Diodoro Sículo

Libro XX


RESUMEN.

Agathocles pasa a Libia, gana una victoria sobre los cartagineses y se apodera de una gran cantidad de ciudades. - Cassandra llega para ayudar a Autoleon y hace una alianza con Ptolemy, el teniente rebelde de Antigone. - Ptolemy toma algunas ciudades de Cilicia. Demetrius, hijo de Antígona, los cubre. Polysperchon se compromete a restaurar al trono paterno a Hércules, hijo de Alejandro y Barsine; Ptolomeo mata a Nicocreon, rey de los pafios. - Actos de reyes en el Bósforo; actos de romanos y samnitas en Italia. - Expedición de Ptolomeo contra Cilicia y el litoral que limita con este país. - Hércules es asesinado por Polysperchon. Hamilcar, general de los cartagineses, toma Syracuse. - Los Agrigentines están tratando de liberar a los sicilianos. - Veinte barcos Siracusan tomados. - Revuelta en Libia; peligro que corre Agathocles. - Appius Claudius es censor. Corinto y Sicyon se entregan a Ptolomeo. - Cleopatra es asesinada en Sardis. - Agathocles gana una victoria sobre los cartagineses; convoca a Ophellas, sospechoso de conspiración, para matarlo, y para unir a las tropas de Ophellas con las suyas. - Bomilcar, acusado de aspirar a la tiranía, sucumbe. - Agathocles envía los despojos a Sicilia; algunos de sus barcos naufragan. Los romanos acuden en ayuda de las Marses, asediados por los samnitas; ellos asaltan Caprium en Tyrrhenia. - Demétriss Poliorcetes entra al Pireo; tomado de Munychie. - Liberación de atenienses y megarianos. - Expedición de Demetrius en Chipre; luchar contra el general Menelao; sede de Salamina. - Batalla naval de Demetrius contra Ptolomeo ; victoria de Demetrius. - Presentación de toda la isla de Chipre y el ejército de Ptolomeo. Después de esta victoria, Antígono y Demetrio se ciñen con la diadema, y, en su ejemplo, los otros soberanos se dan el nombre de reyes. Agathocles ataca a Utica y pasa parte de su ejército a Sicilia. Los Agrigentines, luchando contra los tenientes de Agathocles, son vencidos. - Agathocles presenta Heraclea, Thermes y Cephalidium; redujo a la esclavitud el país y la ciudad de los Apolonios. - Agathocles vence a los cartagineses en Sicilia y los Agrigentines. - Agathocles pasa por segunda vez en Libia; su derrota - Problemas en ambos campos. - Escape de Agathocles, que regresa a Sicilia. - Masacre de los sicilianos por Agathocles. - El rey Antígona está caminando con muchas tropas en Egipto. Rebelión de Pasiphile, teniente de Agathocles. - Los cartagineses hacen las paces con Agathocles. Demetrio levanta el sitio de Rodas. Los romanos son ganadores de los samnitas en dos batallas. - Comenzando en Rodas, Demetrius va a Grecia; entrega la mayoría de las ciudades. - Agathocles, después de haber impuesto injustamente los impuestos a los lipareanos, 112 pierde sus barcos que llevan el botín. Los romanos hacen la guerra a los Eques; Concluyen la paz con los samnitas. - Actos de Cleonym en Italia. - Motivos por los cuales Casandra, Lisímaco, Seleuco y Ptolomeo, en concierto, declararon la guerra a Antígona. - La expedición de Cassandra contra Demetrius en Thessaly, y Lysimachus en Asia. - Rebelión de Docimus y Phenix contra Antígona. Antígona camina contra Lisímaco con fuerzas superiores. Antígona trae a su hijo Demetrius de Grecia. - Ptolomeo  presenta las ciudades de Coelie-Siria; Seleuco desciende de las satrapías superiores y va a Capadocia. - Todas las tropas están dispersas en cuarteles de invierno.

I. Hay razones para culpar a los historiadores que interponen en sus narraciones largas arengas y frecuentes declaraciones retóricas. Estos discursos, insertados de manera incorrecta, no solo cortan el hilo de la narración, sino que llaman la atención del lector. Sin duda, el escritor que le muestra su elocuencia es libre de componer, como le parezca, arengas de oradores, discursos de diputados, elogios, críticas o cualquier otro ejercicio de este tipo. El escritor, que al mismo tiempo comprende la economía del tema que trata, y que es igualmente experto en ambos géneros como orador e historiador, merece el mayor reconocimiento. Pero hoy hay varios escritores que, pensando solo en brillar como retóricos, transforman toda la historia en un discurso de tribuna. En sus obras, no solo el estilo es malo y desagradable, sino que, aparte de algunas buenas cualidades, las propiedades del tiempo y el lugar no se respetan en absoluto. Por eso, entre los lectores de tales obras, algunos pasan estas declamaciones de retóricos, aunque están bien hechos; los otros, aburridos con la extensión del tema, dejan el libro completamente a un lado, y tienen toda la razón. De hecho, el género histórico es simple, homogéneo y similar a un cuerpo vivo, que pierde toda la gracia que da la vida tan pronto como se elimina una extremidad. Por lo tanto, una composición histórica debe ofrecer un todo armonioso para que el lector pueda captar claramente todos los detalles ( 01 ).

II . Sin embargo, no debemos desterrar de la historia todos los 113 recursos oratorios; porque la historia necesita este ornamento en muchas circunstancias, y yo mismo no querría privarme de él. Cuando un enviado o consejero da un discurso necesario por los acontecimientos, un autor que no se atreva a entrar audazmente en esta arena abierto a la elocuencia, sin duda sería culpable, y estas ocasiones ocurren con bastante frecuencia. Además, sería una negligencia culpable pasar en silencio tantos hermosos discursos elocuentes cuya memoria merece ser conservada, y que sirven para aclarar los detalles que la historia expone. Finalmente, debemos hacer uso de desarrollos oratorios apropiados para explicar un resultado inesperado.

Pero aquí es suficiente sobre este tema: ahora vamos a reanudar el hilo de nuestra historia. En libros anteriores, hemos escrito la historia de los griegos y los bárbaros desde los primeros tiempos hasta el año anterior a la expedición de Agathocles a Libia, entendiendo así, desde la toma de Troya, un espacio de más de ochocientos ochenta y tres años ( 02 ). El presente libro comienza con la expedición de Agathocles a Libia y finaliza con el año en que los reyes, rezagados entre sí, comenzaron a hacer la guerra contra Antígona, el hijo de Felipe, formando un intervalo de nueve años. .

III . Hieromnemon siendo arconte de Atenas, los romanos elegidos como cónsules Caius Julius y Quintus Emilius ( 03 ). En ese año, Agathocles, derrotado por los cartagineses en la batalla de Himera, donde había perdido la mayor parte de su ejército, había huido a Siracusa. Al ver que todos sus aliados lo abandonaban, que los bárbaros eran maestros de toda Sicilia, con la excepción de Siracusa, y que poseían inmensas fuerzas de tierra y mar, logró una empresa tan audaz como él. inesperada. En el momento en que todos pensaban que lo veía retroceder ante el poder de los cartagineses, Agathocles concibió el plan de dejar a Siracusa bajo buena guardia, de imponer tropas y pasar con un ejército a Libia; porque se jactaba de encontrar a Carthage inmerso en todos los placeres de la vida, fruto de una paz prolongada, y que con los soldados acostumbrados a las fatigas de la guerra superaría fácilmente a una población incapaz de enfrentarse los peligros de luchar; esperaba al mismo tiempo que los aliados libios, agobiados por un pesado yugo, aprovecharan la oportunidad para levantarse; además, lo que era más importante, pensó que, de repente apareciendo, le sería fácil saquear un país que aún no había sido devastado por el enemigo, y donde los cartagineses habían acumulado todo tipo de riquezas Finalmente, de acuerdo con este plan, liberó a su país y toda Sicilia del yugo de los bárbaros, y llevó a Libia todo el teatro de la guerra. Esto es de hecho lo que sucedió.

IV . Agathocles, sin comunicar este plan a ninguno de sus amigos, confió a su hermano Antandre el gobierno de Siracusa, con una fuerte guarnición. Al mismo tiempo, hizo grandes gravámenes de tropas, y ordenó a los soldados de infantería que se pararan bajo las armas, y a los jinetes que se trajeran, independientemente de la armadura completa, sillas de montar y bridas, para que estuvieran listos para para montar los caballos que podrían aprovechar. Porque en su última derrota la mayor parte de la infantería había perecido, y casi toda la caballería había logrado escapar; pero no podían llevar sus caballos con ellos a Libia. Agathocles pensó entonces en los medios para evitar que los siracusanos intentaran cualquier insurrección después de su partida. Para este propósito, rompió todos los lazos familiares; Separó a los hermanos de sus hermanos, y se llevó a sus hijos de los padres, dejando a algunos en la ciudad y llevándose a los otros con él. Por lo tanto, estaba claro que si los que permanecían en Siracusa no estaban satisfechos con el tirano, no se atreverían a intentar nada, retenidos por el afecto de 115 hijos o parientes llevados a Libia. Como Agathocles necesitaba dinero, quitó a los guardianes la propiedad de los mineros, alegando que lo administraría mejor, y que la mayoría de los niños informaría con más fidelidad. También pidió prestado a los mercaderes, quitó varias ofrendas ricas de los templos e incluso le entregó las joyas de las mujeres. Luego, al darse cuenta de que los ciudadanos más opulentos estaban insatisfechos con estos actos y mal dispuestos para él, convocó a una asamblea en la que deploraba en un tono lamentable los reveses que acababa de sufrir y las desgracias que le esperaban. "Para mí", dijo él, "acostumbrado a todos los males, soportaré fácilmente las fatigas de un asedio, pero lo que me espera es el destino de los ciudadanos que, encerrados en su isla, estarán expuestos a tanto miserias Al pronunciar estas palabras, instó a los habitantes a que se salvaran con todas sus propiedades, para no soportar las calamidades que los amenazaban. Los ciudadanos más ricos y más hostiles del tirano se retiraron de la ciudad; pero tan pronto como salieron, que Agathocles envió tras ellos un destacamento de mercenarios, todos fueron masacrados y confiscaron sus propiedades. Así, por este único crimen, Agathocles obtuvo riquezas y purgó la ciudad de sus enemigos. Luego dio libertad a todos los esclavos capaces de portar armas.

V. Con todos los preparativos completados, Agathocles hizo que sus tropas se embarcaran en sesenta buques, y esperó un momento favorable para zarpar. Como no le había comunicado su plan a nadie, algunos conjeturaron que estaba meditando en una expedición a Italia; otros que iba a devastar el territorio de Sicilia, sujeto a la dominación de los cartagineses; pero todos estaban de acuerdo con la desesperación de la salvación de los hombres que formaban parte de esta expedición y con acusar al tirano de locura. Sin embargo, la estación naval del enemigo, que consistía en un gran número de trirremes, obligó durante unos días a las tropas de Agathocles a permanecer consignadas en sus barcos y permanecer en el puerto. Poco después, los barcos de transporte, cargados de provisiones, se acercaron a la ciudad; los cartagineses habiendo sido advertidos vinieron con toda su flota para atacar estos edificios. Agathocles, que ya había perdido la esperanza de su empresa, aprovechó este momento para abandonar el puerto, así desbloqueado, y partió por la fuerza de los remos. Los cartagineses estaban a punto de llegar a las naves de transporte cuando vieron que la flota enemiga marchaba con las velas desplegadas. Primero imaginaron que Agathocles venía al rescate de las naves de transporte, y se alinearon en la línea de batalla. Pero cuando vieron que la flota enemiga continuaba en línea recta, y que estaba muy por delante de ellos, comenzaron a cazarla. Mientras las dos flotas luchaban tan rápido, las naves de transporte escaparon inesperadamente del peligro que las amenazaba y trajeron mucha comida a Siracusa, que ya empezaba a escasear. Agathocles casi cayó al poder de los cartagineses, pero el acercamiento de la noche le trajo un medio inesperado de salvación. Al día siguiente llegó un eclipse de sol tal que el día parecía cambiar en la noche y que las estrellas se veían por todas partes en el cielo ( 05 ). Las tropas de Agathocles, tomando este fenómeno como un presagio fatal de la deidad, vieron crecer sus preocupaciones por el futuro cada vez más.

VI . La flota de Agathocles había estado en el mar durante seis días y tantas noches, cuando el séptimo día de la mañana apareció de repente a la vista de la flota cartaginesa a corta distancia. Las dos flotas remaron juntas; los cartagineses esperaban que una vez que los barcos de Agathocles habían sido tomados, enviarían fácilmente a Siracusa y salvarían a su país de los peligros con los que estaba amenazado; los griegos, por su parte, temían la venganza a la que estaban expuestos, así como la espantosa esclavitud de sus padres en Sicilia. Mientras tanto, la costa de Libia estaba alardeando; A esta vista, un nuevo ardor animó a las tripulaciones, y la emulación se llevó a su altura; pero los bárbaros, que habían sido remeros durante mucho tiempo, marcharon más rápido, y solo dejaron un intervalo muy corto entre ellos y los griegos. En esta marcha rápida, las dos flotas llegaron a la orilla casi al mismo tiempo. La retaguardia de Agathocles estaba solo al alcance de la vanguardia cartaginense. Se produjo una pelea entre los arqueros y los honderos, pero no duró mucho, ya que, como los bárbaros tenían menos edificios, Agathocles ganó por el número de sus soldados. Los cartagineses volvieron a embarcarse en sus barcos y, con la popa hacia adelante, se retiraron más allá del alcance de las flechas. Agathocles terminó de desembarcar su ejército en el lugar de la costa llamado Latomies ; él levantó una retirada, los dos extremos de los cuales tocaron el mar, y llegó a relieve con sus edificios.

VII . Después de este audaz intento, Agathocles hizo otro mucho más audaz. Llamó a todos los jefes que sabía que le estaban dedicados y, tras ofrecer un sacrificio a Ceres y Proserpina, convocó a una asamblea general del ejército. Avanzó hacia la tribuna, con la cabeza adornada con una corona, se vistió con una espléndida prenda y pronunció un discurso apropiado a la circunstancia. "Por el momento", dijo él, "cuando fuimos perseguidos por los cartagineses, hice un voto a Ceres y Proserpina, las diosas protectoras de Sicilia, para convertir todos nuestros edificios con antorchas encendidas en su honor. Ahora que somos salvos, debo cumplir ese deseo. A cambio de estos edificios, prometo darte mucho más si luchas valientemente, porque las diosas nos anuncian por las víctimas una victoria completa. Mientras pronunció estas palabras, uno de sus sirvientes le trajo una antorcha encendida, la tomó, y después de haberle dado una a cada trierarca, dirigió una invocación a las diosas, y avanzó primero a el barco comandante; se colocó en la popa y ordenó a los triberarcas que hicieran lo mismo de su lado. Todos ellos prendieron fuego a los edificios, y mientras la llama se elevaba en el aire, las trompetas hicieron sonar la carga, el ejército lanzó el grito de guerra, y todos se dirigieron a las diosas con oraciones, implorando un feliz regreso. . Agathocles había tomado esta medida primero para privar a los soldados de todos los medios de escape, y para obligarlos a buscar su seguridad en la victoria, para luego tener bajo su poder todas sus fuerzas, y no estar obligados a dividirlos, dejándolos un partido para la defensa de barcos que de otro modo habría caído en manos de los cartagineses.

VIII . Sin embargo, el espectáculo de toda la flota ardiente llenó de terror las almas de los sicilianos. En el primer momento, entrenados, fascinados por las palabras de Agathocles y la velocidad de la ejecución, todos los soldados habían dado su consentimiento. Pero luego el pensamiento dio a luz al arrepentimiento; cuando calcularon la extensión de los mares que los separaban de su país, desesperaron por su salvación. Agathocles se apresuró a levantar el valor derrotado de sus soldados, y condujo al ejército a Megalópolis, una ciudad cartaginesa. Todo el país intermedio, que tenía que ser cruzado, se intercalaba con jardines y huertos salpicados de numerosos manantiales y canales. Casas de campo bien construidas y construidas con cal se alineaban en la carretera y anunciaban riqueza en todas partes; las casas estaban llenas de todo lo que contribuye al disfrute de la vida, y una larga paz había permitido a la gente a reservar. La tierra fue cultivada en viñedos, olivos y un montón de árboles frutales. En ambos lados, la llanura alimenta rebaños de ganado y ovejas, y alrededor de los pastos de los pantanos fueron vistos granja de caballos. En resumen, en estos lugares se acumuló esta variada riqueza de los más distinguidos propietarios de Cartago, y que le gustaba usar su riqueza a los placeres de la vida. Lleno de admiración a la vista de este hermoso y rico país, los sicilianos se sentía renacer sus esperanzas: consideraban que esto sería un precio digno de la victoria. Agátocles pronto se dio cuenta de que sus soldados regresaron de su desalientoestaban listos para luchar, ES-119 treprit atacar inmediatamente a los muros de la ciudad. Por este ataque inesperado, y gracias a la inexperiencia de las personas en el arte de la guerra, Agatocles de fácil manejo para apoderarse de la ciudad. Luchó en el saqueo de sus soldados, y se llena al mismo tiempo el valor del ejército botín. De allí se dirigió a su ejército directamente contra blanco Tynes, que está a sólo dos mil estadios ( 06 ) de Cartago, y también aprovechar. Estas dos ciudades tomadas, los soldados querían mantenerlos, y pusieron su botín. Pero Agatocles, de acuerdo con su plan acordado, dejó claro que el ejército que no tendría ningún lugar de refugio hasta que no se había obtenido una victoria completa. Arrasó las ciudades, e hizo su campamento tropas.

IX. Sin embargo, cartagineses, húmedo cerca de la estación de Sicilia, se regocijaron al ver el fuego, pensando que era el miedo que tenía Agathocle decidido a prender fuego a sus edificios; pero cuando se enteraron de que el enemigo estaba avanzando en el interior, que este fuego augurèrent gran desgracia para ellos. Así que cubrían las proas de sus barcos cortinas negras, como es costumbre cuando una calamidad pública que amenaza la ciudad de Cartago. Luego tomaron los casquillos de bronce de los buques de Agatocles de utilizarlos para sus propias galeras, y envió mensajeros a Cartago anuncian los acontecimientos que acababa de ocurrir. Pero ya antes de la llegada de estos mensajeros, los cartagineses habían sido advertidos del desembarco deAgatocles. En su consternación, imaginaron que todas sus fuerzas de mar y tierra habían perecido en Sicilia; porque según ellos, Agatocles no se habría atrevido a intentar esta expedición si no hubiera sido victorioso en Sicilia. Así que toda la ciudad estaba plagada de que el miedo y la confusión; la gente corrió a la luz pública, y el Senado se reunieron para deliberar. No teníamos ejército para oponerse al enemigo, y los ciudadanos, sin experiencia en la guerra, había caído en la más profundala gente corrió a la luz pública, y el Senado se reunieron para deliberar. No teníamos ejército para oponerse al enemigo, y los ciudadanos, sin experiencia en la guerra, había caído en la más profundala gente corrió a la luz pública, y el Senado se reunieron para deliberar. No teníamos ejército para oponerse al enemigo, y los ciudadanos, sin experiencia en la guerra, había caído en la más profunda120 desánimo, y ya se espera para ver al enemigo a las puertas de la ciudad. Algunos recomienda enviar parlamentarios para tratar de paz, junto a reconocer la situación del enemigo; otros consideraron que esperar hasta recibir un informe más detallado de todo lo que había sucedido. Si bien la confusión reinaba en la ciudad, los mensajeros enviados por el comandante de la flota fueron a tierra y darse a conocer el estado real de las cosas.

X En el informe de estos mensajeros, todos los ciudadanos ganaron confianza. El Senado condenó enérgicamente a los nauarchs por permitir que el enemigo aterrizara en Libia, y al mismo tiempo nombró a Hannon y Bomilcar al mando de los ejércitos. Estos dos generales fueron divididos por odios familiares; pero el Senado pensó que esta enemistad misma se convertiría en el beneficio del estado: esto fue un grave error. Bomilcar había aspirado durante mucho tiempo a la tiranía, pero hasta entonces había carecido del poder y el tiempo favorable para ejecutar su proyecto: la orden con la que estaba investido ahora le daba la oportunidad. La causa de todo esto debe buscarse en el extremo rigor con que los cartagineses castigan a sus agentes ( 07 ). En tiempo de guerra, dieron el mando supremo a los ciudadanos más distinguidos, creyéndolos dedicados a la defensa de su país; pero cuando se restauró la paz, estos mismos generales fueron calumniados, los celos les fueron presentados por pruebas injustas, y fueron condenados. Por eso, entre los hombres llamados al mando, algunos abdicaron el poder, por temor a ser entregados a los tribunales, y los otros aspiraban a la tiranía; Esto es lo que hizo Bomilcar, uno de los dos generales, de quienes tendremos ocasión de hablar más adelante. Por el momento, los generales de los cartagineses, viendo que el tiempo apremiaba, sin esperar la llegada de las fuerzas de sus aliados, levantaron tropas en Cartago y pusieron en marcha un ejército de al menos cuarenta mil hombres. infantería, mil jinetes y dos mil tanques. Luego llegaron a ocupar una colina a poca distancia del enemigo, y alinearon su ejército en la batalla. El ala derecha estaba comandada por Hannon, quien también tenía bajo su mando el batallón sagrado. Bomilcar se puso a la cabeza del ala izquierda, y dispuso sus tropas en una profunda falange, porque el suelo no permitió desplegarlos más. Los tanques y la caballería fueron colocados frente al frente de la falange, y debían comenzar el ataque.

XI . Después de haber reconocido las provisiones del ejército de los bárbaros, Agathocle confió a su hijo Archagathus con el comando del ala derecha, que consistía en dos mil quinientos soldados de infantería. Luego vinieron tres mil quinientos Syracusans, luego tres mil mercenarios griegos, y finalmente tres mil samnitas, tirrénicos y celtas. En cuanto a Agathocles, se puso a la cabeza del ala izquierda donde se rodeó con su guardia y mil hoplitas para enfrentarse al batallón sagrado de los cartagineses. Finalmente distribuyó en las dos alas quinientos arqueros y honderos. Pero estos soldados no estaban lo suficientemente armados: algunos ni siquiera tenían escudos. Para compensarlo, Agathocles ordenó que las fundas de los escudos se extendieran sobre los palillos; estos casos ofrecen así a la distancia la aparición de escudos reales. Viendo, sin embargo, que sus soldados continuaban alarmados por la fuerza de los bárbaros, tan superiores en caballería, soltó varios puntos de la línea de búhos que había preparado de antemano, para revivir el coraje de sus tropas. De hecho, estas aves, después de haber volado sobre la falange, descendieron sobre los escudos y cascos de los soldados, quienes sacaron un feliz augurio de la presencia de este animal consagrado a Minerva. Aunque estas creencias son, a los ojos de muchas personas, vanas supersticiones, sin embargo, a menudo prestaron grandes servicios, como sucedió aquí; pues a la vista de estos pájaros, los soldados se inspiraron en la confianza mutua y se enfrentaron al peligro repitiendo entre ellos que la divinidad evidentemente les prometía la victoria.

XII . Los cartagineses comenzaron el ataque por los carros de la guerra, pero una parte fue aplastada por las balistas; otra parte fue evitada por los griegos que entreabiertos sus filas, y finalmente el mayor número fue devuelto a la infantería. El ejército de Agathocles también apoyó el choque de la caballería cartaginesa. Muchos de ellos fueron heridos y huyeron. Durante este brillante combate de los puestos avanzados, toda la infantería bárbara atacó al enemigo. Habiendo sido la batalla valientemente comprometida, Hanno, al frente del batallón sagrado, celoso de ganar la victoria por sí mismo, cayó de todo su peso sobre los griegos e hizo una gran carnicería. Aunque abrumado con una lluvia de flechas y cubierto de heridas, no cedió el suelo, y presionó el ataque hasta que se agotó y expiró. La muerte de Hanno provocó el desaliento entre los cartagineses, mientras que las tropas de Agathocles recuperaron la confianza. Informado de este evento, Bomilcar, el segundo general, pensó que esta era la oportunidad ofrecida por los dioses para realizar el proyecto de apoderarse de la tiranía, y así razonó en sí mismo: "Si el ejército de Agathocles" perecido, nunca podré reclamar autoridad soberana, porque mis conciudadanos no lo permitirían: si, por el contrario, Agathocles sale victorioso, y si él derrota el orgullo de los cartagineses, ellos, una vez vencidos, serán más fáciles. En cuanto a Agathocles, podré pelear con él cuando quiera ". Estas reflexiones hechas, Bomilcar se retiró con su vanguardia, cediendo así en silencio el terreno a los enemigos; y después de anunciar a su pueblo la muerte de Hanno, les ordenó que se refugiaran en buen orden en una altura cercana. "Esta maniobra", les dijo, "es de gran utilidad". Pero como los enemigos presionaron a los cartagineses, esta retirada fue como una derrota; para los libios, que se sucedieron en columnas, imaginando que la vanguardia fue golpeada, le dio la espalda. El batallón sagrado, sin embargo, se defendió vigorosamente después de la muerte de Hanno; y de pie sobre los cuerpos de aquellos que habían caído, enfrentaron cada peligro. Pero cuando los soldados de este batallón supieron que una gran parte del ejército había huido y que iban a ser envueltos por el enemigo, también se vieron obligados a dejarlo ir. Todo el campamento de los cartagineses siendo derrotado, los bárbaros huyeron a Cartago. Agathocles, después de perseguirlos durante un tiempo, volvió sobre sus pasos y saqueó el campamento de los cartagineses.

XIII . Los griegos perdieron en esta batalla alrededor de doscientos hombres, y los cartagineses no menos de mil, otros dicen seis mil. Entre el campamento cartaginés se encontraron varios carros con más de veinte mil esposas. Para los bárbaros, con la esperanza de llegar fácilmente al final de los griegos, prometió por adelantado a un gran número de prisioneros, que serían encadenados y empleados en obras públicas. Así, la deidad se complació en humillar el orgullo de los cartagineses, quienes sufrieron lo contrario de lo que esperaban. Agathocles, victorioso contra viento y marea, obligó a los cartagineses a encerrarse dentro de sus muros. La fortuna, inconstante, hizo que al revés la victoria. De hecho, en Sicilia, los cartagineses derrotaron a Agathocles y asediaron Siracusa; en Libia, Agathocles hizo lo mismo con respecto a los cartagineses; y, lo que es más maravilloso, es que el tirano que había sido golpeado en Sicilia a la cabeza de sus tropas ininterrumpidas, llegó, con los restos de su ejército, para vencer, en el continente, a sus propios vencedores .

XIV . Atribuyendo al poder de los dioses la derrota que acababan de sufrir, los cartagineses recurrieron a las oraciones públicas, y creyendo que Hércules, de la que afirmaban ser colonia, estaba particularmente irritado, enviaron a Tiro una inmensa cantidad de ricos. ofertas. Descendientes de esta ciudad, los cartagineses solían enviar a este dios una décima parte de todos sus ingresos; pero luego, habiéndose vuelto ricos y opulentos, no enviaron casi nada, creyendo que podían prescindir de la protección del dios. Su terrible desastre los devolvió al arrepentimiento, y todos recordaron al dios de Tiro. Entre las ofrendas que enviaron había capillas de oro de sus propios templos, pensando que con este tipo de consagración apaciguarían más fácilmente la ira de la deidad. También se reprocharon a sí mismos por haber alienado a Saturno, porque anteriormente habían ofrecido sacrificar a los hijos de los ciudadanos más poderosos, a quienes más tarde habían renunciado a esta costumbre al comprar en secreto a los niños y criarlos para ser sacrificados. a este dios La investigación estableció que muchos de estos niños sacrificados se suponían niños. Considerando todas estas cosas y viendo, además, que los enemigos acampaban bajo los muros de su ciudad, se apoderaron de un miedo supersticioso, y se reprocharon a sí mismos por haber descuidado las costumbres de sus padres con respecto a la adoración dioses. Así decretaron una gran solemnidad en la cual doscientos niños, elegidos de las familias ilustres, tuvieron que ser sacrificados; algunos ciudadanos, acusados ​​de acusaciones, ofrecieron voluntariamente a sus propios hijos, que no eran menos de trescientos. Aquí hay algunos detalles sobre este sacrificio. Había una estatua de bronce de Saturno, con las manos extendidas e inclinadas hacia la tierra, de modo que el niño, que estaba allí, rodara y cayera en un abismo lleno de fuego. Es probable que Eurípides alude a esta costumbre cuando habla de las ceremonias del sacrificio realizado en Tauris; el poeta pone en boca de Orestes la siguiente pregunta: "¿Cuál será la tumba que me recibirá cuando muera?" - Un fuego sagrado iluminado en un vasto abismo de la tierra. ( 08 ) "También parece que el viejo El mito de los griegos, según el cual Saturno devoró a sus propios hijos, encuentra su explicación en esta costumbre de los cartagineses.

