Borgo, que iba y con toda libertad he entrado por la fuerza en el castillo. Fui yo quien , sin recompensa por este acto , me encaminó con vigor a las armas de fuego que habían sido abandonados por los artilleros y soldados de la artillería . Puse espíritu a mi camarada Raffaello da Montelupo , el escultor , que también había dejado su puesto y se ocultó toda asustada en un rincón, sin moverse del pie o de la mano , me desperté su coraje , y él y yo solos maté a tantos de los enemigos que los soldados tomaron otro camino. Yo era el que disparé Iscatinaro cuando lo vi hablando con el Papa Clemente , sin la menor señal de reverencia, más aún, con la insolencia más repugnante , como la luterana y él era infiel . Papa Clemente sobre esta tenía el castillo buscó encontrar y colgar el hombre que lo hizo . Yo era el que hirió al Príncipe de Orange en la cabeza ahí abajo debajo de las trincheras del castillo. Entonces, también, cuántos adornos de plata , oro y joyas, el número de modelos y monedas, tan hermoso y tan estimado, no he hecho para la Santa Iglesia ! ¿Es esto, entonces la recompensa sacerdotal presuntuosa le das a un hombre que ha servido y amado con tanta lealtad, con tal maestría de arte? Oh , voy y denuncio el todo que he hablado con el Papa ; ir y decirle que sus joyas son todo en su poder , para que nunca he recibido de la Iglesia nada pero las heridas y las lapidaciones en aquella época de la bolsa ; que nunca contado con cualquier ganancia más allá de una pequeña remuneración por el Papa Paolo , que él me había prometido. Ahora, por fin sé lo que piensa de su Santidad y vosotros sus ministros . "

Mientras yo estaba dando este discurso , se sentaron y escucharon con asombro. Entonces intercambiando miradas uno con el otro, y haciendo signos de mucha sorpresa , me dejaron . Los tres fueron juntos a reportar lo que había hablado con el Papa. El Papa se sintió un poco de vergüenza, y dio órdenes de que todos los registros de las joyas deben ser buscado con diligencia. Cuando habían cerciorado de que no faltara , me dejaron en el castillo sin decir una palabra más al respecto. Signor Pier Luigi sentía también que había actuado mal , y para poner fin al asunto , que se dedicó a idear mi muerte.

Nota 1 . Sollevati . Puede significar un medio - levantado de sus asientos.

Nota 2 . Gio . Bartolomeo di Gattinara . Raffaello da Montelupo , en su Autobiografía , lo llama Cattinaro , y relata cómo "cuando él llegó un día en el castillo de negociar un tratado , fue herido en el brazo por uno de nuestros arcabuceros . " Esto confirma lo que sigue arriba.

CIV

DURANTE las agitaciones de este momento que acabo de relatar , el rey Francisco recibió la noticia de que el Papa me mantenía en la cárcel, y con qué injusticia. Había enviado a cierto caballero suyo, llamado monseñor di Morluc , como su embajador en Roma, [ 1 ] a él , por tanto, que ahora escribió , me reclamando desde el Papa como el hombre de su Majestad. El Papa era una persona de extraordinario sentido y la capacidad , pero en este asunto mío se comportó débil y poco inteligente , porque él hizo respuesta al enviado del rey que su Majestad me necesita pagar ninguna atención , desde que era un tipo que le dio muchos problemas por luchando , por lo que aconsejó a su Majestad que me dejara sola , agregando que él me mantuvo en prisión por los homicidios y otras diabluras que yo había jugado. A esto, el rey envió respuesta que la justicia en su reino se mantuvo de manera excelente , porque incluso mientras su Majestad solía ducharse recompensas y favores a los hombres de las piezas y la virtud, así que ¿alguna vez castigar a la problemática. Su Santidad había dejarme ir , sin preocuparse por el servicio de dicho Benvenuto , y el rey , cuando lo vio en su reino , de muy buena gana lo adoptó , por lo que ahora pide para él en la calidad de su propio hombre. Dicha demanda fue sin duda una de las marcas más honorables de favor que un hombre de mi clase podría desear , sin embargo, resultó ser la fuente de molestia infinita y herido a mí. El Papa fue despertado a tanta furia por el miedo que tenía celos para que yo no vaya y decirle a todo el mundo lo infame que me habían tratado , que guardaba formas giratorias en las que podría ser condenado a muerte y sin daño a su propio crédito .

El castellano de Sant ' Angelo era uno de nuestros florentinos , llamada Messer Giorgio , un caballero de la familia de Ugolini . [ 2 ] Este hombre digno me mostró la mayor cortesía , y me dejó ir libre por el castillo en libertad condicional. Él era muy consciente de lo mucho que me habían hecho daño , y cuando me quise dar seguridad para salir a caminar por el castillo , respondió que aunque no podía tener eso, viendo el Papa fijó demasiada importancia al asunto mío , pero lo haría confiar francamente mi palabra , porque él fue informado por cada uno lo que es un buen hombre que era. Así que me pasé mi libertad condicional, y él me concedió facilidades para trabajar en mi oficio . Entonces , lo que refleja que la ira del Papa contra mí debe disminuir, así , porque de mi inocencia como por el favor que me muestra por el Rey, mantuve mi tienda en Roma abierta, mientras que Ascanio , mi aprendiz , llegó al castillo y me trajo cosas para trabajar. No podría de hecho hacer mucho, sintiéndome tan injustamente encarcelados , y sin embargo me hizo de la necesidad virtud , y dio a luz mi fortuna adversa con un corazón tan ligero como pude .

Yo había conseguido la unión de todos los guardias y muchos soldados del castillo. Ahora el Papa venía a veces a cenar allí, y en esas ocasiones se mantuvo sin reloj, pero el lugar estaba abierta como un palacio cualquiera . En consecuencia , mientras el Papa estaba allí, los presos solían estar encerrado con grandes precauciones , ninguna tal, sin embargo , se han tomado conmigo , que tenía la licencia para ir a donde quisiera, incluso en esos momentos , al respecto los recintos . A menudo, a continuación, los soldados me dijeron que debía escapar, y que iban a ayudar y me ABET , sabiendo como lo hicieron en gran medida la forma en que me habían hecho daño. Le respondí que me había dado mi libertad condicional para el castellano , que era un hombre muy digno , y me había hecho esos buenos oficios . Un soldado muy valiente e inteligente solía decir a mí: " Mi Benvenuto , usted debe saber que un preso no tiene la obligación , y no puede ser obligado , para mantener la fe , no más que alguna otra cosa que conviene a un hombre libre. Haz lo que te digo , escapar de ese bribón de un Papa y que su hijo bastardo , por tanto se empeñan en tener su vida por la villanía "Había , sin embargo , hizo que mi mente para arriba en vez de perder mi vida que romper la promesa. yo le había dado ese buen hombre el castellano . Así que yo llevaba las incomodidades extremas de mi situación, y tenía por compañero de la miseria a un fraile de la casa Palavisina , que era muy famoso predicador. 3

Nota 1 . Jean de Montluc , hermano del célebre mariscal , obispo de Valence, un amigo de Margarita de Navarra, y , como ella, un protector de los hugonotes . Negoció la elección del duque de Anjou al trono de Polonia.

Nota 2 . Sólo se sabe de este hombre que era un caballero de Jerusalén, y había sido Commendatore de Prato en 1511.

Nota 3 . Cellini significa Pallavicini . Nada parece ser conocido por él , salvo que su encarcelamiento se menciona en una carta de Caro con fecha de 1540.

CV

Este hombre había sido arrestado como un luterano. Él era un excelente compañero , pero, desde el punto de vista de su religión , lo encontré el mayor sinvergüenza en el mundo, a los que todo tipo de vicios eran aceptables . Sus cualidades intelectuales finas ganó mi admiración , pero me odiaban sus vicios sucios , y francamente le tributan con ellos. Este fraile mantenía perpetuamente recordándome que yo era de ningún modo obligado a guardar la fe con el castellano , ya que me había convertido en un prisionero. Yo le respondí a esos argumentos que podría estar diciendo la verdad como un fraile , pero que a medida que un hombre que hablaba por el contrario , por cada uno que se llamaba a sí mismo un hombre , y no un monje, estaba obligado a cumplir con su palabra en todas las circunstancias en que se encontraba por casualidad . Yo , por lo tanto , ser un hombre , y no un monje, no iba a romper la palabra sencilla y leal que yo le había dado . Viendo entonces que no podía minar mi honor por los sofismas sutiles e ingeniosas que tan elocuentemente ha desarrollado , el fraile se le ocurrió otra manera de tentarme . Él permitió que algunos días pasen , durante el cual me leyó los sermones de fray Jerolimo Savonarola , y éstos les declaraba con tanta lucidez y enterarse de que su comentario fue aún más fino que el texto. Yo me quedé en éxtasis de admiración, y no había nada en el mundo que yo no lo habría hecho por él , excepto , como ya he dicho , para romper mi palabra prometida. Cuando vio el efecto que sus talentos se habían producido en mi mente , pensó en otro método . Con cautela , empezó a preguntar qué significa que yo debería haber tomado , suponiendo mis carceleros me habían encerrado , con el fin de fijar las puertas de las mazmorras abiertas y efectuar mi vuelo. Yo, que quería mostrar la agudeza de mis propios ingenios para tan ingenioso que un hombre , le respondí que yo estaba muy seguro de poder abrir las cerraduras y barras más desconcertantes , mucho más de los de nuestra prisión , para hacer lo que sería el mismo para mí como comer un poco de queso nuevo . Para entonces para ganar mi secreto , el fraile ya hizo la luz de estas afirmaciones , averring que las personas que han ganado algo de crédito por sus habilidades, acostumbran a hablar de grandes cosas que, si tuvieran que poner sus alardes en acción, lo haría rápidamente desacreditarlos , y muy a su deshonra. Mismo había escuchado hablar tan lejos de la verdad , que él se inclinaba a pensar que debería, cuando se empuja a la prueba , terminan en un fracaso deshonrosa. Tras esto, sintiéndome picado en lo más vivo por ese demonio de un fraile , le respondí que yo siempre hice una práctica de prometer en palabras menos de lo que podía llevar a cabo en los hechos , lo que había dicho acerca de las claves fue la más mínima poco , en un unas palabras que podrían hacerle entender que el asunto era que yo le había dicho a ella , y luego, muy imprudentemente , he demostrado la facilidad con que mis afirmaciones podrían realizarse en el acto . Él afectó a prestar poca atención , pero de todos modos él aprendió mi lección bien de memoria con aguda inteligencia .

Como he dicho anteriormente, el digno castellano déjame vagar a su antojo por toda la fortaleza. Ni siquiera en la noche se me bloqueo en , como era la costumbre con los otros prisioneros. Además, me permitió emplear a mí mismo como me gustaba más , con oro o plata, o con cera según mi capricho. Así pues, he trabajado varias semanas en el lebrillo ordenados por el cardenal de Ferrara , pero el fastidio de mi encarcelamiento criado en mí un disgusto por tal empleo , y yo llevé a modelar en cera de algunas figuritas de mi imaginación , para la mera recreación. De la cera que he usado , el fraile le robó un pedazo , y con esto se procedió a obtener llaves falsas hechas , en el método que había revelado a él descuidadamente . Él había elegido para su cómplice un registrador nombrado Luigi , un paduano , que estaba en servicio del castellano . Cuando recibieron la orden de las teclas , el cerrajero reveló su plan , y los castellano que venían a veces a verme a mi habitación , notando la cera que yo estaba usando , reconoció de inmediato y exclamó : "Es verdad que este pobre hombre Benvenuto ha sufrido un daño más grave , sin embargo, no debería haber hecho así conmigo, porque he colado mi sentido de lo correcto para mostrarle bondad. Ahora yo le mantendrá rigurosamente bajo llave , y voy a tener buen cuidado de hacer lo más servicio. "En consecuencia, me hizo callar con circunstancias desagradables , entre las peores de las cuales fueron las palabras arrojadas hacia mí por parte de su servidores dedicados , que eran realmente muy aficionado a mí, pero ahora , en esta ocasión, lanzan en los dientes todos los buenos oficios del castellano me había hecho , sino que vinieron , de hecho, me llama ingrata , la luz y desleales . Uno de ellos en particular, utilizan esos términos perjudiciales más insolente que era decente , con lo cual yo , está convencido de mi inocencia , respondí con vehemencia que nunca había roto la fe, y mantendría estas palabras a riesgo de mi vida , y que si él o alguno de sus compañeros abusaron de mí tan injustamente , me gustaría lanzar la mentira de nuevo en la garganta. El hombre, intolerante con mi reprensión , corrió a la habitación de al castellano , y me trajo la cera con el modelo de las llaves. Tan pronto como yo había visto la cera de la que le dije que él y yo estábamos en el derecho , pero le rogué que adquirir para mí una audiencia con el castellano , porque yo quería explicar con franqueza cómo estaba el asunto, que era de lejos consecuencia más de lo que imaginaban . El castellano me mandó a buscar a la vez, y le dije que todo el curso de los acontecimientos. Esto le hizo arrestar al fraile , que traicionó el registrador y el alter corrió el riesgo de ser ahorcado . Sin embargo , los castellano silenciaron el asunto arriba, a pesar de que había llegado a oídos del Papa , él salvó a su registro de la horca , y me dio la misma libertad que yo tenía antes.

CVI

WHEN I saw how rigorously this affair was prosecuted, I began to think of my own concerns, and said: “Supposing another of these storms should rise, and the man should lose confidence in me, I should then be under no obligation to him, and might wish to use my wits a little, which would certainly work their end better than those of that rascally friar.” So I began to have new sheets of a tela gruesa me trajo , y no envió a los sucios de distancia. Cuando mis siervos les pide para ellos, los invité a que mantienen sus lenguas , diciendo que había dado las hojas a algunos de esos pobres soldados , y si el asunto llegó al conocimiento, los becarios miserables corrí el riesgo de las galeras . Esto hizo que mis jóvenes y asistentes , especialmente Felice , mantenga el secreto de las hojas con toda lealtad . Yo mientras tanto me puse a vaciar un colchón de paja , el relleno de las cuales he quemado , que tiene una chimenea en mi prisión . De las hojas Corté tiras, la tercera parte de un codo de ancho , y cuando yo había hecho lo suficiente en mi opinión para despejar la gran altura de la torre del homenaje central de Sant ' Angelo , le dije a mis siervos que yo había regalado lo que querían , sino que ahora me tienen que llevar a los demás de una tela más fina, y siempre me enviarían de vuelta a los sucios. Este asunto fue olvidado en la actualidad .

Ahora mi trabajadores y sirven hombres se vieron obligados a cerrar mi tienda en el orden de los Cuatro Santos [1] y Cornaro Cardenales , que me ha dicho abiertamente que el Papa no quería oír hablar de mí el establecimiento en general , y que los grandes favores que me muestran por el rey Francisco había hecho mucho más daño que bien. Parece que las últimas palabras pronunciadas por el Rey por monseñor di Morluc habían sido en este sentido , a saber , que el Papa debería entregarme a los jueces ordinarios de la corte , y si yo había hecho mal , podría castigarme , pero de lo contrario, no era más que la razón de que me debería poner en libertad . Este mensaje tan irritado al Papa que hizo su mente hasta mantenerme prisionero de por vida. Al mismo tiempo , el castellano sin duda hizo todo lo posible para ayudarme.

Cuando mis enemigos entendieron que mi tienda estaba cerrada , no perdieron la oportunidad de burlarse y ultrajar aquellos siervos y amigos míos que vinieron a visitarme a la cárcel. Sucedió en una ocasión que Ascanio , que vino dos veces al día a visitarme , pidió tener una chaqueta cortado para él de un chaleco de seda azul de la mina Yo nunca usé . Yo sólo había usado una vez, en la ocasión cuando caminaba en procesión. Le respondí que no se trataba de las veces ni estaba yo en lugar de usar ese tipo de ropa . El joven tomó mi negativa de este chaleco miserables tan enfermo que me dijo que quería ir a casa a Tagliacozzo . Todo en una rabia , le contesté que no me podía complacer mejor que tomando a sí mismo fuera , y él juró con la pasión que nunca volvería a dar la cara a mí otra vez . Cuando estas palabras salieron de entre nosotros , estábamos caminando alrededor de la torre del homenaje del castillo. Sucedió que el castellano también estaba tomando el aire allí, así que cuando nos conocimos su señoría Ascanio dijo: " Yo me voy , adiós para siempre ! " Añadí : " Para siempre, es mi deseo también, y por lo tanto , en verdad, deberá que sea. Le diré a los centinelas de no dejar que pase de nuevo " Luego, volviéndose hacia el castellano , le supliqué de todo corazón a la orden a los guardias para mantener Ascanio cabo , añadiendo :" ¡ Este pequeño campesino viene aquí para agregar a mi gran problema , yo te ruego , pues, señor mío , no dejó entrar más " El castellano se entristeció mucho , porque sabía que él es un muchacho de maravillosos talentos, . él era , por otra parte , una persona tan hermosa que todo el que una vez que poner los ojos en él parecían obligados a amarlo sin medida.

El muchacho se fue llorando . Ese día llevaba consigo una pequeña cimitarra , que era a veces su costumbre de llevar oculta bajo sus ropas. Saliendo del castillo entonces, y con el rostro bañado en lágrimas , se encontró casualmente con dos de mis principales enemigos , Jerónimo el Perugian , [ 2 ] y una cierta Michele , orfebres ambos de ellos . Michele , siendo amigo de Jerónimo y enemigo de Ascanio , gritó : " ¿Qué está llorando por Ascanio ? Tal vez su padre está muerto , quiero decir que el padre en el castillo " Ascanio contestó al instante : " Él está vivo , pero usted morirá en este minuto " Luego , levantando la mano , golpeó dos golpes con la cimitarra , tanto a ! . la cabeza del compañero , el primero lo derribó a tierra, el segundo lopped tres dedos de su mano derecha, a pesar de que estaba dirigido a su cabeza . Se quedó allí como un hombre muerto . El asunto fue a la vez informó al Papa , quien gritó con gran furia : "¡ Ya que el Rey quiere que sea juzgado , vaya y le dará tres días para preparar su defensa " Vinieron, pues , y ejecutaron a la comisión que el Papa les había dado .

La excelente castellano se fue sobre el terreno a su Santidad , y le informó de que yo no era cómplice en el asunto, y que yo había enviado Ascanio acerca de su negocio. Así hábilmente hizo que juzgue mi causa que me salvó la vida de esta tempestad inminente . Ascanio mientras tanto se escapó a Tagliacozzo , a su casa allí, donde él escribió pidiendo mil veces perdón y reconociendo su error en la adición de problemas a la tumba de desastres , pero protestando que si por la gracia de Dios, yo salí de la cárcel , él nunca tuvo la intención a abandonarme . Dejé que entender que él debe recordar su arte, y que si Dios me puso un gran nuevo sin duda le gustaría recordar .

Nota 1 . Antonio Pucci, un florentino , el cardenal de ' Santi Quattro Coronados .

Nota 2 . I. e. , Girolamo Pascucci .

CVII

El castellano estaba sujeto a una cierta enfermedad, que vino sobre él cada año y lo privó de su ingenio . El signo de su enfoque era que él mantiene continuamente hablando , o más bien parloteando , sin ningún propósito . Estos humores tomó una forma diferente cada año , una vez que pensaba que era un oiljar , otra vez él pensó que era una rana, y saltó sobre como las ranas , otra vez él pensó que estaba muerto , y después tuvieron que enterrarlo ; no pasó un año pero tiene algunas nociones tan hipocondríaco en la cabeza. En esta temporada se imaginó que era un palo, y cuando se fue al extranjero a tomar el aire , solía gritar como murciélagos en un tono de fina de alta , y entonces sería agitar sus manos y el cuerpo , como si estuviera a punto de volar. Los médicos , al ver al ajuste que viene con él , y sus viejos criados , le dieron todas las distracciones que se les ocurrió , y desde que se habían dado cuenta de que él deriva tanto placer de la conversación , que estaban siempre me ir a buscar para que le hiciera compañía . A veces el pobre hombre me detuvo durante cuatro o cinco horas afectadas sin dejarme dejo de hablar. Utilizó para mantenerme a su mesa , comer frente a él , y no dejó de conversar y haciéndome charlo , pero durante esos discursos que se las ingenió para hacer una buena comida. El pobre hombre, ni podía comer ni dormir , de modo que , al fin, que me cansé . Yo estaba al final de mi fortaleza, y, a veces , cuando lo miré , me di cuenta de que sus ojos estaban rodando de una manera espantosa , una mirando en una dirección y la otra en otro.

Se le metió en la cabeza que me pregunte si alguna vez había tenido el capricho de volar. Le contesté que siempre había sido mi ambición de hacer cosas que ofrecen las mayores dificultades a los hombres, y que yo les había hecho , en cuanto a volar, el Dios de la naturaleza me había dotado de un cuerpo adecuado para correr y saltar mucho más allá la media común, y que con el talento que poseía para el arte manual de me sentí seguro de que tenía el valor de intentar volar . Luego preguntó qué métodos debo usar , a lo que respondí que, teniendo en cuenta todas las criaturas voladoras, y deseando imitar por el arte lo que ellos derivan de la naturaleza , ninguno era tan apto un modelo como el murciélago. Tan pronto como el hombre pobre oído el nombre de murciélago, que recordó el humor que estaba sufriendo bajo , que gritó en la parte superior de su voz : " Dice verdad - dice verdad, el murciélago es la cosa - murciélago es la cosa ! " Luego se volvió hacia mí y me dijo :" ¿ Benvenuto , si se le dio la oportunidad , en caso de tener el corazón para volar " le dije que si me iba a poner en libertad , me sentí bastante a volar hasta Prati , después de hacer a mí mismo un par de alas de lino encerado . Entonces él respondió : "Yo también deben estar preparados para emprender el vuelo , pero desde que el Papa me ha pedido que te guardo como si fueran sus propios ojos , y te he conocido un demonio inteligente que sin duda escapar , voy a tener ahora encerrado con un centenar de llaves con el fin de evitar que se deslice a través de mis dedos . "Entonces empecé a implorarle , y recordarle que yo podría haber huido , pero que a causa de la palabra que yo le había dado yo nunca habría traicionado su confianza por tanto, yo le rogué por el amor de Dios, y por la amabilidad que siempre me había mostrado , para no añadir males mayores a la miseria de mi situación actual. Mientras que he derramado estas súplicas , él dio órdenes estrictas de tenerme atado y llevado y encerrado en la cárcel. Al ver que no podía ser ayudado , le dije antes de que todos sus siervos : "me Bloquee bien arriba, y mantener una buena vigilancia sobre mí, que ciertamente ingeniárselas para escapar . " Tomaron, pues, y me limitan con el máximo cuidado .

CVIII

Entonces empecé a deliberar sobre la mejor manera de hacer mi escape . Apenas si me hubieran encerrado, que yo fui sobre la exploración de mi prisión , y cuando pensé que había descubierto la forma de salir de ella , me ponderó los medios de descender de la elevada torre del homenaje , por lo que la gran torre redonda central se llama . Yo tomé esas nuevas hojas de la mía , que, como ya he dicho , me había cortado en tiras y cosidos juntos, entonces calculé la cantidad que sería suficiente para mi propósito . Habiendo hecho esta estimación y poner todas las cosas en orden , miré un par de pinzas que había abstraídas de un saboyano perteneciente a la guardia del castillo. Este hombre supervisó los barriles y cisternas , sino que también se divirtió con la carpintería . Ahora poseía varios pares de tenazas, entre los cuales estaba uno a la vez grande y pesado . Entonces , pensando que sería adecuado para mi propósito, lo tomé y lo escondí en mi colchón de paja . La hora había llegado para que lo use , así que empecé a probar los clavos que mantienen las bisagras de la puerta en su lugar. [ 1 ] La puerta era doble, y el remachado de las uñas no se podía ver , de modo que cuando intenté sacar un out, me reuní con el mayor problema , al final , sin embargo , lo logré. Cuando yo había dibujado el primer clavo , me acordé de cómo prevenir su ser notado. Para este propósito he mezclado algo de moho , que me había raspado de hierro viejo , con un poco de cera, para obtener exactamente el mismo color que las cabezas de los clavos largos que había extraído . Entonces me puse a falsificar estas cabezas y colocarlas en los discos de fijación , pues cada uña extraje Hice una falsificación en cera. Dejé las bisagras unidas a sus jambas arriba y abajo a través de algunos de los mismos clavos que había dibujado , pero me encargué de cortar estas y reemplazar a la ligera , por lo que apenas apoyaron los hierros de las bisagras .

Todo esto lo lleva a cabo con la mayor dificultad , debido a que los castellano mantienen soñando cada noche que me había escapado, lo que le hizo enviar de vez en cuando para inspeccionar mi prisión . El hombre que vino tenía el título y el comportamiento de un cajón de sastre encuesta . Fue llamado Bozza, y se utiliza siempre para traer con él otro de la misma especie , llamado Giovanni y Pedignone apodado , este último era un soldado, y Bozza un hombre- ración . Giovanni nunca se me pasó por la cárcel sin decir algo ofensivo para mí. Él vino de la región de Prato, y había sido un boticario en la ciudad allí. Todas las noches se examinará minuciosamente los discos de fijación de las bisagras y toda la cámara , y me decía : " . Mantener una buena vigilancia sobre mí, que estoy resuelto por todos los medios para escapar " Estas palabras criado una gran enemistad entre él y yo , por lo que me vi obligado a tomar precauciones para ocultar mis herramientas , es decir , mis pinzas y un enorme puñal y otros accesorios . Todo esto dejé juntos en mi colchón, donde también guardaba las vendas, me habían hecho. Cuando se hizo de día , he usado inmediatamente para barrer mi habitación fuera , y aunque soy por naturaleza un amante de la limpieza, en ese momento me mantuve inusualmente impoluto . Después de barrer , hice mi cama tan delicadamente como pude, dejando flores sobre ella , que un saboyano solía traerme casi todas las mañanas . Tuvo el cuidado de la cisterna y las barricas , y también se divirtió con la carpintería , sino que era de él robé las pinzas que he utilizado con el fin de extraer las uñas de los discos de fijación de las bisagras.

Nota 1 . La puerta parece que se ha colgado sobre bisagras con placas clavadas en los postes . Cellini llama a estos platos bandelle .

CIX

Bueno, para volver al tema de mi cama , y cuando llegaron Bozza y Pedignone , yo siempre les dije que daría un gran rodeo , para no ensuciar y arruinar por mí. De vez en cuando , sólo para irritarme , tocarían a la ligera, sobre la que yo lloraba : " ¡Ah, cobardes sucios! Voy a poner mi mano en una de sus espadas allí, y te haré una travesura que le hará preguntarse . ¿Crees que estás en forma para tocar la cama de un hombre como yo ? Cuando te castigaré yo no prestará atención a mi propia vida, porque estoy seguro de tomar la suya . Déjame solo, entonces con mis problemas y mis tribulaciones , y no me doy más molestia que ya tengo ; . Si no, voy a hacerte ver lo que es un hombre desesperado es capaz de hacer " Estas palabras que comunican a la castellano , quien les dio órdenes expresas nunca ir cerca de mi cama , y cuando vinieron a mí, que venga sin espadas , pero para el resto de mantener una guardia vigilante sobre mí .

Habiendo asegurado así mi cama de entrometidos , me sentí como si se obtuvo el punto principal , porque allí estaban todas las cosas necesarias para mi empresa. Sucedió en la tarde de un determinado día festivo que el castellano estaba indispuesto en serio , sus humores crecieron extravagante , él repetía que era un palo, y si se enteraron de que Benvenuto había volado lejos , se debe dejar que se vaya a cogerme arriba , ya que podía volar de noche sin duda tan bien o mejor que yo , porque era así , argumentó : " Benvenuto es un bate de falsificación, pero soy uno de verdad , y desde que se ha comprometido a mi cuidado , me deja a acto , voy a estar seguro para atraparlo " había pasado varias noches en este frenesí , y había gastado todos sus siervos , de la cual he recibido una información completa a través de canales diversos , pero sobre todo de la de Saboya , que fue mi amigo en el corazón. .

En la tarde de ese día festivo , entonces, me decidí a escapar, pasara lo que pasara , y primero oré más devotamente a Dios , implorando Su Divina Majestad para proteger y socorrer a mí en esa tan peligrosa una empresa . Después me puse a trabajar en todas las cosas que necesitaba , y trabajé toda la noche. Pasaron dos horas antes del amanecer , cuando por fin me quité los goznes con el mayor esfuerzo , pero el panel de madera en sí y el perno demasiado ofrecido tanta resistencia que no podía abrir la puerta, así que tuve que cortar en la madera , sin embargo, en el final conseguí abrirla y asumir las tiras de lino que había enrollado como manojos de lino sobre dos palos , salí y dirigí mis pasos hacia las letrinas de la torre del homenaje . Espiando desde dentro de dos fichas sobre el techo , que era capaz a la vez de trepar con facilidad. Yo llevaba un jubón blanco con un par de medias blancas y un par de botas de media , en la que me había pegado el puñal que he mencionado.

Después de escalar el techo , me tomó un extremo de mi rollo de sábanas y atado a un pedazo de azulejo antiguo que fue construido en la muralla de la fortaleza , sino que pasó a sobresalir apenas cuatro dedos. Con el fin de fijar la banda, yo le di la forma de un estribo. Cuando me había unido a ese pedazo de azulejo, me volví a Dios y le dije : " Señor Dios, da la ayuda a una buena causa , ya sabes que es bueno , se ve que me estoy ayudando a mí mismo . " Entonces me dejo llevar suavemente por grados , el apoyo a mí mismo con los tendones de los brazos , hasta que me tocó el suelo. No había luz de la luna , pero la luz de un cielo abierto justo. Cuando me puse de pie en la tierra sólida, miré a la gran altura que había bajado con tal espíritu , y me fui con gusto , pensando que era libre . Pero este no era el caso , porque el castellano en ese lado de la fortaleza había construido dos altas paredes, el espacio entre lo que él utiliza para estable y henyard , el lugar fue excluido con pernos de hierro de espesor exterior. Yo estaba terriblemente disgustado a encontrar no había salida de esta trampa , pero mientras me paseaba arriba y abajo debatiendo qué hacer, me topé con un palo largo , que estaba cubierto con paja. No sin gran dificultad logré ponerlo contra la pared, y luego trepó por ella con la fuerza de mis brazos hasta que llegué a la cima. Pero ya que la pared que terminó en una cresta afilada , no tenía la fuerza suficiente para arrastrar el poste después de mí . De acuerdo con ello me decidí a utilizar una parte del segundo rollo de lino que había allí , y el otro quedó colgando de la torre del homenaje del castillo. Así que me corte un trozo , atado al poste , y trepé por la pared , soportando el máximo esfuerzo y la fatiga. Yo estaba muy cansada , y había , además, desollado el interior de mis manos , que sangraba profusamente . Esto me obligó a descansar un rato , y me bañaba mis manos en mi propia orina . Cuando pensé que mi fuerza se recuperó , avancé rápidamente hacia el último bastión , cuya fachada da Prati . No pongo mi paquete de líneas de ropa hasta la tierra , es decir, para aprisionar a alrededor de una almena , y descender por el menor , ya que tenía la mayor altura . Pero tan pronto como tuve yo puse la ropa de cama, que me di cuenta de mi espalda de un centinela , que estaba pasando las rondas. Al ver mis diseños interrumpidos y mi vida en peligro , decidí enfrentar la guardia. Este hombre , cuando se dio cuenta de mi frontal audaz , y que yo estaba marchando sobre él con el arma en la mano, apretó el paso y me dio un gran rodeo . Yo había dejado mis líneas algún pequeño por detrás , de modo que me volví con pasos apresurados por recuperar ellos , y aunque llegué a la vista de otro centinela , parecía como si él no escogió a tomar nota de mí. Después de haber encontrado mis líneas y les adjunto a la almena , me dejo llevar . En el descenso , si era que yo pensaba que realmente me había venido a la tierra y relajado mi alcance para saltar, o si mis manos estaban tan cansados que no pudieron mantener su control , en todo caso, me caí , golpeó la cabeza al caer , y sentar aturdido durante más de una hora y media , por lo que yo podía juzgar .

Fue justo en la madrugada, cuando la brisa fresca que sopla una hora antes de que el sol me revivió , pero yo no se recuperó de inmediato mis sentidos , porque yo pensé que mi cabeza había sido cortada y me apetecía que me encontraba en el purgatorio. Con el tiempo , poco a poco, mis facultades regresaron, y percibí que estaba fuera del castillo , y en un instante recordé todas mis aventuras . Yo era consciente de la herida en la cabeza antes de que yo sabía que mi pierna estaba rota , porque yo puse mis manos en alto , y me retiré ellos cubiertos de sangre . Entonces busqué el lugar también, y juzgué y comprobé que había sufrido ninguna lesión de importancia allí, pero cuando me disponía a ponerse de pie , descubrí que mi pierna derecha se rompió tres pulgadas por encima del talón. Ni siquiera esto me desmayes me sacó mi puñal con su vaina , esta última tenía un punto de finalización de metal en una bola grande, lo que había causado la fractura de mi pierna , porque el hueso, que entra en violento contacto con el balón, y no siendo capaz de doblar , se había partido en ese punto . Tiré la vaina de distancia, y con el puñal corto un pedazo de la ropa que me quedaba. Luego até mi pierna , así que pude, y me arrastré a cuatro patas con el puñal en la mano hacia la puerta de la ciudad . Cuando llegué , me encontré cerrada , pero me di cuenta de una piedra justo debajo de la puerta , que no parece ser muy firmemente fijado . Esta intenté desalojar ; después de establecer mis manos a la misma, y la sensación de que se mueva , es fácilmente cedió y lo dibujé a cabo . A través de la brecha así efectuada me arrastré hacia la ciudad.

CX

Yo había arrastrado más de quinientos pasos del lugar donde caí , a la puerta por la que entré. No bien llegué dentro de algunos perros mastines puestos sobre mí y me mordió gravemente. Cuando volvieron al ataque y me preocupé , saqué mi puñal e hirió a uno de ellos tan bruscamente que él gritó en voz alta , y todos los perros , de acuerdo con su naturaleza, corrí tras él . Yo mientras tanto hice la mejor manera posible a gatas hacia la iglesia del Trespontina .

Al llegar a la apertura de la calle que conduce a Sant ' Agnolo , apagué en la dirección de San Piero , y ahora el amanecer había levantado sobre mí, y me sentí en peligro. Por tanto, cuando tuve la suerte de conocer a un aguador conduciendo su burro cargado de cubos llenos , llamé al muchacho, y le rogué que me llevara a su regreso a la terraza por los pasos de San Piero , quien agregó : "Yo soy un desafortunado joven hombre, que , al escapar por una ventana en un amor - aventura, han caído y roto la pierna . El lugar desde el que hice mi salida es de gran importancia , y si se me descubrí , corro el riesgo de ser cortado en pedazos , . Así que por amor de Dios me levante rápidamente , y yo te daré la corona de oro " Decir esto , me aplaudieron mi mano a mi bolso, donde tenía una buena cantidad. Él me llevó a la vez, me enganchó a su espalda , y me llevó a la terraza planteada por los pasos a San Piero . Ahí le pedí que me dejara , diciendo que él debe volver corriendo a su burro .

Reanudé mi marcha , arrastrándose siempre a cuatro patas, y lo que para el palacio de la duquesa , esposa del Duque Ottavio y la hija del emperador . [ 1Margarita de Austria, que se casó con Ottavio Farnese , en noviembre de 1538, después del asesinato de Alessandro . ] Ella era su hijo natural , y había estado casada con el duque Alessandro . Escogí su casa en busca de refugio , porque yo estaba bastante seguro de que muchos de mis amigos, que habían venido con ese gran princesa de Florencia, se te detengas ahí, también porque me había tomado en favor a través de algo que el castellano había dicho en mi nombre . Deseando ser de servicio a mí, le dijo al Papa que había salvado a la ciudad más de mil coronas de los daños causados por las fuertes lluvias en la ocasión en que la duquesa hizo su entrada en Roma. Relató cómo estaba en la desesperación, y cómo me puso el corazón en él, y pasó a describir cómo había señalado varias hojas grandes de artillería en la dirección donde las nubes eran más gruesa , y de dónde una avalancha de agua que ya estaba derramando , y luego , cuando empecé a disparar , la lluvia se detuvo , y en la cuarta descarga el sol brillaba , y así que era la única causa de la fiesta siguiente, a la alegría de todos. Al escuchar esta narración la duquesa , dijo : "Eso Benvenuto es uno de los artistas de mérito , que disfrutaron de la buena voluntad de mi difunto esposo , el duque Alessandro , y yo siempre voy a mantenerlos en su cuenta si surge una oportunidad de hacer ese servicio los hombres. " también habló de mí al duque Ottavio . Por estas razones, me refería a ir directamente a la casa de su Excelencia , que era un muy buen palacio situado en Borgio Vecchio.

Tendría que haber sido bastante a salvo de recaptura por el Papa , si me hubiera quedado allí, pero mis hazañas hasta este punto había sido demasiado maravillosa para un ser humano , y Dios no estaba dispuesto a animar a mi vanagloria, en consecuencia , por mi propio bien , me regañó por segunda vez peor incluso que la primera . La causa de esto fue que mientras yo estaba gateando en cuatro patas hasta esos pasos , un criado del cardenal Cornaro me reconoció . Su maestro era entonces alojamiento en el palacio, por lo que el criado corrió a su habitación y lo despertó , gritando : " Reverendísimo Monseñor , su amigo Benvenuto es ahí abajo , sino que ha escapado del castillo, y se arrastra a gatas , streaming . . , con sangre; según todas las apariencias que se ha roto una pierna, y no sabemos si va " El cardenal exclamó a la vez: " Ejecutar y llévalo a su vuelta a mi habitación aquí "Cuando llegué , le dijo a que sea bajo ninguna aprensión, y mandó llamar a los primeros médicos de Roma para tomar mi caso en la mano. Entre ellos estaba el Maestro Jacomo de Perugia, un cirujano más excelente y capaz. Dejó el hueso con destreza, a continuación, con destino la extremidad , y me sangró con su propia mano . Sucedió que mis venas se hincharon mucho más allá de su tamaño normal , y él también quiso hacer una muy amplia incisión , en consecuencia la sangre brotó tan copiosamente , y brotó con tanta fuerza a la cara, que tuvo que abandonar la operación . Él consideró esto como un muy mal presagio, y apenas se podía convencer de que emprender mi cura . De hecho , a menudo se expresa el deseo de dejarme, recordando que él no corría poco riesgo de castigo por haber tratado a mi caso, o más bien por haber procedido a la final de la misma. El cardenal me había colocado en una cámara secreta , y se fue de inmediato a rogarme del Papa.

 

CXI

Durante este tiempo toda Roma estaba alborotada ; porque habían observado las bandas de lino atado a la gran torre del homenaje del castillo , y la gente estaban corriendo en multitudes para contemplar algo tan extraordinario . Los castellano se habían ido a una de sus peores ataques de frenesí ; a pesar de todos sus siervos , insistió en que tomara el vuelo también de la torre, diciendo que nadie me podría recapturar excepto a sí mismo si él fuera a volar después de mí. Messer Ruberto Pucci , el padre de Messer Pandolfo , [ 1 ] habiendo oído de la gran cita , fue en persona a inspeccionar el lugar ; después él llegó al palacio , donde se reunió con el cardenal Cornaro , que le dijo exactamente lo que había pasado, y cómo me estaba alojado en una de sus propias cámaras , y ya en manos del médico. Estos dos hombres dignos fueron juntos , y se arrojaron sobre sus rodillas ante el Papa , pero él , antes de que pudieran sacar una palabra , clamaban a grandes voces : Messer Ruberto Pucci comenzó entonces : "La mayoría " Yo sé todo lo que quieres de mí . " bendito Padre, te ruego por la gracia del Cielo que nos dé ese pobre hombre , seguro que su gran talento le dan derecho a un trato excepcional y, además , se ha mostrado como la audacia, blent con tanta ingenuidad , que su explotación puede parecer sobrehumano. No sabemos por qué delitos usted Santidad le ha mantenido tanto tiempo en la cárcel , sin embargo , si esos crímenes son demasiado exorbitante, su santidad es sabio y santo , y es posible que se haga tu voluntad incuestionable , todavía, si son tales como se puede tolerada , y rogamos que se le perdona por amor a nosotros "El Papa , al oír esto, sintió vergüenza, y respondió : " . yo lo he mantenido en prisión a petición de algunos de mi pueblo , ya que es un poco demasiado violento en su comportamiento , pero el reconocimiento de su talento , y que desean mantenerlo cerca de nuestra persona, nos había tenido la intención de tratarlo tan bien que él debería tener ninguna razón para volver a Francia. Siento mucho oír de su grave accidente ; decirle a la mente su salud, y cuando él se recupera , vamos a hacer las paces con él para todas sus angustias " .

Esos dos excelentes hombres volvieron y me dijeron que la buena noticia que traían del Papa. Mientras tanto, la nobleza de Roma, jóvenes, viejos , y todo tipo , vino a visitarme . El castellano , fuera de sí como era, hizo llevar al Papa , y cuando estaba en la presencia de su Santidad , comenzó a dar voces ya decir que si él no me envió de nuevo a la cárcel , lo haría le hacen un gran mal. " Se escapó bajo libertad condicional que él me dio , ¡ay de mí es que él ha volado cuando prometió no volar ! " El Papa dijo , riendo : " . Vaya , vaya , porque yo le daré de nuevo a usted sin falta " El castellano y luego añadió , dirigiéndose al Papa : " Enviar al gobernador a él para averiguar quién lo ayudó a escapar , porque si se trata de uno de mis hombres , yo también lo cuelgue de la almena donde Benvenuto saltó . " a su salida del Papa llamado el gobernador , y dijo sonriendo : " . ese es un valiente , y su hazaña es algo maravilloso , todo lo mismo, cuando yo era joven , yo también desciendo de la fortaleza en ese mismo lugar " al decir esto la el Papa dijo la verdad , porque él había sido encarcelado en el castillo de forjar un breve en el tiempo en que era abbreviator di Parco Majoris . [ 2 ] El papa Alejandro le mantuvo confinado durante un cierto periodo de tiempo , y después, su ser delito de demasiado feo carácter , había resuelto en cortarle la cabeza . Se aplazó la ejecución , sin embargo , hasta después de Corpus Domini , y Farnese, se entere de la voluntad del Papa , convocó Pietro Chiavelluzi con una gran cantidad de caballos , y logró algunos corruptos de los guardias del castillo con el dinero. En consecuencia, tras el día del Corpus Domini , mientras que el Papa iba en procesión, Farnese se metió en una cesta y se hizo descender con una cuerda en el suelo. En ese momento las paredes exteriores no se habían construido alrededor del castillo , sólo existía la gran torre central , de modo que él no tuvo la misma dificultad enorme que me reuní con escapar y, además, había sido encarcelado con justicia, y yo contra toda equidad . Lo que quería era que presumir ante el Gobernador de tener en su juventud han enérgico y valiente , y no se le ocurrió pensar que estaba llamando la atención sobre sus propios grandes picardías . Dijo entonces: "Ve y dile a revelar su cómplice y sin temor a que , de ser el hombre que él puede ser , desde que lo he perdonado , y esto le puede asegurar sin reservas. "

Nota 1 . Véase más arriba , p . 114 .

Nota 2 . El Collegium Abbreviatorum di Parco Majori constaba de setenta y dos miembros . Fue establecido por el Papa Pío II. Onofrio Panvinio cuenta esta historia de Pablo III . ' S de cárcel y escapar, pero la sitúa en el papado de Inocencio VIII . Ver Vita Pauli III . , En la continuación de Platina .

