PSEUDO LUCIANO

ASUNTOS DEL CORAZÓN


"... Es obvio desde el estilo de este diálogo que el autor no es Luciano sino un imitador ... Cuando se escribió es incierto ..." (AM Harmon)


 



Licinio

1. Teomnesto, amigo mío, desde el amanecer tu charla deportiva sobre el amor ha llenado mis oídos que estaban cansados ​​de la atención incesante a temas serios. Como estaba reseca de sed de este tipo, su deliciosa corriente de alegres historias fue muy bienvenida a mí. Porque el espíritu humano es demasiado débil para soportar persecuciones serias todo el tiempo, y labores ambiciosas anhelan ganar algún pequeño respiro de los cuidados fastidiosos y tener libertad para las alegrías de la vida. Esta mañana me he alegrado mucho por la dulzura seductora de tus historias, de modo que casi pensé que yo era Arístides encantado por aquellos cuentos milesios, y juro por aquellos amores tuyos que han encontrado un objetivo tan amplio que En verdad siento que hayas llegado al final de tus historias. Si piensas que esto no es más que una ociosa charla de mi parte, te ruego en el nombre de Afrodita misma, si has omitido la mención de alguno de tus amores con un muchacho o incluso con una chica, hazlo con la ayuda de memoria. Además estamos celebrando un festival hoy y sacrificando a Heracles. Sabes lo bastante bien, estoy seguro, de lo impetuoso que era ese dios en el amor, y creo que estará encantado de recibir tus historias a modo de ofrenda.

El demonio

2. Lo encontrarías más rápido, mi querido Licinio, para contarme las olas del mar o los copos de una tormenta de nieve que contar mis amores. Pues yo, por mi parte, pienso que su aljaba ha quedado completamente vacía y, si optan por volar en busca de una víctima más, sus brazos derechos sin armas se rirán a desprecio. Porque, casi desde el momento en que dejé de ser un muchacho y fue considerado un joven, he sido seducido por una pasión tras otra. Un Amor ha sucedido a otro, y casi antes de que yo haya terminado antes, más tarde los Amores comienzan. Son verdaderos cabezas (de la hidra de) lernas que aparecen en mayor multiplicidad que en la hidra regeneradora, y ningún Yolao puede ayudar contra ellos. Porque una llama no es extinguida por otra. Allí mora en mis ojos tan ágil un tábano que se abalanza en cualquier belleza y como su presa y nunca es saciado bastante para parar. Y siempre me pregunto por qué Afrodita me lleva este rencor. Porque yo no soy hijo del Sol, ni estoy hinchado con la insolencia de las mujeres Lemnianas o el desprecio grosero de Hippolytus que yo habría provocado esta ira incesante por parte de la diosa.

Licinio

3. Detenga esta actuación de juego afectada y desagradable, Teomnesto. ¿Estás realmente molesto de que Fortune te haya asignado la vida que tienes? ¿Cree usted que es una dificultad que se asocia con las mujeres en su más bella y los niños en la flor de su belleza? Pero tal vez usted realmente necesita tomar purgas para una dolencia tan desagradable. Pues sufres de manera chocante, debo decir. ¿Por qué no obtendrás toda esta tontería de tu sistema y te crees afortunado de que dios no te haya dado por su lote la ganadería miserable o los vagabundeos de un mercader o la vida de un soldado bajo las armas? Pero sus intereses están en las lujuriosas escuelas de lucha libre, en ropa resplandeciente que arroja lujo hasta los pies y al ver que su cabello está vestido de moda. El mismo tormento de tus anhelos amorosos te deleita y encuentras dulzura en el diente de la pasión. Porque cuando has tentado tu esperanza, y cuando has ganado tu traje, tomas tu placer, pero disfruta tanto de las alegrías futuras como del presente. Por lo menos ahora, al pasar por la moda de Hesiodic el largo catálogo de tus amores desde el principio, las alegres miradas de tus ojos se hicieron líquidas y, dando a tu voz una dulzura delicada para que igualara la de la hija De Lycambes, usted hizo inmediatamente claro de su propia manera que usted estaba en amor no sólo con sus amores pero también con su memoria. Ven, si hay algún trozo de tu viaje en los mares de amor que has omitido, revela todo y haz tu sacrificio a Heracles completo y perfecto.

El demonio

4. Heracles es un devorador de bueyes, mi querido Licinio, y tiene muy poco placer, dicen, en los sacrificios que no tienen humo salado. Pero estamos honrando su fiesta anual con el discurso. En consecuencia, como mis relatos han continuado desde el amanecer y han durado demasiado tiempo, dejen que su Musa, alejándose de su habitual seriedad, pase el día en alegría junto con el dios, y, como puedo ver, no se inclinan a ningún tipo de pasión, , Le suplico, un juez imparcial. Decida si usted considera a los superiores que aman a los niños o los que se deleitan en las jóvenes. Porque yo, que he sido golpeado por ambas pasiones, cuelgo como un equilibrio exacto con ambas escalas en equilibrio. Pero ustedes, no siendo afectados por ninguno de ellos, elegirán el mejor de los dos usando el juicio imparcial de su razón. Con toda tranquilidad, mi querido amigo, eche ahora el voto que le fue confiado en su calidad de juez de mis amores.

Licinio

5. Mi querido Teomnestus, ¿te imaginas que mis relatos son una cuestión de deporte y risa? No, prometen algo serio también. De todos modos he emprendido esta tarea en el momento oportuno, porque he sabido que está lejos de ser una cuestión de risa desde que escuché a dos hombres discutiendo acaloradamente entre sí acerca de estos dos tipos de amor, y yo Todavía tengo el recuerdo de que sonaba en mis oídos. Ellos eran opuestos, no sólo en sus argumentos sino en sus pasiones, a diferencia de ustedes que, gracias a su espíritu tranquilo, se quedan sin dormir y ganan el doble salario: "Uno como ganadero de ganado, otro como tierno de rebaños blancos". Por el contrario, uno se deleitaba excesivamente con los chicos y pensaba que el amor de las mujeres era un abismo de fatalidad, mientras que el otro, virgen de todo amor a los hombres, era muy susceptible a las mujeres. Así que presidí un concurso entre estas dos pasiones de guerra y encontré la ocasión bastante indescriptiblemente agradable. La huella de sus palabras sigue grabada en mis oídos casi como si hubieran sido pronunciadas hace un momento. Por lo tanto, dejando de lado todos los pretextos para ser excusado esta tarea, voy a detallar a usted exactamente lo que escuché a los dos de ellos dicen.

El demonio

Bueno, me levantaré de aquí y me sentaré frente a ti, "esperando el momento en que el hijo de Éaco termine con su canto". Pero debes desplegar para nosotros en el canto las viejas y gloriosas mentiras del concurso de amores.

Licinio

6. Tenía en mente el ir a Italia y una nave rápida se había preparado para mí. Era uno de los buques con doble bancada que parecen ser especialmente utilizados por los Liburnianos, una raza que vive a lo largo del Golfo Jónico. Después de haber prestado lo mejor que pude a los dioses locales e invocado a Zeus, Dios de los extraños, para ayudar propiamente en mi expedición a las partes extranjeras, salí de la ciudad y bajé al mar con un par de mulas. Entonces me despedí de los que me acompañaban, pues fui seguido por una multitud de eruditos decididos que seguían hablando conmigo y se separaron conmigo a regañadientes. Bueno, subí al caca y me senté cerca del timonel. Pronto fuimos transportados de la tierra por la oleada de nuestros remos y, puesto que teníamos brisas muy favorables a popa, levantamos el mástil de la bodega y corríamos el patio hasta el mástil. Luego dejamos caer toda nuestra lona sobre las sábanas y, cuando nuestra vela se llenó suavemente, fuimos silbando tan fuerte como parece una flecha, y volamos a través de las olas que rugían alrededor de nuestra proa mientras cortaban a través de ellas.

7. Pero no es el momento de describir en detalle los acontecimientos graves o ligeros del viaje costero intermedio. Pero cuando pasamos por la costa de Cilicia y nos hallamos en el golfo de Pamphylia, después de pasar con dificultad las Islas golondrinas, esos límites de la antigua Grecia, afortunados, visitamos cada una de las ciudades de Lycian, donde encontramos nuestro principal placer Los relatos contados, pues ningún vestigio de prosperidad es visible en ellos a los ojos. Con el tiempo hicimos Rodas, la isla del Dios-Sol, y decidimos tomar un breve descanso de nuestro viaje ininterrumpido.

