Tucídides

Historia de la guerra del Peloponeso

Libro II

 

A partir de la Guerra del Peloponeso - Primera Invasión de Attica - Discurso fúnebre de Pericles

 

1 La guerra entre los atenienses y peloponesios y los aliados de ambos lados ahora realmente comienza. Por ahora todas las relaciones, excepto por medio de heraldos cesó, y las hostilidades se inició y procesado sin interrupción. La historia sigue el orden cronológico de los eventos por los veranos e inviernos.

2 Los treinta años de tregua que se celebró después de la conquista de Eubea duró catorce años. En el décimo quinto en el cuadragésimo octavo año de la nave sacerdotisa de Chrysis en Argos, en el Ephorate de Aenesias en Esparta, en el último mes, pero dos de los arconte Pitodoro en Atenas, y seis meses después de la batalla de Potidea , justo en el comienzo de la primavera, un tebano forzar un poco más de trescientos fuerte, bajo el mando de su Boeotarchs, Pythangelus, hijo de Phyleides y Diemporus, hijo de Onetorides, acerca de la primera vigilia de la noche, hizo una entrada armado en Platea, una ciudad de Beocia en alianza con Atenas. Las puertas se abrieron a ellos por un Plataean llamada Naucleides, quien, con su partido, los había invitado, lo que significa dar muerte a los ciudadanos de la parte contraria, traer a la ciudad de Tebas, y así obtener el poder para sí mismos. Esto fue organizado a través Eurimaco, hijo de Leontiades, una persona de gran influencia en Tebas. Para Platea siempre había estado en desacuerdo con Tebas; y el segundo, previendo que la guerra estaba a la mano, quiso sorprender a su viejo enemigo en tiempo de paz, antes de las hostilidades en realidad habían estallado. En realidad se trataba de cómo llegaron tan fácilmente sin ser observado, ya que ningún guardia había sido publicado. Después de que los soldados tenían armas basadas en la plaza del mercado, a los que les había invitado en les deseó que se pusieron a trabajar a la vez e ir a las casas de sus enemigos. Esto, sin embargo, los tebanos se negó a hacerlo, pero decidido a hacer una proclamación conciliador, y si es posible llegar a un entendimiento amistoso con los ciudadanos. En consecuencia, su heraldo invitó a todo el que quiso retomar su antiguo lugar en la confederación de sus compatriotas a tierra brazos con ellos, porque ellos pensaban que de esta manera la ciudad se uniría a ellos fácilmente.

3 Cuando tenga conocimiento de la presencia de los tebanos dentro de sus puertas, y de la ocupación repentina de la ciudad, el plateenses concluyó en su alarma que más había entrado en lo que era realmente el caso, la noche impidiendo su verlas. En consecuencia Llegaron a un acuerdo y, aceptando la propuesta, no hicieron ningún movimiento; especialmente en lo que los tebanos a ninguno de ellos la violencia ofrecieron. Pero de alguna manera u otra, durante las negociaciones, descubrieron los números escasos de los tebanos, y decidieron que podían atacar con facilidad y dominarlos; la masa de la Platea siendo reacio a rebelarse de Atenas. En todo caso resolvieron intentarlo. Cavar a través de las paredes medianeras de las casas, que de este modo lograron unirse entre sí sin ser visto pasar por las calles, en el que se colocan los vagones sin los animales en ellos, para servir como una barricada, y se disponen de todo lo demás como parecía conveniente para el ocasión. Cuando todo se había hecho de que las circunstancias lo permitan, vieron su oportunidad y salieron de sus casas contra el enemigo. Todavía era de noche, aunque el amanecer estaba a la mano: la luz del día se pensó que su ataque se cumpliría por hombres llenos de valor y en igualdad de condiciones con sus agresores, mientras que en la oscuridad sería caer sobre las tropas de pánico, que también lo haría estar en desventaja a partir del conocimiento de su enemigo de la localidad. Así hicieron su asalto a la vez, y llegaron a cuerpo lo más rápido que pudieron.

4 Los tebanos, encontrándose más listo, inmediatamente cerró con un alza de repeler todos los ataques realizados sobre ellos. Dos o tres veces que golpearon la espalda a sus agresores. Pero los hombres gritaron y les pagan, las mujeres y los esclavos gritaron y gritaron desde las casas y les arrojaron piedras y azulejos; además, había estado lloviendo toda la noche; y así por fin su coraje cedió y se dio la vuelta y huyó a través de la ciudad. La mayoría de los fugitivos eran bastante ignorantes de los caminos rectos fuera, y esto, con el barro, y la oscuridad causada por la luna está en su último trimestre, y el hecho de que sus perseguidores conocían su camino alrededor y pudieron detener fácilmente su huida, resultó fatal para muchos. La única puerta abierta era el uno por la que habían entrado, y esto fue cerrado por uno de los plateenses impulsan el pico de una jabalina en el bar en vez del tornillo; de modo que incluso en este caso ya no había ningún medio de salida. Ahora estaban perseguidos por toda la ciudad. Algunos consiguieron en la pared y se lanzaron encima, en la mayoría de los casos con un resultado fatal. Una de las partes logró encontrar una puerta desierta, y la obtención de un hacha de una mujer, cortar a través de la barra; pero a medida que fueron pronto observadas sólo unos pocos lograron salir. Otros fueron cortados en detalle en diferentes partes de la ciudad. El cuerpo más numeroso y compacto se precipitó en un gran edificio al lado de la muralla de la ciudad: las puertas en el lado de la calle pasó a ser abierta, y los tebanos creyó que eran las puertas de la ciudad, y que no era un derecho de paso a través hacia el exterior. La Platea, ver a sus enemigos en una trampa, ahora consultó si deben prender fuego al edificio y grabarlas tal y como estaban, o si había algo más que podían hacer con ellos; hasta que al fin estos y el resto de los sobrevivientes de Tebas que se encuentran deambulando por la ciudad acordaron una rendición incondicional de sí mismos y sus armas a los Platea.

5 Si bien esa fue la suerte del partido en Platea, el resto de los tebanos que debían han unido a ellos con todas sus fuerzas antes del amanecer, en caso de cualquier cosa miscarrying con el cuerpo que habían entrado, recibió la noticia de la aventura en el carreteras, y se presiona hacia adelante a su socorro. Ahora Platea es casi ocho millas de Tebas, y su marcha retrasado por la lluvia que había caído en la noche, por el río Asopo se había levantado y no fue fácil de paso; y así, tener que marchar en la lluvia, y que se lo impidan en cruzar el río, llegaron demasiado tarde, y encontraron todo el partido, ya sea muertos o cautivos. Cuando se enteraron de lo que había sucedido, que a la vez forman un diseño contra los plateenses fuera de la ciudad. A medida que el ataque había sido realizado en tiempo de paz, y era perfectamente inesperada, había de los hombres de los cursos y de valores en los campos; y los tebanos deseaban si es posible tener algunos presos para intercambiar contra sus compatriotas en la ciudad, si cualquier oportunidad de haber sido capturado vivo. Tal era su plan. Pero los plateenses sospecha su intención casi antes de que se formó, y convertirse alarmó por sus conciudadanos fuera de la ciudad, envió un heraldo a los tebanos, reprochándole por su intento de escrúpulos para apoderarse de su ciudad en tiempo de paz, y advirtiéndoles contra cualquier ultraje a los que están fuera. En caso de no tenerse en cuenta la advertencia, que amenazaron con dar muerte a los hombres que tenían en sus manos, pero añadió que, en los tebanos se retiran de su territorio, que se rendirían a los prisioneros a sus amigos. Esta es la cuenta de Tebas de la materia, y dicen que no tenían un juramento les da. La Platea, en cambio, no admite ninguna promesa de una rendición inmediata, pero que sea depende de la negociación posterior: el juramento niegan por completo. Sea como fuere, a los tebanos se retiran de su territorio sin cometer ninguna lesión, los plateenses apresuradamente se puso en lo que tenían en el país y pusieron de inmediato a los hombres a la muerte. Los prisioneros fueron ciento ochenta en número; Eurimaco, la persona con la que los traidores habían negociado, siendo uno.

6 Una vez hecho esto, el plateenses envió un mensajero a Atenas, devolvió a los muertos a los tebanos en virtud de una tregua, y arregló las cosas en la ciudad como parecía mejor para cubrir la actual emergencia. Los atenienses por su parte, después de haber tenido la palabra del asunto los envió inmediatamente después de su ocurrencia, tenía inmediatamente confiscado todos los beocios en el Ática, y envió un heraldo a las plateenses prohibir su procedimiento a las extremidades con sus prisioneros tebanos sin recibir instrucciones de Atenas. La noticia de la muerte de los hombres tenía claro que no llegó; el primer mensajero de haber dejado Platea justo cuando los tebanos entraron en él, el segundo justo después de su derrota y captura; así que no había ninguna noticia más tarde. Así, los atenienses enviaron órdenes en la ignorancia de los hechos; y el heraldo a su llegada encontró a los hombres asesinados. Después de esto los atenienses marcharon a Platea y traídos disposiciones, y dejó una guarnición en el lugar, también quitando las mujeres y los niños y de los hombres, tales como lo fueron menos eficientes.

7 Después del asunto en Platea, el tratado había sido roto por un acto hostil, y Atenas a la vez preparado para la guerra, como lo hicieron también los lacedemonios y sus aliados. Resolvieron enviar embajadas al rey y a cualquier otra de las potencias bárbaras como cualquiera de las partes puede recurrir en busca de ayuda, y trataron de aliarse con los Estados independientes en el país. Lacedemonia, además de la marina existente, dio órdenes a los estados que habían declarado por ella en Italia y Sicilia para construir buques de hasta un total de quinientos, la cuota de cada ciudad está determinada por su tamaño, y también para proporcionar una suma determinada de dinero. Hasta que éstos estaban dispuestos estaban a permanecer neutral y admitir naves atenienses individuales en sus puertos. Atenas por parte de ella revisó su confederación existente, y envió embajadas a los lugares más inmediata ronda Peloponeso - Corcira, Cefalonia, Acarnania y Zacynthus - percibir que si éstos se podía confiar en que pudiera llevar a la guerra total Peloponeso ronda.

8 Y si ambos lados alimentan las esperanzas más audaces y alargaron la máxima fuerza para la guerra, esto fue muy natural. El celo es siempre a su altura al comienzo de una empresa; y en esta ocasión particular, Peloponeso y Atenas estaban llenos de jóvenes cuya falta de experiencia los hizo con ganas de tomar las armas, mientras que el resto de la Hélade quedó esfuerzo con entusiasmo en el conflicto de sus ciudades principales. En todas partes las predicciones eran recitados y oráculos que se corearon por personas como recogerlos, y esto no sólo en las ciudades contendientes. Además, algunos tiempo antes de esto, hubo un terremoto en Delos, por primera vez en la memoria de los helenos. Esto fue dicho y piensa que es ominoso de los acontecimientos inminentes; de hecho, nada de eso lo que pasó se le permitió pasar sin comentario. Los buenos deseos de los hombres hicieron en gran medida a los lacedemonios, especialmente en lo que se proclamaron los libertadores de la Hélade. Ningún esfuerzo privado o público que podrían ayudarles en el habla o la acción se omitió; cada uno pensando que la causa sufrió dondequiera que él no podía ver a sí mismo a ella. Así que en general fue la indignación sentía contra Atenas, ya sea por los que deseaban escapar de su imperio, o estaban preocupados de ser absorbidos por él. 9 Tales fueron los preparativos y tales los sentimientos con los que el concurso abierto.

Los aliados de los dos beligerantes fueron los siguientes. Estos fueron los aliados de Lacedemonia: todos los peloponesios en el Istmo, excepto los argivos y aqueos, que eran neutrales; Pelene ser la única ciudad aqueo que primero se unió a la guerra, aunque su ejemplo fue seguido después por el resto. Fuera Peloponeso los megarenses, locrios, beocios, focenses, ambraciotas, Leucadians y Anactorians. De éstos, los barcos fueron suministrados por los corintios, megarenses, sicionios, Pellenians, eleos, ambraciotas y Leucadians; y la caballería por los beocios, focenses y locros. Los otros estados enviaron infantería. Esta fue la confederación lacedemonios. La de Atenas comprendía los Chians, Lesbianas, Platea, los mesenios en Naupactus, la mayoría de los acarnanios, el corcirenses, Zacynthians, y algunas ciudades tributarias en los siguientes países, a saber., Caria sobre el mar con sus vecinos Dorian, Ionia, la Helesponto, las ciudades de Tracia, las islas situadas entre Peloponeso y Creta hacia el este, y todas las Cícladas excepto Melos y Tera. De éstos, los barcos fueron suministrados por Quíos, Lesbos y Corcira, infantería y dinero por el resto. Tales eran los aliados de cualquiera de las partes y de sus recursos para la guerra.