XV . Después de que estos grandes reveses llegaron a Libia, los autochtigos se apresuraron a enviar una delegación a Sicilia para pedirle a Amílcar que les enviara pronta asistencia; al mismo tiempo le dieron las armaduras de los vasos de Agatho- 125 . Amílcar ordenó a estos enviados guardar el más profundo silencio sobre la derrota de los cartagineses, y difundió al ejército el informe de que Agathocles había perdido sus barcos y todo su ejército. Al mismo tiempo, envió a algunos de estos mensajeros a Siracusa, donde iban a mostrar las armaduras de las naves de Agathocles, y convocó a los habitantes para que devolvieran su pueblo, y agregó que el ejército siracusano había sido destruido por los cartagineses. y sus barcos quemados; finalmente, tenían que mostrar las incrédulas espuelas, vasijas. Cuando esta pretendida derrota de Agathocles fue anunciada en Siracusa, la mayoría de los habitantes añadieron su fe; pero los magistrados parecían guardar algunas dudas para prevenir cualquier desorden e inmediatamente despidieron a los diputados; luego expulsaron de la ciudad a los familiares y amigos de los desterrados, así como a todos los descontentos, cuyo número ascendió a por lo menos ocho mil. Como resultado de esta medida, que condenó a tantos habitantes al exilio, la ciudad se convirtió en el escenario de terribles disturbios, y solo se escuchaban los gemidos de las mujeres allí, porque no había casa que no estaba de luto entonces. Los partidarios de la tiranía de Agathocles se quejaron de su desgracia y la de sus hijos. Entre los ciudadanos, algunos lloraron a sus amigos o parientes que pensaban que estaban muertos en Libia; los otros, aquellos que tuvieron que abandonar sus casas y sus penates, y para quienes estaba prohibido quedarse o salir de los muros de la ciudad, investidos por los bárbaros. Finalmente, para terminar de pintar esta imagen, los exiliados se vieron obligados a llevar consigo mujeres y niños aún en el pecho. Amílcar, sin embargo, dio un salvoconducto a los desterrados que se refugiaron con él, y estaba dispuesto a atacar a Siracusa, lo cual esperaba poder dominar fácilmente, ya que estaba privado de toda defensa, y el pequeño número de habitantes quienes permanecieron fueron asesinados por tantas calamidades.

XVI . Antes de que comenzara el ataque, Hamilcar había enviado agentes para convocar a Antander para que entregara la ciudad y le prometiera seguridad en caso de que la devolviera. A esta propuesta, los principales magistrados de Siracusa se reunieron en consejo y, después de varios discursos pronunciados a favor y en contra, Antandre dio la opinión de liberar la ciudad. Era un hombre naturalmente tímido, cuyo carácter era bastante opuesto al de su hermano. Pero Erymnon el etolio, que había sido colocado por Agathocles como consejero de su hermano, era de una opinión contraria, y decidió que todos los miembros de la asamblea esperaran hasta que aprendieran toda la verdad en los asuntos de Libia. Al enterarse de esta resolución, Hamilcar acercó las máquinas de la guerra y decidió emprender el asedio de la ciudad.

Después de la derrota de los cartagineses, Agathocles construyó dos barcos con treinta remos y envió uno a Siracusa. Había traído este bote con los mejores remeros, y había elegido, entre sus amigos más fieles, Nearchus para anunciar a los Siracusanos la noticia de su victoria. Después de un viaje exitoso, los enviados llegaron el quinto día, durante la noche, en las aguas de Siracusa: coronados con flores y cantando las canciones de la victoria, intentaron al amanecer entrar en la ciudad; pero los barcos cartagineses, centinela, persiguieron al bote y, cuando estaban a punto de alcanzarlo, se enzarzó en una especie de lucha. Durante esta lucha, los sitiadores y asediados corrieron al puerto, y cada uno animó a los suyos, mediante gritos, a redoblar sus esfuerzos. El bote ya iba a ser tomado: los bárbaros lanzaron gritos de alegría, mientras los siracusanos, incapaces de acudir en ayuda, rezaban a los dioses; pero en el momento en que la proa del barco enemigo subía a bordo, el bote llegó a su alcance, y los siracusanos, corriendo en su ayuda, lo salvaron de un peligro inminente. Como todos los habitantes de la ciudad se habían apresurado al puerto, Amílcar pensó que parte de la muralla debía haber quedado indefensa y cargó contra un destacamento de élite para que la cruzara con escaleras. Los hombres de este destacamento, al encontrar las puertas abandonadas, subieron sin ser percibidas; iban a tomar posesión de las cortinas, cuando la ronda ordinaria descubrió a los enemigos. De inmediato comenzó una pelea; los habitantes se apresuraron a llegar al lugar y, advirtiendo al enemigo, mataron una parte y apresuraron el resto de las almenas. Entristecido por este fracaso, Amílcar levantó el asedio de Siracusa y envió a Cartago para reforzar a cinco mil hombres.

XVII . Mientras sucedían estas cosas, Agathocles, el amo del país, asaltó las fortalezas del barrio de Cartago y arrastró a los pueblos a su partido, medio por intimidación, la mitad por el odio que tenían. dedicado a los cartagineses. Más tarde estableció un campamento atrincherado cerca de Tynes, y, después de haber dejado una fuerte guarnición allí, avanzó en las ciudades marítimas. Primero tomó Neápolis, y trató a los habitantes con humanidad; luego fue a Adrymetum, donde se tamizó, después de hacer una alianza con Elymar, rey de los libios. Informados de estos movimientos, los cartagineses hicieron marchar a todas sus tropas contra Tynes, se hicieron dueños del campamento de Agathocles y entregaron a la ciudad asaltos frecuentes. Al enterarse de la derrota de su pueblo, Agathocles dejó un cuerpo de ejército para continuar el asedio de Adrymetum, y, poniéndose a la cabeza de su guardia y un pequeño destacamento de tropas, llegó, sin el conocimiento de los enemigos. para ocupar una altura desde la que pudiera ser percibido al mismo tiempo por los adrymetianos y cartagineses, ocupados en el asedio de Tynes. Ordenó a sus soldados encender fuego en gran medida, para hacer creer a los cartagineses que estaba marchando contra ellos con un ejército poderoso, y a los sitiados que les iba a traer refuerzos considerables. Por esta estratagema también logró engañar a las dos partes. El enemigo, que sitió a Tynes, huyó a Cartago, abandonando sus máquinas de guerra, y los asustados adrymetianos liberaron su ciudad. Agathocles les concedió una capitulación, luego se volvió hacia Thapsus, que asaltó; Se apoderó de todas las demás ciudades de la costa, que suman más de doscientas personas, y decidió llevar sus armas a la Alta Libia.

XVIII . Agathocles ya había estado en camino a la Alta Libia durante varios días, cuando los cartagineses recibieron los refuerzos enviados desde Sicilia; Después de reunirlos con sus otras tropas, intentaron nuevamente el asedio de Tynes, y se apoderaron de varios lugares que habían sido ocupados por el enemigo. En este momento Agathocles fue informado del movimiento cartaginés por mensajeros enviados por Tynes, e inmediatamente volvió sobre sus pasos. Llegado a la distancia de unos doscientos estadios del enemigo, montó el campamento y prohibió a sus soldados prender fuego. Aprovechó la noche para avanzar, y llegó al amanecer a los cartagineses, que habían salido de su campamento y se habían dispersado en los campos alimentándose. Agathocles masacró a más de dos mil, hizo una gran cantidad de prisioneros y aseguró el éxito para el futuro. Los cartagineses, después de haber recibido refuerzos de Sicilia y haberlos aumentado con tropas auxiliares de Libia, parecían tener fuerzas superiores a las de Agathocles; pero este último éxito una vez más derribó el orgullo de los bárbaros, especialmente desde que Elymar, rey de los libios, que se había separado del partido de Agathocles, acababa de ser vencido, y él mismo perdió la vida. una gran cantidad de bárbaros. Tal era el estado de cosas en Sicilia y Libia.

XIX . En Macedonia, Cassander había ayudado a Autoleon, rey de Peonia, que estaba en guerra con los Autariates. Lo salvó de un peligro inminente transfiriendo al Monte Orbelo a veinte mil Autariados, con sus hijos y sus esposas. Mientras tanto, Ptolomeo, acusado por Antígona con el mando de las tropas del Peloponeso, abandonó a su amo, del que no se consideraba suficientemente recompensado, y se alió con Casandro. Ptolomeo había dejado la administración de la satrapía de Hellespont en manos de Phoenix, uno de sus 129 amigos más fieles; envió tropas con la orden de proteger las fortalezas y ciudades del país, y no obedecer más a Antígona. Por otro lado, como en el tratado celebrado entre los generales sucesores de Alejandro, se había estipulado que las ciudades griegas serían declaradas independientes, Ptolomeo, el soberano de Egipto, reprochó a Antígona haber conservado las guarniciones en muchas de estas ciudades, y preparado para declararle la guerra. Ptolomeo de hecho dejó a Leónidas a la cabeza de un ejército, que tomó las ciudades de Alta Cilicia, sujeto a la autoridad de Antígona. También envió diputados a las ciudades sujetas a Casandro y Lisímaco, para solicitar que actúen en concierto con él, evitando que Antígona se vuelva demasiado poderosa. Antígona envió a Hellespont Philippe, su hijo menor, para oponerse al progreso de Phoenix y los rebeldes; él envió a Demetrius a Cilicia. Este último empujó la expedición vigorosamente, derrotó a los tenientes de Ptolomeo y recuperó las ciudades de Cilicia.

XX . Mientras ocurrían estos eventos, Polysperchon siempre había permanecido en el Peloponeso. Enemigo de Casandra, contra quien seguía presentando cargos, aún no había abandonado el imperio de Macedonia. En este diseño, envió a buscar a Hércules, el hijo de Alexander y Barsine. Este joven, criado en Pergamos, tenía unos diecisiete años. Polysperchon había hablado de ello con frecuencia en su correspondencia con sus amigos y todos aquellos a quienes él conocía estaban disgustados con Cassandra; ahora le suplicaba que lo ayudara en su plan para llevar a este joven al trono paterno. Escribió al mismo tiempo al Consejo General de Etolios para tener un ejército para llevar a cabo este proyecto, prometiendo, si tiene éxito, una multitud de favores. Polysperchon obtuvo en esta negociación un éxito completo. Los etolios accedieron a la solicitud dirigida a ellos; reunidos con varias otras ciudades igualmente favorables al establecimiento del joven rey, lograron establecer un ejército de más de veinte mil hombres de infantería y al menos mil jinetes. Polysperchon, muy ocupado con los preparativos para esta guerra, recaudó sumas considerables y se comprometió con sus amigos en Macedonia para ayudarlo en sus esfuerzos.

XXI . Ptolomeo todavía era dueño de las ciudades de Chipre. Advirtió que Nicocles rey de Paphiens, había tratado secreto con Antígona, que dio Argeo Calicrates y dos de sus amigos, la misión de asesinar Nicocles porque temía que varios otros líderes no se les animó a revuelta de impunidad ( 10 ) de los primeros rebeldes. Los dos enviados de Ptolomeo navegaron a la isla, y, después de haber sido dada la Menelao general de un destacamento de soldados sitiaron la casa de Nicocles, le comunicó las órdenes que se les imputaban, y le ordenó a prepararse para morir. Nicocles intentó primero justificarse a sí mismo, pero al no haber escuchado su defensa, se quitó la vida. Axiothea, esposa de Nicocles, cuando se enteró de la muerte de su esposo, mató a sus propias hijas vírgenes, para que no cayeran en manos del enemigo; al mismo tiempo, indujo a las mujeres de los hermanos de Nicocles a matarse con ella, aunque Ptolomeo no había ordenado nada sobre estas mujeres y, por el contrario, les había garantizado su seguridad personal. Habiendo sido el palacio lleno de estos asesinatos y estas catástrofes imprevistas, los hermanos de Nicocles cerraron todas las puertas, prendieron fuego a la casa y se suicidaron. Tal fue el final trágico de la familia de los reyes de Paphos. Después de contar estos eventos, reanudaremos el hilo de nuestra historia.

XXII . En ese mismo tiempo murió Parysadas, rey del Cimmerian Bosphorus. Los niños que dejó discutían entre ellos sobre la sucesión al trono. Sus nombres eran Eumelus, Sátiro y Prytanis. Sátiro, el mayor de los tres hermanos, había sucedido legítimamente a su padre, que había reinado treinta y ocho años; pero Eumelus, habiendo concluido una alianza con algunas tribus bárbaras del vecindario, había logrado reunir muchas tropas y disputado la realeza con su hermano. Sátiro marchó contra él a la cabeza de un poderoso ejército, cruzó el río Thapsis y llegó al campamento a poca distancia del enemigo. Rodeó su campamento con muchos carros que habían servido para el transporte de provisiones, y, después de colocar a sus tropas en una larga fila, se colocó en el centro de la falange, como es costumbre entre los escitas. Tenía en su ejército más de dos mil mercenarios griegos y tantos tracios; el resto eran aliados escitas, que sumaban más de veinte mil soldados de infantería y casi diez mil jinetes. Por su parte, Eumelus tenía para sus aliados a Ariopharne, rey de los tracios, que le había traído una ayuda de veinte mil jinetes y veintidós mil soldados de infantería. La lucha fue obstinada; Sátiro, rodeado por sus soldados de élite, comenzó una batalla de caballería avanzando hacia el centro del ejército opuesto, ocupado por Ariopharne; después de pérdidas recíprocas, logró derribar las filas enemigas y derrotar al rey de los bárbaros. Abrazó a los fugitivos y masacró todo lo que alcanzó. Pero, advertido por un momento después de que su hermano Eumelus tenía la ventaja en el ala derecha y obligó a las tropas mercenarias a huir, Sátiro se retiró de su persecución. Voló en su rescate, restauró la lucha y ganó la victoria por segunda vez. Todo el ejército hostil fue derrotado, para mostrar a todos que él era, al mismo tiempo, por nacimiento y coraje, digno de tener éxito en el trono de estos antepasados.

XXIII . Ariopharne y Eumelus, vencidos en esta batalla, se refugiaron en el palacio del rey. Este palacio estaba situado a orillas del Thapsis que lo rodeaba por todos lados, y cuyas aguas bastante profundas dificultaban el acceso. Los alrededores estaban llenos de grandes precipicios y cubiertos por un bosque que ofrecía solo dos entradas, una obra del hombre; uno, que conducía al palacio, estaba amueblado con altas torres y trincheras; el otro, en el lado opuesto, terminaba en pantanos y estaba defendido por empalizadas; finalmente, el palacio descansó sobre una base que levantó las viviendas sobre el agua. Esa era la posición fuerte de este lugar. Sátiro primero devastó el territorio enemigo e incendió las aldeas, donde tomó muchos prisioneros y recogió un enorme botín. Queriendo entonces forzar los pasajes, perdió muchas personas al ataque de la trinchera y las torres, y se vio obligado a retirarse. Luego dirigió sus fuerzas hacia las marismas, y se hizo dueño de las fortificaciones de madera, y después de haberlas demolido, cruzó el río y comenzó a cortar el bosque que había que cruzar para llegar al palacio. Todas estas cosas fueron hechas con la mayor actividad. El rey Ariopharne, temiendo que la ciudadela pudiera ser arrastrada por la fuerza, resolvió luchar con intrepidez, sin ver ningún medio de salvación salvo la victoria. Se colocó a ambos lados de la carretera arqueros que herían fácilmente a los trabajadores que se dedicaban a talar el bosque, y no podían esquivar las facciones ni defenderse por el grosor de la madera. La gente de Sátiro pasó tres días, trabajo duro, para cortar suficiente madera para abrirse camino. Finalmente, el cuarto día, se acercaron al recinto del palacio; pero, recibidos por una lluvia de características y conducidos a un callejón sin salida, sufrieron grandes pérdidas. Meniscos, jefe de los mercenarios, hombre inteligente y valiente, llegó por el camino, y, al llegar a la pared, fue rechazado después de un combate brillante, ya que los sitiados habían hecho una salida con tropas superiores en número. Sátiro, al percibir a Menisco tan en peligro, rápidamente acudió en su ayuda, y detuvo la impetuosidad del choque, pero fue golpeado por una lanza con su brazo; fue gravemente herido y regresó al campamento, donde expiró la noche siguiente. Sátiro había reinado solo nueve meses desde la muerte de su padre Parysadas. Menisco, general de los mercenarios, levantó el sitio y trajo a su ejército a la ciudad de Gargaza ( 11 ); Desde allí tenía el cuerpo del rey transportado por el río hasta Panticapea, que fue entregado a su hermano Prytanis.

XXIV . Prytanis le dio a su hermano magníficos funerales; depositó el cuerpo en las bóvedas reales y rápidamente se dirigió a Gargaza, donde tomó el mando del ejército y tomó posesión del trono. Eumelus envió una delegación para pedirle a Prytanis su parte del reino, pero éste se negó a compartir nada, dejó a Gargaza como guarnición y regresó a Panticapea para consolidar la monarquía. Al mismo tiempo, Eumelus, apoyado por los bárbaros, tomó Gargaza, así como varias otras ciudades y lugares de los alrededores. Prytanis fue a encontrarse con su hermano; pero fue conquistado en una batalla, luego atrapado en un istmo cerca de Palus-Méotide y obligado a rendirse. Según los términos de esta capitulación, Prytanis rindió su ejército y abdicó de la corona. Sin embargo, a su regreso a Panticapea, la residencia habitual de los reyes del Bósforo, hizo otro intento por recuperar el poder; pero, conquistado, se refugió en Cepes, donde fue asesinado. Eumelus, deseando después de la muerte de sus dos hermanos reinar en seguridad, se deshizo de los amigos de Sátiro y Prytanis, así como de las esposas e hijos de sus dos hermanos. Parysades, hijo de Sátiro, escapó solo de esta masacre. Él era un hombre muy joven; Salió a caballo de la ciudad y logró refugiarse con Agarus, rey de los escitas. Al ver que los habitantes de Panticapea estaban indignados por estos asesinatos, Eumelus convocó a una asamblea general en la que trató de justificar su conducta y anunció la restauración de la antigua forma de gobierno. Restauró a los Panticapeens las inmunidades de que gozaban sus antepasados; él prometió darles todos los impuestos; finalmente, en un largo discurso, buscó capturar los votos de la gente. Habiendo así recuperado, gracias a los beneficios, el afecto que antes disfrutaba, continuó gobernando a sus súbditos de acuerdo con las leyes establecidas, y por sus cualidades personales atraía una admiración poco común.

XXV . Eumelus bendijo a bizantinos, sinoinos y la mayoría de los demás griegos en el puente. También recibió a unos mil callantianos a quienes el hambre había obligado a abandonar su ciudad, asediada por Lisímaco; y no solo les concedió un asilo, sino que les dio alojamiento en la ciudad de Psoa, y les distribuyó la tierra. Eumelus también purgó el mar de piratas, y protegió la navegación del Pont haciendo la guerra contra Hénioques, Taures y Achaens que infestaron estos lugares de sus corsarios. Entonces los mercaderes que se beneficiaron de esta guerra, hicieron en casi todos los países del mundo las más altas alabanzas del Rey Eumelus. Luego agregó a su territorio una gran parte del país limítrofe e hizo de su reino uno de los más famosos. Finalmente, se comprometió a poner bajo su autoridad a toda la gente del Ponto, y él habría tenido éxito en su empresa, si la muerte no le hubiese sorprendido en medio de sus planes. Eumelus había reinado durante cinco años y cinco meses, y la forma en que perdió su vida merece ser denunciada. Volvía a casa desde Escitia, ansioso por ofrecer un sacrificio a los dioses. La cuadriga que lo llevó de regreso al palacio tenía cuatro ruedas y estaba cubierto con una tienda de campaña; los caballos se llevaron, y como el cochero ya no era dueño de las riendas, Eumelus, temiendo ser arrojado a los fosos que bordeaban el camino, trató de saltar del carro, pero su espada se avergonzó en un ruedas, se dejó llevar por el movimiento de rotación, y expiró en el acto ( 12 ).

XXVI . Sobre el tema de la muerte de los hermanos Eumelus y Sátiro, se habló mucho de dos oráculos que, aunque absurdos, fueron creídos por los habitantes. De hecho, se informa que el dios interrogado por Sátiro le había dicho que se cuidara de que mis ( 13 ) no le dieran muerte. Desde entonces, Sátiro no sufrió cerca de él ningún hombre libre o esclavo que llevara el nombre de mys; y tenía tanto miedo de las ratas que había ordenado a sus sirvientes que mataran a esos animales dondequiera que los encontraran, y que cerraran los retiros. Tomó todas las precauciones imaginables para evitar el destino, cuando recibió un golpe en el músculo ( mys ) del brazo y perdió la vida. En cuanto a Eumelus, el oráculo le había dicho que tuviera cuidado con una casa de viaje; por lo que nunca ingresó a una casa sin antes haberla examinado con sus sirvientes para asegurarse de que el techo y la base fueran sólidos. Todos encontraron el cumplimiento de este oráculo en la muerte de Eumelus, ocasionado por el carro cubierto con una tienda de campaña. Pero eso es suficiente sobre lo que sucedió en el Bósforo.

En Italia, los cónsules romanos ingresaron con un ejército en Apulia y derrotaron a los samnitas cerca de Italia ( 14 ). Los vencidos se retiraron a una colina, conocida como Mont-Sacre, y como ya llegó la noche, los romanos regresaron a su campamento. Al día siguiente, la pelea recomenzó; un gran número de samnitas perecieron ese día, y más de dos mil doscientos fueron tomados prisioneros. Como resultado de este éxito de los romanos, los cónsules devastaron la campaña con impunidad y sometieron a las ciudades que hasta ahora se habían negado a obedecerlas. Asaltaron Cataracta y Ceraunilia, donde establecieron guarniciones. Por fin tuvieron éxito, por persuasión, al enviar algunas otras ciudades del país.

XXVII . Demetrio de Phalerum siendo arconte de Atenas, los romanos nombraron cónsules Quintus Fabius, por segunda vez, y Caius Marcius ( 15 ). En ese año, Ptolomeo, soberano de Egipto, informó que sus lugartenientes habían perdido las ciudades de Cilicia, se embarcaron con un ejército considerable y se acercaron a Phaselis. Después de apoderarse de esta ciudad, fue a Licia y asaltó a Xanthum, defendido por una guarnición de Antígono; de allí fue a Caunum, sometió esta ciudad a su autoridad y asaltó las fortalezas. Luego se hizo dueño de Heraclium. Persicum fue entregado a él por traición. Luego zarpó hacia la isla de Cos, donde trajo cerca de él a Tolomeo, sobrino de Antígona, que había abandonado a su tío e hizo causa común con Ptolomeo, el gobernante de Egipto. El sobrino de Antígona dejó Chalcis para ir a Cos, donde al principio fue muy bien recibido por Ptolomeo; pero no tardó en percibir que su nuevo aliado tenía demasiadas pretensiones, y se esforzó por unir las cabezas del ejército mediante discursos y regalos. Lo previno en sus planes, lo hizo arrestar y lo obligó a beber la cicuta. En cuanto a los soldados que lo habían acompañado, Ptolomeo los ganó con promesas magníficas, y los incorporó a las filas de su ejército.

XXVIII . Mientras tanto, Polysperchon había reunido fuerzas considerables y devolvió a Macedonia a Hércules, hijo de Alejandro y Barsine, para ponerlo en posesión del trono de su padre. Cassandra marchó contra Polysperchon, que estaba acampado cerca de Stympalia ( 16 ). Como los dos ejércitos habían establecido su campamento a corta distancia el uno del otro, Cassander descubrió que los macedonios no se oponían demasiado al regreso del joven príncipe y temían que pasaran al campamento de Hércules. En medio de estas ansiedades, envió a diputados para iluminar a Polysperchon y hacerle comprender que la recuperación de este joven rey lo expuso a entregarse a sí mismo un maestro que requeriría de él una obediencia absoluta; mientras que, uniéndose a su partido, y haciendo que este joven muriera, regresaría de inmediato a todas las dignidades que había disfrutado previamente en Macedonia; que, además, debería tener un ejército y estar a cargo del mando del Peloponeso; en una palabra, que compartiría con Casandro la autoridad soberana y recibiría los más altos honores. Estas proposiciones, y muchas otras promesas magníficas, sedujeron a Polysperchon, que secretamente trató con Cassander, y se comprometieron a asesinar al joven príncipe. Polysperchon efectivamente lo mató, y se declaró abiertamente a Cassander. Hizo donaciones a Macedonia; y, en virtud del tratado celebrado con Casandro, tomó el mando de un ejército compuesto por cuatro mil hombres de infantería macedónica y quinientas caballería tesalia. Con este ejército, al que se unieron muchos voluntarios, Polysperchon se encargó de cruzar Beocia para entrar en el Peloponeso, pero fue detenido en su marcha por los beocios y los peloponesios; regresó a Locres donde estableció su cuartel de invierno.

XXIX . Mientras sucedían estas cosas, Lisímaco fundó en Chersonese una ciudad que, según él, recibió el nombre de Lysimachia .

Cleómenes, rey de los Lacedemonios, murió después de un reinado de sesenta años y diez meses; su hijo Aries, que lo sucedió, reinó durante cuarenta y cuatro años.

Al mismo tiempo, Amilcar, comandante de las tropas cartaginesas en Sicilia, después de tomar un gran número de fortalezas, marchó sobre Siracusa con la intención de ganar por asalto. Durante mucho tiempo maestro del mar, había interceptado todos los convoyes de provisiones; había destruido los cultivos y había intentado apoderarse del Olimpo, ubicado a las puertas de Siracusa. Pero inmediatamente después, decidió atacar las murallas de Siracusa con la predicción de un adivino que, de acuerdo con la inspección de las víctimas, había anunciado que Amílcar cenaría el mismo día en Siracusa. Pero los habitantes, informados del diseño del enemigo, sacaron durante la noche un cuerpo de tres mil hombres de infantería y cuatrocientos de caballería, con órdenes de ocupar el fuerte Euryelus. Esta orden fue ejecutada. Los cartagineses, sin embargo, avanzaron de noche hacia la ciudad, imaginando que habían robado sus movimientos al enemigo. Amilcar estaba a la cabeza de la columna; Dinocrates lo siguió con su caballería; la infantería había sido dividida en dos falanges, una formada por bárbaros, la otra por auxiliares griegos. El ejército también fue acompañado por una multitud de personas no inscritas, todas inútiles, atraídas por el señuelo de los saqueos, y que a menudo fueron la causa de los problemas y desórdenes que estallaron en el ejército. Como el camino era angosto e impracticable, algunos traficantes y merodeadores se peleaban por el paso. Pronto la muchedumbre aumentó, incluso se involucró en una lucha y el tumulto se extendió por todo el ejército. En este momento, los siracusanos, que habían ocupado a Euryelo, y que vieron este tumulto desde la distancia, se abalanzaron sobre los enemigos; algunos, publicados en las alturas, atacaron a los cartagineses con golpes, otros cerraron su paso, otros finalmente, persiguiendo a los bárbaros incluso en las rocas, los obligaron a arrojarse en los precipicios, porque el La oscuridad e ignorancia del lugar hizo creer a los bárbaros que fueron atacados por fuerzas superiores. Por lo tanto, los cartagineses, afligidos por el desorden de su propio ejército, aturdidos por la aparición inesperada del enemigo y participando en marchas que no conocían, fueron derrotados. Como el suelo no ofrecía una salida amplia, algunos fueron pisoteados bajo los pies de sus propios caballos, los otros, engañados por la oscuridad de la noche, lucharon entre ellos y se mataron entre sí. Al principio, Amilcar apoyó vigorosamente el choque de enemigos e instó a quienes lo rodeaban a que se mantuvieran firmes. Pero luego, abandonado por sus aterrorizados soldados, Amilcar, incapaz de escapar, cayó casi muerto en manos de los siracusanos.

