VALERIO FLACO

ARGONAUTAS

 

 

LIBRO 1

[1] Mi canto es de los estrechos primero navegados por los poderosos hijos de los dioses, de la nave profética que se atrevió a buscar las costas del Fasis de Scythian, que estalló ininterrumpidamente a través de las rocas de choque, para slink a cabo para descansar en el firmamento estrellado .

[5] Febo, sé tú mi guía, si está en un hogar puro el trípode que comparte los secretos de la profetisa de Cymae, si el laurel verde está en una frente digna. Y tú también, que obtuviste aún mayor gloria para abrir el mar, después de que el océano Caledonio hubiese llevado tus velas, el océano que de antaño no arrastraría al frigio Iuli, haz tú, santo santo, La tierra envuelta en la nube, y ser favorable a mí como hino las maravillas de los héroes antiguos. Tu hijo hablará de la derrota de Idume -por bien que puede- de su hermano, sucio con el polvo de Solimá, 2 mientras que él arroja las marcas y estragos estragos en cada torre. En tu honor ordenará ritos sagrados y elevará templos a su casa, 3 a qué hora tú, Señor, brillarás por todo el cielo; Porque si tu estrella guía, entonces Cynosura no será un faro más seguro para los barcos de Tiro, ni Helice, que los timoneles griegos deben vigilar, pero bajo tu dirección Grecia, Sidón y Nilo enviarán sus flotas. Mírame bien ahora y ayuda mi ensayo, para que el sonido de mi voz llene las ciudades del Lacio.

Desde sus primeros años, Pelias, antiguo y antiguo terror de las naciones, había gobernado Haemonia; los suyos eran los ríos que descienden al mar Jónico; su buena suerte era conducir su arado sobre Othrys y Haemus y las laderas Del Olimpo. Sin embargo, su mente no tenía descanso, por temor a la descendencia de su hermano y las amenazas del cielo; Porque los adivinos predijeron que por medio de él la destrucción vendría sobre el rey, y las víctimas en el altar repitieron sus advertencias aterrorizantes. Además, sobre todo el gran renombre del héroe pesaba en su mente y nunca daba la bienvenida a un tirano. Por lo tanto, trató de prevenir sus temores y destruir al hijo de Aesón, pensando cómo y cuándo podría quitarle la vida. Pero en ninguna parte había señales de guerra ni de monstruos en las ciudades de Grecia; Hace mucho tiempo que Alcides había cubierto sus templos con las enormes mandíbulas de la bestia cleonaeana, desde hacía mucho tiempo que Arcadia había sido protegida de la serpiente de Lerna y los cuernos de los dos toros rotos; La ira del mar y los peligros del poderoso océano - esto lo aprueba. Entonces, frente a la juventud con el rostro tranquilo y la ira desterrada de su frente, primero lo abordó, y su mirada prestó peso a sus palabras mentirosas:

[40] "Da tu consentimiento, te ruego, a esta empresa, más bella que todas las obras de antaño, y todo tu corazón. Tú has oído cómo Frixo de la semilla de Cristo, nuestro pariente, huyó de los altares de su padre. Él, el salvaje Aétios, que habita en Escitia y el Fasis encadenado por las heladas (por desgracia, por la vergüenza del gran Sol!), Asesinado en medio de las copas geniales y el ceremonial del banquete herido, rechazando nada de mí o del cielo. Esto no es una mera voz de rumor; Veo yo mismo el joven, gimiendo píamente, con mis propios ojos lo veo, cuando al fin el sueño me ata a los miembros cansados, y con sus incesantes quejas su sombra manchada y Helle, diosa del ancho mar, me duelen el sueño. Si yo tuviera mi antigua fortaleza, entonces verás a Colchis ahora mismo pagar pena, deberías ver aquí la cabeza y las armas del rey. Los años han apagado el viejo fuego, y mi hijo está escasamente maduro para la guerra y la guerra: ¿Tú, que tienes ahora las preocupaciones y el espíritu de un hombre, tú, mi orgullo, ve, trae de vuelta el vellón Del carnero de Nephele a su santuario griego, y no te creas demasiado frágil para una tarea tan peligrosa.

[58] Con tales palabras él instó a la juventud, más bien le mando, y luego se calló; Ninguna palabra hablaba de los riscos cianueños que chocaban contra la cañada de los escitas, ni una palabra del vellón sostenido por el dragón monstruoso con las bífidas bocanadas que la princesa llamaba desde las cámaras más cercanas por los encantos y por la comida para darle miel -las tinieblas con el veneno de tierras extrañas. 5

[64] Pronto se descubrió su astucia secreta, y fue claro para Jasón que el rey no se preocupaba por el vellón, sino que por su odio solo él mismo fue expulsado a las aguas terribles. Sin embargo, ¿cómo obedecer? Cómo salir en busca de Colchis? ¿Había o no las sandalias aladas de Perseo ahora o el coche y los fabulosos equipos de dragones de él que primero pusieron la marca de los arados en tierras que no conocían a Ceres y preferían la oreja de oro a la bellota? ¡Ay! Que debe hacer? ¿Convocará en su ayuda a un populacho voluble, ya ceñido a su anciano señor, ya los ancianos que desde hace mucho tiempo han tenido pena de Aesón? ¿O confiará más bien en la ayuda de Juno y Pallas de la armadura de timbre, y lanzará a la orden del rey, si acaso, el mar sometido, algún renombre podría surgir de una tarea tan grande? Tú, Gloria, tú solo haces fuego a los corazones y las mentes del hombre! Te ve fresco, intacto por el tiempo, de pie sobre la orilla de Phasis, llamando a los héroes jóvenes. Por fin su confianza en el cielo da fuerza a su corazón dudoso y atribulado, y alzando sus manos devotamente a las estrellas:

[81] "Reina Todopoderosa", dice él, "cuando Júpiter turbulento estaba blandiendo una tempestad turbia en el cielo oscuro, yo llevaba mis propios hombros a través de Enipeo hinchado por las tormentas de lluvia, lejos a los campos y la seguridad, y podía Creo que eres una diosa, hasta que vi cómo fuiste convocado por el sonido del trueno y el castigo de tu marido, y arrebatado de súbito y temeroso sabio, 7 O concédeme llegar a Escitia y Fasis; Y tú, virgen Pallas, sálvame. Entonces con mis propias manos ofreceré ese vellón en tus templos; Mi padre también ofrecerá víctimas con cuernos dorados sobre el fuego, y los rebaños blancos como la nieve se pararán alrededor de los altares ".

[91] Las diosas escucharon, y moviéndose rápidamente por el aire recorrieron sus diferentes caminos. A las paredes de Thespiae y su bien amado Argus Pallas vuela ligeramente abajo; Ella le pide que trabaje para hacer una nave y cayó la madera con su hacha, y ahora ella sale a su lado en los bosques sombríos de Pelión; Mientras que Juno, por todas las ciudades de Argos y de Macedonia, proclama en el extranjero cómo el hijo de Aesón juzga los vientos que sus padres nunca probaron, cómo se alista el barco y en su orgullo de remos reclama hombres a quienes ella traiga a salvo a casa ya exaltar Al cielo por sus hechos gloriosos.

[100] Y ahora todos los capitanes que han aprobado el renombre en la guerra están sedientos por el viaje, y todos los que en la primera flor de la virilidad han pasado no más allá de ensayos, ni se les ha dado la oportunidad de hechos gloriosos. Pero aquellos que trabajaban en los campos y con el arado pacífico se sienten excitados por la visión de los faunos sobre los matorrales y los caminos a la luz clara del día, las diosas de los bosques y los ríos con altos cuernos cantando las altas alabanzas de la vasija.

[107] A continuación, el héroe de Tiryns alcanza velocidades desconocidas de Argos incaico; Sus flechas hundidas en el veneno ardiente de Arcadia y su arco, una carga ligera para los hombros alegres, el muchacho Hylas lleva; Lo haría, pero su pequeña mano todavía no puede igualar el peso ni agarrar el palo. Y ahora la frenética Juno los reprende con estas palabras, y vuelve a romper sus viejas quejas: "¡Oh, que toda la flor de la juventud griega no se apresuraba a nuevos destinos, y que éstos eran ahora las órdenes de Euristeo, mi siervo! 8 Ahí, desde entonces, hasta esta mano yo mismo esparció tormentas y oscuridad en el exterior con el fiero tridente, y arrojé los fuegos de mi marido, incluso contra su voluntad. Incluso ahora no tendría a este hombre aliado de la fuerza de nuestra nave, ni tampoco confiaré en la ayuda de Hércules, ni estaría tan en deuda con un compañero tan orgulloso.

[120] Así habló, y volvió los ojos hacia las aguas de Haemonia. Allí ella ve todo el astir con la multitud de hombres, y en el mismo momento el bosque derribó en cada lado y las orillas que sonaban con los golpes hábiles del hacha; Ya Thespian Argus está cortando los pinos con la sierra delgada, y lo! El lado está siendo hecho y las tablas están siendo suavizadas en flexibilidad sobre un marco lento 9 ; Los remos están listos, y Pallas está buscando una yarda para el mástil de vela. Cuando el barco se mantuvo firme en su gran volumen, prueba contra largas extensiones de mar, y cuando la cera fina había llenado los agujeros que acechan, Argus añade pinturas de gracia variada.

[130] De un lado Tetis, a quien un dios había esperado ganar, se lleva sobre la parte posterior de un pez de Tyrrhene a la cámara nupcial de Peleus; El delfín se precipita sobre el mar;
[132] Ella misma está sentada con su velo sobre sus ojos, y está triste de que Aquiles no nazca mayor que Júpiter. 10 Panope y su hermana Doto y Galatea con los hombros desnudos, deleitándose en las olas, la escoltan hacia las cavernas; Los cíclopes de la costa siciliana llaman a Galatea. Frente a esto hay un fuego y un lecho de hojas verdes, un banquete y vinos, y en medio de los dioses del mar, el hijo de Éaco con su esposa; Han bebido, y ahora Chiron está tocando la lira. En el otro lado está Pholoe y Rhoetus locos con mucho vino, y la lucha que estalló sobre la criada de Atracian. 11 Tazones y mesas están volando, altares de dioses y copas, obra maravillosa de antiguos artesanos. Aquí se puede reconocer a Peleo, señor de la lanza, y aquí Aesón furioso con su espada. Monicho está trabajando bajo el peso de su conquistador Néstor, montado en su espalda poco dispuesta; Clanis sella la muerte al actor con un roble ardiente; Nessus el centauro negro está sangrando, y en medio de todo Hippasus que se inclina contra los coverlets está enterrando su cabeza en una copa de oro vacía.

[149] Pero, aunque los hombres miran con asombro estas vistas, el hijo de Aesón no se asombra, y así él razona consigo mismo: "¡Ay! Para aquellos de nosotros que tienen padres o hijos vivos! ¿Es esta la nave en la que nosotros las almas irreflexivas somos enviadas frente a un cielo nublado? ¿El océano pasará su ira sobre Aesón solo? ¿No arrancaré al joven Acastus para sufrir las mismas fortunas y los mismos peligros? ¡Entonces que Pelias desee un viaje seguro para el odiado barco, y únete con nuestras madres para apaciguar las olas con la oración! "

Esta es una tentativa débil, cuando a la izquierda el portador del trueno de Júpiter se acerca desde lo alto y lleva en alto un cordero atrapado en sus fuertes garras. Pero de los pliegues duros con un grito los pastores temerosos persiguen y los perros ladrando; Demasiado rápido el ravisher ha montado en el aire, y vuela sobre el Egeo profundo. Jason saluda el presagio, y con alegría se dirige a los pasillos de la altiva Pelias. Entonces el hijo del rey viene corriendo hacia él, y lanza sus brazos alrededor de él en primo abrazo.

[164] "No, Acastus", dice el líder, "no he venido, como tú crees, a pronunciar ignominiosas quejas; Estoy dispuesto a hacerte socio de nuestra empresa; Porque no tengo a Telamón ni a Canthus ni a Idas ni al hijo de Tindarto más digno de lo que buscas el vellón de Helle. Lo! ¡Qué grandes extensiones de tierra, qué vasta extensión de cielo nos es concedida conocer! ¡A qué grandes fines abrimos los caminos del mar! En este momento quizás piensas que el trabajo es demasiado pesado; pero cuando el barco se dirija alegremente a casa, y me devuelva mis queridos Iolcos, ¡ah! Como harás tú como yo le digo a todas las naciones que hemos visto! "

[173] El príncipe le permitió no decir más; "¡Suficiente suficiente! Estoy listo para cualquier cosa a la que tú llames. Y no pienses, amigo, dice yo, que yo soy un rezagado, o que confío más en el reino de mis padres que en ti, así que tú me concedes ganar bajo tu guía las primeras recompensas de mi proeza, y Para crecer a la medida de la fama de un primo. No, yo mismo, para que el cuidado demasiado timoroso de un padre no me detenga, escapará de él de improviso, y de repente estaré contigo cuando estés listo, a qué hora el barco se aparta de la maleza. Las otras alegrías de ver tal coraje y de oír esta promesa, y gira sus ansiosos pasos hacia la orilla.

[184] Mientras tanto, los Minyae, amonestados por el mando de su líder, pusieron sus hombros en el buque y se inclinaron hacia adelante con las rodillas tensas que corrían hacia el agua. Entonces se levantó el grito de los marineros mientras jadeaban, y el sonido de la lira calmante de Orfeo. A continuación, en alegría, apilan altares; Principalmente para ti, señor de las aguas, es reverencia pagada a ti, a los vientos del Oeste ya Glauco sobre la orilla Ancaeus sacrifica un buey cubierto con filetes azul oscuro, a Thetis una novilla. Ninguno más seguro que él en escindir los cuellos gordos con el hacha mortal.

[193] El propio Jasón vierte tres veces una libación al padre del mar de una copa y dice: "Tú, con tu asentimiento, haz temblar los reinos de espuma, y ​​haz ardientes todas las tierras con salmuera, concédeme tu favor. Sí, sé que yo solo de toda la humanidad estoy aventurando en senderos ilegales y merecen tempesto; Sin embargo, no es por mi propia voluntad que vaya, ni después de todo es mi voluntad montar una montaña en una montaña, o llamar a un relámpago de la cumbre del Olimpo. No os dejéis influir por los votos de Pelias; Él ha ideado estas órdenes crueles, este viaje a Colchis, para traer tristeza sobre mí y sobre mis parientes. A mí sólo él, con aguas irresistibles, recibes esta mi vida y el vaso con su carga de reyes. "Así habló, y derramó abundantemente la rica ofrenda sobre el fuego.

[205] Tan pronto como la llama, luchando entre el montón de entrañas, lanzó una lengua de fuego y subió la carne palpitante del toro, ¡oh! A lo largo de la orilla, el santo Mopsus poseía al dios, maravilloso de ver, sacudió los filetes y el pelo, arrojando al viento, y la guirnalda de laurel. Al fin se pronunció el discurso, donde los hombres se estremecieron; Entonces ordenó el silencio al vidente. "¡Ay! ¿Qué es este espectáculo que veo? Lo! Neptuno, recién despertado por nuestra audacia, convoca a los dioses del océano, una gran asamblea. Ellos gritan en voz alta, y todos le exhortan a defender la ley. Así que, aun así, Juno, abrocha a tu hermano, 12 sí, córtalo a tu corazón; Y tú, Pallas, no dejes tu nave; Oh ahora, incluso ahora aparta las amenazas de tu tío. Han rendido, han recibido el buque en el mar. ¡Ahora encuentro mi camino a través de muchos cambios de fortuna! ¡Ah! ¿Por qué hace Hylas justo de un velo repentino sus esclusas con juncos? ¿De dónde viene el jarro sobre sus hombros ese vestido azul sobre sus miembros nevados? Pollux, ¿de dónde sacaste estas heridas? ¡Ah! Marca las llamas feroz de las fosas nasales de los toros! De todos los surcos salen lanzas y lanzas; En cada momento los hombros! ¿Qué conflicto es esto que veo alrededor del vellón? ¿Qué mujer es esta, empapada de matanza, que corta el aire sobre las serpientes aladas? ¿A quién golpea con la espada? Infeliz Jason, arrebatar a los más pequeños de distancia! ¡Ahí he visto las cámaras nupciales encendidas!

[227] Por mucho tiempo el vidente ha estado intimidando a los Minyae ya su líder con esta pronunciación oscura. Pero en respuesta a Idmon, el hijo de Febo, no pálido de temor enfermizo, ni espantoso de mirar con cabellos rectos, sino de instinto con el destino y la calma influencia de Apolo (a él el Padre dio por su ordenanza la presciencia de los presagios divinos, Si preguntó de las llamas o de las entrañas estrechamente miradas, o del aire densamente con las aves que no pueden mentir), profetizó así a sus camaradas ya Mopsus: "Tan seguro como el vidente Apolo y esa primera lengua de fuego me enseñan, He visto todo nuestro camino lleno de trabajo y doloroso para ser soportado; Pero el barco con mucho sufrimiento vencerá todas las cosas. Grandes corazones, sean fuertes y luchan hacia adelante hacia los dulces abrazos de padre y madre. "Las lágrimas cayeron mientras hablaba, porque ya había adivinado por las llamas que para él Argos estaba cerrado para siempre.

[240] Escaso había pronunciado estas palabras, cuando el capitán de Esenia habló más lejos: "En cuanto ves los decretos del cielo, mis compañeros y grandes esperanzas son concedidos a tan grande empresa, traed ahora también a ella la fuerza y Valentía de sus sires. No es mío culpar al tirano de Tesalia por el honor que hace a sus parientes, oa sus sospechas; Es Dios, Dios, que con este bello presagio nos lo ordena; Júpiter mismo ha querido la comunión de los hombres a través de su mundo, y su unión en tareas tan poderosas. Venid, pues, todos vosotros conmigo, y alcanzad, aunque la fortuna sea dudosa, cosas que podáis recordar con alegría, cosas que puedan impulsar a nuestros nietos. Sin embargo, amigos, pasáis la noche venidera alegremente en el cordón en dulce conversación y en alegría. Los jóvenes los echan sobre la suave hierba del mar, y el héroe de Tiryns aparece en su lecho. De inmediato, los sirvientes sacan las entrañas de las espitas y colocan el pan en las cestas.

[255] Y corriendo desde las cimas de las montañas, Quirón se detuvo para ver a Aquiles que llamaba desde lejos a su padre. Tan pronto como el niño vio a Peleo comenzar con la voz conocida y estirar los brazos en un abrazo amplio, saltó hacia adelante y colgó largo sobre su querido cuello. Las copas espumosas de vino fuerte no le seducen, la persecución de la antigua feria de metal para mirar no sostiene su mirada: más bien se maravilla de los capitanes, bebiendo en sus fuertes palabras, y trae su rostro cerca de la piel de león de Hércules . Pero Peléo, con alegría, abraza a su hijo y lo besa con impaciencia, y alzando la vista hacia el cielo, grita: «Ciertamente, como deseáis que Peleus veloz sobre la ola tranquila y que desee una brisa siguiente, vosotros, dioses, conserváis esto vida. Todo lo demás, Quirón, asegúrate. Deja que mi hijo pequeño se maraville de oírte hablar de clariones y guerras; Le enseñas a usar sus armas juveniles en la persecución, y tardarás en apoderarme de la lanza. »Entonces se llenaron de pasión por el viaje; Con el coraje alto que anhelan pasar sobre el profundo. Ellos juran que tendrán el lejano vellón de Phrixus, y que Argo regresará adornado con hiedra-racimos.

[274] El sol se hundió y toda la luz del día se alejó a través de las aguas mientras los Minyae se regocijaban. Diseminadas a lo largo de las curvadas luces de la orilla brillan, pero a ningún marinero aún no muestran la tierra. 13 Y ahora el bardo de Tracia, con la melodía de su lira, seduce la noche, cantando cómo estaba Frixo, con sus sienes atadas con filetes, de cómo huyó del altar pecaminoso velado en nube, y dejó Athamas a Learchus, el hijo de Ino; De cómo el carnero de oro llevó al muchacho a las olas compasivas, de cómo Helle se sentó agarrando los cuernos. Siete veces Aurora cumplió su rumbo y siete noches la Luna se completó en el cielo, cuando Sestos, que desde lejos parecía no salir de Abydos, comenzó a separarse de su ciudad gemela. 14 Entonces la hermana cuyo nombre vivirá por siempre abandona al hijo de Eolo, salvo, ¡ay! En vano de su cruel madrastra. Todavía con las manos cansadas se aparta mucho detrás del húmedo paño grueso y suave, pero las olas sacan sus prendas pesadas ahora con el agua empapada, y sus manos se deslizan del oro liso. Frixo, cuando se enamoró de la marea giratoria, miró hacia atrás y vio el rostro de la desventurada doncella cuando ella llamó a ti, sólo sus manos, y entonces sus cabellos se extendieron sobre las aguas.

[293] Y ahora había un final de beber y de la alegría, y puesto sobre los sofás tranquilos todavía estaban todos; Solo entre las filas de los durmientes los jefes se quedan y los tribunales no duermen. El anciano Aeson y Alcimede, también sin dormir, lo miran con ojos desbordados y no lo detienen. Jason los ministra con un discurso suave y alivia sus afligidos corazones. Pronto, cuando sus párpados se habían hundido con un sueño profundo, el brillante guardián del barco envuelto en corona parecía exhortar al líder con estas palabras: "Un roble de Dodona, el siervo de Chaonian Júpiter, ves aquí. Contigo lanzo sobre el océano, y la diosa saturnina no podría haberme arrancado de los bosques proféticos si el cielo no me hubiera sido prometido. La hora está cerca; Up, un fin a la demora! Y aunque vayamos por todo el océano, el cielo incierto esté velado en nube, confíen ahora en el cielo y en mí, y desterrar sus temores. "Ella cesó. El temeroso, favorable para ti el presagio del cielo, salió de su lecho. La esposa generosa de Tithonus, que agitaba el mar con la luz del sol recién nacida, trajo a todos los Minyae delante de él. Se apresuran de un lado a otro en las cubiertas; Estos preparan la yarda en el mástil alto, otros prueban los remos por primera vez en la superficie vidriosa, Argus de la proa elevada dibuja en el cable.

[315] Los lamentos de las madres se hacen más fuertes y los corazones de los padres se enferman; Largo tiempo se aferran llorando en el abrazo del otro. Pero la voz de Alcimede suena muy por encima de todas las lamentaciones; Sus desvaríos dominan los gritos de las mujeres, mientras la trompeta marcial abruma la pipa de Idae. Y así ella habla: "Hijo mío, tú vas a las tribulaciones inmerecidas, y debemos separarnos; Y sin embargo no se me ha dado a someter a mi espíritu a enfrentar esta desgracia, pero siempre temí que yo guerras y tierras extrañas en su nombre. A otros dioses tengo que hacer votos. Si el destino te vuelve a mí, si el mar puede ser aplacado por las oraciones de madres temblorosas, entonces puedo soportar la luz de la vida y el largo temor. Pero si la fortuna tiene otras cosas para ti, entonces, amable Muerte, ten piedad de nosotros, padres, mientras que el temor es nuestro y la angustia no está todavía sobre nosotros. Ah, ay! ¿Cómo habría podido temer a Colchis y al vellón del desaparecido Phrixus? Y ahora qué días, qué noches de ansia de insomnio preveo! ¡Cuántas veces me desmayaré al son de las ráfagas de la orilla, aterrorizadas por el cielo de Scythian y el cielo de Scythian, y al tocarte no confías en nuestros cielos soleados, ingratos para ellos! Envía tus brazos alrededor de mí, ruego, y déjame con palabras que siempre sonarán en mis oídos, e incluso ahora cierren estos ojos con sus queridas manos ".

[335] Alcimede se entristeció; Pero Aeson, con más corazón, alzó su espíritu con estas palabras: "¡Ah, si yo tuviera más fuerza que la que tuve cuando esta mano aplastó a Pholo, mientras me amenazaba con un cuenco tallado, lo aplastó con una copa de oro tan pesada; Habría sido el primero en plantar mis brazos sobre la popa de bronce, y se alegraría de levantar el barco con un remo tembloroso. Pero las oraciones de tu padre han prevalecido, y los dioses altos han oído mis votos. Porque he aquí un ejército de reyes sobre este nuestro mar, y tú tu capitán. Tales, tales eran todos aquellos a quienes yo solía dirigir y seguir. Y ahora ese día solo permanece - ¡que Júpiter conceda mi oración! El día en que, como conquistador del rey escita y del océano escita, tus hombros ardiendo con el vellón rescatado, te recibo, y mis hechos se desvanecen antes de tu juventud. Jason levantó a su madre, que se había hundido en su pecho, y recibió a su viejo padre en su ancho cuello.

[350] Y ahora había un fin: y el tercer estallido de la trompeta con su triste señal soltó los abrazos que hicieron viento y barco. Cada hombre da su nombre su remo y su banco.

[353] Aquí a Telamar Telón tiene su lugar, más alto que él Alcides toma su asiento a estribor, el resto de la juventud va a este lado oa eso; El ágil Asterion, que al resbalarse del vientre de su madre, su padre, los Cometes Piresianos, se bañó al unir dos ríos, donde el perezoso Enipeo siente el poder de Apidanus. . .

[358] Por un lado, Talaus presiona, y Leodocus presiona la espalda de su hermano con su remo; Argos mandó a la pareja para que se uniera al anfitrión. De este lado también está Idmon, enviado a pesar de los presagios de advertencia; Pero es vergonzoso para un hombre temer el futuro.

Aquí también Iphitus, hijo de Naubolus, se levanta para golpear las ondas que se encrespan, aquí el hijo de Neptune clava el mar de su padre, incluso Eufemus que mora en Psamathe, lavado con las aguas que sonen, y bostezando siempre Taenarus, y de las orillas arenosas de Pella Deucalión de la jabalina infalible, y Amphion renombrado en la lucha cercana, a quien Hypso en un nacimiento dio a luz y no podía ni deseaba separar sus rostros, así eran como eran.

[369] Luego Clymenus, golpeando su pecho con el remo fuerte, y su hermano Iphiclus mueven el recipiente, y Nauplius pronto con el faro cruel para conducir a los Griegos sobre sus rocas, Caphareus, y Oileus, que un día lamentará el tornillo que Júpiter No lanzó, pues el cuerpo de su hijo siseaba sobre las olas del Egeo; dieciséis

[374] Céfio también ayudó al hijo de Amphitryon, sudando bajo la carga de la bestia de Erymanthus en el umbral de Tegea, y Amphidamas (aunque su hermano, más completo de años, prefirió dejar el vellón de Phrixus caer a Ancaeus) Y Eurytion, su cuello cubierto con el pelo que dejó crecer, hasta que él vuelve y su padre la cosecha en los altares de Aonian.

Tú también, Nestor, atraído por las olas del renombre del barco de Tesalia, tú que un día te maravillarás de ver el mar llano de blanco con las velas micénicas, y mil capitanes ávidos.

[383] Aquí está el profeta Mopsús, ninguna promesa vacía de la paternidad de Febo; Su manto blanco cayendo sobre sus escarlatas toca las plantas de sus pies, un casco atado con sombras de filete su frente y un laurel spray de Peneus coronan el pico.

[387] En el lado de Hércules también Tydeus se eleva a su remo, y Periclymenus, hijo de Neleus, que el pequeño Methone y Elis rico en caballos y Aulon expuesto a las olas vio romper su cara del adversario con los guanteletes.

[391] Tú también, hijo de Poeas, dos veces destinado a ver a Lemnos, remando a Phrixean Colchis, famoso ahora por la lanza de tu padre, pero un día pondrás las flechas de Hércules.

[394] A continuación están Butes, ricos de las costas de Ática, porque son innumerables las abejas que él cierra en sus colmenas, jactándose de su larga nube esa oscuridad el día, mientras abre las celdas llenas de miel y deja Los reyes van hacia el florido Hymettus.

[398] Lo sigues, Phalerus, y en tus brazos está grabado el cuadro de tu fortuna; Una serpiente se desliza de un árbol que se extiende, y tres veces y cuatro veces está arrollando su espalda ardiente sobre tu cuerpo pequeño; Cerca de tu padre está en el temor mirando su arco incierto; Eribotes también lleva armas esculpidas de manera terrible.

Y Peleo estaba allí, confiando en los padres de su esposa y en su diosa esposa, y de la alta proa resplandece tu lanza, Aeacides, más alto que todas las otras lanzas, como en la cumbre de Pelión sobre las cenizas de la montaña.

[407] También el hijo de Actor deja a su hijo 17 en la cueva de Chiron, junto a su querido Aquiles, para estudiar los acordes del arpa, y uno al lado del otro para lanzar las jabalinas ligeras de un niño y aprender a montar y montar sobre el Atrás de su genial maestro.

[411] Y el que no declaró falsamente al hijo de Licao, Filipas, con cabellos que caían de su cabeza a la manera de su padre. Tampoco la madre de Ancaeus teme confiar a su hijo al océano, a quien ella llevó cuando estaba embarazada por el rey del mar.

[414] Así también Erginus, descendiente de Neptuno, baja con un corazón ligero a las aguas; Él puede decir la astucia del profundo, y las estrellas de la noche clara, y qué viento Eolo está planeando a unprison de sus cuevas; Él puede Tiphys sin confianza del miedo para gobernar el recipiente y para mirar los cielos, cuando cansado-eyed con la mirada incesante en el oso.

[420] El héroe de Esparta lleva coronas de piel de buey tachonadas de plomo herido, que al aire vacío al menos puede hacer sus golpes al azar, y que el barco Pagasean puede ver al nieto de Oebalus llenar la orilla con su deporte inofensivo ; Y Castor era más hábil en romper en la boca de los caballos con el freno de Tesalia, que, hasta encontrar la bestia que llevaba el tembloroso Helle, dejó a Cyllarus para engordar sobre la hierba de Amicles. En ambos igualmente brilla una capa púrpura brillante con tinte Taenarian, trabajo justo que su madre tejió en telares gemelos; Dos veces había bordado Taygetus macizo y sus bosques frondosos, dos veces en oro flexible el Eurotas corriente; Cada uno es llevado sobre su propio caballo, trabajado en hilo blanco como la nieve, y sobre el pecho de cada uno su padre cisne está volando. 19

[433] Pero tú, Meleagro, mira, el gancho está aflojando tus vestidos reunidos, y desnuda tus fuertes hombros y tu pecho ancho que orgullosamente compite con Hércules con fuerza de músculo.

Aethalides está tan seguro de enviar las flechas con la cuerda de rebote: tú, Eurytus, experto en despejar un camino con tu espada por medio del enemigo; y Echion, de ninguna manera Estima entre los Minyae por el llamado de su padre, que trae a los pueblos los mensajes de su capitán. Pero tú, Iphis, Argo, que nunca volverá con ayuda de tus brazos, se marchará ¡ay! Sino cenizas en la vertiente escita, y lloraré por el remo descansando ocioso en tu hilera.

[444] Las llanuras de Pherae te envían también, Admetus, blest en el pastor tan glorioso, porque es en tus campos que el dios de Delos paga para haber golpeado a Steropes con su arco ingrato. ¡Ah! Cuántas veces su hermana, encontrándose con él como sirvienta en sus bosques familiares, lloraba, siempre que cortejaba la frescura de los robles de Ossa o desordenaba sus lamentables mechones en las espesas aguas de Boebeis.

Canthus se alza sobre los frusillos y agita las aguas con su remo;él se la lanza extranjero enviar rodando en el polvo de Aeaea; pero mientras tanto la gloria de un escudo brillante esférico está a su lado, dado una vez por su padre Abas; Euripo con sus olas divide el recubrimiento de oro, y huye de las arenas de Calcis, y tú, Neptuno, sacudiendo las altas bridas de tus lobos, 21 medio bestia, medio pescado, en la técnica medio se eleva desde Oyster-cojinete Geraestus.

[457] Tampoco ti, Polifemo, esperan volver en el barco de Palas y encontrar los últimos restos de tu padre ardiendo delante de la ciudad, a pesar de sus servidores habían retrasado durante mucho tiempo los ritos debidos, aunque sólo habías de venir.

[460] Con el remo más corto ahora Idas golpea las aguas azules y su asiento lejos, pasada en su fila. Pero su hermano Linceo se mantiene para fines elevados, el que dio a luz Arene, uno que puede perforar la tierra y con la mirada penetrante descubrir los secretos de Estigia; desde el medio del océano que apuntará el timonel de la tierra, se señalan las estrellas a la nave, y cuando Júpiter ha velado el cielo claro en la sombra Linceo solo te atravesará las nubes.

[468] Por otra parte, la descendencia de cecropiana Orithyia, Zetes y su hermano, son libres para que puedan recortar los apoyos temblorosos.

[470] Tampoco aún no Odyrsian Orpheus pasar a sí mismo en las bancadas o arar el mar con un remo, pero con su canción que enseña los remos para hacer pivotar, que no chocan en todas partes sobre la superficie de la marea.

[473] Para Ificlo también el hijo de Aesón remite fatigas de los hombres jóvenes en el mar: Fílace le había enviado sucesivamente cansado del año, ya no para compartir en las tareas, pero que se puede dar a los hombres consejos perspicaces, y ellos pueden disparar con el elogio de sus poderosos antepasados.

[477] A ti, Argus, cae el cuidado de tu propio barco, tú con la habilidad que Pallas ha dado de ti eres el don de la ciudad de Tespias; es tu suerte al ver que el barco en ningún lado dejó en el agua furtiva, y para sellar las heridas leporino por las olas con el tono o la cera maleable.

[481] El vigilante Tifis, hijo Hagnius', bajó la mirada hacia la constelación de Arcadia, 22 mortales favorecida, que encontró que el uso de las estrellas rezagadas, y dar a los hombres el poder para dirigir su camino a través del mar con el cielo como su guía.

[484] Lo! corriendo por los caminos más cortos por la pendiente de la montaña el líder exultante, regocijándose en su astucia, reconoce Acasto, erizado de lanzas y radiante con brillante escudo. Pronto como él saltó en medio de la nave a través de los escudos y los hombres, Jason con el acero intermitente cortar los cables; incluso a vuelo de Huntsman del bosque y de la guarida despojado, atizaban el caballo que teme por su dueño, y que abrochan los cachorros de tigre a su pecho; con destreza, pero el temblor se los cogió, mientras que el feroz madre está lejos de su joven, caza sobre el otro lado de Amano. El barco se mueve hacia adelante a los golpes medidos de los remos; las madres de pie en la orilla, y con su mirada siguen las velas brillantes y los escudos de los héroes de parpadear la luz del sol, hasta que por fin el océano overtops el mástil y el espacio inconmensurable toma el recipiente fuera de su vista.

[498] A continuación, el padre de su ciudadela estrellado mirando estas gloriosas hazañas de los griegos y de cómo la poderosa obra siguió adelante, está contento; porque él no se preocupa por la facilidad del gobierno de su padre. 23 Con él todos los dioses se regocijan, y las Parcas marcan cómo la edad que viene y los caminos sobre las aguas aumentan para su propio beneficio. Pero no como ellos sin problemas por el riesgo de su hijo escita el dios-Sol derrama estas palabras de su pecho: “Creador Supremo, para quien con los años alrededor de nuestra luz completa y renueva sus múltiples cambios, estas son las cosas, tu voluntad? Es que por debajo de tu orientación y con tu consentimiento a favor de que el buque griego ahora navega el mar? Puede que yo también prorrumpid en quejas? - no son más que simplemente! Por el temor de esto y que ninguno podría mover una mano envidia de mi hijo, yo no elegí la riqueza de unos terrenos media 24 o los campos repletos de un país rico - dejar que Teucro y la Jamahiriya y el stock de tu propia Pélope sostener la mayor parte manchas fructíferos 25 - o mejor dicho, en los campos frialdad oprimidos por el ardor de tu frío y por ríos icebound hicieron nos conformamos. Incluso desde éstos a mi hijo retirarse y retirarse sin recompensa aún más no lo hizo una región densa de nubes, un extraño a la primavera, están más allá y hacer retroceder a los rayos. ¿Cómo puede esa terrible la tierra, ¿cómo puede salvajes Fasis ser una ofensa a otros ríos, o mi descendencia a naciones tan alejadas? ¿Qué, es el vellón griega posesión ganado por la fuerza? No, pero mi hijo no dar su consentimiento para unir fuerzas con el Frixo exiliados y no llegó como un vengador a los altares Inoan, sino que lo hizo persuadir a quedarse con una parte de su reino y la mano de su hija, y ahora ve ante sí nietos de unas acciones griegas, y pide que los hijos-en-ley sobre las tierras unidas a sí mismo en la sangre. Girar el rumbo del buque, señor, y abrir no el mar para ellos por mi golpe; la madera de Po sabe lo suficiente de mis dolores antiguos, y las hermanas que lloran, ya que consideran su padre.” 26

[528] El señor de la guerra dio asentimiento fuerte y sacudió la cabeza, pues vio el vellón atacado que colgaba como un trofeo en su honor; en el otro lado Pallas y Juno ceñidos a la queja de los dos dioses.

[531] Entonces dijo al Padre: “Todas estas cosas han sido establecidas por nosotros desde el principio y ahora avanzar cada uno en su orden designado y permanecer inalterables desde el principio de las cosas; porque no había ninguna acción de los nuestros en cualquier terreno cuando me acosté a las leyes de destino; por tanto, yo tenía el poder de tratar con justicia cuando estaba fundar un linaje de reyes a durar a lo largo de los siglos. Así que a continuación voy a desplegar los decretos que he hecho en mi providencia. La región que se extiende hacia abajo desde la inconmensurable del este del mar de la Helle virgen hasta el Tanais ha sido durante mucho tiempo rico en caballos y famosa por sus hombres, y ninguno se ha atrevido a levantarse contra ella en la caballería valeroso y ganar renombre en la guerra : también lo hizo yo mismo aprecian la tierra y sus destinos. Pero ahora su último día se apresura encendido y que están dejando de Asia tambaleante a su caída, mientras que los griegos afirman ahora de mí su tiempo de prosperidad. Por lo tanto tienen mis robles, los trípodes y los espíritus de sus antepasados, enviados esta banda sobre el mar. Para ti, Bellona, ​​tiene un camino formado por las olas y por medio de las tormentas.

[544] “Tampoco es el vellón que está destinado a despertar el resentimiento y la punzada aún más cerca que proviene de una doncella violada, sino también - y ninguna determinación está más firmemente fijado en mi mente - no habrá pronto llegará a frigio Ida una pastor que traerá lamentos y de rabia y una rica retribución a los griegos. 27 Ah, qué guerras verás cuando los pretendientes vierten de la flota! ¿Cuántas veces Micenas llorar por sus vivacs invernales antes de Troya! ¿Cuántas un príncipe, el número de hijos de dioses, el número de un hombre serás poderoso Ves caída, y el rendimiento de Asia a los altos destinos! A partir de entonces me decidí sobre el final de la Danai, y en breve se llevará a otras naciones a mi cuidado. Deje montañas, bosques, lagos y todas las barreras de mar abierto ante ellos; la esperanza y el miedo decidirá el día para todos por igual. Yo mismo desplazando el asiento del imperio en la tierra haré la prueba que ha reino que elegirá para que descarta más largo sobre todos los pueblos, y en cuyas manos puedo sin temor a dejar las riendas del poder, una vez otorgado.” 28

[561] A continuación, vuelve los ojos hacia el mar Egeo, contemplando poderoso Hércules y los hijos de Leda, y dice así: “lanzarse adelante a las estrellas, mis héroes; fue sólo después de la batalla con una feroz Japeto y las fatigas de Flegra ese palacio de Olympus me puso sobre el universo; doloroso y agotador para ti he hecho el camino al cielo. Sólo lo hizo mi Bacchus después de atravesar el mundo, sólo lo hizo Apolo después de su vida al regresar la tierra “Así habló, y por el vacío destinado un eje que se quemó un largo surco en las nubes.; y cuando se acercaba el barco se rompió en dos, y buscó los dos hijos de Tíndaro, y al instante se establecieron con la tranquila llama en medio de su frente y sin causar daño derramado su resplandor luminoso, a la que los navegantes desafortunados un día serían grito de ayuda.

[574] Mientras tanto feroces Boreas de su nido en Pangaeus espiados las velas desplegadas al viento en medio de la profunda, e inmediatamente se vuelve a su curso rápido a Eolia y las cuevas Tirreno. Cada gemidos forestales debajo de las alas de exceso de velocidad del dios, se establecen los cultivos, y el mar se oscurece por debajo de su fuga a toda velocidad. Allí se encuentra en el mar de Sicilia en el lado de retirada Pelorum un risco, el terror de los estrechos; alto como son las pilas que se levante en el aire, incluso tan profundo son aquellos que se hunden por debajo de la superficie de las aguas. Duro para mayo de uno ver a otro terreno con rocas y cavernas no menos terribles; en la antigua habitan Acamante y Pyragmon desnuda, este último es el hogar de chubascos y vientos y las tormentas naufragio; de aquí pasan a las tierras y sobre el gran océano, de aquí en días pasados ​​iban a difundir la agitación en el cielo y en el mar desastrosa - porque en ese tiempo no Aeolus era su maestro, cuando el mar intruso rompió Calpe fuera de Libia , cuando Oenotria a su pesar perdió las tierras de Sicilia y las aguas estalló en el corazón de las montañas - hasta que el todopoderoso tronó desde el cielo sobre las explosiones temblorosas y les señaló un rey, quien la banda feroz fueron invitados a reverenciar: hierro y una doble pared de rocas calmar los vientos del este dentro de la montaña. Cuando este rey ya no puede frenar la boca del rugido, luego de su voluntad, El unbars las puertas y la concesión de egreso arrulla sus quejas salvajes.

[597] Boreas ahora con estas noticias le impulsa desde su elevado trono: “Ah! ¿Qué obra monstruosa, Aeolus, he espiado desde las alturas de Pangaeus! Héroes griegos han ideado una extraña motor con el hacha, y ahora ir hacia adelante triunfando alegremente sobre los mares con una enorme vela, ni tengo el poder de mí mismo para agitar el mar desde sus profundidades de arena, ya que tuve Antes que lo encadenada y encarcelado. Esto es lo que les da el valor y la confianza en el recipiente que han construido, que ven Boreas gobernados por un rey. Concédeme a abrumar a los griegos con su corteza de locos: el pensamiento de mis hijos 29 No me mueve, solamente haz tú saciar estas amenazas del hombre mortal, mientras que todavía las costas de Tesalia y aún no hay otras tierras han visto sus velas “.

[608] Él dejó de hablar: pero dentro de todos los vientos comenzaron a rugir y el clamor por el mar abierto. Luego hizo Hippotades 30 de accionamiento contra la poderosa puerta con una ráfaga remolino. Alegría de la prisión reventar los caballos tracios, el viento del Oeste y el viento del Sur de los piñones oscuros como la noche con todos los hijos de las tormentas y el viento del este, con el pelo despeinado, con las explosiones, y rojizo con mucha arena; dibujaron la tempestad en, y por adelantado atronadores juntos conducen las olas se encrespan a la orilla y se movieron reinos del tridente solo, porque al mismo tiempo que el cielo de fuego cae con poderoso estruendo, y la noche entierra todas las cosas bajo un cielo de brea.

[618] Los remos se desvanecieron de las manos del remero; la proa del buque se volvió oblicuamente, y en su lado que recibe los golpes que suenan; un torbellino repentina desgarra las velas que solapa sobre el mástil que se tambalea. ¿Qué temor Vienen después de la Minyae temblando, cuando los cielos darkling brillaban y el parpadeo rayo cayó delante de la nave aterrado, y el palo mayor cayeron a babor y arrojó el agua de las olas gulfy en su punto! Ellos no creen en su ignorancia de que la tormenta y el viento se levantaron a petición de un dios, sino que incluso lo tanto, es el mar. Luego, con el grito doloroso: “Así que esta era la razón por nuestros padres temían ilegalmente a profanar las aguas. Apenas tenemos levamos ancla cuando he aquí! el Egeo se eleva con alboroto temeroso. Es este el mar, donde chocan las rocas Cyanean? O puede haber aguas aún más peligroso que nos espera desgraciados? Deja toda la esperanza de la navegación, los habitantes de vosotros sobre la tierra, y una vez más el 31 rechazan las olas sagrados.”

[633] Por lo tanto clamaban ellos, con angustia al mismo tiempo que deben morir como un zopenco. Hijo de gran corazón de amphitryon mira en su carcaj y su roble-club, inútil ahora; el resto en el miedo se unen por última vez en Converse, manos broche y cansados sus labios, hundidos en la contemplación de la vista muy débil, y sin dilación, las maderas se aflojan y las bebidas de buques en el mar a través de una hendidura abierta. Ahora las pestañas y viento del este gira la nave hacia uno y otro; Ahora el vino del Sur rugiendo con Occidente lo lleva a lo largo: durante todo el hervor aguas, cuando de repente Neptuno armado con su lanza de tres puntas levantó la cabeza de color azul oscuro de las profundidades. “Este barco,” dijo él, “deje de Pallas y mi hermana, suavizando mi corazón con sus lágrimas, salvará de mí; sí, deja los vasos provienen de Pharos y de Tiro, y piensan que son, pero haciendo lo que es legal. O muchos son las velas que veremos ERE rasgados larga distancia por los vientos del Sur, y las ondas de sonar con gritos de aflicción! Ni mi hijo Orion ni la feroz Bull con el hilo de sus Pléyades 32 es la causa de esta extraña forma de muerte. Tú, Argo, has ideado muerte para las naciones infeliz, y tú, Tifis, no de ahora en adelante doest merecen que cualquier madre rezar para que puedas encontrar la paz en el Elíseo y entre los espíritus de los santos muertos.” 33

[651] Así habló el Padre y arrullado el mar y las costas batidas, y vagar lejos de los vientos del Sur, en cuyo tren aguas rizar oscuros, a picos y cargados pliegues de olas fuertes y la lluvia ahora se mueven detrás en conjunto para los mares del puerta eólica. 34 El día unprisoned resplandeció, un arco iris da a conocer el cielo, y las nubes se elevó de nuevo a las cumbres de montaña. Ahora el buque se encuentra muy por fuera de aguas tranquilas, y Tetis y el padre-en-ley 35 Nereo con los brazos poderosos apoya desde el fondo del mar.

[659] Por lo tanto, el líder cubre sus hombros con un manto sagrado y toma una copa perteneciente a Aesón, que Salmoneo de alegría en sus regalos le había dejado en el nombre de la amistad y pagado sus flechas y estremecimiento, con su oro, pero no el loco que estaba cuando él se esforzó por dar forma a las armas de alta Júpiter desde un haz de cuatro en forma de horquilla, y tratando de rivalizar con él en su embestida contra Athos o Ródope mismo quemaron los bosques altos de infeliz Pisa y los campos desafortunados de Elis. A partir de esta copa se derrama una libación en el mar y comienza a hablar: “O vosotros dioses a quien pertenece la regla sobre el agua y la tormenta de resonancia, cuyo palacio mide toda la profundidad del poderoso cielo, y tú, oh Padre, cuyo destino son los mares y los dioses TWY-formado, ya sea que la oscuridad era más que azar, o, como la bóveda celeste se mueve alrededor, el mar también tienen necesidades soportar almeja y luego otra vez ser afectado, elevándose, o el espectáculo extraño y repentino de un barco y guerreros armados llevó te es tal rabia salvaje, haced que yo al menos he pagado amplia expiación, y que tu Dios, Señor, mira más amable en mi ahora. O déjame restaurar estas vidas a la tierra, y que me abrazo a las puertas de mi casa otra vez. a través de nuestras ciudades, porque tú - a continuación, en cada lugar, los muchos un tu alimentación sacrificio altares, donde quiera que sea que tú, Padre, estás en pie terrible ver con tu carro y caballos, mientras que a ambos lados de una gran Tritón tiene las riendas de flujo benemérita se establecerá en toda tu majestad “.

[681] Así hablaba. Entonces se levantó un grito, y todos con las manos en alto aprobaron las palabras de su líder. Aún así, cuando la pesada ira de los dioses y Sirius, devastador de los campos de Calabria, se abalanzó sobre la pluma y Cornland, una banda miedo de gente del campo se reúne en una antigua madera, mientras que un cura dicta votos reverentes para ellos en su angustia. Pero he aquí! que ven la brisa del sur vienen deslizándose hacia abajo; el recipiente hueco vuela hacia adelante con riendas flojas, la escisión de la salmuera y corriendo hasta la espuma con su proa descarada tres bifurcada. Tifis está en el timón, y en silencio sus ayudantes sentarse a hacer su voluntad; como por el trono de la más alta Júpiter todas las cosas alrededor de él alerta y listo para el dios, vientos, lluvia, rayos, truenos y ríos todavía en sus muelles.

[694] Pero, de repente, más agudo el miedo que cualquier ansiedad y fatídicos de la desgracia acumular el líder, en el que había atacado al hijo del rey y habiendo cruelmente apoderado Acasto por la traición había dejado el resto de sus parientes en peligro de muerte y su padre en las redes de la delincuencia, y que no había vallado sobre su vida sin vigilancia con los brazos, mientras que él mismo ahora lejos ha ganado seguridad; porque sobre ellos toda la explosión de la ira del rey. Tampoco son estos temores inactivo, pero tiene dudas para las cosas que van a suceder. 36

[700] salvaje Pelias rabias como de un alto pico de él contempla las velas de su enemigo, y no sabe cómo su ira puede encontrar ventilación. Ni el valor, ni sirve imperio; cercada por la barrera del mar sus soldados rozadura, y los destellos de salmuera con sus armas y antorchas. Aún así, cuando alado Dédalo 37 se elevó lejos de Ida que sonó con el choque de bronce, su compañero con piñones más cortos a su lado, así también lo hicieron los guerreros de Minos en vano lanzar un grito de rabia como la extraña nube se levantó de las casas de los hombres , y cada jinete cansado sus ojos en la mira sin rumbo, y volvió a Gortina con carcaj unemptied. Por otra parte, Pelias que yacía tendido en el suelo en el umbral de prensas de cámara Acasto con sus labios los lugares en los que el muchacho ha pisado y las huellas vacías de él, y con sus cabellos blancos DISHEVELLED va sobre cada paso: “Puede ser que haya elevarse delante de ti también “, clama:“la visión de tu padre duelo y los ojos de mi dolor; y ahora ves por todas partes te traición y mil riesgos de una muerte cruel. Cuando, niño infeliz, a lo orillas puedo seguir a ti? No es hacia las casas de Escitia o la boca del Ponto que hombre cruel dirige su viaje; sino a ti, muchacho, atrapado por el amor de renombre vacío, el desgraciado de corazón duro, incluso ahora atormenta para traer la angustia en mi vejez. ¡Qué!habían los estrechos de no haber sido navegables por los buques de alto, se me de mi propia voluntad de él los hombres y los vasos han dado? O mi casa, oh espíritus de mis antepasados ​​que confiaron a ningún propósito en su descendencia!”

[724] El habló, y el frenesí en seguida y rabia mortal le hizo temible aspecto; “También en este caso, tú ladrón, son los sirve a herirte, y aquí lo que ha de mover tus lágrimas - tu querido padre” Al mismo tiempo, anda de aquí para allá en el palacio noble, murmurando para sí mismo, y girando sobre parcelas más cruel: aun así, cuando Thyoneus ha convertido sus cuernos salvajes contra los tracios culpables, y ahora las montañas de infeliz Hemo llenaron de rabia por mil, ahora los bosques altos de Ródope gemido - Tal fue Licurgo 38 y delante de él esposa e hijos en la velocidad de vuelo por los largos pórticos.

