Pinchos antiaves CHINOS

Consideraciones previas: Que un producto sea de procedencia china o de países limítrofes, no tendría que ser un problema, ni tendría que ponernos en alerta, pero la experiencia desgraciadamente, termina refiriéndose a la marca "China"  o "Chinos", como misteriosamente baratos.

Un producto como del que les informo, púas antipalomas o pinchos atipalomas, antipájaros o antiaves,.. Son un producto defensivo pasivo para el exterior de viviendas y edificios. Cualquier elemento de exterior de un edificio, desde siempre, desde los tiempos más remotos, Se usa, se eligen, los materiales más duraderos que resistan a la intemperie. Actualmente se están conociendo nuevos materiales sobre los que se empieza a tener una experiencia general positiva, conociendo sus defectos. El acero tratado y el policarbonato.

El Acero tratado, popularmente llamado acero inoxidable, como tal no existe. Todos los metales a la intemperie excepto el oro se oxidan en no más de 2 años, resultando alguna combinación con el cinz y el latón tener algo más de resistencia pero no superior a 4 años. Sin embargo el acero tratado convenientemente, puede dar una resistencia al empiece de la  corrosión superior a los 10 años aguantando otros 5 o más con casi intactas sus propiedades, aunque perderá alguna propiedad vieja de su naturaleza al transformarse el hierro en acero inoxidable, por ejemplo la flexibilidad.

Vender latón por acero inoxidable debería calificarse como estafa, desgraciadamente en España esto no es ni perseguible. Y es muy fácil de comprobar. ¿Conocen ustedes algún cuchillo que se doble?, pues los pinchos de acero inoxidable no deberían doblarse.

      

Ningún acero inoxidable se dobla con dos dedos. El alambre y el latón es muy barato. Cuando usted va a una tienda o centro comercial..., por un euro consigue un pack de 3 latas, pero llevan atún dentro, o mejillones,.. Luego si se come el contenido, lo estira y le enrolla unos alambres alrededor, de 3 euros los 200 metros, tendrá un perfecto pincho chino, con un coste no superior a 0,1O euros el metro, ahora bien, lo que le va a aguantar a la intemperie, que se lo explique quién lo fabricó, si todo el conjunto fuera de acero inoxidable sería muy muy caro, 100 veces más. Tenga en cuenta que si tiene alguna dificultad de instalación y tiene que pagar al instalador, va a pagar al instalador 3 veces, pues tendrá que retirar y limpiar, la base también del anterior pincho, llamémosle ya "pincho chino". Dada la relación mano de obra y material, no merece la pena ni probar un pincho chino en el exterior. Si el instalador le considerara a usted como su cliente, y no como "coge el dinero y corre", no le ofrecerá nunca para el exterior un pincho chino. 

     Otro ejemplo es el Policarbonato. Se trata de un termoplástico con unos cuantos años de experiencia a las costillas. Convenientemente tratado, es el plástico con mayor resistencia a la intemperie. Está empezando a usarse en múltiples cerramientos arquitectónicos, por su extraordinario comportamiento con muy pocos inconvenientes, quizás el mayor problema sea, su alto precio incluso a nivel industrial. Es difícil de distinguir de otros plásticos, con 20 veces menos valor. Este, tiene una mayor temperatura para empezar a arder, es más pesado, no flota, y es transparente, lo atacan los ácidos, incluso también se confunde con el policarbonato en bruto no tratado,  al que cuadruplica en valor, pero este policarbonato en bruto o cualquier otro plástico se cuarteará al sol en menos de 2 años, de tal manera que incluso si fueran las púas de acero inoxidable, se caerán al suelo pero tal error no suele ir acumulado, quién ahorró en una cosa ahorró en las dos. Si su cabeza les funciona, quien les ofrezca pinchos chinos falsos de acero inoxidable, lo raro sería que los que dice de policarbonato no fueran falsos

ya que la misma fábrica en China suministra ambas modalidades de falsos pinchos, y por ello llamados en justicia "chinos".

Aún están los bien intencionados con un grado de experiencia O, que fabrican toda la pieza de policarbonato. Sea esta, o no sea policarbonato, y lleve o no lleve el tratamiento adecuado, la pieza quedará rígida. Y, no vibrará un poco al tocarla las aves, proporcionando ese "toque" repulsivo para ellas. Al revés, el armazón rígido será como un reclamo donde pusiera, "pon aquí tu nido que se sujeta fenomenal". Y ellas, claro, ante tal invitación lo harán, justo lo contrario que queríamos conseguir, (también los proporcionan en la misma fábrica china).

La experiencia dice, que esa combinación acero con policarbonato, actualmente es la mejor, por eso recomendamos como ahuyentador pasivo las púas antiaves

pinchos antipalomas StopBird

La marca de confianza, con diseño y fabricación propias