10 Inmediatamente después del asunto en Platea, Lacedemonia envió órdenes circulares a las ciudades en Peloponeso y el resto de su confederación para preparar las tropas y las disposiciones necesarias para una campaña extranjera, con el fin de invadir el Ática. Los varios estados estaban listos a la hora señalada y ensamblados en el Istmo: el contingente de cada ciudad son dos tercios de toda su fuerza. Después de todo el ejército había reunido, el rey de Esparta, Arquídamo, el líder de la expedición, convocó a los generales de todos los estados y las principales personas y oficiales, y les exhortó a los siguientes:

11 "peloponesios y aliados, nuestros padres hicieron muchas campañas tanto dentro como fuera del Peloponeso, y los hombres mayores entre nosotros aquí no carecen de experiencia en la guerra Sin embargo, nunca se han establecido con una fuerza más grande que la actual;. Y si nuestros números y eficiencia son notables, por lo que también es el poder del Estado contra el que nos marchamos. No debemos entonces a mostrarnos inferiores a nuestros antepasados, o desigual a nuestra propia reputación. Para las esperanzas y la atención de todos los Hellas se doblan sobre el presente esfuerzo , y su simpatía está con el enemigo de la Atenas odiado. Por lo tanto, numerosos como el ejército invasor puede parecer ser, y cierto como algunos pueden pensar que es que nuestro adversario no se reunirá con nosotros en el campo, esto no es una especie de justificación para la menor negligencia sobre la marcha;. pero los oficiales y hombres de cada ciudad en particular siempre deben estar preparados para la llegada de peligro en sus propios barrios El curso de la guerra no se puede prever, y sus ataques se dictan en general por el impulso del momento ; y donde la autoconfianza presuntuosa ha despreciado preparación, un temor racional a menudo ha sido capaz de hacer frente á la superioridad numérica. No es que la confianza está fuera de lugar en un ejército de invasión, pero en un país enemigo también debe ir acompañada de las precauciones de aprehensión: tropas por esta combinación se mejor inspiraron para hacer frente a un golpe, y lo mejor asegurados contra recibir uno. En el caso presente, la ciudad contra los que vamos, lejos de ser tan impotente para la defensa, es por el contrario la mayoría excelentemente equipado en todos los puntos; por lo que tenemos muchas razones para esperar que van a salir al campo contra nosotros, y que si no se han establecido ya antes de que estemos allí, sin duda hacerlo cuando nosotros en su territorio desgaste y la destrucción de su propiedad ver. Para los hombres siempre están exasperados a sufrir lesiones a la que no están acostumbrados, y al verlos infligieron ante sus propios ojos; y donde menos inclinados a la reflexión, correr con el mayor calor a la acción. Los atenienses son las mismas personas de todos los demás para hacer esto, ya que aspiran a gobernar el resto del mundo, y son más la costumbre de invadir y devastar el territorio de sus vecinos, que de ver su propia tratados de la manera similar. Teniendo en cuenta, por tanto, el poder del Estado contra el que estamos marchando, y la grandeza de la reputación que, según el caso, vamos a ganar o perder para nuestros antepasados ​​y de nosotros mismos, recuerde que usted lo sigue donde usted puede ser llevado a considerar la disciplina y la vigilancia como de primera importancia, y obedecer con prontitud las órdenes transmitidas a usted; ya que nada contribuye tanto al crédito y la seguridad de un ejército como la unión de grandes cuerpos por una sola disciplina ".

12 Con este breve discurso desestimando la asamblea, Arquídamo primera expulsado Melesippus, hijo de Diacritus, un espartano, a Atenas, en caso de que ella debería estar más inclinados a presentar al ver el peloponesios realidad en marcha. Pero los atenienses no admitió a la ciudad o para su montaje, Pericles ya haber llevado a un movimiento en contra de admitir ya sea heraldo o embajada de los lacedemonios después de que una vez que se habían marchado a cabo.

El heraldo fue consecuencia despidió sin público, y se le ordenó estar más allá de la frontera de ese mismo día; en el futuro, si los que lo envió tuvo una propuesta para hacer, deben retirarse a su propio territorio antes de que enviaron embajadas de Atenas. Una escolta fue enviado con Melesippus para impedir su comunicación celebración con cualquiera. Cuando llegó a la frontera, y estaba a punto de ser despedido, se fue con estas palabras: "Este día será el comienzo de grandes desgracias a los helenos." Tan pronto como llegó al campamento, y Arquídamo aprendido que los atenienses tenían todavía no hay pensamientos de la presentación, que al fin comenzó su marcha, y avanzó con su ejército en su territorio. Mientras tanto, los beocios, el envío de su contingente y caballería para unirse a la expedición del Peloponeso, fue a Platea con el resto y los residuos establecido el país.

13 Mientras que los peloponesios todavía estaban reuniendo en el Istmo, o sobre la marcha antes de que invadieron el Ática, Pericles, hijo de Jantipo, uno de los diez generales de los atenienses, encontrando que la invasión iba a tener lugar, concibió la idea de que Arquídamo, que pasó a ser su amigo, posiblemente podría pasar por su finca sin devastar él. Esto se podría hacer, ya sea desde un deseo personal para complacerlo, o actuando bajo las instrucciones de Lacedemonia con el propósito de crear un prejuicio en contra de él, como se había intentado antes en la demanda de la expulsión de la familia maldita. En consecuencia tomó la precaución de anunciar a los atenienses en la asamblea que, aunque Arquídamo era su amigo, sin embargo, esta amistad no debe extenderse en detrimento del Estado, y que en caso de que el enemigo debe hacer sus casas y las tierras de una excepción a la descansar y no saquear ellos, a la vez los entregó a ser propiedad pública, por lo que no le deben poner en sospecha. También dio a los ciudadanos algunos consejos sobre sus asuntos presentes en la misma cepa que antes. Ellos debían prepararse para la guerra, y para llevar en su propiedad del país. No debían salir a la batalla, pero al entrar en la ciudad y guárdela, y prepárate su flota, en la que su verdadera fuerza estaba. Eran también para mantener un estricto control sobre sus aliados - la fuerza de Atenas se deriva de que el dinero aportado por sus pagos, y el éxito en la guerra, dependiendo principalmente de la conducta y el capital. no tenía motivos para desalentarse. Aparte de otras fuentes de ingresos, un ingreso promedio de seiscientos talentos de plata se extrae del tributo de los aliados; y aún había seis mil talentos de plata acuñada en la Acrópolis, de los y nueve mil setecientos que una vez que había estado allí, de la que el dinero había sido tomado por el porche de la Acrópolis, el resto de los edificios públicos, y por Potidea. Esto no incluye el oro sin acuñar y plata en las ofertas públicas y privadas, los vasos sagrados para las procesiones y juegos, los despojos mediana y recursos similares a la cantidad de quinientos talentos. A esto añadió los tesoros de los otros templos. Estos eran de ninguna manera despreciable, y podría utilizarse de manera justa. No, si alguna vez absolutamente conducidos a ella, podrían tener incluso los adornos de oro de Atenea a sí misma; para la estatua contenida cuarenta talentos de oro puro y todo era extraíble. Esto podría ser utilizado para la auto-preservación, y debe ser restaurado hasta el último centavo de ella. Tal era su situación financiera - sin duda uno satisfactorio. Luego tuvieron un ejército de trece mil infantería pesada, además de dieciséis mil más en los cuarteles y en servicio a casa a Atenas. Esto fue en un principio el número de hombres de guardia en caso de una invasión: se compone de los gravámenes más viejos y más jóvenes y los extranjeros residentes que tenían armadura pesada. La pared Phaleric corrió para cuatro millas, antes de que se unió a esa ronda la ciudad; y de esta última casi cinco tenían un guardia, aunque parte de ella se quedó sin uno, a saber., que entre el Muro y la larga Phaleric. Luego estaban los Muros Largos a El Pireo, una distancia de unos cuatro millas y media, el exterior de la cual estaba abierta. Por último, la circunferencia de El Pireo con Muniquia era casi siete millas y media; sólo la mitad de esto, sin embargo, estaba vigilado. Pericles también les mostró que tenían mil doscientos caballos incluyendo arqueros montados, con mil seiscientos arqueros sin montar, y trescientas galeras aptos para el servicio. Tales eran los recursos de Atenas en los diferentes departamentos cuando la invasión del Peloponeso fue inminente y las hostilidades estaban siendo comenzado. Pericles también instó a sus argumentos habituales para esperar un resultado favorable a la guerra.

14 Los atenienses escuchó su consejo, y comenzaron a llevar en sus esposas e hijos del país, y todos sus muebles de la casa, ni siquiera para la madera de sus casas que se bajaron. Su ganado ovino y vacuno enviaron a Eubea y las islas adyacentes. Pero se encontraron con dificultades para moverse, ya que la mayoría de ellos habían sido siempre solía vivir en el país.

15 Desde épocas muy tempranas esto había sido más en el caso de los atenienses que con otros.Bajo Cécrope y los primeros reyes, hasta el reinado de Teseo, Attica siempre había consistido en una serie de municipios independientes, cada uno con su propio ayuntamiento y magistrados. Excepto en momentos de peligro al rey de Atenas no fue consultado; en temporadas normales que llevaban en su gobierno y se establecieron sus asuntos sin su interferencia; a veces, incluso se hicieron la guerra contra él, como en el caso de los eleusinos con Eumolpus contra Erecteo. En Teseo, sin embargo, tenían un rey de la igualdad de la inteligencia y el poder; y una de las principales características de su organización del país fue la de abolir los concejales cámaras y magistrados de las pequeñas ciudades, y para combinar en el consejo de la cámara y el ayuntamiento solo de la actual capital. Las personas pueden seguir disfrutando de su propiedad privada al igual que antes, pero eran a partir de ahora obligados a tener un solo centro político, a saber, Atenas.; que de este modo contados a todos los habitantes del Ática entre sus ciudadanos, por lo que cuando Teseo murió dejó un gran estado detrás de él. De hecho, de él data la Synoecia, o Fiesta de la Unión; el cual es pagado por el Estado, y que los atenienses aún mantienen en honor de la diosa. Antes de esto la ciudad consistió en la actual ciudadela y el barrio bajo su aspecto más bien hacia el sur. 16 Así lo demuestra el hecho de que los templos de las otras deidades, además de la de Atenea, están en la ciudadela; e incluso los que están fuera de ella se sitúa sobre todo en este barrio de la ciudad, como la de Zeus olímpico, del Apolo Pitio, de la Tierra, y de Dionisio en las Marismas, la misma en cuyo honor la mayor Dionysia son a esta días celebra en el mes de Antesterión no sólo por los atenienses, sino también por sus descendientes Jónicas. También hay otros templos antiguos en este trimestre. La fuente también, que, puesto que la alteración hecha por los tiranos, que se ha llamado Enneacrounos, o Nueve Pipas, pero que, cuando el muelle estaba abierta, fue por el nombre de Callirhoe o Fairwater, era en aquellos días, de ser así próximo, utilizada para las oficinas más importantes. De hecho, la manera antigua de utilizar el agua antes del matrimonio y para otros fines sagrados todavía se mantiene. Una vez más, de su antigua residencia en ese trimestre, la ciudadela está siendo conocido entre los atenienses como la ciudad.

Los atenienses tanto tiempo vivido dispersos sobre Attica en municipios independientes. Incluso después de la centralización de Teseo, vieja costumbre aún prevalecía; y desde los primeros tiempos hasta la guerra actual la mayoría de los atenienses aún vivían en el país con sus familias y los hogares, y en consecuencia eran para nada inclinado a pasar ahora, especialmente, ya que sólo acababan restaurado sus establecimientos después de la invasión La mediana. Profundo era su angustia y el descontento a abandonar sus casas y los templos hereditarias de la antigua constitución, y al tener que cambiar sus hábitos de vida y para despedirse de lo que cada uno considera como su ciudad natal.

17 Cuando llegaron a Atenas, aunque algunos tenían casas propias para ir a, o podría encontrar un asilo con amigos o familiares, con mucho, el mayor número tuvo que asumir su morada en las partes de la ciudad que no se construyeron una y en los templos y capillas de los héroes, con excepción de la Acrópolis y el templo de Eleusis Deméter y otros lugares que estaban siempre cerradas. La ocupación de la parcela de terreno situada por debajo de la ciudadela llamada pelasgo había sido prohibido por una maldición; y había también un fragmento ominosa de un oráculo Pitio que decía:

Deja el paquete pelasgo desolado, Ay pena el día que los hombres habitan!

Sin embargo, esto también ahora estaba construida sobre la necesidad del momento. Y en mi opinión, si el oráculo resultó cierto, fue en el sentido contrario a lo que se esperaba. Para las desgracias del Estado no constituía una de la ocupación ilegal, pero la necesidad de la ocupación de la guerra; y aunque el dios no mencionó esto, él previó que sería un día malo para Atenas en el que la trama llegó a ser habitada. Muchos de ellos también tomaron sus habitaciones en las torres de las paredes o cualquier otro lugar donde pudieran. Para cuando estaban todos vienen en, la ciudad resultó ser demasiado pequeña para mantenerlos; aunque después se repartieron los Muros Largos y una gran parte de El Pireo en lotes y se establecieron allí. Todo esto mientras se estaba prestando gran atención a la guerra; los aliados estaban siendo reunieron, y un armamento de un centenar de barcos equipados para Peloponeso. Tal era el estado de los preparativos en Atenas.

18 Mientras tanto, el ejército de los peloponesios avanzaba. La primera ciudad que llegaron en Attica fue Oenoe, donde para entrar en el país. Sentarse ante sí, se preparaban para el asalto de la pared con los motores y de otro tipo. Oenoe, de pie sobre la frontera ateniense y Beocia, fue, por supuesto, una ciudad amurallada, y fue usado como fortaleza por los atenienses en tiempos de guerra. Así que los peloponesios preparado para su asalto, y desperdician un tiempo valioso antes del lugar. Esta demora llevó la censura más grave en Arquídamo. Incluso durante la percepción de la guerra que tuvo el crédito por la debilidad y simpatías atenienses por las medidas a medias que había defendido; y después de que el ejército había reunido había herido más a sí mismo en la estimación pública por su vagancia en el Istmo y la lentitud con la que se había llevado a cabo el resto de la marcha. Pero todo esto no era nada a la demora en Oenoe. Durante este intervalo los atenienses llevaban en sus bienes; y era la creencia de los peloponesios que un avance rápido habría encontrado todo lo que todavía fuera, si no hubiera sido por su dilación. Tal fue la sensación del ejército hacia Arquídamo durante el asedio. Pero, se dice, que se espera que los atenienses se reduciría de dejar desperdiciar su tierra, y haría su presentación mientras aún estaba ileso; y esto era por qué se esperó.

19 Pero después de haber asaltado Oenoe, y cada posible intento de tomarlo había fracasado, ya que ningún heraldo vino de Atenas, por fin rompió su campamento e invadieron el Ática. Esto fue cerca de ochenta días después de que el intento de Tebas en Platea, justo en el medio del verano, cuando el maíz estaba maduro, y Arquídamo, hijo de Zeuxis, rey de Lacedemonia, estaba al mando. Acampando en Eleusis y la llanura Thriasian, comenzaron sus estragos, y poniendo en fuga a un caballo ateniense en un lugar llamado Rheiti o el Brooks, luego avanzaron, manteniendo Monte Aegaleus en su derecho, a través de Cropia, hasta que llegaron a Acharnae, la mayor de las demos o municipios atenienses. Sentarse ante sí, formaron un campamento allí, y continuaron sus estragos desde hace mucho tiempo.