8. En consecuencia nuestros remeros arrastraron el barco a tierra y acamparon sus tiendas cerca. Me habían proporcionado alojamiento frente al templo de Dioniso, y, mientras caminaba sin prisa, me llenaba de un placer extraordinario. Porque en realidad es la ciudad de Helio con una belleza de acuerdo con ese dios. Mientras paseaba por los pórticos del templo de Dioniso, examiné cada pintura, no sólo para deleitarme, sino también para renovar mi conocimiento de las historias de los héroes. Pues inmediatamente dos o tres compañeros se acercaron a mí, ofreciéndome por una pequeña cuota para explicar cada historia para mí, aunque la mayor parte de lo que dijeron ya lo había adivinado.

9. Cuando ya me había llenado de turismo y tenía la intención de ir a mi alojamiento, me encontré con la más deliciosa de todas las bendiciones en una tierra extraña, viejos conocidos de larga data, que creo que usted también se conoce a ti mismo, para usted Charicles un joven de Corinto que no sólo es guapo, sino que muestra alguna evidencia de un hábil uso de los cosméticos, porque imagino que quiere atraer a las mujeres, y con él Callicratidas, el ateniense, Un hombre de maneras directas. Para él era preeminente entre las figuras principales en el discurso público y en este oratorio forense del nuestro. También era un devoto de la preparación física, aunque en mi opinión sólo le gustaban las escuelas de lucha libre debido a su amor por los niños. Porque él era entusiástico solamente para eso, mientras que su odio para las mujeres lo hizo maldecir a menudo Prometeo. Bueno, ambos me vieron desde lejos y se apresuraron a verme feliz y encantado. Entonces, como sucede a menudo, cada uno de ellos me abrazó por la mano y me rogó que visitara su casa. Yo, viendo que estaban llevando demasiado lejos su rivalidad, dije: "Hoy, Callicratidas y Charicles, es lo correcto para ustedes dos ser mis invitados, para que no puedan ventilar su rivalidad en mayor llama. A seguir - porque he decidido quedarme aquí por tres o cuatro días - volverás mi hospitalidad entreteniéndome cada uno a su vez, sorteando para decidir cuál de ustedes comenzará.

10. Esto fue acordado, y para ese día presidí como anfitrión, mientras que al día siguiente Callicratidas lo hizo, y después de él Charicles. Ahora, incluso cuando me estaban entreteniendo, pude ver pruebas concretas de las inclinaciones de cada uno. Porque mi amigo ateniense estaba bien provisto de guapos esclavos y de todos sus siervos. Bastante bien sin barba. Permanecieron con él hasta que aparecieron por primera vez los rostros, pero, una vez que algún crecimiento proyectaba una sombra en sus mejillas, serían enviados a ser mayordomos y supervisores de sus propiedades en Atenas. Charicles, sin embargo, había asistido a una gran banda de bailarinas y chicas cantoras y toda su casa estaba llena de mujeres como si fuera la Thesmophoria, sin el menor rastro de presencia masculina excepto que aquí y allá se podía ver a un niño Muchacho o un viejo cocinero superannuated cuya edad podría dar incluso los celosos ninguna causa para la sospecha. Bien, estas cosas eran, como ya he dicho, suficientes indicios de las disposiciones de ambos. A menudo, sin embargo, estallaron escaramuzas cortas entre ellos sin que se resolviera el punto en cuestión. Pero cuando llegó el momento de ponerme a la mar, a su antojo, los llevé conmigo para compartir mi viaje, porque a mí me gustaba ir a Italia.

11. Ahora que decidimos fondear en Cnido para ver el templo de Afrodita, que es famoso por poseer el ejemplo más bello de la destreza de Praxiteles, nos acercamos suavemente a la tierra con la diosa misma, creo, escoltando nuestro barco Con tranquilas aguas tranquilas. Los otros se ocuparon de los preparativos habituales, pero tomé a las dos autoridades en el amor, una a cada lado de mí, y fue alrededor de Cnido, no encontrando poca diversión en los productos indecorosos de los alfareros, porque recordé que estaba en la ciudad de Afrodita . Primero fuimos por los pórticos de Sostratus y por todas partes que pudieron darnos placer y después caminamos al templo de Afrodita. Charricles y yo lo hicimos con mucha ansiedad, pero Callicratidas se mostró reacio a ver algo femenino, y habría preferido, supongo, haber tenido Eros de Thespiae en lugar de Afrodita de Cnido.

12. Y de inmediato, al parecer, allí sopló sobre nosotros desde el recinto sagrado sí brisas cargadas de amor. Pues la corte descubierta no estaba pavimentada en su mayor parte con suaves placas de piedra para formar una zona improductiva, pero, como era de esperar en el templo de Afrodita, era todo prolífico con frutas de jardín. Estos árboles, exuberantes por todas partes con hojas verdes frescas, cubiertos en el aire alrededor de ellos. Pero más que todos los demás floreció el mirto cargado de bayas que crecía exuberantemente junto a su amante y todos los otros árboles que están dotados de belleza. Aunque eran viejos en años no se marchitaron ni se descoloraron pero, todavía en su prima joven, se hincharon con los aerosoles frescos. Entremezclados con éstos eran los árboles que eran improductivos a excepción de tener belleza para sus cipreses de la fruta y los planos que se elevaron a los cielos y con ellos Daphne, que desertó de Afrodite y huyó de esa diosa hace mucho tiempo. Pero alrededor de cada árbol se arrastraba y retorcía la hiedra, devoto del amor. Vides ricas estaban colgadas con sus gruesos racimos de uvas. Porque Afrodita es más agradable cuando está acompañada por Dioniso y los dones de cada uno son más dulces si se mezclan, pero, si se separan el uno del otro, ofrecen menos placer. Debajo de los árboles particularmente sombríos había felices sofás para aquellos que deseaban aliarse allí. Éstos eran ocasionalmente visitados por un poco de gente de la cría, pero toda la muchedumbre de la ciudad reunió allí en días de fiesta y pagó verdadero homenaje a Afrodita.

13. Cuando las plantas nos dieron placer suficiente, entramos en el templo. En medio de ella se sienta la diosa - ella es una estatua más hermosa del mármol de Parian - arrogantemente sonriendo un poco como una sonrisa reúne sus labios. Cubierta de ninguna prenda, toda su belleza es descubierta y revelada, excepto en la medida en que discretamente usa una mano para esconder sus partes íntimas. Tan grande era el poder del arte del artesano que el mármol duro e inflexible hacía justicia a cada miembro. Charicles, al menos, levantó un grito loco y distraído y exclamó: -¡El más feliz de los dioses era Ares, que sufrió las cadenas por causa de ella! Y, mientras hablaba, corrió y, extendiendo el cuello hasta donde pudo, comenzó a besar a la diosa con labios importunos. Callicratidas permaneció en silencio con asombro en su corazón.

El templo tenía una puerta en ambos lados para el beneficio de aquellos también que desean tener una buena vista de la diosa por detrás, de modo que ninguna parte de ella se quede sin admiración. Por lo tanto, es fácil para la gente a entrar por la otra puerta y examinar la belleza de su espalda.

14. Y así decidimos ver a toda la diosa y nos fuimos a la parte de atrás del recinto. Entonces, cuando la puerta había sido abierta por la mujer responsable de mantener las llaves, nos llenamos de una maravilla inmediata por la belleza que vimos. El ateniense que había sido tan impasible un observador un minuto antes, al inspeccionar aquellas partes de la diosa que recomendaban a un niño, de repente levantó un grito mucho más frenético que el de Charicles. -¡Heracles! -exclamó-, ¡qué espalda bien proporcionada !, ¡qué flancos generosos tiene !, ¡qué satisfecho es un brazo a abrazar !, ¿cómo moldeó delicadamente la carne en las nalgas, ni demasiado delgada y cercana al hueso, ni revelando demasiada extensión de Grasa ... Y en cuanto a las partes preciosas selladas a ambos lados por las caderas, ¡cuán inexplicablemente dulces sonríen! ¡Cuán perfectas son las proporciones de los muslos y las espinillas que se extienden en línea recta hasta los pies! Como cuando derrama el néctar en el cielo para Zeus y hace que el sabor sea más dulce, porque nunca habría tomado la copa de Hebe si me sirvió. Mientras Callicratidas gritaba esto bajo el hechizo de la diosa, Charicles en el exceso de su admiración estaba casi petrificado, aunque sus emociones se reflejaban en las lágrimas derretidas que salían de sus ojos.