CXII

Por lo que el gobernador ha venido a verme . Dos días antes había sido nombrado obispo de Jesi , [ 1 ] y cuando entró , dijo : "Amigo Benvenuto , aunque mi oficina está acostumbrado a asustar a los hombres, yo vine a poner su mente en reposo , y para ello tengo plena autoridad de ' propios labios , que me contó que también escapó de Sant' Angelo su santidad , pero que tenían muchas ayudas y mucha compañía , de lo contrario no habría sido capaz de lograrlo. Juro por los sacramentos que llevo en mi persona (por Fui consagrado obispo dos días desde ) que el Papa os ha hecho libres y perdonados, y es mucho lo de tu accidente . Asista a su salud , y tomar todas las cosas para el mejor , porque su encarcelamiento , lo que sin duda sufriste sin sombra de culpa, habrá sido por tu bienestar perpetuo. De ahí en adelante se le pisotea a la pobreza , y tendrá que volver a Francia , que llevaba a cabo su vida en este lugar y en este . Dime entonces , francamente cómo el asunto fue, y que prestó te ayuda; . Después consolarse , reposo, y recuperar " empecé por el principio, y conté toda la historia tal y como había sucedido , dándole las contraseñas más minutos , abajo el aguador que me parió en su espalda. Cuando el gobernador había oído hablar del todo, dijo : "Por una seguridad que son demasiado grandes hazañas de un hombre solo , nadie más que usted podría tener que realizar. " Así que me hizo llegar a mi lado a otro, y le dijo : " Sé de Esfuérzate y la comodidad de su corazón, porque por esta mano que tengo en la mano que son gratis, y si vive , vivirá en la felicidad. "Mientras tanto, conversa conmigo, él había mantenido todo un montón de grandes señores y nobles de espera , que se vienen a visitarme , diciendo los unos a los otros : " vayamos a ver a este hombre que hace milagros . " Así que, al partir, se quedaron a mi lado, y uno hecho me ofrece de bondad , y otro me hizo regalos.

Mientras me entretenía de esta manera , el gobernador volvió a la papa , y contaron todo lo que yo había dicho . La casualidad quiso que el señor Pier Luigi , hijo del Papa , pasó a estar presente , y todos los que dieron muestras de gran asombro. Su Santidad señaló: " En verdad esta es una maravillosa hazaña. " Entonces Pier Luigi comenzó a hablar de la siguiente manera : " Beatísimo Padre , si establece que el hombre libre , que va a hacer algo aún más maravilloso , porque tiene , con mucho, demasiado audaz espíritu . Te diré otra historia acerca de él que usted no sabe . Eso Benvenuto tuyo, antes de ser encarcelado , llegó a decir con un caballero del cardenal de Santa Fiore, [ 2 ] sobre algunos poco que éste le había dicho . Ahora réplica de Benvenuto era tan swaggeringly insolente que ascendió a tirar abajo de un cartel. El caballero se refirió el asunto al cardenal , quien dijo que si alguna vez puso sus manos sobre Benvenuto que pronto aclarar su mente de tal locura . Cuando el compañero oyó esto, se puso un poco escopeta de su lista, con la que está acostumbrado a golpear a un centavo en el medio , en consecuencia , un día, cuando el cardenal estaba mirando por una ventana , tienda de Benvenuto estar bajo el palacio del cardenal , tomó su pistola y apuntó al cardenal . El cardenal , sin embargo , había sido advertido , y en la actualidad se retiraron . Benvenuto , con el fin de que su intención podría pasar inadvertido , dirigido a una paloma que estaba meditando en lo alto de un agujero del palacio, y lo golpeó exactamente en la cabeza - una hazaña hubiera pensado increíble. Ahora deje que su Santidad haz lo que te parezca mejor de él , y me he dado de alta con mi deber al decir lo que tengo. Incluso podría entrar en la cabeza , imaginando que había sido encarcelado injustamente , a disparar contra su Santidad . De hecho él es demasiado truculento , con mucho, demasiado confiado en sus propias fuerzas . Cuando mató Pompeo , le dio dos puñaladas con un puñal en la garganta , en medio de diez hombres que lo custodiaban , y luego escapó , para su gran vergüenza, y sin embargo, hubo personas despreciables " .

Nota 1 . Cellini confunde Jesi con Forlimpopoli . Véase más arriba , p . 203 , nota .

Nota 2 . Ascanio Sforza , hijo de Bosio , conde de Santa Fiore, y nieto de Pablo III . Se puso el casco en 1534, a la edad de dieciséis años.

CXIII

MIENTRAS se hablaban estas palabras , el caballero de Santa Fiore con quien tenía que pelea estaba presente, y se confirmó que el Papa lo que fue dicho por su hijo . El Papa se hinchó de rabia, pero no dijo nada . Ahora procederé a dar mi propia versión del asunto, verdadera y honestamente .

Este caballero vino a mí un día, y me mostró un pequeño anillo de oro que había sido descoloridas por azogue, diciendo al mismo tiempo : " Pulir este anillo para mí, y que sea rápido . " Yo estaba comprometido en el momento en joya - el trabajo de oro y piedras preciosas de gran importancia : además , no me importaba que se ordenó sobre tan altivamente por un hombre que nunca había visto ni hablado con , así que le contesté que no me sucede que tiene por mí la herramienta apropiada para la limpieza de su anillo, [ 1 ] y que había mejor ir a otro orfebre. Sin más provocación que él respondió que yo era un burro , con lo cual le dije que no estaba diciendo la verdad, que yo era un hombre mejor que él en todos los aspectos , pero que si seguía me irrita que le daría patadas más duras que cualquier burro podía. Relató el asunto al cardenal , y me pintaba tan negro como el diablo en el infierno. Dos días después, me tiro una paloma salvaje en una alta hendidura detrás del palacio. El ave estaba meditando en esa fisura , y muchas veces me había visto a un orfebre llamado Giovan Francesco della Tacca , de Milán , el fuego en él , pero nunca lo golpeó . El día que le disparé , la paloma apenas mostró su cabeza, siendo sospechoso porque había sido tan a menudo disparado . Ahora bien, esto Giovan Francesco y yo éramos rivales en el tiro de aves silvestres , y algunos caballeros que conozco , que se encontraban en mi tienda, me llamaron la atención, diciendo : " Allá arriba es la paloma de Giovan Francesco della Tacca , en la que tan a menudo se ha disparado , mira ahora , la pobre criatura está tan asustado que apenas se atreve a poner su cabeza por " Alcé los ojos , y le dije : " Ese pedazo de su cabeza es más que suficiente para que le dispare por , si sólo queda hasta . puedo señalar mi arma . " los caballeros protestaron que incluso el hombre que inventó las armas de fuego no podía golpearla. Yo le respondí : "Apuesto una botella de esa excelente Palombo vino griego el host mantiene , que si se mantiene en silencio el tiempo suficiente para que yo apunto mi buena Broccardo ( por lo que yo solía llamar mi arma ) , voy a golpear en esa porción de su cabeza, que se está mostrando " Así que me apunté mi arma , elevando los brazos , y el uso de ningún otro resto , e hizo lo que le había prometido , sin pensar en el cardenal o cualquier otra persona ; . por el contrario , sostuve el cardenal de mi buen patrón. Deja que el mundo, entonces , tomar nota, cuando la fortuna tiene la voluntad de arruinar a un hombre , ¿cuántos buceadores formas que toma ! El Papa , hinchazón de rabia y quejas , se mantuvo girando lo que su hijo le había dicho.

Nota 1 . Cellini llama isvivatoio . Es adecuada avvivatoio , una especie de varilla de latón con mango de madera .

CXIV

Dos días después, el cardenal Cornaro fue a mendigar un obispado desde el Papa para un caballero de su llamada Messer Andrea Centano . El Papa , en verdad, le había prometido un obispado , y este ser ahora vacante, el cardenal le recordaba a su palabra. El Papa reconoció su obligación, pero dijo que él también quería un favor de su señoría muy reverendo , que era que iba a renunciar a Benvenuto a él. En esto el cardenal respondió : " Oh , si su Santidad le ha perdonado y lo puso en libertad a mi disposición , lo que será el mundo dirá de ti y de mí ? " El Papa respondió : "Quiero Benvenuto , desea que el obispado ; dejar que el mundo dice lo que quiere. "La buena cardenal rogó a Su Santidad que le diera el obispado , y para el resto de pensar sobre el asunto , y luego actuar según sea su Santidad decidió . El Papa , sintiendo una cierta cantidad de vergüenza ante tal maldad romper su palabra, tomó lo que parecía un camino intermedio : "Enviaré a Benvenuto , y con el fin de satisfacer el capricho que tengo, lo pondrá en esas habitaciones que se abren en mi jardín privado ; allí se puede asistir a su recuperación, y no voy a evitar que alguno de sus amigos vengan a visitarlo. Por otra parte , voy a sufragar sus gastos hasta su capricho mío me ha dejado " .

El cardenal llegó a casa , y envió el candidato a este obispado en el lugar para informarme de que el Papa estaba decidido a tenerme de vuelta , pero que tenía la intención de mantenerme en una habitación de la planta baja en su jardín privado, donde podría recibir las visitas de mis amigos, como lo había hecho en su propia casa . Imploré este Messer Andrea pedir al Cardenal que no me diera hasta el Papa , pero que me deje actuar por mi propia cuenta . Yo mismo he envuelto en un colchón, y llevado a un lugar seguro fuera de Roma , porque si él me dio hasta el Papa, es indudable que sería enviándome a la muerte. Se cree que cuando el cardenal escuchó mi petición no estaba mal dispuesto a concederlo , pero Messer Andrea , que quieren asegurar el obispado , me denunció al Papa, que envié a la vez y me había presentado en la cámara de la planta baja de su jardín privado. El cardenal me envió palabra de no comer la comida proporcionada por mí por el Papa , él me iba a abastecer a las disposiciones , y mientras tanto yo debía mantener mi espíritu , para que trabajaría en mi causa hasta que fui liberado . Siendo materia de este modo organizado , recibí visitas diarias y generosas ofertas de muchos grandes señores y caballeros. Comida llegaba desde el Papa , que me negué a tocar, sólo comer lo que le vino del cardenal Cornaro , y así me quedé un rato.

Tuve entre mis amigos a un joven griego de la edad de veinticinco años. Él era muy activo en todos los ejercicios físicos , y el mejor espadachín de Roma ; más bien pobre de espíritu , sin embargo , pero fiel a la columna vertebral ; honestos y dispuestos a creer lo que la gente le dijeron . Había oído decir que el Papa dio a conocer su intención de compensar a mí por todo lo que había pasado . Es cierto que el Papa comenzó por decir esto, pero terminó diciendo todo lo contrario. Entonces decidí confiar en el joven griego , y le dije : " Querido hermano , están tramando mi ruina, por lo que ahora ha llegado el momento para que me ayude . ? ¿Se imaginan , cuando se apilan los favores extraordinarios en mí, que no soy consciente de que se hacen a traicionarme " El joven digno respondió : " Mi Benvenuto , dicen en Roma que el Papa ha concedido a usted una oficina con una renta de quinientos escudos ; . os ruego , por tanto, de no dejar que esas sospechas que te privan de tan gran golpe de suerte " de todas maneras le rogué con las manos juntas para ayudarme a escapar de aquel lugar, diciendo que sabía muy bien que un Papa de ese tipo , aunque él podría hacerme mucho bien si quería, que realmente estaba estudiando en secreto , y para salvar las apariencias , de cómo se podría mejor destruirme , por lo que hay que ser rápido y tratar de salvarme de sus garras. Si mi amigo me sacaría de ese lugar por los medios que quise decirle , yo debería siempre considerarlo como el salvador de mi vida, y cuando llegó la ocasión iba a ponerla, para él con alegría . El pobre joven lloró y gritó : " ¡Oh , mi querido hermano, aunque usted está trayendo destrucción a la cabeza, no puedo dejar de cumplir con tus deseos; así explicar su plan, y voy a hacer lo que usted puede pedir , aunque sea en contra de mi voluntad. " de acuerdo con ello llegamos a un acuerdo, y yo le revelara los detalles de mi plan, que estaba seguro de haber tenido éxito sin dificultad. Cuando yo esperaba que iba a venir para ejecutarlo , él vino y me dijo que por mi propio bien que significaba para mí desobedecer , está convencido de la verdad de lo que había oído de hombres cercanos a la persona del Papa, que comprendió el verdadero estado de mis asuntos . No teniendo nada más que confiar en ella, me quedé en la desesperación y la miseria. Esto pasó en el día del Corpus Domini 1539.

CXV

Después de mi conversación con el griego , todo iba transcurriendo el día , y por la noche se oyó abundantes provisiones de la cocina del Papa , el cardenal Cornaro también envió una buena tienda de viandas de su cocina , y algunos amigos míos que está presente cuando llegaron , hice que se queden a cenar , y disfruté de su sociedad , manteniendo la pierna en tablillas debajo de las mantas. Una hora después de la caída de la noche me dejaron , y dos de mis siervos , haberme hecho cómodo para la noche, se fueron a dormir en la antecámara . Yo tenía un perro, negro como la mora , uno de esos peludos , que me siguió admirablemente cuando salí disparando , y nunca fui de mi lado. Durante la noche en que había debajo de mi cama , y he tenido que llamar al menos tres veces a mi criado que le resultará, porque él aullaba tan terriblemente . Cuando los funcionarios entraron , el perro se abalanzó sobre ellos y trató de morderlos . Ellos se asustaron y pensaron que debía de estar loco , porque él siguió aullando . En este camino pasamos las primeras cuatro horas de la noche. Al filo de las cuatro del Bargello entró en mi habitación con una banda de policías . Entonces el perro saltó adelante y se lanzó sobre ellos con tal furia , desgarrando sus capas y manguera, que en su espanto se imaginaban que estaba loco . Pero el Bargello , como una persona con experiencia , les dijo : "Es la naturaleza de buenos perros para adivinar y predecir el infortunio viniendo en sus amos. Dos de ustedes llevan palos y golpearon al perro , mientras que los otros correa Benvenuto en esta silla , . Luego llevarlo al lugar que WOT de "Era , como ya he dicho , la noche después de Corpus Domini , y alrededor de cuatro o ' reloj.

Los oficiales me llevaron , así que cállate y cubiertos , y cuatro de ellos fueron al frente , por lo que los pocos pasajeros que todavía estaban en el extranjero obtienen fuera del camino . Así que me llevaron a la Torre di Nona , tal es el nombre de aquel lugar , y me pusieron en la celda de los condenados . Me dejaron en un colchón miserable bajo el cuidado de un guarda , que mantuvo todo el duelo la noche sobre mi mala suerte, y que me decía : " ¡Ay! pobres Benvenuto , lo que le has hecho a esos grandes folclórica ? "Yo podría ahora formar una muy buena opinión de lo que iba a pasar a mí , en parte, por el lugar en el que me encontraba , y también por lo que el hombre me había dicho . [ 1 ] Durante una parte de esa noche me quedé trasiego mi cerebro lo que la causa podría ser por qué Dios cree a bien tratar así, y no ser capaz de descubrirlo , yo estaba agitado violentamente en mi alma. El guardia hizo lo mejor que pudo para consolarme , pero yo le rogaba por el amor de Dios para dejar de hablar , viendo que debería estar en mejores condiciones para componer sola en silencio. Se comprometió a hacer lo que le pedí , y entonces me di todo mi corazón a Dios , devotamente suplicándole se digne a llevarme a su reino . Yo tenía , es cierto , murmuraban contra mi suerte , porque me parecía que , en lo que las leyes humanas se van, mi salida del mundo de esta manera sería demasiado injusto, es cierto también que había cometido los homicidios , pero Su Vicario me había llamado desde mi ciudad natal y me perdonó por la autoridad que tenía de él, y de las leyes , y lo que había hecho había sido hecho en defensa del cuerpo que Su Majestad me había prestado , así que no podía admitir que merecía la muerte conforme a la administración en virtud de la cual el hombre vive aquí, pero me pareció que lo que me estaba pasando era lo mismo que lo que ocurre con personas de mala suerte en la calle, cuando una piedra cae desde una cierta gran altura sobre sus cabezas y los mata , lo que vemos claramente que la influencia de las estrellas, no ciertamente que las estrellas conspiran para hacernos buenos o malos , pero el efecto es el resultado de sus conjunciones, a la que se subordinan . Al mismo tiempo, sé que estoy poseído del libre albedrío , y si pudiera ejercer la fe de un santo , estoy seguro de que los ángeles de los cielos, me llevarían de este calabozo y me libera de todas mis aflicciones , pero en la medida en como Dios no me ha considerado digno de tales milagros , llego a la conclusión de que esas influencias celestes deben estar causando su maldad en mí. En esta larga lucha del alma Pasé algún tiempo , y luego me encontré con la comodidad, y me quedé dormido en la actualidad .

Nota 1 . Cellini pensó que iba a tener la garganta cortada . Y de hecho la Torre di Nona era un lugar sospechoso , siendo una de las peores cárceles criminales en Roma.

CXVI

Cuando el día amaneció , el guardia me despertó y me dijo: " . Oh , desafortunado, pero digno del hombre , no tienes más tiempo para ir a dormir, para que uno está esperando aquí para dar el mal de noticias ", le contesté : " Cuanto antes escapar de esta prisión terrenal , más feliz voy a ser , sobre todo ya que estoy seguro se guarda mi alma, y que voy a una muerte inmerecida . Cristo, el glorioso y divino, me elige a la compañía de sus discípulos y amigos, que , como él, fueron condenados a morir injustamente. Yo también estoy condenado a una muerte injusta , y doy gracias a Dios con humildad por este signo de la gracia. ¿Por qué el hombre que presente que tiene que pronunciar mi condena " El guardia respondió : "? . Él está muy afligido por vosotros, y derrama lágrimas "Entonces lo llamé por su nombre de Messer Benedetto da Cagli, [1] y gritó : " Vamos hacia adelante , Messer Benedetto , mi amigo, por ahora, estoy resuelto y en buen estado de ánimo , ni mucho mayor gloria es para mí la muerte injustamente que si hubiera merecido este destino. Vamos hacia adelante , te lo ruego , y dame un sacerdote , para que yo hable un par de palabras con él. Yo no estoy de hecho en necesidad de ello, porque yo ya he hecho la confesión de mi corazón a mi Señor Dios , y sin embargo me gustaría observar las ordenanzas de nuestra Santa Madre Iglesia , pues aunque ella me ha hecho esto mal abominable, el indulto de su con toda mi alma . Así que ven , amigo Messer Benedetto , y despachar mi negocio antes de que pierda el control de mis mejores instintos . "

Después de haber pronunciado estas palabras , el buen hombre le dijo al guardia que cerrar la puerta , ya que nada se podía hacer sin su presencia . Luego reparó a la casa de la esposa del señor Pier Luigi , que pasó a ser en compañía de la duquesa de quien hablé anteriormente. [ 2 ] La presentación de sí mismo antes de los dos, él habló de la siguiente manera : "Mi más ilustre señora, yo te suplico por el amor de Dios para decirle al Papa , que debe enviar a alguien más pronunciar sentencia sobre Benvenuto y realizar mi oficina ; renuncio a la tarea, y estoy bastante decidido no llevarlo a cabo. " Luego , con un suspiro , se alejó con las señales más fuertes de dolor hacia adentro. La duquesa , que estaba presente, frunció el ceño y dijo : " Así que esta es la justicia bien tratado aquí en Roma por el Vicario de Dios ! El duque , mi difunto esposo , particularmente apreciado este hombre por sus buenas cualidades y habilidades eminentes ; no estaba dispuesto a dejarlo regresar a Roma, y con mucho gusto le han mantenido cerca de su propia persona "Sobre esta se retiró , murmurando palabras de . indignación y disgusto. La esposa del señor Pier Luigi , que se llamaba Signora Jerolima , encaminó a sí misma para el Papa, y se arrojó de rodillas delante de él con la presencia de varios cardenales. Ella se declaró mi causa tanto cariño que despertó el Papa a la vergüenza ; con lo cual él dijo : " . Por su bien le dejaremos tranquilo , sin embargo, usted debe saber que no teníamos ninguna mala voluntad contra él " Estas palabras habló a causa de la cardenales que estaban a su alrededor, y que habían escuchado a la elocuencia de esa mujer - espíritu valiente .

Mientras tanto, me quedó en una incomodidad extrema , y mi corazón seguía golpeando contra mis costillas. No menos fue el malestar de los hombres designados para desempeñar el negocio mal de mi ejecución , pero cuando llega la hora de la cena ya había pasado, que , al refugiarse en sus varios asuntos , y mi comida fue también me sirvió . Esto me llena de un asombro alegre, y exclamé : " Por una vez, la verdad ha sido más fuerte que la malicia de las estrellas! Ruego a Dios , por tanto, que , si es Su placer , Él me libre de este terrible peligro . Entonces me puse a comer con el mismo corazón fuerte para mi salvación , ya que había preparado con anterioridad para mi perdición . Cené bien, y luego se quedó sin ver o escuchar cualquiera hasta una hora después del anochecer. En ese momento el Bargello llegado con una gran parte de su guardia , y me hizo sustituye en la silla que me trajo la noche anterior a la prisión . Él habló muy amablemente a mí, haciendo una oferta Quiero ser bajo ningún temor , y ordenó a sus alguaciles , tenga mucho cuidado de no golpear contra mi pierna rota , pero a tratarme como si yo fuera la niña de sus ojos . Los hombres obedecieron , y me llevaron al castillo de donde había escapado , y luego, cuando ya habíamos montado en la torre del homenaje , me dejaron encerrado en una mazmorra de la apertura en un pequeño patio que hay allí.

Nota 1 . Se recordará que Benedetto da Cagli era uno de los tres examinadores de Cellini durante su primer encarcelamiento en S. Angelo .

Nota 2 . La esposa de Pier Luigi Farnese era Jerónima , hija de Luigi Orsini , conde de Pitigliano.

CXVII

El castellano , por su parte , enfermo y afligido como estaba, se había transportado a la cárcel, y exclamó : "¡ Mira lo que te he recuperado " " Sí , " dije, " pero ya ves que me escapé , como le dije que lo haría. Y si yo no había sido vendido por un cardenal de Venecia , en garantía del Papa , por el precio de un obispado , el Papa romano y una Farnese ( y dos de ellos han arañado con manos impías la cara de las leyes más sagradas ) , que no me habría recuperado. Pero ahora que se han abierto esta forma vil de trato , ¿verdad lo peor que pueda en su turno, me preocupo por nada en el mundo " El pobre hombre empezó a gritar en la parte superior de su voz : " ¡Ah, pobre de mí . ! ¡ay de mí ! Es todo lo mismo para este hombre si vive o muere, y he aquí , él es más ardiente que cuando estaba en la salud. Ponlo ahí abajo por debajo del jardín, y no me hables de él otra vez , porque él es la causa destinada de mi muerte. "

Así que me llevaron a un calabozo sombrío debajo del nivel de un jardín, que nadó con agua, y estaba lleno de grandes arañas y muchos gusanos venenosos . Me arrojaron un colchón condenados de curso de cáñamo , no me dieron de cenar, y cerraron cuatro puertas sobre mí . En esa condición me morada hasta la hora décima novena del día siguiente. Entonces recibí la comida, y yo pedí mis carceleros que me diera algunos de mis libros para leer . Ninguno de ellos dijo una palabra , pero se refirió a mi oración al desafortunado castellano , que había hecho investigaciones relativas a lo que dije. A la mañana siguiente me trajeron una Biblia italiana que me pertenecía , y una copia de las Crónicas de Giovanni Villani . [ 1 ] Cuando le pregunté por algunos otros de mis libros , me dijeron que podía tener no más , y que yo había conseguido demasiados ya .

Así, pues , continué existiendo en miseria sobre ese colchón podrido , que en tres días absorbió el agua como una esponja. Apenas podía agitar a causa de mi pierna rota , y cuando tuve que salir de la cama a obedecer una llamada de la naturaleza , me arrastró a cuatro patas con una angustia extrema , a fin de no ensuciar el lugar dormí pulg Por una hora y media cada día me puse un poco destello de luz, que penetraba la caverna infeliz través de una abertura muy estrecha. Sólo para tan corto espacio de tiempo podría leer , y el resto del día y la noche que ha permanecido en la oscuridad , que permanece para mi suerte , ni nunca sin meditaciones sobre Dios y sobre nuestra fragilidad humana . Pensé que seguro que unos días más pondría fin a mi vida de mala suerte en ese triste lugar y de esa manera miserable. Sin embargo , al igual que yo era capaz , me reconforta mi alma por traer a la mente lo mucho más doloroso que hubiera sido , al pasar de esta vida, que ha sufrido ese horror inimaginable de cuchillo del verdugo . Ahora bien, ser como yo, que debo salir con lo anodino de la somnolencia , que robó a la muerte de la mitad de sus antiguos terrores . Poco a poco me sentí mis fuerzas vitales menguante , hasta que por fin mi temperamento vigoroso había llegado a adaptarse a ese purgatorio. Cuando sentí bastante aclimatado , resolví que aguantar todas esas molestias indescriptibles , siempre y cuando le tendió .

Nota 1 . Esta mención de una Biblia italiana demuestra que todavía estamos en los días antes del Concilio de Tren

t.

CXVIII

I BEGAN the Bible from the commencement, reading and reflecting on it so devoutly, and finding in it such deep treasures of delight, that, if I had been able, I should have done naught else but study it. However, light was wanting; and the thought of all my Problemas mantienen recurrentes y royendo mí en la oscuridad , hasta que me hacen a menudo mi mente hasta acabar de alguna manera a mi propia vida. No me permiten un cuchillo, sin embargo, y por lo que no fue una tarea fácil para cometer suicidio. Una vez , a pesar de , tomé y apoyé un poste de madera que encontré allí, en posición como una trampa . Quise hacerlo volcarse sobre mi cabeza , y ciertamente habría discontinua sesos , pero cuando me había organizado toda la máquina , y se acercaba a ponerlo en marcha , justo en el momento de mi configuración de mi mano para que , se apoderó de mí por un poder invisible y lancé cuatro codos desde el punto , en un terror tal que yacía medio muerto. Al igual que permanecí desde el amanecer hasta la hora XIX, cuando trajeron mi comida . Los carceleros deben haber visitado mi celda varias veces sin mi toma nota de ellos , porque cuando por fin los escuché , Capitán Sandrino Monaldi [ 1 ] había entrado , y le oí decir : " Ah , desdichado ! ! he aquí el fin al que tan raro un genio ha llegado " Despertado por estas palabras, abrí los ojos y alcancé a ver a los sacerdotes con vestidos largos a la espalda , que estaban diciendo:" ¡ Oh , usted nos dijo que estaba muerto " Bozza respondió : "Dead lo encontré , y por lo tanto, te lo dije . " Entonces me levantaron de donde yo estaba , y después de sacudir el colchón , que ahora era tan ñoña como un plato de macarrones , que lo arrojó fuera de la mazmorra . El castellano , cuando se registraron estas cosas a él, me envió otro colchón . A partir de entonces , cuando busqué mi memoria para encontrar lo que podría haberme desviado de que el diseño de suicidio, llegué a la conclusión de que debe haber sido algún poder divino y mi buen ángel de la guarda .

Nota 1 . A Florentino , desterrado en 1530 por haber estado en armas contra los Médicis .

CXIX

Durante la noche siguiente se me apareció en sueños un ser maravilloso en la forma de un joven más hermosa , que gritó , como si quisiera que me condenará: " ¿Sabes quién te prestó ese cuerpo , que tú habrías echado a perder antes de tiempo ? " me parecía responder que reconocí todas las cosas pertenecientes a mi como regalos de Dios de la naturaleza. " Así que , entonces," dijo él, "tú has desprecio por obra de sus manos , a través de este tu voluntad estropearlo ? Comprometerse a ti mismo a su guía , y perder no esperan en su gran bondad ! "Mucho más , añadió , en palabras de la maravillosa eficacia , la milésima parte de lo que ahora no puedo recordar.

Empecé a considerar que el ángel de mi visión decía la verdad. Así que dirigir la mirada en torno a la prisión , y vi algunos trozos de ladrillo podrido , con los fragmentos de los cuales , frotando uno contra el otro , compuse una pasta. Luego , arrastrándose a cuatro patas, como me vi obligado a ir , me arrastré hasta un ángulo de la puerta de mi calabozo , mordiendo una astilla de ella con los dientes. Después de haber logrado esta hazaña , esperé hasta que la luz se encendió mi prisión , eso era de la hora de veinte años y una media de veintiún años y medio. Cuando llegó, me puse a escribir, lo mejor que pude , en algunas páginas en blanco en mi Biblia , y reprendí a los regentes de mi ser intelectual por ser demasiado impaciente para soportar esta vida , sino que respondió a mi cuerpo con excusas procedentes de todos los que que habían sufrido , y el cuerpo les dio la esperanza de una mejor fortuna. A tal efecto , a continuación , a modo de diálogo , escribí el siguiente: -

Benvenuto en el cuerpo .

Regentes afligidos de mi alma !
Ah , sois cruel ! tenéis tanto odio de la vida?

Los Espíritus de su alma .

Si el Cielo contra sacas ,
¿Quién está con nosotros? quien nos salva en la lucha ?
Vamos , O vamos hacia una mejor vida!

Benvenuto .

No, aún no ir un rato!
Seréis más felices y más ligero de gran
El cielo da esta esperanza - que habéis sido nunca todavía!

Los Espíritus .

Nos mantendremos algunos poco de tiempo,
Si sólo por un gran Dios que prometiste es
Esa gracia que fijarse no peores males sobre nosotros.

Después de esto me he recuperado la fuerza , y cuando me había alentado a mí , continué leyendo en la Biblia, y mis ojos se convirtió en tan acostumbrado a que la oscuridad que ahora he podido leer durante tres horas en lugar de la hora desnudo y medio tuve la oportunidad de emplear antes .

Con profundo asombro moré en la fuerza del Espíritu de Dios en los hombres de gran simplicidad , que creía fervientemente que Él traería todo el deseo de su corazón para pasar. Entonces procedí a tener en cuenta en mi caso también de la ayuda de Dios , tanto por su poder y misericordia divina , y también a causa de mi propia inocencia , y en todas las horas , a veces en la oración y, a veces , en comunión con Dios , que se quedó en los altos pensamientos de él. No fluía dentro de mi alma tan poderosa una delicia de estas reflexiones sobre Dios , que tomé sin mayor reflexión para toda la angustia que había sufrido, sino que pasaron el día en el canto de los salmos y de muchas otras composiciones sobre el tema de su divinidad .

Me preocupaba mucho, sin embargo, por una molestia en particular : las uñas habían crecido tanto que no podía tocar mi cuerpo sin herirlo , no podía vestirme , pero lo dieron vuelta dentro o fuera, para mi gran tormento. Por otra parte , mis dientes comenzaron a perecer en mi boca. Me di cuenta de esto porque los dientes muertos siendo expulsados por los vivos , mis encías estaban perforadas gradualmente, y las puntas de las raíces perforadas a través de las tapas de sus casos. Cuando yo era consciente de esto, yo solía sacar uno , como si se tratara de un arma de una vaina, y sin ningún tipo de dolor o pérdida de sangre. Muchísimos de ellos perdí de esta manera. Sin embargo, me acomodé a mí mismo a estos nuevos problemas también , a veces cantaba , a veces he orado, ya veces he escrito a través de la pasta de polvo de ladrillo que he descrito anteriormente. En ese momento empecé a componer un Capitolo en alabanza de mi prisión , en relación a que todos los accidentes que se me habían ocurrido . [ 1 ] Este poema me refiero a insertar en su lugar apropiado .

Nota 1 . Capitolo es el nombre técnico para obtener una copia de los versos en terza rima sobre un tema elegido . Poemas de este tipo, sobre todo burlesca o satírica , eran muy populares en la edad de Cellini . Solían ser escrita sobre temas triviales u obscenos en un estilo heroico-burlesco . Berni estampado el carácter del gran arte de la especie , que había sido durante mucho tiempo en uso entre el vulgo iletrado . Consulte para obtener más detalles de Symonds Renacimiento en Italia, vol . capítulo v . XIV .

CXX

EL BUEN castellano utiliza con frecuencia para enviar mensajeros para averiguar en secreto lo que estaba haciendo . Así sucedió en el último día de julio que me regocijo grandemente por mí solo , mientras yo me acordé del festival siguen en Roma en el 01 de agosto , y me decía a mí mismo: " En el pasado año me quedé con la fiesta de los los placeres y las fragilidades del mundo; este año lo guardaré en comunión con Dios. ¡Oh, cuán lejos más feliz estoy por lo tanto de lo que era entonces! " Las personas que me oyó hablar de estas palabras les informaron que el castellano . Era enormemente molesto , y exclamó : " ¡Ah, Dios ! ese hombre vive y triunfa en su angustia infinita , mientras que me falta todo en medio de la comodidad, y estoy muriendo solo por causa de él ! Ir rápidamente, y arrojarlo a ese profundo de las mazmorras subterráneas donde el predicador Foiano se murieron de hambre . [ 1 ] Tal vez cuando él se encuentra en tal situación enfermo que comenzará a decaer su cresta " .

Capitán Sandrino Monaldi entró de inmediato en mi prisión , con una veintena de funcionarios del castellano . Me encontraron en mis rodillas , y yo no se volvían en su enfoque , pero se fueron en pagar mis oraciones ante un Dios Padre, rodeado de ángeles, y un Cristo que surge victorioso de la tumba , que yo había dibujado en la pared con un pequeño trozo de carbón que había encontrado cubierto con tierra . Esto fue después de que yo había permanecido cuatro meses sobre mi espalda en la cama con la pierna rota, y tan a menudo había soñado que vinieron ángeles y para mí, que al final de esos cuatro meses se convirtió en la extremidad sana como si nunca hubiera sido fracturado. Así que estos hombres entraron, todos con armadura , como temerosa de mí como si yo fuera un dragón que escupe veneno . El capitán habló de la siguiente manera : " . Usted debe ser consciente de que hay muchos de nosotros aquí, y nuestra entrada ha hecho un tumulto en este lugar, sin embargo, no dar la vuelta " Cuando oí estas palabras , yo era muy capaz de concebir ¿qué daño mayor podría pasar a mí , sino que se utiliza y endurecido a la desgracia , yo les decía : "A este Dios que me apoya , a Él en el cielo he convertido mi alma, mi contemplación , y todos mis espíritus vitales , para que he rechazado precisamente lo que le pertenece a usted . Lo que hay de bueno en mí , no es digno de contemplar, ni se puede tocar. . Hace entonces a lo que está bajo su control todo el mal que son capaces de " El capitán, en cierta alarma , y sin saber lo que podría estar a punto de hacerlo , dice que cuatro de sus compañeros más altos : " Pon todos tus brazos . lado "Cuando ellos se acercaron , él añadió : " Ahora en el instante salto sobre él, y le asegure bien . ¿Crees que es el diablo, que muchos de nosotros debería tener miedo de él ? . Mantenga apretado él ahora , que él no le puede escapar " Incautados por ellos con la fuerza y con brutalidad , y anticipándose a algo mucho peor que lo que después sucedió , yo levanté mis ojos a Cristo y dijo : " Oh, Dios, Tú paidest todo nuestras deudas en esa cruz - alta levantado tuyo ; ¿por qué pues se deben hacer mi inocencia para pagar las deudas de los cuales ni siquiera conozco ? Sin embargo , hágase tu voluntad " Mientras tanto, los hombres me llevaban lejos con una gran antorcha encendida ; . Y pensé que estaban a punto de tirarme por la mazmorra de Sammabo . Este fue el nombre dado a un lugar terrible que se había tragado a muchos hombres con vida , pues cuando sean arrojados en él, la caída en el fondo de un pozo profundo en la fundación del castillo. Esto no obstante , sucede a mí , por lo cual pensé que me había hecho un muy buen negocio cuando me colocaron en ese calabozo horrible que he hablado , donde Fra Foiano murió de hambre , y me dejó allí sin hacerme más lesiones .

Cuando estaba solo , empecé a cantar un De profundis clamavi , un Miserere y In te Domine speravi . Durante todo el primer día del mes de agosto Seguí festival con Dios, mi corazón siempre regocijándose en la fuerza de la esperanza y la fe. En el segundo día que me sacaron de ese agujero , y me llevaron de nuevo a la prisión donde había dibujado esas representaciones de Dios . Al llegar allí, la vista de ellos me llenó de tanta dulzura y esa alegría que yo lloraba abundantemente . En todos los días que siguieron, el castellano enviado a saber lo que estaba haciendo y diciendo . El Papa , que había escuchado toda la historia (y debo añadir que los médicos ya habían dado el castellano más) , dijo lo siguiente : " Antes de que mi castellano muere voy a dejar que le puso ese Benvenuto a la muerte de cualquier manera que le gusta, para él es la causa de su muerte, por lo que el buen hombre no morirá vengado " al oír estas palabras de la boca del duque Pier Luigi , el castellano respondió : " . así , pues, el Papa me ha dado Benvenuto , y me quiere tomar mi venganza sobre él? Descartar el asunto de su mente , y me dejan de actuar. " Si el corazón del Papa estaba mal dispuesto contra mí , la del castellano era ahora en el salvaje inicio y cruel en extremo. En esta coyuntura, el ser invisible que me había desviado de mi intención de suicidarse , vino a mí , siendo aún invisible, pero con una voz clara , y me sacudió y me hizo levantarme , y me dijo : " ¡Ay de mí ! mi Benvenuto , rápido, rápido , betake a ti mismo a Dios con tus oraciones acostumbradas , y gritar en voz alta , en voz alta " En una repentina consternación caí sobre mis rodillas , y recitaba varios de mis oraciones en voz alta , después de esto la he dicho Qui hábitat en adjutorio ; entonces me comunicaba un espacio con Dios, y en un instante la misma voz clara y abierta me dijo : " Ve a descansar, y no tienen más miedo " el significado de esto es , que el castellano , después de dar las órdenes más crueles de mi muerte , de repente ellos derogadas , y dijeron : " ¿No es éste Benvenuto el hombre que he defendido con tanto cariño , que yo sé de seguro que es inocente , y que ha sido tan grandemente perjudicado ? Oh , ¿cómo Dios se apiade de mí y de mis pecados si no perdono a los que me han hecho los mayores lesiones? Oh , ¿por qué debo herir a un hombre tanto digno e inocente, que sólo ha hecho me servicios y honor? Ir a ! en lugar de matarlo , le doy la vida y la libertad , y en mi testamento habré escrito que ninguno exigirá de él la pesada deuda para sus gastos aquí, que él elsewise que pagar "Este Papa escuchó , y . lo tomó muy mal hecho .

Nota 1 . Fra Benedetto da Foiano había provocado la ira del Papa Clemente VII . predicando contra los Medici en Florencia. Fue enviado a Roma y encarcelado en un calabozo maloliente de S. Angelo en el año 1530 , cuando Clemente le hizo perecer miserablemente por la disminución de su alimento y agua todos los días hasta que murió . Ver de Varchi Storia Fiorentina , lib . xii . cap. 4 .

CXXI

Yo , mientras tanto continuaba orando como siempre, y escribir mi Capitolo , y cada noche me visitó con los sueños más alegre y más agradables que se podría posiblemente imaginar. Me parecía , mientras soñaba que estaba siempre en compañía visible de ese ser cuya voz y el tacto, cuando aún era invisible , me había sentido tan a menudo . Para él hice pero una petición , y esto insté con todo fervor , a saber , que me iba a traer en el que podía contemplar el sol. Le dije que este era el único deseo que tenía, y que si pudiera ver el sol , pero sólo una vez, me moriría contento . Todas las circunstancias desagradables de mi prisión se habían convertido , por así decirlo , para mí amable y sociable ; ni uno de ellos me dio la molestia. Sin embargo , debo decir que los parásitos del castellano , que estaban esperando a que me cuelgue de la de donde almena que había hecho mi fuga , cuando vieron que había cambiado de opinión a exactamente lo contrario de lo que él amenazó con anterioridad, no pudieron que soportar la decepción. En consecuencia , se mantuvieron continuamente tratando de inspirarme miedo a la muerte inminente por medio de diversos consejos terroríficos . Pero, como ya he dicho , yo había llegado a ser tan buen conocedor de los problemas de este tipo que yo era incapaz de miedo, y ya nada me podía molestar , sólo tuve que una gran anhelo de contemplar la esfera del sol , si sólo en un sueño.

Así pues, mientras que pasé muchas horas al día en oración con profunda emoción del espíritu hacia Cristo , solía siempre decir : " Ah , verdadero Hijo de Dios ! Te ruego por tu nacimiento, por Tu muerte en la cruz , y por tu gloriosa resurrección , porque te hayas dignan a dejarme ver el sol , si no otra cosa, al menos en los sueños. Pero si tú me concedes a contemplarlo con estos ojos mortales de la mía, yo me comprometo a mí mismo para venir a visitarte a tu santo sepulcro " . Este voto y estos mis más grandes oraciones a Dios que hice sobre el 2 de octubre en el año 1539 . A la mañana siguiente , que era el 03 de octubre , desperté al amanecer , tal vez una hora antes de la salida del sol. Arrastrando a mí mismo de la guarida miserable en la que me acosté , me puse algo de ropa , ya que había comenzado a hacer frío , y luego oré con más devoción que nunca lo había hecho en el pasado, con fervor implorando a Cristo que Él , al menos, me otorgase favor de conocer por inspiración divina lo que el pecado estaba tan dolorido expiar , y puesto que su Divina Majestad no había considerado yo digno de contemplar el sol incluso en un sueño yo le rogué que me permita saber la causa de mi castigo.

CXXII

Yo apenas había pronunciado estas palabras , cuando ese ser invisible, como un torbellino, me alcanzó y me dio a luz de distancia en una gran sala , donde se ha hecho visible a mis ojos en forma humana , que aparece como un hombre joven cuya barba está sólo crece , con un rostro de una belleza indescriptible , pero austero, no sin sentido . Me invitó a mirar alrededor de la habitación , y dijo : " La multitud de los hombres veas en este lugar son todos aquellos que hasta el día de hoy han nacido y después han muerto en la tierra. " Entonces yo le pregunté por qué me trajo aquí , y él contestó : " Ven conmigo y has de pronto la vista. " En mi mano tenía un puñal , y sobre mi espalda una cota de malla , y por lo que me condujo a través de esa gran sala , señalando las personas que caminaban por innumerables miles de arriba y abajo , de esta manera y eso. Me condujo hacia adelante, y se fue a otro delante de mí a través de una pequeña puerta baja a un lugar que parecía una calle estrecha , y cuando él me llamó después de él en la calle, en el momento de salir de la sala , y he aquí que estaba desarmado y vestido con una camisa blanca , sin nada en la cabeza, y yo estaba caminando por la diestra de mi compañero. Encontrándome en este estado, fui presa de extrañar, porque no reconocí la calle , y cuando levanté mis ojos , he percibido que el esplendor del sol estaba pegando en la pared, como si fuera una casa de enfrente , justo por encima de mi cabeza. Entonces dije : " ¡Oh , mi amigo! ¿qué debo hacer para ser capaz de ascender tan alto que me permite contemplar la esfera del sol sí mismo " Señaló algunos enormes escaleras, que estaban en mi mano derecha y me dijo: " Sube allá por ti mismo . "Dejar su costado, subió las escaleras hacia atrás, y poco a poco comenzaron a venir dentro de la región de la luz del sol . Entonces me apresuré mis pasos , y seguí , siempre caminando hacia atrás como lo he descrito , hasta que descubrí toda la esfera del sol. La fuerza de sus rayos , como es su costumbre , primero me hizo cerrar los ojos , pero la toma de conciencia de mi fechoría , abrí de par en par , y mirando fijamente al sol, exclamó : " ¡Oh , mi sol, por quien siento apasionadamente anhelado ! Aunque sus rayos me pueden cegar , no quiero mirar en nada nuevo, pero esta " Así que me quedé un rato con los ojos fijos constantemente en él ; ! Y tras un breve espacio contemplé en un instante todo el poderío de los grandes rayos ardientes se arrojan sobre el lado izquierdo del sol , de modo que el orbe se mantuvo bastante claro y sin sus rayos , y yo era capaz de contemplar con gran deleite. Me pareció algo maravilloso que los rayos deben ser retirados de esa manera. Luego reflexioné lo que la gracia divina era que Dios me había concedido aquella mañana , y lloré en voz alta : " ¡Oh , maravilloso tu poder ! oh, glorioso tu virtud! ¿A qué distancia mayor es la gracia que Tú eres concederme que el que yo esperaba ! " El sol sin sus rayos se me apareció como un baño del oro fundido más pura , ni más ni menos . Mientras estaba contemplando esta cosa maravillosa , me di cuenta de que la mitad de la esfera empezó a hincharse, y la superficie hinchada crecí , y de repente un Cristo en la cruz se formó de la misma sustancia que el sol. Él llevó el aspecto de benignidad divina , con tal gracia justo que la mente del hombre no podía concebir la milésima parte de ella , y mientras yo miraba en éxtasis , me gritó : " ¡Milagro! un milagro! ¡Oh Dios ! O la clemencia divina ! O bondad inconmensurable ! ! ¿qué es Tú has dignado este día para mostrarme " Mientras yo estaba mirando y exclamando lo tanto , Cristo se acercó a la parte donde se instalaron sus rayos , y el centro del Sol una vez más abultada como lo había hecho antes, la jefe expandió , y de repente se transformó en la forma de una bellísima Madonna, que parecía estar sentado entronizado en lo alto, sosteniendo a su hijo en sus brazos con una actitud de mayor encanto y una sonrisa en su rostro. A cada lado de ella era un ángel, cuya belleza supera con creces la imaginación del hombre . También vi en el redondel del sol, sobre la mano derecha, una figura con túnica como un sacerdote , lo que le dio la espalda a mí, y seguí su cara dirigida hacia la Virgen y el Cristo. Todas estas cosas miré, reales , claros y vivos , y siguieron regresando gracias a la gloria de Dios tan fuerte como pude . La maravillosa aparición permaneció delante de mí un poco más que la mitad de un cuarto de hora : entonces se disuelve , y se llevó de vuelta a mi guarida oscura.