[730] En ese momento, el Señor del Tártaro y por los fantasmas de Estigia era alcimede trayendo cosas consagradas en el miedo por su hijo poderoso, si tonos convocados sucesivamente podrían dar su conocimiento más seguro. Incluso el propio Aesón, que comparte su ansiedad, sino que se esconde tales temores no masculinos en su corazón, los rendimientos y es dirigido por su esposa. En una zanja se encuentra en la sangre y una oferta abundante de Phlegethon oculta, y con una feroz llora una bruja edad hace un llamamiento a sus antepasados difuntos y el nieto de gran Pléyone. 39 Y ahora en el sonido del hechizo se levantó una cara, insustancial, y Creteo contempló a su hijo triste e hija-en-ley, y cuando él había sorbido la sangre comenzó a pronunciar estas palabras: “Desterrar todo temor! él está volando sobre el océano, y mientras se acerca cada vez más cada vez más hace Ea disfrute de las maravillas del colector del cielo, y ardor de Cólquida es sacudida por las profecías. ¡Ay!a lo destinos, pues, se mueva hacia adelante! Su venida es el terror de las naciones! Un poco más y él volverá gloriarse en el botín y las esposas de Escitia; entonces yo, yo mismo, siempre a punto de estallar el peso de la tierra. Pero contra ti al rey violento prepara un crimen mortal y los brazos, hermano contra hermano, y se está alimentando las feroces llamas de su pasión. ¿Por qué dost aunque no arrebatar a tu vida, y rápidamente escapar de estas extremidades temblorosas? Ven, pues, tú eres mi hijo, ya la multitud silenciosa de los santificados te llaman a sus claros y Aeolus tu padre que revolotea en los campos secuestrados “.

[752] Mientras tanto, la casa afligidos estremeció con los gritos desesperados de los esclavos, ya lo largo de las paredes de la ciudad el rumor de la voz de que el rey es la imposición de un mil soldados y ya está dando comandos a los convocados. A toda prisa el cura deja a los altares en llamas y la arboleda y deja a un lado sus ropas, y Aesón de miedo ante estos sucesos repentinos mira a su alrededor preguntándose qué debería concebir. A pesar de que un león acorralado ronda por una espesa masa de hombres dudarán un largo tiempo, y con enormes mandíbulas abiertas arruga mejillas y sí, por lo que las dudas se amontonan sobre el príncipe - es que para aprovechar una espada débil? será él en su vejez empuñar las armas de la primera juventud? se le agitar a los ancianos y la gente voluble del reino? Pero su esposa, con las manos extendidas, aferrado a su pecho, grita: “No, pero tú me tome como socio en cualquier fortuna será en breve tu; No voy a prolongar mi vida, ni mirar a mi hijo sin ti, yo que había soportado el tiempo suficiente a la luz del día en el que primero se embarcó sobre el principal, que tenía fuerza para soportar este dolor profundo.”Así hablaba a través de ella lágrimas.

[767] Y ahora Aesón él piensa el por qué fin se puede superar a las amenazas del rey, la forma en que puede abarcar un destino digno: su hijo, su casa, la carrera de Eolo y las guerras que ha luchado exigen una muerte noble. Por otra parte, se ve frente a él su segundo hijo de años sin madurar, en los que sería buena gana inculcar alto valor y el conocimiento de actos de valor, y la memoria en los días venideros de la muerte de su padre.

[774] Por lo tanto regresa a los ritos sagrados. Bajo la penumbra de un antiguo ciprés, sórdido y lúgubre una tenebrosa tonalidad, un toro seguía en pie, filetes de color azul oscuro en sus cuernos, su frente rugosa con el follaje de tejo; la bestia también fue abatido, jadeante e inquieto, y aterrado al ver la sombra. La bruja, según la costumbre de su raza maligna, lo había mantenido, elegido por encima de todos los demás, para usarlo ahora por fin a estas prácticas infernales. Cuando Aesón vio que el toro todavía permanecía en la hora de los ritos terribles unslain, le condena a muerte, y con una mano sobre los cuernos de la víctima fatal habla por última vez:

[784] “oh vosotros que recibió de Júpiter su reinado y la luz de la vida que no se gasta sin hacer nada, nombres conocidos para mí en los consejos y en las guerras, nombres consagradas por el buen nombre de sus nietos; y tú, mi padre, convocado adelante de las sombras para ver mi muerte y que soportar nuevamente los dolores olvidados de hombres en la tierra, O me conceda la entrada a la morada de quietud, y puede que la víctima que envío delante de mí ganar el favor para mí en su vivienda. Y tú, oh doncella, que informe dost hechos culpable de Júpiter, 40 que observas abajo en la tierra con los ojos infalibles, vosotros vengar diosas, tú ley divina, y tú retribución, anciana madre de Furias, entra en el palacio de pecado del rey, y llevar con él sus antorchas feroces. Deje que el miedo maldita ravish su corazón enloquecido; ni que no lo considerasen que mi hijo solo vendrá con armas sombrías en su corteza, pero dejar que su mente se turbe con las flotas y las banderas del Ponto y príncipes indignados de una orilla indignados 41 ; él nunca en el miedo prisa hasta el borde del agua, llamando a sus guerreros dejar; Que la muerte demorado cierre de cada vía de escape ensaya, no le permitió superar a mis maldiciones, pero le permitió contemplar cada momento los héroes de regresar y el camino espumoso del vellón de oro. Me presente jactancia, y pasar ante él con el rostro y las manos de triunfo. Entonces, si aún quedan algunos vosotros obra monstruosa no se han atrevido, algún horror secreto, alguna forma de la muerte aún se desconoce, oh conceder a su avanzada edad - el traidor! - un callejón sin vergüenza, una muerte indecorosa. Y rezo para que nunca puede ser considerado digno de caer por la mano del dios de la guerra, por los brazos de la espada de mi hijo; dejar que la banda se ha confiado, dejó que su propia familia que está muy interesado desgarro en Sunder y mutilar el anciano, y nunca enterrar sus extremidades en una tumba. 42 Tal ser el castigo que mi hijo exige de parte del rey, y todas las naciones, por desgracia! a quien el rey ha enviado a la mar “.

[812] Luego que apacigüe la diosa de la triple forma, y con su último sacrificio ofrece una oración a las moradas de Estigia, ensayando hacia atrás un hechizo pronto, pronto para probar persuasiva; ya que sin esa sombra sin delgada será el barquero oscura para llevar, y encuadernado que se colocan en la boca de Orcus. 43 El jefe de las Furias se paró cerca de él, y tocó con la mano pesada del vaso que se llenaba con veneno mortal; ansiosamente bebían y se drenan la sangre de la taza.

surgió [819] A tumulto; con un grito brotó en los soldados que llevan comandos de popa y armas en la mano a instancias del rey. Se contemplan el par envejecido ya en el agarre de la condenación, sus ojos embotados en la muerte, y vomitando una corriente venenosa de la sangre; y ti, niño, inocente en el umbral de la vida y pálida ante la visión de la muerte de tus padres, mutilar y te montarse con tu parentela. Cerca de Aesón estremeció cuando él falleció, y su fantasma lleva a la memoria de las nubes. 44

[827] Por debajo de nuestro polo, aislado de las cosas del mundo superior, en el fondo se encuentra el palacio del Padre Tartarean; Nunca sería la misma suerte que el cielo caiga, incluso si la masa fueron enviados a la rodadura. . .de boca ancha Caos se encuentra, tan enorme que podía tragar toda la materia, cansado con su propia carga, y el universo que cae. Aquí están las puertas dobles de los tonos por debajo; uno, por la ley de popa siempre abierto, recibe naciones y reyes; pero el otro no puede tratar, ninguno puede luchar para unbar; rara vez solamente de por sí lo hace abierto, cada vez que un líder viene con heridas gloriosas sobre el pecho, cuya casa lleva trofeos de cascos y carros-ruedas, o uno que se esforzaron para aliviar las preocupaciones del hombre, cuyo honor se mantuvo viva, que tenían desterrado el miedo y no entendieron el deseo, o si un sacerdote en filetes y ropa pura se acerca. Todo este hijo de Atlas 45 guías hacia adelante, moviéndose con paso suave, una antorcha en la mano. Afar el camino resplandece con la luz del dios, hasta que llegan a los bosques y las agradables moradas de los santificados y los prados donde todo el sol del año y los días soleados perduran, donde son fiestas y el baile y el canto, y tales cosas como el naciones no tienen ningún deseo de ahora. En este lugar de descanso y estas paredes eternas el padre lleva a su hijo con su esposa. Luego se les muestra lo terribles tormentos esperan Pelias por la puerta de la izquierda, el número de criaturas monstruosas de pie en el umbral. Se maravillan de la grandeza alboroto, en el host que embiste; que se maravillan de la región donde la virtud amablemente es recompensado en el mundo de abajo.

1. Vespasiano había servido bajo Aulo Platius en Bretaña durante el reinado de Claudio, que presumía de haber extendido el imperio romano más allá del océano. La expedición de Julius Caesar eran en cierta medida la desventaja de desastres a su flota. “Caledonia” es una exageración con el fin de halagar al emperador.
2. El famoso sitio de Jerusalén (AD 71) por Tito, el hijo mayor del emperador, debía ser cantado por su hermano Domiciano, cuya habilidad como poeta es objeto de muchas referencias favorecedores ( cf. Silio, iii 618.; Estacio, Ach. i. 14), hasta su muerte permitió a los escritores a ser más franca ( cf. sebo. . Dom 2). Idume aquí debe significar Jerusalén, aunque más comúnmente utilizado por los poetas para Palestina.
3. Casi con toda seguridad una referencia a la Templum Gentis Flaviae construido por Domiciano.
4. El toro de Creta domesticado por Hércules y el Minotaur por Teseo, o, según algunos, el río Aqueloo, cuyo cuerno Hércules rompió ( cf. Ovid, Met. Ix 85.); la bestia Cleonaean es el león de Nemea.
5. es decir, veneno Colchian, más fuerte que Thessalian.
6. Triptólemo.
7. Jason vez había llevado a una anciana a través del espumoso torrente de Enipeo, un río de Tesalia; cuando llegaron al otro lado, la anciana desapareció en un relámpago, por el cual Jason sabía que era Juno.
8. Estas palabras de Juno se inspiran en su odio de Hércules; ella desea que esta fue una de las labores que se le imponen por Euristeo, y que no estaban ayudando a una empresa que está a favor; si hubiera sido una tarea impuesta a Hércules solo, que pronto, dice, han despertado el cielo y el mar contra él.
9. El poeta está aludiendo al método de hacer madera flexible al vapor él.
10. Se predestinó que si Tetis se casaba con Júpiter su hijo sería mayor que su padre; en consecuencia, se vio obligada a casarse con un mortal.
11. Hippodamia; la lucha es la famosa disputa de los centauros con los lapitas.
12. Neptuno que era el hermano de Juno. Es él y los otros dioses del mar que se hace referencia en 216 ( “cessere.”)
13. No eran todavía no hay otros marineros que los propios Argonautas.
14. A una distancia de las dos ciudades, aunque en diferentes lados del estrecho, parecen estar unido; es sólo al acercarse más cerca que se ven a separar.
15. El roble de Dodona, de la que se hizo la nave, está aquí personificada como su espíritu guardián. En 8, 203 Minerva se habla de la deidad de guardián de la nave. En 5, 65 el roble de nuevo interviene.
16. Ajax, hijo de Oileo muertos a Palas Atenea por su intento de violación de Casandra.
17. Patroclo.
18. Pollus.
19. Castor y Pólux, hijos de Leda, a quien Júpiter visitó en la forma de un cisne.
20. Hijos de Mercurio, que nació en el monte Cilene.
21. Valerio ha optado por sustituir lobos marinos, lobos medio, mitad pez, para los habituales caballitos de mar.
22. La Osa; Calisto, una niña de Arcadia, amada por Júpiter, se transformó en un oso y se coloca entre las estrellas.
El reinado de 23. Saturno era proverbialmente tranquilo.
24. es decir, en la zona templada.
25. Teucro se estableció en Chipre, Pélope en el Peloponeso.
26. La referencia es a la muerte de Faetón, lloró por sus hermanas, la hija del Sol, que se transformó en álamos por las orillas del Po.
27. Irónicamente, de la retribución, que París traerá para la violación de Medea, es decir, la violación de Helen.
28. Esto es, obviamente, la intención de ser una profecía del Imperio Romano.
29. Zetes y Calais, hijos de Boreas, estaban entre los argonautas ( cf. 468).
30. es decir, Aeolus, hijo de Hippotes.
31. es decir, que los hombres utilizan para hacer antes de los argonautas se atrevieron a navegar sobre ellos.
32. Orión y las Pléyades (siendo este último muy cerca de la Bull) se refieren con frecuencia como la causa del mal tiempo que acompaña a su entorno a principios de otoño.
33. Neptuno salva el barco, ya que será el medio de atraer a muchos otros barcos para navegar en el mar y así conseguir náufragos; esta será la culpa, no de las constelaciones por lo general se culpa por ello, pero de Argo sí misma.
34. La puerta de Aeolus, a la que los vientos están regresando después de su aventura.
35. “padre-en-ley”, es decir, de Peleo, que fue uno de los argonautas.
36. Pelias, en venganza por el secuestro de su hijo Acasto, los planes para matar a los padres de Jason, Aesón y alcimede.
37. Jason, desafiando el nuevo elemento de agua en el Argo, está bien en comparación con Daedalus desafiando el elemento del aire.
38. Rey de los Edonians, que se resistían a Baco y fue llevado a la locura por él en venganza.
39. Mercurio, hijo de Maya, una de las Pléyades, que lleva a cabo los espíritus de los muertos.
40. Probablemente Astraea se entiende.
41. Los príncipes de toda la costa sur del Mar Negro, que vendrá a vengarse de Pelias para el envío de Argo.
42. La referencia es a la desmembración de Pelias por sus propias hijas, que esperaban en vano que Medea le rejuvenecer.
43. Hécate, quien también era Diana y la Luna, debe ser apaciguado como diosa del inframundo, con el fin de que los espíritus enviados hasta allí podrían ser autorizados a regresar. Las líneas 781-4 del SMS. han sido incorporadas aquí, ya que están claramente fuera de lugar allí.
44. El espíritu de Aesón eleva en el aire superior de su liberación del cuerpo, posteriormente unirse a los espíritus de los bienaventurados en el Elíseo. Valerio combina la doctrina filosófica con la creencia más popular. ( Cf. Cic. Somn. Scip. Ch. V, Estacio, Silv. 2. 7. 107 y especialmente Lucan 9. init.)
45. [Mercurio, guía de los muertos, su madre Maia era una hija de Atlas.]

 

 

ARGONAUTICA LIBRO 2,



[1] Todo este tiempo, Jasón, sin saber nada del crimen y de la tristeza, está cortando el abismo; Pues Juno no le permitió conocer el destino de su padre, por temor a que se volviera a medio camino, y arrojase ciegamente contra Pelias y su destino real que aún se oponía, por temor a que dejara de hacer la tarea decretada por el cielo.

[6] Y ahora ven a Pelión y su corona de cenizas de montaña a la altura de las olas, y el templo de Tisaean. 1 Diana se hunde fuera de la vista; Y ahora Sciathos ha hundido en las aguas, ahora la línea larga de sepias se desvanece; La llanura magnésica plantea delante de ellos sus caballos de pastoreo; Creen ver el sepulcro de Dolops y los Amyros reunidos con la vista buscada desde hace mucho tiempo en el curso sinuoso, y ellos furl las velas sopladas hacia atrás por la brisa del río y el trabajo en los remos; Luego saludaron a Eurymenae; El viento del sur volviendo otra vez poseía la vela y el mar, y como Minyae otra vez puso hacia fuera, otra vez Ossa se descoloró en nube.

[16] Lo! Aquí, el terror de los dioses, Pallene, su campo de batalla: todos ellos vieron las monstruosas formas de los hijos de la Tierra, que una vez hicieron guerra al cielo, los Gigantes, que en compasión su madre había vestido de rocas, Y apilados hasta el cielo en forma de montañas. Y aún en piedra cada amenaza, batallas o cowers; Con su propia mano su padre maneja sus tormentas y arroja apresuradamente el cerrojo; Pero no entre esas rocas es el temor principal; Typhoeus es aplastado debajo del suelo siciliano. Los hombres dicen que mientras él huía, echando a la luz los malditos fuegos de su pecho, Neptuno lo agarró por el pelo, y lo llevó a verlo y lo enredó en las aguas, y como la masa sangrienta aumentó una y otra vez, agitando las olas con serpiente Le llevaron lejos a las aguas sicilianas y sobre su cabeza colocó toda Aetna con sus ciudades; Salvaje todavía arroja los cimientos de la montaña cavernada; Entonces agita a Trinacria a lo largo y ancho de su cuerpo, mientras lucha y desplaza la masa cargada con el pecho cansado, para dejarla caer de nuevo con un gemido desconcertado.

[34] Y ahora el coche de Hyperion se acercaba a su meta en el mar Hiberiano, y con el día en declive las riendas se aflojaron al final del viaje, ¿a qué hora Tethys antiguo levantó sus manos para el abrazo y el Titán santo tronó 2 como él hendió el Piso de mar. Su temor se profundizó con la noche mientras contemplaban la faz de los cielos girando y las montañas y todos los lugares extasiados de vista y alrededor de la espesa oscuridad. La misma quietud de la Naturaleza, las constelaciones silenciosas en los cielos, el firmamento estrellado con meteoros fluidos los llenaban de miedo. Y como un viajero por la noche alcanzado en algún lugar desconocido en la carretera mantiene el oído y alerta, mientras que el paisaje oscurecido a la izquierda y la derecha y los árboles que se avecinan con sombras extrañamente enorme pero hacer más pesado los terrores de la noche, .

[47] Pero el hijo de Hagnius 3 consoló sus pechos, diciendo: "No sin la ayuda de un dios que piloteamos este barco; Ni la reina tritona, sino que me enseñó los caminos del mar; Muchas veces se ha dignado guiar nuestra quilla. ¿Qué? No nos sentimos su mano cuando de repente la luz se apagó y el día se volvió áspero con la tormenta? ¡Cuán grandes, cielos, las tempestades contra las cuales hemos prevalecido! ¡Cuántas veces a través de la habilidad Sovran de Pallas el montículo de la décima ola ha caído inofensivo! ¡Entonces, coraje, compañeros! El cielo brilla inmutable, y claro con cuernos afilados la luna (Cynthia) se ha levantado; No hay resplandor rubicundo en su rostro, y Titán, que en tales asuntos no está, se hundió lleno en las aguas, un resplandor de oro. Por otra parte, al caer la noche las brisas soplan más fuertes sobre la vela y el mar: el barco vuela más rápido en las horas silenciosas. Además, ella me enseña que no siga esas estrellas que bajan para sacar nueva fuerza del océano: vea, el poderoso Orión se está hundiendo, y Perseo sisea en las aguas enojadas; No, mi guía será aquel que nunca se esconde bajo las aguas prohibidas mientras brilla sobre el polo, la serpiente que envuelve las siete estrellas ".

[66] Así habló, y les mostró la claridad del rostro de los cielos, donde Pleione y las Hyades estaban, en qué constelación brillaba la espada de Orión, cuán brillante brillaba el Actaean Bootes. Después de haberlo dicho, renovaron sus cuerpos cansados ​​con el don de Ceres y un poco de vino; Ahora el sueño los superó; Las estrellas amablemente guían la nave.

[72] Y ahora que el fuego de la doncella de Pallantian se desvanece en el oriente, la tierra se aclara; Desde las sagradas caballerizas, los fieros osos vuelven al escondite de sus guaridas; Desde la orilla las aves se dispersan sobre las profundidades; Entonces los primeros rayos de los caballos jadeantes de Febo atravesaron a Athos y arrojaron un día al extranjero sobre las aguas. Con ansiedad, los remeros golpearon el mar e hicieron que la punta de la proa se estremeciera con su velocidad, hasta que Lemnos, la casa de Vulcano, se alzó sobre la cresta de las olas, Lemnos, por cuyos muchos sufrimientos lloraste Señor de Fuego; No el frenesí y la culpabilidad de las mujeres pueden sacarte de la tierra, y todavía es dulce pensar en su anterior servicio. 6

[82] A qué hora Júpiter oyó por primera vez la creciente ola de cejas secretas y sintió que la ira de los dioses se encendía contra su nueva soberanía, y que la calma de la paz en el cielo no podía durar, primero colgó Juno del cielo y Mostró a su caos en su horror y la condenación del abismo. Y ahora, cuando Vulcano hubiera deshecho las cadenas de su temblorosa madre, desde la altura del cielo lo arrojó; Y desde el cielo, de día y de noche, cayó como en un torbellino, hasta que al fin tronó en la orilla de Lemnos. Entonces, cuando sus gritos repentinos estremecieron la ciudad, los hombres lo encontraron apoyado contra una roca; Tomaron compasión de él y lo cuidaron, como en las rodillas débiles se movía lentamente paso a paso. Por lo tanto, desde que el Padre le permitió regresar a las alturas del cielo, Lemnos ha sido querido por el dios, ni Aetna ni su hogar Liparaean más conocido: aquí es la junta, aquí también es el templo donde le encanta reparar cuando Ha completado la égida o las alas forjadas para el temible rayo.

[98] Pero allí el altar de Venus está siempre frío, desde el día en que la diosa tembló ante el justo enojo de su marido, mientras que Marte estaba atado en los grilletes sin ruido. Por esta causa está planeando la destrucción maligna e intrigante para Lemnos culpable como una Furia; Porque no tiene solamente un aspecto gracioso cuando se ata el pelo con el alfiler de oro, sus vestidos brillantes que caen flojos alrededor de ella; Es la misma diosa que, feroz y enorme, con las mejillas manchadas y oscuras, parece una sirvienta del infierno con su antorcha crepitante y manto negro.

[107] Y ahora había llegado el día que vio la derrota de los tracios en la batalla. 7 El capitán de Lemnos hizo un perno para trenzar sus puntas en las naves y cubrir el trabajo de mimbre con capas de piel. Luego, regocijándose, lleva sus estandartes a través del mar, y remando barcos cargados de rebaños y mujeres; Vestidos extraños tenían estos y collares, las marcas de su tierra. Sobre las aguas sonó el grito: "Oh país, oh esposa, ahora preocupada con muchos cuidados, vea a los esclavos que le traemos, premios de la larga guerra!"

[115] Entonces la diosa, a toda prisa, se arrojó a la tierra en una nube picante a través del cielo despejado, y en la oscuridad siguió rumor errante, a quien el Padre todopoderoso ha excluido del mundo pacífico del cielo, cuya voz es siempre Sonando tanto el bien como el mal y extendiendo el pánico; En la ira ella habita bajo las nubes, no es espíritu ni del infierno ni del cielo, y aflige la tierra; Porque esto se le permite: al principio, cuando los hombres la oyen, la desprecian, pero la acarician, hasta que ella asalta a todos los hombres, y las ciudades se sacuden con las lenguas ocupadas. Tal instrumento de pecado y oficio la diosa está buscando ansiosamente su propósito. El rumor la ve primero, y las moscas ya no anunciadas se impacientan; Ya se pone el rostro, ya se alza las orejas. Venus la inflama aún más y la inspira con estas palabras: "¡Levántate, tú! Te hago bajar a Lemnos y atraer a todos los hogares para mí, como cuando vienes a anunciar la guerra, trayendo cuentos de mil trompetas y multitudes armadas en las llanuras y resoplidos de innumerables cargadores. Cuéntales cómo vienen los hombres, esclavizados por la vida delicada y la lujuria vergonzosa, y están trayendo a mujeres de Tracia a compartir la cama del amor. Sea ese el contorno de tu cuento; De ahí que el resentimiento pique y enloquezca a toda mujer por todas partes; Ahora yo mismo vendré y los conduciré así forjado ".

[135] El otro partió y se alegró en medio de la ciudad; Ella aborda a Eurynome en la casa de Codrus cerca, pues ella se sentó usada por los temores ansiosos, todavía preservando sin mancha su cama del matrimonio; Fiel a su esposo, cansa a sus criadas con hilado de lana; Y calculan los días de la guerra arrastradora junto a su lecho, mientras tranquilizan sus noches sin dormir con su inagotable fatiga. A ella viene la diosa llorando, en el conocido vestido de Neaera y con las mejillas heridas, y dice: "¡Ah, hermana !, ¿no sería yo la portadora de estas noticias, o las primeras aguas podrían cubrir la causa de nuestras penas , Ya que en este momento el marido que has servido tan bien, por cuya vuelta oras y lloras (oh, vergüenza!), Está enloquecido, el sirviente del amor vergonzoso de un esclavo. Sí, pronto estarán aquí, ya tu habitación nupcial viene una mujer tracia, que no es rival para ti en belleza, en destreza con la rueca o en buena fama por castidad; Ningún glorioso vástago del gran Doryclus encuentra favor, sino una mujer extranjera con las manos manchadas y una cara de marca. Por todo esto, puede ser que encuentres otra cama de novia para consolarte por esta pérdida y escogerás un hogar más feliz; Pero yo, estoy enloquecido de pensar en tus hijos, su madre perdida, condenada a una esposa rival; Y veo que los mira a ellos, pobres desgraciados! Veo carnes mortales y drogados. Tú sabes cómo es la llama nuestra naturaleza; Sí, pero más que esto, una sed de sangre es innata en el Dahae. Pronto, duramente criada en medio de las heladas en la leche de las bestias salvajes, ella estará aquí. No, el rumor dice que yo también he sido expulsado por mi marido, y una novia tatuada arrebatada de su casa de vagones se tendrán en mi cama.

[160] Con estas palabras rompió su relato de dolor, dejando al otro dudar, llorar y temblar. Ella pasó a Iphinoe, y extendió el mismo fuego en las casas de Amythaon y Olenius; Luego a través de toda la ciudad grita en voz alta, que los hombres están planeando llevarlos todos a Lemnos, para que ellos y sus mujeres tracias puedan gobernar la ciudad. Las mareas de ira celosa y ira comienzan a elevarse. Y todos los que se conocieron, pasaron y oyeron de nuevo la misma historia, y ninguno creyó. Entonces invocan a los dioses con lamentos agudos, y ahora en sus camas, ahora en los mismos postes de puerta se duchan besos, y luego otra vez se demoran a llorar ya mirar hacia atrás. Por lo pronto se apresuran y no buscan más el techo de sus maridos y la cámara nupcial; Juntas, trono, y estrechamente empaquetadas bajo las estrellas desnudas gritan cada vez más fuerte, invocando maldiciones sobre estas bodas y los fuegos del infierno sobre estas monstruosas uniones.

[174] Medio de todos ellos en la forma de la tristeza Dryope Venus se pone de pie y llora. Sus quejas feroz y apasionada nunca cesan, y primero ella habló: "O sería que había sido mi suerte para encontrar un hogar entre los sármatas, para morar en medio de las heladas sombrías y para seguir un carro, o incluso para mirar las llamas Devorando la casa de mi padre, y la ruina de nuestros templos; Por todas las otras desventuras de la guerra, ¿no son nuestras? ¿Qué? ¿Acaso ese loco piensa poner el extraño yugo de esclavitud en mí? ¿O voy a huir de la ciudad y dejar a mis pequeños? ¡No! Antes de que vengan, armémonos de espadas y de marcas ardientes, y mientras descansan en el sueño cada uno por su novio recién casado, el amor inspirará alguna acción poderosa! "

[184] Ella lanzó sus ojos parpadeantes y tiró a sus hijos de su pecho. Inmediatamente las mentes de las mujeres fueron despertadas, sus tiernos corazones fueron vencidos y arrastrados por los gritos malditos de Venus; Todos miran hacia el mar y luego hacen espectáculo de baile y de cubrir los templos con guirnaldas festivas, y con caras sonrientes bajan al encuentro de sus maridos que regresan. Pronto se van a sus hogares a la fiesta; Se acuestan en las altas columnatas, a cada lado del hombre su esposa, furiosa y ansiosa de hacer, así como Tisiphone bajo la noche del abismo del infierno se encuentra cerca de la aterrorizada Phlegyas y Teseo, y sabe las horribles carnes y el vino Su manera de torturarlos), y los envuelve con sus serpientes asquerosas. 8

Venus misma girando una antorcha de pino en las agujas de las pilas de la llama melancolía en la melancolía y la correa para la batalla barre a Lemnos tembloroso; La tormenta, el relámpago y las palizas son su escolta del cielo; La pompa del trueno de su padre presta su gloria. Entonces, a través del aire de terror, una y otra vez hace un extraño grito, donde todo Athos estremeció primero, y luego el mar y el ancho Thracian, y cada madre en su lecho; Y los niños del pecho se enfriaron. El miedo y la rebelión insensible de su guarida Getic, la cólera de cejas oscuras con las mejillas pálidas, la traición, el frenesí y elevándose sobre el resto Muerte, sus manos crueles desnudas, vienen acelerándose al primer sonido de la voz de pealing del consorte marciano que dio la señal . Y ahora Venus puso sus manos en otro delito más terrible; Ella hizo un sonido como de gemidos y gritos de hombres derribados; Corrió a las casas con la cabeza todavía palpitante, con sangre fresca manchando su pecho y sus cabellos aterrorizados. "¡Mira!", Grita, "Yo soy el primero en volver; He vengado la cama culpable! ¡Mira, el día está cerca! "

[214] Ella los conduce antes de su azote en las cámaras, y las espadas de las fuerzas en sus manos vacilantes. (¿Cómo grabar todas esas escenas de la maldad, todas las muertes de los caídos? ¡Ay, a mediados de qué hechos horribles ha traído su historia el bardo! ¡Ah, la larga historia de horror que se abre ante mí! Y me libran de esta visión en las horas de la noche!) Se apoderan de las puertas y caen sobre los cuerpos de sus amados seres: algunos, sobre los hombres que se tumban con festín y bebiendo, otros, armados incluso para luchar y Con antorchas enormes, sobre unos pocos que no dormían, sino que veían todo; Pero huyen o toman las armas que no pueden por temor: tan enorme hizo la diosa enojada hacer que las mujeres parecen, y su voz suena más fuerte que la esposa que conocían. Sólo cubrieron sus ojos con las manos como si vieran las filas de los Euménides, o Bellona pasó su espada por la cabeza. Tal el salvajismo de hermana, de esposa, aye, de pariente más cercano, de hija y de madre; Atrapados en sus camas, la mujer arrastra y ataca a los hombres que ni los inmensos ejércitos Bessi, ni los ejércitos getic ni la ira del mar pueden vencer. La sangre fluye en las cámaras, mientras que en cada pecho hay una herida que burbujea, que fuma, y ​​luchando pitifully los cuerpos ruedan de sus camas. Algunas de las mujeres lanzan antorchas de destrucción sobre los tejados y añaden sus hogares a la ruina; Algunos pocos hombres se apresuran a escapar de los fuegos que fuman, pero su camino es barrado en el umbral por una esposa inflexible, y al ver la espada se precipitan de nuevo a las llamas. Otros rasgan y rasgan los bálsamos tracios, la ruina de sus hombres y la causa de estos hechos frenéticos; Gemidos mezclados, gritos bárbaros de súplica y voces ininteligibles llenaron el aire.

[242] Pero ahora, ¿qué palabras puedo traer dignas de tu valor, Hypsipyle, tú la gloria, el único honor de la caída de tu país? Tu historia contada en mi canción no hará olvidar ninguna edad, pero los anales latianos todavía marcan los siglos y las casas de Ilium fundadas y el palacio de nuestro poderoso imperio. Las hijas y las esposas de los hijos, todas bajo un mismo impulso, se habían unido a la multitud, y ahora toda la isla estaba ardiendo de actos de horror. Pero el buen Hypsipyle, con la espada en la mano, grita: "Vaya, huye de la ciudad, padre, y yo también; No es un enemigo, no extiende el trágico los muros; Esto es lo que hacemos; Pregunte no quién nos mandó hacerlo. ¡Arriba y huye! ¡Levántate, y aprovecha con gozo mi espíritu de duda, y haz tú (¡Oh, ten piedad!), No yo, coge la espada! "

[253] Entonces ella apoyó sus miembros, y cubriéndose la cabeza lo trajo rápidamente en silencio al santuario de Bacchus, socio de su secreto, donde en el umbral ella extendió sus manos y dijo: "Padre Baco, sálvame de este pecado, Y tener compasión una vez más sobre tus devotos. "Entonces en el santuario inmóvil lo puso temblando, debajo de los pies y la mano derecha del dios; Reunidos bajo los pliegues de la túnica sagrada, ningún ojo podría verle; Las voces salen de la cúpula y los sonidos de los platillos festivos, mientras los lince esculpidos en el portal rugían.

[161] Cuando la princesa Lemniana vio a Dawn montar en su carro rosado, y cómo al fin el silencio había llegado a cada hogar gastado con el tumulto incansable, ya que las buenas acciones dan valor y actos justos aumentan audacia, ella arregla a su padre en guirnaldas, con Las trenzas de un joven y las túnicas de Lyaeus, y lo hace estar en un carro, mientras que alrededor de él coloca los címbalos y tambores, y los ataúdes, llenos de temor misterioso. Ella misma retorcía la hiedra Bacchanal sobre su pecho y sus extremidades, y blandía una varita de hojas de vid que golpeaba el aire; Mirando hacia atrás para ver que su padre con sus ropas debe agarrar las riendas de las hojas, que los cuernos deben destacarse de la coifa blanca como la nieve, y que una copa sagrada debe llevar a Bacchus ante los ojos de los hombres. Luego, con un gruñido áspero, echó hacia atrás las puertas fuertes y avanzó por la ciudad mientras ella gritaba en voz alta: "Te ruego, Baco, que dejen el lugar de morada ensangrentado; Que el mar te purifique de la contaminación de la muerte, y que vuelva a traer tus serpientes a tu templo cuando sean purificadas ".

[277] Así ella salió a salvo a través de los terrores sobre su camino, porque el dios mismo la hizo temer, y conscientemente ella brilló con la inspiración sin aliento. Así que ahora escondió al anciano lejos de la ciudad cruel en el silencioso bosque; Pero de día y de noche el miedo la inquieta, y el secreto de su atrevimiento, y Erinys, engañó a su víctima. Tampoco más se atreve a unirse a los bailes de sus compañeras (una vez sólo pueden burlarse los ritos simulados), ni a visitar en secreto la cañada que oculta a su padre, mientras que ella debe buscar escapar para él, pobre desgraciado, por otros medios. Contemplaba un barco desgastado con las fatigas del mar salvaje, ofrecido desde hacía mucho tiempo a Tetis ya Glauco, que el tiempo transcurrido había quemado con sus soles y la luna con sus hoarfrosts. Hither, con toda la velocidad a través de la oscuridad y el silencio de la medianoche ella haled su padre de los bosques, y así en la tristeza habló: "¡Qué tierra, mi padre, qué casas últimamente tan próspero, te vas, consentido de su virilidad! ¡Oh, horrible contaminación! ¡Oh la ruina forjada en una amarga noche! ¿Cómo puedo confiar en ti tan frágil barco, padre querido? ¿Cómo puedo mantenerte aquí en medio de estos grandes peligros? ¡Ay, estoy pagando por mi crimen de astucia! Escucha mi oración, diosa, tú que ahora derramas tu cuidado de sueño a través del océano. No pido a ningún pueblo sujeto por mi padre, ni tierra abundante, ni trono; Sólo conceda que salga de su casa y país. ¿Cuándo seré llevado por medio de la ciudad, contento de que la vida de mi padre fue salvada? ¿Cuándo veré lágrimas y lamentos en esta tierra? " 10

Terminó; En el miedo se escapa en la remota nave lejos, y llega a la morada del Tauri y el santuario salvaje de Diana. Aquí has ​​hecho, diosa, pero con espada en la mano, y has nombrado al guardián de tu triste altar; Pero no has vivido una larga estancia en esa tierra ensangrentada. Ya te convocan el claro de Egeria, señor Júpiter en Alba, y Aricia severa a su rey solo. 11

[306] Su hija la llevó a la ciudadela, donde una multitud desordenada de mujeres se habían reunido. En medio de los edificios de la ciudad vacía hacen nuevas leyes: en Hypsipyle le conceden por derecho el trono y el cetro de su padre, y el amor de una hija tiene su forma recompensa.

[311] Lo! A lo lejos se divisan los guerreros que hacen hacia Lemnos con fuertes golpes del remo; La reina se estremece de repente, y llama a los consejeros sobre ella. Ninguna rabia imprudente les faltaba para traer armas o arrojar marcas sobre el enemigo, si Vulcano no hubiera reprimido las salvajes pasiones de los movimientos de Venus. Entonces también Polyxo, 12 la sacerdotisa amada de Febo (de raza y país inciertos, declara que tú, el poderoso Tétis y el siempre cambiante Proteo se dirigían hacia allí desde las cuevas de Pharian, atraídos por un equipo de focas a través de las aguas; Muchas veces se esconde en las profundidades y, quedándose un rato, se levanta de nuevo como una de las palabras que había escuchado bajo las aguas): "Vamos a darles el puerto", grita. "Oh, confíen en mí, es el destino que trae esta nave, y el dios que favorece a Lemnos ha guiado a los Minyae aquí a través del mar; Libremente Venus misma nos concede a aparearse con ellos, mientras que nuestras entrañas tienen fuerza y ​​nuestros años no pasan de ser hijos.

[326] Sus palabras encuentran favor, y Iphinoe lleva la súplica a los griegos; Y no se encogen contra el pueblo culpable ni sobre los rastros del crimen de Yederday, pues la reina de Cythera destierra todo temor de la isla. . . Dejó caer un enorme buey en el nombre de los jefes, y ofreció regalos de sacrificio en los 13 santuarios no utilizados, y por primera vez el altar de Venus fuma con una vaca muerta.

[332] Llegaron a un peñasco, cuyas rocas colgantes y sus crestas estaban negras de humo y el aire alrededor se calentaba con un calor cada vez mayor. El hijo de Aeson se detuvo; Donde la reina le pide orar y expone la causa, diciendo: "Aquí ven las cavernas de Vulcano, su hogar; Ofrecer vino y súplica. Incluso ahora, puede ser, un tornillo forjado permanece silencioso en esta misma cueva; La noche te traerá prueba, extraña, cuando te maravilles al rugir del horno prisionero y al ruido de metal herido ".

[340] A continuación, apunta con orgullo a sus bastiones, a la fortaleza de la isla, ya la riqueza de sus ancestros desde tiempos antiguos. En medio del palacio, los siervos preparan un banquete; Los sofás temblan en el brillo o en la púrpura de Tyrian. Una compañía de mujeres de Tracia estaba de pie, llorando por los reyes de sus antepasados ​​y los reyes que eran sus maridos, todos ellos que, se creía, habían evitado la antorcha matrimonial y no habían manchado la santidad de la cama de sus amantes. 14 Y la medianía de todo Jasón, y luego la reina, se sentó; Después de ellos los otros capitanes; Mientras que su primer hambre se está venciendo con la carne del sacrificio, el vino gira en copas, y todo el vestíbulo se calla; El banquete comenzó, 15 y entonces ellos lejos de la noche y se demoran en conversar largo en la oscuridad. Pero sobre todo Hypsipyle se maravilla de la fortuna del príncipe, y le pregunta qué destino es que lo atrae, qué poder de su rey que restringe, y de dónde viene el gran barco Haemonia; Ella cuelga de sus palabras, la única, y se reúne lentamente en la llama dulce, ya no inflexible para el matrimonio o poco amable para el regreso de la pasión, y el dios mismo otorga un respiro y un tiempo para el amor.

[357] Según la ley del cielo, Júpiter había arrancado la constelación tempestuosa de las Pléyades desde el firmamento mientras rodaba la tierra sobre su curso eterno, y luego corrientes de lluvia por todas partes, y de un solo golpe del dios Pangea y Gargara y los bosques de Moesia Estaba aterrorizada. En ninguna otra estación del año un temor más agudo afecta los corazones de los hombres; Porque entonces Astraea exhorta su súplica, entonces ella implore la cólera de Jove contra las naciones, y dejando la tierra importune la estrella de Saturno con su queja. Luego sigue el oscuro viento del suroeste, y con sus fuertes hermanos truenan sobre el Egeo principal, y todas las corrientes marinas se dirigen hacia la costa; Y en su cuarto Thespian ascendente Tiphys ve la luna brumosa a través de la lluvia, y el miedo allí mantiene Minyae largo de su tarea y de las ondas. Ellos, siempre esperando a que la diosa en estado de ánimo mejor mostrar sus incendios una vez más, descansar alegre en el corazón en la ciudad, y libre de trabajo se entregan hasta el lecho de matrimonio, Pasan los días de la tempestad en vida delicada, no desean nada más por la navegación y fingen no oír las brisas que invocan, hasta que el héroe de Tiryns ya no frecuentó su pereza, ya que él mismo miró el barco y no conoció la mancha de la ciudad; Los dioses, grita, están celosos de ellos por asaltar los espacios del mar; Han abandonado sus hogares y las oraciones de sus ancianos se burlan de estos días de ociosidad. ¿Por qué debería él, sí, estar allí para ayudar a los dalliers?

[378] "Oh infelices somos nosotros que hemos unido a tu aventura! Devuélveme el Fasis y los Aeteos y los peligros del mar escita, hijo de Aesón », clama; Nada más que el amor de las obras me atraía a tu lado, mientras esperaba permanecer en las rocas cianéticas y despojar más a un monstruo vigilante. Si tu decisión es todavía morar en medio de los acantilados del Egeo profundo, esta tarea mi Telamon llevará a cabo conmigo. "Cuando él había hablado así, Aesonides se encendió por amonestación amarga; Incluso como un caballo de guerra que toma su placer en una tierra entumecida de una larga paz, y que está ociosamente confinado a los círculos de una atadura estrecha, aún desearía poco y jinete, eran el grito de la batalla y el estruendo de los olvidados Clarín para llenar sus oídos. Luego llama a Argus ya Tiphys y les ordena que se preparen rápidamente para el viaje; Con un grito fuerte el timonel busca el aparejo y su equipo y los remos que se encuentran esparcidos sobre la playa.

[393] El dolor se desató de nuevo en la ciudad, el viejo duelo, el viejo rostro de las cosas estaba en cada hogar. Lo! Una vez más su ciudad será desierta! Y cuando llegue el momento de tener hijos, ¿quién establecerá su raza una vez más y manejará el cetro? Bitterer ahora parece el trabajo de esa noche impía, más cruel ahora la quietud de cada hogar viudo, ya que una vez más se atrevieron a poner en los lazos desechados del matrimonio, y una vez más abrir sus corazones a sus cuidados. Incluso Hypsipyle, cuando divisó el repentino viaje de ida y vuelta a lo largo de la playa y los héroes que salían de Lemnos, gimió en voz alta y, por lo tanto, acosó a Jasón: -¡En el primer cielo despejado, decidiste desplegar tus velas! , Más querido para mí que mi propio padre? Pero ahora tienen los mares enojados hundidos para descansar. De esta manera tu nave estaría huyendo del puerto, si las fieras Pléyades te hubieran prendido en la hostil costa de Tracia. ¿Es entonces al cielo ya las olas que obstaculizaban tu rumbo que debíamos tu tardanza?

[408] Llorando, ella habló, y trajo un regalo que debía permanecer con su querido príncipe, una túnica de tejido hecho a mano. En ella había pintado con su aguja los ritos que contaban del rescate de su padre y del coche sagrado; Allí permanecen en temor la multitud salvaje y hacen el camino para él; Todo gira el bosque salvaje, tejido de verde; Su padre, temeroso, busca refugio en medio de la sombra. Esta parte mostraba la violación en el frondoso Ida y la famosa huida del muchacho; En aquel momento estaba de pie con gozo en la mesa del cielo, y aun el portador de la armadura de Júpiter a si mismo tiraba del seductor juguete de la mano que ministraba el frigio. A continuación, lleva la espada de Thoas, con su famoso emblema: "Tómala", dijo, "para que yo esté a tu lado en tiempos de guerra y en el polvo donde la batalla es más espesa, el regalo llameante del dios de Aetna que mi padre aburrir; Digno de ser usado ahora junto con tus propios brazos. Vete ahora, vete, pero no olvides la tierra que te dobló primero a su apacible seno; Y de las costas conquistadas de Colchis trae aquí tus velas, te lo ruego, por este Jason que dejaste en mi vientre ".

[425] Así dijo ella, y se hundió en el cuello de su marido Haemonia. No menos tristemente colgó a su esposa en el cuello de Orfeo, y la tuya sobre ti, hijo de Éaco, 18 y la suya en Castor y el gemelo de Castor.

[428] En medio de este llanto, el ancla lenta se levanta de la arena: ya los remos han acelerado el buque hacia adelante, ya las brisas la llevan sobre; La estela del timón que huye es un camino de espuma. Entonces Lemnos crece débil y la isla de Electra 19 crece más grande, guardando el secreto de los ritos de Tracia; Para aquí mora el dios grande y terrible, y aquí se ordenan penas para una lengua sin protección. Ninguna tormenta enviada por Júpiter se atreve a golpear con sus olas sobre esta tierra; De su propia voluntad el dios hace fieras sus olas, a qué hora prohibiría a marineros infieles tocar sus costas. Pero el sacerdote Thyotes conoce a los Minyae y les da la bienvenida a la tierra ya los templos, revelando sus misterios a sus huéspedes. Así Samotracia, el poeta te ha proclamado a las naciones ya la luz del día; Allí permanezca, y guardemos nuestra reverencia para los misterios santos. Los Minyae, regocijándose en la nueva luz del Sol y llenos de sus visiones celestiales, se asientan sobre los frustrados. Ahora las ciudades que habían visto delante se hundían fuera de la vista, e Imbros subió antes de la proa, y el sol a medio camino había escalado las torres del cielo. Entonces, por primera vez, una nave de Tesalia entró a la costa de Dardania y, por orden del destino, descansó en la costa de Sigeum. Ellos saltaron adelante; Entonces algunos levantan carpas ligeras con las velas blancas; Algunos grind deletreado con una piedra dibujada hacia adelante y hacia atrás; Otros a las hojas arrancadas muestran fuego rápidamente golpeado de pedernal, y lo alimentan con sulfuro amistoso.

Mientras Hércules y Telamón a su lado pasaban a lo largo de la orilla que se rompía en un agradable entrante, una voz cayó sobre sus oídos, siempre y anon sonando tristemente como cada ola se rompió y murmuró de nuevo. Llenos de asombro, fueron despacio, siguiendo la pista sin vista de la voz; Ahora suena distinto: una doncella abandonada a una muerte cruel estaba llamando a todos los hombres y dioses para ayudarla.En este los héroes presionan sobre más agudamente, resuelto a socorrer; incluso como cuando un toro llena los lugares salvajes con sus fuertes bramidos, ya que trae en el alto respaldo de un león que le desgarra con sus mandíbulas, no despierta y reúne desde las chozas dispersas a una banda de campesinos y labradores con gritos desconcertantes. Hércules se detuvo, y agotar su mirada hacia arriba ve en un alto risco grilletes mortificantes y la cara desgastada de una doncella, con los ojos rebosantes al borde del llanto; al igual que cuando marfil sin vida está todavía limitado por la habilidad de dominar a llorar, o de mármol de Paros asume lineamientos y persona del hombre, o de colores que fluyen traer maravillas que nos ocupa. El héroe habló: “Maiden, ¿cuál es tu nombre y tu familia? lo lote es tu, dime? por lo cual hacer da colar tus manos?”

[470] Temblores y bajando los ojos en el dolor y la vergüenza que ella respondió: “No merezco estos sufrimientos; ves aquí los últimos regalos de mis padres, estas rocas cubiertas más de 20 de púrpura y oro. Nuestro stock surgió de las UCI, feliz una vez hasta que envidia la fortuna abandonó la casa de Laomedonte. En primer lugar vino una enfermedad y los aires templados fueron expulsados del cielo despejado; el país ardió con pira pira rivalizando, cuando estalló un rugido, y las olas que hicieron los bosques de todo de Ida con sus cubiles estremecimiento. Lo!De repente se levantó del mar una bestia, de mayor monstruosa; no por una montaña, no por el mar sabemos has podido medirlo. Una banda de jóvenes doncellas se sacrifica a su furia en medio de las lágrimas y abrazos de sus padres. Este lote, este doth de cuernos de comandos Amón - que la vida de una joven y su cuerpo que atrajo a gran cantidad de la muerte condenada; 'Me tis quien el cruel urna de condena a las rocas. 21 Pero, oh! si una vez más el cielo se inclina a los frigios, y si eres aquel cuya venida augurio y presagios del cielo prometido, para quien mi padre ahora alimenta caballos blancos como la nieve en el pasto de su voto, la recompensa prometida para salvar mi vida, decimos ' y rescatar a mí ya desperdiciado Troya del dragón, por lo que tú puedes; ya que nunca vi allí hago más amplia de mama, mientras que Neptuno estaba levantando las paredes a conocer a las estrellas, ni había Apolo dichos hombros poderosos o un carcaj tales “.

[493] El lugar se prestaba fuerza a sus palabras, el aspecto triste demasiado de la orilla en cautiverio, las piras funerarias y el cielo que se cernía que sobre el de la ciudad; incluso tal a los ojos compasivos había parecido el camino a Nemea y Erymanthus y meres envenenadas de Lerna.

[497] Mientras tanto lejos de Neptuno dio la señal, y en el mismo momento un rugido vino del golfo, la casa del dragón, y la maldición de Sigeum conducía las aguas en un montón, mientras que su intermitente ojos parpadeo debajo de una película de color gris azulado , 22 y un sonido de un trueno sacude las fauces rodeó con una triple hilera de colmillos, ya que es la cola llegue hacia atrás sobre el mar ha cubierto, y el cuello orgullosos barre las bobinas de transmisión hacia adelante. La carga de sus mil pliegues está sobre las aguas, y se lamen sus flancos y se mueven con ella, mientras que la tormenta toque unidades que por exceso de velocidad hacia adelante a las orillas aterrorizados. No es tan poderoso son las olas cuando el mar entra en juego bajo el viento en la nube convincente del Sur, no tan regocija con ferocidad el viento Suroeste de la principal, ni Orion cuando agarra las riendas de su padre que exhala el mar con el bufido de sus dos caballos de pezuña.

[509] Lo! Telamon stands en sorprender en el héroe crece más feroz con el frenesí de la batalla elegido, en los músculos de la hinchazón y el cuerpo tan enorme en su armadura, y cómo el carcaj cargado golpea la espalda. Pero él, con una oración a su padre y los dioses del mar y sus propias armas, saltó sobre una roca, mientras que él se estremeció en el mar agita a sus profundidades y grandes bobinas del dragón imponentes: aun cuando el viento del Norte, cuando se se eleva desde los barrancos de Hebrus y lanza las nubes que vuelan a través de los picos Riphaean, pero todavía no es lo que cubre el mundo con un cielo brea. En el mismo instante la bestia alzó su horrible mayor y su posterior montañosa, acercándose con su enorme sombra; uno podría pensar que todo Ida temblaba y estaba siendo quebrantado y que las torres derribadas se levantaron de nuevo. Hércules cogió su arco y manejó con toda su nube de flechas. Se agita no más de gran Eryx desde sus cimientos, cuando las lluvias se lavaría abajo en los valles. Ahora el espacio es corto, e inútil para el eje de asesinato. Oh, a continuación, se quejó! la locura de esa tarea vano! la vergüenza en silencio, y la doncella pálido una vez más; que arroja sus armas de él, él piensa el de las rocas y piedras en la mano, y cualquier ese momento con la ayuda del viento o del mar rompiendo había aflojado, se rompe, tirando de ellos desde el fondo de las profundidades del mar.

[530] Y ahora el monstruo está sobre ellos con todas sus bobinas, ahora más cerca que nunca abre la boca sobre su desgraciada víctima. Alta en el medio de las aguas destaca Hércules, a la espera de su aparición, y más ligeros que el cuello puede elevarse él la golpea hacia abajo con una roca; a continuación, redobla los golpes aplastantes de su club de nudos, hasta que la bestia se hunde bajo las olas, sus bobinas aflojamiento a lo largo de todas las aguas poco profundas; la madre de Ida con sus devotos y los ríos de las cumbres de las colinas elevar lamento. Inmediatamente los pastores se elevan desde los riscos y fuera de la sombra del valle, y con gritos hacen hacia la ciudad. Acto seguido Telamón el mensajero y llamó a sus compañeros, mientras que sí se estremecen al ver el vaso en una marea repentina de sangre. Inmediatamente demasiado Hércules brota los riscos a la parte superior de la dura roca, y libera las manos de la doncella de las cadenas que la atan al acantilado, y ciñe su armadura sobre sus hombros vaunting. Desde allí con pasos triunfales que pasa a través de la orilla segura a recibir al rey; incluso como a través de los pastos de tallos el toro victorioso, con hinchazón del cuello y eleva los hombros, cuando regresa a la gran pliegue de la manada que sabe, y los bosques de su casa y le gustaba que él ha vengado en la batalla.