XXX . Note aquí la peculiaridad del destino en contradicción con todas las predicciones humanas. Agathocles, este hombre valiente, es derrotado en Himera y su poderoso ejército. Aquí un puñado de Siracusanos excedió las fuerzas de los cartagineses y capturó a Amilcar, su más ilustre general. Por último, un pequeño cuerpo de caballería, con nada más que rudeza y conocimiento del lugar, prevalece sobre ciento veinte mil infantería y cinco mil caballería, y así confirma el dicho de que la guerra es un juego de azar ( 17 ). Los cartagineses, dispersos por todos lados, apenas pudieron reunirse al día siguiente para su derrota. Los Siracusanos, cargados de botín, regresaron a su ciudad y entregaron a Amilcar a la venganza de sus enemigos. Recordaban al adivino que había predicho a Amilcar que cenaría al día siguiente en Siracusa; esta predicción se cumplió así. Los familiares de los que habían perecido en la guerra contra los cartagineses arrastraron a Amilcar encadenado en las calles de la ciudad y, tras infligir los últimos ultrajes, lo mataron. Los magistrados de la ciudad le cortaron la cabeza y lo enviaron a Libia a Agathocles, a quien, al mismo tiempo, le advirtieron de su feliz éxito.

XXXI . El ejército de los cartagineses tuvo grandes dificultades para recuperarse del terror que había inspirado su derrota, del cual no ignoraba la causa. Siendo sin un líder, los bárbaros y los griegos se dividieron en la elección de un general. Los exiliados, unidos a los otros griegos, nombraron a Dinocrates; mientras que los cartagineses designaron al comando a aquellos que, después de Hamilcar, ocuparon el segundo rango. En ese momento los Agrigentines, atentos a los acontecimientos que habían llegado a Sicilia, consideraron la oportunidad favorable para reclamar la supremacía de la isla. De hecho, se halagaron de que los cartagineses no pudieran seguir defendiéndose de Agathocles; que, por otra parte, Dinocrates, teniendo solo un ejército débil, compuesto por los desterrados, no sería difícil de vencer, y que los siracusanos, presionados por la hambruna, no podrían intentar disputar con ellos el primer rango; finalmente, cuál era el motivo principal, los agrigentinos esperaban que al establecer un ejército destinado a proclamar la independencia de las ciudades, se apresuraran a unirse a ellos debido al odio que se llevaba a los bárbaros solo por el deseo natural de conquistar la libertad. Los Agrigentines, por lo tanto, eligieron al General Xenodicus y lo enviaron a la guerra a la cabeza de un ejército considerable. Xenodicus marchó inmediatamente sobre Gela, donde fue presentado por algunos de sus amigos por la noche; Se hizo dueño de la ciudad, la guarnición y las riquezas que estaban allí. Los geleanos, declarados libres, se reunieron en Agrigenins para ayudarlos a restaurar su independencia a las otras ciudades. Apenas se difundió el rumor de la empresa Agrigentine, todas las ciudades de Sicilia estaban entusiasmadas con la libertad. Los habitantes de Enna fueron los primeros en enviar diputados y entregar su ciudad a los Agrigentines. Este último estableció un gobierno libre, y luego se trasladó a Erbessus, relajado por una fuerte guarnición. Él luchó una pelea sangrienta; pero los Agrigentines, secundados por los habitantes, presentaron la guarnición; una gran cantidad de bárbaros permaneció en el campo de batalla; unos quinientos depusieron las armas y se entregaron prisioneros.

XXXII . Mientras los Agrigentines estaban ocupados, un destacamento de aquellos soldados que Agathocles había dejado en Siracusa, se apoderó de Echetla y devastó el territorio de Leontium y Camarine. Indignados por la devastación que destruyó todos los cultivos, estos dos pueblos pidieron su ayuda Xenodicus. Este último fue a la escena y liberó a los Leoninos y los Camarinenses del enemigo que estaba desolando su campaña. Xenodicus asaltó la fortaleza de Echetla, restableció el gobierno democrático y esparció el terror entre los siracusanos. Finalmente, continuando sus excursiones, liberó las plazas y ciudades del yugo de los cartagineses.

Mientras sucedían estas cosas, los siracusanos, siempre presionados por la hambruna, descubrieron que varios edificios, cargados de provisiones, navegaban hacia Siracusa. Así equiparon veinte trirremes; luego, aprovechando el momento en que los bárbaros, que por lo general estaban en un crucero, estaban ausentes, abandonaron el puerto y se dirigieron a Megara, donde esperaron la llegada de los mercantes. Pero los cartagineses enviaron treinta barcos para cazar a los siracusanos, y comenzó una pelea. Los Siracusanos fueron arrojados rápidamente a la costa, nadó y se refugiaron en el templo de Juno. La lucha se renovó alrededor de los barcos que los cartagineses arrancaron de la orilla con manos de hierro. Los siracusanos perdieron así diez trirremes, los 141 restantes fueron salvados por los refuerzos que les llegaron desde la ciudad. Tal era el estado de cosas en Sicilia.

XXXIIII . Sin embargo, los enviados, que trajeron la cabeza de Amílcar, aterrizaron en Libia. Agathocles tomó esta cabeza, y acercándose al alcance del campamento cartaginés, se la mostró al enemigo y les mostró la derrota de sus tropas en Sicilia. Los cartagineses, presas de dolor, se postraron de acuerdo con la costumbre de los bárbaros, tomaron luto y, viendo la muerte de su rey como una calamidad pública, perdieron valor por el resto de la guerra. Agathocles, embriagado por sus éxitos, se creyó a salvo de todos los peligros; pero la fortuna, cuyos favores son tan inconstantes, despertó al tirano los mayores peligros en su ejército. Lycisque, uno de los líderes de las tropas, se apoderó del vino, insultó a Agatocles en medio de un banquete al que había sido invitado. Agathocles, sin embargo, libró a Lycisque en consideración de los servicios que había recibido en la guerra, y respondió solo con bromas; pero su hijo Archagathus, menos paciente, se perdió en reproches y amenazas. Después del banquete, y mientras los invitados se retiraban a sus tiendas, Lycisque se regocijó contra Archagathus, y le reprochó su amor adúltero con su suegra. De hecho, se rumoreaba que Archagathus tenía un intercambio secreto con Alcia, la esposa de su padre. Archagathus, transportado con ira, arrebató una pica a uno de los guardias y la clavó en el costado de Lycisque, que murió en el acto. Su cuerpo fue llevado a su tienda y entregado a sus sirvientes. A la mañana siguiente se encontraron los amigos de los muertos, y su indignación fue compartida por un gran número de soldados; un inmenso tumulto estalló en el campamento; varios jefes, que tenían que temer algún castigo por los crímenes que habían cometido, eligieron este momento para organizar un levantamiento general. Todo el ejército fue bajo las armas y lloró por venganza; ella le pidió a Archagathus que fuera ejecutado, y que si Agathocles se negaba a hacerlo, su padre se vengaría de él. Para empeorar las cosas, las tropas exigieron sus atrasos y nombraron a sus propios oficiales; finalmente, algunos soldados se apoderaron de las fortificaciones de Tynes y pusieron al tirano bajo buena guardia.

XXXIV . Informados de esta rebelión, los cartagineses enviaron algunos emisarios para prometer a los soldados de Agathocles una paga más fuerte y buenos regalos. Varios líderes se comprometieron a cambiar de partido y servir en el ejército cartaginés. Agathocles, viendo que su seguridad era solo para un hilo, y temiendo ser traicionado a enemigos que lo harían morir ignominiosamente, prefirió perecer por las manos de sus soldados que por las del enemigo. Dejó su manto púrpura y, tomando las ropas humildes de un simple soldado, avanzó en medio del ejército. Hubo un profundo silencio. Mucha gente curiosa vino corriendo a escuchar lo que iba a decir. Agathocles arengó a los soldados en un discurso apropiado a las circunstancias; recordó sus hazañas anteriores y declaró que estaba listo para morir si su muerte podía ser útil para sus compañeros soldados. Pero nunca tendría la cobardía de redimir su vida por una acción indigna de él. Y tomando a todos los que lo rodeaban para presenciar sus palabras, desenvainó su espada como si quisiera matarse. En el momento en que iba a pegarse, el ejército le prohibió cometer este suicidio. Por todos lados exclamaron que fue absuelto de las acusaciones en su contra, y finalmente el ejército le suplicó que se llevara el manto real; lo que Agathocles hizo al derramar lágrimas, y solo, dijo, para complacer a los soldados. Esta escena fue fuertemente aplaudida por la multitud.

Restaurado en su poder, Agathocles, que no ignoraba que los cartagineses esperaban en cualquier momento ver al ejército griego en sus filas, aprovechó esta oportunidad para liderar a sus tropas contra el enemigo. Los bárbaros, persuadidos de que estas tropas llegaron a pasar en sus filas, no sospecharon la realidad. Llegado en presencia del enemigo, Agathocles hizo sonar la carga, de repente cayó sobre ellos e hizo una gran carnicería. Los cartagineses derrotados huyeron a su campamento y perdieron muchos soldados. Así Agathocles, después de haber corrido los mayores peligros por culpa de su hijo, no solo tuvo éxito, gracias a su coraje para salir de sus dificultades, sino que también encontró los medios para deshacer a los enemigos. Los autores de esta rebelión, así como todos los descontentos, que suman más de doscientos, pasaron al campo de los cartagineses.

Después de contar lo que sucedió en Libia y Sicilia, hablaremos sobre los acontecimientos que sucedieron en Italia.

XXXV . Los tirrénicos marcharon contra la ciudad de Sutrium, una colonia de los romanos. Los cónsules llegaron con gran ayuda a la ayuda de esta ciudad, derrotaron a los tirrenos en una batalla campal y los persiguieron hasta su campamento. Al mismo tiempo, los samnitas aprovecharon la ausencia del ejército romano para devastar con impunidad el territorio de Iapygia donde Roma tenía guarniciones. Por lo tanto, los cónsules se vieron obligados a dividir sus fuerzas. Fabio permaneció en Tyrrhenia; Marcio dirigió otro cuerpo contra los samnitas, asaltó la ciudad de Allifas y acudió en ayuda de los aliados sitiados por el enemigo. Mientras los tirrenos regresaban en masa para atacar a Sutrium, Fabius cruzó las fronteras sin saberlo y entró en la Alta Tyrrhenia, que hacía tiempo que no había sido devastada por ningún enemigo. Así llegó inesperadamente, devastó una gran extensión de país, derrotó a los habitantes que vinieron a su encuentro, mató a un gran número y hizo muchos prisioneros. Después de este éxito, Fabius ganó una segunda victoria sobre los Tirrenos cerca de Peruse; mató a un gran número de ellos y golpeó a la población con terror: fue el primer romano que invadió este país con un ejército. Fabius concluye una tregua con los arrretinianos, los crotonianos y los perusianos. Finalmente asaltó la ciudad de Castola y obligó a los tirrenos a levantar el sitio de Sutrium ( 18 ).

XXXVI . En ese mismo año, los romanos eligieron dos censores; uno de ellos, Appius Claudius, que tenía una gran ascendencia sobre su colega Lucius Claudius, emprendió grandes reformas en las viejas instituciones. Para complacer a la gente, aniquiló la influencia del Senado. Fue él quien primero trajo a Roma el agua, lo llamó Agua Apiano , dibujado desde una distancia de ochenta estadios ( 19 ). Los gastos de este acueducto absorbieron sumas considerables, que fueron tomadas del tesoro público, sin la autorización del Senado. Fue él quien construyó el Camino Apia, pavimentado en una gran extensión de piedra sólida, y que conduce desde Roma a Capua en un espacio de más de mil estadios. Para ejecutar de esta manera, las montañas fueron perforadas, precipicios y valles llenos; estas obras agotaron los ingresos del estado, pero dejaron un monumento inmortal y útil para la sociedad. Appius también reformó el Senado al presentar no solo a los nobles y altos dignatarios, sino también a un gran número de plebeyos e incluso algunos liberados, lo que hirió el orgullo de los patricios. Además, otorgó a los ciudadanos el poder de fijar su propio censo y elegir la tribu a la que les gustaría pertenecer. Por fin, sabiendo que había acumulado en su cabeza el odio de la nobleza, evitó ofender a otros ciudadanos y convirtió su afecto en un baluarte contra sus enemigos. Así, en el censo de la orden de los caballeros, no quitó ninguno de ellos a su caballo, y en la conscripción del Senado no retiró a nadie por causa de indignidad, como los censores estaban acostumbrados a hacer . Sin embargo, los cónsules, movidos por los celos, y para complacer a los patricios, nunca convocaron al Senado según la lista elaborada por Claudio, sino según la de los censores de sus predecesores. Por el contrario, las personas, para mostrar su simpatía a Claudio, así como para asegurar la admisión de los plebeyos a un cargo público, nombrados a la más alta dignidad, la del edicto, Cneius Flavius, hijo de un liberto . Flavio, aunque nació de un padre que había sido esclavo, fue el primer romano a quien se le confirió esta dignidad. Appius pronto renunció a su puesto como censor; temiendo el odio del Senado, fingió haber perdido la vista y vivido como un hombre privado.

XXXVII . Charinus siendo el arconte de Atenas, Publius Decius y Quintus Fabius cónsules en Roma, los Elians celebraron la CXVIII Olimpiada, en la cual Apollonides el Tegeate salió victorioso en la carrera del estadio ( 20 ). En ese momento, Ptolomeo, habiendo dejado a Myndus con una poderosa flota, cruzó el Archipiélago y, en el curso de esta navegación, condujo la guarnición de Andros y restauró a la isla su independencia. Luego se dirigió al istmo; tomó posesión de Sicyon y Corinto, que Cratesipolis le había entregado. Como hemos relatado en el libro anterior ( 21 ) por qué estas ciudades se habían presentado a Cratesipolis, es inútil hablar de ellas aquí. Ptolomeo se comprometió a liberar a las otras ciudades griegas, juzgando que era útil para sus intereses conciliar el afecto de los griegos. Pero cuando los peloponesios, invitados a proporcionar alimentos y dinero, se negaron a ejecutar las cláusulas del tratado, el soberano, irritado, hizo las paces con Casandro, con la condición de que cada uno de ellos permaneciera dueño de las ciudades de las cuales él estaba en posesión. Ptolomeo luego puso una guarnición en Sición y Corinto, y regresó a Egipto.

Mientras sucedían estas cosas, Cleopatra, enemiga de Antígona, e inclinada por sus propias inclinaciones hacia Ptolomeo, había abandonado Sardis para unirse al aliado de su elección. Cleopatra era la hermana de Alejandro, la conquistadora de Persia, hija de Felipe, hijo de Amintas y viuda de Alejandro, que había emprendido una expedición a Italia. Su nacimiento ilustre había atraído a muchos pretendientes: Casandro, Lisímaco, Antígona, Ptolomeo y finalmente los generales más famosos de Alejandro; porque cada uno de ellos esperaba, por esta alianza con la casa real, obtener los sufragios de los macedonios, y legitimar, por así decirlo, su pretensión al trono. El gobernador de Sardis, que había recibido una orden de Antígona para mantener a raya a Cleopatra, objetó su partida y, según una nueva orden de su amo, lo hizo asesinar por algunas mujeres. Antígona, sin embargo, para no ser acusada de haber estado involucrada en este asesinato, había castigado a varias de estas mujeres culpables, y había enterrado el cuerpo de Cleopatra con una pompa real. Así, la hermana de Alejandro, cuyos jefes más ilustres habían disputado su mano, pereció antes de la finalización de su matrimonio. Después de hablar en detalle sobre los eventos en Asia y Grecia, contaremos la historia de otros países de la tierra.

XXXVIII . En Libia, los cartagineses enviaron un ejército para llevar a los númidas rebeldes a la obediencia. Agathocles, informado de este diseño, deja a su hijo Archagathus en Tynes con una parte de sus tropas, mientras él se apresura contra el enemigo con ocho mil infantes, ochocientos caballería y cincuenta tanques libios. Los cartagineses, sin embargo, ya habían llegado a los númidas llamados Zuphones, y habían logrado subyugar a una gran parte de los nativos y devolver a su alianza a algunos de estos rebeldes. Ante la noticia del acercamiento del enemigo, los cartagineses establecieron su campamento en una altura rodeada por un río profundo y difícil de cruzar. En este campamento, estaban a salvo de una sorpresa del enemigo; luego eliminaron a la élite de los númidas con el fin de hostigar a los griegos e impedirles avanzar. Esta orden fue ejecutada. Agathocles envió honderos y arqueros contra los númidas, mientras se marchaba con el resto de su ejército en el campamento enemigo. Adivinando el plan de Agathocles, los cartagineses sacaron a sus tropas del campamento y las golpearon en la batalla. Al ver que Agathocles ya cruzaba el río, cayeron sobre él en columnas apretadas y, como el paso del río era difícil, mataron a un gran número de enemigos. Pero los griegos, que trataron de forzar este pasaje, mostraron un valor superior al de los bárbaros, que ganaron en números. Los dos ejércitos habían estado luchando durante mucho tiempo, cuando los númidas se retiraron a ambos lados del campo de batalla, y esperaron el final de la lucha con la intención de saquear el equipaje del partido vencido. Agathocles, rodeado por la élite de sus soldados, condujo a los batallones enemigos, y determinó con esta derrota el vuelo del resto de los bárbaros. Un cuerpo de caballería griega, que sirvió en las filas de los cartagineses, y que estaba comandado por Clinon, solo apoyó el impacto de las tropas de Agatocles. Pero casi todos los hombres de este cuerpo, habiendo hecho prodigios de valor, murieron gloriosamente en el campo de batalla. El resto fue lo suficientemente feliz como para escapar de la carnicería.

XXXIX . Agathocles detuvo la persecución y marchó contra los bárbaros que se habían refugiado en su campamento. En este nuevo ataque, Agathocles tuvo tanto para luchar contra la dificultad del camino como contra los mismos cartagineses. Sin embargo, no negó su audacia y, exaltado por la victoria, ardió para asaltar el campamento de los cartagineses. Durante este tiempo, los númidas, que estaban esperando el resultado de la batalla, no podían arrojarse sobre el bagaje de los cartagineses, porque la lucha entre los dos ejércitos estaba teniendo lugar demasiado cerca del campamento; Entonces se dirigieron a los griegos, viendo que Agathocles estaba muy lejos. Los númidas penetraron así fácilmente en el campo dejado indefenso; mataron al pequeño número de aquellos que se oponían a ellos con cierta resistencia, e hicieron una multitud de prisioneros y un gran botín. Advertido de este ataque, Agathocles se volvió rápidamente contra los númidas, recuperó parte del equipaje; pero la mayor parte permaneció en manos de los númidas, quienes, a favor de la noche, partieron a gran distancia. Agathocles levantó un trofeo y dividió el botín entre sus soldados para compensarlos por los que habían perdido. En cuanto a los prisioneros griegos que habían servido en el ejército cartaginés, los hizo colocar en una fortaleza. Estos prisioneros, temiendo la venganza del tirano, atacaron la guarnición de la fortaleza durante la noche; derrotados en una pelea, fueron a ocupar una posición fuerte, alrededor de un millar en número, incluidos más de quinientos siracusanos. Informado de este evento, Agathocles llegó con su ejército, entabló negociaciones con los griegos que, con la fuerza de un tratado, dejaron la altura de la que se habían retirado. Apenas habían bajado, Agathocles los pasó por encima de la espada.

XL . Después de esta pelea, Agathocles tomó todas sus medidas para llegar a una completa sumisión de los cartagineses. Envió primero a Cirene, cerca de Ophellas ( 22 ), el Syracusan Orthon. Ophellas había hecho todas las campañas de Alejandro, de las cuales había sido amigo; maestro de las ciudades de Cirenaica y numerosas fuerzas, reclamó una mayor soberanía. Ophellas tenía esas esperanzas cuando llegó el enviado de Agathocles, quien le suplicó que participara en la guerra contra los cartagineses, y le anunció que, a cambio de este servicio, Agathocles lo dejaría como amo de Libia. La posesión de Sicilia, añadió Orthon, es suficiente para Agathocles, quien, una vez librado de los cartagineses, se dejará impune por toda la isla; además, tiene ante él a Italia en caso de que desee aumentar sus propiedades; finalmente, Libia se separó de Sicilia por un vasto mar, peligroso de cruzar, no está de acuerdo con Agathocles: no vino por ambición, sino por necesidad. Ophellas, viendo así las esperanzas que tanto había acariciado, aceptó gustosamente la propuesta de Agathocles. También envió una delegación a los atenienses para concluir una alianza con ellos, ya que Ophellas se había casado con Euthydice, la hija de un Miltiad que remontaba su origen hasta el vencedor de Maratón. Este matrimonio y otros servicios le habían ganado el favor de los atenienses, muchos de los cuales se apresuraron a servir en el ejército de Ophellas. Muchos otros griegos se unieron con gusto en esta expedición, con la esperanza de tomar posesión de una gran parte del territorio libio y tener su parte de la riqueza en el saqueo de Cartago. En ese momento Grecia se había visto debilitada por las continuas guerras que ambiciosos soberanos habían hecho entre ellos. No fue sorprendente, entonces, ver a los griegos, ansiosos no solo de hacerse ricos, sino de escapar de los males de su tierra natal.

XLI . Después de hacer todos sus preparativos para la guerra, Ophellas abrió la campaña con un ejército de más de diez mil hombres de infantería, seiscientos soldados de caballería y cien carros de guerra, montados por más de trescientos hombres, tanto conductores como combatientes; finalmente, más de diez mil hombres no regulados acompañaron a este ejército. Muchos de ellos trajeron esposas e hijos, para que el ejército pareciera una colonia. Después de dieciocho días de caminata, incluido un espacio de tres mil estadios, Ophellas llegó al campamento cerca de Automola. Desde allí continuó su camino, y llegó al pie de una empinada montaña, en medio de la cual había un profundo barranco desde el cual se levantaba una roca lisa cortada a la derecha. Al pie de esta roca había una cueva espaciosa, sombreada por hiedra y smilax. Es aquí donde la tradición coloca la residencia de la Reina Lamia, famosa por su belleza, pero que, debido a su crueldad, más tarde cambió la figura a la de un animal feroz. Se dice que después de haber perdido a todos sus hijos, impulsada por el dolor y los celos hacia las otras mujeres más felices que ella, ordenó que los niños fueran tomados de los brazos de sus madres y que los mató en el acto. Esta tradición se ha conservado hasta hoy cuando los niños tienen miedo cuando pronuncian el nombre de la Reina Lamia. También se dice que cuando esta reina estaba borracha, permitía a sus súbditos hacer todo lo que querían con impunidad; y como no le preocupaba que sucediera nada en el país, pensó que estaba ciega. Por eso se dice metafóricamente de aquellos a quienes el vino ha cometido un acto de negligencia culpable, que han puesto los ojos en un saco, como para indicar que el vino quita la vista. El mismo Eurípides parece testificar que Lamia nació en Libia, cuando dijo: "¿Quién es el mortal que no conoce el odioso nombre de esta Lamia libia por nacimiento? "

XLII . Ofelas, a la cabeza de sus tropas cruzaron el desierto, infestado de animales salvajes; hubo mucho a sufrir de falta de agua y comida, y casi perdió todo su ejército ( 23 ). Hay alrededor de Syrtes muchas serpientes de diversas especies, la mayoría de las cuales son venenosas ( 24). Los soldados que fueron mordidos experimentado los accidentes más graves, sobre todo porque no tenían ni los médicos ni los amigos para ayudarlos. Algunas de estas serpientes, tenían el color de su piel ligeramente diferente a la de la tierra, no podía distinguirse por los soldados, que pisoteó y recibieron picaduras fatales. Finalmente, después de más de dos meses de caminar y la fatiga, Ofelas logró unirse a Agatocles; sus campos fueron erigidos no muy lejos el uno del otro. Los cartagineses estaban consternados por el aprendizaje de la unión de los dos ejércitos. Agatocles fue a encontrarse con Ofelas le ofrece de forma amistosa todos los suministros necesarios, e instó a sus tropas que descansarán de sus trabajos,Pasó unos días para revisar las disposiciones del campamento de sus nuevos aliados; cuando se dio cuenta de que la mayoría de los soldados se dispersaron en la campaña para obtener el piensos y alimentos, y qu'Ophellas estaba en el mayor descuido, Agátocles convocó a una reunión de sus tropas. Hay insinuó qu'Ophellas, quedó bajo el pretexto de la alianza, era un traidor; a continuación, después de haber capturado la imaginación, se dirigió en el acto contra Cireneos. Sorprendió el ataque tan inesperado, sin embargo Ofelas trató de defenderse; pero era imposible de resistir, con números inferiores, en un choque tales impetuosa, y murió en la batalla. Agátoclesprevalecían en la campaña para obtener el piensos y alimentos, y qu'Ophellas estaba en el mayor descuido, Agátocles convocó a una reunión de sus tropas. Hay insinuó qu'Ophellas, quedó bajo el pretexto de la alianza, era un traidor; a continuación, después de haber capturado la imaginación, se dirigió en el acto contra Cireneos. Sorprendió el ataque tan inesperado, sin embargo Ofelas trató de defenderse; pero era imposible de resistir, con números inferiores, en un choque tales impetuosa, y murió en la batalla. Agátoclesprevalecían en la campaña para obtener el piensos y alimentos, y qu'Ophellas estaba en el mayor descuido, Agátocles convocó a una reunión de sus tropas. Hay insinuó qu'Ophellas, quedó bajo el pretexto de la alianza, era un traidor; a continuación, después de haber capturado la imaginación, se dirigió en el acto contra Cireneos. Sorprendió el ataque tan inesperado, sin embargo Ofelas trató de defenderse; pero era imposible de resistir, con números inferiores, en un choque tales impetuosa, y murió en la batalla. Agátoclesmarchó en el acto contra Cireneos. Sorprendió el ataque tan inesperado, sin embargo Ofelas trató de defenderse; pero era imposible de resistir, con números inferiores, en un choque tales impetuosa, y murió en la batalla. Agátoclesmarchó en el acto contra Cireneos. Sorprendió el ataque tan inesperado, sin embargo Ofelas trató de defenderse; pero era imposible de resistir, con números inferiores, en un choque tales impetuosa, y murió en la batalla. Agátocles151 obligó al resto del ejército para deponer las armas; que une los soldados por las promesas, y se convirtió en maestro de todo el ejército. Así pereció Ofelas que habían alimentado grandes esperanzas y fue demasiado confiado en la fe del tirano.

XLIII. En Cartago Bomílcar aspiran desde hace mucho tiempo buscaba una oportunidad tiranía para la ejecución de sus proyectos. Muchas veces esta oportunidad parecían ofrecer, pero todavía algunos poco importante evento impidieron la captura; Para los hombres que quieren probar los delitos o las grandes empresas son supersticiosos y prefieren el momento de actuar; Esto es lo que ha pasado aquí. Bomílcar, aprovechando las circunstancias que se ofrecieron, había enviado a los ciudadanos más distinguidos luchan númidas, así que no había cápita significativa en la ciudad que pudiera oponerse. Sin embargo, siempre refrenado por el miedo que aún no se atrevió declarar abiertamente el tirano de su país. Fue atacado cuando Agatocles Ofelas,Bomílcar que pretendía apoderarse de la autoridad suprema. Ambas partes sabían el estado real de las cosas; porque si Agatocles era consciente del intento de Bomílcar y trastornos de Cartago il'se ser fácilmente aprovechadas esta ciudad porque Bomílcar prefiere unirse a Agatocles a sí mismo en lugar de dar la venganza de sus conciudadanos. Del mismo modo, si los cartagineses habían sido consciente de la finalidad de Agatocles, se habrían unido para Ofelas, y se superaron con facilidad a su enemigo. Sin embargo, se explican razonablemente este descuido de ambos lados para construir sobre los eventos importantes que se han producido en intervalos cortos. De hecho, Agatocles, ocupado deshacerse de un amigo n 'no tenía tiempo para pensar en lo que estaba ocurriendo en el lado enemigo. Por su parte, Bomílcar absorbido por la idea de privar a su país de libertad, es poco preocupados por los movimientos del ejército de Agatocles; porque todavía no era el enemigo, pero sus compatriotas que quería luchar. Además, ¿es culpa del historiador está obligado a registrar eventos,152 llegaron en un único espacio de tiempo, y les dice en un orden cronológico, lo exija la naturaleza de la materia? La realidad de las cosas es una animada mesa; la historia que describe nunca puede dar un débil reflejo de la realidad.