Comencé inmediatamente a gritar en voz alta : " La virtud de Dios ha dignado a mostrarme toda su gloria , la cual tal vez ningún ojo mortal ha visto nunca antes. Por tanto, yo sé con seguridad que soy libre y afortunado , y en la gracia de Dios, pero vosotros seréis malhechores malhechores todavía , maldito, y en la ira de Dios . Marcar este , porque yo estoy seguro de ello , que en el día de Todos los Santos , el día en que yo nací en 1500, el primero de noviembre, a las cuatro horas después de caer la noche, en ese día que viene se verá obligado para conducirme de esta mazmorra tenebrosa ; menos que esto no va a ser capaz de hacer, porque lo he visto con estos ojos míos y en ese trono de Dios. El sacerdote que permaneció con el rostro volvió a Dios y de espaldas a mí , que era sacerdote de S. Pedro , suplicando mi causa , por la vergüenza que sentía que tales males falta se debe hacer a los cristianos en su propia casa . Usted puede ir y decirle a quien le guste , porque ninguno en la tierra tiene el poder de hacer hacerme daño ahora en adelante , y decirle a ese señor que me mantiene aquí , que si él me dará la cera o el papel y los medios para retratar esta gloria de Dios que fue revelado a mí, con toda seguridad tendrá que convencerlo de lo que ahora tal vez él tiene en duda. "

CXXIII

LOS MÉDICOS dieron el castellano sin esperanza de su recuperación, sin embargo, él se quedó con una inteligencia clara, y los humores que antes lo quebrantará cada año habían fallecido. Se dedicó por completo al cuidado de su alma y su conciencia parecía herirlo , porque sentía que había sufrido y estaba sufriendo un daño grave . El Papa recibió información de él de las cosas extraordinarias que le conté , en respuesta a lo que Su Santidad envió a decir - como uno que no tenía fe , ya sea en Dios o en algo distinto de - que yo estaba loco, y que debe hacer todo lo posible para reparar su estado de salud . Cuando los castellano recibieron este mensaje , envió a animarme , y me proporcionó material para escribir y la cera , y ciertos pequeños instrumentos de madera utilizados en la cera de trabajo , añadiendo muchas palabras de cortesía , los cuales fueron denunciados por uno de sus criados que me parió buena voluntad . Este hombre era totalmente lo opuesto a esa pandilla pícaro que había querido verme colgado . Tomé el papel y la cera, y me puse a trabajar , y mientras yo estaba trabajando escribí el siguiente soneto dirigido al castellano : -

"Si , mi señor, podría mostrarle a usted la verdad ,
De esa Luz Eterna para mí por el Cielo
En esta vida baja revelado , seguro que hubieras dado
Más atención a los míos que para calmar de un monarca .

¡Ah! podría el Pastor de la grey de Cristo en ruth
Creer que Dios esta alma con vista hath Shriven
De gloria a la que no wight ha conado
Ere se escapó de la cueva de la tierra de la atención zafio ;

Las puertas de la Justicia , santo y austeras ,
Rodaría en pedazos, y Rage impía grosero
Otoño en cadena con gritos que debe asaltar los cielos .

Si hubiera más que luz , ah yo! mi arte debe trasera
Un monumento de alto equipamiento de los Cielos !
Tampoco debería tener mi miseria tan sombrío un disfraz " .

CXXIV

Al día siguiente , cuando el siervo del castellano que era mi amigo me trajo mi comida, yo le di este soneto copiado por escrito. Sin informar a los otros agentes dispuestos malos que eran mis enemigos, se lo entregó al castellano . En ese momento este hombre digno de buena gana me hubiera concedido la libertad, porque le pareció que el gran mal que se me fue la principal causa de su muerte. Tomó el soneto, y después de haber leído más de una vez , exclamó : " . No se trata ni las palabras ni los pensamientos de un loco , sino más bien de un sonido y buen muchacho " Sin demora , ordenó a su secretaria que llevarlo al Papa , y colocarlo en sus propias manos , añadiendo una solicitud de mi liberación .

Mientras que el secretario estaba en camino con mi soneto al Papa, los castellano me enviaron luces durante el día y la noche , junto con todas las comodidades que uno puede desear en ese lugar. El resultado de esto fue que comencé a recuperarme de mi depresión física , que había alcanzado un grado muy grave.

El Papa leyó el soneto varias veces. Luego envió palabra al castellano que se refería a la actualidad para hacer lo que sería agradable para él . Ciertamente el Papa no tenía voluntad para liberarme entonces , pero el señor Pier Luigi , su hijo, como si fuera en el Papa de pesar , me mantuvo allí por la fuerza.

La muerte del castellano se acercaba , y mientras yo estaba comprometido en el dibujo y el modelado de ese milagro que yo había visto , en la mañana del día de Todos los Santos , envió a su sobrino, Piero Ugolini , para mostrarme algunas joyas. Apenas me había puesto los ojos en ellos que yo exclamé : "¡ Este es el santo y seña de mi liberación " Entonces el joven, que no era una persona de gran inteligencia, comenzó a decir: "¡ Nunca pensé en eso , Benvenuto " I respondió : "Toma tu gemas de distancia , porque estoy así tratado aquí que no tengo luz para ver , excepto lo que da a esta caverna lóbrega , y eso no es suficiente para probar la calidad de las piedras preciosas . Pero , en cuanto a mi liberación de la cárcel, el día no terminará antes de venir a buscarme a cabo . . Debe y tiene que ser así, y usted no será capaz de evitar que " El hombre se fueron, me había encerrado en , pero después de que él se había mantenido alejado dos horas en el reloj , regresó sin hombres armados , con lo que sólo un par de muchachos para ayudar a mis movimientos , de modo que después de esta moda que me condujo a las amplias habitaciones que había ocupado anteriormente ( es decir , en 1538 ) , donde obtuve todas las comodidades que pedí .

CXXV

Después de un lapso de unos cuantos días , el castellano , que ahora creía que yo estaba en general y libre, sucumbió a su enfermedad y partió de esta vida. En su habitación se mantuvo a su hermano, Messer Antonio Ugolini , que había informado el gobernador fallecido que estaba debidamente liberada . Por lo que he aprendido , este Messer Antonio recibió la comisión del Papa a dejarme ocupo esa prisión cómodo hasta que hubiera decidido qué hacer conmigo.

Durante Messer de Brescia , a quien he mencionado anteriormente, dedica el soldado (ex droguero de Prato) para administrar un poco de licor mortal en mi comida , [ 1 ] el veneno era trabajar lentamente , produciendo sus efectos al cabo de cuatro o cinco meses . Ellos resolvieron en la mezcla de diamantes golpeó con mis vituallas . Ahora el diamante no es un veneno en el verdadero sentido de la palabra , pero su dureza incomparable le permite , a diferencia de las piedras ordinarias , para retener ángulos muy agudos. Cuando se machaca todos los otros tipos de piedra , que la nitidez extrema de borde se pierde, sus fragmentos convertirse en roma y redondeada. El diamante solo conserva sus cualidades mordaces , por lo cual , si es que las posibilidades para entrar en el estómago junto con la comida , el movimiento peristáltico [ 2 ] necesaria para la digestión lo pone en contacto con las capas del estómago y los intestinos, donde se pega, y por la acción de los alimentos frescos forzándolo más hacia el interior, después de algún tiempo perfora los órganos. Esto provoca eventualmente la muerte . Cualquier otro tipo de piedra o vidrio mezclado con la comida no tiene el poder de unir en sí , sino que pasa adelante con las vituallas . Ahora Messer Durante confió un diamante de insignificante valor a uno de los guardias , y se dice que un determinado Lione , un orfebre de Arezzo , mi gran enemigo , fue el encargado de golpearlo . [ 3 ] El hombre resultó ser muy pobre, y el diamante valía la pena tal vez algunas decenas de coronas. Él le dijo al guardia que el polvo le dio la espalda era el diamante que se trate adecuadamente muele . La mañana en que me lo tomé , lo mezclaron con todo lo que tenía que comer , sino que fue un viernes , y lo tenía en ensalada, salsa , y lentejas. Esa mañana me comí de todo corazón , pues había ayunado en la noche anterior , y este día era un festival. Es verdad que me sentí las vituallas crujir bajo mis dientes , pero yo no estaba pensando en picardías de este tipo. Cuando hube terminado , algunos trozos de ensalada permanecieron en mi plato, y algunos fragmentos muy finos y brillantes me llamó la atención entre estos restos . Yo los recogí y los llevé a la ventana, que dejó un torrente de luz en la habitación , y mientras yo examinaba ellos, me acordé de que la comida que comí esa mañana había arrugado más de lo habitual . Al aplicar mis sentidos estrictamente a la materia, el veredicto de mi vista fue que eran ciertamente fragmentos de diamante machacado . En esto me dio a mí mismo , sin duda, como muerto, y en mi dolor recurrió con corazón devoto a las oraciones sagradas. Yo había resuelto la cuestión , y pensó que estaba condenado . Por espacio de una hora entera oraba fervientemente a Dios, dando gracias a Él por una muerte tan misericordioso . Ya que mis estrellas me habían condenado a morir , pensé que no mal negocio para escapar de la vida tan fácilmente. Me resigné , y bendije al mundo y todos los años que había pasado en el mismo. Ahora me estaba volviendo a un mejor reino con la gracia de Dios, el que yo pensaba que tenía sin duda adquirió .

Mientras estaba girando estos pensamientos en mi mente , yo tenía en la mano algunas partículas endebles del diamante de renombre , que de una verdad firmemente que creía que era así. Ahora espero es inmortal en el corazón humano , por lo que me sentí , como si dijéramos, atraje hacia adelante por un destello de esperanza en reposo. En consecuencia , me tomé un pequeño cuchillo y algunas de esas partículas , y los coloqué en una barra de hierro de mi prisión. Entonces me llevé el punto del cuchillo con una fuerte presión de molienda lento para llevar sobre la piedra, y sentí que se desmoronan . El examen de la sustancia con los ojos , vi que era así. En un momento una nueva esperanza se apoderó de mi alma, y exclamó : "Aquí no encuentro mi verdadero enemigo , Messer Durante, sino un pedazo de mala piedra blanda , que no me puede hacer ningún daño que sea! " Anteriormente yo había resuelto permanecer tranquilo y morir en paz , ahora me giraba otros planes , pero primero me rendí gracias a Dios ya la bienaventurada pobreza , pues aunque la pobreza es a menudo la causa de llevar a los hombres a la muerte, en esta ocasión había sido la verdadera causa de mi la salvación. Quiero decir de esta manera : Messer Durante, mi enemigo , o quien quiera que fuera , le dio un diamante a Lione de libras para mí de la pena de más de un centenar de coronas , la pobreza le indujo a mantener esto para sí mismo, y para libras para mí un berilo verde del valor de dos carlins , pensando tal vez, ya que también era una piedra , que iba a funcionar el mismo efecto que el diamante.

Nota 1 . Para Messer Durante, véase más arriba , p . 180 . Para el farmacéutico de Prato empleado como guardián en S. Angelo, véase más arriba , p . 216 .

Nota 2 . En quel che girare e cibi ' fanno e' . Tengo en aras de la claridad usó la frase técnica anterior.

Nota 3 . El nombre de Leone Leoni es también conocida como orfebre y bronce - lanzador . Hizo la tumba para Giangiacomo de 'Medici , Il Medighino , en la Catedral de Milán.

CXXVI

En este momento el obispo de Pavía , hermano del Conde de San Secondo , y comúnmente llamado Monseñor de Rossi de Parma, pasó a ser encarcelado en el castillo de algunos asuntos problemáticos en Pavia . [ 1 ] A sabiendas de que él sea mi amigo , me metí la cabeza por el agujero en mi celda, y lo llamé a gran voz , gritando que los ladrones me habían dado un diamante machacado con la intención de matarme . También envié algunas de las astillas que había conservado , de la mano de uno de sus siervos , para que lo viera . Yo no revelo mi descubrimiento de que la piedra no era un diamante , pero le dijo que me habían envenenado con toda seguridad , después de la muerte de ese hombre más digno el castellano . Durante el corto espacio de tiempo que tenía para vivir, le rogué que me permitiera un pan al día de sus propias tiendas , al ver que yo había resuelto a comer nada de lo que venía de ellos. A esta petición respondió que me iba a suministrar de víveres .

Messer Antonio, que ciertamente no era consciente de la conspiración contra mi vida , despertó un gran ruido , y exigió ver la piedra machacada , siendo también persuadió de que era un diamante , pero en la reflexión que el Papa estaba probablemente en la parte inferior de el asunto , él se lo pasó a la ligera después de dar su atención al incidente.

A partir de entonces me comí las vituallas me enviaron por el Obispo, y seguí escribiendo mi Capitolo en la cárcel, en la que he insertado diariamente a todos los nuevos acontecimientos que me han ocurrido , punto por punto. Pero Messer Antonio también me envió alimentos, y lo hizo de la mano de ese Giovanni de Prato, el boticario , entonces soldado en el castillo , al que he mencionado anteriormente. Él era un enemigo mortal de la mía, y fue el hombre que se había administrado el diamante en polvo. Así que le dije que iba a participar de nada de lo que me llevó a menos que él lo probó ante mis ojos. [ 2 ] El hombre respondió que los Papas tienen su carne sabía . Yo le respondí : " . Nobles están obligados a probar la carne de los Papas , y en igual medida , usted, soldado, droguero, campesino de Prato, está obligado a probar la carne de un florentino de mi estación " Él respondió con palabras gruesas , que yo no tardó en pagar con la misma moneda .

Ahora Messer Antonio sentía cierta vergüenza por su comportamiento , tenía también en su mente para hacerme pagar los costes que a finales del castellano , pobre hombre , entregado o en mi favor. Así que él cazaba a cabo otro de sus siervos , que era mi amigo, y me envió la comida por las manos de este hombre . La carne fue probado por mí ahora de buen grado , y sin necesidad de altercado. El funcionario en cuestión me dijo que el Papa estaba siendo acosado diariamente por monseñor di Morluc , que seguía preguntando por mi extradición por parte del rey francés. El Papa, sin embargo, mostró poca disposición a entregarme , y el cardenal Farnese , anteriormente mi amigo y mecenas , había declarado que no debe contar con la emisión de esa prisión durante algún periodo de tiempo. [ 3 ] Le respondí que yo debería salir a pesar de todos ellos. La excelente mozo me rogó que guardar silencio , y no dejar que esas palabras mías sean escuchadas , ya que éste podría hacerme algún daño tumba , tener una firme confianza en Dios , que era mi deber para esperar . Su misericordia , que queda en la parte tranquila . Le respondí que el poder y la bondad de Dios no están obligados a estar de pie en el temor ante las fuerzas malignas que hacen iniquidad.

Nota 1 . Gio . Girolamo de 'Rossi , conocido en la literatura como poeta e historiador de importancia secundaria.

Nota 2 . Me ne faceva la credenza .

Nota 3 . Este fue el cardenal Alessandro , hijo de Pier Luigi Farnese .

CXXVII

Pocos días habían pasado , cuando el cardenal de Ferrara llegó a Roma . Él fue a presentar sus respetos al Papa , y el Papa lo detuvo hasta la hora de cenar . Ahora el Papa era un hombre de gran talento para los asuntos , y que quería hablar a sus anchas con el Cardenal sobre la política francesa. Todo el mundo sabe que la gente, cuando ellos están festejando juntos, decir cosas que de otro modo retener . Por tanto, este ocurrió. El gran rey Francisco fue más franco y liberal en todos sus tratos , y el Cardenal estaba muy familiarizado con su temperamento. Por lo tanto, este último podría disfrutar el Papa más allá de sus expectativas más audaces . Esto levantó su Santidad a un alto tono de júbilo y alegría, tanto más porque él estaba acostumbrado a beber libremente una vez a la semana , y fue hecho de vomitar después de su indulgencia . Cuando , por lo tanto , el cardenal señaló que el Papa estaba bien dispuesto , y maduro para conceder favores , le rogó para mí en la demanda del rey , al presionar el asunto acaloradamente , y demostrando que su Majestad tenía mucho corazón. Ante esto, el Papa se rió en voz alta , se sentía en el momento de su vómito en la mano , la excesiva cantidad de vino que había bebido también estaba operando mucho, dijo : " En el mismo lugar , en este instante , que se lo llevara a su casa. "Entonces , después de haber dado órdenes expresas a tal fin , se levantó de la mesa . El cardenal envió de inmediato para mí , antes de que el señor Pier Luigi podría conseguir el viento del asunto , porque estaba seguro de que él no habría permitido que yo le debía desatar de prisión.

Mandatario del Papa se reunió con dos grandes señores del Cardenal , y cuando se aprobó cuatro de la noche , me quita de mi prisión , y me llevó a la presencia del cardenal , quien me recibió con amabilidad indescriptible. Estaba bien alojados , y dejé de disfrutar de las comodidades de mi situación.

Messer Antonio , el hermano del viejo castellano , y su sucesor en el cargo, insistió en la extracción de mi parte los costos de los alimentos y otros honorarios y gratificaciones reclamadas por alguaciles y estos alevines , sin prestar atención a la voluntad de su predecesor en mi nombre . Este asunto me costó varias decenas de coronas , pero yo les pago, porque el cardenal me dijo que me vaya bien en guardia si quería conservar mi vida , y agregó que si él no me extrajo de la noche de la prisión , que nunca debería tener salió . De hecho , ya había sido informado de que el Papa lamentó mucho tener déjame ir .

 

ESTA CAPITOLO os escribo LUCA MARTIN
ABORDAR EN ÉL COMO APARECERÁ [ 1 ]

EL QUE sería conocer el poder de dominio de Dios ,
¿Y cómo un hombre se parece a la alta buena ,
Debe estar en la cárcel, es mi firme opinión :

El penoso pensamientos y preocupaciones del hogar deben empollar ,
Oprimido con dolores carking en carne y hueso,
Lejos de su tierra nativa completa muchas cruz .

Si a usted le de buena gana por los actos de merecimiento ser conocido ,
Tratar de ser aprisionado sin causa, mentir mucho ,
Y encontrar ningún amigo a escuchar su gemido.

Ver que los hombres que roban de su todo por el mal ;
Añadir peligros para su vida ; ser utilizado con la fuerza,
Hopeless de ayuda, por enemigos brutales y fuertes.

Ser impulsada por fin a algún desesperado término fuera de sí;
Ráfaga de su mazmorra, saltar los muros del castillo ;
Y vuelto a capturar , encontrar la prisión diez veces peor .

Ahora escucha , Luca , a lo mejor de todos!
La pierna ha sido quebrantada, que ha sido comprado y vendido ;
El goteo de su calabozo, usted no tiene ninguna capa o chal.

Nunca una palabra amable ; sus vituallas frío
Es presentada con noticias siento por algún novio de base
De Prato - soldado ahora boticario de edad.

Marcar bien cómo Glory impregna sus hijos en la oscuridad !
Usted no tiene asiento para sentarse, guardar las heces :
Sin embargo, estuvo activo desde el vientre de su madre.

El bribón que sirve pedidos hath estricta y fría
Para enumerar ninguna palabra que pronuncias , te dan nada,
Apenas a ope la puerta , tal es su dominio.

Estos juguetes hath gloria para ella forjado niño de pecho !
No hay papel , plumas , tinta , incendio o herramientas de acero,
Para ejercitar el pensamiento lleno de cerebro rápido.

Ay que tan poco puedo revelar !
Fancy cien para cada apartaos enfermo :
Espacio completa y el lugar que he dejado para bien prisión!

Pero ahora mi ex propósito de cumplir ,
Y cantar las alabanzas de la mazmorra con honor debido -
Para esto lenguas angélicas eran escasa habilidad.

Aquí nunca languidecer hombres honestos y leales ,
Excepto por el fraude de los arribistas , el mal gobierno ,
Los celos , la ira , o algún equipo rencoroso .

Para decir la verdad sobre el cual mi mente se dobla,
Aquí el hombre conoce a Dios , ni nunca temporadas a orar,
Sintiendo su alma con la feroz alquiler angustia del infierno .

Que uno se afamado tan malo como mayo mortal,
Enviar a la cárcel dos años lo siento a pino ,
Él te ven fuera santo , sabio, querido todos los días .

Aquí el alma , la carne , la ropa de su refinar bruto de sustancias;
Cada patán voluminosos crece ligero como gossamere ;
Tronos celestiales antes de purgar ojos brillo.

Yo te digo una gran maravilla ! Amigo, escuchad !
La fantasía me llevó un día a escribir:
Conozca ahora lo desplaza uno puede ser puesto aquí.

Mi celda que busco , pinchazo cejas y el pelo recto,
Entonces me gire hacia una grieta en la puerta,
Y con mis dientes un desunir astilla ;

Siguiente encontrar un pedazo de ladrillo en el suelo ,
Desmenuzar una parte del mismo a polvo pequeño ,
Y formar una pasta por aspersión o'er del agua. [ 2 ]

Entonces , luego vino la Poesía con llamada de fuego
En mi canal, por cierto me pareció
¿De dónde sale el pan - no había nadie más en absoluto .

Ahora volver a mi idea primitiva :
Que quiere saber lo que le espera pápula , debe
En primer lugar aprender el mal que Dios le haya hecho mal .

La cárcel contiene todas las artes en acto y la confianza ;
Si pero anhelar la habilidad del cirujano ,
Estas gotas dibujar la sangre en mal estado de su adust venas.

A continuación es algo en sí mismo que se
Haga usted derecho elocuente , un valiente chispa negrita,
Grande con los pensamientos de alto alza para bien y para mal .

Bienaventurado el hombre que está en calabozo oscuro ,
Languishing muchos un mes , luego toma su vuelo
De la guerra, tregua , la paz que sabe, y le dice a la marca.

Necesidades ser que todas las cosas vuelven a su placer ;
La cárcel ha abarrotado su cerebro tan lleno de ingenio,
Ellos bailan sin morris alterar el wight .

Acaso thou'lt impulso : "Piensa , ¿cómo revolotean tu vida;
Tampoco es cierto que la cárcel puede enseñar el saber de ti,
Para llenar tu pecho y el corazón con la fuerza de él! "

No, para mí mismo que jamás te alabo más :
Sin embargo, me gustaría una ley aprobada - que el hombre
Los actos cuyos merecen no debe scape esta partitura .

El que ha hallado la gente pobre en la prohibición ,
Haría a aprender esas lecciones de la cárcel ;
Para entonces él sabría todo, un buen gobernante puede:

Había actuar como los hombres que pesan por la escala de la razón ,
Tampoco se atreven a desviarse de la verdad y el derecho a un lado,
Tampoco confusión en el ámbito prevalecer.

Mientras estaba encadenado en la cárcel a cumplir ,
Foison de sacerdotes , frailes , soldados podía ver ;
Pero los que mejor se lo merecía menos yo espiados .

¡Ah! puedes saber lo que la rabia se apoderó de mí ,
Cuando por estos pícaros de la cárcel relajó su agarre !
Esto hace que uno llore que uno nació para estar!

Voy a añadir nada más. Ahora me convierto en oro fino ,
Tal oro como ninguno arroja ligeramente al viento,
Ajuste para los mejores trabajo ojos lo verán jamás en alguna .

Otro punto tiene pasado en mi mente ,
Que yo no te he dicho , Luca ; donde escribí ,
Estaba en el libro de uno de nuestro familiares y amable. [ 3 ]

Allí se establecen los márgenes que solía tener en cuenta
Cada tormento sombría que me aplastó como un vicio :
La pasta de mis pensamientos apresurados apenas podía flotar.

Para hacer un O, mojé la astilla tres veces
En ese barro espeso , peor aflicción apenas podía moler
Espíritus en el infierno inhabilitadas desde el Paraíso .

Al ver que no soy el primero por el fraude confinado,
Esto me va a omitir , y una vez más buscan la célula
En el que tendedero para la rabia el corazón y la mente.

Alabo más que otras lenguas, le dirá ;
Y , para el consejo de quienes son como no lo sé,
Juro que sin ella no puede así laboral.

Sin embargo, ¡oh! para alguien como él aprendí , pero ahora ,
¿Quién iba a llorar a mí como a la orilla de Bethesda :
Toma tus vestidos , Benvenuto , levántate y vete !

Credo me cantan, reginas Salve vierten
Y padrenuestros ; limosnas yo diría luego otorgan
Mañana tras mañana el popular ciegos, cojos , y los pobres.

¡Ay de mí ! cómo muchas veces debe crecer mi mejilla
Escaldado por los lirios ! He de abjurar
Florencia y Francia a través de ellos para siempre ? [ 4 ]

Si en el hospital que yo venga, y justo
Encuentra la Annunziata dibujaba . Voy a volar :
Else he de mostrarme como una bestia allí. [ 5 ]

Estas palabras no se burlan de Su santidad adorado ,
Tampoco esos Sus lirios, glorioso , santo , puro,
El que iluminan la tierra y el cielo alto!

Pero para los que encuentro en cada oscuro coign
Lirios de base que se extendió ganchos donde las flores soplase
Necesidades deben temo que estos arruinen señuelo. [ 6 ]

Pensar cómo andan muchos como yo en la aflicción !
Nacido qué, cómo esclavo para servir a ese signo de odio !
Almas animado , elegante , al igual que a los dioses de abajo!

Vi que el declive heráldica letal
Desde el cielo como un rayo entre los vanos ;
Luego en la piedra que vi extraño brillo brillo.

Campana del castillo debe romper antes de que yo con la cepa
Desde allí emitió , y estas cosas ¿Quién habla verdad
En el cielo, en la tierra, me aclarado maravillosa . [ 7 ]

Siguiente vi un féretro de tonalidad sombría
Adornado con lirios rotos ; cruces, lágrimas ;
Y en su lecho de una tripulación ay asolado por perdido . [ 8 ]

Vi la muerte , que atormenta el alma con temor ;
Este hombre y que ella amenazados , mientras lloraba :
"Yo Clip de la gente que te dañe con estas tijeras ! "

Eso merece una continuación, en mi frente escribió amplia
Con palabras de la pluma de Pedro que - para él Bade shun
Para hablar de ellos tres veces dentro de mi pecho me escondo . [ 9 ]

Él veía yo quien conduce y comprueba el sol,
Vestida con su esplendor ' a mediados de su corte a lo alto,
Seld - visto por ojos mortales , si e'er por uno. [ 10 ]

Luego hizo un grito gorrión solitario
Loud desde la torre del homenaje , audiencia que tenga en cuenta , le dije :
" Él dice que viviré y moriré ! "

Canté , y escribí mi caso duro, uno por uno ,
Inicial de Dios el perdón y la ayuda que necesitan ,
Por ahora Si sentía mis ojos caduco y muerto.


León nunca , tigre , lobo, o un oso sabían avaricia
Más hambre de lo que el hombre sentía por la sangre humana ;
Ni la víbora más venenosa fang se alimentaba . [ 11 ]

El cruel jefe es aquel de cría ladrones ,
Lo peor de lo peor entre una pandilla de bribones ;
Hist ! Hablaré suave para que no me entendí !

Di : ¿Habéis visto catchpolls , los esclavos hambrientos ,
En acto de la granja de un hombre pobre a embargar ,
Smashing abajo Cristos, vírgenes , con sus palos?

Así que en el primero del mes de agosto hizo que el tren
Me Desalojar a una tumba más falta , más frío: -
" Damns noviembre y condena cada rogue al dolor !" [ 12 ]

Yo a mis oídos una trompeta que había dicho
Verdad , y cada palabra que les he repito,
Reckless , si , pero la carga de la pena de mí se rodó .

Ellos, cuando vieron a su retiro última esperanza ,
Me dio un diamante, golpeado , sin anillo justo,
Estimando que debo morir si debo comer .

Ese villano villano cuya oficina ' TWAS para llevar
Mi comida , ordené gusto principio, pero mientras tanto pensaba :
" Aquí no puedo encontrar mi enemigo de picadura Durante ! "

Sin embargo erst mi mente a Dios me trajo alta
Rogándole a perdonar todos mis pecados ,
Y habló un Miserere tristeza - cargada .

Luego, cuando gané un respiro de que din
De problemas, y habían dado mi alma a Dios ,
Contentó mejores reinos y estados para ganar,

Vi a lo largo del camino que los santos han pisado ,
Del cielo descendente , contento , con gloriosa palma,
Un ángel : claro gritó : "Sobre el césped de la tierra

Vivir más tú ! Por medio de Él que oyeron tu salmo,
Esos enemigos perecerán , todas y todos , en la lucha,
Mientras tú permaneces feliz, libre , y la calma,
Bendecida por nuestro Padre en el cielo en la tierra para la vida! "

Nota 1 . Capitolo de Cellini en Elogio de la prisión está claramente conformado por piezas escritas , como escribed anterior, en el calabozo de S. Angelo, y de los pasajes que más tarde compuso para traer estas piezas en un todo coherente . Él no ha mostrado mucha habilidad literaria en la redacción , y he tenido dificultades para preservar la rugosidad de la original.

Nota 2 . El italiano es morta acqua , probablemente una frase del argot para la orina.

Nota 3 . Un nostro parente . Él dice más arriba que él escribió el Capitolo en las hojas de su Biblia .

Nota 4 . Un nostro parente . Él dice más arriba que él escribió el Capitolo en las hojas de su Biblia .

Nota 5 . Gabriel sostiene el lirio en la pintura italiana , cuando saluda a la Virgen María con el Ave Virgo !

Nota 6 . Es decir , se encuentra en todas partes en Italia los brazos de la Farnesi .

Nota 7 . Alusión a la previsión de la muerte del castellano .

Nota 8 . Alusión a su previsión del asesinato de Pier Luigi Farnese .

Nota 9 . Alusión al ángel que lo visitó en la cárcel.

Nota 10 . Alusión a su visión del sol en el calabozo.

Nota 11 . Una invectiva contra Pier Luigi Farnese .

Nota 12 . Alusión a las palabras proféticas se arrojó a los policías que lo llevaron a la prisión del Foiano .

Fin de la primera parte

Autobiografía de Benvenuto Cellini Parte II

1080074802 V I D A DE BENVENUTO CELLINI EN LA LIBRERIA BE LA FUENTE PARSES Si—8n£. M K X l é o a « B I B L I O T E C A C L A S I CA TOMO CLXI VIDA DE BENVENUTO CELLINI ( F L O R E N T I N O ) ESCRITA POR ÉL MISMO seguida de las RIMAS "PUESTAS EN VERSOS CASTELLANOS PRIMERA VERSIÓN ESPAÑOLA, DIRECTA DEL TOSCANO, CON PRÓLOGO, NOTAS, APÉNDICES Y ÜN ÍNDICE SUMARIAL POR EL DE. LUIS MARCO TOMO II M A D R I D LIBRERIA DE LA VIUDA DE HERNANDO V C." c a l l e d e l A r e n a l , nüvn. 11 - 1 8 92/ /

I

Con licencia y caballos de mi buen cardenal, juntamente con dos jóvenes romanos, uno de los cuales era oficial en mi arte; el otro compañero suyo no era del arte, sino que vino por darme compañía. Salí de Romá y me fui á Tagliacozzo, pensando encontrar allí á mi ya mencionado discípulo Ascanio; llegado que hube á Tagliacozzo, encontré á dicho Ascanio, junto con su padre, hermanos, hermanas y madrastra. Durante dos días fui por ellos agasajado lo imposible de decir; partíme para la vuelta de Roma y llevé á Ascanio conmigo. Por el camino comenzamos á hablar acerca del arte, de modo que impacientábame por volver á liorna para recomenzar mis obras. Llegado que hubimos á Roma, en seguida me dispuse para trabajar; y encontrando una fuente de plata, la cual había comenzado para el cardenal antes de que me encarcelasen (á la par de esa fuente habíase principiado una bellísima jarrita, que me robaron con otrasmuchas cosas de gran valor), hice trabajar en ella al referido Paulo. Volví á empezar la jarrita, que estaba compuesta de figurillas exentas y de bajo-relieves; éigualmente estaba compuesto de figuras sueltas y peces en bajo-relieve dicha fuente, tan rica y tan bien concertada, que todo el que la veía quedábase absorto, así por la fuerza del dibujo y la invención, como por el esmero que empleaban aquellos jóvenes en las susodichas obras. Dos veces diarias, á lo menos, venía el cardenal á verme, juntamente con el señor Luis Alamanni y con el señor Gabriel Cesano (Gabriel María de Cesano, que da el titulo al Diálogo sobre la lengua, de Claudio Tolomei.), y allí pasábase el tiempo gratamente algunas horas. A pesar de tener yo bastante que hacer, aún me encargaba en abundancia nuevas obras; y me dió á que hiciera su sello pontifical, que fué tamaño como la mano de un niño de doce años; y en este sello grabé en hueco dos historietas: la una fué cuando San Juan predicaba en el desierto, y la otra cuando San Ambrosio expulsaba á aquellos Arríanos, representado á caballo con un azote en la mano (Es tradición popular entre los milaneses, que San Ambrosio apareció en su socorro en la batalla que ganaron en Parabiago contra Lodrisio Visconti, el 21 de Febrero de 1339. De alii procede el representar al santo obispo á caballo, con vestid u r a pontifical y en actitud de poner en fuga y azotar con unas disciplinas á buen golpe de bien armados combatientes, á quienes el pueblo llamó después Arriamos.), con tanta audacia y buen diseño, y tan esmeradamente trabajado, que todos decían cómo había yo superado á aquel gran Lautizio, quien era único en aquesta profesión; y el cardenal lo parangonaba por propia vanagloria con los otros sellos de los cardenales de Roma, y que eran casi todos de mano del antedicho Lautizio (Benvenuto Cellini describe este sello en su Tratado de la áurificeria,).

II.

cap. VI. Además de aquellos dos objetos, encargóme el cardenal que le hiciese un modelo de un salero; mas hubiera querido que saliese de lo ordinario entre aquellos que habían hecho saleros. El señor Luis dijo sobre esto, á propósito de esta sal, muchas cosas admirables; también el señor Gabriel dijo sobre este propósito cosas bellísimas. El cardenal, oyente muy benévolo, y satisfecho á más no poder de las trazas que de palabra habían hecho aquestos dos hombres de gran ingenio, volvióse á mí_, diciendo: —Benvenuto mío, el diseño del señor Luis y el del señor Gabriel plácenme tanto, que no sabría cuál de los dos elegir; por eso te dejo la elección del que haya de ponerse por obra. Entonces dije yo: —Ved, señores, de cuánta importancia son los hijos de los reyes y emperadores, y qué maravilloso esplendor y divinidad en ellos aparece; y sin embargo, si preguntáis á un pobre humilde pastorzuelo por quién siente más amor y mayor afección, si por aquestos dichos hijos ó por los suyos, de cierto os dirá tener más amor á sus hijitos. Así, pues, también yo tengo grande amor á los mis hijuelos que en aquesta mi profesión paro. Así, que el primero que he de muestraros, monseñor reverendísimo patrono mío, será obra mía é invención mía, pues muchas cosas son bellas al decirlas, mas al hacerlas luego, no se manifiestan tales en obra. * 1 volviéndome hacia aquellos dos grandes ingenios, dije: —Vosotros habéis dicho, y yo haré. El señor Luis Alamanni entonces, riéndose, con grandísima afabilidad añadió en favor mío muy lisonjeras palabras, las cuales aveníanse bien con él por ser de hermoso aspecto, proporcionado de cuerpo y suave de voz. El señor Gabriel era en todo el reverso, por lo feo y desagradable; y así, según su forma, tal habló. Había el señor Luis con las palabras diseñado que hiciese yo una Venus con un Cupido, juntos, con muchas galanterías, todas á propósito. El señor Gabriel había proyectado que hiciese yo una Anfitrite, mujer de Neptuno, con aquellos Tritones de Neptuno y otras muchas cosas bastante fáciles de decir, mas no de hacer. Yo hice una forma oval, tamaña bastante más de media braza, casi dos tercios; y sobre dicha forma, á semejanza como el mar se abraza con la tierra, hice dos figuras bastante mayores de un palmo, las cuales estaban sentadas y entrando con las piernas una en otra, según se ven ciertos largos brazos de mar que penetran en la tierra. Junto al masculino Mar puse una nave con suma riqueza laborada, y en ella cabía muy bien mucha sal; bajo el antedicho, hube de acomodar aquellos cuatro caballos marinos suyos; en la diestra del referido mar púsele su tridente. Representé la Tierra por una mujer de tan hermosas formas, cuanto pude y supe hacerlo, bella y graciosa; junto á ella había puesto un templete rico y suntuoso, asentado en tierra, y la figura apoyábase en éste con una mano; aquéste habíalo hecho para poner en él la pimienta. En la otra mano había puesto un cuerno de la abundancia, adornado coa todo lo que me pareció más bello del mundo. Debajo de aquesta diosa, y en aquella parte que manifestaba ser el suelo, hube de acomodar todos los más hermosos animales que produce la tierra. Bajo la parte del mar figuré las más lindas suertes de pescados y caracolas que caber podían en aquel pequeño espacio. En el resto de la forma oval hice en su grosor muchos riquísimos ornamentos ( Véase , En el capitulo XXXVI la completa la descripción de este salero). Luego aguardé al cardenal, quien vino con aquellos dos ingenios, y saqué para que la viesen aquesta obra mía de cera, á vista de la cual fué primero en alzar la voz murmurando mucho el señor Gabriel Cesano v dijo: ' J - Esta es obra de no concluirse en la vida de diez hombres, y vos, monseñor reverendísimo, que la quisisteis, no la obtendréis en vida vuestra; por eso Benvenuto ha querido mostraros sus hijos, mas no dároslos como hacíamos nosotros, que hablábamos de cosas que hacerse pueden, mientras él os manifiesta aquellas que no se pueden hacer. Al oir esto, el señor Luis Alamanni tomó parte á mi favor. El cardenal dijo que no quería entrar en tan gran empresa. Entonces me volví hacia ellos y dije: -Monseñor reverendísimo, y también hablo con vosotros llenos de talento, digo que aquesta obra espero hacerla para quien haya de ser, y cada uno de vosotros la veréis acabada con cien veces más riqueza que el modelo; y espero que aún sobre tiempo bastante para hacer otras mucho mayores que aquesta. El cardenal replicó amostazado: —Pues como no se haga para el rey á cuyo lado te llevo, creo que para otros no puede hacerse. Y mostrándome las cartas donde el rey (De Francia, Francisco I de Valoís.) en un párrafo escribía que presto se tornase llevando consigo á Benvenuto, alcé las manos al cielo, diciendo: —¡Oh! ¿Cuándo vendrá esto pronto? El cardenal dijo, que diesa yo órdenes y despachase mis quehaceres que tenía en liorna para dentro de diez días (2).

III.