[550] A continuación, salió a su encuentro en su camino una multitud de frigios liberados de su larga noche, y Laomedón con su esposa al frente de su pequeño hijo; por desgracia, se lamenta de que sus caballos, la recompensa debida, ahora son reclamados. Algunos de la gente llene el circuito de los muros altos y maravillarse con el héroe en su extraña armadura. Con sombría mirada del rey, toda la traición y la astucia sutil, viene a él, y, a medias en su alegría, habla como con el amor de un padre: “El más poderoso de los hijos de Grecia, los cuales, cuando tú soughtest No orillas del Sigeum y knewst sin piedad por el destino de nuestra Troy, casualidad condujo a esta región, si el cuento de ser cierto que Júpiter es tu padre y que tu acción es del Tronador rey, de nuestro arte pariente tú, y para parientes vienes: nuestro padre fue uno y el mismo, y uno la gloria de nuestra raza, a pesar de que moramos sundered por tierras lejanas. Después de cuántas lágrimas de la mina, después de cuántos sacrificio de un padre 23 has llegado al fin! Cómo ligera ahora 24 es la gloria de tus obras! Pero venir, traer tus compañeros dentro de nuestras paredes fraternal; dejar pasar la luz mañana de unbar sus puestos y te mostrará los caballos “.

[567] El cesó; pero en silencio en su corazón pondera la traición y un crimen de odio: la forma en que lo mate en su cámara, cuando el sueño lo ha dominado, y puede hacerse con su carcaj y engañar al oráculo; porque ya había oído que el doble debe Troy son víctimas de la ejes de Hércules. Pero que ahora puede cambiar el destino del reino de Príamo? Fijan en las edades no agitadas soportes e noche de los dorios, 25 de la carrera de la Aeneadae y las glorias de una mejor Troya. “Nuestro viaje”, el héroe de Tirinto respondió, “nos apresura a la desembocadura del mar escita; pronto hemos de volver aquí a sus costas, y yo tomaremos el don has prometido.”Entonces sí hizo el otro, el cielo llamando a testigos, voto aún más, mientras que los frigios lloraron en serio las promesas de traición de su señor y el peligro al infeliz Troya. 26

[579] A partir de entonces la vela repartidas por toda sus alas en la noche, y las costas y las tumbas del antiguo Ilus y de Dárdano su deslizamiento toro por: y todo el tiempo que marcan el país despierte y alegrándose en los juegos; por un lado el mar, por el otro Ida parpadea con el fuego del sacrificio, y Gargara hace eco de la feroz sonido de la flauta. Entonces, cuando habían ganado los silencios de mediados de mar y los vientos que suenan fueron favorables, entraron en el mar Frixo y las gargantas estrechas que en otro tiempo no tenía nombre. Pero he aquí! como estaba amaneciendo, las olas se abrieron y miedo la nave volando, y delante de ellos estaban Helle 27 chapleted, la hermana ahora de Panope y Tetis, y sosteniendo en su mano izquierda un cetro de oro. Luego se calmó las olas, y mirando a los capitanes y su líder abordó a Jason con dulces palabras:

[592] “Tú también eres ser expulsados ​​de Haemonia a través de mares extraños por un reino hostil en el hogar y un destino como el mío; una vez más doth fortuna desterrar la descendencia de Eolo, y usted, la gente mala estrella, está buscando el río escita. Una vasta tierra todavía está delante de ti, un mar sin medida (no decaiga en lo que has comenzado), y la propia Fasis se encuentra muy lejos, sin embargo, te otorgará entrada. En ese punto es un claro secreto y altares gemelos apilados de césped: no pagar los primeros ritos a Frixo como es debido, y, te lo ruego, soportar estas mis palabras a su polvo: 'Mi hermano, no vago, como tú lujoso, a través del silencio de la orilla Estigia; en vano, querido, haces buscar los caminos de vacío Averno. Por ninguna tormenta moretones me lanzó sobre rocas y las olas; Inmediatamente al caer, Cimotoe y Glauco llegaron rápidamente a mi auxilio; esta morada también, este reino del padre de la profundidad mismo me concedió, dispuestos con justicia, y nuestra Golfo no envidia mar de Ino '”.

[608] Ella cesó, y con un suspiro se tapó la cara triste debajo de las aguas tranquilas, como el pensamiento de dolor de su padre regresó a ella. Entonces el príncipe sirvió vino sobre el mar, y así comenzó: “Hija de Creteo, orgullo del mar y de nuestras acciones, abrir nuestro camino, y, oh diosa, prosperar el viaje de tus parientes”

[613] A continuación, en adelante se dirigió el barco, y voló en entre las ciudades a ambos lados, donde la carrera se reduce con sus aguas estrechas, y Europa, más sombrío, con sus acantilados, rompe lejos de perseguir Asia. 28 Estas tierras también, estos campos con sus pueblos una vez vinculados atados por el océano, el tridente de Neptuno, creo, y el lento funcionamiento del momento en que el enemigo Sundered de antaño, así como lo hacían las costas de Sicilia y Libia, cuando Janus 29 y Atlas, señor de las montañas al atardecer, se golpeó horrorizado por el accidente. Y ahora ganan más allá de las crestas de Percote y Parium mal famosos desde sus bancos de arena en auge, pitya también, y Lampsaco envió sternwards, Lampsaco cuyos habitantes Ningún festival trienal de Baco, ni las ofertas locura frigias reunirán en cavernas secretas, pero su propio dios 30 ellos Hales a Venus. De altura sobre la ciudad que ven sus altares y las tallas de su santuario torre.

[629] A continuación, la tierra creció menos, y de nuevo la gran bóveda del cielo era todo acerca de ellos, y empezaron a mirar adelante en otro mundo. En medio del abismo entre el Ponto y Helle se encuentra una tierra, ya que fueron emitidos desde el fondo del mar; por sus campos se establecen con audacia en medio de aguas poco profundas y traicioneras que impulsa su orilla en una larga cresta sobre las aguas: un extremo se fija hacia la antigua Frigia cuyas orillas satisfacerla; la otra es una montaña, bosque-vestido y aparte. No muy lejos de las fronteras del mar poco profundo se levanta una ciudad, construida por debajo de las pendientes suaves; el rey de esa rica tierra era Cízico. Y él, tan pronto como divisó el extraño presagio de la nave Haemonia, por su propia voluntad dio prisa a la orilla del agua, y contempló con asombro los héroes, y mientras estrechaba y se aferró a su mano derecha que comenzó así:

[639] “Oh vosotros de Ematia, ajenos a nuestra tierra hasta ahora, me parece que la visión de que es incluso mayor que el rumor. Sin embargo, esta tierra no es tan remota, ni tan difícil de alcanzar a, ni son los reinos de la mañana más así inaccesible al hombre, cuando veo capitanes tales como vosotros, y así muchos hombres poderosos poner los pies sobre ellos. Pues aunque por un lado un robusto razas terrestres pueblos salvajes, y aunque atronador Propóntide con su estuario lanzamiento flujos alrededor de mí, sin embargo aquí también encontrar la lealtad como su propio; por igual nuestro culto, y los corazones demasiado nutrido en la bondad; lejos de nosotros es el frenesíes valor de Bebryx, y la crueldad del sacrificio escita.” 31

[649] Así habla él se apresura en sus deleite de los huéspedes, haciendo una oferta a todos los hombres abren sus puertas a ellos en la amistad, mientras que a los templos que paga el tributo de las ofertas. Sofás, piedras preciosas y dorada, están listos, y las mesas magníficamente dight, y un centenar de esclavos juveniles de la igualdad años; Algunos llevan en las carnes, algunos traen copas en relieve con la fortuna de últimas guerras. Entonces Cízico se adelantó y dio una de estas copas primero en el príncipe Graian, y dijo: “Lo! aquí el enemigo está affrighting nuestro puerto, y aquí debajo de la cubierta de la noche se renueva la batalla, y aquí, ver! Los respaldos de los pelasgos en derrota; este fuego que devora las balsas es mío “.

[659] El hijo de Aesón se reunió con: “Oh, sería que la ira puede llevar a los pelasgos de aquí ahora, y que iban a tratar de cumplir con nosotros con su oficio acostumbrada, y que todo el ejército de derramar de sus naves: entonces podrás ver tu los huéspedes en los brazos, y no más después de esta noche has de vivir con el temor de las batallas!”Entonces él dijo, y por lo tanto en el intercambio de conversar y en el discurso colector de una gran parte de la noche se aceleraron, y al día siguiente que pasaron en la misma manera.

1. Tisaeum es un promontorio de Magnesia.
2. O quizás “siseó,” como en l. 373.
3. [Tifis]
4. Considerado como un signo de la tormenta que se avecina.
5. Aurora, la Aurora, uno de cuyos antepasados ​​era el gigante Pallas; Cf.Ovidio, Fastos 4. 373, Met. 9. 320.
6. Véase II. 90-98 abajo.
7. La historia era que los hombres lemnias que habían estado luchando en el continente contra los tracios volvió con concubinas y no tendrían nada que ver con sus propias esposas, que acto seguido los asesinados - una versión más simple de la Agamenón se aplica a toda una comunidad ; en Valerius la furia de las mujeres surge en primer lugar de la sospecha y el rumor de que tal es el caso, aunque en 344-5 se da a entender que él sospecha no era infundada. Otra diferencia es que el desastre se representa como un castigo para la detección de su intriga con Marte de Vulcano, mientras que en Estacio, que aquí sigue Apolonio, la diosa está tomando venganza por el abandono de su culto.
8. Era parte de su tortura que Tisiphone sabor de su comida y la contaminaron con sus serpientes.
9. Las listas de los magistrados romanos, cuyos nombres marcaron los años sucesivos en imperial como en tiempos de la República.
10. Cuando se le podrá regocijarse abiertamente que ella ha salvado a su padre, y cuando van a las otras mujeres de llorar por su crimen?

11. El poeta implica que el culto de Diana fue trasladado desde el Quersoneso Táurico a Nemi, cerca de Aricia en las colinas de Alban, donde la ninfa Egeria también era adorado y el festival de Júpiter Latiaris celebrada. El sacerdote del santuario de Diana fue llamado el “rex Nemorensis,” y parece haber sido un esclavo fugitivo que debe matar a su predecesor antes de que el podría ser cura a sí mismo. Los fugitivos encontraron asilo en ese país.
12. Mientras que en Apolonio ella es la enfermera de Hipsípila y en Estacio una de las mujeres de Lemnos, Valerio, como sugiere Langen, parece haber tenido Eidothea (Homero, Odisea 4. 365) en mente, y dejar entender que al igual que su Polixo puede haber sido una hija de Proteo.
13. Hay que suponer que, dado que la matanza de los hombres se había producido un cese de las prácticas religiosas.
14. es decir, mediante la unión con los hombres lemnias.
15. La participación de la carne y del vino del sacrificio se distingue claramente de la banquete que siguió.
16. Es parte de la “ley del cielo” que en el ajuste de las Pléyades (principios de noviembre) no habrá tiempo tormentoso; Valerio pasa a asociar esto con la demanda de Astraea de venganza contra la humanidad por su maldad. Astraea se identifica generalmente con la Justicia, y se habla de él como siendo la última de las diosas a dejar la tierra. Dureau (citado por Langen) se refiere a Homer, Ilíada 16. 384-8, donde las tempestades de otoño se atribuyen a la indignación de Zeus contra los hombres por su maldad. El planeta Saturno también se suponía que ejercer una mala influencia.
17. [Hércules]
18. Peleo se hace referencia aquí, como Telamón se quedó con Hércules en el Argo (384), y no había tomado una de las Lemnians por mujer.
19. Samotracia, llamado así por Electra, hija de Atlas, que llevaba Dárdano a Júpiter en esta isla. Los misterios de Samotracia se celebran en honor de la Cabiri, deidades primitivas representados como enanas trabajo de los metales (véase Herodoto, 2. 51, 3. 37, Lobeck, Aglaophamus , p. 1202sqq).
20. Un uso un tanto audaz de “frequens”, por lo general de un espacio o región que está lleno de personas o de las cosas.

21. Valerio aquí parece ser culpable de la ambigüedad, al señalar en primer lugar que un grupo de doncellas fue sacrificado, entonces que Hesione sido escogido por sorteo para ser colocado sobre la roca. Cf. También 563.
22. interpretado por otros como una nube de pulverización. Las líneas que siguen expresan el movimiento de enderezamiento de salida de serpientes, cuando, como la mitad delantera se mueve hacia adelante ( Passos ... cérvix ), la cola parece moverse hacia la parte trasera. A gran escala esto podría ser descrito como “alcanzando hacia atrás sobre el mar ya se ha cubierto.”
23. Para la ambigüedad ver nota sobre 484.
24. es decir, que viene tan tarde.
25. Fated es la noche en la que los griegos se saco Troy, como resultado de lo cual los seguidores de Eneas se encontró un Troy más poderoso en Roma.
26. Los frigios, sabiendo promesas del rey es falso, presagia un desastre para su ciudad.
27. Se había convertido en una diosa del mar, y por lo tanto la hermana de Panope y Tetis; ella todavía lleva, sin embargo, los filetes de la víctima.
28. La costa europea de los Dardanelos es más pronunciada y más rápidos que los asiáticos.
29. Mencionado como una deidad antigua de Italia en los tiempos en que se llevaron a cabo estos cambios.
30. Príapo.
31. El sacrificio de los extranjeros en el santuario de Diana en el Táurico Quersoneso.

 

 

ARGONAUTICA LIBRO 3, TRADUCIDO POR JH MOZLEY

[1] Por tercera vez, la novia de Tithonus disolvió las sombras frías y sin cubrir los cielos; La calma profunda estaba llamando a Tiphys. Desde el palacio va la tripulación de Argo, y junto con ellos salen de la ciudad todos los hijos de Aeneo 1 aferrándose a sus queridos compañeros de partida. Ellos le dan maíz y los elegidos de sus rebaños, y el vino no de las uvas de Bitinia o de Frigio, sino lo que la propia isla del dios de Lesbos envía desde su ladera famosa a lo largo de estrechos estrechos de Helle. El propio Cyzicus, al lado del hijo de Aesón, lo envía a la orilla, derramando lágrimas en su partida, y lo carga con regalos principescos, vestidos que su esposa Percosian Clite le había regalado y bordados con oro estampado. También le dio un casco y la lanza invencible que su padre abrigaba: a cambio recibe una copa del jefe y una brida de Tesalia; Se estrecharon las manos e hicieron de sus casas una.

[15] Clio, despliega ahora las causas que llevaron a los héroes a afrontar indescriptibles; Ya que a ti, Oh Musa, se ha concedido el poder de conocer los corazones de los dioses y los caminos por los cuales las cosas vienen a ser. ¿Por qué Júpiter sufrió tal violencia, por qué aquellas manos una vez encerradas en amistad se encontrarían en contienda? ¿Por qué se escuchó el clarín, y por qué Erinías molestó la noche?

[20] Mientras Cyzicus en su caballo rápido sacudió a Dindymus 2 donde los votantes deleitan con brazos manchados de sangre, y cansaron los bosques, él fue traicionado por su amor demasiado grande de la persecución; Porque con su jabalina mató a un león que llevaba a su señora por las ciudades de Frigia y ahora volvía a la brida. Y ahora (Madman!) Ha colgado de sus columnas la melena y la cabeza de su víctima, un despojo para traer tristeza a sí mismo y vergüenza sobre la diosa. Pero ella, amamantando su gran rabia, contempla desde la montaña que golpea con platillos el barco con su frontera de escudos reales, 3 e inventa contra el héroe las muertes y los horrores inauditos: cómo, en la noche, poner las manos aliadas en una guerra antinatural, Cómo enredar la ciudad en un error cruel.

[32] Era de noche, y el mar era blanco en la pista lisa del barco, y las estrellas, declinando ahora, estaban esparciendo el sueño suave en el extranjero. Una brisa lleva el barco encendido; Hacen avanzar sus remos, y la navegación pasa por Proconnesus y por ti, Rhyndacus, cuya corriente sigue siendo rojiza en medio-mar, y Scylaceum donde las ondas se rompen en espuma. Con sus propios ojos, Tiphys marca lejos de la luz del día y el sol se pone, con su propia mano que pone la nave al viento y las estrellas. Pero el sueño a las órdenes de los dioses pesa sobre él como nunca antes, y lo acobarda para descansar de su pesado trabajo; Sin advertir que su mano se desliza de la caña del timón, sus ojos se inclinan y el barco, sin patrullaje, atrapado en una bocanada de viento, gira su rumbo y vuelve al puerto.

[43] A medida que entraba en las aguas poco profundas que había conocido, las trompetas sonaron alarma lejos por el aire, y una voz clamó en medio de la oscuridad: "¡El enemigo se ha apoderado del puerto, nuestros enemigos de espera los Pelasgios han regresado! El descanso estaba roto; El dios Pan 4 había conducido a la ciudad dudosa angustiada, Pan cumpliendo los crueles mandamientos de la Madre Mygdoniana, Pan señor de los bosques y de la guerra, que desde las horas del día las cavernas se refugian; Alrededor de la medianoche en los lugares solitarios se ven que el flanco peludo y el sashing leafage en su frente feroz. Más ruidoso que todas las trompetas suena solo su voz, y en ese ruido caen el timón y la espada, el auriga de su mecedor y los pernos de las puertas de los muros por la noche; Ni el casco de Marte y las trenzas de las Furias, ni la lánguida Gorgona, de lo alto, se extendían semejante terror, ni con fantasmas tan desesperados que un ejército se desbocó en la cabeza. El deporte es para el dios cuando él rapta el rebaño tembloroso de sus corrales, y los novillos pisotean los matorrales en su vuelo.

[58] De inmediato el grito llegó al rey. Desde su alto sofá salta a Cyzicus, dejando temibles sueños y visiones enfermizas. Lo! Por encima de los portales abiertos apareció Bellona con el flanco desnudo, sus armas de bronce resonando mientras se movía, y como con una pluma triple golpeó el techo de la casa, lloró al rey. Aterrorizado sigue a la diosa a lo largo de las murallas de la ciudad, hacia adelante a la lucha que iba a ser su última: incluso Rhoetus, 5 nublado con exceso de vino y viendo doble Pholoe y las estrellas más grandes que su costumbre, se precipitó sobre Alcides y Teseo, Ese padre, 6 su caza hecha, llegó a casa cantando las guaridas de las bestias salvajes y de Diana, mientras llevaba el cuerpo de Learchus sobre sus hombros, mientras que la tristeza de Tebas apartó la mirada. Y ahora, ninguna de las dos puertas puede retrasar al príncipe ni la vigilancia de la noche a su espalda que primero voló a su encuentro en su loco curso; Luego otros se unieron a ellos como casa tras casa temblando y sintieron el vano tumulto.

[74] Pero los Minyae fueron golpeados por la duda y el miedo; Sus corazones enfermos fallan, y no pueden ver qué tierra es, cuáles son los peligros, por lo que este parpadeo de timón y escudo, si miran y armados algún enemigo que les espera, hasta que una lanza volando en una temerosa ráfaga de viento clanged sobre el thwarts , Y advirtió a la tripulación para arrebatar ciegamente cualquier arma que se interponía en su camino. Jason fue el primero en sujetar su casco, gritando en voz alta: "¡Lo! Padre, ésta es la primera batalla de tu hijo; Y ustedes, mis hombres, creen que los Colquianos que hemos anhelado están sobre nosotros. "Aún cuando el carro de Marte salta de las estrellas en medio de los Bistones, cuando los corazones altos y el clamor y las trompetas sanguinarias han llenado al dios Con alegría, tan rápidamente se apodera locamente del campo de batalla; Toda la fuerza de los aqueos le sigue. Ellos cerraron sus filas: sombrío con corselets de masa se encuentra la tropa, como ni la feroz Maid, la egida que golpea en su pecho, ni la mano derecha de Jove, ni el miedo y el temor, los caballos de Marte, podría dispersarse. Así pues, empujan hacia adelante con escudos de punto, como cuando Júpiter hace surgir una masa negra de nubes; Los vientos están en batalla, de todos lados la golpean en vano: no se rinde; Los corazones de los hombres están largos en temor y duda: ¿caerá sobre el mar? ¿Caerá sobre la tierra?

[95] Entonces un grupo de hombres mal-starred 7 comenzó con un grito grande para arrojar piedras, marcas de pitchy, y la carga de la honda giratoria; Sin moverse, la tropa soportó el estruendo, refrenando su pasión, hasta que la primera oleada debió haber disminuido. Mopsus marcó la resplandeciente armadura y Eurytus el volumen inminente de Corythus, que se detuvo en su paso y luego rápidamente se apartó del brillo del acero, como un pastor por un repentino arroyo que espuma bajo fuertes lluvias y apresura troncos de árboles a lo largo de su olas. Pero Tydeo 8 dijo: "¡Lo! Pero yo te esperaría en la plenitud de mi fuerza, para que yo pudiera encontrarte cara a cara. - ¡muere donde estás! "La lanza del Olenio le perforó la ingle; Pronunció un gemido, y cuando sus dientes cerrados mordieron la llanura, sus pálpebras expulsaron la lanza carmesí. Y como alguna roca escarpada se esconde en medio del mar, sobre la cual los timoneles involuntarios nunca han dirigido sus naves hundidas ilesas, tan ciegamente se precipitó la tropa, las espadas en la mano. Allí cayó Iron y Cotys y Bienor, un hombre mejor que su padre Pyrnus.

[113] Pero mientras tanto, un tumulto más salvaje sacude la confusa ciudad. La mujer de Genyso había quitado las armas de su marido, cuando de repente ve, bajo una ráfaga, una marca viva sobre el hogar; Hombre miserable, te alegras de encontrar tu espada otra vez. Toda aquella noche, Medon también abandona las mesas cargadas y los santos ritos sin cumplir; Un manto retorcido le envuelve la mano con su púrpura anwarlike, y su lámina extraída destella la luz en su trayectoria. Así va él a la batalla; El vino y la comida no se quitan, su sofá todavía está en su lugar; Y allí permanecieron para presagiar mal. De allí su camino, a diferencia de la moda como de la fortuna, se unieron a la lucha, y muy lejos, ambos fueron asesinados. Lo! Phlegyas, blandiendo una antorcha anudada y pesada de grueso tono, sale corriendo de la turbulenta ciudad; Él, pensando que el ejército armado de luz de los Pelasgi había navegado de regreso por la noche según su costumbre, y buscando de nuevo el Thamyris a menudo vencido, gritó su alto desafío en vano, de pie erguido y parpadeando lejos bajo la nube humeante; Enorme como Typho cuando mira desde el cielo sin medida, rojo con fuego y tempestad, mientras que Jove en lo alto lo aprieta por el pelo; Cada buque estremece bajo el ominoso resplandor.

[133] Entonces se levantó el héroe de Tirynthian y se precipitó hacia adelante con arco curvado, apuntando de su pecho flechas infalibles a la llama delante de él; La flecha se encendió fuego de las gotas de la echada y aceleró con la fuerza completa a través de la mitad de su pecho; Cayó con la cara y la barba en la antorcha, y más grande flameó la llama. Peleus dejó a Ambrosio bajo, Ancaeus el firme Echelus, y él hizo que Telecoon se acercara a su mano levantada, entonces con el doble golpe de hacha hendió su cráneo al cuello. En ese instante el conquistador tira el cinturón en relieve que brilla en la media oscuridad, pero Néstor clama: "No, deje estos despojos, esas ricas canales; Más bien dejé que el acero, el acero en mi mano acelerara la obra ", y apoderándose de Amás- trus, él hace un gesto con la cabeza, e inmediatamente ordena a sus compañeros caer sobre los ejércitos dispersos. La cubierta de los escudos se rompe, y aquí y allá, donde la oscuridad y la llanura los llevan.

[149] La enorme Phlias encuentra a Ochus, mientras Pollux se precipita contra el tembloroso Hebrus. El capitán mismo, señor del campo y de la batalla, barre las cabezas y los cuerpos revolcándose en sangre, como una tormenta negra sobre el abismo; Zelys y Brontes y Abaris lo deja medio muerto; Es Glauco lo persigue; Glaucus cae, y él está sobre él, él le hace una herida que le corta la garganta. Glaucus para oponerse a él se aferra al arma, y ​​jadear sus últimas palabras indefensas ve la jabalina plantada hundirse en y adentro. De allí a su paso él corta Halys con hoja cruel, entonces Protis y Dorceus, famoso por su canción harpenful y melodiosa, que Después de que el poderoso hijo de Bistonia 9 se atreviera a acompañar los banquetes de los hombres con su melodiosa lira.

[161] El héroe de Tirynthian no hace más el tirón de la mano o la reverencia que arquea, pero dispersa las filas con su club de confianza. Y como cuando un gran bosque se tambalea bajo los golpes repetidos de los leñadores y los pesados ​​roces de roble cuando las cuñas se llevan a casa, y ahora el abeto y el pino comienzan a caer, incluso bajo los golpes sonar los duros huesos y mandíbulas de los guerreros. El suelo es blanco con los cerebros dispersos. El ágil Admón se había hundido a sus pies; Hércules se apoderó de su barbilla y barba y le derribó el golpe de trueno de su palo desde arriba, y "Ahora caerás", grita, "por la propia arma de Hércules, sin guerras ni un destino memorable". Estremeció al caer, pues reconoció enseguida el nombre de su amigo; Y él llevó el horrible hecho a las sombras involuntarias.

[173] Nadie aprovechó en aquella hora, Ornytus, que tuviera amado a los príncipes de Tesalia en amistad, o con buena intención había tratado de retrasarlos y haber mantenido el día santo a los dioses de su casa; Idmon atrae aquí de cerca y te golpea en el encuentro, llevando el casco con su pluma escarlata, que fue, ¡ay! Tu regalo ¡En qué situación, Cereo, tu padre horrorizado te verá! Lo! Ahora el frío del sueño roba sobre tus brillantes ojos, ahora fallan la belleza y la juventud y con la vida deshaciéndose toda la hermosura huye: ¡ahora deserten los bosques, el corazón duro, ay, y los amores de las Ninfas! Mientras tanto, en otro trimestre Sages estaba haciendo estragos cuando el muchacho Hylas, entonces la primera aventura, lo engañó con su arco (el Hylas agradable, la esperanza de los hombres en la guerra, si el Destino, pero concédale, si Juno es amable) Una flecha alada a través del corazón.

[186] Los hijos de Tyndareo, enredados en la traición de la oscuridad, se enfrentan a él. Castor fue el primero en desatarse sin saberlo, cuando una extraña luz y un resplandor súbito en sus cejas los obligaron a soltarse. Entonces Castor perforó a Itys donde el cinturón azul de la espada lo atormentaba y dos serpientes cerradas con la mandíbula en la mandíbula; Su hermano golpeó a través de Hages y Thapsus y Nealces, que manejaron un hacha, y Cydrus, blanqueando debajo de una herida de Canthus. Entonces, reuniendo todas sus fuerzas, arrojó su lanza a Erymus el cazador, pero un destello de la luz de la Luna traicionó el eje mortal, como en la compasión para su camarada ella brilló hacia fuera del cielo negro; La cresta del timón se separó, 10 la lanza barrió el aire, y en el borde de su casco el punto de precipitación golpeó con un clang.

[198] Telamon hirió a Nisaeus y Opheltes, el ocioso bailarín, perforando su enorme escudo de tres veces de mimbre donde se cubría el vientre, y gritó en triunfo: "Ruego que el cielo o la casualidad me haya elegido aquí un rey o un linaje Antiguo, y que un poderoso ha caído, y una lamentación a su ciudad! "Él mató además Ares y su hermano Melanthus, y Phoceus hijo de Olenus, que, exiliado de la tierra de Leleges, ganó la amistad del rey y (Enseñándose a cada arte) el rango de un asistente cercano.

[206] La hora de medianoche hincha el gran clamor de los guerreros que caen y engrosa a los muertos; Como los pantalones más rápidos Inarime, y más rápido el Vesubio berrendo, cuando de repente eleva las ciudades azotadas por el terror, más furioso crece la lucha; Porque las llamas de las estrellas no fallan, pero al observar la Noche se detiene en su vagón retrasado. Ven, pues, mi Musa, y sigue el cuento completo de esa noche infernal. Faetón, desde lo alto, sopló sobre el tembloroso Tisiphone, y ahora, a medida que el día se acercaba, una sombra más pesada se extendía sobre aquella región; Los hombres no ven las banderas, no ven los cadáveres, mientras que más calientes se enarbolan las cejas con frenesí. Vuestras diosas, revelad las tropas que las Furias reunieron en la noche y revelan a vuestro vidente el choque de armas, la tierra caliente con los jadeos de héroes que caen y los fantasmas que los Minyas perseguían a lo largo de la costa.

[220] Y ahora Cyzicus va en vano a través de todo su ejército, retrasando su condenación; Exultantemente considera que ya los Pelasgios en camino le han cedido, que ya están esparcidos por los campos desiertos; Tales sentimientos, tales la alegría engendrada por el rencor del cielo. Como cuando Coeus 12 en los estallidos más bajos del pozo los lazos adamantinos y las cadenas que se arrastran Jove de tracción invocan a Saturno y Tityus, y en su locura concibe una esperanza de escalar el cielo, sin embargo repasa los ríos y la melancolía el perro de las Furias y el sprawling La cresta de Hydra lo rechaza. Gritando burlas amargas, Cyzicus se encoleriza, y ceñe a su anfitrión que es lento para venir de la ciudad: "¿Qué, el resentimiento y el valor nunca inspirarán las manos que no osan nada sin tu rey? Pero si la caña salvaje y todos los Dindymus que gritan como los emblemas santos proceden llamados, entonces la espada y el frenesí serían su placer, hizo solamente el sacerdote dar las armas a sus manos y la corriente de sangre de sus brazos a su comando.

[235] Al deshacerse de ellos así, como la diosa lo había deseado, sin darse cuenta, Una frialdad fría rechaza su aparición; Su corazón le desagrada; Oye el rugido de los leones en cólera y los cuernos sonando, y ve torres moviéndose a través de la oscuridad. Entonces pesado y seguramente apunta siseando a través de la penumbra la lanza del cacique esoniano, y perfora una manera ancha profundamente dentro de su corazón. ¡Cómo deseaba ahora que nunca hubiera conocido los bosques, que nunca había pasado sus años en la caza! Así, los héroes de gran alma lanzan sus lanzas en contendientes torbellinos, y siguen el rumor de los pasos y sospechas de agitación; Se aferran a sus camaradas y los desafían a hablar. Pero si esa matanza hubiese durado hasta que el amanecer se rompiera por completo, entonces el día había visto la carrera destruida por completo, nada más que madres sobre las paredes y una nación muerta a lo largo de las costas.

[249] Entonces el Padre Omnipotente le pensó que había llegado la hora de matar a su rey, para apartar el castigo y romper la miserable pelea. Rápidamente trajo ayuda en el último, y tronó con aquel tranquilo asentimiento, donde los hijos de la Noche y el ardiente Dios de la Guerra tiemblan. Luego cierra la puerta del infierno de la guerra severa. En seguida se vuelven aterrorizados y huyen en retirada por los campos, su única esperanza de seguridad; Tampoco los Miniae estaban dispuestos a seguir su derrota: el valor se detuvo dudando. Lo! El amanecer empezó a esparcir sus primeros rayos sobre el puerto, y el blanco creció las torres (O horror!) Que ellos sabían. -¡Dioses del mar! -exclamó Tiphys desde las filas asombradas-, ¿cómo has condenado mi corazón a un sueño mortal? ¡Ay, por los temerosos hechos de mis compañeros que llenan la orilla!

[262] Pero no pueden gritar ni levantar sus ojos culpables; El horror helado ata sus miembros sin fuerza; Incluso cuando el bacanal se desvanece al ver el cabello y el rostro triste de Penteo, cuando el dios se ha retirado de la tropa de la madre conducida por el frenesí y los cuernos del buey degollado desaparecen. 13 Tampoco los ancianos, que vierten hacia la orilla, se vuelven aterrorizados para huir, cuando contemplan la banda de amigos. Con la mano derecha extendida, Jason exclama: "¿A quién huyes? ¡De hecho, que en esta carnicería yo y la mía hubiéramos caído! Un dios, ay, un dios en su crueldad nos envolvió así. Por desgracia, somos los Minyae, somos estos amigos. ¿Y por qué retrasar los tristes honores de la pira?

[274] Entonces los dolientes se precipitan sobre los montones densos de muertos sin sangre; Entre los cadáveres apilados de los héroes una madre reconoce su trabajo tejido, una esposa su regalo. Entre las tortuosas costas todo el cielo está lleno de su lamento. Algunos se aferran a las respiraciones débiles y las heridas aún burbujeantes, algunos, demasiado tarde, cerrar los párpados con las manos. Pero cuando en medio de los montones se encontró el cadáver pálido del rey, como si todas las demás regiones guardaran silencio por triste lamento, tan fuertes son los gritos de los siervos y de las madres, así también toda la multitud se vuelve hacia él. Los Minyae, llorando y enfermos de corazón, se paran alrededor, lamentando el terrible acto y el golpe de la lanza esenia, y consuelan a su príncipe en su infeliz suerte.

Cuando veía los mechones ahora enmarañados con sangre rica, las mejillas pálidas y los dardos quebrados en el pecho amaba, ni reconoció en su anfitrión la cara conocida pero ayer, gimió y abrazó los miembros de su amigo gritó: "Tú Al menos por la noche, desventurado, ay, pero sin saber nada de la locura tan horrible ni amargamente apelando al vínculo de la amistad; pero para mí la tristeza ha venido a la luz. ¡Ah, qué coloquio es éste nuestro! A lo extraño que una bienvenida ha Fortune me trajo de vuelta! Pensé que jamás mi mano te pondría bajo (que solo le faltaba a mi destino), o era yo tan amable, amigo, cuando dejé estas viviendas? Sin embargo, si todavía fuese nuestro castigo luchar, y los dioses de arriba lo hubieran querido, ¿no sería más justo que yo ahora estuviera muerto, y tú tuvieses la culpa y el dolor sobre mí? Tampoco debería ahora culpar a la gruta del dios Clariano y los robles del Thunderer; ¿Fueron tales batallas, tales triunfos que me designaron? ¿Podían los videntes en su conocimiento guardar silencio de tales horrores, cuando cantaban de la muerte cruel de mi viejo padre y de tanta aflicción al lado? Por desgracia, bajo el descontento de los cielos he visto este reino! Donde ahora puedo volver? ¿Qué tierra me recibirá con bienvenida? ¿Qué tierra no me quitará ni siquiera de su extrema costa? El Cielo me ha arrepentido de haber devastado las tierras del lejano Fasis y la riqueza de Escitia. Debería volver a estas costas, o marchar para vengarte sobre tus enemigos. Sin embargo, puedo presionar la mejilla y el pecho contra el pecho, y tensar tus miembros pálidos en mi abrazo. Vengan, hombres, arrollen los troncos funerarios a las costas, y den una solemne lustración a las piras de nuestros camaradas; Pagar por los muertos, como Cyzicus habría pagado a nuestras propias quemaduras. "

En el otro lado, Clite, con sus trenzas desgarradas en el rostro de su marido, llama al desdichado tren de mujeres a unirse a su duelo, y así ella grita: "¡Oh marido, arrancado de mí en el mejor momento, tú tomas todas las cosas con te; No he tenido descendencia ni alegría alguna de ti, con lo cual podría soportar tu destino, el más noble de los hombres, engañando mi dolor con un consuelo débil. El poder armado de Mygdon y la guerra mortal me privaron de mi padre y de la casa donde yo nací, y el poderoso eje secreto de la Trivia dejó a mi madre baja: tú que solo conmigo era cónyuge y hermano y padre y mi única esperanza desde la más temprana virginidad. Ahora abandóneme (¡Oh miseria!), Y el cielo con un solo golpe ha herido toda nuestra ciudad. ¡Ah, Cyzicus !, no te vi ni siquiera tendiéndome las manos en la hora de la muerte, y no me recibiste ninguna palabra de consejo; Más aún, en mi recámara me quejé de tu tardanza, ¡ah! En qué situación has vuelto a mí, que no has concebido un temor tan terrible! "Escasa en su pena puede Pollux con gemelo Castor levantarla como ella se aferra rápidamente y arrastra con ella el cuello que aún abraza.

[332] Mientras tanto, en la rivalidad que desnuda las colinas que presionan con las piras incontables y deck ellas y tristemente fijaron los cuerpos en la cumbre; El corcel va con el cuello caído, ni se queda con las bandas de caza de los perros, ni con los rebaños de ganado 14 ; Como la habilidad de mano o fortuna de cada hombre, o el dolor por sus parientes, así son sus ofrendas a los muertos. De lejos está el rey sobre la pira mediana: el hijo de Aesón, con el rostro convulsionado con sollozos repetidos, lo levanta y lo coloca sobre la púrpura elevada. Hace un regalo de vestidos bordados de oro y brillantes con tinte carmesí, desgarrado apresuradamente por los telares de Hypsipyle cuando los vientos del sur llamaban; Sobre el cual arroja el timón y el baldric que el rey quería; Él, con el rostro vuelto hacia su ciudad, tiene en la mano el cetro que su antepasado llevaba viejo. Puesto que ningún descendiente, ni ninguna sangre de su sangre le sobrevivió, devuelve a su padre el orgulloso emblema de su reino. Entonces temblaron tres veces las piras golpeadas cuando los Minyae trazaron su circuito armado, tres veces estremecieron el aire con el clamor melancólico de las cornetas; Luego con el grito final arrojaron las marcas, y el montón forrajado se disuelve en los vientos, y las aguas brillan con las llamas saltando.

[352] En verdad este destino fue reservado para príncipe y pueblo, a qué hora los árboles cayeron sobre el monte Pelian; Este destino tenía aves amenazadoras y presagiando marcas de truenos llevadas lejos en ultramar anunciadas. Pero, ¿quién no está dispuesto a rechazar los primeros presagios del cielo y profetizar por sí mismo durante largos años? Y ahora las cenizas habían tenido su honor, ahora con pasos fallidos las renuncias y los niños se fueron; Al fin, las aguas descansan de la lamentación insensata, insomne: como cuando a mediados de la primavera los pájaros han vuelto a su norte natal, Memphis está en silencio ahora, y su tarrying anual en el soleado Nilo.

[362] Pero a partir de entonces, ni el día ni la noche, sino que amarga tristeza, libera a los Minyae de la imagen inquietante de los muertos. Dos veces ya los zephrys invitan a las velas, pero el dolor de los héroes prohíbe la seguridad; En mareas incansables arranca sus corazones enfermos, ni siente que todas sus lágrimas se derraman, o todas las cuotas pagadas a los muertos; Perdido a la vista es el hogar-tierra, olvidado el amor agudo de la empresa, y su alegría es frío en la languidez de la angustia. Aesónides mismo, aunque como jefe debe reprimir el extremo de la pena y ocultarlo bajo un semblante tranquilo, complace la dulzura del lamento y pone al descubierto su dolor. Entonces, atrayendo a Mopsus, el vidente de Febo, a una región secuestrada de la orilla, "¿Qué significa," él pregunta, "esta plaga, o cuál es la mente de los dioses? ¿Es por el decreto del destino que viene este terror? O los corazones inventan sus propias ansiedades? ¿Por qué nos olvidamos del hogar y del renombre sufrimos angustia, o qué fin llegará a este desmayo?

[377] "Yo te lo diré", dijo Mopsus, 15 "y explicará por completo las causas de esta plaga", entonces, mirando a las estrellas, "Si nosotros, que fuimos fuego y altos parientes del Olimpo, Breves prorrateos y un corto lapso de destino, no es por lo tanto correcto participar en una matanza temeraria y conducir por lo tanto con las almas de espada que aún se quedarían, y las semillas que algún día volverán al cielo; Porque no nos disolvemos en las brisas o en los huesos en el último: la ira permanece y el dolor perdura. Después, cuando llegan al trono del terrible Júpiter y han expuesto toda la dolorosa historia de su terrible final, la puerta de la muerte se les abre para ellos y pueden regresar una segunda vez; Una de las Hermanas les es dada como compañera, y se extienden sobre tierras y mares. Cada uno envuelve en penas a las almas culpables de sus propios enemigos; Ellos los atormentan con varios terrores después de su merecimiento. Pero aquellos cuyas manos han goteado de sangre de mala gana, o fueron crueles desventuras, aunque cerca de la culpa, que arrastraron a los desgraciados, estos hombres con sus propias mentes haran de diversas maneras y sus propias acciones atormentan a los hacedores; Lánguidos ahora y sin riesgo, declinan en lágrimas y alarmas sin espíritu y pereza enfermiza: como tú aquí haces. Sin embargo, mi cuidado cuidadoso buscará un camino.

[397] "Hace tiempo que se conoce al inolvidable vidente, donde la tierra desciende hasta el silencio y la noche estigiana, la morada de los cimerios, región que los olímpicos no conocen, una tierra oscura y desolada, donde el Sol Nunca conduce su coche llameante y Júpiter no envía las estaciones de las estrellas. Silenciosas y todavía son todas las ramas, inmóviles y rígidas en las crestas exuberantes se encuentran los bosques primaverales; A continuación hay una caverna y el camino sinuoso de los espíritus y el accidente de cabeza del océano, los tramos de desierto de temor negro y después de largos silencios gritos repentinos. Aquí Celoene, sentado cubierto de sable y espada en la mano, limpia al inocente de su error, y remitir su culpa desenrolla un hechizo para apaciguar las sombras enfadadas. Él fue quien me enseñó qué lustraciones debían hacerse a los muertos, él de su buena voluntad abrió la tierra a Erebus abajo. 16 Cuando, pues, el oriente encienda los mares carmesíes, convoca a tus compañeros al sacrificio, y lleva dos novillos a los poderosos dioses; Para mí estaba mal mientras tanto acercarse a su reunión, hasta que paso la noche en oraciones limpiadoras. Lo! El frío carro de Latonia está en camino; Vuelvan sus pasos y vean que las costas callan porque aplacan hechos.

[416] En aquella época el sueño en su hora media estaba pesado sobre la tierra, y los sueños estaban revoloteando aquí y allá sobre el mundo silencioso, cuando el hijo de Ampio 17 observando en la vigilia por el tiempo del rito místico pone su cara a El bosque y busca el arroyo de Aesepus, luego se apresura su curso hacia las olas del mar. Aquí, con la salmuera púrpura y el agua fresca de manantial, hace su cuerpo fresco y brillante, y se prepara para sus actos temerosos. Luego casualmente le ata la frente con filetes y hojas de aceituna suppliant, y dibujando una espada marca la orilla; Altares bajos que él pone alrededor a los dioses con nombres desconocidos, 18 y derrama una oscuridad con la cubierta del follaje oscuro, y cuando ha llenado el lugar con el asombro de energías ocultadas y del silencio santo, el rayo brillante destella de la profundidad ardiente.

[430] ¡Y he aquí! Allí marcharon la tripulación de Argo, espléndida en múltiples accoutrement, llevando a ovejas elegidas con frentes doradas. 19 Entonces el sacerdote de Delfín, de túnica blanca que brilla de lejos, se apresura a encontrarse con ellos y hace señas con una rama; Y ahora tomando su puesto en la carretilla nueva, toca con propicia hoja de laurel la tropa que pasa por él, y los conduce a los arroyos del río y les enseña primero a soltar las ataduras de sus pies y atar las hojas grises alrededor de su Cabello, luego les ordena elevar las manos hacia el orbe del oriente Febo y juntos caer postrados sobre toda la llanura. Entonces las ovejas negras se matan, y parte del lecho reservado, la parte Idmon que va hacia ellos lleva a través de su medio. Tres veces en silencio realizaron la marcha, tres veces tocó la armadura triste y el vestido de los hombres, y lanzó las ofrendas lustrales detrás de él en el mar; El resto es consumido por las llamas devoradoras.

[444] Por otra parte, él coloca debidamente los robles despojados de su follaje y formados a la semejanza de los guerreros, 20 y se fija a él la pretendida armadura. A éstos con la oración él hace una oferta sobre las amenazas de Estigia y la rabia implacable de la sangre de la vertiente, sobre éstos él ora que el remordimiento despierto puede pesar, y así con cántico que atonía él los llama: "Vaya, matado, termine de inolvidable ira; Dejadnos en paz, y contentaos por fin con vuestro lugar de reposo estigiano; Lejos de nuestro camino, lejos del mar, y no tienen nada que ver con las guerras. No quiero que vayas a las ciudades griegas o grites en las carreteras; Que ninguna plaga venga por este camino sobre manadas, ni cosechas, ni dureza dura sobre ellos; No dejemos que nuestro pueblo ni nuestra descendencia expidan estas obras ". Habló y puso la última fiesta en los frondosos altares, y sirvió la libación; Las serpientes pacíficas, los ministros de las sombras, se apoderaron de ellas con sus lenguas rápidas.

[459] De inmediato Ampycides da órdenes de hacer para la nave y tomar asiento en los frustrar, ni mirar hacia la tierra; Olvidemos lo que sus manos han hecho, y lo que se debía al destino. Algunos apresuran los brazos, otros despliegan los bancos altos con retazos altos, y allí se alza el sonido de remos trémulos y de voces elevadas en alegre concordia. Aun como cuando Júpiter esparce una nube que oprime las alturas de Ceraunian y la mueve de las crestas, de un brillo súbito hacia fuera los bosques y los picos, y el cielo es brillante una vez más, así que su alcohol volvió a los héroes; Y ahora el timonel hace señas de la cúpula, y tiran con una voluntad sobre los remos. Primero Eurytus liberándose de su ropa y Idas ningún whit consternado por las burlas de Talaus comienzan el concurso; Entonces otros hacen como el desafío, y con los pechos labios lanzan alto las aguas.No es igual trabajo en sus gemidos y en sus golpes, y el mar vuelta hacia arriba en el ritmo regular por el remo es impulsado hacia atrás sternwards. Alcides mismo también llora de muy buen humor: “¿Quién desafía estas olas mío” y el aumento en la altura se eleva contra las olas que giran de repente golpeó el pecho confundido con un remo roto, y cayendo hacia atrás o'erwhelmed tálao y valiente Eribotes y Anfión, quien en su asiento muy temido no tan grande una masa, y apoyó la cabeza sobre tu bancada, Ifito.

[481] Ya Febo, quemando cada vez más brillante, había superado a la altura más supremo del cielo y en la mitad de su carrera acortada las largas sombras. Navegando con el curso más lento a partir de entonces por la flojedad del héroe Tifis se aproxima a la costa más cercana y la montaña en el bosque de espesor que presenta Misia. El Tirynthian hace que para los fresnos elevados; Hylas mantiene cerca de su lado, lo que retrasa los pasos que vuelven demasiado tiempo para él.

[487] Cuando Juno desde la altura más alta del cielo ve que él ha abandonado la nave, la diosa, lo que representa un momento de pesadilla de trabajo, los primeros esfuerzos para engañar Pallas, que compartía sus preocupaciones y guiar sus pasos, para que a través de su retraso caer sobre la empresa, y con astucia para separarán ella de su querido hermano. A continuación, de tal manera que su acosa: “Perses, expulsado por la fuerza implacable de los jefes y tropas de su pariente (tú recallest en lo cargo), AHS ya establecido ejércitos bárbaros agitación y las banderas de Hircania; Aeetes de su lado por la promesa del matrimonio-glorieta de una doncella invita a la amistad príncipes escitas, y primero Styrus, el prometido de su hija, trae recogidos fuerzas de la puerta de Albania. Un gran encuentro amenaza, y el propio Marte insta a sus caballos a buen ritmo con las riendas apresurados. ¿Has visto desde el norte lo grande que una nube uprises y cuelga en el cielo oscurecido? ¿Tú, por primera apresurar hacia allá; cuando AHS Perses cruzaron el límite de profundidad Fasis y llevados a su huésped frente a la ciudad, tener noticias de la empresa y por un tiempo por tus consejos y artesanía idear retrasos y parlamentos. prometerle que los príncipes dios descendiente vendrán en su ayuda, con la que pueden si se unirán a las fuerzas y armamento de guerra “.

[506] La doncella, aunque percibir el engaño traidor de su madrastra y cómo se esfuerza para moldear su aspecto anodino a la persuasión, sin embargo, cumple y al instante busca las orillas convidados. Juno gimió y al final rompe el silencio: “Lo! una tarea pesada! - a éste, que hay odio mío puede superar; lo Nemea, lo refriega de Lerna puedo encontrar, outwearied por todos mis amenazas? Por eso, hemos visto el héroe participar espontáneamente con terrores frigios y brillante en la empresa unbar las puertas de Pérgamo. Lo!Ahora la hermana de reyes 21 soy yo - yo y tienen ningún honor para mi carrera? Incluso desde la primera tenía vergüenza y me acaba de empezar de aflicción, cuando las serpientes fueron derrotados por entonces, dejando al niño. Derrotado como yo debo acaso he buscado sin más riesgos con el héroe, ni descendido a tales batallas como éstas. No, adelante con tu decisión, y dejar que tu palo de la modestia sin engaño: pronto voy a agitar las Furias y también Dis a sí mismo a la acción “.

[521] Así se habla, y con ella echando un vistazo a las crestas cubiertas de pinos de las colinas hacia la izquierda para que ella ve una tropa comely de ninfas cazadora, el orgullo de los bosques y las olas. arcos de luz y brazaletes verdes tienen todos ellos, y un árbol de mirto de madera con correa estanco dibujado; altura de la rodilla son sus faldas, y las tensiones errantes flotar y caer suavemente ondulado a la banda que limita los pechos ocultos. Tierra misma resuena el latido de pies de las hermanas, y envía a los pastos bajo sus pasos de licitación. De éstos Dríope, al oír el choque de avance de Hércules, como la cantera huyó antes de que sus ejes, se había ido hacia adelante para ver los estragos de la arboleda, y estaba regresando a su colección primavera, trayendo de vuelta de Hercules una cara atemorizada.

[533] Su Juno, con los pies deslizándose desde el cielo y apoyado en un árbol de pino oscuro, convoca a su lado, y agarrar la mano de este modo habla con palabras que engatusan: “Aquel a quien despreciando tantos pretendientes nombré, oh ninfa, por tu matrimonio - he aquí! el muchacho está aquí, ven acá en la barca Haemonia, brillante Hylas; él está vagando a través de tus claros y más de tus colinas. Has visto, cuando Baco con las riendas de rosa-colgado llevó en triunfo 22 a través de estas regiones los ejércitos vencidos y carros de un reino oriental, y agitó de nuevo sus devotos a sus fiestas sagradas: el tal, o Febo en apariencia caza, su pluma guardada por, tener la seguridad se ofrece ahora a ti. Cómo justo una esperanza tiene las ninfas de Acaya perdidos! con lo que se complainings de Boebe 23 oír camada que le has robado! lo triste será la hija de Lycormas amarillo!” 24

[545] Así diciendo que ella pone una rápida Hart a través de la maleza sin caminos, que todo lo alto cornamenta, justo en el camino del muchacho. Por vuelo llega tarde y prolongada interrupción desafía su ardor, y le provoca al contenido de la velocidad del pie. Hylas aventuras, y locamente incendiada durante tanto cerca de una cantera, da la persecución, mientras que Alcides cuidando de él lo impulsa con el grito de vítores. Y ahora ambos están fuera de la vista, cuando ya el niño presiona en y con el brazo cansado amenaza un tiro al ciervo lo lleva lejos hacia adelante a una fuente luminosa donde brota, y él mismo con muelles obligado luz claras sobre la piscina. Así es la esperanza de que el muchacho desconcertado ni es Fain que luchar más; y puesto que el sudor se había bañado su pecho extremidades arena trabajadora, que con avidez se hunde junto a la corriente agradable. A pesar de que la luz que se desplaza y juega sobre un lago, cuando Cynthia se ve desde el cielo o la rueda brillante de Febo a mediados supuesto pasa por, de modo, pues, se derramó un destello sobre las aguas; él no hace caso de la sombra de la ninfa o el pelo o el sonido de ella mientras se eleva a abrazarlo. Avidez echando los brazos de él, como él la llama, Ay! demasiado tarde para pedir ayuda y pronuncia el nombre de su gran amigo, que lo atrae hacia abajo; por su fuerza es ayudado por su caída de peso.