20 La razón por la Arquídamo permaneció en orden de batalla en Acharnae durante esta incursión, en lugar de descender a la llanura, se dice que ha sido esto. Confiaba en que los atenienses, posiblemente, podría estar tentado por la multitud de su juventud y la eficiencia sin precedentes de su servicio para salir a la batalla y tratar de detener la devastación de sus tierras. En consecuencia, como lo habían conocido en Eleusis o la llanura Thriasian, trató si pudieran ser provocados a una salida por el espectáculo de un campamento en Acharnae. Pensó que el lugar en sí una buena posición para encamping; y parecía probable que una parte tan importante del Estado como los tres mil infantería pesada del Acarnienses se negaría a someterse a la ruina de su propiedad, y obligaría a una batalla en el resto de los ciudadanos. Por otro lado, en caso de no los atenienses salir al campo durante esta incursión, podía entonces devastar sin temor la llanura en futuras invasiones, y extender su avance hasta los muros de Atenas. Después de los Acarnienses habían perdido su propiedad estarían menos dispuestos a arriesgarse a la de sus vecinos; y para que no hubiera división en los consejos atenienses. Estos fueron los motivos de Arquídamo para permanecer en Acharnae.

21 Mientras tanto, siempre y cuando el ejército estaba en Eleusis y la llanura Thriasian, esperanzas seguían entretenidos de su no avanzar ningún más cerca. Se recordó que Plistoanacte, hijo de Pausanias, rey de Lacedemonia, había invadido el Ática con un ejército del Peloponeso catorce años antes, pero se había retirado sin avanzar más allá de Eleusis y Thria, que de hecho resultó ser la causa de su exilio de Esparta, como lo fue pensó que había sido sobornado a retirarse. Pero cuando vieron al ejército en Acharnae, apenas siete millas de Atenas, perdieron la paciencia. El territorio de Atenas estaba siendo devastada ante los ojos de los atenienses, una visión que los jóvenes nunca habían visto antes y de la edad sólo en las guerras médicas; y se pensó, naturalmente, un insulto grave, y la determinación era universal, especialmente entre los jóvenes, con Sally adelante y detenerlo. Los nudos se formaron en las calles y participaron en la discusión caliente; porque si la salida propuesta se recomendó calurosamente, fue también, en algunos casos opuestos. Oráculos de los distintos importación más fueron recitados por los coleccionistas, y encontraron a los oyentes ávidos de una u otra de las partes en disputa. La más importante en presionar para la salida fueron los Acarnienses, que constituyen gran parte del ejército del estado, y como era su tierra que estaba siendo devastado. En resumen, toda la ciudad estaba en un estado más emocionado; Pericles era el objeto de la indignación general; sus consejos anteriores fueron totalmente olvidados; que fue abusado por no lleva a cabo el ejército que él mandó, y se hizo responsable de todo el sufrimiento público.

22 Él, por su parte, al ver la ira y el enamoramiento ahora en ascenso, y de su sabiduría al rechazar una salida, ¿no llamar a cualquiera asamblea o reunión de la gente, por temor a las consecuencias fatales de un debate inspirado por la pasión y no por la prudencia. En consecuencia se dirigió a la defensa de la ciudad, y lo mantuvo lo más silencioso posible, a pesar de que constantemente envía caballería para prevenir incursiones en las tierras cercanas a la ciudad de los partidos que vuelan del enemigo. No era un asunto sin importancia en Frigia entre un escuadrón del caballo ateniense con los Thessalians y la caballería de Beocia; en la que el primero tuvo lugar lo mejor de ella, hasta que la infantería pesada avanzó a la ayuda de los beocios, cuando fueron derrotados los Thessalians y atenienses y perdió unos pocos hombres, cuyos cuerpos, sin embargo, se recuperó el mismo día, sin tregua. Al día siguiente los peloponesios estableció un trofeo. Alianza antigua trajo los Thessalians a la ayuda de Atenas; los que venían siendo los Larisaeans, Pharsalians, Cranonians, Pyrasians, Gyrtonians y Pheraeans. Los comandantes Larisaean eran Polymedes y Aristonus, dos líderes del partido en Larisa; al general Pharsalian era Menon; cada una de las otras ciudades tenían también su propio comandante.

23 Mientras tanto, los peloponesios, como los atenienses no salieron para involucrarlos, se separaron de Acharnae y devastaron algunas de las demos entre el Monte Parnes y Brilessus. Mientras estaban en el Ática los atenienses enviaron fuera los cientos de barcos que habían estado preparando todo el Peloponeso, con mil de infantería pesada y cuatrocientos arqueros a bordo, bajo el mando de Carcinus, hijo de Xenotimus, Proteas, hijo de Epicles, y Sócrates , hijo de Antígenes. Esta armada zarpó y comenzó su travesía, y los peloponesios, después de permanecer en el Ática, siempre y cuando sus disposiciones quisieron, se retiraron a través de Beocia por un camino diferente a aquella por la que habían entrado. Al pasar Oropo asolaron el territorio de Grea, que se celebra por los Oropios de Atenas, y alcanzando el Peloponeso separaron a sus respectivas ciudades.

24 Después de haber retirado los atenienses guardias establecidos por tierra y mar en los puntos en los que se piensa que tienen estaciones regulares durante la guerra. También decidieron apartar un fondo especial de mil talentos de los dineros en la Acrópolis. Esto no fue para ser gastado, pero los gastos corrientes de la guerra debían ser disponga lo contrario. Si alguien debe mover o poner a votación una propuesta para utilizar el dinero para cualquier fin, excepto la de la defensa de la ciudad en caso de que el enemigo traer una flota para hacer un ataque por mar, debería ser una ofensa capital. Con esta suma de dinero que también se reservan una flota especial de cien galeras, los mejores barcos de cada año, con sus capitanes. Ninguna de ellas se utilizara excepto con el dinero y contra el mismo peligro, si se presenta tal peligro.

25 Mientras tanto, los atenienses en los cien naves redondas Peloponeso, reforzados por un escuadrón Corcyraean de cincuenta embarcaciones y algunos otros de los aliados en aquellas partes, cruzó sobre las costas y devastó el país. Entre otros lugares aterrizaron en Laconia e hicieron un asalto a Metone; ya que no hay guarnición en el lugar, y la pared siendo débil. Pero sucedió que Brasidas, hijo de Tellis, un espartano, estaba al mando de un guardia para la defensa del distrito. Al enterarse de que el ataque, se apresuró con un centenar de infantería pesada en ayuda de los sitiados, y corriendo a través del ejército de los atenienses, que fue dispersas en el país y que tenían su atención se volvió hacia la pared, se lanzó a Metone. Perdió unos pocos hombres en la toma de buenas a su entrada, pero salvó el lugar y ganó el agradecimiento de Esparta por su hazaña, siendo así el primer oficial que obtuvo este aviso durante la guerra. Los atenienses a la vez zarpó y continuaron su travesía. Tocar en Pheia en Elis, que asolaron el país durante dos días y derrotaron a una fuerza recogido de trescientos hombres que habían venido desde el valle de Elis y la vecindad inmediata al rescate. Pero una tormenta dura descendió sobre ellos, y, no le gustaba a cara en un lugar donde no había puerto, la mayoría de ellos tiene a bordo de sus barcos, y duplicando Point Ichthys navegó en el puerto de Pheia. Mientras tanto los mesenios, y algunos otros que no pudieron entrar a bordo, marcharon sobre por tierra y tomó Pheia. La flota navegó después redonda y los recogió y luego se hizo a la mar; Pheia siendo evacuada, como el ejército principal de los eleos ahora había llegado. Los atenienses continuaron su travesía, y devastó otros lugares de la costa.

26 Casi al mismo tiempo los atenienses enviaron treinta barcos para cruceros ronda Locris y también para proteger Eubea; Cleopompus, hijo de Clinias, estar al mando. Hacer descensos de la flota que asoló ciertos lugares en la costa del mar, y capturó Thronium y tomó rehenes de ella. También derrotó a Alope los locrios que se habían reunido para resistirle.

27 Durante el verano los atenienses también expulsaron a los eginetas con sus esposas e hijos de Egina, en la planta de sus habiendo sido los principales agentes en llevar la guerra contra ellos. Además, Egina se encuentra tan cerca de Peloponeso que parecía más seguro para enviar colonos propios para sostenerlo, y poco después los colonos fueron enviados. El eginetas desterrado encontró un asilo en Thyrea, que fue dada a ellos por Lacedemonia, no sólo a causa de su disputa con Atenas, sino también porque los eginetas tenía su puesto en virtud de las obligaciones en el momento del terremoto y la revuelta de los ilotas. El territorio de Thyrea está en la frontera de la Argólida y Laconia, llegando hasta el mar. Aquellos de los eginetas que no establecerse aquí fueron esparcidos sobre el resto de la Hélade.

28 El mismo verano, al comienzo de un nuevo mes lunar, la única vez por la forma en la que parece posible, el sol se eclipsó después del mediodía. Después de que había adoptado la forma de una media luna y algunas de las estrellas había salido, volvió a su forma natural.

29 Durante el mismo verano Nymphodorus, hijo de Pythes, un abderita, cuya Sitalces hermana se había casado, se hizo sus Próxeno por los atenienses y enviados por a Atenas. Lo habían considerado hasta entonces su enemigo; pero tuvo gran influencia con Sitalces, y deseó este príncipe para convertirse en su aliado. Sitalces era el hijo de Teres y rey de los tracios. Teres, el padre de Sitalces, fue el primero en establecer el gran reino de los odrisios en una escala bastante desconocido para el resto de Tracia, una gran parte de los tracios ser independiente. Este Teres es de ninguna manera relacionada con Tereus que se casó con la hija de Pandion Procne de Atenas; ni tampoco hicieron que pertenecen a la misma parte de Tracia. Tereus vivió en Daulis, parte de lo que ahora se llama Fócida, pero que en ese momento estaba habitada por tracios. Fue en esta tierra que las mujeres cometen el atentado contra Itys; y muchos de los poetas cuando mencionan el ruiseñor lo llaman el pájaro Daulian. Además, Pandion en la contratación de una alianza para su hija sería considerar las ventajas de la asistencia mutua, y, naturalmente, prefieren un partido en la distancia moderada de arriba para el viaje de muchos días que separa Atenas de los odrisios. Una vez más los nombres son diferentes; y esto Teres era el rey de los odrisios, el primero por la forma en que alcanzó a ningún poder. Sitalces, su hijo, fue ahora buscan como un aliado por los atenienses, que desea su ayuda en la reducción de las ciudades de Tracia y de Pérdicas. Venir a Atenas, Nymphodorus concluyó la alianza con Sitalces e hizo su hijo Sadocus ciudadano ateniense, y se comprometió a terminar la guerra en Tracia persuadiendo Sitalces enviar los atenienses una fuerza de caballería tracia y targeteers. También les reconcilia con Pérdicas, y los indujo a restaurar Therme a él; sobre la que Pérdicas a la vez se unieron a los atenienses y Formión en una expedición contra los calcídeos. Así Sitalces, hijo de Teres, rey de los tracios, y Pérdicas, hijo de Alejandro, el rey de los macedonios, se convirtieron en aliados de Atenas.

30 Mientras tanto, los atenienses en el centenar de embarcaciones seguían crucero ronda Peloponeso. Después de tomar Sollium, una localidad perteneciente a Corinto, y la presentación de la ciudad y el territorio de los acarnanios de Palaira, asaltaron Astacus, expulsados ​​de su tirano Evarchus, y ganaron el lugar para su confederación. Siguiente navegaron a la isla de Cefalonia y la llevaron otra vez sin el uso de la fuerza. Cefalenia encuentra frente Acarnania y Leucas, y consta de cuatro estados, los Paleans, Cranians, Samaeans y Pronaeans. No mucho tiempo después, la flota regresó a Atenas. 31 Hacia el otoño de este año los atenienses invadieron la Megarid con todo su gravamen, extranjeros residentes incluyen, bajo el mando de Pericles, hijo de Jantipo. Los atenienses en los cien naves redondas Peloponeso en su viaje a casa apenas había llegado a Egina, y oyendo que los ciudadanos en el país estaban en plena vigencia en Megara, ahora navegado una y se unió a ellos. Este fue sin duda el más grande ejército de atenienses jamás reunida, el estado estar todavía en la flor de su fuerza y aún no visitados por la plaga. Completo diez mil hoplitas estaban en el campo, todos los ciudadanos atenienses, además de los tres mil antes de Potidea. A continuación, los residentes extranjeros que se unieron en la incursión eran por lo menos tres mil hombres; además de que había un gran número de tropas ligeras. Ellos devastaron la mayor parte del territorio, y luego se retiraron. Otras incursiones en el Megarid fueron posteriormente hicieron los atenienses anualmente durante la guerra, a veces sólo con la caballería, a veces con todas sus fuerzas. Esto continuó hasta la captura de Nisea. 32 Atalanta también, la isla desierta frente a la costa Opuntian, fue hacia el final de este verano convertida en un puesto fortificado por los atenienses, con el fin de evitar que los corsarios que salen de Opus y el resto de Locris y el saqueo Eubea. 33 Tales fueron los acontecimientos de este verano después de la vuelta de los peloponesios de Attica.

En el invierno que siguió la Acarnania Evarchus, deseando volver a Astacus, persuadió a los corintios a navegar más de cuarenta barcos y mil quinientos de infantería pesada y restaurarlo; él también la contratación de algunos mercenarios. Al mando de la fuerza fueron Euphamidas, hijo de Aristónimo, Timoxenus, hijo de Timócrates y Eumaco, hijo de Chrysis, que pasó por encima y lo restauró y, después de fracasar en un intento en algunos lugares de la costa de Acarnania que estaban deseosos de ganando, comenzaron su viaje a casa. Costeando la orilla tocaron en Cefalonia e hicieron un descenso en el territorio Cranian, y la pérdida de algunos hombres por la traición de los Cranians, que cayeron de repente sobre ellos después de haber acordado para tratar, a la mar un poco de prisa y volvió a casa.