Llegado el tiempo de la partida, dióme un caballo hermoso y noble, y lo llamaba Turnón, porque el cardenal Tournon (3) se lo había dado á él. También mis discípulos Paulo y Ascanio, fueron provistos de cabalgaduras. El cardenal dividió su séquito, que era grandísimo. Una parte más noble se llevó consigo, emprendiendo con ella el camino de la Romaña para ir á visitar Nuestra Señora de Loreto (4), y de allí, después á (2) En efecto, dicho salero llegó á concluirs3 para tal rey (véanse los capítulos XVI y XXXVI de este libro). (3) Francisco de Tournon, cardenal en 1530; falleció en 1562. (4) En su famoso Santuario de Loreto. Ferrara, á su casa. Enderezó la otra parte por la vía de Florencia. Aquesta era la mayor parte, con la belleza de sus caballerías. A mí me dijo que si quería yo andar seguro me fuese con el, y cuando no, que había peligro de la vida. Manifesté á su señoría reverendísima la intención de irme con él; y así, como aquello que está ordenado por los cíelos conviene que suceda, plugo á Dios que me tornase a la memoria mi pobre hermana carnal, quien había sentido tan grandes sinsabores por mis grandes males. También me tornaron á la memoria mis primas hermanas, las cuales eran en Viterbo monjas, abadesa la una y despensera la otra, por lo que eran gobernadoras de aquel rico monasterio; y habían pasado por mí tantas graves angustias y rezado por mí tantas oraciones, que tengo por muy cierto cómo con las oraciones de aquellas pobres virgencitas logré impetrar la gracia de Dios para mi salud. Por tal motivo, viniéndome todas aquestas cosas á la memoria, tomé otra vez la vuelta de Fiorencia; y aun cuando hubiera viajado libre de gastos con el cardenal ó con Ja otra parte de su séquito, me resolví á ir por mi cuenta acompañándome con un excelentísimo maestro relojero llamado maestro Cherubino, muy mi amigo. Nos encontramos por acaso, é hicimos juntos aquel viaje con sumo placer. Habiéndome partido de Roma el lunes santo (1), vi- (1) El día 22 de marzo de 1540. nimos de allí solos nosotros tres, y en Monte Ruosi (1) encontré á dicho acompañante; y como yo había manifestado la intención de irme con el cardenal, no pensé que ninguno de mis enemigos se hubiese propuesto hacerme perseguir en manera alguna. Mas fué lo cierto que rematé mal en Monte Ruosi, pues habíase mandado por delante de nosotros un golpe de hombres bien armados para darme qué sentir; y quiso Dios que mientras comíamos, éstos, que habían tenido indicios de que iba yo sin el séquito del cardenal, habíanse dispuesto en orden para mi daño. Precisamente entonces llegó dicho tren del cardenal y con él fuíme salvo gozosamente hasta Viterbo. Desde aquí ya no conocí luego peligro, yendo siempre delante algunas millas, y los hombres piincipales que iban con aquellos bagajes curábanse mucho de mí. Gracias á Dios llegué sano y salvo á Viterbo, donde me hicieron grandísimos agasajos mis primas hermanas y todo el monasterio. IV. Partido que me hube de Viterbo con los antedichos, seguimos el camino, cabalgando ya delante, ya detrás de dicho séquito del cardenal, de modo que el Jueves Santo, á la hora veintidós, nos encontramos junto á Siena en una posta; y viendo yo que había allí algunas fl) Pais entre Roma y Viterbo. yeguas de retorno y que los de las postas esperaban darlas por poco precio á cualquier pasajero para que las recondujesen á Siena, al ver esto desmonté de mi caballo Turnón y puse encima de una de aquellas yeguas mi cojín y los estribos, y di un julio á uno de los mozos de postas. Dejé mi caballo á mis jóvenes para que me lo condujesen, y enseguida me adelanté por llegar á Siena media hora antes para visitar á algún amigo mió y hacer algunos otros menesteres míos. Con este motivo, si bien anduve más á prisa, no hice correr á dicha yegua. Llegado que hube á Siena, tomé en la posada las habitaciones buenas, precisas para cinco personas, y coir el criado del posadero devolví dicho caballo á la posta, que estaba fuera de la puerta Camollia. Sobre dicha yegua quedáronseme olvidados mis estribos y mi cojín. Pasamos la noche del Jueves Santo muy alegremente: á la otra mañana, que fué el Viernes Santo, me acordé de mis estribos y de mi cojin. Mandé por ellos, y el maestro de postas dijo que no me los quería devolver, porque había yo corrido su yegua. Envié varias veces recado, y aquel hombre siempre contestaba .que no me los quería volver, con muchas injuriosas é insoportables palabras. Y el posadero de donde yo estaba alojado, me dijo: -Saldréis bien si no hace más que no devolveros el cojín y los estribos. Y siguió diciendo: —Sabed cómo aquel es el más bestial hombre que hay en aquesta ciudad, y tiene dos hijos soldados bravísimos, aún más bestias que él; así, pues, volved á comprar lo que os haga falta y seguid vuestro camino sin decir nada. Compré otro par de estribos, pensando, no obstante, recuperar con suaves palabras mi buen cojín; y como iba yo muy bien á caballo y bien armado con cota y manguitos de mallas y con un admirable arcabuz en el arzón, no me espantaba aquella gran brutalidad que me decían tener aquella bestia furiosa. También había acostumbrado ámis mancebos á llevar cota y manguitos de mallas, y mucho confiaba en aquel joven romano, el cual me parecía que no se los quitó nunca mientras estuvimos en Roma. También los llevaba Ascanio, á pesar de ser jovenzuelo; y por hallarnos en Viernes Santo pensé que la furia de aquellos locos debía de holgar un poco. Llegamos á la dicha puerta Camollia, donde vi y conocí por las señas que habíanme dado, por ser tuerto del ojo izquierdo, á aquel maestro de postas. Híceme el encontradizo con él, y dejando á un lado á mis jóvenes y compañeros, afablemente dije: —Maestro de postas, si os aseguro yo que no he corrido vuestra yegua, ¿por qué no estáis pronto á volverme mi cojín y mis estribos? A esto respondió en verdad de aquel modo loco, bestial, como se me había dicho. Por lo cual le dije: —¡Cómo, no sois cristiano! ¿O queréis en un Viernes Santo escandalizar vos y á mí? Contesto que no se le importaba Viernes Santo ó viernes diablo, y que si no me quitaba de delante yo con un espuntón que había cogido derribaríame al suelo junto con el arcabuz que llevaba yo en la mano. Al oir aquestas palabras acercóse un viejo hidalgo sienés en traje de fiesta, quien volvía de hacer aquellas devociones que se acostumbran en semejante día; y habiendo oído muy bien desde lejos todas mis razones, valientemente se acercó para reprender á dicho maestro de postas, tomando mi defensa; y gritaba á los hijos de éste porque no trataban como era debido á los forasteros que pasaban, y que de ese modo obraban contra Dios y daban motivo á vituperar á la ciudad de Siena. Aquellos dos jóvenes hijos suyos, meneando la cabeza sin decir nada, se metieron allá dentro de su casa El rabioso padre, irritado por las palabras de aquel digno hidalgo, en seguida, con vituperables blasfemias, bajó el espuntón jurando que con él quería matarme de cualquier modo. Al ver yo aquesta brutal resolución por tenerlo algún tanto atrás, hice ademán de mostrarle la boca de mi arcabuz. Echóseme encima más furioso, y el arcabuz que tenía yo en la mano, si bien dispuesto en orden para mi defensa, no lo había bajado aun tanto que le apuntase á él, antes estaba con la boca alta; mas por sí sólo hizo fuego. La bala dió en el arco déla puerta, y rebotando atrás, pegó en la caña del garguero al antedicho, quien cayó á tierra muerto. Corrieron velozmente los dos hijos; uno de ellos cogió un arma de un astillero y el otro cogió el espuntón del padre; y echándose sobre aquellos mis mancebos, el hijo que tenía el espuntón embistió el primero á Paulo Romano en la tetilla izquierda, y el otro se arrojó contra un milanés que estaba en nuestra compañía, el cual tenía cara de tonto, y no le valió recomendarse diciendo que nada tenía que ver conmigo; mas tuvo que defenderse de la punta de una partesana con un bastoncillo que llevaba en la mano, y con el cual no pudo librarse de recibir una pequeña herida en la boca. Aquel señor Cherubino iba vestido de clérigo, pues si bien era un muy excelente maestro relojero, según dije, había obtenido del Papa beneficios con buenas rentas. Aun cuando Ascanio estaba muy bien armado, 110 hizo ademán de huir como lo hizo aquel milanés, de modo que aquestos dos no fueron acometidos. Yo, que había picado espuelas al caballo y mientras éste galopaba había prestamente vuelto á poner orden y cargado mi arcabuz y volvía furibundo atrás, pareciéndome haber obrado de burlas, para obrar de veras, pensé que habrían sido muertos aquellos mis jóvenes, y fui resuelto á morir yo también. No corrió muchos pasos atrás el caballo sin encontrar que hacia mí venían éstos, á quienes pregunté si habían recibido daño. Respondió Ascanio que Paulo estaba herido de muerte por un espuntón. Entonces dije yo: —¡Oh, Pablo, hijo mío! ¿Así, pues, el espuntón te ha atravesado la cota de mallas? —No, dijo; que la cota habíala yo puesto en las alforjas aquesta mañana. - ¿ C o n que las cotas de malla se llevan puestas en Roma para gustar á las mujeres, y luego en Jos sitios peligrosos, donde hacen falta puestas, se guardan en las alforjas? Todos los males que tienes te están muy bien merecidos, y eres causa de que yo vaya ahora mismo á morir aquí. Y mientras decía yo aquestas palabras, volvíame siempre atrás animosamente. Ascanio y él me rogaban que tuviese á bien por amor de Dios salvarme y salvarles, porque de seguro era ir en busca de la muerte. En esto encontré á aquel señor Cherubino, junto con aquel milanés herido; gritóme en seguida diciendo que ninguno tenía daño, y que el golpe de Paulo había ido tan recto, que no le había pasado; y que aquel viejo de las postas había quedado muerto en tierra; y que los hijos con bastantes otras personas hallábanse dispuestos y de seguro nos harían trizas á todos. - A s í , pues, Benvenuto, ya que la fortuna nos ha hecho salvos de aquel primer ímpetu furioso, no la tentemos de nuevo, pues no nos salvaría. Entonces contesté yo: —Puesto que sois de ese parecer, también yo me avengo á él. Y volviéndome hacia Pablo y Ascanio, dije á estos: -Espolead vuestros caballos y galopemos hasta Staggia (1) sin detenernos más, y allí estaremos seguros. (1) Staggia dista de Siena unas diez millas, Aquel milanés herido exclamó: —¡Cáncer venga á los pecados! Que aqueste mal que yo tengo fué sólo por el pecado de un poco de menestra de carne que ayer comí, por no haber otra cosa que tomar. Sin embargo de aquestas grandes tribulaciones en que nos veíamos, vímonos forzados á sonreimos un poco de aquel necio y de las estúpidas palabras que había pronunciado. Dimos espolique á los caballos, y dejamos que el señor Cherubino y el milanés anduviesea al paso que quisieran. Y. Entretanto los hijos del muerto acudieron al d"* de Amalfi (1) para que les diese algunos caballos con qué perseguirnos y apresarnos. Dicho d. sabiendo que éramos hombres del cardenal de FerlieQ" no quiso dar caballos ni licencia. Mientras, llegar1 Pr i" Staggia, donde nos vimos en seguro. Llegado qia"' en bimos á Staggia buscamos un médico, el mejof e n m i aquel lugar pudo hallarse; hicimos que viese á i n e c e" 1a herida era superficial y conoció que no tendría (1) Lo era entonces Alfonso Piccolomini, nombrado capitán general de los sieneses desde 1529: gobernaba aquella república bajo el protectorado y dependencia de Carlos Y de Alemania, quien le removió del cargo en 1541. las consecuencias. Hicimos que nos preparasen algo para comer. A la vez presentáronse el señor Clierubino y aquel bobo milanés que continuamente mandaba el cáncer á las cuestiones, y decía estar excomulgado porque no había podido decir aquella santa mañana un solo Padre nuestro. Por ser el tal feo de rostro y tener de por sí grande la boca (que, con la herida que en ella recibió, habíale crecido más de tres dedos), y con aquella su graciosa habla milanesa y con la necedad de su lengua, las palabras que decíanos daban tales ganas de reir, que, en vez de condolernos por su mala suerte, no podíamos menos de reimos de toda palabra que él dijese.' Al querer el médico coserle aquella herida de la boca, habiéndole hecho ya tres puntos, dijo al médico que de Se'AísPer|d'ese un poco, pues no quería que por cualquie- , "mistad se la fuese á coser del todo; y echando —Asi, t J hecho sal"' a UQ c u c ' m r®u ' ^'3° 1 u e qu e r i a s e Ia dejase tan temos de'^a en eu^r a s e aqu e l cucharón, á fin de Enton(j)Ucl'era tornar vivo á su familia. Aquestas palabras decía con ciertos meneos de cabeza, dabau tan —Puesta , ,,>casión á la risa, que en cambio de condolernos avengo a el. ^ Y volvié*-'Stra m a ' a fortuna.110 paramos de reir; y así, —Espo^°nOS s ' e mPr e ' legamos á Florencia. Sta»<>i3 u ' m o s a apearnos á casa de mi pobre hermana, dongU_ de mi cuñado y ella nos festejaron mucho. Aquel señor Clierubino y el milanés fuéronse á sus negocios. Permanecimos en Florencia cuatro días, en los cuales curóse Paulo; mas era fuerte cosa que siempre que se ha- P coi biaba de aquel bestia del milanés movíanos á tanta risa cuanto á lágrimas nos movían las otras desgragracias que ocurrieron; de modo que continuamente reíamos y llorábamos en un tiempo mismo. Paulo se curó con facilidad; después nos fuimos por la vuelta de Ferrara, y encontramos que nuestro cardenal no había llegado aún á Ferrara, mas había sabido todos nuestros accidentes; y condoliéndose de ellos, dijo: —Ruego á Dios me otorgue la merced de que. te conduzca yo vivo ante aquel rey á quien te tengo prometido. Dicho cardenal me acomodó en Ferrara un palacio suyo, bellísimo lugar llamado Belfiore, confinando con los muros de la ciudad; aquí hizo que me diesen todas las comodidades para trabajar. Después dió órdenes, dispuesto á partirse sin mí para tomar la vuelta de Francia; y viendo que yo quedaba muy descontento, me dijo: —Benvenuto, todo lo que hago es por tu conveniencia, pues antes de llevarte de Italia quiero que en primer término sepas lo que vas á hacer en Francia; en este intervalo date prisa todo cuanto puedas en mi fuente y mi jarrito; y todo aquello de que hayas necesidad dejaré orden á un mayordomo mío para que te lo entregue. Y partiéndose, me quedé muy disgustado y varias veces tuve intención de marcharme de allí; sólo me contenía el haberme librado aquél del papa Paulo, pues  por lo demás, estaba descontento, y con gran perjuicio mío. Sin embargo, revestido de aquella gratitud que merecía el beneficio que recibí, dispúseme á tener patencia y ver el fin de aquestos quehaceres; y poniéndome á trabajar con mis dos mancebos, adelanté muchísimo aquella fuente y aquel jarrito. Donde estábamos alojados era malsano el aire, y por estar próximo el verano enfermamos todos un poco. En esta indisposición nuestra andábamos mirando aquel lugar donde vivíamos, el cual era grandísimo y en un abandono selvático, casi una milla de terreno descubierto, y en el que había muchos pavos del país anidando allí como aves silvestres. Percatándome de ello, arreglé mi escopeta con cierta pólvora sin hacer ruido; luego me aposté al encuentro de los pavipollos, y cada dos días mataba uno de ellos, el cual muy ampliamente nos nutría y con tan preciosa' virtud, que todas las enfermedades nuestras desaparecieron. Estuvimos algunos meses muy gozosos trabajando y adelantamos en aquella fuente y aquel jarro, lo cual era obra que requería mucho tiempo.
VI.
Por entonces el duque de Ferrara concertó con el papa Paulo Romano ciertas antiguas diferencias suyas que tenían sobre Módena y ciertas otras ciudades; y por tener en ellas razón la Iglesia, el duque hizo aquesta paz con dicho papa á fuerza de dinero; la cual cantidad fué grande: creo que pasó de más de trescientos mil ducados de Cámara. Tenía en aquel tiempo el duque un tesorero viejo, llamado señor Jerónimo Giliolo, quien lo había sido del duque Alfonso su padre. No podía aqueste viejo soportar tamaño desaguisado de tantos dineros como se llevaba el papa; é iba gritando por las calles diciendo cómo el duque Alfonso, padre suyo, con aquestos dineros habríale más presto quitado Roma que mostrárselos, y no estaba en orden que él quisiese pagar. Forzándole por último el duque á hacérselos pagar, sobrevino á este viejo un tan grande flujo de vientre, que le llevó casi á las puertas de la muerte. En el intermedio que estaba enfermo, me llamó di - cho duque y quiso que le retratase, lo cual hice en un redondel de piedra negra, tamaño como un plato de mesa. Placíale al duque aquel trabajo mío, juntamente con muchas discretas razones; siendo ambas cosas con frecuencia causa de que por cuatro y cinco horas á lo menos estuviera atento á dejarse retratar, y algunas veces hacíame cenar en su mesa. En el espacio de ocho días le concluí aqueste retrato de su busto; después me mandó que hiciese el reverso, el cual representaba la figura de la Paz por una mujer con una pequeña tea en la mano, quemando un trofeo de armas; la cual (esta supradicha mujer) hice de airosa estatura, con sutilísimos paños, muy bella y graciosa; bajo sus plantas figuré triste y afligido y atado con muchas «cadenas el desesperado Furor. Esta obra la hice con sumo estudio y me hizo grandísimo honor. El duque no se podía saciar de tenerse por satisfecho, y me dictó el mote de letras para el busto de Su Excelencia y para el reverso. Las del reverso decían: Pretiosain conspectu Domini; en demostración de que aquella paz habíase vendido á precio de dineros.
VII.
Por el tiempo en que me puse á hacer este dicho reverso, el cardenal me había escrito diciéndome que me preparase, porque el rey había preguntado por mí, y que en la primera carta suya sabría la orden de todo aquello que él me había prometido. Hice encajonar mi fuente y mi jarra bien acomodadas, habiéndolas ya visto el duque. Manejaba los negocios del cardenal un hidalgo ferrarás, que tenía por nombre Alberto Bendedio. Este hombre había estado metido en casa doce años sin salir nunca á causa de una enfermedad. Un día con grandísima presteza mandó por mí, diciéndome que debía montar en posta en seguida para ir en busca del rey, quien con grandes instancias había preguntado por mí,' pensando que estuviera yo en Francia. El cardenal había dicho en excusa suya, que yo me había quedado uu poco enfermo en una abadía de él en Lyon, mas haría porque estuviese presto con Su Majestad; por tal motivo, para aquesta diligencia era preciso que yo corriese en posta. Este señor Alberto era muy hombre de bien; pero muy soberbio y, á causa de su enfermedad, tenía una soberbia insoportable; y, tal como lo digo, me dijo que me dispusiese presto para correr en posta. A lo cual contestéle que mi arte no se ejercía por la posta; y que si había de irme, quería caminar á cortas jornadas y llevar conmigo á Ascanio y Paulo mis ayudantes, á quienes había sacado de liorna; y además quería un servidor con nosotros á cabajlo para mi servicio, y tantos dineros como bastasen para conducirme allí. Este viejo achacoso con airadísimas palabras me respondió que de aquel modo como yo decía, y no de otra suerte, viajaban los hijos del duque. Respondíle en el acto que los hijos de mi arte viajaban de aquella manera como había yo dicho, y por no ser nunca hijos de duque, no sabían aquéllos cómo viajaban éstos; y que si usaban conmigo aquellas palabras extrañas á mis oídos, en manera alguna me iría, así por haberme faltado el cardenal á su fe, como por añadir luego aquestas villanas palabras; por lo que me resolvería seguramente á no querer tratos con ferrareses. Y volviéndole las espaldas, me partí refunfuñando, y él se quedó insultando. Fui en busca del supradicho duque con su medalla acabada, el cual me hizo la más honrosa acogida que á hombre alguno se haja hecho en el mundo. Y había encargado á aquel su intendente Señor Jerónimo Giliólo que, como premio á mis fatigas, buscase-un anillo con un diamante del valor de doscientos escudos y que lo diese á Fiaschino su camarero, el cual me lo entregase á mí. Así se hizo. Dicho Fiaschino, la noche del día en que le hice entrega del medallón, me trajo á primera hora un anillo con un diamante dentro, el cual tenía gran aparencia, y dijo aquestas palabras de parte de su duque: - Q u e aquella única habilísima mano que tan bién había obrado, en memoria de Su Excelencia con aquel diamante se adornase. Al venir el día miré dicho anillo, el cual era un diamantejo sutil, por valor de unos diez escudos Y como aquellas tan retumbantes palabras que el duque habíame mandado á decir no me persuadí de que envolverán tan ínfimo premio, pensando el duque ha berme satisfecho bien, é imaginándome que la truhanería sena cosa de aquel picaro tesorero suyo, entregué el anillo á un amigo mío para que lo devolviese al camarero Fiaschino de cualquier modo que pudiera Este fue Bernardo Saliti, quien desempeñó este oficio admirablemente. En el acto vino dicho Fiaschino en mi busca, díciéndome con grandísimas exclamaciones cómo si el duque supiese que yo le devolvía un presente de aquel modo, lo llevaría muy á mal y acaso pudiera yo arrepentirme' de ello. A lo dicho repliqué cómo el anillo que Su Excelencia me había dado era del valor de unos diez escudos, y cómo la obra que había yo hecho al duque valía más de doscientos. Mas, para mostrar á Su Excelencia que yo estimaba el acto de su fineza, que sólo me enviase un anillo de calambres (1), de aquellos'.que vienen de Inglaterra y valen menos de un carlino; ese lo guardaré en memoria de Su Excelencia mientras yo viviere, junto con aquellas honrosas palabras que Su Excelencia me había hecho trasladar; pues hacíame la cuenta de que el esplendor de Su Excelencia me había remunerado ampliamente mis fatigas, mientras que aquella vil piedra era en vituperio suyo. Aquestas palabras disgustaron tanto al duque, que éste llamó á su antedicho tesorero y le dijo tales improperios, como de allí atrás nunca le había dicho otros mayores; y á mí me envió á decir que, so pena de incurrir en su desgracia, no me partiese de Ferrara si él no me lo hacía saber; y á su tesorero le ordenó que me diera un diamante que llegase á trescientos escudos. El avaro tesorero buscó uno que excedía poco más de sesenta escudos, y dió á entender que dicho diamante valía más de doscientos. (1) Parece debe entenderse ciertos anillos metálicos tenidos aún hoy por útiles para aquellas contracciones fibrilares y espasmódicas de los músculos, llamadas calambres. Véase si es antigua la metaloterapia, que se presenta como una modernísima conquista hecha por la ciencia médica, con el nombre de Burcquismo. , liólo que, como premio á mis fatigas, buscase-un anillo con un diamante del valor de doscientos escudos y que lo diese á Fiaschino su camarero, el cual me lo entregase á mí. Así se hizo. Dicho Fiaschino, la noche del día en que le hice entrega del medallón, me trajo á primera hora un anillo con un diamante dentro, el cual tenía gran aparencia, y dijo aquestas palabras de parte de su duque: - Q u e aquella única habilísima mano que tan bién había obrado, en memoria de Su Excelencia con aquel diamante se adornase. Al venir el día miré dicho anillo, el cual era un diamantejo sutil, por valor de unos diez escudos Y como aquellas tan retumbantes palabras que el duque habíame mandado á decir no me persuadí de que envolverán tan ínfimo premio, pensando el duque ha berme satisfecho bien, é imaginándome que la truhanería sena cosa de aquel picaro tesorero suyo, entregué el anillo á un amigo mío para que lo devolviese al camarero Fiaschino de cualquier modo que pudiera Este fue Bernardo Saliti, quien desempeñó este oficio admirablemente. En el acto vino dicho Fiaschino en mi busca, díciéndome con grandísimas exclamaciones cómo si el duque supiese que yo le devolvía un presente de aquel modo, lo llevaría muy á mal y acaso pudiera yo arrepentirme' de ello. A lo dicho repliqué cómo el anillo que Su Excelencia me había dado era del valor de unos diez escudos, y cómo la obra que había yo hecho al duque valía más de doscientos. Mas, para mostrar á Su Excelencia que yo estimaba el acto de su fineza, que sólo me enviase un anillo de calambres (1), de aquellos'.que vienen de Inglaterra y valen menos de un carlino; ese lo guardaré en memoria de Su Excelencia mientras yo viviere, junto con aquellas honrosas palabras que Su Excelencia me había hecho trasladar; pues hacíame la cuenta de que el esplendor de Su Excelencia me había remunerado ampliamente mis fatigas, mientras que aquella vil piedra era en vituperio suyo. Aquestas palabras disgustaron tauto al duque, que éste llamó á su antedicho tesorero y le dijo tales improperios, como de allí atrás nunca le había dicho otros mayores; y á mí me envió á decir que, so pena de incurrir en su desgracia, no me partiese de Ferrara si él no me lo hacía saber; y á su tesorero le ordenó que me diera un diamante que llegase á trescientos escudos. El avaro tesorero buscó uno que excedía poco más de sesenta escudos, y dió á entender que dicho diamante valía más de doscientos. (1) Parece debe entenderse ciertos anillos metálicos tenidos aún hoy por útiles para aquellas contracciones fibrilares y espasmódicas de los músculos, llamadas calambres. Véase si es antigua la metaloterapia, que se presenta como una modernísima conquista hecha por la ciencia médica, con el nombre de Burcquismo.
VIII.
Entre tanto el supradicho señor Alberto, había tornado al buen camino y habíame provisto de todo aquello cuanto habíale yo pedido. Estaba dispuesto aquel día a partirme de Ferrara de cualquier modo, mas aquel . diligente camarero del duque había ordenado con dichoseñor Alberto que por aquel día no tuviese yo caballos Había cargado un mulo con muchos bagajes míos v juntamente con ellos había encajonado aquellas fuente y jarra que hecho había para el cardenal. En esto sobrevino un hidalgo ferrarés, el cual se llamaba señor Alfonso de Trotti. Aqueste hidalgo era muy viejo, persona afectuosísima y que se deleitaba grandemente con las cosas de mérito; mas era una de esas personas dificilísimas de contentar, y que si por ventura llegan á ver alguna cosa que les plazca, se la pintan en su celebro tan excelente, que jamás piensan volver a ver otra cosa que sea de su agrado. Llegó aqueste señor Alfonso, por lo cual díjole el señor Alberto- -Duéleme que hayais venido tarde, porque ya están guardados aquella fuente y aquél jarro que enviamos al cardenal á Francia. Este señor Alfonso dijo que no se curaba de ello; y llamando á un servidor suyo le mandó á su casa, el cnal trajo una vasija de tierra blanca, de esa tierra de Faenza, con suma delicadeza labrada; mientras que el servidor fué y volvió, aqueste señor Alfonso decía al señor Alberto: - Q u i e r o deciros por qué yo no me curo ya de ver más vasos: y es porque vi una vez uno de ellos de plata, antiguo, tan bello y tan asombroso, que la imaginación humana no alcanzaría á pensar en tanta excelencia; y por ese motivo no me curo de ver otra cosa tal, á fin de que ésta no me eche á perder la maravillosa imaginación de aquél. Ocurrió que un gran hidalgo, aficionado, fué á Roma por algunos negocios suyos y secretamente le mostraron aqueste vaso antiguo; á fuerza de una gran cantidad de escudos corrompió á quien lo guardaba y se lo trajo consigo á aqueste nuestro país; mas lo tiene bien secreto, no lo sepa el duque, pues tiene miedo de perderlo de cualquier modo. Mientras este señor Alfonso contaba aquestas sus largas fábulas, no se guardaba de mí, que estaba presente, porque no me conocía. Entretanto, compareció aquél bendito modelo de barro, descubierto con mucha bambolla, charlatanería y pompa; tan pronto como lo vi, volviéndome al señor Alberto, dije: —¡Bienaventurado también yo que lo he visto! Enfurecido el señor Alfonso, con alguna palabra injuriosa, dijo: —¿Quién eres tú, qu e no sabes lo que dices? A esto repliqué yo: —Escuchadme ahora, y luego veréis quién de los dos sabrá mejor lo que se dice. Y volviéndome hacia el señor Alberto, persona muy grave e ingeniosa, dije: 3 - A q u e s t e es un vasito de plata de tanto peso, el cual lace en tal üempo para aquel charlatán maestro cirujano Jacobo deCarpi, quien estuvo en Roma seis meses, y con una unción suya estropeó á muchas decenas de señores y pobres hidalgos, cobrándoles muchos millares de ducados. Por aquel tiempo hice este vaso y otro diverso de aqueste; y él me pagó uno y otro enonces muy mal (1); y a ú n e s t á n e n R o m a os desventurados á quienes ungió, estropeados y l a í - trecho. Para mí es grandísima gloria que mis obras gocen de tanto renombre entre vosotros los señores ricos; mas en verdad os digo, que al cabo de tantos años acá me he afanado cuanto he podido por aprender; de modo que pienso cómo aquel vaso que llevo á Francia es mucho más digno del cardenal y del rey que lo fué aquel de vuestro medicastro. Bicho que hube aquestas mis palabras, aquel señor Alfonso parecía propiamente como si se consumiera de los deseos de ver la fuente y el jarro, lo cual de continuo le negué. Después que hubimos estado disputando u^a pieza sobre esto, dijo que iría á hablar de ello al duque, y por medio de Su Excelencia los vería Enton ees el señor Alberto Bendedio, que era muy soberbio, como llevo dicho, exclamó: J ! \ 0lvida h a b e r d i c h 0 ™ el libro I can v v vm J a C O b ° ^ ^ ^ Carpi le pagó muy b C L Í v a ^ . ' - A n t e s de que os partáis de aquí, señor Alfonso, lo veréis sin apelar á los favores del duque. A estas palabras, me marché y dejé que se lo enseñasen Ascanio y Paulo; el cual dijo luego que habían dicho cosas grandísimas en mi elogio. Quiso despues el señor Alfonso que yo me quedase con él á su servicio, por lo que me pareció tardar mil años en salir de Ferrara y apartarme de su presencia. Todo cuanto allí habíame ocurrido de bueno, fué el trato con el cardenal Salviati, con el cardenal de Rávena (1) y algunos otros de aquellos excelentes músicos (2), y nada más; porque los ferrareses son gentes avarísimas y les gustan los bienes ajenos de todos los modos como puedan apoderarse de ellos. A la hora veintidós presentóse el supradicho Fiaschino y me puso en el dedo el diamante mencionado del valor de unos sesenta escudos, diciéndome con faz melancólica y breves palabras que llevase aquél por amolde Su Excelencia. A lo cual respondí: —Así lo haré. Poniendo los pies en los estribos á presencia suya, emprendí mi viaje para irme; notó el acto y las palabras, y referidos al duque, fué tal su cólera, que tuvo grandísimos deseos de hacerme volver atrás. (1) El cardenal Juan Salviati, arzobispo de Forrara; y el cardenal Benedicto Accolti, arzobispo de Eávena, á la sazonen Ferrara. (2) Advierte Carpini que por aquel tiempo florecía mucho la música en ferrara, donde había excelentes maestros. IX. Adelanté durante aquella noche más de diez millas siempre al trote; y cuando al otro día estuve fuera del' país ferrarás, sentí por ello muy gran placer; pues, aparte d e aquellos pavipollos que comí y fueron causa del recobro de mi salud, aparte de esto, no conocí ninguna otra cosa buena. Hicimos el viaje por el Monte a n T e l T " * ^ de M Ü á n la S 0 S P <^ antedicha (1), de modo que sanos y salvos llegamos á Junto con Paulo y Ascanio y un sirviente, éramos cuatro con cuatro cabalgaduras bastante buenas. Llegados a Lyon, nos detuvimos algunos días para esperar a mulero que conducía aquella fuente y aquel jarro de plata, vez que otros bagajes nuestros; nos alojamos en una abadía (2), que era del cardenal. Llegado que fue el mulero, pusimos todas nuestras cosas en una carreta y la hicimos encaminarse por la vuelta de Pa - ns; asi anduvimos hacia París, ocurriéndonos por el camino algún trastorno, mas no fué muy notable Encontramos la corte del rey en Fontainebleau;' hicímonos ver del cardenal, quien de seguida nos hizo consignar alojamiento, y p 0 r aquella noche descansamos é volver atrás por orden (2) La abadía de Esnay. bien. Al otro día llegó la carreta; y tomando nuestras cosas, súpolo el cardenal y se lo dijo al rey, el cual en el acto quiso verme. Fui á ver á Su Majestad con dichas fuente y jarra, y llegado á su presencia le besé la rodilla, y él gratísimamente me acogió. En tanto que di gracias á Su Majestad por haberme libertado de la cárcel (diciéndole que todo príncipe bueno y único en el mundo, como lo era Su Majestad, estaba obligado á hacer libres á los hombres aptos para cualquiera cosa, y mucho más si eran inocentes como yo; que aquellos beneficios eran los primeros escritos en el libro de Dios, antes de cualquier otro que hacerse pudiere en el mundo), aqueste buen rey me estuvo escuchando hasta que acabé de hablar, con suma cortesía y algunas palabras dignas de él sólo. Acabado que hube, tomó el jarro y la fuente, y luego dijo: —En verdad que tan hermoso estilo de obra no creo que por los antiguos se viese; porque bien me acuerdo de haber visto todas las mejores obras y por los mejores maestros hechas de toda Italia, mas nunca vi cosa que me admirase tan grandemente como aquesta. Dicho rey habló estas palabras en francés al cardenal de Ferrara, con otras muchas mayores que aquestas. Volviéndose luego á mí, hablóme en italiano, y dijo: —Benvenuto, pasad el tiempo gozosamente algunos días, confortaos el ánimo y atended á trataros bien; entre tanto, Nos pensaremos en daros todas las comodidades para que podáis hacer alguna bella obra. X. Habiendo el cardenal de Ferrara visto que el rey hab; a recibido grandísimo placer con mi llegada, así ¡orno que con aquellas pequeñas obras el rey habíase promet o poder cumplir su deseo de hacer ciertas grandísimas obras que tenía en ánimo; por ese motivo, durante aqueste tiempo en que viajábamos en pos de la corte puede decirse que llenos de tribulaciones (1) (y Ja causa de estas es que el séquito del rey lleva tras de sí continuamente doce mil caballos; y esto es lo de menos, pues cuando la corte en tiempo de paz va toda entera, llegan a ser dieciocho mil; de modo que siempre vienen á ser mas de doce mil; por 10 cual íbamos en seguimiento de dicha corte por lugares tales, donde algunas veces apenas había dos casas; y á la manera como lo practican los zíngaros, hacíanse tiendas de lienzo y muchas veces se padecía bastante), por lo mismo apremiaba yo al cardenal á fin de que éste incitase al rey á que me mandara á trabajar. El cardenal me decía que lo mejor en este caso era esperar á que el rey por sí mismo se acordase de ello J que me dejara ver yo alguna vez de Su Majestad' mientras que comía. Hícelo así, y una mañana me llamó el rey cuando su almuerzo; comenzó á hablar conmigo en italiano, y dijo que tenía el ánimo de hacer muchas grandes obras y que presto me daría órdenes de adonde tenía yo que trabajar, proveyéndome de todo aquello que me hiciera falta; con otros muchos razonamientos de agradables y diversas cosas. Estaba presente el cardenal de Ferrara, porque casi de continuo comía por la mañana en la mesa del rey; habiendo escuchado todas aquestas razones, y levantado el rey de la mesa, el cardenal de Ferrara dijo á mi favor, por cuanto me fué referido: —Sacra Majestad, aqueste Benvenuto tiene muchas ganas de trabajar; y casi pudiera decirse que es pecaminoso hacer perder tiempo á semejante genio. El rey contestó que había hablado bien, y que conviniese conmigo todo aquello que yo quisiera para mi pensión. El cual cardenal, á la noche siguiente de la mañana en que había recibido el encargo, hízome llamar después de la cena y me dijo de parte de Su Majestad, cómo Su Majestad había resuelto que yo pusiera mano al trabajo; mas primero quería que supiese yo cuál iba á ser mi pensión. A esto dijo el cardenal: —Paréceme que Su Majestad os pensiona con trescientos escudos al año, que muy bien podréis ahorrarlos; en su consecuencia os digo, que dejéis esto á mi cargo, porque todos los días hay ocasión de poder ganar en este gran reino, y yo siempre os ayudaré admirablemente. Entonces repliqué yo: —Sin que yo preguntase nada á Vuestra Señoría reverendísima, cuando me dejó en Ferrara, prometióme que no me sacaría jamás de Italia sin que antes no supiera yo todo el modo cómo con Su Majestad había yo de estar. Vuestra Señoría reverendísima, en vez de mandarme á decir el trato* que se me iba á hacer, mandó expresa comisión de que me viniese por la posta, como si tal arte en posta se hiciera; que si me hubierais mandado á decir de trescientos escudos, como ahora me decís, no me hubiera movido ni por seis (1). Mas doy por todo gracias á Dios y á Vuestra Señoría reverendísima también, porque os ha empleado Dios por instrumento para un bien tan grande cual ha sido mi liberación de la cárcel. Por tanto, digo á Vuestra Señoría que todos los grandes males que por vos me pudieran venir no lograrían alcanzar á la milésima parte del gran bien que de vos tengo recibido; con todo mi corazón os lo agradezco, y tomo buena licencia; y donde yo esté, siempre y mientras viva, por vos tengo de ro - gar á Dios. Airado el cardenal, dijo con cólera: —Vete donde quieras, porque á la fuerza no se le puede hacer bien á nadie. Algunos de aquellos ganapanes cortesanos suyos decían: —A éste le parece que es una gran cosa, puesto que rehusa trescientos ducados de ingreso. (1) Entiéndase "seiscientos escudos,. Otros, de los sensatos, decían: —El rey no encontrará nunca uno como él; y aqueste nuestro cardenal quiere regatearlo, cual si fuese una carga de leña. Así habló el señor Luis Alamanni, según me refirieron que dijo. Aquesto fué en el Delfínado, en un castillo de cuyo nombre no me acuerdo; y sucedió el día último de Octubre.

XI.

Partiéndome del cardenal, me marché á mi alojamiento á tres millas de allí, junto con un secretario del cardenal que al mismo alojamiento también iba. Durante todo aquel viaje no dejó dicho secretario de preguntarme qué iba á hacer de mí, y cuál hubiera sido mi deseo en cuanto á la pensión que apetecía. No le respondí otra cosa que estas palabras: —Todo me lo sospechaba. Luego que llegué al alojamiento, encontré á Paulo y Ascanio, que allí estaban; y al verme turbadísimo, instáronme á que les dijese lo que tenía; y viendo asustados á los pobres jóvenes, les dije: —Mañana os daré los dineros necesarios para que cómodamente podáis volveros á vuestras casas; y yo iré sin vosotros á un asunto mío importantísimo, que desde muy atrás tengo ánimo de hacer. (Como se verá más adelante en este mismo capitulo Cellini se referia al Crucifijo de marmol que hizo 20 años después.) Hallábase nuestra estancia pared por medio con la de dicbo secretario, y tal vez fuera posible que se lo escribiese al cardenal todo aquello que tenía yo el ánimo de hacer; si bien jamás de ello supe nada. Pasóse la noche sin dormir, y parecíame tardarse mil años en que. se hiciera de día, para poner en planta la resolución que acerca de mí había hecho. Al rayar el alba puse en órden los caballos y yo también me arreglé con presteza; di á aquellos jóvenes todo cuanto había llevado conmigo y más de cincuenta ducados de oro; otro tanto guarde para mí, además de aquel diamante que me había dado el duque; sólo dos camisas llevé de allí y ciertas no muy buenas ropas de cabalgar, que tenía puestas. No podía despedirme de los dos jóvenes, quienes querían venirse conmigo de cualquier modo; por lo que les avergoncé diciéndoles: —Uno tiene la primera barba y el otro poco á poco empieza á tenerla, y habéis aprendido de mí tanto de aqueste pobre arte cuanto he podido enseñaros, hasta el punto de que sois hoy los primeros jóvenes de Italia; ¿y no os avergonzáis de no tener ánimo para salir def carrito de niño que siempre os conduce? Aquesta es una vil cosa; pues, si yo os dejase marchar sin dineros,, ¿qué diríais entonces? Quitaos ahora de mi vista y que os bendiga Dios mil veces; adiós. Volví el caballo y los dejé llorando. Tomé por una bellísima senda de un bosque, para alejarme aquella jornada cuarenta millas por lo menos, á un sitio el más incógnito que pensar pudiese; habíame ya alejado cerca de dos millas, y durante aquel corto trayecto había resuelto no practicar más en parte alguna donde fuere yo conocido, ni quería trabajar en otra obra sino en un Cristo de tres brazas de grandor (# Este es el que hizo al cabo de 20 años y existe hoy en el trasooro del Escorial.), tratando de aproximarme todo lo más que pudiese á aquella infinita belleza que él mismo habíame mostrado (2). Habiéndome ya resuelto del todo, me fui de allí para encaminarme al Sepulcro (3). Cuando creí haberme alejado tanto que ninguno pudiese ya encontrarme, sentí en esto correr caballos detrás de mí; hiciéronme entrar algún tanto en sospechas, porque en aquella parte hay ciertas partidas de bandidos, los cuales se llaman aventureros, que muy á su gusto asesinan por los caminos; y si bien todos los días aliórcanse bastantes de ellos, casi parece que de tal cosa no se curan. Acercándoseme más aquellos, conocí que eran un enviado del rey, juntamente con mi mancebo Ascanio; y al llegar aquél ijunto á mí, dijo: —De parte del rey os digo como con presteza os lleguéis á él. Al cual hombre contesté: —Tú vienes de parte del cardenal; por eso no quiero ir. El hombre dijo que puesto que yo no quisiese ir por (2) En la visión que tuvo en la cárcel, según refiel e en el lib. I, cap. CXXII. Quizá entonces le ocurrió la idea del Crucifijo. (3) Suponemos que al Santo Sepulcro, en Jerusalón. buenas, tenía autoridad para mandar al pueblo, quien me pondría atado como prisionero. También Ascanio me rogaba cuanto podía, recordándome que cuando el rey ponía á uno en prisiones, tardaba por lo menos cin. co años en resolverse á sacarlo de ellas. Aquesta palabra de las prisiones, haciéndome acordar de la de Roma, puso en mí tal espanto, que prestamente volví el caballo adonde el enviado del rey me señaló. El cual, siempre gruñendo en francés, no paró un punto durante todo aquel viaje hasta que me hubo conducido á la corte: ora me regañaba, ora me decía una cosa ú otra capaz de hacerme renegar del mundo.

XII.

Cuando hubimos llegado á los alojamientos del rey, pasamos por delante de los del cardenal de Ferrara. Estando el cardenal en la puerta, me llamó y dijo: —Nuestro rey Cristianísimo por sí mismo os ha señalado igual pensión que Su Majestad daba al pintor Leonardo de Vinci, la cual es de setecientos escudos al año; y además os paga todas las obras que le hagáis; también por vuestra venida os regala quinientos escudos de oro, los cuales quiere que se os paguen antes de que os paríais de aquí. Acabado que hubo de hablar el cardenal, respondí que aquellas eran ofertas dignas del rey que era aquél. El enviado del rey, sin saber quién era yo, viendo que se me hacían aquellas grandes ofertas de parte del rey, me pidió muchas veces perdón. Paulo y Ascanio exclamaron: —Dios nos ha ayudado á tornar en tan honroso carrito. Al día siguiente fui á dar gracias al rey, quien me ordenó que le hiciese los modelos de doce estatuas de plata, las cuales quería que sirviesen para doce candeleros en torno de su mesa; y quería que en ellos fuesen figurados seis Dioses y seis Diosas de igual grandor que Su Majestad, quien era poco menos de cuatro brazas de alto. Dado que me hubo aquesta comisión, volvióse al tesorero de los ahorros y le preguntó si me había pagado los quinientos escudos. Dijo que no se le había dicho nada. El rey lo tuvo muy á mal, pues había encargado al cardenal que se lo dijese. También me dijo que me fuese á París y buscase la estancia á propósito para hacer tales obras, porque me la haría dar. Tomé los quinientos escudos de oro y me fui á París á una estancia del cardenal de Ferrara; y allí en el nombre de Dios comencé á trabajar é hice cuatro pequeños modelos de cera de dos tercios de braza cada uno: Júpiter, .Tuno, Apolo y Vulcano. En este intermedio el rey fué á París; por lo cual fui á visitarle y llevé conmigo dichos modelos juntamente con aquellos mis dos jóvenes, á saber, Ascanio y Paulo. Visto que hube cómo el rey estaba satisfecho de dichos modelos, y recibido su mandato de que hiciese primero el Jove de plata de la antedicha altura, manifesté á Su Majestad cómo aquellos dos mencionados jóvenes habíalos yo traído de Italia para el servicio de Su Majestad; y como yo los había aleccionado, por aquestos principios me serían ellos de mejor ayuda que los de la ciudad de París. Díjome el rey á esto que señalase yo á los susodichos dos jóvenes tal salario cual me pareciese les bastara para poderse mantener. Dije que cien escudos de oro para cada uno era bastante, y que yo les haría ganar muy bien tal salario. Así pues, quedamos acordes. También dije que había yo encontrado un lugar el cual me parecía muy apropósito para hacer en él tales obras; dicho lugar era de Su Majestad en particular, llamado el pequeño Nesle (1) y lo tenía entonces el preboste de París (2), á quien Su Majestad se lo había dado; mas como aqueste preboste no se servía de él, Su Majestad podía dármelo á mí, que lo emplearía para su servicio. El rey contestó en el acto: —Aqueste lugar es casa mía, y sé bien que aquel á quien lo di no lo habita ni de él se sirve; por ese motivo os serviréis de él para nuestros asuntos. Y en seguida mandó á su lugarteniente que me pusiera en posesión de dicho Nesle. El tal hizo alguna re - (1) En el famoso castillo de Nesle (dividido en Grand-Nesle y Petit-Nesle) está hoy establecido el Instituto de Francia, como antes lo estuvo el Colegio Mazzarino, y la casa de Moneda. (2) Por aquel tiempo era preboste de París Juan de Estouteville, Señor de Villebon y de otros lugares. sistencia, diciendo al rey que no lo podía hacer. A esto respondió el rey con cólera que quería dar sus cosas á •quien á él pluguiese y á hombre que le sirviera, pues de éste nada se servía; motivo por el cual no le hablase más de tal cosa. Entonces replicó el lugarteniente que sería de necesidad usar un poco de fuerza. A lo cual •dijo el rey: —Andad ahora, y si no es bastante la pequeña fuerza, •emplead la grande. En seguida me condujo al lugar, y tuvo que usar de la fuerza para ponerme en posesión; después me dijo que tuviera muchísimo cuidado de no ser allí muerto. Entré dentro é inmediatamente tomé servidores y compré buena provisión de lanzas, y muchos días estuve con grandísimo disgusto; porque aqueste era un gran señor parisiense y los otros gentilhombres eran todos enemigos míos, de modo que me lanzaban tantos insultos, que yo no podía resistir. No quiero dejar en el olvido que por aqueste tiempo en el cual me acomodé con Su Majestad, corría precisamente el milésimo del año 1540, en que mi edad justa era la de los cuarenta años.

XIII.