15. Cuando no pudimos admirar más, notamos una marca en un muslo como una mancha en un vestido; La antipatía de esto fue mostrada por el brillo del mármol en todas partes. Por lo tanto, arriesgando una suposición plausible sobre la verdad del asunto, supuse que lo que vimos era un defecto natural en el mármol. Pues incluso tales cosas como éstas están sujetas al accidente y muchas obras maestras potenciales de la belleza son frustradas por mala suerte. Y así, pensando que la marca negra era una mancha natural, encontré en esto también motivo para admirar a Praxiteles por haber escondido lo que era feo en el mármol en las partes menos capaces de ser examinadas de cerca. Pero la mujer que estaba cerca de nosotros nos contó una historia extraña e increíble. Pues ella dijo que un joven de una familia no poco distinguida -a pesar de que su hecho le había dejado sin nombre- que a menudo visitaba el recinto, era tan malo como para enamorarse de la diosa. Pasaba todo el día en el templo y al principio daba la impresión de un piadoso temor. Porque por la mañana saldría de su cama mucho antes del amanecer para ir al templo y regresar a su casa después de la puesta del sol. Durante todo el día estaría sentado frente a la diosa con los ojos fijos ininterrumpidamente sobre ella, susurrando indistintamente y llevando consigo las quejas de un amante en una conversación secreta.

16. Pero cuando quiso darse un poco de consuelo de su sufrimiento, después de dirigirse primero a la diosa, contaría sobre la mesa cuatro nudillos de una gacela libia y tomaría una apuesta por sus expectativas. Si hizo un lanzamiento exitoso y particularmente si alguna vez fue bendecido con el lanzamiento que lleva el nombre de la diosa misma, y ​​ningún dado mostraba la misma cara, se postraría ante la diosa, pensando que iba a ganar su deseo. Pero si, como suele suceder, se lanzó indiferentemente a su mesa, y los dados revelaron un resultado poco propicio, maldecía a todos los Cnidos y mostraba un abatimiento total como si fuera un desastre irremediable; Pero un minuto más tarde arrebataría los dados y trataría de curar con otro tiro su anterior falta de éxito. Pero ahora, a medida que su pasión se inflamaba, todas las paredes llegaban a ser inscritas con sus mensajes y la corteza de cada árbol tierno decía de la hermosa Afrodita. Praxiteles fue honrado por él tanto como Zeus y cada hermoso tesoro que su casa guardada se ofreció a la diosa. Al final, la tensión violenta de sus deseos se convirtió en desesperación y encontró en la audacia un procurador de sus lujurias. Porque cuando el sol se hundía en su lugar, silenciosamente y desapercibido para los presentes, se metió por detrás de la puerta y, permaneciendo invisible en la parte más recóndita de la cámara, se quedó quieto, apenas respirando. Cuando los asistentes cerraron la puerta desde el exterior de la manera normal, este nuevo Anchises estaba encerrado. Pero, ¿por qué hablo y le cuento en cada detalle la imprudente acción de esa noche innombrable? Estas marcas de sus abrazos amorosos se vieron después de que llegara el día y la diosa tenía ese defecto para probar lo que había sufrido. Se dice, según la historia popular, que el joven interesado se ha arrojado sobre un acantilado o ha caído en las olas del mar y ha desaparecido por completo.

17. Mientras la mujer del templo relataba esto, Charicles interrumpió su relato con un grito y dijo: "Las mujeres, por lo tanto, inspiran el amor aunque sea de piedra, pero ¿qué habría pasado si hubiéramos visto una belleza tan viva y respirando? Una sola noche se ha valorado tan altamente como el cetro de Zeus? "

Pero Callicratidas sonrió y dijo: -No sabemos todavía, Charicles, si no vamos a oír muchas historias de este tipo cuando lleguemos a Thespiae. Incluso ahora en esto tenemos una prueba clara de la verdad sobre el Afrodita que Usted tiene en tal estima. "

Cuando Charicles me preguntó cómo era esto, pensé que Callicratidas hizo una respuesta muy convincente. Pues decía que, aunque el joven amansado se había aprovechado de la oportunidad de disfrutar de una noche ininterrumpida y de una completa libertad para llenar su pasión, sin embargo hizo amor al mármol como a un muchacho, porque, estoy seguro, No quería verse confrontado con las partes femeninas. Esto provocó una gran discusión de gruñidos, hasta que terminé con la confusión y el alboroto diciendo: "Amigos, debéis seguir la ordenada investigación, como es el hábito propio de la gente educada. Debes por lo tanto acabar con esta disputa desordenada e inconclusa Y cada uno a su vez se esfuerzan por defender su propia opinión, porque aún no es el momento de salir para la nave, y debemos emplear ese tiempo libre para el disfrute y también para asuntos tan serios que puedan combinar el placer y el beneficio. El templo, ya que un gran número de piadosos están entrando, y nos volvemos a uno de los lugares de fiesta, para que podamos tener paz y tranquilidad para oír y decir lo que deseamos Pero recuerde que el que es vencido Nunca volveremos a molestar nuestros oídos en temas similares ".

18. Esta sugerencia mía les gustó y después de haber acordado que salimos del templo. Estaba disfrutando de mí mismo, sintiéndome cargado de preocupaciones, pero estaban rodando poderosas cogitaciones arriba y abajo en sus pensamientos, como si estuvieran a punto de competir por el lugar principal en las procesiones en Plataea. Cuando habíamos llegado a un lugar densamente sombreado que proporcionaba alivio para el calor del verano, le dije: "Este es un lugar agradable, porque las cigarras gorjean melodiosamente por encima". Entonces me senté entre ellos de una manera justamente judicial, llevando sobre mis cejas toda la gravedad de la propia Heliaea. Cuando yo les había sugerido que debía sortear quién debía hablar primero, y Charicles había sacado este privilegio, le dije que comenzara el debate de inmediato.

19. Se frota ligeramente la frente con la mano y después de una breve pausa comienza de la siguiente manera: "A ti, Afrodita, mi reina, pido mis oraciones para que me ayuden en mi defensa de tu causa. Pero los discursos sobre el amor tienen particular necesidad de ti, porque tú eres su única verdadera madre, ven, tú, que eres la más femenina de todas, defiende la causa De las mujeres y de vuestra gracia permiten que los hombres permanezcan varones, tal como nacieron para ser, por lo tanto, al comienzo mismo de mi discurso llamo como testigo a respaldar mi súplica a la primera madre ya la primera raíz de toda criatura, De todas las cosas, quiero decir, que al principio establecieron la tierra, el aire, el fuego y el agua, los elementos del universo y, mezclándolos entre sí, dieron vida a todo lo que tiene aliento. Sabiendo que somos algo creado a partir de Y que el tiempo de vida asignado a cada uno de nosotros por el destino es corto, ella pensó que la muerte de una cosa debe ser el nacimiento de otra y repartió recién nacimientos para compensar lo que muere, de modo que al reemplazarnos unos a otros vivir para siempre. Pero, puesto que era imposible que cualquier cosa naciera de solamente una sola fuente, ella ideó en cada especie dos tipos. Porque permitía a los machos su privilegio peculiar de eyacular el semen y hacía que las hembras fueran un recipiente como si se tratara de la recepción de la semilla, e imbuir a ambos sexos con un deseo común, los vinculó entre sí, ordenando como una ley sagrada De necesidad que cada uno de ellos debe conservar su propia naturaleza y que ni la hembra debe crecer innaturalmente masculina ni el macho ser inconvenientemente suave. Por esta razón, la relación de los hombres con las mujeres ha preservado hasta el día de hoy la vida de los hombres por una sucesión eterna, y nadie puede jactarse de ser hijo de un hombre; No, la gente paga homenaje igual a su madre ya su padre, y todos los honores son conservados igualmente por estos dos nombres venerados.