XLIV . Bomílcar estaba revisando sus tropas a Neapolis, situada no lejos de la antigua Cartago ( 25). Descartó [los soldados en los que no podía contar], se mantuvo cerca de él los que se iniciaban en sus proyectos, y al frente de quinientos ciudadanos y cuatro mil mercenarios, proclamó tirano de su país. luego dividiendo sus tropas en cinco cuerpos, él sacrificados en las calles todas las personas que se oponían a su paso. Un tumulto y confusión terrible surgieron en la ciudad: los cartagineses primera cree que la ciudad fue entregada, y el enemigo les había penetrado; pero cuando se enteraron de la verdad, toda la juventud tomó las armas y marchó contra el tirano. Sin embargo Bomílcar, barriendo todo el mundo delante de él, cayó en la plaza pública, llegó a muchos ciudadanos desarmados y masacrados. El Carthagingis ocupando altas casas que rodean la plaza,tirar a la basura una lluvia de misiles sobre los insurgentes. Así heridos en todos los lados, los insurgentes formados en columnas cerradas, y tratado, en medio de una lluvia de proyectiles, para romper a través de Neapolis. Los cartagineses, sin embargo, ocuparon una altura, y llamar a todas las personas a las armas, que se enfrentaron a los rebeldes. Por último, el Senado envió una delegación consideró sus mayoría de los miembros llegaron a la conclusión de un compromiso mediante la concesión de una amnistía a los rebeldes, para evitar exponer a la ciudad a mayores peligros. Sin embargo, a pesar de su juramento, Bomílcar fue puesto ignominiosamente a la muerte (Los cartagineses, sin embargo, ocuparon una altura, y llamar a todas las personas a las armas, que se enfrentaron a los rebeldes. Por último, el Senado envió una delegación consideró sus mayoría de los miembros llegaron a la conclusión de un compromiso mediante la concesión de una amnistía a los rebeldes, para evitar exponer a la ciudad a mayores peligros. Sin embargo, a pesar de su juramento, Bomílcar fue puesto ignominiosamente a la muerte (Los cartagineses, sin embargo, ocuparon una altura, y llamar a todas las personas a las armas, que se enfrentaron a los rebeldes. Por último, el Senado envió una delegación consideró sus mayoría de los miembros llegaron a la conclusión de un compromiso mediante la concesión de una amnistía a los rebeldes, para evitar exponer a la ciudad a mayores peligros. Sin embargo, a pesar de su juramento, Bomílcar fue puesto ignominiosamente a la muerte (26 ). Así, los cartagineses, al borde de la ruina completa, recuperaron su antigua forma de gobierno.

Agátocles abordaron el botín que acababa de tomar, y los enviaron a Syracuse y todos Cireneos 153 apto para el servicio militar. Los barcos de transporte fueron atacados por una tormenta: parte pereció en las olas, otro fue arrojado a las islas Pitecusa, situadas frente a Italia; un pequeño número logró salvar a Syracuse.

En Italia, los cónsules romanos llegaron a la ayuda de los Marsi en guerra con los samnitas. Eran victorioso y mataron a muchos enemigos. A continuación, cruzaron el territorio de Umbría, entraron Tyrrhenia entonces en guerra con Rodas y tomaron por asalto la fortaleza de Caprium. Las personas enviaron diputados, y una tregua de cuarenta años se concluyó con tarquinios, y sólo un año con todos los demás Tirrenos.

XLV . El año se acaba, Anaxicrate fue nombrado arconte de Atenas y los romanos cónsules elegidos Apio Claudio y Lucio Volumnio ( 27). En ese momento, Demetrio, hijo de Antígono, dejó Éfeso con las fuerzas de tierra y mar considerable, y con un suministro suficiente de armas y máquinas de guerra. Su padre le había ordenado a declarar libres todas las ciudades de Grecia, a partir de Atenas, donde Cassandra sostenía una guarnición. Demetrio entró en el Pireo, invirtió el lugar en todos los lados, y emitió una proclama en la que anunció a los atenienses el propósito de su expedición. Dionisio, comandante de la guarnición de Muniquia y Demetrio Faliro, gobernador de la ciudad en nombre de Casandra, acondicionados muchas tropas y defendió las paredes. Sin embargo, algunos soldados Antígona obligaron al recinto, penetrado en el interior de la plaza junto a la orilla,e introducido a varios de sus compañeros; por lo tanto se eliminó Pireo. Denys se refugió en Muniquia y Demetrio Faliro se retiró al interior de la ciudad. Al día siguiente, el gobernador de la ciudad fue enviado con varios otros ciudadanos diputación de Demetrio; concluyó un compromiso que garantiza su independencia en Atenas y su seguridad personal. Abdicar el poder, Demetrio154huido a Tebas y más tarde en Egipto con Tolomeo. Por lo tanto Demetrio Faliro, Atenas después de haber gobernado durante diez años, fue expulsado de su tierra natal. Las personas que otorgan a los autores de las mejores calificaciones de independencia. Sin embargo, el hijo de Antígono se acercaba Muniquia ballesta y otras máquinas de guerra y dispuestos a invertir el lugar por tierra y mar tropas Denys, que fueron encerrados en el recinto, defendió valientemente. también tenían la ventaja de los locales; porque Muniquia no sólo es una fortaleza natural, pero todavía es defendida por trincheras. Sin embargo Demetrio superado por el número de sus soldados y municiones. Finalmente, después de dos días de asedio, la guarniciónabusado por el juego de calapultes y ballesta, y no está apoyado por tropas frescas, dejar que el campo; Dmitry tropas, en cambio, permanentemente por columnas frescas, y barriendo las ballestas de pared, lograron evacuar Muniquia, y penetraron en el interior de la plaza. La guarnición se vio obligado a dejar el casco, y el comandante Denys fue hecho prisionero.

XLVI . Esta expedición se completó en unos pocos días. Demetrio destruido Muniquia, dio al pueblo su independencia absoluta y concluyó con los atenienses una alianza. Los atenienses, sobre la propuesta Estratocles, decretó que las estatuas aumento curul de oro a Antígono y Demetrio colocados junto a las de Harmodio y Aristogitón; que otorgaría a Antígono y Demetrio coronas del valor de doscientos talentos; que iban a elaborar un altar con esta inscripción: A los salvadores ; añadimos a las diez tribus antiguas dos nuevas tribus bajo el nombre de Demetrias y antigónida; cada año se celebra en sus juegos de honor, procesiones y sacrificios; Por último, sus imágenes haría telas al año en el velo de Minerva ( 28 ). por tanto, el pueblo ateniense recuperados, 155 a pesar de todo, su antiguo gobierno democrático, que había sido quince años desde abolida por Antípatro durante la guerra lamiaca.

Demetrio tomó de Megara asalto condujo a la guarnición, y se entregó a las personas de su independencia. Megarenses, para mostrar su agradecimiento, le otorgan grandes honores. Antigone luego recibió una delegación de Atenas que le había hecho el decreto que acaba de hablar, y negociada al mismo tiempo y de alimentos marinos materiales. Antigone dio a los enviados de ciento cincuenta mil toneladas de trigo ( 29) Y madera para la construcción de un centenar de barcos. Luego sacó de Imvros la guarnición que ocupaba, y libra a la ciudad. Por último, le escribió a su hijo Demetrio convocar un consejo de ciudades aliadas, y deliberar juntos sobre los intereses de Grecia. También le ordenó llevar un ejército en la isla de Chipre, y luchar tan pronto en general Tolomeo. Demetrio ejecutado inmediatamente a todos los órdenes de su padre. Entró en Caria y Rodas instó a tomar parte en la guerra contra Tolomeo; pero éstos, prefiriendo permanecer en paz con todo el mundo, no se escucha. De ahí el origen de la disputa que estalló más tarde entre Rodas y Antígona.

XLVII . Demetrio aterrizó en Cilicia. Por lo tanto, se embarcó para la isla de Chipre con quince mil soldados de infantería y cuatrocientos de caballería; que tenía más de ciento diez pequeñas cocinas, cincuenta y tres galeras de guerra, un número suficiente de buques de transporte para entrenar a soldados de infantería y caballería. Demetrio primera acampado en la costa de Karpasia; recogió sus barcos a tierra y rodeado su campamento por una zanja profunda y un afianzamiento empalizada. A continuación, llegó a atacar a los lugares vecinos, y tomó de Urania y Karpasia asalto. Después de dejar un trabajo para muchas naves de defensa, marchó con su ejército en Salamina. Menelao, 156Tolomeo cargada por el mando militar de la isla, había soldados reunidos guarnecida en Salamina, donde se alojaba. Cuando los enemigos eran solamente cuarenta estadios de distancia, Menelao dejó la ciudad a la cabeza de doce mil ochocientos soldados de infantería y caballería. Se alistó poco después de una pelea en la que ha sido enviado a las tropas de Menelao. Demetrio les persiguió en la ciudad, hace al menos tres mil prisioneros, y mil hombres se mantuvo en el campo de batalla. Demetrio perdonó a sus prisioneros, y los incorporó a su ejército; pero estos prisioneros abandonaron y regresaron a Menelao, porque habían dejado su equipaje en Egipto, en manos de Ptolomeo. Demetrio hizo detener a estos soldados indisciplinados,ellos abordaron y los envió a Antígono, Siria. a continuación, Antígona se ocupó en la Siria superior basado en las orillas del río Orontes ciudad q'ui recibido de él el nombre de Antigonia. Esta ciudad, construido magníficamente, tenía setenta estadios. Fue muy bien situado para servir como un lugar de armas a la vez contra Babilonia y las satrapías superiores, así como contra satrapías internos y los de Egipto. Esta ciudad, sin embargo, no siempre subsistía; que fue destruido por Seleuco que transfirió a los residentes en otra ciudad fundada por él y llamó Seleucia. Pero hablaremos de todo esto con mayor detalle a su debido tiempo.después de que su nombre Antigonia. Esta ciudad, construido magníficamente, tenía setenta estadios. Fue muy bien situado para servir como un lugar de armas a la vez contra Babilonia y las satrapías superiores, así como contra satrapías internos y los de Egipto. Esta ciudad, sin embargo, no siempre subsistía; que fue destruido por Seleuco que transfirió a los residentes en otra ciudad fundada por él y llamó Seleucia. Pero hablaremos de todo esto con mayor detalle a su debido tiempo.después de que su nombre Antigonia. Esta ciudad, construido magníficamente, tenía setenta estadios. Fue muy bien situado para servir como un lugar de armas a la vez contra Babilonia y las satrapías superiores, así como contra satrapías internos y los de Egipto. Esta ciudad, sin embargo, no siempre subsistía; que fue destruido por Seleuco que transfirió a los residentes en otra ciudad fundada por él y llamó Seleucia. Pero hablaremos de todo esto con mayor detalle a su debido tiempo.no mucho subsistido; que fue destruido por Seleuco que transfirió a los residentes en otra ciudad fundada por él y llamó Seleucia. Pero hablaremos de todo esto con mayor detalle a su debido tiempo.no mucho subsistido; que fue destruido por Seleuco que transfirió a los residentes en otra ciudad fundada por él y llamó Seleucia. Pero hablaremos de todo esto con mayor detalle a su debido tiempo.

Después de la derrota que acababa de experimentar, Menelao había puesto a los muros de la ciudad para la defensa, en escalones a sus soldados en las almenas, y se preparó para soportar el asedio que amenazaba Salamina Demetrio. El envió mensajeros al mismo tiempo a Egipto para Ptolomeo prevenir el fracaso que había experimentado, y le pido a enviar ayuda a restaurar los asuntos de la isla.

XLVIII . Demetrio ver NEQ Salamina no fue una decisión fácil, y contenía numerosos defensores, resueltos a construir enormes máquinas, catapultas, ballestas y otras grandes obras. Con este fin, hizo 157 por delante de los trabajadores asiáticos, así como hierro, madera y otros materiales necesarios para la construcción de estas máquinas. Después de estar rodeado de todos estos recursos, que construir una máquina, conocida a helópolis ( 30 ), cada lado tenía cuarenta y cinco ( 31) Codos de ancho y la altura era de noventa codos, divididos en nueve plantas. Esta máquina se basa en cuatro ruedas macizas, ocho codos de altura. También construyó enormes arietes y dos carneros titular tortugas. pisos inferiores del conjunto eran helópolis de diversos tamaños ballesta, incluyendo los tres mayores talentos de lanzamiento de piedras ( 32); los pisos medios eran más fuertes que las catapultas y los pisos superiores estaban ocupados por la ballesta y catapultas de cualquier tamaño. Todas estas máquinas, diseñado para lanzar proyectiles, fueron servidos por doscientos hombres; acercaban a la ciudad, que barrieron a los nichos a lo largo de los carneros sacudieron las paredes. Pero los sitiados sí defendió valientemente, y se defendió a los vertederos ballesta y catapultas. El sitio duró varios días así, y hemos hecho muchos lados malos. Finalmente se abrió una brecha, y la ciudad estaba a punto de ser asaltado, cuando la proximidad de la noche puso fin a la lucha. Menelao sabía que la ciudad se perdería si se trataba de una nueva defensa.Así que reunió a una gran cantidad de madera seca que se lance durante la noche en las máquinas del enemigo a lo largo de la parte superior de las paredes es tirar todas las flechas encendidas comenzaron a quemar las obras más importantes. Los soldados Demetrius apresuraron a correr a apagar el fuego; pero el fuego había consumido las máquinas, y muchos soldados murieron allí. Demetrio, aunque decepcionado en su esperanza, no menos importante, continuando para bloquear la ciudad por tierra y por mar, convencido de que con el tiempo llegaría a la final del enemigo. corriendo para extinguir el fuego; pero el fuego había consumido las máquinas, y muchos soldados murieron allí. Demetrio, aunque decepcionado en su esperanza, no menos importante, continuando para bloquear la ciudad por tierra y por mar, convencido de que con el tiempo llegaría a la final del enemigo. corriendo para extinguir el fuego; pero el fuego había consumido las máquinas, y muchos soldados murieron allí. Demetrio, aunque decepcionado en su esperanza, no menos importante, continuando para bloquear la ciudad por tierra y por mar, convencido de que con el tiempo llegaría a la final del enemigo.

158 XLIX. Cuando oyó que Tolomeo retroceso de su propia, que dejó Egipto con fuerzas considerables de tierra y mar. Y aterrizar en Paphos, en Chipre, no fue proporcionada por las ciudades de los barcos y fue a Larnaca, doscientos etapas Salamina. Tenía debajo de él ciento cuarenta barcos de largo, el mayor de los cuales eran cinco remos, y menor que cuatro. Estas embarcaciones fueron seguidos por más de doscientos buques de guerra, que no lleve menos de diez mil de infantería. Tolomeo tenía Menelao advertir por algunos mensajeros enviados por tierra, para enviarle con prontitud, si fuera posible, setenta barcos en el puerto de Salamina. Se espera que con una flota de doscientos edificios que cumplen sería fácil de deshacer el enemigo en una batalla naval. Demetrio supuso este diseño, dejó una parte de su ejército para continuar el asedio de los salamis, e hizo embarcar tropas de élite en los edificios cuyos arcos fueron equipados con catapultas y ballestas puede disparar flechas tres spithames (33 ) de longitud. Demetrio hizo todas las disposiciones de este combate naval, convirtió a la ciudad, y vino a anclar a poca distancia de la entrada del puerto, pero fuera del alcance de las características. Pasó la noche en este complejo, se opone a la unión del buque Menelao con los de Ptolomeo, y se puso listo para una batalla naval. Sin embargo Tolomeo avanzó hacia Salamina, ya que su flota fue seguida por los medios de transporte, se introdujo con mucho el aspecto de una gran línea.

L. Al acercarse la flota enemiga, Demetrius separó al marinero antisténico de diez edificios con cinco filas de remos para colocarse en la estrecha entrada del puerto y evitar que los edificios que estaban allí se fueran en el momento en que la lucha estaría comprometido; al mismo tiempo, ordenó a su caballería que se parara en la orilla, y que protegiera en caso de contratiempos a los que nadarían hacia la costa. Finalmente, puso su flota en orden de batalla y marchó a la derecha para encontrarse con los enemigos. Tenía más de ciento ochenta edificios bajo su mando, incluidos los que habían sido retirados de la costa; los más grandes fueron siete filas de remos, y la mayoría de ellos cinco. El ala izquierda estaba ocupada por siete naves fenicias con siete filas de remos, y por treinta naves atenienses con cuatro filas de remos, bajo las órdenes del marinero Medius. Delante de esta línea se colocaron diez edificios con seis filas de remos, y hasta cinco filas; era el ala más fuerte, donde Demetrius se propuso luchar. El centro estaba ocupado por una nave ligera, comandada por Themison the Samian y Marsyas, quienes escribieron una historia de Macedonia ( 34 ). El ala derecha estaba bajo las órdenes de Hégésippe d'Halicarnasse y Plistias de Cos, el piloto principal de toda la flota. Mientras tanto, Ptolomeo se dirigió apresuradamente la misma noche a Salamina, pensando en adelantarse al enemigo, y el primero en entrar al puerto. Pero cuando, al amanecer, la flota de Demetrio apareció a poca distancia, Ptolomeo se colocó en el campo de batalla; Ordenó a los barcos de transporte que lo siguieran desde la distancia, y dispuso los otros buques en un orden adecuado. Él mismo ocupó el ala izquierda con los barcos más grandes. Estos arreglos hechos en ambos lados, los contra-maestros ( 35 ) dieron la señal de las oraciones que fueron dirigidas, de acuerdo a la costumbre, a los dioses, y los equipos contestaron en voz alta.

LI . Los dos líderes opositores, al darse cuenta de que era una pelea en la que tenían que vencer o morir, sintieron que sus corazones latían violentamente. Demetrius, a unos tres días de distancia del enemigo, elevó la señal del combate; era un escudo dorado que se veía a lo largo de la línea. Ptolomeo hizo lo mismo, e inmediatamente el intervalo que separaba las dos flotas desapareció. Las trompetas habían sondeado la carga, y los ejércitos levantaron el grito de guerra, todos los barcos atacaron con horrible impetuosidad. La pelea se luchó primero con flechas, jabalinas y piedras lanzadas por la ballesta; en ambos lados había muchos heridos. Entonces los barcos se acercaron; al momento de la colisión, los puentes estaban cubiertos de combatientes y los remeros, animados por la voz de los capataces, redoblaron sus esfuerzos. El primer choque fue terrible; algunos barcos con remos rotos no podían avanzar ni retroceder, y las tripulaciones quedaron fuera de combate. Otros barcos golpearon sus frentes con espuelas; los soldados en el puente fueron heridos a corta distancia. Algunos triberarcas ordenaron el abordaje de los flancos, y los barcos, así colgados, se transformaron en un sangriento campo de batalla; algunos, saltando a bordo, resbalaron, cayeron al mar e inmediatamente fueron masacrados con picas; los otros, más afortunados, permanecieron en la nave enemiga, mataron a una parte de la tripulación y arrojaron la otra al mar. En una palabra, variados y extraños combates animaron la escena. Aquí un equipo débil lo transportaba por sus edificios de cubierta: allí se aplastó a una tripulación más fuerte, porque los puentes eran demasiado bajos, y la desigualdad de circunstancias también es para muchos en este tipo de luchas. En las batallas en la tierra, el coraje es manifiesto, y ningún evento extraño puede quitar la palma de la mano, mientras que en las batallas navales muchas causas diferentes pueden derrotar el coraje y contribuir inesperadamente a la victoria.

LII . Demetrius, parado en la popa de un edificio con siete hileras de remos, mostró el valor más brillante. En todas partes envuelto en enemigos, golpeó a algunos con lanzas y mató a los otros con su propia mano, mientras que aparecía las características arrojadas contra él, ya sea por un movimiento lateral o por sus armas defensivas. Tenía tres escuderos cerca de él; uno cayó con una lanza, los otros dos resultaron heridos; Finalmente, Demetrio rompió la línea del enemigo, derrotó al ala derecha y giró las naves que seguían sucesivamente. Mientras tanto Ptolomeo, rodeado por sus edificios más altos y sus mejores tropas, logró a su lado derrotar fácilmente la línea que se oponía a él; hundió una parte de los barcos y se llevó a los otros con los hombres que los montaron. Victorioso en esta ala, giró hacia el otro lado, esperando hacerse fácilmente dueño del resto de la flota enemiga. Pero cuando vio que su ala izquierda fue aplastada, todas las naves se pusieron en fuga y Demetrio lo persiguió fuertemente, Ptolomeo se retiró a Citium. Ganador en esta batalla, Demetrius confió los buques de guerra a Neon y Burichus con la orden de continuar la persecución y recoger a los hombres que intentaban nadar lejos. Luego adornó sus barcos con botines, y arrastrando a los prisioneros para remolcar, hizo su entrada en el puerto y llegó al campamento. En el momento en que se libró la batalla, Menelao, comandante de Salamina, tenía sesenta naves equipadas y las envió, bajo las órdenes del barco de guerra Menoetius, para ayudar a Ptolomeo. Se libró una batalla en la entrada del puerto entre los barcos de Demetrius y los del pueblo que quería forzar el paso. Las diez naves de Demetrio se vieron obligadas a refugiarse con el ejército; pero las naves de Menoetius, que llegaron demasiado tarde al campo de batalla, regresaron a Salamina. Tal fue el resultado de esta batalla. Más de cien edificios, reunidos por casi ocho mil hombres, cayeron en el poder de Demetrius; También se tomaron cuarenta embarcaciones largas con toda su tripulación, y ochenta barcos, muy dañados, fueron arrastrados por los conquistadores al campamento que ocuparon cerca de la ciudad. Demetrius solo tenía veinte barcos dañados, todos los cuales fueron restaurados al mar.

LIII . Después de su derrota, Ptolomeo renunció a la posesión de la isla de Chipre y regresó a Egipto. Demetrio puso bajo su autoridad a todas las ciudades de la isla e incorporó a las filas de su ejército las guarniciones, compuestas por dieciséis mil infantes y seiscientos jinetes. Se apresuró a embarcar, en uno de sus edificios más grandes, mensajeros a los que se le encomendó anunciar a su padre esta victoria. Al enterarse de esta victoria informada, Antígona se hinchó de orgullo, se puso la diadema, se dio el nombre de rey y le otorgó el título a su hijo Demetrio. Por su parte, Ptolomeo, que estaba menos degradado por su derrota, también se ciñó con la diadema y se entregó en todos sus edictos el título de rey. Los otros soberanos imitaron este ejemplo, y se nombraron a sí mismos reyes a su vez. De este número fue Seleuco, que acababa de recuperar a las satrapías superiores, Lisímaco y Cassandra, que poseían sus antiguas fincas. Pero hay suficiente sobre este tema; digamos ahora lo que sucedió en Libia y Sicilia.

LIV . Cuando Agathocles supo que los reyes que acabamos de nombrar tomaron la diadema, también tomó el título de rey, porque no se creía inferior a los demás ni por la extensión de sus estados ni por la brillantez de su acciones. Sin embargo, no usaba la diadema porque siempre se había puesto una corona en la cabeza desde su acceso a la tiranía, emblema de la dignidad sacerdotal, y nunca la había abandonado, ya que había luchado por la manteniendo su autoridad. Algunos afirman que fue por diseño que usó esta corona para ocultar su calvicie. Como quiera que sea, para justificar el esplendor del título que acababa de tomar, emprendió una expedición contra los habitantes de Utica, que se habían rebelado; Atacó repentinamente su ciudad, hizo unos trescientos prisioneros entre los ciudadanos que habían permanecido en el país, y prometió una amnistía en caso de que liberara la ciudad. Habiendo rechazado esta oferta, Agathocles construyó una máquina a la que suspendió a todos los prisioneros y la acercó a las murallas de la ciudad. Los habitantes de Utica se conmovieron con conmiseración al ver a sus desafortunados conciudadanos; pero, prefiriendo la libertad de todos a la preservación de algunos, pusieron las murallas en un estado de defensa y apoyaron valientemente el asedio. Agatocles luego colocó honderos y arqueros en esta máquina, desde donde dispararon proyectiles contra los sitiados que los llenaban de las más crueles ansiedades. Los defensores colocados en las paredes al principio dudaron en usar sus armas, lo que habría afectado a sus conciudadanos, entre los que se encontraban algunos de los más distinguidos; pero, cada vez más presionados por el enemigo, se vieron obligados a defenderse de los atacantes. Esta necesidad causó a los habitantes de Utica la aflicción más profunda, tanto más cuanto que era irremediable. De hecho, los griegos que se habían puesto detrás de los prisioneros de Utica, era necesario o, respetuoso de sus conciudadanos, dejar la patria al poder del enemigo o, al rescatar a la ciudad, matar despiadadamente a un gran número de lamentable. Fue este último evento que tuvo lugar. Por lo tanto, los sitiados utilizaron sus armas contra el enemigo, y al golpearlos golpearon al mismo tiempo a sus conciudadanos suspendidos en la máquina; algunos de ellos fueron inmovilizados por flechas, y sufrieron, por así decirlo, el tormento de la cruz; ¡y esta cruel tortura fue infligida por las manos de sus padres o sus amigos! La necesidad no les permitía ni siquiera respetar lo que es más sagrado entre los hombres.

LV . Mientras los habitantes de Utica desafiaban el peligro sin ser movidos, Agathocles envolvió todo el lugar, forzó un punto débilmente fortificado y penetró en el interior de la ciudad. Impulsado por la ira, Agathocles masacró a los habitantes que buscaban refugio en las casas o en los templos. Algunos fueron masacrados en el acto, los otros fueron capturados y ahorcados, e incluso aquellos que se habían refugiado en los templos no escaparon a la venganza del conquistador. Agathocles se apoderó de la riqueza de Utica y dejó una guarnición en la ciudad. Luego caminó sobre Hippoacra ( 36 ), una ciudad rodeada por un lago y naturalmente muy fuerte. Impulsó vigorosamente el asedio de este lugar, derrotó a los nativos en un combate naval y se apoderó de la ciudad. Se hizo cargo de la misma manera que la mayoría de las ciudades marítimas, y se hizo dueño de la población del interior, con la excepción de los númidas. Algunas tribus de estos últimos concluyeron con él un tratado de alianza, mientras que los otros esperaban los acontecimientos.

Cuatro razas diferentes dividieron el territorio de Libia: los fenicios que vivían entonces en Cartago; los Libophenicians, en posesión de la mayoría de las ciudades marítimas y unidas a los cartagineses por lazos de sangre, lo que les valió el nombre que llevan; los libios, o la antigua raza nativa, la más poblada, animada por un odio implacable contra los cartagineses que les imponía un pesado yugo; finalmente, los númidas, que habitan una gran parte de Libia en el desierto.

Agathocles tenía entonces fuerzas superiores a los cartagineses por las alianzas que había formado con los libios; pero, ansioso por los asuntos de Sicilia, construyó naves abiertas y de cincuenta remos y embarcaron dos mil soldados de infantería. Dejó a su hijo Archagathus al mando de las tropas de Libia y regresó a Sicilia.

LVI . En este intervalo, Xenodocus, general de los Agrigentines, había declarado libres un gran número de ciudades y había dado lugar al mismo deseo de independencia en las otras ciudades de Sicilia. Luego dirigió contra los tenientes de Agathocles un ejército de más de diez mil hombres de infantería y casi mil jinetes. Por su parte, Leptín y Demófilo, después de haber disparado desde Siracusa y sus fortalezas un cuerpo de ocho mil doscientos infantes y mil doscientos de caballería, se dirigieron a encontrarse con Xenodoco. Una sangrienta batalla se libró. Xenodocus, conquistado, huyó a Agrigento después de perder alrededor de mil quinientos hombres. Abrumados por este revés, los agrigentinos abandonaron su bella empresa e hicieron desaparecer la esperanza de la libertad entre sus aliados. Apenas se libró esta batalla, que Agathocles entró en Sicilia. Desembarcó en Selinus y comenzó obligando a los Heraclots, que se habían declarado independientes, a regresar a su dominio; luego, yendo al lado opuesto de la isla, sometió por capitulación a los termitas que habían admitido en su ciudad una guarnición cartaginesa. Asaltó la ciudad de Cephalidium y se la dio a Leptine. Continuó su marcha en el interior de la isla, y se comprometió a entrar en la ciudad de Centoripa por la noche, donde había dispuesto algo de inteligencia; pero habiendo sido descubierto este proyecto, la guarnición se apresuró a defender la ciudad y rechazó a Agathocles, que perdió más de quinientos hombres. Luego, nombrado por algunos habitantes de Apolonia, que prometió entregarle la ciudad, Agathocles partió de nuevo. Pero los traidores habían sido descubiertos y castigados. Agathocles por lo tanto se obligó a emprender el sitio de la ciudad. El primer día no obtuvo ningún resultado; al día siguiente no pudo tomar la ciudad hasta que sufrió pérdidas considerables. La mayoría de los Apolonios fueron masacrados y sus propiedades entregados al saqueo.