Por aquestos grandes insultos me volví al rey, rogando á Su Majestad que me acomodase en otra parte; palabras á las cuales me contestó el rey: —¿Quién sois y cómo os llamáis? Quedé muy confuso y sin saber aquello que el rey quería decir; y estándome así quedo, el rey otra vez replicó casi airado las mismas palabras. Entonces respondí que me llamaba de nombre Benvenuto. Y dijo el rej: —Pues entonces, si sois aquel Benvenuto de quien tengo noticia, obrad según vuestra costumbre, que para hacerlo os doy plena licencia. Dije á Su Majestad cómo me bastaba sólo con mantenerme en su gracia, pues del resto no conocía yo cosa alguna que pudiera ser en mi daño. Sonriéndose el rey un poquito con sorna, dijo: —Andad, pues, y mi gracia nunca os faltará. En seguida me asignó á un primer secretario suyo, el cual se llamaba monseñor de Villeroi (1), para que diese órdenes de hacerme proveer y acomodar en todas mis necesidades. Este Villeroi era muy grande amigo de aquel gentilhombre llamado el preboste, de quien era el susodicho lugar de Nesle. Este lugar era de forma triangular, y estaba pegado á los muros de la ciudad, y era un antiguo castillo, mas no había guardia en él; era bastante grande. Aqueste referido monseñor de Villeroi me aconsejaba que buscase yo cualquiera otra cosa, y que lo abandonase de todos modos; porque aquel de quien era, hombre de grandísimo poder era, y de seguro me habría hecho matar. A lo cual respondile cómo había yo ido de Italia á Francia sólo por servir á aquel portentoso rey; y en cuanto al morir, estaba cierto que de morir había, y un poco antes ó un poco después no se me importaba un bledo. Este Villeroi era hombre de grandísimo ingenio y admirable en todas sus cosas, inmensamente rico; no había en el mundo cosa que él no hubiese hecho por molestarme, mas no lo demostraba nada; era persona grave, de hermoso aspecto, hablaba despacio. Dió comisión á otro gentilhombre, que se llamaba monseñor de Marmaña (1), quien era tesorero de Lenguadoc. Aqueste hombre, la primera cosa que hizo fué escoger las mejores estancias de aquel lugar y hacer acomodarlas para él; al cual dije que aquel lugar me lo había dado el rey para que le sirviese, y que allí no quería que habitasen otros sino yo y mis servidores. Este hombre era soberbio, audaz, animoso, y me dijo que quería hacer cuanto le pluguiese, y que yo pegaba con la cabeza en la pared queriendo obrar en contra de él, y que todo aquello que él hacía había tenido comisión de Villeroi para poderlo hacer. Entonces dije que yo había tenido comisión del rey para que ni él ni Villeroi pudieran tal cosa hacer. Cuando pronuncié estas palabras, aqueste hombre soberbio díjome en su lengua francesa muy feas palabras; á las cuales respondí en mi lengua, que mentía. Lleno de ira, hiao ademán de echar mano á una daga Quedé muy confuso y sin saber aquello que el rey quería decir; y estándome así quedo, el rey otra vez replicó casi airado las mismas palabras. Entonces respondí que me llamaba de nombre Benvenuto. Y dijo el rej: —Pues entonces, si sois aquel Benvenuto de quien tengo noticia, obrad según vuestra costumbre, que para hacerlo os doy plena licencia. Dije á Su Majestad cómo me bastaba sólo con mantenerme en su gracia, pues del resto no conocía yo cosa alguna que pudiera ser en mi daño. Sonriéndose el rey un poquito con sorna, dijo: —Andad, pues, y mi gracia nunca os faltará. En seguida me asignó á un primer secretario suyo, el cual se llamaba monseñor de Villeroi (1), para que diese órdenes de hacerme proveer y acomodar en todas mis necesidades. Este Villeroi era muy grande amiga de aquel gentilhombre llamado el preboste, de quien era el susodicho lugar de Nesle. Este lugar era de forma triangular, y estaba pegado* á los muros de la ciudad, y era un antiguo castillo, mas no había guardia en él; era bastante grande. Aqueste referido monseñor de Villeroi me aconsejaba que buscase yo cualquiera otra cosa, y que lo abandonase de todos modos; porque aquel de quien era, hombre de grandísimo poder era, y de seguro me habría hecho matar. A lo cual respondíle cómo había yo ido de Italia á Francia sólo por servir á aquel portentoso rey; y en cuanto al morir, estaba cierto que de morir había, y un poco antes ó un poco después no se me importaba un bledo. Este Villeroi era hombre de grandísimo ingenio y admirable en todas sus cosas, inmensamente rico; no había en el mundo cosa que él no hubiese hecho por molestarme, mas no lo demostraba nada; era persona grave, de hermoso aspecto, hablaba despacio. Dio comisión á otro gentilhombre, que se llamaba monseñor de Marmaña (1), quien era tesorero de Lenguadoc. Aqueste hombre, la primera cosa que hizo fué escoger las mejores estancias de aquel lugar y hacer acomodarlas para él; al cual dije que aquel lugar me lo había dado el rey para que le sirviese, y que allí no quería que habitasen otros sino yo y mis servidores. Este hombre era soberbio, audaz, animoso, y me dijo que quería hacer cuanto le pluguiese, y que yo pegaba con la cabeza en la pared queriendo obrar en contra de él, y que todo aquello que él hacía había tenido comisión de Villeroi para poderlo hacer. Entonces dije que yo había tenido comisión del rey para que ni él ni Villeroi pudieran tal cosa hacer. Cuando pronuncié estas palabras, aqueste hombre soberbio díjome en su lengua francesa muy feas palabras; á las cuales respondí en mi lengua, que mentía. Lleno de ira, hiao ademán de echar mano á una daga suya pequeña; por lo cual puse mano á una daga mía grande, que de contino llevaba yo en el cinto para mi defensa, y le dije: —Si te atreves á desenvainar aquella arma, te mato en el acto. Él llevaba consigo dos servidores y yo tenía conmigo mis dos jóvenes; y mientras que dicho Marmaña estaba así en guardia sin saber qué hacerse, pero más presto inclinado al mal, decía gruñendo: —Jamás toleraré tal cosa. Veía yo que la cosa iba tomando mal camino, por lo que súbito me resolví, diciendo á Paulo y Ascanio: —Cuando veáis que yo desenvaino mi daga, echaos encima de los dos servidores y matarlos, si podéis; porque á éste le mataré yo antes, y después nos iremos juntos á escape. Al oir Marmaña esta resolución, le pareció lograr bastante con salir vivo de aquel lugar. Todas aquestas cosas, aun cuando un poco más modestas, se las escribí al cardenal de Ferrara, quien de seguida se las dijo al rey. Irritado el rey dióme en custodia á otro de aquellos bribones suyos, el cual se llamaba monseñor el vizconde de Orbecli. Aqueste hombre, con tanta afabilidad cuanta imaginarse pueda, proveyó á todas mis necesidades.

XIV.

Aviado que hube del todo la casa y el taller, dejánlos acomodadísimos para poder valerme, y magníficamente de la casa en mi servicio, en seguida puse manos á la obra de hacer tres modelos, tamaño exacto de como habían de ser de plata: aquestos fueron Jove y Vulcano y Marte. Hícelos de tierra, muy bien armados de hierro; después me fui á ver al rey, quien me hizo dar, si mal no recuerdo, trescientas libras de plata á fin de que comenzase yo á trabajar. Mientras que yo ponía en orden aquestas cosas, se acababan el vasito y la fuente ovalada, los cuales se llevaron algunos meses. Acabado que los hube, los hice dorar muy bien. Esta pareció la más bella obra que viérase nunca en Francia. Enseguida los llevé al cardenal de Ferrara, quien me lo agradeció bastante; después los llevó sin mí al rey, é hízole de ellos presente. El rey lo estimó en mucho y loóme más desmesuradamente que nunca se loase á un hombre tal como yo. Y por aqueste presente dió al cardenal de Ferrara una abadía de siete mü escudos de rentas, y á mí quiso regalarme, lo cual impidió el cardenal, diciendo á Su Majestad que eso era demasiado presto, no habiéndole aún dado ninguna obra. Y el rey, que era liberalísimo, dijo: —Pues por eso quiero yo darle ánimos, para que me las pueda dar. Avergonzándose con esto el cardenal, dijo: —Señor, os ruego que me dejéis obrar á mí, pues yo le pasaré una pensión de trescientos escudos á lo menos, tan presto como hubiere yo tomado posesión de la abadía. Jamás llegué yo á tenerla, y serían demasiado largas de contar si quisieran referirse las diabluras de aqueste cardenal: mas, quiero reservarme para cosas de mayor importancia.

XV.

Me torné á París. Con tantos favores como el rey me hizo, era yo admirado por todos. Tuve la plata y comencé la susodicha estatua de Júpiter. Tomé muchos ayudantes, y con grandísima solicitud no dejé nunca de trabajar día y noche; de modo que, habiendo concluido en barro Jove, Vulcano y Marte y comenzado á adelantar bastante bien el Júpiter de plata, mostrábase ya el taller muy rico. En esto compareció el rey en París; fui á visitarle; tan presto como vióme Su Majestad, afablemente me llamó, y me preguntaba si en mi mansión había algo bello que mostrarle, pues iría hasta allí. Por lo cual referíle todo aquello que había yo hecho. En el acto avínole grandísimo deseo de ir allá; y después de su almuerzo dió esas órdenes á madama de Etampes, al cardenal de Lorena y algunos otros de aquellos señores, cuales eran el rey de Navarra, cuñado del rey Francisco, y la reina hermana del dicho rey Francisco; y también fueron el Delfín y la Delfina; tantos hubo, que aquel día fué toda la nobleza de la corte (1). Yo estaba preparado en casa y me había puesto á trabajar. Cuando el rey compareció en la puerta de mi castillo, al sentir golpear tantos martillos, mandó que todos fueran quedos; en mi casa cada cual estaba en su trabajo, de modo que me encontré con el rey junto á mí cuando aún no le aguardaba. Entró en mi salón, y lo primero que vió fué á mí coa una gran plancha de plata en la mano, la cual servía para el cuerpo del Jove; otro hacía la cabeza, otro la pierna, de modo que el ruido era grandísimo. Mientras que yo trabajaba, tenía en torno mío un chicuelo francés, el cual me había hecho no se qué pequeña trastada, y por ello le había yo dado una patada; y por mi buena suerte entrando el pie en la juntura de los muslos, habíalo empujado hacia adelante más de cuatro brazas; de modo que al entrar el rey se le echó encima este muchacho, con lo que se rió grandemente el rey y quedé yo muy confuso. Comenzó el rey á interrogarme sobre aquello que (1) Los citados personajes eran: Ana de Pisselen, duquesa de Etampes y favorita de Francisco I; Juan de Lorena, hijo del duque Renato II, hecho cardenal en 1518; Enrique II de Albret, rey de Navarra, conde soberano del Bearnesado y de Foix: Margarita de Valois, reina de Navarra, autora de las licenciosas novelas del Heptameron, imitando al Decamerone de Boccaccio; Enrique, hijo segundogénito de Francisco I , á la sazón Delfín y luego rey de Francia (Enrique II); y Catalina de Módicis, la Delfina, su esposa. liacía yo, y quiso que trabajara; luego me dijo que le causaría mucho más placer 110 fatigándome nunca, sino tomando cuantos hombres quisiese para hacer á éstos trabajar, pues quería que yo me conservase sano para poderle servir más largamente. Respondí á Su Majestad, que en el acto enfermaría si yo no trabajase, y tampoco las obras serían de tal suerte como deseaba yo hacerlas para Su Majestad. Pensando el rey que lo que yo decía fuese dicho por jactancia y no por ser la verdad, hizo que se lo repitiese al cardenal de Lorena, á quien manifesté tan amplias y claras mis razones que de ellas quedó convencidísimo; por ese motivo convenció al rey de que me dejase trabajar poco ó mucho, según mi voluntad.

XVI.

Quedó satisfecho de mis obras el rey; tornóse á su palacio, y me dejó colmado de tantos favores, que sería largo el decirlos. El siguiente día, á su almuerzo, me mandó llamar. Estaba presente el cardenal de Ferrara, que comía con él. Cuando llegué, aún estaba el rey en el segundo plato; al acercarme á Su Majestad, en seguida comenzó á conversar conmigo, diciendo que pues tenía tan hermosa fuente y tan bello jarro de mi mano, para acompañar á tales cosas apetecía un buen salero, y deseaba que le hiciese un dibujo, mas queríalo ver muy presto. Entonces repliqué: —Vuestra Majestad verá mucho más presto ese diseño de lo que pide; porque mientras hacía yo la fuente, pensaba que, para acompañarla, se debía hacer el salero; y que tal cosa estaba hecha, y que si lo deseaba se la mostraría al punto. El rey volvióse con mucha vivacidad, y dirigiéndose á aquellos señores, quienes eran el rey de Navarra, el cardenal de Lorena y el cardenal de Ferrara, les dijo: —Aqueste es, en verdad, hombre para hacerse amar y desear por todo el que no le conozca. Después me dijo que con sumo gusto vería el diseño que había yo hecho sobre tal cosa. Púseme en camino, y prestamente fui y volví, porque sólo tenía que pasar el río, esto es, el Sena (1); llevé conmigo un modelo de cera, el cual ya había hecho yo en Roma á petición del cardenal de Ferrara. Llegado que hube junto al rey, y descubierto el modelo, asombróse el rey, y dijo: —Aquesta es cosa más divina cien veces de lo que jamás hubiera yo pensado. ¡Gran traza es la de aqueste hombre! Nunca debe abandonarse. Después volvióse á mí con cara muy satisfecha, y me dijo cómo aquella obra placíale mucho y deseaba que yo se la hiciese de oro. El cardenal de Ferrara, que estaba presente, me miró á la cara y me hizo seña, como quien reconocía que aquel era el modelo que había yo hecho para él en Roma (2). Repliqué á esto, cómo ya (1) El rey Francisco I habitaba el palacie del Louvre en 1540. (2) Véase su descripción en los capítulos II y XXXVI del presente libro IT. había yo dicho que aquella obra haríala yo para quien debiera tenerla. Recordó el cardenal aquellas mismas palabras; por lo que, amostazado, parecióle que había querido yo vengarme, y dijo al rey: —Señor, aqueste es un grandísimo trabajo, y por ese motivo no se me ocurriría sospechar nada más, sino que no creo verlo jamás acabado; pues aquestos hombres de ingenio que tienen tamaños grandes conceptos del arte, con mucho gusto les dan principio, sin considerar bien cuándo han de tener fin. Por tanto, al mandar hacerse aquestas grandes obras tales, quisiera yo saber cuándo las habría de recibir. A esto respondió el rey, diciendo que quien buscase tan sutilmente el fin de las obras, no comenzaría jamás ninguna; y lo dijo de cierto modo, dando á entender que aquellas tales obras no son tarea de hombres de pocos ánimos. Entonces dije yo: —Todos los príncipes que alientan á sus servidores, en el modo como lo hace y dice Su Majestad, vienen á facilitar todas las grandes empresas; y pues Dios me ha dado un tan maravilloso patrono, espero darle acabadas muchas grandes y portentosas obras. — Tal creo yo, dijo el rey; y levantóse de la mesa. Llamóme á su cámara, y me preguntó cuánto oro necesitaba para aquel salero. —Mil escudos, contesté. En seguida llamó el rey á un tesorero suyo, que se llamaba monseñor el vizconde de Orbech, y le mandó que sin demora me proveyese de mil escudos viejos de buen peso, de oro. Al partirme de Su Majestad, mandé llamar á aquellos dos notarios que me habían hecho •dar la plata para el Júpiter y otras muchas cosas, y pasado el Sena, tomé una pequeñísima esportilla que me había dado una prima hermana mía, monja, al paso por Florencia; que para mis intereses tomé aquella esportilla, y no un saquito. \ pensando concluir ese quehacer de día, porque aún era temprano, no quise distraer á mis ayudantes, ni tampoco me curé de llevar servidores conmigo. Llegué á casa del tesorero, quien tenía los dineros ante sí, escogiéndolos tal y como el rey le había dicho. Por cuanto parecióme ver, aquel ladrón de tesorero hizo con arte por tardar hasta la tercera hora de la noche en contarme los antedichos dineros. Yo, que no anduve falto de diligencia, mandé llamar á varios de mis oficiales para que viniesen á hacerme compañía, porque era cosa de mucha importancia. Visto que aquéllos no venían, pregunté á mi enviado si les había hecho mi embajada. Cierto ladronzuelo de servidor dijo que habíala hecho, y que ellos habían dicho no poder venir; y que él, con buena voluntad, me llevaría aquellos dineros. Díjele que los dineros quería llevarlos yo mismo. Mientras, habíase expedido el contrato. Conté los dineros, los metí todos en el esportillo, y después metí el brazo por las dos asas; y como entraban muy á la fuerza, quedó bien cerrado, y con más comodidad mía lo llevé que si hubiera sido un saqui- 11o. Iba yo bien defendido con cota y mangas de ma- TOMO U . 4 lias; y con mi espada y el puñal en el cinto, prestamente me puse en marcha.

XVII.

 En aquel instante vi ciertos servidores que, cuchicheando, partiéronse también presto de la casa, haciendo como si fuesen á tomar otro camino que el mío. Caminaba yo muy deprisa; pasado el puente del Cambio (1), iba por encima de un malecón del río, el cual me conducía á mi casa de Nesle. Cuando llegué junto á los Agustinos (2) (lugar peligrosísimo, y aun cuando próximo á mi casa quinientos pasos, por hallarse las habitaciones del castillo casi otro tanto adentro, no se hubieran oído las voces aunque me hubiese puesto á llamar), resolvíme al momento en que me vi descubierto, echándoseme encima cuatro con cuatro espadas. Cubrí prestamente aquel esportillo con la capa, y echando mano á mi espada, viendo que aquellos con gran ahinco me cercaban, dije: —A los soldados no puede quitárseles otra cosa sino (1) Pont-au-Change. Aún no existían el Pont-des-Art* ni el Pont-Neuf (comenzado reinando Enrique III, en 1568), caminos hoy más cortos entre el Louvre y el Instituto (antiguo castillo de Petit-Nesle). (2) Quai des Augustins. La iglesia y el convento de este nombre ya no existen, y en su lugar hubo después un mercado de aves, y hoy varias manzanas de casas particulares. Entre los pueDtes Neuf v Saint-Michel hay un malecón llamado Quai des Orfèvres, en memoria de CELLINI. la capa y la espada; y aquésta, primero que yo os la dé espero que la obtendréis con poca ganancia para vosotros. Y combatiendo contra ellos animosamente, me descubrí varias veces á fin de que, si eran algunos de aquellos servidores que me habían visto coger el dinero, juzgasen con algún asomo de razón cómo yo no lie - vaba tal suma de dineros encima. La lucha duró poco, pues poco á poco se retiraban, é iban diciendo en su lengua: —Aqueste es un bravo italiano, y en verdad no es el que buscábamos; ó si positivamente es él, no lleva nada encima. Yo hablaba italiano, dando de contino tajos y estocadas, con que alguna vez hice peligrar sus vidas. Y como siempre he manejado muy bien las armas, más juzgaban que fuese yo soldado que otra cosa; y reuniéndose juntos poco á poco se alejaban de mí, cuchicheando siempre en su lengua; mientras, seguía yo modestamente diciendo, que quien qui-siere mi arma y mi capa no las lograría sin trabajo. Comencé á apretar el paso, y ellos iban siempre detrás á paso lento; por lo cual, acrecióseme el miedo, pensando dar en alguna emboscada de otros tales como éstos, que me hubieran dejado en medio; de modo que, cuando sólo me faltaban cien pasos, emprendí carrera á todo escape y gritando en alta voz: —Arma, arma; fuera, fuera, que me asesinan. En el acto acudieron corriendo cuatro jóvenes con cuatro lanzas; y queriendo seguir tras de aquéllos, que aún los veían, detúvelos, diciendo también á voces: —Aquellos cuatro bellacos no han sabido, contra un hombre sólo, apoderarse de un botín de mil escudos de oro (1), los cuales me han roto un brazo. Así, pues, va- - mos primero á guardarlos, y después os acompañaré con mi mandoble adonde queráis. Fuimos á guardar los dineros; y aquellos mancebos míos, condoliéndose mucho del gran peligro en que había yo estado, como reprendiéndome, decían: —Os confiáis demasiado en vos mismo, y una vez nos vais á dar que sentir á todos. Yo dije muchas cosas; ellos me respondieron también; huyeron mis adversarios; y nosotros, alegres y gozosos, cenamos todos, riéndonos de aquellas grandes priesas con que nos corre la fortuna, tanto en bien cuanto en mal; y no sorprendiéndonos, es como si nada hubiera pasado. Bien es verdad que se dice: aprende para otra vez. Mas aquesto no nos vale, porque siempre acude aquélla de diversas y no imaginadas maneras.

XVIII.

A la siguiente mañana di comienzo en seguida al gran salero; y con afán hacíamos adelantar aquélla y (1) Mil quinientos duros de nuestra moneda, equivalentes boy al doble. las demás obras. Había ya tomado muchos ayudantes, tanto para el arte de la escultura como para el arte de la aurificería. Eran estos oficiales italianos, franceses, tudescos, y en ocasiones tenía gran número de ellos, cuando los hallaba buenos; porque de día en día cambiaba, tomándolos entre los que sabían más; y hacíales trabajar de suerte que por la continua fatiga (al ver cómo hacía yo, que servíame un poco mejor mi complexión que á ellos), no pudiendo resistir el gran cansancio y pensando restaurarse con el beber y el comer bastante, algunos de aquellos tudescos que sabían más que los otros quisieron seguirme; mas no soportó su natura tales injurias, que les mataron. Mientras que adelantaba yo en el Jove de plata, viendo que me sobraba mucha plata, puse mano sin que lo supiese el rey á hacer un vaso grande con dos asas, de la altura de braza y media cerca. Entráronme también ganas de fundir en bronce aquel modelo grande que había yo hecho para el Júpiter de plata. Puesto manos á la obra en tal nueva empresa, la cual jamás había yo hecho, y hablando con ciertos viejos maestros de París, díjeles todos los modos que en Italia usábamos para llevar á cabo tal empresa. Dijéronme aquestos cómo por aquella vía no habían marchado, mas que si les dejaba yo hacer conforme á. sus usos, me lo darían hecho y vaciado tan limpio y hermoso cuanto era aquel de barro. Quise, ajustarlo, dándoles aquesta obra para que la hiciesen; y les ofrecí otros tantos escudos más sobre el precio que me pidieron. Pusieron mano á tal empeño; y viendo yo que no seguían por el buen camino, prestamente comencé un busto de Julio Cesar, armado, mucho mayor que el natural; que lo copié de un pequeño modelo que había yo llevado de Roma, copia de un busto antiguo maravillosísimo. También puse mano á otra cabeza del mismo tamaño, retratando á una hermosísima mozuela que para mis deleites carnales tenía junto á mí. Puse á ésta por nombre Fontainebleau, el del sitio que había elegido el rey para su propia delectación. Después de hacer un magnífico horno para fundir el bronce, y de arreglar y cocer nuestras formas, ellos el Júpiter y yo mis dos cabezas, les dije: —No creo que vuestro Júpiter os resulte, porque no le habéis dado por abajo tanto respiradero como baste para que salga el aire: por ese motivo perdéis el tiempo. Contestáronme que si la obra suya no resultaba, me devolverían todos los dineros que les di á buena cuenta y me indemnizarían todos los gastos perdidos; mas que mirase yo no sea que no me resultasen aquellos hermosos bustos que yo quería fundir á mi estilo de la Italia. Presenciaron aquesta disputa aquellos tesoreros y demás gentilhombresquepor encargo del rey venían á verme; y todo cuanto se decía y hacía, otro tanto contábanselo al rey. Aquestos dos v iejos que querían fundir el Júpiter hicieron retrasar un poco el dar órdenes para «1 vaciado; porque decían que hubieran querido acomodar aquellas dos formas de mis bustos, pues de aquel modo como yo lo hacía no era posible que resultasen, y era gran pecado perder tan hermosas obras. Habiéndolo sabido el rey, respondió Su Majestad que procurasen aprender y no tratasen de querer enseñar •al maestro. Pusieron aquellos con gran risa su obra en la fosa; y yo con firmeza, sin demostración alguna de risa ni de enfado (que lo tenía), puse mis dos formas dejando en medio el Jove; y cuando nuestro metal estuvo muy bien fundido, con grandísimo placer dimos salida á dicho metal, y llenóse muy bien el molde del Júpiter; al mismo tiempo llenáronse los moldes de mis dos bustos, de modo que ellos estaban alegres y yo contento, porque estimaba haber dicho las faltas de la obra de ellos, y éstos mostraban tener por muy cierto que habían dicho las faltas de la mía. Sin embargo, á estilo francés pidieron con gran alborozo de beber; con mucho gusto les hice dar una rica colación; después pidiéronme los dineros que tenían que cobrar y aquellos de más que yo les había prometido. A esto repliqué: - O s habéis reido de aquello, por lo cual mucho me temo que no tengáis que llorar, porque he advertido cómo en aquel molde vuestro ha entrado mucho más material que el debido; por esa causa no quiero daros hasta mañana más dineros de aquellos que ya cobrasteis. Comenzaron á considerar aquestos pobres hombres lo que habíales yo dicho, y sin responder nada se fueron de allí á casa. Venida la mañana, comenzaron en silencio á vaciar la fosa; y como no podían descubrir su gran molde sin sacar antes aquellos dos bustos míos, sacaron éstos, los cuales estaban muy bien, y los pusieron en pie de modo que muy bien se veían. Comenzando luego á descubrir el Jove, no habían profundizado aún dos brazas, cuando ellos, en union,de cuatro ayudantes suyos, dieron tan grandes gritos, que hubede sentirlos. Pensando que fuesen gritos de alegría, púseme á correr, pues estaba yo en mi cámara á más de quinientos pasos de distancia. Al reunirme con ellos, los encontré de aquel modo como se representan los guardianes del sepulcro de Cristo, afligidos y espantados. Clavé los ojos en mis dos bustos, y al ver que estaban bien, compensé el placer con el desplacer; y ellos excusábanse, diciendo: —¡Mala fortuna la nuestra! A cuyas palabras respondí: —Vuestra fortuna ha sido buenísima, pero lo que ha sido muy malo es vuestro poco saber; si yo os hubiese visto introducir en el molde el ánima (1), con una sola palabra os hubiera enseñado cómo habría salido muy bien la figura, de lo cual resultaba para mí muy granel) Se llama ánima en el arte del fundidor la forma sacada del modelo, que se introduce dentro del molde y se hace tanto menos voluminosa cuanto más gruesa haya de ser la capa de metal cuando se funda la estatua. de honor y para vosotros mucho provecho; mas yo tengo excusa en mi honor, mientras que vosotros no habéis salvado el honor ni la utilidad; por ese motivo aprended otra vez á trabajar, y no aprendáis á burlaros. Pidiéronme misericordia, diciendo que yo tenía razón; y que si no les ayudaba, pues tenían que pagar aquellos grandes gastos y aquel daño, veríanse forzados á mendigar juntamente con sus familias. A esto respondí que aun cuando los tesoreros del rey quisieran hacerles pagar lo que se habían obligado, prometíales yo pagarles de lo mío, por cuanto había yo visto verdaderamente cómo ellos hicieron de buena fe todo cuanto sabían. Aquestas cosas aumentaron tanto la benevolencia de aquellos tesoreros y ministros del rey para conmigo, que fué imponderable. Todo se escribió al rey; el cual, liberalísimo como ninguno, mandó que se hiciese todo lo que yo decía.

XIX.

En esto llegó el portentosísimo valiente Pedro Strozzi (1); y recordando al rey sus cartas de naturalización, el rey mandó en el acto que fuesen hechas. —Y á la v$z que éstas dijo, haced también las de (1) Hijo de Felipe Strozzi. Benvenuto, mi amigo (1), y llevádselas en seguida á su casa de mi parte y dádselas libres de gastos. Las del gran Pedro Strozzile costaron muchos centenares de ducados; las mías me las llevó uno de aquellos primeros secretarios suyos, quien se llamaba señor Antonio Le Magon (2). Este gentilhombre me trajo las cartas de parte de Su Majestad, con grandes muestras de asombro, diciendo: —De aquestas háceos presente el rey, á fin de que con mayores ánimos le podáis servir: aquestas son cartas de naturalización. Y me contó cómo al cabo de mucho tiempo y tras de muchos favores se las había dado á Pedro Strozzi á petición de éste; mientras que aquestas, por su propio impulso me las mandaba regalar, favor que jamás se había hecho en aquel reino. Al oir tales palabras di gracias al rey con grandes demostraciones; luego rogué á dicho secretario que tuviese la bondad de manifestarme qué querían decir aquellas cartas de naturalización. Aqueste secretario era muy ingenioso y noble y hablaba muy bien el italiano. Movióse al principio á grande risa; mas luego recobró la gravedad, y me dijo en mi lengua, esto es, en italiano, lo que significaban las cartas de naturali- (1) En el original están escritas en francés estas dos palabras: tnun ami. (2) Secretario de la reina de Navarra: fué quien primero tradujo al francés, á instancias de la misma, el Decamerone de Boccaccio, publicado en 1545. zación, lo cual era una de las mayores dignidades que otorgarse pudieran á un extranjero; y añadió: —Esto es aún mayor cosa que ser hecho gentilhombre veneciano. Partióse de mí, tornóse al rey, refirióselo todo á Su Majestad, quien se rió una pieza, y luego dijo: —Ahora quiero que sepa por qué le he mandado cartas de naturalización. Andad y hacedle señor del castillo de Petit-Nesle, donde habita, el cual es de mi patrimonio. Esto sabrá qué cosa es, mucho más fácilmente de lo que ha sabido qué cosa eran las cartas de naturalización. Vino á verme un enviado con dicho presente, por lo cual quise hacerle un obsequio. No quiso aceptar nada, diciendo que era esto comisión de Su Majestad. Dichas certas de naturalización, juntas con las del regalo del castillo, cuando vine á Italia trájelas conmigo; y á cualquiera parte que vaya y donde termine la vida mía, allí me ingeniaré por guardarlas (1).

XX.

Ahora seguiré adelante en mi comenzado discurso de mi vida. Teniendo entre manos las obras antedichas, esto es, el Jove de plata ya empezado, el referido sale- (1) El primero de estos dos preciosos documentos (á saber, las cartas de naturalización) existe todavía y lleva la fecha de Julio de 1512. ro de oro, el mencionado gran vaso de plata y las dos cabezas de bronce, con grandes prisas en esas obras trabajábase. También di órdenes para fundir el pedesai de Júpiter, que hice de bronce con suma riqueza, Heno de adornos, entre los cuales esculpí en bajo-relieve el rapto de Ganimedes, y á la otra parte puse á Leda y el Cisne; lo fundí en bronce y salió muy bien Ademas hice otro semejante para poner encima la estatua de Juno, esperando comenzar también aquesta si el rey me daba la plata necesaria para poderse hacer tal cosa. Trabajando con ahinco, había armado yo el Júpiter de plata y también el salero de oro. El vaso iba muy adelantado, y los dos bustos de bronce estaban ya concluidos. También había hecho varias obritas al cardenal de Ferrara; además un vasito de plata magníficamente trabajado, para donárselo á madama de Etampes A muchos señores italianos, como el señor Pedro Stroz- « , el conde déla Anguillara, el conde de Pitigliano el conde d é l a Mirandola (1) y otros varios, habíales hecho muchas obras. Volviendo á mi gran rey, según he dicho, habiendo adelantado muchísimo en sus obras, regresó por aqueste tiempo á París, y al tercer día fué á mi casa con gran T £ era Carlos, número de la mayor nobleza de su corte, y asombróse mucho de tantas obras como tenía yo por delante y á tan buen término llevadas. Y estando con él su favorita madame de Etampés, comenzaron á conversar acerca de Fontainebleau. Madama de Etampes dijo á Su Majestad que debiera encargarme que hiciese algo bueno para ornamento de su Fontainebleau. En el acto el rey dijo: —Está bien pensado lo que decís, y enseguida quiero resolver que se haga allí alguna cosa buena. Y volviéndose á mí, comenzó á preguntarme sobre lo que me parecía que debiera hacerse para aquella bonita fuente. Acerca de aquesto propuse algunos caprichos míos; también Su Majestad emitió su parecer. Luego me dijo cómo quería ir á espaciarse por quince ó véinte días á Saint-Germain-en-Laye (1), ár doce leguas de París, y que entre tanto hiciese yo un modelo para aquella su hermosa fuente con las más ricas invenciones que yo supiese, porque aquel lugar era el mayor recreo que tenía en su reino; por ese motivo me mandaba y rogaba que me esforzase por hacer algo de bueno, y otro tanto le prometí. Al ver el rey tantas obras delante, dijo á madame de Etampes: —Jamás he tenido hombre de aquesta profesión que más me plazca ni que merezca ser más premiado que aqueste; por ese motivo es necesario pensar en retener - ro de oro, el mencionado gran vaso de plata y las dos cabezas de bronce, con grandes prisas en esas obras trabajábase. También di órdenes para fundir el pedesai de Júpiter, que hice de bronce con suma riqueza, Heno de adornos, entre los cuales esculpí en bajo-relieve el rapto de Ganimedes, y á la otra parte puse á Leda y el Cisne; lo fundí en bronce y salió muy bien Ademas hice otro semejante para poner encima la estatua de Juno, esperando comenzar también aquesta si el rey me daba la plata necesaria para poderse hacer tal cosa. Trabajando con ahinco, había armado yo el Júpiter de plata y también el salero de oro. El vaso iba muy adelantado, y los dos bustos de bronce estaban ya concluidos. También había hecho varias obritas al cardenal de Ferrara; además un vasito de plata magníficamente trabajado, para donárselo á madama de Etampes A muchos señores italianos, como el señor Pedro Stroz- « , el conde déla Anguillara, el conde de Pitigliano el conde d é l a Mirandola (1) y 0tros varios, habíales hecho muchas obras. Volviendo á mi gran rey, según he dicho, habiendo adelantado muchísimo en sus obras, regresó por aqueste tiempo á París, y al tercer día fué á mi casa con gran T £ era Carlos, número de la mayor nobleza de su corte, y asombróse mucho de tantas obras como tenía yo por delante y á tan buen término llevadas. Y estando con él su favorita madame de Etampes, comenzaron á conversar acerca de Fontainebleau. Madama de Etampes dijo á Su Majestad que debiera encargarme que hiciese algo bueno para ornamento de su Fontainebleau. En el acto el rey dijo: —Está bien pensado lo que decís, y enseguida quiero resolver que se haga allí alguna cosa buena. Y volviéndose á mí, comenzó á preguntarme sobre lo que me parecía que debiera hacerse para aquella bonita fuente. Acerca de aquesto propuse algunos caprichos míos; también Su Majestad emitió su parecer. Luego me dijo cómo quería ir á espaciarse por quince ó véinte días á Saint-Germain-en-Laye (1), ár doce leguas de París, y que entre tanto hiciese yo un modelo para aquella su hermosa fuente con las más ricas invenciones que yo supiese, porque aquel lugar era el mayor recreo que tenía en su reino; por ese motivo me mandaba y rogaba que me esforzase por hacer algo de bueno, y otro tanto le prometí. Al ver el rey tantas obras delante, dijo á madame de Etampes: —Jamás he tenido hombre de aquesta profesión que más me plazca ni que merezca ser más premiado que aqueste; por ese motivo es necesario pensar en retener - lo. Como gasta bastante y es buen compañero y trabaja mucho, es necesario que por nosotros mismos nos acordemos de él. La razón de esto (reflexionado, señora), es que en tantas veces cuantos él ha ido á verme y cuantas yo he venido aquí, jamás me ha pedido nada. Se ve cómo su ánimo está todo él absorto en el trabajo; por eso precisa hacerle presto algún bien, á fin de que' no lo perdamos. Madama de Etampes contestó: - Y o os lo recordaré. Partiéronse; yo me puse con gran solicitud á mis iniciadas obras, y además empecé el modelo de la fuente, y con ahinco en él adelantaba.

XXL

En el término de mes y medio regresó el rey á París; y yo, que había trabajado día y noche, fui en su busca y llevé conmigo mi modelo tan bien esbozado, que claramente se comprendía. Había vuelto á renovar las diabluras de la guerra entre el emperador y él, de modo que le encontré muy confundido. Con ese motivo hablé al cardenal de Ferrara, diciéndole cómo llevaba conmigo ciertos modelos, los cuales me había encargado Su Majestad; así, pues, le rogaba que si veía el modo de introducir alguna palabra, á fin de que aquestos modelos se pudiesen mostrar, creía yo que el rey tuviera en ello mucho placer. Así lo hizo el cardenal, quien habló al rey de dichos modelos, y en seguida vino el rey á donde yo los tenía puestos. En primer lugar había hecho la puerta del palacio de Fontainebleáu, y por alterar lo menos que podía el orden déla puerta que habíase hecho á tal palacio, la cual era grande y enana, según el mal estilo francés, siendo su abertura poco más que cuadrada y sobre ese cuadro un arco rebajado puesto á manera del asa de una cesta (en este semicírculo deseaba el rey poner una figura que representase á Fontainebleau), di bellísimas proporciones á dicho vano, poniendo después encima de ese hueco un semicírculo justo; á los lados puse ciertos agradables resaltos, bajo los cuales, en la parte baja correspondiente ála alta puse un zócalo de otra tanta altura, y en cambio de dos columnas que parecían requerirse con arreglo á las molduras hechas arriba y abajo, había puesto yo un sátiro en cada uno de los sitios de las columnas. Era éste más que de medio relieve y con uno de los brazos mostraba regir aquella parte que toca á las columnas; en el otro brazo llevaba un grueso bastón; era su cabeza osada y fiera, la cual causaba espanto á quienes la miraban. La otra figura estaba en actitud parecida, mas era diversa y varia en la cabeza y algunas otras cosas tales; tenía en la mano unas disciplinas con tres bolas reunidas por cierta cadena. Si bien los llamo sátiros, no tenían más de sátiro que ciertos cuernecillos y la cabeza cabruna; todo el resto tenía humana forma. En el medio punto había becho una mujer en linda actitud yacente; tenía el brazo izquierdo sobre el cuello de un ciervo, lo cual era una de las divisas del rey; á un lado había hecho en medio-relieve cabritos monteses, y algunos jabalíes y otros animales silvestres más en bajo-relieve; al otro lado perros sabuesos y lebreles de varias suertes, porque así se ve en aquél bellísimo bosque donde nace la fuente. Luego había cercado toda aquesta obra por un cuadro oblongo, y en los ángulos exteriores al cuadro había hecho en cada uno de ellos en bajo-relieve una Victoria, con aquellos fasces en la mano como los usaban los antiguos. Sobre el mencionado cuadro había puesto la salamandra, divisa propia del rey, con otros muchos agradabilísimos ornamentos á propósito para dicha obra, la cual mostraba ser del orden jónico.

. XXII.

Habiendo visto el rey aqueste modelo, en seguida le hice alegrarse y le divertí de aquellos fastidiosos razonamientos en que había estado más de dos horas. Al verle yo contento á mi modo, le descubrí el otro modelo, lo cual no esperaba en manera alguna, por parecerle haber visto bastante trabajo en el primero. Este modelo era tamaño más de dos brazas, y en él había hecho una fuente en forma de un cuadro perfecto con bellísimas escaleras alrededor, las cuales se entrecortaban una á otra, cosa antes nunca vista en aquel país, y rarísima en aqueste. En medio de dicha fuente había hecho un basamento poco más alto que el vaso de dicha fuente, y sobre él había puesto su correspondiente figura desnuda, con mucha belleza y gracia. Llevaba aquesta una lanza rota en la mano derecha levantada á lo alto, y la izquierda tenía posada sobre la empuñadura de una cimitarra de bellísima forma; descansaba en el pie izquierdo, y el derecho teníalo sobre una cimera tan ricamente labrada cuanto imaginarse pueda, y encima de los cuatro ángulos de la fuente había puesto sobre cada uno una figura sedente alzada, con muchas bonitas empresas para cada una. Comenzóme á preguntar el rey, que le dijese qué bello capricho era aquél que había yo hecho en la puerta; antes de preguntarme nada habíalo él comprendido; mas aqueste de la fuente, si bien le parecía bellísimo, no comprendía nada de él, y bien se le alcanzaba cómo yo no había hecho cual otros necios, que aun cuaudo hagan cosas con algún poco de gracia, las hacen sin significación alguna. Preparéme para contestarle á esto, pues habiéndole agradado con mis obras, quería •que otro tanto le pluguiesen mis palabras: —Sabed, Sacra Majestad, cómo toda aquesta pequeña obra está muy bien medida á escala, de modo que al hacerla luego resultará con aquesta misma gracia que ahora veis. Aquella figura de enmedio levanta cincuenta y cuatro pies (al oir estas palabras el rey dió grandísimas muestras de asombro), y represeu- ta al dios Marte; aquestas otras cuatro figuras están hechas en representación de aquello en que se goza y tanto favorece Vuestra Majestad. Aquesta de la mano derecha figura la Ciencia de todas las Letras: ved cómo tiene sus divisas, las cuales ponen de manifiesto la filosofía con todas las virtudes que la acompañan. Aquella otra demuestra ser el Arte del Diseño completo, á saber: Escultura, Pintura y Arquitectura. Esa otra figura es la Música, la cual acompaña á todas aquestas ciencias. Esta otra que se presenta tan afable y benigna, es la Liberalidad, que sin ella no puede revelarse ninguna de aquestas admirables virtudes que Dios nos inspira. Aquella estatua grande de enmedio está representando á Vuestra Majestad misma, la cual es un dios Marte, como Vos sois tínico del mundo en valor, y aquesta bravura la empleáis justa y santamente en defensa de nuestra gloria. Apenas tuvo paciencia para dejarme acabar de decir, y alzando mucho la voz, exclamó: —En verdad que he hallado un hombre conforme á mi ánimo. Llamó á los tesoreros, presentóme á ellos y dijo que me proveyesen de todo aquello que me hiciere falta, por grandes que quisieran ser las expensas; luego me dió con la mano en el hombro, diciéndome: — Mon ami (que quiere decir amigo mío), yo no sé cuál placer es mayor, si el de un príncipe al haber encontrado un hombre conforme á sus ánimos, ó el de aquel ingenio al haber hallado un príncipe que le dé las necesarias comodidades para que pueda expresar sus grandes conceptos artísticos. Respondí que si era yo lo que decía Su Majestad, aun había sido mucho mayor ventura la mía. A lo que respondió riéndose: —Pongamos que sea igual. Partíme con grande alegría y torné á mis obras.

XXIII.



Quiso mi mala fortuna que no se me ocurriese hacer la misma comedia con madama de Etampes; quien al saber de propia boca del rey por la noche todas aquestas cosas que habían ocurrido, se le engendró tanta rabia venenosa en el pecho, que, encolerizada, dijo: - S i Benvenuto me hubiera enseñado sus bellas obras, habríame dado pie para acordarme de él á su tiempo. El rey quiso excusarme y no consiguió nada. Yo, que tal cosa llegué á saber, al cabo de quince días (que habiendo ido por'la Xormandía á Rouen y á Dieppe habían vuelto luego al antedicho Saint Germain-en-Laye),tomé aquel bello vasito que había yo hecho á propuesta de la referida madama de Etampes, pensando que al hacerla obsequio con él, habría de recuperar su gracia. Así, pues, lo llevé conmigo; y haciéndoselo saber por una nodriza suya, mostrando á esta el bello vaso que había yo hecho para su señora, y cómo quería yo dárselo, dicha nodriza hízome desmedidos halagos y me dijo que hablaría á la señora, la cual aún no estaba vestida, y que tan pronto como se lo hubiese dicho me liaría pasar adentro. La nodriza se lo dijo todo á la señora, quien respondió desdeñosamente: —Dile que se aguarde. Yo que oí esto, revestíme de paciencia, cosa en mí dificilísima; sin embargo, tuve paciencia hasta después de su almuerzo; y visto luego lo tardío de la hora, el hambre me causó tanta ira, que no pudiendo resistir más, deseándola santamente el cáncer en el corazón, partíme de allí; fui en busca del cardenal de Lorena y le hice presente de dicho vaso, recomendándole sólo que me mantuviese en la gracia del rey. Dijo que no hacía falta,y que si fuese necesario lo haría con gusto; llamando después á un tesorero suyo, le habló al oído. Dicho tesorero esperó á que yo me partiese de la presencia del cardenal, y luego me dijo: —Benvenuto, venid conmigo, que yo os daré á beber un vaso de vino bueno. A lo cual contesté, no sabiendo lo que quisiera él decir: —Por favor, mi señor tesorero, haced que me den una sola copa de vino y un bocado de pan, pues verdaderamente desfallezco, porque he estado de ayuno desde esta mañana temprano hasta la hora que véis, á la puerta de madama de Etampes para regalarla aquel bello vasito de plata dorada, haciéndoselo saber, y ella por vejarme siempre me ha enviado á decir que aguardase; llegué hasta tener hambre y sentíme desfallecer; y con forme á la voluntad de Dios, he dado mis intereses y mis fatigas á quien es mucho más merecedor; y no os ruego otra cosa sino un poco de beber, que por ser algún tanto bilioso en extremo, de tal suerte me ofende el ayuno, que haríame caer en tierra desvanecido. Mientras tanto que pronunciaba yo aquestas palabras, trajeron un vino admirable y otras golosinas, para hacer colación; tanto que me satisfice muy bien, y restaurados los espíritus vitales, salióseme la ira del cuerpo. El buen tesorero me contó cien escudos de oro; mas yo hice gran resistencia á tomarlos en manera alguna. Fuéselo á referir al cardenal, quien diciéndole un gran improperio, le ordenó que me los hiciese tomar por fuerza, y que no se le presentara delante más de otro modo. El tesorero vino irritado hacia mí, diciendo que nunca le había reñido tanto hasta entonces el cardenal; y queriéndomelos dar, yo, que hice un poco de resistencia, me dijo muy colérico que me los haría tomar por fuerza. Tomé los dineros. Queriendo ir á dar gracias al cardenal, hízome decir por un secretario suyo cómo siempre que él pudiera complacerme lo haría de buena gana; regresé á París la misma noche. Súpolo todo el rey. Hicieron burlas á madama de Etampes, lo cual fué causa de inducirla á mayor irritación en contra mía; de donde hube gran peligro para mi vida, como se dirá en su lugar.