20. En el principio, pues, puesto que la vida humana estaba llena todavía de pensamiento heroico y honraba las virtudes que mantenían a los hombres cerca de dioses, obedecía a las leyes hechas por la naturaleza y los hombres, vinculándose a las mujeres según los límites propios impuestos por la edad , Se convirtieron en padres de niños esterlinos. Pero poco a poco los años pasados ​​degeneraron de tal nobleza a las más bajas profundidades del hedonismo y recortaron caminos extraños y extraordinarios al disfrute. Entonces el lujo, atrevido a todos, transgredió las leyes de la naturaleza misma. ¿Y quién fue el primero en mirar al macho como si fuera una hembra después de usar la violencia como un tirano o una persuasión descarada? El mismo sexo entró en la misma cama. Aunque se vieron abrazados, no se avergonzaban ni de lo que hicieron, ni de lo que les habían hecho, y sembrando sus semillas, para citar el proverbio, sobre rocas estériles, compraban un poco de placer a costa de una gran desgracia .

21. El atrevimiento de algunos hombres ha avanzado hasta ahora en la violencia tiránica, incluso para provocar un sacrilegio sobre la naturaleza con el cuchillo. Al privar a los hombres de su masculinidad han encontrado rangos de placer más amplios. Pero aquellos que se vuelven desgraciados y desafortunados para ser varones por más tiempo ya no son varones, siendo un enigma desconcertante de género dual, ni guardados para las funciones a las que han nacido, ni aún teniendo la cosa en la que han sido cambiados . La floración que ha permanecido con ellos en su juventud hace que se desvanecen prematuramente en la vejez. Porque en el mismo momento se los cuenta como muchachos y se han vuelto viejos sin ningún intervalo de virilidad. Así, la falta de auto-indulgencia, maestro de toda maldad, inventando un desvergonzado placer tras otro, se ha hundido hasta llegar a esa infección que ni siquiera se puede mencionar con decencia, para no dejar sin explorar ningún área de lujuria.

22. Si cada uno respetaba las ordenanzas que nos prescribía la Providencia, debíamos estar satisfechos con las relaciones sexuales con las mujeres y la vida no sería corrompida por nada vergonzoso. Ciertamente, entre los animales incapaces de degradar nada a través de la depravación de la disposición, las leyes de la naturaleza se conservan sin mácula. Los leones no tienen pasión por los leones, pero el amor a su debido tiempo evoca en ellos el deseo de las hembras de su clase. El toro, monarca del rebaño, monta las vacas, y el carnero llena el rebaño entero con la semilla del varón. Además, ¿los jabalíes no buscan mentir con las cerdas? Los lobos no se aparean. Con los lobos? Y, hablando en términos generales, ni los pájaros cuyas alas zumban en lo alto, ni las criaturas cuyo lote es húmedo debajo del agua, ni criaturas en la tierra se esfuerzan por mantener relaciones sexuales con otros hombres, pero las decisiones de la Providencia permanecen inalteradas. Pero vosotros que sois mal alabados por la sabiduría, bestias verdaderamente despreciables, vosotros, humanos, ¿por qué extraña infección habéis sido llevados a la anarquía e incitados a indignarse unos a otros? ¿Con qué insensibilidad ciega has engullido tus almas que has perdido la marca en ambas direcciones, evitando lo que debes perseguir y persiguiendo lo que debes evitar? Si todos y cada uno de los hombres decidieran emular tal conducta, la raza humana llegará a un fin completo.

23. Pero en este punto los discípulos de Sócrates pueden resucitar ese argumento maravilloso por el cual los oídos de los muchachos todavía incapaces de la lógica perfecta son engañados, aunque aquellos cuyas mentes ya han alcanzado sus plenos poderes no se desviarían por ellos. Porque afectan al amor por el alma y, avergonzados de pagar corte a la belleza corporal, se llaman a sí mismos amantes de la virtud. Esto a menudo me tienta a cackle con la risa. ¿Qué te pasa, filósofos graves, que desprecias con desprecio lo que desde hace mucho tiempo demuestra su calidad, y tiene testigos de su virtud en su devenir gris y de su vejez, mientras que todo tu sabio amor es cautivado por la Aunque sus razonamientos todavía no pueden decidir a qué rumbo se dirigirán? ¿O hay una ley que toda fealdad debe ser considerada culpable de maldad, pero que el guapo debe ser automáticamente alabado como bueno? Pero ciertamente, citando a Homero, el gran profeta de la verdad,

Aunque un hombre es peor en apariencia,
Su marco Dios corona con el habla, y los hombres se regocijan
Para mirarlo. Unerring él habla
Con una modestia encantadora,
En medio de los hombres reunidos; Cuando por la ciudad
Él camina, los hombres lo miran como 'twere un dios.'
Y otra vez el poeta ha hablado con estas palabras:
-Así no tenías ingenio para agregarle a las miradas.

De hecho, el sabio Odiseo es elogiado más que el apuesto Nireo.

24. ¿Cómo es entonces que a través de vosotros no hay amor por la sabiduría o por la justicia y las otras virtudes que tienen en su puesto asignado la compañía de los hombres llenos, mientras que la belleza en los niños excita los más ardientes fuegos de pasión en vosotros? Sin duda, Platón, uno debió haber amado a Fedro por causa de Lisias, a quien traicionó. ¿O habría sido correcto amar la virtud de Alcibíades porque mutilaría las estatuas de los dioses y sus gritos borrachos parodiarían los ritos de iniciación de Eleusis? ¿Quién admite haber estado enamorado de la traición de Atenas, de la fortificación de Decelea contra ella y de una vida que se fijó en la tiranía? Pero, como dice Platón, como Dios dice, mientras su barba aún no había crecido completamente, era amado por todos. Pero, después de haber pasado de la infancia a la masculinidad, durante los años en que su intelecto hasta ahora inmaduro tenía ahora todos sus poderes de la razón, era odiado por todos. ¿Que sigue? Que son los amantes de la juventud más que de la sabiduría los que dan nombres honorables a las pasiones deshonrosas y llaman la belleza física belleza del alma. Pero para que no se me ocurra mencionar a hombres famosos sólo para desahogar mi odio, déjame no decir más sobre este tema.

25. Para salir de este plano muy grave y descender un poco a su nivel de placer, Callicratidas, voy a demostrar que los servicios prestados por una mujer son muy superiores a los de un niño. En primer lugar, considero que todo tipo de goce da mayor deleite si es de mayor duración. Porque el placer rápido se desvía y desaparece antes de que podamos reconocerlo, pero las delicias se intensifican al prolongarse. Cómo desearía que el destino mezquino nos hubiera asignado largos términos de vida y consistía enteramente en una buena salud ininterrumpida, sin dolor en nuestras mentes. Para entonces debemos pasar todos nuestros días en banquete y vacaciones. Pero, puesto que la envidiosa fortuna nos ha cobrado estos mayores beneficios, entre los que tenemos los más dulces son los que duran. Así, desde la doncella hasta la edad madura, antes de que las últimas arrugas de la vejez finalmente se extendieran por su rostro, una mujer es una brazada agradable para que un hombre abrace, y aunque la belleza de su primo ha pasado,

Con lengua más sabia
La experiencia habla más que los jóvenes.

26. Pero el mismo hombre que debe hacer intentos contra un muchacho de veinte años me parece antinaturalmente lujurioso y perseguir un amor equívoco. Pues entonces los miembros, grandes y varoniles, son duros, las barbillas que alguna vez fueron suaves son ásperas y cubiertas de cerdas, y los muslos bien desarrollados están como manchados de pelos. Y en cuanto a las partes menos visibles que estas, les dejo el conocimiento de ustedes que los han probado! Pero siempre su piel atractiva da brillo a cada parte de una mujer y sus exuberantes rizos de cabello, colgando de su cabeza, florecen con una belleza oscura que rivaliza con los jacintos, algunos de ellos fluyendo sobre su espalda para adornar sus hombros, y Otros sobre sus orejas y templos curlier de lejos que el apio en el prado. Pero el resto de su persona no tiene un pelo que crece en él y brilla más pellucidly que ámbar, para citar el proverbio, o cristal de Sidonian.