LVII . Mientras tanto, Dinocrates, el líder de los desterrados, había reanudado el proyecto de los agrigentinos y se había declarado protector de la libertad comunitaria. Una multitud de partidarios corrió de todos lados hacia él; algunos movidos por el instinto natural de la libertad, otros por el odio inspirado por la tiranía de Agathocles. Así consiguieron establecer un ejército compuesto por al menos veinte mil hombres de infantería y mil quinientos jinetes. Estos hombres, todos acostumbrados a los males del exilio y las fatigas de la guerra, vivaquearon en campo abierto y provocaron al tirano en la batalla; pero Agathocles, muy inferior en fuerza, cedió el terreno. Dinocrates, persiguiéndolo implacablemente, lo derrotó, por así decirlo, sin dar un golpe. A partir de este momento, la fortuna de Agathocles disminuyó tanto en Sicilia como en Libia. Archagathus, que, después de la partida de su padre, había tomado el mando del ejército en Libia, al principio obtuvo algunas ventajas por la expedición confiada a Eumachus en la Alta Libia. De hecho, Enmaco se había apoderado de Toca, una ciudad considerable, y había puesto bajo su autoridad a varias tribus nómadas del vecindario. Luego asaltó Phelline, la segunda ciudad del país, y obligó a las poblaciones vecinas, conocidas como Asphodelodes, ( 37 ) a ser obedientes, que, por la complexión de su piel, se parecen a los etíopes. Eumaco luego se convirtió en el amo de una tercera ciudad, muy grande, llamada Meschela, anteriormente fundada por los griegos de la Guerra de Troya, y de la que hemos hablado en el tercer libro. Luego tomó la ciudad Hippoacra, del mismo nombre que la que Agathocles había sometido a su dominio. Finalmente se hizo dueño de Acris, una ciudad independiente, redujo a los habitantes a la esclavitud y liberó la ciudad para saquear a sus soldados.

LVIII . Eumaco, cargado con un inmenso botín, regresó para unirse a Archagathus. Habiendo adquirido la reputación de un general hábil, emprendió una nueva expedición a la Alta Libia. Yendo más allá de las ciudades que había presentado anteriormente, avanzó hacia Miltin, a quien atacó inesperadamente. Pero los bárbaros, volvieron de su sorpresa y dueños de la ciudad, cazaron a Eumaco y mataron a muchas personas. Desde allí, avanzó y cruzó una alta montaña que se extiende en un espacio de doscientos estadios; ella está llena de gatos salvajes; ningún pájaro anida allí, ni en los árboles ni en las hendiduras de las rocas, debido a la enemistad natural que existe entre estas dos familias de animales. Después de haber cruzado este país montañoso, entró en un país poblado de monos, y donde hay tres ciudades que llevan, según estos animales, el nombre de Pithecusses , al traducir al griego la denominación por la cual los nativos del país designan el mono ( 39 ). Los habitantes tienen hábitos muy diferentes a los nuestros. Los monos viven en las mismas casas que los hombres. Estos animales son considerados como dioses, como lo son los perros en los egipcios. Los monos tienen libre acceso a las tiendas de alimentos, que tienen a su disposición. Los padres a menudo le dan a sus hijos nombres de monos, ya que les damos los nombres de deidades. Aquellos que matan a uno de estos animales son condenados a la última tortura, como culpables del mayor sacrilegio. De aquí provienen estas palabras, algunas de las cuales han pasado a ser un proverbio, cuando uno habla de personas que murieron por una razón inútil: derramaron sangre de mono. Eumaco tomó por asalto una de estas ciudades y la entregó para saquear; las otros dos hicieron su presentación. Advirtió que los bárbaros locales reunieron a muchas tropas, Eumaco apresuró su marcha y decidió regresar a la costa.

LIX . Hasta entonces, todo había tenido éxito en Libia en Archagathus. El senado de Cartago, después de deliberar deliberadamente sobre la conducción de esta guerra, decretó que Cartago estableciera tres ejércitos: el primero destinado a la defensa de las ciudades marítimas; el segundo, para el interior del país, y el tercero, para la Alta Libia. Con estas medidas, el Senado se sintió halagado al principio al garantizar la ciudad de un sitio al mismo tiempo que el hambre. (Una multitud de personas que se había refugiado en Cartago, la escasez ya se había hecho sentir, como para un sitio, era poco de temer, tanto por la solidez de las paredes como por las fortificaciones naturales en el lado del mar.) Entonces el Senado pensó que los aliados serían más fieles, viéndose apoyados por varios ejércitos. Pero lo que principalmente le había determinado a presentar este decreto era que el enemigo se vería obligado a dividir sus fuerzas y alejarse de Cartago. Todas estas predicciones se hicieron realidad. Treinta mil hombres fueron puestos en campaña y abandonaron la ciudad; los comerciantes que permanecieron allí encontraron suficiente subsistencia, y vivieron allí incluso en abundancia. Los aliados, a quienes el miedo había acercado al enemigo, estrecharon los lazos que los unían a los cartagineses.

LX . Al ver toda Libia ocupada por las tropas enemigas, Archagathus también dividió su ejército en varios cuerpos: uno fue enviado a la costa, otro fue puesto bajo las órdenes de Eschrion; finalmente, Archagathus se colocó a la cabeza del tercer cuerpo y dejó una fuerte guarnición a Tynes. El país fue cruzado en todas las direcciones por varios cuerpos. Un cambio en los negocios se hizo inevitable, y todos lo esperaban ansiosamente. Hannon, colocado a la cabeza del ejército del interior, emboscó a Eschrion, lo atacó inesperadamente y mató a más de cuatro mil soldados de infantería y unos doscientos soldados de caballería. AEschrion mismo estaba entre los muertos; los otros fueron tomados prisioneros o lograron escapar al campamento de Archagathus, que estaba a quinientas yardas de distancia. Sin embargo, Imilcon, a cargo del comando del ejército de la Alta Libia, siguió los pasos de Eumachus, cuyo ejército llevaba una pesada carga detrás de ella, el fruto de los restos de las ciudades asaltadas. Sin embargo los griegos ordenaron la batalla y causó al enemigo en combate. Imilcon dejó una parte de su ejército estacionado en la ciudad que había ocupado con la orden, donde debe caer de nuevo en la ciudad para hacer una salida y de repente caer al enemigo que sería en la búsqueda . Imilcon avanzaron a sí mismo con la mitad de sus tropas; pasó no lejos del campamento, comenzó la batalla y huyó tan impresionada. Soldados de Eumaco, eufórico por el éxito y que no mantengan sus filas, comenzaron la persecución de los que cedió su campo; De repente, el cuerpo de otra Imilcon dejó la ciudad en buenas condiciones, pronunció el grito de guerra y se extendió el terror entre los griegos, que fueron vencidos fácilmente.Los cartagineses habían cortado su retirada, las tropas de Eumaco huyeron a una altura vecina que carecía de agua. Invertido por todos lados por los fenicios, agotado por la sed y abrumado por los enemigos, casi todos los griegos perdieron sus vidas. Ocho mil infantes, treinta sólo logró escapar, y ochocientos de caballería, cuarenta.

LXI . Derrotado por este revés, Archagathus regresó a Tynes; le recordaba cerca de los restos de sus tropas, y envió 169mensajeros a Sicilia dijeron de inmediato a su padre lo que había sucedido, y le piden a enviar ayuda inmediata. Un revés tan pronto se unió a otra desgracia: casi todos los aliados se separaron de Archagathus. Las tropas del enemigo y ya se centraron en peligro el campamento griego. Imilcon había ocupado todos los pases y las comunicaciones interceptadas con el interior; él mismo era de un centenar de etapas del campo enemigo. Por otro lado, Atarbas, otro general cartaginés, llegó al campamento en cuarenta etapas Tynes. Así, los enemigos, los dos dueños del mar y en el interior, los griegos cortan los alimentos, y presionados por todos lados. Los griegos estaban tan profundamente desanimado. En este intervalo,Agathocles contratiempos se enteraron de que su ejército había tratado en Libia, y se preparó diecisiete buques de guerra para enviar a la ayuda de Archagathus. Los asuntos de Sicilia en sí tomaron una mala pasada porque el partido Dinocrates, líder del prohibido, aumento día a día. La leptina Agathocle confió la conducción de la guerra en la isla, y, después de haber equipado sus naves, esperó una oportunidad para embarcarse, escapando de treinta barcos cartagineses que navegan las aguas de Sicilia. En ese momento pasó a Tyrrhenia una emergencia dieciocho barcos que entraron en la noche en el puerto, sin el conocimiento de los cartagineses. Agátocles aprovecha esta oportunidad para engañar al enemigo mediante una estratagema: ordenó a sus aliados Tyrrhenia a permanecer en puerto hastaque después de haber navegado que habría dado lugar a su persecución fenicios. De hecho, como había dicho, abandonó rápidamente el puerto con diecisiete edificios. Tan pronto como los cartagineses comenzaron su persecución. Mientras tanto Tirrenos fuera del puerto; Agátocles dio la vuelta, atacaron a los bárbaros, y les dieron una batalla naval. Desconcertado por este ataque inesperado y rodeado por el enemigo, los cartagineses fueron derrotados. Los griegos se apoderaron de cinco edificios con toda su tripulación; el general cartaginés, el comandante cantidad barco, fue el propioMientras tanto Tirrenos fuera del puerto; Agátocles dio la vuelta, atacaron a los bárbaros, y les dieron una batalla naval. Desconcertado por este ataque inesperado y rodeado por el enemigo, los cartagineses fueron derrotados. Los griegos se apoderaron de cinco edificios con toda su tripulación; el general cartaginés, el comandante cantidad barco, fue el propioMientras tanto Tirrenos fuera del puerto; Agátocles dio la vuelta, atacaron a los bárbaros, y les dieron una batalla naval. Desconcertado por este ataque inesperado y rodeado por el enemigo, los cartagineses fueron derrotados. Los griegos se apoderaron de cinco edificios con toda su tripulación; el general cartaginés, el comandante cantidad barco, fue el propio170 incluso tomada; pero, prefiriendo la muerte al cautiverio, apuñaló; sin embargo, él se inspiró en un genio del mal, debido a que el barco que había beneficiado en general montado un viento favorable, y logró escapar.

LXII. Agatocles, que ya había perdido la esperanza de ganar por cartagineses mar, fue victorioso contra todas las expectativas en esta batalla naval; y se convirtió en maestro de la mar, y dio con seguridad comerciantes. Por lo que los siracusanos vio florecer el comercio, y pasó la escasez a la abundancia. El tirano, hinchado por el éxito que había ganado, ordenó leptina devastar el territorio enemigo y la de Agrigento; porque Xenodocus, despreciado desde su última derrota por la facción enemiga, estaba en oposición a algunos ciudadanos, y ha fomentado la revuelta. Agátocles ordenaron leptina causa Xenodocus en combate, convencidos de que podían fácilmente debido a las tropas que estaban en desacuerdo entre sí y de alguna manera vencidos de antemano; Esto es lo que sucedió en verdad.La leptina invade el territorio de agrigentinos y devastado. Xenodocus primera permaneció inactivo, no creyéndose lo suficientemente fuerte como para soportar el teniente de Agatocles; pero acusó de cobardía por sus conciudadanos, tomó el campo, a pesar de su ejército era inferior a la de la leptina, tanto en número como en valor, ya que se compone exclusivamente de los altos ciudadanos en el ocio y el sombra de la casa, mientras que la de la leptina consistía sólo en soldados acostumbrados al vivac y roto el arte de la guerra. También, en la batalla que siguió, los soldados de leptina rápidamente comenzaron enrutan el agrigentinos, y los persiguieron en su ciudad. En esta batalla, los vencidos perdió aproximadamente quinientos cincuenta infantes y jinetes.Los agrigentinos estaban exasperados contra Xenodocus, al que acusaban de haber sido superar dos veces. Xenodocus, para escapar del juicio que fue amenazado, se retiró a Gela.

LXIII . Victorioso, a pocos días de distancia, en tierra y mar, Agathocles ofreció sacrificios a los dioses y trató a sus 171 amigos con espléndidas fiestas. En estos banquetes, depuso a la soberana majestad e incluso se colocó por debajo de un individuo privado. Mediante tal conducta, capturó la benevolencia de la multitud, y al mismo tiempo, por la libertad que reinaba en estos banquetes, pudo penetrar los sentimientos de cada uno de los invitados; porque es en el vino donde la verdad disfrazada se revela en el día. Agathocles estaba de humor jovial, satírico, buen mimo, y en reuniones públicas a veces se divertía imitando, con gestos y mimos, a varios de los asistentes, hasta el punto de que la multitud a menudo estallaba en carcajadas, como en la presencia de un histrion o conjurador. No tenía más guardia que las personas que lo rodeaban; y muy diferente de Denys el tirano, fue solo a las asambleas. Dionisio, de hecho, desconfiaba de todos hasta el momento, de que dejara crecer su pelo y barba, para que no se viera obligado a someter a los barberos a las partes principales del cuerpo. Si a veces era necesario segarlo, le quemaban el pelo diciendo que la desconfianza era la única salvaguarda de la tiranía. Era bastante diferente de Agathocles. Un día en una fiesta, tomando una gran copa de oro, gritó que no dejaría de cultivar el arte del alfarero hasta que hubiera logrado hacer los cortes tan bien trabajados; pues, lejos de negar la profesión que había ejercido, extrajo de ella vanidad, demostrando así que, por sus propios medios, había pasado de la más humilde condición al rango supremo. Un día asedió una ciudad de considerable importancia; uno de los habitantes gritó desde las paredes: "Potter, conductor de horno, ¿cuándo pagarás el salario de tus soldados?" "Cuando tome la ciudad", continuó. Finalmente, por la familiaridad de sus modales que mostraba en las fiestas, había logrado descubrir en medio de la embriaguez de los invitados a aquellos que alimentaban los sentimientos más hostiles a la tiranía. Un día invitó nuevamente a un banquete a aquellos a quienes conocía como sus enemigos, así como a los más distinguidos siracusanos; eran quinientos. Los tenía rodeados por una tropa de mercenarios devotos, y los había matado a todos. Este acto fue dictado por el temor de que, mientras estaba en Libia, sus enemigos derrocarían la tiranía, secundados en esta empresa por los exiliados reunidos alrededor de Dinocrates. Después de proporcionar así su seguridad, Agathocles dejó el puerto de Siracusa.

LXIV . Llegado a Libia, Agathocles encontró al ejército desalentado y sin comida. Por lo tanto, pensó que era útil intentar el destino de una batalla. Exhortó a sus soldados a una nueva lucha y los hizo marchar contra los bárbaros. Tenía bajo su mando a seis mil griegos, y casi un número igual de celtas, samnitas y tirrénicos, por no mencionar a unos diez mil libios, una tropa infiel, que pasaba según las circunstancias de una de las partes en la otra. Independientemente de la infantería, todavía tenía mil quinientos jinetes y más de seis mil tanques libios. Los cartagineses habían establecido su campamento en una altura casi inaccesible, y no creían prudente atacar con hombres reducidos a la desesperación. Así que permanecieron en su campamento, ampliamente provisto de provisiones, y con la esperanza de domesticar al enemigo con hambre y tiempo. Pero Agathocles, no teniendo éxito en atraerlos a la llanura, y presionados por las circunstancias para arriesgarlo todo, llevó a su ejército a atacar el campamento de los bárbaros. Salieron de su campamento, favorecidos por el número y la dificultad del lugar. Las tropas de Agathocles al principio apoyaron la conmoción de los cartagineses durante algún tiempo; pero finalmente, presionados por todos lados, los mercenarios y los otros griegos dejaron caer sus pies y se retiraron al campamento. Los cartagineses, persiguiéndolos, los presionaron estrechamente, teniendo cuidado de no perdonar a los libios, para cautivar su benevolencia; pero hicieron una gran carnicería de griegos y mercenarios a quienes reconocieron con sus armas, y los persiguieron hasta su campamento. Agathocles dejó alrededor de tres mil hombres en el campo de batalla. En la noche siguiente ocurrió un evento extraño e inesperado, igualmente fatal para ambos ejércitos.

LXV . Después de la victoria, los cartagineses eligieron entre sus prisioneros a los hombres más apuestos, y pasaron la noche ofreciéndoselos a los dioses como un sacrificio de acción de gracias. Una gran llama envolvió a las víctimas, cuando de repente, por un viento violento, el fuego alcanzó el tabernáculo al pie del altar; Desde el tabernáculo, la llama ganó la tienda del general, y sucesivamente las tiendas de los otros jefes. Este fuego llenó de terror al ejército entero, algunos buscaron extinguir el fuego, otros se llevaron sus armas y sus posesiones más valiosas; pero todos se convirtieron en la presa de las llamas. Como las tiendas estaban en juncos y paja ( 40 ), y el viento se hizo cada vez más violento, toda la ayuda fue inútil; así que en poco tiempo todo el campamento estaba en llamas. Muchos cartagineses, abandonados en los angostos pasajes del campamento, lo fueron. se quemaron vivos, y así sufrieron en el lugar el mismo castigo que su impía crueldad había reservado para los prisioneros. En cuanto a aquellos que, en medio de este tumulto, escaparon del campamento, corrieron un peligro mucho mayor.

LXVI . Los libios, que eran cinco mil en el ejército de Agathocles, desertaron en la misma noche para pasar al campamento de los bárbaros. Estos libios habiendo sido avistados por los centinelas del campamento cartaginés, la alarma se extendió entre los cartagineses que creían que todo el ejército de los griegos avanzaba contra ellos. Cada uno buscó su seguridad en el vuelo: los soldados ya no obedecieron a su líder, y, dejando sus filas, cayeron, en su susto, uno sobre otro; engañados por la oscuridad y cegados por el terror, lucharon contra sus propios camaradas, tomándolos por enemigos. Esto resultó en una gran carnicería; algunas, víctimas del error, permanecieron en el lugar; los otros, huyendo desarmados y descarriados por el miedo, se arrojaron a los precipicios, donde perecieron. Finalmente, más de cinco mil hombres perdieron la vida, el resto logró salvarse en Cartago. Los habitantes de esta ciudad, engañados por el rumor público, pensaron que su ejército acababa de ser derrotado, y que fue destruido en gran parte. En esta ansiedad, abrieron las puertas de la ciudad y recibieron a los fugitivos en medio del tumulto y la consternación general, porque se imaginó que el enemigo les pisaba los talones; pero cuando llegó el día, aprendieron la verdad, y su terror se calmó.

LXVII . En ese mismo momento, las tropas de Agathocles fueron víctimas de un error similar: los desertores libios, al ver el campamento cartaginés en llamas, y al oír el tumulto que se alzaba sobre ellos, no se atrevieron a avanzar y volvieron sobre sus pasos. Algunos griegos que los percibieron, y que imaginaban que el ejército cartaginés se acercaba, vinieron a avisar al campamento de Agathocles. El tirano ordenó tomar las armas, y los soldados se apresuraron a salir del campamento con el mayor desorden. La llama que se levantaba del campamento del enemigo, así como el tumulto y los gritos que salían de ella, ya no dejaban lugar a dudas de que los bárbaros avanzaban con todas sus fuerzas. Un susto universal ganó el campamento de Agathocles, y los soldados huyeron. Mientras tanto, los libios se mezclaron con las otras tropas, y por la noche, prolongando el error, los soldados lucharon entre ellos. En esa noche desastrosa, y en medio de este terror de pánico, más de cuatro mil hombres perdieron la vida. Finalmente, sabiendo la verdad, aquellos que habían escapado de la carnicería regresaron al campamento. Así es como los dos ejércitos también fueron maltratados por un evento fatal, y así justificó el proverbio, que la guerra es un juego de azar.

LXVIII . Después de este revés y viendo que los libios lo abandonaban, y que el resto del ejército no podía continuar la guerra contra los cartagineses, Agathocles decidió abandonar Libia. Pero, por falta de medios de transporte, no podía llevar consigo a todo su ejército, y no era lo suficientemente fuerte como para medirse con los cartagineses, luego dueños del mar; tampoco creía que podía hacer las paces con los bárbaros, que tenían tropas numéricamente superiores, y que estaban decididos a completar la ruina de aquellos que se habían aventurado a aterrizar en su país, para desviar a los demás. de una expedición similar. Agathocles decidió irse en secreto con algunos seguidores y se embarcó con su hijo más joven, Heráclides. En cuanto a Archagathus, cuya audacia e inteligencia temía con su suegra, lo dejó en Libia. Pero Archagathus, sospechando el diseño de su padre, esperó el momento de la partida para denunciarlo ante los oficiales y derrotar este diseño. Porque consideró que era una iniquidad, que él, que había tomado parte en todos los peligros y se había expuesto a los días de su padre y su hermano, solo se vio privado de la posibilidad de salvación y fue entregado a la venganza de los enemigos. . Es por eso que denunció a algunos jefes Agathocles, que ya se estaba preparando para huir en secreto durante la noche. Los jefes no solo se opusieron al embarque, sino que dieron a conocer en todo el ejército este cobarde diseño de Agathocles. Los irritados soldados se apoderaron del tirano y lo arrojaron encadenado a una prisión.

LXIX . La anarquía y la confusión reinaban en el ejército. El ruido se extendió durante la noche cuando los enemigos se acercaban. Un terror de pánico invadió todo el campamento: los soldados abandonaron sus puestos sin la orden de sus líderes. En ese momento, aquellos que custodiaban al tirano, no menos asustados que los otros, pensaron que habían sido convocados por algunos de sus camaradas. Llegaron de inmediato, trayendo a Agathocles con cadenas; Ante esta vista, el ejército pasó de la exasperación a la compasión, y todos clamaron en voz alta para que fuera liberado. Agathocles, liberado, se embarcó con unos amigos en un barco de transporte y partió en secreto. Fue en el momento de la puesta de sol de las Pléyades, al acercarse el invierno. Así, Agathocles, pensando solo en su propia seguridad, abandonó a sus hijos. Los últimos, después del vuelo de su padre, fueron masacrados por los soldados que eligieron a otros jefes, y tratados con los cartagineses. La paz se concluyó bajo las siguientes condiciones: los griegos devolverían todas las ciudades que poseían, y recibirían una suma de trescientos talentos ( 41 ); los soldados que quisieran tomar el servicio con los cartagineses recibirían un salario regular; los otros, que no tomarían ningún servicio, serían transportados a Sicilia y tendrían para su casa la ciudad de Solonte. La mayoría del ejército dio su consentimiento a estas condiciones del tratado que fue ratificado. Todas las ciudades, que querían permanecer fieles a Agathocles, fueron tomadas por la tormenta. Los cartagineses colocaron las cabezas de las guarniciones en la cruz y cargaron a los soldados con cadenas, que fueron empleados en el trabajo de campo y obligados a reparar su propio daño. Así es como los cartagineses fueron liberados de una guerra que duró cuatro años.

LXX . Es importante señalar aquí el final de todo lo que la expedición de Agathocles a Libia tiene de extraño, y especialmente la forma en que la providencia divina se ha vengado de los hijos de los crímenes de los padres. Derrotado en Sicilia, Agathocles pasó a Libia con los restos de su ejército, e hizo la guerra contra aquellos que lo habían conquistado. Habiendo perdido todas las ciudades de Sicilia, se vio reducido a apoyar el asedio de Siracusa; luego, al pasar a Libia, se hace dueño de todas las ciudades de este país, y encierra a los cartagineses en el interior de su ciudad, como si la fortuna hubiera demostrado su poder frustrando las combinaciones humanas. Pero cuando deseaba elevarse demasiado y había asesinado a Ophellas, su aliado e invitado, la divinidad le hizo sentir su influencia vengativa por los acontecimientos que siguieron. De hecho, el mismo mes y el mismo día en que asesinó a Ophellas y capturó su ejército, el mismo Agathocles perdió a sus hijos y su propio ejército. Y lo más curioso es que la divinidad, como un juez imparcial, lo hizo sufrir un doble castigo por un amigo al que injustamente había dado muerte: perdió a sus dos hijos y por eso las manos de esos mismos soldados que habían seguido a Ophellas. ¡Que este ejemplo sea usado por aquellos que estarían tentados a despreciar tales advertencias!

LXXI . Tan pronto como Agathocles fue desembarcado en Sicilia, mandó llamar a parte de su ejército y marchó a la ciudad de Egeste, su aliada. Al carecer de dinero, obligó a los ciudadanos más ricos a darle una gran parte de su fortuna. Egeste tenía entonces alrededor de diez mil habitantes. Como esta exacción produjo una indignación general, Agathocles aprovechó este pretexto para acusar a los egestianos de conspirar contra él, y ejerció sobre ellos los últimos rigores. Arrastró a los pobres fuera de la ciudad y los masacró en las orillas de Scamander. En cuanto a aquellos a quienes suponía una fortuna, los hizo confesar, en medio de las mayores torturas, la suma de sus riquezas. Algunas tenían sus extremidades dislocadas por una rueda; otros, unidos a catapultas, fueron desechados; algunos tenían los huesos del pie resecados, y obligándolos a ponerse de pie, los hacían sentir los dolores más atroces. Agathocles imaginó otro tipo de tortura similar al toro Phalaris. Hizo una cama de bronce, con la forma de un cuerpo humano, y provista de una rejilla en la que los pacientes estaban atados: al prenderles fuego, los quemaron vivos. Este instrumento de tortura difería del toro de Phalaris solo en que los desafortunados perecieron bajo la mirada de los espectadores. Las mismas mujeres ciudadanas no escaparon a estas torturas: algunas tenían los talones apretados con pinzas, otros les cortaban los senos; los que estaban embarazadas tenían la parte inferior del abdomen comprimida por ladrillos amontonados, hasta que el peso de las piedras los hizo abortar. Estos son los medios que el tirano utilizó para descubrir riquezas y llenar la ciudad de terror. Algunos habitantes, impulsados ​​por la desesperación, prendieron fuego a sus casas y se arrojaron a las llamas; algunos otros se ahogaron. Así, en un solo día, la desafortunada ciudad de Egeste perdió la flor de su población, Agathocles hizo transportar a las niñas y los niños a Italia y se los vendió a los bretones. Incluso eliminó su antiguo nombre de la ciudad: lo llamó Dicéopolis y se lo dio a su vivienda por desertores.

LXII . Al enterarse de la muerte de sus hijos, Agathocles, furioso con todos los que había dejado en Libia, envió a algunos de sus amigos a Siracusa, con su hermano Antandre, para ordenarle que matara a todos parientes de quienes habían participado en la expedición contra Cartago. Esta orden se ejecutó rápidamente. ¡Cuántos asesinatos! los hermanos, padres o hijos de estos soldados fueron llevados al patíbulo, pero también los abuelos e incluso los padres de este último, si, sin embargo, todavía existieran aquellos ancianos que habían alcanzado el límite extremo del la vida; los propios niños, en los brazos de sus enfermeras, a quienes su inocencia debería haber protegido, no se salvaron; las mujeres, si tenían algo que ver con los soldados libios, también fueron ejecutadas. Finalmente, ninguno de aquellos cuya pérdida podría causar tristeza a los soldados restantes en Libia, escaparon a la ira del tirano. Una inmensa muchedumbre acompañaba a los infortunados que fueron conducidos a la ejecución en la orilla del mar. Llegados en presencia de los verdugos, las lágrimas corrían, las lamentadas víctimas y los aterrorizados espectadores proferían plegarias y lamentos. y, lo que era más terrible, todos estos cadáveres fueron arrojados a la orilla. Ningún padre o amigo se atrevió a darles el último deber, por temor a pasar por un padre. Las olas del mar, teñidas con la sangre de estas víctimas, anunciaron a la distancia estas ejecuciones atroces.