XXIV.

Aun cuando mucho antes debía y o recordar la adquirida amistad del más virtuoso, del más amable y del más modesto hombre de bien que jamás conociera yo en el mundo (aqueste fué el señor Guido-Guidi, excelente médico y doctor y noble ciudadano florentino), por los infinitos trabajos puestos ante mí por la perversa fortuna habíalo dejado algún tanto atrás. Aun cuando aquesto no importa mucho, no pensaba yo que hiciera falta, por tenerlo de continuo en el corazón; más percatándome luego de que mi vida no está bien sin él, le he introducido al hablar de aquestos mis mayores trabajos, á fin de que, así como en ella había sido mi consuelo y ayuda, sírvame aquí para memoria de aquel bien. Llegó á París el referido señor Guido, y habiéndole comenzado á tratar, le llevé á mi castillo, donde le di una estancia libre para él; así tuvimos el gusto de estar juntos algunos años. También llegó el obispo de Pavía, monseñor de Rossi (1), hermano del conde de San Secondo. A este señor le saqué de su posada y le traje á mi castillo, dándole también á él una estancia independiente, donde ü) Es el mismo que estuvo prisionero en el castillo del Santo Angel en Roma con Cellini. como puede verse en el capítulo CXXVI del libro I. «estuvo muy bien acomodado con su servidumbre y cabalgadura por muchos meses. También otra vez hospedé al señor Luis Alamanni con sus hijos, por algunos meses; pues Dios me otorgó la gracia de que pudiese yo hacer también algún obse •quio á los hombres grandes y virtuosos. Gocé la amistad del supradicho señor Guido tantos años cuantos allí estuve, gloriándonos con frecuencia juntos de que adquiriésemos algún saber á expensas de aquel tan grande y portentoso príncipe, cada uno de nosotros en la profesión suya. Puedo decir en verdad, que todo cuanto sea yo y cuanto de bueno y bello haya obrado, todo ha sido por causa de aquel maravilloso rey; por ese motivo reanudo el hilo del razonamiento acerca de él y de mis grandes obras para él hechas.

XXV.

En aquel castillo mío tenía yo un juego de pelota para jugar en frontón, del cual sacaba yo bastante utilidad, mientras que jugaban en él. En dicho lugar había unas pequeñas estancias donde habitaban diversas clases de gentes, entre las cuales había un impresor de libros muy hábil (1); tenía aqueste casi todo su taller dentro de mi castillo, y fué quien estampó aquel primer buen libro de mediciua del señor Guido. Queriéndome yo ser- (1) Llamábase Pedro Gauthier. vir de aquellas estancias, le despedí, aun cuando coa alguna dificultad no pequeña. También había allí un maestro salitrero; y como quería yo valerme de aquellos pequeños aposentos para ciertos buenos operarios míos tudescos, dicho maestro de salitres no quería desalojar; y habíale yo dicho afablemente muchas veces que me dejase libres mis estancias, pues quería que sirviesen para habitación de mis operarios en el servicio del rey. Cuanto más humilde le hablaba, tanto más soberbio respondíame aquel bestia; á lo último le di de término tres días. Rióse de esto y me dijo que al cabo de tres años comenzaría á pensar en ello. No sabía yo que el tal era íntimo servidor de madama de Etampes; y si no hubiera sido porque aquella causa de madama de Etampes hacíame pensar un poco más en las cosas de lo que antes lo hacía yo, bien presto le hubiera expulsado; mas quise tener paciencia por aquellos tres días. Pasado que hubieron estos, sin decir nada más, al frente de tudescos, italianos y franceses, armas en mano y muchos peones que yo tenía, en breve tiempo asolé toda la casa y eché fuera de mi castillo todos sus muebles. É hice este acto algún tanto riguroso, porque él me había dicho que no conocía poder de italiano tan fuerte que le moviese un punto de su lugar. Con ese motivo, después de ejecutado el hecho, llegó aquél y le dije: - Y o soy el más mínimo italiano de Italia, y no te he hecho nada en comparación de aquello que para liacerte me sobran ánimos, y que te haré si hablas una sola palabra. Como éstas, díjele otras frases injuriosas. Atónito y espantado este hombre puso en orden sus cosas lo mejor que pudo; luego corrió á madama de Etampes y pintó un infierno; y aquella mi gran enemiga se lo describió al rey tanto mayor cuanto que ella era más elocuente, y bastante más; el rey (di jóse me) dos veces quiso irritarse cónmigo y dar órdenes desagradables en contra mía; mas como el Delfín Enrique, su hijo, en la actualidad rey de Francia, había recibido algunos disgustos de aquella demasiado audaz mujer (1) juntamente con la reina de Navarra, hermana del rey Francisco, pusieron tanto empeño en favorecerme, que el rey todo lo convirtió en risa; por lo cual, con la verdadera ayuda de Dios, pasé un gran peligro.

XXVI.

También tuve que hacer lo mismo con otro parecido á éste; mas no arruiné la casa, si bien le eché fuera todos sus muebles. Por lo cual hubo de irritarse tanto madama de Etampes, que dijo al rey: - C r e o que este demonio alguna vez os ha de saquear París. (1) Sabida es la enemistad entre el Delfín Enrique y la Duquesa de Etampes con motivo de Diana de Poitiers, favorita del uno y vencedora rival en belleza de la otra. Al oir el rey aquestas palabras respondió airado á madama de Etampes, diciéndola que hacía yo muy bien al defenderme de aquella canalla, que querían impedirme para su servicio. Diariamente crecía la rabia de aquesta cruel mujer; llamó á un pintor, el cual estaba de residencia en Fontainebleau, adonde iba el rey casi de continuo. Este pintor era italiano, boloñés, y era conocido por el Bologna; llamábase de nombre Francisco Primaticcio. Madama de Etampes le dijo que debiera pedir al rey aquella obra de la fuente que Su Majestad habíame encomendado, y que ella con todo su poderío le ayudaría; de común acuerdo así, tuvo aqueste Bologna la mayor alegría que jamás tuviera, y tal cosa contóla como segura, á pesar de no ser de su profesión; si bien tenía bastante buen dibujo y habíase concertado con algunos oficiales formados bajo la disciplina del Rosso, nuestro pintor florentino, artista en verdad portentosísimo; y lo que éste hacía de bueno, habíalo tomado de la admirable escuela de dicho Rosso, el cual era ya muerto. Muchísimo pudieron aquellas astutas razones, con la grande ayuda de madama de Etampes y con el continuo martilleo día y noche, ya de madama, ya del Bologna, en los oidos de aquel gran rey. Y lo que fué potente causa para hacerle ceder, es que ella y el Bologna, de común acuerdo, dijeron: —¿Cómo es posible, Sacra Majestad, si quereis.aquella obra, que Benvenuto os haga doce estatuas de plata, cuando por cierto aún no ha terminado una? Si le empleáis en una tan grande empresa, por necesidad os veréis privado de aquesta otra que tanto deseáis; porque cien hombres habilísimos no podrían concluir tantas grandes obras cuantas ha urdido aqueste hombre de mérito, quien claramente se ve cómo tiene gran voluntad de trabajar; lo cual será causa de que vuestra Majestad presto se quede sin él y sin las obras. Habiendo hallado al rey de buen temple tales palabras y otras análogas, complacióles en todo aquello que demandado le habían; y eso que aún no se habían visto dibujos ni modelos de nada, salidos de manos del dicho Bologna.

XXVII.

Por el mismo tiempo habíase movido contra mí en París aquel segundo habitante á quien había yo expulsado de mi castillo; y habíame intentado un proceso diciendo cómo le robé yo gran cantidad de sus bienes cuando lo eché de casa. Aqueste proceso me causaba grandísimos afanes y quitábame tanto tiempo, que muchas veces quise echarlo todo á rod!tr y marcharme con Dios. Tienen por costumbre en Francia hacer grandísimo capital con un proceso intentado contra un extranjero ó contra otra persona que vean que no está muy diestra en litigar; y tan pronto como empiezan á verse algunas ventajas en dicho proceso, tratan de venderlo; y algunos lo dan por negocio á ciertos individuos que se dedican del todo á este arte de comprar litigios. Tienen también otra malvada costumbre, y es la de que casi la mayoría de los hombres nacidos en Normandía ejercen como oficio suyo el de prestar testimonio falso; de modo que los que compran el pleito adiestran en el acto á cuatro ó seis de estos testigos, según la necesidad, y por obra de éstos, quien no caiga en la cuenta de presentar otros tantos por no saber tal uso, bien presto tiene la sentencia en contra suya. Sucediéronme á mí estos mencionados accidentes; y pareciéndome cosa muy inmoral, presentéme para defender mis razones, á la gran sala de París, donde vi un juez, lugarteniente del rey en lo civil, puesto en alto sobre un gran estrado. Era aqueste hombre alto, ancho y gordo, y de aspecto asperísimo; tenía en tórno suyo, á una y otra parte, muchos procuradores y abogados, todos puestos en orden á derecha é izquierda, presentándose otros, uno cada vez; y proponían á dicho juez una causa. Aquellos abogados que de él estaban cerca les vi algunas veces hablar todos á un tiempo; por lo cual quedé asombrado de que aquel hombre admirable, con verdadero aspecto de Plutón, alargase las orejas con actitud marcada, ya hacia éste, ya hacia aquél, y de que á todos respondiese hábilmente. Y como siempre me ha recreado ver y gustar toda suerte de habilidades, parecióme ésta tan admirable, •que no hubiese querido dejar de verla á toda costa. Por ser aquella sala grandísima y estar llena de gran gentío, hacían grandes diligencias para que allí no entrase quien no tuviese que hacer; y tenían la puerta cerrada y una guardia en dicha puerta, la cual guardia algunas veces, por hacer resistencia á quien no se que - ría que entrase, estorbaba con gran estrépito á aquel portentoso juez, quien colérico soltaba improperios á dicha guardia. Muchas veces lo presencié y puse atención á lo ocurrido; y las palabras formales que yo escuché fueron aquestas, que dijo el juez en persona; el cual hizo que pasasen en el acto dos gentilhombres que venían á curiosear, y haciendo aquellos porteros grandísima resistencia, dicho juez exclamó, gritando con altas voces: —Paz, paz, Satanás; paz, paz, Satanás; vete, paz. Tales palabras en lengua francesa suenan de aqueste modo: Phe, phé, Satan-, phe, phé, Satan; alé phe. Yo, que había aprendido muy bien la lengua francesa, al oir aquesta frase, vínome á la memoria aquella que Dante quiso decir cuando entró con Virgilio, su maestro, dentro de las puertas del Infierno. Porque Dante en tiempo del pintor Giotto estuvieron juntos en Francia y mayormente en París, donde por las mencionadas causas se puede decir que el lugar donde se litiga es un Infierno; por ese motivo, entendiendo asimismo Dante muy bien la lengua francesa, sirvióse de aquella frase; y me ha parecido fuerte cosa que nunca se hubiese comprendido así; de modo que digo y creo que estos comentadores, le hacen decir cosas en las cuales jamás pensó.

XXVIII.

Volviendo á mis hechos, cuando me vi dar ciertas sentencias por mano de aquestos abogados, no viendo modo alguno de poderme ayudar, recurrí para ayuda á una gran daga que llevaba, porque siempre me ha gustado tener buenas armas; y el primero á quien comencé á atacar fué al principal que me había promovido el injusto proceso; y una tarde le di en las piernas y en los brazos tantas puñaladas (curando sin embargo de no matarle), que le dejé inválido de ambas piernas. Después fui en busca del otro que había comprado el proceso, y también le di de suerte que tal pleito se acabó; Di siempre gracias á Dios por aquesto y otras cosas; y pensando entonces permanecer algún tiempo sin verme molestado, dije á los jóvenes de mi casa, máxime á los italianos, que por amor de Dios atendiese cada uno á sus quehaceres y me ayudasen algún tiempo hasta tanto que pudiese yo acabar aquellas obras comenzadas, porque presto las terminaría; después quería regresar á Italia, no pudiendo aguantar las bribonadas de aquellos franceses; y que si aquel buen rey se irritaba alguna vez conmigo, me haría andar mal por haber hecho yo en mi defensa muchas de aquellas cosas tales. Los referidos italianos eran: el primero y más querido, Ascanio, del reino de Ñapóles, lugar llamado Tagliacozzo; el otro era Paulo, romano, persona de muy humilde nacimiento y que no tenía padre conocido; aquestos dos eran los que había traído yo de Roma, donde conmigo estaban. También tenía otro romano, que había venido desde Roma á propósito en mi busca, llamándose igualmente de nombre Paulo, y era hijo de un pobre hidalgo romano de la casa de Macaroni; este joven no sabía mucho del arte, mas era bravísimo con las armas. Otro tenía, el cual era ferrarés, y su nombre Bartolomé Chioccia (1). También tenía otro florentino, y llamado Paulo Micce- . Y como su hermano, apodado el Gatta, era muy Hábil en la escritura (mas había gastado con exceso al manejar los bienes de Tomás Guadagni, riquísimo mercader), este Gatta me arregló ciertos libros donde yo tenía las cuentas del gran rey cristianísimo y de otros; y habiendo aprendido este Paulo Micceri el estilo de su hermano en aquestos mis libros, seguíamelos llevando, y yo le daba muy buen salario. Y como me parecía un joven muy bueno, al ver que era devoto, y al oírle continuamente ya rezar los salmos, ya con el rosario en la mano, confiaba yo bastante en su fingida bondad. Llamándole á él solo aparte, le dije: — Paulo, queridísimo hermano, ya ves cuán bien es- (1) En el librito de memorias de Cellini, existente en la Biblioteca Riceardiana, se ve que era de la familia Perini. tás conmigo, y sabes que no tenías ninguna colocación; y además eres florentino. Por todas estas cosas me fío más de ti, y por verte muy devoto en los actos de la religión, lo cual es cosa que mucho me complace. Iluégote que me ayudes, pues no me fío mucho de ninguno de aquestos otros. Así, pues, te suplico que, en primer término, tengas cura de estas dos cosas, que me causarían enojo: Es la una, que guardes muy bien mis intereses, á fín de que no me los arrebaten; y así pues, 110 me los toques tú. Además, mira aquella pobre muchacha Catalina, la cual tengo principalmente para el servicio de mi arte, que sin ella no me podría valer; mas como soy hombre, la empleo en mis placeres carnares, y pudiera ocurrir que me hiciese un hijo; y como no quiero costear hijos de otros, mucho menos soportaría el que se me hiciese tal injuria. Si alguno de aquesta casa fuese tan osado que hiciese tal cosa, y yo me percatase de ella, tengo por cierto que mataría á la una y al otro. Por ese motivo te ruego, caro hermano, que me ayudes; y si ves algo dímelo en seguida, porque mandaré á la horca á ella, y á la madre, y á quien tal cosa hiciese. Por tanto, sé tú el primero en guardarte muy bien de ello. Este bribón santiguóse con un signo de la cruz que le cogió desde la cabeza á los pies, y dijo: —¡Jesús bendito! ¡Dios me guarde de pensar nunca en tal cosa! En primer lugar, por no ser yo dado á cosas tan feas; y además, ¿creéis que no conozco yo los grandes beneficios que os debo? Viendo que me decía aquestas palabras con sencilla actitud y afabilidad hacia mí, juzgué que serían tan verdaderas como él decía.

XXIX.

Dos días después, viniendo una fiesta, Matías del Nazaro, italiano también él y servidor del rey, hombre habilísimo en la misma profesión, habíame invitado con mis oficiales á recrearnos en un jardín; por lo cual me dispuse, y dije también á Paulo que viniese al recreo para alegrarse con nosotros, pareciéndome haber aquietado un poco aquel fastidioso proceso menciona- -do. Este joven me respondió diciendo: —En verdad que sería grande error dejar sola la casa de este modo; ved cuánto oro, plata y pedrería tenéis aquí; y estando en una ciudad de ladrones, preciso es guardarse de día como de noche; me quedaré para re- '/-ar ciertas oraciones mías mientras guardo la casa; andad con ánimo tranquilo á recrearos por largo tiempo, que otra vez hará otro aqueste oficio. Así, pues, me fui con tranquilidad de ánimo, juntamente con Paulo, Ascanio y el Chioccia á dicho jardín para recrearnos; y gran parte de aquel día lo pasamos alegremente. Comenzando á aproximarse la tarde, hacia el medio día me entró mal humor, y empecé á pensar en aquellas palabras que con fingida simplicidad habíame dicho aquel perverso. Monté en mi caballo y tás conmigo, y sabes que no tenías ninguna colocación; y además eres florentino. Por todas estas cosas me fío más de ti, y por verte muy devoto en los actos de la religión, lo cual es cosa que mucho me complace. Iluégote que me ayudes, pues no me fío mucho de ninguno de aquestos otros. Así, pues, te suplico que, en primer término, tengas cura de estas dos cosas, que me causarían enojo: Es la una, que guardes muy bien mis intereses, á fín de que no me los arrebaten; y así pues, no me los toques tú. Además, mira aquella pobre muchacha Catalina, la cual tengo principalmente para el servicio de mi arte, que sin ella uo me podría valer; mas como soy hombre, la empleo en mis placeres carnares, y pudiera ocurrir que me hiciese un hijo; y como no quiero costear hijos de otros, mucho menos soportaría el que se me hiciese tal injuria. Si alguno de aquesta casa fuese tan osado que hiciese tal cosa, y yo me percatase de ella, tengo por cierto que mataría á la una y al otro. Por ese motivo te ruego, caro hermano, que me ayudes; y si ves algo dímelo en seguida, porque mandaré á la horca á ella, y á la madre, y á quien tal cosa hiciese. Por tanto, sé tú el primero en guardarte muy bien de ello. Este bribón santiguóse con un signo de la cruz que le cogió desde la cabeza á los pies, y dijo: —¡Jesús bendito! ¡Dios me guarde de pensar nunca en tal cosa! En primer lugar, por no ser yo dado á cosas tan feas; y además, ¿creéis que no conozco yo los grandes beneficios que os debo? Viendo que me decía aquestas palabras con sencilla actitud y afabilidad hacia mí, juzgué que serían tan verdaderas como él decía.

XXIX.

Dos días después, viniendo una fiesta, Matías del Nazaro, italiano también él y servidor del rey, hombre habilísimo en la misma profesión, habíame invitado con mis oficiales á recrearnos en un jardín; por lo cual me dispuse, y dije también á Paulo que viniese al recreo para alegrarse con nosotros, pareciéndome haber aquietado un poco aquel fastidioso proceso menciona- -do. Este joven me respondió diciendo: —En verdad que sería grande error dejar sola la casa de este modo; ved cuánto oro, plata y pedrería tenéis aquí; y estando en una ciudad de ladrones, preciso es guardarse de día como de noche; me quedaré para re- '/-ar ciertas oraciones mías mientras guardo la casa; andad con ánimo tranquilo á recrearos por largo tiempo, que otra vez hará otro aqueste oficio. Así, pues, me fui con tranquilidad de ánimo, juntamente con Paulo, Ascanio y el Chioccia á dicho jardín para recrearnos; y gran parte de aquel día lo pasamos alegremente. Comenzando á aproximarse la tarde, hacia el medio día me entró mal humor, y empecé á pensar en aquellas palabras que con fingida simplicidad habíame dicho aquel perverso. Monté en mi caballo y con dos servidores míos volé á mi castillo, donde encontré á Paulo y á la Catalina casi en el pecado; porque llegado que hube, la francesa alcahueta de la madre, dijo con grandes voces: —Paulo, Catalina, que está aquí el amo. Viendo venir á uno y á otro espantados, y acercándose á mí todos descompuestos, sin saber lo que decían ni por dónde andaban, como estúpidos, evidentemente conocíase que habían cometido pecado. Por eso, sobreponiéndose ála razón la ira, eché mano á la espada resuelto a matar a los dosr G1 uno huyó, y la otra arrojóse de rodillas en tierra, pidiendo á gritos misericordia al cielo. Yo, que primero hubiera querido dar al varón, no habiéndole podido coger al principio, cuando conseguí alcanzarle habíame serenado mientras tanto, comprendiendo que lo mejor para mí era echar á los dos de casa; pues con otras cosas que hiciese parecidas á las que había vo hecho antes, con dificultad hubiera yo salvado mi vida. Por ese motivo dije yo á Paulo: —Si mis ojos hubiesen visto, infame, aquello que me haces creer, diez veces te pasaría la tripa con aquesta espada. Ahora márchate de mi vista, que si vuelves á decir el Padre Nuestro, será el de San Julián (1). Después eché fuera á la madre y á la hija, á fuerza de empellones, coces y puñadas. Pensaron vengarse de aquesta injuria; y consultando con un abogado Normando, les enseñó que dijese la (1) Acerca del Padre Nuestro de San Julián, véase Boccaccio Decamerone, jornada II, novela II. muchacha cómo había yo usado de ella contra su voluntad al estilo italiano, por el cual se entiende contra natura, ó sea con sodomía, diciendo: —Por lo menos, así que aqueste italiano escuche tal cosa y sepa el gran peligro que corre, en el acto os dará muchos centenares de ducados, á fin de que no habléis de ello, considerando la gran penitencia que se lleva en Francia por aqueste tal pecado. Así pues, quedaron de acuerdo, presentaron la acusación contra mí, y fui citado ante los tribunales.

XXX.

Cuanto más buscaba el reposo, tanto mayores mostrabánseme las tribulaciones. Ofendido á diario por la fortuna en diversos modos, comencé á pensar cuál debiera hacer ce estas dos cosas: ó marcharme y dejar Francia enhoramala, ó combatir de veras aquesta batalla y ver para qué fin me había Dios creado. Gran pieza estuve atribulado pensando en aquestas cosas; tomé por último la resolución de marcharme, por no querer probar tanto mi perversa fortuna que fuese en mi ruina; y cuando estuve dispuesto del todo y para todo, y hube dado los pasos para poner presto en seguro aquellos intereses que no podía llevar conmigo, mientras los otros más sutiles los acomodaría lo mejor que pudiese para llevarlos encima yo y mis servidores, sin embargo, no dejaba de causarme gran disgusto el emprender tal viaje. Habíame quedado solo en mi escritorio, pues dije á mis mancebos, quienes me habían confortado para que me partiese de allí, cómo era bueno que meditase yo un poco á solas, á pesar de conocer que decían ellos en gran parte la verdad; porque luego que me viese fuera de las prisiones y hubiese dejado calmar un poco aquesta furia, mucho mejor me podía excusar con el rey diciéndole por cartas cómo tales traiciones habíanmelas hecho sólo por envidia. Y según llevo dicho, así me resolví á obrar. Y al moverme á ello sentí como si me cogiesen por un hombro y me diesen una vuelta, y una voz que dijo amistosamente: —Benvenuto, haz lo que acostumbras y no tengas miedo. En el acto seguí contrario parecer de aquel á que me había resuelto, y dije á mis jóvenes italianos: —Coged buenas armas, venid conmigo, obedeced cuanto os dijere, y no penséis en otra cosa, porque quiero comparecer; si yo me partiese de aquí, al otro día quedaríais todos disipados en humo; así pues, obedecedme y venid conmigo. Todos aquellos jóvenes, dijeron de común acuerdo: —Puesto que aquí estamos y vivimos de lo vuestro, debemos ir con vos y ayudaros, á fin de que salga bien lo que nos propongáis, porque lo que nos habéis dicho es mucha más verdad de lo que nosotros pudiéramos creer; en seguida que os viesen fuera de aqueste lugar, vuestros enemigos nos harían poner á todos en la calle. Consideremos bien las grandes obras que hay aquí principiadas, y de cuán grande importancia son: nosotros no somos capaces de acabarlas sin él, y sus enemigos dirían que se había ido por no tener ánimos para dar término á estas empresas tales. Además de estas, dijeron muchas palabras de importancia. —Aquel joven romano de los Macaroni fué el primero en dar ánimo á los otros; también llamó á algunos de aquellos tudescos y franceses que me querían bien. Eramos diez entre todos; tomé el camino, con la firme resolución de no dejarme apresar vivo. Llegado que hube á presencia de los jueces de lo criminal, encontré á dicha Catalina y su madre; llegué precisamente cuando se reían con un abogado suyo. Penetré dentro, y con valor pregunté por el juez, que inflado de grande y gordo, levantábase sobre los demás encima de un estrado. Al verme aquel hombre, amenazando con la cabeza, dijo en voz baja: —Aun cuando te llamas de nombre Benvenuto, aquesta vez serás mal venido. * Yo lo entendí, y repliqué otra vez diciendo: —Despachadme presto; decidme qué he venido á hacer aquí. Entonces el mencionado juez volvióse hacia Catalina, y la dijo: —Catalina, di todo lo que te ha ocurrido con Benvenuto. La Catalina dijo que había yo usado de ella al estilo de Italia. Volvióse el juez hacia mí, y dijo: —Ya oyes lo que dice la Catalina, Benvenuto. - S i yo hubiese entrado con ella al estilo italiano, hubiéralo hecho sólo por el deseo de tener un hijo, lo mis- . mo que lo hacéis vosotros, contesté. Entonces el juez replicó diciendo: - Q u i e r e decir que has entrado á ella fuera del vaso donde se hacen hijos. A esto repliqué cómo aquél no era el estilo italiano, antes debía de ser el estilo francés, puesto que ella lo sabía y yo no; y que yo quería que dijese el modo preciso que había yo tenido de obrar con ella. Esta bribonzuela p..„ malvadamente dijo al descubierto y con claridad el feo modo que ella quería manifestar. Yo se lo hice asegurar tres veces una tras otra; y hecho que lo hubo, exclamé en alta voz: - S e ñ o r juez lugarteniente del rey cristianísimo, os pido justicia, porque sé que las leyes del cristianísimo rey para tal pecado ordenan el fuego al agente y al paciente; ésta confiesa su pecado, mas yo no la he conocido f o r ningún estilo, y aquí está la alcahueta de su madre que por uno y otro delito merece el fuego; os pido justicia. Y aquestas palabras repetía con mucha frecuencia y en alta voz, pidiendo siempre la hoguera para ella y para la madre, diciendo al juez que si no la metía presa en mi presencia, acudiría yo al rey para decirle la injusticia que me hacía un lugarteniente criminal suyo. Al oir ellas mi gran ruido, comenzaron á ahogar las voces; entonces la alzaba yo más; la p... echóse á llorar juntamente con la madre, y yo daba gritos al juez: —Fuego, fuego. Aquel gran bellaco, visto que la cosa no pasó de la manera como él había imaginado, comenzó con más •dulces palabras á excusar al débil sexo femenino. Al ver esto, púseme á considerar que me parecía haber ganado* una gran batalla, y gruñendo y amenazando marchéme contento; en verdad que hubiera pagado quinientos escudos por no haber comparecido nunca allí. Habiendo salido de aquel piélago, con todo el corazón di gracias á Dios y partíme de allí gozoso con mis jóvenes á mi castillo.

XXXI.

-Cuando la perversa fortuna, ó si queremos decirlo con verdad, nuestra contraria estrella, da en perseguir á un hombre, no le faltan nuevos modos que emplear contra él. Parecíame haber salido de un imponderable piélago y pensaba que por algún corto tiempo hubiera de dejarme en paz aquesta mi maligna estrella, cuando antes •de recobrar alientos por aquel inestimable peligro, lanzóme ésta á otros dos de pronto. En el término de tres días me ocurrieron dos casos, en cada uno de los cuales estuvo mi vida en el fiel de la balanza. Y fué que yendo á Fontainebleau para hablar con eE rey (quien me había escrito una carta cómo quería que le hiciese los punzones de las monedas de todo su reino,, y con esa carta me había mandado algunos dibujitos para mostrarme parte de sus deseos; y como me daba licencia para que hiciera yo todo lo que me pluguiese, había hecho nuevos dibujos conforme á mi parecer y á la belleza del arte), así que llegué á Fontainebleau vi á uno de aquellos tesoreros que tenían del rey encargo de pagarme (llamábase monseñor de la Fa), quien me dijo en el acto: -Benvenuto, el pintor Bologna ha recibido del rey comisión de hacer vuestro gran coloso, y todos los encargos que nuestro rey nos había dado, para vos, todos os los ha quitado y se los ha dado á él. A nosotros nos ha sabido muy mal, pareciéndonos que ese paisano vuestro italiano muy temerariamente se ha conducido con respecto á vos; porque habíais logrado ya la obra por mérito de vuestros modelos y de vuestros trabajos, mientras que él os la quita sólo por el favor de madama de Etampes; y hace ya muchos meses que ha obtenido tal comisión, sin que aún se haya visto que dé órdenes para nada. Asombrado yo, dije: - ¿ C ó m o es posible que no haya sabido hasta aliora yo nada de esto? Entonces me contestó cómo aquél habíalo tenido muy en secreto, y que lo había logrado con grandísima dificultad, porque el rey no se lo quería dar; mas la solicitud dé madama de Etampes era lo único que se lo había hecho conseguir. De aqueste modo me vi herido con tanta sin razón; y viendo que se me quitaba una obra, la cual habíame yo conquistado con grandes fatigas, dispuesto á hacer al momento alguna gran cosa, con las armas afiladas me fui en busca del Bologna. Le encontré en su habitación y en sus estudios; llamé adentro, y con ciertas maneras suyas lombardas, me dijo qué buen asunto me había llevado allí. Y yo le contesté: —Un asunto muy bueno y grande. Este hombre dispuso que sus servidores llevasen de beber, y dijo: —Antes de que hablemos de nada, quiero que bebamos juntos, que así es costumbre en Francia. A lo cual entonces repliqué yo: — Señor Francisco, sabed que las conversaciones que tenemos que entablar juntos no requieren beber antes; quizá después pudiera beberse. Comencé á hablar con él, diciendo: —Todos los hombres que hacen profesión de ser honrados tienen tales obras, que por ellas se conoce que son hombres de bien; mas si obran al contrario, ya no merecen el nombre de personas honradas. Sé cómo sabéis que el rey habíame encargado de hacer aquel gran coloso, del cual veníamos hablando diez y ocho meses hace, y ni vos ni otro alguno habíase adelantado á decir nada acerca de esto; por lo cual, con mis grandes trabajos habíame dado á conocer al gran rey, qnieD, placiéndole mis modelos, esta grande obra habíame encomendado que hiciera. Hace muchos meses que no he sabido nada en contra; sólo llegué á saber aquesta mañana que vos habéisla logrado y quitádomela á mí. Esa obra la conquisté con mis portentosos hechos, y vos me la arrebatáis sólo con vuestras vanas palabras.

XXXII.

El Bologna respondió á esto diciendo: -Benvenuto, cada uno trata de hacer su negocio de todos los modos que se pueda; si el rey lo quiere así, ¿qué tenéis que replicar? Perderíais el tiempo, porque yo he tenido el encargo y es mío. Ahora, decid qué es lo que queréis, y os escucharé. - S a b e d , señor Francisco, contesté, que tendría que deciros muchas palabras por las cuales con admirable y verdadera razón os haría yo confesar que tales maneras como aquestas que vos habéis empleado y referido, no se acostumbran entre los animales racionales; por ese motivo vendré presto con breves palabras al punto de la conclusión; mas aguzad las orejas y oidme bien, porque os importa. Quiso levantarse de su asiento, porque me vió encendido el rostro y grandemente alterado; dije que aún no era tiempo de moverse, que continuara sentado y me escuchase. Entonces comencé diciendo así: - Señor Francisco, ya sabéis que la obra era antes mía y que por todas las razones del mundo había pasado bastante tiempo para que nadie debiese hablar más de ello; ahora os digo que me conformo con que hagáis un modelo, y yo, aparte de aquel que hice, haré otro; luego, sin hablar, los llevaremos á nuestro gran rey, y quien por ese medio conquiste el lauro de haber trabajado mejor, ese meritoriamente será digno del coloso; y si á vos toca hacerlo, olvidaré toda aquesta grande injuria que me habéis hecho, y os besaré las manos como más dignas que las mías de tanta gloria. Por tanto, dejemos las cosas así y seremos amigos, pues de otro modo seremos enemigos. Dios ayuda siempre á la razón; y yo, que la abro calle, Os mostraré en cuán grande enor habéis estado. —La obra es mía, dijo el señor Francisco, y puesto que se me ha dado, no quiero poner lo mío en tela de juicio. —A esto respondo yo, señor Francisco, que puesto que no queréis seguir el buen camino, como es justo y razonable, yo os mostraré aqueste otro, el cual será feo y desagradable como el vuestro. Así, pues, os digo que si vuelvo á oir jamás que habláis en manera alguna de aquesta mi obra, en el acto os mataré como á un perro Y como no estamos en Roma, ni en Bologna, ni en Florencia (que aquí se vive de otro modo), si sé alguna vez que habláis al rey ó á cualquier otro de ello, os mataré de cualquier manera. Pensad qué camino vais á seguir, si aquel bueno que primero os dije, ó si este último malo que os digo. Aqueste hombre no sabía qué decir ni qué hacer, y yo estaba más dispuesto á hacer de buena gana entonces lo que decía, que á dejar pasar tiempo alguno de por medio. El mencionado Bologna sólo replicó estas palabras: —Cuando yo hago las cosas que debe hacer un hombre de bien, no tengo el más mínimo miedo del mundo. —Bien habéis dicho, le contesté; mas como hiciereis lo contrario tened miedo, porque la cosa os importa. Enseguida partíme de él. Fui á ver al rey y departí con Su Majestad una buena'pieza sobre hacerle las monedas; en lo cual no estuvimos muy de acuerdo, porque estando presente su Consejo, trataban de persuadirle de que las monedas debían hacerse al estilo de Francia y tal como se habían hecho hasta aquel tiempo. A eso respondí cómo Su Majestad me había hecho venir de Italia á fin de que yo le hiciese obras que estuvieran bien; y si Su Majestad me mandase lo contrario, no tendría yo ánimos para hacerlas. Se aplazó esto para hablar de ello otra vez, y enseguida tornéme de allí ¿ París.

XXXIII.

No hice m ás que apearme del caballo, cuando una buena persona de aquellas que tienen gusto en comunicar cosas malas, vino á decirme cómo Pablo Micceri había tomado una casa para aquella p de la Catalina y para su madre, y que continuamente tornábase aquí, y al hablar de mi persona, decía siempre con mofa: —Benvenuto había dado á guardar la lechuga al ganso y pensaba que yo no me la comiese; mas ahora va echando bravatas y cree que le tengo miedo; me he puesto en el cinto aquesta espada y un puñal para hacerle ver cómo corta mi espada también, que soy florentino como él, de los Micceri, mucho mejor casa que la suya de los Cellini. El picaro que me llevó tal embajada, me la dijo con tanta eficacia, que en el acto sentí acometerme la fiebre (digo fiebre sin que sea comparación). Y como quizá me hubiese muerto de tan atroz padecimiento, tomé Como remedio dar aquel desahogo que correspondía en tal ocasión, y conforme al impulso que dentro de mí sentía. Dije á aquel ferrares, ayudante mío, que se llamaba el Chioccia, que viniese conmigo; é hice que detrás un sirviente llevase mi caballo. Llegado que hube á la casa donde estaba aquel mentecato, encontré la puerta entornada y me metí dentro; le vi que tenía al cinto la espada y el puñal, estaba sentado sobre un arcón y echaba un brazo al cuello de la Catalina; al punto de llegar escuché cómo él burlábase de mi caso con la madre de ella. Empujé la puerta al mismo tiempo que eché mano á la espada, le puse al cuello la punta de ésta, sin haberle dado tiempo para acordarse de que también él tenía espada, y le dije de pronto: —Vil bellaco, encomiéndate á Dios, que eres muerto. Convencido aqueste de ello, dijo tres veces: —¡Oh, mamá mía; ayudadme! Yo, que tenía verdaderas ganas de matarle, al oir palabras tan necias, pasóseme la mitad del enojo. Mientras tanto había dicho á aquel oficial mío el Chioccia cómo no dejase salir á ella ni á la madre, porque si á él quería atravesarle, otro tanto mal deseaba hacer á aquellas dos p Teniendo continuamente apoyada la punta de la es- I ada en el pescuezo de Paulo (á quien en verdad pinchaba un poco), y diciéndole siempre pavorosas palabras, al ver luego que él no intentaba la más mínima defensa del mundo, no sabía yo qué hacer; y como parecíame que no iba á tener término aquella escena,' ocurrióseme la idea menos mala de hacerlos desposarse, con la intención de proseguir después mi venganza. Resuelto á ello, dije: —Bellaco, sácate ese anillo que tienes en el dedo y despósala, á fin de que pueda yo ejecutar luego la venganza que mereces. Inmediatamente contestóme aquél: —Con tal de que no me matéis, haré cualquiera cosa. —Pues entonces, dije, ponía el anillo. Separándole un poco la espada de la garganta púsole aquél el anillo, y añadí yo: —Esto no basta, pues quiero que se vaya por dos notarios para que tal cosa pase por contrato. Enviado el Cliioccia por los notarios, me volví en seguida hacia ella y su madre, y dije hablando en francés: —Aquí vendrán los notarios y otros testigos; la primera de vosotras á quien oiga hablar ni una palabra sobre esto, en el acto la mataré y os mataré á todos tres; con que así, tened juicio. A él le dije en italiano: —Si replicas algo á todo lo que yo proponga, á la más mínima palabra que dijeses, he de darte tantas puñaladas, que te haré arrojar todo lo que tengas en las tripas. —Bástame, respondió, con que no me matéis, y yo haré aquello que sea vuestra voluntad. Llegados los notarios y los testigos, liízose un contrato auténtico é irrecusable; se me pasaron la ira y la fiebre. Pagué á los notarios y partíme de allí. Al otro día vino á París á posta el Bologna y me hizo llamar por Matías del Nazaro; fui á ver al referido Bologna, quien con afable rostro salió al encuentro rogándome que le tuviese por buen hermano y jamás le hablara de tal obra, pues muy bien comprendía cómo la razón estaba de mi parte.

XXXIV.

Si en algunos de estos accidentes míos no dijese yo conocer que había obrado mal, aquellos otros en que conociese haber obrado bien no serían creídos como ciertos; por ese motivo confieso haber cometido un error eu quererme vengar tan malamente de Paulo Micceri. Bien que si hubiese pensado yo que era él un hombre tan débil, jamás liubiéraseme ocurrido la idea de una tan vituperable venganza como realicé. Y fué que no sólo no me conformé con haberle hecho tomar por mujer una p tan corrompida, sino que además, para acabar el resto de mi venganza la mandé llamar luego y la tuve por modelo, dándola treinta sueldos diarios y haciéndola estar desnuda. La primera cosa que quería es que la diese yo antes sus dineros; la segunda, era pedir que la hiciese dar buena colación; en tercer lugar, por venganza usaba yo de ella, echándola en cara y á su marido los diversos cuernos que á éste le poníamos; en cuarto lugar, hacía yo que estuviese quieta con gran molestia muchas horas, lo cual fastidiábala tanto cuanto á mí me recreaba, porque era de hermosísimas formas y me hacía muy grande honor. Y como la pareciese que no tenía yo con ella la discreción que tenía antes de que fuese casada, era esto para ella un gran disgusto y comenzaba á gruñir; y en aquel estilo suyo francés prorrumpía en frases de queja alegando tener marido, quien estaba con el prior de Capua, hermano de Pedro Strozzi (1). Según llevo dicho, ella alegaba aqueste su marido; y tan pronto como la oía yo hablar de él, entrábame en (1) León, hijo de Felipe Strozzi. el acto un imponderable enojo; sin embargo, mal que bien, me lo aguantaba lo mejor que sabía, considerando que para mi arte no podía yo encontrar cosa más apropósito que ella; y decía para mí: —Aquí ejecuto dos diversas venganzas: una por ser mujer casada, que estos no son cuernos vanos como eran los suyos cuando era mi querida; por este motivo si empleo contra él venganza tan considerable, y contra ella también tamaño ultraje haciéndola estar aquí con tal incomodidad, que, aparte del placer, me resulta gran honor y sumo provecho, ¿qué más puedo desear? Mientras echaba yo estas cuentas, aquellapícara multiplicaba sus palabras injuriosas hablando siempre de su marido, y tanto hacía y decía, que me sacaba de quicio; y llenándome de cólera la cogía por los cabellos y la arrastraba por la estancia, dándola de coces y puña"- das hasta rendirme. Allí no podía entrar nadie en su socorro. Después de haberla molido muy bien, juraba ella no volver más á verme; por eso la primera vez me pareció haber obrado muy mal, porque me parecía que iba á perder una ocasión admirable para mi renombre de artista. Además, la veía toda lacerada, lívida é hinchada; y pensaba que si había de volver ella, era necesario hacerla medicar durante quince días antes de que me pudiera valer de ella.

XXXV.

Mandaba para que la ayudase á vestir una criada mía, quien era una mujer vieja y muy afable, llamada Robería, y llevándose á la bríbonzuela, de nuevo la llevaba de comer y beber; después la ungía con un poco de grasa de tocino frito aquellos golpes que la había dado, y el resto de la grasa que sobraba se lo comían juntas. Después de vestirse, íbase blasfemando y maldiciendo á todos los italianos y al rey que consigo los tenía; de esta suerte iba gimiendo y llorando hasta su casa. En verdad que la primera vez me pareció haber obrado muy mal, y mi criada Roberta me reprendió, diciendo: —Sois bien cruel en golpear tan ásperamente á una criatura tan hermosa. Al quererme excusar con Roberta refiriendo las bribonadas que ella y su madre hubieron de hacerme cuando estaban conmigo, la Roberta me regañó diciendo que aquello no valía nada, porque era costumbre de Francia, y que sabía muy de cierto cómo en Francia no había marido alguno que no tuviese sus correspondientes cuernos. Al oir estas palabras, moviéronme á risa y luego dije á la Roberta que fuese á ver cómo estaba Catalina, por. que hubiera tenido gusto en poder acabar aquella obra mía sirviéndome de ella. Mi criada Roberta me reprendió diciéndome que yo no sabía vivir. —Apenas se haga de día vendrá aquí por su propio impulso; al paso que si enviáseis á llamarla ó visitarla, se engrandecería tanto, que no querría venir. Llegado el día siguiente vino á mi puerta la Catalina, y con gran estrépito llamó; de suerte que, estando yo abajo, corrí á ver si era un loco ó alguien de casa. Al abrir la puerta, aquella tonta se me echó riendo al cuello, abrazóme y besóme, y me preguntó si aún estaba enfadado con ella. Al contestarla que no, me dijo: —Pues entonces, dame bien de comer. La di bien de comer y comí con ella para firmar las paces. Después me puse á retratarla, y en el intermedio ocurrieron los goces carnales; despues, á igual hora del día pasado, tanto me aguijoneó, que hube de darla los mismos golpes; así estuvimos muchos dias haciendo diariamente todas estas mismas cosas, como por un patrón apenas invariable. Mientras tanto, habiendo aprovechado muchísimo y habiendo concluido mi figura, hice los preparativos para fundirla en bronce; empresa en que tuve algunas dificultades que serían muy buenas de narrar por los accidentes del arte; mas como me llevarían demasiado lejos, las pasaré por alto. Baste saber que mi estatua resultó muy bien, y fué el más hermoso vaciado que se hubiera hecho.

XXXVI.