[565] Por ahora tenía el padre Tirynthian puso un árbol bajo la ceniza sobre las alturas de sombra, romperlo, mientras que la montaña se quejó en voz alta, y se fijan en el monstruo de color leonado 25 ocultar áspera estaba haciendo la orilla curva; para que considere que Hylas ha devuelto por otro camino y el aumento del banquete con la carne de su presa capturada. Pero ni entre sus compañeros en las mesas que se alineaban en la orilla es lo que ve a su querida Hylas, ni aún cuando dirige su mirada lejos; y su corazón se hunde. Varios son entonces los temores de que el afecto aturdidos, acosado por la opacidad enfermo, incita: “¿En qué región que ha perdido su camino? ¿qué posibilidades, qué tarea le ha retrasado? oscurece pitchy el tiempo “, y al que teme más 26 ; ay, a continuación, se vuelve pálido que de hecho, el sudor y el negro se derrama, y un frenesí entumecida lo sostiene. Como el rostro invernal de Júpiter congela los corazones de los marinos o labradores, cuando la oscuridad que amenaza reúne, también lo hace el absentismo escolar problemas de su compañero Alcides y advertirle a él bethink de su cruel madrastra.

[581] En el acto, como un toro picado en el pecho por un tábano rápida se echa a partir de una espesura de Calabria y derriba todos los obstáculos, de forma tan violenta ¿Le salir corriendo hacia las colinas desoladas: horrorizados es todo el bosque culpables a lo largo y ancho, horrorizado la montañas, por temor a lo que Alcides inflamado por amarga pena puede hacer, lo que puede ser maquinando en su pesada ira. Y, al igual que un león que la lanza audaz de algunos Moor huyendo ha golpeado guiones sucesivamente todas sangrientas y del rugido fuerte, y en las mandíbulas vacío aplasta a su enemigo ausente, aun así con guiones semblante de rabia enkindled sucesivamente la Tirynthian y con el arco tenso se extiende sobre las colinas. Ay de los animales desafortunados, para los hombres inocentes los que se reúne entre las regiones salvajes! sin objetivo, sin embargo, buscando en todas partes, que las tormentas en; Ahora se precipita a orillas de los ríos y cascadas escarpadas, ahora a los bosques sombríos que él conoce. “Hylas” y una vez más “Hylas” que llama a través de las distancias sin senderos; los bosques le responden, y el eco errante emula su grito.

[600] Sin embargo, intacta es la confianza de la tripulación, y asegurarse de que los vientos del sur a favor: Tampoco joven retardo causa Hylas, aunque a todos por igual su juventud dio placer, pero el pensamiento de Hércules trae perplejidad. -Es que piden con lágrimas y votos tristes y confundidos por el miedo ahora enviar sus voces ahora haciendo eco a lo largo de la orilla, ahora muestran balizas en lo profundo de la noche; el sí mismo cuando se ve el monte alto envuelto en el silencio ininterrumpido o el mar allanados por las brisas de ofrecimiento capitán está llorando: su gran amor del héroe que le hace aún persisten. Su andar se pierde, y el carcaj bien equipado a su espalda, y sin poder hacer nada que lo busca entre los príncipes y el triste silencio en la junta, donde una vez que iba a beberse la copa de vino tomó en su mano poderosa, y hablan de la monstruos de su stepdame implacable.

[611] No menos mientras tanto no cruel Juno sin descanso Bestir y con la primera luz del día después de una brisa del sur-oeste. Y ahora impaciente de retardo Tifis reprende a su esfuerzo persistente, y las ofertas aprovechen la vela que le ofrecía y alquitranadas no más. Por tanto, Jason, movido por su urgencia, da paso, y se dirige a toda su tripulación en conjunto: “Oh, sería que cuando estaba ideando muerte para Scythianl ands la voz parnasiano me había dado falso oráculo, la forma en que el que era el más poderoso en los brazos de toda esta banda debe mantenerse sujeto con el destino y el comando de Júpiter antes de llegar al mar que las tormentas sobre las rocas errantes. Y, sin embargo, no tiene la rumor del héroe, o trustier informante que eso, venga a nosotros. 27 Pero venido, y porque sus corazones están fluctuando entre los buceadores le importa, para tomar consejo, y si el viaje llamadas con el agitar zarpó brisa y regresar a las labores que comenzaron juntos - o si se beneficia más que soportar retardo y una vez más para buscar las colinas vecinas, no ligera la recompensa por el tiempo así que pasaron “.

[628] hablaba, pero los héroes, desde hace mucho tiempo seguros de su intriga, le rogamos que se establece; su gran empresa, pero carecería de uno, dicen; su sangre es tan generosa, la mano derecha tan fuerte. Tal orgullo hincha alta a los espíritus de la mayor parte y vaniloquio hace que su corazón cera negrita: como en medio del bosque a continuación, sólo la cierva contento de llevar de nuevo a la manada, entonces sólo lo hace la batalla jabalí deseo y la osa hacer responder reto, sin embargo lobos crueles son la noche a la mano, cuando el tigre bélico se ha ido, o el león, se escondieron en la cueva de enrollado, rugidos ya no importa. Pero dedicada Telamón es tocado en las mareas de la poderosa ira, clamorosa; en furiosa reprimenda, duro reprende su perjurio y con quejan en voz alta invoca a los dioses. Una vez más, con oraciones suplicantes, echa mano de los héroes, y como suplicante no se mueve de la presencia del líder abatido; “'Tis no en la cuenta especial de Hércules que hablo; Debería hacer lo mismo para cualquier compañero; sin embargo, las regiones salvajes y bárbaras orillas pobladas por tribus salvajes nos espera, no tenemos ninguna segunda Alcides, ni corazón tan valiente como su “.

[645] Por otro lado, gran corazón hijo de Calidón 28 aguijones y se basa en los que son para la empresa, un padre adoptivo que de empeorar el consejo con mejor argumento, siempre persistente en la ayuda de un curso pervertida, sin ceder jamás a las peticiones de equidad o que tiene un pensamiento de sus líderes. “El respeto, no por la pérdida de Hércules, pero para ti, ha prolongado nuestro silencio a estas finales complainings, hasta que has de danos derecho y la oportunidad de hablar. Ahora, para el séptimo día es el viento que sopla desde el sur de las colinas, y que tal vez ya han varado nuestros barcos en las costas escita; pero, olvidando nuestra casa, como si no hay alegrías esperan nuestro regreso, pero un rey cruel despiadado Micenas, están deteniendo a mediados de curso. Pude soportar estos días estériles de esperar en cualquier lugar, que debería estar gobernando mi reino de Calidón agradable, feliz en su paz y abundancia, permaneciendo en el hogar donde mi padre y la madre viven. ¿Por qué nos detenemos en una tierra perezosos? ¿por qué el mar agote nuestra visión sin recompensa? ¿tú pensar que nuestro compañero Alcides todavía se unirá a nosotros en la tierra de Fasis, que su carcaj se alía más a tu? El odio no conoce tales tregua, ni es Juno, aunque su divinidad se cansan, olvidándose de sí misma. Ventura nuevos portentos de la semilla Tartarean y otro mensaje de Inachian Argos le está irritante.

[667] “Este descendiente del poderoso Jove Puede que no tengamos, pero Pollux y Castor, en el nacimiento no menos, está cerca de ti todavía, y el resto de la descendencia de los jueces, ni es mi alarde de linaje pequeña. Lo!Te seguiré donde quiera que tú me llames; Voy a acribillar filas de guerreros de acero con revestimiento; a ti se dedica a mi lado, a ti toda mi misma sangre de vida puede dar, ya partir de este momento me pido para mí la tarea más difícil. Nuestra seguridad, en verdad, se apoyaba en los brazos de novillos Hércules solo: todos los hombres son con seguridad, aspecto que, en el aspecto igualmente mortal, y por supuesto todos los remos se trasladó a un ritmo igual. En cuanto a él, ya sea una oleada de locura hace tiempo que ha confundido su mente, o que se hincha con la gloria ya ha ganado, que desprecia la asociación en nuestra renombre, y se niega a navegar y compartir las hazañas de nuestros brazos. Pero usted 29 que tiene valor y esperanza fresca-ciernes, vaya hacia adelante, mientras que usted tiene un espíritu para soportar lo que pueda suceder y vigor es fresco dentro de sus extremidades; para dejar que no basta sólo para hacer frente a la destrucción de los Colchians, y de haber pasado toda su privilegiada en atravesar el mar. Mi esperanza era tan duradera como la esperanza en tal caso podría ser: amor me llevó a buscar al hombre a través de todos los bosques; ninguna región descuido hizo que llamé en voz alta. Incluso ahora, mientras que varios impulsos hace que mi vacilar juicio, espero verlo descender las laderas de la montaña. Suficiente hemos dado a la amistad, suficiente para las lágrimas; consideran que los peligros de la vida o el calor de la batalla-carnicería le han Reft de ti “.

[690] Con tales palabras el hijo de Eneo los incita, y establece la heroica banda en llamas. Calais, sobre todo, insta a que se desatado cables de Argo. El hijo de Éaco se maravilla de su frenética alegría, y el dolor profundo perplexes la mente del héroe, si negará su camaradería a una escritura tan desagradable, y en el dolor betake a sí mismo a las alturas de las montañas. Sin embargo, él no cesa de derramar lamentos y palabras de ira vacía. “! Oh cielo, qué día es esto para tierras aqueos” llora; “Qué alegría será el salvaje Colchians sentir! No es jactancia semejante era allí entonces, no hay palabras tan arrogante cuando en la costa de nuestro país, mientras que los vientos del sur ya cortejados las velas, el favor de todos se volvió hacia Alcides; se dejó dar ayuda, dieron voces, él mismo se comprometen los cuidados y mereció los honores de un líder. Ahora os de su zapato en valor, o en el parto? más tiene el poder de nosotros los hombres comunes igual renombre? Es que no hay lealtad, ¿no hay lágrimas por Hércules? Ahora es el hijo de Parthaon o un vástago de Tracia a ser mi jefe? 30 ¿El cordero de primavera ahora con ferocidad a los leones tímidos? Por esta lanza, 31 una vez que el botín de de gran alma Didymaon, que nunca se va a poner más sombra luz verde del follaje, una mueca de dolor una vez que fue arrancado de las rocas y despojada de su árbol de la madre y ahora, un árbol con nudos, da servicio de confianza en encuentros reñida, por esta lanza juro y confirmo este juramento a ti, oh jefe, por cada poder divino: a menudo en el miedo, a menudo en peligro más cerca de tus fortunas ¿Llamaréis demasiado tarde en la fuerza de Hércules y los brazos de ye el héroe despreciado; ni serán estas palabras infladas ayudarnos a continuación “.

[715] Al igual que con tales terrores que ataca a sus compañeros, Aeacides llora y con mucho polvo ensucia su pelo. El destino los barre sucesivamente, y el jefe de llevar por el entusiasmo de su equipo se adelantó, y trató de secar sus ojos, ocultando con su capa. Luego, una vez más viene profundo dolor de su corazón, cuando él compañeros se sentaron en sus lugares y ocultar ninguna de león estaba allí para ver, pero el asiento vacío a esa poderosa bancada. Leal Aeacides llora, el corazón de Filoctetes es triste, hermano Pollux con su querida Castor hace lamentar. El barco está volando rápido, y aún así todos lloran “Hércules”, todos lloran “Hylas,” pero los nombres se han perdido en el medio del mar.

[726] Mientras tanto de lejos lejos de edad Phorcys da una señal a través de toda la profundidad, y hacer de su cueva reúne a sus enormes sellos de conchas incrustadas en conjunto; al mismo tiempo Massylian y pastores Lyctian, y de Calabria, están regresando de los campos. En seguida en la orilla más extrema noche profunda del sol ha enterrado moradas Hiberian, y el cielo se ha levantado en alto las estrellas. Las brisas se han hundido hasta el descanso, y el viento y el mar están en silencio. El hijo de Anfitrión no sabe qué regiones frescas para buscar, ni a dónde dirigir sus pasos, ni qué noticias del destino de su amigo para tomar a su padre, ni en qué mente para reunirse con sus compañeros. Sears amor su corazón, y no va a salir de los bosques solitarios: no de otra manera en un tiempo tiene una leona gimió de angustia por su cachorro perdido; Pues cómo se acosada las carreteras, y las fortalezas de barricadas velan larga y ansiosa; Mientras tanto sus ojos se sienten atraídos por el dolor, y su melena cae bajo en la miseria y la angustia descuidado.

1. La gente de Cícico, desde Aeneus, padre de su rey Cícico.
2. El principal centro del culto de Cibeles, cuyos devotos frecuencia corta con cuchillos. Cybele menudo se habla de como transmitidas a través de Frigia en un carro tirado por leones; por ejemplo Lucr. 2. 601, Catull. 63. 76.
3. Comparar las imágenes de barcos vikingos.
4. Pan se supone comúnmente para ser la causa de los terrores repentinos, se sentía bien en la guerra o en los lugares solitarios del campo, por lo tanto, “nemorum bellique potens”; tales terrores fueron llamados “los temores de pánico.” Píndaro lo menciona como un compañero de la Gran Madre (Cibeles) en Pyth. 3. 139.
5. Uno de los Centauros; la referencia es a la lucha con los lapitas en la boda de Pirítoo.
6. Athamas, que fue llevado a la locura por Juno, y mató a su hijo Learchus.
7. Es decir, de Cyzicans.
8. Tideo, desde Olenus, una ciudad en Etolia [en realidad Acaya].
9. Orpheus.
10. es decir, dio paso antes de que la punta de lanza que luego golpeó el borde del casco; la cresta debe ser imaginado como caídos sobre el casco.

11. Es decir, por supuesto, con la sangre sin aliento sucesivamente.
12. Uno de los Titans arrojados al Tártaro por Júpiter.
13. La referencia es a la muerte de su hijo Penteo, rey de Tebas, por Agave, que bajo la influencia del frenesí báquico lo llevó a un animal salvaje; se trata de un momento dramático de Eurípides Bacantes cuando llega gradualmente a sus sentidos y se da cuenta de lo que ha hecho. Es probable que ella es la que se refiere el Thyiad 265.
14. Como ofertas en la pira, como, por ejemplo, caballos y perros se sacrifican a pira Patroclo en Homer ( Ilíada 23. 171).
15. Este discurso debe algo a la de Anquises en el de Virgilio Eneida 6. 724-51, que trata el mismo tema del alma después de la muerte y contiene la misma doctrina estoica del origen de fuego del alma.
16. es decir, que podría descender a los bajos fondos.
17. Mopsus.
18. La religión romana fue muy cuidadoso para incluir todos los dioses ya sea con o sin nombre en el cumplimiento de los ritos sagrados.
19. Los ritos aquí descritos incluyen la purificación del ejército, el sacrificio y la oración que la ira de los tonos ofendidos podría ser transferido a las efigies de guerreros; la propiciación se completa con un banquete ofrecido a los espíritus de los muertos, “final”, ya que es el último que van a compartir con los vivos, y el vertido de la libación; las serpientes que aprovecharla son considerados como los asistentes o realizaciones reales de los muertos. Característico de ritos realizados a los muertos son el garbanzo negro, el casting de las ofertas de detrás de uno, y la marcha de triple (439-43).
20. es decir, de los Argonautas.

21. Ella fue, por supuesto, la hermana de Neptuno y de Plutón, pero la expresión parece aludir de manera más general a su cría elevado y descenso.
22. “fercula” significa literalmente los túmulos en la que se muestran los cautivos, etc., en desfiles triunfales.
23. Las ninfas del lago de Boebe en Tesalia.
24. Un río en Etolia.
25. El león de Nemea cuya piel Hércules realiza habitualmente como una cubierta.
26. Sudhaus aquí, al igual que en muchos otros lugares, explicaría la dificultad del texto por la omisión de una línea, que él piensa que ha caído después de 575.
27. Él no ha oído todavía nada contradecir el oráculo antes mencionado (618), que predijo que Hércules lo abandonaría.
28. Meleagro.
29. A continuación se dirige a todos los héroes.
30. Meleagro, nieto de Parthaon, y Calais, hijo de Boreas tracias.
31. Tomado de la famosa escena en Homero, Ilíada 1. 234-44. Cf. también Apolonio, 1. 466-71; Virgilio, Eneida 12. 206-11.

 

 

ARGONAUTICA LIBRO 4,



[1] El Padre de los dioses ya no soportaba volver sus ojos indiferentes, pero, compadecido del afecto leal de su hijo, en ira ardiente, reprendió severamente al tembloroso Juno: "¡Ah! Así ahora nuevas alegrías están brotando en tu corazón secreto! Desconcertado e indefenso, el Tirynthian está furioso en la orilla desierta; Pero los Minyae, en fácil olvido, han abandonado a su compañero y se han lanzado al mar. Tal es el cuidado ansioso de Juno por su jefe esotérico, así ella da armas y camaradas a su héroe! ¡Con qué guerras angustiadas y aterrorizadas por el poder escita, con qué temor la veré ahora! Cuando llegue ese momento, no me trate con lágrimas, oraciones y mano suplicante; Inquebrantable es mi soberanía. Ve, agita las Furias y Venus; Castigada será la criada pecadora, y no sufriremos la tristeza de Aeetes para ir sin vengar ".

[15] Habló, y trajo rocío fragante de néctar místico, que tiene el poder de un sueño profundo, tranquilo y sin descanso, y le ha dejado los templos de su inquieto hijo. Él, con pesados ​​ojos y labios que siempre gritan "Hylas", ya que ningún poder puede vencer al dios, se hunde en el suelo. Por fin los bosques cansados ​​vuelven a tener paz, una vez más los arroyos y las brisas se oyen sobre las colinas vacías.

[22] Lo! En una visión el niño se levanta del nivel del agua, vestido con las hierbas del azafrán, el regalo de la ninfa despiadada, y de pie por su cabeza querida dice tales palabras: "¿Por qué, padre, pierdes tiempo en vano lamento? La mía, ahora por designación del destino, es este glade, esta casa, a donde la cruel Ninon me ha robado a la cruel orden de Juno; Ahora ella me gana el poder de consorcio con los arroyos de Júpiter y las divinidades celestiales, y comparte conmigo su amor y los honores de su fuente. ¡Ay, por el temblor amado que una vez yo aguanté! Ahora nuestros compañeros han soltado los cables a los vientos favorables, impulsados ​​por los llamamientos frenéticos de Oenides y la lengua malvada. No, pero con casa y hogar lo pagará, y tu espíritu ayudará a su madre sin remordimientos. 2 Levántate ahora, nunca fracases en la adversidad; Pronto te acercarás al cielo y las estrellas te llevarán; No te olvides de tu amor, y no desaparezca la imagen de tu querido compañero.

[38] Mientras que en tales palabras él suplicó y entregó su mirada, con ansiedad el otro intenta tomarlo, urgente con el abrazo insatisfecho, y las capas en vano esfuerzo de su brazo lánguido; Pero su cuerpo es aburrido de sueño y es frustrado por la sombra fugitiva. Luego con lágrimas, con gritos, ensaya a seguir, y rompe en quejas, hasta que el sueño con esa lucha vana y triste esperanza se terminan. Incluso como cuando por casualidad, desde la base de alguna roca resonante de olas, un rompecorazones arrebata la casa y la cría de un desgraciado halcón, el otro en apuros se queja por encima de las olas hinchadas, resuelto a seguir dondequiera que los tomen, Y roto por las olas el hogar es tragado por el diluvio; En su angustia, grita en voz alta y se alza sobre sus alas: de otra manera no era el triste esfuerzo de su sueño. Madly salta y corre las lágrimas por las mejillas. "¿Me iré entonces", clama, "y vivirás solo en estas colinas y desoladas selvas, querido joven, y no te maravillarás más de mis hechos?" Así hablando, vuelve sobre su camino y abandona los valles, Tener en la tienda, qué angers ella puede estar preparando. Entonces también contempla a sus camaradas que se acercan a toda prisa en el mar, y se siente avergonzado de no haber podido soportar que se le deje atrás.

[58] Y ahora había doblado sus pasos hacia los troyanos y los muros hospitalarios de Troya, reclamando la promesa del monarca Iliano3, cuando Latona y Diana se pusieron de pie con ojos lúgubres ante Júpiter, y Apolo suplicando así habla: "Hasta que otros Alcides ¿Hasta cuándo, gran rey, despojas al viejo del Cáucaso? 4 ¿No concedas ningún fin para todo castigo y miseria? Toda la raza de la humanidad te suplica, ay, las mismas montañas, digno señor, y las crestas cansadas con sus bosques te suplican. Suficientemente has castigado el robo de fuego y salvaguardado los secretos del tablero etéreo ".

[68] A medida que hablaba, desde los peñascos entre los mismos rapaces del espantoso buitre, Prometeo también acosaba a Júpiter con gemidos y pitidos súplicas, ojos que elevaban las crueles heladas; Los ríos y las rocas del Cáucaso redoblan la fuerte queja; El pájaro se asombra del clamor del dios. Entonces también de Acheron hasta las alturas del cielo se oye el grito de Iapetus mismo; Severamente, como él suplica, Erinnys lo empujó a un lado, mirando a la ley de Jove alto. Se movía junto a las lágrimas de las diosas y el renombre de Febo enviaba el veloz Iris sobre su nube rosada. -Ve -dijo-, que Alcides echase a los frigios ya la guerra de Troya. Ahora déjelo rescatar al Titán del pavoroso pájaro. Rápidamente vuela a la diosa y ordena al héroe que ejecute rápidamente los mandamientos de su padre, y vierte el alegre mensaje en sus ansiosos oídos.

[82] Ya a través de la noche clara y estrellada los Minyae habían llevado sus velas al otro lado del océano en plácido curso, y estaban girando muchos recuerdos del Hércules que habían dejado atrás. Pero desde el alto caca, el bardo tracio en consuelo para el destino del cielo y las angustiosas miserias de la vida canta a sus compañeros una melodía cuyas medidas traen alivio y curación: tan pronto como tomó su lira se disipó el dolor, la ira y el cansancio y la dulce memoria De los niños desaparece.

[90] Mientras tanto, las estrellas se deslizan ahora en los manantiales vivificantes del poderoso Océano, y las bridas están tintineando en las cuevas de Titán; Apresurado por las Horas de Cabellos Dorados el Sol pone su diadema de miríadas de rayos y el corsete tejido de doce estrellas y atado por el cinturón que a través de las nubes de lluvia me muestra su arco hued. Entonces sobre la tierra y sobre los cuernos del monte oriental brilló, y dibujó un tren de luz sobre las ondas chispeantes; Pero a la vista de Febo la brisa dejó el Minyae.

[99] A continuación se abren las orillas del reino Bebrycian, una tierra de tierra fértil y un buen amigo a los toros robustos. Amycus era su rey, y confiando en su destino y poder divino no ceñían sus hogares con muros ni observaban condiciones de tratados o leyes que limitan las mentes pacíficas. Aun cuando los cíclopes salvajes de las cavernas de Aetna observan los estrechos durante las noches tempestuosas, si algún buque arrastrado por fuertes vientos del sur se acerca, te lleva, Polifemo, forraje y víctimas miserables para tu festín, Cuerpos cautivos a su rey. El mismo monarca cruel, en el borde rocoso de una cresta de sacrificio, que se asoma sobre el mar, toma y arroja a ofrecer a su padre Neptuno; Pero si los hombres fueran de una construcción más fina, entonces él los hace tomar las armas y encontrarlo con los guanteletes; Que para los desventurados es el más justo castigo de la muerte.

[114] Cuando Neptuno vio el vaso sobre el río y por última vez contempló el dominio de su hijo, los campos que antes se regocijaban en los concursos de su amo, suspiró y derramó de su corazón tales plagas como estas: "Melie, ¡Qué lástima que me hubieras llevado durante mucho tiempo debajo de las olas, y que no me cediera ante el Thunderer! Así que, ¿de verdad, un triste destino me espera a mi descendencia, de quien sea nacido? Ahora te he conocido para actuar, oh Júpiter, cuando Orión desgraciado 5 cayó por el eje de la virgen cruel y ahora llena el Caos. Y no sea tu valentía, oh hijo mío, ni tu confianza en mí, ni te confieses, ni confíes en el poder de tu padre. Ahora bien, los demás tienen el dominio, y los destinos de Júpiter, más dispuestos a proteger los suyos, son demasiado fuertes para mi sangre. Por lo tanto, no hago fuego para alejar esta nave con vientos bulliciosos, ni para seguir su curso, ni ahora puedo retrasar tu muerte. ¡Haced de reyes menores a vuestras presas, de corazón duro! "Entonces apartó la vista y el padre, dejando a su hijo y el combate malaventurado, labró las orillas con una marea de sangre.

[133] De inmediato, el cacique hace una oferta para explorar los ríos, las costas y la gente, y Echion, que va un poco hacia delante, encuentra a un joven en secreto lanzando gemidos en un valle apartado y lamentando el nombre de un amigo asesinado. Cuando vio al héroe que venía hacia él y la ceja a la sombra de su padre, con un sombrero arcádico, 6 y en su mano el vano emblema de la rama que traía la paz: «¡Ah, huye, " gritó; "¡No dudes, hombre condenado, quienquiera que seas!"

[141] A la vista el Nonacrian paró en asombrar, preguntándose qué trae. Pero cuando él lo ve pidiéndole rápidamente regresar y persistente en la misma advertencia, lo llevó y lo obliga a revelar su historia a la tripulación. El otro con las respuestas extendidas de la mano: "Ninguna tierra amistosa es ésta para ti, oh héroes, aquí no hay corazones que reverencian ningún rito; Esta orilla es el hogar de la muerte y de los crueles combates. Pronto Amycus vendrá pidiendo le levanta los guanteletes del temor en lo alto y golpear las nubes con la cabeza del overtopping. En tanta rabia, él consideró al hijo de Neptuno contra los viajeros continuamente, y los que carecen de valor para emparejar sus estaciones como toros lentos en los altares crueles de los dioses, sólo que él puede mojar sus armas en el cerebro de los desgraciados. Tome consejo entonces, y no desprecie el tiempo que todavía permanece para el vuelo. Porque con ese monstruo en vano se atrevería alguien a participar; Y ¿qué placer hay a la vista de tal persona?

[157] El jefe a esto: "¿Vienes tú como un Bebrycian, con el corazón alejado de tu príncipe (porque a menudo tienen sentimientos más bondadosos de la gente común), o como extranjero que el destino ha traído de las orillas extranjeras? ¿Y por qué Amico no ha destrozado tu rostro con su guante?

[161] "Yo seguí", dijo, "el nombre, para mí superando dulce, y el renombre de Otreus, partícipe de mi alma. El orgullo y la gloria de sus compañeros, ni uno que pudieras despreciar como compañero de tus hechos. En la búsqueda de Hesione y el disfrute de una novia frigia se le ordenó que se pusiera en pie contra Amico, y yo era quien enlazaba sus manos; Pero apenas se había acercado y levantó la cabeza cuando el otro, con un rayo, sacó los ojos de su frente quebrada; Él nunca lo consideró digno de una muerte violenta, sino que me consume con lágrimas y desamparo indefenso. Sin embargo, espero que todavía, si un mensaje hablado ha dejado estas orillas y llegado a las ciudades de mi nativo Mariandyni, de donde vienen el hermano del héroe y su raza - pero puede Lycus, me ruego, permanecer inactivo, ni aumentar la matanza con intento vano de armas 7

[174] Los jóvenes escuchan imperturbables, y viendo que persisten con una resolución intachable, les pide que sigan atrás y añadan su velocidad a la suya. En el límite de la cordillera se veía una poderosa cueva, cubierta por árboles por encima y amenazante cresta de roca, apartada de las bendiciones del cielo y del resplandor del cielo, 8 una morada sombría que temblaba con el rugido del abismo. Pero antes de la roca había varios terrores: brazos cortados de los hombres enviados volando, y sin vida aunque todavía con el guantelete, y huesos todos sucios y moldeados, y las cabezas en una fila sombría. Podías ver a aquellos a quienes el golpe recto no había dejado ni nombre ni rostro; En medio estaban las armas del propio monarca, sostenidas sagradas por el miedo y colocadas en el altar de su poderoso señor.

[187] Aquí primero recordaron las advertencias del extranjero Dymas; El miedo se apoderó de ellos con el pensamiento del monstruo ausente, y todos fijaron sus miradas silenciosas el uno al otro, hasta que Pollux, con el rostro estrellado sin temor, dijo: "Ay, pero por todo este terror voy a hacer que esta madera de te lleve anon, Todo lo que eres, si no tienes más que sangre y extremidades. "Todos son iguales envalentonados a intentar el tema en valiente lucha, llaman al enemigo y le piden desafiarlo cara a cara. Aun como cuando un río espuma de sus profundidades con aguas no probadas, el toro que primero entra y desprecia sus remolinos abre el camino, entonces todo el rebaño, su terror perdido, sigue detrás de él, ay, desde la mitad del arroyo incluso toman el plomo.

[199] Pero de los bosques y de sus rebaños, el gigante despiadado avanzaba con dificultad hacia la cueva; Ni siquiera su propia gente, al mirarle, se liberó de temores secretos. No hay señales de que el hombre mortal permanezca 9 ; Como si fuera un pico rocoso que se eleva por encima de las altas montañas y se encuentra solo lejos de toda la cresta. Entonces se arrodilla en furor, y no pregunta a su raza ni a dónde van, ni por qué, sino que truena en su ira: "Comienza, striplings; Seguro que era, yo ween, que te trajo aquí; Habéis oído hablar de nuestras costas, y he aquí que han venido a humillarlos. Pero si fue un error del camino y aún no tenéis conocimiento de estas tierras, esta es la casa de Neptuno y yo soy el hijo de Neptuno. Aquí está mi ley para levantar el guante y las armas en combate opuesto. Lo mismo ocurre con el inmenso tramo y el mar de Asia que se encuentra hacia el norte a la derecha y hacia la izquierda, busco aquí mi bienvenida; Este concurso concluyó el regreso de los reyes. 10 Desde hace mucho tiempo mis guantes quedan ociosos, y la tierra está fría y seca, y pocos dientes la atraen. ¿Quién hará un trato conmigo? ¿A quién puedo entregar el premio? La misma guerrilla llegará a todos a tiempo. Ninguna escapatoria está debajo de la tierra, ninguna por el aire. Mi corazón es prueba contra las lágrimas (¡no oraciones que se ríen!) Y apela al cielo; En otros lugares Júpiter es rey. Veré que ningún barco navega las aguas de Bebrycian, y que los Clashers bailan de un lado a otro en un mar vacío.

[222] Estas palabras que él estaba pronunciando, cuando en un momento salta a popa Jason y los hijos de Éaco y la pareja de Calydonian 11 juntos y el hijo de Neleus, 12 y antes de él Idas - los nombres más poderosos de todos: pero ya Pollux con desnudos Pecho había tomado su posición. Entonces el miedo se apoderó de Castor y el helado escalofrío de sangre; Ya que no se disputa ante el rostro de su padre Elean que ve, ni los aplausos del anillo de Oebalian re-eco o la conocida gama de Taygetus, donde el vencedor se lava por sus corrientes nativas, Premio de la arena maldita un toro o un corcel con cascos resonantes, pero el guerdon es la vida del hombre y la puerta de la muerte sin barrido. Pero Amycus, con miradas sonrientes, no examina a un enemigo ni una ceja feroz ni terrible a granel, que todavía no muestra signos de su primera virilidad; Se enfurece ante su audacia, y en furia ardiente gira sus ojos inyectados en sangre. De otro modo Typhoeus, alardeando que ya el reino del cielo y ya las estrellas fueron ganadas, se siente agraviado que Bacchus en la furgoneta y Pallas, principal de los dioses, y las serpientes de una doncella se enfrentaron a él. Así también él continúa e intenta acobardarlo con clamores rabiosos: "Apresúrate, cualquiera que seas, desgraciado muchacho; Ya no te quedará la belleza de esa hermosa ceja, ni volverás a tu madre el rostro que ella conocía. ¿Quieres tú, la elección de compañeros crueles, ¿morirás por la muerte de Amycus?

[243] No se demora más, pero muestra sus enormes hombros y los amplios huesos del pecho y los nervios desagradables de sus miembros terribles. Los corazones de los Minyae fallan a la vista, e incluso el hijo de Tyndareus se maravilla; Demasiado tarde, vuelven a ver a Alcides, y con mirada triste escudriñan las colinas desiertas. Pero el hijo del gobernante del mar lo aborda así: "Mira, aquí también están envolturas endurecidas de piel de toro crudo; Y no busquéis la ayuda del azar, sino poned qué guantes podéis ".

Habló y, sin darse cuenta de que el destino le estaba conduciendo por el camino de la expiación tardía, entrega sus brazos por última vez a sus asistentes para atar con arnés: también lo hace el lacónico. El odio feroz brota en aquellos que antes eran extraños, y con las mentes inflamó la semilla de Júpiter y el hijo de Neptuno. 15 En ambos lados el silencio se mantiene tenso por el suspense y la esperanza, y en su súplica el padre Tártaro envía en una nube hueca sombras de los muertos para ver finalmente la merecida retribución; Las montañas se ennegrecen con ellas. De inmediato, el Bebyrcian, como un huracán que desciende de la cumbre rugiente de Malea, apenas sufre el héroe para levantar la cabeza, escaso para levantar los brazos, pero lo conduce de cabeza y con rápidos pasos lo rodea en una tormenta y un torrente de ataque. Gran masa lo persigue por todo el suelo. El otro cambia con el miedo vuelve el pecho y los guanteletes ahora de esta manera, ahora que, siempre con la cabeza retraída, siempre una punta de punta en la superficie de polvo de la llanura, o pululando adelante vuelve sobre el enemigo. Así como un barco atrapado por las Pléyades en la espuma profunda y mantenido a salvo sólo por el cuidado de su timonel ansioso claves ileso el mar que los vientos contendientes hacen bullicioso, por lo que Pollux cuidadosa observa los golpes y con habilidad ebalista retira su cabeza del peligro. Entonces, cuando ha desperdiciado la ira y la furia urgentes del hombre sobre las nubes, se eleva lentamente al ataque, todavía fresco contra un enemigo cansado, y llueve con golpes con los brazos levantados. Ese día vio por primera vez las extremidades de Amycus caídas de sudor y él mismo deteniéndose con jadeos febriles, ni su propia tierra o pueblo conocen a su cansado señor.

[279] Ambos respiran un poco y sueltan sus brazos; Como cuando en el mismo campo de la guerra Gradivus refresca a Lapithae o Paeonians, inclinándose silencioso sobre su lanza fija. Apenas habían quedado un momento, ¡cuándo! Ya se apresuran a la pelea, y sus guantes resonan a lo lejos con granizo de golpes; Con nuevo poder una vez más, con cuerpos frescos se levantan. La vergüenza impulsa al uno, a la otra esperanza, más segura ahora del conocimiento de su enemigo; Sus pechos son asteam con golpes repetidos. Las laderas desoladas vuelven a resonar sus gritos: como cuando en la vigilia nocturna el maestro marca el trabajo de sus obreros y el Cíclope prepara el metal para el rayo, mientras las ciudades hacen eco del ruido de las yunque. Entonces el hijo de Tyndareus salta adelante y muestra su derecho y amenaza con él; De esa manera van los ojos a la estocada del Bebrycian, tan fancying, pero el otro con la izquierda rápida hace el estrago de su cara. Sus amigos levantan un grito y de repente grito de ventilación a la alegría.

[293] Desde su enemigo aturdido y enloquecido por la inesperada astucia del Oebaliano, retrocede hasta el primer trueno de su ira, aterrorizado a sí mismo y consciente de su gran audacia. Amycus se arroja con impotencia hacia adelante sin consideración y codicioso por su enemigo (porque ve a los Minyae exultando lejos), y luego alza en alto los guanteletes que corre hacia él. Pollux se desliza entre ellos y las moscas impertérritas en la cara de su enemigo feroz, ni se cumplió su esperanza, pero ambos puños cayeron sobre su pecho. El otro, todo el más feroz, lo! Una vez más agita sus brazos al azar a través del aire vacío. Cuando Pollux lo ve desprovisto de ingenio, él planta sus piernas cerca y presenta su lado, y como él se extiende hacia adelante sigue o lo sufre para recuperar su posición, pero agitando y presionando duro en su perplejidad llueve de detrás de una lluvia de golpes A su propio placer; Su cabeza inclinada resuena con todo tipo de heridas, y se hunde bajo el castigo. Ya sus riberas de templos y sus oídos están ocultos por la sangre, hasta que un fuerte golpe con la derecha se rompe el enlace vital donde el primer empalme conecta la cabeza y el cuello. A medida que rueda el héroe lo empuja hacia abajo, y de pie sobre él grita: "Soy Pollux, que proceden de Amicles y nací de Júpiter; Este nombre pondrás bajo las sombras maravillosas; Así será contado de ti en tu tumba de la grabación. "

[315] Los Bebrycianos se dispersan en vuelo; No tienen amor por el rey muerto; Rápidamente los llevan a las montañas y los bosques. Tal era la suerte, la mano que por fin empujó a Amycus de su ambición, mientras guardaba los lugares salvajes del Ponto y esperaba el vigor duradero de la juventud, y una vida que rivalizaría con su poderoso padre. La mentira extendida es el terror de los hombres, y en gran parte cubre los campos, como si una parte de edad Eryx o Athos todos un día para caer, El vencedor mismo no puede ser saciado con la enorme masa postrada, y las miradas maravillosas largas y fijamente de cerca a la mano. Pero toda la compañía de héroes le acariciaba con emulados abrazos, y se regocijaba de llevar sus guantes y levantar sus cansados ​​brazos. "¡Salve, verdadera descendencia, ay, verdadera descendencia de Júpiter!" Se secan una y otra vez a cada lado. -¡Venga por Taygetus, famoso por sus lujosas escuelas de lucha y por las lecciones fructíferas de tus primeros maestros!

Incluso mientras pronuncian estos aplausos, aún así marcan que el flujo sanguíneo fluye de esa frente estrellada, y Pollux, sin aturdirse, endurece la herida con la parte posterior de su guante. Castor entrelaza sus altas cabezas y sus armas con hojas, y agarra sus templos con laurel, y echa un vistazo a la nave, "Trae de vuelta, ruego, oh diosa", grita, "este follaje a nuestras costas nativas, y con esta guirnalda Velocidad sobre el mar. "Así terminó su oración; Luego matan con hachas fuertes del rebaño y se bañan en el agua sagrada del diluvio que han apaciguado, 17 yacen sobre la tierra cubierta de hierba; Luego amontonan delicias del banquete sobre las hojas, y ordenan para las porciones primarias de Laconia de toda la carne. Luego, durante toda la fiesta, exulta con alegría ahora al elogio de los héroes, ahora en la canción de honor del bardo, dos veces vertiendo el cuenco a su vitorioso padre.

[344] Y ahora el día y las brisas los llaman, y una vez más llevan a los mares, donde el Bósforo arroja sus arroyos congelados. Estas mismas olas Io, que aún no eran una diosa para tu gente, O Nilo, habían cruzado, de donde el estrecho tenía su nombre. Entonces, el piadoso bardo de la famosa línea de Oeagrus que invoca la ayuda de su madre habla de los lugares y su historia, de la hija de Inachus y de sus vagabundeos, y cómo la vaquilla iba al mar en el exilio.

[351] "Hicieron nuestros padres ver Júpiter bajar a la tierra y el reino argivos de las Pelasgas, en llamas por la empleada iasia tímida. Juno, consciente de su engaño y lleno de temores nupciales, saltó del cielo; La tierra de los lirceos y sus coronas, su secreto culpable conocido, temblaban ante la reina. Entonces el asustado amante de la voluntad del dios tomaría la forma de una novilla incaica; Juno la acaricia y calma su pecho, sofocando sus propios suspiros bajo un semblante sonriente. Entonces ella acude a Jove así: "Dame la novilla indómita que se alimenta de las fértiles llanuras de Argos y sólo muestra los cuernos de la luna infantil; Dale como regalo a tu querida esposa. Yo ahora elegiré los pastos aptos y las fuentes más elegantes para mi mascota. ¿Qué truco podría encontrar Jove para decir que no? Qué trampa, una vez encontrado, podría haber mantenido? Ella, poseedora del don, inmediatamente pone a Argus en guardia; Argus como guardián le agrada, porque en todas partes en su cabeza son los ojos sin dormir, como si una novia de Lydian bedeck su tela con manchas de púrpura.

[370] "A Argus la licitación debe ir en caminos desconocidos, sobre rocas, a través de los monstruos-frecuentados wilds, tarrying oft, ¡ay! Y luchando con oraciones y palabras rápidas encerradas en su pecho. Luego salió a darle los últimos besos a los bancos de su padre; -gimió Amymone, se lamentó de las aguas de Messeis, lloró Hyperia con los brazos extendidos para llamarla de vuelta. Pero ella, cuando sus extremidades temblaban de sus vagabundeos o cuando ahora la noche fría descendía desde la altura del cielo ... ¡ah! Cuantas veces ponía su cuerpo sobre una piedra, o cuando la sed larga la hacía desmayarse, qué charcos bebía sus labios, qué pastos pastoreaban, cuántas veces sus codornices blancas codornizaban ante el látigo. Además, como muerte atrevida planeaba saltar desde lo alto, rápidamente Argus la condujo hasta el valle y la salvó cruelmente a instancias de su reina: cuando de repente una flauta hueca saca una medida de Arcady y El alado Cyllenian, que se apresura a obedecer a su padre, se acerca, y sintoniza su suave caña a gritos de melodía, "¿A dónde? ¿Dónde vagabundas? ¡Aquí hace calor! ¡Presta atención a mi música! Siguiendo a Argus, observa que todos sus ojos ya languidecen y buscan un sueño dulce, y en medio de su canción sale a relucir su espada rápida.

[391] "Y ahora, su forma anterior gradualmente restaurada por Júpiter, Io está caminando por los campos victoriosos sobre Juno, cuando lo! Ve a Tisiphone con marcas de fuego y serpientes enroscadoras y gritos demoníacos; A primera vista se detiene y vuelve a pasar a la forma de una vaca desventurada, ni piensa en qué valle o en qué altura debe permanecer sus pasos. Vagando, llega incluso a las aguas de Inaquos, ¿cómo anda y cómo cambió de aquella primera vaca que era? Tampoco su padre ni las ninfas asustadas tratan de acercarse a ella. Por lo tanto, una vez más busca los bosques, una vez más los desiertos sin camino, huyendo de esa querida cabeza como del odioso Styx; Y de allí se precipita a través de las ciudades griegas y de los ríos empinados, hasta que las aguas profundas se encuentran con ella, y vacilando un poco se sumerge: la parte de las olas y el océano predijo el futuro da a sus pasos tímidos un sendero; Con los cuernos altos que ella brilla lejos, y sostiene sus briznas en la cumbre de la onda.

[407] Pero la doncella de Erebus vuela por el aire a la rica Memphis para ser de antemano y repelir al recién llegado de la tierra de Pharaón. Pero el Nilo resiste a Tisiphone y la conduce con toda su oleada de remolino la sumerge hasta las profundidades de su cama de arena, pidiendo ayuda a Dis y todos los poderes de ese reino cruel; Aquí y allá se ven sus marcas y barcos muy dispersos, y las serpientes sacudidas de su pelo despeinado. Mientras tanto, la mano de Júpiter está ociosa; El Padre que surge truena desde los altos cielos y hace conocer su ira, y Juno misma codornices delante de su palabra. Todo esto desde la altura de Pharos, Io contempla, ahora añadido a los dioses con el pelo de serpiente y el triunfante sistram. 18 De ahí que los antiguos difundieran la historia del Bósforo, así llamada de la diosa errante; Que ella misma ayude ahora en nuestras labores, y enviando vientos para ayudarnos a impulsar nuestro barco a través de su propio estrecho.

[422] Se hizo su relato; Y los vientos de la almeja hacían llenar el lienzo. El amanecer de la mañana mostró a los Minyae que el viaje de la noche no había sido vano; Todo lo que ven es nuevo -las costas de Thynia cerca- horrorizados por el destino del profético Phineus, oprimido a su vida cerca de la fuerza severa de los dioses. No sólo es extraño de su tierra, no sólo ciego, sino que además las arpías, hijas de Typhoeus, ministros de la ira del Thunderer, lo devastan, robando su comida de su propia boca. Tales presagios y tales penas sufre por sus crímenes; Una sola esperanza que el anciano tiene: los destinos decretaron de antaño que los hijos de Aquilo deberían disipar la cruel plaga. Así que Phineus, consciente de que los Minyae y el socorro seguro se acercan, baja con la ayuda de su bastón al borde del agua, y alzando ojos sin ojos busca el barco.

[436] Entonces, respirando débilmente, grita: "¡Saludad, oh banda tan esperada, bien conocida por mis oraciones! Sé de qué dioses sois arrojados y qué recado acelera tu rumbo, y he seguido las etapas de vuestro viaje, recordando sucesivamente cada incidente, cuánto retrasaron los Lemnos de Vulcano, cuál combatió el malvado Cyzicus; Conocí también el último combate en la orilla de Bebrycian, más cerca de ti y calmando mi espíritu con ese consuelo. Ahora no te diré cómo salió Phineus del gran Agenor, ni cómo Apolo profético tiene su asiento dentro de mi pecho: más bien mi destino actual. Tampoco es el momento de llorar mis aventuras de buceo en vagar por el mundo, mi pérdida de casa y la vista dulce: es demasiado tarde para suspirar sobre la historia de los sufrimientos que he crecido para soportar.

[450] "Las Harpías miran mi comida; Nunca, por desgracia ¿Puedo eludirlas? Inmediatamente se precipitan como la nube negra de un huracán giratorio, ya por el sonido de sus alas conozco a Celaeno desde lejos; Arrasan y barren mi banquete, y enloquecen y trastornan las copas, hay un hedor violento y se produce una triste batalla, porque los monstruos están tan hambrientos como yo. Lo que todos han despreciado o contaminado con su toque, o lo que ha caído de Sus garras sucias, me ayuda a permanecer así entre los vivos. Tampoco puedo romper el vínculo del destino con la muerte: por el alimento es mi cruel necesidad prolongada. Pero si me salváis, os ruego, si el presagio del cielo para mí no es falso, pongáis un término a mi castigo. Seguramente los hijos de Aquilo están aquí para derrotar a los monstruos, y no son ajenos a mí; Porque yo soy el rey de los ricos Hebrus, y una vez fue su Cleopatra 19 unido a mí en el matrimonio. "

[465] En el nombre de su hermana ática, Calais y Zetes salen adelante, y primero Zetes pregunta: "¿A quién vemos? ¿Eres tú ese Phineus, rey famoso de la orilla de Odrysian? ¿Eres tú amigo de Febo, amado de nuestro padre? ¿Dónde está ahora la gloria de tu raza y reino? ¡Cuánto te ha devorado la fatiga, y la vejez, que a los desgraciados viene demasiado rápido! Pero vean ahora, han hecho con las oraciones, porque nuestra buena voluntad está de su lado, si la ira de los dioses no persiguen, o persiguen puede ser aplacado. "

[473] Entonces Fineo alzó sus dos manos al cielo y exclamó: "Primero suplicaré, ira del injusto Thunderer, que ahora me oprime, ahorra ahora mis cabellos grises en el último, algún límite que haya; Ay, que habrá verdaderamente pienso, porque no es sin el favor del cielo, oh jóvenes, que tengo su buena voluntad. Y no considero que estoy expiando un pecado de crueldad o de malas acciones: el destino, el balbuceo vano, el propósito de Júpiter y los consejos que él enmarcó, el suyo de todo lo demás, y de repente se manifestó en la tierra - Compasión de la raza humana; Por lo tanto, esta gran plaga y la oscuridad que incluso mientras hablaba me ocultaban. Ahora bien, su ira se ha calmado, y no es casualidad sino la propia voluntad de Dios la que os ha traído del abismo a nuestras costas ".

[485] Entonces él habló, y (por lo que los destinos ahora le concedieron) profundamente conmovió y excitó a todos ellos con el cuadro de su castigo cruel. Pusieron los sofás, y le dieron la bienvenida a los cojines más lejanos, y ellos mismos se reclinaron alrededor;Con todo ven las aguas y los cielos Con todo, y le ordenó que cenan y destierran cuidado: cuando de repente el viejo desgraciado tembló, y sus dedos se dejó caer de sus labios palidez; Tampoco hubo advertencia de la plaga, pero entre los mismos platos se han visto las aves. Un olor fétido flota en el extranjero, y un soplo de Averno de su padre es exhalado; sólo se hacen todo ataque con aleteo de las alas, una por sí sola la molest banda; en salvaje alegría doth la nube de Cocito miran boquiabiertos él, entusiasta disgusto por su propia vista. A continuación, en el suelo y sobre las colchas sucias del banquete burlado hacer vierten una corriente sucia; hay un zumbido de alas, y de la retención de la hambre presa oscila en cualquier lado; para la Celaeno horrible, no sólo impida a Fineo, pero sus desgraciadas hermanas también.

[501] en ellas en un dardo repentina sucesivamente los hijos de Aquilo, y se levantan con un grito en el aire, su padre impulsar sus alas el tiempo. El nuevo enemigo desanima a las plagas, y el botín cae de sus mandíbulas, y por primera vez en el miedo que revolotean palacio Fineo, a continuación, buscar la profundidad; los Haemonias destacan traspasado a la orilla, y siga los monstruos errantes con su mirada. Como cuando sucede que el pico de Vesevus estalla en truenos, con lo que la destrucción de Hesperia, sin embargo, escasa tiene el huracán de fuego escurrida la montaña, y ya ciudades del este se revisten con la ceniza: en la flota de un torbellino do que pasar por encima de los pueblos y mares lejos, ni se sufren para asentarse en cualquier terreno. Y ahora están llegando cerca de los límites del mar Jónico y las rocas en medio de ella: a día el morador de ese mar poderoso que los llama las islas de Encendido (Strophades).

[514] A continuación, mientras se cernía, cansado y jadeante por el miedo de la aproximación de la muerte, y se pesan en baja y temerosa de vuelo pidieran con chillido espantoso a su padre Typho, se levantó y trajo la oscuridad con él, mezclándose alta y baja, mientras que desde el corazón de la oscuridad se oyó una voz: “es suficiente tener las diosas persecución hasta el momento; por eso se esfuerzan en vosotros más rabia contra los ministros de Júpiter, los cuales, a pesar de que ejercen el rayo y el patrocinio, que ha elegido para trabajar su poderosa ira? Ahora también tiene esa misma Jove les ordenó apartarse de las viviendas del hijo de Agenor; hacen caso a su provocó, y se retiran a su palabra. Sin embargo, se anon vosotros también de la misma manera huir, cuando el arco fatal fatalidad pondrán sobre ti. 20 Nunca se las Arpías carecen de sustento, siempre y cuando los mortales merecerán la ira de los dioses “El dos se detuvo en el aire, y permaneció un tiempo con el ala dudosa.; entonces ellos salen, y en triunfo reincorporarse a filas de sus camaradas.