27. Pero, ¿por qué no perseguimos esos placeres que son mutuos y traemos igual placer a los pasivos ya los socios activos? Por lo general, a diferencia de los animales irracionales, no encontramos existencias solitarias aceptables, sino que estamos unidos por un compañerismo sociable y consideramos las bendiciones más dulces y las dificultades más ligeras cuando se comparten. Por lo tanto se instituyó la mesa que se comparte, y poniéndonos ante la mesa mediadora de la amistad, nos damos a nuestros vientres el goce que se les debe, no bebiendo vino tailandés, por ejemplo, por nosotros mismos, o llenándonos con Platos caros por nuestra cuenta, pero cada hombre piensa lo agradable que disfruta junto con otro, y al compartir nuestros placeres encontramos mayor disfrute. Ahora las relaciones sexuales de los hombres con las mujeres implican dar como disfrute a cambio. Para los dos sexos, parte de placer sólo si han tenido el mismo efecto el uno en el otro - a menos que deberíamos más bien prestar atención al veredicto de Tiresias que el disfrute de la mujer es dos veces mayor que el del hombre. Y creo que es honorable que los hombres no deseen un placer egoísta ni busquen obtener algún beneficio privado al recibir de cualquiera la suma total de disfrute, sino compartir lo que obtienen y recompensar con semejantes. Pero nadie podría estar tan loco como para decir esto en el caso de los niños. No, el amante activo, según su punto de vista, parte después de haber obtenido un placer exquisito, pero el que está indignado sufre dolor y lágrimas al principio, aunque el dolor se relaja un poco con el tiempo y, según los hombres, Más molestias, pero de placer no tiene nada. Y, si puedo hacer un punto bastante extravagante, pero uno que debería hacer como estamos en el recinto de Afrodita, una mujer, Callicratidas, se puede utilizar como un niño, de modo que uno puede disfrutar disfrutando de abrir dos caminos Al placer, pero un varón no tiene manera de otorgar el placer que una mujer da.

28. Por lo tanto, si incluso los hombres como tú, Callicratidas, pueden encontrar satisfacción en las mujeres, que los machos nos cercen unos de otros;pero, si los hombres encuentran las relaciones sexuales con varones aceptables, aquí en adelante las mujeres también aman el uno al otro. Vamos, época del futuro, legislador de los placeres extraños, idear caminos frescos para los deseos masculinos, pero conceder el mismo privilegio a las mujeres, y dejar que ellos tienen relaciones sexuales entre sí al igual que los hombres. Deja que la correa a sí mismos instrumentos astutamente artificiales de la lujuria, esos misteriosos monstruos carentes de la semilla, y dejar que la mujer se acuesta con la mujer como lo hace un hombre. Deje tribadism desenfrenada - esa palabra rara vez oído, lo que me da vergüenza incluso a pronunciar - libremente desfile en sí, y dejar que las cámaras de nuestras mujeres emulan Filenis, deshonrando a sí mismos con los amoríos sáficas. Y cuánto mejor que una mujer debe invadir las provincias de disoluciones de sexo masculino que la nobleza del sexo masculino debe convertirse afeminado y jugar el papel de una mujer!

29. En medio de este intenso y apasionado discurso Caricles se detuvo con un brillo feroz salvaje en sus ojos. Me parecía que él también fue con respecto a su discurso como una ceremonia de purificación contra el amor de los muchachos. Pero yo, riendo en voz baja y girando los ojos suavemente hacia el ateniense, dijo: "Fue para decidir una pieza deportiva de diversión, Calicrátidas, que esperaba para que actuase como árbitro, pero de alguna manera u otra, gracias a la vehemencia Caricles 'he sido traído para hacer frente a una tarea más grave. Porque él ha demostrado un extraordinario grado de pasión casi como si estuviera en el Areópago impugnar un caso de asesinato o incendio intencional o incluso envenenar. Por lo tanto, el momento presente, en su caso vez lo hizo, exige que se debe recordar una de las intervenciones realizadas a las personas en el Pnyx y en éste habla de la suya debe expender todos los recursos de Atenas, Pericles de persuasión y de las lenguas de los diez oradores que fueron movilizados contra los macedonios ".

30. Después de esperar un momento, Callicratidas, que a juzgar por su expresión, me pareció más lleno de lucha, comenzó a hablar a su vez y dijo: "Si la asamblea y los tribunales estuvieran abiertos a las mujeres y Pudieran participar en la política, habrían sido elegidos su general o su campeón y los hubieran honrado, Charicles, con estatuas de bronce en los mercados, pues ni siquiera aquellos entre ellos creían que la preeminencia de la sabiduría Hablan, han hablado de sí mismos con tanto celo, no, ni siquiera Telesilla, que se armó contra los spartiates, y por lo que Ares está contado en Argos entre los dioses de las mujeres, ni Safo, el dulce orgullo de Lesbos O Theano, hija de la sabiduría pitagórica ... Tal vez incluso Pericles no hubiese podido abogar igualmente por Aspasia, pero puesto que no es impropio que los hombres hablen en nombre de las mujeres, hablemos nosotros también en nombre de los hombres, Afrodita, sea propicio. Porque nosotros también honramos a tu hijo, Eros.

31. Pensé que nuestro alegre concurso había ido tan lejos como se ha permitido la broma, pero como Charicles en su discurso se ha propuesto también citar filosóficamente en nombre de las mujeres, me he aprovechado de mi oportunidad; Por amor de los hombres, digo, es la única actividad que combina placer y virtud. Pidiera que cerca de nosotros, si fuera posible, creciese aquel platanero que una vez escuchó las palabras de Sócrates, un árbol más afortunado que la Academia y el Liceo, el árbol contra el que se inclinaba Fedro, como nos dice Hombre santo dotado de más gracias que cualquier otro. Tal vez como el roble de Dodona, que envió su voz sagrada saliendo de sus ramas, ese árbol en sí, recordando todavía la belleza de Fedro, habría hablado en alabanza del amor de los muchachos. Pero eso es imposible,

"Porque en el medio hay mentiras
Mucha montaña sombría y el mar rugiente, "


Y somos extraños cortados en una tierra extranjera, y Cnido da a Charicles la ventaja. Sin embargo, no seremos vencidos por el miedo y traicionaremos la verdad.

32. Solamente tú, espíritu celestial, me prestas ayuda oportuna, hija hierefante de los misterios de la amistad, Eros, que no eres un niño travieso como pintores que te retratan con ligereza, sino que ya estaban crecidos en tu nacimiento, Por la fuente más temprana de toda vida. Para usted dio forma a todo de la oscuridad informe confuso. Como si hubieras quitado una tumba que sepultara todo el universo, desterraste ese caos que lo envolvió hasta los recovecos del Tártaro más lejano, donde en verdad "son puertas de hierro y umbrales de bronce", de modo que, encadenados en una prisión inexpugnable , Se le puede negar cualquier retorno. La difusión de la luz brillante en la noche sombrío se convirtió en el creador de todas las cosas con y sin vida. Pero combinando para los mortales el don especial de la armonía de la mente, uníste sus corazones con el santo sentimiento de la amistad, para que la buena voluntad crezca en almas aún inocentes y tiernas y lleguen a la madurez perfecta.

33. Porque el matrimonio es un remedio inventado para asegurar la perpetuidad necesaria del hombre, pero sólo el amor por los hombres es un deber noble encomendado por un espíritu filosófico. Cualquier cosa cultivada por razones estéticas en medio de la abundancia es acompañada con mayor honor que las cosas que requieren para su existencia una necesidad inmediata, y la belleza es en todos los sentidos superior a la necesidad. Así, mientras la vida humana permaneciera poco sofisticada y la lucha diaria por la existencia no le diera tiempo para mejorar, los hombres se contentaban con limitarse a las necesidades básicas, y la urgencia de su día no les permitía descubrir la manera adecuada de vivir . Pero, una vez que las necesidades urgentes terminaban y los pensamientos de cada generación siguiente habían sido liberados de los grilletes de la necesidad para que tuvieran tiempo libre para idear cosas más altas, a partir de ese momento las artes gradualmente comenzaron a desarrollarse. Lo que este proceso fue como podemos juzgar por el más perfeccionado de la artesanía. Desde el momento de su nacimiento, los primeros hombres tuvieron que buscar un remedio contra su hambre cotidiana y, bajo la presión de la necesidad inmediata, se impidieron por su impotencia escoger lo mejor, alimentarse de cualquier hierba, cavar raíces tiernas Y comer sobre todo la fruta del roble. Pero después de un tiempo esto fue lanzado antes de animales brutos, y los cultivadores cuidadosos descubrieron cómo siembran el trigo y la cebada y vieron que éstos se renovaban cada año. Y ni siquiera un loco sostiene que el fruto del roble es superior al oído del grano.