34 En el mismo invierno los atenienses dieron un funeral en el gasto público a los que habían caído por primera vez en esta guerra. Era una costumbre de sus antepasados, y la forma de la misma es la siguiente. Tres días antes de la ceremonia, los huesos de los muertos se establecen en una tienda de campaña que se ha levantado; y sus amigos traer a sus familiares tales ofrendas como les plazca. En el cortejo fúnebre ataúdes de ciprés son asumidos en los coches, uno para cada tribu; los huesos de los difuntos se colocan en el ataúd de su tribu. Entre ellas se lleva de un féretro vacío cubierto por los desaparecidos, es decir, para aquellos cuyos cuerpos no pudieron ser recuperados. Cualquier ciudadano o extranjero que quiera, se une en la procesión, y las mujeres de la familia están allí a llorar en el entierro. Los muertos son depositados en el sepulcro del público en el hermoso barrio residencial de la ciudad, en la que los que caen en la guerra siempre están enterrados; con la excepción de los muertos en Maratón, que por su valor singular y extraordinaria fueron enterrados en el lugar donde cayeron. Después de que los cuerpos han sido depositados en la tierra, un hombre elegido por el Estado, de la sabiduría aprobado y reputación eminente pronuncia sobre ellos un panegírico apropiado; después de lo cual todos se retiran. Esa es la manera de la sepultura; ya lo largo de toda la guerra, cada vez que surgía la ocasión, se observó la costumbre establecida. Mientras tanto se trataba de la primera que había caído, y Pericles, hijo de Jantipo, fue elegido para pronunciar su elogio. Cuando llegó el momento adecuado, avanzó del sepulcro a una plataforma elevada con el fin de ser oído por el mayor número de la gente como sea posible, y habló de la siguiente manera:

35 "La mayoría de mis predecesores en este lugar lo que hizo esta parte del discurso de la ley, que nos dice que es así que debe ser entregado en el entierro de los que caen en la batalla han elogiado. Por mi parte, yo debería haber pensado que el valor que habían mostrado en hechos estaría suficientemente recompensado con honores también se muestra con hechos; como vosotros veis en este funeral preparado al costo de la gente Y yo podría haber deseado que la reputación de muchos hombres valientes no debían ser en peligro. en la boca de un solo individuo, de pie o caen de acuerdo al hablar bien o mal. Porque es difícil hablar con propiedad sobre un tema en el que es aún difícil de convencer a sus oyentes de que está diciendo la verdad. Por un lado , el amigo que está familiarizado con todos los hechos de la historia puede pensar que algún momento no se ha establecido con esa plenitud que él desea y sabe que para merecer, por el otro, el que es un extraño a la materia puede ser dirigido por envidiar a sospechar exageración si oye nada por encima de su propia naturaleza. Para los hombres pueden soportar escuchar otras elogiado sólo en la medida que solidariamente pueden convencerse de su propia capacidad para igualar las acciones contado: cuando se pasa a este punto, la envidia viene en y con ella la incredulidad. Sin embargo, desde que nuestros antepasados ​​han sellado esta costumbre con su aprobación, se convierte en el deber de obedecer la ley y tratar de satisfacer sus varios deseos y opiniones lo mejor que puede.

36 "Voy a empezar con nuestros antepasados: es justo y adecuado que deben tener el honor de la primera mención en una ocasión como la presente Ellos habitaban en el país sin interrupción en la sucesión de generación en generación, y se la entregué. por la libertad de la actualidad por su valor. Y si nuestros antepasados ​​más remotos merecen elogios, mucho más hacer nuestros propios padres, que agregan a su herencia del imperio que ahora poseemos, y no escatimaron esfuerzos para poder salir de sus adquisiciones a somos de la generación actual Por último, hay pocas partes de nuestros dominios que no han sido aumentados por los que estamos aquí, que aún se encuentran más o menos en el vigor de la vida;., mientras que la madre patria ha sido decorado por nosotros con todo lo que puede permitirle a depender de sus propios recursos ya sea para la guerra o para la paz. Esa parte de nuestra historia que habla de los logros militares que nos dieron nuestros varios bienes, o de la valentía lista con la que nosotros o nuestros padres detenido la marea de agresión helénica o extranjera, es un tema muy familiar a mis oyentes para mí para dilatar en, y por lo tanto voy a pasar de largo. Pero lo que fue el camino por el que llegamos a nuestra posición, lo que la forma de gobierno bajo la cual nuestra grandeza creció, lo que los hábitos nacionales de la que surgió; estas son preguntas que puedo tratar de resolver antes de proceder a mi panegírico a estos hombres; ya que creo que este es un tema sobre el que en esta ocasión un altavoz habite correctamente, y al que todo el conjunto, sean ciudadanos o extranjeros, puede escuchar con ventaja.

37 "Nuestra constitución no copia las leyes de los estados vecinos, somos más bien un patrón para otros que imitadores de nosotros mismos Su administración favorece a los muchos en lugar de unos pocos;.. Es por eso que se llama una democracia Si miramos a las leyes, que garantizan la igualdad de justicia para todos en sus diferencias particulares, y si no la posición social, el avance en la vida pública cae a la reputación de la capacidad, no consideraciones de clase se les permite interferir con mérito; ni tampoco tiene bar pobreza cierto, si un hombre es capaz de servir al Estado, que no se ve obstaculizada por la oscuridad de su condición. La libertad que disfrutamos en nuestro gobierno se extiende también a nuestra vida ordinaria. Allí, lejos de ejercer una vigilancia celosa unos sobre otros, no nos sentimos llamados a ser enojado con nuestro vecino por hacer lo que le gusta, o incluso para disfrutar de esas miradas perjudiciales que no pueden dejar de ser ofensivo, a pesar de que infligen ninguna sanción positiva. Pero todo esto facilidad en nuestras relaciones privadas no nos hace sin ley como ciudadanos. Contra este miedo es nuestra salvaguardia jefe, que nos enseña a obedecer a los magistrados y las leyes, en particular, como lo que se refiere a la protección de los heridos, ya sean en realidad en el libro de estatutos, o pertenecer a ese código que, aunque no escrita, pero no puede ser roto y sin vergüenza reconocido.

38 ". Además, ofrecemos un montón de medios de la mente para refrescarse del negocio Celebramos juegos y sacrificios durante todo el año, y la elegancia de nuestros establecimientos privados forma una fuente diaria de placer y nos ayuda a desterrar el bazo, mientras que el magnitud de nuestra ciudad atrae a los productos del mundo en nuestro puerto, de modo que para el ateniense los frutos de otros países son tan familiar un lujo como los de la suya propia.

39 "Si nos volvemos a nuestra política militar, también nos diferenciamos de nuestros antagonistas. Lanzamos abrir nuestra ciudad al mundo, y nunca por actos ajenos excluimos los extranjeros de cualquier oportunidad de aprender o de observación, aunque los ojos de un enemigo puede ocasionalmente ganancias por nuestra liberalidad; confiando menos en el sistema y la política que al espíritu tradicional de nuestros ciudadanos, mientras que en la educación, donde nuestros rivales de su misma cuna de una disciplina dolorosa buscan después de la hombría, en Atenas vivimos exactamente como nos plazca, y sin embargo, son tan listos para encontrarse con todos los peligros legítima En prueba de esto se puede notar que los lacedemonios no invaden nuestro país por sí solo, pero traen consigo todos sus cómplices;., mientras que nosotros, los atenienses avanzar sin apoyo en el territorio de un vecino, y la lucha sobre un suelo extranjero suele vencer con facilidad los hombres que defienden sus hogares Nuestra fuerza unida nunca fue aún encontrado por cualquier enemigo, porque tenemos a la vez para asistir a nuestra marina y de despachar nuestros ciudadanos por tierra a un centenar de diferentes servicios.; de manera que, donde quiera que se involucran con un poco de dicha fracción de nuestra fortaleza, nuestro éxito contra un destacamento se magnifica en una victoria sobre la nación, y una derrota en un revés sufrido a manos de todo nuestro pueblo. Y, sin embargo, si con hábitos no de trabajo, sino de la facilidad, y el coraje no de arte, sino de la naturaleza, todavía estamos dispuestos a enfrentarse al peligro, tenemos la doble ventaja de escapar de la experiencia de las dificultades en la anticipación y de enfrentarse a ellos en la hora de necesitar sin miedo como los que nunca están libres de ellos.

"Tampoco somos estos los únicos puntos en los que nuestra ciudad es digna de admiración. 40 Cultivamos refinamiento sin extravagancia y el conocimiento sin afeminamiento; riqueza empleamos más para el uso que para el espectáculo, y colocamos la desgracia real de la pobreza no en poseer al hecho . pero en la disminución de la lucha contra nuestros hombres públicos han, además de la política, sus asuntos privados que atender, y nuestros ciudadanos de a pie, aunque ocupado con las actividades de la industria, siguen siendo jueces justos de los asuntos públicos, ya que, a diferencia de cualquier otra nación , en relación con aquel que no toma parte en estas tareas no tan poco ambiciosos, sino como inútiles, nosotros los atenienses son capaces de juzgar, en todo caso, si no podemos originario y, en lugar de buscar en la discusión como una piedra de tropiezo en el camino de la acción, . pensarlo un preliminar indispensable para cualquier acción sabia nada nuevo, en nuestras empresas se presenta el singular espectáculo de audacia y la deliberación, cada una llevada a su punto más alto, y ambos unidos en la misma persona, aunque por lo general la decisión es fruto de la ignorancia , la vacilación de la reflexión. Pero la palma de coraje sin duda se encuentra muy justamente a aquellos que mejor conocen la diferencia entre la dificultad y el placer y sin embargo nunca son tentados a encogerse de peligro. En generosidad estamos igualmente singular, la adquisición de nuestros amigos confiriendo, no recibiendo, favores. Sin embargo, por supuesto, el hacedor del favor es el amigo más firme de los dos, con el fin de bondad continua para mantener el receptor en su deuda; mientras que el deudor se siente menos agudamente desde el conocimiento de que el retorno se hace será un pago, no un regalo. Y es sólo los atenienses, que, sin miedo a las consecuencias, confieren sus beneficios no a partir de cálculos de conveniencia, sino en la confianza de la liberalidad.

41 "En resumen, me dicen que como ciudad somos la escuela de la Hélade, mientras que dudo que el mundo puede producir un hombre que, donde sólo a sí mismo a depender tiene, es igual a tantas situaciones de emergencia, y adornado por lo feliz un versatilidad, como el ateniense. Y que esto no es un mero alarde echado para la ocasión, pero la materia llanura de hecho, el poder del Estado adquirida por estos hábitos prueba. Para Atenas sola de sus contemporáneos se encuentra cuando se probó para ser mayor que su reputación, y por sí sola no da ocasión a sus agresores a ruborizarse en el antagonista de los que se han de estambre, o para sus súbditos a cuestionar su título por mérito para gobernar. Por el contrario, la admiración del presente y las edades venideras habrá la nuestra, ya que no hemos dejado nuestro poder sin testigo, pero hemos demostrado por pruebas poderosas, y lejos de necesitar un Homero para nuestro panegirista, u otro de su oficio cuyos versos podría encanto por el momento sólo para la impresión de la que dieron a derretir en el toque de hecho, hemos obligado todos los mares y la tierra para ser la carretera de nuestra audacia, y en todas partes, ya sea para el mal o para bien, hemos dejado monumentos imperecederos detrás de nosotros. Tal es el de Atenas para que estos hombres, en la afirmación de su determinación de no perderla, noblemente lucharon y murieron; y bien puede cada uno de sus supervivientes estar dispuestos a sufrir en su causa.

42 "De hecho si me he detenido con cierta extensión en el carácter de nuestro país, ha sido mostrar que nuestra participación en la lucha no es el mismo que el suyo que no tienen tales bendiciones a perder, y también que el panegírico de los hombres . sobre el cual te estoy hablando ahora puede ser que sea por pruebas definitivas establecidas Eso panegírico se encuentra ahora en una gran medida completa, porque el Atenas que he celebrado es sólo lo que el heroísmo de estos y sus como han hecho sus hombres cuya fama, a diferencia de que de la mayoría de los helenos, se encontró que solamente acorde con sus desiertos. Y si se quería una prueba de valor, que se encuentra en su escena final, y esto no sólo en los casos en que se estableció el sello final a su mérito , sino también en aquellos en los que se dio el primer indicio de que tengan cualquier Porque no hay justicia en la afirmación de que la firmeza en las batallas de su país debe ser como un manto para cubrir otras imperfecciones del hombre;. ya que la buena acción ha borrado la malo, y su mérito como un ciudadano más que compensado sus deméritos como individuo. Pero ninguno de ellos permite ya sea la riqueza con su perspectiva de futuro goce poner nerviosos a su espíritu, o la pobreza con la esperanza de un día de libertad y riquezas para tentarlo a encogerse de peligro. No, sosteniendo que la venganza de sus enemigos era más que desear que cualquier bendiciones personales, y calculando que este es el más glorioso de los riesgos, que con alegría decidido a aceptar el riesgo, para asegurarse de su venganza, y para permitir que sus deseos esperan ; y al mismo tiempo comprometerse con la esperanza de la incertidumbre del éxito final, en el negocio antes que ellos pensaban en condiciones de actuar con valentía y confianza en sí mismos. Por lo tanto la elección de morir resistiendo, en lugar de vivir sometimiento, huyeron sólo de la deshonra, pero se encontraron cara peligro para la cara, y después de un breve momento, mientras que en la cumbre de su fortuna, se escaparon, no desde el miedo, sino de su gloria .