[529] Mientras tanto, el Minyae, la plaga disipado, renuevan su primer sacrificio al Tronador; entonces una vez más se pusieron vino y la carne antes de que los sofás. En medio del propio rey, como si en los laberintos dulces de un sueño, suspiros de alegría al bondades olvidados de Ceres; que reconoce el ob licor de Baco y el agua, y se maravilla ante los nuevos placeres de una fiesta que está libre de miedo. En él sus ojos mientras se reclina sobre los cojines y disfruta de la paz y sabe olvido de su largo calvario, Jason se dirige a él y le suplica así: “Reverendo padre, tus votos se llevan a cabo; Ahora me libre también de mis preocupaciones, y vuelve tu mente para nuestras labores. Hasta el momento, es cierto, todo lo hubo suerte, ni con la sanción vano (si se puede confiar en el cuidado de los cielos) podemos aventurarnos a navegar tan vasto mar; ella hizo descendencia sin par de Júpiter 21 preparar mi corteza, y el de Saturno 22 me dio mi equipo de príncipes. Pero mi mente no estará asegurado, y los enfoques Fasis próxima y la TAKS de coronación de todo, cuanto más estoy torturado por lo que es próxima a venir, y la adivinación de Mopso y Idmon es suficiente para mí ya no “.

[547] Entonces, por fin, ya no lo sufren a declararse o no habla, Fineo tomaron los filetes y la corona de laurel, pidiendo a las potencias que tan bien conocía. Sorprendido es famoso hijo de Aesón para ver Fineo, como si nunca tuvieron el castigo o la plaga de Jove lo oprimía: tan amplio de la dignidad, de manera maravillosa la majestuosidad de la vejez que fue derramada sobre él; un nuevo vigor había inspirado a sus extremidades. Entonces, pues, se pronunció la profecía: “Oh tú, que en la fama viajes serás través de todas las tierras, tú a quien con los dioses para ayudar y te guía y por la habilidad de usar Pallas' Pelias a sí mismo se enaltece toda desconocimiento de las estrellas (tonto que nunca está pensando para ver la lana de Frixo desterrado!), que será expuesta a ti (como recompensa agradecidos puedo hacer) tu destino y los lugares tú lo has de visita, y te mostrará la cadena de acontecimientos. Júpiter mismo, que sufre mi parte no revelar a la humanidad de su historia futura, tiene en cuenta tu inspiró mi discurso.

[561] “Por lo tanto tu camino se encuentra al comienzo de Ponto y los Cyaneans que vagan que sobre el profundo. Su locura es a chocar entre sí a mediados de mar, ni tampoco han visto ningún barco; aplastan sus propios acantilados, sus propias rocas cuando se encuentran. A continuación, desplace los cierres más profundos del mundo, he aquí! tiembla la tierra, las mismas casas de repente terremoto antes de tus ojos; una vez más vuelven y combaten sobre el mar. Cielo mismo cuando has atraído a cerca, el cielo mismo por ventura te dará la ayuda y la sabiduría. Pero yo, con lo que el consejo podría ayudar a tu empresa? Porque estáis navegando en un mar de la que los vientos y las aves mantienen lejos, más aún, el padre del océano se vuelve riendas asustadas a un lado. Si las rocas retrasar pero por un momento, si una vez iniciado descansan en absoluto, incluso a mediados de retirada a que su tablero; escasa que han recuperado rápidamente de los confines de la tierra, y ya con el nuevo alboroto que se acomete en, y todo el mar se ve acosada, que fluye entre las montañas desconcertado invasores.

[577] “Pero a mi mente devuelve el conocimiento de que el decreto celestial (porque hablaré, ni en su perplejidad que consuelo con la esperanza vacío): cuando la ira de Júpiter envió contra mí la feroz aleteo de los pájaros Tartarean, se pasaron Con todo esto voz del cielo: 'residuo oraciones no vanos, hijo de Agenor, ni buscar el final de tus fatigas; sólo cuando un buque ha penetrado en el mar y las montañas de la flota han mantenido firmes en la inundación, puede que la esperanza de perdón y el plazo de su castigo '. Así habló el dios. Ni entonces las rocas salvajes abiertas para usted, de las Furias feroces incluso ahora están regresando a mi comida.

[587] “Pero si se le otorgue a correr entre los acantilados - y seguramente su banda lo merece - y pasar hacia el mar abierto, al lado se encuentra el reino de Lico, que regresa en triunfo de las costas Bebrycian: ninguno más cortés que que en todas las costas del Ponto. Si aquí la pestilencia del lugar huelga alguna de tus héroes elegidos, no perder el corazón, recordando la predicción de la mala suerte, y ciñe tu espíritu para el futuro. Hay cuevas de las montañas por debajo de otros giros Acheron plaga trayendo aguas, ya través de un vasto abismo hierve en vapor, y con su extrema niebla infesta los campos; dejar atrás a ti, el río peligroso, y el desgraciado popular de soportar su destino; aun así no sólo un dolor de tu paso te costará. ¿Por qué debería yo te Carambis de decirle que se eleva sobre ella acantilado rodeado de nubes, el por qué de las aguas danzantes de iris o de Ancón?

[601] “A continuación son los campos que Termodón de corriente doth escinden; la famosa tribu de Amazonas, surgió de gran Marte, está allí; Ni juzgado esos guerreros mujeres, sino de una especie tal y como fuerza de Enyo triunfante sobre los hombres, o la diosa Virgen que lleva el monstruo Gorgona. Deje que no, entonces la explosión de conducir lleve a tu nave a esos terribles costas, a qué hora la tropa en el deporte arrogante vuelan aquí y allá exultante en dusty steeds, y tiembla la tierra a su halloing, y su padre les incita a la batalla con la lanza blandida. No tienen tanto terror de la carrera de Chalybes y salvaje que sea, cuya cría paciente se encuentra en campos difíciles, mientras que nunca sus viviendas ardientes truenos con minerales afectadas. A continuación, a lo largo de toda la línea de costa vienen reyes innumerables cuya ninguno de bienvenida puede confiar; Y tu pasado velocidad de lona con rumbo directo y la brisa nivel.

[616] “Así que al fin has de venir a la secuencia rápida Fasis; ya hay un campo escita, y la guerra creciente entre los hermanos; a ti mismo auxilio serás con tu ayuda la feroz Colchians y tu enemigo. 23 No hay más peligros es lo que veo; tal vez incluso se te fuere concedida a ganar el vellón anhelada. Pero no debes confiar a su valor o la fuerza solo; a menudo es mejor que la sabiduría vigor de brazo. Este tipo de ayuda como el cielo ofrece ser rápido para tomar. Y ahora soy yo tis prohibido revelar el destino final; Me sufrir, yo oro, estar en silencio “.

[624] Y así hacer un fin que whelmed su oráculo una vez más en que envuelve el silencio. Entonces, como el miedo repentino enerva a sus compañeros, Jason envía a toda prisa y corta corto el tiempo de retardo de cobardes. Fineo mismo camina a la orilla del agua para hacer una oferta el adiós hombres. “¿Qué recompensa puedo yo te pago”, dice, “cómo mostrar mi agradecimiento, oh gloria de Boreas? Una vez más me figuro que estoy de pie en las alturas Pangaean o en mi nativa de neumáticos, y que una vez más los soles dulces están subiendo por mis ojos. Son la verdad pecado aves disipará? Necesito no temo más por la seguridad de mi banquete? Concédeme tocar sus caras, me sufrir para abrazar, y ven que acercará a la mano derecha.”Él había hecho. Se alejan de la tierra y ocultan la orilla de la vista.

[636] Inmediatamente viene a todo el pensamiento sombrío de las rocas Cyanean, y su tarea más inmediata: ¿cuándo y de qué lado están a piensan que van a venir; sus rostros son marcadas por el miedo, ni sus ojos cansados dan sobre su observación de las aguas por todos lados, cuando a lo lejos se oyen los sonidos de las rocas furiosas, pero no rocas parecían a los héroes, sino una parte del polo estrellado se sumergió en las profundidades. Y mientras presionan en forma más rápida, al contemplar 24 los mares que toman susto antes de la nave, los mismos mares de una caída repentina y las montañas opuestas de despedida en pedazos, y todo el terror en frío bajaron los remos. A continuación, el propio Jason, acelerando el frente extendiendo las manos suplicantes, instando a cada uno por su nombre. “¿Dónde están ahora esas promesas soberbios, donde las amenazas gritón con la que en mi presencia se buscaban las rocas? Sin duda, el mismo miedo ciego estaba en todos nosotros cuando vimos la cueva de Ámico: sin embargo, se mantuvo firme, y el cielo ayudada nuestra atrevida, y una vez más el mismo cielo, ween, nos ayuda “.

[653] Después de haber hablado así se apodera del remo y el lugar de Phalerus aterrado y tira del remo: los jóvenes alimentadas con pena seguir su ejemplo. A medida que se trabajan son giraban en torbellinos por una ola furiosa y el vuelo de la mar que se encuentra con ellas; las rocas se reúnen, y ahora de nuevo envían sus acantilados maltratadas en la huida precipitada sobre todo el mar. Dos veces chocaron acantilado con acantilado y roca con roca, dos veces brillaba la llama 25 en la pulverización hacia arriba extenso. Así como de la renta nubes moscas luz un terror colector y el fuego parpadea en la oscuridad de la tormenta y truenos temibles rodar y el flash escapar destruye la noche, mientras el pánico lleva a cabo las caras, el pánico los miembros de hombres: así que llenar alboroto el océano ; el spray cae en una lluvia y de lejos envuelve el recipiente en un diluvio acuoso.

[667] Los dioses tomaron atención y su mirada estaba fija en el mar, para ver cómo el barco de rock prescrito iría, lo diseñaría un equipo resistente; su buena voluntad que exige el emprise negrita está en suspenso. En primer lugar, con auspicios de parpadear la doncella dio una señal, y lanzó una marca de rayo; Apenas había el acantilado dado lugar cuando a través de las rocas que corrían la marca con una llama delgada toma su vuelo; de nuevo a los héroes llegaron su valor y su fuerza, ya que marcaron su trayectoria. “Sigo”, exclamó el hijo de Aesón, “cualquier dios eres - aye incluso si tú deceivest” y velocidades de cabeza por en medio de la conmoción y se sumerge en el humo turbia.

[677] A continuación, como las montañas se apartaron la onda menguante comenzaron a dar la nave, y la luz del día les salió al otro lado del mar abierto. Pero tampoco puede el capitán por ahora dar rienda y difundir las velas, ni luchar con remos, cuando he aquí! los Cyaneans están bajando sobre ellos; su sombra se cierne sobre la nave, y las rocas son asumidos para cerrar el conflicto. Hereupon Juno y Palas salto enorme desde el cielo sobre las rocas; éste la hija de Júpiter, que se limita a su cónyuge, así como uno que empuja con fuerza hacia abajo musculoso bajo el yugo hacia sus estómagos no están dispuestos los cuernos de los toros. 26

[686] A continuación, como si el calor del fuego fueron produciendo agua y la arena juntos, aun así las profundidades muy favorables, y se atragantó con las ondas pulsadas cerca del mar-preso vierte en las inundaciones sobre las rocas. Por su parte, todas con oarage valiente instar a su paso por el angosto estrecho y guían su corteza entre las masas que chocan; sin embargo estrellado las rocas en las extremidades de la popa, y una parte (oh, horror!) fue capturado por los riscos: el resto se debió al cielo. El grito Minyae voz alta, para que consideren que ambas partes han surgido aparte; última de todos hace a sí mismo Tifis escapar el golpe, y el de en medio de la ruina sigue las aguas de transmisión; ni parecía que de espaldas al mar acantilado asediado, ni aventurado a la tripulación a tomar reposo antes de que hubieran pasado las orillas oscuras y corriente de Rheba distante. Luego dejar que caigan los brazos cansados, luego dio alivio a sus pechos secos y jadeantes, como Alcides y Teseo su compañero, el terror del Averno pasado, se unen en un abrazo pálida, así ERE se saludan los primeros recintos de la luz.

[703] Ahora en verdad hicieron lo mismo líder olvidar todos los miedos y las preocupaciones, pero mirando en el mar, “¡Ay!”, Exclamó, “cuán difícil es aquí estadounidense definido por la voluntad de los cielos! A pesar de que al fin llegamos al río Fasis y la Colchians en la cortesía renunciar a la lana, ¿cómo podemos navegar por segunda vez entre estas montañas?”Tales palabras que pronuncia, sin saber que son fijos y eternamente ligados por mandato de Jove. Para asegurarse de que permaneció inalterable por la ley de Fate, siempre debe pasar un barco entre ellos a través de un mar abierto.

[711] A continuación, las aguas que durante siglos habían sido sierra untravelled con sorprender a la corteza repentina, y toda la tierra de los pueblos de tierras bajas del Ponto y de sus reyes y remotas quedan al descubierto. No en otra parte han retirado las costas más antes de la inundación de vertido, o mejor dicho, aguas tan vastos ni siquiera los mares Tirreno y Aegean 27 roll, ni pueden ambos Syrtes ellos iguales. Por otra parte, la tierra barre ríos acá poderosos; debo decir lo que la abundancia de la desembocadura del Danubio séptuple añade, o Tanais, Neumáticos amarillo, Hypanis y Novas, 28 o en lo que enormes bahías las aguas Maeotian abierta? Así por su gran cantidad de ríos 29 ha roto Ponto la fuerza de la sal amarga, dando paso así a aires helados Boreas' congelación y fácilmente cuando llega el invierno. Y de acuerdo como el rigor del oso viene sobre ríos inmóviles o se revolvió a las profundidades de sus aguas, por lo que el invierno doth larga la mentira mar como un plano o se endurezcan en olas inflamación elevados, y en este lado que toca Europa con sus curvas sinuosas , en ese lado de Asia, donde se dobla a la forma de un arco escita. No siempre se destaca la nube de sombras sobre el mar, y la luz del día es irregular, ni tat del sol primera vuelta es el océano se fundió ni cuando la luz atrae a la altura de la oscuridad en la primavera, pero al final al final de Tauro 30 doth que volver a sus propias costas.

[733] Y ahora el barco se acerca las arenas del Mariandyni y Equión rápida busca al país y su rey, que lleva el mensaje (si se conoce en cualquier lugar de su nombre) que los héroes elegidos de Haemonia se vienen, así que vamos a abrir su costas a navegantes cansados. Lico, que alegran de oír el nombre aqueo, se apresura hacia ellos, y trae Aesonides y toda su compañía con él a la casa real, en los últimos tiempos adornado con trofeos de Bebryice, y en el buen acogimiento que tanto habla en medio de los griegos: “No por el riesgo habéis subido; suerte divina, que ween, os ha sacado a mis orillas, que comparten nuestra enojado aborrecidos de Bebrycia y nuestro triunfo sobre esa carrera salvaje. -Es una prenda segura de la lealtad cuando los hombres han conocido el mismo enemigo. Nosotros también, por tan amplia extensión de tierra removida, nosotros también hemos conocido Amico, y mi hermano mentiras talados sobre esas arenas crueles. A mí mismo en la venganza y el celo de fuego se acercaba con plena armamento de guerra, cuando a mediados de los mares estaban dando sus velas de aquí el esfuerzo. Lo vimos en la corrupción y la falta de gore-arrojar nueva como a un monstruo de mar sobre la arena. Tampoco se quejan de que yo me robaron de la muerte del tirano, ni debería más bien había que regocijan caído en la guerra y por los brazos que por la venganza de su propia ley, y que sus guantes son bañadas con la sangre derramado merecidamente “.

[755] “es que se sienta tu mástil en las colinas?” Aesonides responde: “¿era tu anfitrión vi desde mediados del océano?” Él habla, y señalando el hijo de Júpiter, “Mira, aquí está Pollux,” él añade, “a quien esa pena de mama pagado odiaba;” el otro resultó maravillado ojos sobre el héroe. Entonces, en medio del palacio comienzan el banquete festivo, y piden a sus dioses comunes, por cuya decreto Bebrycia había sido derrocado, y disfrutan por igual el cumplimiento de sus votos y ganó el botín.

1. En “Venus y las Furias” que prefigura el amor de Medea (la dama de pecado) para Jason, y el asesinato de su hermano Apsirto. Por deserción de Medea Aeetes de Jason su padre era vengada.
2. Althaea, madre de Meleagro (Oenides).
3. El premio prometido a Hércules por Laomedonte, rey de Troya, por su ayuda en la construcción de los muros de esa ciudad.
4. Prometeo, que robó el fuego del cielo (966), pero fue Tántalo que ha traicionado los secretos confiados a él por Júpiter (67).
5. matado por Diana según una versión por agredir a ella, pero en Homero, Odisea 5. 121, a través de los celos de los dioses, porque él era el amante de Eos, la Aurora.
6. El sombrero de ala ancha ( “petaso”) que Mercurio, el dios de Arcadia, es comúnmente representado como el uso.
7. El nombre del orador es Dymas (187), que se lamenta el destino de su amigo Otreus, hermano del Lico, rey de la Mariandyni, un pueblo bitinios.
8. Una roca que no disfruta de la luz del sol y en la que no hay flores o cultivos podrían crecer.
9. Ámico es tan alto y solitario como un pico de la montaña poco frecuentados por el hombre; no hay seres humanos son para ser visto en cualquier lugar cerca de él.
10. hablado en ironía; no regresan con vida.

11. Tideo y Meleagro.
12. Periclímeno.
13. Spartan, desde Oebalus, un rey de Esparta.
14. La sierra que divide Laconia de Mesenia.
15. La lucha aquí descrito se deduce que en Apolonio (ii 62-97.) En el principal; en ambos casos los combatientes pausa para respirar, y hay así dos fases de la lucha; en cada poeta Ámico comienza corriendo ferozmente sobre su adversario, y hay un símil de un buque de la intemperie una tormenta de viento; entonces explayarme entre sí (otro símil); después de la pausa Valerio es algo más completo, y algo elabora el final de la pelea.
16. es decir hizo Amycus perder sus golpes sobre el aire.
17. El mar, porque Ámico era un hijo de Neptuno.
18. Io fue identificada con la diosa egipcia Isis, que fue adorado con el traqueteo de la “sistro,” para los que ver Dict. Hormiga. Y Apuleyo, Met. 11. 3: “En su mano derecha ella dio a luz un sistrum de bronce, a través del estrecho borde de los cuales. . .pasado un par de varillas, produciendo un sonido estridente agudo, mientras su cuerpo se imparte movimiento a los triples acordes”(Bohn). En el mismo pasaje que se describe como que lleva en su cabeza un aro plano que representa la luna, a cada lado de los cuales son serpientes. Las serpientes también se mencionan en relación con Isis por Ovidio ( Am. 2. 13. 13, y Met. 9. 693). Epaphus, el hijo de Io por Zeus, fue identificado por los griegos con Apis, la deidad egipcia. El culto de Isis se introdujo en Roma alrededor del 80 aC, y se hizo muy popular allí.
19. La hermana de Calais y Zetes, y esposa de Fineo. Ella se llama ático debido a que su madre Orithyia era una hija de Erecteo, rey de Atenas.
20. Según una leyenda los hijos de Boreas fueron muertos por Hércules.

21. Minerva.
22. Juno
23. Aeetes demostró en la final a su enemigo.
24. Valerius está describiendo la acción del mar como causada por el rápido movimiento de las rocas; su vuelo antes de que el buque y su “no” es causado por su separación después de que hayan cumplido, lo que hace que el flujo de agua en el espacio dejado vacante por ellos.
25. causada por la colisión de las rocas.
26. Para conseguir sus cuernos bajo el yugo de las cabezas deben ser forzados hacia abajo hasta que se vuelven hacia sus vientres.
27. La lectura es dudosa, y el masculino ( “Tirreno”) es ciertamente extraño. Para Aegon = Aegaeon cf. Estacio, Theb. 5. 88.
28. De lo contrario desconocido.
29. Los ríos que desembocan en el Ponto son considerados como partes de un ejército que avanzaba contra el mar de sal.
30. Al final de mayo.


.

ARGONAUTICA LIBRO 5, TRADUCIDO POR JH MOZLEY

[1] La luz del día siguiente no trajo alegría a los héroes cuando salió del Olimpo: Argive Idmon cae ante la enfermedad y el destino devastador, sabiendo desde hace mucho tiempo que su vida estaba cerca de su fin. Pero Jasón, recordando que Fineo había hablado con toda verdad, de la toma de Idmon aprehende otros dolores. Luego paga a su compañero las cuotas de la amistad y trae como tributo el hábito bordado hábilmente del príncipe dolioniano, mientras Lycus su anfitrión ofrece terreno para su último lugar de descanso. Mopsus en lágrimas toma la armadura de Idmon del vaso alto; Algunos cortan la madera de los bosques y la traen a la pira; Otros atan filetes y follaje blanco sobre la cabeza del augur, y poniéndole en el féretro se une en lamentación; Todos iguales piensan en su propio día.

[13] Pero lo! En medio de sus lágrimas y sus últimas ofrendas, Tiphys, en cuyas manos estaba el orden del curso de la nave, es atormentado por una enfermedad violenta, y todo espantado de terror, vierte triste quejas al cielo: "Oye, Apolo, , O wielder del arco! 1 esta vida, oh Señor, reviva esta vida para nosotros, si cuidas cualquier cosa para nuestra empresa, que está en su punto de inflexión supremo y cuelga totalmente en la habilidad de uno solo.

[21] Sus palabras fueron pronunciadas a la brisa, y no influyeron en el destino designado. Y así como cuando un padre se encuentra gravemente atormentado por el rápido adelanto del castigo, y un grupo débil de niños se lamentan sobre él y con corazones hundidos hacen súplicas, para que pueda resistir a salvarlos, débiles como están y todavía necesitados de su padre. De lo contrario a sus camaradas esperan en su hora fatídica que Tiphys más allá de todos los demás pueda ser salvado. Contra ellos, la frialdad de la muerte avanza, y la última condenación de Idmon se cierne sobre sus ojos. A medida que su vida se hunda, los Minyae con vanos gritos se esfuerzan por quedarse en su paso, y se niegan a ser arrancados de él; Apenas ponen sobre la pira los miembros rígidos, y traen lágrimas y ofrendas vanas a las llamas; La pila melancólica crece con regalos.

[32] Pero cuando rompieron cansadamente los últimos abrazos y las torres devoradoras crujieron, entonces parecía como si la propia nave estuviera ardiendo y hundiendo a los héroes en medio del mar. El hijo de Aesón no soportó contemplar aquellos cuerpos que él amaba consumiendo en piras gemelas, pero gimiendo desde su alma íntima el líder hablaba tales palabras como estas: "¿Por qué de repente son los poderes tan hostiles? ¿Qué trabajos han merecido nuestro castigo? Seguro es esta costa, pero - ¡oh, horror! - Veo dos piras fúnebres alzándose uno al lado del otro. ¿Es entonces mi banda de camaradas tan grande, tan numerosa? O un día de condenación se lleva a mis amigos, o conducido por culpa Furies yo mismo abandonarlos. ¿Dónde está Tiphys? ¿Dónde está Idmon nuestro adivino? ¿Dónde está él que era un fósforo para su step-dame con todos sus monstruos? Sin ti, oh Thespian, ¿debemos abrir nuevos mares? ¿No voy a verte viendo desde el alto caca las Pléyades agrupadas y la guía nocturna del Oso? ¿A quién lees el Minyae, el vaso amado y las estrellas? ¿Quién ahora pide a Aeson que duerma tranquilamente de las noches? ¿Es esta la recompensa que tu trabajo ha ganado, y tus ojos tan a menudo engañados de sueño dulce, y tu cuidado ansioso como los Colos se acercaron? ¡Ah! ¡Cuán lejos ha llegado Aea, hasta dónde ha alejado el Phasis! Sin embargo, incluso ahora, si el pensamiento sobrevive en un frágil fantasma, esté presente, ruego, una sombra que se acerca a las tormentas y advierta al timonel de su nave.

[54] Así habló, y como las llamas se hundieron, no vieron más que sus huesos. "Todavía nos queda un consuelo", gritó, "a orillas distantes, aunque estemos; No dejen que esta tierra se desprenda de estas sombras cariñosas, ni sostengan sus huesos en una tumba o una urna separada, sino que se unen, como con el destino conjunto, ustedes se fueron al mar. "Sin demora sus compañeros unen sus reliquias y los nombres que lloran. Entonces un montículo verde de césped vivo se amontona, y Jason confía sus cenizas a cuidado de Lycus.

[63] Abatidos estaban todos, y dudoso cuya mano fielmente guiaría el barco; Ancaeus y el sabio Nauplius hicieron la petición. El propio roble a la llamada de Fate convocó a Erginus, y los timoneles derrotados volvieron a sus remos. Y así como aquel toro que ha ganado la realeza de la manada marcha con orgulloso triunfo; Todo el amor, todo el honor pasa ahora solo a él: tan alegremente comienza el timonel en su primer viaje; Para una noche brillante muestra Helice clara y verdadera. Ya la proa había agitado el agua, y ya se había puesto en la popa, el ancla los había desprendido de la terrible tierra.

[73] Entonces, bajo la presión del viento del Sur, pasa por las sombrías costas de Acherus y por Callichoros, famoso por los espectáculos nocturnos de Lyaeus; Ni el informe está mal fundamentado. En estas aguas Baco lavó las varitas que goteaban con sangre oriental. 4 Aún recuerda usted, las aguas, cómo después de regresar de sus guerras y de romper las barreras más alejadas del Mar Rojo, aquí despertó a sus devotos devotos y sus címbalos y ató sus cuernos húmedos con guirnaldas y hojas de vid, de tal estado de ánimo Como diría el Teban Maenad y el infeliz Cithaeron. 5

[82] Mientras tanto, la Fama incontenible ha volado ya a través de las regiones más lejanas del mundo, y llenó a los fantasmas con las alabanzas de sus hijos, diciendo que el mar se ha añadido al mar y que ahora las rocas cianéticas están abiertas. Se queman para levantar sus caras ansiosas, todos los que el amor de la parentela o el valor celoso todavía agita. Sus destinos permanecen inalterados: uno solo, cuya tumba estaba en esa orilla, los envía para ver a la amada banda. Sthenelus 6 sale: como lo fue cuando el Amazonas marcial lo contempló y cuando Alcides enterró a su compañero, vestido con su propia armadura, lo hizo brillar al levantarse de su montículo funerario sobre el cordón; Tan brillantes como las olas, como si el poderoso sol estuviera levantando su esfera en el cielo o el cielo se estrellaran en la nube. Apenas vieron la visión, cuando la noche inmediata la arrebató en sombría sombra. En la tristeza el espíritu volvió a buscar el vacío profundo. Mientras Mopsus se asombra ante el presagio, ve la carreta muy lejos en el límite del cordón, y velo su cabeza vierte vino y llama al fantasma. Por otra parte, el jefe Odrysian comienza en orden debido el cántico que apaciguará el alcohol que han visto, y golpea su lira que retumba, cantando el tiempo, y legan un nombre a las arenas.

[101] Por lo tanto, el barco recibe una brisa más fresca, y toda la costa de Crobialus huye detrás de ellos, y Parthenium te negó, Tiphys, por los Fates, un río más fiel a Trivia que todos los demás, y más agradable que el de su madre Fuente de Inopus. Y luego, a medida que el barco avanza, envían profundamente bajo el horizonte la cresta de Cromne y el pálido Cytorus y tú, Erythia. Y ahora el cielo traía de vuelta la noche; De cerca rozan los altos Carambis, y vasto sobre el mar tiembla la sombra de Sinope. Embosoming Asirio 8 bahías ricos Sinope, una vez una ninfa y uno que se burló de ardiente cortejo de Jove, impasible por pretendientes celestiales; No sólo Halys o Apolo fueron engañados por los engaños de la ninfa que amaban.

[113] Aquí la buena oportunidad de la Fortuna les trae nuevos compañeros, Autolycus y Phlogius y Deileon, héroes que habían seguido los brazos de Hércules; Sus andanzas las habían dejado. Cuando vieron la banda griega y la nave de las Pelasgas, corrió rápidamente al borde del agua y oró para que los tomasen como compañeros. El líder da la bienvenida a los nuevos nombres, contento de que al fin los remos dejados sin tripulación puedan servirle. Halys pasa y los largos meandros de la corriente de Iris, y Thermodon que rueda incluso en medio del mar su tumulto enojado, un río sagrado para Gradivus y muy rico en despojos, porque para ella la doncella presenta los caballos y prometió hachas de batalla , Cuando en gran triunfo ella vuelve a través de las puertas del Caspio, con Medians y Massagetae en sus carros-ruedas. La verdadera raza y sangre son ellos, el dios de la guerra es su padre. 9 Por lo tanto, los haemonios buscaron lo profundo, y no despreciaron las advertencias de Fineo.

[127] Jason mismo se vuelve para hacer frente a sus nuevos compañeros, y "Ahora, mientras tanto", dice él, "narrar las batallas y victorias affrays de mi propio Hércules, y sus propias hazañas en la costa de Marte. Y en silencio, con corazón lamentable, oye hablar de las persecuciones y de las labores de la guerra de las doncellas, que primero soltó las riendas y cayó, que el arroyo de su padre llevaba medio muerto al mar, que huía despojándolo de su costado Y el temblor de su hombro, pronto alcanzado y perforado por el eje de Hércules; Cómo Anger y un padre a quien esperaban las lágrimas, insistían en las compañías que manejaban hachas, qué terror inspiró la propia líder, qué furia la impulsó y cómo su baldric brillaba con el oro.

[140] A los muertos de la noche oyen de las cavernas cerradas de la tierra el trabajo incansable de los Chalybes; Tus labradores, Gradivus, se aburren de sus herramientas; Fuerte suena el trabajo de aquellas manos que primero crearon la guerra, el azote de toda la tierra. Antes de arrastrar hierro desconocido de su lecho de piedra y proporcionar espadas, el odio vagaba débil porque desarmado, la ira era sin recursos y la venganza, pero lento. De aquí los héroes pusieron detrás de ellos la roca de Jove geneta, luego los lagos verdes de los tibarenos, donde ella que ha dado a luz ata la cabeza de su marido con turbante indolente, y ella lo tiende después de que su bebé nace. 10 Vosotros también, Mossinios, maravillados de las velas de la corteza desconocida, y vosotros, Macrones, de vuestras elevadas guaridas, y de los nómadas Byzeres, y de las costas de Philyra, que Saturno pisoteaba con los cascos de los caballos. 11

[154] A continuación, la última bahía, el lugar de descanso cruel de Prometeo se ve, donde el Cáucaso se levanta en el aire frío del norte. Ese día por casualidad había traído a Alcides también allí, para cambiar el destino del Titán; Y ahora se arrastraba con fuerza contra las gruesas cadenas de todos los lados, «medio naufragio del hielo recogido por largo tiempo, con las manos apretadas las había arrancado de la roca de la cama, elevándose alto y con el pie izquierdo soportando el peso; El enorme Cáucaso se hace eco del sonido, como los troncos de los árboles que siguen a la cumbre de las montañas caen, y los ríos se vuelven del mar. 12 Hay un desplome, como si Júpiter se hubiera levantado en poder y derrocado las ciudadelas del cielo, o el brazo de Neptuno hubiera sacudido los cimientos del mundo. La vasta longitud de Pontus temblaba, y toda la tierra ibérica que se encuentra junto a Armenia, y como el océano sacudió a su más profunda profundidad los Minyae temían las Rocas Cyanean que habían dejado atrás. Entonces, como el ruido se acercó más al sonido del hierro y al desgarro de los peñascos y el trabajo múltiple de la montaña se escucha, y el fuerte clamor de Prometeo mientras sus miembros rocosos se rasgan. Pero en su ignorancia (pues ¿quién habría podido creer que Alcides estaba en aquellas colinas o se aventuró una vez más a abandonar las esperanzas?), Sus camaradas prosiguen su camino; Sólo se preguntan desde el fondo de la ancha lluvia que llena las playas, los peñascos y la enorme sombra de un pájaro moribundo por encima de ellos y el rocío sangriento que arrasa por el aire.

El sol estaba encendiendo las aguas con un rayo más cercano, y la última luz empezó a mostrar al anhelado Colchis a la cansada tripulación, donde el poderoso Phasis con la boca espumosa se precipita al encuentro del océano. Juntos todos reconocen su meta destinada, y marcan los signos y cuentan la historia de los pueblos que han pasado, mientras ponen sus vasijas para el río. Al mismo tiempo, Juno y Pallas, en plena panoplia de nubes brillantes, detienen los carros de sus corceles de patas de ala.

[184] Y mientras el jefe entra en la boca del río con fuertes palos de remo, ve un anillo de álamos y un montículo que se eleva sobre el río verde, la tumba de su pariente Phrixus, junto al cual se alza en mármol su hermana, Compañera enferma, temiendo por este lado a su cruel madrastra, en aquel mar, y temiendo poner sus manos sobre el carnero. Luego ordena a los remeros que se detengan y aquí primero arreglen los cables, como si hubiese entrado en Pagasae y en su corriente nativa. Llevando debidamente en un tazón pesado la sagrada ofrenda de vino, llama a la sombra y así habla en el altar: "Frixo, te ruego, por nuestra sangre afín y por trabajos semejantes, guía mi empresa y protege en estas tierras que tienen Soportó tantos mares, tantos que apresuraron las estrellas del norte. Sé favorable, Phrixus, y con buen humor recuerda tu tierra natal. Haz tú también ahora, que fuiste en vano desnudo en una tumba vacía, 13 da marca de aprobación, diosa del mar, y ayuda a la causa de tus parientes. Ah, ¿cuándo seré otra vez sobre ti? ¿Cuándo el vellón de oro reconocerá a Sestus ya esas aguas desafortunadas? Tú también, bosques y orillas de la hospitalaria Colchis, revela donde la rica piel brilla en el árbol sagrado. Entonces haz tú, oh Fasis, descendiente de Júpiter fecundo, nacido en la nevada región de la ninfa arcadiana, hazlo tú, pero acepta con corriente tranquila la corteza de Palas, ni te faltarán dones ni santuarios en mi tierra; Una efigie te espera, oh Fasis, para que cualquiera que contempla la reverencia, tan poderoso como el gran Enipeo o el padre Inachus, extendidos en la cueva de oro.

Habló, y al instante el barco que se volvía hacia él, sin el arte del timonel, se dio la vuelta por el arco, y con presagio seguro miró hacia el mar y la boca del río. "¡Lo! Como nos promete y nos llama, así volveremos ", grita. Así reza él, y luego ordena a la tripulación bajar las armas de la cúpula. Luego preparan con rapidez los dones de Bacchus y Ceres para fortalecerlos para cada peligro, y en línea larga carga los bancos verdes.

[217] Comienza ahora, diosa, otra cepa, y relata las guerras del jefe tesalí que vosotros visteis; No tengo poder, yo no encuentro ningún enunciado. Hemos venido a la locura y el compacto impío de la princesa, y cómo el buque se estremeció bajo la terrible doncella; Los malditos concursos sobre los campos portent-bearing surgen ante mí. Sin embargo, primero debo explicar la astucia, la astucia de la descendencia infiel del Sol, cómo merecía ser abandonado, merecía ser traicionado; A partir de ese momento mi canción comenzará: ya había llegado Phrixus, ahora viejo en la ciudad de Scythian del Sol, cumplió el término designado de su larga vida de trabajo. Cuando al final murió, de repente apareció una llama maravillosa en El cielo y el carnero en una vasta constelación que agita todo el mar. Pero el vellón había dejado a Phrixus en el bosque sombrío del dios de la guerra, un monumento conspicuo de su peligro, abrazando un roble con su metal brillante.

[231] Una vez también apareció, un vasto fantasma, en las horas silenciosas de la noche, y una gran voz habló y aterrorizó al padre de su esposa 14 : "Oh tú que me sufrió, un fugitivo de mi nativo Tierra en busca de un hogar, para asentarse en estas moradas, y pronto ofreciendo a tu hija me invitó a ser tu yerno, dolores y ruinas de tu reino abundarán por ti a qué hora el vellocino es robado de los drogados del sueño arboleda. Por otra parte, Medea, que ahora está consagrada a Diana del inframundo y conduce el santo baile - que busque esponsales para cualquier pretendiente, que la sufra no permanecer en el reino de su padre.

[241] Habló, y pareció extender su mano y ofrecer la piel fatídica, y del oro visionario se derramó un resplandor que miraba alrededor del techo artesonado del palacio. Temblando el otro, se levantó de su sillón y oró a la divinidad de su padre ya su carro mientras se elevaba por encima de la vertiente oriental: "¡Esta oración te hago, padre, guardián de mi destino, viendo uno! Echad ahora vuestros ojos sobre la tierra, sobre todo el mar; Sean hombres de mi propia tierra o extranjeros que estén planeando una traición secreta, sean los primeros en darme noticias. Tú también, Gradivus, en cuyo roble sagrado resplandece el vellón, vigila; Presente para ayudar a que tus brazos chocen y trompetas suenen en tu arboleda y tu voz suene a través de la oscuridad ".

[253] Había hablado escaso, cuando una serpiente que se deslizaba desde las montañas del Cáucaso, no sin la voluntad del dios, entrelazó toda la arboleda con sus serpientes circulares y miró hacia la tierra griega. Por lo tanto, él está atento para frustrar todas las amenazas y los peligros predichos por Frixo, y Medea, aunque su niñez no esté todavía madura, está destinada a la cámara de matrimonio del príncipe albanés.

[259] Mientras tanto, el dios que siempre avisa aterroriza a la ciudad con presagios y amenazas, y da señales de enfermos tardíos; El sacerdote pide que se devuelva el vellón fatal y se le envíe para traer mala suerte a la tierra Haemoniaa. Pero la descendencia del Sol reflexiona con el corazón débil las advertencias de Phrixus y dice no; El tirano no tiene nada que ver con su gente, por lo que su propia seguridad está asegurada. Entonces Perses, siguiente en rango al rey y al hermano de sangre en el lado de su madre, lo asalta con reproche: la multitud, encontrando un líder, le presta apoyo. Pero él, furioso, sale de su asiento, y envía a los padres volando de cabeza; En contra de Perses mismo, como por semejantes aventuras, él arroja audazmente las esperanzas de poder, gracias al favor de la turba, se apresura con la espada. Perses huye de allí, con marcas de crueldad sobre él, y con rumores revuelve todo el Norte. Y ahora estaba presente delante de la ciudad con príncipes en sus millares poderosos, y se había detenido, desconcertado en su primer asalto a las paredes. Ese día y el siguiente fueron entregados a ambos lados para quemar a sus compañeros muertos, cuando en la calma de la guerra el líder de Tesalia aterrizó como destino ordenado sobre la hebra Aeaean.

[278] Noche de compasión de la humanidad y su pesado trabajo había traído de vuelta el anhelado silencio a la tierra cansada. Pero Juno y la virgen hija del supremo Júpiter estaban compartiendo corazón a corazón sus consejos más íntimos y sus preocupaciones distractivas. Primero habló a la doncella: "¿Contra quién dirigimos nuestras fuerzas unidas? Tú ves lo que un concurso mantiene a los Colchianos en su apretón, y cómo la cuestión se mantiene hoy. En este lado Perses, en que con fuerza desigual Aeetes se prepara para luchar. ¿A qué ejército nos uniremos?

[280] Juno respondió: "Desatima tu temor de que por ventura yo te rechace la batalla que amas; Ya el dolor del trabajo aguarda tu gesto y mis corceles también deben trabajar. Mi mente está decidida a unirse a la anfitriona de Aeetes. Es cierto que el corazón del rey es traidor, lo sé; No pagará a los Minyae. Pero entonces yo mismo pondré en movimiento otros artefactos, otras tramas.

[292] "Así es, yo te ruego," dijo Pallas, "porque tu poder debe unirse a los míos, para que seamos autorizados a devolver a Jason a las tierras griegas, y traer la corteza que nosotros mismos hicimos después de todos sus lanzamientos Para descansar en nuestro propio cielo. "

[296] Así se planificaron en aquel tiempo los celestiales para el renombre de los hombres. Pero nunca la noche pasó por el Minyae en una oscuridad más profunda o en tal alarma y miedo; Nada han logrado, aunque se encuentre el Fasis, aunque las olas de la Roca de Choque sean domadas; Y todos hasta ahora, hasta que llegan a la ciudad del gran rey, es incierto y se cuelga en la cuestión dudosa de los acontecimientos. Sobre todo es el hijo de Aeson giró en vacilante pensamiento sobre las cambiantes mareas y oleadas de perplejidad, ideando plan sobre plan. Aun cuando 15 Júpiter arroja un relámpago desde su alta ciudadela, cuando revuelve las Pléyades y mezcla la lluvia y el trueno o la nieve helada, cuando toda la llanura está oculta por el aguacero blanco o cuando abre las amplias puertas de la sangrienta guerra, O trae otros comienzos de destino a las naciones obstinadas. Aun así, el líder se detuvo entre los diversos impulsos de este barrio y de ese, y su corazón con muchos gemidos, y desean que el amable amanecer ya estaban llegando y las horas que traen Seguro en la última.

[312] Entonces se volvió hacia sus hombres cuya mirada estaba fija en el suelo o se inclinó sobre la reunión silenciosa: "Esa poderosa empresa", dijo, "que desde hace mucho tiempo ha sido tu esperanza y oración, y de la cual las antiguas épocas se encogieron de horror Lo Estamos en su meta, y las aguas del gran mundo están detrás de nosotros. Tampoco los mil caminos del océano nos han hecho falsos, ni el relato de que los Aeetes nacidos del Sol reine en la región más media del norte. Por lo tanto, cuando la luz toque las profundidades, debemos buscar las moradas de la ciudad y hacer juicio de la mente de un tirano desconocido. Él dará su consentimiento, ween, ni es nuestra búsqueda una que la súplica no debe ganar; Pero si rehuye con altivez nuestras súplicas, endurezca aún ahora sus espíritus a una negativa, y déjenos más bien resueltos cómo traer de vuelta el vellón a nuestras costas nativas: con escrúpulo en la adversidad! "Él habló, y buscó por la suerte a los que Debe llevarle compañía a la ciudad de Scythian, y del número entero nueve fueron dibujados. Entonces se apresuran en el camino que lleva más pronto a la llanura del Circeo, y con el día amanecer ahora buscar al rey.

[329] Parecía que Medea, alarmada en la noche por presagios celestiales, había salido de su sofá tan pronto como vio las sombras huyeron, y se dirigía hacia el primer resplandor alentador del sol y los ríos que purgan los horrores de la noche. 16 Porque mientras en su silenciosa bóveda una profunda quietud sostenía sus miembros dormidos y no había problemas en su corazón de soltera, ella parecía tener el terror de salir de la arboleda santa de Hecate, y cuando buscó la presencia de su amoroso padre, Ellos y ella se horrorizó en el vasto profundo alrededor, sin embargo su hermano ensayado a seguir; Entonces había visto a los niños aterrorizados ante la amenaza de una muerte repentina, y ella misma, mientras temblaban, manchaba sus manos con su asesinato, mientras las lágrimas brotaban de sus ojos. Distraída por estos signos amenazadores, buscó las orillas del arroyo de Phasis entre una banda de sirvientas escitas, sus compañeros de edad. Como Proserpina en la primavera guió el baile sobre las crestas floridas de Hymettus o bajo los acantilados de Sicilia, de este lado que se acercaba Pallas, de ese lado de la mano con su amada Diana, más alta que ellos y superando a todos sus compañeros, Se puso pálida al ver a Avernus y toda su belleza huyó: tan hermosa era también la Colchian en sus sagrados filetes por la luz de las antorchas gemelas, 17 mientras que ella no odiaba a sus padres desafortunados.

Cuando vio por primera vez, a cierta distancia de las frescas aguas del río, que los hombres avanzaban con paso silencioso, se detuvo, y llamó a su enfermera con consternación y temor: "Madre, ¿qué banda se aproxima, como si Hizo hacia mí con cierto avance? Ni por armadura ni por vestido los conozco. Busquen vuelo, por favor, busquen un cañón para esconderse. "Henioche, anciana guardiana del honor de la doncella, a quien se le confió la crianza de su niñez, oye su clamor; Luego, con palabras alentadoras, asegura a su asustada sala: "No hay amenaza de enemigo, ni violencia ni causa de miedo que te atraiga", dice; "Ya veo sus vestidos llamativos con colorante extranjero, ay, y ahora sus filetes y las pacíficas hojas de olivo. Es un griego que se acerca, tan cerca todos sus trajes se asemejan al griego Phrixus ".

[303] Así habla ella. Pero Juno, ya que la ansiedad y el trabajo pesado le habían quitado al líder la belleza de su fuerza, derramó sobre él nuevas fuerzas y el brillo de la juventud rosada. Y ahora, en un aspecto sin par, ve a Talaus y Ampycides ya los hijos de Tyndareus con el pelo iluminado por las estrellas; Así como cuando Sirius en el otoño agudiza aún más sus fuegos, y su oro enojado brilla en las brillantes trenzas de la noche, el Arcadio y el gran Júpiter se oscurecen; Son los campos que él no encendería tan ferozmente en el cielo, sino también las aguas ya calentadas de los arroyos. La princesa, a pesar de que la asombran, la detiene en un estupor sin palabras, pero al mismo tiempo recorre un espacio contemplando maravillado al jefe ya él solo. Él también se deja seducir por ella sola de toda la compañía desconocida de doncellas, consciente de ella como reina y señora de la banda.

[378] "Si eres una diosa", dice, "una gloria del gran Olimpo viene a la tierra, estas son las antorchas, he aquí, esta es la cara de la virgen Diana, y tus ninfas te escoltan, en paz y tuya Carcajar-secuencia unloosed, a sus corrientes caucásicas. Pero si tu hogar está en la tierra y tu raza tiene aquí su origen, feliz tus padres en su descendencia, y más feliz un día el que te llevará lejos y se unirá a ti en unión duradera. Pero, oh reina, da socorro a los héroes. Somos extranjeros, que hemos navegado aquí, príncipes griegos en busca de tu casa. Llévanos, te ruego, a la presencia de tu señor, que él sea, y tú primero nos instruyes en el tiempo y manera de la dirección. Porque el cielo me envió a mí, desconcertado como soy e ignorante de esta región; A ti confío nuestro propósito y nuestro todo ".

[391] Habló, y aguardó su respuesta tímida. Ella, un poco vacilante en un primer temor, así empezó a su turno: -Durante está Aeetes mi padre, que tú buscas, y la ciudad misma, si puedes descubrir senderos naturales. 19 Sigue tu camino, esta muchacha te guiará; Porque los otros caminos son mejores para un campamento enorme y un enemigo traidor ". Así que ella habló, y dio los pasos hacia su corriente nativa, y comenzó su infructuoso sacrificio a la noche de terror.

[399] Pero inmediatamente se apresura en su camino, con la sirvienta como su guía, rodeada por una niebla, para el real Juno no sufre el héroe para ser visto, antes que un mensaje debe llegar a Aeetes. Y ahora estaba entre el pueblo, en medio de la ciudad, desconocido, cuando su compañero comenzó a hablar: "Hemos llegado al altar de Febo nuestro padre. Pronto el rey irá hacia el santuario de su padre como es su costumbre; Aquí escucha a los jefes y las oraciones del pueblo, y no desprecia sus direcciones; Su padre por su presencia lo inspira a juzgar correctamente. "

[407] Ella estaba en silencio; Y se apresuran a ganar el umbral que se les muestra. Aun como si hubieran dibujado la noche la presencia del dios radiante y la ciudadela de la luz eterna, tan brillantes son los rayos con que el palacio brilla. Allí el Atlas del hierro se coloca en el océano, la ola que se hincha y que se rompe en sus rodillas; Pero el dios mismo en alta prisa sus corceles brillantes a través del cuerpo del viejo, 20 y esparce la luz sobre el cielo curvado; Detrás con la rueda más pequeña sigue a su hermana y Pleiads apretado y los fuegos cuyas trenzas están mojadas con la lluvia que gotea. 21 Encantado con las variadas imágenes del templo, el líder también echa su mirada sobre dos puertas dobles, contemplando aquí la infancia y el origen de la raza colchiana; Cómo primero su rey Sesostris libró la guerra contra los Getae, cómo aterrorizado por la matanza de su gente él retiró algo a Thebae ya su corriente nativa, y estableció otros en la tierra de Phasis y los llamó Colchians: mientras que éstos buscan una vez más Arsinoe 23 y la feliz facilidad del Pharos, bañado por el sol, y el fructífero año sin lluvia, ya están cambiando sus ropas de lino por las sierras. En furioso deseo, el salvaje Phasis persigue Aea sobre sus colinas nativas; En la angustia y el pánico comienza a disparar flechas asustadas, y ahora su fuerza falla de su carrera de un lado a otro y el dios la ha superado, y la ata rápidamente bajo su rápida ola. Sus hermanas de álamo estaban llorando por el joven Phaethon, 24 mientras que el terrón carbonizado cayó en las aguas aterrorizadas de Eridanus; Pero escasos pueden Tethys recoger los fragmentos de yugo y eje, o rescatar Pyroeis que teme el dolor del padre.

[433] No, Mulciber con habilidad profética también había derribado el vellocino de oro y los aqueos que vendrían un día. El hacha de Argo está entretejiendo los pinos de Pagasae; El capitán se sube a bordo y con mano desnuda hace señas a sus hombres; Y ahora la misma diosa está doblando los remos y las velas por igual; Una brisa del sur sube, y en todo el profundo un solo recipiente se ve; Los sellos se deleitan en el canto Odrysian. En las bocas de Phasis se ven emocionados Colchianos, y una princesa que deja muy atrás los gritos de sus padres. Aquí había otra vez una ciudad entre las aguas de dos mares, con la alegría y el canto y las antorchas del matrimonio en la noche, y un novio orgulloso de su novia real; Su ex cónyuge abandona: las vengadoras observan desde el techo del palacio. Su esposa, angustiada en su cámara y movida a la cólera por su rival, prepara una túnica y el don mortal de una corona enjoyada, primero lamentando todos sus sufrimientos. Con este don el infeliz rival se adorna ante los altares de su país; Y ya, envuelto en el veneno llameante, envuelve todo el palacio en llamas. Estas maravillas hicieron que el dios del Fuego forjara para los Colchianos, aunque todavía no sabían qué empresa era eso, o quién es que con serpientes aladas escinde el aire, goteando con el asesinato; Sin embargo, los odian y apartan la mirada.

[455] El temor que temblaba las obras inspiradas había retenido a los Minyae cautivados, cuando la descendencia del Sol entró en el santuario de su padre. Junto a él estaba su hijo Absyrtus, un stripping digno de su abuelo, y uno cuya inocencia merecía un futuro más justo. Entonces Stiro, que había venido de Albania para ser su yerno, pero la guerra había pospuesto su matrimonio, Entonces Phrontis y Argus, hijos de Eolo, y su hermano Melas, hijos todos éstos del exilio Phrixus, Cytisorus igualmente con su Luz caza-lanza. Después de ellos otros, a quienes la tierra titánica escogió en alto honor para ser sus senadores, y príncipes que habían oído el llamado a las armas. Entonces Jason le da la señal a sus compañeros, y estalla en la presencia estrellada de la nube; La nueva luz deslumbra a los citeos. 25 Ellos se acercan y presionan a los héroes, preguntando cuál es su aventura, cuál es su mensaje.

[468] Cuando Jasón los vio agacharse para oír sus primeras palabras y sus murmuraciones ahora silenciosas, se dirigió fácilmente al maravilloso monarca: "Oh rey, Hijo de Hiperión, a quien los dioses celestiales han decretado que debo buscar sobre mares tan anchos, La búsqueda de la primera nave - si alguna vez el hombre de tierra o la nuestra era costumbre hablar en toda la Tesalia, si Phrixus alguna vez dejar caer la palabra de los Pelasgians, lo! Aquí estamos nosotros delante de tus ojos, tantos peligros soportados, tan temibles desoladas distancias medidas. Yo mismo soy pariente de Phrixus; Para ambos tenemos Cretheus y Aeolus para nuestros antepasados, ay, Jove también y Neptuno y la ninfa Salmonis.Espada o el altar de ningún padre 26 me llevaron de aquí, ni de mi propio hará busco de ti, aunque mi nombre es reconocido en Tesalia. Cuya placer eran él, sino el que fueron llamados, para hacer frente a tantos monstruos de las profundidades? O para navegar en los truenos de las rocas Cyanean? Pelias, que tiene como su parte el más poderoso de los reinos debajo de todo el dominio de tu propio Febo, por lo que muchas ciudades que se encuentran en las laderas, por lo que muchas corrientes más justos con el claxon nunca está ocioso, 27 que se deja caer su pesada ordenanza sobre mí, y me pone unos tareas diversas, así como su propia príncipe, el propio hijo de Esténelo, 28 envía gran Alcides un lado a otro de Argos. Sin embargo, soportar el yugo cruel de reyes, ni aunque el mejor hombre haga volver a usar la obediencia.