Mientras concluía esta obra, dedicaba ciertas horas del día á trabajar, cuándo en el salero, cuándo en el Jove. Por aqueste tiempo había yo terminado por completo el salero, por emplear en su trabajo muchas más personas de las que podía dedicar al Jove. Había regresado el rey á París, y fui en su busca, llevándole acabado dicho salero; el cual, según dije más arriba (1), era de forma ovalada, tamaño de cerca de dos tercios de braza, todo él de oro, trabajado á fuerza de cincel. Como dije cuando hablé del modelo, había figurado el mar y la tierra sentados uno y otro, cruzando entre sí las piernas, al modo como entran ciertas prolongaciones del mar en la tierra y otras de la tierra dentro del mar; y así con propiedad habíales dado aquella postura. En la mano derecha del Mar había puesto un tridente, y en la izquierda una barca sutilmente trabajada, para poner en ella la sal. Bajo aquesta figura puse cuatro caballos marinos, que hasta el pecho y las patas delanteras eran de caballo y toda la parte desde en medio atrás era de pez; estas bolas de peces se entrelazaban de gracioso modo; encima de este grupo sentábase con actitud muy altiva el mencionado mar, quien tenía (1) Veáase el capitulo II del libro II. á su alrededor muchas suertes de peces y otros animales marinos. El agua estaba figurada con sus ondas, esmaltándola luego muy bien con su propio color. Había figurado la Tierra por medio de una bellísima mujer, enteramente desnuda, lo mismo que el varón, con el cuerno de la abundancia en la mano derecha; á la mano izquierda de ella había puesto un templete del orden jónico sutilísimamente trabajado, donde acomodar la pimienta. Por bajo de aquesta mujer había hecho los más hermosos animales que produce la tierra; y las rocas habíalas parte esmaltado y parte dejado de oro. Luego había puesto dicha obra sujeta en una base de ébano negro, de bien concertadas proporciones, con una pequeña moldura; en esa base había colocado cuatro figuras de oro de más que medio relieve, representando la Noche, el Día, el Crepúsculo y la Aurora. También había allí otras cuatro figuras del mismo tamaño, representando los cuatro vientos principales, hechas con suma delicadeza, y parte esmaltadas con el mayor gusto que imaginarse pueda. Cuando expuse esta obra ante los ojos del rey, dió un grito de estupor, y no podía saciarse de mirarla; después me dijo que la volviese á llevar á mi casa, y que á su tiempo me diría lo que tuviese yo que hacer de ella. Llevémela á casa y enseguida invité á muchos queridos amigos míos y comí con ellos con grandísimo gozo, poniendo el salero en medio de la mesa, y fuimos los primeros en usarlo. Luego seguí trabajando para concluir el Júpiter de plata y un gran vaso ya mencionado, adornado todo él con muchos agradabilísimos ornamentos y con bastantes figuras.

XXXVII.

Por aquel tiempo el antedicho pintor Bologna dió á entender al rey cómo convenía que Su Majestad le dejase ir hasta Roma y le diese cartas de recomendación, por las cuales se le permitiese vaciar las más hermosas estatuas antiguas, á saber: Laoconte (1), Cleopatra (2), Venus (3), Cómmodo (4), la Zíngara (5), y el Apolo (6); verdaderamente son aquestas las más bellas cosas que hay en Roma. Y decía al rey que cuando Su Majestad hubiese visto (1) Grupo representando al gran sacerdote de Neptuno y sus hijos acometidos por una colosal serpiente, que los entrelaza con sus anillos. (2) Creíase que representaba á la famosa reina de Egipto, por llevar un brazalete en figura de ciilebra; pero representa á Ariadna abandonada por Teseo en Nasso, en el momento de quedar dormida y poco antes de llegar Baco. (3) Créese que es copia de la Venus de Grnido hecha por Praxiteles; está de pie, desnuda en el baño, en actitud de extender la mano hacia una sábana para enjugarse. (4) No es el retrato del emperador Cómmodo, sino un Hércules cubierto con la piel de león y llevando en los brazos un niño, que es su hijo Telefo, ó Ayax Telamón. (5) Creíase que representaba á una zíngara en actitud adivinatoria; pero en realidad representa á Diana, conservando aún el tahalí de donde debía pender el carcax. (6) El Apolo Pítico, llamado vulgarmente de Belvedere; representa el momento en que ha muerto con sus dardos a l a serpiente Pitón. después aquellas portentosas obras, entonces sabría formar juicio sobre las artes del dibujo; porque todo aquello que había visto de nuestros modernos estaba muy lejos de la excelencia de los antiguos. Conformóse el rey y expidióle todas las cartas comendaticias que le pidió. Así se fué en hora mala aquel bestia. No teniendo ánimos para trabajar con sus manos en competencia conmigo, inventó aquel otro lombardo expediente, tratando de rebajar mis obras, haciéndose vaciador de antigüedades. Y apesar de que las había hecho vaciar muy bien, produjeron un efecto enteramente contrario de aquel que se imaginara; cosa que luego diré en su lugar. Había yo roto por completo con la mencionada Catalina, y aquel pobre joven desgraciado del marido marchóse de París; y queriendo acabar yo de limpiar mi Fontainebleau, la cual estaba ya fundida en bronce, así como para hacer bien aquellas dos Victorias proyectadas para los ángulos laterales del medio punto de la puerta, tomé una pobre muchacha de unos quince años de edad. Era muy hermosa en las formas de su cuerpo y bastante morenita; y por ser un poco salvaje y de poquísimas palabras, veloz en su andar y ceñuda en sus miradas, aquestas cosas tales fueron causa de que la llamase yo Scorzone (1); su nombre propio era el de Juana. (1) Significado propio: serpiente negra venenosa; figurado rústica, aldeana. Con esta deliciosa muchacha acabé muy bien la mencionada Fontainebleau de bronce, y aquellas dos Victorias para la puerta. Esta jovencita era pura y virgen y yo la hice madre; pariéndome una hija en 7 de Junio de 1544, á la hora décimatercia del día, cuando estaba yo precisamente en los cuarenta y cuatro años de mi edad. Puse á dicha hija el nombre de Constanza, y fué tenida en la pila bautismal por el M.° Guido Guidi, médico del rey y muy amigo mío, según de suso llevo escrito. No hubo más compadre que él solo, porque en Francia hay la costumbre de un solo padrino y dos madrinas; una de ellas fué la señora Magdalena, mujer del señor Luis Alamanni, gentilhombre florentino y asombroso poeta; la otra comadre fué la mujer del señor Ricardo del Bene, conciudadano nuestro florentino y gran mercader allí, siendo ella una gran señora francesa. Este fué el primer hijo que hasta entonces tuve á lo que recuerdo. Doté á dicha muchacha con algunos dineros, cuantos quiso una tía suya á quien la entregué; y desde aquel punto no la conocí más.

XXXVIII.

Apresuré mis obras, que llevaba muy adelantadas.- el Júpiter tocaba casi á su fin, á igualmente el vaso; la. puerta comenzaba á poner de manifiesto sus bellezas.. Por aquel tiempo llegó el rey á París, y aun cuando he dicho que el nacimiento de mi hija fué en 1544, aún no había pasado el 1543; mas como ahora se me ha ocurrido hablar de aquesta hija mía, por no detenerme á expensas de cosas de más importancia, no volveré á hablar de ella hasta su sitio correspondiente. Vino el rey á París, como llevo dicho, y enseguida se presentó en mi casa, encontrando tan adelantadas aquellas obras, que los ojos podían satisfacerse muy bien (así como lo hicieron los de aquel portentoso rey, quien quedó tan satisfecho de las mencionadas obras, como pueda apetecer uno que trabaje tanto como yo lo había hecho). Acordóse en el acto por sí mismo de que aquel susodicho cardenal de Ferrara no me había dado ninguna cosa, ni pensión, ni nada de aquello que habíame prometido; y murmurando con su almirante, dijo que el cardenal de Ferrara se había portado muy mal no dándome nada; mas que deseaba remediar aqueste inconveniente, pues veía que era yo un hombre de pocas palabras, y que cuando menos se creyera me marchaba sin decir ninguna. Marchóse de allí á casa, y luego de comer Su Majestad, encargó al cardenal que dijera en su nombre al intendente real cómo me pagase lo más presto que pudiese siete mil escudos de oro en tres ó cuatro pagos, según le fuese más cómodo, con tal de no incurrir en falta, y además replicó diciendo: —Os di en custodia Benvenuto, y vos lo habéis olvidado. El cardenal dijo que haría con sumo gusto todo cuanto decía Su Majestad. El referido cardenal por su mal alma dejó pasar aquesta voluntad al rey. Mientras tanto aumentaban las guerras; y fué durante el tiempo en que el emperador venía contra París con su grandísimo ejército. Viendo el cardenal que Francia hallábase con gran penuria de dinero, y ocurriendo un día hablarse á propósito de mí, dijo: —Sacra Majestad, por obrar mejor no he hecho dar dinero á Benvenuto. La primera causa de esto es que ahora no tiene demasiada necesidad de él; la otra causa es que una partida tan grande de dineros habría hecho que perdieseis más pronto á Benvenuto, pues pareciéndole estar rico, hubiera comprado bienes en Italia, y una vez que le hubiese dado el capricho de hacerlo, con más facilidad hubiérase partido de Vos. Así, pues, he considerado como lo mejor, que Vuestra Majestad le dé alguna cosa en su reino, si desea que aquél se quede por más largo tiempo á su servicio. El rey aprobó estas razones por estar en penuria de dineros. Sin embargo, con su altísimo ingenio, digno verdaderamente del rey que era, consideró que dicho cardenal había hecho esta cosa más por hacerse grato que por necesidad, pues no es posible imaginarse ser tan extrema la necesidad de un tan grande reino.

XXXIX.

A pesar de que, según llevo dicho, demostrase el rey tener como buenas las referidas razones, en el secreto de su conciencia no lo entendía así; por eso, conforme antes dije, al siguiente día de regresar á París, sin que fuese yo á incitarle para ello, por sí mismo vino á mi casa, donde saliendo yo á recibirle, le llevé por diversas estancias en que había obras de varias suertes; y comenzando por las cosas de menor mérito, le mostré • mucho número de obras de bronce, de las cuales no había él visto tantas en mucho tiempo. Luego le conduje á que viera el Jove de plata, y se lo mostré casi concluido con todos sus bellísimos adornos. Le pareció cosa mucho más admirable que hubiera parecido á cualquier otro hombre, á causa de cierto extraño suceso que le ocurrió pocos años antes; y fué, que luego de la toma de Túnez, pasando el emperador por París, de acuerdo con su cuñado el rey Francisco, queriendo dicho rey hacerle un presente digno de tan gran emperador, encargó hiciesen para él un Hércules de plata de tamaño precisamente igual á como había yo hecho el Júpiter; el cual Hércules confesaba el rey que era la obra más fea que jamás hubiese visto, y así se lo había dicho á los que en París pretendían ser los hombres más hábiles del mundo en tal profesión, quienes habían dado á entender al rey que aquello era todo cuanto podíase hacer en plata, y no quisieron menos de dos mil ducados por aquel sucio trabajo. Por aquesta razón, habiendo visto el rey mi obra, encontró en ella tanto esmero y gusto como jamás hubiera podido imaginar. Así, pues, formóse buen juicio, y quiso que mi obra del Jove se valorase también en dos mil ducados, diciendo: —A aquéllos no les daba yo salario ninguno; éste, á quien doy cerca de mil escudos de salario, no puede, en verdad, hacerla por el precio de dos mil escudos de oro, teniendo ya la susodicha ventaja de su salario. Después le llevé á que viese otras obras de plata y de oro, y otros muchos modelos para su venta, obras nuevas. Cuando iba á marcharse, en la pradera de mi castillo descubrí aquel gran gigante, á la vista del cual dio muestras el rey de mayor asombro que nunca hubiese manifestado ante ninguna otra cosa; y volviéndose hacia el almirante, el cual se llamaba monseñor Annebault, dijo: —Puesto que el cardenal no ha provisto á éste de nada, fuerza es que (siendo también él perezoso para pedir)... sin decir nada, quiero que se le haga merced. Pero como aquestos hombres que no acostumbran á pedir nada, parece debido que sus trabajos requieran alta recompensa, por eso será nombrado para la primera abadía que vaque y produzca hasta dos mil escudos de rentas; y dado caso de que no los rente una sola, haced que le den dos ó tres, porque para él será lo mismo. Estando yo presente, oílo todo, y en el acto di gracias como si ya la tuviese, diciendo á Su Majestad, cómo cuando tal cosa aconteciere quería yo trabajar para Su Majestad, sin otro premio ni salario, ni otra recompensa por mis obras, hasta que constreñido por la vejez y siéndome imposible trabajar más, pudiera yo terminar reposadamente en paz mi cansada vida, viviendo con esas rentas honradamente, y acordándome de haber servido á un rey tan grande como lo era Su Majestad. Al oir estas palabras mías, volviéndose el rey afabilísimo con mucha dignidad hacia mí, dijo: —Hágase así. Y satisfecho, partióse de mí Su Majestad, y yo me quedé en casa.

XL.

Sabido que hubo madama de Etampes estos negocios míos, más grandemente contra mí se irritaba, diciendo para sí: —¡Yo gobierno hoy el mundo, y un hombre insignificante tal como aqueste no me estima en nada! Dedicóse en todo y por todo á obrar en contra mía. Y acertando á caer en sus manos cierto hombre, el cual era un gran destilador (éste la entregó algunas aguas odoríferas y admirables, que la hacían suavizar la piel, cosa jamás usada en Francia), ella lo presentó al rey. El .tal hombre propuso algunas de aquestas destilaciones, las cuales pluguieron mucho al rey; y al verle tan placentero, pidió á Su Majestad un juego de pelota que tenía yo en mi castillo, y además ciertas pequeñas estancias, las cuales decía él que yo no usaba. Aquel buen rey, conociendo por dónde venía la cosa, no daba respuesta alguna. Madama de Etampes se puso á apremiar por aquellas vías con que pueden las mujeres sobre los hombres, tanto que fácilmente triunfó en aqueste su designio; y encontrando al rey en amorosa disposición, lo cual era en él muy frecuente, complacía tanto á madama cuanto ella deseaba. Vino dicho hombre juntamente con el tesorero Glorier (1), grandísimo gentilhombre de Francia; y como dicho tesorero hablaba muy bien el italiano, vino á mi castillo y se me presentó hablándome en italiano en son de broma. Cuando le pareció bien, dijo: —De parte'del rey pongo á este hombre que aquí está en posesión de aquel juego de pelota, juntamente con aquellas casetas que á dicho juego pertenecen. Al oír esto, contesté yo: —Del sacro rey es todo; por eso más libremente podéis entrar vos aquí dentro; porque haciéndose esto por vía de notarios y de tribunales, más claro se ve que sea un engaño que no una manifiesta comisión de tan gran rey. Y os protesto de que antes de ir á quejarme al rey, me defenderé de la manera como Su Majestad me encargó el otro día que lo hiciese, y os haré saltar por las ventanas aqueste hombre que aquí me habéis introducido, si no veo otra comisión expresa, de propia mano del rey. Al oir estas palabras mías marchóse de allí dicho tesorero amenazando y gruñendo, y yo haciendo otro tanto me quedé, sin querer hacer por entonces ninguna (1) Juan Glorier de Lyon, estuvo en Milán en 1515, como primer tesorero con Francisco I. otra demostración; luego me fui en busca de los notarios que habían puesto á aquel en posesión. Estos eran muy conocidos míos y me dijeron que aquella era una ceremonia hecha en verdad por encargo del rey, mas no importaba mucho, y que si yo hubiese puesto alguna pequeña resistencia, no hubiera tomado él posesión como lo hizo; y que aquellos eran actos y costumbres de los tribunales que nada tenían que ver con la obediencia al rey; de modo que cuando me pareciese bien quitarle la posesión, de igual modo que en ella había entrado, quedaría hecho y no podría ser otra cosa. Bastóme quedar advertido, pues al otro día comencé á echar mano de las armas; y cuando tuve alguna dificultad, la tomé como recreo. Todos los días hacía de pronto un asalto con piedras, con picas y con arcabuces, pero disparando sin bala; mas les causaba tamaño espanto, que ninguno quería venir más en su ayuda. Por lo cual, encontrando cierto día débil su defensa, entré por fuerza en la casa y le expulsé de ella, arrojándole fuera todo lo que había llevado. Después acudí al rey y le dije cómo había hecho todo cuanto Su Majestad me hubo de encargar, defendiéndome de todos aquellos que querían estorbarme en el servicio de Su Majestad. Al oir esto, rióse mucho el rey y me expidió nuevas cartas en virtud de las cuales no tuviera yo que ser molestado más (1). (1) Esta segunda carta confirmatoria de donación, fechada en 15 de Julio de mil quinientos cuarenta y cuatro, consérvase

XLI.

Entre tanto acabé con grande ahinco el hermoso Jove -de plata junto con su base dorada, la cual había yo puesto sobre un plinto de madera que apenas se advertía, y dentro de dicho plinto había puesto cuatro bolas de madera fuerte; las cuales estaban más que medio escondidas en sus cajas, á guisa de mover de ballestas. Estaban tales cosas con tal ingenio dispuestas, que un niño pequeño, en todas direcciones y sin la más mínimo fatiga del mundo, fácilmente empujaba adelante y atrás y daba vueltas ála referida estatua de Júpiter. Habiéndola acomodado á mi manera, me fui con ella á Fontainebleau, donde estaba el rey. Por aquel tiempo, el antedicho Bologua había llevado de Roma las estatuas mencionadas (1) y con gran prisa las había hecho fundir en bronce. Yo no sabía nada de esto, tanto porque había llevado él este negocio muy secretamente, cuanto como porque Fontainebleau dista más de cuarenta millas de París, y por ese motivo no había podido saber nada. Al indicar al rey dónde quería madama de Etampes, quien estaba presente, que pusiera yo el Jove, dijo al autógrafa en la Biblioteca Palatina. En vez de un destilador refiérese en ella á un tal Le Roux, fabricante de baldosas de barro. (1) Véase su relación en el cap. XXXVII de este libro, y las notas correspondientes. rey que no había lugar más apropósito donde colocar, lo como su hermosa galería. Esta era, como diríamos en Toscana, un mirador (loggiaj, ó más propiamente hablando, una galería (androne); mejor pudiera llamarse galería, porque mirador llamamos nosotros á las estancias que están abiertas por una parte. Dicha estancia tenía más de cien pasos de larga y estaba adornada con riquísimas pinturas de aquel admirable Rosso, nuestro florentino, y entre las pinturas hallábanse acomodadas muchas esculturas, algunas estatuas y otras en bajo-relieve; su anchura era de cerca de doce pasos. El antedicho Bologna había llevado á esa galería todas las ya mencionadas obras antiguas, hechas en bronce y muy bien trabajadas, poniéndolas con bellísimo orden en alto sobre sus pedestales; y según dije antes, éstas eran las cosas antiguas más hermosas traídas de Roma. A esa misma estancia conduje mi Jove; y cuando vi aquel gran aparato, hecho todo de intento, dije para mí: - E s t o es como pasar entre picas; ahora sea Diosen mi ayuda. Después de ponerlo en su lugar y lo mejor acomodado que pude, aguardé á que aquel gran rey viniese. El Júpiter tenía en su mano diestra su rayo en actitud de quererlo arrojar, y en la izquierda habíale puesto el mundo. Entrelas llamas coloqué con mucha destreza un pedazo de antorcha blanca. Y como madama de Etampes había entretenido al rey hasta la noche para hacer uno de estos dos males, ó que el rey no viniese, ó que mi obra se mostrase menos bella por causa de la noche: según Dios promete á aquellas criaturas que tienen fe en él, sucedió todo lo contrario; porque viendo yo que se hacía de noche, encendí la antorcha que estaba en la mano de Jove; y por hallarse algún tanto levantada sobre la cabeza de Jover descendían de lo alto las luces y producían mucho mejor vista que de día lo hubieran hecho. Compareció el rey juntamente con su dama la de Etampes, con el Delfín su hijo, hoy rey, y con la Delfina, con el rey de Navarra su cuñado, con doña Margarita su hija íl) y otros muchos grandes señores, los cuales habían sido aleccionados por madama de Etampes para hablar en contra mía. Al ver entrar al rey, hice empujar hacia delante por aquel mancebo mío Ascanio (quien movía despacio), el hermoso Jove al encuentro del rey; yo también por mi parte había representado con cierto movimiento dicha figura, y por estar bastante bien hecha hacíala parecer viva; y dejándose de este modo algún tanto atrás las mencionadas figuras antiguas, mi obra fué la primera que causó gran placer álos ojos. En el acto dijo el rey: —Esta es con mucho la cosa más bella que jamás por hombre alguno se haya visto; y aun yo que me recreo y enti endo en ellas, nunca hubiera imaginado la (1) Margarita de Navarra, hija de Francisco I, casada en segundas nupcias con Manuel Filiberto, duque de Saboya. centésima parte. Aquellos señores que pensaban hablar en contra de mí, parecía que no pudiesen saciarse de elogiar esa obra. Madama de Etampes replicó audazmente: —Parece que no teneis ojos. ¿No veis cuántas hermosas figuras de bronce antiguas están allá colocadas, en las cuales consiste el verdadero mérito de este arte y no en aquestas fruslerías modernas? Entonces movióse el rey y tras de él los demás; y dando un vistazo á las figuras (las cuales casi no se veían bien por llegarles la luz desde abajo), dijo el rey: —Quien ha querido desfavorecer á este hombre le ha hecho un gran favor, porque mediante estas admirables figuras se ve y conoce cuánto más bella y portentosa con mucho es la suya que todas aquellas; por ese motivo hay que tener en alta estima á Benvenuto, pues no solo sus obras resisten el parangón délas antiguas, sino que aún las superan. Al oir esto madama de Etampes, dijo, que cuando se viese de día tal obra, aparecería mil veces menos bella que de noche; también había que considerar cómo había puesto yo un velo sobre dicha figura para tapar las faltas; era éste un velo sutilísimo que había yo puesto con mucha gracia sobre el Júpiter, á fin de añadirle majestad; al oir yo aquellas palabras, levantándolo por abajo descubrí sus magníficos miembros genitales, y con ira un poco exagerada lo desgarré todo. Ella creyó que hubiese yo descubierto tales partes por mofa de ella. Percatándose el rey de aquella ira y vencido yo por la pasión, quise comenzar á hablar; en el acto el sabio rey dijo estas precisas palabras en su lengua: —Benvenuto, te retiro la palabra; así, pues, cállate y tendrás mil veces mayor recompensa de la que apetezcas. No pudiendo yo hablar, con gran ira me retorcía, causa por la cual más irritada gruñía ella; y el rey partióse bastante más presto de lo que hubiera hecho, diciendo fuerte para darme ánimos cómo había sacado de Italia el mayor hombre que jamás naciera, tan maestro en su profesión.

XLII.

Dejé allí el Júpiter, y queriéndome partir de mañana, me hizo dar mil escudos de oro; parte eran por mi salario y parte de cuentas en que mostraba yo haber gastado de lo mío. Tomado que hube los dineros, alegre y satisfecho me torné á París; y tan pronto como llegué hice fiesta en casa, y luego de comer hice que me trajesen todos mis vestidos, los cuales eran en gran número, de seda, de pieles muy finas y también de sutilísimos paños. De aquestos hice á todos cuantos trabajaron conmigo un presente, dándolos conforme á los méritos de cada cual de esos servidores, incluso á las criadas y á los mozos de cuadra, prestando ánimos á todos para que me ayudasen de buena gana. Luego de recuperado el vigor, con grandísimo estudio y afan púseme á concluir aquella gran estatua de Marte, la cual había hecho con maderos muy bien sujetos por armadura; y sobre sus carnes había una costra de yeso de un octavo de brazo de gruesa y diligentemente trabajada; después había proyectado fundir en muchas piezas dicha figura y unirlas luego en cola de golondrina, como el arte enseña, con lo que muy fácilmente la tendría hecha. No quiero dejar de decir una particularidad de aquesta gran obra, cosa verdaderamente digna de risa, y es que había yo mandado á todos aquellos á quienes daba salario que á mi casa y á mi castillo no condujesen meretrices; y sobre esto ponía yo mucho empeño en que tal cosa no sucediese. Aquel Ascanio, nú discípulo, habíase enamorado de una bellísima joven, y ella de él; por lo cual, habiéndose huido dicha joven de su madre y venídose una noche en busca de Ascanio, no queriéndose marchar luego y no sabiendo él dónde esconderla, en último remedio y como persona ingeniosa la metió dentro de la estatua del antedicho Marte, y en la propia cabeza de éste la acomodó para que durmiese; allí se estuvo bastante tiempo, y por la noche la sacaba él algunas veces en silencio. Por haber dejado aquella cabeza muy próxima á su término (que por un poco de vanagloria mía dejé descubierta dicha cabeza, la cual veíase desde la mayor parte de la ciudad de París), los vecinos más próximos habían comenzado á subirse sobre las techumbres, y había bastante gente popular apostada para verla. Corría por París el rumor de que antiguamente habitaba un espíritu en mi castillo, acerca de lo cual no vi signo alguno para hacer creer que así fuese verdad (toda la plebe de París llamaba á dicho espíritu con e¡ nombre de Lemmonio Boreo) (1); y como aquella muchacha que habitaba en la referida cabeza algunas veces no podía evitar el que se viese al través de los ojos cierto pequeño movimiento, por eso algunos de aquellos necios plebeyos decían que dicho espíritu había entrado en el cuerpo de aquella gran estatua, y que hacía mover á aquella cabeza los ojos y la boca como si quisiera hablar; y espantados, partíanse muchos, mientras que algunos astutos que vinieron á verlo y no podían por menos de creer en el relampagueo de los ojos de dicha estatua, afirmaban también que allí había espíritu; sin saber que no sólo había espíritu, sino además buena carne.

XLIII.

En aquel mientras, dedicábame yo á armar el conjunto de mi puerta con todas las supraescritas cosas. Y como no quiero curarme de escribir en aquesta mi (1) Como Cellin! desfiguraba muchas palabras, se ha dado al nombre de Lemmonio Boreo el significado de Le démon bour- '•eau (el demonio verdugo), y también de Le moine bourru (el fraile de burdo). Dice Littré que este era un fantasma ó aparecido objeto de superstición, y se llamaba así porque se le representaba con hábito burdo. Vida nada que incumba á quienes escribían las crónicas, por ese motivo pasé por alto la venida del emperador con su grande ejército, y del rey con toda su fuerza armada. Por estos tiempos buscó mi consejo para fortificar con presteza á París. Yino aposta por mí á mi casa, y me llevó en torno de toda la ciudad de París; y escuchando las buenas razones con que yo le decía cuán presta" mente fortificaríale París, dióme encargo expreso de que cuanto había yo dicho se hiciese en el acto, y ordenó á su almirante que mandase al pueblo que me obedeciera, so pena de incurrir en su enojo. El almirante, que lo era por el favor de madama de Etampes, y no por sus buenos servicios, por ser hombre de poco ingenio (su nombre era el de monseñor de Annebault, que en nuestra lengua quiere decir monseñor Anníbal, mas en su lengua suena de tal modo, que el popular le llamaba señor Asno-Buey) (1), aquel bestia se lo refirió todo á madama de Etampes (2), quien le mandó que á escape hiciese venir á Jerónimo Bellarmato. Éste era un ingeniero sienés que estaba en Dieppe, (1) Juego de palabras por semejanza de sonido entre las voces Annebault y Ane-Boeuf (asno-buey), que suenan una y otra aproximadamente así: Anbó. (2) La duquesa de Etampes (N. en 1508, -J- 1576) hacía traición á su rey Francisco I vendiendo los secretos de Estado, para favorecer los triunfos de Carlos V y de Enrique VIII en Francia, con el intento de rebajar al Delfin, encargado de combatirlos, y por envidia á la mayor belleza de Diana de Poitiers, favorita de éste. á poco más de una jornada de París. Vino en seguida y poniendo por obra los medios más largos de fortificar, me retiré de aquella empresa; y si el emperador llega á presentarse antes, con gran facilidad hubiérase apoderado de París. Bien se dijo que en aquel acuerdo hecho después, madama de Etampes, que medió en él más que ninguna otra persona, había hecho traición al rey. No me ocurre decir ninguna otra cosa acerca de esto, porque no entra en mi propósito. Púseme con gran instancia á armar el conjunto de mi puerta de bronce y. á concluir aquel gran vaso y otros dos medianos, hechos éstos con plata mía. Después de tales tribulaciones, vino el buen rey á descansar algún tanto en París. Habiendo nacido aquella maldita mujer como para ruina del mundo, parecióme que algo valía yo, puesto que me tuvo por su enemigo capital. Recayendo su conversación con aquel buen rey á propósito de mis cosas, habló ella tan mal de mí, que aquel pobre hombre, por complacerla, púsose á jurar que nunca más en el mundo haría cuenta de mí, como si jamás conocido me hubiese. Estas palabras vínomelas á decir en el acto un paje del cardenal de Ferrara, quien se llamaba Villa, y me dijo haberlas oído él mis mo de boca del rey. Pusiéronme en tanta cólera estas cosas, que, echando á rodar todas mis herramientas y aun todas las obras, me dispuse para marcharme, y en el acto fui en busca del rey. Después de su comida entré en una cámara donde estaba Su Majestad con poquísimas personas, y cuando me vió entrar, al hacerle yo aquella debida reverencia que corresponde á un rey, en seguida, con regocijado rostro, inclinóme la cabeza. Por lo cual cobré esperanza y me acerqué á Su Majestad poco á poco, porque estaba mostrando él algunas cosas de mi profesión; y luego que se hubo conversado un rato sobre dichas cosas, me preguntó Su Majestad si tenía yo alguna cosa buena que mostrarle en mi casa, añadiendo que cuándo quería yo que fuese él á verlas. Entonces le contesté cómo estaba dispuesto á enseñarle alguna cosa, si quería verla entonces. Contestó al momento diciendo que me encaminase á mi casa, pues quería ir él en seguida.

XLIV.

Me marché para esperar á aquel buen rey, el cual había ido á pedir licencia á madama de Etampes. Queriendo ella saber adonde iba, dijo que iría á acompañarle; más cuando el rey la hubo dicho dónde iba, dijo ella á Su Majestad que no quería ir con él y que le rogaba cómo por aquel día la hiciese la merced de no ir él tampoco. Tuvo que diferirse más de dos veces, queriendo disuadir al rey de aquella empresa; por aquel día no vino á mi casa. El día siguiente fui á ver al rey á la misma hora; tan pronto como me vió juró, que quería ir al momento á á poco más de una jornada de París. Vino en seguida y poniendo por obra los medios más largos de fortificar, me retiré de aquella empresa; y si el emperador llega á presentarse antes, con gran facilidad hubiérase apoderado de París. Bien se dijo que en aquel acuerdo hecho después, madama de Etampes, que medió en él más que ninguna otra persona, había hecho traición al rey. No me ocurre decir ninguna otra cosa acerca de esto, porque no entra en mi propósito. Púseme con gran instancia á armar el conjunto de mi puerta de bronce y. á concluir aquel gran vaso y otros dos medianos, hechos éstos con plata mía. Después de tales tribulaciones, vino el buen rey á descansar algún tanto en París. Habiendo nacido aquella maldita mujer como para ruina del mundo, parecióme que algo valía yo, puesto que me tuvo por su enemigo capital. Recayendo su conversación con aquel buen rey á propósito de mis cosas, habló ella tan mal de mí, que aquel pobre hombre, por complacerla, púsose á jurar que nunca más en el mundo haría cuenta de mí, como si jamás conocido me hubiese. Estas palabras vínomelas á decir en el acto un paje del cardenal de Ferrara, quien se llamaba Villa, y me dijo haberlas oído él mis mo de boca del rey. Pusiéronme en tanta cólera estas cosas, que, echando á rodar todas mis herramientas y aun todas las obras, me dispuse para marcharme, y en el acto fui en busca del rey. Después de su comida entré en una cámara donde estaba Su Majestad con poquísimas personas, y cuando me vió entrar, al hacerle yo aquella debida reverencia que corresponde á un rey, en seguida, con regocijado rostro, inclinóme la cabeza. Por lo cual cobré esperanza y me acerqué á Su Majestad poco á poco, porque estaba mostrando él algunas cosas de mi profesión; y luego que se hubo conversado un rato sobre dichas cosas, me preguntó Su Majestad si tenía yo alguna cosa buena que mostrarle en mi casa, añadiendo que cuándo quería yo que fuese él á verlas. Entonces le contesté cómo estaba dispuesto á enseñarle alguna cosa, si quería verla entonces. Contestó al momento diciendo que me encaminase á mi casa, pues quería ir él en seguida.

XLIV.

Me marché para esperar á aquel buen rey, el cual había ido á pedir licencia á madama de Etampes. Queriendo ella saber adonde iba, dijo que iría á acompañarle; más cuando el rey la hubo dicho dónde iba, dijo ella á Su Majestad que no quería ir con él y que le rogaba cómo por aquel día la hiciese la merced de no ir él tampoco. Tuvo que diferirse más de dos veces, queriendo disuadir al rey de aquella empresa; por aquel día no vino á mi casa. El día siguiente fui á ver al rey á la misma hora; tan pronto como me vió juró, que quería ir al momento á mi casa. Fué, según su costumbre, á pedir licencia á su dama la de Etampes, quien viendo que con todo su poder no liabía logrado disuadir al rey, se puso con su lengua mordaz á hablar tan mal de mí cuanto pueda decirse de un hombre que fuese enemigo mortal de aquella digna corona. A esto contestó aquel buen rey cómo quería venir á mi casa sólo para reprenderme, de tal suerte que me dejase atemorizado, y así dió palabra de hacerlo á madama de Etampes. Vino al momento á mi casa, donde le guié á ciertas grandes estancias bajas, en las cuales había yo puesto en conjunto toda aquella gran puerta mía; al verla quedó el rey tan estupefacto, que no encontraba oportunidad para decirme los grandes improperios que había prometido á madama de Etampes. Mas no por esto quiso dejar de aprovechar la ocasión para decirme los denuestos prometidos, y comenzó diciendo: - H a y una cosa importantísima, Benvenuto, la cual vosotros los hombres de mayor mérito debiérais conocer; y es que tal ingenio no lo podéis mostrar por vosotros mismos, y que sólo os mostráis grandes mediante las ocasiones que de Nos recibís. Ahora bien, debiérais ser un poco más obedientes, y no tan soberbios y caprichosos. Recuerdo haberos mandado expresamente que me liiciéseis doce estatuas de plata, y tal era mi deseo; nos habéis querido hacer un salero, y vasos, y bustos, y puertas, y tantas otras cosas, que yo estoy muy trastornado al ver que habéis hecho caso omiso de todos los deseos de mi voluntad, dejándome atenido á conformarme con todos vuestros caprichos; así, pues, si pensáis obrar de aquesta suerte, luego os haré ver cómo acostumbro yo á obrar cuando quiero que se obre á mi gusto. Por tanto, os digo que atendáis á obedecer cuanto os llevo dicho, porque si seguís obstinado en vuestras fantasías, daréis de cabeza contra la pared. Mientras decíáél estas palabras, todos aquellos señores estaban atentos viendo que sacudía la cabeza, enarcaba los ojos, y cuándo con una mano, cuándo con la otra, accionaba mucho; de tal manera, que todos aquellos hombres que allí estaban presentes temblaban de miedo por mí; pero yo hallábame resuelto áno tener el menor miedo del mundo.

XLV.

Tan pronto como hubo acabado de hacerme aquella reprensión que prometido había á su dama la de Etampes, puse una rodilla en tierra y besándole la veste á nivel de su rodilla, dije: —Sacra Majestad, afirmo que todo cuanto Vos decís es verdad; sólo os digo á eso, que mi corazón ha estado continuamente, día y noche, con todos mis espíritus vitales suspensos sólo por obedeceros y por serviros. Y en todo aquello que á Vuestra Majestad le pareciere que fuese lo contrario de aquello que yo digo, sepa Vuestra Majestad que en aquello no he sido Benvenuto, sino que puede haber mediado un hado maligno mío ó perversa fortuna, la cual me ha querido hacer indigno de servir al más asombroso príncipe que jamás hubo en la tierra; por tanto, os ruego que me perdonéis. Paréceme solo que Vuestra Majestad me dió plata para una sola estatua, y no teniendo yo ninguna que fuese mía, no pude hacer más que aquella; y con la poca plata que de dicha figura me sobró hice el vaso aquel para mostrar a Vuestra Majestad el hermoso estilo de los antiguos el cual tal vez antes no habríais visto de tal suerte En cuanto al salero, si bien me acuerdo, paréceme que \ uestra Majestad por sí mismo me lo pidió un día hablándose á propósito de uno que os fué presentado; por lo cual, mostrándoos un modelo que había yo hecho en Italia, por vuestra espontánea voluntad me hicisteis dar en el acto mil ducados de oro para que yo lo hiciera, diciéndome que me agradeceríais mucho tal cosay hasta me pareció mayormente que me disteis muchas' gracias cuando os lo entregué concluido. En cuanto á la puerta, paréceme que, hablando de ella por acaso Vuestra Majestad dió órdenes á monseñor de Villeroi' su primer secretario, quien comisionó á monseñor di Champagne y monseñor de la Fa, para que tal obra solicitasen üemí y me la ajustaran; y sin esta comisión, por mi solo jamás hubiera podido llevar adelante tan grande empresa. En cuanto á los bustos de bronce y el pe destal del Júpiter y todo lo demás, los bustos los hice en verdad por iniciativa mía, para experimentar estas tierras de Francia, las cuales no conocía yo en manera alguna, como forastero que soy, y sin hacer experiencia de dichas tierras nunca me hubiese puesto á fundir aquestas grandes obras; en cuanto al pedestal, lo hice pareciéndome que tal cosa convenía muy bien para acompañar á aquella estatua; por ese motivo todo cuanto he hecho, he pensado hacerlo por mejor, y nunca por apartarme de los deseos de Vuestra Majestad. Es muy cierto que aquel gran coloso lo he hecho todo hasta el término en que se ve á expensas de mi bolsa, sólo por parecerme que siendo Vos tan gran rey y vo el pequeño artista que soy, debíase hacer para gloria vuestra y mía una estatua cual jamás la tuvieron los antiguos. Conociendo ahora que 110 plugo á Dios hacerme digno de un tan honrado servicio, os ruego que en cambio del honroso premio que Vuestra Majestad á mis obras había destinado, sólo me otorgue un poco de su buena gracia, y con ella licencia de partirme; porque en este mismo punto si me consideráis digno de tal cosa, me partiré, tornándome á Italia, dando siempre gracias á Dios y á Vuestra Majestad por aquellas horas felices que he dedicado á su servicio.

XLVI.

Me cogió con sus manos y levánteme con gran afabilidad de sobre las rodillas; luego me dijo que debía yo estar contento de servirle, y que todo cuanto había yo hecho estaba bien y le era muy grato. Y volviéndose hacia aquellos señores, dijo estas formales palabras: Creo en verdad que si el Paraíso hubiese de tener puertas, mas hermosas que aquesta jamás las tendría. Cuando tranquilizado un poco, vi el valor de aquellas palabras, las cuales eran todas para mí tan favorables, de nuevo con grandísimo respeto le di gracias; repitiendo, sin embargo, cómo quería licencia, porque no se me había pasado aún el enojo. Cuando aquel gran rey percatóse de que no había hecho y o el aprecio que merecían sus inusitados y grandes agasajos, me ordenó con fuerte y espantosa voz que no le hablase una palabra más, pues de lo contrario lo pasaría mal; y luego añadió que me ahogaría en oro y que me daba licencia; que además de las obras á mí encargadas por Su Majestad, de todo aquello que hice por mí solo entretanto, quedaba contentísimo; y que nunca tendría yo más diferencias con él, porque me había conocido, y que también yo debiera ingeniarme para conocer á Su Majestad tanto como era justo. Contesté que por todo daba gracias á Dios y á Su Majestad, y después le supliqué que viniera á ver cómo había yo sacado adelante la gran figura; y en efecto, vino en pos de mí. La hice descubrir y le causó el mayor asombro que pudiese imaginarse; y en el acto encargó á un secretario suyo que incontinenti me devolviese todos los dineros que de lo mío hubiere yo gastado, fuese la suma que se quisiese, bastando con que yo la diera escrita de mi mano. Partióse luego, y me dijo: —Adiós, mon ami;—grandes palabras que por un rey no se usan.

XLVII.

De regreso en su palacio, refirió las muchas palabras tan estudiadamente humildes como en alto grado soberbias que había yo empleado con Su Majestad (las cuales palabras le habían hecho encolerizar mucho); y estuvo contando algunos particulares de tal conversación en presencia de madama de Etampes, estando allí monseñor de Saint-Paul, gran barón de Francia (1); éste tal había hecho en lo pasado muy grandes extremos de ser amigo mío; y en verdad que aquesta vez lo demostró muy noblemente á la francesa. En efecto, al cabo de muchos razonamientos dolióse el rey de que habiéndome dado en custodia al cardenal de Ferrara, jamás había pensado éste en mis asuntos, y por causa suja poco faltó para que yo me hubiese ido de su reino; y que en verdad pensaría darme en custodia á cualquiera persona que me conociese mejor de lo que había hecho el cardenal de Ferrara, pues no quería darme más ocasión de perderme. Al oir estas palabras, ofrecióse en el acto monseñor de Saint-Paul diciendo al rey que me diese á él para mi guarda y haría con mucho gusto algo, en virtud de lo cual nunca tuviera yo más causa de partirme de su reino. El rey con- (1) Francisco de Borbón, conde de Saint-Paul, uno de los principales capitanes de Francisco I. testó á esto que estaba muy conforme, si Saint-Paul quería decirle el modo que deseaba intentar para que yo no me partiese. Madama, allí presente, estaba mu;/ enfadada; y Saint- Paul hacíase mucho de rogar, no queriendo decir al rey el modo que deseaba poner en planta. Preguntóselo de nuevo el rey, y por agradar á aquella madama de Etampes, dijo: —Pues yo colgaría por el pescuezo á vuestro Benvenuto, y de esa manera Vos no lo perderíais de vuestro reino. Madame de Etampes prorrumpió al momento engrandes risas, diciendo que lo merecía yo bien. A esto el rey echóse á reír por acompañar á los demás, y dijo que estaba muy conforme con que Saint-Paul me ahorcase, si antes le encontraba otro que valiese tanto como yo; y que aun cuando yo no hubiese merecido nunca tal suerte, dábale para ello plena licencia. Así acabó aquella jornada, quedando yo sano y salvo; por lo que Dios sea loado y gratificado.

X L V I I I .

Por aquel tiempo había el rey sosegado la guerra con el emperador, mas no con los ingleses; de modo que estos demonios teníanle en mucha tribulación. No teniendo el rey ocupada su cabeza sino en ios placeres, había encargado á Pedro Strozzi que condujese ciertas galeras á los mares aquellos de Inglaterra; las cuales fueron muy difíciles de conducir allí, hasta para aquel admirable soldado, único en sus tiempos en tal profesión, y único también en desventuras. Habíanse pasado varios meses sin que hubiese yo tenido dineros ni orden alguna de trabajar, de modo que despedí todos mis ayudantes, salvo aquellos dos italianos á quienes mandé hacer dos vasitos de plata mía, porque no sabían trabajar en bronce. Acabado que hubieron ambos vasos, fuíme con ellos á una ciudad que era de la reina de Navarra, llamada Argentan (1), y distante de París muchas jornadas. Llegado que hube á dicho lugar, me encontré con que el rey estaba indispuesto; y el cardenal de Ferrara dijo á Su Majestad cómo había yo llegado á aquel lugar. El rey á esto nada respondió, lo cual fué causa de que hubiera de estar yo molesto muchos días. En verdad que jamás tuve mayor disgusto; sin embargo, al cabo de bastantes días pasé adelante una noche y le presenté aquellos dos hermosos vasos, que sobremanera le agradaron. Cuando vi muy bien dispuesto al rey, supliqué á Su Majestad que se dignase concederme la merced de que pudiera yo irme á recrear hasta Italia; y que yo dejaría siete meses de salario de que era acreedor, los cuales dineros dignaríase luego Su Majestad hacérmelos pagar, si me fueran de menester para mi retorno. Rogaba á Su Majestad cómo me complaciese con aquesta gracia, ya que (1) En el departamento del Orne (Francia). entonces era en verdad tiempo de militar y no de esculpir; y como Su Majestad había también complacido en tal cosa á su pintor el Bologna, por ese motivo devotísimamente le rogaba que tuviese á bien considerarme asimismo á mí digno de ella. Mientras decíale yo estas palabras, miraba el rey con grandísima atención aquellos dos vasos, y algunas veces heríame con una terrible mirada suya; esto no obstante, lo mejor que pude y supe le supliqué que me otorgara tal gracia. De pronto le vi indignado levantarse de su sillón, y me dijo en lengua italiana: —Benvenuto, sois un gran loco; llevaos de ahí esos vasos á París, porque los quiero dorados. Y sin darme ninguna otra respuesta, partióse. Me acerqué al cardenal de Ferrara, quien estaba allí presente, y le rogué que, pues habíame hecho tanto bien con sacarme de la cárcel de Roma, junto con tantos otros beneficios, me complaciese también en esto, á fin de que pudiera yo ir hasta Italia. El mencionado cardenal me dijo que con mucho gusto haría todo cuanto pudiese por causarme aquel placer, y que libremente le dejase yo á él tal cuidado; y por tanto, si esa era mi voluntad podía irme tranquilo, porque él me sostendría muy bien con el rey. Contesté al cardenal cómo sabía yo que Su Majestad habíame dado en custodia á su Señoría Reverendísima, y que si me daba licencia para ello partiríame muy de grado, para tornar á la más mínima señal de su Señoría Reverendísima. Entonces el cardenal me dijo que me fuese á París, quedándome en él ocho días, y en este tiempo obtendría del rey merced para que pudiera yo irme; y en caso de que el rey no estuviese conforme con mi marcha, sin falta ninguna me lo avisaría; así, pues, de no escribirme nada, sería señal de que libremente podía yo marcharme.