43 "Así que murieron estos hombres como quedó atenienses. Usted, sus sobrevivientes, debe determinar de tener como inquebrantable resolución en el campo, aunque es posible que rezar para que puede tener un problema más feliz. Y no se contentó con ideas derivadas sólo de palabras del ventajas que están ligadas a la defensa de su país, aunque estos serían proporcionar un texto valioso para un altavoz, incluso ante una audiencia tan vivo para ellos como el presente, que deben ustedes darse cuenta del poder de Atenas, y alimentar a sus ojos en ella desde día a día, hasta que el amor de su llena sus corazones; y entonces, cuando toda su grandeza romperá sobre vosotros, que debe reflejar que era por el coraje, sentido del deber, y un profundo sentimiento de honor en la acción que los hombres se permitieron ganar todo esto, y que ningún fracaso personal en una empresa podría hacer que su consentimiento para privar a su país de su valor, sino que pusieron a sus pies como la contribución más gloriosa que podían ofrecer. Por esta ofrenda de su vida hecha en común por ellos todo lo que cada uno de ellos individualmente recibieron esa notoriedad que nunca envejece, y por un sepulcro, no tanto que en la que los huesos se han depositado, pero eso más noble de los santuarios en donde su gloria está guardada para ser recordado eternamente a cada ocasión en la que hecho o historia convocará para su conmemoración. Para los héroes tienen toda la tierra para su tumba; y en tierras lejos de los suyos, donde la columna con su epitafio lo declara, no está consagrado en todos los pechos un registro escrito sin tablilla de preservarla, excepto la del corazón. Estos tienen como su modelo y, a juzgar la felicidad de ser el fruto de la libertad y la libertad de valor, no disminuirá los peligros de la guerra. Porque no los miserables que muy justamente ser implacable de sus vidas; estos tienen nada que esperar: es más bien que a los que siguió la vida puede traer reveses hasta ahora desconocido, ya quien una caída, si viniera, sería más tremenda en sus consecuencias. Y seguramente, a un hombre de espíritu, la degradación de la cobardía debe ser infinitamente más grave que la muerte no sentida que le golpea en medio de su fuerza y patriotismo!

44. "Confort, por lo tanto, no condolencia, es lo que tengo que ofrecer a los padres de los muertos que podrían estar aquí Innumerables son las posibilidades de que, como saben, la vida del hombre está sujeto, pero la suerte de hecho son los que sortear su suerte una muerte tan gloriosa como la que ha causado su duelo, y para quienes la vida se ha medido con tanta exactitud como para terminar en la felicidad en el que se ha pasado. Aún así sé que este es un dicho duro, especialmente cuando esos son en cuestión de quien constantemente le recordará al ver en las casas de otras personas las bendiciones de las cuales una vez que también se jactó: porque se siente dolor, no tanto por la falta de lo que nunca hemos conocido, en cuanto a la pérdida de ese a . que hemos estado acostumbrados a largo Sin embargo, ustedes que todavía están en edad de engendrar hijos debe soportar con la esperanza de contar con otros en su lugar; no sólo ayudan a olvidar los que has perdido, pero estarán a la estado a la vez un refuerzo y una garantía; porque nunca se puede esperar una política justa o simplemente del ciudadano que no lo hace, al igual que sus compañeros, llevar a la decisión de los intereses y temores de un padre. Mientras que aquellos de ustedes que han pasado su primer debe felicitar a sí mismos con la idea de que la mejor parte de su vida tuvo la suerte, y que el breve lapso que queda se alegró por la fama de los difuntos. Porque sólo el amor de honor que nunca envejece; y el honor que es, no ganar, como dirían algunos, que alegra el corazón de la edad y la impotencia.

45 "En cuanto a los hijos o hermanos de los muertos, veo una ardua lucha antes. Cuando un hombre se ha ido, todos están acostumbrados a alabarlo, y debe su mérito ser siempre tan trascendente, usted todavía será difícil no sólo adelantar, pero incluso a acercarse a su renombre. Los vivos tienen envidia que lidiar con, mientras que los que ya no están en nuestro camino son son honrados con un fondo de comercio en el que la rivalidad no entra. 46 Por otra parte, si tengo que decir algo sobre el tema de la excelencia femenina para aquellos de ustedes que ahora estará en la viudez, será todo lo comprendido en este breve exhortación grande será tu gloria en no caer por debajo de su carácter natural;. y más grande será la de ella que es menos habló de entre los hombres, ya sea para bien o para mal.

"Mi tarea ha finalizado. He realizado a lo mejor de mi capacidad, y en la palabra, por lo menos, los requisitos de la ley están ahora satisfechos. Si los hechos sean en cuestión, los que están aquí enterrado han recibido parte de su honores ya, y para el resto, sus hijos serán educados hasta la edad adulta, a expensas del público: por lo tanto el estado ofrece un premio valioso, como la corona de la victoria en esta carrera de valor, por la recompensa, tanto de los que han caído y sus sobrevivientes. Y donde las recompensas por mérito son mayores, no se encuentran los mejores ciudadanos.

"Y ahora que usted ha traído a su fin sus lamentos para sus familiares, es posible que se vayan."

Segundo año de la Guerra - La plaga de Atenas - Posición y Política de Pericles - Caída de Potidea

 

47 Tal fue el funeral que tuvo lugar durante este invierno, con la que el primer año de la guerra llegó a su fin. En los primeros días de verano los lacedemonios y sus aliados, con dos tercios de sus fuerzas como antes, invadió Ática, bajo el mando de Arquídamo, hijo de Zeuxidamo, rey de Lacedemonia, y se sentó y devastado el país. No muchos días después de su llegada en el Ática la plaga comenzó a manifestarse entre los atenienses. Se dijo que había estallado en muchos lugares previamente en el barrio de Lemnos y en otros lugares; pero una peste de la medida y la mortalidad fue la nada recordaba. Ni fueron los médicos de primera de cualquier servicio, ignorantes como eran de la forma correcta de tratar, pero murieron a sí mismos los más densamente, ya que visitaron a los enfermos más a menudo; ni cualquier arte humano logra mejor. Súplicas en los templos, adivinaciones, y así sucesivamente se encontraron igualmente inútil, hasta que la naturaleza abrumadora del desastre puso por fin detener por completo.

48 En primer lugar, se inició, se dice, en las zonas de Etiopía por encima de Egipto, y de allí descendió a Egipto y Libia y en la mayor parte del país del rey. De repente cae sobre Atenas, que primero atacó a la población en El Pireo - que fue el motivo de su diciendo que los peloponesios habían envenenado los embalses, estando aún no hay pozos allí - y después aparecieron en la ciudad alta, cuando la muerte se convirtió en mucho más frecuentes. Todas las especulaciones sobre su origen y sus causas, si las causas se pueden encontrar adecuada para producir tan gran perturbación, lo dejo a otros escritores, ya sean laicos o profesional; Por mi parte, me limitaré a establecer su naturaleza, y explicar los síntomas por los que tal vez pueda ser reconocida por el estudiante, si es que alguna vez se rompe de nuevo. Esto lo puede hacer mejor, ya que tenía la enfermedad a mí mismo, y observé su operación en el caso de los demás.

49 Ese año después se admitió haber sido de otra manera sin precedentes libre de enfermedad; y tales pocos casos como ocurrió todos determinados en este. Como regla general, sin embargo, no había causa ostensible; pero la gente en buena salud fueron de repente atacado por los calores violentos en la cabeza, y enrojecimiento e inflamación en los ojos, lo íntimo, como la garganta o la lengua, llegando a ser sangrienta y emitiendo una respiración natural y fétida. Estos síntomas fueron seguidos por los estornudos y ronquera, después de lo cual el dolor pronto alcanzó el pecho, y produjo una tos fuerte. Cuando se fija en el estómago, malestar ella; y los vertidos de la bilis de todo tipo llamado por los médicos siguió, acompañado de gran angustia. En la mayoría de los casos también una arcadas ineficaz siguió, produciendo espasmos violentos, que en algunos casos dejaron poco después, en otros mucho más tarde. Externamente el cuerpo no estaba muy caliente al tacto, ni pálida en su apariencia, pero de color rojizo, lívido, y romper en pequeñas pústulas y úlceras.

Pero internamente se quemaban y el paciente no podía soportar la ropa o lienzos muy ligeros; ni otra forma de estar que en cueros. Lo que les hubiera gustado mejor, hubiera sido que les lanzaran en agua fría; como en efecto se hizo por parte de algún descuidado enfermo, que se hundieron en sus agonías de la sed insaciable; aunque no había ninguna diferencia si bebían poco o mucho.

Además de esto, los miserables sensación de no poder descansar o dormir nunca dejó de atormentar a ellos. El cuerpo por su parte no perdió fuera tanto tiempo como el moquillo estaba en su apogeo, pero tendió a una maravilla contra sus estragos; de modo que cuando sucumbido, como en la mayoría de los casos, en el séptimo u octavo día a la inflamación interna, tenían todavía algo de fuerza en ellos. Pero si pasan esta etapa, y la enfermedad descendieron aún más en las entrañas, induciendo una ulceración violenta allí acompañado de diarrea severa, esto trajo en una debilidad que era generalmente fatal. Para el trastorno primero se instaló en la cabeza, corrió su curso de allí a través de la totalidad del cuerpo, y, aun cuando no resultó mortal, todavía dejó su huella en las extremidades; para ello se establecieron en las partes privadas, los dedos y los dedos del pie, y muchos se escapó con la pérdida de estos, algunos demasiado con la de sus ojos. Otros más fueron capturados con toda una pérdida de memoria en su primera recuperación, y no sabían ellos mismos o sus amigos.

50 Sin embargo, aunque la naturaleza del moquillo era tal como para desconcertar a toda descripción, y sus ataques casi demasiado graves para la naturaleza humana para soportar, aún estaba en la siguiente circunstancia que su diferencia de todos los trastornos comunes se muestra más claramente. Todos los pájaros y las bestias que se aprovechan de los cuerpos humanos, o bien se abstuvieron de tocarlos (aunque había muchos mentir sin enterrar), o murieron después de probar ellos. En prueba de ello, se observó que las aves de este tipo desaparecieron en realidad; que no eran de los cuerpos, o de hecho para ser visto en absoluto. Pero, por supuesto, los efectos que he mencionado mejor podrían ser estudiados en un animal doméstico como el perro.

51 Tal entonces, si pasamos sobre las variedades de casos particulares que eran muchas y peculiar, eran las características generales del moquillo. Mientras tanto, la ciudad disfrutó de una inmunidad de todos los trastornos comunes; o si se ha producido ningún caso, se terminó en esto. Algunos murieron en el abandono, otros en medio de toda la atención. No remedio se encontró que podría ser utilizado como un específico; por lo que hizo bien en un caso, hizo daño en otro. Constituciones fuertes y débiles resultaron igualmente incapaz de resistencia, todos por igual siendo barridos, aunque hecho dieta con la máxima precaución. Con mucho, la característica más terrible en el mal era el abatimiento que se produjo cuando uno se sintió asco, para la desesperación en la que al instante cayeron quitó su poder de resistencia, y les dejó una presa mucho más fácil a la enfermedad; además de lo cual, se produjo el terrible espectáculo de los hombres que mueren como ovejas, por haber contagiado en enfermería entre sí. Esto causó la mayor mortalidad. Por un lado, si tuvieran miedo de visitar entre sí, perecieron de abandono; de hecho muchas casas se vaciaron de sus reclusos por falta de una enfermera: por otra parte, si se aventuraban a hacerlo, la muerte fue la consecuencia. Este fue especialmente el caso, como hecho ninguna pretensión de bondad: el honor hizo implacable de sí mismos en su asistencia en las casas de sus amigos, donde incluso los miembros de la familia estaban en la última llevado a cabo por los gemidos de los moribundos, y sucumbió a la fuerza de la catástrofe. Sin embargo, fue con los que se habían recuperado de la enfermedad que los enfermos y los moribundos conocer más compasión. Estos sabía lo que era de la experiencia, y tenía ahora hay temor por sí mismos; por el mismo hombre nunca fue atacado dos veces - no al menos fatalmente. Y esas personas no sólo recibieron las felicitaciones de los demás, sino también a sí mismos, en la euforia del momento, medio entretenidos con la vana esperanza de que eran para los salvo de cualquier enfermedad que sea el futuro.

52 Un agravamiento de la calamidad existente era el influjo del campo a la ciudad, y esto fue especialmente sentida por los recién llegados. Como no había casas para recibirlos, tuvieron que ser presentado en la temporada de calor del año en camarotes sofocantes, donde la mortalidad cundió sin restricciones. Los cuerpos de los hombres moribundos yacían unos sobre otros, y las criaturas medio muertas tambalearon por las calles y se reunieron alrededor de todas las fuentes en su anhelo de agua. Los lugares sagrados también en que habían descuartizado mismos estaban llenos de cadáveres de personas que habían muerto allí, tal y como estaban; para que el desastre pasó todos los límites, los hombres, sin saber lo que iba a ser de ellos, se convirtió completamente descuidado de todo, ya sea sagrado o profano. Todos los ritos de entierro antes en uso eran del todo molesto, y enterrado los cuerpos lo mejor que pudieron. Muchos de la necesidad de los aparatos adecuados, a través de muchos de sus amigos que se murió ya, recurrió a las sepulturas más desvergonzados: a veces conseguir el inicio de los que habían planteado una pila, lanzaron su propio cadáver en la pira del forastero y encendieron ello; a veces se arrojaron el cadáver, que llevaban en la parte superior de otro que estaba en llamas, y así se fueron.

53 Tampoco fue esta la única forma de extravagancia sin ley, que debe su origen a la plaga. Ahora los hombres se aventuraron fríamente en lo que antes habían hecho en un rincón, y no sólo a su antojo, al ver las transiciones rápidas producidas por personas en la prosperidad de repente mueren y los que antes no tenían nada tener éxito a su propiedad. Así que decidieron pasar rápidamente y disfrutar de sí mismos, con respecto a sus vidas y riquezas como las cosas por igual de un día. La perseverancia en lo que los hombres llamados honor era popular entre ninguno, era tan incierto si estarían a salvo de alcanzar el objeto; pero se resolvió que disfrute presente, y todo lo que contribuyó a ella, era a la vez honorable y útil. El temor a los dioses o la ley del hombre no había nadie para contenerlos. En cuanto a la primera, que juzgaban a ser lo mismo si ellos adoraban o no, como vieron todos perecen por igual; y para el último, nadie esperaba vivir para ser juzgado por sus delitos, pero cada uno sintió que una pena mucho más severa ya había sido aprobado con todos ellos y colgó alguna vez sobre sus cabezas, y antes de esto cayó sólo era razonable disfrutar de la vida un poco.