[491] “Es el que me ordena llevarlo a cualquier riesgo el pantano del carnero de oro. Vamos a su ser una causa de favor a mí, yo oro, y cuento como un mérito que he aceptado su mando, y he prometido a mí mismo que te hallará que no sea como Pelias esperanzas y deseos y tu mano derecha se unió a la mía en amistoso compacto. Si hubiera decidido a buscar este premio por la guerra y el derramamiento de sangre crueles, Ossa y Pindo ofrecido barcos, y príncipes más que nunca seguido Perseo y atrevido Bacchus de antaño. Pero la honestidad desnudo y el poder de la justicia sagrada me ha llevado hasta aquí, y el favor que Frixo ganó será unir nuestros corazones en comunión, y los nietos los cuales nuestra casa, ha dado ya a tu.

[501] “Yet 29 príncipes de Frigia y la tierra furiosa de Bebrycia me encontraron ningún visitante despreciable: ya sea que nos recibió con una lesión o el honor, encontraron sus regalos pagados, y nos conocían para los hijos de los dioses y nuestro barco para un gran la propia Minerva. Escasa al fin, tienen que llegamos a la Cólquida, durante tanto tiempo el objeto de nuestras oraciones, y te hallará la fama como el descrito. Sólo rencor que no la Minyae su gloriosa empresa (que no es la riqueza de otros busco o algo no le debía a mi tierra, si incluso en oraciones justicia puede reclamar un lugar), y considero que es a Frixo tú la hayas darle, que Frixo está dando a la casa de su padre. A su vez ACEPTA Ves estos regalos que han viajado sobre el mar vencido, un manto de color rojo sangre de un caldero Taenarian, una brida, y una en llamas espada con gemas brillantes: este fue el adorno de mi padre, que se teje por el trabajo de mi madre, la otros Lapithes el jinete tenía la costumbre de usar. Me sufrir para configurar tu presente con la mía, para ganar la amistad de casas escitas: dejar que la ira salvaje de mi príncipe aprender lo que un gobernante de la región del Cáucaso terrible ha hallado en ti, y lo gentil que crece por debajo de tu dominio “.

[519] Mientras que decía así: el otro, su pesada frente a las amenazas, habían estado murmurando largo y ardiente con fuego oculto. Del mismo modo que un hincha billow y silenciosamente en el nivel más bajo de profundidad queda embarazada de la explosión del sur, por lo que desde las profundidades qué el rey salvaje dibujar la ira; y ahora clama contra atrevida del héroe, ahora que su reino ha sido traicionado, ¡ay! a los griegos, es más, ahora se lamenta que ofreció una bienvenida demasiado dispuestos a Frixo, y enseñó a los hombres a temer Escitia no más. Ahora moviendo la cabeza se burla de las esperanzas de inactividad del joven: “¿Cuál de loco esquema es este, para exigir el vellón de la serpiente?”

[528] Entonces también la previsión de un antiguo oráculo quemaduras en su memoria: ¿por qué la fortuna tirón enviados contra él junto a un cuarto Perses y de la otra la corteza de Tesalia? puede hundir a ser afirmando su vencimiento, y son las Parcas popa exigiendo el vellón ya? Mientras tanto, ya que la guerra y el conflicto se acerca exigen su cuidado antes, le da forma al ardor de su corazón con palabras de paz, y por lo tanto responde: “yo quisiera que vosotros no tuvo en un momento tan acercado mi morada, cuando un poderoso enemigo ataca yo. Para mi hermano (por lo lujuria todo por sovranty) parcelas mi destrucción y me acosa con una fuerza poderosa. Ven, pues, en primer lugar defender una tierra parentela, ni tampoco, a pesar de un extraño, renunciar a la gloria de la guerra que se le ofrece; para el hierro de por sí atrae a un héroe. Luego, una vez victorioso voy a conceder el vellón en tus desiertos y no el vellón “.

[541] ignorante del engaño Aesonides responde: “Esta tarea dura también entonces fue uno de nuestros actos destinados, y como si hubiera sufrido nada en el mar el día de hoy se pone a la misma. Deje entonces esta guerra también se añadirá a mi destino. Con no poca masacre se le expiar esta molestia, y por el retraso que provoca con ello “.

[546] A continuación, envía él ricino para llevar a sus hombres la respuesta del tirano Aeaean. Pero la cruel tardanza les estaba acumulando con brusca ansiedad, y tan pronto como vieron Castor a mediados de llanura, el miedo golpeó más violentamente en sus corazones. “Hijo Tipo de Júpiter, hablar,” todos dieron voces, “? Hablar, ¿hay alguna esperanza de ver su casa” y así comenzó él en medio de los aqueos: “Aeetes no es salvaje, como los rumores, ni tampoco negarnos el vellocino de oro: pero mientras tanto, bajo la presión de la guerra adversa que busca nuestra ayuda; nuestros principales ofertas brazo e inmediatamente se apresuran; de la nave es segura en su lejano escondite, y la cercanía de la ciudad asegura la seguridad del río “.

[558] Sin demora que salgan adelante, los hombres a quienes ni la Riphaean ni Hiberian 30 jóvenes ni todos los estremecimientos de la Aurora pudieron comprobar. Los guerreros de pie por primera vez en línea extendida, y juntos hacen juicio, si las armas y las extremidades obedecen sus órdenes. Nada más echa un vistazo hacia el mar o las ciudades de su propia tierra, sino que marcha hacia la gloria que les espera. Una brisa penetrante sacude sus crestas y las flores por carretera con los variados matices de armas, incluso como el aumento de las estrellas del océano en su multitud vestir al aire con gas, así como las constelaciones ciñen a ella surja la noche de oro.

[570] La descendencia del Sol en silencio consternación, colérica maravilla de la matriz de modo precipitadamente hechas aliados; que tuvo lugar el enemigo estaba en medio de su palacio de guerreros como ellos. Mientras tanto, con miradas alegres que sufre el banquete, y capas con un gran tazón hijo de Aesón a su lado, que señala ahora los hijos de Jove, ahora próximos a las caras de los hijos de Éaco, ahora los grandes lactantes de Calidón; oye demasiado cómo Alcides se quedó en deambular indecibles, y de los héroes que habían lamentado y todas sus fatigas por tierra y mar.

[576] Jason también busca aprender sobre la guerra con tanta pasión despertado y el conjunto de los príncipes de amistad: “¿Quién es que allá héroe, ceñido con un cinturón de pedrería, y cerca de él un escudero, empuñando un arco, como si la preparación de la batalla y para llevar ? estragos en las tablas ordenadas”en respuesta habló el Persean 31 descendientes del Sol en llamas:“'Tis Carmeius de los cuales que pides; es su costumbre en tener su arma lista, nunca para ser conscientes de su aljaba.”‘dígame, del mismo modo,’dijo Jason,‘cuya capa es áspera con bordados, y cuyo pelo encrespado exhala muchos un fragante aliento.’ Echando un vistazo a lo Aeetes dice que se llama también: “Rich Aron es él; No es un caballero de su sino, desparrama tales olores de azafrán, no un hombre de su compañía, pero se queja de sus trenzas de este modo; sin embargo, no despreciar el hombre ni desconfiar de sus cerraduras cuidados. Aquí es Campesus en botín de tigre; no Odrussa el fondo de su copa de vino; marcar su pecho con su amplio crecimiento del cabello y la gran barba que ensucia la copa “.

[593] El invitado lo mira con asombro, y al Iaxartes inmoderado en una amarga expresión y la lengua violenta, arrojando una amenaza sin tener en cuenta que muchos de los dioses por encima o presente Febo. Pero Aeetes a su vez dice: “Esos poderosos burlas no vuelan en vano orgullo de su boca, y él ahs una espada para que coincida con sus palabras, ni de día o de noche descansa él asidua de la guerra; ay, incluso cuando los ríos son golpeados por las heladas inmóvil Riphaean, todavía lo hacen los aterrorizados getas con su progenie, sigue el vigilante medo e Iberia con la confrontación de restricciones esperan su aparición. ¿Y si has de admirar Latagus o río nacidos Choaspes? marcarlo beber la sangre de su cargador: sin embargo, ninguno será más lenta que galopar cuando se sueltan las riendas. Pero si yo fuera a decirle lo que la tropa, lo que las normas siguen cada jefe, antes de que la luz podría dispersar las sombras húmedas. Mañana verás los ejércitos, y mañana reinos los Chieftains en diversos matriz, aquellos de los que se levanta el aguanieve de la eslinga piedra de soporte, aquellos que son hábiles con la lanza en la luz, los que son homosexuales con carcaj pintadas . Ahora deja el ojo de tu mente cubre las llanuras extendidas, y ver Euriale 32 aquí pisoteando los cadáveres con su coche ala-rápida, cómo se regocija, el guerrero-criada, en sus valientes tropas, lo terrible que es la levantada hacha de guerra y Targe , querido para mí no menos entre mis hijas verdaderos-nacido “. habla, y vierte la taza en honor a su padre ahora el establecimiento. A continuación, cada uno a su dioses vierte el cubilete por igual y súplica, que sufrir para la batalla, sufren que sobrevivan sus acciones bélicas.

[618] Sin embargo, he aquí! Gradivus procedentes de sus cavernas getas y arrastrando una enorme nube en los mares del norte contempla con asombro los minias en la ciudad Aeaean y el viejo rey benigna y el vellón concedido a los jóvenes de Tesalia. Rápidamente se apresura al palacio estrellada de su padre en lo alto, y con amarga queja llama Júpiter por testigo: “¿Qué final está ahí, gran rey, a la facción? Ahora somos dioses trazado destrucción mutua para nada más que la gloria humana, y todo esto te agrada, que no drivest lo insensible Pallas del cielo ni el derecho a tu has hecho estar en contra atrevida de una mujer. Cómo me quejo de que ella misma ha construido un barco y le transmitió que espera para robar mi arboleda de la lana sagrada, y ha mantenido abiertamente a los héroes seguro? Dejó seguir adelante por lo que, si se puede. ¿Por qué ahora no se engañe con ardides astutos, que sien puede ser despojado de oro Frixo? Los Colchians no tienen necesidad de ayuda o de su 33 alianza. Reivindicamos tanto Perses y el Minyae como enemigos. Es más, vienen (¿por qué la gente tan poderoso, ¿por qué tu Jason tomar parte en la batalla?), ¿Por qué no ir, ir en seguida a la arboleda de oro con cubierta, y no tomar las armas y decidir la disputa? Haz tú ahora, solo, insospechada en la penumbra silenciosa se deslizan hacia abajo desde el cielo; allí serás aprender cuán grande es Dios soy, ni sin rueing que avanzar contra esas ramas. ¿Qué, los santuarios de Marte entonces menos inviolable, porque no tengo más que un bosque y monte grosero y sólo en la sombra 34 hago las personas que me adoran? Todo el amor y el protector de sus propios dominios. Tus santuarios de ofrecer también, gran padre, tienen su propia rivalidad en diferentes terrenos, y su propia gloria también. Pero si yo pillar famosos alturas de Micenas o la ciudadela virgen de Cécrope, pronto tu cónyuge, tu hija te sea juntando con lágrimas y gemidos y protesta. Dejar que ellos temen, por lo tanto, ni hacen tales demandas en negrilla “.

[649] espíritu orgulloso de Pallas no admitía esto, pero ella rompió su largo silencio reír a despreciar las amenazas ruidosas de Marte: ‘No Aloids o Lapitas tienes tú aquí,’ 35 , respondió ella, “para atacar con estos gritos salvajes, pero Pallas ; ni si yo fuera digno de los auspicios, ni debería llamará más el hijo de Júpiter, si tu espíritu no da más de su jactancia orgullosa. Desgraciado, te haré detestan tus brazos y las trompetas, y en el primer combate privarte de tu fama. ¿Por qué te persiguen no tu madre, para engañar, con el habla tan violento? En verdad se merecía tanto, para la creación de un monstruo entre los dioses. Sin embargo, qué delito han nos forjado, en donde se encuentra nuestra culpa, si hemos ayudado a un joven que sin temor obedecía a instancias extrema de su propio señor y se enfrentó a la hasta ahora desconocida principal, si hemos agitado en él alguna esperanza de lograr una poderosa empresa? ¿Debemos hemos hecho ninguna oración, buscó un acuerdo con el rey, pero sumido a todos en cuestión dudosa de batalla? Así que actuar los tracios, y por lo que este turbulento compañero de aquí, cada vez que busca algo. Podría desear que incluso ahora esta guerra fueron quebradas, y que las manos afines tomó sin brazos. Concédenos el vellón, oh rey, y nos ven a mediados de mar. 36 Bt si Marte se niega y solo resiste nuestros esfuerzos, vamos salen en desgracia después de atravesar tantos mares en vano? Y he de ahora cedo a ti porque estoy cansado y una mujer?”

[670] Una vez más se Mavors se levanta al ataque, en réplica caliente; pero el Señor le corta corta y con estas palabras le constriñe: “Lo que esto significa alboroto loco? Tan pronto como se arrepiente de sus actos y lo han hecho bastante malas acciones, se llega a mi tribunal. Aún más sus empresas por qué medios se quiere, por cualquier guerra, la locura tiene su propio destino. Sin embargo, te prevengo esposa, y yo, mi hija, de esta: baste han encaminado Perses, que nadie lo vano tienen la Minyae, ni dejar que ellos desean establecer el fin de la guerra. Este es el orden de los eventos (escuchad!) Que le espera. En un primer momento se le retroceder su campamento afectada y abandonar la guerra, aterrado por el enfoque y el valor del jefe pelasgo; pronto, cuando la brisa flotan a estos héroes de nuevo a tierras de Tesalia, que volverá y en triunfo sostener el cetro y el reino, hasta que su hija (ah, lo que la expiación se le paga a los poderosos destinos para su impiedad!) llevar ayuda Eetes, cuando en el largo exilio que ha gastado una vejez desamparada, y una griega nieto 37 lugar de él en su trono una vez más. Tal serán los trabajos y el destino de los dos hermanos. Ve ahora, corriendo a la batalla, si tal es su voluntad “.

[690] Sus palabras se cumplieron. Se renueva el banquete y trae armonía, y por último envía noche estrellada por debajo de Olympus. A continuación, el coro de las Musas y Apolo, el delantero de la lira, cuya costumbre es para hablar de la lucha Phlegraean, aparecerá, y el hombre de confianza frigio 38 osos alrededor del tazón pesada. Se levantan cuando letargo llama, y se vuelven a sí mismos cada uno a su propia vivienda.

1. Debido a que envía plaga por medio de ella; Cf.Homero, Ilíada 1. 43-52.
2. El ancla era por lo general en la proa de la nave, pero Langen cita Hechos XXVII. 29; “Echaron cuatro anclas por la popa,” también un barco en la columna de Trajano, que tiene un ancla que cuelga por el timón.
3. Un promontorio de Bitinia.
4. Un grupo de leyendas contó como Baco había conquistado reinos del Este y luego regresó en una marcha triunfal hacia el Oeste.
5. La referencia es a Agave, madre de Penteo, rey de Tebas, quien hizo pedazos cuando espiado las Ménades reveling.
6. Un compañero de Hércules en la guerra contra las Amazonas, y enterrado por Hércules, cuando encontró la muerte aquí en su regreso.
7. Desde sus boj.
8. Hubo una tradición que asirios habían vivido por la boca de la Termodón.
9. La referencia es a las Amazonas, una raza guerrera de las mujeres, que se supone que han sido hijas de Marte, según Apolonio (2. 992), por Harmonia. Varias explicaciones se han dado de las tradiciones acerca de ellos; una es que las Amazonas eran realmente mongoles, que se pensaba que ser sin barba para ser mujeres.
10. Cf. Apolonio 2. 1013; Langen se refiere a Diodoro y Estrabón 14 5. 3. 4. 17, que atribuyen la misma medida para los corsos y españoles respectivamente.

11. Philyra era una ninfa cortejado por Saturno en la forma de un caballo.
12. La descripción no es muy claro; los esfuerzos de Hércules causan la montaña-cumbre y los árboles con que se caiga, siendo el resultado de que los arroyos de montaña se bloquean y se les impide llegar al mar.
13. Helle se había ahogado, y aunque una tumba había sido hecho para ella que se necesita hacer nada, ya que ella era ahora una diosa.
14. Eetes, cuya hija Chalciope Frixo casado.
15. Valerio está aquí imitando a Homero, Ilíada 10. 5-10.
16. Contar un sueño al sol o el lavado en agua clara fue pensado para evitar malas consecuencias; Cf.Aesch. Pers. 201, Soph. Elec . 424, Eur. IPH. Taur . 41, Prop. 3. 10. 13, Pers. 2. 16.
17. Medea, como sacerdotisa de Hécate, llevaba las dos antorchas comúnmente asociados con ella como la diosa de la oscuridad y los bajos fondos.
18. Henioche había conocido Frixo y así familiarizarse con el vestido griego.
19. es decir, formas que ofrece la mentira natural de la tierra en lugar de caminos artificiales.
20. El sol a medida que avanza el cielo parece pasar por encima del cuerpo del Atlas, la montaña, antes de que llena el cielo con la luz.

21. El Híades.
22. Esta expedición está relacionada por Herodoto (2. 103), que tiene las Colchians haber sido de origen egipcio.
23. Una ciudad egipcia a la cabeza del seno Heroopolites (Canal de Suez): Pharos era una isla en la desembocadura del Nilo. Mar (426) es una ninfa inventado para la ocasión por Valerio.
24. Hijo del Sol-dios, que le confió su carro por un día; los caballos se asustaron y Faetón cayó en el río Eridanus (Po). Sus hermanas que lloraban por él se convirtieron en álamos que lloraban lágrimas de ámbar. Pyroeis fue uno de los caballos.
25. Otro nombre para Colchians, de un pueblo de ese país.
26. Tal como había sido el caso con Frixo.
27. es decir infalible en su derramamiento del agua; dioses de los ríos son frecuentemente representado.
28. A diferencia de los Esténelo de 89; éste era un hijo de Perseo y Andrómeda, y padre de Euristeo, rey de Argos, que impone a las labores de Hércules.
29. “tamen”: a pesar de que no habían venido con un propósito bélico, pero en paz.
30. escita y armenio ( cf. 5. 166); por “carcaj de la Aurora” que quiere decir arqueros del Este, quizá partos.

31. llamado así por su madre Perse.
32. Una princesa de las Amazonas.
33. Al parecer, Jason y Minerva; que se dirige a abordar Minerva aquí se desprende de “tuus”, “tu” (636, 638). Lo Marte sospecha que es un compacto, diseñado por Minerva, entre Aeetes y Jason, por el cual, a cambio de su ayuda contra Perses, Jason tendrá el vellón. Esto, a Marte, es el trabajo bajo cuerda; él dice que es perfectamente capaz de repeler Perses y el Minyae también. Hostilidad directa ( cf “palam” en el año 630.) Que no le importa; que sugiere un solo combate entre él y Minerva.
34. es decir, de una arboleda.
35. Foes más distinguidos para ferocidad que para expertos en lucha; la Aloidae fueron algunos de los gigantes que intentaron tomar el cielo por asalto.
36. Tengamos el vellón y que dejará la Cólquida y navegar a la vez para el hogar.
37. Medus, hijo de Medea de Egeo, rey de Atenas.
38. Ganímedes.

 

 

ARGONAUTICA LIBRO 6, TRADUCIDO POR JH MOZLEY

[1] Pero Gradivus no descansa: todavía la misma pasión arde en el feroz tumulto de su corazón, pero no sabe en qué campamento, qué batalla debe unirse; Por fin se resuelve a ir y aparecer en presencia visible, si es que puede poner bajo el Minyae y tomar represalias de angustia por su pacto con el rey y destruir a la juventud de Grecia. Sobre ellos conduce su carro, blandiendo el irrevocable portento de la guerra, y atrae las riendas de las tiendas de Escitia. De todos modos, los jefes se apresuran a tomar consejo, perturbados, además, por el fuerte rumor de que los aqueos han venido en un barco sagrado reclamando el vellón que una vez que su propio Phrixus tenía, y cómo astuto Aeetes Los había engañado con la bienvenida hospitalaria y las manos derechas unidas en tratado, y los ha ganado para su propia guerra.

[14] Y así, mientras la medianoche todavía da lugar a intrigas, deciden enviar una embajada de jefes; Perses les dice su mensaje, para acercarse a los Minyae y decirles de la astucia del tirano: "¿Qué delirio puede haber cegado a ellos? Fue el primero que aconsejó a Aétios que devolviera el vellón a Haemonia y dejara escapar el lodo de la bestia sagrada; De ahí el odio y el preludio de una poderosa guerra. No, que prefirieran elegir su amistad, su alianza o regresar a casa, porque no había garantía alguna en la palabra y la promesa de Aeetes; Dejar que se encogieran de derramamiento de sangre en la causa de otro. No por eso han pasado por las tribulaciones de un océano tan grande. ¿Qué necesidad de luchar con extraños para quienes no sentían ningún odio? "

[25] Sí, incluso mientras Perses les da este mensaje, un brillo dorado ilumina los campos, de su propio acuerdo los brazos se enfrentaron y sonaron las trompetas. Desde su carro en alto Marte grita ferozmente: "¡El enemigo, el enemigo! En con usted! Adelante a la refriega! El enemigo se acerca "y con ello envía aquí a los Colchianos, allí las Persas que se precipitan en el llano. Entonces cada pueblo se unió a la batalla con sus propias armas, y por igual en cada cuarto del campo se escuchó la voz del dios de la guerra.

[33] Y ahora, oh Musa, ven a contar de las salvajes obras que viste en esa tierra rífea, del poderoso esfuerzo con el que Perses llevó a Scythia a la batalla, de los caballos y de los hombres en los que puso su confianza. Verdaderamente, ni por número ni por nombre podría decirles a todos, si hubiera mil lenguas, porque ninguna otra región es más poblada; Decir, aunque la virilidad de Maeotian cae en guerra eterna, con todo nunca falla ese vientre fértil para llenar la tierra de los dos osos y de la serpiente poderosa. 2 Por tanto, oh diosas, contadme solo a los jefes ya los pueblos.

[42] El ardiente Alani y feroz Heniochi tenía a Anausis, que pronto seguía, despachado, desde hacía mucho tiempo indignado de que Medea estuviera comprometida con el monarca de Albania; Por desgracia, no sabía lo horrible que era un monstruo por cuyo lecho matrimonial deseaba, ni qué terror tenía reservado para las ciudades aqueos; Más agradable era él a los dioses y más feliz en su salón solitario. Luego vino la legión de Bisalta y Colaxes su jefe, él mismo también de la semilla de los dioses, engendrado por Júpiter en la tierra de Scythian por Myrace verde y las bocas de Tibisis, encantado, si el cuento es digno de creencia, por medio cuerpo humano de una ninfa Miedo de sus serpientes gemelas. 3 Toda la tropa lleva el emblema de Júpiter, sus flechas están grabadas con el fuego arremolinado del triple rayo; Ni los soldados de Roma, 4 sois vosotros los primeros con vuestros escudos para difundir el fulgor y el resplandor y los piñones flameantes de la marca. Allí mismo se había unido serpientes de oro, a semejanza de Hora su madre; De cualquiera de las dos manos se reunían las lenguas de las serpientes, lanzando heridas sobre una joya bien formada. 5

[60] Tercero, Auchus viene con millares de como el corazón y exhibe las riquezas de Cimmeria; Desde hace mucho tiempo tiene un mechón de pelo blanco, una distinción de su nacimiento; Por ahora la edad dejó desnudo un espacio; Una triple fijación corre alrededor de sus sienes y los filetes gemelos caen de su cabeza consagrada. 6 Daraps, enfermo de una herida en el conflicto de Aqueménida, envió a Datis a la pelea; A su alrededor se aglomeran los Gangaridae marciales y aquellos a quienes las corrientes de la ola de Gerus hacen feroces y los que rodean el lago de Byce. 7 Anxur no falló, ni Sidón con su hermano Rhadalus, y Frixus 8 pone en movimiento a los ejércitos de Acesinus por el mal presagio portent de un trasero profético. Su efigie, con el abrigo brillante y los cuernos de oro, se lleva sobre un personal elevado ante el anfitrión, afligido o condenado nunca para volver al bosque feroz de Diana.

[74] Syene también y la gente de Hylaean hicieron las Perses suplicantes despertar, exhibiendo las heridas que su pariente cruel había forjado. En ninguna parte la madera más densa o más alta extiende sus ramas, y las flechas vuelven desnudas antes de que hayan alcanzado las copas de los árboles. Por otra parte, el Titanian Cyris empujó a sus hombres a las armas de los gloriosos Hyrcanian, y los Coelaletae trajeron todas sus tropas en los vagones a la lucha; Allí las pieles cosidas las hacen casas para ellos, y sus esposas se sientan bajo pieles crudas mientras que los muchachos lanzan jabalinas del extremo del poste de vagón. Tyra con su curso rápido hacia el mar se deja atrás, a la izquierda es el Monte Ambenus y Ophiusa poderoso con venenos refrigerantes.

[86] El Sindi degenerado viene reuniéndose en la prisa caliente, todavía temeroso del latigazo para el crimen que sus padres forjaron. 9 Al lado de estos Phalces lleva sobre el llano una nube de gritar guerreros vestidos de bronce, y los Corallians serried levantar sus estandartes; Las ruedas bárbaras son sus emblemas y las formas de los cerdos con espaldas recubiertas de hierro, 10 y columnas rotas, efigies de Júpiter; Ni se preocupan de ventilar el fuego de la batalla con el cuerno ruidoso, pero debidamente cantar de sus jefes nativos y las acciones de sus antepasados ​​y las alabanzas de los héroes de la antigüedad para mover sus hombres a valor. Pero allí donde los lacayos entremezclados mantienen el ritmo de las riendas Sidonias, Aea atrae hacia ella a los Batarnae juramentados, a los cuales, Teutagonus a su cabeza, una barrera de brazos de corteza cruda y una lanza equilibrada, no más corta en acero o vástago. Duro con dos jabalinas golpea a sus blanco blancos que con un hacha cava la superficie de Novas de invierno y Alazon congelado, ni escucha ningún sonido de él a lo largo de sus bancos; Ellos también que Taras envía y Evarchus abundante en cisnes blancos. 12

[103] Y tú, gran Ariasmeno, poderoso guerrero, entregaría a los siglos venideros, los cuales desgarrarán el desierto llano de punta a punta con carros encendidos. A continuación, el anfitrión de Drancae y los caspios que salen de su barrera, cuyo paquete de dioses 13 se precipita no menos rápidamente a la trompeta, y se une a las batallas de sus amos. Por lo tanto, en la muerte también tienen iguales honores, y son recibidos entre los antepasados ​​y tumbas de héroes; Ahora, con sus pechos y espantosas crestas entrelazadas con hierro, la tropa se apresura en la oscuridad y con un ruido sordo como el que suena a la oscura puerta de Dis o de la escolta de Hécate al mundo de arriba.

[115] Vanus, un vidente consagrado, conduce su tropa de los bosques de Hyrcanian; Ahora tenía la tercera generación contemplando las velas de Minyae y Argo. Con la garantía segura de su consejo los indios ricos y las praderas de Lagean de cien veces Tebas y Panchaia cayeron víctimas a las armas triunfantes de Riphaea. Hiberia de muchos colores derramó sus escuadrones armados con lanza, a quienes Otaces y Latris conducen, y Neurus, quien viola a sus amores, ya los Iazyges que no conocen el campo. Porque cuando ahora su fuerza comienza a fallar y el arco conocido los niega y la lanza desprecia los esfuerzos de su señor, una costumbre han heredado de toros de corazón grande de viejo, para no sufrir las leyes lentas de la muerte pero para Dar una espada a su propia descendencia y morir por su mano derecha; Así que el niño y el padre rompen con retrasos, en valor ambos, en la acción galante tanto miserable. 14

[129] Entonces el Mycaei también con la fragancia de las esclusas perfumadas, y la tropa de Cessae, y tú, Arimaspus, que todavía no excavan sus acres, sin culpa en su ignorancia de metales preciosos; Auchates, también, hábil para lanzar el amplio círculo de la soga voladora y con el lazo para atraer a él a los guerreros más lejanos. No me callaré de los Thyrsagetae que llevan los tambores a sus sangrientas batallas y se aferran detrás de sus pieles flotantes traseras y atan su eje de lanza con flores frescas. Se dice que Baco, de la simiente de Cadmo y de Júpiter, condujo a este ejército a la guerra y con ellos derrotaron a los Sabaeos, cuyos afortunados reinos son ricos en incienso, y también con ellos los árabes; Luego, cuando rompió las aguas de Hebrus, dejó el Thyrsagetae bajo el norte congelado. Todavía guardan todos sus caminos ancestrales, el santo latido del bronce y la pipa que llama a esas peleas del Este a la mente.

[143] Emoda agrega su fuerza; Los Exomatae siguen sus banderas, y los Toryni y Satarchae amarillo-cabelludos; Los toryni tienen orgullo en la miel, sus cubos de ordeño son la riqueza de los Satarchae, los Exomatae viven por la caza, ni es el norte más famoso para cualquier steeds; Sobre los Hypanis y sus frágiles olas aceleran, llevando en su vuelo al cachorro de un tigre o leona feroz, mientras la madre se queda aturdida de dolor en la muralla de la traidora banqueta.

[150] Frenesí encendido por el vellón de Frixo urgido a la lucha también los Centors y los Choatrae dudando temían por la magia horrible; Todos honran a los dioses con ritos salvajes, todos tienen habilidad para hacer presagios; Ahora que tienen las hojas de la primavera en jaque, ahora de repente deshielo Maeotis bajo vagones temblorosos. Lo más probable entre ellos en Estigia artes Coastes viene: no el amor de la guerra lo excita, pero la fama de la criada Cytaean y la respiración de Medea envenena para igualar la suya propia; Alegre es el lago Avernian, alegre el barquero esa noche es ahora untroubled y Latonia que ella puede montar en un cielo seguro. 15 Allí también marcharon los Balloniti, cuyas puntas de proa doblan la velocidad que empareja las alas, 16 y el Moesian que cambia ágilmente del corcel al corcel del compañero, y el Sarmatian que pone una rienda en su lanza enorme.

Boreas no empuja tanto las olas de los límites del océano, ni tampoco responde a sus hermanos de las olas enemigas 17 : no es tan fuerte el clamor de las aves sobre los ríos, como es entonces el sonido de las trompetas que asciende al cielo, llenándose de frenesí Las miríadas mezcladas, numerosas como hojas o flores en el primer año. La llanura gime bajo el ruido de las ruedas, y el suelo tiembla y se estremece ante el choque, como cuando Júpiter golpea a Phlegra con su furiosa marca y lanza a Typhon a los recovecos más profundos de la tierra.

[171] En el otro lado Abstirto en la armadura de su padre ocupa el primer lugar, y el príncipe pretendiente, y reyes poderosos entre sus miles. Pero alrededor de Aesonides están los héroes Danaan y la misma Pallas con una aegis aterradora, la cual, erizada de serpientes y temeroso con el rostro de Gorgona, ni la diosa ni su padre se desgastan por empuñar. El tiempo todavía no permite mostrar esas trenzas medio muertas, ni unirse al choque de la batalla. En contra de estos condujo el padre Marte, la maldad de la muerte lujuria y Tisiphone elevar su cabeza a las nubes en el sonido de la corneta y el pánico acechando enormes a través de las líneas de batalla, ni aún determinado en qué corazones entrará.

[182] Entonces, cuando el acero se encontró con el acero y las filas de gritos se cerraron en el conflicto y el héroe respiró sobre el héroe a través de timones de choque, inmediatamente siguió la caída de guerreros y la rotura de cuerpos y armas en la carnicería y derramamiento de sangre a ambos lados; Los cascos ruedan sobre el campo, y de los corceles chorros de la lluvia sangrienta; Los bárbaros enjambre, gritando aquí en triunfo, allí con gemidos, mientras que las vidas de guerreros se mezclan con el polvo. Caspius llevaba a los monaíses aeaeanos, agarrándolo por el pelo; Colchianos y griegos lo siguen con misiles; Él mata a su enemigo y deja el botín, pero el hombre muerto ya no es escuchado por sus amigos. Caresus derriba a Dipsas y Strymon que dispersa heridas en el ocultamiento de una honda; Él se cae por la lanza del albanés Cremedon, y ya se pierde de vista; Carrozas y escuadrones se deslizan sobre él.

Melas y Idasmenus se adelantaron; Melas primero lanza su lanza, pero los árboles de abeto luz jugar a los dos hombres falsos. Luego se precipitan con la espada; Melas llega a casa un golpe rápido en el fondo del timón; El cuello se rompe por el golpe. En el mêlée valor va para nada: ni Ocheus ni los neumáticos saben a quién deben su sino. Mientras Iron mira alrededor el silbido de una lanza Argive, recibe una jabalina Pylian en su flanco.

Castor había visto a los hermanos de Hirkiano recorriendo el campo como cargadores, que su rico padre había sacado del perchero para recibir alimento especial y señalaba el camino para el destino cruel. Entonces, más y más cuando notó su blancura, el deseo de ellos inflamó al hijo de Tyndareus mientras peleaba a pie, y de inmediato se encontró con Gela, arrojó su lanza justo al pecho y, mientras el jinete cayó, saltó triunfante sobre el ala, Steed con patas; Desde una nube en lo alto su padre se reía, y conocía al jinete por este manejo de las riendas. Pero Medores, frenético de inmediato con pena y ante la vista, hace al hijo de Tyndareus: "Venga, o bien concédeme que me una a mi hermano asesinado o que mi puño de lanza cayera este corcel traidor, que no ha devuelto a mi infeliz semental Las armas que le fueron confiadas, pero las acusaciones contra mí y las ofertas ocultadas de nuevo a su vencedor. "Él habló, pero antes de que el eje del ático Phalerus lo arroje abajo; Con rapidez su caballo galopa a la red de sus amigos.

[219] ¿Quién habría temido alguna vez que Amicela y el brazo ebalista hubiesen probado tu ruina, Rhyndacus, apartado por tantas montañas y tantos mares? Contigo, sus lomos traspasados, cae Tages, hijo vigoroso de la famosa Taulas y una madre medio divino - Tages, para quien muchas de las hermanas de su madre 19 trabajan a sus vestidos en relojes nocturnos en los bosques. No hay ayuda de la delgada sábana de lino blanco ni de la capa bordada de oro, ni de la pluma amarilla del capó ni de las hileras con su hilo de color. Y ahora, un caballero fresco a la guerra, se pasea por las filas de la batalla más arrolladora, arrojando eje tras vástago con su mano derecha, y aplica su espada rápida sobre sus enemigos, dejándolos bajos ahora de este lado y ahora que: Una feroz banda de sármatas se agolpaba con gritos salvajes: rígidos son sus corceles con el correo flexible, y también la armadura de sus corceles; Pero extendiéndose sobre la cabeza y los hombros del caballo, el eje de madera de abeto, firme apoyado sobre su rodilla, proyecta una larga sombra sobre el campo del enemigo y fuerza su camino con toda la fuerza del guerrero y el corcel, fácilmente recogidos y puestos en reposo Otra vez, y una vez más como rápido para pasar a través del medio del enemigo. 20

[239] Rodeando con rapidez y ágilmente su caballo más ligero en la llanura, Castor los desconcierta, mientras jadean y rechazan la muerte; Pero no tan hábilmente les cobran los Colos y se precipitan sobre su destino. Campesus cae de una lanza que cruza entre sus costillas y el lomo, y los fregaderos moribundos bajan a la mitad del eje. Oebasus, pensando haber escapado del ataque de Phalces hundiéndose en su rodilla, es perforado en su ojo izquierdo; Sus mejillas son hechas ensangrentadas por la herida. Pero en el otro lado Sibotes confía en dos corazas se eleva a un golpe, y con su espada golpea el extremo de la lanza, pero todo en vano; Ya está en él el punto, ni le importa a Ambenus que su lanza esté rota, pero con el eje sin cabeza en el centro de Ocreus. Los taxis llevan a Hypanis medio muerto, luego dejándolo caer al suelo lo arrastra detrás de él mientras huye, y en su curso tira de la lanza; Y mientras lo reúne y lo pone en reposo una vez más, el Lacónico lo ataca y se precipita hacia él mientras está en confusión y aún desarmado. Oncheus fue llevado por su corcel derecho sobre una lanza, aunque en vano con todas sus fuerzas tira de los hombros del caballo hacia el lado; El corcel iba, el jinete corría, frío de terror; Sus armas caen, la punta de lanza muy atrás de su espalda gotea sangre; Como cuando un hombre hace descender desde su alero sobre la rama superior un pájaro que ha confiado en la sombra de álamo entrelazada, un hombre de cuya mano secreta sobresalen muchos de longitud de caña: el pájaro atrapado por el engaño de la cal adherida implora la Ramas y aletea sus alas en vano.

[265] En otra región con armas ansiosas por la batalla (puesto que el azar ha traído este encuentro), Styrus está listo, y Anausis lo reconoce con alegría, y primero grita: "¡Lo! Aquel cuyo esposo espera la hija de Aeetes, su novia acostumbrada; El que en triunfo llevará a la doncella que amo. ¡No así! », Grita,« ¡ay, sin embargo, a su padre no le gusta, cambiará a sus yernos! »Entonces, corriendo juntas, lanzan sus lanzas; El albanés, herido, agarra sus riendas y huye, y ni espera ni ve que ha herido a Anausis a la muerte. Pero él, muriéndose de la herida de la lanza, grita: "Styrus, fuiste al seno de tu prometida ya la casa de sus padres; Y con la herida que Medea no hallará hechizos para socorrer ni hierbas para sanar. "El habló, y el mareo de la muerte se apodera de sus ojos, su voz se ahoga en el frío de la muerte, y su cabeza cae sobre el suelo.

[279] Entonces el combate incita el valor de Gesander, y Marte lo conduce en una tormenta de dolor apasionado; Él reprende a los Iazygian por los rezagados, y con la lámina descubierta así los urge encendido: "Methought que todos nuestros viejos hombres habían caído, methought todos nuestros toros fueron matados ya. ¿Qué vergonzosa vejez te ha agarrado de repente, y quebrantado tu valor y quitado tu ira? ¡Venid, hombres, que me encarguéis conmigo en medio de los argivos y de los anfitriones de la ciudad, o vean la condenación a manos de vuestros queridos hijos! »Adelante se apresura y invoca ferozmente la sombra de su padre para bendecir sus obras:« Voraptus, Ahora tu coraje a tu hijo y un alma para que coincida con los tuyos, si tú, que odiaba un destino tardío y una base tardía, me has encontrado tan rápido para obedecerte, y si tus pequeños nietos han aprendido una obediencia semejante.

[292] Así lo dijo y lo oyeron en Erebus. Luego, agarra violentamente su espada y blande sus armas, ardiendo con el frenesí de su padre. Aquites, sacerdote del poderoso Fasis, consagrado a sus aguas nativas, vagaba entre los guerreros del Norte (el álamo adornaba su frente y sus templos eran visibles con sus aerosoles grises entrelazados); Tú, Cyrnus, olvidado de tu padre, quiso apartarse de la dura batalla; Y ahora ha salido ileso a través de todas las compañías y los regimientos por todas partes, pero no lo ve; Y, una vez más, continúa con más urgencia, llamando su nombre y, de nuevo, atraviesa por toda la escena de batalla, una lanza lanzada silba sobre los filetes azul oscuro: a galope lleno el feroz Gesander está sobre él. Él, alarmado, sostiene en su mano los emblemas inútiles, y grita: "Por este pelo blanco, te ruego, si tienes un padre, sálvame, y si tienes un hijo, ¡mío! Pero el vencedor, empujando su espada a su casa, replica: "Mi padre, a quien tu consideras aún para soportar un campo vergonzoso, prefirió caer por esta mano mía y de su propia voluntad para cortar el hilo tardío. Y si tuvieras el amor de tu hijo, el servicio de su mano derecha, no hubieras estado ahora con oraciones retrasando la batalla en su apogeo, presa de perros como serás! La suerte de un joven es en todos los aspectos más gloriosa; Tanto para luchar en la batalla como para mentir sin sepultura se convierte en él. " 22 Así dijo él: El otro muriendo, ruega al cielo ya los dioses que su infeliz hijo no encuentre un brazo tan despiadado.

[317] Tú también, O Canthus, Argo no ignoró que tu destino se lamentara, pues tú arrancaste tus armas de su corteza no deseada. Ya, desgraciado, habrías llegado a la bahía de Scyth y al río Phasis, y no te faltaron muchos días para que vieras el vellón y los faros de tu tierra sobre las colinas de Euboea. Él se reunió Gesandro en combate desigual, y aterroriza así: "Argive que pensaba que estos son los hogares amables de los hombres, otras estaciones, pobre tonto, aquí ves, nieves para nuestra crianza y cansancio temprano de la vida. No hemos aprendido a aplicar nuestros brazos al ágil remo, ni necesitamos esperar a que nos lleven los vientos; En caballos montamos, sea donde el mar se encuentra rígido en medio de la extensión o donde las olas hinchadas de Hister rugir; Ni nos preocupemos por tus muros de la ciudad: ahora estoy llevado sin obstáculos en los campos del norte, con todo lo que poseo; Todas mis mercancías llevo conmigo, una ganancia es todo lo que tengo que perder, y esto no es un botín que puedas poseer por mucho tiempo; No, porque nuestros banquetes desviar todo lo que el ganado que poseemos, cualquier bestia que matar. Envía este mensaje a Asia, a tus labradores argivos, para que no tengan miedo; Nunca dejaré estas rocas invernales, estos campos de Marte, donde hemos endurecido a nuestros hijos ya nuestros jóvenes hijos en tan despiadadas corrientes, donde para los hombres es tan abundante la carnicería. Así es como nos deleitamos en nuestra tierra helada para hacer la guerra y despojar, y tal mano derecha ahora bienvenido! "

[340] Hablando así, arrojó una lanza que los vientos edonios habían nutrido; A través del pecho medio ya través de los eslabones ásperos del bronce el hierro mortal. En alarma Idas y con él Oenides se apresuran al lugar, Menoetius igualmente y él que de tarde devolvió un vencedor de su anfitrión de Bebrycian. Pero Telamón extendió su poderoso escudo, custodiando tu cadáver, Canthus: así como un león encerrado en un estrecho estrecho pone a sus cachorros detrás de él, así los Aeacides se paran cerca y permanecen inmóviles y se vuelven contra todos los atentados, la cubierta séptuple de esa poderosa masa . Sin embargo, el anfitrión escita le presiona con fuerza, cada uno tratando de ganar los brazos de Canthus para sí mismo y vengarse del cadáver griego. Entonces el trabajo duro de la batalla se unió por todas partes alrededor del cuerpo. Como cuando en furiosa conmoción los vientos se hacen añicos en el mismo umbral de Eolia, contendiendo cuál de ellos oscilará las nubes de tormenta y la furia del mar, que tendrá el señorío de ese día, De los guerreros, ni pueden ser expulsados ​​del cuerpo que han tomado. Así como un hombre da el botín de un buey a sus esclavos para ser suavizado con mucho aceite, y que por estirar y tirar de esta manera y que domesticar la piel del toro, mientras que la tierra fluye con el ungüento ricos: tal es el trabajo en A cada lado, ya la débil corriente de los miembros del héroe, arrastrada de un lado a otro en el estrecho espacio. Estos de esta manera se esfuerzan, los que de esa manera, ni de ninguna manera las manos de los guerreros dan terreno.

Aquí Telamón arrastra Canthus por la cintura, allí Gesander en caliente rabia agarra el cuello y las suaves fijaciones del timón, que resonó cuando cayó al suelo y engañó su agarre. Una vez más incansablemente, él se enfrenta al séptuple círculo del escudo; Canthus lo sigue, porque Canthus clama, pero detrás de sus compañeros arrastra Canthus lejos, y una vez recuperado lo puso en el carro de la doncella Euryale. Ella aviva y los Haemonidae con ella, y toda la banda ataca a Gesander solo. Él cuando ve el nuevo conflicto y las armas de la doncella gritar: "Las mujeres también, entonces, ¿debemos luchar? ¡Ah, por vergüenza! "Entonces golpea a Lyce cerca del pecho y Thoe donde su targe deja un espacio; Y ahora se precipitaba contra Harpe, que apenas había comenzado a dibujar los cuernos de arco con la cuerda ligera, y Menipé, que estaba tirando de su caballo tropezando, cuando la princesa, con los golpes redoblados de un hacha de batalla pesada con perillas De oro, se cierra en su cabeza y su timón de piel de bestia salvaje. Una gran cantidad de misiles lo asalta al mismo tiempo; Mientras sostiene las lanzas lanzadas, y sobrecargado ahora y tambaleándose, golpea Idas con terror. Luego cae como una ladera de montaña o como la mampostería de un muro, que durante mucho tiempo se debilitó con piedras, flechas y llamas que finalmente se derrumba y aplastan una poderosa ciudad.

[386] Lo1 Ariasmenus, pensando que el lugar y el tiempo lo están llamando ahora a luchar, trae sus ejes de scythed y se extiende fuera de los carros feroz de sus camaradas, con la intención de barrer inmediatamente todos los griegos, ay, y todos los Colchianos de su camino. Incluso cuando Júpiter, en completo odio a la raza de Pyrrha, derramaría una vez más los mares y todo el río sin restricciones, estaría oculto el altiplano de Parnassus, los pinos de Othrys desaparecerían y los Alpes se encogerían cuando sus penachos se fusionaran en inundación. El diluvio y la destrucción como Ariasmenus apresura sus carros en curso indiscriminado. Luego, la criada levantó su aegis y las bobinas de Medusa, que se erizaron de trescientas serpientes salvajes, que sólo vosotros, sus corceles, contemplaron. Gran terror los agarra, sus conductores son arrojados hacia atrás a la tierra, y forzosamente causan destrucción desesperada sobre sus compañeros. Luego, con las cuchillas curvadas, la discordia entrelaza y lacera a los automóviles aturdidos. 24 Como cuando el fierísimo Tisiphone convoca a las legiones romanas y sus príncipes a la guerra, cuyas líneas a cada lado resplandecen con las mismas águilas y lanzas; Sus padres hasta las mismas tierras rurales, y el mismo infeliz Tíber ha enviado, no a tales guerras como éstas, los impuestos elegidos de todo el campo: así eran ellos, pero ahora de una sola mente mientras buscaban la muerte de sus enemigos, arrastrados por El pánico que envió Pallas, volvió los carros y se precipitó a su propia ruina, mientras sus amos se esforzaban por retenerlos. No tan espantosas las filas de hombres que los vientos del Sur han lanzado sobre la costa Laurentiana, ni tampoco la aparición de las playas libias, cuando los mares rotos destrozaron los cascos para aterrizar. Aquí los corceles yugo, allí los miembros de los conductores están esparcidos, destrozados por rueda-rayos o por eje; El carro que gotea con sangre arrastra y es arrastrado a lo largo, y en el polvo oscuro las entrañas de los líderes se enredan ahora con este coche, ahora con eso.

[417] No se mueven los Colchianos, ni cesan de lanzar sus dardos, sino matan a sus enemigos atrapados y atados en un desesperado castigo, y surge una forma de batalla como cuando un cazador caza ciervos no con su hambriento perro de Umbría o con el Pluma, 25 pero los encuentra sujetos con rapidez por sus cuernos ramificados y los atrapa entrelazados en furia ciega. El atrevido Ariasmenus recoge sus brazos y salta hacia abajo; Pero en este lado y en ese 26 el borde de una hoja curvada se clava y lanza los fragmentos entre las ruedas; Luego cogido hacia arriba por el furioso coche que ya no tocaba los campos de Circeo.

[427] Así, en rivalidad, los Minyae y los dispersos Cytaei, que trataban de la muerte en las llanuras y ponían a Scythia a la derrota, cuando real Juno, viendo que esto no es un camino para Aesonides ganar el vellón o lograr su regreso, El rey infiel revela la trama mortal de su ira salvaje. Por otra parte, con una lúgubre y dolorosa queja, ella rechaza a Vulcano, cuyos toros emisores de llamas puede ver resoplando de sus pechos melancolía tártara en los campos reales de pastoreo. Pues teme de antemano que, cuando la guerra termine, le pida a los Minyae que siembren los dientes del dragón de Cadmean y que jueguen a estos monstruos, y se lanzan para ruses. Medea sola viene a su mente, todos sus pensamientos están centrados en la soltera solamente, que quién no es más potente en los altares nocturnos; Por responder a su grito ya los jugos que disemina en lugares desolados las estrellas se paran temblorosas y el sol su abuelo está horrorizado mientras corre su curso; Cambia el aspecto de los campos y las vías de los ríos, todas las cosas se atan con rapidez en su propio sueño profundo, la gente vieja que vuelve a ver a la juventud 27 y les asigna sin cesar más hileras; En ella hizo Circe, la más poderosa en las formas de terror, a ella hizo el extraño Phrixus maravilla, a pesar de que sabía que los venenos Atracian hizo la luna a espuma y que los hechizos de Haemonia estaban despertando a los fantasmas. Ella, por lo tanto, imponente con poder mágico y virginidad, Juno se uniría en alianza con el líder aqueo; Porque ninguna otra puede ver que sea un fósforo para los toros y para los guerreros del up-springing y para la llama 28 que se coloca en su trayectoria media, no temiendo nada, encogiéndose de ninguna vista del mal; ¿Qué pasaría si la pasión ciega le añadiera su llama despiadada?

[455] Luego busca la red de Venus y las guirnaldas frescas que cubren su morada. Al verla, la diosa brota inmediatamente de su sofá apilado y de toda la tropa de los Amores alados. Y primero, con voz tranquila y humilde, temerosa de revelar sus verdaderos miedos, la Saturnia la acosa: "En tus manos toda mi esperanza está ahora", dice, "y todo mi poder; Más aún, concédeme esta bendición, porque es la verdad que te digo. Desde que el severo Tirynthian ha sido un exilio de las costas Argolic, Jove no tiene la misma mente hacia mí, su voluntad es contraria; No tiene consideración para mi cámara, ni pasión nocturna como de antaño. Concede, me ruego, la seducción ganadora de una belleza astutamente forjada, concédeme tus propios adornos que tienen poder tanto en la tierra como en el cielo.

[467] La ​​diosa percibió su oficio, durante mucho tiempo se había buscado destruir la tierra de Colchian y toda la raza odiada de Febo. Ahora, por fin, tiene lo que desea: no sufriendo ninguna otra oración, le da el ornamento peligroso, el cinturón fructífero en los terribles problemas, que no conoce la piedad ni el cuidado de la buena reputación ni el honor, sino más bien la inconstancia y el deseo caliente, Y el pecado que seduce a los vacilantes, y el miedo y el terror distraer del peligro de otro. "Todo mi poder y todo el arsenal de mis hijos te he dado", dice; Ahora haz estragos de qué corazones quieres.

[477] Con alegría, Saturno se ciñe a sí mismo con la misteriosa magia, y de allí se pasa a la cámara más recóndita de la casa de la doncella, falsificando en voz y forma a su hermana Chalciope. A pesar de que el fuego brillaba de lejos, el pánico y el poderoso estremecimiento sacudieron el marco de la hija de Aeetes. "Tú sola, entonces, eres ignorante, oh hermana", comienza ella, "que los Minyae han venido acá, desafiando el desconocido y con nuestro padre se han unido bandas confederadas? No, el resto de la gente está en las paredes, deleitándose en la armadura celestial de los héroes, ¿y te sientas perezoso en tu enramada y solo no te mueves de la morada de nuestro padre? Cuando has de ver de nuevo esos príncipes?”

[488] Nada respondió ella, pero la diosa la sufrió no, pero toma la mano de Medea y con paso rápido la lleva maravillándose de distancia. Ignorante del mal futuro, entregándose a sí misma a su hermana fingida, la dama desgraciado se llevó a la cima de las paredes: incluso como lirios blancos brillan visible por todos los matices de la primavera, lirios cuya vida es corta y sus reinos de gloria, pero por un tiempo y ya los piñones oscuras del viento del Sur se ciernen próximo.