34. Además, desde el principio de la vida humana, ¿no necesitaban protección de los elementos, peleaban bestias salvajes y se vestían con sus abrigos de lana? Y como refugios contra el frío, pensaban en las cuevas de montaña o en los huecos secos proporcionados por viejas raíces o árboles. Entonces, cada vez mejorando la habilidad imitativa que empezó así, se tejieron capas de lana y se construyeron casas, e imperceptiblemente las artesanías que se concentraron en estas cosas, enseñadas por el tiempo, reemplazaron tejidos simples con vestidos ornamentados de mayor belleza y en lugar de Casas baratas construyeron mansiones elevadas de mármol caro, y pintaron la fealdad nativa de sus paredes con los tintes lujuriosos del color. Sin embargo, cada una de estas artesanías y logros, después de haber sido muda y sumergida en un profundo olvido, gradualmente se elevó, por así decir, a su propio cenit brillante después de mucho tiempo. Porque cada hombre hizo un descubrimiento para entregarlo a su sucesor. Entonces, cada sucesivo receptor, añadiendo lo que ya había aprendido, compensó cualquier deficiencia.

35. Que nadie espere amor de los hombres en los primeros tiempos. Para el coito con las mujeres era necesario para que nuestra raza no pudiera perecer completamente por falta de semilla. Pero las múltiples ramas de la sabiduría y el deseo de los hombres por esta virtud que ama la belleza, fueron difíciles de sacar a la luz por el tiempo, que no deja nada sin explorar, para que la filosofía divina y con ella el amor de los muchachos llegue a la madurez. Entonces, Charicles no censura de nuevo este descubrimiento como inútil porque no se hizo antes, ni porque las relaciones sexuales con las mujeres se pueden atribuir con mayor antigüedad que el amor a los chicos, ¿debéis creer que el amor de los muchachos es inferior? No, debemos considerar las actividades que son viejas para ser necesarias, pero evaluar como superiores las adiciones posteriores inventadas por la vida humana cuando tenía tiempo para pensar.

36. Porque yo estaba muy cerca de reír ahora mismo cuando Charicles estaba alabando a las bestias irracionales ya la vida solitaria de los escitas. De hecho, su entusiasmo excesivo por el argumento casi le hizo arrepentirse de su nacimiento griego. Porque no ocultaba sus palabras con tono contenedor como un hombre que contradecía la tesis que sostenía, pero con voz elevada desde la profundidad de su garganta dice: "Los leones, los osos, los jabalíes no aman a otros de su clase, sino que son gobernados Por su impulso sólo para la hembra.Y lo que es sorprendente en eso.Para las cosas que uno debiera elegir como resultado del pensamiento, no es posible para aquellos que no pueden razonar a causa de su falta de intelecto.Porque, si Prometeo O bien algún dios había dotado a cada animal de una mente humana, no estarían satisfechos con una vida solitaria entre las montañas, ni encontrarían su alimento en el otro, pero al igual que nosotros habrían construido templos y, aunque cada uno Convirtiendo su hogar en el centro de su vida privada, vivirían como conciudadanos gobernados por leyes comunes ¿No es de extrañar que, como los animales han sido condenados por la naturaleza a no recibir de la generosidad de la Providencia ninguno de los dones que ofrece el intelecto , Que tienen con todo lo demás también han sido privados de deseo de los hombres? Los leones no tienen ese amor, porque tampoco son filósofos. Los osos no tienen tal amor, porque ignoran la belleza que proviene de la amistad. Pero para los hombres, la sabiduría unida al conocimiento, después de frecuentes experimentos, ha elegido lo que es mejor y ha formado la opinión de que el amor entre los hombres es el más estable de los amores.

37. No, por tanto, Charicles, amontonen las historias de las cortesanas sobre la vida desleal e insulten nuestra dignidad con un lenguaje sin barniz, ni cuenten el Amor Celestial como un niño, sino aprendan mejor sobre tales cosas aunque sea tarde en su vida y ahora, , Ya que nunca lo habéis hecho antes, reflejáis, a pesar de todo, que el Amor es un doble dios que no entra sino un solo camino o solo ejerce una sola influencia para excitar nuestras almas; Pero el único amor, porque, me imagino, su mentalidad es completamente infantil, y ninguna razón puede guiar sus pensamientos, se reúne con gran fuerza en las almas de los insensatos y se preocupa principalmente por los anhelos de las mujeres. Este amor es el compañero de la violencia que dura sólo un día y conduce a los hombres con una precipitación irrazonable a sus deseos. Pero el otro amor es el antepasado de la edad ogigiana, un espectáculo venerable a contemplar y rodeado de santidad, y es un dispensador de pasiones templadas que envía su amable aliento a la mente de todos. Si encontramos a este dios propicio para nosotros, nos encontramos con un placer bienvenido que se mezcla con la virtud. Porque, en verdad, como dice el poeta trágico, el Amor sopla de dos maneras diferentes, y el único nombre es compartido por las diferentes pasiones. Porque la vergüenza también es una doble diosa, con un papel beneficioso y un perjudicial.

Vergüenza que para los hombres es poderosa y buena.
Tampoco hay rivalidades de una sola clase; dos tipos
En la tierra hay; La que un hombre de sentido alabaría,
El otro es culpable; Porque diferente es su corazón.


No es de extrañar, pues, que la pasión haya llegado a tener el mismo nombre que la virtud, de modo que tanto la lujuria desenfrenada como el afecto sobrio se llamen Amor.

38. Charicles puede preguntarse si, por lo tanto, pienso que el matrimonio no vale nada y desterrar a las mujeres de esta vida, y si es así, cómo los humanos debemos sobrevivir. De hecho, como dice el sabio Eurípides, sería muy deseable si no tuviéramos relaciones sexuales con mujeres, pero, para darnos herederos, fuimos a santuarios y templos y compramos niños para oro y plata. Pues estamos obligados por la necesidad que pone un yugo pesado en nuestros hombros y nos ordena obedecerla. Sin embargo, por lo tanto, debemos usar el uso de la razón para elegir lo que es hermoso, que nuestra necesidad ceder a la necesidad. Que las mujeres sean cifras y sean retenidas meramente por tener hijos; Pero en todo lo demás lejos con ellos, y puedo librarme de ellos. ¿Qué hombre de sentido puede soportar desde el amanecer las mujeres que se embellecen con artificios artificiales, mujeres cuya verdadera forma es inescrupulosa, pero que tienen adornos extraños para seducir la desigualdad de la naturaleza?

39. Si al menos uno vea a las mujeres cuando se levantan por la mañana desde la cama de la noche anterior, se podría pensar que una mujer más fea que aquellas bestias cuyo nombre es inauspicioso mencionar temprano en el día. Es por eso que se guardan con cuidado en casa y no permiten que nadie los vea. Están rodeados de ancianas y una muchedumbre de sirvientas tan feas como ellas mismas que curan sus caras desfavorecidas con un surtido de medicamentos. Porque no lavan la torpor del sueño con agua pura y limpia y se aplican a alguna tarea seria. En cambio, se emplean numerosas mezclas de polvos perfumados para aclarar su tez poco atractiva y, como en una procesión pública, a cada criada se le confía algo diferente, con cuencas de plata, mirillas, espejos, una serie de cajas que recuerdan a una farmacia, Y jarras llenas de muchas travesuras, en las que ella organiza dentífricos y disfraces para ennegrecer los párpados.

40. Pero la mayor parte de sus esfuerzos se dedican a vestirse el cabello. Para algunos pasan Juicio desfavorable sobre sus propios dones de la naturaleza y, por medio de pigmentos que pueden enrojecer el pelo para que coincida con el sol al mediodía, se tiñen el cabello con una floración amarilla como lo hacen la lana de colores; Aquellos que se sienten satisfechos con sus mechones oscuros gastan la riqueza de sus maridos en irradiar de sus cabellos casi todos los perfumes de Arabia; Usan instrumentos de hierro calentados a fuego lento para enrollar su cabello por fuerza en rizos lanudos, y los esclusas elaboradamente estilizados que llevan a sus cejas, dejan la frente con los espacios más estrechos, mientras las trenzas detrás flotan orgullosamente hasta los hombros.