54 Tal era la naturaleza de la calamidad, y en gran medida lo hizo pesan sobre los atenienses; muerte asola dentro de la ciudad y la devastación sin. Entre otras cosas que se recuerdan en su angustia fue, naturalmente, el siguiente verso que dijeron los ancianos había hace mucho tiempo ha pronunciado:

  Una guerra Dorian vendrá y con él la muerte.

Así surgió una controversia en cuanto a si la escasez y no la muerte no había sido la palabra en el verso; pero en la coyuntura actual, que era, por supuesto, decidió en favor de este último; para el pueblo hizo su recuerdo encajaba con sus sufrimientos. Me imagino que, sin embargo, que si otra guerra Dorian debe siempre luego vendrá sobre nosotros, y una escasez debe suceder para acompañarlo, el versículo probablemente se leyó en consecuencia. El oráculo también que se había dado a los lacedemonios ya fue recordado por los que sabían de él. Cuando se le preguntó al dios si deben ir a la guerra, respondió que si ponen su fuerza en él, la victoria sería suya, y que él mismo estará con ellos. Con este oráculo se suponía eventos para anotar. Para la plaga se desató en cuanto los peloponesios invadieron el Ática, y nunca entrar en Peloponeso (no al menos en un grado la pena notar), cometieron sus peores estragos en Atenas, y al lado de Atenas, en el más poblado de los otros pueblos. 55 Tal fue la historia de la plaga.

Después de devastar la llanura, los peloponesios avanzaron en la región Paralian la medida de lo Laurium, donde las minas de plata de Atenas son, y primero arrasó el lado que mira hacia Peloponeso, al lado lo que se enfrenta a Eubea y Andros. Pero Pericles, que todavía estaba en general, sostuvo la misma opinión que en la antigua invasión, y no permitiría que los atenienses marchan en contra de ellos.

56 Sin embargo, cuando aún estaban en la llanura, y todavía no habían entrado en la tierra Paralian, había preparado un armamento de un centenar de barcos de Peloponeso, y cuando todo estuvo listo hizo a la mar. A bordo de los barcos que tomó cuatro mil ateniense infantería pesada, y trescientos jinetes en caballos transporta, y luego, por primera vez hecha de galeras viejas; cincuenta por Chian y vasos lesbianas también unirse a la expedición. Cuando este armamento ateniense hizo a la mar, se fueron los peloponesios en Attica en la región Paralian. Al llegar a Epidauro en Peloponeso que devastado la mayor parte del territorio, e incluso tenía esperanzas de tomar la ciudad por un asalto: en este sin embargo, no tuvieron éxito. Puesta fuera de Epidauro, que asoló el territorio de Trecén, Halieis, y Hermione, todas las ciudades de la costa del Peloponeso, y la vela desde allí a Prasiai, una ciudad marítima en Laconia, parte devastada de su territorio, y tomaron y saquearon el lugar sí mismo; después de lo cual regresó a su casa, pero no encontraron el peloponesios ido y ya no en el Ática.

57 Durante todo el tiempo que los peloponesios estaban en Ática y los atenienses en la expedición en sus naves, los hombres mantienen morir de la plaga tanto en el armamento y en Atenas. De hecho, fue en realidad afirmó que la salida de los peloponesios fue acelerada por temor a la enfermedad; al oír de los desertores que se encontraba en la ciudad, y también podría ver a los entierros pasando. Sin embargo, en esta invasión se quedaron más tiempo que en cualquier otra, y devastaron todo el país, porque eran unos cuarenta días de Attica.

58 El mismo verano Hagnón, hijo de Nicias, y Cleopompus, hijo de Clinias, los colegas de Pericles, tomaron el armamento de que había hecho últimamente su uso, y se fueron a una expedición contra los calcídeos en la dirección de Tracia y Potidea, que todavía estaba bajo asedio. Tan pronto como llegaron, trajeron sus motores contra Potidea y trataron por todos los medios de tomarlo, pero no tuvieron éxito, ya sea en la captura de la ciudad o en hacer cualquier otra cosa digna de sus preparaciones. Para la plaga los atacó aquí también, y cometió tantos estragos como para paralizar por completo, incluso los soldados previamente sanos de la antigua expedición agarrar la infección a partir de las tropas de Hagnón; mientras Formión y los mil seiscientos hombres a los que sólo se escaparon comandado por ser ya no está en el barrio de los calcídeos. El final de la misma era que Hagnón regresó con sus naves a Atenas, después de haber perdido a mil cincuenta de cuatro mil infantería pesada en unos cuarenta días, aunque los soldados estacionados allí antes permanecido en el país y continuó el asedio de Potidea.

59 Después de la segunda invasión del Peloponeso produjo un cambio en el espíritu de los Atenienses. Su tierra ya había sido puesto el doble de residuos; y de la guerra y la peste a la vez presionan pesado sobre ellos. Ellos comenzaron a encontrar defectos en Pericles, como el autor de la guerra y la causa de todas sus desgracias, y se hicieron con ganas de llegar a un acuerdo con Lacedemonia, y en realidad enviaron embajadores allí, que no obstante tener éxito en su misión. Su desesperación era ahora completa y todos ventilado sí a Pericles. Cuando los vio exasperado en la actualidad a su vez de los asuntos y actuar exactamente como lo había anticipado, llamó a una asamblea, siendo (no hay que olvidar) sigue en general, con el doble objetivo de restaurar la confianza y de conducirlos a partir de estos sentimientos de ira a un estado más tranquilo y más esperanzador de la mente. Por consiguiente, él se adelantó y dijo lo siguiente:

60 "Estaba preparado para la indignación de la que he sido objeto, y como sé de sus causas;  he convocado una asamblea con el propósito de  recordaros en ciertos puntos, y de protestar en contra de vuestra injustificada irritación conmigo,  intimidados por los sufrimientos. Yo soy de la opinión de que la grandeza de una nación es más útil para los particulares, que cualquier otra con individuos prósperos pero con un estado arruinado. A un hombre puede  personalmente irle  bien pero sin embargo, si se arruina su país, él se quedará  arruinado con él, mientras que una comunidad floreciente siempre ofrece posibilidades de salvación a las personas desafortunadas, Desde entonces un estado puede soportar las desgracias de los ciudadanos privados, mientras que ellos no pueden apoyar a los suyos, sin duda, ¿no va a ser el deber de cada uno salir adelante en su defensa?, Tan confundidos con las aflicciones domésticas renunciáis a  la seguridad común, y me echáis   la culpa por haberos exhortado a la guerra  que ustedes mismos la han votado como yo. Y, sin embargo, están enojados conmigo, con alguien que, como yo creo, es en nada segundo a nadie, ya sea en el conocimiento de la política adecuada, o en la capacidad de exponer, y que es, además, no sólo un patriota, honesta. Un hombre que posee ese conocimiento sin que  profese patriotismo en la exposición puede ser que también no tenga ni idea al respecto: si tenía tantos de estos dones, pero no el amor por su país, no sería más que un defensor frío para sus intereses; mientras que su patriotismo es una prueba contra el soborno, donde todo tiene un precio. Así que si ustedes pensaban que estaba moderadamente distinguido por estas cualidades cuando tomaron mi consejo de ir a la guerra, ciertamente no hay razón ahora para ser acusado de haberlo hecho mal.

61 "Para aquellos de curso que tengan libertad de elección en el asunto y cuya fortuna no están en juego, la guerra es la mayor de las locuras. Pero si la única opción era entre la presentación con la pérdida de la independencia, y el peligro con la esperanza de preservar que independencia, en tal caso, es él el que no va a aceptar el riesgo de que merece la culpa, no el que voy. Yo soy el mismo hombre y no alterar, son ustedes los que el cambio es, ya que en realidad usted tomó mi consejo mientras ileso, y esperó a que la desgracia a arrepentirse de ello, y la aparente error de mi política radica en la debilidad de la resolución, ya que el sufrimiento que ello conlleva está siendo sentida por cada una de ustedes, mientras que su ventaja es aún remota y oscura a todos, y una gran y repentino revés haberte sobrevenido, tu mente está demasiado deprimida para perseverar en sus resuelve Porque antes lo que es repentino, inesperado, y menos dentro de cálculo, las codornices espíritu;. y poner todo lo demás a un lado, la plaga ha sido sin duda una emergencia de este tipo. Nacido, sin embargo, como usted, ciudadanos de un gran estado, y criado, como lo han sido, con hábitos de igual a tu nacimiento, usted debe estar preparado para hacer frente a los mayores desastres y aún así mantener intacta el lustre de su nombre. Para el juicio de la humanidad es tan implacable a la debilidad que está a la altura de un prestigio reconocido, ya que es celoso de la arrogancia que aspira superior a su vencimiento. Cese luego a llorar por sus aflicciones privadas, y hacer frente a sí mismos en lugar de la seguridad de la ciudadanía.

62 "Si reduce antes de que los esfuerzos que la guerra hace necesario, y temen que después de todo, puede que no tengan un feliz resultado, usted sabe las razones por la que a menudo he demostrado que la falta de fundamento de sus temores. Si esos no son suficientes , voy a revelar una ventaja derivada de la grandeza de su imperio, que creo que sin embargo nunca ha sugerido a ustedes, que nunca he mencionado en mis discursos anteriores, y que tiene el atrevimiento de un sonido esté de mí escasa aventura ahora, . si no fuera por la depresión natural que veo a mi alrededor Usted quizás piense que su imperio se extiende sólo sobre sus aliados; les declararé la verdad El campo visible de la acción tiene dos partes, la tierra y el mar En el conjunto de.. uno de ellos está completamente supremo, no sólo en cuanto a que lo utilice en la actualidad, sino también a lo más punto usted puede pensar en forma: en fin, sus recursos navales son tales que los vasos pueden ir a donde les plazca, sin el Rey o cualquier otra nación en la tierra poder detenerlos. Así que aunque usted puede pensar que es una gran privación de perder el uso de sus tierras y casas, todavía hay que ver que este poder es algo muy diferente; y en vez de preocupándose por su cuenta, usted debe realmente a considerar a la luz de los jardines y otros accesorios que adornan una gran fortuna, y como, en comparación, de poca importancia. Usted debe saber también que la libertad preservada por sus esfuerzos recuperar fácilmente para nosotros lo que hemos perdido, mientras que, una vez que la rodilla inclinada, aun lo que tiene pasará de ti. Sus padres reciben estos bienes, no de los demás, sino de sí mismos, no dejó escapar lo que su trabajo había adquirido, pero a salvo entregados a usted; y en este sentido, al menos, usted debe demostrar a sí mismos sus iguales, recordando que para perder lo que se ha conseguido es más vergonzoso que ser obstaculizado en conseguir, y tienes que enfrentarte a tus enemigos no sólo con el espíritu, pero con desdén. Confianza de hecho una feliz ignorancia puede impartir, ay, hasta el pecho de un cobarde, pero el desdén es el privilegio de los que, como nosotros, se han asegurado por reflejo de su superioridad a su adversario. Y donde las posibilidades son las mismas, el conocimiento fortalece la valentía por el desprecio que es su consecuencia, su confianza se coloca, no en la esperanza, que es el apoyo de los desesperados, pero en un juicio a tierra de los recursos existentes, cuyas previsiones son más que que dependía.

63 "Una vez más, su país tiene derecho a sus servicios en el mantenimiento de las glorias de su posición. Se trata de una fuente común de orgullo a todos ustedes, y no se puede disminuir la carga del imperio y todavía esperar para compartir sus honores. Usted debe recordar también que lo que usted está luchando contra no es más que la esclavitud como un cambio de la independencia, sino también la pérdida del imperio y el peligro de las animosidades incurridos en su ejercicio. Además, a retroceder ya no es posible, si es que alguno de ustedes en la alarma de el momento ha enamorado de la honestidad de una parte tan poco ambicioso para lo que tienen es, para hablar un poco claramente, una tiranía;.. tomarla tal vez estaba equivocado, pero dejarlo ir es inseguro Y los hombres de estos puntos de vista que se jubilan, haciendo conversos de los demás, sería rápidamente arruinar un estado, de hecho, el resultado sería el mismo si pudieran vivir independientes por sí mismos, porque el jubilando y poco ambicioso nunca son seguras y sin protectores vigorosos a su lado; en fin, esas cualidades son inútiles a un ciudad imperial, aunque pueden ayudar a una dependencia a una servidumbre sin ser molestados.