XLIX.

Fuíme á París, según me había dicho el cardenal, é hice admirables cajas para aquellos tres vasos de plata. Pasado que se hubieron veinte días, me dispuse á marchar y coloqué los tres vasos encima de la carga de un mulo, el cual liabíamelo prestado hasta Lyon el obispo de Pavía, á quien había yo alojado de nuevo en mi castillo. Partíme en hora mala para mí país juntamente con el señor Hipólito Gonzaga, quien estaba á sueldo del rey, y divertido con el conde Galeotto de la Mirándola y con ciertos otros gentilhombres de dicho conde. También fué acompañándonos nuestro florentino Leonardo Tedaldi. Dejé á Paulo y Ascanio para custodia de mi castillo y de todos mis intereses, entre los cuales había ciertos vasitos comenzados, que dejé allí para que aquellos dos jóvenes no estuviesen sin ocupación; también había muchos muebles de casa de gran valor, porque estaba yo instalado muy honrosamente; el valor de todas estas cosas mías era por valor de más de mil quinientos escudos. Dije á Ascanio que recordarse cuántos grandes beneficios babía obtenido de mí; que hasta entonces había sido un muchacho de poco seso, mas ya era tiempo detener juicio como un hombre; por ese motivo quería yo dejarle en guarda todos mis intereses, á la par que mi honor todo; que si oía él una cosa más alta que otra de aquellas bestias de franceses, en el acto me lo avisase, porque montaría en posta y volaría desde allí donde yo estuviere, tanto por lo muy obligado que estaba yo con aquel buen rey, cuanto por el honor mío; el referido Ascanio, con fingidas lágrimas de ladrón, me dijo: —Jamás conocí otro mejor padre que vos; y todo aquello que debe hacer un buen hijo para con su buen padre, otro tanto para con vos haré yo siempre. Puestos así de acuerdo, partíme con un criado y con un chicuelo francés. Despues que pasó mediodía, fueron á mi castillo algunos de aquellos tesoreros que no eran nada amigos míos. Estos canallas bribones dijeron al momento cómo habíame yo partido con la plata del rey, y encargaron al señor Guido y al obispo de Pavía que mandasen prestamente por los vasos del rey, y sí no, que mandaría por ellos tras de mí con muy gran disgusto mío. El obispo y el señor Guido tuvieron mucho más miedo del que era menester, y prestamente mandaron en posta tras de mí á aquel traidor de Ascanio, quien se me presentó á media noche. Yo no dormía, sino que estaba condoliéndome de mí mismo, diciendo: —¿A quién dejo mis bienes, mi castillo? ¡Oh, que destino mío es aqueste que me fuerza á emprender tal viaje! ¡Y con tal de que el cardenal no esté de acuerdo con madama de Etampes, quien otra cosa en el mundo no desea sino que pierda yo la gracia de aquel buen rey!

L.

Mientras que conmigo mismo sostenía yo este debate, sentí cómo me llamaba Ascanio; en seguida levantóme del lecho y le pregunté si me traía buenas ó tristes nuevas. Dijo el ladrón: —Buenas nuevas traigo; mas precisa tan sólo que volváis atrás los tres vasos, porque aquellos picaros de tesoreros gritan «al ladrón», de modo que el obispo y el señor Guido dicen que los volváis á mandar en seguida; del resto no os dé cuidado alguno, é id á recrearos con este viaje felizmente. En el acto le entregué los vasos, dos de los cuales eran míos la plata y todo. Los llevaba á la abadía del cardenal de Ferrara, en Lyon; porque si bien me acusaron de que yo me los quería llevar á Italia, sabido es por todo el mundo que no se puede sacar dinero, ni oro, ni plata, sin gran permiso. Ahora bien, considérese si podía yo sacar aquellos tres grandes vasos, los cuales ocupaban, con tres cajas, un mulo. Verdad es que por ser aquellas cosas muy bellas y de gran valor, sospechaba yo la muerte del rey, pues ciertamente habíale dejado muy indispuesto. Y decía para mí: A O f - S i tal cosa hubiere ocurrido, teniendo de mi mano al cardenal, no los puedo perder. En conclusión: mandé atrás dicho mulo con los vasos v otras cosas de importancia, y con el acompañamiento que antes dije seguí mi camino á la mañana siguientemas en todo el viaje no pude contenerme sin suspirar y gemir. Sin embargo, algunas veces confortábame con Dios, diciendo: - S e ñ o r Dios, tú que sabes la verdad, conoces cómo aquesta ida mía sólo es por llevar una limosna á seis pobres infelices doncellicas y á su madre, mi hermana carnal; que si bien aquéllas tienen su padre, es tan viejo y gana tan poco en su arte, que aquéllas fácilmente podrían seguir mal camino; por donde al hacer yo aquesta obra piadosa, espero de tu Majestad ayuda y consejo. Estas fueron cuantas recreaciones tuve mientras iba adelante por mi camino. Hallándonos un día á una jornada cerca de Lyon (sena casi la hora veintidós), comenzó el cielo á descargar ciertos truenos secos y el aire estaba serenísimo; iba yo delante de mis compañeros un tiro de ballesta Despuesde los truenos sintióse en el cielo un estrépito tan grande y tan pavoroso, que por mí juzgaba que hubiese llegado el día del Juicio; y parándome un poco comenzó á caer granizo sin gota alguna de agua; las piedras eran más gruesas que balas de cerbatana, y al darme encima hacíanme mucho mal; poco á poco empezaron á engruesar, de modo que eran como bolas de ballesta. Viendo que mi caballo espantábase mucho, le hice volver atrás con grandísima furia á la carrera, hasta que encontré á mis compañeros, los cuales, por "el mismo temor, habíanse detenido dentro de un pinar. El granizo iba engruesando, como grandes limones; cantaba yo un Miserere, y mientras que así devotamente oraba á Dios, cayó una de aquellas piedras tan gorda, que desgajó una grandísima rama de aquel pino bajo el cual parecíame estar en salvo. Otra parte de aquel granizo dió en la cabeza á mi caballo, el cual en poco estuvo que no se cayó á tierra; á mí me vino una piedra encima, que si me da de lleno me deja muerto. Igualmente dió una en aquel pobre viejo de Leonardo Tedaldi, de suerte que, estando él como yo de rodillas, le hizo caer con las manos en tierra. Entonces, viendo yo que aquella rama no me podía defender más y que con el Miserere era preciso á la par hacer alguna obra, c o - mencé prestamente á envolverme la cabeza con ropa; y así dije á Leonardo, que pidiendo socorro, gritaba: ¡Jesús, Jesús!, que éste le ayudaría si él mismo se ayudaba; costóme mucho más trabajo salvarle á él que á mí mismo. Duró esto una pieza, más luego cesó; y nosotros, que estábamos todos molidos, lo mejor que nos fué posible volvimos á montar á caballo; mientras andábamos hacia el alojamiento, mostrándonos unos á otros las desolladuras y los chichones, una milla más adelante encontramos una ruina tanto mayor que la nuestra, que parece imposible de narrar. Todos los árboles estaban mondados y desmochados, con tantos animales muertos cuantos allí sorprendió la nube, y muchos pastores también muertos; vimos gran número de granizos, que no se podían abarcar con ambas manos. Nos pareció haber librado muy bien, y entonces conocimos que el llamar á Dios y aquellos Misereres nuestros nos habían servido más que cuanto por nosotros hubiéramos podi do hacer. Así, pUes, dando gracias á Dios, á la siguiente jornada llegamos á Lyon, donde descansamos ocho días. Pasado que hubieron los ocho días, habiéndonos recreado muy bien, reanudamos el viajey con la mayor felicidad pasamos los montes. Allí compré un caballito, porque algunos pequeños bagajes habían estropeado un poco á mis caballos.

LI.

Después que hicimos una jornada por Italia, reuniósenos el conde Galeotto de la Mirandola, quien pasaba en posta, y deteniéndose con nosotros, me dijo cómo había yo cometido un error en partirme, y que debía no seguir más adelante, p u e s tornando en seguida irían mis cosas mejor que nunca; mas que si continuaba yo adelante en mi camino, cedería yo mismo el campo á mis enemigos, dándoles comodidad para poderme hacer daño; mientras que si me volvía á escape, impedinales usarlos medios que aquellos habían dispuesto en mi contra; y que aquellos en quienes más confiaba yo, eran los mismos que me engañaban. Quería decirme con esto algo que él muy bien sabía: y es que el cardenal de Ferrara habíase concertado con aquellos dos picaros míos, á quienes dejé como custodios de todas mis cosas.-Dicho conde me repitió varias veces que debía volverme á escape. Volviendo á montar en posta, pasó adelante; y yo, por los acompañantes mencionados, resolvíme también á seguir adelante en mi camino. Tenía una vacilación grandísima de ánimo, ya de llegar muy presto á Florencia, ya de volverme á tornar á Francia; sentía tal pena al verme irresoluto de aquel modo, que al fin me decidí á montar en posta para llegar presto á Florencia. No llegué á tiempo de la primera posta; mas no por esto dejé de formar propósito absoluto de venir á Florencia á condolerme. Habiendo dejado la compañía del señor Hipólito Gonzaga, quien tomó el camino de la Mirandola mientras yo el de Parma y Placencia, llegado que hube á Placencia, encontré por una calle al duque Pedro Luis (1), el cual fijóse en mí y me conoció. Como sabía yo que cuantos males pasé en el castilla del Santo Angel de Roma habían sido sólo por su causa, me causó bastante pasión de ánimo el verle; mas no viendo remedio alguno para librarme de su trato, me (1) Pedro Luis no fué hecho duque hasta después del c o n - sistorio celebrado en 19 de Agosto de 1545; el breve es del siguiente Septiembre. Cellini estaba ya entonces en Florencia. resolví á ir á visitarle; llegué precisamente al alzarse los manteles, y con él estaban aquellos hombres de la casa de los Landi, que fueron luego quienes le mataron. Su Excelencia me hizo los más desmedidos agasajos que nunca pude imaginar. Entre esos halagos, por su propia iniciativa habló diciendo á quienes presentes estaban cómo era yo el primer hombre del mundo en mi profesión y que había estado mucho tiempo en prisiones en Roma. Y volviéndose á mí, dijo: -Benvenuto mío; harto me duelo de aquel daño que sufristeis; bien sabía cómo erais inocente y no os pude ayudar en manera alguna, por que mi padre os persiguió por satisfacer á ciertos enemigos nuestros que le habían dado á entender cómo vos hablásteis mal de él; cosa que con toda certeza sé que nunca fué verdad, y bien me apena vuestro mal. Además de estas palabras, multiplicó tantas otras analogas, que parecía como si me pidiese perdón. Después me preguntó por todas las obras que había yo hecho para el rey cristianísimo; y mientras decíaselas yo estaba atento con la más grata audiencia que sea p o l i - ble en el mundo. Luego me preguntó si quería servirle á él; á lo cual respondí que con honor mío no lo podía hacer; y que si hubiese dejado concluidas aquellas tan grandes obras que comenzadas tenía para aquel gran rey, dejara á todos los más grandes señores sólo por servir á Su Excelencia. Aquí se conoce cómo la infinita justicia de Dios jamás deja impunes á ninguna clase de hombres que causen tuertos é injusticia á los inocentes. Este hombre, como que me pidió perdón en presencia de aquellos, quienes poco después ejecutaron mis venganzas juntamente con las de otros muchos que por él habían sido ofendidos; por ese motivo, ningún señor, por grande que sea, haga befa déla justicia de Dios, como la hacen algunos que yo conozco y que tan brutalmente me han asesinado, cual en su lugar diré luego. Aquestas cosas mías no las escribo por vanagloria mundana, sino sólo para dar gracias á Dios, que me ha salvado de tantos grandes peligros. También de todos aquellos que se me presentan delante en mi jornada, me querello á El, y como defensor propio mío le llamo y me encomiendo. Y siempre, después de humillarme, aparte de que yo mismo me ayudo cuanto puedo, donde no llegan mis débiles fuerzas muéstraseme en el acto aquella omnipotencia de Dios; la cual viene cuando menos se espera á herir á quienes á otros ofenden sin razón, y á los que cúranse poco de los grandes y honrosos ministerios que Dios les ha encomendado.

LII.

Yolvíme de allí á la posada y me encontré con que el supradicho duque me había mandado abundantísimos presentes, muy exquisitos de comer y de beber; tomé con muy buen apetito mi comida, y montando luego á caballo, me vine á tomar la vuelta de Florencia Lie gado que bnbe aquí, encontré á mi hermana carnal con seis hij.tas, que una era casadera y otra estaba en panales. Encontré á su marido, quien por varios accidentes de la ciudad no trabajaba ya en su arte. Había yo mandado más de un año antes pedrerías y alhajas francesas por valor de más de dos mil ducados J había traído conmigo por valor de mil escudos Vi que aun cuando de continuo dábales yo cuatro escudos de oro al mes, continuamente tomaban mucho dinero por aquellas cosas mías de oro, que vendían á la luz del día. Aquel cuñado mío era tan hombre de bien, que por temor a que no me incomodase yo con él, no bastándole los dineros que le mandaba para su manutención dados de limosna, había empeñado casi todo lo que tema en el mundo, dejándose devorar por la usura sólo por no tocar aquellos dineros que no les pertenecían En esto conocí que era un hombre muy honrado y se aumentó mi deseo de socorrerle más; y antes de que yo me partiese de Florencia, pensaba acomodar á todas sus hijas.

LUI.

Estando nuestro duque de Florencia por aquel tiempo que nos hallabamos, en Agosto de 1545; en Poggío de Caiano, lugar diez millas distante de Florencia, fui en su busca, como era mi deber, por ser yo ciudadano florentino, y porgue mis antepasados habían sido muy amigos de la casa de los Médicis, y yo más que ninguno de ellos amaba á este duque Cosme. Como digo, fui al mencionado Poggio sólo] por hacerle reverencia, y no con intención ninguna de quedarme con él, según le plugo á Dios, que hace bien todas las cosas; pues viéndome el duque, después de hacerme infinitos agasajos él y la duquesa (1), me preguntaron por las obras que había yo hecho para el rey; á lo cual contesté con mucho gusto detallándoselas todas por su orden. Después de oirme dijo que otro tanto le habían contado, y así era verdad, y después añadió con actitud compasiva, y dijo: —;Oh, cuán poco premio á tantos hermosos y grandes trabajos! Benvenuto mío, si me quisieras tú hacer alguna cosa á mí, te pagaría muy de otro modo de como lo ha hecho aquel rey tuyo á quien por tu buen natural tanto alabas. Al oir estas palabras le hice saber las grandes obligaciones que tenía yo con Su Majestad por haberme sacado de una tan injusta cárcel, y dádome luego ocasión para hacer las más admirables obras que por ningún otro artífice hasta entonces nacido se hubiesen hecho. Mientras así hablaba yo, mi duque se removía, pareciendo como si no pudiese estar quieto para oirme. Luego que hube terminado, me dijo: (1) Era doña Leonor de Toledo. caballo, me vine á tomar la vuelta de Florencia Lie gado que bnbe aquí, encontré á mi hermana carnal con seis hij.tas, que una era casadera y otra estaba en panales. Encontré á su marido, quien por varios accidentes de la ciudad no trabajaba ya en su arte. Había yo mandado más de un año antes pedrerías y alhajas francesas por valor de más de dos mil ducados J había traído conmigo por valor de mil escudos Vi que aun cuando de continuo dábales yo cuatro escudos de oro al mes, continuamente tomaban mucho dinero por aquellas cosas mías de oro, que vendían á la luz del día. Aquel cuñado mío era tan hombre de bien, que por temor a que no me incomodase yo con él, no bastándole los dineros que le mandaba para su manutención dados de limosna, había empeñado casi todo lo que tema en el mundo, dejándose devorar por la usura sólo por no tocar aquellos dineros que no les pertenecían En esto conocí que era un hombre muy honrado y se aumentó mi deseo de socorrerle más; y antes de que yo me partiese de Florencia, pensaba acomodar á todas sus hijas.

LIII.

Estando nuestro duque de Florencia por aquel tiempo que nos hallabamos, en Agosto de 1545; en Poggío de Caiano, lugar diez millas distante de Florencia, fui en su busca, como era mi deber, por ser yo ciudadano florentino, y porgue mis antepasados habían sido muy amigos de la casa de los Médicis, y yo más que ninguno de ellos amaba á este duque Cosme. Como digo, fui al mencionado Poggio sólo] por hacerle reverencia, y no con intención ninguna de quedarme con él, según le plugo á Dios, que hace bien todas las cosas; pues viéndome el duque, después de hacerme infinitos agasajos él y la duquesa (1), me preguntaron por las obras que había yo hecho para el rey; á lo cual contesté con mucho gusto detallándoselas todas por su orden. Después de oirme dijo que otro tanto le habían contado, y así era verdad, y después añadió con actitud compasiva, y dijo: —;Oh, cuán poco premio á tantos hermosos y grandes trabajos! Benvenuto mío, si me quisieras tú hacer alguna cosa á mí, te pagaría muy de otro modo de como lo ha hecho aquel rey tuyo á quien por tu buen natural tanto alabas. Al oir estas palabras le hice saber las grandes obligaciones que tenía yo con Su Majestad por haberme sacado de una tan injusta cárcel, y dádome luego ocasión para hacer las más admirables obras que por ningún otro artífice hasta entonces nacido se hubiesen hecho. Mientras así hablaba yo, mi duque se removía, pareciendo como si no pudiese estar quieto para oirme. Luego que hube terminado, me dijo: (1) Era doña Leonor de Toledo. - S i quieres hacer alguna cosa para mí, te haré tales agasajos, que quizá quedes asombrado; con tal de que tus obras me plazcan, de lo cual no dudo lo más mínimo. 1 o, pobre desventurado de mí, deseoso de sobresalir en aquesta admirable escuela, pues desde que había salido de ella habíame fatigado en otra profesión de las que dicha escuela no tiene en estima, respondí á mi duque como con mucho gusto le haría una estatua grande de mármol ó de bronce para aquella hermosa plaza suya. A esto me contestó que por primera obra, hubiera querido de mí sólo un Perseo; esto lo estaba deseando tiempo, y me rogó qne le hiciese un modelito. Muy á gusto me puse á hacer dicho modelo y en pocas semanas lo terminé, de la altura casi de una. braza; era de cera amarilla, bastante concluido, y hecho con grandísimo estudio y arte. Vino el duque á Florencia y pasaron muchos días, antes de que pudiérale yo mostrar el mencionado modelo; parecía como si no me hubiese visto ni conocido jamás; de modo que formé mal juicio de mis asuntos con Su Excelencia. Mas al fin cierto día, despues de comer, habiéndolo conducido yo á su guardarropa, vino á verlo junto con la duquesa y con algunos cuantos señores. Tan pronto como lo vió agradóle y lo elogió sobremanera; esto me dió un poco de esperanza, de lo cual percatóse él algún tanto. Después que lo hubo contemplado bastante, como fuese muy en aumento su regoci - jo, pronunció aquestas palabras: —Benvenuto mío, si hicieses la obra en grande como este pequeño modelo, sería ésta la más hermosa escultura de plaza. Entonces repliqué yo al Duque: —Excelentísimo señor mío, en plazas están las obras del gran Donatello y del portentoso Miguel Angel, quienes han sido ambos los mayores hombres desde la antigüedad acá. Por tanto, vuestra Excelencia llustrísima da un gran aprecio á mi modelo, por lo que me siento con ánimos para hacer la obra tres veces mejor que el modelo. Sobre ello hubo no péqueña cuestión, porque el duque decía siempre que comprendía muy bien y sabía precisamente lo que se podía hacer. A esto le contesté que mis obras decidirían aquella cuestión y sus dudas, y que con toda certeza daría yo á Su Excelencia mucho más de lo que le prometía; mas que me diese comodidades para que pudiera yo hacer tal cosa, porque sin esos medios no podría lograr hacer lo que le prometía. Su Excelencia me contestó que le hiciese una súplica de cuanto le pidiera yo, conteniendo en ella todas mis necesidades, y daría ordenes amplísimas para que se me satisficiesen. En verdad que si hubiera yo sido previsor en poner por contrato todo aquello que necesitaba para aquestas obras, no hubiera pasado tantos trabajos como por mi causa me han sobrevenido. Porque bien se veía ser grandísima su voluntad, tanto respecto á los;deseos de hacer obras, cuanto en lo de asignar buen salario por ellas; por ese motivo, no conociendo yo qne aqueste señor tiene más procederes de mercader que de duque liberalísimamente procedí con Su Excelencia como duque, y no como mercader. Hícele la súplica escrita, á la cual respondió Su Excelencia con muclia liberalidad. Entonces dije: -Singularísimo patrono mío, las verdaderas súplicas y los verdaderos pactos nuestros no consisten en aquestas palabras ni en aquestos escritos, sino que todo depende de que llegue yo con mis obras á cuanto os be prometido; y si llego, prométome entonces que Vuestra Excelencia Ilustrísima se acordará muy bien de cuanto á mí me promete. Encantado Su Excelencia por estas palabras de mis hechos y de mis dichos, él y la duquesa hiciéronme los mas extremados favores que se puedan imaginar en el mundo.

LIV.

Teniendo yo grandísimo deseo de comenzar los trabajos, dije á Su Excelencia cómo tenía necesidad yo de una casa tal que en ella pudiese acomodarme con mis hornillos y trabajar las obras de barro y de bronce, y luego separadamente las de oro y plata; porque sé que sabía cuán apto era yo para servirle en esa profesión, J me eran precisas estancias cómodas donde poder hacer tales cosas. Y para que Su Excelencia viese cuánta era mi voluntad de servirle, había yo encontrado la casa que hacía é mi propósito, y estaba en lugar de mi mayor agrado. Y como no quería yo ofender los intereses de Su Excelencia en dineros ni cosa alguna antes de que viese mis obras, había traído de Francia dos joyeles con los cuales rogaba á Su Excelencia que me comprase dicha casa, guardándolos hasta tanto que la ganase yo con mis obras y fatigas. Dichos joyeles estaban muy bien trabajados por mano de mis operarios, conforme á mis dibujos. Mirado que los hubo bastante, dijo estas animosas palabras, que me infundieron falsas esperanzas. —Guarda, Benvenuto, tus joyeles, porque á ti te quiero y no á ellos; y ten libre tu casa. Después de esto puso un rescripto debajo de mi súplica, papel que siempre he conservado. Dicho rescript o decía así: «Véase dicha casa (1), quién la vende y el precio que pide por ella, porque es nuestra voluntad complacer á Benvenuto.» Por este rescripto quedé dueño seguro de la casa; pues prometíame yo que mis obras serían mucho más estimadas que lo que yo había prometido. Después de esto, Su Excelencia dió expresa comisión á cierto ma- (1) Esta casa existía en Florencia en 1S66, fecha de la edición última de Brunone-Bianchi. Estaba situada en la calle del Rosario fvia del Rosaio), con ingreso por la calle de la Parra (via de la Pérgola), número 6.527. yordomo suyo, el cual se llamaba Pedro Francisco Riccio. Era de Prato y había sido preceptor de dicho duque. Hablé á este bestia y le dije todas las cosas de que tenía yo necesidad, porque donde era huerto en dicha casa quería yo hacer un taller. En el acto este hombre dio el encargo á cierto pagador, sutil de puro flaco, quien se llamaba Lactancio Gorini. Este hombrecillo, con sus manitas de araña y con una vocecita de mosquito, ágil como un limaco, ruinmente me hizo llevar á casa tanta piedra, arena y cal, que á duras penas hubiesen podido hacer un cobertizo de palomas. Viendo que iban las cosas tan malamente frías, comencé á desalentarme. Mas otras veces decía para mí: — Algunas veces los pequeños principios tienen gran fin. También me daba alguna pequeña esperanza el ver cuántos millares de ducados, malgastó el duque en ciertas feas obrejas de escultura, hechas por mano de aquel bestial Buaccio (1) Bandinelli. Dándome ánimo á mí mismo, soplé en el culo á aquel Lactancio Gorini para hacerle moverse; arreé también á ciertos asnos cojos y uno ciego que los guiaba; y con estas dificultades y además con mis dineros, había marcado el sitio del taller y desarraigado árboles y parras; no obstante, según mi (1) Escultor florentino llamado Baccio Bandinelli. Buaccio quiere decir animalazo; y Cellini hace esa equivocación intencional, por escarnio de su enemigo. costumbre, osadamente y con algún furor íbalo haciendo. Por el contrario, estaba á merced del carpintero Tasso, muy amigo mío, y á él le encargué que m£ hiciese ciertas armaduras de madera para empezar el Perseo grande. Este Tasso era un hombre muy hábil, creo que el mayor que ha habido nunca en su profesión; mas en cambio era muy alegre y jocoso, y cada vez que iba yo á verle salíame al encuentro riendo con una cancionci- 11a en voz de falsete; y yo que andaba más que medio desesperado ya, tanto porque comenzaba á oir que las cosas de Francia iban mal, cuanto porque del duque prometíame poco á causa de su indiferencia, me veía forzado de mala gana á oir siempre la mitad por lo menos de su cancioncilla; mas al fin alegrábame un poco con él, esforzándome por ahuyentar como mejor podía más de cuatro de aquellos desesperados pensamientos míos.

LV.

Habiendo dado órdenes acerca de todas las cosas antedichas y comenzado á llevar adelante los preparativos para disponerme más presto á la mencionada empresa (ya estaba apagada parte de la cal), de pronto me llamó el referido mayordomo; yendo á verle, lo encontré después de comer Su Excelencia, en la sala llamada, del reloj (1). (1) La sala del Reloj, en el Palacio Viejo, llamábase asi Al saludarnos, y o á él con grandísimo respeto y el á mí con grandísima rigidez, me preguntó quién me había metido en aquella casa y con qué autoridad había comenzado á edificar dentro, diciéndome que se maravillaba mucho de que fuese y o tan osado presuntuoso. A esto respondí que en la casa me había metido Su Excelencia, y en nombre de Su Excelencia, Su Señoría, quien había dado la comisión á Lactancio Gorini; este Lactancio había conducido piedra, arena, cal, y arreglado las cosas que había y o pedido, diciendo él haber recibido encargo de Vuestra Señoría. Dicho que hube estas palabras, aquel bestia volvióse hacia mí con major acritud que antes y me dijo que ni y o ni ninguno de aquellos que yo había alegado decíamos la verdad. Entonces me incomodé, yo le dije: — ¡Oh majordomo! Mientras tanto que Vuestra Señoría hable conforme á aquel nobilísimo grado que tenéis, os reverenciaré y hablaré con aquella sumisión como lo hago al duque; mas si de otro modo obráis, os hablaré como á Pedro Francisco Riccio. Este hombre montó en cólera tanta, que creí si se volvería entonces loco, por adelantarse al tiempo que para ello determinado le tenían los cielos (1); y á la vez que porque en ella estaba el famoso reloj cosmográfico hecho por Lorenzo de la Volpaia para Lorenzo de Médicis (el Magnifico» poco ante de 1184, y tan elogiado por el Poliziano y otros. Yeásc Manni, De Florentinis inven/is. (1) En la Vida de Fray Juan Ángel Montorsoli, dice Jorge Vasari que el tal Ricci ó Riccio murió hacia 1559, después de haber vivido loco muchos años. Lo que acerca de éste dice Varchi en algunas injuriosas palabras, díjome que se asombraba mucho de que me tuviera por digno de hablar á uno semejante áél. Al oir estas palabras me irrité, y dije: —Escuchadme ahora, Pedro Francisco Riccio, que y o os diré quiénes son mis iguales y quiénes vuestros semejantes, los maestros de enseñar á leer á los chiquillos. Dichas tales palabras, este hombre alzó la voz con torva cara, repitiendo más temerosamente aquellas mismas palabras. Entonces también yo puse cara de pocos amigos; me revestí por su causa de un poco de presunción, y dije que mis iguales eran dignos de hablar con los papas y los emperadores y los reyes, y que de mis iguales apenas andaba uno por el mundo, mas de los sujos había diez en cada puerta. Cuando escuchó aquellas palabras, se subió al pojo de una ventana que había en aquella sala y luego me dijo que le repitiese aquellas palabras que había yo pronunciado; las cuales más osadamente que antes le repetí, diciéndole además que ya no quería servir más al duque y que de nuevo me tornaría á Francia, donde podía volver libremente. Aquel bestia se quedó estupefacto y de color terroso, y j o irritado me partí, con intención de marcharme allá. ¡Y ojala que lo hubiera realizado! Su Excelencia el duque no debió de saber al principio esta diablura el libro XIX de sus Historias, se halla conforme con el retrato que de él hace Cellini. ocurrida, porque me estuve quieto unos cuantos días, apartados de Florencia todos mis pensamientos, salvó aquellos referentes á mi hermana y á mis sobrinas, á las cuales estaba yo acomodando; que con aquello poco que había yo traído, quería dejarlas acomodadas lo mejor posible, y luego quería lo más presto retornarme á Francia, para nunca jamás curarme de volver á Italia. Hallándome resuelto á despedirme lo más presto que pudiese y marcharme sin licencia del duque ni de nadie, cierta mañana el antedicho mayordomo por sí mismo muy humildemeate me llamó y echó mano de cierta pedantesca oración suya en la cual no advertí estilo, ni gracia, ni talento, ni principio, ni fin; sólo entendí cómo dijo en ella que hacía profesión de buen cristiano, que no quería tener odio á nadie, y me preguntaba dé parte del duque cuánto salario quería yo para mi sostenimiento. Al oir esto me puse un poco sobre mí y no quise responder, con la pura intención de no comprometerme. Viéndome que daba la callada por respuesta, tuvo, no obstante, tal virtud, que dijo: -Benvenuto, á los duques se les responde* y lo que yo te digo, te lo digo de parte de Su Excelencia. Entonces le contesté, que diciéndome de parte de Su Excelencia, con mucho gusto le contestaría; y así, pues, que dijese á Su Excelencia cómo no quería yo ser tenido en menos que ninguno de los de mi profesión de los que él sostenía. El mayordomo me contestó: - A Bandinelli se le dan doscientos escudos para su sostenimiento; "conque, si te conformas con esto, ya sabes tu salario. Respondí que me conformaba; y que lo que yo mereciese de más me fuese dado luego de vistas mis obras, dejándolo todo al buen juicio de Su Excelencia Ilustrísima. Así reanudé el hilo contra mi gusto, y me puse á trabajar; haciéndome de continuo el duque los más desmesurados favores que en el mundo se puedan imaginar.

LVI.

Había recibido con mucha frecuencia cartas de Francia de aquel mi fidelísimo amigo señor Guido Guidi; estas cartas no me decían por entonces sino buenas noticias; también mi Ascanio me escribía diciéndome que me estuviese todo el tiempo que quisiera, pues de ocurrir algo, me lo avisaría en seguida. Refiriósele al rey cómo habíame puesto á trabajar para el duque de Florencia; y como este hombre era lo mejor del mundo, muchas veces dijo: —¿Por qué no torna Benvenuto? Y preguntando particularmente sobre esto á aquellos discípulos míos, ambos le dijeron cómo les escribía yo •que estaba muy bien, y que pensaban si no tendría yo más deseos de tornar al servicio de Su Majestad. Montando el rey en cólera al oir aquestas palabras, las cuales no procedían de mí de ningún modo, dijo: Puesto que se ha partido de Nos sin causa alguna, no le volveré nunca .más á pedir que vuelva; conqu¡ así estése donde está. Aquellos ladrones asesinos condujeron la cosa al término que apetecían, puesto que toda vez que yo hubiese tornado á Francia, convertíanse ellos de nuevo en ayudantes míos, como primero lo eran (por lo cual si yo no tornaba, quedaban ellos libres y en mi puesto); por eso hacían los mayores esfuerzos para que yo no regresase.

LVII.

Mientras tanto que hacía yo levantar los muros del taller para comenzar dentro el Perseo, trabajaba en un cuarto bajo, en el cual hacía el Perseo de yeso, tamaño como había de ser, con el pensamiento de fundirlo conforme á aquel yeso. Cuando vi que el hacerlo de este modo me resultaría un poco largo, tomé otro expediente, porque ya se había edificado un poco del taller, aun cuando con tanta miseria, que me indigna mucho, el recordarlo. Comencé la figura de la Medusa, é hice un armazón de hierro; después comencé á hacerla de tierra, y luego que la tuve en barro, la cocí. Estaba solo con ciertos aprendicillos, entre los cuales había uno muy hermoso, hijo de una meretriz llamada la Gambetta. Servíme de este muchacho para modelo, pues nosotros no tenemos más libros que nos enseñen el arte sino el natural. Traté de tomar ayudantes para acabar pronto esa obra mía, mas no los pude encontrar, y por mí sólo no podía hacerlo todo. Había en Florencia algunos que con mucho gusto hubiesen venido, mas Bandinelli al momento impedía que viniesen á mí; y haciéndome retardar así una pieí.a, decía al duque que andaba yo en busca de esos ayudantes, porque no era posible que supiese yo hacer por mí el conjunto de una figura grande. Dolíme con el duque del gran estorbo que me ponía aquel bestia, y le rogué cómo hiciese poner á mis órdenes algunos operarios de la Obra(l). Estas palabras mías hicieron creer al duque lo que le decía Bandinelli. Al percatarme de ello, me dispuse á hacer por mí mismo todo cuanto pudiese. Y poniéndome con las más extremadas fatigas que imaginarse pueda á trabajar día y noche, en esto enfermó el marido de mi hermana, y en breves días se murió, dejándome á mi hermana joven y con seis hijas, entre pequeñas y grandes. Este fué el primer gran trabajo que pasé en Florencia: quedar siendo padre y guía de tales desventuradas.

LVIII.

Deseoso de "que nada se retrasase, estando lleno de basuras mi huerto, llamé á dos peones que vinieron de (1) Aún se llama asi la Junta que preside á la conservación d e la grandiosa fábrica del Duomo de Florencia (la catedral). Ponte Vecchio: de éstos, uno era un viejo de sesenta años, y el otro un joven de dieciocho. Cuando llevaba cerca de tres días, el joven me dijo que el viejo no quería trabajar, y que haría yo bien en despedirle, no tanto porque no trabajaba, cuanto porque impedía trabajar al joven; y añadió que lo poco que allí había que hacer podía hacerlo él solo sin tirar el dinero en otra persona: dicho joven se llamaba Bernardino Mannellini de Mugello. Al verle trabajar con tanto gusto, le pregunté si quena quedarse á mi servicio; en seguida nos pusimos de acuerdo. Este joven me cuidaba un caballo, labraba el huerto, y luego ayudábame en el taller, ingeniándose de suerte que poco á poco empezó á aprender el arte con tan buena disposición, que nunca tuve mejor ayuda que la suya. Resuelto á hacer con él todo, comencé á demostrar al duque cómo Bandinelli no decía sino embustes, y que para nada necesitaba yo á los auxiliares de Bandinelli. Por aquel tiempo me acometió un pequeño mal de riñones, y como no podía trabajar, estaba sentado muy águsto en el guardarropa del duque con ciertos jóvenes aurífices, que se llamaban Juan Pablo y Domingo Poggini, á los cuales tenía yo encargado que hiciesen un vasito de oro trabajado todo él en bajo relieve, con figuras y otros lindos adornos: era para la duquesa, quien había mandado hacerlo para beber agua. También me pidió que le hiciese un cinturón de oro, obra riquísimamente adornada con pedrerías y muy gratas invenciones de mascarillas y otras cosas; también le hice esto. A cada momento iba el duque á ese guardarropa y tenía grandísimo placer en ver trabajar y en conversar conmigo. Iniciada una pequeña mejoría en mis riñones, hice que me llevasen barro; y mientras que el duque estaba allí pasando el tiempo, le retraté é hice un busto bastante mayor del natural. Su Excelencia recibió de aquesta obra grandísimo placer, y me demostró tanto afecto, que me dijo cómo tendría mucho gusto en que me acomodase á trabajar en Palacio, buscándome en él estancias capaces donde colocarme yo con los hornos y con todo cuanto me hiciere falta, por ser tal cosa muy de su agrado. A esto contesté á Su Excelencia cómo no era posible, porque jamás terminarían mis obras ni en cien años.

LIX.

La duquesa me hacía imponderables favores, y hubiera querido que me dedicase á trabajar para ella y no me curase del Perseo ni de nada. Yo, que me veía halagado por estos vanos favores, estaba sin embargo cierto de que mi perversa y mordaz fortuna no podía retardarse en obrar contra mí alguna nueva pasada, porque siempre se me ponía por delante el gran mal que había logrado, yendo en busca de tan gran bien; me refiero á las cosas de Francia. El rey no podía soportar el gran disgusto que habíale dado con mi partida; y no obstante, hubiera querido que me tornase yo, mas con expreso honor suyo. A minie parecía tener mucha razón y no quería declinar, pues pensaba que si yo me hubiese bajado á escribir humildemente, aquellos hombres hubieran dicho á la francesa que había sido yo pecador, y que habían sido verdad ciertas máculas que sin razón me habían inventado. Por eso me atuve á mi dignidad, y como hombre que tiene razón, escribí altaneramente; lo cual era el mayor placer que podían recibir aquellos dos traidores discípulos míos. . Al escribirles, vanagloriábame de los grandes agasajos que en mi patria me hacían un señor y una señora, dueños absolutos de la ciudad de Florencia, mi patria;' y tan pronto como aquéllos recibían una de aquesta! cartas, iban á enseñársela al rey, para constreñir á Su Majestad á que les diera mi castillo de igual modo como habíamelo dado á mí. El rey, que era buena persona y muy mirado, jamás quiso consentir en las temerarias demandas de aquellos grandes ladronzuelos, porque había comenzado á percatarse de aquello á que malignamente aspiraban; y para darles un poco de esperanza y á mí ocasión di tornar al momento, me hizo escribir algún tanto encolerizado por mano de un tesorero suyo que se llamaba Sr. Julián Buonaccorsi, ciudadano florentino. La carta contenía esto: «Que si quería yo sostener la fama de hombre de bien que había yo llevado, puesto que habíame partido de allí sin causa, estaba en la verdadera obligación de rendir cuentas de todo lo que había yo manejado y hecho para Su Majestad.» Púseme á escribir, llenando nueve hojas de papel ordinario. En ellas narré minuciosamente todas las obras que había hecho, con todos los accidentes ocurridos en ellas y todas las cantidades de dinero que habíanse gastado en dichas obras; cantidades todas recibidas por mano de dos notarios y de un tesorero suyo, y suscritas por los mismos hombres que las habían cobrado, algunos de los cuales habían puesto intereses suyos y los otros su trabajo. Que de tales dineros, no me había metido en la bolsa ni un solo ochavo; mientras que por mis obras concluidas aún no había obtenido lo más mínimo del mundo, trayéndome sólo á Italia algunos regios favores y promesas, dignos verdaderamente de Su Majestad. Y, sin embargo, no podía gloriarme de haber obtenido por mis obras nada más que algún salario pagado de orden de Su Majestad para mi mantenimiento, y del cual aún resultaba acreedor por más de setecientos escudos de oro, que dejé aposta porque me fuesen enviados para volver bien; por ese motivo, y conocedor de que algunas gentes malignas por propia envidia me han hecho algún mal oficio, digo que la verdad ha de quedar siempre encima, así como que me glorío de Su Majestad cristianísima y no me mueve la avaricia. Aun cuando conozco haber entregado á Su Majestad mucho más de lo que ofrecí hacer, y aun cuando no se me ha dado el galardón prometido, no me curo de otra cosa en el mundo, sino 'de quedar en el concepto de Sa Majestad como hombre de bien, y limpio tal cual siempre lo fui. Y si alguna duda de esto quedase en el ánimo de Su Majestad, á la más mínima señal iré volando á rendir cuenta de mí con la propia vida; mas viendo que en tan poco se me estima, no he querido tornar á ofrecerme, en vista de que á mí siempre me sobrará el pan en cualquiera parte donde vaya; mas cuando fuese llamado, iré siempre á responder. En dicha carta había otros muchos particulares de aquel portentoso rey y de ¡la salvación de mi honor. Antes de mandar esta carta la llevé á mi duque, el cual tuvo gusto de verla; luego la mandé en seguida á Francia, dirigiéndosela al cardenal de Ferrara.

LX.

En este tiempo, Bernardone Baldini, comisionado por Su Excelencia para adquirir pedrería, había traído de Yenecia un diamante grande de más de treinta y cinco quilates; también Antonio de Víctor Landi estaba interesado en hacer que lo comprase el duque. Habíase ya tallado en brillante este diamante; mas como no resultaba con aquella refulgente limpidez que en tal piedra es de desear, los dueños de ese diamante habían descargado dicho brillante, de modo que en verdad no servía bien ni para talla rosa, ni para brillante. Como nuestro duque, grande aficionado á las piedras preciosas, no entendía mucho de ellas, dió seguridades á este bribón de Bernardo de querer comprar el mencionado diamante. Tratando el tal Bernardo de lograr él solo el honor de este engaño que intentaba hacer al duque de Florencia, por eso no hablaba de ello una palabra con su compañero el Antonio Landi. Dicho Antonio era muy amigo mío desde la niñez; y viendo la confianza de que gozaba yo con mi duque, un día me llamó aparte (era cerca de mediodía, y ocurrió en la esquina del Mercado Nuevo) y me dijo: «Benvenuto, estoy seguro de que el duque os mostrará un diamante con manifiesta voluntad de comprarlo; veréis un gran diamante; ayudad á su venta; por mi parte os digo que puedo darlo en diez y siete mil escudos; cierto estoy de que el duque os pedirá consejo; si le véis muy inclinado á adquirirlo, se hará lo necesario para engañarle.» Este Antonio demostraba tener gran seguridad en poder llevar á cabo los tratos de esta piedra. Le prometí que como se me mostrase y además me fuese pedido mi parecer, diría todo aquello que yo creyese bien, sin perjudicar al mérito de la piedra. Como he dicho más atrás, el duque iba diariamente por espacio de varias horas á aquella orfebrería; ocho días después de aquel en que me habló Antonio Landi, el duque, luego de comer, me enseñó el referido diamante, el cual conocía por las señas que me había dado Antonio Landi acerca de la forma y del peso. Como, según antes dije, ese diamante era de un agua algo turbia (y por tal causa le habían descargado aquella punta), al verlo yo de aquella suerte, con seguridad habría desaconsejado que se hiciese tal gasto; por ese motivo, cuando Su Excelencia me lo mostró, le pregunté qué deseaba que yo dijese, pues para los lapidarios era muy diferente apreciar una piedra fina después que la hubiese comprado un señor, á poner precio para que éste la comprase. Entonces me dijo Su Excelencia que la había comprado, y que sólo dijese yo mi parecer. No qui