LXXIII . Terminado el año, Coroebus fue nombrado arconte de Atenas, y los romanos eligieron cónsules Quintus Martius y Publius Cornelius. En ese momento, el Rey Antígona perdió a su hijo más joven, Phenix, y lo hizo realizar un funeral de magnificencia real. Luego recordó a Demetrius y concentró sus tropas en Antigonia, con la intención de llevar la guerra a Egipto. Se puso a la cabeza de sus fuerzas de tierra, y cruzó Coele-Siria con más de ochenta mil soldados de infantería, ocho mil jinetes y más de ochenta y tres elefantes. Le dio a Demetrios la orden de seguirlo con una flota de ciento cincuenta embarcaciones largas y cien naves de transporte, cargadas con una inmensa cantidad de características. Antes de zarpar, los pilotos opinaron que era necesario esperar el ocaso de las Pléyades que, según ellos, iba a tener lugar en ocho días. Pero Demetrio les reprochó su timidez y los obligó a irse. Antígona, ansiosa por adelantarse a Tolomeo, llegó al campamento en Gaza. Allí ordenó a sus soldados que obtuvieran provisiones durante diez días, y cargó a los camellos, provistos por los árabes, con ciento treinta mil medinas ( 44 ) de maíz, y una cantidad de heno suficiente para los caballos y las bestias. de suma. Tenía armas de tiro transportadas en carros de dos caballos. Mientras cruzaba el desierto, el ejército tenía mucho que sufrir por las fatigas del camino, en un terreno pantanoso, y particularmente alrededor de los Barathres ( 45 ).

LXXIV . La flota, comandada por Demetrius, dejó las aguas de Gaza en el medio de la noche. Durante unos días hubo una calma absoluta, y los barcos de carrera remolcaron los buques de carga a remolque. Pero luego, en el momento del ocaso de las Pléyades, se levantó una tormenta que arrojó varios tetraremas hacia la ciudad de Raphia, cuyo puerto es de difícil acceso y está rodeado de pantanos. Una parte de los barcos, cargados con armas, pereció en esta tormenta; el otro regresó al puerto de Gaza, y los edificios más fuertes solos resistieron la violencia de las olas y alcanzaron la altura de Casio. Este lugar no está muy lejos del Nilo; pero, dado que es insoportable e inasequible en climas difíciles, las naves se vieron obligadas a anclar alrededor de dos puestas fuera de la costa; los rompedores amenazaron con arruinar los edificios; la costa, inhóspita y ocupada por el enemigo, no ofrecía refugio, ni a los barcos ni a los hombres que hubieran querido nadar allí; y, para empeorar las cosas, la tripulación se quedó sin agua, tanto que si la tormenta hubiera durado un solo día, todos los hombres habrían perecido de sed. Ya todos esperaban morir cuando la tormenta se calmó; y el ejército de Antígona, que apareció en la orilla, llegó al campamento frente a la flota. Las tripulaciones descendieron al suelo, obtuvieron agua y esperaron el regreso de los otros barcos que la tormenta había separado de la flota. En esta tormenta perecieron tres edificios con cinco filas de remos; algunos de sus equipos habían ganado la costa mientras nadaban. Antígona continuó su marcha y llegó al campamento en dos etapas del Nilo.

LXXV . Ptolomeo, sin embargo, puso los principales lugares de guerra en estado de defensa. Luego se embarcó en unos emisarios encargados de acercarse al lugar del desembarco del enemigo y gritó por los heraldos que el rey de Egipto daría a cada soldado, que desertaría la bandera de Antígona, dos minas ( 46). ), y para cada oficial un talento ( 47 ). Esta proclamación produjo el efecto deseado. Una gran cantidad de mercenarios, e incluso varios líderes ansiosos por el cambio, desertaron. Antígona tomó medidas severas; colocó en las orillas del río arqueros y honderos, y varias catapultas, que al principio tenían que repeler todos los barcos que parecían acercarse. Los desertores detenidos fueron sometidos a torturas crueles para intimidar a quienes se sentirían tentados a imitar ese ejemplo.

Habiéndose reincorporado a los barcos que habían quedado atrás, Antígona entró en Pseudostomon ( 48 ), creyendo que podría desembarcar algunas de sus tropas. Pero al encontrar este punto muy fortificado y defendido por las balistas y otras máquinas de guerra, se retiró al acercarse la noche; luego ordenó a los pilotos que siguieran la linterna encendida de la embarcación comandante. Él así entró en la boca del Nilo llamada la boca de Phagnitic . Al amanecer se vio obligado a esperar hasta que los edificios que habían quedado atrás hubiesen regresado.

LXXVI . En este intervalo, Ptolomeo tuvo tiempo de llegar con las tropas y ponerlos en batalla en la orilla. Por lo tanto, Demetrio renunció al desembarco y, tras informar que la costa vecina era naturalmente inaccesible debido a las marismas y estanques, regresó con toda su flota. Pronto se levantó un fuerte viento del norte; las olas se amontonaron; tres tetraremes y varias naves de transporte fueron lanzadas por rompedores contra la costa y cayeron bajo el poder de Ptolomeo; los otros corrieron al campamento de Antígona.

Ptolomeo había puesto en defensa todos los puntos accesibles para el enemigo en las desembocaduras del río. Este río estaba cubierto con una gran cantidad de barcos que transportaban máquinas de guerra y hombres que los servían. Estas disposiciones no molestaron a Antígona; porque su fuerza naval se volvió inútil, ya que la entrada del río por la desembocadura del Pelusiac estaba prohibida para él; sus fuerzas de tierra permanecieron inactivas, la profundidad del río no le permitió intentar el paso. Finalmente, lo que era más desafortunado, ya durante varios días se había sentido la falta de comida y forraje y había desalentado al ejército. Antígona luego reunió a los jefes en una asamblea para deliberar si era mejor continuar la guerra, o si regresar a Siria y esperar el momento en que el declive del Nilo pusiera en peligro una expedición en circunstancias más favorables. Todos los jefes decidieron que era necesario retirarse lo más rápido posible. Antígona tomó este consejo y ordenó al ejército que levantara el campamento. Regresó a Siria, acompañado por toda la flota que marchaba con las fuerzas terrestres. Después de la partida de los enemigos, Ptolomeo ofreció sacrificios a los dioses en acción de gracias, y trató a sus amigos espléndidamente. Luego le escribió a Seleuco, Lisímaco y Cassander 182 para anunciarles sus felices éxitos y la gran cantidad de desertores cuyo ejército había aumentado. Por lo tanto, habiendo luchado una vez más por la posesión de Egipto, ahora lo consideró como su conquista y regresó a Alejandría.

LXXVII . Mientras sucedían estas cosas, Denys, tirano de Heraclea en el Ponto, murió después de un reinado de treinta y dos años. Sus hijos Zathras y Cléarque lo sucedieron y gobernaron durante diecisiete años.

En Sicilia, Agathocles visitó las ciudades bajo su gobierno, las aseguró en guarniciones y les extorsionó dinero: temía que los sicilianos, irritados por las desgracias que acababan de experimentar, se alzaran para conquistar su país. independencia. Al mismo tiempo, el general Pasifilo, informado de los reveses sufridos en Libia y la muerte de los hijos de Agathocles, despreció la autoridad del tirano y pasó al partido de Dinocrates con el que concluyó una alianza. Luego arrastró las ciudades confiadas a su guardia y sedujo al ejército con promesas brillantes, que se declaró contra el tirano. Agathocles estaba tan degradado y humillado que entró en negociaciones con Dinocrates, listo para tratar con él bajo las siguientes condiciones: Agathocles abdicaría del poder soberano y restauraría a los siracusanos su independencia; Dinocrates volvería a sus hogares; finalmente, se le otorgaría a Agathocles la posesión de dos fortalezas, Therme y Cephalidium, así como el territorio dependiente de estas ciudades.

LXXVIII . Es con razón que podemos sorprendernos de cómo un hombre como Agathocles, que en muchas circunstancias se había mostrado tan intrépido, y que en el peligro más grave nunca había desesperado, de repente se volvió bastante cobarde. retirarse, sin dar un golpe, a sus enemigos, y ayudar al poder que había adquirido al precio de tan grandes peligros; y cómo, cosa increíble, amo de Siracusa así como de muchas otras ciudades, poseyendo una flota, dinero y un ejército proporcionado, él perdió toda su presencia de la mente y ya no dibujó el ejemplo Denys el tirano. Este último, un día encontrándose en una posición de desesperación, y reducido por circunstancias serias a renunciar a la autoridad soberana, se estaba preparando para montar su caballo para salir de Siracusa, cuando Heloris, el más viejo de sus amigos, se apresuró a y lo apartó de su diseño con sus palabras "¡Oh, Denys, la tiranía es un bello epitafio! Megacles, el yerno de Dionisio, le habló en el mismo sentido: "El que pierde", dijo él, "el poder soberano, no debe descender voluntariamente. Alentado por estas palabras, Denys tomó coraje y enfrentó los peligros. Su poder aumentó, envejeció en el trono, y dejó a sus descendientes una de las más grandes soberanías de Europa.

LXXIX . Agathocles, siempre desanimado y decepcionado por sus esperanzas como hombre, no tuvo el coraje de intentar fortuna, y abandonó su imperio en las condiciones propuestas. Pero estas condiciones, suscritas por Agathocles, fueron rechazadas por la ambición de Dinocrates. De hecho, este, enemigo de la democracia de Siracusa, aspiraba a la monarquía y deseaba permanecer en la autoridad que entonces gozaba. Tenía bajo su mando a más de veinte mil soldados de infantería, tres mil de caballería y había enviado varias ciudades considerables. Por lo tanto, aunque solo llevaba el título de general de los desterrados, ejerció en realidad una autoridad real y absoluta. Regresó a Siracusa, tuvo que vivir allí absolutamente como un individuo privado y registrado como ciudadano; porque la independencia de una ciudad implica, al mismo tiempo, la igualdad de los habitantes; en las elecciones populares, un solo orador puede prevalecer, mientras que la multitud siempre es hostil a los ciudadanos abrumadores. Por lo tanto, es cierto que si Agathocles ha abdicado de la tiranía, es la ambición de Dinocrates, quien se la devolvió. Mientras Agathocles continuó sus negociaciones y exigió al menos dos lugares para su sustento, Dinocrates buscó varios pretextos engañosos para reducir la esperanza de acomodamiento. A veces exigía que A-gathocles se fuera de Sicilia, a veces que sus hijos serían tomados como rehenes de él. Sin embargo, Agathocles, adivinando el pensamiento de Dinocrates, envió a los emigrantes siracusanos una diputación acusando a Dinocrates de oponerse a la restauración de su independencia, y al mismo tiempo envió otra delegación a los cartagineses, con quienes concluyó un tratado de paz. Este tratado establecía que los fenicios mantendrían todas las ciudades de Sicilia que poseían anteriormente, y que Agathocles recibiría una suma de oro equivalente a trescientos talentos de plata, o, según Timée, solo ciento cincuenta, y además de doscientos mil medimnes ( 49 ) de trigo. Tal era el estado de cosas en Sicilia.

LXXX . En Italia, los samnitas asaltaron las ciudades de Sora y Atia, se aliaron con los romanos y redujeron a los habitantes a la esclavitud. Los cónsules luego invadieron Iapigia con numerosas fuerzas, y vinieron a establecer su campamento cerca de Stilbium. Esta ciudad fue defendida por una guarnición de samnitas y sufrió un asedio de varios días. Finalmente, se dejó llevar por el asalto; más de cinco mil hombres fueron tomados prisioneros, y los cónsules recogieron muchos despojos. Desde allí entraron en la tierra de los samnitas, devastaron los campos y destruyeron las cosechas. Durante muchos años, Roma había estado en guerra con esa nación, que disputaba su supremacía; los cónsules se jactaban de que destruyendo las propiedades de sus enemigos tendrían éxito en domesticarlos más fácilmente. Destruyeron el territorio enemigo durante cinco meses, prendieron fuego a las viviendas rurales y dejaron la tierra sin cultivar. Después de lo cual declararon la guerra a los anagnitas ( 50 ) de los cuales tuvieron que quejarse; asaltaron a Phrusinon y vendieron el territorio.

LXXXI . Terminado el año, Euxenippus fue nombrado Arconte de Atenas, y los romanos eligieron como cónsules a Lucio Posthumio y Tiberio Minucio ( 51 ). En este año estalló la guerra entre los rodios y Antígona; aquí están las causas. La ciudad de Rodas, fuerte en su poder naval y muy bien administrada por los griegos, era una manzana de la discordia para los soberanos y reyes sucesores de Alejandro: todos disputaban la alianza de esta ciudad. Pero al calcular sus intereses de lejos, esta ciudad siempre mantuvo la más estricta neutralidad. Entonces cada rey se apresuró a honrarlo con sus favores; por último, una larga paz había contribuido al aumento de su prosperidad. Había llegado a tal grado de poder que, por sus propios medios, podía hacer la guerra a los piratas y purgar el mar de estos malhechores. Alejandro, el más poderoso de los monarcas cuya historia menciona, la había honrado entre todas las ciudades al elegirla para depositar su voluntad. Los rodios, por lo tanto, habían mostrado una amistad igual para todos los sucesores de Alejandro, y se habían protegido de todo reproche; sin embargo, se inclinaron más particularmente por Ptolomeo. Porque fue con Egipto que mantuvieron un comercio marítimo muy lucrativo, y fue en este reino que su ciudad debió su existencia en cierta medida.

LXXXII . Antígona, de quien nada de esto había escapado, se apresuró a arrastrar a los rodios a su fiesta. Ya en el momento en que estaban haciendo la guerra contra Ptolomeo sobre el tema de la guerra de Chipre, él había enviado diputados para contratarlos para concluir con él un tratado de alianza y para suministrar buques a Demetrio; habiéndose negado los rodios, Antígona había separado a uno de sus marineros con la orden de capturar todos los barcos que iban de Rodas a Egipto y confiscar sus cargas. Pero habiendo sido rechazada por los rodios, Antígona tomó este pretexto para acusarlos de ser la causa de una guerra injusta, y amenazó con venir a sitiar su ciudad con fuerzas considerables. En el primer momento, los rhodesios decretaron a Antígona grandes honores y le enviaron una delegación para rogarle que no forzara a su ciudad a violar los tratados al participar en una guerra contra Ptolomeo. Esta delegación fue muy mal recibida por el rey, quien envió a su hijo Demetrio con un ejército y máquinas de guerra. Los rodios, asustados por la superioridad de las fuerzas del rey, enviaron una delegación a Demetrio, y prometieron secundar a Antígono en su guerra contra Ptolomeo. Pero Demetrio exigió que le entregaran a otros cien ciudadanos importantes rehenes, y que su flota se recibiera en los puertos de la isla. Los rodios imaginaban que Demetrius había meditado algún proyecto contra su ciudad; entonces ellos se prepararon activamente para la guerra. Por su parte, Demetrius reunió a todas sus tropas en el puerto de Loryme y navegó su flota para atacar la isla de Rodas. Esta flota consistía en doscientos barcos largos y más de ciento setenta buques de transporte, en los que se embarcaron unos cuarenta mil hombres, incluidos algunos jinetes y piratas aliados. Independientemente de una inmensa cantidad de armas de asalto y motores de asedio, esta flota fue seguida por casi un millar de buques privados; porque, como durante muchos años, el territorio de los rodios no había sido devastado por el enemigo, se veía a una multitud de todos lados, que hacía una profesión de aprovecharse de la desgracia de los demás.

LXXXIII . Demetrius extendió su flota en una línea formidable, como si estuviera a punto de participar en un combate naval. Los largos buques, que llevaban la proa de ballestas, con la intención de lanzar flechas de tres spithames de largo ( 52 ), abrieron la marcha; en su tren llegaron los barcos de transporte, cargados de tropas y caballos, barcos remolcados por botes de remos; en la última línea llegaron los corsarios y los buques mercantes, cuyo número era inmenso, de modo que el espacio marítimo entre la isla y la costa opuesta parecía completamente cubierto de edificios, y ofreció a los habitantes de la ciudad un espectáculo imponente. Los soldados de Rodas, tambaleándose en las paredes, esperaban la llegada de los enemigos; los viejos hombres y mujeres habían subido a las casas, desde donde observaban los movimientos de la flota enemiga. Construida la ciudad como un anfiteatro, todos los habitantes pudieron disfrutar del espectáculo ofrecido por esta inmensa flota y las armas cuyo resplandor se reflejaba en las aguas del mar. Sin embargo, Demetrio aterrizó en la isla; desembarcó a sus tropas y estableció su campamento cerca de la ciudad, fuera del alcance de la línea. Inmediatamente desató piratas y otros soldados que pudieron destruir la isla por tierra y mar. Luego cortó los árboles en el campo y demolió las viviendas rurales; él empleó los materiales removidos de estas devastaciones para fortificar su campamento con un triple recinto de trincheras empalizadas, para hacer su propia seguridad servir el daño hecho a los enemigos. Luego hizo que las tropas de tierra y mar trabajaran en un dique entre la ciudad y el lugar de desembarco; Este dique, levantado en unos pocos días, formó un puerto lo suficientemente amplio como para contener la flota.

LXXXIV . Los rodios todavía negociaron durante algún tiempo con Demetrius para determinar su ciudad a salvarse. Pero cuando vieron que sus intentos no tuvieron éxito, decidieron enviar una delegación a Tolomeo, Lisímaco y Casandro, para solicitar su ayuda y protección. Luego tomaron a todos los extranjeros domiciliados en Rodas como voluntarios y enviaron a todas las personas inútiles para defender la ciudad. Dieron este paso para evitar la escasez y, por lo tanto, toda traición. Al hacer un censo de su fuerza, encontraron alrededor de seis mil ciudadanos y mil extranjeros capaces de portar armas, además de un millar de extranjeros domiciliados. Por un decreto del pueblo, los esclavos más vigorosos fueron redimidos, liberados e incorporados a las filas de la milicia ciudadana. Los cuerpos de los que perecieron en esta guerra serían enterrados a expensas del estado, sus padres y sus hijos se mantendrían a expensas del tesoro público, sus hijas núbiles dotadas por el estado y sus hijos varones adultos vestidos con armadura. completa y coronada en teatro completo durante las fiestas de Baco. Con estas disposiciones apelaron al coraje de todos los combatientes; pero tomaron otras medidas. La población animada con el mismo ardor, los ricos trajeron su dinero, los artesanos su talento para la fabricación de armas; finalmente, cada uno contribuyó, de acuerdo con sus medios, a la defensa común. Algunos trabajaban en ballestas y petróleos, otros en otros medios de defensa. Aquí estábamos ocupados reparando las paredes; allí, amontonamos piedras. Tres de los mejores barcos fueron enviados para interceptar los convoyes de comida. Estas naves inesperadamente atacaron varios forrajes y los hundieron. Algunas otras naves enemigas fueron disparadas en la orilla y quemadas; los prisioneros que podían ser redimidos fueron transportados a la ciudad; pues, de acuerdo con un acuerdo celebrado entre los rodios y Demetrio, los prisioneros de guerra tuvieron que ser devueltos pagando un rescate de mil dracmas ( 53 ) por un hombre libre, y quinientos por un esclavo.

LXXXV . Por su parte, Demetrius había adquirido todos los materiales necesarios para la construcción de varias máquinas de guerra. Primero construyó dos tortugas, una para proteger a los sitiadores de las petróleos, y la otra para protegerlas de los balones. Estas dos tortugas fueron colocadas en dos naves de transporte, atadas juntas. Demetrius luego construyó dos torres de cuatro pisos, más altas que las torres del puerto. Cada una de estas torres se colocó en dos edificios de igual tamaño, unidos entre sí, de modo que el peso de la torre también afectaría al uno y al otro edificio, que servía de base. Por último, Demetrius levantó una empalizada flotante en vigas cuadradas, unidas, con el fin de evitar que las naves enemigas atacaran con espuelas a los barcos en los que se colocaban las máquinas de guerra. Completados estos arreglos, Demetrius tenía un gran número de pequeñas embarcaciones ensambladas. Después de unirlos y cubrirlos con tablas sólidas, colocó catapultas, arrojando flechas de tres spithames de largo; además, había hombres expertos en usarlos, y algunos arqueros cretenses. Demetrius dibujó los edificios al alcance de las líneas; luego jugó las máquinas que hirieron a varios habitantes, ocupados en reparar el recinto más alto del puerto. Cuando los rodios vieron que Demetrius estaba dirigiendo su ataque principal al puerto, concentraron sus defensas allí. Para este propósito, erigieron dos máquinas en el dique y otras tres en buques de carga, cerca de la entrada al pequeño puerto. Estas máquinas llevaban una gran cantidad de ballestas y catapultas de diferentes tamaños; debían usarse contra los enemigos que intentaban desembarcar. Finalmente, en los barcos de transporte que estaban estacionados en el puerto, establecieron puentes destinados a recibir catapultas.

LXXXVI . Una vez terminadas todas estas preparaciones en ambos lados, Demetrius primero intentó dirigir sus máquinas contra los dos puertos; pero un mar tempestuoso se opuso a sus intentos. Luego aprovechó una noche tranquila para acercarse a la costa en secreto, llegó a ocupar la mole que domina el gran puerto y se retiró inmediatamente. Esta posición que es sólo cinco plethres ( 54 ) de las paredes de la ciudad, aterrizó a cuatrocientos soldados y una inmensa cantidad de armas de tiro. Al amanecer, las tropas de Demetrio trajeron las máquinas al puerto, con el sonido de las trompetas y en medio de inmensos clamores. Inmediatamente se jugaron las ballestas, cuyos proyectiles, arrojados en la distancia, repelieron a los obreros ocupados en el puerto; luego, mediante petróleos dirigidos contra las máquinas de los enemigos y el recinto de la mole. Demetrius logró sacudir ese recinto débil de nuevo y abrir una brecha. La guarnición de la ciudad, sin embargo, se defendió valientemente, y en ese día las dos partes fueron igualmente maltratadas. Al acercarse la noche, Demetrius hizo que sus máquinas fueran retiradas de la vista. Los rodios se lanzaron contra los motores del enemigo, barcos llenos de combustible y antorchas de resina, y los prendieron fuego; pero detenidos por la empalizada flotante y por una lluvia de características, se vieron obligados a volver sobre sus pasos. La llama tomó desarrollo; algunos marineros, sin embargo, lograron escapar en sus barcos, después de extinguir la llama; pero el mayor número abandonó los barcos inflamados y, arrojándose al mar, nadó hacia la costa. Al día siguiente, Demetrio intentó otro ataque por mar. Ordenó el aterrizaje en todos los puntos, el sonido de las trompetas y los gritos de guerra, para extender entre los rodios las más fuertes alarmas.

LXXXVII . Después de un asedio de ocho días, Demetrio logró romper con el talantiano Petroboles ( 55 ) las máquinas que los sitiados habían colocado sobre los topos del puerto, y al sacudir las cortinas de las fortificaciones. Un destacamento de soldados iba a tomar parte del recinto, cuando los rodios, apresurados en mayor número, lo forzaron a degradar. Los asediados fueron, en esta acción, secundados por la naturaleza de los lugares, así como por los montones de piedras y materiales de construcción amontonados. Varios barcos, que transportaban una gran cantidad de soldados, tenían miedo de fallar en la costa, donde los rodios los prendieron fuego y los redujeron a cenizas. Mientras sucedían estas cosas, Demetrio atacó otra parte de la ciudad y trató de penetrar en el interior por medio de escaleras contra las paredes. Todos los habitantes llegaron corriendo, y se libró una batalla feroz contra los sitiadores que querían forzar el recinto. Muchos combatientes fueron expuestos al primer rango; muchos escalan las paredes; la lucha se volvió obstinada entre los sitiadores que deseaban penetrar en el interior y entre los sitiados que acudían en ayuda de los puntos amenazados. Finalmente, habiendo dado los rodios todo su valor, algunos de los sitiadores fueron arrojados de las murallas, los otros, heridos, fueron hechos prisioneros, y entre ellos había varios jefes distinguidos. Después de este fracaso, Demetrius devolvió los botes y las máquinas de guerra a su puerto; él reparó a los que habían sufrido daños. Los rodios enterraron a los ciudadanos muertos ese día, y consagraron a los dioses las armas tomadas del enemigo, así como los ornamentos de las proas de los barcos. Hecho eso, repararon las paredes dañadas por los petroboles.

LXXXVIII . Demetrius tardó siete días en reparar sus máquinas y botes. Después de eso, reanudó el sitio y se acercó de nuevo al gran puerto, ya que todos sus esfuerzos tendían a aprovechar este punto y a interceptar los convoyes destinados a alimentar la ciudad. Llegado al alcance de sus facciones, disparó un fuego abrasador contra las naves de Rodas en el puerto, al mismo tiempo que los proyectiles, arrojados por las petrolíferas y las balistas, golpeaban las paredes e hirieron a los sitiados que aparecían. Estos continuos ataques arrojaron terror entre los rodios. Los marineros, temblando por sus barcos, apagaron las llamas. Los Prytanes ( 56 ), temiendo que el puerto cayera en manos del enemigo, pidieron a la elite de los ciudadanos que defendieran el país. Todos se rindieron a esta llamada. Tres de los barcos más fuertes, montados por los mejores marineros, recibieron órdenes de intentar perforar los barcos de Demetrius y hundirlos con las máquinas que llevaban. Aunque saludados por una nube de flechas, estos marineros lograron romper las trincheras y atacaron con espuelas a los botes del enemigo, que se llenaron de agua. Dos de las máquinas de Demetrio perecieron; el tercero, arrastrado al remolque, se guardó. Pero los rodios, envalentonados por este éxito, se dejaron llevar demasiado lejos: envueltos por las grandes y numerosas naves enemigas, tenían los cascos de sus barcos rotos con espuelas; el marinero execeste, así como varios trierarcas, fueron heridos y hechos prisioneros; el resto de la tripulación se sumergió en el mar y logró escapar al suyo. Solo una de las naves de Rhodian cayó en poder de Demetrius; los otros escaparon. Después de este combate naval, Demetrius tenía una máquina construida tres veces más alta que las otras, y amplia en proporción. También fue dirigido contra el puerto; pero en este momento un torrente de lluvia, acompañado por un violento viento del sur, llenó de agua a los barcos empleados en el remolque de la máquina, que se puso fuera de servicio. Los rodios, aprovechando esta oportunidad, abrieron las puertas de la ciudad y cayeron sobre los postes que ocupaban el muelle. Entabló una feroz lucha que duró un largo tiempo; pero como Demetrio no pudo, a causa de la tormenta, recibir refuerzos, y los rodios fueron constantemente relevados por nuevas tropas, los soldados del rey, que sumaban alrededor de cuatrocientos, fueron obligados a deponer las armas. Después de este éxito, los rodios recibieron la ayuda de sus aliados. Los cosianos les dieron ciento cincuenta hombres; Ptolomeo más de quinientos, incluidos varios mercenarios rodios, que sirvieron en el ejército del rey. Aquí es donde estaba la sede de Rodas.

LXXXIX . En Sicilia, cuando Agathocles fracasó en sus negociaciones con Dinocrates y los emigrantes siracusanos, decidió marchar contra ellos con las tropas a su disposición; porque sintió la necesidad de intentar un último esfuerzo. Tenía solo cinco mil soldados de infantería y cerca de ochocientos de caballería bajo su mando. Los refugiados reunidos alrededor de Dinocrates estaban ansiosos por encontrarse con el enemigo, del que eran muy superiores, ya que contaban con más de veinticinco mil soldados de infantería y al menos tres mil de caballería. Los dos ejércitos establecieron su campamento cerca de Gorgium ( 57 ), y se alinearon a sí mismos poco después en orden de batalla. La pelea fue feroz, ya que ambas partes fueron igualmente ardientes. Un momento después, un cuerpo de tropas, insatisfecho con Dinocrates, pasó, al número de más de dos mil hombres, en las filas del tirano y así causó la derrota de los refugiados. Si esta deserción revivió el coraje de los soldados de Agathocles, desanimó por completo a aquellos de Dinocrates que, imaginando que los desertores eran mucho más numerosos, tomaron vuelo. Agathocles los persiguió por un tiempo; finalmente puso fin a la carnicería y envió una delegación al vencido: los instó a poner fin a las hostilidades y los devolvió a sus hogares. Esta derrota fue para enseñar a los refugiados que nunca podrían prevalecer sobre Agathocles, ya que en ese mismo momento, con fuerzas superiores, no habían logrado derrotarlo. Toda la caballería de los refugiados había huido a la fortaleza de Ambica. En cuanto a la infantería, algunos destacamentos se lograron escapar al amparo de la noche, pero la mayoría llegaron a ocupar una altura: seducir por la esperanza de ver su tierra natal y encontrar allí los padres, amigos y su propiedad, se trata con Agatocles. Paz habiéndose asegurado, refugiados desde las alturas fortificadas que habían ocupado y depuesto las armas. Actualmente, Agátocles envolvió su ejército y los hizo todos van a la espada; sumaban siete mil, después de Timeo, y cuatro mil, según otros historiadores. Este tirano había, de hecho, siempre ha jugado a su juramento; que extraía su fuerza, no su propia, pero la debilidad de sus temas,y temido más de los aliados del enemigo.