41. A continuación se vuelven los zapatos de color de flores que se hunden en su carne y pellizcar sus pies y velos delgados que pasan por la ropa para excusar su aparente desnudez. Pero todo dentro de éstos se puede distinguir más claramente que sus caras excepto para sus pechos horriblemente prominentes que llevan siempre encadenados como prisioneros. ¿Necesito contar los escándalos aún más extravagantes que éstos? Las perlas del Mar Rojo valen muchos talentos que cuelgan pesadamente de las orejas, o las serpientes alrededor de sus muñecas y brazos, que yo desearía eran verdaderas serpientes en lugar de oro? Sus cabezas están rodeadas de coronas que llevan una galaxia de gemas indias, y de sus gargantas cuelgan costosos collares, mientras que el oro tiene la desgracia de ir hasta la punta de los dedos de los pies, pellizcar cualquier parte de sus tobillos dejados desnudos - aunque es de hierro Con el que sus piernas deben por derecho ser encadenados en los tobillos! Cuando todo su cuerpo ha sido engañado con la belleza engañosa de una delicadeza espuria, enrojecen sus mejillas desvergonzadas manchando el colorete para que su tono carmesí pueda dar color a sus pálidas pieles de grasa.

42. ¿Cómo, entonces, se comportan después de todos estos preparativos? Salen inmediatamente de la casa y visitan a todos los dioses que plagan a los hombres casados, aunque los desgraciados maridos ni siquiera conocen los nombres de algunos de estos, sean Coliades y Genetyllides o la diosa frigia y la derrota que conmemora un amor infeliz y honra a los Ovejero. Luego siguen las iniciaciones secretas y los misterios sospechosos de todas las mujeres y, para poner las cosas sin rodeos, la corrupción de sus almas. Pero cuando han terminado con éstos, en el momento en que están en casa tienen baños largos, y, por los cielos, comidas suntuosas acompañadas de mucha tímida hacia los hombres. Porque cuando se sacian de comerse los platos delante de ellos, e incluso sus gargantas no pueden sostener más, anotan cada uno de los alimentos antes de ellos con las yemas de los dedos para probarlos. Mientras tanto hablan de sus noches, de su sueño heterosexual y de sus camas cargadas de feminidad, al levantarse de las cuales cada hombre necesita inmediatamente un baño.

43. Estos son, pues, los signos de una vida femenina ordenada; Pero, si se desea examinar en detalle la verdad sobre la más ofensiva de las mujeres, maldecirá a Prometeo en la vida real y explotará con estas palabras de Menandro:

"Entonces, los pintores no tienen razón cuando representan
Prometeo clavado en las rocas? Con marca de fuego
Pero nada más bueno puede ser acreditado.
Pero todos los dioses, me parece, odian lo que hizo,
En la moda de las hembras, una cría maldita,
Lo juro por los honrados dioses arriba.
Supongamos que un hombre se casa y la toma por esposa,
Ella pasará su tiempo en malos deseos furtivos
Desde entonces y amantes que disfrutan
En el sofá nupcial, y envenenamientos y rencor,
Esa pesadilla y la peste más terrible con que
Una mujer toda su vida consorte.


¿Quién va en busca de bendiciones como éstas? ¿Quién encuentra una vida tan miserable?

44. Por lo tanto, debemos contrastar con los males asociados con las mujeres la vida viril de un niño. Se levanta al amanecer de su sofá soltero, se lava con agua pura el sueño que aún queda en sus ojos y después de asegurar su camisa y su manto con alfileres en el hombro "deja el hogar de su padre con los ojos doblados" y sin hacer frente a la Mirada de alguien que conoce. A él le sigue una ordenada compañía de asistentes y tutores, que aferran en sus manos los venerados instrumentos de la virtud, no los puntos de un peine dentado que puede acariciar el cabello ni los espejos que sin ayuda de los artistas reproduzcan las formas que se les presentan, pero detrás Le vienen tabletas o libros de muchas hojas que conservan el mérito de los hechos antiguos, junto con una lira melodiosa, si tiene que ir a un maestro de música.

45. Pero después de haber trabajado con celo en todas las lecciones que enseñan la filosofía del alma y de que su intelecto se ha llenado de estos beneficios de una educación normal, perfecciona su cuerpo con ejercicios nobles. Porque él se interesa en los caballos de Tesalia. Pronto, después de que él ha roto en su juventud como uno hace un potro, él practica en paz las persecuciones de la guerra, lanzando jabalinas y lanzando lanzas con el objetivo infalible. A continuación vienen las brillantes escuelas de lucha libre, donde bajo el calor del sol del mediodía su cuerpo en desarrollo está cubierto de polvo; Luego viene el sudor, que brota de sus labores en la contienda, y luego un baño rápido y una comida sobria, adecuada para las actividades que luego siguen. Porque de nuevo tiene sus maestros de escuela y registros de hechos antiguos con consejos para el estudio de preguntas tales como: qué héroe era valiente, quién es citado por su sabiduría, o qué hombres apreciaban la justicia y la templanza. Tales son las virtudes que él usa para regar su alma mientras todavía tierna, y cuando la tarde pone fin a sus actividades, conoce el tributo debido a las necesidades de su estómago, y luego duerme el más dulce, disfrutando de un descanso que ninguno Podría renegar después de sus esfuerzos durante el día.

46. ​​¿Quién no se enamoraría de tal juventud? ¿De quién podía ser la vista tan ciega, cuyos procesos mentales tan atrofiados? ¿Cómo no amar a aquel que es un Hermes en la escuela de lucha, un Apolo con la lira, un jinete que rivaliza con Castor y otro que se esfuerza por las virtudes de los dioses con un cuerpo mortal? Por mi parte, vosotros, dioses del cielo, ruego que sea para siempre mi porción en la vida sentarse frente a mi querido y escuchar cerca de mí su dulce voz, salir cuando él sale y comparte todas las actividades con él. Y así un amante podría orar para que su querido viaje a la vejez sin ningún dolor a través de una vida libre de tropezar o desviarse, sin haber experimentado en absoluto ningún malicioso pesar de la fortuna. Pero, si de acuerdo con la ley que gobierna el cuerpo humano, la enfermedad debe poner su mano sobre él, lo haré con él cuando esté débil, y cuando salga al mar a través de olas tempestuosas, navegaré con él. Y si un violento tirano lo atorase en cadenas, pondré las mismas cadenas alrededor de mí. Todos los que le odian serán mis enemigos y los que estén bien dispuestos a él tendré cariño. Debería ver bandidos o enemigos corriendo sobre él, me armaría incluso más allá de mis fuerzas, y si muere, no soportaré vivir. Daré instrucciones finales a los que más me gustan después de él para amontonar una tumba común para los dos, unir mis huesos con los suyos y no mantener separadas nuestras cenizas mudas.

47. Tampoco encontrarás mi amor por los que merecen ser los primeros en escribir tales cosas; Más bien eran estas las leyes dadas por la buena sabiduría divina de los héroes, quienes hasta el día de su muerte respiraron amor por la amistad. Phocis unió Orestes a Pylades desde su infancia. Tomando al amor como mediador de sus emociones el uno para el otro, navegaban juntos como si estuvieran en el mismo recipiente de la vida. Ambos acabaron con Clytemnestra como si ambos fueran hijos de Agamenón, por ambos fue asesinado Egisto. Pylades fue quien sufrió más de los Vengadores que acosaron a Orestes, y él fue juzgado junto con él en la corte. Tampoco restringieron su amistad cariñosa a los límites de la Hélade, sino que navegaron a Scythia en los extremos de la tierra, uno de ellos afligido, el otro ministrando a él. En todo caso, tan pronto como pusieron pie en la tierra de los Tauri, la furia de los matricidios estaba allí para dar la bienvenida a los extraños, y cuando los nativos estaban alrededor de ellos, uno fue golpeado al suelo por su locura habitual Allí, pero Pylades

"Limpiar la espuma y cuidar su marco
Y refugíalo con una fina y bien tejida túnica "


Mostrando así los sentimientos no sólo de un amante sino también de un padre. Cuando en cualquier caso se había decidido que, mientras uno quedaba muerto, el otro debía partir para Micenas para llevar una carta, cada uno quería permanecer por el bien del otro, considerando que él mismo vivía en la supervivencia de su amigo . Pero Orestes se negó a tomar la carta, diciendo que Pylades era la persona más en forma para hacerlo, y se mostró casi como el amante en lugar de la amada.

"Porque es una carga dolorosa para mí si es muerto,
Porque soy el capitán de esta empresa.


Y poco después dice

"El mensaje le da,
Para él enviaré a Argos; Él prosperará
Pero el que quiera, puede quitarme la vida.