64 "Pero usted no debe dejarse seducir por los ciudadanos como estos o enojado conmigo - que, si he votado en favor de la guerra, sólo se hizo como lo hizo a sí mismos - a pesar del enemigo haber invadido su país y ha hecho lo que podía estar seguro que iba a hacer, si usted se negó a cumplir con sus demandas y, aunque además de lo que contamos para que la plaga ha venido sobre nosotros - el único punto de hecho a la que nuestro cálculo ha sido la culpa Es esto, lo sé,. que ha tenido una gran participación en hacerme más impopular de lo que de otro modo habría sido -. muy inmerecidamente, a menos que también está preparado para darme el crédito de cualquier éxito con que el azar puede presentarle Además, la mano de los cielos debe ser soportado con resignación, la del enemigo con fortaleza, lo que era el antiguo camino a Atenas, y no impiden que sea tan quieto Recuerde, también, que si su país tiene el nombre más grande en el mundo, es porque ella. Nunca se inclinó ante desastres; porque ha gastado más vida y esfuerzo en la guerra que cualquier otra ciudad, y ha ganado para sí misma un poder más grande que cualquier conocido hasta ahora, la memoria de los que descienden a la posteridad; aunque ahora, en obediencia a la ley general de la decadencia, debemos siempre obligados a ceder, aún se recordará que celebramos dominio sobre más helenos que cualquier otro estado Helénica, que sostuvimos las mayores guerras en contra de su unida o separada poderes, y habitaron una ciudad sin igual por cualquier otro de los recursos o magnitud. Estas glorias pueden incurrir en la censura de la lenta y poco ambicioso; pero en el seno de la energía van a despertar la emulación, y en aquellos que deben permanecer sin ellos un arrepentimiento envidioso. El odio y la impopularidad de momento han caído en suerte a todos los que han aspirado a gobernar a otros; pero donde hay que incurrió odio, la verdadera sabiduría incurre por los más altos objetos. El odio también es de corta duración; sino la que hace que el esplendor de la presente y la gloria del futuro permanece para siempre inolvidable. Tome su decisión, por lo tanto, para la gloria entonces y honres, y alcanzar los dos objetos de esfuerzo instantáneo y celo: no enviar heraldos a Lacedemonia, y no traicionar ningún signo de ser oprimidos por sus sufrimientos actuales, ya aquellos cuyas mentes son menos sensible a la calamidad, y cuyas manos están más rápida a su encuentro, son los más grandes hombres y las grandes comunidades. "

65 Tales fueron los argumentos por los que Pericles trató de curar a los atenienses de su ira contra él y desviar sus pensamientos de sus aflicciones inmediatas. Como comunidad logró convencerlos; no sólo renunciaron a toda idea de enviar a Lacedemonia, pero sí aplicar con mayor energía a la guerra; siendo tan particulares que no pudo evitar escozor bajo sus sufrimientos, la gente común de haber sido privados de lo poco que poseían, mientras que las órdenes superiores habían perdido propiedades finas con establecimientos costosos y edificios en el país, y, lo peor de todo, tenido la guerra en lugar de la paz. De hecho, el sentimiento público contra él no se desploma hasta que había sido multado. No mucho tiempo después, sin embargo, de acuerdo con la forma de la multitud, que de nuevo elegidos lo general y comprometen todos sus asuntos con sus manos, teniendo ahora vuelven menos sensibles a sus aflicciones privados y domésticos, y la comprensión de que él era el mejor hombre de todos para las necesidades públicas. Durante el tiempo que estuvo a la cabeza del estado durante la paz, él persiguió una política moderada y conservadora; y en su tiempo su grandeza estaba en su apogeo. Cuando estalló la guerra, aquí también parece haber calibrado correctamente el poder de su país. Sobrevivió a su inicio dos años y seis meses, y la exactitud de sus previsiones respetando se hizo más conocido por su muerte. Él les dijo que esperaran en voz baja, a prestar atención a su marina, para intentar no hay nuevas conquistas, y para exponer la ciudad para ningún riesgo durante la guerra, y de esta manera, les prometió un resultado favorable. Lo que hicieron fue todo lo contrario, lo que permite ambiciones privadas y los intereses privados, en asuntos aparentemente bastante ajenos a la guerra, para guiarlos en proyectos injustas tanto para ellos como para sus aliados - proyectos cuyo éxito sería solamente conducen a la honra y la ventaja de los particulares, y cuyo incumplimiento conlleva un desastre seguro en el país en la guerra. Las causas de esto no están lejos de buscar. Pericles en efecto, por su rango, la capacidad y la integridad conocido, fue habilitado para ejercer un control independiente sobre la multitud - en resumen, para guiarlos en lugar de ser llevado por ellos; para que él nunca buscó el poder por medios indebidos, nunca se vio obligado a halagar a ellos, sino, por el contrario, disfrutó de tan alta una estimación de que podía darse el lujo de enfadar a ellos por contradicción. Cada vez que los vio inusualmente e insolentemente eufórico, iba con una palabra reducirlos a la alarma; por el contrario, si fueron víctimas de un ataque de pánico, podría a la vez restaurarlos a la confianza. En resumen, lo que era nominalmente una democracia se convirtió en sus manos el gobierno por el primer ciudadano. Con sus sucesores fue diferente. Más a la altura de los otros, y cada uno se aferra a la supremacía, terminaron comprometiendo incluso la conducción de los asuntos del Estado a los caprichos de la multitud. Esto, como era de esperar en una gran y soberano del Estado, produjo una gran cantidad de errores, y entre ellos la expedición de Sicilia; aunque esto no falló tanto a través de un error de cálculo del poder de aquellos contra los cuales fue enviado, como a través de un fallo en los remitentes de no tomar las mejores medidas después de ayudar a los que habían salido, pero la elección de lugar para ocuparse en privado cábalas para el liderazgo de los bienes comunes, por los que no sólo paralizaron las operaciones en el campo, sino que también introdujo primero las discordias civiles en el país. Sin embargo, después de perder la mayor parte de su flota, además de otras fuerzas en Sicilia, y con la facción ya dominante en la ciudad, podrían todavía durante tres años hacer que la cabeza contra sus adversarios originales, unido no sólo por los sicilianos, sino también por sus propios aliados casi todos en rebeldía, y por último por el hijo del rey, Ciro, que suministra los fondos para la marina del Peloponeso. Tampoco finalmente sucumben hasta que cayeron las víctimas de sus propios trastornos intestinales. Así superfluo abundantes fueron los recursos de los que el genio de Pericles previó un fácil triunfo en la guerra por las fuerzas sin ayuda de los peloponesios.

66 Durante el mismo verano los lacedemonios y sus aliados hicieron una expedición con un centenar de naves contra Zacynthus, una isla situada frente a las costas de Elis, poblado por una colonia de aqueos de Peloponeso, y en alianza con Atenas. Había un Lacedemonio infantería pesada mil a bordo, y Cnemus, un espartano, como almirante. Hicieron un descenso de sus naves, y devastaron gran parte del país; pero a medida que los habitantes no se presenten, se embarcaron de vuelta a casa.

67 Al final del mismo verano el corintio Aristeo, Aneristus, Nicolaus, y Stratodemus, enviados de Lacedemonia, Timagoras, un Tegean, y un particular llamado Pollis de Argos, en su camino a Asia para convencer al rey para suministrar fondos y unirse a la guerra, llegó a Sitalces, hijo de Teres en Tracia, con la idea de que la inducción, si es posible, a abandonar la alianza de Atenas y marchar sobre Potidaea entonces sitiada por una fuerza ateniense, y además de ser transmitido por su significa a su destino a través del Helesponto a Farnabazo, que iba a enviarlos al país al Rey. Pero no acertó a estar con Sitalces algunos embajadores atenienses - Learchus, hijo de Calímaco y Ameiniades, hijo de Filemón - que persuadieron hijo Sitalces ', Sadocus, el nuevo ciudadano ateniense, para poner a los hombres en sus manos y así evitar su cruzar al Rey y hacer su parte para lesionar el país de su elección. Él consecuencia les había incautado, cuando viajaban a través de Tracia en el recipiente en el que se iban a cruzar el Helesponto, por una parte a quien había enviado con Learchus y Ameiniades, y dieron órdenes para su entrega a los embajadores atenienses, por quien fueron llevados a Atenas. A su llegada, los atenienses, miedo de que Aristeo, que había sido notablemente el motor primario en los asuntos anteriores de Potidea y sus posesiones tracias, podría vivir para hacerlas aún más daño si se escapó, mató a todos ellos el mismo día, sin dar ellos un juicio o audiencia la defensa que deseaban ofrecer, y arrojados sus cuerpos a un pozo; creyéndose justificada en el uso en represalia el mismo modo de hacer la guerra que los lacedemonios habían comenzado, cuando mataron y echado en fosas todos los comerciantes atenienses y aliados a los que llamaron a bordo de los buques mercantes ronda Peloponeso. De hecho, desde el principio de la guerra, los lacedemonios masacrados como enemigos a todos los que tomaron en el mar, ya sean aliados de Atenas o neutrales.

68 Casi al mismo tiempo hacia el final del verano, las fuerzas Ambraciot, con un número de bárbaros que se habían planteado, marcharon contra el Argos Anfiloquia y el resto de ese país. El origen de su enemistad contra los argivos era esto. Este Argos y el resto de Amphilochia fueron colonizadas por Anfíloco, hijo de Anfiarao. Insatisfecho con el estado de cosas en el hogar al regresar allí después de la guerra de Troya, construyó esta ciudad en el Golfo de Arta, y la llamó Argos después de su propio país. Esta era la ciudad más grande de Amphilochia, y sus habitantes los más poderosos. Bajo la presión de la desgracia de muchas generaciones después, llamaron a los ambraciotas, sus vecinos en la frontera Amphilochian, para unirse a su colonia; y fue por esta unión con los ambraciotas que aprendieron su lengua helénica presente, el resto de los anfiloquios siendo bárbaros. Después de un tiempo los ambraciotas expulsaron a los argivos y mantuvieron la ciudad sí mismos. Ante esto, el anfiloquios entregaron a los acarnanios; y los dos juntos llamados los atenienses, que los envió Formión como general y treinta naves; sobre cuya llegada se llevaron Argos por la tormenta, e hicieron esclavos de los ambraciotas; y los anfiloquios y acarnanios habitaron la ciudad en común. Después de esto comenzó la alianza entre los atenienses y acarnanios. La enemistad de los ambraciotas contra los argivos por lo tanto comenzaron con la esclavitud de sus ciudadanos; y después durante la guerra que recogieron este armamento entre ellos y el caonios, y otra de los bárbaros vecinos. Llegamos antes de Argos, se hicieron dueños del país; pero no tener éxito en sus ataques a la ciudad, regresó a su casa y se dispersa entre sus diferentes pueblos.

69 Tales fueron los acontecimientos del verano. El invierno siguiente los atenienses enviaron veinte naves ronda Peloponeso, bajo el mando de Formión, que se colocó en Naupactus y vigilaba contra cualquier vela dentro o fuera de Corinto y el Golfo Crissaean. Otras seis personas fueron a Caria y Licia bajo Melesander, para recoger el tributo en aquellas partes, y también para evitar que los corsarios del Peloponeso de ocupar su puesto en esas aguas y molestar el paso de los buques mercantes de Phaselis y Fenicia y el continente contiguo. Sin embargo, Melesander, subiendo al país en Licia con una fuerza de atenienses de los barcos y los aliados, fue derrotado y muerto en la batalla, con la pérdida de un número de sus tropas.

91 victoria Hasta el momento estaba con el Peloponeso, y la flota ateniense destruida; las veinte naves en el carril derecho de ser parte en la persecución de los once vasos atenienses que habían escapado de su movimiento repentino y alcanzado el agua de manera más abierta. Estos, con la excepción de una sola nave, todos ellos outsailed y tiene seguro en Naupactus, y la formación de cerca de la costa, frente al templo de Apolo, con sus proas hacia el enemigo, preparado para defenderse en caso de que los peloponesios deben navegar cerca de la costa en contra de ellos. Después de un tiempo los peloponesios acercó, cantar el himno de su victoria mientras navegaban en; la nave ateniense sola restante siendo perseguido por un Leucadian muy por delante del resto. Pero no pasó a ser un mercante anclado en la rada, que la nave ateniense encontró tiempo para navegar todo el año, y golpeó la Leucadian en medio del barco de persecución y la hundió. Una hazaña tan repentino e inesperado produjo un pánico entre los peloponesios; y habiendo caído fuera de orden en la emoción de la victoria, algunos de ellos abandonaron sus remos y detuvo su camino con el fin de dejar que el cuerpo principal de llegar a - una cosa peligrosa de hacer teniendo en cuenta lo cerca que estaban a proas del enemigo; mientras que otros encalló en las aguas poco profundas, en su ignorancia de las localidades.

92 exaltada en este incidente, los atenienses en una palabra dio una alegría, y se lanzó contra el enemigo, que, avergonzado por sus errores y el desorden en que se encontraba, sólo se puso de pie por un instante, y luego huyó de Panormus, de donde había sacado. Los atenienses lo siguiente sobre sus talones tomó los seis buques más cercana, y se recuperaron los de su propia que había sido desactivada cerca de la costa y llevado a cuestas en el comienzo de la acción; mataron a algunos de los equipos y se llevaron algunos prisioneros. A bordo de la Leucadian que bajó de la mercante, fue el Lacedemonio Timócrates, que se suicidó cuando fue hundido el barco, y fue lanzado en el puerto de Naupactus. Los atenienses a su regreso creó un trofeo en el lugar de donde habían sacado y se volvió el día, y recogiendo los restos de naufragios y muertos que estaban en su orilla, dio la espalda al enemigo a sus muertos bajo tregua. El peloponesios también estableció un trofeo como vencedores de la derrota infligida a los barcos que habían deshabilitado en la orilla, y dedicó el buque que se habían tomado en aqueo Rhium, lado a lado con el trofeo. Después de esto, aprensión del refuerzo esperado de Atenas, todos excepto los Leucadians navegaron en el Crissaean Golfo de Corinto. No mucho después de su retirada, las veinte naves atenienses, que debían han unido Formión antes de la batalla, llegaron a Naupactus.

93 Así terminó el verano. El invierno era ahora a la mano; pero la dispersión de la flota, que se había retirado a Corinto y el Golfo Crissaean, Cnemus, Brásidas, y los otros capitanes del Peloponeso permitido ser persuadidos por los megarenses para hacer un intento a El Pireo, el puerto de Atenas, que de su superioridad decidido en mar había sido dejado sin vigilancia natural y abierta. Su plan era el siguiente: Los hombres eran cada uno para tomar su remo, almohadilla, y tanga sardinel, y, yendo por tierra desde Corinto hasta el mar en el lado de Atenas, para llegar a Megara lo más rápido que pudieron, y el lanzamiento de cuarenta embarcaciones, que pasó a ser en los muelles en Nisea, para navegar a la vez al Pireo. No había flota en el puesto de observación en el puerto, y nadie tenía la menor idea de que el enemigo de intentar una sorpresa; mientras iba, se pensó un ataque abierto, no se aventuró deliberadamente, o bien, si en la contemplación, sería conocido rápidamente en Atenas. Su plan formado, el siguiente paso fue ponerlo en ejecución. Al llegar en la noche y el lanzamiento de los buques de Nisea, navegaron, no Pireo como habían previsto inicialmente, tener miedo al riesgo, además de la que se habló de un viento haberlos detenido, pero hasta el punto de Salamina que mira hacia Megara; donde había un fuerte y un escuadrón de tres naves para evitar cualquier cosa navegando dentro o fuera de Megara. Esta fortaleza que asaltó y remolcado fuera de las galeras vacía, y sorprendentes los habitantes comenzaron a devastar el resto de la isla.