XC . Después de haber destruido el ejército de exiliados, Agátocles recogió los escombros. Luego se hizo la paz con Dinocrates incluso le dio una orden en su ejército, y le mostró una confianza que nunca vaciló. Es sorprendente probablemente Agatocles, el tirano tan difícil y tan nerviosos, conservó hasta su muerte inalterables Dinocrates amistad. Esto traiciona a sus antiguos aliados en Gela Pasiphilus detuvieron y pusieron a la muerte. Por último, en dos años, se puso bajo las auto 194 Agathocles fortalezas de autoridad y ciudades que habían declarado contra él.

En Italia, los romanos vencieron a los Paliniens, le quitaron su territorio, mientras que les concede el derecho de la ciudadanía a los que estaban en el favor de los romanos. Los cónsules marcharon contra los samnitas, que asoló el territorio falerno. Se involucró una pelea en la que los romanos obtuvieron la victoria; Se llevaron veinte signos e hicieron más de veinte y dos mil prisioneros. Los cónsules acababa de capturar la ciudad de Vola, cuando Caius Gelio, jefe de los samnitas, apareció a la cabeza de seis mil hombres. Después de una batalla feroz Gelio fue tomada, y la mayoría de los samnitas se mantuvo en el campo de batalla. Sólo unos pocos fueron capturados. Después de esta victoria, los cónsules recuperaron ciudades aliadas de Sora, a Harpinum y Serennia,el que los samnitas habían hecho dueños.

XCI . El año se acaba, Phéréclès fue nombrado arconte de Atenas. Los romanos eligieron como cónsules Publio Sempronio y Publio Sulpicio y Eliens guardado la CXIXe Olimpiada, en la que Andromène de Corinto fue el ganador en la carrera del estadio ( 58 ). Demetrio continuó el asedio de Rodas. Infeliz en sus ataques por mar, se decidió a atacar la ciudad por tierra. Después de comprar una gran cantidad de material, que construyó una máquina llamada helópolis ( 59 ) mayor que cualquier previamente inventado. La base era cuadrado; cada lado formado de vigas cuadradas, unidas entre sí por abrazaderas de hierro, eran alrededor de cincuenta a lo largo de ángulo ( 60). El interior fue puesta en escena por las juntas y la intención de llevar a los que iban a jugar a la maquina. toda la masa con el apoyo de las ruedas en número de ocho, lo que les deja alrededor de una brecha en ángulo ( 61 ), 195grande y fuerte. llantas de ruedas, con los círculos de hierro tenían dos doblada de espesor, y con el fin de imprimir la máquina de cualquier tipo de direcciones, fue adaptado pivotes móviles. Las cuatro esquinas fueron formados por cuatro pilares cien codos de altura y ligeramente inclinados hacia arriba y de manera que todo el edificio se divide en nueve plantas. Bajo consistía en cuarenta y tres tableros y el más alto en nueve. Tres lados del edificio estaban cubiertas por fuera con láminas de hierro para garantizar contra las antorchas. En el cuarto lado, frente al enemigo, se practicaron a la altura del piso, ventanas acorde con proyectiles fueron lanzadas contra el enemigo. Estas ventanas se llenaron Toldo fijo por medio de muelles,y detrás de los cuales eran hombres protegidos que lanzan proyectiles. Estas marquesinas fueron entrenados pieles cosidas juntas y rellenos de lana para absorber el impacto de piedras lanzadas por lithoboles. Por último, en cada piso había dos grandes escalas; que se utiliza para subir y hacer que las municiones necesarias, y uno para ir hacia abajo, a fin de no perturbar la regularidad del servicio. Se seleccionaron los hombres más poderosos del ejército, en número de tres mil cuatrocientos poner en marcha esta máquina de guerra inmensa, una colocada dentro de la otra fuera y hacia atrás, hicieron sus esfuerzos para para moverse, con el apoyo de los medios de arte.Estas marquesinas fueron entrenados pieles cosidas juntas y rellenos de lana para absorber el impacto de piedras lanzadas por lithoboles. Por último, en cada piso había dos grandes escalas; que se utiliza para subir y hacer que las municiones necesarias, y uno para ir hacia abajo, a fin de no perturbar la regularidad del servicio. Se seleccionaron los hombres más poderosos del ejército, en número de tres mil cuatrocientos poner en marcha esta máquina de guerra inmensa, una colocada dentro de la otra fuera y hacia atrás, hicieron sus esfuerzos para para moverse, con el apoyo de los medios de arte.Estas marquesinas fueron entrenados pieles cosidas juntas y rellenos de lana para absorber el impacto de piedras lanzadas por lithoboles. Por último, en cada piso había dos grandes escalas; que se utiliza para subir y hacer que las municiones necesarias, y uno para ir hacia abajo, a fin de no perturbar la regularidad del servicio. Se seleccionaron los hombres más poderosos del ejército, en número de tres mil cuatrocientos poner en marcha esta máquina de guerra inmensa, una colocada dentro de la otra fuera y hacia atrás, hicieron sus esfuerzos para para moverse, con el apoyo de los medios de arte.otra a bajar, a fin de no perturbar la regularidad del servicio. Se seleccionaron los hombres más poderosos del ejército, en número de tres mil cuatrocientos poner en marcha esta máquina de guerra inmensa, una colocada dentro de la otra fuera y hacia atrás, hicieron sus esfuerzos para para moverse, con el apoyo de los medios de arte.otra a bajar, a fin de no perturbar la regularidad del servicio. Se seleccionaron los hombres más poderosos del ejército, en número de tres mil cuatrocientos poner en marcha esta máquina de guerra inmensa, una colocada dentro de la otra fuera y hacia atrás, hicieron sus esfuerzos para para moverse, con el apoyo de los medios de arte.

Dmitry dicha construir además dos tortugas, uno para la protección de las excavadoras, la otra acción de carneros; galerías, agregó que los trabajadores puedan trabajar con seguridad. Utilizó las tripulaciones de los barcos a nivel en una gama de cuatro etapas, el suelo sobre el que tenían las máquinas para pasar. Finalmente la obra de Demetrio se enfrentó a seis mésopyrges ( 62 ), y siete torres de las paredes de Rodas. Casi treinta mil trabajadores fueron empleados allí.

XCII . Estas obras, tan pronto terminó, épouvanté- 196 Rhodiens alquiler por su grandeza. A esto hay que añadir las tropas de los muchos habilidad del rey en las obras de asedio. De hecho, Demetrio tenía un genio tan inventiva en el arte de la construcción de máquinas de guerra, recibió el apodo Poliorcetes ( 63), Y le dijeron que no había ningún lugar lo suficientemente fuerte para resistir. En este talento, se unió a un exterior imponente. Era del tamaño y la belleza de un héroe, y esta belleza se ve reforzada por la pompa real, que se rodeó. Además, todo el mundo estaba presionando en su camino a contemplar. Con esto, se sabía a la magnificencia, y en su orgullo, despreciaba no sólo la gente común, pero aun otra soberana; y lo que fue la más notable es que pasó de paz ocio banquetes ebrios y en medio de bailes y juegos; en pocas palabras, que imitaba el estilo de vida de Baco, cuando, según la tradición mitológica, Dios vivió entre los hombres; pero en tiempos de guerra, que era la actividad sobria y altoy se mantienen en sus acciones la misma fuerza de cuerpo y mente. Fue en el momento de Demetrio que se inventaron diferentes máquinas de guerra que los de uso en otras naciones. Todavía era el que, tras la muerte de su padre, y más tarde el sitio de Rodas, hecha a los barcos más grandes en el mar.

XCIII . Al ver el avance de las obras de asedio, los rodios construido en el interior de una pared paralela a la que estaba limpiando los asaltos del enemigo. Para construir este muro, que utilizan materiales extraídos en el teatro a los edificios vecinos e incluso algunos templos, con la promesa de elevar sus dioses de los templos más bellos después de la emisión de la vil. A continuación, hechas de nueve barcos, ordenando el comandante de ponerse en crucero y para atacar todos los edificios que se encuentran, a hundirse o llevarlos a la ciudad. Este escuadrón se divide en tres divisiones. Uno, encargado por Damophilus, que tenía bajo su 197Pedidos edificios que Rhodes llama guardacostas, fueron a la isla de Karpathos. Damophilus llegado a varias naves de Demetrio, tenía que parcialmente se hunden, y los tiró abajo de la costa, donde fueron quemados, y tomó prisionero todos los marineros que tripulaban ellos. También tomó una gran cantidad de fruta que envió a Rodas. Otra unidad naval, que consta de tres triémioles ( 64), Bajo el mando del Menedemo, navegado a Patara en Licia; ella agarró un edificio húmedo en el puerto, y le prendió fuego mientras la tripulación estaba abajo. Menedemo capturó varios buques de transporte, cargadas de provisiones, y los envió a Rodas; Por último, se tomó un tétrarème teniendo en cuenta las ropas reales y adornos Phila, esposa de Demetrio, se había trabajado con gran cuidado, y envió a su marido. Menedemo hizo ir a Egipto, que estas prendas reales, tela morada, eran para adornar la persona del rey; arrastró el edificio en el remolque, y se vende en las subastas marineros que habían montado este tétrarème, y otros edificios capturados. La tercera división, que consta de tres edificios, bajo las órdenes de Amintas dirigió islas,y los barcos cargados de materiales de construcción conocido por el enemigo. Algunos fueron abatidos, y el otro capturado. De ellos, once trabajadores se vieron más hábiles en el arte de construir catapultas y ballestas.

En una junta general de Rodas, abrió la opinión de algunas personas derribar las estatuas de Antígono y Demetrio. Es una vergüenza, dijeron, para llenar como benefactores los que asedian la ciudad. Pero las personas indignadas opusieron a esta propuesta: que conserva intactas todas las distinciones que había otorgado a Antígono, y en esto fue muy aconsejable, tanto para su gloria y para sus intereses. Para este espectáculo magnanimidad y la decisión de un gobierno democrático recibido los mayores elogios en otras 198naciones, juntos hicieron cambiar los resentimientos de los sitiadores. De hecho, Demetrio y Antígono, que había recibido el reconocimiento de los beneficios que habían llenado las otras ciudades de Grecia, por lo que su independencia, fueron afligidos a tratar de reducir a la esclavitud, precisamente, los que expresaron también sentimientos inquebrantable gratitud. Por otra parte, si, contra todo pronóstico, se tomaría la ciudad, la memoria de afecto era asegurar cierta groseramente por el ganador. La resolución de Rodas era sabia y prudente.

XCIV . Sin embargo, Demetrio hizo realizar mis trabajos. Un desertor vino a avisar al sitiado que las minas ya habían alcanzado casi las paredes. Inmediatamente los rodios cavaron un foso profundo, paralelo a la pared que se suponía que caería, al mismo tiempo que comenzaron a practicar contramuestras para oponerse a la invasión de la marcha del enemigo. Mientras estas obras subterráneas fueron secretamente ejecutadas por ambos lados, algunos de los hombres de Demetrio intentaron seducir a Athenagoros, jefe de la guardia de Rodas, con dinero. Este Athénagore, Milesian de origen, había sido enviado por Ptolomeo como comandante de las tropas mercenarias. Prometió liberar la ciudad, e indicó un día en que Demetrius enviaría a uno de sus lugartenientes más distinguidos, que, después de haber entrado en la ciudad por el camino subterráneo, reconocería él mismo el punto más débil. Después de haber dado así grandes esperanzas a Demetrio, Athenagoros reveló todo al Senado de Rodas. Demetrio encargó la ejecución de este proyecto a uno de sus amigos, Alejandro, macedonio de origen. Tan pronto como estuvo fuera del camino subterráneo, los rodios lo tomaron. Atenágoras, como recompensa por este servicio, recibió una corona de oro y cinco talentos de plata; la gente también buscaba ganarse el afecto de otros mercenarios y extraños.

XCV . Después de que las máquinas se terminaron, y todo el espacio frente a las paredes se despejó, Demetrius colocó el helicóptero 199 en el medio de este espacio, y dispuso ocho tortugas para proteger el trabajo del sapement; cuatro a cada lado del helicóptero. Cada tortuga tenía una galería donde los trabajadores podían maniobrar bajo techo. Luego montó dos arietes de gran tamaño; uno, revestido de hierro, tenía ciento veinte codos de longitud ( 65 ), y la cabeza parecía el espolón de un barco. Estos arietes, bien suspendidos, fueron puestos en movimiento por cada mil hombres. En el momento del ataque, las petrolíferas y las ballestas se colocaron, cada una en proporción a su tamaño, en las etapas del helicóptero. Demetrio había establecido su flota dentro y alrededor del puerto, y tambaleó a sus tropas de tierra frente al muro que debía tener el efecto de la maquinaria. A una señal dada, las tropas levantaron el grito de guerra, y el ataque comenzó en todos los puntos a la vez. Mientras los carneros y los árboles empujaban las paredes, Demetrius recibió una delegación de Cnidians, quien le suplicó que cesara el asedio prometiendo obtener de los rodios todo lo que se les exigiera. El rey consintió, y los diputados entraron en negociaciones con los rodios; pero después de largas discusiones, que permanecieron sin resultado, el asedio se reanudó con más vigor. Demetrio causó la caída de una de las torres más fuertes de la pared; estas torres eran cuadradas y construidas de piedra; el intervalo que los unía a la torre vecina estaba tan dañado que era imposible acercarse a las almenas de la pared en este punto.

XCVI . Durante este asedio, el rey Ptolomeo envió a los rodios una gran cantidad de barcos de transporte cargados con trescientos mil artabés ( 66 ) de trigo y vegetales. Cuando estos edificios ingresaban a la ciudad, Demetrius separó embarcaciones para capturarlos y llevarlos a su campamento. Pero los edificios de Ptolomeo aprovecharon un viento favorable y entraron a toda vela en el puerto de Rodas, por lo que el destacamento de Demetrio regresó sin haber hecho nada. Casandro, mientras tanto, envió a los rodios diez mil hombres de cebada ( 67 ) y Lisímaco cuarenta mil medines de trigo y la misma cantidad de cebada. Estas disposiciones revivieron las fuerzas ya derrotadas de los sitiados. A juzgar por la ventaja de destruir las máquinas del enemigo, los rodios prepararon una inmensa cantidad de proyectiles inflamados y llenaron sus murallas con ballestas y catapultas. Durante la noche, a la hora de la segunda guardia, atacaron repentinamente al guardia del campo enemigo con la balista, al mismo tiempo que disparaban todo tipo de proyectiles incendiarios contra las máquinas y los hombres que venían corriendo para apagar el llama. Demetrio, sorprendido por este inesperado ataque y temiendo por sus obras construidas a un costo tan elevado, se apresuró a ayudarse a sí mismo. Como la noche estaba sin luna, los proyectiles ardientes irradiaban una luz brillante, permitiendo a los sitiados ajustar sus ballestas y catapultas, lo que mató a un gran número de enemigos descarriarse en la oscuridad. El lado del Agujero de Hoyo expuesto a los proyectiles inflamados de los rodios, fue despojado de sus cuchillas de hierro, y la madera desnuda amenazó con prenderse fuego. Demetrius, temiendo que su máquina no fuera desactivada por el fuego, trató de extinguir la llama por medio de los depósitos de agua en las diversas etapas del helicóptero. Al fin logró, al sonido de la trompeta, unir a los hombres al servicio de estas máquinas, a quienes empujó más allá del alcance de sus facciones.

XCVII . Al amanecer, Demetrius hizo que sus satélites recogieran las líneas que habían sido lanzadas por los rodios, para juzgar, a partir de esto, los recursos disponibles para los sitiados. Contó más de ochocientos tiros inflamados y al menos mil quinientas flechas lanzadas por ballestas. Una cantidad tan grande de características, pasadas en el corto espacio de una noche, hizo que fuera sorprendente encontrar los medios de defensa que la ciudad debería tener a su disposición.

Demetrio luego reparó sus obras; enterró a los 201 muertos y vistió a los heridos. Los rodios aprovecharon este tiempo de descanso para construir un tercer muro, en toda la extensión del espacio más expuesto a los ataques del enemigo. Finalmente, rodearon la parte de la pared caída con un foso profundo, para evitar que el rey entrara a mano en el interior de la ciudad. Los rodios separó sus mejores barcos bajo las órdenes de Amyntas. Este nauarque apareció en la costa opuesta de Asia, donde inesperadamente llegó a algunos corsarios al servicio de Demetrius. Estos piratas, montados en tres naves abiertas, se consideraban fuertes en la protección del rey; pero, después de una batalla naval, los rodios tomaron el control de los barcos de los corsarios con todas las tripulaciones, entre las que se encontraba Timocles, líder de los corsarios. Luego, Amyntas capturó algunos mercantes y una gran cantidad de barcos cargados de maíz, y regresó con su captura durante la noche al puerto de Rodas.

Demetrio, habiendo reparado su maquinaria, volvió a dirigirlos contra las murallas, y barrió las almenas de los soldados establecidos para la defensa de las murallas; luego, con carneros redoblados, logró desmenuzar dos "mesopirgios"; la torre del medio fue fuertemente defendida por los sitiados, aliviada por continuos refuerzos. En esta acción, muchos rodios perdieron la vida, y su general Ananías, que se había defendido valientemente, era él mismo entre los muertos.

XCVIII . Mientras tanto, el rey Ptolomeo envió a los rodios un cargamento de comida tan grande como el primero, y un refuerzo de mil quinientos hombres comandados por Antígona macedonia. Al mismo tiempo llegó a Demetrio más de cincuenta diputados, enviados por los atenienses, así como por las otras ciudades de Grecia. Todos estos diputados vinieron a solicitar al rey que hiciera las paces con los rodios. Un armisticio fue otorgado; pero después de largas negociaciones entre la gente de Rodas y Demetrio, no se concluyó nada, y los diputados se fueron sin obtener ningún resultado. Demetrius resolvió dirigir un ataque nocturno contra la brecha abierta. Por lo tanto, eligió mil quinientos soldados entre los más fuertes del ejército y les ordenó acercarse al recinto en silencio hacia la hora de la segunda guardia. Esta disposición dispuesta, Demetrio ordenó a las otras tropas mantener su orden de batalla y, a una señal dada, emitir el grito de guerra atacando tanto a la ciudad por tierra como por mar. Estas órdenes fueron ejecutadas. El primer destacamento penetró a través de la brecha abierta en el interior de la ciudad, y, después de matar a los centinelas en las murallas, llegaron a ocupar los alrededores del teatro. Los habitantes, inesperadamente sorprendidos, corrieron en el mayor desorden en los puntos amenazados; pero los jefes ordenaron a los soldados que protegieran los puestos que ocupaban, ya sea cerca del puerto o en las murallas, y para repeler a los atacantes. Luego, uniendo un cuerpo de élite y las tropas que venían de Alejandría, marcharon contra el enemigo que estaba dentro de las murallas. Sin embargo, llegó el día, y Demetrius dio la señal para un asalto general. Inmediatamente las tropas gritaron el grito de guerra y atacaron tanto el puerto como las murallas, e inspiraron un nuevo ardor a sus camaradas que estaban peleando en el teatro. Toda la ciudad sonó con gemidos de mujeres y niños imaginando que la ciudad ya estaba tomada. Sin embargo, la columna que había penetrado en el interior de las murallas tuvo una lucha muy obstinada contra los rodios, y, a pesar de las pérdidas recíprocas, ningún partido quiso ceder terreno. Pero pronto los rodios, luchando por su país y sus propiedades más queridas, aplastaron a las tropas del rey; Alcimus y Mantias, que les ordenó, cayeron plagados de heridas. La mayoría de los soldados permanecieron en el campo de batalla; muchos fueron tomados prisioneros, y muy pocos lograron llegar al rey. Los rodios también perdieron mucha gente; Damótes, uno de sus prytanes, un hombre de valor distinguido, estaba entre los muertos.

XCIX . A pesar de este fracaso, Demetrius no dejó de continuar el sitio. Pero en este intervalo, su padre le había escrito para tratar con los rodios en la primera oportunidad favorable. Por su parte, Ptolomeo primero advirtió a los rodios que les enviaría provisiones de maíz y un refuerzo de tres mil hombres; pero más tarde, les aconsejó que trataran con Antígona, en condiciones lo más moderadas posible. Como resultado, ambas partes también se inclinaron por la paz. Al mismo tiempo, los diputados de la liga eólica llegaron para aconsejar a su vez un acomodo. Los rodios concluyeron con la paz de Antígona en las siguientes condiciones: la ciudad de Rodas conservaría su independencia y sus ingresos; los rodios proporcionarían tropas auxiliares a Antígona, excepto el único caso en que marcharía contra Ptolomeo; finalmente, dieron como rehenes a un centenar de ciudadanos, que Demetrius elegiría, excepto en el orden de los magistrados.

C. De este modo los rodios, después de haber sido sitiada durante un año, se ha librado de la guerra. Los soldados que habían tomado los más distinguidos fueron honrados grandes recompensas, y los esclavos que fueron llevados por los valientes fueron liberados, y obtuvieron el derecho de la ciudadanía. Los rodios también erigido estatuas a Cassandra y Lisímaco reyes y otros aliados menos famosas que habían contribuido mucho a la emisión de la ciudad. Pero es sobre todo en lo que respecta a Tolomeo querían superar a todos los otros reconocimientos. Así que enviaron a Libia théores responsable de preguntar al oráculo de Amón les aconsejó en honor de Ptolomeo como un dios. En la respuesta afirmativa del oráculo,Rhodiens levantó un templo en su ciudad que dieron el nombre de "Ptoléméum". Este templo era cuadrado, y cada lado de un estadio de ancho, tenía un pórtico. También reconstruyó el teatro y repararon las paredes y los elementos que habían sufrido durante el sitio.

Demetrio, habiendo hecho la paz con los rodios, bajo las órdenes de su padre, a la vela con todo su ejército. Él cruzó el archipiélago y aterrizó en Áulide en Boétie, corriendo a publicar libertad a los griegos. (Cassandra y Polysperchon, 204 desde hace algún tiempo libre del temor del enemigo, habían devastado la mayoría de las regiones de Grecia.) Demetrio entregó por primera vez la ciudad de Calcis, ocupado por una guarnición de los filisteos y obligó a los filisteos de abandonar el partido Cassandra. Luego concluyó una alianza con los etolios y se preparó para marchar contra Polysperchon y Cassandra.

Durante el transcurso de estos eventos, Eumelo, rey del Bósforo, murió después de un reinado de seis años. Espartaco Su hijo lo sucedió y reinó veinte años.

CI. Después de discutir los detalles de Grecia y Asia, vamos a ir a la historia de otros países de la tierra. En Sicilia Agátocles llegó a atacar en tiempo de paz los Lipariens, y les impuso, contra toda justicia, una contribución de cincuenta talentos de plata. Aquí viene un ejemplo del apoyo de una creencia general en la intervención de la deidad que castiga las acciones delictivas. Los Lipariens habían solicitado un retraso para el pago del resto de la contribución, porque no quieren, dijeron, tocar las cosas sagradas. Pero Agatocles hizo para forzar el tesoro depositado en el Prytaneum dedicada a Aeolus parte y parte en Vulcano; y después del robo, él re-embarcó. Sin embargo, acosado por una violenta tormenta, perdió once barcos con todo el dinero que llevaban;este evento fue, para muchos, dada la venganza inmediata del dios del viento. Vulcan respondió más tarde por la muerte del tirano, que fue quemado vivo en vilo. También fue un efecto de la justicia distributiva de Vulcano, cuando, en una erupción del volcán Etna, que salvó a los hombres piadosos y castiga a los malos haciéndoles sentir su poder. Por otra parte, lo que hemos dicho aquí se confirmó la muerte de Agatocles, que se discuten a continuación. Ahora vamos a exponer lo que sucedió en Italia.salvó a los hombres piadosos y castiga a los malos haciéndoles sentir su poder. Por otra parte, lo que hemos dicho aquí se confirmó la muerte de Agatocles, que se discuten a continuación. Ahora vamos a exponer lo que sucedió en Italia.salvó a los hombres piadosos y castiga a los malos haciéndoles sentir su poder. Por otra parte, lo que hemos dicho aquí se confirmó la muerte de Agatocles, que se discuten a continuación. Ahora vamos a exponer lo que sucedió en Italia.

Los romanos y los samnitas ellos llegaron a la conclusión de la paz después de una guerra de veintidós años y seis meses. Sempronio, nombrado cónsul, invadió el país de Equi, a la cabeza de un ejército, y tomó cuarenta ciudades en el espacio de cincuenta 205 días y, después de haber ordenado a toda la nación bajo la autoridad de los romanos, regresó a Roma, donde obtuvo los honores de un triunfo. Finalmente el pueblo romano hizo un pacto con los Marsi, el pelignos y Marruciniens.

CII . El año se acaba, Léostrate fue nombrado arconte de Atenas, y los romanos elegidos como cónsules Servio Cornelio y Lucio Genucio ( 68). En ese año, Demetrio preparado para hacer la guerra a Cassandra, para entregar los griegos y regularmente administrar los asuntos de Grecia. Tenía la esperanza de adquirir tanta gloria, a lo largo de paralizar Prepalaüs, uno de los lugartenientes de Cassandra, antes de amenazar el poder de la misma Cassandra. La primera vez que entró en la ciudad de Sición, ocupado por una guarnición de rey Ptolomeo (que fue encargado por Felipe, muy distinguido general), atacado de forma inesperada, por la noche, y entró en el interior paredes. La guarnición se refugió en la fortaleza; Demetrio mismo maestro de la ciudad, y llegó a ocupar el espacio entre las casas de la ciudad y de la ciudadela. Demetrio se movería sus máquinas cuando la guarnición, con miedo de esta máquina de guerra,rendido la ciudadela por la capitulación y se embarcó para Egipto. Demetrio Sicionios los instó a continuar en la bodega, y se afeitó la parte de la ciudad al lado del puerto, que era una base muy fuerte. Se ofrece a los ciudadanos los medios para construir un nuevo hogar, les dio un gobierno libre y recibieron sus bendiciones para honores divinos. Dieron su ciudad los "Demetrias" instituyeron sacrificios, panegíricos y juegos anuales, finalmente le atribuyen los mismos honores en la fundación de una ciudad. Pero el tiempo, lo que trae tantos cambios, Aparta esas instituciones. Sin embargo Sicionios, habiendo encontrado un lugar mejor, seguido ocupando en la actualidad. Las paredes de la ciudadela,medida y en todas partes rodeado de precipicios inaccesibles, es bastante inaccesibles máquinas de guerra. La ciudadela contiene también en la ley206 tiro del agua que riega muchos jardines, por lo que debemos admirar la sagacidad del rey que era capaz de elegir un lugar que ofrece a la vez los placeres de la paz y asegura la gente su defensa durante la guerra.