48. Este es también el caso en general. Pues cuando el honorable amor que nos engendra desde la infancia madura hasta la edad viril que ahora es capaz de la razón, el objeto de nuestro afecto de larga data da amor a cambio y es difícil detectar cuál es el amante de que, La ternura del amante se ha reflejado desde el ser querido como si fuera un espejo. ¿Por qué, entonces, censuras esto como una indulgencia exótica de nuestros tiempos, aunque es una ordenanza promulgada por leyes divinas y una herencia que ha llegado hasta nosotros? Nos alegramos de recibirlo y cuidamos su santuario con un corazón puro. Porque ese hombre es verdaderamente bendecido según el veredicto de los sabios,

"Quien tiene muchachos jóvenes y corceles entero-hooved;
Y ese anciano envejece con la mayor facilidad
A quien los jóvenes aman. "


La enseñanza de Sócrates y su famoso tribunal de la virtud fueron honrados por el trípode de Delphic, porque el dios Pythian pronunció un oráculo de la verdad,

-De todos los hombres Sócrates es el más sabio.


Porque junto con los otros descubrimientos con los que se benefició la vida humana, ¿acaso no recibió también el amor de los chicos como el mayor de los beneficios?

49. Se debe amar a los jóvenes ya que Alcibíades fue amado por Sócrates, que dormía como un padre con él bajo el mismo manto. Y por mi parte añadiría con mucho gusto al final de mi discurso las palabras de Callimaco como un mensaje a todos:

"Que tú que lanzas tus ojos anhelantes a los jóvenes
Así que amen a los jóvenes como Erchius le dice que lo hagan,
Que en sus hombres tu ciudad sea bendecida. "

Sabiendo esto, jóvenes, sean templados cuando se acercan a los muchachos virtuosos. No por un breve placer desperdiciar el afecto duradero, ni hasta que hayas llegado a la virilidad puesto en mostrar falsos sentimientos de afecto, pero adorar el Amor Celestial y mantener sus emociones constantes desde la niñez a la edad. Para los que aman así, no teniendo nada vergonzoso en su conciencia, encuentran su vida más dulce y después de su muerte su informe glorioso sale a todos los hombres. Si es correcto creer a los hijos de la filosofía, los cielos esperan a los hombres con estos ideales después de su estancia en la tierra. Al entrar en una vida mejor en la muerte tienen la inmortalidad como la recompensa por su virtud ".

50. Después de que Callicratidas hubiese pronunciado este sermón muy animado, Charicles trató de hablar por segunda vez, pero yo lo detuve; Porque ya era hora de volver a la nave. Me presionaron para que pronunciara mi opinión, pero, después de sopesar brevemente los discursos de ambos, dije: "Tus palabras, amigos míos, no me parecen a él improvisaciones apresuradas, Y, por el cielo, el pensamiento concentrado, pues de todos los argumentos posibles apenas hay uno que hayas dejado para que otro lo use, y aunque tu experiencia del mundo es grande, es superada por tu elocuencia, Desearía, si fuera posible, convertirse en Theramenes, el Turncoat, para que ambos pudieran ser victoriosos y marchar en igualdad de condiciones. Sin embargo, puesto que no creo que dejes que el asunto sea, y yo estoy decidido a no Ser ejercido sobre el mismo tema durante el viaje, daré el veredicto que me ha parecido el más justo.

51. El matrimonio es una bendición y una bendición para los hombres cuando se encuentra con la buena fortuna, mientras que el amor de los muchachos, que paga la corte a los honorarios sagrados de la amistad, considero que es el privilegio sólo de la filosofía. Por lo tanto, todos los hombres deben casarse, pero que sólo los sabios se les permite amar a los niños, porque la virtud perfecta crece menos de todo entre las mujeres. Y no debes enfadarte, Charicles, si Corinto cede a Atenas.

52. Después de dar esta decisión apresuradamente en unas cuantas palabras breves por respeto a mi amigo, me puse en pie. Pues vi que estaba sumamente abatido, casi como condenado a muerte. Pero el ateniense saltó alegremente con una expresión de júbilo en su rostro y empezó a caminar sobre nosotros con el mayor triunfo, como si se hubiera pensado que había derrotado a la flota persa en Salamina. Obtuve un beneficio adicional de mi veredicto cuando nos entretuvo a una fiesta magnífica para celebrar su victoria. Porque su conducta también le había demostrado, de otras maneras, que era generoso de espíritu. En cuanto a Charicles, lo consolé tranquilamente al expresar repetidamente mi gran admiración por su elocuencia y su hábil defensa de la causa más incómoda.

53. Así terminó nuestra estancia en Cnido y nuestra conversación en el santuario de la diosa con su combinación de seriedad alegre y diversión culta. Pero ahora, Teomnesto, tú que has evocado estos viejos recuerdos míos, debes decirme cómo habrías decidido si hubieras sido juez.

El demonio

Por el cielo, ¿crees que soy Melitides o Coroebus para emitir un voto en oposición a tu justo veredicto? Pues a través de mi intenso disfrute de su narración pensé que estaba en Cnido, casi imaginando que esta pequeña cámara era ese templo. Pero sin embargo, al ver que nada de lo que se dice en un día festivo es indecoroso, y cualquier burla, aunque sea llevada al exceso, se piensa de acuerdo con el espíritu navideño, debo decir que admiraba la solemnidad de los discursos muy elevados evocados por el amor de los muchachos , Excepto que no me pareció muy agradable pasar todo el día con un joven que sufría el castigo de Tántalo, y aunque las aguas de la belleza están casi rozando mis ojos para soportar la sed cuando uno puede ayudar Uno mismo al agua. Porque no basta con mirar al ser amado ni escuchar su voz mientras se sienta frente a ti, pero el amor se ha hecho como una escalera de placer, y tiene por primera vez el de la vista, para que Puede ver al amado, y, una vez que contempla, desea acercarse y tocar. Si sólo toca con pero con las yemas de los dedos, las ondas de placer fluyen por todo el cuerpo. Una vez logrado fácilmente esto, el amor intenta la tercera etapa y trata un beso, no haciéndolo violento al principio, sino ligeramente acercando los labios a los labios para que se separen antes de completar el contacto completo, sin dejar la menor causa de sospecha. Así se adapta al éxito obtenido y se funde en abrazos cada vez más importunos, a veces abriendo suavemente la boca y sin dejar ninguna mano ociosa. Porque los abrazos abiertos del amado cuando están vestidos dan placer mutuo; O bien la mano furtiva se desliza despreocupadamente hacia el interior del pecho y aprieta por un momento los senos hinchados más allá de su tamaño normal y hace un barrido suave para agarrar con los dedos el vientre palpitante lleno de pasión con pasión, y luego el comienzo de la adolescencia,

-Pero ¿por qué contar la cosa que uno no debería contar?

Una vez que el amor ha ganado tanta libertad comienza un trabajo más cálido. Luego comienza con los muslos y, para citar al poeta cómico, "golpea al blanco".

54. Puedo por mi parte encontrar mi manera de amar a los niños de esta manera. Pero los fanáticos y los que levantan sus filósofos cejas de alto y aún más alto, seducirán al ignorante con la especulación de sus frases solemnes. Porque Sócrates era tan devoto del amor como cualquiera y Alcibíades, una vez que se había postrado bajo el mismo manto con él, no se levantó sin ataduras. No se sorprenda de eso. Ni siquiera el afecto de Aquiles por Patroclo se limitaba a tenerlo sentado frente a "esperar hasta que Aeacides dejara de cantar". No, el placer era el mediador incluso de su amistad. En todo caso, cuando Aquiles se lamentaba de la muerte de Patroclo, sus sentimientos desenfrenados lo hicieron explotar con la verdad y decir:

"La conversación de nuestros muslos mis lágrimas lloran
Con piadosa piedad "

Aquellos a quienes los griegos llaman "juerguistas" pienso que no son más que amantes ostentosos. Tal vez alguien va a afirmar que esto es una cosa vergonzosa de decir, pero, por Afrodita de Cnido, es la verdad.

Licinio

Mi querido Teomnestus, no toleraré que pones los cimientos de un tercer discurso, porque éste sólo debe oír en un día de fiesta, y la conversación adicional debe ser desterrada lejos de mis oídos. No nos detengamos más, sino que salgamos al mercado. Porque ahora es el momento en que el fuego debe ser encendido en honor de Heracles. Es una vista agradable y recuerda a los presentes de lo que sufrió en Oeta.

Biblioteca de Anarkasis