[495] Persean Hécate que habita en sus arboledas altas plañían, y desde el fondo de su corazón pronunció estas palabras: “¡Ay! tú la hayas dejar nuestro bosque y bandas de tus criadas, la desgraciada, a pasear en tu propia a pesar de las ciudades de los griegos. Sin embargo, no espontáneamente que fueres, ni, mi querido, voy a renunciar a ti. Un registro de la señal de tu serás el vuelo te deje atrás, ni a través de un serás cautivo tú nunca ser despreciados por tu falsa señor, es más, él me conoce por tu maestro, y que yo afligido con vergüenza que me robó de mi esclava “. Ella habló; pero ganando la extremidad de las paredes escuchan inmóviles y en el miedo a los gritos de los hombres y todo volumen de la trompeta; aun cuando las aves consternados por el frío que se aproxima de las nubes de tormenta se reúnen a las ramas y se aferran a ellos en el terror.

[507] Por ahora los getas y por ahora todo lo Hiberia y el anfitrión Drangaean está cayendo en una densa carnicería, esparcidos a lo largo y ancho de la llanura. Cowering medio muerto en medio de sus armas y sus caballos que desgraciadamente empuje y lucha libre para obtener de la pila sombrío de los cuerpos, y sus gritos jadeantes llenar todos los campos. Pero el victorioso Geloni redoblar el himno de su país de origen; pronto se haga lo conquistado también conocer las mismas delicias, donde el cielo y la guerra en la forma más amable que ha mirado sobre ellos. 29

[515] ¿Quién forjado tal masacre, que lleva a cabo este tipo de acciones, digo ahora, oh, Musa, y recoleto su locura furiosa. Apsirto, en medio del resplandor de su escudo de parpadear y del carro de su abuelo el Sol (cuyo tembloroso lanza y yelmo los popular no pudo mirar a mano amenazante, sino en el miedo cedió terreno y dando la espalda fueron golpeados, mientras que su fuerte gritos mejorar el pánico) - que con el impacto de caballos al galope establece guerreros bajas, y pisotea los gemidos de la masa viviente. Como fuego es su compañero Aron, sobre cuya armadura erizado y los hombros escalado con el bronce arde el bordado bárbara de un manto de muchos colores, que hinchadas por el viento fluye en todo su caballo De la manera que Lucifer velas sobre las alas rosadas, quien se regocija de Venus para llevar adelante en un cielo glorioso. Pero no muy lejos de allí Rambelus y feroz Otaxes había derrotado a la Colchians, y del mismo modo sin gloria Armes, costumbre por un dispositivo nuevo y todavía ardid impunes asolando ovejas y vacas, para vestidos de piel peluda que llevaba cuernos de ciervo sobre su rostro y se ocultaba en los terrores del dios Lycaean. En tal aspecto había que luego mantuvo sus enemigos hechizado, cuando Aron vio surcando este terror insólita en la lucha, y “Ahora te parece,” dijo él, “que eres atacando pastores tímidos y ganado bruta? No hay pastos o has bueyes tú aquí; guardar tus falsificaciones para las incursiones nocturnas, y pretender no ser un dios; es más, incluso si un dios, luchar conmigo “Así, pues, se habla, y tiene como objetivo el misil a la que su pie firmemente plantado da la ayuda!; la piel peluda cayó, y la herida se mostró claro.

[542] ni menos galante qué los hijos Aeetian de carga eólica Frixo, inspiró a sí mismos con el frenesí de la batalla y exultante para mostrar su destreza ahora al host Cytaean, ahora a sus parientes griegas. Jason se alegró de verlos en el peligro más feroces del conflicto terco y en medio de hechos gloriosos; “El cielo os hace prosperar”, exclamó, “hombres de mi propia raza, Seguro descendencia, no solamente se imaginaba, de la acción eólica. Regalos lo suficientemente hacer yo gano en recompensa por sus trabajos, consuelo tienen que suficiente en esta vista para lo que venga.”Dijo, y se lanzó adelante contra Suetes y para matar poderosa Ceramnus, y girando su escudo al mismo tiempo que pone bajo uno de la golpe detrás de la rodilla, y se abre una amplia herida en el pecho de la otra.

[553] A partir de sus caballos Argus se extiende sobre los dos guerreros amplios llanos, Zacorus y Phalces, ya pie, como él mismo, hace que la sangre Amastris' fluya. El bárbaro tose trocitos morbosos y mantiene sus entrañas, ya que vierten, y rechinando los dientes expira en ira infructuosa. Calais mata Barisas y Rifeo que alguna vez frecuentado guerras vecinas, vendiendo su sangre para alquiler. Por cien cuerpos elegidos de bueyes y cien caballos tenido el guerrero hecho compacta; éstos hicieron que pesan contra su vida y la luz del día, implacable uno; ahora por fin demasiado tarde que él mismo piensa el del aire agradable y el cielo, donde no tesoro va a comprar.

[563] Peucon cae, su cabello que enroscada sobre las sienes oscuros todavía velados en cañas de su madre; pero a la hora de auto-mismo en su cueva profunda su padre Maeotian llena los lagos con lamentos como ella llama a su hijo, que no es más que buscar en los bancos y meres ondulantes, ni ciervas Mata sobre la superficie de mármol de la mitad del océano. 30 Éurito persigue al Exomatae desde el campo. Helix joven muere en la lanza de Nestor, ni devuelve a su querido padre su deuda de crianza, arrebatado en el primer momento de su vida. Pero Daraps mata Latagus y Zetes, el uno con su lanza, una que la otra está huyendo cuando, de repente, él contempla un poderoso chorro de sangre y su mama agleam con una punta de hierro. 31

[575] Sin embargo, he aquí! Medea sentado sobre las paredes de su padre explora los conflictos separados de esta gran batalla, y mientras ella reconoce algunos príncipes en la neblina turbia y le pregunta por los demás, en espías que provocó de Juno lejos de la cabeza de Jason, y aquí vuelve sus ojos y los sentidos ansiosos y favoreciendo mente, imaginando de antemano ahora a donde iba a lanzarse, ahora a lo que otra parte que iba a cabalgar, y el número de caballos, el número de armas que iba a herir con ella a solas, y con qué lluvia de lanzas que traería guerreros de itinerancia a un alto. Y donde quiera que de nuevo se echó su mirada errante y mirada silenciosa, en busca de la armadura, ya sea de su hermano o de su cónyuge prometida, hay feroz Jason y sólo él encontró su mirada apasionada. Entonces, como si ignorantes, se dirigió a su hermana así: “¿Quién, rezar, es él quien hace mucho tiempo he estado viendo la rabia furiosamente sobre toda la llanura y al que tú mismo Dost veo? porque yo ween que tú también eres sorprendido por valor tan grande “.

[590] Juno Crueles hace respuesta, surcando el aguijón y su conducción en el fraude en mortal. “'Él mismo Tis Aesonides, hermana, ves,” dice, "que ha venido sobre tan vasto mar para recuperar el vellón de su Frixo pariente que le es debido, ni es cualquier delante de él ahora en la nobleza de la raza o la sangre. Ves que la forma en que brilla y parpadea en medio de la Minyae y los jefes Cólchide, y más de lo que montones de muertos triunfa; y pronto se hizo a la mar, pronto saldrá de nuestras costas, con destino a la riqueza de la próspera Tesalia y el campo que Frixo amado. Ay, habría que podía ir, y se acabó todas sus fatigas!”Así diciendo que insta a ella para asistir aún con más ganas al campo de batalla, mientras que sin embargo, ella puede, y para escanear con su mirada los feroces combates del héroe.

[602] Sin embargo, incluso mientras ella incitó a Medea con las palabras, el príncipe también se inste a la diosa con éxito en la batalla y se implanta un nuevo impulso en su seno. Neath Straightway' la cumbre elevada de su yelmo hacer su furia ojos brillan, y mientras se acelera a lo largo de sus resplandores del penacho aqueos como una estrella, con lo que no hay alegría a ti, oh Perses, ni tampoco, oh doncella, a ti; como el feroz perro de otoño es que cometas o enviado a marcar el destino de reyes injustos por Jove enojado. Tampoco era Crethides 32 ciego a su propia diosa, pero sentía la nueva fuerza de trabajo en sus extremidades, y cría a sí mismo por encima del anfitrión; grande como cuando Cáucaso blanco con las heladas y tormentas de nieve que se eleva en el invierno a los osos en alto. Entonces, en efecto, como un león que da rienda suelta a su ira sobre los animales engordados de la manada, y en el lujo de sates sacrificio sus fauces ahora aquí, ahora allí, y pasa de derramamiento de sangre al derramamiento de sangre, por lo que Jason asalto sobre tarda no para saciar su ira en un cuarto o una escena de la carnicería, pero se enfurece contra todos por igual, y ahora a través de la furia de la espada, ahora de su implacable punta de lanza hacer crecer las filas de combate escasa y se reducen; a continuación, golpea a él tanto Hebrus con el pelo de streaming terrible y Getic prión; que recorta la cabeza y los brazos Auchus', y le envía rodando en la llanura desolada.

[621] Pero Colaxes, hijo de Júpiter, había cumplido con su destino; y ahora su padre con el rostro entristecido hace que el cielo sombrío mientras se dirija a la angustia de su alma con quejas como éstas: “¡Ay! si yo fuera la de tratar de salvar a mi hijo de la destrucción inexorable, y con valentía confiar en mi propio imperio, mi hermano, de luto por la muerte de Amico, y todo el ejército de dioses haría alboroto en voz alta, cuyos hijos han caído y sin embargo debe caer . Es más, dejó que su día de destino reclamar cada héroe: lo niego a mí mismo que padezca ninguna otra persona tome “.

[629] Por lo tanto hablar, montones honores finales sobre el hombre desgraciado, y le inspira ERE valor infinito que muera. Sobre el campo que vuela, y se ocupa muertes innumerables a lo largo de las columnas, como una tormenta de lluvia que brotan de un arco invernal barre cantos rodados antes y los restos de maderas y la labranza, hasta que después de correr tumultuosamente de la gran cima de la montaña su fuerza es rota y poco a poco reducidos a nada en el recién hecho corriente. Tan violentamente dardos adelante el hijo de Jove al final de su vida, y ahora se mata al gran corazón y Hypetaon Gessithous, y ahora Arines y Olbus; Ya herido ya pie, su caballo perdido, que mata con su lanza y Après Thydrus Phasiades, quien Cáucaso, que guarda como era su costumbre rebaño de su padre, engendrado por el lado de aguas Fasis; por lo tanto, el niño tenía su apellido, y sus padres lo llamaron el sirviente de Fasis, teniendo en vano sus cerraduras sin esquilar.

[644] Y ya estaba ferozmente agredir a otros enemigos, cuando la diosa cruel rompe su último hilo y victorioso Jason se acerca. Con palabras de enojo Colaxes lo saluda así: “¿Es para saciar los dioses y aves de Escitia que vosotros, pobres desgraciados, están acá venir?”, Dice, y agarra y lanza de la tierra afectado, elevándose una roca, un misil se adapte a ese derecho mano y de esa edad, pero real Juno volvió a la basura en la cabeza, desconocida y no llorado, de Monesus; cabeza cae Monesus, sino de su hijo Júpiter no se desvió el golpe, pero el golpe fatal de la lanza Aesonian atraviesa tanto el escudo y el corazón, mientras que asesina Aesonides se lanza hacia él donde miente y amarga a la muerte del guerrero caído. De allí que las velocidades de distancia, y llega a la Alani desafortunado que ya lo conocen bien.

[657] Sin embargo, la princesa con la mirada errante sigue el héroe (por el dios no apaga el fuego), 33 sobre él sus ojos ardientes están siempre fijos; y ahora ella tiene menos placer en la batalla de la escena delante de ella, y reprende a sus miedos y el problema acariciada ella no sabe por qué, se pregunta si es en realidad su hermana; ni se atreve se endurezca sí misma y consideren que el rostro falso, pero cede de nuevo a las mismas fantasías fascinantes y se dibuja en la dulzura de la llama cruel. Y al igual que en un primer momento el viento del Sur hace deporte suave a medida que se mueve suavemente las hojas y las ramas más altas de los bosques, pero pronto las naves desafortunados están sintiendo toda su fuerza terrible: tal es Medea condujo a la altura de la locura. A ratos que los dedos del collar arrancado de la diosa atractivo, y se adapta a ella, el fuego intermitente, alrededor de su cuello desgraciado, y donde se ha establecido el oro enloquecedor sobre sus tiernos miembros allí su fuerza falla; y la doncella le devuelve el adorno de la diosa, superar no por las joyas, ni por el metal ligero, pero por el fuego, por la fuerte influencia del dios a quien hizo libres de todo su corazón, mientras que el último resto de la vergüenza asoma en el rubor de la mejilla. Y por lo tanto primero se habla: “¿Acaso piensas, hermana, que nuestro padre le concederá lo que ha prometido, ya que tan amable de una Providencia ha traído hasta el desconocido Argive a él? o que tanto la guerra cruel todavía queda? ¡Ay! a lo peligros, pues, se exponen a sí mismo en nombre de una carrera que no sabe!”Mientras tanto, hablaba, a mediados de expresión Juno dejó, ahora dueña de su propósito y de su fraude asegurado.

[681] Más audazmente ahora se inclina a la niña imprudente de las altas paredes, ni sigue o busca a su hermana desaparecida. Pero tan a menudo como la violencia popa de los líderes y carga repentina de guerreros thronging acosado hijo de Aesón, y cuando toda la lluvia de dardos convergen en él a solas, por lo que a menudo se sentía doth las piedras y lanzas de su herida. Primero fue ella a estremecerse en la proa amenaza de Lexanor, pero el eje aceleró por encima de la cabeza de Jason, directamente a ti, Caicus: una esposa lamentable doth Caicus dejar y una casa donde el nuevo lecho matrimonial llora una pareja perdió.

[690] Myraces habían llegado, el embajador de un rey, de orillas del este, para hacer con Aeetes tratado sin inactivo, uniendo partos y Colchians por los regalos de oro. En ese tiempo el destino y la pasión por la guerra repentina le había mantenido en tierras Cytaean; con él se fue a su escudero eunuco, castrar y estéril en la flor de la juventud. Él mismo, sentado al lado de las riendas sobre cobertores carcaj-cargados, ahora acelera con agilidad a la prensa de la batalla en amenazar coche, ahora girando dispersa flechas en retirada fingida. En la cabeza se une la diadema de su raza, adornada con esmeraldas y el fruto de los árboles del este de 34 ; que lleva brazaletes en sus brazos, una cimitarra en su lado derecho, y los largos calzones de correr hacia abajo para cubrir sus pies bárbaras. Tampoco aquellos despojos escapan durante mucho tiempo el ojo del Syenes feroces, sino a través de la piel del tigre luz variada con mucho color púrpura acelera la lanza impulsada; De repente, el tigre herido sale a borbotones por la boca de sangre y derrama la vida de su amo, mientras que los jóvenes de 35 caídas, la cabeza enredados en el arco roto. A continuación, empapado es la capa en llamas con la sangre oscura, con la sangre el rostro y las cerraduras pesados que su madre había tendido con perfume de flores Sabaean y adornada de oro puro. A pesar de que cuando uno nutre una aceituna con las corrientes de los ríos y toda la riqueza del petróleo fértil y períodos no de brisas, ni doth su trabajo constante ni expectativa de jugar la cuidadora falsa, y ahora, pues, se he aquí su cumbre extendió sus primeras hojas, cuando en un huracán de repente se abalanza sobre él a partir de los que corren nubes de tormenta del Norte, y las raíces hacia arriba y se extiende sobre la tierra oscura: de otro modo no doth Myraces caer delante de los ojos de la ciudad y de la doncella; sin embargo, ansioso por una sola, no más doth ella siente que cuando se contempla tálao o tu destreza furioso, Meleagro, o admira la lucha de Acasto; sin embargo, tenían sus propios pueblos y campos de batalla hasta saciarse de ver a estos guerreros en la misma prensa de huracanes dura los escuadrones enrutados. Antes de sus ojos flujo de los jefes de base en vuelo, rápido corre la sangre de los caídos, y carros en duelo de sus poderosos señores pasan.

[725] Perses admitía no los gritos de sus guerreros enrutados, y mirando a sus espaldas que huyen el cielo lleno de estas quejas: “¿Por qué, oh dioses anterior, por lo que con augurios vano vosotros me mandan, expulsado de mi tierra natal, para establecer esta guerra en curso de realización y revolver hasta Escitia a la batalla? ¿Por qué, Júpiter, hicieron tus presagios Vouchsafe de mi hermano me merece la pena? Fueras listo, en verdad, para que todo el poder de Argos a unir en auxilio a la mía. En verdad, para el desgraciado es la crueldad que se quedaran en la luz; sin embargo, pueden los destinos mí, pero un día conceder, que pueden desempeñar los aqueos falsa como se merecen, y que pueden ver esto Jason que lo hace alarde de su destreza lamentan que estas labores se reunieron con ninguna recompensa.”

[737] El habló, y con los brazos enviados por correo se golpeaba el pecho, y llenó su timón con lágrimas y gemidos; y rápido que fue a zancadas en el horno de la pelea, no había Pallas le espiado desde las filas opuestas, y pensaba dentro de sí misma: “Lo! Perses se precipita con ímpetu a la muerte, al que mi padre ha decretado ya constituir sobre el Colchians en el trono de su hermano. Temo que me regaña si mediante escritura de la mina que se pierden, y enviar recompensa grave y terrible para mi culpa.”Así diciendo que arroja a su alrededor un manto oscuro de la niebla, y se aparta de las jabalinas que silban sobre la cabeza del héroe. Una explosión amablemente lo levanta por encima de sus compañeros de guerreros, y lo lleva por un tiempo en el aire tenue lo pone abajo en la longitud de marge exterior de la batalla, donde posibilidades de que las columnas Hiberians y Issedonian no tienen parte en la lucha, y ayudar a la combatientes con gritos por sí solos.

[752] Al mismo tiempo, bienvenida la noche trae en las sombras de estrella que anuncia: en seguida el ruido de la guerra se nos arrulla, y la doncella, su largo día de terror más, va heartsick de las paredes. A medida que el Nyctelli 36 en sus juergas salvajes resistir un tiempo el dios, pero pronto tienen los Thyiads bebido el frenesí, listo para cualquier acción, incluso en tal tumulto doth retorno Medea, y para siempre en medio de la serie de Grecia y las tropas de su propio doth tierra ella, la pasión sigue insatisfecha, reconoce Jason y su armadura y su cara que las cepas hacia adelante desde el timón hueco.

1. Su lanza.
2. El Norte, simbolizado por las constelaciones del Mayor y Osa Menor y el dragón, que serpentea entre ellos.
3. Valerius ha combinado las leyendas en Herodotus 4. 5 y 4. 9, en el que Colaxais es el nieto de Júpiter por una ninfa, y Hércules engendra hijos por una mujer cuya mitad inferior es serpiente; También hace su fin en dos serpientes en lugar de uno, si ese es el punto de “geminos.”
4. La referencia es, probablemente, a la Duodécima Legión, llamado Fulminata.
5. Las serpientes se representan como uno frente al otro, y lanzando sus lenguas sobre una joya colocado entre ellos.
6. Auchus siendo santa por el cabello blanco que tenía al nacer; por lo tanto, que lleva filetes. También había un sagrado en el número de tres ( cf. Virg. Ecl. 9. 73-4). Langen piensa que la banda triple era debido a su calvicie.
7. Gerus es un río que fluye en el Lacus Maeotis y Byce o Byze es en ese barrio. El Gangaridae no se conocen, excepto como una tribu india. Langen sugiere que el poeta tuvo la Dandaridae en mente, citando Tac. Ana. 12. 15, Strabo 11. 2. 11.
8. Si este es el Frixo de la lana, no está claro lo que significa el poeta diciendo que establece las tropas en movimiento, ni tampoco Langen, que toma este punto de vista, lo explican; es más probable que Frixo es el jefe de la tribu que viven junto al río Acesinus, en el Quersoneso Táurico.
9. Eran descendientes de esclavos que, mientras los hombres escitas estaban fuera de casa, se había casado con la mujer; los hombres en su regreso les habían castigado con el látigo y los expulsados ​​(Justin 2.5).
10. es decir puercoespines. Las “columnas rotas” en la siguiente línea deben ser Herms, pilares cortos con una efigie en la parte superior.

11. Los llamados ( “mora”) porque retrasa el paso de los dardos.
12. Esta línea parece fuera de lugar, ya que carece de un verbo; Taras es desconocido, y Evarchus, un río cerca de Sinope, difícilmente pudo haber enviado a la guerra escitas.
13. El uso de perros en la guerra es referido por Plinio, Nat. Hist. 8. 153; Cf.También la misteriosa alusión en Prudencio, apoteosis 216.
14. Esta costumbre de la Iazyges es mencionado por Claudian ( en Ruf. , Y dijo de los españoles por Silio (1. 226), de los indios por Herodoto (3. 99) 1. 328); de acuerdo con Prudencio el modo de la muerte fue para ser empujado de un puente ( c. Symm. 2. 294).
15. Los fantasmas no son llamados a partir de los bajos fondos más, ahora que Coastes ha ido a la guerra, y Caronte puede dormir en paz por la noche; También la luna no está siendo continuamente atraído por su magia.
16. Esta es la explicación de Koestlin, pero Langen entiende las palabras en un sentido militar, que la tribu sármata tenía tantos destacamentos (por desgracia”) al final de la línea (‘cuerno’) como el Balloniti y la MOESI a la de ellos. Por su mención de una rienda poeta significa que hubo una correa unida por el cual la lanza podría echó hacia atrás de la herida que se había hecho y así recuperada (véase R. Syme, op. Cit. P. 132).
17. Boreas grita desde las olas que él está conduciendo, en contra de los otros vientos que gritan a las suyas.
18. Las serpientes de los auspicios, pero no es claro por qué se les llama “medio muerto”, a no ser porque la cabeza de la Gorgona que rodearon había sido separada de su cuerpo.
19. Las ninfas del bosque.
20. Para una discusión de estas líneas véase R. Syme, op. Cit. , Pp. 132, 133.

21. La referencia es a 123-8.
22. Tomado de Homero, Ilíada 22. 71.
23. menciona como uno de los argonautas más valientes (3. 471, 4. 224, 7. 574); incluso por lo que se asusta al ver a Gesander.
24. Los carros fueron arrojados a la confusión por sus propias guadañas.
25. Una línea de plumas ensartadas a intervalos en un cable se utiliza para asustar a los animales salvajes y los llevan sobre los cazadores emboscados.
26. Se pone entre los carros guadañas, de manera que a cada lado de él, entra en contacto con las cuchillas.
27. La referencia debe ser a la posterior hazaña de Medea en la restauración de Aeson a la juventud, como relacionado, por ejemplo, en Ovid, Met. 7. 251-92, aunque, de hecho, en este poema Aesón se suicida (1. 814).
28. Al parecer que exhalado por los toros.
29. En otras partes del campo del ejército invasor hacer mejor, y así, al igual que los vencedores, puede cantar el himno.
30. es decir, cuando se congela, como en 328-9.

31. Uno se enfrenta a él, y se mata con la lanza, y el otro se vuelve a huir, cuando de repente él se encuentra paralizado desde atrás.
32. Jason, cuyo padre Aesón era hijo de Creteo.
33. suele referirse a la llama del amor encendida por Cupido, pero Langen toma “deus” en el sentido de Juno, ya que no ha habido ninguna mención de Cupido, y le da la autoridad para “deus” que se utiliza para una diosa.
34. es decir, la seda.
35. es decir, el eunuco (695).
36. devotos de Baco; el nombre era un epíteto de ese dios, lo que significa que él era adorado con ritos nocturnos; Cf.Ovidio, Ars Am. 1. 567.

 

 

ARGONAUTICA LIBRO 7, TRADUCIDO POR JH MOZLEY

[1] Ahora bien, al final de la tarde te despedirás, doncella, del extranjero tessaliano, y ahora te alejarán tus gozos, mientras que la noche viene con un bálsamo para todos excepto para el amante solo. Así que cuando, enferma de corazón, con los pies que vacilaban en el borde del umbral, ella ganó su cámara y en la oscuridad sus imaginaciones se prendieron fuego, mucho tiempo ella durmió sin dormir, meditando en varias plagas e ignorante de qué plaga la estaba molestando; Por fin, en el apogeo de su angustia, se atreve a declarar la causa, y así habla: "¿Qué desgracia, qué deliberado error engañoso me impide que me acuesto siempre sin dormir? No eran tan ciertas mis noches antes de ver tu rostro, su galante juventud. ¿Qué locura me hace recordar de nuevo y una vez más, aunque los océanos se encuentran entre nosotros? ¿Por qué mis pensamientos sólo son para el extraño? No, más bien que ahora reciba el vellón de su pariente Phrixus, su única búsqueda y única causa de toda su fatiga. ¿Cuándo volverá a ver esta morada? O cuando mi padre visitará las ciudades de Haemonia? Felices los que desafiaron los mares intermedios, ni temieron un viaje tan largo, sino que siguieron inmediatamente a un héroe tan valiente a esta tierra: por todo eso, aunque valiente sea, se vaya.

[21] Entonces, como sin descanso ella lanza y trata ahora esto, ahora que el lado de su sofá, lo! Ve la puerta que brilla como la estrella del día se desvanece, ni menos la aurora resucitada refresca a la enferma de amor que cuando una lluvia ligera levanta las espigas de maíz, o una brisa acogedora desciende sobre cansados ​​remeros.

[26] Pero ya los Minyae están pensando en el propósito de su largo viaje; Y en la misma hora de triunfo y de servicio en vano reparan al rey; Y Jason, sufriendo primero el pago a los dioses de su ofrenda quemada de botín capturado, se inclina hacia adelante y mira su mirada de lejos, para ver si el vellocino de oro ya está allí, haciendo que el patio brillante con su lana prometida.

[32] Pero mientras está preparando su semblante para hablar, el otro le previene y corta su demora, ay, mientras que él se adelanta hacia su rostro y así emana su ira: "Hijos de otro mundo, con tu ¿Qué locura te ha llevado a esta tierra sobre mares tan anchos, o fui el objeto de tu amistad? Tú Phrixus, mi yerno, era la causa principal del mal para mí. ¡Ay! Que no te ahogaste en el mismo mar que tu hermana! Para que yo pudiera ser feliz, sabiendo hoy día ningún nombre griego! ¿Quién es el rey Pelias, que es el tesalí, qué es Grecia? ¿Qué raza de hombres he aquí? O donde están las rocas de Cyanean? ¡Mira! Un extranjero ha llegado a las costas de Scythian! ¿Acaso Jason con cincuenta desterrados (¡Oh, vergüenza!) Puede ganar a Asia? Y un vaso, uno! Tan ligero yo más allá de todos los demás hombres como para llevar despojos de un príncipe viviente? ¿Me ordenará él mismo ofrecer, yo mismo, abrir mis propios bosques, ni siquiera dignarme conquistar? Pirata, ¿por qué no te apetece violar los dones sagrados de todos nuestros santuarios, y nuestras propias hijas de nuestros pechos? ¿Crees que tienes padres, que tienes casas, a las que sólo tu barco apoya con impío brigandage y tempestades salvajes, tú que, para confiar en tu propia historia, tu rey ha lanzado sobre las olas y prohibido volver, para que pueda poseerlo , El oro del carnero eólico! Antes de que mi propio Cáucaso descienda, sus bosques sombríos derribados, y sobre los mares siga a los ladrones Haemonia; Antes de que yo vea regresar viviendo de las profundidades que Helle cuya imagen he ordenado se puso adornado con capillas fúnebres. 1

[58] "Si, de otra manera, no quisieras apartarte de esta tierra, si la vergüenza de un regreso infructuoso te conmueve, y si algo más que su tripulación se oculta en aquella nave, no retendré lo que me pides. Haz lo que te pido. Antes de la ciudad se encuentra la llanura de Marte, áspera con el descuido a través de muchos años, y los toros ardientes hay, lento a veces para reconocer incluso a mí cuando el arado muerde el suelo. Estos más y más tienen ahora mis años crecientes sufrieron para crecer salvaje e indisciplinado, y una llama más orgullosa que de no disparar de sus bocas bramando. Sucede entonces, valiente desconocido, a mi renombre, y hasta mis campos una vez más. La semilla que una vez sembré no faltará, ni la cosecha que encontré sola. Una sola noche bastará para tu decisión, solo con tus dioses consideraré mi orden; Y si hay algo en ese casco de madera de tuyo, tú emprenderás el trabajo rústico del que te he dicho. Por mí mismo, todavía no sé si te tendría encerrado en llamas y tinieblas, o más bien te veré aguantando un rato hasta que la llanura sea levantada y las semillas sembradas y los guerreros salgan de los dientes de la serpiente de Cadmo y de la flor de barbecho Con hombres armados ".

Su hija primero, perpleja y maravillada ante las palabras del cruel tirano, volvió su rostro pálido hacia la juventud, temblando de temor de que el extraño involuntario hiciera la aventura y, desafortunado, considerara que estaba a la altura de la tarea. Él también, asustado por el horror, permanecía inmóvil en ira y consternación. No tan asustado se encuentra el patrón jónico y tirreno, cuando, mientras mira hacia el Tíber y el faro claramente avistado bajo un cielo de verano, repentinamente impulsado de cabeza, no ve en ninguna parte la boca del río, en ninguna parte de Ausonia, sino las feroz Syrtes acercándose. Sin embargo, él piensa en él qué respuesta darle al impío tirano, y por fin se levanta de su profunda reflexión. "No era tal el regreso", dice él, "no es tal la esperanza que usted ha ofrecido a los Minyae, Aeetes, cuando primero nos pusimos nuestra armadura delante de sus paredes. ¿A dónde ha ido tu promesa? ¿Qué engaño estás tramando en esta orden? Otra Pelias veo aquí, otro océano. No, vengan ahora todos los tiranos, desahogad vuestro odio imperioso sobre esta cabeza; Nunca me faltará la mano derecha ni la confianza; Estoy acostumbrado a obedecer ya no rendirme a las dificultades. Una cosa le suplico: si esa cosecha me abruma con sus lanzas, o si mañana las llamas de las mandíbulas que me enfrentan me tragan, deje un mensaje a los oídos crueles de Pelias, que mis hombres han perecido aquí, y que Yo, si hubiera sido digno de confianza, podría haber sido traído de regreso a mi tierra natal.

[101] Entonces deja a su padre ya su hija, asombrados de sus palabras, y se precipita hacia delante de la sala infiel. Pero la doncella, temblorosa y abandonada en medio de su propia gente, calla, ni siquiera puede mantener un rato la mirada fija en el suelo, ni apartar su mirada de la vagancia, sino mirar hacia las puertas y encontrarlo aún mientras él iba ; Y ¡ay! Como él se fue aún más cómodo parecía el extraño a la muchacha de lovelorn: tales hombros, tal marco se deja a su recuerdo. Ella reza para que la casa y las puertas puedan avanzar un espacio, pero mantiene sus ardientes pasos dentro del umbral. Como cuando vagando Io sintió el borde arenoso y se aventuró y se encogió de nuevo, sin embargo, por la compulsión de Erinys debe ir sobre el mar hinchándose, y las madras Pharian la llaman sobre las profundidades: no se mueve de otro modo de vez en cuando y se cierne por las puertas abiertas , Si quizá su padre en un estado de ánimo benévolo recuerda a los Minyae; Y, buscando en vano el rostro del extraño, o se lamenta agotada por su solitario sillón, o huye para refugiarse en el seno de su querida hermana, y el intentar hablar calla; Y volviendo otra vez le pregunta cómo Phrixus vino de fuera para establecerse en la tierra de Aeaean, cómo Circe fue llevado lejos por serpientes aladas. Entonces mira, desgraciada, a sus doncellas, y no puede saciarse de mirar; Y de repente ella se aferra a sus padres en acariciar humor, y cubre la mano de su padre con besos. Así que un perro de pelo favorito que suele compartir la mesa de su señora y sus cojines, cuando ya está enfermo con una nueva plaga y se acerca a la locura, vagan gimiendo, antes de huir, por toda la casa.

[128] Y al fin se reprime así con una cólera suave: "Al ir, muchacha loca, y es la imagen y pensamiento de aquel que te tortura; Y él huirá y saldrá al mar, y no llevará mi nombre a las ciudades de su tierra. Sin embargo, ¿por qué me siento así por él, ya sea que él domine sus labores, o si cae, y Grecia se confunda con una pena tan grande? Al menos, si ya llegó su última hora, ¡era mejor que hubiera ido a una corte desconocida! ¡Ah! Concede, ay, concede que no pereció en esta ciudad! Porque él es de la semilla celestial de nuestro propio Frixo, dicen ellos, y mi querida hermana, lo vi, afligido por él; Y él dice, pobre juventud, que por mandato fue conducido a navegar estos mares. Bueno, que él regrese, lo que ocurra, ni sepa que hago esta oración, y que no odien a mi padre.

[141] Así que su lecho, si es que el reposo puede venir en la compasión, por lo que de este lado el desconocido se arrodilla implorando, en que su padre. Nuevos terrores la hacen partir del sueño, erguida sobre su cama; Reconoce a sus doncellas y al hogar que ama, que hace un momento estaba atravesando las ciudades de Tesalia: así como Orestes, desordenado por las furias y los miedos ciegos, se apodera de una espada y golpea las bandas armadas de su ardiente madre: A sí mismo, las culebras son picazón, a sí mismo en quien el horrendo latigazo de sonido está causando su ira, y una vez más en la fantasía que persigue la ramera Laconia, todo caliente para matar a ella; Y cansadamente vuelve de la matanza imaginada de las diosas, y cae sobre el cuello de su infeliz hermana.

[153] Cuando Juno ve a la criada Colchiana vacilar perpleja sin propósito y sin rendirse aún a toda la fuerza de la pasión, ya no toma la voz y el semblante del fingido Chalciope. Puesto que su amor está disminuyendo, y siendo más suave trae vergüenza, y su corazón lucha contra el veneno, ella se eleva en el aire tenue y busca a Venus entre el resplandor rojizo del Olimpo. "Tengo cuidado de cómo me uniste en esta tarea; Pero la niña es obstinada todavía, y en el resentimiento se ha vuelto en la ira y el frenesí, y, no engañado, me ha abandonado. Vete, te imploro, lleva a la victoria esa pasión de la cual ella me engaña, que despreocupadamente ella puede atreverse a abandonar la casa de su padre por fin y defender a mi Jason de cualquier desgracia. ¡Ay, y esa serpiente también, que durante noches enteras guarda guardia y vientos innumerables bobinas alrededor de su arboleda y (mire usted allá!) Sobre el vellocino de oro - le dejó encantar con el veneno negro en el que ella confía, y lo atraen a dormir De su poderoso árbol de cenizas. Esa es tu tarea: el resto lo ordeno a las Furias ya la doncella misma.

[171] Entonces respondió así a la madre de los Amores alados: "No te fallé cuando primero trataste de doblar el corazón de la doncella y de tocarla con problemas que ella no conocía. De momento te he dado a ti ya ti Solo, mi cinturón, por el cual ella ha dado tierra y ha sido sacudida y obligada a ceder. Pero esto no basta: yo mismo soy necesitado, soy yo a quien su corazón vacilante y su vergonzosa duda exigen; Pronto haré que ella misma busque la unión con el jefe de Haemonia y tiemble al retraso. Vea que va a paso rápido hacia el santuario de la luz que trae a Diana, donde el Colchian suele arrojar la luz de las antorchas sagradas y con su compañía de doncellas bailando alrededor de su reina. 5 Y no venga sobre ti el temor de Hecate; No teman que ella obstaculice mis esfuerzos. Dejémosla aventurarse: de pronto pasará la pasión hacia ella, 6 y la obligaré a someter con triple canto a los toros que respiran el fuego ya sufrir abrazos.

[186] Juno espía al iris alado y le ordena obedecer rápidamente el mandato de Dione y traer al joven esoniano a la arboleda designada. Iris inmediatamente busca a los Minyae, y Cytherea la criada Colchian; Juno toma su asiento sobre las rocas del Cáucaso para mirar el asunto, manteniendo su mirada maravillada vuelta en esperanza y miedo hacia las paredes de Aeaean, e ignorante todavía de qué sucederá.

[193] Apenas había visto Venus desde su escondite echando su primera mirada a la ciudad, ¡cuándo! Una nueva enfermedad se aprieta en el corazón de la doncella, y redoblada es la pasión y el lamento nuevo-agitado. Una vez más, deja que sus variadas fantasías jueguen con el extraño, y en el pensamiento afligido se dirige así en vano al ausente: "Ah, ¿podría tu madre ahora, o tu esposa (si tienes una esposa) poder ayudarte? Con hechizos de Tesalia! ¿Qué puede hacer una doncella, sino afligirse por tus labores? Ah yo Que no me vea obligado a contemplar tu destino final, y una vez más a llevar a mi compañía hermana despiadada! Incluso ahora él considera que nadie se mueve al dolor por su suerte, ni lo recuerda en absoluto, y con todo lo demás él también me odia. Sin embargo, si algún poder es mío, esas cenizas que durarán sobre el terreno espantoso, esos huesos que los toros y el fuego devorador habrán ahorrado, pondré en orden y nombraré su lugar de descanso. Entonces puedo amar con razón al fantasma del héroe y Pagar mi deber a su tumba ".

[210] Sus palabras fueron terminadas: ¡lo! De repente Venus estaba sentada en su cama, cambiada como ella era de forma celestial y falsificación de Circe, la hija de Titán, con manto bordado y varita mágica. Pero la niña, como si se burlara de la prolongada imagen de un sueño, mira perpleja y poco a poco la considera hermana de su poderoso señor; Entonces, con lágrimas de alegría, saltó hacia adelante y de su propia voluntad besó a la diosa cruel, y primero se dirigió a ella: "¡Circe! Al fin, escasa por fin, cruel! Restaurado a los tuyos - ¿por qué las serpientes yugo te llevan en huida? ¿Qué peregrinación te agradó más que la tierra de mi padre? El barco de Tesalia ha llegado a Phasis y el desventurado Jason ha venido en vano por tantos peligros que el amor de tu tierra te ha movido.

[222] Entonces Venus comprueba más discurso y así se reúne 7 : "Sólo tú eres la causa de este mi viaje; Vengo sabiendo desde hace tiempo que ya no eres un niño; Perdona tus quejas, y no me eches la culpa de haber escogido una mejor suerte; (Para que ahora tengamos en cuenta los dones del cielo), creemos que este mundo es compartido por todas las almas vivientes, y compartido también son los dioses. Llama que tu país donde el sol salga y vuelva otra vez; No busquéis, hija mía, con corazón insensible para encerrarme en este eterno frío. Tenía derecho, como también tú, a dejar los colchianos no rentables. Y ahora soy la consorte real de Ausonio Picus, y mis prados no son feos con toros que lloran, pero en mí ves la señora del mar de la Toscana. Pero, ¿qué clase de pretendientes son los Sauromatae para ti, pobre niño? ¡A qué Hiberian (el cielo me ayude!) O feroz Gelonian irás, una entre muchas esposas! "

[237] En seguida, ella habló en respuesta, despreciando las palabras de la diosa: "No tan olvidadizo de la gran Perseis. 8 ¿Me ves como para ser conducido, una víctima infeliz, en tal matrimonio. Prítee, deja a un lado ese miedo en mi nombre. Mas bien sálvame, porque puedes, de estas miserables preocupaciones, de donde me vienen los temores y los tumultos y todo el ardiente tormento de la perplejidad, oh madre, 9 que he sufrido mucho. Mi mente no conoce la paz, no duermo, mi lengua está seca. Busca un respiro para mis males y haz que mi mente vuelva a sonar; Devuélvame de día y de noche, concédeme que tome tu traje que trae el sueño y que cierre mis párpados con esa varita tuya. 10 Tú también, madre, no me ayudas; Yo era más fuerte solo antes. Veo un matrimonio pernicioso, y todas las cosas amenazan el daño, y en tus propias serpientes de cejas se levantan erguidas. "

[251] Así habló Medea, y cayó llorando en el pecho de Venus, mostrando cómo la plaga se escondía en sus huesos y cómo el fuego ardía en el corazón de su corazón. Venus abraza a la chica en su abrazo, imprimiendo besos que conducen al frenesí e inspiran el amor mezclado con el odio. Y mientras ella calma su dolor con varias conversaciones y la ocupa con la conversación de otras cosas: "No, escucha esto", dice, "levante tu rostro", y así comienza en medio de sus sollozos: "Cuando estaba planeando hacia ti Desde las tierras de los Hespérides, vi por casualidad un barco en el punto de huir del borde de la orilla, un barco como mi isla, que todavía detiene a todos los marineros, no desearía nunca salir de su refugio. 12 Aquel que me parecía más amable que todos los demás (y de hecho había estado admirando al príncipe desde lejos) se apresuró a pensar en mí como uno de tus compañeros: "Te imploro", dice, "si puedes sentir Cualquier temor por alguien que pronto debe morir, ya quien tú ves expuesto a horrores inmerecidos, lleva este mensaje al oído de la que es tu ama y cuéntale de mis penas; A ella le envío estas palabras, con lo que puedo, y extiendo estas manos, lo mejor que pueda, aquí desde la orilla. Esas mismas diosas que traje conmigo por mil peligros ahora me han fallado; Mi única esperanza y medio de seguridad es lo que ella dará, si es que ella lo da. Que no se niegue a esta oración, esta oración mía; Pídale que le preste ayuda a todas estas vidas, que ni siquiera verá en el futuro y conservará estos nombres. ¡Ay! Que aquí no puedo pagar ninguna deuda de gratitud; Pero déjale saber que este cuerpo, salvado de una muerte cruel, esta alma es suya. ¿Tendrá piedad entonces? Habla, o mejor dicho, y cae sobre su espada desnuda. Yo le prometí: No le fallas, te lo ruego. Y yo me emocioné por la suerte y el atractivo del héroe, he sufrido más bien escuchar su oración; Eres más digno de una nueva gloria, de un suplicante digno de ti; Mis hechizos han ganado para mí fama bastante ya. Si Hippodamia de antaño hacía fácil la severa tarea de Pelops, y viendo las cabezas de tantos pretendientes expuestos al final sentía horror al carro de su padre, si la criada minoica mataba a su propio hermano, ¿por qué no debías socorrer justamente a dignos extraños? ¿Los campos de Aeaean crecen más misericordiosos? Que la cosecha de Cadmo se hunda ahora en la muerte eterna y los toros que respiran llaman cuando espían a un extraño ".

[292] Largo tiempo Medea había estado rodando sus ojos con mirada bajando, como ella escasamente retuvo sus manos enojadas de volar sobre la misma cara de la diosa mientras hablaba; Tan enojada está el tumulto de la vergüenza dentro de ella. Y ahora la desdichada muchacha presionaba sus terribles orejas sobre el sofá, para que la voz no llegara hasta ellos, y el estremecimiento se apoderó de sus tiernas extremidades. Ni vea a dónde volar, ni a dónde, así atrapada, a volverse; Ha deseado ser enterrada y aplastada en un abismo de tierra, y así escapar de esas terribles palabras.

[301] La diosa le pide que la siga y la espera en la misma entrada. Mientras Bacchus, enojado, deja la humedad de sus cuernos, 15 mientras él, lleno del dios, de repente se apodera, el pobre tonto, las vestiduras vergonzosas de su madre y los timberls y la lanza femenina: no teme de otra manera a la niña cuando se queda sola y lanza su mirada alrededor Y es fain no salir del palacio. Sin embargo, por otro lado, la cruel pasión y el peligro de Jason la impulsan a seguir adelante, y las palabras que ha escuchado ganan fuerza dentro de su pecho. ¡Ay, qué debe hacer ella! Ella sabe muy bien que traiciona sin piedad a su padre a un extraño, y ahora prevé la fama de sus propios crímenes, y cansa el cielo arriba y Tártaro debajo con sus quejas; Golpea el suelo, y murmurando en sus manos aferradoras pide a la Reina de la Noche y Dis que traiga su ayuda concediendo la muerte y que envíe a quien es la causa de su locura abajo con ella a la destrucción; Y ahora ella exige ferozmente a Pelias, que lanzó su ira tan asesinadamente sobre la juventud; A menudo otra vez está decidida a prometer su habilidad al hombre infeliz, entonces otra vez se niega, y está determinada más bien a perecer con él; Y ella grita que nunca cederá a una pasión tan básica ni ofrecerá ayuda poderosa a alguien que ella no sabe; Y en su cama permanece estancada, cuando una vez más parece ser convocada, y las puertas rallaron mientras sus bisagras se movían.

Cuando por lo tanto sentía que estaba siendo totalmente vencido por algún poder extraño, y que todos los impulsos anteriores de la vergüenza fueron arrancados, entonces buscó su escondite secreto para encontrar la ayuda más poderosa que ella sabía para el capitán de la nave Haemonia. Y cuando de lejos las cámaras que respiraban hechizos mágicos se abrieron y las abruptas puertas se abrieron de par en par, y miró todo lo que había arrancado del lecho oceánico o de las sombras de abajo o tirado del rostro rojo sangre de la luna "¿Te perseguirás, o te someterás a algo vergonzoso, cuando tengas tantos medios de muerte y escape rápido de un hecho tan malvado?" 16 Diciendo esto, ella mira con toda la fuerza de su visión, Pero todo en vano, sobre el más rápido de sus venenos, y se prolonga sobre él, y podría cantar su ira sobre el borde de la muerte. 17 Ah! La luz del día demasiado dulce, y más querido aún en la misma hora de la muerte! Se puso de pie y se dirigió a su frenesí: "¡Ay!", Grita, "¡morirás en el primer rubor de la vida! ¿Tienes el corazón? ¿Perderías todas las alegrías de la juventud, y no verás el dulce crecer en las mejillas de tu hermano? Este Jason también, ¿quién es él, no sabes, cruel, que tu muerte lo matará? Jason, que ahora te implora y te suplica solo, a quien yo primero vi en nuestro cordón. ¿Por qué fue tu placer, mi padre, unirte entonces a una amistad traicionera y no destruir a la juventud con tus monstruos? Yo mismo, lo confieso, yo lo deseaba entonces. Querida Circe, hija de Titán, llamo tus palabras para testificar, donde tú guías yo seguiré, tu antigua sabiduría me sobrepasa, y en mi juventud me entrego a tus consejos.

[349] Cuando ella habló así, volvió a la ansiedad y el miedo para la juventud Haemonia; Feliz por solo amar o morir, lo que quiera, reza a Hécate para que le envíe ahora hechizos más poderosos y poderes más poderosos, ni se queda satisfecho con las drogas que conocía. Luego se ciñe su túnica y toma una hierba caucásica, de potencia seguramente más allá de todos los demás, surgida de la sangre que se le cayó del hígado de Prometeo, y la hierba viento-alimentada, fomentada y fortalecida por esa sangre divina entre nieves y heladas espantosas , Cuando el buitre se levanta de su banquete en la carne y de su pico abierto bedews los acantilados. Esa flor no conoce la languidez de un largo período de vida, pero permanece, inmortalmente fresca, contra el rayo, y en medio de relámpagos sus hojas son verdes. Hecate primero, con una hoja que las fuentes de Estigia endurecieron, arrancó el fuerte pedúnculo de las rocas; Luego le mostró la planta a su sierva, que bajo la luz décima de la luz de Febo cosecha la cosecha de la ladera de la montaña y rabia entre todas las reliquias sangrientas del dios; Gimiendo inútilmente, contemplando el rostro de la criada Colchiana; Entonces todo el dolor de la montaña contrae sus miembros y todos sus grillos se estremecen bajo su hoz. 18

[371] Con tales venenos la muchacha desgraciada se armará contra su propio reino, y saldrá temblando en la noche oscura. Venus lleva la mano y la voz, y con palabras que tranquilizan su terror y con paso unido cerca de la suya la lleva por la ciudad. Aun como cuando una madre temerosa del nido alto conduce primero al aire su tierna nidada, y les ordena que la sigan y se levanten en alas insignificantes, el primer temor estremecido del aire azul los hace codornices, y luego la rezan para que regrese , Y hacer para su árbol acostumbrado: así que desmayó Medea como ella pasa a través de los muros de la ciudad que no ve, y estremece en las casas silenciosas. Una vez más, en el umbral de la puerta más extrema, se detuvo en vano, y una vez más sus lágrimas dieron rienda suelta a la pasión, y mirando a la diosa se quedó un rato, diciendo así: "¿Es verdad que Jason mismo se pregunta Implorándome Aquí no hay culpa, ni mancha de modestia, ni pasión? ¿Y no es vergüenza servir a un hombre que pide?

[388] Nada respondió al otro, y cortó sus palabras vacías. Y ahora el Colchian comenzó a moverse a través de la noche oscura con el sonido de hechizos mágicos, y las hadas de la montaña ocultaron sus caras y los ríos y sus colinas se encogieron; Ya había caído el pánico sobre el puesto y el pliegue, y hubo tumulto entre las tumbas; La noche misma, horrorizada, rueda su denso tono más lentamente, y ahora Venus aterrorizada sigue muy atrás; Y cuando llegaron a los árboles altos ya la sombra de la triple diosa, de repente ante sus ojos, Jasón, inesperado todavía, avanzó rápidamente, y la criada aterrorizada lo vio primero; Y de este lado los taumantianos se levantaron sobre las alas rápidas y huyeron, y Venus se deslizó de la mano que la agarró. Como cuando en el fondo de la noche el miedo llega con el choque total sobre el rebaño y el pastor, o como cuando los fantasmas sin visión y sin voz se encuentran en el abismo del infierno, así que en las sombras de la medianoche del bosque se encontraron y se acercaron, Temblorosos como los cipreses silenciosos o inmóviles, cuando el furioso viento del Sur todavía no entrelaza sus ramas. 21

[407] Mientras que cada uno permanecía inmóvil con la cara silenciosa, mientras que la noche seguía su curso, Medea anheló cada momento que Jason levantaría sus ojos y sería el primer a hablar; Y el héroe, al ver su temor golpeado y llorando, sus mejillas encendidas con lástima pateosa, al fin habló, calmando a la muchacha enamorada: "¿Trae alguna esperanza de luz?", Dijo, "¿venís con pena de mis trabajos? ¿O también te gustará mi muerte? ... Te ruego, doncella, no te dejes llevar por tu aborrecido padre, la crueldad no se convierte en un rostro tan bello ... ¿Era tal gratitud tan digna ahora, tal recompensa de trabajo? ¿Por qué tu padre tendría que enfrentarme a monstruos tan terribles (¿qué he merecido?), O sufrir retribución así? ¿Es que mi Canthus ahora ha caído por un extranjero O que mi φfis ha sido matado en la batalla por tu ciudad, o tantos guerreros escitas entre los enemigos, me ha ordenado que me vaya, el traidor, y que de inmediato abandone su reino. Las esperanzas me concedieron, tú ves. Morir está después de todo en mi poder, y así soy yo Más bien que no sufrir lo que tu padre ordena; Nunca me iré sin el vellón, ni verás primero que carezca de virilidad ".