CIII. Después de configurar la administración de Sición, Demetrio marchó con todo su ejército de Corinto, ocupado por Prepelaus, teniente Cassandra. Introducido por unas pocas personas, por la noche, en las paredes interiores, Demetrio se convirtió en maestro de la ciudad y el puerto. Parte de la guarnición se refugió en la Sisyphium, y otros en Acrocorinth. Demetrio hizo que sus máquinas, y de haber abusado de los sitiados, que llevaba el Sisyphium asalto. Luego se volvió contra los que se habían refugiado en Acrocorinth, y sucedido por amenazas, para ser entregados a la ciudadela; porque este rey desplegó gran actividad en las obras de asedio, y él tenía un gran talento para la construcción de máquinas de guerra. Después de haber entregado los Corintios,puso una guarnición en Acrocorinth porque los ciudadanos quieren que su ciudad estaba protegida por el rey hasta que la guerra contra Cassandra hubiera sido completa. Prepelaus vergonzosamente expulsado de Corinto, se retiró de Cassandra. Demetrio continuación, pasó a Acaya, se llevó a Buta asalto y se dirigió a la gente su independencia. A los pocos días que tomó syrum, condujo a la guarnición. Luego corrió las otras ciudades de Acaya, y también declarada libre. De allí se trasladó en Egio, y estableció un recinto, y entró en conversaciones con Strombichus, comandante de la guarnición, para hacer que se entregue a la ciudad. Pero Strombichus rechazar esta propuesta, diciendo las palabras más insultantes a Demetrio, el rey hizo que sus máquinas de asedio,volcó las paredes y tomó la ciudad por asalto. Después de tomar la ciudad, Demetrio hizo entrar en Strombichus, teniente Polysperchon y algunas otras personas mal intencionadas hacia él, y les hizo de todo, el número de ochenta años, para cruzar en frente de las puertas de la ciudad. la guarnición207 sonidos de fortalezas vecinas, no creer capaz de soportar las fuerzas del rey luchaban sus lugares. Del mismo modo, las guarniciones de otras ciudades, siendo rescatados ya sea por Cassandra, ni Prepelaus o Polysperchon y ver Demetrio acercándose con un poderoso ejército y enormes máquinas de guerra, se entregaron voluntariamente. Tal era el estado de cosas de Demetrio.

CIV. En Italia, Tarento, en guerra con los lucanos y romanos, envió embajadores a Esparta para pedir ayuda y Cleónimo general. Los espartanos acordados voluntariamente exigen Tarentinos. Cleónimo empleó dinero y edificios enviados por Tarentinos para levantar alrededor del cabo Ténaro en Laconia, cinco mil soldados, y se embarcó de inmediato para Taranto. Allí se reunió un número casi igual mercenarios, y se inscribió a más de veinte mil soldados de infantería y dos mil de caballería de la milicia ciudadana. Finalmente se unió a las tropas de muchos griegos de Italia y mesapios. Lucanios, miedo de estas preparaciones formidables, que hizo la paz con Tarento. Los metapontinos haber rechazado someterse,Cleónimo dedica lucanios con él para invadir su territorio, y aprovechar así una oportunidad favorable, que llegó a sembrar el terror entre los metapontinos; a pesar de entrar en su ciudad como un amigo, se impuso una contribución de más de seiscientos kilos de plata, al tiempo que exigió la rendición de él rehenes doscientas niñas, no tanto como una garantía de la fe jurado que para satisfacer su gusto voluptuosa. De hecho, Cleónimo, la ropa Spartan solicitante, se entregó a los placeres lujuriosos y se mantiene como esclavos que habían confiado en su palabra. A pesar de las fortalezas y recursos considerables disponibles, Cleónimo hizo nada digno de Esparta, que tenía, de hecho, el proyecto para atacar en Sicilia para derrocar la tiranía deAgatocles y hacer que los sicilianos su independencia; pero dejó que la oportunidad favorable para ejecutar este proyecto. Desembarcó en Cor-208 Cyre, se apoderó de la ciudad, puso sus contribuciones significativas y estableció una guarnición, pensando para hacer esta posición un desfile donde podía dirigir las operaciones estratégicas contra Grecia.

CV. Cleónimo luego recibió una delegación de Demetrio Poliorcetes y Cassandra, quien propuso una alianza; pero se negó sus propuestas. Educado como Tarento y algunos otros aliados habían planteado, dejó Corcyra suficiente guarnición, y se apresuró a ir con el resto de su ejército a Italia para castigar a los rebeldes. Aterrizó en la plaza que defendió los bárbaros tomaron su ciudad por asalto, ha vendido la oferta habitantes y devastado su territorio. Se hizo a Tropium, irrumpió y se llevó tres mil prisioneros. En ese momento los bárbaros se lanzaron desde todos los lados, atacado por la noche Cleónimo el campo. Una batalla comenzó más de doscientos hombres de la compañía Cleónimo permaneció en el campo de batalla, alrededor de un millar de prisioneros fueron llevados.En este momento, una tormenta destruyó veinte barcos anclados cerca del campamento. Disparo de este doble contratiempo, Cleónimo volvió a Corcira con los restos de su ejército.

CVI . El año se acaba, Nicocles fue nombrado arconte de Atenas, y los romanos elegidos como cónsules Marco Livio y Marcus Emilio ( 69 ). En este año, Cassandra, rey de los macedonios, al ver el poder de los griegos crecer y tormentas eléctricas acumula en la cabeza a punto de estallar, preocupaciones serias concebidos para el futuro. El envió diputados a Asia para hacer frente a Antígona. Él respondió que no conocía más que una forma de alojamiento era que Cassandra se puso enteramente a su discreción. Consternada esa respuesta, Casandra trajo Lisímaco de Tracia a entrar en una alianza ofensiva y defensiva. En todas las situaciones críticas, Cassandra utiliza para utilizar Lisímacotanto por su valor porque 209su reino se encontraba junto a la de Macedonia. Después de estos dos reyes habían deliberado sobre sus intereses comunes, enviaron embajadores a Tolomeo, rey de Egipto, y con Seleuco maestros satrapías de Asia más alta. Dieron a conocer tanto a la respuesta altanera de Antígona, y les hizo entender que la guerra que amenazaba con ser común a todos. De hecho, Antígona, una vez maestro de Macedonia, podría no despojar a los reyes de sus estados? Si no hubiera ya dado muchas pruebas de su ambición y su deseo de compartir el imperio con alguien? ¿Era eso no será del interés de todos a luchar hasta la muerte de Antígona? Todas estas razones, expuestas por los enviados,Seleuco y Ptolomeo decididos a desarrollar muchos soldados que vienen a la ayuda de Cassandra.

CVII. Cassandra tuvo a prevenir el ataque del enemigo y el primero en abrir la campaña. Por lo que dio parte del ejército a Lisímaco y envió lejos con este mandamiento, mientras que el propio entraron en Tesalia a la cabeza de un ejército para luchar contra Demetrio y griegos. Lisímaco fue con sus tropas de Europa a Asia, y proclamó la independencia del pueblo de Lampsaco y Parium que se ingresaron voluntariamente su partido; Luego tomó de asalto Sigeum y dejó allí una guarnición. Desató Prepelaus con seis mil soldados de infantería y una de caballería mil para someter a las ciudades de Etolia y Jonia. En cuanto a él, trató el sitio de Abydos, y resultó ser grandes preparativos.Pero cuando sitiada por mar recibido un considerable refuerzo de las tropas enviadas por Demetrio, renunció a su negocio y se volvió a Frigia Helespóntica; La metió bajo su autoridad y Synas ciudad sitiada que contenía el equipaje del rey. Se las arregló para seducir Dócimo teniente de Antígona, que le entregaba Synas y algunos otros lugares donde los tesoros reales eran. Prepelaus enviados por Lisímaco en la eólica y la Jonia, se convirtió en maestro de Adramitio, Éfeso sitiada y capturaron la ciudad a través de la intimidación. Maestro de la ciudad,quien le entregaba Synas y algunos otros lugares donde los tesoros reales eran. Prepelaus enviados por Lisímaco en la eólica y la Jonia, se convirtió en maestro de Adramitio, Éfeso sitiada y capturaron la ciudad a través de la intimidación. Maestro de la ciudad,quien le entregaba Synas y algunos otros lugares donde los tesoros reales eran. Prepelaus enviados por Lisímaco en la eólica y la Jonia, se convirtió en maestro de Adramitio, Éfeso sitiada y capturaron la ciudad a través de la intimidación. Maestro de la ciudad,210 enviados de regreso a su tierra natal cien rehenes de Rodas proporcionados a Demetrio, y dio a los Efesios libre. Pero quemó todos los barcos anclados en el puerto para eliminar la orden del enemigo del mar y así hacer incierta la suerte de la guerra. Después de eso, llevó a su partido en las Téïens y Colofón, pero no tuvo éxito en el aprovechamiento de las ciudades de Eritrea y Clazomenae, cuyos habitantes habían recibido ayuda por vía marítima. Por lo tanto, se limita a devastar su territorio y marchó en Sardis. Allí logró seducir y Phoenix Dócimo, tenientes de Antígona, y tomó posesión de la ciudad, con la excepción de la ciudadela que fue guardado por Felipe, uno de los amigos más fieles de Antígona. Tal era el estado de cosas de Lisímaco.

CVIII . Mientras esto sucedía, Antígona celebra juegos y panegíricos a Antigonia donde había conocido a grandes artistas de gastos y los atletas más famosos. Cuando se enteró de la invasión de Lisímaco y la deserción de sus lugartenientes, dejó las vacaciones, y envió atletas y artistas, dándoles al menos doscientos talentos. A continuación, a la cabeza de su ejército, salió de Siria, y aceleró su marcha al encuentro del enemigo. Al llegar a Tarso de Cilicia, sacó de Cuyndes ( 70) Una suma considerable para pagar a las tropas de tres meses de salario; Por otra parte, en que se comportaba tres mil talentos, a fin de no carecer de recursos. Él cruzó el Tauro invadido Capadocia, y volvió a su antigua alianza rebelde alta Frigia y Licaonia. Actualmente, Lisímaco supo de la llegada del enemigo, y deliberó con sus amigos en el mejor curso a tomar en estas graves circunstancias. Fue detenido se correría el riesgo de una pelea que habría recibido cuando Seleuco de emergencia; simplemente nos ocupamos de fortalezas, a encerrarse en un campamento fortificado, y esperamos que para concretar el ataque del enemigo: esto es lo que se hizo. Antígono llegó a la presencia del enemigo, se detuvo a sus tropas en la batalla, y causó laenemigo 211en combate. Pero nadie ha aceptado este reto, se fue a ocupar algunas posiciones que tenían que pasar los convoyes de alimentos destinados a los enemigos. Salicaria, miedo de ser tomada por el hambre, establecido por la noche, y después de cuatrocientos estadios pie, acampado cerca Doryléum. Este lugar abundante de maíz y disposiciones de todo tipo, está rodeado por un río que contribuyó a la seguridad del campamento, él también estaba rodeado por un foso profundo y un triple afianzamiento piquetes.

CIX. Informado de la retirada del enemigo, Antígona ellos es perseguido de inmediato, y se fue a su campamento. Pero a medida que se negaron a la lucha, comenzó a sitiar ellos en su propio campo; Por consiguiente, él viene catapultas y armas de proyectiles en cantidad. Algunas escaramuzas tuvieron lugar cerca de la zanja; tropas de Lisímaco tratado de empujar a los trabajadores con flechas, pero en todo este compromiso, las tropas Antigone tenía la ventaja. Finalmente, poco después, se completaron las obras de asedio; pero Lisímaco, al ver que la comida comenzó a fallar, levantó el campamento y se fue para una noche de tormenta para retirarse en las tierras altas y establecer cuarteles de invierno. Cuando, en la punta del día Antígona fue visto en la retirada del enemigo,comenzó sus pasos a través del llano. Sin embargo, las fuertes lluvias habían hecho el curso fangoso suelo, si es poco práctico, un gran número de bestias de carga, e incluso algunos hombres, perecieron; en fin, todo el ejército sufrió mucho la fatiga de la marcha. Es por esto que el rey renunció a la búsqueda de Lisímaco, más fácilmente la temporada de invierno estaba cerca. Él escogió a sus cuarteles de invierno en los lugares más adecuados, y distribuyó su ejército en acantonamientos. Por último, advirtió que Seleuco descendió satrapías superiores con un gran ejército, Antígono envió a algunos de sus amigos en Grecia a Demetrio para inducirlo a unirse a él de inmediato con sus tropas;porque temía que todos los reyes coligaron contra él en el forçassent212 una batalla decisiva antes de que pudiera reunir a las tropas que tenía en Europa. Lisímaco había establecido sus cuarteles de invierno en la llanura de Salmonia; Llevó Heraclea alimentos, cuyos habitantes estaban unidos a él desde el matrimonio que había contraído entre ellos: se había casado con Amestris, hija de Oxyarte y sobrina del rey Darío; que había sido dada por Alexander primer matrimonio con el cráter y soberanamente gobernado Heraclea. Tal era el estado de cosas en Asia.

CX. En Grecia, Demetrio permanecer en Atenas, quería ser iniciado en los misterios de Eleusis. Pero a medida que el tiempo de estas iniciaciones se llevan a cabo de acuerdo con el ritual establecido aún estaba muy lejos, la gente de Atenas en el reconocimiento de los beneficios que había recibido de Demetrio dérogea a las costumbres antiguas. Demetrio entregó sacerdotes desarmados de Ceres, y se inició antes del día normalmente se establece para las ceremonias. Demetrio luego salió de Atenas y fue a Calcis en Eubea, donde armó su flota y las tropas de tierra. Instrucciones para que Cassandra había ocupado todos los pasajes, abandonó el camino de tierra para cruzar Tesalia. Así que se embarcó a sus soldados; y vino tratado en el puerto de Larisa. Él puso su ejército de tierra, se apoderó de la ciudad y tomó por asalto la ciudadela;cargó plancha hombres de la guarnición, los echó en la cárcel, y se fue a la independencia Larisséens. Se sometió entonces las ciudades de Prona y Pteleum; sino que también impidió que los habitantes de Orcómeno y Dium a abandonar su ciudad y pasar a Tebas, y ordenó a Cassandra. Viendo el éxito de Demetrio Cassandra puso fuertes columnas a Feres y Tebas, y, después de haber concentrado sus tropas en un punto, se acampó frente a Demetrio. Cassandra estaba entonces bajo las órdenes de veintinueve mil infantes y dos mil de caballería. El ejército de Demetrio se compone de mil quinientos jinetes, alrededor de ocho mil soldados de infantería macedonia y alrededor de quince mil mercenarios.Para estas tropas unido a veinticinco mil hombres proporcionados por diversas ciudades de Grecia y varios BA-213 piratas armados podar ligera, ya que la esperanza de saqueo había venido corriendo desde todos los lados, y el número no equivalía a menos de ocho mil hombres; asegúrese de que el ejército total de Demetrio podía subir a cincuenta y seis mil hombres. Los dos ejércitos permanecieron así durante varios días acampado uno frente al otro. A ambos lados, se limita a la línea de batalla, pero sin llegar a las manos; está a la espera del resultado de los acontecimientos que se iban a suceder en Asia. Demetrio, por invitación del Phéréens, fue a Feres con su cuerpo tomó asalto la ciudadela, desestimó la guarnición, y se entregó a los residentes de la libertad.

CXI. Mientras tanto envió Antígona llegó a Demetrio, que de este modo se dio cuenta de las órdenes de su padre. Como resultado de estas órdenes, Demetrio hizo una tregua con Cassandra, siempre que las condiciones serían definitivas hasta que no han sido ratificados por Antígona. Demetrio sabía que su padre había resuelto poner fin a esta guerra con los brazos.; pero quería sobre todo que su salida de Grecia no se parece a una fuga. Había una cláusula en el tratado según el cual no sólo las ciudades de Grecia, sino también las de Asia serían declarados independientes. Esta tregua concluyó, Demetrio hizo todos los preparativos, embarcó con toda su flota, cruzó el acuerdo Archipiélago y llegó a Éfeso; allí, aterrizó a sus tropas,acampado bajo los muros de Éfeso, obligó a la ciudad para volver bajo su antigua autoridad, y enviado a la guarnición lo que se echaba Prepelaus, teniente Lisímaco. Después de haber establecido una guarnición en la ciudadela, se dirigió al Helesponto; se recuperó la posesión de Lampsaco, de Parium y algunas otras ciudades que había cambiado lados. Al llegar a la desembocadura del Mar Negro, acampó cerca del templo calcedonios, y dejó en ese lugar un desprendimiento de tres mil soldados de infantería y treinta buques de guerra. A continuación, distribuye el resto de su ejército en las ciudades, donde estableció sus cuarteles de invierno.Después de haber establecido una guarnición en la ciudadela, se dirigió al Helesponto; se recuperó la posesión de Lampsaco, de Parium y algunas otras ciudades que había cambiado lados. Al llegar a la desembocadura del Mar Negro, acampó cerca del templo calcedonios, y dejó en ese lugar un desprendimiento de tres mil soldados de infantería y treinta buques de guerra. A continuación, distribuye el resto de su ejército en las ciudades, donde estableció sus cuarteles de invierno.Después de haber establecido una guarnición en la ciudadela, se dirigió al Helesponto; se recuperó la posesión de Lampsaco, de Parium y algunas otras ciudades que había cambiado lados. Al llegar a la desembocadura del Mar Negro, acampó cerca del templo calcedonios, y dejó en ese lugar un desprendimiento de tres mil soldados de infantería y treinta buques de guerra. A continuación, distribuye el resto de su ejército en las ciudades, donde estableció sus cuarteles de invierno.y se deja en ese lugar un desprendimiento de tres mil soldados de infantería y treinta buques de guerra. A continuación, distribuye el resto de su ejército en las ciudades, donde estableció sus cuarteles de invierno.y se deja en ese lugar un desprendimiento de tres mil soldados de infantería y treinta buques de guerra. A continuación, distribuye el resto de su ejército en las ciudades, donde estableció sus cuarteles de invierno.

En este momento, Mitrídates, sujeto a Antígono, pero se cree que animar a la fiesta Cassandra, perdió la vida cerca Cium en Misia. Había sido durante treinta y cinco años de Cium soberano y Arrhine. Su hijo Mitrídates le sucedió, y significativamente aumentó sus dominios: reinó treinta y seis años de Capadocia y Paflagonia.

CXII. En ese momento, Casandra, tras la salida de Demetrio recuperó las ciudades de Tesalia, y envió Plistarque Asia para ir con un cuerpo de ejército en ayuda de Lisímaco. Este cuerpo constaba de doce mil infantes y quinientos de caballería. Al llegar a la desembocadura del Mar Negro, Plistarque inmediaciones ocupado previamente por el enemigo, y renunciando a intentar el paso, se fue a Odessus, ciudad situada entre Apolonia y Galacia, y frente a Heraclea Lisímaco, donde había dejado una parte de su ejército. Pero transportes privados, que divide sus tropas en tres divisiones; la primera afortunadamente logrado Heraclea, el segundo cayó en la desembocadura del Mar Negro, en poder de los guardacostas de Demetrio; la tercera,Plistarque que era en sí misma parte, fue atacado por una tormenta que provocó el fracaso de la mayoría de los edificios con sus tripulaciones. El edificio de seis remos que hayan sostenido el general, se hundió treinta y tres hombres solamente, los quinientos que componían la tripulación lograron escapar. En este número era Plistarque, que ganó terreno medio muerto en una de escombros del edificio destruido. Fue trasladado desde allí a Heraclea, y después de recuperarse de su uniforme, se unió a los cuarteles de invierno de Lisímaco; perdió la mayor parte de sus tropas.En este número era Plistarque, que ganó terreno medio muerto en una de escombros del edificio destruido. Fue trasladado desde allí a Heraclea, y después de recuperarse de su uniforme, se unió a los cuarteles de invierno de Lisímaco; perdió la mayor parte de sus tropas.En este número era Plistarque, que ganó terreno medio muerto en una de escombros del edificio destruido. Fue trasladado desde allí a Heraclea, y después de recuperarse de su uniforme, se unió a los cuarteles de invierno de Lisímaco; perdió la mayor parte de sus tropas.

CXIII . En aquellos días, el rey Tolomeo salió de Egipto a la cabeza de un ejército considerable, y puso bajo su autoridad todas las ciudades de la Celesiria. Mientras él estaba ocupado en el sitio de Sidón, que recibió la falsa noticia de que Lisímaco y Seleuco reyes habían sido golpeados y se habían retirado a Heraclea; Antígona, finalmente, victorioso, estaba avanzando hacia Siria. Engañado 215 por esta falsa Tolomeo concluye con los sidonios una tregua de cuatro meses; y después de salir fuertes guarniciones en las ciudades que había presentado, regresó a Egipto con su ejército.

Mientras tanto, un gran número de soldados abandonaron los cuarteles de invierno Lisímaco, y entró en el campo de Antígona; estos desertores estaban compuestas de dos mil autariatae y unos ochocientos Lycians y panfilios. Antigone los recibió con amabilidad, ellos cargado con regalos y les dio la paga que decían Lisímaco. En ese momento llegó satrapías Seleuco de Asia Superior. Entró en Capadocia con un gran ejército, y tenía barracas construidas para albergar a los soldados en los cuarteles de invierno. Tuvo bajo su mando cerca de veinte mil pies, casi doce mil arqueros a caballo, cuatrocientos ochenta elefantes y más de cien segó carros. Estas fueron las fuerzas combinadas de los reyes,todos determinados a poner fin a la guerra por las armas hasta el próximo verano.

Como se anunció en un principio, le diremos en el siguiente libro, los detalles de la guerra en la que todos estos reyes luchaban el poder soberano.

NOTAS

 

(
01 ) Polibio (I, 5) profesa más o menos las mismas ideas.

(
02 ) Wesseling piensa que usted lee aquí ἑβδομήκοντα en lugar de ὀγδομήκοντα, que sólo ochocientos setenta y tres años. Esta conjetura fue adoptada por el Sr. Dindorf. De hecho, desde la captura de Troya hasta el tercer año de la Olimpiada CXVE, el autor cuenta a sí mismo (Libro XIX, 1) ochocientos sesenta y seis años, lo que, sumado a los siete años transcurridos hasta segundo año de la Olimpiada cxviie (año antes de la expedición de Agatocles en Libia, dando la suma ochocientos y la setenta y tres.

(
03 ) En tercer año de la Olimpiada cxviie; 310 años antes de Cristo

(
04 ) Estas víctimas eran, de acuerdo con Justin (XXII, 4), el número de 1.600.

(
05 ) Este eclipse total llegó, tras Calvisius y Petau el 15 de agosto.

(
06 ) Treinta y seis myriametres.

(
07 ) 'ver Polibio, 24; Livy Epitome 50; Justin XIX 2, XXI, 4, 6; Valerio Máximo, II, 7; Polieno, V, 11.

(
08 ) Eurípides, Ifigenia en Táuride, v. 625 y 626.

(
09 ) No se puede evitar haciendo aquí golpear una reconciliación entre Antandre y José Bonaparte. Los dos hermanos de dos grandes hombres, traicionaron la confianza depositada en ellos: una y la otra, frente al enemigo, en lugar de defender hasta la última gota de sangre, émirent notificación de entrega y entregar los capitales de sus hermanos ausentes. La conciliación puede incluso ser demandado por toda la primera parte de este capítulo.

(
10 ) Aquí adopto la corrección propuesta por el Sr. Stroth, ἀθρώους lectura, sin castigo . en lugar de ἀθρόους, muchos , que da el texto.

(
11 ) El nombre de esta ciudad se encuentra en ningún otro lugar.

(
12) .We no necesitaba intervenir aquí la vergüenza de una espada a entender qué tipo de muerte, cuya historia ofrece un ejemplo reciente ocurrido y muy profesional en las mismas circunstancias. Hay un concurso en el que varias fuerzas que activan aún no ha sido suficientemente estudiada: 1. la fuerza impartida por la línea: segundo año de proyección de fuerza cuando el hombre se precipitó hacia el suelo; 3 ° la fuerza de gravedad perpendicular a la fuerza impartida por el tren; 4. la resistencia del medio ambiente atmosférico. Todas estas fuerzas combinadas que actúan simultáneamente y bajo ángulos específicos, deben producir un efecto terrible en la estructura ósea del hombre saltó. Que s'explica fácilmente estos múltiples fracturas de cráneo y éstos profunda del cerebro y la médula espinal, que determinan una muerte casi instantánea.

(
13 ) Mys, no μῦς aquí un nombre propio, también significa rata y músculo .

(
14 ) El nombre probablemente alterada.

(
15 ) Cuarto año de la Olimpiada cxviie; 309 años antes de Cristo

(
16 ) Este es probablemente Stymphéa para ser leído aquí, y Palmérius señaló.

(
17 ) Comparar XVII, 86.

(
18 ) Véase Livy, IX, 37.

(
19 ) Aproximadamente quince kilómetros.

(
20 ) En primer año de la Olimpiada cxviiie; 308 años antes de Cristo

(
21 ) Libro XIX, c. 67.

(
22 ) Véase Ofelas en, XVIII, 21; y Justin, XXII, 7.

(
23 ) Según Teofrasto (Hist. Plant., IV, 4), los soldados de Ofelas había alimentado el fruto del árbol de loto. Este loto Libia fue una especie de espino cerval, y por lo tanto muy diferente de la de Egipto.

(
24 ) Comparar Elien, Hist. animales. Xvi 40.

(
25 ) A continuación Wesseling, Neapolis era un suburbio de Cartago.

(
26 ) Él fue crucificado. Ver a Justin XXII 7.

(
27 ) Segundo año de la Olimpiada cxviiie; 307 años antes de Cristo

(
28 ) El velo o peplum Minerva se mostró en público que cada cinco años en el momento de las Panateneas. Ver nota Wesseling, tom. IX, p. 456 del decreto. Bipont.

(
29 ) Más de sesenta y cinco hectolitros.

(
30 ) Ἑλέπολις, ciudades tomador.

(
31 ) Acerca de veintidós metros.

(
32 ) aproximadamente setenta y ocho kg.

(
33 ) Un poco menos de un metro.

(
34 ) Había dos historiadores del nombre, ambos étnicos macedonios. Ver Vossius, Hist. graec., I, 10.

(
35 ) Κελευσταί. Los Céleustes llenó casi las funciones de nuestros contra-maestros.


(36) En la actualidad Bizerta .


(37) Herodoto (IV, 190) habla de nómadas de Libia que construyó cabañas con tallos asfodelos, plantas de la familia de la cebolla.


(38) 'no se hace mención en el libro tercero.


(39) mono Πίθηκος.


(40) Véase el libro de Tito, XXX, 3.


(41) Un millón seiscientos cincuenta mil francos.

(
42 ) La puerta de texto ἐνίων δ 'ἀστραγάλουσ ἐμέτεμε, καὶ προςτιθέμενος βιαιότερον, δεινοτέραις ἀλγηδόσι περιέβαλεν. Miot parece haber malinterpretado por completo el significado de esta frase, por lo que es de este modo: "Algunos, desgarrado con látigos adornado con pequeños huesos, fueron entregados a la más terrible dolor. "Vemos que el texto no habla de ningún modo de látigos con guarnición de huesecillos. Además, no hay castigo era para causar más dolor terrible que tirar de los huesos del pie.

(
43 ) En tercer año de la Olimpiada CVIII; 306 años antes J: C.

(
44 ) El sesenta y seis mil cuatrocientos veinte hectolitros.

(
45 ) Véase la Bk. I, cap. 30.

(
46 ) ciento ochenta y tres francos.

(
47 ) Cinco mil quinientos francos.

(
48 ) una falsa bocas del Nilo.

(
49 ) las cuatro y veinte y seis mil ochocientos hectolitros.

(
50 ) El texto eginetas puerta por error.

(
51 ) Cuarto año de la Olimpiada cxviie; el año 305 DC con

(
52 ) Aproximadamente siete decímetros.

(
53 ) Nueve cien francos.

(
54 ) Un poco más de doscientos cincuenta metros.

(
55 ) Las máquinas que lançient interior el peso de un talento, es decir, más de veinte y seis kilogramos.

(
56 ) Reeves Rodas.

(
57 ) No se hicieron otros autores. hablar de este lugar. Hesiquio conversaciones del monte Targium.

(
58 ) 'Primer año de la Olimpiada cxixe; 304 años antes de Cristo

(
59 ) Ἑλέπολις tomador de la ciudad.

(
60 ) Aproximadamente veinticinco metros.

(
61 ) Casi la mitad de un metro.

(
62 ) Μεσοπύργια, el espacio entre dos espiras.

(
63 ) Πολιορκητής, ciudades assiégeur.

(
64 ) 'A menos completos buques Trireme. Ver Gronov. Sinónimos Antiq. grœc. Tom. XI, pág. 581. "

(
65 ) Aproximadamente sesenta metros.

(
66 ) ciento treinta y ocho mil hectolitros.

(
67 ) Cuatro 1.300 hectolitros.

(
68 ) Segundo año de cxixe Olimpiada, 303 años antes. AD

(
69 ) En tercer año de cxixe Olimpiada, 302 años antes. AD

(
70 ) Véase más arriba, bk. XVIII c. 62.

biblioteca de Anarkasis +<<