94 señales de fuego Mientras tanto, se plantearon a la alarma de Atenas, y el pánico se produjo no tan grave como cualquier que se produjo durante la guerra. La idea en la ciudad era que el enemigo ya había navegado en Pireo: en el Pireo se pensó que habían tomado Salamina y podrían en cualquier momento llegará en el puerto; como de hecho podría fácilmente haberse hecho si sus corazones habían sido un poco más firme: ciertamente hay viento habría impedido ellos. Tan pronto como amaneció, los atenienses reunidos con toda su fuerza, lanzó sus barcos, y embarcarse en la prisa y el alboroto fue con la flota de Salamina, mientras que su soldadesca montado guardia en el Pireo. El Peloponeso, en cuanto tenga conocimiento del alivio que viene, después de que habían invadido la mayoría de Salamina, apresuradamente navegó con su botín y cautivos y los tres barcos de Fort Budorum a Nisea; el estado de sus barcos también causando ellos algo de ansiedad, ya que era un largo tiempo desde que se habían puesto en marcha, y no eran a prueba de agua. Llegado a Megara, volvieron de nuevo en pie a Corinto. Los atenienses encontrarlos ya no en Salamina, navegaron de vuelta a sí mismos; y después de este hecho los arreglos de la custodia de El Pireo con más diligencia en el futuro, mediante el cierre de los puertos, y por otras precauciones adecuadas.

95 Por la misma época, a principios de este invierno, Sitalces, hijo de Teres, el rey Odrysian de Tracia, hizo una expedición contra Pérdicas, hijo de Alejandro, rey de Macedonia, y los calcídeos en el barrio de Tracia; su objeto es hacer cumplir una promesa que cumplir y otra. Por un lado Pérdicas le había hecho una promesa, cuando en apuros al comienzo de la guerra, con la condición de que Sitalces debe conciliar los atenienses a él y no intentar restaurar su hermano y enemigo, el pretendiente Felipe, pero no se había ofrecido a cumplir con su compromiso; por otra que, Sitalces, al entrar en alianza con los atenienses, había accedido a poner fin a la guerra Calcídica en Tracia. Estos fueron los dos objetos de su invasión. Con él trajo Amintas, hijo de Felipe, al que destina al trono de Macedonia, y algunos enviados atenienses luego a su corte en este negocio, y Hagnón como general; para los atenienses fueron a reunirse con él en contra de los calcídeos con una flota y tantos soldados como podrían reunirse.

96 A partir de los odrisios, lo primero que llama las tribus tracias sujetos a él entre los montes Hemo y Ródope y el Ponto y Helesponto; junto los getas allá Hemo, y las otras hordas establecieron al sur del Danubio, en el barrio del Ponto, quien, al igual que los getas, frontera de los escitas y están armados de la misma manera, siendo todos los arqueros montados. Además de éstos llamó a muchos de la colina tracio espadachines independiente, llamado Dii y en su mayoría habitan en el monte Ródope, algunos de los cuales llegó como mercenarios, otros como voluntarios; También los agrianos y Laeaeans, y el resto de las tribus Paeonian en su imperio, en los confines de los cuales estos laicos, que se extiende hasta las peonios Laeaean y el río Estrimón, que fluye desde el Monte Scombrus través del país de los agrianos y Laeaeans; existe el imperio de Sitalces termina y el territorio de la peonios independiente comienza. Bordeando el Triballi, también independientes, fueron los Treres y Tilataeans, que habitan al norte del monte Scombrus y se extienden hacia el sol poniente hasta el río Oskius. Este río nace en las mismas montañas como el Nesto y Hebrus, una gama salvaje y extenso relacionado con Ródope.

97 El imperio de los odrisios extendió a lo largo de la costa de Abdera a la desembocadura del Danubio, en el Ponto. La navegación de esta costa por la ruta más corta tiene un mercante cuatro días y cuatro noches con viento de popa todo el camino: por tierra un hombre activo, viajando por el camino más corto, se puede obtener de Abdera al Danubio en once días. Tal era la longitud de su línea de la costa. Hacia el interior de Bizancio a las Laeaeans y el Estrimón, el límite más lejano de su extensión hacia el interior, es un viaje de trece días para un hombre activo. El homenaje de todos los distritos bárbaras y las ciudades helénicas, tomando lo trajeron en menos de Seutes, el sucesor de Sitalces, que se la llevó a su mayor altura, ascendió a cerca de cuatrocientos talentos de oro y plata. También hubo presenta en oro y plata a un no menos cantidad, además de las cosas, así de bordado, y otros artículos, hecho no sólo para el rey, sino también para los señores Odrysian y nobles. Porque no estaba aquí estableció una costumbre opuesta a la que prevalece en el reino persa, es decir, de tomar en lugar de dar; más la desgracia de ser unido a no dar cuando se le preguntó que a preguntar y ser negado; y aunque esto prevaleció en otras partes de Tracia, que fue practicado más ampliamente entre los poderosos odrisios, siendo imposible hacer nada sin un regalo. Por lo tanto, era un reino muy poderoso; en ingresos y prosperidad general superando a todos en Europa entre el Jónico Golfo y el Ponto y en número y recursos militares próximos decididamente al lado de los escitas, con quienes de hecho hay gente en Europa pueden compararse, no siendo incluso en Asia cualquier nación por separado un partido para ellos si unánime, aunque por supuesto no están a la altura de otras razas en la inteligencia general y las artes de la vida civilizada.

98 Fue el maestro de este imperio que ahora se preparaba para salir al campo. Cuando todo estuvo listo, emprendió su marcha para Macedonia, primero a través de sus propios dominios, al lado sobre el intervalo desolado de Cercine que divide los Sintians y peonios, cruzando por un camino que había hecho por la tala de la madera en una antigua campaña en contra de las últimas personas. Pasando por encima de estas montañas, con los peonios a su derecha y los Sintians y Maedians a la izquierda, que finalmente llegó a Doberus, en Paeonia, perder nada de su ejército en marcha, excepto quizás por la enfermedad, pero la recepción de algunos aumentos, muchos de los tracios independientes voluntarios a unirse a él con la esperanza de saqueo; por lo que se dice que el conjunto que se han formado un total de ciento cincuenta mil. La mayor parte de esto era de infantería, aunque no había cerca de un tercio de caballería, amueblado principalmente por los propios y próximos a ellos por los getas odrisios. Los más belicosos de la infantería fueron los espadachines independiente que bajó del Ródope; el resto de la multitud mixta que lo siguió siendo principalmente formidable por sus números.

99 Montaje en Doberus, se preparaban para descender de las alturas sobre la Baja Macedonia, donde los dominios de Pérdicas laicos; para el Lyncestae, Elimiots, y otras tribus más interiores, aunque macedonios por la sangre, y los aliados y personas a cargo de su parentela, todavía tienen sus propios gobiernos separados. El país, en la costa del mar, que ahora se llama Macedonia, fue adquirida primero por Alejandro, el padre de Pérdicas, y sus antepasados, originalmente Temenids de Argos. Esto se llevó a cabo por la expulsión de Pieria de los Pierians, que después habitaban Phagres y otros lugares bajo el Monte Pangaeus, más allá del Strymon (de hecho el país entre Pangaeus y el mar todavía se llama el Golfo Pierian); de los Bottiaeans, a los vecinos actuales de la calcídeos, desde Bottia, y por la adquisición de Paeonia de una estrecha franja a lo largo del río Axius se extiende a Pella y el mar; el distrito de Mygdonia, entre el Axius y el Estrimón, también se añade por la expulsión de los Edonians. De Eordia también fueron expulsados ​​los Eordians, la mayoría de los cuales perecieron, aunque algunos de ellos todavía viven Physca ronda, y los Almopians de Almopia. Estos macedonios también conquistaron lugares pertenecientes a las otras tribus, que siguen siendo los suyos - Anthemus, Crestonia, Bisaltia, y gran parte de Macedonia adecuada. El conjunto se llama ahora Macedonia, y en el momento de la invasión de Sitalces, Pérdicas, el hijo de Alejandro, fue el rey reinante.

100 Estas macedonios, incapaz de salir al campo contra un invasor tan numerosos, encerrarse en esos lugares y fortalezas fuertes ya que el país poseía. De ellos no había gran número, la mayoría de los que ahora se encuentran en el país después de haber sido erigida posteriormente por Arquelao, hijo de Pérdicas, en su adhesión, que también cortó carreteras rectas, y de otra manera poner el reino en mejores condiciones en cuanto a los caballos , infantería pesada, y otro material de guerra que se había hecho por todos los ocho reyes que le precedieron. Avanzando desde Doberus, el anfitrión tracio primero invadió lo que había sido una vez el gobierno de Felipe, y tomó Idomene por asalto, Gortynia, Atalanta, y algunos otros lugares por medio de negociaciones, estos últimos a venir para el amor del hijo de Felipe, Amintas, luego con Sitalces. Sitiando Europus, y no tomar, él avanzó junto con el resto de Macedonia a la izquierda de Pella y Ciro, no proceder más allá de esto en Botiea y Pieria, pero mantenerse a poner Mygdonia residuos, Crestonia y Anthemus.

Los macedonios ni siquiera pensaron en reunirse con él con la infantería; pero el anfitrión de Tracia fue, como la oportunidad ofrecida, atacado por puñados de su caballo, que había sido reforzada de sus aliados en el interior. Armados con corazas, y excelentes jinetes, con independencia de donde cobran derrocaron todo a su paso, pero corrían un riesgo considerable de enredar a sí mismos en las masas del enemigo, y así finalmente desistió de estos esfuerzos, decidiendo que no eran lo suficientemente fuertes como para aventurarse en contra de los números tan superior.

101 Mientras tanto Sitalces abrió negociaciones con Pérdicas sobre los objetos de su expedición; y encontrar que los atenienses, no creyendo que iba a venir, no apareció con su flota, aunque enviaron regalos y los enviados, despachó una gran parte de su ejército contra los calcídeos y Bottiaeans y encerrándolos dentro de sus paredes arrasado su país. Mientras permaneció en estas partes, el pueblo más al sur, como los Thessalians, magnetes, y las otras tribus sometidas a las Thessalians y los helenos en cuanto a las Termópilas, todos temían que el ejército podría avanzar contra ellos, y preparado en consecuencia. Estos temores eran compartidos por los tracios allá del Estrimón al norte, que habitaban las llanuras, como las Panaeans, el Odomanti, la DROI y los Dersaeans, todos los cuales son independientes. Incluso se importa de conversación entre los helenos, que eran enemigos de Atenas si no podría ser invitado por su aliado para avanzar también contra ellos. Mientras tanto ocupó Calcídica y Bottice y Macedonia, y la asolaba a todos ellos; pero encontrar que no estaba teniendo éxito en ninguno de los objetos de su invasión, y que su ejército era sin provisiones y sufría de la gravedad de la temporada, escuchó el consejo de Seutes, hijo de Spardacus, su sobrino y el más alto funcionario , y decidió retirarse sin demora. Este Seutes habían ganado en secreto por Pérdicas por la promesa de su hermana en matrimonio con una rica dote. De acuerdo con este consejo, y después de una estancia de treinta días en total, ocho de los cuales se gastaron en Calcídica, se retiró a casa lo más rápido que pudo; y Pérdicas dio después su hermana Estratónice a Seutes como había prometido. Tal fue la historia de la expedición de Sitalces.

102 En el curso de este invierno, después de la dispersión de la flota del Peloponeso, los atenienses en Naupactus, bajo Formión, costeado a Astacus y desembarcaron, y marcharon hacia el interior de Acarnania con cuatrocientos ateniense infantería pesada y cuatrocientos mesenios. Después de expulsar a algunas personas sospechosas de Stratus, coronta, y otros lugares, y la restauración de Cynes, hijo de Theolytus, a coronta, regresaron a sus naves, decidiendo que era imposible en la temporada de invierno para marchar contra Oeniadae, un lugar que, a diferencia el resto de Acarnania, había sido siempre hostil a ellos; para el río Aqueloo que fluye desde el Monte Pindo través Dolopia y el país de los Agraeans y anfiloquios y la llanura de Acarnania, más allá de la ciudad de Stratus en la parte superior de su curso, forma lagos donde cae en el mar ronda Oeniadae, y por lo tanto hace impracticable para un ejército en invierno a causa del agua. Frente a Oeniadae mentira más de las islas llamadas Echinades, tan cerca de las bocas del Aqueloo que esa corriente poderosa está formando constantemente depósitos en contra de ellos, y ya se ha unido a algunas de las islas al continente, y parece probable que en poco tiempo, mientras que hacer lo mismo con el resto. Para la corriente es fuerte, profunda y turbia, y las islas son tan gruesas juntos que sirven para encarcelar al depósito aluvial y evitar su dispersión, la mentira, como lo hacen, no en una línea, pero de manera irregular, por lo que no queden paso directo para el agua en el mar abierto. Las islas en cuestión están deshabitadas y de no gran tamaño. También hay una historia que Alcmeón, hijo de Amphiraus, durante sus andanzas tras el asesinato de su madre hicieron una oferta por Apolo a habitar este lugar, a través de un oráculo, que dio a entender que él no tendría ninguna liberación de sus terrores hasta que él debe encontrar un país morar en la que no se había visto por el sol, o existe como la tierra en el momento en que él mató a su madre; todo lo demás que le suelo contaminado. Perplejo ante esto, la historia continúa diciendo, observó al fin este depósito del Aqueloo, y consideró que un lugar suficiente para apoyar la vida sobre, se podría haber vomitado durante el largo intervalo que había transcurrido desde la muerte de su madre y el inicio de sus andanzas. Instalarse, por lo tanto, en el distrito ronda Oeniadae, fundó un dominio, y abandonó el país debe su nombre a su hijo acarnán. Tal es la historia que hemos recibido sobre Alcmeón.

103 Los atenienses y Formión poniendo de vuelta de Acarnania y llegar a Naupactus, navegaron a casa a Atenas en la primavera, llevándose con ellos las naves que habían capturado, y como de los prisioneros hechos en la década de acciones como eran hombres libres; que se intercambiaron, hombre por hombre. Y así terminó este invierno, y el tercer año de esta guerra, de los cuales Tucídides fue el historiador.

 

 






 

Biblioteca de Anarkasis