[431] Así habla él; Ella, temblando y viendo que los labios del suplicante han callado y que ahora sus palabras son llamadas, puede encontrar en su perplejidad ninguna palabra por la que comenzar, cómo ordenar o dónde terminar su discurso; Lamentaría que ella derramara todo en su primer enunciado, pero ni siquiera las primeras palabras la vergüenza temerosa le permite. Todavía titubea, y apenas alzando los ojos le dice: "¿Por qué has venido, hombre de Tesalia, a nuestra tierra? ¿De dónde esperabas algo de mí? ¿Por qué no te atreviste a semejante trabajo confiando en tus propios poderes? En verdad, si hubiera temido abandonar la casa de mi padre, habrías perecido, en verdad una parte de tu cruel destino esperaba esta vida mía. 22 ¿Dónde está ahora Juno, donde está la doncella tritónica, puesto que sólo yo, la princesa de una casa extranjera, estoy cerca para ayudarte en la desgracia? Ay, tú te maravillas de ti mismo, yo amado, ni este bosque me conoce por la hija de Aeetes. Pero soy dominado por tu destino; Toma ahora mis regalos, oh suppliant; Y si una vez más Pelias busca destruirte, y te envía a otros riesgos y otras ciudades, ¡ah! ¡No confíes en tu belleza! "

[449] Y ya había comenzado a tomar las hierbas de Titanio y las potencias de Perseo formaban su pecho; Una vez más se dirige a Jason de la siguiente manera: "Pero si pusieras alguna esperanza en esos dioses tuyos, o si tu propio poder pudiera salvarte a ti de la condenación presente, aun ahora, te ruego, oh extraño, déjame ir y envíame de vuelta Sin culpa de mi desdichado señor ". Así habló ella, y de inmediato (porque las estrellas se apresuraban a su puesta, y Bootes se había movido al borde del horizonte) con gemidos y lágrimas, ofreció los venenos a la juventud, como si fuera su país Y su gloria y buena fama que ella estaba dando. Extiende su mano y agarra toda su potencia.

[461] Entonces, cuando ella hizo vergüenza culpable e irrevocable se había ido para siempre de sus mejillas y la influencia más cercana de la Furia la dominó, hechizo después del hechizo que atar y derramar sobre todos los miembros del hijo de Aeson, y con siete murmullos Va sobre todo su escudo y hace la lanza del héroe más mortal; Y aunque ya lejos las gaviotas sienten languideciendo sus fuegos. "Venga ahora", dice ella, "vuelva a tomar este timón con cresta que Discord celebró, pero ahora en su mano que trae la muerte. Cuando hayas vuelto los céspedes, arroja esto al medio de la siega; De inmediato toda la tropa se volverá a sí misma en furor, y mi padre mismo clamará en voz alta, maravillado, y volverá su mirada hacia mí.

[472] A medida que hablaba así, cada vez más, ahora dejaba que sus pensamientos vagaran por los altos mares, y ya veía a los Minyae extendiendo la vela sin ella. Entonces, atravesada por el dolor más amargo de la pena, agarró la mano de Jasón y le suplicó humildemente: "Acuérdate de mí, te ruego, porque nunca, créeme, te olvidaré de ti. Cuando te hayas ido, dime, te ruego, ¿en qué parte del cielo debo mirar? Ah, pero tú también piensas en mí, dondequiera que estés, cuánto tiempo los años; Recuerda que tal era tu situación hoy, confiesa que los dones eran míos, y no se avergüence de haber sido salvado por la habilidad de una muchacha. Ah, ¿por qué no fluyen lágrimas de tus ojos? Tú sabes muy bien que mi padre en ira justa me matará. Para ti un trono próspero en tu tierra, una esposa y niños están esperando: para mí la deserción espera y muerte. Sin embargo, no me quejo; De buena gana te dejaría la luz.

[488] Rápidamente habló el desconocido en respuesta (pues con la magia silenciosa lo había sacudido e inspirado desde hacía mucho tiempo): "¿Crees que Jason desea algo al precio de desertarte, o puede soportar cualquier lugar en la tierra sin ti ? No, déjame más bien al tirano, retírame y despojame de tus ingratos hechizos. ¿Qué amor de la luz tengo? ¿Por qué tendría yo más esperanza en mi país, si mi padre Aesón no te dobla primero a su abrazo, mientras Grecia te ve con alegría verte desde lejos con tu propio vellón y corre al borde del mar para encontrarte?Tener en cuenta estas palabras, y ser amable ahora, te ruego - esposa! Gracias a este poder que se mece dioses por igual por encima y dioses a continuación, por las estrellas cuyas tu curso, oh doncella, se puede convertir, por esta hora de nuestra cuenta y riesgo no Juro: si alguna vez me olvido de esta noche, esta carta de tu, tu vuelo del cetro, el hogar y los padres, si me gusta cada vez independientemente de esta promesa, entonces que no aprovecha mí haber escapado de los toros y de los hombres salvajes nacidos de la tierra, entonces en mi casa muy dejar que tus llamas y artificios para mí sobresaltan; que, ninguno de cerca para que me ayude por lo tanto ingrata, y si tienes algo más funesta de estas, agregarlo, y en medio de mi terror me deje.”La Furia oyó, que alguna vez se venga de las quejas de los amantes, y con ello se comprometió retribución debida a su perjurio.

[511] Así lo dijo, sin embargo, ambos se pare con la mirada baja; y ahora el ascensor sus ojos que brillan con la alegría de la juventud atrevida, ojos que juntos arrebatar muchos una mirada dulce, ahora en la vergüenza enferma sus caras caen de nuevo, y el habla se reprime. Sin embargo, una vez más, la doncella se dirige a Jason: “Escucha lo que los peligros están aún por venir, cuando has sofocada los toros, y lo que un celador de la lana eólica te espera; Todavía no, confieso, tengo que realicé todos mis promesas. Queda aún una tarea más grave para los que - ah, habría que tenías tanta fe en mí y en Hécate, reina de la noche, y en el poder que Sway “!

[522] Ella habló, y que ella podría mostrar el héroe lo monstruos aún permanecían, que inmediatamente despertó la que descansa la serpiente en sus innumerables curvas y de repente se echó sobre él la sombra del príncipe Haemonia. La serpiente, como nunca antes, levantó la cabeza y envió silbidos vibrantes; y cuando en la alarma que había planteado a sí mismo sobre el vellón guardaba, mientras que todo el árbol erizado de sus bobinas, entonces empezó a buscar, y rugía a través del aire con las quijadas vacías. 23 “¿Qué ruido es esto? dime, oh doncella, lo que significa que estos sonidos chocando?”Jason llora, como relajarse con alarma se levanta y lleva su espada. La sonrisa que lo atrae a un lado, y poner la serpiente al silencio habla extensamente 24 : “Él es el último de todos que la ira de mi padre tiene reservado para ti; ¡Ay! infeliz, una vez más, por desgracia! has de los más afectados por el peligro. Ah, ¿me podría verte sin dificultad subiendo sin ayuda esta ceniza, toda áspero y oscuro con entrelazado agujas, y pisoteando los mismos pliegues del monstruo sin dormir! ¡Ah! entonces podría yo morir!”Así diciendo que ella huyó, y ella misma betook a la ciudad como la oscuridad se desvaneció.

[539] Y ahora por debajo de la vana esperanza de amanecer escarlata había enviado el rey extranjero, preguntándose cuán grande es un tramo de aguas una noche había establecido entre él y el hijo de Aesón, si el mar estaba abierto y acogedor para la vista y todo el océano tranquilo como antes . Y mientras que él se prepara para reconocerla desde lejos, Equión la Arcadia se encuentra con él con un mensaje “que ya el héroe está de pie en el campo de Marte Circean: Que el Rey enviará a sus bueyes de bronce de pies a la batalla.”

[547] “Lo! por su propia voluntad, me desafía “, exclamó, mientras que la esperanza tomó alas en su interior. “Ahora, toros, ahora por primera vez me arar los surcos en llamas, ahora abrir sucesivamente y enviar rodando todas sus explosiones de fuego. Deje que el labrador Haemonia encontrar una cosecha notable a su cosecha, y haz tú, mi hija, a instancias serpiente capas de tu a tu padre con los griegos. Perezcan a la vista de la propia lana, dejar que su propia escondieron mantener las manchas de sangre terribles para mí ver “.

[553] Él habla, y las ofertas se abrió la llanura a los toros de carga. Algunos de los hombros las semillas monstruosas, los dientes Echionian, otros llevan la pesada madera de la terrible arado. Pero el líder de gran corazón es acompañado por una multitud de sus propios hombres de Pagasas; luego con palabras alentadoras todos se retiraron lejos de los campos sombríos. Firmemente que plantó sus pies, y fuera de todo su grupo estaba de pie allí solo, como un pájaro abandonado por sus escuadrones Wheeling, cortada por las arenas del Sur donde el día se cansa, o, en su lucha hacia alturas Riphaean, la quema de la nieve y la furia estremeciéndose a la oscuridad viento del norte; cuando de repente la ola más distante de espantó Fasis y los árboles del Cáucaso y tierra todas Aeetes' destellaron brillante como los puestos vertieron adelante una oscuridad brillante. 25 Y así como en un tiempo de la ira rayo de Júpiter envía de una nube dos marcas de fuego sobre la humanidad, o como dos vientos junto fuga de la prisión y escapar: por lo que entonces hizo el tema dos toros de las barreras y esnifar luz un poderoso torbellino de llama turbia. Estremeció a la tripulación del Argo, se estremeció negrita Idas que tarde se lamentaban de que los hechizos de una chica lo había salvado, ya pesar de sí mismo contempló la dama de Cólquida.

[576] Jason no admitía demora, pero se precipitó sobre ellos cuando los vio partir, y agitó su yelmo amenazante, y avanzando hacia ellos citación con la mano derecha su fuego errante. 26 Cuando por fin el toro que vio por primera vez la armadura se acerca de Jason se detuvo y con la mirada furiosa cambió su carrera, retrasa un momento y luego estalla en furia repentina. No es tan locamente por lo que los mares se precipitan contra los acantilados y la caída rompen de nuevo. Dos veces con explosiones atronadores no se cobra el héroe y lo envuelven en la nube, pero el Colchian no sufre el calor ardiente de acercarse a él, y el fuego se enfría a medida que se precipita sobre su escudo, y la llama palidece cuando se siente los venenos. Aesonides hace uso de su mano derecha y los ánimos de los cuernos en llamas, a continuación, se aferran prensas hacia abajo con toda su fuerza. Las luchas de toro contra el héroe y contra ti, incluso entonces, Medea, y buena gana sacudirlo, y de pie sin moverse le osos, mientras lucha con toda su rabia, en sus cuernos; largamente hundiéndose empieza a bramar con una nota más profunda, sus cuernos están cansados y él cae al suelo batido. A continuación, el hijo de Aesón mira hacia sus amigos, pidiendo la enorme brida, y ahora se ha cerrado la boca, lo arrastra y se arrastra, y presionando la rodilla contra él lo vence, y obliga a los hombros temblorosos bajo el yugo de bronce.

[596] El otro toro luego hace la ansiedad Colchian roban de sus terrores, y lo lleva a Jason que se mueve lentamente y amenazando pero con timidez, y ahora como que se acerca se pone en una nube de él; agotado que cae sobre la cabeza y los hombros por la fuerza de su peso y la rabia furiosa: Jason es sobre él y desde arriba capas de todas sus fuerzas y lo presiona hacia abajo, sus propias explosiones en su defecto. Y cuando lo tiene bajo el yugo y lo ató rápidamente en la fuerte arado, con la rodilla que hace que se levantara y le incita también con la lanza implacable: al igual que cuando en medio de la tierra bostezo un caballo llegó recientemente a otro, y Lapithes saltó sobre su lomo y se comprueba su primer relincho con una brida, y apareció en la cumbre de la Ossa. 27

[607] Luego, como si se tratara de la llanura de Libia o las fértiles tierras de arado rica del Nilo que estaba escindiendo, lleno de alegría dispersa las semillas por puñados sobre el terreno y las cargas de la tierra cultivada recientemente con la guerra. A continuación, tres veces desde el arado emitió la trompeta de Marte y de cada surco blared los cuernos; a continuación, fue el terreno bélico sacudido, y la falange tomó vida y brazos juntos, y saltó a lo largo de toda la llanura. El héroe se retiró y betwook a sí mismo por un espacio a sus compañeros, esperando hasta que la tierra le debe mostrar la primera tropa. Pero cuando vio los surcos en la última abierta antes de las cumbres de las crestas, y la superficie temblorosa con el casco picos, eh se precipitó sobre ellos, y donde la tierra estaba más cerca de la base del cuello, ni tampoco tenían sus hombros vistos la luz, rápido para el trabajo con la espada obediente él niveles de los troncos con el suelo; y cuando sigan, reluciente coraza o las manos primero se levanta de su madre, pues, se atacan y los pone bajo antes de que puedan atacar. Sin embargo, basta que él no fuera por los miles de personas que en este lado y en que están surgiendo, no más que cuando el Tirynthian fatigado en lucha contra terribles ejércitos de la hidra se volvió hacia el fuego de Pallas. 28

[625] Una vez más entonces recurre a las artes respetuosos del Cólchide y desune la cadena y de fijación en la base de su casco; sin embargo, vacila y que de buena gana a sí mismo desafiar a todo el conjunto; pero no ofrece esperanza, por lo que se aglomeran cerca las banderas de la tierra de origen de todas partes, tan fuerte sus gritos y toques de trompeta. Y ahora todo vio al hombre, y al mismo tiempo todas las armas están volando hacia él. A continuación, loco de miedo en tal peligro se arrojó en medio de ellos el casco que Medea en los últimos tiempos había drogado con el veneno infernal: en seguida las lanzas se dio la vuelta. Y así como la ira de la madre doliente 29 desgarra cada año los frenéticos frigios, o como Bellona lacera los eunucos de pelo largo, por lo que doth Medea repente inflamar y enredar a las cohortes y conducir a los hermanos condenados a la batalla con sus parientes. Cada uno piensa que es Jason la que se está baja, todos por igual se disparó con rabia similar. Aeetes está horrorizado y sería buena gana recordar los locos, pero todo el ejército estaba en el suelo, ni hubo primero en caer o permanecer última, pero la tierra de repente se tragó toda su muerto.

[644] Inmediatamente hijo de Aesón apresura en reeking armadura para el río, semejante a Marte al salir el polvo de la guerra Getic entra Hebrus en su coche y marcas en lo más profundo 30 con el sudor quema de batalla, o cuando un Cíclope todo negro de los hornos calientes, donde los pernos brillantes se forjaron hallazgos respiro y refugio en el mar de Sicilia. Por fin se vuelve y abraza a sus compañeros exultantes, y ya no se digna a reclamar su promesa del rey tendido; ni, incluso si el que hizo que el compacto por su propia voluntad presiona el vellón sobre él, tendría que estar más dispuestos a volver a la amistad pacífica; ambos hombres se retiraron en el estado de ánimo feroz y amenazante.

1. es decir, antes de que se suceder cosas imposibles. Para completar el sentido se ha añadido la línea sugerida por Kramer.
2. Aquí y en 71 hay un indicio de algún misterioso poder que acechan en el Argo.
3. Aeetes y Pelias.
4. Al parecer, por lo que ella podría seguir a Jason; pero, si la gramática le permitió, uno preferiría traducir “ella de buena gana ir hacia adelante un espacio de la casa y la puerta.”
5. Para ver “lustrare” con el significado de “rodear en la danza” Virgilio, Aen . 10. 224, aunque también podría significar una banda en movimiento o procesión parece estar implicado en “fundere.” Las antorchas eran una característica especial de la adoración de Hécate como la diosa de la noche y los bajos fondos.
6. Incluso Hécate cederá a la pasión si Venus inspira. En “trilingui” (185), hay al parecer una referencia a la forma triple de la diosa.
7. Venus pasar por Circe alude a las ventajas de las tierras del oeste, en contraste con el norte desagradable: Medea bien podría hacer peor que seguir el ejemplo de Circe, que se ha casado con un príncipe Ausonian; hay un toque de cosmopolitismo estoico en 226-8.
8. Hécate es llamado por este nombre (Ovidio, Met. 7. 74, Estacio, Theb. 4. 481, además de Apolonio) porque ella era la hija de Perseo ( Himno homérico a Deméter , 24) un titán. Medea significa que ella no ha olvidado lo que los hechizos mágicos le enseñaron por Hécate como para ser conducido sin remedio en un matrimonio que no desea. Pero “Perseis” puede significar Circe aquí, a la que se dirige: “He olvidado no tan lejos de su ejemplo” Circe era la hija de Perse (Apolonio, 4. 591).
9. Circe era de la tía curso de Medea.
10. Circe se supone que tiene el poder de traer el sueño a la gente por medio de su varita; la referencia a vestidos que causa sueño parece ser una invención del poeta; la varita es en Homero, Od. 10. 238, etc.
11. Incluso Circe parece como una furia a Medea en su presentimiento sombrío.
12. Cabe señalar que aquí, junto Valerio ha olvidado que el Argo fue el primer barco y que por lo tanto no podría haber sido cualquier otro marineros para detener a Circe.
13. Juno y Minerva.
14. Kramer piensa que el discurso debe terminar en 283, se sentó fama Meis iam parta venenis , y que las líneas que siguen son un paso alternativo que el poeta pretende sustituir 288-91. Hippodamia era la hija de Enomao, y ayudó a su amante Pelops le derrota en la carrera de carros. En la que todos los pretendientes tenían que competir con él. Ariadna ayudó a Teseo a matar al Minotauro, la descendencia de su madre Pasifae por un toro.
15. Aparentemente vino se entiende, que bedews los filetes del dios; pero la expresión es oscuro; es difícil, sin embargo, para ver cómo se puede hacer referencia a Penteo. Bacchus fue frecuentemente representado en el arte como cuernos. La referencia es a la historia de Penteo, rey de Tebas, que se disfrazó como una bacanal con el fin de espiar a la báquica Revel llevado por su madre Agave.
16. Al tomar su propia vida se puede escapar a la pérdida del honor y buena fama.
17. Ella trata de ser enfadada consigo misma por ceder a su pasión, pero el amor a la vida es demasiado fuerte.
18. Prometeo sufre angustia cuando la planta surgió de su sangre se recoge; el poeta puede tener aquí el pasaje virgiliano sobre Polidoro en cuenta ( Aen. 3. 22 ss .)
19. La primera vez fue en el umbral de su casa (ver 306).
20. Iris, hija de Taumante y Electra ( cf. 188).

21. Este símil se toma de Apolonio (3. 966-71).
22. es decir, que habría muerto también.
23. Las embestidas de serpientes con sus colmillos aquí y allá en un vano intento de apoderarse del intruso.
24. Sólo una más peligro se mantiene, dice, y si podía verlo llevar a cabo con seguridad que la tarea que con mucho gusto morir.
25. El fuego y el humo se mezclaba de los toros.
26. Los toros no se ven a primera Jason y ir por otro camino, por lo que tiene que atraerlos mediante agitando su casco. Se trata de un toque realista, probablemente tomada de una corrida de toros real.
27. Una referencia a la historia de cómo Neptuno alquilar la tierra y envió el primer caballo de la sima. Lapithes fue un hijo de Apolo, y el antepasado de la tribu de lapitas.
28. El uso del fuego en la lucha contra la Hidra se sugirió a Hércules por Minerva.
29. Cybele mourning por Attis; Bellona, ​​diosa de la guerra, cuyas sacerdotisas y devotos, eunucos llama Bellonarii, cortar con cuchillos a su fiesta (Juvenal, 4. 123; Lucan, 1. 565).
30. La hipérbole inusual incluso en Valerio, que el calor de la batalla es suficiente para dejar su huella en un río.

 

 

 

ARGONAUTICA LIBRO 8, TRADUCIDO POR JH MOZLEY

[1] Pero Medea, en su habitación, temblorosa y aterrorizada ahora por lo que ha hecho, está rodeada por la amenazadora ira de su padre; No teme más el océano oscuro, ni la tierra parece lejana a la desdichada muchacha; Sobre cualquier agua que sea que ella ahora se esfuerce por huir, cualquier nave que ella suba. Luego, con lágrimas, besó por última vez sus filetes virginales y, abrazando la cama que estaba dejando, primero se rasgó el pelo y las mejillas en medio de las huellas de su antiguo sueño, y presionando su rostro sobre el sillón soltó gemidos pícaros: Mi padre, ¿podrías darme mil últimos besos antes de volar? Sería, Aeetes, que pudieras ver las lágrimas (ah, mira!) Que estoy derramando! No lo piense, padre; No amo a aquel a quien yo sigo más que a ti; Oh, que me ahogué con él en las olas ondulantes! Pero tú, oh, te ruego que sigas adelante gobernando esta tierra en la vejez pacífica, y que seas más feliz en tu otra descendencia.

[16] Habló y sacó de los ataúdes cargados de muerte las drogas ocultas que su señor Haemonía nunca debió haber despreciado, y llena de venenos su pecho virginal e incluso su collar, y agrega una espada afilada al resto. Entonces, como picado por el latigazo retorcido de las Furias, se precipita: incluso cuando Ino 2 aterrorizada salta al mar, ni en su pánico se acuerda del pequeño bebé que lleva; Su esposo golpea el extremo lejano del Istmo - desconcertado.

[24] Y ahora el héroe, atormentado por el cuidado, había llegado primero al bosque, y permanecía oculto en su sagrada noche; sin embargo, las estrellas brillaban siempre en su rostro juvenil. Aun como el cazador latino, mientras sus compañeros están todavía dispersos en tropas sobre las cañadas, descansa en la sombra de verano, encaja amante de una diosa, y pronto la Luna viene con cuernos velados: así el príncipe llena la madera con su belleza rosada , Tal la amante que él espera. Pero ¡lo! La niña, como una paloma asustada, que atrapada en la gran sombra de un halcón cae temblando sobre algún hombre, no importa quién sea, así se arroja en sus brazos impulsado por un fuerte temor; Pero él la tomó a él, y habló primero con una palabra de tranquilizadora consolación: "¡Oh tú cuya venida traerá gran gloria a mi casa, oh doncella que solo has probado la razón digna de tal viaje, ya no pido que me vaya ningún vellón , Tú eres el premio suficiente de mi barco. Pero ven, añadid esto también, puesto que tenéis poder, a vuestra merced y vuestra bondad; Porque se me impuso la orden de tomar de nuevo la piel de oro; Su gloria toca a mis compañeros también ".

[44] Así dice él, y humildemente le pone un beso ligero en su mano. Reflexionando de nuevo, la muchacha respondió: "Por tu bien me salgo de la casa de mi padre y de todas las riquezas de mis parientes, ya no hablo ahora como princesa, sino tronos desertores sigo el deseo de mi corazón; Guarda con el exilio esa palabra que tú primero (ay, bien lo sabes), dígasela. Los dioses están presentes en nuestro discurso, y estas estrellas nos miran tanto a ti como a mí; Contigo voy a afrontar los mares y todos los caminos por los que podemos viajar, si no hay posibilidad de que me arranque de ti y me traiga de vuelta aquí y me obligan a la mirada de mi padre, Así que ruega a los dioses de arriba, ya ti también, oh extraño. "

[54] Dicho esto, ella pasa con paso rápido y frenético por los lugares sin camino; Él se aferra a su lado y la compadece mientras que va, cuando de repente entre las nubes él ve una llama poderosa y la oscuridad que temblaba con los enojados resplandores de la luz. "¿Por qué resplandece el cielo así, ¿qué es esa estrella maldita?", Pregunta; Y la doncella responde así a su temor: "Tú ves los ojos y la mirada furiosa del dragón; Desde su cresta disparan esos temblorosos destellos, y sólo a mí mira con temor, y por costumbre me llama, y ​​con lengua aduladora me pide comida. Ven, dime ahora, ¿le robarías el vellón mientras él se despierta y puede ver a su enemigo, o acariciaré sus ojos en drowse y así entregarte a ti la serpiente sometida? "El otro es silencioso, temor de temor de la doncella Lo ha dominado.

[67] Y ahora el Colchian se había extendido hacia arriba a las estrellas, sus manos que desnudaban la varita, y lanzando hechizos en ritmo bárbaro, te estaba llamando a ti, oh Padre, Sueño. "Sueño todopoderoso, desde todas las partes del mundo, la criada de Colchis te convoca y te ordeno descender sobre la serpiente sola; Con la trompeta 3 he subyugado las olas, las nubes y las marcas de los relámpagos y todo lo que brilla en el cielo; Pero ahora, ahora vienen en mi ayuda con una influencia más poderosa, como la muerte de tu hermano. Y tú también, fiel guardián de la bestia de Frixo, es hora de apartar tu visión de este deber tuyo. ¿Qué astucia temes cuando estoy contigo? Por un espacio yo mismo guardo el arboleda, mientras tanto, tendido por tu trabajo largo. "

[79] Se atreve a no dejar el oro eólico por el cansancio ni a rendir sus ojos, aunque él sea, al sueño permitido; Y cuando el primer zumbido de drowse lo asaltó, se estremeció y sacudió de su cuerpo el seductor sueño. Pero de su lado el Colchian no cesa de espumar con venenos infernales y espolvorear todos los silencios de la rama de Lethe: ejerciendo sus hechizos, restringe sus ojos renuentes, agotando todo su poder Estigia de mano y lengua, hasta que el sueño gana el dominio de su ardiente ira. Y ahora la alta cresta se hunde, ahora la cabeza asiente con fuerza y ​​el enorme cuello se ha deslizado alrededor del vellón que guardaba, como Po o Nilo que se extiende en siete arroyos o Alfeo cuando sus aguas entran en la palabra Hespéria. 4

[92] La misma Medea, cuando vio la cabeza de su querida serpiente en el suelo, se lanzó hacia adelante y arrojó sus brazos alrededor de él lloró por su carga y su propia crueldad. "No era así cuando en la noche profunda traía las ofrendas santas y tu comida te vi, ni tal era yo cuando puse los panes de miel en tu boca abierta y te llevaba fielmente con mis pociones. ¡En qué grueso volumen ahora estás! ¡Qué lenta es la respiración que sostiene tu inerte marco! Sin embargo, al menos, desventurado una vez, no te maté! ¡Ay! ¡Cuán cruel será la luz del día! Pronto no verás vellón, ni ofrendas brillantes en la sombra de tu árbol. Dale lugar entonces, pasa tu vejez en otros bosques, olvidándome, te ruego; Ni que tu silbido mortal me persiga de mar a mar. Pero tú también, hijo de Aesón, poniéndote por todos los que permanecen, toma el vellón y te haces. Mi arte nocivo ha apagado a los toros de mi padre, ha puesto bajo la tierra nacida: he aquí! Allí está el cuerpo del dragón a tus pies, y por fin -espero, por fin- he cumplido todas mis acciones mortales.

[109] Entonces, cuando el héroe preguntó cómo subir a la cumbre del árbol cargado de oro: "Coraje", grita, "sube a la serpiente él mismo, y ponga tus pasos sobre su espalda, allí en tu El niño de Cretheus confía en su palabra y escalona el árbol de fresno, alto aunque se eleve, donde todavía las ramas guardaban la piel de tono rojizo, como a una nube iluminada o a Iris cuando ella deshace su túnica y se desliza hacia Conocer Febo brillante. Jason recoge el anhelado premio y el fruto final del trabajo, y escasamente el árbol abandonó el monumento conmemorativo de la fuga de Phrixus, su carga de un año, pero pronunció un gemido y sombría oscuridad cerrada sobre él. Por tus campos, busca el punto más alto de la boca del río; Todo el paisaje destella mientras el héroe envuelve ahora su cuerpo el vellón con sus estrellados mechones de pelo, ahora se lo pone al cuello, ahora lo dobla sobre su brazo izquierdo. De tal manera salió el Tirynthian de las cuevas de Inache de Nemea, todavía cabiendo el león a su cabeza ya sus hombros. Pero cuando sus camaradas, que habían ganado la boca del río nombrada, lo vieron a través de la distancia oscura que destellaba toda de oro, el equipo de Haemonia lanzó una alegría; Alegremente el buque también se mueve al banco más cercano para saludar a la juventud. Velozmente viene, y lanza el vellocino de oro delante de él, luego con la doncella desconcertada salta a bordo del barco, y lleva la lanza triunfante en la mano.

[133] Mientras tanto, su padre se estremecía ante la cruel noticia que le llegaba a la oreja: el destino de su casa, el duelo, la astuta huida de su hija. De repente, su enfermizo hermano se arroja a las armas, pronto toda la ciudad se reúne, el mismo Aeetes vuela aquí y allá, olvidado de sus años, las costas están llenas de la guerra; En vano, porque la nave está lejos, navegando a toda velocidad ante el viento.

[140] Su madre todavía extendía sus manos hacia el mar, su hermana también y todas las demás matronas y jóvenes novias de Colchis, y las doncellas que eran tus compañeros, Medea. Por encima de todo suena la voz de su madre mientras llena el aire con sus gemidos: "Detengan su huida, vuelvan hacia aquí su vaso desde el medio del mar; Tú puedes mi hija. ¿A dónde vas? ", Exclama; "Aquí está todo tu pueblo, y tu padre, aún no enojado; Esta tu tierra, tu reino. ¿Por qué confías solo en Acaya? ¿Qué lugar tienes allí, un extraño entre las doncellas de Inca? ¿Está allí tu hogar de tu deseo, el matrimonio que esperas? ¿Es este el día que rezaba mi vejez podría ver? ¡Ah !, como un pájaro, podría rasgar con garras enganchadas el rostro mismo de ese bandolero, y flotar sobre su nave y con fuerte grito exigir a mi hija otra vez! Para el príncipe albanés estaba ella prometida, no para ti; Ningún compacto hacía de ti a tus desdichados padres, Aesonides; Por ninguna de estas artimañas Pelias te ordenó escapar, o robar a los Colchianos de sus hijas. Guarde el vellón, tome cualquier cosa que nuestros templos poseen.

[158] "Pero, ¿por qué acusar a un hombre con una queja inmerecida? Ella misma quería huir, y confiesa (ah, horror!) La pasión que la consume. Que entonces fue la causa, la niña infeliz (por cada cosa ahora lo recuerdo), por qué, desde que los remos de Tesalia se acercó a la orilla, ningún festín, ninguna estación le dio placer. No había color entonces, tu voz era débil, tu mirada vagaba, y tu rostro fingía siempre la alegría que mostraba. ¿Por qué no se me reveló una plaga tan terrible, que Jason podría haber tomado su lugar como un yerno en nuestro palacio, y que no podría haber bajado a una huida tan baja? O al menos ahora podríamos haber compartido todo el crimen entre nosotros, y estaban viajando sin importar dónde juntos; De buena gana si ambos buscamos Tesalia y la ciudad, su nombre, del extraño cruel.

[171] Así habló su madre, y su hermana llenó todo con las mismas quejas, gritando en voz alta; Con ellas las criadas levantan gritos de última despedida y dispersan palabras sobre la brisa vacía, como por nombre llaman de nuevo a la señora; Pero los vientos y tus propios destinos te llevaban lejos.

[175] Luego, de noche y de día, aceleran; más agradecida era la brisa hacia el hogar, y familiares eran las costas que pasaban por delante de los Minyae, cuando de repente Erginus habló así desde el alto caca: "Todos vosotros, Aesonides , Contentos con la violación del vellón, no vean qué camino, qué peligro hay por delante. Porque la luz de mañana nos convoca a los confines del mar enojado ya las rocas de color azul oscuro, y recuerdo, oh Tiphys, venerado señor, tu doloroso pasaje por esos acantilados. Amigos, debemos cambiar nuestro camino; Otra salida de la principal debemos ganar, y debemos tomar el camino que te voy a decir. No muy lejos de aquí está la poderosa salida del Hermano escita, que derrama sus arroyos, como oímos, no por un solo cuerno; Por siete canales él fluye adelante, siete puertas él se abre abierto ancho. Justo en su boca ahora vamos a navegar, en las olas que caen hacia la izquierda en la principal; Entonces seguiremos el curso mismo del río, hasta que con seguro arroyo nos lleve hacia adelante y nos guíe a otro mar. Hark a mí, Jason, mantener todos los retrasos vale la pena, por lo que no encuentro esas rocas ni romper a través de las montañas Cyanean una segunda vez, Eso me basta. Argo no vuelve con caca indemne " 5.

[195] Así lo dijo él, ignorante de que las rocas ahora se mantuvieron firmes por el poder divino, y ese acantilado se estrelló nunca más en el acantilado. Aesonides respondió: "No vanidosos los temores que os asaltan, timonel fiel, ni se niegan a recorrer el camino más largo, ni a mostrarme a todas las tierras a mi regreso". Con esto se dirigen y buscan otros reyes y otros lugares y el mar Que conoce perfectamente las vanas nómades.

[202] En la cumbre de la popa detrás del vigilante timonel, Medea se aferró a las rodillas de la imagen dorada de Minerva; Allí sentada con su túnica sobre sus ojos todavía estaba llorando, solitaria, aunque ella viajó con los príncipes Haemonia, e inseguro del matrimonio que debía ser. Para ella las costas del mar Sarmatian sienten piedad, para ella, mientras que ella navega cerca, Diana llora donde Thoas 6 gobernó. Ningún lago, ningún río de Escitia, sino que se lamenta por ella cuando pasa; La visión de ella, que tarde era reina de tantos reinos, agitó las nieblas hiperbóreas; Incluso los Minyae ahora cesan sus murmuraciones, y ahora consienten en tomarla. Escasa levanta la cabeza de cerca, si es que alguna vez, de algún banquete que su querido Jason se extiende, mientras que él señala que ahora pasan Carambis con su nube, ahora el reino de Lycus y, a menudo, seduce sus suspiros pidiéndole Para ver las colinas de Tesalia. 7

[217] Una isla, llamada Peuce del nombre de la ninfa sarmática, se encuentra donde Hister, arroyo salvaje, cuya orilla es siempre terrible, fluye a través de sus crías salvajes al mar; En su orilla el jefe se atrevía a terminar con lo que le importaba y, primero, a contarle a sus compañeros su tratado y suerte de matrimonio y el pacto nupcial; Todos con alegría sincera lo exhortan, y alaban su dignidad. Empieza a levantar un altar a Pallas, ahora disgustado, 8 y no despreciar la divinidad de la reina Idaliana, y si alguna vez fue amable, nunca brilló más brillantemente entre los Minyas que en su día de matrimonio: como Gradivus Fue él, cuando viene en triunfo de Hebrus manchado de sangre y roba en Idalium o Cythera amado; O cuando Alcides tiene tiempo libre para visitar el banquete celestial, y Hebe, hijo de Juno, sostiene su forma cansada.

Venus sonrió a los amantes, y Cupido, con sus súplicas, despertó a la hija de Aeetes de los pensamientos sombríos que la irritaban; Cytherea viste a la muchacha con su propia túnica de textura de azafrán, y le da su doble corona doble y las joyas destinadas a quemar a otra novia. Entonces una nueva belleza le informó sus rasgos, sus trenzas amarillas recibieron el cansancio que se debía a ellos, y ella se movió sin una idea del mal. Así que cuando el santo Almo lava las penas de Mygdonian, 10 y Cybele ahora está alegre y las antorchas festal brillan en las calles de la ciudad, ¿quién pensaría que últimamente han brotado las heridas crueles en los templos? O cuando los mismos devotos los recuerdan?

[243] Entonces, cuando Jasón llegó al altar del sacrificio con su esposa, y juntos se acercaron y juntos comenzaron a orar, Pollux ofreció fuego y agua nupcial, y ambos juntos giran a la derecha en un círculo. 11 Pero ninguna llama brillante se elevó por el aire oloroso, y Mopsus no ve la concordia en el incienso ni la vida duradera, sino un breve término de amor. Ambos lo odian, 12 y ambos al mismo tiempo compasión, ni más deseos hijos para ti, criada bárbara. Luego preparan la fiesta y el sacrificio; Una persecución fácil trae los premios del bosque en abundancia a los juerguistas; Algunos cocinan la cantera en escupitajos, otros en calderas burbujeantes. Entonces, en montículos de hierba, toman sus lugares para el banquete, donde una vez dentro de su bower Hister había cogido el Peuce jadeante en su pecho. La mitad de todos ellos, con el resplandor rosado de la juventud, la pareja se reclina sobre un sofá más alto y sobre el oro de su propio vellón.

¿Qué nueva alarma impidió las bodas recién comenzadas, y perturbó los sofás e interrumpió el todavía brillante sacrificio? Absyrtus se apresura con la rápida flota de su padre, se acerca y sacude una antorcha amenazadora contra los griegos que se escapan y con el clamor asalta a su terrible hermana: "¡Conos, Colchians, si tenéis alguna aflicción o ira, apresuraos! No Jove es él, este ravisher que vuela o'er el mar, ninguna pista falsa del toro que perseguimos. El ladrón lleva consigo en su barco (ah, villainous deed!) El vellón de Phrixus; Él vuelve con la muchacha, tomando cuál camino él agrada, y nos dejó (¡ah, vergüenza!) Nuestras casas y paredes todavía de pie. ¿Qué me satisfará entonces? No busco el vellón, ni tomo a ti, hermana, como su don; No tengo pensamiento de tratado, ni pongo límite a mi ira. ¿Podría volver tan pronto a la presencia de mi padre? ¡Decir ah! Cincuenta vidas y el hundimiento de un barco bastan para calmarme? Tú, traicionera Grecia, tú eres mi presa, contra tus muros sacudo esta marca; Ni tú, hermana, ¿fallo tu hermano en estas altas nupcias? No, mira, yo soy el primero en traer mi antorcha y agitarla en tu boda, la primera en celebrar los ritos matrimoniales; En verdad pude: perdón, pido, los pelos grises de nuestro padre. 13 En verdad, todos los demás, Senado y gente, están conmigo aquí, que tú, la hija real del poderoso Sol, no puedas acercarte a la cámara de tu señor Haemoniao en un estado despreciable; Una flota tan grande nos suplicó reunirnos, tantas antorchas para iluminar.

[295] Habló, y una vez más, los hombres y los vientos de oración se apresuraron a suplicarles a lo largo de los frenos de la nave y de los bancos de los remeros reclutados tardíamente, y extendió banderas ante los nuevos timoneles. Con palos de hojas los hombres revuelven el agua, y el árbol que en un día se había formado apresuradamente y que ahora se desplomaba de su montaña (¿qué no podía hacer la amarga ira de los hombres de antaño?) Está lejos ya de largo alcance De mar, y el barco bárbaro sigue la nave voladora de Pallas, hasta que ven las bocas del Danubio y el verde Peuce que yace delante de la boca, y reconocen las puntas de la yarda del mástil de Argo. De hecho, todos levantan el exaltado grito de guerra, y luego más fuerte es el plash de remos, cuando Argo se ha avistado lejos, y todas las proas hacen para un barco solo. Styrus, por encima de todo, se apodera de un gancho de nudo de roble y mira hacia adelante desde la ola distante, encendido una vez más por el pensamiento de matrimonio y el deseo de su prometido. Y ahora otros están trayendo escudos y lanza-flechas para que sus manos ejerzan, otros con el tono manchado armando los firebrands para la lucha. Impaciente de retraso las lanzas se estremecen, ni permanece allí demasiado largo un tramo de mar para negar el lanzamiento de jabalina. Mientras tanto sus gritos son urgentes, y gritando golpearon los tablones de la cubierta con sus pies.

[306] Cuando los Minyae vieron la flota de aparición repentina y los mares brillando con antorchas, se levantan en la alarma múltiple, y primero su líder, dejando a la doncella, salta sobre la caca y elevando allí arrebata su casco de la punta de lanza; De la espada a la vez y el escudo destella la luz; Ni el resto de la tripulación es más lenta para apoderarse de sus armas y formar sobre la playa. Pero tú, Medea, ¿cómo te han aparecido tus crímenes? ¿Qué vergüenza sentías al volver a ver a los Colquianos ya tu hermano, y todo lo que tú, por fin seguro, habías visto cortado por el ancho océano? Por lo tanto, se escondió en aquella bóveda de mal agüero, resuelta en nada más que la muerte, si su querida Jason se caía, o que su hermano fuera muerto por una lanza griega.

[318] Pero no es tan perezoso que se sienta Juno en la cima del cielo, ni la sufre Minyae para decidir el asunto por la batalla, porque los ve desiguales a los Colchianos tanto en naves como en hombres. Así, cuando la diosa percibe a la flota hostil avanzando, ella viene a la tierra, y desata la morada de los vientos y las tormentas. Ráfaga la turbulenta tribu de hermanos de alas rápidas, con su mano derecha el Saturnino señala la flota. Ellos vieron, y de inmediato todos juntos, con un grito de ira clamando sobre un mar, olvidaron todo lo demás, y hicieron que las aguas no fueran amigas de los Colchianos y pusieran olas que fluían hacia ellos desde la orilla.

[328] Styrus 14 es lanzado en alto y llevado entre los Minyae y las velas de Argo; De nuevo, se hunde en el vasto abismo, lanzado hacia atrás por la precipitada ola. Y ahora cada vasija es lanzada de un lado a otro hacia las estrellas y hacia abajo de nuevo como las aguas se hunden; Algunos son tragados por el abismo, otros son conducidos por toda la violencia del diluvio; En todas partes el terror llena en sus rostros, el cielo cae en torrentes y afloja las barreras del cielo.

[335] Sin embargo, la furia ardiente de Styrus no cederá; En medio de la batalla de los dioses exhorta a sus hombres: "¿Entonces el Colchian llevará mi dote a qué ciudades quiere? ¿Me suplantará un adúltero Haemonio? Y en medio de tantos reyes y pretendientes el juicio favorecedor de su padre sin vacilar no me ha servido de nada? ¿O es su valor puesto encima de la mía, y es él a quien ella sigue al hombre más valiente? Debería arrojar toros de fuego sin encantamientos, y perseguir a la serpiente salvaje de la serpiente echioniana con la espada. No, mira desde esta orilla el combate de nosotros dos, tú serás el vencedor; Pronto verás una pelea digna de ser vista, y esa cabeza tan querida para ti pronto se hundirá bajo las olas ensangrentadas, y el cuerpo del eunuco aqueo y sus trenzas no perfumaron con mirra sino con tono y llamas y azufre. Haced, olas, pero arrojadme solo sobre la orilla; entonces tú, padre Aétios, no te avergonzarás de tu yerno, ni tú, oh poderoso Sol. ¿Me equivoco? ¿O es ella ahora misma moviendo estos vientos por los conjuros mágicos contra nosotros, y con su lengua del temor que levanta este mar imponente? ¿Jason es salvo de nuevo por su arte? Nada le servirán las canciones y los murmullos inútiles. En adelante, los barcos, y aplastar las olas de una niña !?

[356] Él habló, y saltó adelante como sus camaradas guerreros giraron sus remos; Pero la embarcación, debilitada por la ola que regresa, se rompe y derrama su tripulación y él mismo, lanzando amenazas incluso entonces y haciendo para la orilla con el brazo levantado. Naufragado como era, abrió paso con la armadura y la espada desenvainada, y comienza a buscar los remos y los bancos esparcidos del buque hundido, ya llamar en tonos desesperados a las altas cucarachas, pero en medio de tales rodillos nadie puede ayudarlo, Y no hubo ninguna ayuda para ayudar; Y tan a menudo como él se acerca, otro mar lo vuelve a sordear. Sin embargo, ahora está por encima de la superficie, y ahora se desvanece, una vez más luchando violentamente se levanta de las profundidades, pero una ola está sobre él, y en un torbellino poderoso lo entierra bajo una montaña de agua, y al final renunció a su Reclamar a la doncella.

[369] Absyrtus está abatido con dolor a la vista amarga. Ahora, ¿qué puede hacer? ¿Con qué poder puede aprovechar el puerto y la boca del río? ¿Cómo atacar a los Minyae? Porque los ve cortados, y lo confiesa con gritos de rabia; Los mares luchan contra él y la tempestad salvaje, y el océano, todo un torbellino remolino. Al fin se apartó, calmando su ira infructuosa, y se retiró del horrible destino del buque. Luego, con sus compañeros, se dirige hacia la costa izquierda 15 y la orilla delantera de Peuce lejos (porque una doble curva del Danubio sonda el islote de la tierra); Aquí en su fondeadero han estado esperando desde hace mucho tiempo a los Minyae ya la nave Pagasae, allí el héroe Aeetian conduce su flota para sitiar el campamento de Tesalia, ansioso por luchar. Sin embargo, no se le da ninguna posibilidad de batalla; Noche y día las aguas seethe con poderosas olas entre ellos, hasta que los planes de Juno se resuelven y su cuidado ansioso puso fin a la guerra.

[385] Pero los Minyae, mientras reflexionan sobre el tema de una lucha tan amarga, asaltan y cansan al hijo de Aeson con protestas y súplicas. ¿Por qué los expone, atrapados así, por el bien de una mujer extranjera? ¿Por qué obligarlos a cortejar tales peligros? Que considere las vidas más numerosas, los destinos más nobles de tantos compañeros que le siguen sobre el mar, no a través de impulsos de frenesí o deseo deshonesto, sino sólo a través de la galantería. ¿O han venido que sólo uno puede disfrutar de las alegrías del matrimonio y de las nupcias robadas? ¡Un momento apropiado, de hecho! Para los griegos el vellón era suficiente, y para poder terminar la guerra dando a la doncella. Que sufra cada uno para buscar su casa, y no deje que esta Furia primero enfrente a Europa contra Asia en una sangrienta guerra. Pues esto fue lo que decretaron los destinos, mientras Mopsus cantaba en súplica y temor, que esa pelea pasaría más bien a su última descendencia y otro violador expiaría una conflagración tan grave.

Él, gimiendo profundamente y sobrecogido por los gritos tan importunos, aunque la ley divina y la santidad obligatoria del voto santo y los primeros comienzos dulces del matrimonio lo impulsan, sin embargo, se demoran y quieren luchar, y le recuerda de ella que comparte Su peligro 18 . . . No resiste más a sus compañeros. Cuando los héroes fueron así decididos, esperan ondas tranquilas y un momento favorecedor; Medea misma mientras tanto ellos sufren para ser ignorantes de lo que está en almacén, y no han dicho sus consejos crueles.

[408] Pero el amor infeliz provoca temores, a menudo vanos, pero a menudo reales, y no sufre a la doncella para que todos sus tiernos años sean engañados. No, ella misma tomó por primera vez un indicio de astucia y marcó las señales, tan sutiles, que su marido ya no era verdad, y el silencio insólito de sus compañeros. Sin embargo, nunca se olvidó de sí misma ni se sintió consternada por signos repentinos de peligro, pero primero lo interrogó a solas y, apartándolo a un lado, empezó así: -¿El galante Minya me habla conmigo también de día y de noche contigo, mi marido? Permíteme que aprenda mucho de ella, si no soy cautivo de tu corteza peliana ni de una sierva desamparada en el tren de su amo, si se me permite escuchar tus consejos. No me temo, mi fiel esposa, pero compadéceme, y que nuestro matrimonio padezca por lo menos a los puertos de Tesalia, y sólo me desprecien en tu casa. Tú sabes, en todo caso, que me has jurado, y no tus camaradas. Podrían renunciar a mí, pero tú no tienes tal poder. No, te arrastraré conmigo; No sólo yo, la criada culpable, soy exigido de nuevo; En esta nave todos nosotros hemos huido.

[427] ¿O son las amenazas de mi hermano y las naves de guerra de mi país que te aterrorizan? ¿El enemigo es demasiado poderoso para tus poderes? Supongamos que otros vasos y armamentos aún más poderosos se estaban reuniendo. ¿No tienes confianza? ¿No valgo ningún peligro? ¿Acaso no he merecido que tú y tus hombres se enfrenten a la muerte por mí? En verdad que habían llegado a las costas de mi padre sin ti, que otro, no importa quién, había sido su líder. Pero como es que vuelven, y miren! (¡Oh, vergüenza!), ¡Te dieron por vencido! ¡Y esa es su única esperanza! No, al menos escucha mis consejos, y no te rindas al terror innecesario de tus compañeros. ¿Quién creía entonces que podías atar a los toros ardientes o aventurarte al recinto de la serpiente feroz? Entonces mi amor no podía hacer todas las cosas por tu bien, ¡pero dudaba incluso un poco! Ahora, yo también te pregunto qué mandas. ¡Ay! Cruel, estás callado? ¿Hay una temible amenaza en esa vergüenza tuya? ¿Era correcto para mí - Oh hijo de Aeson, una vez tan noble! - ¿para que yo ofrezca oraciones, y lleve un aspecto suplicante? No es esto ahora que mi padre piensa, o que estoy siendo castigado por hacer mal y soportar el ceño de un maestro.

[444] Así habló ella, y mientras el héroe se esforzaba por responder, huyó con furia loca, clamando en voz alta sobre él. Como un Thyiad cuando el frenesí báquico la seca en las colinas de Ogygian y la tira contra los árboles Aonian, así era ella entonces, tan enojado furiosamente a la doncella sobre los thwarts, temiendo todo que pudo ocurrir: ella huye las lanzas blandidas de gigantes que amenazan, En el terror ella huye de toros ardientes. . . Si pudiera ver a Pagasae por fin o las nubes sobre Pelion o la neblina resplandeciente de Tempe, ante esa vista que estaba lista para morir. Entonces todo el día se gasta en llorar y quejarse, y sola bajo las estrellas hace el mismo lamento, como si aquella noche estuviera llena de los lamentables aullidos de los lobos, y los leones salvajes rugieran hambrientos o vacas tristemente tristemente por sus perdidos. . . Ninguna gloria del poderoso Sol, su abuelo, ni brío de juventud bárbara, como cuando en triunfo llevaba el vellón que una vez brillaba sobre el árbol Chaoniano, y entre los poderosos nombres de Grecia se hallaba una segunda virgen sobre Proa de Pallas. . .

[464] Él asevera; Por un lado la vergüenza urgente, por el otro los fuertes consejos de sus hombres lo dominan. Sin embargo, lo mejor que puede es tratar de calmarla mientras ella solloza, sollozándose mientras tanto, y calma su ira con sus palabras: "¿Crees que yo tenía miedo de algo? Que tal es mi deseo . . . "

EL FIN


1. El poeta está ansioso por el momento en que la deserción de Jason de Medea muestra que él desprecia su magia.
2. Huida de Athamas, su marido, saltó con su pequeño hijo Palaemon al mar por el istmo de Corinto, y el golpe que Athamas le causó cayó sobre el istmo. Algunos explican "ferit" por "sellos con sus pies sobre".
3. El sueño se describe como el vertiendo la somnolencia de su cuerno por Statius, Theb. 2. 144, 5. 199 y Silius, Pun. 10. 352.
4. El punto del contraste es probablemente en el aflojamiento de la corriente de estos ríos cuando se golpea detrás por el mar o se dispersa en un delta o se funde en el océano en comparación con el aflojamiento del ardor de la serpiente.
5. Fue dañado ligeramente por las rocas de choque, cf. 4. 691.
6. Rey de la Chersonese Tauric donde Diana tenía su santuario.
7. El finge que ya han llegado a su destino.
8. Presumiblemente porque Jason se había involucrado en un romance con Medea, cuyas consecuencias ella previó.
9. Valerius tal vez tiene en mente el Virgilio "duplicem gemmis auroque coronam" ( Aen., 1.655).
10. El festival de Cibeles, la Gran Madre, el 27 de marzo (Ovidio, Fasti 4.337 ); La imagen de la diosa fue lavada en el Almo, un afluente del Tíber.

11. Esta era una costumbre romana a la conclusión de un sacrificio; Un sacrificio se hacía generalmente en algún momento de un matrimonio romano, y la novia fue recibida por su marido con fuego y agua, probablemente simbolizando la purificación o la bienvenida ( ver "interdicere aqua et igni").
12. Como objetos de desagrado divino como se muestra en el sacrificio.
13. Apsirto pide perdón por irónicamente Aeetes que era demasiado viejo para asistir a boda de su hija.
14. Lo que se dice por el poeta de Styrus debe, al parecer, se entenderá de su barco.
15. Parece que hay una inconsistencia entre este pasaje y 188, donde Ergino dice que debe hacer para el canal izquierdo ( “laevum latus”); Apsirto aquí también va a la “sinistrum latus”, que es opuesta a la ocupada por los argonautas. El poeta es quizás confundiendo la izquierda como se ve desde el mar abierto con la orilla izquierda del río.
16. Medea se llama así en recuerdo del pasaje de Virgilio ( Aen. 2. 573), en la que Helen se llama la furia de su país ( “Troiae et patriae communis Erinnia”).
17. París, que por su muerte paga por la ruina de su país, teniendo “tam dira incendia” para referirse a la quema de Troya; pero si el poeta se propone para referirse al robo de la lana y de Medea, “Luret” puede significar que se venga de él.
18. El sentido requerido para el hiato es: “pero, como la tripulación todavía lo instar. . . "

 

Biblioteca de Anarkasis